Retorno a página principal

N.º 42 - TOMO 643 - 18 DE OCTUBRE DE 2023

REPÚBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY

DIARIO DE SESIONES

DE LA

CÁMARA DE SENADORES

CUARTO PERÍODO ORDINARIO DE LA XLIX LEGISLATURA

42.ª SESIÓN ORDINARIA

PRESIDE BEATRIZ ARGIMÓN Presidenta

ACTÚAN EN SECRETARÍA GUSTAVO SÁNCHEZ PIÑEIRO Y JOSÉ PEDRO MONTERO, SECRETARIOS, Y VICTORIA VERA Y ADRIÁN JURI, PROSECRETARIOS

SUMARIO

1) Texto de la citación

2) Asistencia

3) Asuntos entrados

4) Inasistencias anteriores

– Por Secretaría se da cuenta de las inasistencias registradas a las anteriores convocatorias.

5), 8), 11) y 15) Solicitudes de licencia e integración del Cuerpo

– El Senado concede las licencias solicitadas por los señores senadores Niffouri, Da Silva, Nane, Andrade, Mahía y Camy.

– Quedan convocados los señores senadores Saravia, Silva, Russi, Castillo, Curutchet y Álvarez.

 6) 15 de octubre, Día Internacional de las Mujeres Rurales

– Manifestaciones de la señora senadora Rodríguez.

• Por moción de la señora senadora, el Senado resuelve enviar la versión taquigráfica de sus palabras a Presidencia de la República, a la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo, al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, a la Asociación de Mujeres Rurales del Uruguay, al INAC, al INIA, a la FAO, al Inase, al Inale, al Inavi, al Instituto Nacional de Colonización, al Mevir, al Plan Agropecuario, a la Red de Grupos de Mujeres Rurales, a todos los ministerios, juntas departamentales e intendencias, y a todos los medios de prensa del país.

7) Incendios forestales

– Manifestaciones del señor senador Straneo.

• Por moción del señor senador, el Senado resuelve enviar la versión taquigráfica de sus palabras a la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca, al Poder Ejecutivo y al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.

9) Doscientos treinta aniversario del proceso fundacional de la ciudad de Rocha

– Proyecto de ley por el que se declara el 23 de noviembre de 2023 feriado no laborable para esa ciudad del departamento de Rocha.

• Sancionado. Se comunicará al Poder Ejecutivo.

10), 12), 14) y 16) Banco Hipotecario del Uruguay y Agencia Nacional de Vivienda

– Proyecto de ley por el que se establecen normas para deudores en UR.

• Aprobado. Se comunicará a la Cámara de Representantes.

13) Prórroga de la hora de finalización de la sesión

• Por moción de la señora senadora Bianchi, el Senado así lo resuelve.

17) Fideicomiso II de la Seguridad Social.

– Por moción de los señores senadores Bianchi, Methol, Coutinho y Della Ventura, el Senado resuelve declarar urgente y pasar a considerar el proyecto de ley relacionado con la opción de revocar el artículo 8.° de la Ley n.° 16713 para quienes se encuentren amparados por la legislación vigente.

• Aprobado. Se comunicará a la Cámara de Representantes.

18) Proyecto presentado

– La bancada de senadores del Frente Amplio presenta un proyecto de declaración ante la escalada de violencia en el conflicto entre Israel y Palestina, particularmente en la zona de la Franja de Gaza.

• Pasa a la Comisión de Asuntos Internacionales.

– Manifestaciones de varios señores senadores.

19) Maestro Luis Alberto Casaballe

– Proyecto de ley por el que se designa con su nombre la Escuela n.° 67 del departamento de Tacuarembó.

• Sancionado. Se comunicará al Poder Ejecutivo.

20) Petrona Viera

– Proyecto de ley por el que se designa con su nombre el Liceo n.° 75 del departamento de Montevideo.

• Sancionado. Se comunicará al Poder Ejecutivo.

21) Juana Roselló de Nieves

– Proyecto de ley por el que se designa con su nombre la Escuela n.° 47 del departamento de Maldonado.

• Sancionado. Se comunicará al Poder Ejecutivo.

22) Maestra Tamar Liria Gándara Rodríguez

– Proyecto de ley aprobado en nueva forma por la Cámara de Representantes.

• Sancionado. Se comunicará al Poder Ejecutivo.

23) Solicitudes de venia del Poder Ejecutivo para destituir de sus cargos a dos funcionarios

• Concedidas.

24) Llamado a sala al señor ministro del Interior, Luis Alberto Heber

• La presidenta del Cuerpo informa que se realizará el 24 de octubre a partir de las 10:00.

25) Levantamiento de la sesión

1) TEXTO DE LA CITACIÓN

«Montevideo, 17 de octubre de 2023

La CÁMARA DE SENADORES se reunirá en sesión ordinaria, mañana miércoles 18 de octubre, a las 09:30, a fin de informarse de los asuntos entrados y considerar el siguiente

Orden del día

Discusión general y particular de los siguientes proyectos de ley:

1) por el que se declara feriado no laborable el 23 de noviembre de 2023 para las personas nacidas o radicadas en la ciudad de Rocha, con motivo de conmemorarse los doscientos treinta años de su proceso fundacional.

Carp. n.º 1102/2023 - rep. n.° 779/0/2023

2) por el que se establecen normas para deudores en UR del Banco Hipotecario del Uruguay y de la Agencia Nacional de Vivienda.

Carp. n.º 675/2022 - rep. n.° 780/0/2023

3) por el que se designa Maestro Luis Alberto Casaballe la Escuela n.° 67 del departamento de Tacuarembó.

Carp. n.º 1070/2023 - rep. n.° 771/0/2023

4) por el que se designa Petrona Viera el Liceo n.° 75 del departamento de Montevideo.

Carp. n.° 1061/2023 - rep. n.° 770/0/2023

5) por el que se designa Juana Roselló de Nieves la Escuela n.º 47 del departamento de Maldonado.

Carp. n.º 1071/2023 - rep. n.° 772/0/2023

6) Discusión única de un proyecto de ley, aprobado en nueva forma por la Cámara de Representantes, por el que se designa Maestra Tamar Liria Gándara Rodríguez la Escuela n.° 74 del departamento de Soriano.

Carp. n.º 568/2021 - rep. n.° 773/0/2023

7) Informe de la Comisión de Asuntos Administrativos relacionado con la solicitud de venia remitida por el Poder Ejecutivo a fin de destituir de su cargo a un funcionario del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.

Carp. n.º 1052/2023 - rep. n.° 769/0/2023

8) Informe de la Comisión de Asuntos Administrativos relacionado con la solicitud de venia remitida por el Poder Ejecutivo a fin de destituir de su cargo a un funcionario del Ministerio de Economía y Finanzas.

Carp. n.º 1065/2023 - rep. n.° 768/0/2023

José Pedro Montero Secretario - Gustavo Sánchez Piñeiro Secretario».

2) ASISTENCIA

ASISTEN: los señores senadores Asiaín, Barrera, Batlle, Bergara, Bianchi, Bica, Blás, Botana, Caggiani, Camy, Carrera, Castillo, Coutinho, Della Ventura, Domenech, Lazo, Mahía, Meléndez, Methol, Nunes, Olivera, Peña, Rodríguez, Rubio, Russi, Sanguinetti, Saravia, Sequeira, Silva y Straneo, e ingresan posteriormente, por licencia de los titulares respectivos, los señores senadores Curutchet y García.

FALTAN: con licencia, los señores senadores Andrade, Carrera –a partir de las 13:00–, Da Silva, Gandini, Kechichian, Mahía –a partir de las 10:20–, Manini Ríos, Moreira, Nane, Niffouri, Sabini, Sánchez y Sartori.

3) ASUNTOS ENTRADOS

SEÑORA PRESIDENTA.- Habiendo número, está abierta la sesión.

(Son las 09:48).

(Se incorpora la nómina de asuntos entrados remitida al Cuerpo de Taquígrafos por parte de la Secretaría del Senado).

«La Cámara de Representantes remite copia de la versión taquigráfica de las palabras pronunciadas por la señora representante Zulimar Ferreira, relacionadas con las denominaciones de instituciones educativas.

OPORTUNAMENTE FUE REMITIDA A LA COMISIÓN DE EDUCACIÓN Y CULTURA.

La Comisión de Constitución y Legislación eleva informado un proyecto de ley por el que se declara feriado no laborable el 23 de noviembre de 2023 para las personasnacidas o radicadas en la ciudad de Rocha, con motivo de los doscientos treinta años del inicio de su proceso fundacional. (Carpeta n.° 1102/2023).

La Comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial integrada con la de Hacienda eleva informado un proyecto de ley relacionado con soluciones a deudores en UR del Banco Hipotecario del Uruguay y de la Agencia Nacional de Vivienda. (Carpeta n.° 675/2022).

HAN SIDO REPARTIDOS Y SE ENCUENTRAN INCLUIDOS EN EL ORDEN DEL DÍA DE LA SESIÓN DE HOY.

El Ministerio de Salud Pública remite nota por la que solicita acceder a la prórroga del plazo de contestación de un pedido de informes de los señores senadores Oscar Andrade, Mario Bergara, Daniel Caggiani, Charles Carrera, Amanda Della Ventura, Sandra Lazo, José Carlos Mahía, José Nunes, Diego Olivera, Enrique Rubio, Uruguay Russi, Alejandro Sánchez y Sebastián Sabini, relacionado con declaraciones sobre el uso de cigarrillos de tabaco recalentado y vapeadores. (Asunto 160134).

