Retorno a página principal

N.º 44 - TOMO 644 - 25 DE OCTUBRE DE 2023

REPÚBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY

DIARIO DE SESIONES

DE LA

CÁMARA DE SENADORES

CUARTO PERÍODO ORDINARIO DE LA XLIX LEGISLATURA

44.ª SESIÓN EXTRAORDINARIA

PRESIDEN BEATRIZ ARGIMÓN Presidenta

JOSÉ CARLOS MAHÍA Primer vicepresidente

GUILLERMO DOMENECH Segundo vicepresidente

ACTÚAN EN SECRETARÍA GUSTAVO SÁNCHEZ PIÑEIRO, SECRETARIO, Y VICTORIA VERA Y ADRIÁN JURI, PROSECRETARIOS

SUMARIO

1) Texto de la citación

2) Asistencia

3) y 13) Asuntos entrados

4) Pedidos de informes

– La bancada de senadores del Frente Amplio solicita se curse un pedido de informes con destino al Ministerio de Industria, Energía y Minería, y por su intermedio a la Administración Nacional de Telecomunicaciones, relacionado con la conectividad de los centros educativos públicos.

– Los señores senadores Kechichian y Liberoff solicitan se curse un pedido de informes con destino al Ministerio de Turismo relacionado con los viajes desde la República Argentina hacia Uruguay.

• Oportunamente fueron tramitados.

5) Inasistencias anteriores

– Por Secretaría se da cuenta de las inasistencias registradas a anteriores convocatorias.

6) y 8) Solicitudes de licencia e integración del Cuerpo

– El Senado concede las licencias solicitadas por los señores senadores Andrade, Asiaín, Gandini, Nane y Sánchez.

– Quedan convocados los señores senadores Castillo, Saravia, Bica, Russi y Barrera.

7) Reiteración de pedido de informes

• A solicitud de la bancada de senadores del Frente Amplio, el Senado resuelve hacer suyo y reiterar un pedido de informes con destino al Ministerio del Interior, relacionado con los antecedentes del señor Alejandro Astesiano.

9) Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias

– Por moción de los señores senadores Coutinho, Della Ventura, Moreira y Bianchi, el Senado resuelve declarar urgente y considerar el proyecto de ley por el que se modifican disposiciones de su ley orgánica, así como se propone determinado articulado a efectos de solucionar la problemática que afecta su viabilidad económico-financiera.

• Sancionado. Se comunicará al Poder Ejecutivo.

10) Fideicomiso II de la seguridad social

– Por moción de los señores senadores Coutinho, Bianchi y Moreira, el Senado resuelve declarar urgente y considerar el proyecto de ley aprobado en nueva forma por la Cámara de Representantes.

• Sancionado. Se comunicará al Poder Ejecutivo.

11) Ciento cincuenta aniversario del Liceo n.° 1 Instituto Politécnico Osimani y Llerena

– Por moción de los señores senadores Bianchi, Coutinho, Della Ventura y Moreira, el Senado resuelve declarar urgente y considerar el proyecto de ley por el que se declaran de interés nacional los actos conmemorativos.

• Sancionado. Se comunicará al Poder Ejecutivo.

12) Miguel Daniel Bazzano Vázquez. Pensión graciable

– Por moción de los señores senadores Della Ventura, Bianchi, Moreira y Coutinho, el Senado resuelve declarar urgente y considerar el proyecto de ley por el que se la concede.

• Sancionado. Se comunicará al Poder Ejecutivo.

14) Hugo Tomás Fernández Faingold. Pensión graciable

– Por moción de los señores senadores Della Ventura, Bianchi, Moreira y Coutinho, el Senado resuelve declarar urgente y considerar el proyecto de ley por el que se la concede.

• Aprobado. Se comunicará a la Cámara de Representantes.

15) Extrabajadores de Casa de Galicia

– Por moción de las señoras senadoras Della Ventura y Moreira, el Senado resuelve declarar urgente y considerar el proyecto de ley por el que se crea un fondo adicional para el pago de créditos laborales posconcursales.

• Aprobado. Se comunicará a la Cámara de Representantes.

16) Levantamiento de la sesión

1) TEXTO DE LA CITACIÓN

«Montevideo, 24 de octubre de 2023

La CÁMARA DE SENADORES se reunirá en sesión extraordinaria, mañana miércoles 25 de octubre, a las 16:00, a fin de informarse de los asuntos entrados e integración del Cuerpo.

Victoria Vera Prosecretaria - Gustavo Sánchez Piñeiro Secretario».

2) ASISTENCIA

ASISTEN: los señores senadores Álvarez, Asiaín, Barrera, Batlle, Bergara, Bianchi, Bica, Blás, Botana, Brenta, Caggiani, Castillo, Coutinho, Della Ventura, García, Kechichian, Lazo, Manini Ríos, Meléndez, Moreira, Nunes, Peña, Rodríguez, Russi, Sanguinetti, Saravia, Silva y Straneo.

FALTAN: con licencia, los señores senadores Andrade, Camy, Carrera, Da Silva, Gandini, Nane, Niffouri, Rubio, Sabini, Sánchez y Sartori.

3) ASUNTOS ENTRADOS

SEÑORA PRESIDENTA.- Habiendo número, está abierta la sesión.

(Son las 16:09).

(Se incorpora la nómina de asuntos entrados remitida al Cuerpo de Taquígrafos por parte de la Secretaría del Senado).

«La Presidencia de la Asamblea General destina un mensaje del Poder Ejecutivo al que acompaña un proyecto de ley por el que se aumenta la tasa de aportación de los afiliados a la Caja de Jubilaciones y Pensiones de Profesionales Universitarios a partir del 1.º de enero de 2024. (Carpeta n.º 1114/2023).

A LA COMISIÓN DE ASUNTOS LABORALES Y SEGURIDAD SOCIAL.

La Comisión de Asuntos Administrativos eleva informada una solicitud de venia del Poder Ejecutivo a fin de designar al señor Andrés Carlos Pratto Larrosa en calidad de director en el Directorio de la Corporación de Protección de Ahorro Bancario. (Carpeta n.º 1086/2023).

La Comisión de Asuntos Laborales y Seguridad Social eleva informados los siguientes proyectos de ley:

• por el que se le concede una pensión graciable al señor Miguel Daniel Bazzano Vázquez. (Carpeta n.º 1111/2023);

• por el que se crea un fideicomiso para administrar los fondos que puedan provenir de aquellas personas que, estando habilitadas, ejerzan la revocación de la opción del artículo 8.º de la Ley n.º 16713, así como precisar el cálculo de las rentas vitalicias previsionales en caso de computarse servicios bonificados. (Carpeta n.º 1093/2023);

• relacionado con el cierre de Casa de Galicia, los créditos laborales adeudados, las garantías a extrabajadores así como a usuarios que se vieron vulnerados en sus respectivos derechos. (Carpeta n.° 1101/2023).

HAN SIDO REPARTIDOS Y SERÁN INCLUIDOS EN EL ORDEN DEL DÍA DE UNA PRÓXIMA SESIÓN.

La Junta Departamental de Canelones remite copia de las palabras pronunciadas por el señor edil Hernán Pérez, relacionadas con el tema “Factores que limitan la negociación colectiva”.

OPORTUNAMENTE FUE REMITIDA A LA COMISIÓN DE ASUNTOS LABORALES Y SEGURIDAD SOCIAL.

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas remite nota por la que solicita acceder a la prórroga del plazo de contestación de un pedido de informes de los señores senadores Oscar Andrade, Mario Bergara, Daniel Caggiani, Charles Carrera, Amanda Della Ventura, José Carlos Mahía, Silvia Nane, José Nunes, Sebastián Sabini y Alejandro Sánchez, relacionado con el contrato de participación público-privada Ferrocarril Central. (Asunto 160507).

OPORTUNAMENTE FUE REMITIDA A LOS SEÑORES SENADORES.

Los señores senadores Oscar Andrade, Mario Bergara, Eduardo Brenta, Daniel Caggiani, Amanda Della Ventura, Liliam Kechichian, Sandra Lazo, José Carlos Mahía, Silvia Nane, José Nunes y Sebastián Sabini solicitan, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 3.º de la Ley n.º 17673, de 21 de julio de 2003, la reiteración de un pedido de informes con destino al Ministerio del Interior, a los efectos de que el Cuerpo lo haga suyo, relacionado con los antecedentes del señor Alejandro Astesiano. (Asunto 159197).

SE VA A VOTAR OPORTUNAMENTE».

4) PEDIDOS DE INFORMES

(Pedidos de informes consignados en la nómina de asuntos entrados).

«Los señores senadores Oscar Andrade, Eduardo Brenta, Daniel Caggiani, Charles Carrera, Amanda Della Ventura, Liliam Kechichian, Sandra Lazo, José Carlos Mahía, Silvia Nane, José Nunes y Sebastián Sabini solicitan, de conformidad con lo establecido en el artículo 118 de la Constitución de la república, se curse un pedido de informes al Ministerio de Industria, Energía y Minería con destino a la Administración Nacional de Telecomunicaciones (Antel), relacionado con la conectividad de los centros educativos públicos. (Asunto 161106).

OPORTUNAMENTE FUE TRAMITADO».

(Texto del pedido de informes).

«Los señores senadores Liliam Kechichian y Benjamín Liberoff solicitan, de conformidad con lo establecido en el artículo 118 de la Constitución de la república, se curse un pedido de informes al Ministerio de Turismo relacionado con los viajes desde la República Argentina hacia Uruguay. (Asunto 161119).

OPORTUNAMENTE FUE TRAMITADO».

(Texto del pedido de informes).

5) INASISTENCIAS ANTERIORES

SEÑORA PRESIDENTA.- Dando cumplimiento a lo que establece el artículo 49 del Reglamento de la Cámara de Senadores, dese cuenta de las inasistencias a las anteriores convocatorias.

(Se da de las siguientes).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- A la sesión ordinaria del 24 de octubre faltaron sin aviso los señores senadores Moreira y Manini Ríos.

6) SOLICITUDES DE LICENCIA E INTEGRACIÓN DEL CUERPO

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 24 de octubre de 2023

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

A través de la presente solicito al Cuerpo me conceda licencia, al amparo del artículo 1.° de la Ley n.° 17827, de 14 de setiembre de 2004, por razones personales, por el 25 de octubre de 2023.

Sin otro particular, la saludo muy atentamente.

Oscar Andrade. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–11 en 11. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda convocado el señor Juan Castillo, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

Léase otra solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 24 de octubre de 2023

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

Por la presente solicito al Cuerpo me conceda licencia, al amparo de la Ley n.° 17827, literal D), del 13 al 17 de noviembre, inclusive, por haber sido invitada, con todos los gastos pagos, por el Ministerio de Derecho y Derechos Humanos de Indonesia, a participar de la conferencia Dignidad humana y Estado de derecho por una sociedad pacífica e inclusiva, a desarrollarse en Yakarta, República de Indonesia.

Sin otro particular, la saludo muy atentamente.

Carmen Asiaín. Senadora».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

‒11 en 11. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Se comunica que el señor Alejandro Draper ha presentado nota de desistimiento informando que por esta vez no acepta la convocatoria del Cuerpo, por lo que queda convocado el señor Jorge Saravia, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

Léase otra solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 25 de octubre de 2023

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

Presente

 

De mi mayor consideración:

De acuerdo con lo dispuesto por el inciso tercero del artículo 1.° de la Ley n.° 17827, solicito se me conceda licencia, por motivos personales, por el 25 de octubre de 2023.

Sin otro particular, la saludo a usted muy atentamente.

Jorge Gandini. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

‒11 en 11. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Se comunica que el señor Guillermo Besozzi ha presentado nota de desistimiento informando que por esta vez no acepta la convocatoria del Cuerpo, por lo que queda convocada la señora Verónica Bica, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

7) REITERACIÓN DE PEDIDO DE INFORMES

(Solicitud consignada en la nómina de asuntos entrados).

SEÑORA PRESIDENTA.- Corresponde votar si el Senado hace suyo y reitera un pedido de informes de la bancada de senadores del Frente Amplio con destino al Ministerio del Interior.

(Se vota).

–12 en 12. Afirmativa. UNANIMIDAD.

SEÑORA BICA.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA BICA.- Solicito un cuarto intermedio de una hora.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar.

(Se vota).

–11 en 12. Afirmativa.

El Senado pasa a cuarto intermedio por una hora.

(Así se hace. Son las 16:12).

(Vueltos a sala).

Habiendo número, continúa la sesión.

(Son las 17:26).

8) SOLICITUDES DE LICENCIA E INTEGRACIÓN DEL CUERPO

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 24 de octubre de 2023

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

A través de la presente, solicito al Cuerpo me conceda licencia, al amparo del artículo 1.° de la Ley n.° 17827, de 14 de setiembre de 2004, por motivos personales, el 25 de octubre de 2023.

Sin otro particular, la saludo a usted muy atentamente.

Silvia Nane. Senadora».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–15 en 15. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda convocado el señor Uruguay Russi, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

Léase otra solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 25 de octubre de 2023

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

A través de la presente, solicito al Cuerpo me conceda licencia, al amparo del artículo 1.° de la Ley n.° 17827, de 14 de setiembre de 2004, por motivos personales, por el día de hoy.

Sin otro particular, saludo a usted muy atentamente.

Alejandro Sánchez. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–17 en 17. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Se comunica que los señores Eneida de León, Yamandú Orsi, Marcos Otheguy y Lucía Etcheverry han presentado nota de desistimiento informando que por esta vez no aceptan la convocatoria a integrar el Cuerpo, por lo que queda convocada la señora Graciela Barrera, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

SEÑORA BIANCHI.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA BIANCHI.- Señora presidente: vamos a solicitar un cuarto intermedio de quince minutos.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar.

(Se vota).

–16 en 19. Afirmativa.

El Senado pasa a cuarto intermedio por quince minutos.

(Así se hace. Son las 17:28).

(Vueltos a sala).

–Habiendo número, continúa la sesión.

(Son las 17:57).

9) CAJA DE JUBILACIONES Y PENSIONES BANCARIAS

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una moción de orden llegada a la Mesa.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Mocionamos para que se declare urgente y se trate de inmediato la carpeta n.º 1112/2023: proyecto de ley por el que se modifican determinados artículos de la Ley Orgánica de la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias, así como se propone determinado articulado a efectos de solucionar la problemática que actualmente afecta la viabilidad económico-financiera de dicho organismo». (Firman los señores senadores Coutinho, Della Ventura, Moreira y Bianchi).

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar.

(Se vota).

–24 en 25. Afirmativa.

Se pasa a considerar, pues, el asunto cuya urgencia acaba de ser votada: «Proyecto de ley por el que se modifican determinados artículos de la Ley Orgánica de la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias, así como se propone determinado articulado a efectos de solucionar la problemática que actualmente afecta la viabilidad económico-financiera de dicho organismo. (Carp. n.º 1112/2023 - rep. n.° 791/2023)».

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión general.

SEÑORA BICA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA BICA.- Señora presidenta: quiero solicitar autorización al Cuerpo –según lo establece el Reglamento en su artículo 97– para participar por ser jubilada bancaria, dado que lo que vamos a votar me afecta en forma directa.

SEÑOR BATLLE.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BATLLE.- Se me presenta la misma situación que a la señora senadora, porque tengo veinte años de aportes a la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no hay otra situación parecida, se van a votar en bloque las autorizaciones para ambos señores senadores.

(Se vota).

–25 en 27. Afirmativa.

Según se me ha comunicado en la coordinación, se llegó a un acuerdo por el que no hay miembro informante, no habría información sobre este tema, por lo que vamos a votar en general el proyecto de ley y luego el articulado –uno por uno–, salvo que algún señor senador proponga desgloses.

SEÑOR BOTANA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BOTANA.- Señora presidenta: en honor a los acuerdos arribados, no vamos a emitir opinión sobre el tema. Hablaremos en oportunidad del fundamento de voto.

Muchas gracias.

(Dialogados).

SEÑOR BERGARA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BERGARA.- Señora presidenta: en atención al artículo 97, y como lo que estamos por votar me involucra, solicito al Cuerpo que me permita participar.

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar la autorización solicitada por el señor senador.

(Se vota).

29 en 30. Afirmativa.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar en general el proyecto de ley relativo a la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias.

(Se vota).

30 en 30. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En discusión particular.

Léase el artículo 1.°.

SEÑORA BIANCHI.- Pido la palabra para una moción de orden.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA BIANCHI.- Formulo moción en el sentido de que se suprima la lectura del articulado y se vote en bloque, excepto el artículo 8.°.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar la moción formulada.

(Se vota).

–30 en 30. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En consideración el articulado, con excepción del artículo 8.°.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–30 en 30. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En consideración el artículo 8.°.

SEÑOR BATLLE.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BATLLE.- No encuentro el artículo 8.°.