OPORTUNAMENTE FUE REMITIDA A LOS SEÑORES SENADORES.

La Junta Departamental de Durazno remite copia de las palabras pronunciadas por el señor edil Carlos Kuster, relacionadas con un plebiscito por una deuda justa.

TÉNGASE PRESENTE».

4) INASISTENCIAS ANTERIORES

SEÑORA PRESIDENTA.- Dando cumplimiento a lo que establece el artículo 49 del Reglamento de la Cámara de Senadores, dese cuenta de las inasistencias a las anteriores convocatorias.

(Se da de las siguientes).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- En la sesión ordinaria del 17 de octubre no se registraron inasistencias.

A la sesión de la Comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial integrada con la de Hacienda del 17 de octubre faltaron con aviso los señores senadores Sánchez y Nane.

A la sesión de la Comisión Investigadora sobre Presuntas Irregularidades ocurridas en la Dirección General de Secretaría del Ministerio del Interior entre los años 2010 y 2017 del 17 de octubre faltó con aviso el señor senador Domenech.

5) SOLICITUDES DE LICENCIA E INTEGRACIÓN DEL CUERPO

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 17 de octubre de 2023

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

A través de la presente solicito al Cuerpo me conceda licencia, al amparo del artículo 1.° de la Ley n.° 17827, por motivos personales, por el miércoles 18 de octubre del corriente año.

Sin otro particular, la saludo muy atentamente.

Amin Niffouri. Senador».

(Murmullos).

SEÑORA PRESIDENTA.- Pido silencio, por favor.

Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–17 en 18. Afirmativa.

Queda convocado el señor Jorge Saravia, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

Léase otra solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 17 de octubre de 2023

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

A través de la presente solicito al Cuerpo me conceda licencia, al amparo del literal C) del artículo 1.° de la Ley n.° 19906, por misión oficial, los días 20 a 27 del corriente mes.

Sin otro particular, la saludo muy atentamente.

Amin Niffouri. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–17 en 19. Afirmativa.

Queda convocado el señor Jorge Saravia, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

Léase otra solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 17 de octubre de 2023

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

A través de la presente solicito al Cuerpo me conceda licencia por los días 18 y 19 del presente mes, al amparo del artículo 1.º de la Ley n.º 17827, por motivos personales.

Sin otro particular, la saludo muy atentamente.

Sebastián Da Silva. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–18 en 18. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Se comunica que la señora Ana Stopingi ha presentado nota de desistimiento informando que por esta vez no acepta la convocatoria del Cuerpo, por lo que queda convocado el señor Adrián Silva, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

Léase otra solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 17 de octubre de 2023

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

A través de la presente solicito al Cuerpo me conceda licencia, al amparo del artículo 1.º de la Ley n.º 17827, de 14 de setiembre de 2004, por motivos personales, el 18 de octubre de 2023.

Sin otro particular, la saludo muy atentamente.

Silvia Nane. Senadora».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–19 en 19. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda convocado el señor Uruguay Russi, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

Léase otra solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 17 de octubre de 2023

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

A través de la presente solicito al Cuerpo me conceda licencia, al amparo del artículo 1.º de la Ley n.º 17827, de 14 de setiembre de 2004, por razones personales, por los días 18 y 19 de octubre de 2023.

Sin otro particular, la saludo muy atentamente.

Oscar Andrade. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–16 en 19. Afirmativa.

Queda convocado el señor Juan Castillo, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

Léase otra solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 17 de octubre de 2023

Señora presidenta de la Cámara de Senadores
Beatriz Argimón

De mi mayor consideración:

Por la presente solicito al Cuerpo que usted preside licencia por el miércoles 18 de octubre, por motivos personales, y se convoque a mi suplente correspondiente.

La saludo atentamente.

José Carlos Mahía. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–19 en 20. Afirmativa.

Se comunica que la señora Elena Ponte ha presentado nota de desistimiento informando que por esta vez no acepta la convocatoria del Cuerpo, por lo que queda convocado el señor Óscar Curutchet, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

6) 15 DE OCTUBRE, DÍA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES RURALES

SEÑORA PRESIDENTA.- El Senado ingresa a la media hora previa.

Tiene la palabra la señora senadora Rodríguez.

SEÑORA RODRÍGUEZ.- Gracias, señora presidenta.

(Murmullos en sala).

SEÑORA PRESIDENTA.- ¡Silencio, por favor, señores senadores!

Entiendo que se estén negociando hasta último momento algunos aspectos de un proyecto de ley muy importante, pero no se escucha a quien está haciendo uso de la palabra. Por lo tanto, les pido colaboración, por favor.

Gracias.

Disculpe, señora senadora. Puede continuar.

SEÑORA RODRÍGUEZ.- Todos los 15 de octubre se celebra el Día Internacional de las Mujeres Rurales, tal como fuera definido en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, de Naciones Unidas, que se realizó en el mes de setiembre de 1995, en la ciudad de Beijing.

El objetivo de dicha resolución fue hacer visibles los múltiples roles de las mujeres productoras y agricultoras, así como potenciar la creatividad del trabajo que las mujeres rurales realizan con sus manos en sus localidades, en su tierra.

Las mujeres rurales representan un 40 % de la fuerza laboral agrícola en países desarrollados, llegando a ser un 50 % en países de Asia y África; menos del 15 % de estas mujeres son propietarias de sus tierras a nivel mundial y una cuarta parte trabaja como agricultoras, asalariadas y empresarias. Las mujeres rurales se destacan por su productividad y son reconocidas como excelentes gestoras y en el trabajo en cooperativas; sin embargo, presentan serias dificultades en el acceso al crédito y al mercado.

En nuestro país, según datos del Censo 2011 realizado por el INE, las mujeres son el 43,8 % de la población rural, un 4,5 % de la población femenina de nuestro país y un 24 % de la población total del país.

La celebración del Día Internacional de las Mujeres Rurales obedece a la necesidad de visibilizar un trabajo que durante décadas fue desconocido y se basa en tareas no remuneradas, en emprendimientos familiares considerados como de ayuda o colaboración, con responsabilidades en las tareas reproductivas y no en el trabajo productivo. Paso a paso, las mujeres rurales han logrado avances como emprendedoras, como referentes destacadas que colocaron en la agenda el reconocimiento de sus desigualdades en el medio rural. Debemos destacar el trabajo de las cooperativas rurales, el trabajo de la institucionalidad pública en el medio rural, a través de planes, con un rol protagónico del Estado para crear acciones y así mitigar las desigualdades de género en el medio rural.

El Día Internacional de las Mujeres Rurales no se trata solo de un imperativo de justicia social, sino de mejorar la eficiencia y la eficacia agropecuarias, tanto a nivel público como privado, propiciando el fortalecimiento de las mujeres en dicho medio.

Saludamos a todas las mujeres rurales por el compromiso de mantener nuestra cultura viva y generar liderazgo.

Señora presidenta: solicito que la versión taquigráfica de mis palabras sea enviada a Presidencia de la República, a la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo, al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, a la Asociación de Mujeres Rurales del Uruguay, al INAC, al INIA, a la FAO, al Inase, al Inale, al Inavi, al Instituto Nacional de Colonización, al Mevir, al Plan Agropecuario, a la Red de Grupos de Mujeres Rurales, a todos los ministerios, juntas departamentales e intendencias, y a todos los medios de prensa del país.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar el trámite solicitado.

(Se vota).

–17 en 17. Afirmativa. UNANIMIDAD.

7) INCENDIOS FORESTALES

SEÑORA PRESIDENTA.- Continuando con la media hora previa, tiene la palabra el señor senador Straneo.

SEÑOR STRANEO.- Señora presidenta: en la sesión ordinaria del Senado del día de ayer íbamos a trabajar sobre el proyecto de ley por el que se regula la prevención y combate de incendios forestales, pero en esta cámara se votó, por unanimidad, que pasara a tratarse en la primera sesión del mes de noviembre.

De todas formas, tenemos la necesidad de hacer algunas precisiones ya que si bien el proyecto de ley fue aprobado por unanimidad en la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca de este Cuerpo, el 27 de marzo del corriente presentamos una iniciativa propuesta por el señor senador Sartori. Por lo tanto, nos parece medular hacer algunas precisiones en cuanto a algunas diferencias que tenemos, de modo que puedan zanjarse; tal vez estemos a tiempo de intervenir en ellas e incorporarlas en el proyecto que ya hemos confirmado que vamos a aprobar.

El proyecto que vamos a votar oportunamente estriba, básicamente, en algunas medidas que ya son conocidas por todos en lo que refiere a la prevención y protección en materia de incendios forestales, como la obligación de asistencia, las fajas de seguridad, las distancias y la prohibición de algunos tipos de plantaciones cerca de determinados centros urbanos. A su vez, nuestro proyecto establece algunas imposiciones, especialmente a los bosques de alto rendimiento, sobre todo a las extensiones de más de cien hectáreas.

La iniciativa que vamos a analizar tiene algunas fortalezas claras en tanto protege el silvopastoreo, pero si vamos al artículo 10, que hace el desarrollo de las medidas de prevención, nos encontramos con que reitera algunas que son de público conocimiento, como las obligaciones que tienen las forestadoras o los dueños de los predios a la hora de generar las condiciones de seguridad. El proyecto que desarrolló el doctor Andrés Rivas, que cumple con algunas de las medidas que está sugiriendo la Opypa –Oficina de Programación y Política Agropecuaria– del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, establece una proyección en materia forestal y de seguridad forestal que radica, fundamentalmente, en la necesidad de explorar los yacimientos de agua y las mejoras a los accesos y a los recursos hídricos como una verdadera medida para contener, paliar y generar condiciones de prevención en materia de incendios forestales, mucho más allá de lo que son hoy las medidas que contiene el proyecto que vamos a votar en su oportunidad.

Entonces, quisiera dejar algunas precisiones en ese sentido para que eventualmente sean tenidas en cuenta porque esta iniciativa tuvo fecha de ingreso el 28 de marzo, se trató en comisión el 11 de mayo, pero no logró tener una armonización con este otro proyecto que vamos a votar. Me parece que es importante y necesario destacar algunas fortalezas, como el hecho de poder utilizar las aguas fluviales como recurso hídrico y la generación de posibilidades en materia de asociación entre propietarios y entre cooperativas de propietarios para la exploración de yacimientos de agua. Otra fortaleza por destacar es que se establece la obligatoriedad de tener cursos de agua en aquellas explotaciones de bosques de alto rendimiento mayores a cien hectáreas; asimismo, se fortalece institucionalmente a la Dirección Nacional de Bomberos –es un punto de conexión que tiene con este otro proyecto, que nos parece importante señalar– para que, obviamente, sea esta repartición la que pueda generar los controles.

Dentro de las diferencias que entendemos relevante y necesario destacar, sobre todo porque creemos que es fundamental contar con los recursos de agua, en el proyecto que no ha sido tenido en cuenta están las obligaciones consignadas para la exploración y la tenencia de recursos hídricos. A su vez, como tema medular se incluye la declaratoria de interés general del suministro y reserva de agua con fines de prevención de incendios forestales. Por experiencia legislativa sabemos que la declaratoria de interés general de un recurso implica que el Poder Ejecutivo –los ministerios correspondientes, en este caso, el de Economía y Finanzas y, eventualmente, el de Ganadería, Agricultura y Pesca‒ pueda destinar recursos especialmente para la exploración de yacimientos de agua que van a hacer la diferencia, hoy o mañana, a la hora de poder contener los incendios forestales.

Por lo tanto, dejamos esta iniciativa a consideración del Cuerpo.

Solicito que la versión taquigráfica de mis palabras, si el Senado está de acuerdo, sea enviada a la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca del Senado, al Poder Ejecutivo y al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca a efectos de que, si hay interés y consenso, se puedan generar condiciones para que se contemplen otros elementos del proyecto que no fue tenido en cuenta.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar el trámite solicitado por el señor senador.

(Se vota).

‒18 en 18. Afirmativa. UNANIMIDAD.

8) SOLICITUDES DE LICENCIA E INTEGRACIÓN DEL CUERPO

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 18 de octubre de 2023

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

A través de la presente solicito al Cuerpo me conceda licencia, al amparo del artículo 1.° de la Ley n.° 17827, de 14 de setiembre de 2004, por razones de salud, desde el 23 hasta el 27 de octubre, inclusive.

Sin otro particular, la saludo muy atentamente.

Carlos Camy. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

‒17 en 18. Afirmativa.

Se comunica que el señor Dardo Sánchez ha presentado nota de desistimiento informando que por esta vez no acepta la convocatoria del Cuerpo, por lo que queda convocada la señora María Dolores Álvarez, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

9) DOSCIENTOS TREINTA ANIVERSARIO DEL PROCESO FUNDACIONAL DE LA CIUDAD DE ROCHA

SEÑORA PRESIDENTA.- El Senado ingresa al orden del día con la consideración del asunto que figura en primer término: «Proyecto de ley por el que se declara feriado no laborable el 23 de noviembre de 2023 para las personas nacidas o radicadas en la ciudad de Rocha, con motivo de conmemorarse los doscientos treinta años de su proceso fundacional. (Carp. n.º 1102/2023 - rep. n.° 779/0/2023)».

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión general.

Tiene la palabra la miembro informante, señora senadora Asiaín.

SEÑORA ASIAÍN.- Señora presidenta: es para mí un honor presentar este proyecto de ley, iniciativa del señor representante nacionalista por el departamento de Rocha, Milton Corbo.

A efectos de su fundamentación, voy a remitirme a la exposición de motivos que presentara el representante Corbo. La pretensión es que el 23 de noviembre de este año, 2023, sea declarado feriado para quienes residen o nacieron en la ciudad de Rocha. Se ha presentado esta propuesta en virtud de que el próximo 23 de noviembre se conmemoran doscientos treinta años del inicio del proceso fundacional de la capital del departamento de Rocha.

En su exposición de motivos, Milton Corbo cuenta que en 1792 el virrey Nicolás de Arredondo ordenó al ministro de la Real Hacienda de Maldonado, Rafael Pérez del Puerto, la fundación de una villa a orillas del arroyo de Rocha, en el camino real a Santa Teresa. ¡Cuántos parajes permanecen con esos nombres!

Es así como Pérez del Puerto inicia los preparativos para proceder a la fundación el 21 de noviembre de noviembre de 1793, día de la Virgen de los Remedios a quien invoca Pérez del Puerto. De ahí surge el nombre original de la futura villa: Nuestra Señora de los Remedios de Rocha.

Luego llega al lugar del emplazamiento y se inician los trabajos de delineamiento y la construcción de las edificaciones –capilla, cuarto del capellán y guardia–, que culminan en 1793. A partir de ahí empiezan a realizarse los trabajos de construcción de las viviendas, que terminan en 1801. Entre enero y octubre de 1801, llegan a la villa veintidós familias fundadoras provenientes de Asturias y Galicia, que se radicaron provisoriamente porque se dirigían a la Patagonia. Ahí la genialidad de haberlas, de alguna manera, atraído y conquistado con esta localidad y lograr que se radicaran en la que iba a ser la ciudad de Rocha, en lugar de continuar su camino hacia la Patagonia. Comienza así un proceso de crecimiento de la villa, que culmina en lo que hoy vemos como una pujante ciudad con gran desarrollo comercial y social.

El proyecto de ley del representante Milton Corbo se aprueba por unanimidad en la Cámara de Representantes y fue miembro informante en el plenario el representante Mario Colman. En su informe destaca que el proyecto de ley fue aprobado por unanimidad en la comisión y que la posibilidad de conmemorar este día puede ser una ocasión para reafirmar la identidad y la pertenencia a ese espíritu fundacional basado en el esfuerzo, el sacrificio, el trabajo y la esperanza de la construcción de un futuro mejor para aquellos coterráneos de la ciudad de Rocha.

Evidentemente, el 23 de noviembre será un día de alegría y de reencuentro entre quienes comparten un mismo hábitat, una misma cultura e, incluso, una misma forma de hablar. ¡Vaya si Rocha tiene la particularidad de mantener el idioma castellano un poco más fielmente, al menos, que nosotros aquí en la capital!

«Este proyecto de ley –dice Colman– pretende generar las condiciones para que todos los rochenses, radicados o nacidos en dicha ciudad, puedan tener activa participación en los festejos programados para ese día».

El proyecto cuenta con la aprobación de la Comisión de Constitución, Códigos, Legislación General y Administración y del plenario de la Cámara de Representantes, así como de la Comisión de Constitución y Legislación del Senado. Esperamos, entonces, que hoy el plenario del Senado también acompañe con un eco la importancia de ese día para los rochenses, en consonancia con la exposición de motivos.

Por lo tanto, proponemos al Cuerpo la aprobación de este proyecto de ley.

Gracias.

SEÑORA LAZO.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA LAZO.- Nos sumamos con gusto a esta iniciativa que da la posibilidad de conmemorar, en este marco, los doscientos treinta años del comienzo del proceso fundacional de la capital administrativa y política de todo el departamento. Vaya si tendrá importancia la ciudad de Rocha –esa de las veredas angostitas, de las calles empedradas, como dice la canción–, ubicada en un departamento que lo tiene todo.

Y aquí voy a «camisetear» un poco. Soy rochense por adopción. Soy montevideana, pero hace veinte años que andamos por aquellas tierras y la verdad es que lo tiene todo: desde la playa oceánica, las sierras, la ciudad, los pescadores artesanales y una frontera de paz, en momentos en que tanta falta hace, donde conviven en paz diferentes nacionalidades, entre ellas, judíos y palestinos. Considero que hoy en día ese es un símbolo más que importante.

Volviendo al tema, esa capital tiene, además, un decir diferente, tal como expresa nuestro querido Julio Víctor González, el Zucará. En ese decir diferente, incluso rochenses que desde hace muchos años están aquí en la capital –como es el caso de mi padre, quien está en Montevideo desde los dieciséis años–, conservan ese «Ve tú que te toca a ti».

Más allá de lo sentimental, de lo subjetivo, entendiendo que la capital rochense alberga todo lo que es la vida política y social del departamento –sobre todo su administración política–, apoyamos con muchísimo gusto esta iniciativa para que los nacidos allí y quienes residen en esa capital de callejuelas angostas puedan tener su momento para sumarse. Se trata de una instancia, también, para reafirmar la identidad en momentos en que la globalización hace que la perdamos muchas veces.