SEÑORA PRESIDENTA.- Está en la página 11 del repartido: «Contribución a cargo de jubilados y pensionistas».

¿Lo encontró, señor senador?

SEÑOR BATLLE.- Sí.

SEÑORA PRESIDENTA.-Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el artículo 8.°.

(Se vota).

–27 en 30. Afirmativa.

SEÑOR MANINI RÍOS.- Pido la palabra para fundamentar el voto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR MANINI RÍOS.- Señora presidenta: Cabildo Abierto no ha votado este artículo porque quiere ser coherente con lo que ha manifestado sobre la improcedencia de cargar a jubilados y pensionistas una vez que cumplieron su ciclo de aportes. Hemos sido coherentes en todo momento con esto y por eso hoy no quisimos votarlo.

Era eso, señora presidenta.

SEÑOR BOTANA.- Pido la palabra para fundamentar el voto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BOTANA.- Muchas gracias, señora presidenta.

Hemos votado esta solución porque es imprescindible para el país. Se proyecta que la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias iría a tener hacia el 2035 un déficit acumulado que casi alcanzaría USD 1.000:000.000.

Queremos saludar el trabajo del señor presidente de la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias, el doctor Ángel Mingroni, quien generó el ámbito para estos acuerdos. También queremos saludar los aportes de los trabajadores bancarios que aumentan su ya incrementado aporte, y de los bancos, que también aumentan su ya incrementado aporte. A esto se suman los costos transaccionales que, obviamente, al aumentar van a disminuir la actividad bancaria, y un fondo de $ 750:000.000 anuales para que la caja pueda funcionar.

Me parece que acá lo que hay es un mensaje claro de entendimiento y de responsabilidad. En algún momento fuimos absolutamente críticos del mensaje político que daba AEBU en el sentido de que no era necesario cuando le quedaban pocos meses de vida. Entonces, en este momento debemos saludar ese cambio de actitud y hablar de la responsabilidad de todas las partes que aportan.

Acá aportan los trabajadores, aportan los bancos y, por supuesto, aporta la ciudadanía. Va a haber emisión de deuda y va a ser el Banco de Seguros del Estado quien compre esa deuda. De ese modo, tendrá un aporte con el financiamiento y, además, un aporte por el pago de intereses, por lo cual será doble aporte del Estado también. Por su parte, los nuevos jubilados tendrán una menor percepción de haberes y también deberán pagar el mismo tributo que les fue impuesto a los otros jubilados en las etapas anteriores por la reforma de 2008.

Era eso lo que quería manifestar, señora presidenta.

SEÑOR STRANEO.- Pido la palabra para fundamentar el voto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR STRANEO.- Muchas gracias, señora presidenta.

Muy brevemente y en los mismos términos que el senador Botana, destaco el acuerdo consensuado entre todas las partes para este salvataje que es importante: estamos hablando de USD 900:000.000 de acá a 2035. Destaco la participación de todos los actores involucrados, de los activos bancarios, de los bancos, de las gremiales correspondientes con su representación y del señor presidente de la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias, doctor Ángel Mingroni, a efectos de que se llegue a una solución consensuada para sostener este sistema previsional tan necesario e importante para el país. Esto habla también de la importancia del mensaje de que todos se comprometan a aportar la cuotaparte necesaria para que esto se solvente, sobreviva y sobreexista.

Destaco también que el gran costo, por supuesto, lo tienen que llevar los bancos, y creo que esa es la parte medular para que este sistema se sostenga. En ese sentido, reafirmo lo expresado por el senador Botana en cuanto a lo que fue la inteligencia financiera y matemática para lograr este acuerdo entre todas las partes involucradas que tiene hoy, por supuesto, la unanimidad y el apoyo en este Senado.

Muchas gracias, señora presidenta.

SEÑOR NUNES.- Pido la palabra para fundamentar el voto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR NUNES.- Gracias, señora presidenta.

Nosotros acompañamos este proyecto de ley. Sin perjuicio de que puede caber la discusión o la discrepancia sobre si es la mejor solución, reconocemos que ha sido fruto de una negociación y de un acuerdo, y vino a esta cámara y a este Parlamento con el apoyo de todos los sectores involucrados: el Estado, las patronales y los trabajadores y las trabajadoras.

Queremos reconocer especialmente, en la construcción de esta solución, la labor del sindicato de los trabajadores y de las trabajadoras bancarias, de AEBU, que en esta oportunidad –como en todas las circunstancias críticas del país que involucraron al sector financiero y a las trabajadoras y a los trabajadores del sector– han tenido una visión país, no una visión corporativa, tratando de contribuir a una solución que con justicia defienda sus reclamos, pero contribuya también al desarrollo nacional.

Saludamos esto y deseamos que en el futuro los problemas de financiamiento de la seguridad social no caigan –como lamentablemente ha pasado en otras oportunidades y en forma reciente– solamente sobre las espaldas de las trabajadoras y de los trabajadores, sino que el sector empresarial y el sector patronal contribuyan a financiar el sistema, como se está haciendo acá con esta reforma de la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias.

Muchas gracias, señora presidenta.

SEÑOR BATLLE.- Pido la palabra para fundamentar el voto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BATLLE.- Gracias, señora presidenta.

En primer lugar, tengo dudas sobre la proclamación de la votación del artículo 8.°, porque yo no levanté la mano. Somos 30 y se aprobó 27 en 30, pero creo que debió haber sido 26 en 30. Me parece que Cabildo Abierto no lo votó y yo tampoco.

Solicito que se rectifique la votación.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar nuevamente el artículo 8.º.

(Dialogados).

–Les pido orden, por favor, para que se puedan contar bien los votos.

(Se vota).

–25 en 29. Afirmativa.

Puede continuar, señor senador.

SEÑOR BATLLE.- Gracias, señora presidenta.

Este mes cumplí treinta y tres años de haber ingresado por primera vez a un banco. Fue mi primer trabajo formal; tenía veinticinco años. Cuando me llamó el gerente de recursos humanos para entrar al banco me dijo todos los beneficios que tenía por ser bancario: el sistema de salud, los catorce sueldos y medio que teníamos, etcétera, y como premio me dijo que iba a tener una superjubilación de la caja bancaria. Lo miré –el señor tenía alrededor de cincuenta años y yo, veinticinco– y le dije: creo que cuando yo me jubile, va a estar quebrada. El señor me miró con los ojos bien abiertos. Tengo cincuenta y ocho años y hoy estamos casi en ese punto.

En lo personal, estoy contento de que hayamos encontrado una solución para una institución tan querida para mí como es la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias, por la cual aporté dieciocho o diecinueve años.

En verdad, no acompañé el artículo 8.º porque pienso que nuevamente estamos recargando al jubilado –que ya no tiene otra escapatoria que agarrar eso que tiene– y quitándole un 4 % que, a mi juicio, es bastante. No estoy de acuerdo con ese artículo. En su momento, lo comuniqué a mi bancada. Si bien es una solución acordada entre todos, yo no la apoyo y, como dijo el señor senador Manini Ríos, de vuelta estamos castigando al jubilado como sociedad entera, porque estamos todos acá votando de forma unánime un proyecto de ley acordado unánimemente.

Muchas gracias.

SEÑOR BRENTA.- Pido la palabra para fundamentar el voto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BRENTA.- Señora presidenta: queremos saludar, también, este mecanismo por el cual, en el marco del diálogo social entre trabajadores, empresarios y jubilados, se logró un acuerdo equilibrado y justo –en nuestra opinión– para lograr atender la realidad de la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias. No es la primera vez, sino que ya hubo una reforma en esta caja.

Creo que esto nos llama también a reflexionar respecto a los cambios que se producen en el mundo del trabajo y, por tanto, la incorporación tecnológica y la necesidad de atender esto, vinculado a los temas de la seguridad social en el marco de una discusión que el país todo se debe respecto a estos temas, más allá de los procesos por los cuales ya hemos transitado en este período de gobierno.

De cualquier forma, considero bueno destacar que el financiamiento que genera y brinda estabilidad y tranquilidad a los jubilados bancarios y a los trabajadores, futuros jubilados, proviene de un acuerdo en el que hay aportes de todas las partes vinculadas al sector de trabajadores, jubilados y patronales que también realizan su aporte para dar sostenibilidad a este proceso. Esto es, a mi juicio, un ejemplo.

Particularmente, quiero destacar el ejemplo de los trabajadores bancarios que, nucleados en su sindicato, realizaron una asamblea de más de cinco mil trabajadores en el Antel Arena. Es bueno saber que los jubilados bancarios también son afiliados a AEBU, y en esa asamblea refrendaron el acuerdo que se había alcanzado democráticamente. Esto es un hecho sumamente destacable de un proyecto que, creo, da estabilidad y seguridad al conjunto de trabajadores del sector.

Muchas gracias.

SEÑORA BIANCHI.- Pido la palabra para fundamentar el voto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA BIANCHI.- Señora presidente: yo no tuve que recurrir al artículo 97, pero mi padre era bancario.

No es la primera vez que reconozco a AEBU; lo hice hace poco tiempo por sus aportes realizados al tema de los deudores de personas físicas. Me parece muy bien que se haya logrado este acuerdo con todas las partes.

Sin embargo, no sería honesta conmigo misma si no dijera alguna cosa. En primer lugar, ojalá yo tuviera como patronal al sistema financiero. En general, los trabajadores no tenemos como patrón al sistema financiero. En segundo término, me parece muy problemático y lamentable que los jubilados tengan que hacer un aporte excepcional, pero como docente, por ejemplo, o como escribana quisiera tener las jubilaciones que tienen los jubilados bancarios. ¿Se lo merecen? ¡Sí! Sin embargo, tampoco les estamos pidiendo un sacrificio a personas que están en una situación de vulnerabilidad. En tercer lugar, yo soy escribana. Los escribanos salvamos dos veces la caja y es la única superavitaria; la única que tiene un superávit de más de USD 300:000.000. Llegamos a tener USD 400:000.000. En dos oportunidades –en 1996 o 1998, no quiero mentir– nos bajamos prácticamente a la mitad las jubilaciones, porque sabíamos que no podíamos tocar el capital, pues rentas generales de las paraestatales son las paraestatales. Rentas generales de las paraestatales es el patrimonio de las paraestatales. Nunca quisimos que el contribuyente nos bancara y nunca nos hicieron una sola transferencia. O sea que me jubilé, como le pasó a Batlle, con mucho menos de lo que pensaba jubilarme. El seguro que iba a tener como escribana… ¡Ojalá hubiera tenido un seguro privado, así todo lo que aporté a la Caja Notarial lo hubiera podido depositar en el banco!

En el 2017, por iniciativa de la caja y de la Asociación de Escribanos del Uruguay –tuve que defender el proyecto, y lo hice con orgullo–, nosotros, teniendo un superávit de casi USD 400:000.000, impusimos un 3 % más de aportes a los escribanos en actividad y un tributo –si quieren llamarlo así– del 2 % a los jubilados.

Entonces, cuando se habla de la Caja Notarial hay algunos aspectos que no hay que olvidar: siempre supimos administrarla, siempre estuvimos atentos al patrimonio y siempre quisimos bancarnos solos sin que el dinero público –en realidad, el dinero público no existe; es el dinero de los contribuyentes– nos tuviera que asistir.

Voy a decir algo más: en dictadura nos llevaron USD 7:000.000 de aquella época y ni siquiera le hicimos juicio al Estado para recuperarlos. Así que todos tenemos que poner también en el medio vaso lleno lo que los escribanos tenemos: la posibilidad de poder defender nuestra administración. No todas las cajas paraestatales pueden decir lo mismo.

Gracias.

SEÑOR MAHÍA.- Pido la palabra para fundamentar el voto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR MAHÍA.- Señora presidenta: celebro que esta votación en general tenga la unanimidad del sistema político. Recoge, a su vez, un trabajo, un camino que buscó un acuerdo de partes, que supuso aportes de los trabajadores, del Estado y de la patronal –por llamarla de alguna manera, en forma clásica–, y que, además, nos muestra un camino verdaderamente genuino, que es el de intentar llegar a consensos y acuerdos tanto en lo social como en lo político. Es un acuerdo que genera solidez, cosa que no hacen otros, que son legítimos, pero que no tienen la sostenibilidad que, desde el punto de vista conceptual, puede tener esta clase de acuerdos.

Como esta es una instancia dura para el gremio, para AEBU y para sus trabajadores y jubilados, quiero aprovechar la oportunidad –lo hago cada vez que puedo– para reconocer, en el nombre de un dirigente legendario, como fue Juanjo Ramos, a un sindicato que, en momentos en que Uruguay ardía desde el punto de vista de sus estructuras económicas, financieras y sociales, supo, como en esta oportunidad –quizás no en la misma dimensión porque en el caso que mencioné recién de Juanjo se jugaba gran parte del país por lo que estaba pasando–, estar a la altura de una mirada que uno siempre aspira se tenga, tanto desde lo político como desde el movimiento social, que es trascender el interés sectorial, el interés social propio, el interés político propio y trabajar en función de intereses nacionales, del beneficio colectivo y de ser ejemplo para la sociedad en su conjunto.

Aprovecho este breve instante para reconocer este gesto, que va en la misma dirección que nos mostró ese gran dirigente sindical, que quizás –o no– pagó con su vida tantos momentos de angustia.

Muchas gracias.

SEÑOR CASTILLO.- Pido la palabra para fundamentar el voto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR CASTILLO.- A lo largo de nuestra vida militante hemos visto a varios gremios y sindicatos hacer gestos y contribuciones con la democracia, con la libertad y con las instituciones públicas. Hemos podido apreciar esto en varios hechos puntuales, distintos según la actividad que cada uno de nosotros tenemos. También lo vimos en el sindicato bancario; esta no es la primera vez. Ya son varias las veces que ha tenido que recurrir a sus propios afiliados a los efectos de contribuir a un bien mayor, que quizás, como en este caso, afecta a algunos o lleva a que algunos tengan un cierto gesto o flexibilidad que en otras ocasiones no tendrían.

Con la bancada del Frente Amplio voto convencido este proyecto de ley por tres cuestiones básicas que no siempre se dan. En primer lugar, porque ha surgido de la negociación; ojalá todos tengamos oportunidad de negociar las condiciones laborales y de las pasividades. De hecho, no es lo que en el corto plazo reciente se les ha dado a otros trabajadores. En segundo lugar, lo voto porque la gestión fue avalada por una asamblea convocada por el gremio que mayoritariamente tomó la resolución. En tercer término, voto porque no solo aportan los jubilados, pensionistas y los trabajadores, sino también porque lo hace el sector empleador, situación que no se ha dado en la otra reforma de la seguridad social, en las que no han aportado nada y la carga ha recaído sobre los trabajadores.

Gracias, señora presidenta.

SEÑOR BERGARA.- Pido la palabra para fundamentar el voto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BERGARA.- Agradezco a la Cámara de Senadores que, por medio de la autorización prevista en el artículo 97, me permite participar en esta votación en la medida de que estoy involucrado en el tema. Lo hago con la tranquilidad de saber que lo que acabo de votar justamente no me beneficia en lo personal, sino más bien lo contrario.

Votamos con convicción porque hemos estado en contra de otros procesos de reforma del sistema de seguridad social y nuestros argumentos fueron que no hubo una real negociación al respecto y que toda la carga recaía exclusivamente sobre los hombros de trabajadores. Incluso, en la discusión citamos el ejemplo de la reforma de la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias, en el 2008, cuando la carga se distribuyó entre activos, pasivos, empresas financieras y el Estado. Por eso volvemos a votar esta reforma con convicción. En primer lugar, lo hacemos porque surge de un proceso de diálogo y de negociación en el que entiendo que, como en toda negociación, hay aportes e insatisfacciones de todas las partes, pero llegando a un acuerdo que posibilita esta votación de hoy. Además, es claro que el costo, la carga de la reforma se distribuye entre el esfuerzo que hacen los trabajadores activos; el que hacen, en su contribución, los pasivos; el de las empresas financieras, que también se incrementa, y el que hace el Estado, creo yo que leve –porque no va mucho más allá de una garantía–, pero que igualmente se reconoce. Entonces, el hecho de que esto surja del diálogo y la negociación, y de que haya una distribución de la carga de la reforma entre todas las partes involucradas, hace que nosotros votemos con tranquilidad este proyecto de ley. Obviamente, nos hubiera gustado que también fuese así en el proceso de reforma general.

Vuelvo a reiterar que agradezco a la Cámara de Senadores por permitirme esta intervención. Ojalá que con esta perspectiva la Caja de Jubilaciones y Pensiones Bancarias supere esa transición deficitaria, que no es corta, pero que no deja de ser una transición. Además, esto nos permite razonar –como decía el senador Brenta– que hay cambios en el mundo del trabajo que van a requerir –como está sucediendo en el sector bancario con la introducción tecnológica– que pensemos de manera diferente las formas de financiamiento de los sistemas de seguridad social.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Queda sancionado el proyecto de ley, que se comunicará al Poder Ejecutivo.

(No se publica el texto del proyecto de ley sancionado por ser igual al considerado).

10) FIDEICOMISO II DE LA SEGURIDAD SOCIAL

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una moción de orden llegada a la Mesa.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Mocionamos para que se declare urgente y se trate de inmediato la carpeta n.º 1093/2023, proyecto de ley aprobado en nueva forma por la Cámara de Representantes por el que se crea un fideicomiso para administrar los fondos que puedan provenir de aquellas personas que, estando habilitadas, ejerzan la revocación del artículo 8.º de la Ley n.º 16713, así como precisar el cálculo de las rentas vitalicias previsionales en caso de computarse servicios bonificados». (Firman los señores coordinadores Coutinho, Bianchi y Moreira).

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar.

(Se vota).

–29 en 29. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Se pasa a considerar, pues, el asunto cuya urgencia acaba de ser votada: «Proyecto de ley aprobado en nueva forma por la Cámara de Representantes por el que se crea el fideicomiso II de la seguridad social. (Carp. n.º 1093/2023 rep. n.º 788/2023)».

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión.

Tiene la palabra la miembro informante, señora senadora Bianchi.

SEÑORA BIANCHI.- Señora presidente: voy a ser muy pragmática dado el ritmo de trabajo que hemos tenido en estos días.

Los señores senadores saben que votamos este proyecto días atrás –no recuerdo exactamente la fecha–; fue a la Cámara de Representantes y esta le hizo una modificación: la incorporación –que tienen en sus repartidos– de la sección III, «Afiliados con opción por el artículo 8.º de la Ley n.º 16713, de 3 de setiembre de 1995». En el artículo 10 lo fundamental es que se declara con carácter de interpretación auténtica –artículo 13 del Código Civil– del literal D) del artículo 17 de la Ley n.º 20130, de 2 de mayo de 2023, que en el período de convergencia, a efectos del cálculo, tanto de la prestación del régimen jubilatorio anterior como la del régimen o sistema previsional común correspondiente a los afiliados al Banco de Previsión Social que hubiesen realizado la opción prevista en el artículo 8.º de la Ley n.º 16713, de 3 de setiembre de 1995, corresponde aplicar el procedimiento de cálculo del sueldo básico jubilatorio previsto en el artículo 28 de la mencionada Ley n.º 16713, con hasta la máxima bonificación en este prevista, si correspondiere, a las asignaciones computables percibidas hasta la fecha de cese.

Después se deroga el literal B) del artículo 179 de la Ley n.º 20130, de 2 de mayo del 2023, sin perjuicio de la aplicación de los mínimos jubilatorios si correspondieren.

Por su parte, el artículo 11, «Asesoramiento del BPS», establece que el Banco de Previsión Social incluirá el cálculo de la interpretación dispuesta en la presente ley en el asesoramiento a que refiere el artículo 7.º de la Ley n.º 19162, de 1.º de noviembre de 2013.

Los señores senadores saben, como yo, que tenemos dos opciones: decir sí o no a las modificaciones que introdujo la Cámara de Representantes.

Gracias, señora presidente.

SEÑORA PRESIDENTA.- Por ser tercera cámara, corresponde al Senado votar el texto que viene modificado de la Cámara de Representantes.

(Dialogados).

SEÑOR BERGARA.- Pido la palabra para una aclaración.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BERGARA.- Señora presidenta: simplemente a los efectos formales y aclaratorios, para que todos estemos en sintonía, se vota el proyecto de ley entero, que viene con modificaciones. No se votan solo las modificaciones.

Quería hacer esa aclaración porque había dudas al respecto.

Gracias, señora presidenta.

SEÑORA PRESIDENTA.- Vamos a votar todo el proyecto, incluidas las modificaciones que introdujo la Cámara de Representantes.

SEÑOR MANINI RÍOS.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR MANINI RÍOS.- Nosotros tenemos una objeción al último inciso del artículo 10, que deroga el literal B) del artículo 179 de la Ley n.º 20130. Entendemos que ese artículo, tal como queda propuesto, deroga el suplemento solidario establecido en el régimen general.

Por lo tanto, nosotros entendemos que no habría que votar ese último inciso.

SEÑORA PRESIDENTA.- Reglamentariamente debemos votar el paquete tal cual viene de la otra cámara. Al ser el Senado la tercera cámara, no hay posibilidad de modificar o desglosar. Entonces, se vota como viene o no se aprueba.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–25 en 28. Afirmativa.

SEÑOR BERGARA.- Pido la palabra para fundamentar el voto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BERGARA.- Este es un tema que conversamos hace muy pocos días acá. Nosotros habíamos planteado que sí acompañábamos la conformación del fideicomiso de los llamados cuarentones porque se hacía esencialmente a imagen y semejanza de lo que había sido en su momento el fideicomiso para los llamados cincuentones.

La conformación del fideicomiso, que entendemos es lo central del proyecto, la acompañamos y por eso es que acompañamos ahora también la votación del proyecto de ley. No obstante, queremos volver a marcar una discrepancia y agregar otra.

Queremos marcar que en la anterior sesión en que se trató este tema nosotros presentamos un sustitutivo mediante el que creíamos agregar justicia a la cuestión de los sectores bonificados a la hora del cómputo, pero lamentablemente el oficialismo optó por no acompañarlo, lo que constituye una injusticia porque se vuelve a dar bonificaciones a algunos trabajadores –por ejemplo, en la educación privada, en la radioterapia de las mutualistas– y no a otros colectivos que desarrollan exactamente el mismo trabajo, como la educación pública o la radioterapia de ASSE. Creemos que el proyecto que votamos hoy mantiene esa injusticia y queríamos remarcarlo. Obviamente, no estamos en condiciones acá de desglosar este aspecto y volver a votar, pero queríamos marcar esa discrepancia nuevamente.

Asimismo, queremos agregar que si se hubiera podido desglosar el aditivo que se presentó en la Cámara de Representantes, tampoco lo hubiéramos acompañado, porque no vemos con buenos ojos ese agregado que se hizo allí.

Por lo tanto, quería dejar fundamentado, por un lado, que acompañamos el proyecto de ley en la medida en que el objetivo central es conformar un fideicomiso que se nos hace imprescindible a la hora de la administración de estos recursos, pero que mantenemos claramente la discrepancia con la injusticia que se genera entre distintos trabajadores de los sectores bonificados. Por otro lado, tampoco hubiéramos acompañado el aditivo que se incorporó en la Cámara de Representantes.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Queda sancionado el proyecto de ley, que se comunicará al Poder Ejecutivo.

11) CIENTO CINCUENTA ANIVERSARIO DEL LICEO N.° 1 INSTITUTO POLITÉCNICO OSIMANI Y LLERENA

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una moción de orden llegada a la Mesa.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Mocionamos para que se declare urgente y se considere de inmediato la carpeta n.º 1113/2023, proyecto de ley por el que se declaran de interés nacional los actos conmemorativos por el ciento cincuenta aniversario del Liceo n.º 1 Instituto Politécnico Osimani y Llerena, del departamento de Salto». (Firman los coordinadores Bianchi, Della Ventura, Coutinho y Moreira).

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar.

(Se vota).

–29 en 29. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Se pasa a considerar, pues, el asunto cuya urgencia acaba de ser votada: «Proyecto de ley por el que se declaran de interés nacional los actos conmemorativos por el ciento cincuenta aniversario del Liceo n.º 1 Instituto Politécnico Osimani y Llerena, del departamento de Salto. (Carp. n.º 1113/2023 - rep. n.º 793/2023)».

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión general.

Tiene la palabra el miembro informante, señor senador Coutinho.

SEÑOR COUTINHO.- Señora presidenta: en una tarde de un largo y complicado día de noticias negativas y positivas, de cruces, de idas y venidas, jornada crispada y alguna que otra situación, nos toca informar un asunto urgente, por una cuestión de fecha, que cuenta con la unanimidad de la Cámara de Representantes, ya que fue votado por todos los partidos. Estamos hablando de una celebración, de que cumple ciento cincuenta años el IPOLL –Instituto Politécnico Osimani y Llerena–, el liceo fundado a fines del siglo XIX por el sacerdote español Emilio Pérez. En aquel entonces no había un sistema educativo público formado y desarrollado, y un miembro de la comunidad tomó la decisión de crear un centro de estudios. Visto la necesidad y la urgencia social, un actor privado toma la cuestión en sus manos y da el primer paso con determinación y coraje. Hay muchos ejemplos de este tipo en Salto y es importante señalarlo para dar cuenta del coraje y de la iniciativa de los lugareños, de la comunidad educativa que nace en medio de las dificultades económicas y geográficas ante desafíos semejantes que hay que enfrentar también en estos momentos de transformación educativa.

Fueron docentes extranjeros, uno italiano, Gervasio Osimani, y otro español, Miguel Llerena, quienes tomaron la dirección del liceo en sus primeros y fermentales tiempos. El centro de estudios lleva estos nombres en recuerdo de aquellos héroes y santos que tanto hicieron por Salto y la región. Dos extranjeros que se asentaron en la ciudad, que amaron su tierra adoptiva y que forjaron, con trabajo y disciplina, una institución que ya cumple ciento cincuenta años de plena y exitosa existencia. En Osimani y Llerena está la representación de cientos de docentes que han dejado su impronta y legado en educación, buenas costumbres y principios morales y cívicos de verdadera y auténtica ciudadanía. Realmente, es importante valorar y respaldar todo lo que pasaron esos profesores en las aulas del viejo y el nuevo edificio del IPOLL, así como la labor de directores y adscriptos que dieron sus vidas por la mejor enseñanza salteña y uruguaya, que fue ejemplo para el mundo y que ahora reclama un despertar tan necesario como inevitable.

Por otra parte, señora presidenta –y no es menor el tema–, siento legítimo orgullo en decir que el IPOLL fue el primer liceo departamental del interior del país en el marco de una ley de José Batlle y Ordóñez, hecho que dio nacimiento formal al sistema educativo público del Uruguay. Luego de la niñez y la adolescencia de la institución en la órbita privada vino la mayoría de edad y adultez en la esfera pública y de la mano del batllismo. Este es un justo reconocimiento al decano de los liceos de Salto y del Uruguay. Fue la consolidación y continuidad de un modelo educativo, regado y abonado en tierra fértil para forjar generaciones de brillantes salteños que dieron flores y frutos a lo largo del tiempo en el departamento, en el país y también a nivel internacional. Intelectuales reconocidos, brillantes artistas, destacados científicos, exitosos profesionales, intendentes, legisladores y honorables presidentes del país recorrieron las aulas del Instituto Politécnico Osimani y Llerena.

Es con inmenso honor y satisfacción que votamos la declaración de interés nacional de los actos conmemorativos por el ciento cincuenta aniversario del Instituto Politécnico Osimani y Llerena, en cuyas aulas supimos estar, como así también tener el honor, sobre fines de los ochenta y principios de los noventa, de ser el presidente del gremio de los estudiantes de la Asociación de Estudiantes del Liceo Osimani y Llerena.

Este es el informe, señora presidenta, respecto a este proyecto de ley que tiene media sanción y que fue impulsado por el representante de Salto por nuestro partido, Omar Estévez. A través del voto en este momento y en este recinto, y agradeciendo la votación de urgencia de todos los partidos políticos, esta iniciativa será ley en cuestión de minutos.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar en general el proyecto de ley.

(Se vota).

–28 en 28. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En discusión particular.

SEÑORA BIANCHI.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA BIANCHI.- Señora presidente: formulo moción en el sentido de que se suprima la lectura del articulado y se vote en bloque.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar la moción formulada.

(Se vota).

–28 en 28. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En consideración el articulado.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–28 en 28. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda sancionado el proyecto de ley, que se comunicará al Poder Ejecutivo.

(No se publica el texto del proyecto de ley sancionado por ser igual al considerado).

12) MIGUEL DANIEL BAZZANO VÁZQUEZ. PENSIÓN GRACIABLE

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una moción de orden llegada a la Mesa.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Mocionamos para que se declare urgente y se considere de inmediato la carpeta n.º 1111/2023: proyecto de ley por el que se le concede una pensión graciable al señor Miguel Daniel Bazzano Vázquez». (Firman los señores senadores Della Ventura, Bianchi, Moreira y Coutinho).

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar.

(Se vota).

–28 en 28. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Se pasa a considerar el asunto cuya urgencia acaba de ser votada: «Proyecto de ley por el que se concede una pensión graciable al señor Miguel Daniel Bazzano Vázquez. (Carp. n.º 1111/2023 - rep. n.º 789/2023)». (Los antecedentes completos están disponibles en http://www.parlamento.gub.uy).

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión.

Tiene la palabra el miembro informante, señor senador Saravia.

SEÑOR SARAVIA.- Gracias, señora presidenta.

La Comisión de Asuntos Laborales y Seguridad Social me encomendó informar la pensión graciable a otorgar al señor Miguel Daniel Bazzano Vázquez.

Este asunto ya cuenta con media sanción de la Cámara de Representantes y, además, con el informe favorable de la Comisión Permanente para el tratamiento de Pensiones Graciables del Ministerio de Educación y Cultura.

Este proyecto de ley fue votado por unanimidad, está amparado en el artículo 85 de la Constitución de la república y en la Ley n.º 16301, en cuyo artículo 2.º establece quiénes pueden recibir las pensiones graciables. Se trata de personas que cumplen con determinadas condiciones y «siempre que se encuentren en situación de notoria necesidad económica».

En esta situación se encuentra este reconocido deportista del Uruguay –el asunto cuenta con el apoyo de los clubes deportivos– que integró la selección uruguaya, fue campeón de América. A su vez, fue integrante del Danubio Fútbol Club, del glorioso Club Nacional de Football –permítame decirlo– y también del Club Social y Deportivo Huracán Buceo.

Por lo tanto, reitero, este proyecto de ley cuenta con el apoyo de la unanimidad de la comisión. Ha sido aprobado por la Cámara de Representantes y, tal como mencionaba, cuenta con informe favorable de la Comisión Permanente para el Tratamiento de Pensiones Graciables del Ministerio de Educación y Cultura. Asimismo, cuenta con el apoyo y la propuesta de los distintos clubes deportivos y de la Asociación Uruguaya de Fútbol.

Es por estos motivos que recomendamos su aprobación al plenario.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se pasará a tomar la votación en la forma de estilo.

Repártanse las papeletas de votación.

(Así se hace).

–Dese cuenta del resultado de la votación correspondiente a la pensión graciable a conceder al señor Miguel Daniel Bazzano Vázquez.

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- Han sufragado veintinueve integrantes del Cuerpo. Todos lo han hecho por la afirmativa.

SEÑORA PRESIDENTA.- En consecuencia, el resultado de la votación es: Afirmativa.

Léase el artículo 2.º.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Artículo.- Precísase que la erogación resultante será atendida con cargo a Rentas Generales».

SEÑORA PRESIDENTA.- En consideración.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–29 en 29. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda sancionado el proyecto de ley, que se comunicará al Poder Ejecutivo.

(No se publica el texto del proyecto de ley sancionado por ser igual al considerado).

13) ASUNTOS ENTRADOS

SEÑORA PRESIDENTA.- Dese cuenta de un asunto entrado fuera de hora.

(Se da del siguiente).

SEÑOR PROSECRETARIO (Adrián Juri).- «La Presidencia de la Asamblea General destina un mensaje del Poder Ejecutivo al que acompaña un proyecto de ley por el que se concede una pensión graciable al señor Hugo Tomás Fernández Faingold. (Carpeta n.º 1115/2023)».

SEÑORA PRESIDENTA.- Pasa a la Comisión de Asuntos Laborales y Seguridad Social.

14) HUGO TOMÁS FERNÁNDEZ FAINGOLD. PENSIÓN GRACIABLE

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una moción de orden llegada a la Mesa.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Mocionamos para que se declare urgente y se considere de inmediato la carpeta n.º 1115/2023: proyecto de ley por el que se concede una pensión graciable al señor Hugo Tomás Fernández Faingold». (Firman los señores senadores Moreira, Della Ventura, Coutinho y Bianchi).

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar.

(Se vota).

–29 en 29. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Se pasa a considerar, pues, el asunto cuya urgencia acaba de ser votada: «Proyecto de ley por el que se concede una pensión graciable al señor Hugo Tomás Fernández Faingold. (Carp. n.º 1115/2023 - rep. n.° 792/2023)».

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión.

SEÑOR COUTINHO.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador Coutinho.

SEÑOR COUTINHO.- Señora presidenta: tal como usted lo manifestaba, con carácter de urgente recibimos un mensaje del Poder Ejecutivo, que tiene el honor de dirigirse a este Cuerpo con el fin de someter a su consideración el proyecto de ley por el que se concede una pensión graciable al señor Hugo Tomás Fernández Faingold.