Es así que, con gusto, nos sumamos a la iniciativa.

Gracias, presidenta.

SEÑOR DOMENECH.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR DOMENECH.- Quiero sumarme a este homenaje que se está haciendo a la ciudad de Rocha en la que hace aproximadamente cincuenta años conocí al cura párroco de esa capital. Me refiero a Aquiles Mario Sención, quien fuera enterrado en la propia iglesia de Rocha que él construyó con enorme esfuerzo. Fue una persona decisiva en mi vida desde el punto de vista espiritual.

Quiero decir que, además, uno todos los días aprende cosas. Ahora me entero de que Rocha –que también, evidentemente, es obra de una España civilizadora, de una España que bajo el reinado de Carlos III contribuyó a que varias ciudades del Uruguay adquirieran forma– es parte del Operativo Patagonia y, en lo personal, desciendo de unas de las familias de ese operativo, que el 1.º de junio de 1783 fundó la ciudad de San José.

Es bueno recordar que ese operativo no solo fundó Rocha sino también San Carlos, Minas y, obviamente, San José. Es parte de una obra civilizadora de una España que nosotros integramos en algún momento; pocas veces tenemos conciencia de que somos parte de esa obra que sembró universidades, hospitales, orfanatos y muchísimas instituciones que quizás hoy no recordamos con el debido aprecio.

Muchas gracias, señora presidenta.

SEÑOR BOTANA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BOTANA.- En el mismo sentido que el señor senador Domenech, pertenezco precisamente a una de las veintidós familias a las que les tocó fundar Rocha, dentro de ese proceso de establecimiento de localidades, ciudades y asentamientos a que hacía referencia. Concretamente, Manuel Botana fue el primer Botana que vino al Uruguay, junto con su hijo Nicolás, que nació en el barco en el que venían. También estuvieron en el comienzo del proceso de lucha en el marco de la gesta artiguista. Por eso siempre tuvimos esta misma línea familiar.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar en general el proyecto de ley.

(Se vota).

–24 en 24. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En discusión particular.

Léase el artículo único.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Artículo único.- Declárase feriado no laborable, el día 23 de noviembre de 2023, para las personas nacidas o radicadas en la ciudad de Rocha, 1ª sección judicial del departamento del mismo nombre, con motivo de los actos celebratorios de los doscientos treinta años de la génesis del proceso fundacional de dicha ciudad».

SEÑORA PRESIDENTA.- En consideración.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–23 en 25. Afirmativa.

Me gustaría volver a tomar la votación.

Les recuerdo que estamos votando declarar feriado no laborable el 23 de noviembre de este año en virtud del aniversario de la ciudad de Rocha. Me parece que sería bueno que votáramos todos.

(Apoyados).

–Si no se hace uso de la palabra, se va a votar nuevamente.

(Se vota).

–25 en 25. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda sancionado el proyecto de ley, que se comunicará al Poder Ejecutivo en el día de la fecha.

(No se publica el texto del proyecto de ley sancionado por ser igual al considerado).

10) BANCO HIPOTECARIO DEL URUGUAY Y AGENCIA NACIONAL DE VIVIENDA

SEÑORA PRESIDENTA.- Se pasa a considerar el asunto que figura en segundo término del orden del día:

«Proyecto de ley por el que se establecen normas para deudores en UR del Banco Hipotecario del Uruguay y de la Agencia Nacional de Vivienda. (Carp. n. 675/2022 - rep. n.° 780/0/2023)».

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión general.

Tiene la palabra el miembro informante, señor senador Camy.

SEÑOR CAMY.- Señora presidenta: hoy es un día muy especial para nosotros, y conjugo el verbo en plural porque involucro a todo el Cuerpo. Es un día especial a mi juicio, y no quiero resultar exagerado en la definición desde la condición democrática y republicana, porque se va a sancionar en la jornada un proyecto de ley que, primero, responde como solución a un problema concreto, que tiene muchos años de planteado en el país, al cual se han abocado todos los partidos políticos en distintas instancias de gobierno con el propósito de resolverlo, pero por su complejidad o sus características especiales hasta ahora no ha sido un escollo fácil.

Creo que es importante destacar, en mi condición de presidente de la Comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial del Senado, y también de la Comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial integrada con la de Hacienda por disposición del Cuerpo a los efectos de avanzar en la solución, que en la jornada de ayer finalmente la comisión votó por unanimidad un proyecto. A mí me parece importante destacarlo, como también lo que ha sido este proceso, que tuvo inicio al comienzo de la legislatura mediante tres iniciativas distintas que confluían, precisamente, en este propósito común que ayer se plasmó en la opinión de todos los partidos políticos con representación en el Cuerpo de abordar una solución concreta y posible para esta situación –y lo digo sin exagerar– de agobio de miles de familias uruguayas. No vacilo en afirmar que la solución entraña –no tengo dudas– un sentido de justicia.

No puedo no nombrar la iniciativa impulsada por los senadores Domenech, Lozano y Manini Ríos, por la que se promovía otorgar la facultad al Banco Hipotecario del Uruguay y a la Agencia Nacional de Vivienda de permitir a sus beneficiarios optar, por única vez, por transformar el monto de la deuda contraída en unidades reajustables a unidades indexadas; es decir, era una propuesta concreta que buscaba una solución.

Fue planteado, también con ese propósito, un proyecto de ley concreto del senador Germán Coutinho, que ponía el foco en declarar la nulidad de todos los saldos vigentes a la fecha de reajustes diferidos establecidos unilateralmente por la administración del Banco Hipotecario del Uruguay. Esto también procuraba alcanzar, con una solución, a parte de esta problemática que afectaba a miles de familias en el país.

Además, había un proyecto de ley que presentamos con el senador Sergio Botana, que establecía normas para los deudores en unidades reajustables.

Las tres iniciativas, con matices y variando en el instrumento, tenían un objetivo común, que era poder lograr una solución a una problemática en cuyo diagnóstico no teníamos opiniones distintas.

La Comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial comenzó a trabajar hace casi tres años y compareció ante ella, en más de una oportunidad, el Directorio del Banco Hipotecario del Uruguay; también lo hizo el Directorio del Banco de la República Oriental del Uruguay y, además, el Directorio del Banco Central del Uruguay y el Directorio –con los respectivos cuerpos gerenciales– de la Agencia Nacional de Vivienda.

A su vez, comparecieron en más de una oportunidad los denominados grupos de deudores del Banco Hipotecario del Uruguay y la Agencia Nacional de Vivienda, y quiero especialmente hacer un reconocimiento por los aportes al Senado y un homenaje a la insistencia, a la persistencia y al acto de fe que eso significó. Lo hicieron al tiempo que pasaban circunstancias muy difíciles; nos ayudó conocerlas porque cuando en una ley, en una iniciativa, en la defensa de una idea o de los propios propósitos que dan razón de existir a nuestros partidos políticos, somos capaces de ver el rostro humano de la afectación que eso lleva atrás, ¡vaya que es importante y determinante para el acierto de las decisiones que se toman!

Para muchos de nosotros –y aquí hablo individualmente porque no quiero comprometer a los demás senadores, pero no dudo de que piensan así porque vi cómo todos trabajaron en este tiempo– tener ese conocimiento, ver situaciones de gente que tuvo que pagar dos o tres veces lo que debía y de algunas personas que, por distintas razones –biológicas o de afectación de una enfermedad–, están casi en el ocaso de su vida y lo único que quieren es poder dar certeza a su descendencia en cuanto a en qué fecha va a tener ese bien –muchas veces es lo único que les dejan y es lo que tanto necesitan para seguir viviendo–, bueno, tiene que calar en las ideas, en los conceptos y en esos matices que inicialmente nos diferenciaban.

No puedo no señalar esto: logramos que tres iniciativas que tenían un objetivo común y que diferían en el camino –o que entendían que uno de ellos podía ser más eficiente que otro– convivieran también con la posición de la bancada del Frente Amplio, que la sentimos siempre con una visión constructiva y colaborativa en la búsqueda de la solución. Finalmente, ayer llegamos a plasmar eso en una opinión común, que implicó aportes, también, de senadores del Frente Amplio. También implicó que algunas opiniones que seguramente muchos seguimos sintiendo que podía haber sido importante incluir fueran cambiadas en esa concesión que hicimos todos, construyendo, algo que no es fácil en este ámbito –y lo sabemos–, y mucho menos en tiempos que están mucho más próximos a una contienda electoral que nos va a encontrar confrontando ideas que en aquel tiempo inicial en que fueron planteadas, cuando comenzaba un gobierno. Eso lo quiero destacar porque es un logro del Senado de la república.

El proyecto de ley se funda –es central señalarlo– en una lógica concreta, que es la que mencionábamos al principio. ¿Por qué ha costado tanto tiempo encontrar una solución y por qué la terminamos encontrando? Había que hallarla por lo que implicaba la situación, respetando inclusive voces –no de este ámbito, sino de fuera de él– con las que discrepamos, pero valoramos desde distintas perspectivas; algunas son específicamente técnicas y otras focalizan o priorizan la óptica de la institución a la que representan y defienden. Acá el proyecto salió porque el foco estuvo en la gente. La prioridad fue atender esa situación de miles de familias uruguayas.

El proyecto busca una solución concreta a las personas que mantienen un compromiso con el Banco Hipotecario del Uruguay y la Agencia Nacional de Vivienda en los fideicomisos distintos que administra en unidades reajustables. Sabemos que la unidad reajustable fue creada por la Ley n.º 13728, en 1968, específicamente el 17 de diciembre. Era la unidad de cuenta que tenían los tomadores de crédito para vivienda hasta la creación de la unidad indexada, en el 2013. Es decir que no había otra unidad de cuenta para poder tomar un crédito con destino hipotecario. Las familias que hoy están involucradas en esta solución, que quiere atender el proyecto de ley, cuando contrataron lo hicieron, por tanto, con la única opción existente en el país: en el Banco Hipotecario del Uruguay y en unidades reajustables. Obviamente, hoy la realidad es otra: existen más bancos, más monedas de hecho impuestas en el crédito o en la relación de crédito entre las personas y las entidades. No hace falta poner ejemplos concretos del incremento sostenido mayor con respecto a la unidad indexada que ha tenido en la evolución del tiempo la unidad reajustable. Sabemos que la génesis se ubica en el primer periodo democrático, cuando los aumentos de sueldo implicaron ese desajuste que llevó a que el Banco Hipotecario del Uruguay, seguramente bien inspirado, tomara las decisiones unilaterales de los famosos colgamentos. Ahí comienza parte de un problema que tiene que ver con la esencia de la dificultad que atraviesan hoy las familias afectadas por esta situación.

Señora presidenta: el tema viene desde hace años y lo hemos seguido, lo hemos estudiado. Nos hemos parado en cada Gobierno y siempre ha habido instancias de propuestas, de preocupación, de movilidad por este tema. Las dificultades de la situación, lo específico de la situación, lo concreto de la situación, a nosotros nos hizo recordar las clases en la Facultad de Derecho, donde el maestro Couture señalaba que muchas veces para corregir una injusticia hay que hacerlo a través de otra, es decir, no se puede tratar igual lo que no es igual. Por eso esta solución y esta propuesta.

Ahora voy a ir concretamente al proyecto y quiero ser plenamente objetivo en mi carácter de presidente de las dos comisiones y de miembro informante, responsabilidad con la que me han honrado los compañeros y agradezco la confianza. Seguramente se van a explayar los distintos senadores de todos los partidos políticos que tienen que ver con la solución que hoy estamos aprobando.

Respecto a este proyecto de ley –quiero señalarlo, porque es parte de su evolución que, en determinado momento, el Senado de la república haya decidido integrar la Comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial con la de Hacienda para tratar lo que, en este proceso, planteamos algunos señores senadores–, tenemos la convicción de que era necesario tomar medidas para la protección del crédito público social hipotecario. Cuando evaluamos lo que sucedió desde el 2009 a esta parte, vimos que el Banco Hipotecario representaba el 85 % de los créditos y hoy solamente el 49 %. En este tiempo el crecimiento ha sido de diez a uno a favor de la banca privada con respecto al Banco Hipotecario del Uruguay.

En más de una oportunidad, junto con el senador Botana nos reunimos con el Ministerio de Economía y Finanzas y nos preguntamos cómo podíamos hacer para proteger, potenciar, promover, consolidar y lograr que siguiera existiendo el crédito hipotecario público. Ahí surgió una propuesta concreta, que incorporamos como un segundo capítulo al proyecto de ley, que suponía la integración bancaria del Banco Hipotecario y el Banco de la República Oriental del Uruguay.

Hubo voces de más de un partido que entendieron que no era conveniente, no la propuesta en sí porque, inclusive, desde la propia oposición se señaló con claridad, hasta hace pocas sesiones –y reza en las versiones taquigráficas– que estaban abiertos a analizar el tema, pero creían que no era oportuno hacerlo hoy. Entonces, como no estaban los votos para aprobar una iniciativa que, por lo que implica, también sabiamente la Constitución le establece mayorías especiales, decidimos sacarla y que fuera otro proyecto aparte, viabilizando esta propuesta.

En definitiva, quedó este proyecto de ley concreto, que es el que estriba las propuestas iniciales, que es el central: reestructurar la situación de endeudamiento en unidades reajustables con el Banco Hipotecario y los fideicomisos que administra la Agencia Nacional de Vivienda.

El proyecto de ley consta de doce artículos, señora presidenta. Crea un fideicomiso con el fin de dar sostenibilidad a los beneficios otorgados en esta iniciativa a las personas físicas deudoras en unidades reajustables y encomienda su constitución a República Afisa.

Asimismo, se establece, con claridad, las deudas a reestructurar; cuáles son o qué condiciones se deben tener para ser beneficiado, amparado o considerados en esta propuesta. Por supuesto, la deuda debe ser en unidades reajustables; debe haber sido contraída para la adquisición, construcción o reparación de vivienda propia; su titular debe ser una persona física y el préstamo tiene que calificar como vigente. En caso de que el préstamo no califique como vigente, también puede ser incluido aquel deudor cuyo incumplimiento se haya generado a partir de enero de 2020. No hace falta explicar la pandemia que el país atravesó, cómo se gestionó y con qué criterio, que también aplicamos acá.

El monto total consolidado de la deuda a reestructurar queda claramente establecido en un artículo específico: será el equivalente a la sumatoria de los saldos que restan del préstamo amortizable más lo que corresponde a los saldos pendientes de los colgamentos, que se incluyen.

¿Cómo está constituido el beneficio de extinción de la deuda que corresponde al saldo del préstamo y de los colgamentos? ¿Cómo se comprende y cuáles son los beneficios? En este caso, hay tres concretos.

En primer lugar, se establece que, cuando el crédito haya sido otorgado con anterioridad a octubre de 1983 y, a su vez, haya completado un mínimo de 210 pagos mensuales desde la firma del contrato, la deuda se extingue de pleno derecho. Estamos hablando de deudas de 40 años y de gente que ha pagado. No hablamos de morosos que son una carga porque no mostraron nunca la voluntad de pago o siquiera la concretaron.

Otra categoría son los créditos otorgados a partir de 1983 que hayan completado un mínimo también de 210 meses de pagos mensuales desde que firmaron el contrato original o los complementarios y quedarán extinguidos de pleno derecho los capitales y los intereses a los 180 días corridos desde ese momento. Es decir, aquí hay, en primer lugar, la extinción plena de la deuda; en segundo término, tasas cero de interés a quienes tengan más de 30 años pagados, y en tercer lugar, para el restante –comprendido en este concepto que define el proyecto de ley y que hemos hablado–, una rebaja sustancial de intereses.

Son los tres instrumentos: el beneficio en la tasa hasta la extinción de la deuda, el beneficio en la tasa correspondiente a la cuota parte de los colgamentos, y la cuota mensual a abonar. Todo está específicamente establecido en cada uno de los proyectos, de manera que en esta solución nos permitió ponernos de acuerdo sobre la base de que entendíamos que no podíamos no estar de acuerdo si hablábamos de un diagnóstico por todos compartido, por todos conocido, por todos asumido –me refiero a los partidos políticos desde décadas para acá– y sabiendo que tiene un sentido de justicia. ¡Tiene un sentido de justicia! De lo contrario no se hubiera alcanzado la aprobación que se logró.

El capítulo II, «Disposiciones varias», tiene que ver con lo que se canaliza para la reglamentación y algunos casos específicos, de manera de comprender a todos los integrantes de este grupo, que a veces me cuestiono si está bien llamarlos deudores del Banco Hipotecario del Uruguay y no rehenes de las unidades reajustables.

Señora presidenta: prefiero que las especificidades –que tienen que estar– de cada partido político estén en la voz de los senadores que han contribuido a gestar esta solución. Algunos lo han hecho con énfasis en temas específicos, otros lo han hecho con un énfasis menos contundente, otros lo hicimos plenamente convencidos que de lo posible era lo lograble. Seguramente muchos hubiéramos querido poner algún artículo más o haber introducido algo que pueda faltar. Sin embargo, para honrar la condición de la presidencia de estas comisiones e involucrar a todas las opiniones en el informe, prefiero que quede claro que el Senado de la república se presta hoy a votar algo muy importante. Siento que en el Parlamento nacional se vuelve a retomar, en un simple proyecto de ley –uno más, tal vez–, algo que es esencia de la democracia de la república. El Parlamento escuchó a un clamor que involucró a miles de familias, y tuvimos todos, en este Senado y en este tiempo de trabajo, la humildad republicana de sentir –que no siempre es posible, aun siendo parte muy convencida de que la razón es la nuestra– que debíamos tener la generosidad para encontrar la solución, y escucharnos más de una vez.

Quiero agradecer especialmente el esfuerzo, el compromiso, la generosidad de todos los integrantes –están presentes en la barra hoy– de este grupo tan grande de deudores que se organizó en todo el país en la reivindicación y en la lucha. Quiero agradecerles que nos comprendieron cuando seguramente fue muy difícil, porque, como decimos en campaña, arrimábamos el caballo a tomar agua y faltaban cinco leguas más, y les decíamos: «falta tiempo». Agradezco esas voces que siempre fueron respetuosas hacia nosotros, pero seguramente todos caímos en el descrédito. De manera fundada habrán pensado: «una vez más se posterga», «una vez más los partidos políticos no pudieron acordar».