Las pensiones graciables a que refiere el numeral 13 del artículo 85 de la Constitución de la república y conforme a lo dispuesto en el artículo 1.º de la Ley n.º 16301, de 9 de setiembre de 1992, constituyen un beneficio personal de carácter económico que solo se acordará en las condiciones previstas en su artículo 2.º.

En nuestro ordenamiento jurídico, dichas pensiones graciables han sido concebidas como una recompensa pecuniaria acordada a aquellas personas que, encontrándose en situación de apremio económico, hayan prestado grandes servicios a la república o se hayan destacado en actividades científicas, artísticas o culturales.

El señor Hugo Tomás Fernández Faingold desarrolló una productiva actividad académica, política e institucional dentro y fuera del país, habiendo sido secretario general de la Concertación Nacional Programática, legislador en varias oportunidades, ministro, embajador y vicepresidente de la República Oriental del Uruguay. Actualmente se encuentra gravemente enfermo y en una situación económica que no le permite afrontar los costos del cuidado y atención médica que su estado requiere.

La Comisión Permanente para el Tratamiento de las Pensiones Graciables ha considerado este caso y, sin desmedro de reconocer los servicios del solicitante, entendió que no se cumple el criterio general que el propio órgano utiliza para definir la carencia de recursos propios suficientes. El criterio aplicado por la comisión consiste en tomar como máximo el monto no imponible para el IRPF. Si bien este criterio no surge de la normativa vinculada a las pensiones graciables, en los últimos años ha sido utilizado por la comisión como manera de contar con un método suficientemente objetivo.

Luego, en el informe se detalla de cuánto será el aporte, el ingreso y las partes legales. Asimismo, a efectos de la trasmisión ante el Banco de Previsión Social, se incluyen el número de cédula y los datos del beneficiario.

En definitiva, señora presidenta, pedimos –por unanimidad; esto ha sido un acuerdo político de todas las bancadas– que, así como se votó el tratarlo de forma urgente, ahora se vote afirmativamente esta pensión graciable.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se pasará a tomar la votación en la forma de estilo.

Repártanse las papeletas de votación.

(Así se hace).

–Dese cuenta del resultado de la votación correspondiente a la pensión graciable a conceder al señor Hugo Tomás Fernández Faingold.

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- Han sufragado veintinueve integrantes del Cuerpo. Todos lo han hecho por la afirmativa.

SEÑORA PRESIDENTA.- En consecuencia, el resultado de la votación es: Afirmativa.

Léase el artículo 2.°.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Artículo 2°: Precísase que la erogación resultante será atendida con cargo a Rentas Generales».

SEÑORA PRESIDENTA.- En consideración.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

‒27 en 27. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda aprobado el proyecto de ley, que se comunicará a la Cámara de Representantes.

(No se publica el texto del proyecto de ley aprobado por ser igual al considerado).

15) EXTRABAJADORES DE CASA DE GALICIA

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una moción de orden llegada a la Mesa.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Mocionamos para que se declare urgente y se considere de inmediato la carpeta n.° 1101/2023: proyecto de ley por el que se crea un fondo para el pago de créditos laborales posconcursales de Casa de Galicia». (Firman las señoras senadoras Della Ventura y Moreira).

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar.

(Se vota).

‒27 en 27. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Se pasa a considerar, pues, el asunto cuya urgencia acaba de ser votada: «Proyecto de ley por el que se crea un fondo para el pago de créditos laborales posconcursales de Casa de Galicia. (Carp. n.° 1101/2023 - rep. n.° 790/2023)».

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión general.

SEÑORA BIANCHI.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA BIANCHI.- Señora presidente: ¡es un día muy especial!

Gran parte de la coalición se va a retirar de sala, porque entendemos que el único proyecto que les asegura algo a los trabajadores es el del Poder Ejecutivo.

Los fondos que se están dando y los que se aportarían por el proyecto de ley si fuera aprobado ‒aunque, evidentemente, no hemos logrado acuerdo‒ darían seguridad a los trabajadores que todavía están sin trabajo por la bolsa, para la que, además, sugeríamos una modificación, que tampoco fue aceptada, para que tuvieran prioridad para ser absorbidos por ASSE. Los fondos preconcursales los están cobrando y para los fondos posconcursales el Poder Ejecutivo dispuso de aproximadamente USD 8:000.000. En total, lo que está poniendo, no el Gobierno, sino rentas generales ‒es decir, los contribuyentes‒, está en el entorno de los USD 30:000.000, entre lo que ya se cobró y lo que se va a seguir cobrando.

Entendemos que estamos ante una empresa privada que quebró y el Estado tuvo que intervenir a los efectos de asegurar la salud de quienes eran sus usuarios. En un proceso que todavía no entendemos, el juez de concurso clausuró, cerró la empresa.

Teníamos toda la intención de que los trabajadores tuvieran la mejor solución posible. La incapacidad fue nuestra, porque no pudimos ponernos de acuerdo. En consecuencia, como no estamos dispuestos a que los trabajadores terminen con esperanza, pero con resultados cero, nos vamos a retirar de sala.

Gracias, señora presidente.

(Se retiran de sala senadores de la coalición de gobierno).

SEÑOR CAGGIANI.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador para informar sobre el tema en discusión.

SEÑOR CAGGIANI.- Hoy es un día bastante triste y particular para este Parlamento. Hay senadores del partido de gobierno que se han retirado de sala en momentos de debatir un proyecto que fue aprobado por las mayorías correspondientes reglamentariamente. Quienes aprobamos este proyecto de ley y quienes nos quedamos en sala cumplimos con todos los reglamentos que este Parlamento establece para su consideración y aprobación. Sin embargo, hay personas o parlamentarios que entienden que ni siquiera es necesario escuchar los argumentos, de los que hoy vamos a aprobar este proyecto de ley, para tratar de convencerlos de algo que creo que es reconocido por todos: solucionar una injusticia que se generó a través de una resolución del propio Estado, que fue nada más y nada menos que cerrar una de las mutualistas más longevas de nuestro país. Me refiero a la reconocida ex Casa de Galicia, ubicada en el oeste de Montevideo, que tenía un conjunto importante de empleados. Muchos de estos trabajadores ingresaron a esta institución y prácticamente estuvieron ahí toda su vida, por cuanto lograron ascensos e hicieron carrera, al igual que muchos médicos que se formaron en esa institución y conocían a sus pacientes prácticamente desde niños.

Lamentablemente, y por diferentes circunstancias, el Estado uruguayo aprobó una ley en este Parlamento por mayoría. Nosotros lo hicimos confiados, pero creo que no respondieron a la buena fe que tuvimos a la hora de votar un proyecto de ley en ese sentido. Hoy, lamentablemente, luego de casi dos años, tenemos que aprobar un proyecto para intentar por lo menos poner un poco más de justicia. Sin duda, muchos de los trabajadores –tanto médicos como no médicos– son víctimas y han terminado siendo rehenes de una situación que cada vez se complejiza más porque el tiempo pasa. Los años siguen transcurriendo y hay muchos trabajadores, tanto médicos como no médicos, que no han encontrado trabajo porque, debido a la edad, les resulta complejo insertarse en otras instituciones. Además, tienen la incertidumbre de que parte de los activos que tenía la institución fueron subastados en valores bastante irrisorios para lo que estaban tasados. Sin duda, esa es parte de la razón por la que se está tratando de ayudar y poner en valor esa situación particular por la que ha pasado este conjunto de trabajadores. Se trata sobre todo de encauzar esto, por lo menos, por la vía legislativa, porque por la vía administrativa y judicial no se ha podido hacer y sin duda es de estricta justicia.

Si bien este proyecto no soluciona la totalidad de los adeudos que se tiene con los trabajadores médicos y no médicos de Casa de Galicia, por lo menos intenta poner la vara un poquito más cerca de lo que sin duda se merecen.

El trabajo de esta comisión ha sido bastante serio y hemos recibido a los trabajadores organizados, a los extrabajadores de Casa de Galicia, a los exmédicos de Casa de Galicia, a los exintegrantes del Sindicato Médico del Uruguay y a los representantes legales de varios funcionarios que están realizando las acciones legales correspondientes. Se recibió a las autoridades: al subsecretario del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, doctor Mario Arizti; al subsecretario del Ministerio de Salud Pública, licenciado Satdjian; al contador Blanco, integrante del Ministerio de Economía y Finanzas, para escuchar a todos y a cada uno de los actores involucrados y poder arribar justamente a un proyecto que contemple parte de las diferentes iniciativas presentadas.

Trabajamos con tres proyectos al mismo tiempo. Por un lado, estaba el del Poder Ejecutivo, que era muy restrictivo desde el punto de vista de la solución que les proponía a los trabajadores, en el que se creaba un fondo de USD 8:000.000 cuando los adeudos por créditos concursales rondan casi los USD 42:000.000. Además, se les exigía, en caso de poder percibir ese fondo por parte del Poder Ejecutivo, que renunciaran al total de los créditos laborales que por derecho les corresponden. Por tanto, es un proyecto inconstitucional que nadie de los que pasó por la comisión lo defendió desde el punto de vista constitucional y que sin duda iba a generar mayores problemas porque los trabajadores no solo no iban a cobrar sus adeudos, sino que además se hacía tabla rasa para todos. Creo que eso también es un problema sobre todo para los que están más embromados.

Además, tampoco solucionaba el otro problema que se generó con el cierre de Casa de Galicia, que fue nada más y nada menos que los extrabajadores no solamente se quedaron sin trabajo de un día para el otro, sino también sin vida. Muchos de ellos casi nacieron dentro de la institución, hicieron carrera en ella y de un día para otro se quedaron no solo sin un sustento económico –que es muy importante, sin duda–, sino también sin la referenciación del trabajo. Eso es lo más embromado, y por supuesto que este proyecto no lo soluciona.

Muchos de esos trabajadores son los mismos a los que se les aplaudía desde los edificios en momentos de la crisis sanitaria, reconociendo su trabajo cuando en plena pandemia daban su vida para atender situaciones muy complejas en la propia Casa de Galicia, pero después del cierre se les dio la espalda por parte de las autoridades nacionales.

Por suerte hubo muchos apoyos –por lo que cuentan los trabajadores– de parte de los propios trabajadores organizados de Casa de Galicia, pero la verdad es que luego de casi dos años de esta situación, lamentablemente seguimos sin una resolución de fondo con este proyecto.

Por los datos que hemos podido recoger –que han sido demasiado poco profesionales–, sabemos que hay casi 2036 trabajadores médicos y no médicos a los que se les deben montos de $ 500.000, a otros de $ 1:000.000 y a otros por encima de esa cifra. Se ha abonado apenas cerca de un 13 % de lo que se adeudó, producto de los bienes rematados de la exmutualista. Estaba valuada en USD 40:000.000 y se remató por USD 13:000.000, con cuatro IMAE dentro y con muchas cuentas todavía no aclaradas.

(Ocupa la presidencia el señor José Carlos Mahía).

–Además, cada uno de los extrabajadores ha verificado sus créditos ante el síndico, o ante la Liga de Defensa del Consumidor, que es quien hizo la intervención de Casa de Galicia. Los extrabajadores también presentaron una solicitud ante el Fondo de Garantía de Créditos Laborales del BPS para que se les abone lo adeudado por parte de dicho fondo. Eso es básicamente lo que viene a hacer este proyecto: tratar de comprometernos a que esas UI 105.000 –alrededor de $ 610.000 al precio de hoy de la unidad indexada– puedan ser parte de lo que los trabajadores cobren, aparte de darles una certeza de que eso se concrete, por lo menos, en un plazo perentorio de 180 días.

También hemos trabajado con proyectos de otros legisladores que sí se han quedado en sala, como el señor senador Straneo y el señor senador Botana; también se han quedado los señores senadores Manini Ríos, Moreira y Domenech. Gracias a ellos, especialmente a la señora senadora Moreira, que integra la comisión –doy por descontado que los senadores del Partido Nacional que se quedaron en sala van a acompañar con su voto el proyecto–, y al aporte que han hecho en la comisión a partir de la iniciativa presentada, nosotros pudimos construir este texto, que es superador de los tres proyectos. No es el proyecto del Frente Amplio, del señor senador Botana ni del Poder Ejecutivo; es un proyecto que trata, por sobre todas las cosas, de poner un plazo concreto para que la obligación que el Estado asumía ante el cierre se cumpla, para que los trabajadores que hoy dejaron de cobrar parte del subsidio especial que se estableció puedan también encontrar un trabajo en sesenta días, en una institución de asistencia médica privada o en una institución de asistencia médica pública como es ASSE.

Este proyecto de ley también trata de dar una certeza a la ciudadanía, estableciendo herramientas para sancionar a aquellas instituciones de asistencia médica que no cumplan con lo que vota este Parlamento, vulnerando nuestra buena fe. Como dije, otorgamos facultades al Poder Ejecutivo para que establezca sanciones a las instituciones de asistencia médica que –como dije– no cumplan con la ley votada por este Parlamento. Además, se dispone la posibilidad de crear una comisión de seguimiento honoraria, que en un determinado plazo verifique todas estas situaciones, la que estará integrada por extrabajadores de Casa de Galicia, por médicos del Sindicato Médico del Uruguay, por integrantes de la Federación Uruguaya de la Salud y por autoridades de los ministerios de Trabajo y Seguridad Social y de Salud Pública, así como también por integrantes de las demás instituciones.

Este proyecto de ley no es la panacea; nos hubiera gustado tener una iniciativa que nos permitiera solucionar la totalidad de los adeudos que tienen hoy los trabajadores y que tiene hoy la sociedad con ellos, pero creo que es un avance. Es fruto del trabajo de quienes creemos que, más allá de las diferencias, la palabra y el trabajo valen; a pesar de tener diferencias en muchas áreas, vale la pena escucharnos y llegar a acuerdos, incluso con los que pensamos diferente.

Con este proyecto de ley no vamos a solucionar la vida de aquellos que la perdieron ni la de aquellos a los que se les cayó la estantería cuando cerró la mutualista, pero si se aprueba, tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes, y el Poder Ejecutivo no lo veta ‒como ha dicho públicamente algún senador que no se ha quedado en sala a debatir‒, casi 1260 trabajadores –de los 2236– podrían cobrar el 100 % de los créditos posconcursales. Estamos hablando de un poco más del 60 %; restan otros tantos, pero creo que sin duda nos vamos acercando un poquito más a una solución algo más integral que surge del acuerdo interpartidario, que establece un plazo de 180 días y les da certeza a los trabajadores, que también fija una fecha límite para el reingreso de esos trabajadores que hoy no tienen trabajo y se les ha terminado el seguro de desempleo.

Esperemos que hoy todos los que fuimos chantajeados en nuestra buena fe podamos solucionar parte de esa deuda que tenemos con los trabajadores. No se va a solucionar el problema de fondo. No queremos hacer discursos grandilocuentes, sino expresar que el compromiso que asumimos cuando trabajamos con todos fue tratar de buscar un camino que nos permitiera tener una solución viable y, sobre todo, posible. Creo que eso también es parte de lo que propone este proyecto de ley.

También sería importante que se respetara la decisión de este Parlamento, aunque no sería la primera vez que el Poder Ejecutivo no lo hiciera. Los parlamentos surgieron, entre otras cosas, para limitar el poder divino de los monarcas, y aquí estamos los representantes del pueblo; probablemente tengamos que tomar decisiones difíciles luego de un proceso trabajoso para dar soluciones. Es más, lo posible muchas veces es enemigo de lo perfecto, pero sin duda esta Cámara de Senadores hoy está por lo menos dando el mensaje, a la ciudadanía en general y a los trabajadores en particular –médicos y no médicos–, de que hay un esfuerzo que todas los uruguayos vamos a realizar, justamente para tratar de hacer un poco más de justicia y resarcir económicamente parte de los adeudos que son sus derechos.

Muchísimas gracias.

SEÑOR BOTANA.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BOTANA.- Señor presidente: pertenezco a un Gobierno que se hace cargo, que siempre se hizo cargo, que hasta el día de hoy no deja de hacerse cargo y que no anduvo pidiendo ningún justificativo para no hacerse cargo; que no echó las culpas al pasado ni a las desgracias del presente. ¡Esa fue la tónica que marcó mi Gobierno!

Supo hacerse cargo cuando la pandemia hizo tambalear a toda la organización social; se hizo cargo de la salud, de los aspectos sociales y del mantenimiento institucional. Pagó los seguros de desempleo, no faltó alimentación ni ningún instrumento médico; siempre estuvo a la altura, y en este caso lo único que debe hacer mi Gobierno es seguir exactamente la misma línea con la que ha trabajado hasta el día de hoy. Sencillamente, se tiene que hacer responsable de las cosas. ¡Eso es lo primero!

En segundo lugar, pagar de menos a los trabajadores no es defender el patrimonio ni el presupuesto del Estado. Acá, los que defendimos el patrimonio del Estado y su presupuesto fuimos el senador Straneo y quien habla cuando se votó la norma, porque ese día advertimos lo que iba a suceder. Ese día le dijimos al Gobierno que iba a tener que hacerse cargo de la deuda que tenía Casa de Galicia, que ascendía a los USD 50:000.000, y más adelante le avisamos que iba a tener que hacerse cargo de los USD 42:000.000 correspondientes a los trabajadores.

Nosotros avisamos, y también dijimos otra cosa: que ese problema se resolvía con USD 3:500.000, USD 4:000.000, USD 5:000.000, USD 6:000.000 o USD 7:000.000, que era lo que costaba equilibrar las cuentas mensuales de la mutualista para que continuara haciendo los pagos correspondientes, y a los dieciocho meses liberara USD 2:000.000 mensuales –pongamos que fuera USD 1:000.000– para atender sus pasivos. Además, eso sucedía en un momento clave, como la salida de la pandemia. Entonces dijimos lo que iba a suceder con los trabajadores, y está pasando; dijimos lo que iba a suceder con los médicos, y está pasando; dijimos lo que iba a suceder con los socios de Casa de Galicia, y está pasando.

No sabíamos lo del panteón ni todas esas cosas crueles que tuvieron que vivir las familias de los gallegos en el Uruguay, además de la bofetada que se les dio a los años de su vida cultural en el país.

Señor presidente: quiero que esto quede claro, porque cuando presentamos un proyecto de ley para que el Gobierno asuma sus responsabilidades, no lo hacemos de manera irresponsable ni jugando con la plata de la gente. Seguramente con la plata de la gente jugaron los que armaron esas soluciones, pero no fue nuestro caso. Nosotros cuidamos desde el primer minuto la plata de la gente. Eso sí, no vamos a permitir que los trabajadores de este país paguen cuentas que son del Estado. ¡De ninguna manera! Eso no corresponde en ningún caso, y menos aún con un Gobierno que ha tenido una línea de conducta como la que ha exhibido este.

Presentamos un proyecto de ley que, en primer lugar, imponía sanciones al que incumpliera, al que incumplió o al que sigue incumpliendo con la cantidad de trabajadores que tiene que absorber cada uno de los beneficiados por las cápitas. ¡A las cápitas las agarraron de apuro! La plata de las cápitas la agarran todos los meses y algunos se dieron el lujo de no cumplir con la cuota de trabajadores que tenían que absorber. Se dieron otro lujo peor: hacer pasar a los trabajadores por adentro de sus mutualistas y correrlos a los dos días. Por eso, señor presidente, voy a proponer un artículo aditivo: al trabajador que elijan lo deben tener un mínimo de veinticuatro meses en su empresa, porque no vale hacer perder al trabajador todos sus derechos, manosearlo, correrlo, no darle la categoría laboral, los horarios, las formas ni las condiciones laborales que corresponden. ¡Supongo que ningún legislador votó aquel día la Ley n.º 20022 para tener una situación de este tipo! ¡Supongo! Conozco a los legisladores que tenemos en este país y ninguno votó una ley para manosear trabajadores. Entonces, al que incumpla con la absorción de trabajadores: 50 % de las cápitas. ¡Es lo mínimo! Esa debe ser, como mínimo, la sanción, además de la obligación de mantener como mínimo durante veinticuatro meses al trabajador, porque no es una prueba laboral, no es que van a probar al muchachito para ver si funciona. ¡No, no!, estamos hablando de trabajadores conocidos, con experiencia, y todavía de un bolsón del que pueden tomar a uno o a otro. Si eligieron a ese, lo mínimo es respetarlo.

Propusimos un proyecto de ley que da al Estado un plazo para cumplir con sus obligaciones. ¡Por supuesto que ni se nos pasa por la cabeza que el Estado pueda no cumplir con las obligaciones que tiene! Mientras tanto –y fue el otro punto–, se requiere la inserción laboral en las mismas condiciones que tenían, porque al final de cuentas fue el Estado con sus intervenciones el que provocó la situación. Ahí hay unos enredos, y lo quiero decir porque no me gusta guardarme las cosas.

El Frente Amplio hizo un copipega de mi proyecto de ley; no tengo ningún problema en que sucedan esas cosas, pero hay que hablarlas. La ética parlamentaria exige conversar esas cosas, exige respetar. ¡No tengo problemas de autoría! ¡Ninguno! Por lo tanto, mi voto no tembló ni temblará jamás por ese episodio porque yo voto cosas. Voto lo que tengo que votar y no me importa la firmita debajo del proyecto de ley, pero considero que se debió de haber respetado. ¡No fue por telepatía ya que hasta eran las mismas frases!

El 26 de octubre de 2021 el Poder Ejecutivo y el Ministerio de Salud Pública intervinieron la mutualista Casa de Galicia. Cuando uno interviene, asume responsabilidades, todas las responsabilidades, porque además no había desinformación, ya que el sistema de salud es absolutamente controlado y sin sorpresas. Además, por algo se hizo la intervención. Entonces, ¿cómo no se asume la responsabilidad nada más y nada menos que con los trabajadores? Yo asumo la responsabilidad, asumo la conducción, pero la que quiebra es la empresa anterior. ¿Cómo? Si asumo la responsabilidad, asumo toda la responsabilidad, no es que dejo de pagar los cheques porque no cobré las cuentas que había para cobrar, nada más y nada menos que a la propia ASSE, y acelero la quiebra. No es que no me hago responsable de los trabajadores.

El Estado se hace responsable de toda empresa que quiebre –Ley n.° 19690–; de toda empresa que se torne insolvente, el Estado se hace responsable. Entonces, ¿por qué no cuando, además, el Estado tuvo directa responsabilidad en un cambio de práctica que hubo? En las soluciones anteriores –en este modelo Olesker de solucionar las cosas– eran otras empresas médicas las que tomaban el lugar de la que desaparecía, pero en este caso lo hizo el Estado; es doble responsabilidad.

Después, el 18 de noviembre, el Poder Judicial dicta la sentencia n.° 2539, por la que declara el concurso voluntario de Casa de Galicia, por la que suspende la legitimación para disponer y obligar a la masa del concurso –tema no menor–, por la que designa como síndico a Lideco, dispone el cese de la intervención administrativa del Ministerio de Salud Pública y convoca a la Junta de Acreedores para el 17 de mayo. Ahí se asume la responsabilidad desde el Poder Judicial. Por alguna razón el Poder Judicial no se animó a llegar a las fiestas y a la feria con tamaña responsabilidad. ¡Alguien no le prestó la ayuda que correspondía para seguir asumiendo la responsabilidad! Esa es la realidad. Entonces, un magistrado el 23 de diciembre decretó el cese inmediato de actividades de Casa de Galicia, a excepción de los IMAE que allí estaban radicados.

El 29 de enero del año siguiente cesó la vigencia del certificado del Banco de Previsión Social. Quiere decir que hasta esa fecha el Gobierno pudo haber asistido financieramente, pudo haber avalado para evitar el quiebre y le pudo haber pagado lo que ASSE le debía. Con eso no se hubiera acelerado el proceso de liquidación, con eso no rebotaban los cheques, señor presidente.

Es decir que la situación es clara: si hubiera quebrado la empresa privada, por la Ley n.° 19690 el Estado se hace cargo; no solo por cultura de gobierno, ¡por ley!

Acá hay un detalle que no es menor. Esa distinción entre los posconcursales y los preconcursales está en el decreto reglamentario. Acá tengo la Ley n.° 19690 y no hay un solo artículo que hable de que el Estado no es responsable de créditos posconcursales. La ley no hace esa distinción, la hace el decreto reglamentario, pero este también establece que si hay sentencia firme dictada en la justicia competente en materia laboral, hay quien se haga cargo: ese fondo creado en el Banco de Previsión Social. Aquí no hay escape. Entonces, todavía va a ser peor la cosa.

Tengo algunas sentencias a favor de los trabajadores, ¡pero no hasta las UI 105.000 –$ 600.000– que pretendemos pagar con esta ley! Acá hay sentencias de $ 1:200.000. Entonces, ya me voy a animar a decir que para el Estado va a ser peor la cosa si no hay solución. Se es irresponsable con un trabajador al que, cuando lo despiden, le pagan $ 173.000. ¡Un empleado de un quiosco cobra más que eso cuando lo despiden! ¡$ 173.000 y a la calle! Un empleado de un quiosco recibe un despido mayor a ese, y estamos hablando de trabajadores de hecho y derecho, con formación, con experiencia, con años de aportes, con otro nivel de ingresos. ¡Por algo estamos en las cifras que estamos! ¡Por algo las sentencias son de $ 1:200.000! ¿Cómo le voy a ofrecer $ 173.000? ¡Es absolutamente ridículo!

El 14 de febrero del 2022 se votó la Ley n.º 22022. Ese día se repartieron los socios de Casa de Galicia. Yo lo dije acá: con el muerto vivo le estamos repartiendo las pilchas, porque ese día todavía estaba vivo y había una acción judicial pendiente. Ese día el Poder Legislativo dejó sin trabajo a los trabajadores; ese día los dejamos a todos sin trabajo porque ya no había socios, no había con qué trabajar.

Entonces, despidió el Poder Legislativo, despidió el Poder Judicial, despidió el Ministerio de Salud Pública, entró en quiebra el privado, pero desde el BPS se tienen que hacer cargo. ¿Y ASSE? ASSE no se presentó a la puja; no se presentó al remate; disminuyó la masa concursal; afectó a los trabajadores porque había menos plata para repartir entre ellos por una decisión de no presentarse. Además, recuerdo que hasta hubo decisión de incluir a ASSE en la Ley n.º 22022 estableciendo que podía tomar el lugar.

Entonces, pregunto, señor presidente: ¿el Ministerio de Salud Pública no pertenece al Estado? El Banco de Previsión Social, que por ley se tiene que hacer cargo de las empresas que quiebran, ¿no pertenece al Estado? ¿ASSE no pertenece al Estado? ¿El Poder Judicial acaso no pertenece al Estado? ¿El Poder Legislativo acaso no pertenece al Estado? Entonces, ¿cómo alguien me puede decir que el Estado no es responsable, que se trata de la quiebra de una empresa privada y, por lo tanto, es un tema ajeno? ¡Acá el Estado es absolutamente responsable! Si fuera quiebra de la empresa privada; si quebró cuando el Estado la está administrando; si quebró por orden del Poder Judicial que es del Estado; si quebró por ley del Poder Legislativo que pertenece al Estado; si todavía los trabajadores no pudieron cobrar, porque ASSE no se presentó a la puja y, por lo tanto, disminuyó la masa concursal. El Estado es responsable por todos lados. ¿Acaso vamos a hacer pagar a los trabajadores? ¿Queremos que sean ellos los que paguen?

No cabe en ninguna cabeza; no cabe en la cabeza de nadie que el Estado no sea el más directo y claro responsable de estos hechos y, seguramente, de otros. Tengo acá una empresa que se presentó con interés en seguir explotando Casa de Galicia. Era otra solución que no nombré en ningún momento, porque me hicieron llegar la información en estos días.

El Estado no ayudó a la solución; el Estado provocó, por lo tanto, la quiebra; el Estado no ayudó a la transferencia institucional; el Estado intervino; tiene que pagar, aunque sea, por meterete; el Estado la cesó en sus actividades; el Estado le quitó los socios; el Estado, el 16 de febrero, dejó de pagarle desde el fondo afectado a la salud, entonces, el Estado es absolutamente responsable y se tiene que hacer cargo. ¡Y no tiene más vuelta que hacerse cargo! Se hará cargo por voluntad propia o por fallos judiciales. Prefiero que sea por voluntad propia, señor presidente.

Muchas gracias.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Señor presidente: hoy, para los funcionarios que están aquí, es un día realmente trascendente y muy importante.

En la comisión vivimos parte de ese proceso que narraba el señor senador Caggiani –en calidad de presidente– y poco a poco fuimos compenetrándonos de la grave y triste situación de los exfuncionarios de Casa de Galicia. El 23 de diciembre se enteraron de que iban a quedar sin trabajo y aun en esas condiciones se les pidió que continuaran trabajando por los socios que estaban internados y lo hicieron. Recordemos que veníamos de una pandemia en la que a los trabajadores de la salud se los reconocía permanentemente y fue terrible enterarse de que quedaban en estas condiciones, cuando en su gran mayoría tenían cincuenta años o más, con las dificultades que ello implica para conseguir trabajo. Cuando los recibimos pudimos percibir que realmente estaban en un estado de angustia y de desesperación muy entendibles.

Como fuerza política y como seres humanos estamos comprometidos a tratar de buscar lo mejor para salir de este problema. En ese sentido, nuestra fuerza política, en acuerdo con otras fuerzas políticas, estamos llegado a esta solución. En realidad, hoy en la mañana, cuando estuvieron presentes las autoridades, nos hablaron de la falta de recursos de ASSE para hacerse cargo de casi 1000 trabajadores. Esa cifra no es tal, porque hay muchos que ya están trabajando en ASSE y no deberían incorporarse. Se trató, además, el tema de los despidos ya que, en realidad, se les estaba planteando como solución de pago un monto de UI 30.000.

Creo que lo más realista y posible es llegar a esta solución intermedia, que no es el pago de la totalidad de lo que se debería abonar a estos exfuncionarios, pero es bastante más de lo que venía desde el Poder Ejecutivo. En ese sentido, este proyecto no representa ni las palabras textuales del senador Botana ni las del proyecto del Frente Amplio, porque lo que hicimos hoy en la comisión fue aprobar en general el proyecto que venía del Frente Amplio y, artículo por artículo, los sustitutivos que ahora estamos poniendo a consideración de este Cuerpo.

Por un lado, expresamos el beneplácito por el hecho de que el proyecto se apruebe esta noche y, al mismo tiempo, la preocupación, podemos decir, de que no sea acatado por el Poder Ejecutivo. Tenemos la esperanza de que así ocurra e, incluso, de que los senadores Botana y Straneo, del partido de gobierno, más allá de la coalición, puedan, de alguna forma, procurar que esta iniciativa no sea menoscabada por alguna otra resolución porque realmente sería triste, pues estaríamos nuevamente ante la misma problemática que venimos mencionando.

Nada más, señor presidente. Creo que llegamos a una solución que conforma a los trabajadores y a nosotros, como legisladores, nos deja satisfechos.

Muchas gracias.

SEÑOR DOMENECH.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR DOMENECH.- Señor presidente: hace un año y medio estábamos votando la Ley n.º 20022, y lo hacíamos en el entendido de que era, de alguna forma, la culminación de un proceso en el que se producía la desaparición de una institución señera, prestadora de salud en el país. Sabíamos que eso generaba muchísima aflicción entre sus afiliados, porque ellos depositan en la institución, en sus funcionarios y particularmente en sus médicos, quizás, lo mejor que tiene un ser humano que es su salud, presupuesto de todo lo demás que podemos agregarle.

Votábamos este proyecto de ley con esperanza, más allá del dolor que podían sufrir los afiliados y los médicos, los funcionarios no médicos y la sociedad en general, que estaba acostumbrada a tratar con esa Casa de Galicia que, de alguna forma, representaba el esfuerzo de viejos inmigrantes. Yo, que soy un enamorado de la hispanidad, diría que esos inmigrantes, entre los que se encontraron mis antecesores, llegaron desde Galicia y de otras regiones de España a esta América con la esperanza de labrar un futuro. Ellos tuvieron la enorme capacidad, a pesar de su modestia, de forjar instituciones prestadoras de salud de la importancia y de la jerarquía como la que tuvo Casa de Galicia en nuestro país. Para quienes sentimos como Rubén Darío que pertenecemos a esta América ingenua que tiene sangre indígena, que aún habla en español y le reza a Jesucristo, la desaparición de una institución española significó un profundo dolor. No es hora de reproches. Me vienen a la cabeza las palabras que Shakespeare pone en boca de Brabancio cuando su hija Desdémona le confiesa que se ha enamorado de Otelo, y Brabancio exclama que se roba a sí mismo quien llora lo irremediablemente perdido. Nos robaríamos a nosotros mismos si lloráramos la desaparición de Casa de Galicia, aunque no puedo negarles que me emociona recordar a una institución de las colectividades españolas.