Les habrá tocado la dificultad de que, cuando hablaban con los distintos representantes de los sectores políticos aquí presentes, cada uno los convencíamos de que la justificación que teníamos para postergar era prácticamente incuestionable, y se seguía pagando con el paso del tiempo. ¿Cuántos hubieran querido estar en la barra años atrás y hoy no están? ¿Cuántos quedaron en el camino? Lo importante es que les van a dejar las cosas claras a los que siguen en el camino.

Señora presidenta: quiero agradecer a cada uno de los integrantes de las comisiones de Vivienda y Ordenamiento Territorial y de Hacienda del Senado de la república y a las bancadas del Frente Amplio, de Cabildo Abierto, del Partido Colorado y de mi partido, el Partido Nacional. Cada uno fundamentará con el énfasis que entienda que corresponde y todas las posturas son legítimas. Yo quiero agradecer el trabajo realizado en estos casi tres años que llevó encontrar una solución posible a una situación de larga data que agobia a muchas familias de este país.

Permítame decir, señora presidenta, que este proyecto de ley ‒que, como señalé, tiene claramente establecido cada artículo, con precisión, luego de mucho tiempo, de trabajo y de diálogo‒ es fruto de dos cosas: de mucho trabajo en el Senado de la república y del diálogo político, sí, ¡del diálogo político! ¡Se encontró una solución!

Sin desmedro de lo señalado, no sería de justicia omitir mencionar al señor senador Coutinho, a los senadores de Cabildo Abierto y a mi compañero y amigo de todas las horas, el señor senador Botana, con quienes empezamos a trenzar una solución en aquellas primeras tres iniciativas. Tampoco sería de justicia si no destaco ‒así lo sentí‒ el aporte de la bancada del Frente Amplio, desde la discrepancia más estruendosa al principio, al silencio después y luego con disposición a acompañar y a proponer, porque en este proyecto también hay propuestas y aportes de su parte.

Señora presidenta: esto es lo que quería informar sobre este proyecto de ley. Termino diciendo que hoy estoy muy contento. Muchas gracias.

11) SOLICITUDES DE LICENCIA E INTEGRACIÓN DEL CUERPO

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 18 de octubre de 2023

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

Por la presente solicito al Cuerpo se me otorgue licencia por motivos personales por el día de la fecha, a partir de las 10:20.

Sin otro particular, la saludo muy atentamente.

José Carlos Mahía. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–24 en 26. Afirmativa.

Se comunica que la señora Elena Ponte ha presentado nota de desistimiento informando que por esta vez no acepta la convocatoria del Cuerpo, por lo que queda convocado el señor Óscar Curutchet, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

12) BANCO HIPOTECARIO DEL URUGUAY Y AGENCIA NACIONAL DE VIVIENDA

SEÑORA PRESIDENTA.- Continúa el tratamiento del tema en consideración.

SEÑOR COUTINHO.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR COUTINHO.- Señora presidenta: vamos camino a adoptar una muy buena decisión, seguramente de las mejores que hemos tomado y vamos a tomar en esta historia parlamentaria.

Capaz que son decisiones chicas para el mundo, pero grandes para uno. En tal sentido, quiero comenzar diciendo que fue una muy buena decisión votar por unanimidad al señor senador Camy como miembro informante, porque no hay nadie que pueda trasmitir el informe como él lo hizo y lograr la unanimidad de lo que vamos a terminar votando. También es una gran alegría que esté informando Camy porque viene de un pequeño percance de salud, de una dificultad que impresionó, pero rápidamente ganó y, además, tiene mucha semejanza con lo que nos fue pasando con el propio proyecto. La verdad que es muy lindo escucharlo, que esté acá y así como en comisión le fuimos ganando a las dificultades y a las advertencias que tuvimos sobre este proyecto, él también lo hizo pronto y rápido en el contexto que le tocó. Así que, primero que nada, creo que fue una buena decisión porque es un gran miembro informante que relató muchísimo y muy bien algo que va camino a ser, para mí, la ley más negociada en estos quince años. Es la demostración de que la negociación en política es todo o gran parte de ese casi todo, porque vamos a terminar votando un proyecto de ley que casi nada tiene que ver con el original, con el que presenté en lo personal, con el que presentó Cabildo Abierto con la firma de sus tres senadores o el que fue presentado definitivamente por los senadores Camy y Botana, del Partido Nacional, y que contó con los aportes del Frente Amplio. En algún momento también tuvimos que ir generando instancias para terminar definiendo todos por unanimidad ya que se necesitaba una ley porque el caso a caso no solucionaba el problema.

En ese contexto, hubo alguna que otra anécdota de las altas y bajas que tuvimos entre nosotros. Siempre respeto las intervenciones de todos, pero por lo general nunca coincido con las del senador Andrade. Ahora bien, siempre digo que son buenas intervenciones porque las respeto, pero hay una que fue la máxima y siempre la voy a recordar. Fue una discusión muy fuerte y dura que tuvimos con el senador Camy que realmente no estuvo a la altura ni en el tono que debía estar, y la intervención de Andrade fue muy buena porque realmente evitó que los dos nos arrepintiéramos de discutir tanto algo que nos tenía a ambos preocupados. En fin, como fue noticia en aquel momento ahora quiero generarlo también en lo público, ya que fue un hecho muy bueno en un momento difícil.

Además, en esta intervención también quería agradecer a mis compañeros de partido. Somos el partido, con todo respeto, más grande de la historia, que gobernó diecinueve veces y realmente sentimos que somos gran parte de este país. Algunos lo pueden tomar de otra manera, pero Wilson Ferreira Aldunate siempre decía que el único partido político que había en el Uruguay –en aquel momento, antes de esta rica historia de un partido como el Frente Amplio que ganó tres veces, por lo que también ya es un partido de esa magnitud– era el Partido Nacional. Y cuando le decían: «Pero no, Wilson, ¿y el Partido Colorado?», el respondía: «Ese es el Gobierno».

Por lo tanto, para mí es importante que en ese contexto los legisladores y las autoridades de mi partido, y mi propio Comité Ejecutivo, me hayan dado la responsabilidad de representarlos y hayan confiado permanentemente en mi criterio, en mi sentido común, en mi batllismo y en mi condición de único representante. Digo esto, porque cuando estaba hilvanando el razonamiento quería trasmitir lo importante que es eso para nosotros porque, en este siglo tan difícil para nuestro partido, debemos tener en cuenta que tenemos un solo representante por comisión. Es decir, en cada comisión tenemos un único representante, por lo que es muchísima responsabilidad para ese integrante representar todo esto que les trasmitía. Esa responsabilidad se sintió en la Comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial, en la que estaba representando a mis compañeros y a todo los que les dije. Fue una responsabilidad muy grande, pero siempre confiaron en mi criterio, en todo lo que fuimos trasmitiendo y en este proyecto de ley que fuimos impulsando, incluso cuando nosotros como batllistas e hinchas de empresas del Estado hablamos –que no va a estar en el relato ni en la redacción– de la fusión del Banco Hipotecario y el Banco República. Hasta en eso tuve el respaldo de mis compañeros con quienes fuimos desarrollando una instancia cuyo motivo desarrollaré en algún otro momento. Por lo tanto, también es a ellos a quienes tengo que agradecer.

Este proyecto de ley también era importante porque realmente no nos representó la responsabilidad de haber hablado sobre él en la campaña electoral; esto no estaba en el Compromiso por el país de la coalición, ni en los discursos en las tribunas de ningún rincón del país como solución o alternativa. Esta fue una responsabilidad que asumimos después de haber ganado el Gobierno. La asumimos al ver la realidad a través de nuestra responsabilidad. ¿Qué son la política y el político? La representatividad genuina de más personas y esos representantes de todo el país que están en la barra fueron quienes nos visitaron, nos mostraron y nos hicieron ver con realidades que este era un problema y que debía tener una solución. Desde ese aspecto nunca nos sentimos con la presión de que era algo que habíamos manejado en la campaña electoral ni que figurara en el documento Compromiso por el país. De todas formas, sentíamos que era un tema que por alguna razón no había tenido solución durante muchísimos años y que, definitivamente, también iba desarrollando una situación que requería de un trabajo entre lo técnico y lo político para encontrar una solución a la que hemos llegado hoy por unanimidad.

Por lo tanto, hoy vamos a votar la ley más negociada de los últimos tiempos. Me siento orgulloso y me llena de satisfacción alcanzar una solución largamente esperada por miles y miles de ciudadanos que soportaban una deuda tan pesada como injusta, por la compra oportuna de sus viviendas a través del Banco Hipotecario del Uruguay. Lo hicieron, principalmente, con modalidades y tasas que los condenaron a una obligación económica y a una duración eterna. Hemos hablado con miles de estos ciudadanos en todo el país. En la calle, directamente con los perjudicados, con familiares, quienes nos comentaban sus pesares, sus sufrimientos y la desesperanza por pagar sus deudas de una manera excesiva, de nunca acabar, con la espada de Damocles de no terminar en vida con la propiedad de su vivienda por derecho propio, sabiendo que habían hecho un esfuerzo muy grande, pero sin saber si les dejaban a sus herederos una vivienda como producto del trabajo de toda su vida o una dificultad ante una entidad bancaria. Es cierto que nadie los obligó y que tomaron sus obligaciones libremente, pero a la postre fue una trampa tan dramática como mortal, y es justo cambiar el rumbo y dar vuelta la pisada en la medida de lo razonable. Es nuestra responsabilidad, como legisladores, hacer esas tareas. Por lo tanto, hoy vamos camino a una ley sobre la que muchos hacen muchas preguntas, pero por la que no van a encontrar todas las respuestas. Es una solución lograda que no tiene nada que ver con la grieta de los buenos y malos pagadores; no es un arreglo que perjudique a unos para beneficiar a otros, sino que va a beneficiar a quienes ha perjudicado.

Entonces, presidenta, también hoy vamos a generar una instancia que demoró durante muchísimo tiempo, que hablaba de la fusión del Banco Hipotecario con el Banco República. Algunos razonamientos que se dieron en ese sentido fueron que esta solución iba a generar que no se pudiera seguir dando créditos a más uruguayos en busca de una solución habitacional, y eso no es así. Hoy, el Banco Hipotecario del Uruguay no colma las expectativas para dar préstamos de viviendas a miles de compatriotas, como sí hizo en su momento, cuando otorgaba 20.000 por año. Son muy pocas las soluciones; no está hoy en el Banco Hipotecario la solución para miles de familias que todavía siguen necesitando que se resuelva un tema tan importante como la vivienda. También es real que teníamos un banco social, pero terminamos teniendo un banco a partir de la reforma orgánica de 2007. También es real que tuvimos dificultades a comienzos de siglo con el Banco Hipotecario. En realidad, también podemos mantener discusiones eternas porque en aquel momento seguramente no teníamos el Banco República que tenemos hoy, que se fue consolidando en los períodos anteriores del Frente Amplio y que llegó a lograr el respaldo, la suma y la espalda en los últimos años, cosa que no había tenido durante muchísimo tiempo. Claramente, este Banco Hipotecario hoy no cumple el mismo rol y por eso nosotros impulsamos, propusimos e insistimos en que se votara este proyecto de ley y que se fusionara definitivamente con el Banco República a los efectos de que fuera una herramienta más para los miles de compatriotas que están necesitando casa y que siguen pensando que tiene que haber un lugar para acceder a su vivienda.

La banca privada no es la solución. Más allá de que hoy hay una banca privada que antes no prestaba y un Banco Hipotecario que era casi el único que lo hacía, igualmente no tiene como máximo interés prestar a veinticinco o a treinta años con determinados intereses. La banca privada tiene otros intereses y realmente un fin muy importante que es cuidar sus recursos y la parte bancaria. El Banco Hipotecario, a pesar de que es un banco, no puede perder el carácter, el corazón social de su finalidad. Sus directores, que son políticos, no pueden perder nunca la mira, la visión de un presidente que nos manifestó en su rendición pública, aquí en el Parlamento, que era su voluntad política solucionar este inconveniente a miles de compatriotas y a miles de familias que estaban padeciendo. Nos trasmitió la voluntad política a todos los legisladores, a pesar de que también tuvimos muchas dificultades durante casi todo el desarrollo de este proceso. Muchas veces las autoridades del propio banco demoraron mucho las cosas porque pensaron más en un banco que en la gente, en sus propios clientes, que fueron el sostén del Banco Hipotecario durante muchísimos años. Incluso, querían llevar la discusión a sacar o no deudas, a perdonar o no. Acá no se está perdonando a nadie; acá lo que se está haciendo es dejar de cobrar dos veces lo que ya se cobró. No pueden contar como ingreso algo que ya no les correspondía para intentar tener una mejor gestión del Banco Hipotecario. Por lo tanto, no son deudores, sino rehenes.

Hoy es uno de esos días donde agradezco a la ciudadanía que me haya dado el honor de representarla como senador de la república y esta oportunidad de apoyar a más de 24.000 familias. Ellas, en solitario y por varios años, con gran entereza, han luchado para proteger sus casas y defender sus viviendas. Hoy nosotros tenemos la responsabilidad de que esas familias no tengan que elegir más entre cuidar su salud, su alimentación o conservar sus hogares, porque esa es la situación de hoy. Continuamente hemos escuchado relatos de personas que han dejado de comprar medicamentos para poder pagar y cumplir con la cuota.

Yo empecé a hacer política de muy chico. Hace ya muchos años –como todos saben–, cada vez que teníamos contacto con la gente, en una plaza o en un acto, siempre había alguien que nos decía que tenía un préstamo del BHU, que llevaba muchos años pagándolo y que no tenía la certeza de cuándo iba a terminar de pagar. Eso se repitió durante muchos años y en todas partes. Por eso mismo, mucho antes de que asumiera este Gobierno, indagamos y nos interiorizamos sobre el tema para buscarle salidas, las que hoy vamos a encontrar.

En el día de hoy, en sala y afuera hay muchas de esas familias, que han venido esperanzadas y todavía siguen esperando nerviosas lo que acá vamos a resolver. También hay muchas más personas que no han podido venir, principalmente por su edad, porque es algo que hoy afecta a personas mayores, que han estado con este problema durante treinta o cuarenta años y que tomaron créditos allá por la década de los ochenta. Asimismo los afecta por motivos económicos, porque esto no puede seguir así, porque mes a mes realmente están complicados. Están en vilo, a la espera de la comunicación de sus compañeros con la noticia de que se resolvió, de que se votó, de que será ley con esta sanción. Esa es la magnitud de la responsabilidad que tenemos en esta sala: decidir si para los rehenes de la UR –porque eso es lo que son, rehenes, no deudores– vamos, por fin, a darles un alivio, una esperanza o si vamos a seguir hablando de números y encaje bancario en lugar de hablar de familias y de calidad de vida. «No somos números, somos personas». Ese reclamo lo he oído una y mil veces. Si bien –como dije– hace años que me comprometí con este tema, recién ahora encontramos sensibilidad y disposición para, por fin, buscar una solución. En aquel momento, el 9 de junio de 2021, cuando presentamos el proyecto de ley, no nos aferramos a él, pero entendemos que hoy podría contener muchísimas cosas que no tiene, que podría abarcar mucho más de lo que comprende, que podría tener muchísimas menos pretensiones que las que tiene, pero también hemos encontrado el camino para que hoy todos levantemos la mano. Esto para nosotros va a ser muy importante, como lo será el respaldo para quienes serán finalmente los beneficiarios.

Nunca hemos pensado en renunciar a este proyecto de ley. Si se nos aseguraba que iba a haber una solución para estas familias, siempre íbamos a esperar el tiempo que fuera necesario; administramos los tiempos y las ansiedades de acuerdo con la situación. No se trata de quién se va a llevar el rédito político, sino de dar calidad de vida a más de 24.000 familias que han renunciado a mucho por conservar sus casas. Se trata de que esos padres que hace treinta o cuarenta años empezaron a formar su hogar, hoy puedan pasar a su vejez sabiendo que tendrán su techo pago y que no dejarán una deuda a sus hijos.

Por lo tanto, señora presidenta, hemos escuchado, conversado y hablado en todos los aspectos con respecto a este proyecto de ley que, en realidad, tiene dos grandes virtudes. Por un lado, comprende a todos los deudores en unidades reajustables y da una certeza a lo que nos planteaban muchas de esas familias; va a dar una finalización, quitando el temor a que los créditos sean eternos. Por otra parte, fija el interés que deberán pagar hasta su cancelación, lo que les da reglas claras sobre su futuro. Le da certeza a la gran incertidumbre, porque seguirán pagando, y ese es el gran valor en todo sentido de esta iniciativa. Certeza de finalización; certeza en los intereses; certeza en el tratamiento y en las obligaciones que asumen para mantenerse protegidos por una ley; certeza en la igualdad, tratamiento igualitario para todos los deudores.

En efecto, la creación de un fideicomiso, que comprenderá a todos los créditos en unidades reajustables, sean del Banco Hipotecario o de la Agencia Nacional de Vivienda, dará un trato igualitario de aquí en más a todos los deudores en UR.

Entonces, esta ley dará certeza, claridad, igualdad y protección. Quizás no sea la solución justa. Se ha hablado mucho de la justicia y de la injusticia de la ley, pero es la que se podía dar contemplando todas las situaciones para llegar a la unanimidad, tratando de que este tema tan largo tenga un final digno, como el que va a tener.

Muchas gracias.

SEÑOR BOTANA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BOTANA.- Muchas gracias, señora presidenta.

La verdad es que nos mueve el alma entrar en esta discusión de hoy: es el principio del fin de la angustia. No es otra cosa. Acá no hay ningún regalo para nadie. Acá no hay justicia, siquiera, señora presidenta. El único elemento de justicia lo agregó la intervención del Ministerio de Economía y Finanzas cuando hizo justicia en tiempos de pago porque, en definitiva, el proyecto de ley no contiene elemento de justicia alguno. La desesperación es por terminar con esta situación o, por lo menos, ponerle una fecha cierta a ese día.

A ese padre de familia un día le dijeron: «Vas a pagar un alquiler caro, pero un día vas a tener una casa, a tus hijos les vas a dejar una casa y un patrimonio», pero lo que ve es que han pasado los años, la cuota no se alcanza, la cuota llena cada día más parte del presupuesto de la familia, la deuda es cada día más grande y a los hijos, en vez de una solución, les va a quedar un problema cruel imposible de resolver. Es una deuda que crece y crece; es un sufrimiento permanente.