Hoy de mañana, frente a un auditorio de jóvenes en la Universidad Católica, les leía algunas páginas de la encíclica Rerum novarum. Para quienes hemos dicho en más de una oportunidad que somos nacionalistas socialcristianos, la doctrina social de la Iglesia tiene como piedra angular esa Rerum novarum sobre la que, en 1891, el sumo pontífice pretendió sentar las bases del pensamiento cristiano en materia de justicia social, particularmente con relación al salario y al trabajo. El pontífice señala que por encima de las leyes del mercado, por encima de la ley de la oferta y la demanda, del afán de lucro y de la competencia, existe una regla moral de tratar con justicia al trabajador. Tratamos con justicia al trabajador cuando reconocemos sus necesidades y las retribuimos adecuadamente. No tengo dudas de que en esa institución que fue Casa de Galicia existieron muchos trabajadores médicos y no médicos que dedicaron gran parte de su vida y de su esfuerzo justamente a cuidar y a salvar la salud de muchos de nuestros compatriotas. Debo tener presente que esos trabajadores, como cualquiera de nosotros, tiene diariamente la preocupación de poner sobre la mesa el pan de su familia y la necesidad de cubrir un alquiler, los gastos de una casa, los gastos de alimentación y de vestido que todos tenemos. Entonces, el trabajador de Casa de Galicia también tiene derecho a ser justamente tratado. La justicia que podemos impartir desde el Parlamento, como toda justicia humana, es imperfecta y seguramente insatisfactoria para quienes reciben el pronunciamiento de este legislativo, pero es lo que está a nuestro alcance.

En ese sentido, vamos a acompañar este proyecto de ley, sabiendo que quizás no colme las expectativas de los trabajadores, pero cumpliendo con nuestro deber moral y político de atender las necesidades de quienes han trabajado y, por lo tanto, merecen el justo tratamiento de la sociedad que integran. Los trabajadores de Casa de Galicia son también nuestros compatriotas y –obviamente, por el mandato mosaico que impone: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo»– merecen un tratamiento justo y que, de alguna forma, contemple sus necesidades.

Es en ese sentido, señor presidente, que nosotros vamos a acompañar este proyecto de ley.

SEÑOR MANINI RÍOS.- ¿Me permite una interrupción, señor senador?

SEÑOR DOMENECH.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Puede interrumpir el señor senador Manini Ríos.

SEÑOR MANINI RÍOS.- Señor presidente: simplemente quiero agregar, aprovechando los minutos que le quedan disponibles al senador preopinante, que se ha dicho y se ha detallado el cronograma que condujo a la situación que hoy, en cierta forma, estamos tratando de enmendar o de compensar con este proyecto que vamos a votar.

Creo que es bueno agregar el origen de todo ese proceso, que llevó a lo que llevó y que, lamentablemente, nos trajo a esta situación que hoy estamos tratando. El origen fue un cúmulo de incumplimientos de la institución sobre la base de compromisos por los que se otorgaban diversos fideicomisos que se fueron dando en el tiempo, pero llegó un momento, en octubre del 2021 –como se dijo–, en que el propio Ministerio de Economía y Finanzas manifestó claramente que no iba a seguir aportando a ese fideicomiso sobre la base de incumplimientos que se les iban reportando. Ahí fue que se dispuso la intervención de la institución y así se fueron desencadenando todos los hechos, una vez que la justicia debió intervenir ante la presunción de delitos cometidos en la administración de la institución. Es bueno decirlo porque no puede quedar esto como que un buen día, de pura maldad, el Estado comenzó a actuar para terminar con una institución señera, con la historia, como se ha dicho acá, de Casa de Galicia.

Hoy votamos este proyecto de ley porque entendemos que no pueden pagar los trabajadores de todos los niveles de la institución –médicos, no médicos, etcétera– todas las irregularidades y los problemas que hubo, que provocó que no se cumpliera con ellos, máxime cuando el Gobierno en su momento asumió el compromiso de la redistribución de los trabajadores y de darles las compensaciones que les corresponden por ley. Si ello no se ha cumplido, si los montos que se obtuvieron de los remates, etcétera, fueron menores a los previstos, creemos que en estas circunstancias y dado lo especial del caso –no es un caso común de cualquier otra empresa–, es de justicia que se vote este proyecto hoy para tratar de compensar en cierta forma una situación realmente lamentable que no hubiéramos querido transitar.

(Suena el timbre indicador del tiempo).

–Muchas gracias, señor presidente.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Puede continuar el señor senador Domenech.

SEÑOR DOMENECH.- He finalizado, señor presidente.

SEÑORA LAZO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA LAZO.- Señor presidente: en primera instancia, quiero suscribir en su totalidad el informe realizado por mi compañero de bancada, el señor senador Caggiani, quien comenzó diciendo que es probable que este no fuera el proyecto ideal o perfecto, pero que era el posible.

Además, quiero decir que por sentirme una integrante más de la sociedad uruguaya, que circunstancialmente ostenta una representación política, no vengo a golpearme el pecho con la solución, a vanagloriarme de que trajimos la solución, ni tampoco a quedar bien con nadie. No necesito hacerlo. Creo que eso tiene su génesis en no haber dudado nunca, en mis cincuenta y seis años de vida, de qué lado tenía que colocarme. Eso también implica hacerse cargo humildemente de las equivocaciones, de los errores, de ser, en alguna medida, ilusa y confiada.

Desde aquel 23 de diciembre, desde el cierre de la mutualista, desde la decisión judicial de aquel proyecto inicial del Poder Ejecutivo que solo traía un artículo y hablaba del cierre –la liquidación de Casa de Galicia–, de haber mantenido contacto con usuarios, con trabajadores, con gremios en aquella complejísima situación, en una fecha no menos compleja, pasó mucha agua bajo el puente.

Quiero recordar ahora nomás, mirando un poco los archivos –hay que resistirlos también–, que fuimos testigos de aquel día del remate del edificio de Casa de Galicia en la tarde en la que se llevó adelante, donde antes de comenzar el propio presidente de ASSE –porque en ese momento no estaba el ministro de Salud Pública, sino que, reitero, fue el presidente de ASSE– de manera breve declaraba públicamente que el Estado no iba a participar y que luego de una puja breve una institución, un prestador de salud se hacía de la mayoría de los bienes. Hay documentación en ese sentido, a través de varias solicitudes de acceso a la información pública; no estoy hablando por hablar, eso existe, pero no vengo a cobrar ningún tipo de cuenta. Lo cierto es que luego de que pasamos raya, de los esfuerzos, de haber confiado o no, todavía hay trabajadores sin trabajo y otros que están en seguro de paro que ya se les termina. Este silencio no es porque sí ni porque me haya olvidado de lo que iba a decir: hay trabajadores que ante esta situación se quitaron la vida; ¡se quitaron la vida!

Entonces, no es la solución ideal; no la es, pero fue la posible. Por eso celebro que trascendiendo discrepancias muy marcadas que tenemos con algunos de los integrantes de las bancadas, las superemos para arribar a esta solución posible que va a ser el proyecto que se plantea en el día de hoy, que da algunas garantías, que coloca plazos al Poder Ejecutivo y a los prestadores para que se hagan cargo de la absorción de trabajadores y que estos puedan cobrar lo que se les adeuda.

Voy a cerrar mi intervención diciendo –no voy a hacer uso de todos los minutos que tengo– que recuerdo todas y cada una de las entrevistas, de los contactos. Esto es sí por los trabajadores, pero también por los usuarios, porque en eso coincido con lo que expresaba el senador Domenech: hay un rasgo identitario profundo, fuerte entre los usuarios de Casa de Galicia y los trabajadores, entre la institución. Hemos sido testigos de situaciones que tuvieron que ver con el trato, con las historias clínicas de esos pacientes que aún hoy sienten que les fue, de alguna manera, arrancada la posibilidad de mantenerlo.

Fuimos testigos de la situación de muchos de los pacientes nefrológicos en los IMAE que continuaron brindando servicios tanto del lado de los trabajadores como de los usuarios y de sus familias que padecieron –y fuimos a hablar al Ministerio de Salud Pública para que los informaran–, porque se enteraban en su momento de algunas de estas situaciones a través de los medios de prensa. Llegado el momento no se les informaba directamente a los usuarios ni a los pacientes y mucho menos a los trabajadores, reitero, de estas decisiones, de un único artículo que solamente hablaba de la liquidación de Casa de Galicia que venía del Poder Ejecutivo. Se trabajó mucho. Podemos haber equivocado el camino o haber confiado en que se iba a cumplir con lo establecido en esa ley, y eso también tenemos que reconocerlo y hacernos cargo. Hoy venimos de buena fe a plantear una solución posible.

¡Ojalá sea atendida y escuchada, por lo menos, por quienes quedamos en sala y por el Poder Ejecutivo! Las responsabilidades son del Estado; el Estado debe hacerse responsable, pero estas son políticas, señor presidente, y hay que hacerse cargo de las buenas y también de las malas, con humildad, sin golpearse el pecho.

Reitero lo que dije al comienzo: vengo con la tranquilidad y la humildad de una integrante más de esta sociedad que, por no haber tenido dudas nunca acerca de en qué lado tiene que colocarse, no tiene que quedar bien con nadie.

SEÑOR MELÉNDEZ.- ¿Me permite una interrupción, señora senadora?

SEÑORA LAZO.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Puede interrumpir el señor senador Meléndez.

SEÑOR MELÉNDEZ.- Muchas gracias, señor presidente.

Comparto plenamente las palabras de la señora senadora Sandra Lazo, con quien hemos conversado mucho sobre el tema y hemos trabajado con amigos, con trabajadores y con usuarios.

Sí, el tema nos preocupa mucho. Esto es lo posible, es cierto, pero es el inicio de una solución a muchas de las injusticias cometidas en el proceso de cierre de Casa de Galicia.

Sí, fuimos ingenuos porque en alguna de las conversaciones se nos dijo que ciertas cosas que no estaban dentro de la ley iban a estar en el decreto reglamentario y encontramos que no fue así, iniciándose ahí una peregrinación grande por parte de trabajadores médicos y no médicos, funcionarios, usuarios y vecinos.

Yo, que soy de Sayago, sé que Casa de Galicia es importante para toda la zona norte; es un referente ineludible. Allí me hicieron una operación de corazón, en Casa de Galicia –en los IMAE– y me salvaron la vida. Más allá de ese agradecimiento, está el hecho de la referencia en una zona muy populosa.

En función de eso reclamo del Poder Ejecutivo, en tanto administrador del Estado, ese hacerse cargo del Estado, que somos todos: los que estamos acá, los que están en la barra y los que están afuera.

Entonces, exigimos esa responsabilidad y escuchamos con pavor la sola mención de que se vete esta iniciativa. Eso nos parece inadmisible, porque no es la ley que queremos sino la que acordamos los que, por lo menos, nos quedamos en esta casa para debatir, para ponernos de acuerdo y para discrepar, porque no todos tenemos la misma intención al aprobar esta ley, pero sí nos pusimos de acuerdo en que esta es la base inicial y mínima de respeto de todos los errores que se cometieron.

Gracias, señor presidente.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Puede continuar la señora senadora Lazo.

SEÑORA LAZO.- He finalizado mi intervención, señor presidente.

SEÑOR BERGARA.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BERGARA.- Gracias, señor presidente.

Me representan totalmente las intervenciones de nuestros compañeros de bancada y, en particular, la de la señora senadora Lazo, así que es poco lo que vamos a agregar, pero nos parece importante hacerlo.

En primer lugar, queremos recordar, como bien hacía ella, que esto nos vino como peludo de regalo, de alguna manera, a fines de un año y que se tuvo que trabajar diría que con bastante improvisación, con errores, sí.

Creo también que algún error logramos enmendar porque, de alguna manera, en el proyecto original que se aprobó habíamos desatendido algunas situaciones, por ejemplo, en materia de usuarios de Casa de Galicia. Eso nos llevó, posteriormente, a elaborar un proyecto de ley correctivo, que flexibilizó el hecho de que los usuarios pudieran pasar a otras entidades prestadoras de salud que no fueran estrictamente las que estaban enumeradas en el proyecto.

Ese es un buen ejemplo de que se trabajó con prontitud, pero sin todos los elementos sobre la mesa. De todas formas, nos hacemos cargo de haber acompañado esa propuesta y, además –reitero–, alguna corrección. Nos hacemos cargo, y por eso estamos acá, porque hay que estar acá para hacerse cargo.

Vuelvo a decir que en cuanto a la fundamentación y a la intencionalidad del proyecto de ley me representan los dichos de mis compañeros, y voy a poner el foco en que es necesario que esto se vote y que sea hoy, por supuesto. La espada de Damocles del veto del Poder Ejecutivo es lamentable. Ha habido referencias de algún miembro de este Parlamento sobre el tema, sí, pero según los medios de prensa, integrantes del Poder Ejecutivo también han planteado como una posibilidad cierta el veto a esta ley.

Por lo tanto, vuelvo a poner el foco en que no se puede pretender que todo en lo que nos podamos equivocar, todo lo que «pueda costar» –entre comillas, porque, desde la perspectiva del Estado, tanto hacer como no hacer tiene costos– sea pagado por los trabajadores; no se puede facturar con los derechos de los trabajadores. Acá no se les está regalando nada; estamos intentando que accedan a lo que tienen derecho por haber trabajado y seguir haciéndolo –los que aún pueden– ni más ni menos que en el sistema de salud.

No estamos de acuerdo con que se piense en un veto porque «estamos haciendo cuentas, pero que la factura, al final, la paguen los trabajadores». No estamos de acuerdo en este caso ni lo estuvimos en otras leyes que hemos discutido recientemente. No podemos acostumbrarnos, no podemos naturalizar la idea de que las cargas de las decisiones que se toman en la órbita del Estado terminen siendo pagadas por los trabajadores de este país. Este es un ejemplo.

Por supuesto que, con errores y todo, en aquel momento trabajamos de buena fe. ¡¿Cómo no?! Estábamos ante una circunstancia muy apremiante. Como bien se decía hace un rato, estoy seguro de que todos los legisladores trabajamos de buena fe. Por lo tanto, si el mensaje aprobado por el Poder Legislativo no se está cumpliendo, primero debería hacerse cumplir y, además, sancionarse, pero primero –reitero– debería hacerse cumplir.

Por otro lado, si el señor senador Botana presenta el aditivo de un plazo mínimo de contratación para los trabajadores de la ex Casa de Galicia en los prestadores de salud actuales –como surge, reitero, del cumplimiento de la ley aprobada–, por supuesto que lo acompañaría, porque también siento como una tomadura de pelo que un prestador de salud, acompañando las cápitas que recibe, contrate trabajadores de la ex Casa de Galicia y los despida a los dos o tres meses. Es una tomadura de pelo y violenta el espíritu de la ley que aprobamos. Entonces, si se violenta el espíritu de la ley, vayamos a la letra de una nueva ley, que los obligue a mantener durante un tiempo determinado esas contrataciones.

Reitero: acá estamos buscando una solución que no es perfecta, pero mucho menos perfecto es haber llegado a esta situación que requiere esta intervención para defender los derechos de trabajadores.

Por lo tanto, vería como algo muy lamentable que un proyecto que apunta a garantizar los derechos a los trabajadores sea vetado por el Poder Ejecutivo. También vería como algo lamentable si, como esto tiene que aprobarse en determinados plazos, hubiera chicanas o se jugara a la mosqueta en el proceso legislativo a la hora de que este proyecto pase, se trate y se apruebe en la Cámara de Representantes.

Todos tenemos que dar las garantías de que en el acuerdo político todo el Parlamento, el Senado y la Cámara de Representantes, va a aprobar esta ley y de que ‒vuelvo a decir‒ no va a ocurrir un veto del Poder Ejecutivo, que no sería otra cosa que vetar a los trabajadores de la ex Casa de Galicia el acceso al derecho más básico, que es el de que uno trabaja y que por ese trabajo debe ser remunerado.

SEÑORA KECHICHIAN.- ¿Me permite una interrupción, señor senador?

SEÑOR BERGARA.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Puede interrumpir la señora senadora Kechichian.

SEÑORA KECHICHIAN.- Me siento totalmente representada por las intervenciones de todos los miembros de esta cámara hoy.

Los señores senadores que no fuimos parte de la comisión integrada que estudió la rendición de cuentas y que sí integramos la comisión de la bancada del Frente Amplio a los efectos de recibir a todas las delegaciones que querían trasladar sus inquietudes, más de una vez recibimos a una delegación importante. Acá están los señores senadores Barrera, Meléndez, Lazo y Brenta que también eran parte de esa comisión de la bancada del Frente Amplio que recibía delegaciones, con quienes recibimos al Sindicato Médico del Uruguay, a los trabajadores y a los usuarios.

La verdad es que me siento en la obligación de mencionar, además de todo lo que se ha manifestado acá, la carga emocional dura que nos trasladaban esos trabajadores, no solo por toda una vida de trabajo terminada abruptamente, sino también porque un derecho fundamental, que es cobrar los créditos laborales, estaba siendo violado ni más ni menos que por el Estado. ¡Es increíble que hoy, en 2023, en este país, en esta democracia, créditos laborales, que son derechos inherentes a las personas, se violen alegremente porque se dice que no hay recursos! ¡A ver! ¡Busquemos los recursos!

Como bien decía la señora senadora Lazo, ante ese único artículo de «se cierra Casa de Galicia», todos empezamos a buscar soluciones: qué pasa con los usuarios y sus derechos, qué pasa con los puestos de trabajos; creo que quizá debimos ser más exigentes en la respuesta que nos tenían que dar. El señor senador Botana dice que algunos trabajadores fueron ingresados en algunas de las mutualistas elegidas por el Poder Ejecutivo para recibir las cápitas de los usuarios y, de acuerdo con la cantidad de usuarios, tomar trabajadores. Sin embargo, ¡tomaron algunos trabajadores y a los dos meses los echaron! Es realmente un escándalo, un escándalo; no hay otra manera de nombrarlo. No se cumplió con los usuarios, no se cumplió con los trabajadores.

Los médicos, por ejemplo, hicieron un planteo muy responsable porque, como hay algunos que tienen buenos salarios y otros que no solo trabajaban en Casa de Galicia, hicieron un prorrateo y establecieron que primero se llamara a los que tenían solo el trabajo de Casa de Galicia. Es decir que hubo mucha –¡mucha!– responsabilidad de los trabajadores.

(Suena el timbre indicador del tiempo).

–Por lo tanto, yo me quiero sumar a expresar que hoy este Parlamento está haciendo lo que hace la política, es decir, buscar acuerdos, consensos. ¿Es el ciento por ciento de lo que cada uno de nosotros quiere? Ni de cerca, pero es un avance. Hemos dado algún paso y alguna señal, que ojalá no sean ‒como bien dijo el señor senador Bergara‒ abortados por un veto del Poder Ejecutivo, que ya sería la frutilla de la torta del mal comportamiento que en este tema ha tenido.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Puede continuar el señor senador Bergara.

SEÑOR BRENTA.- ¿Me permite una interrupción, señor senador?

SEÑOR BERGARA.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Puede interrumpir el señor senador Brenta.

SEÑOR BRENTA.- Creo que, además, de lo que ya ha explicitado el conjunto de los señores senadores que se han expresado anteriormente, vale la pena resaltar que el 29 de octubre de 2018 se aprobó la Ley n.º 19690, que tenía precisamente como objetivo atender este tipo de situaciones, que se han dado en algunos períodos de nuestra historia lamentablemente en forma bastante reiterada. Se trata de situaciones en las cuales ha habido empresas quebradas, empresarios no quebrados y trabajadores que no han tenido la posibilidad de acceder a sus créditos laborales. Lamentablemente, después de la crisis de 2002 vivimos con mucha intensidad esta situación de empresarios que no hacían frente a las obligaciones que el Estado establece por ley y que constituyen derechos de los trabajadores, como el acceso al salario, naturalmente, o al goce del aguinaldo, al salario vacacional, etcétera. Por eso se creó este fondo de garantía que tiene antecedentes legales también en países europeos y que cuenta con el respaldo de convenios internacionales –que Uruguay también ha suscrito– y que protegen los créditos laborales, que por otra parte son prioritarios a la hora de liquidar una empresa. Por eso estas situaciones nos parecen extremadamente graves, como bien lo señalaba la señora senadora Kechichian. Tuvimos oportunidad de escuchar en forma personal relatos realmente conmovedores sobre la situación que estaban viviendo los trabajadores de la ex Casa de Galicia. También escuchamos durante años los relatos de otros trabajadores que se enfrentaron a circunstancias similares.

Por lo expuesto, nos parece que este proyecto de ley que estamos considerando es una herramienta adecuada para subsanar esta tremenda injusticia que se ha cometido, que ha sido detallada largamente por los compañeros que han intervenido anteriormente, pero no solo por el incumplimiento de los créditos laborales, sino también por el compromiso de generar opciones laborales genuinas para aquellos que perdieron sus puestos de trabajo por la decisión tomada por el Poder Ejecutivo en ese momento. Pienso que la redacción que se está afinando en este momento descarta cualquier posibilidad de chicana jurídica. No quiero ya ni siquiera hacer referencia a la posibilidad de un veto. No encuentro la forma de calificar que el Poder Ejecutivo utilice la herramienta del veto para impedir que los trabajadores se hagan cargo...

(Suena el timbre indicador del tiempo).

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Puede continuar en el uso de la palabra, señor senador.

SEÑOR BRENTA.- Se me hace impensable o no quiero creer en la posibilidad de que se use la herramienta del veto del Poder Ejecutivo para evitar que los extrabajadores de Casa de Galicia se hagan de sus derechos y de sus créditos laborales. Por lo tanto, creo que esta redacción descarta cualquier posibilidad de argumentar razones jurídicas. Considero que aquí hay una decisión política contundente del Senado, que debe ser respetada por el Poder Ejecutivo. Por tanto, debe cumplirse con las obligaciones laborales en su totalidad porque los extrabajadores de Casa de Galicia tienen derecho a percibir sus créditos.

Muchas gracias.

SEÑOR CASTILLO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR CASTILLO.- Gracias, señor presidente.

Hoy es un día raro. Algunos señores senadores que intervinieron antes que nosotros lo calificaron de día triste o de día amargo. Creo que en realidad es un día raro. No era esta, señor presidente, la forma en la que queríamos ser mayoría parlamentaria; era otra, pero las circunstancias han hecho que la bancada mayoritaria de este Parlamento, en la jornada de hoy, sea la del Frente Amplio. Si nosotros tuviéramos la misma actitud cada vez que nos sintamos en minoría, no estaríamos casi nunca presentes acá. En la mayor parte de esta legislatura, de estos largos tres años y medio de gestión, independientemente de los argumentos, de las propuestas, de las iniciativas que ha habido, no se han tenido en cuenta las nuestras.

En algunas cuestiones, a pesar de que no son iniciativas nuestras y ni siquiera compartimos los criterios o la concepción de los proyectos de ley, como se hizo en esta misma jornada, en proyectos que se aprobaron anteriormente, hicimos la salvedad, pero dimos el voto para no perjudicar a otros estamentos de la sociedad, a otras personas, a otros trabajadores.

Parece raro que en la misma sesión del Senado de hoy en algunos momentos las intervenciones pasen de cantar loas a los sindicatos y a los trabajadores, diciendo qué bien que hicieron para aprobar determinados proyectos, pero acto seguido se discute otro tema y no se tiene en cuenta lo que piensan los trabajadores. Es raro; es una jornada en la que realmente cuesta entender en qué lógica estamos pensando.

Todavía es más raro que al empezar el tema en discusión –que estaba en el orden del día y se coloca por la mayoría en el Senado– se anuncie que se van a retirar, diciendo que, independientemente de lo que los hombres y las mujeres que integramos este ámbito podamos elaborar y proponer, no se va a tener en cuenta y puede ser vetado, perjudicando a los trabajadores. No compartimos esta forma de gobernar; no compartimos esta forma de legislar.

A pesar de que nosotros mismos en lo individual hemos manifestado en nuestra bancada tener reparos, por sobre todas las cosas hemos puesto aquí en cuestión arriba de la mesa cuál era el mal menor, cuál era la solución, cuál era la propuesta alternativa que teníamos que buscar entre todos para tener una respuesta efectivamente antes de que vencieran los plazos, antes de que se alargara la agonía para muchos trabajadores.

Quiero decir que a mí me cuesta interpretar algunas intervenciones cuando se intenta equiparar el Estado con el Gobierno, porque no son la misma cosa. Una cosa es el Estado –como bien se afirmaba en algunas intervenciones recientemente–, que somos todos, y otra cosa es el Gobierno, que es el responsable de administrar transitoriamente el Estado. Lo que no compartimos en este momento es la falta de respuesta que tiene el Gobierno frente a este tema.

No estamos discutiendo la mejor ley ni tenemos frente a nosotros el mejor proyecto, pero seguramente es mejor que la no solución que se ha propuesto en este tema para un conjunto de trabajadores y trabajadoras. Esto es lo que también discutíamos nosotros cuando intercambiábamos los puntos de vista en nuestra bancada. Capaz que no es la mejor propuesta. Seguramente que con el diario del lunes, después, alguien podrá decirnos que «se podría haber propuesto; se podría haber dicho; se podría haber elaborado», pero alcanzamos una propuesta de consenso y esto es lo que saludamos en esta jornada los que nos hemos mantenido en sala para respetar la agenda y el orden del día.

Capaz que dentro de los contenidos después uno vea que no se cubren todos los créditos laborales, todo lo que habían ganado los trabajadores, pero lo cierto es que hoy muchos no tienen nada, ni siquiera para ponerse a discutir si había más tiempo para una alternativa. Capaz que se quedan por el camino algunos de los beneficios, que no son más que derechos que los trabajadores a lo largo de su vida laboral van conquistando, que los ganaron con derecho, pero de la misma forma en que hay que hacer renuncias también hay que decir que, frente a una propuesta o iniciativa de estas características, capaz que el Ministerio de Economía y Finanzas tendría que agudizar el ingenio para asegurar los fondos de los créditos laborales y que estos finalmente se efectivicen.

Nos preguntábamos nosotros y lo han preguntado varios integrantes de esta sala en la jornada de hoy: ¿si no es esta, cuál es la alternativa? Estamos debatiendo y discutiendo esto no porque nadie haya querido; seguramente lo que no queríamos era que se cerrara Casa de Galicia; seguramente lo que no queríamos era llegar a una situación de estas características; seguramente esto no se resolvía solo con un aplauso, porque en algún momento para los trabajadores y las trabajadoras de la salud se les pedía un aplauso. Ahora no tienen el aplauso, no tienen el trabajo, no tienen el salario y estamos peleando por los derechos.

Nosotros no vemos propuesta alternativa de parte del Gobierno, que anunció que se venía a hacer cargo de todas las cosas, pero en algunas no. En algunos casos, como este, no es lo que está ocurriendo.

La verdad es que nosotros hubiésemos preferido que el Gobierno se hiciera cargo para hacer respetar la ley y que los organismos de contralor hubiesen funcionado para exigirles a las distintas empresas prestadoras de servicios de salud, a las distintas instituciones, que cumplieran con el acuerdo y capaz que no estábamos en esta situación, pero ello no ha ocurrido hasta este momento en que estamos hablando.

Señor presidente: queremos decir que nuestra preocupación hoy está en que esto efectivamente se pueda llevar adelante y cumplir, es decir, buscar la voluntad política, construirla para llevar adelante el proyecto de ley que vamos a estar proponiendo en la jornada de hoy. Tenemos la preocupación de que se respeten los acuerdos, tanto políticos, a nivel parlamentario, como los que luego se convierten en ley y son promulgados, así como también los convenios colectivos, que son los que rigen los derechos de los trabajadores en todo centro de trabajo, tales como los que tienen los agremiados en Casa de Galicia en su federación de trabajadores, la FUS, en el Sindicato Médico del Uruguay o también los que tienen los agremiados en la Federación de Funcionarios de Salud Pública. El tema está en que no se genere un problema y no se transforme en pelea o en una lucha entre trabajadores contra trabajadores cuando se comiencen a aplicar algunas de las resoluciones para buscar una solución en donde no la hubo antes.

Por lo tanto, aquí hay que poner algunos énfasis. Nosotros quisiéramos poner el énfasis también en que el espíritu de lo que estuvimos debatiendo y discutiendo es para encontrar una solución en donde no la había hasta ahora, y para encontrar una propuesta que zanje un vacío que hay, que no se está llenando. La prioridad debe ser para los que no tienen trabajo hoy día y para los que todavía no han cobrado un solo peso de lo que le corresponde. Apelamos a los responsables para ejecutar efectivamente la resolución y hacer cumplir los derechos de todos.

SEÑOR RUSSI.- ¿Me permite una interrupción, señor senador?

SEÑOR CASTILLO.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Puede interrumpir el señor senador.

SEÑOR RUSSI.- Me parece que no podía dejar de hacer algunos comentarios, por lo que representó Casa de Galicia para quienes, como médicos, trabajamos en las zonas de La Paz, Las Piedras, Colón, Sayago. Fue una institución de referencia para todos nosotros cuando no existían las emergencias móviles, cuando el interior no estaba muy desarrollado y salíamos con algún paciente con dificultades importantes o cuando no llegábamos a Montevideo. En esas situaciones, Casa de Galicia estaba allí, de alguna manera, para ser una posta, y muchas veces recurrimos a ese centro donde nos dieron la atención que merecía y reclamaba el paciente.

Obviamente, vivimos muchas etapas, y nos parecía imposible que Casa de Galicia pudiera transcurrir en los caminos que transcurrió. Frente al cierre de Casa de Galicia muchos nos sentimos perplejos y muchos fueron perjudicados, pero, fundamentalmente, los afiliados y los trabajadores, médicos y no médicos, fueron, quizás, los que más soportaron el peso del cierre.

Sin duda, me veo representado por todo lo que hablaron mis compañeros y también los senadores que están presentes. Creo importante decir que reconozco el valor y el trabajo que este grupo de senadores hicieron a través de este proyecto que, como bien dijeron, quizás no cumple con todas las expectativas, pero es sí una respuesta, tal vez la primera, a una situación. Obviamente, quedan en el debe muchas cosas por las que seguir trabajando, investigando y buscando la verdad, porque no nos quedamos conformes por la manera en que se desarrollaron los hechos y peor aún, con cómo se siguen desarrollando ahora, cuando vemos desperdigados los pacientes y, fundamentalmente, cuando vemos en ellos una institución que pagó muy poco por lo mucho que se llevó. Creo que nosotros tenemos el sentimiento de que debemos profundizar en qué es lo que ocurrió y qué es lo que va a ocurrir, pero no para buscar solamente culpables, sino también para ser transparentes y quedarnos tranquilos de que, en definitiva, los trabajadores y los afiliados merecen una respuesta con absoluta transparencia y claridad de qué fue lo que ha pasado en esa institución señera.

Quizás hay muchos trabajadores que hoy sienten que no tienen una respuesta completa a sus aspiraciones, pero esto es lo que se logró, es un punto de partida. De alguna manera, me siento reconfortado de ver cómo senadores de diferentes fuerzas pudieron trabajar como lo hicieron y lograr un proyecto de ley que, en definitiva, va a llevar tranquilidad para muchos de los trabajadores que hoy nos acompañan aquí.

Gracias, señor presidente.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Puede continuar el señor senador Castillo.

SEÑOR CASTILLO.- He terminado, señor presidente.

SEÑOR STRANEO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR STRANEO.- Señor presidente: no voy a usar ningún calificativo, pero sí puedo asegurar al Cuerpo que hoy no ha sido un día sencillo; diría que ha sido complejo y difícil, especialmente para estos dos senadores. Lo expresaba muy bien la señora senadora Bianchi antes de tomar la decisión que ha adoptado nuestra bancada, en cuanto a que no habiendo consenso y en virtud de los hechos que se han dado, se ha tomado la resolución que todos conocemos.

Nos hubiera gustado estar votando el proyecto de ley presentado por el señor senador Botana, pero la Comisión de Asuntos Laborales y Seguridad Social ha tomado el camino de este texto sustitutivo presentado por el Frente Amplio, que ha sido acompañado por el partido Cabildo Abierto.

(Ocupa la presidencia el señor Guillermo Domenech).

–Dado ese escenario, con el señor senador Botana entendimos que era preceptivo que la bancada de gobierno estuviera presente acompañando esta iniciativa que tiene puntos de contacto y en común en el origen, que fue el proyecto presentado por él, pero además –coincidimos con algunos de los senadores preopinantes– porque la discusión debemos darla en sala.

Como legisladores del partido de gobierno nos corresponde entender que la decisión que tomamos de sostener este proyecto, y especialmente de quedarnos en sala en la discusión, tiene que ir de la mano con el respaldo de la decisión sobre la base de argumentos sólidos, pero sobre todo con el sentido de responsabilidad y de compromiso que esta situación conlleva.

Hablamos de una situación traumática. No voy a ahondar en una serie de fundamentos y de hechos que fueron debidamente expresados por los demás senadores, que realmente son dolorosos y difíciles de entender cuando uno no los vive, pero sí tenemos la obligación de comprenderlos y, por sobre todas las cosas, tratar de dar una solución dentro del límite de nuestras posibilidades. Hoy no podemos incurrir en un acto que exceda lo estrictamente legislativo y caer en el simplismo demagógico de decir que lo vamos a solucionar para quedar bien con alguien, porque lejos estamos de hacer eso. Lo que estamos haciendo con el señor senador Botana hoy es mantener la coherencia que tuvimos desde aquel 14 de febrero de 2022, cuando no acompañamos la Ley n.º 20022 que, en definitiva, terminó siendo la estocada final a lo que fue Casa de Galicia, para llegar hoy, en este día de octubre, a dar una resolución final.

Hoy, nuestro Gobierno ha tratado de hacernos entender por todos los medios que hay soluciones arriba de la mesa que han sido planteadas y que es necesario reconocer porque son válidas; por ejemplo, la creación de la bolsa de trabajo o toda la actuación ante el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Hay que reconocer el esfuerzo de esta cartera y del Ministerio de Economía y Finanzas, hay que destacar que la comisión de seguimiento funcionó, que hay actas del Consejo Superior Tripartito, de abril de 2022, y después actas más recientes, en las que consta que el Gobierno, con fundamentos, sostiene que ha tratado de dar soluciones a este tema. Esto debemos ponerlo arriba de la mesa y tenerlo en cuenta, así como la postura del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, especialmente cuando refiere a las actas del 6 de julio de 2023; creo que también es cierto y no podemos dejar de considerarlo.

Ahora bien, los hechos no son ajenos a su concatenación exacta, a cómo se han sucedido y a cómo llegamos, en definitiva, a la conclusión de por qué estamos acompañando esta normativa. Tenemos que remontarnos a octubre de 2021, cuando se dispuso la intervención administrativa de Casa de Galicia, que en principio era por un año. Esto suponía que ya había una situación de insolvencia natural por parte del prestador de salud que ameritaba que se tomaran recaudos. El Ministerio de Salud Pública tomó una decisión que fue el puntapié para el desencadenamiento de por qué estamos firmes, el señor senador Botana y quien les habla, sosteniendo este proyecto de ley, en el entendido de que debemos dar una solución.

El 26 de octubre se dispuso la intervención y el desplazamiento de sus autoridades; después, el 18 de noviembre, el juez de concurso dispone el desplazamiento de las autoridades del Ministerio de Salud Pública y se designa un síndico –ustedes saben cómo es la Liga de Defensa Comercial–, pero hasta el 23 de diciembre –un mes y unos días más– Casa de Galicia quedó en una especie de nebulosa, en una incertidumbre judicial y legal. Esta incerteza, por supuesto, comprende a todos, a los trabajadores y a los usuarios.

(Ocupa la presidencia el señor José Carlos Mahía).

–Por último, el juez de la causa dispuso el cese inmediato de las actividades de Casa de Galicia, a excepción del IMAE. Evidentemente, este fue el disparador para que Casa de Galicia no pudiera seguir funcionando. De acuerdo con la relación de los hechos, debemos agregar que el 29 de enero cesó la vigencia del certificado especial del Banco de Previsión Social, lo que implicó que Casa de Galicia no pudiese presentarse frente al Estado, a la Junta Nacional de Salud y percibir sus ingresos por las cápitas. Como muy bien relataba el señor senador Botana, se dieron las consecuencias concursales subsiguientes, hasta que el 16 de febrero de 2022 se declaró rescindido el contrato por parte de la Junasa. Este fue el detonante para que, en conjunto con la ley que votamos el 14 de febrero, nos encontráramos en este escenario.

¿Qué quiere decir esto? Es verdad que el Gobierno –como se ha sostenido– no es el empleador de los exempleados o funcionarios de Casa de Galicia. ¡Es cierto! El Gobierno –quizá se pueda defender con argumentación jurídica y legal sólida– no es el responsable directo o el obligado principal a pagar todos los activos que le corresponden a sus trabajadores, pero la secuencia y la concatenación de los actos que hemos desarrollado, hacen que el Estado sea el responsable. Por definición, el Estado comprende al Gobierno. Las acciones del Poder Judicial, de los ministerios de Salud Pública, de Economía y Finanzas, y de Trabajo y Seguridad Social no podemos tomarlas como hechos aislados que nada tengan que ver con esta secuencia. Eso es lo que nos circunscribe a la situación en la que nos encontramos hoy, en la que quienes integramos la bancada del Partido Nacional entendíamos que debíamos dar una solución. No somos quiénes para calificar ningún tipo de conducta o de decisión política que se haya tomado. ¡Lejos estamos de eso! Sí entendíamos que era preceptivo dar una solución. El camino del entendimiento ha llevado a que dos senadores del Partido Nacional deban dar el visto bueno a un proyecto de ley en minoría, como bien decía el señor senador preopinante. Estamos ante una cámara cuya mayoría no es de la coalición republicana del Gobierno, sino de los senadores del Frente Amplio, de la oposición y no nos tiembla el pulso al darle el apoyo a este proyecto de ley, aunque no sea el que en su momento sustentó, apoyó, defendió y presentó, ante todas las instancias correspondientes frente al Gobierno, el señor senador Botana.

Es cuanto queríamos dejar expresado, señor presidente. Además, los aditivos que se acaban de anunciar refieren a que las mutualistas comprendidas en los convenios colectivos y en la Ley n.° 20022 cumplan a carta cabal lo votado el 14 de febrero.

Muchas gracias, señor presidente.

SEÑOR NUNES.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR NUNES.- Gracias, señor presidente.

Si estamos considerando hoy este proyecto de ley es porque la Ley n.° 20022, aprobada oportunamente, en primer lugar no se cumplió en todos sus términos, como aquí se ha reconocido. Sí hay instituciones que han absorbido socios pero no han completado la nómina correspondiente de extrabajadores de Casa de Galicia o si ha habido extrabajadores que han sido incorporados y luego rápidamente cesados es porque la ley no se ha cumplido plenamente en todos sus términos. Si, además, ha habido dificultades para el seguimiento de la norma, también es porque no se ha cumplido.

En segundo lugar, lo aprobado no es suficiente y no da respuesta a todos los problemas surgidos. Por lo tanto, creo que es absolutamente pertinente que el Parlamento nacional –que ya intervino justamente con la aprobación de la Ley n.° 20022 y no lo hizo distanciado del Poder Ejecutivo, sino que su elaboración contó también con su participación y con su visto bueno– hoy vuelva a tomar cartas en el asunto para tratar de brindar alguna solución.

Lamentablemente, quizás esta no sea la norma que esperaba el Poder Ejecutivo, pero el Parlamento es un poder independiente y tiene su integración y sus mayorías. Si bien se ha hecho cada vez más habitual que el Parlamento funciona casi mecánicamente, respaldando las iniciativas del Poder Ejecutivo, en realidad aquí tenemos otro espacio, otra integración, y nuestro derecho, nuestra autonomía e independencia para tomar las decisiones que entendamos más convenientes. Yo creo que sería muy bueno y democrático que el Poder Ejecutivo respetara esa independencia del Poder Legislativo y, en la medida en que aquí lleguemos a una resolución, la implemente, más allá de las diferencias que pueda tener con ella.

Mediante esta norma no estamos respondiendo al cien por ciento de los planteos de las extrabajadoras y de los extrabajadores de Casa de Galicia, pero estamos dando algunas respuestas importantes. En primer lugar, estamos asegurando, con cargo a rentas generales, el cobro de una parte significativa de los créditos laborales que, como bien se decía acá, son derechos adquiridos. En segundo lugar, estamos tratando de asegurar que todos quienes perdieron su trabajo y aún no lo han recuperado, puedan hacerlo.

A su vez –y es algo que valoramos mucho– se está estableciendo una sanción para aquellas instituciones que absorbieron socios pero no cumplen con el compromiso de absorber trabajadores. Creo que es muy importante que se cumpla con esa fiscalización y que las obligaciones y las cargas no sean solo para las trabajadoras y los trabajadores.

Luego le ponemos un plazo al Poder Ejecutivo para que dé cumplimiento y se integre una comisión plural, con representantes de los distintos actores, para el seguimiento y el control.

Creo que desde ese punto de vista es una norma positiva y buena.

No nos dice que no tengamos que seguir con este asunto, que no tengamos que prestar atención a este asunto y seguramente sería interesante que pudiéramos seguir con su tratamiento porque acá estamos resolviendo y atendiendo el problema, o parte del problema, de las trabajadoras y de los trabajadores, pero también está el tema de los usuarios y de la calidad de los servicios que están recibiendo quienes fueron usuarios de Casa de Galicia y que hoy están en otras instituciones. Entonces, también sería bueno que desde el Poder Ejecutivo y, si cabe, desde nuestra parte, se tenga alguna iniciativa para asegurar que se cumpla en todos sus términos con la calidad de asistencia a la que tienen derecho los usuarios que fueron sumamente perjudicados por el cierre de esta institución.

En ese sentido, creo que es un paso muy importante el que hoy estamos dando con esta norma y creo que hay que viabilizarla para que se pueda resolver en tiempo y forma en la Cámara de Representantes. A su vez, creo que este no es el punto final a los problemas ocasionados por el cierre de esta institución tan importante, como fue Casa de Galicia, y bien haríamos en seguir presentes para que se cumpla con los derechos de las trabajadoras y de los trabajadores, pero también con los derechos de los usuarios.

Muchas gracias, señor presidente.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Quiero aclarar los términos del procedimiento a seguir. En primer lugar, votaremos en general el proyecto de ley. Luego, en la discusión particular, vamos a ir artículo por artículo porque hay sustitutivos de los artículos 2.°, 6.°, 7.° y 8.°.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar en general.

(Se vota).

–17 en 17. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En discusión particular.

Léase el artículo 1.º.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Artículo.- Créase en el Banco de Previsión Social un fondo adicional para el pago de créditos laborales post concursales (sueldos o jornales, licencias, sumas para el mejor goce de la licencia anual, aguinaldo, e indemnización por despido legal, en cuanto correspondan y la multa prevista en el artículo 29 de la Ley Nº 18.572, del 13 de setiembre de 2009) de la ex mutualista Casa de Galicia a efectos de dar cumplimiento a lo previsto en la Ley Nº 19.690, de 29 de octubre de 2018 y que no han sido cubiertos con el producido del concurso de dicha institución».

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- En consideración.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–17 en 17. Afirmativa. UNANIMIDAD.

SEÑOR CAGGIANI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).-.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR CAGGIANI.- Señor presidente: solicitamos votar en bloque en forma negativa los artículos 2.°, 6.°, 7.° y 8.°, y posteriormente considerar los sustitutivos.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar la moción presentada.

(Se vota).

–17 en 17. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En consideración los artículos 2.°, 6.°, 7.° y 8.°.

Si no se hace uso de la palabra, se van a votar.

(Se vota).

–0 en 17. Negativa.

Léase el artículo 2.° sustitutivo.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Artículo.- Dicho fondo, en aplicación de lo dispuesto por el inciso tercero in fine del artículo 10 de la Ley Nº 19.690, de 29 de octubre de 2018, a efectos de garantizar el monto previsto en su artículo 8º y lo dispuesto en el artículo 3º de la presente ley, se constituirá con transferencias provenientes de rentas generales y en el aporte del Fondo de Garantía de Créditos Laborales».

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- En consideración.

SEÑOR DOMENECH.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR DOMENECH.- Señor presidente: consulto si en la redacción no habría que suprimir la preposición «en» y dejar «y el aporte del Fondo de Garantía de Créditos Laborales».

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el artículo 2.º con la modificación de redacción propuesta por el señor senador Domenech.

Se va a votar.

(Se vota).

–17 en 17. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Léase el artículo 3.º del proyecto de ley sustitutivo.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Artículo.- Los créditos laborales referidos en la presente ley se garantizarán hasta por un máximo equivalente a UI 105.000 (ciento cinco mil unidades indexadas) por trabajador y deberán ser abonados en un único pago en el plazo máximo de ciento ochenta días desde la promulgación de la presente ley».

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- En consideración.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–17 en 17. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Léase el artículo 4.º del proyecto de ley sustitutivo.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Artículo.- Los importes recuperados por aplicación del artículo 12 de la Ley Nº 19.690, de 29 de octubre de 2018, serán reintegrados a rentas generales».

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- En consideración.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–17 en 17. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Léase el artículo 5.º del proyecto de ley sustitutivo.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Artículo.- Otórguese al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y al Ministerio de Salud Pública, un plazo de treinta días a partir de la promulgación de la presente ley a efectos de verificar el cumplimiento de lo dispuesto en los artículos 4º y 5º de la Ley Nº 20.022, de 14 de febrero de 2022».

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- En consideración.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–17 en 17. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Léase el artículo 6.º del proyecto de ley sustitutivo.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Artículo.- Las instituciones prestadoras de salud que hubieren incumplido lo dispuesto en la Ley Nº 20.022, de 14 de febrero de 2022 y sus decretos reglamentarios, serán multadas por el Ministerio de Salud Pública procediendo este al descuento del 50 % (cincuenta por ciento) del valor de las cápitas recibidas por la distribución de socios establecida en la referida norma legal, por el tiempo que dure el incumplimiento».

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- En consideración.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–17 en 17. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Léase el artículo 7.º del proyecto de ley sustitutivo.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Artículo.- Los ex trabajadores de Casa de Galicia que aún no hayan sido reinsertados por las instituciones prestadoras de salud obligadas a ello, por la Ley Nº 20.022, de 14 de febrero de 2022, deberán ser contratados por la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) o por las instituciones comprendidas en el artículo 2º de la citada norma legal, en un plazo máximo de sesenta días, en los términos y condiciones que fije la reglamentación tomando en cuenta entre otros aspectos el domicilio del trabajador, conocimientos, aptitudes, antigüedad, categorías laborales y condiciones generales, priorizándose aquellos trabajadores que a la fecha se encuentran en situación de desempleo y no tengan ningún tipo de vínculo con ASSE.

Las instituciones prestadoras de salud que hayan absorbido exfuncionarios en el marco del artículo 4º de la Ley Nº 20.022, de 14 de febrero de 2022, deberán mantener a los mismos por un plazo mínimo de dos años a partir de su ingreso, respetando la categoría laboral, carga horaria, condiciones laborales en general y remuneración que tenían en Casa de Galicia».

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- En consideración.

SEÑOR CAGGIANI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR CAGGIANI.- Señor presidente: quisiera hacer una pequeña corrección en el último párrafo donde dice: «Las instituciones prestadoras de salud que hayan absorbido exfuncionarios en el marco del artículo 4º de la Ley Nº 20.022…», debería establecerse: «Las instituciones prestadoras de salud que hayan absorbido exfuncionarios no médicos en el marco del artículo 4.º de la Ley Nº 20.022…».

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).-Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el artículo 7.º con la modificación propuesta por el señor senador Caggiani.

(Se vota).

–17 en 17. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Léase el artículo 8.º sustitutivo.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Artículo.- Créase una Comisión honoraria integrada por un representante del Ministerio de Salud Pública, un representante del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, un representante del Ministerio de Economía y Finanzas, un representante de la Federación Uruguaya de la Salud, un representante de los ex trabajadores de Casa de Galicia y un representante del Sindicato Médico del Uruguay, que se encargará de la supervisión del cumplimiento de la presente ley».

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- En consideración.

SEÑOR BOTANA.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BOTANA.- Señor presidente: el Poder Ejecutivo no debe quedar en minoría en una comisión de seguimiento. No hay ningún problema de que quede en igualdad de número por lo cual hemos acordado que la comisión honoraria esté integrada por un representante del Ministerio de Salud Pública, dos representantes del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, un representante del Ministerio de Economía y Finanzas, un representante de la Federación Uruguaya de la Salud, dos representantes de los extrabajadores de Casa de Galicia y un representante del Sindicato Médico del Uruguay que se encargará de la supervisión del cumplimiento de la presente ley. O sea, del Poder Ejecutivo serían dos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, uno del Ministerio de Salud Pública y uno del Ministerio de Economía y Finanzas; del ámbito social serían dos extrabajadores de Casa de Galicia, uno del Sindicato Médico del Uruguay y uno de la Federación Uruguaya de la Salud.

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Le agradezco dé lectura al texto para que quede registrada su propuesta en la versión taquigráfica.

SEÑOR BOTANA.- «Artículo 8º.- Créase una Comisión honoraria integrada por un representante del Ministerio de Salud Pública, dos representantes del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, un representante del Ministerio de Economía y Finanzas, un representante de la Federación Uruguaya de la Salud, dos representantes de los ex trabajadores de Casa de Galicia y un representante del Sindicato Médico del Uruguay, que se encargará de la supervisión del cumplimiento de la presente ley».

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el artículo 8.º con la redacción que acaba de leer el señor senador Botana.

(Se vota).

–17 en 17. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda aprobado el proyecto de ley, que se comunicará a la Cámara de Representantes.

(Texto del proyecto de ley aprobado).

16) LEVANTAMIENTO DE LA SESIÓN

SEÑOR PRESIDENTE (José Carlos Mahía).- No habiendo más asuntos, se levanta la sesión.

(Así se hace, a las 21:06, presidiendo el señor Mahía y estando presentes los señores senadores Barrera, Bergara, Botana, Brenta, Caggiani, Della Ventura, Domenech, García, Kechichian, Lazo, Manini Ríos, Meléndez, Moreira, Nunes, Russi y Straneo).

BEATRIZ ARGIMÓN Presidenta

Gustavo Sánchez Piñeiro Secretario

Victoria Vera Prosecretaria

María Alcalde Directora general del Cuerpo de Taquígrafos

Control División Diario de Sesiones del Senado

Diseño División Diseño e Impresión del Senado

Linea del pie de página
Montevideo, Uruguay. Poder Legislativo.