Yo no quiero saber cómo fueron las noches que vivieron estas familias, las conversaciones familiares. No es fácil quedarse sin techo, señora presidenta; no es fácil ir a la calle y todavía con todas las deudas; no es fácil tener esa amenaza permanente.

Acá hubo convicción, hubo decisión, hubo unanimidad en la comisión. ¿Cuánto vale una decisión del Senado de la república por unanimidad, y más cuando tenemos posiciones diferentes? Como bien decía el señor senador Coutinho, no hubo un proyecto de ley más trabajado que este, que tuviera más versiones que este.

Tuvimos la presidencia del señor senador Camy; era el que tenía presidir. Cuando faltó precisábamos que volviera; lo necesitábamos. Era la decisión y la firmeza; era el acuerdo; era el tractor del proyecto de ley. Recién lo decía el señor senador Coutinho: nunca trancó nada. En principio presentó un proyecto, después lo había corrido por otro lado, siempre razonando juntos, siempre aportando y sin trancar en una sola circunstancia.

Se manifestó la preocupación de Cabildo Abierto, por supuesto, con el aporte invalorable del senador Lozano en aquella etapa y hoy como ministro, que sigue aportando.

También va el reconocimiento al Frente Amplio. El señor senador Bergara planteó el primer día las dificultades para solucionar este tipo de cuestiones por ley; sé que eso lo violenta porque, además, él es del palo. Para quien es del palo bancario –fue nada más y nada menos que el presidente del Banco Central del Uruguay en dos períodos– una cuestión de este tipo es de una violencia mayor. Sin embargo, se avino a la solución, a este camino por el mecanismo del fideicomiso, que no imponía a la institución bancaria una resolución o una refinanciación por ley, sino que quitaba la cartera, la ponía en otro lado y allí sí se hacía la refinanciación. En realidad, se avino a la solución porque había voluntad de solucionar, que es lo que aquí vale.

El señor senador Nunes fue clarísimo en su aporte para que no quedaran afuera los que habían cumplido siempre por no estar vigentes a la fecha de hoy.

Nuestro presidente de la república se comprometió con el tema; nos preguntó sobre ello incansablemente, todos los días o, por lo menos, semanalmente desde la fecha en que nos convocó para darle solución.

La inclusión del tema en el mensaje presidencial del 2 de marzo fue un empujón de los grandes, porque los asuntos que están en el mensaje del presidente son los que se tienen que resolver, son un mensaje al país. El equipo del Ministerio de Economía y Finanzas –integrado por el director general de Secretaría, doctor Di Lorenzo; el doctor Rosas; el contador Blanco, director de Finanzas Públicas, y el economista Herman Kamil– fue el que terminó moldeando buena parte de este proyecto.

Por otro lado están los deudores, los incansables, los que pasaron todas las angustias y que, a pesar de ello y de tener esa carga sobre los hombros, fueron capaces de organizarse para seguir trabajando, de no dejar de ir a ningún lado, de juntarse en las plazas de todos los pueblos, de venir al Parlamento y de ir a la Torre Ejecutiva, siempre con una actitud constructiva diciendo «estamos acá, estamos sufriendo, queremos la solución y el diálogo», nunca con una protesta desmedida en ninguno de los períodos y siempre con una posición de firmeza y de reclamo justo. Agradezco enormemente al grupo de deudores de Melo, que fueron los que me introdujeron en el tema.

Señora presidenta: 24.000 familias serán alcanzadas por esta solución; 2400 de ellas ya no tendrán que seguir pagando. El proyecto de ley no distingue por el valor de las propiedades, por una razón filosófica: no queríamos ser injustos con los que en su honestidad mantuvieron el valor de la propiedad, con los prolijos, con los que todavía, además del riesgo, le construyeron arriba, le siguieron agregando valor. ¡Cómo íbamos a ir a una solución en función del valor de la propiedad! ¡Era un muy mal mensaje! ¡Íbamos a estar perjudicando a los que más aportaron, a los que más cuidaron, a los que cuidaron el patrimonio que, en definitiva, es el patrimonio del banco del Estado! ¡No podíamos cometer esa injusticia!

¿Distinguir por el ingreso de las familias? ¡Qué dolor de cabeza y cuánto hubiera demorado esta solución! ¡Son todos trabajadores de este país! De todas maneras, sí se contempló –como señaló el señor senador Nunes– al que tuvo que abandonar cuando le faltaba poquito, al que nadó hasta la orilla pero no pudo llegar. Bueno, ¡se les va a tirar una cuerda para que lleguen!

El Banco Hipotecario del Uruguay pudo haber resuelto este tema y no tuvo voluntad de hacerlo. ¡Eso hay que decirlo! Es grave porque se trata de un banco que es de este Estado, al que salvó este Estado. ¿No son de los uruguayos estas empresas? ¿No es ese el mensaje? Bueno, acá pudo haber habido voluntad de solución por parte del Banco Hipotecario, pero no la hubo.

Nos dicen que dieron no sé cuántos miles de soluciones. ¡No dieron nada! Lo que sí hicieron fue poner unos parches, pero soluciones no dieron; de ser así, la gente no se habría juntado. Además, esta no es gente de andar en esas cosas; lo único que quieren es tener una casa y no dejarles un problema a sus hijos. No son agentes de la política, por más que algunos consultores, hace poco en un diario, los llamaron lobistas y demagogos. ¡¿Lobistas?! ¡¿Demagogos?! ¿O llamaban demagogos a quienes los defendíamos? No lo sé.

¡Se dice que el proyecto de ley para deudores en UR es demagógico! Cuando un consultor tiene que hacer una calificación de este tipo es porque hay una cosa que no tiene: ninguna razón que lo ampare.

Hemos leído trojas de material, pero concretamente un informe del BID, de 2004, que exponía la cantidad de empleados públicos cautivos del Banco Hipotecario. ¡Claro, ellos vieron comprometido su sueldo durante toda la vida! ¡Con razón el Banco Hipotecario tiene la baja morosidad que ostenta! No es porque a la gente le sobre el dinero, sino porque hay compromiso de pagar y porque, además, a muchos les descuentan automáticamente del sueldo y los tienen –como bien dijeron los señores senadores Camy y Coutinho– de rehenes.

Este proyecto de ley trabaja para la solución del tema e implica la creación de un fideicomiso que soluciona esta cuestión de la que hablábamos de no imponer a la banca –para no violentarla– una refinanciación por ley. Parece que eso es un pecado mayúsculo, ¡pero no vaya a ser que la vaca se mueva y después nadie pueda ordeñarla!

Asimismo, el fideicomiso implica otras cosas como, por ejemplo, poner el tema en manos de un especialista y que se manejen estas cuestiones con eficacia y eficiencia. Lo hará República Afisa.

De acuerdo con la iniciativa que aprobamos en la comisión, el producido de toda la cartera del Banco Hipotecario queremos destinarlo a solucionar el problema de los asentamientos, el tema de la primera infancia y el Plan CAIF. Reitero que es algo que está establecido en el proyecto que aprobamos en comisión. Por otra parte, lo de la ANV obviamente tiene que volver a ella porque hay que seguir construyendo viviendas sociales en el Uruguay.

Creo que el señor senador Camy hizo un informe claro que determina que la persona que aportó durante cuarenta años ya pagó, y el que lleva más de treinta años desde el contrato original, también ya pagó, pero se le cobrará hasta que complete los cuarenta años –por una cuestión de necesidad–, sin interés en UR. De todas maneras, si lo medimos de acuerdo con las tasas de hoy, es un brutal interés en dólares porque ese ajuste de la UR ha llegado a suponer –cuando estábamos formulando el proyecto de ley– una tasa del 10 %, 12 %, 13 % o 14 % en dólares, teniendo en cuenta el retraso cambiario, tasa inexistente en el mercado. Por lo menos, no genera interés en UR, por lo que cada peso baja la deuda. Como se sigue pagando la misma cuota, lo que se hace es acelerar un poco el tiempo en el que ella se extingue. ¡Esa es la clave del proyecto!

El Frente Amplio nos ha pedido que exista un mínimo de pagos mensuales realizados y es razonable el planteo. ¡Es razonable! Hay que valorar la constancia; está bien.

Se ha planteado la preocupación por el Banco Hipotecario del Uruguay, pero ese banco ya cobró, señora presidenta. Tuvo ganancias extras excesivas, cobrando por encima de las tasas de mercado en UR, por tener cautivos a los deudores.

Entonces, si todos sabemos de los excesos del banco, ¿por qué hay que compensarlo? Además, no hay razón para ello. La presidenta del Banco Hipotecario del Uruguay ha sido clarísima en sus mensajes. El Banco Hipotecario del Uruguay puede absorber con su patrimonio, con tranquilidad, todo el costo de este proyecto de ley. Tiene diez veces el patrimonio que necesita para su nivel de actividad bancaria. No tendrá ningún tipo de afectación.

¿Para qué quiere el patrimonio si, además, no lo está usando? ¿Para colocarlo en letras del propio Gobierno? Bueno, mejor va a estos destinos sagrados de los que estamos hablando. ¿Sacarle dinero a la infancia, sacarle dinero a la pobreza para alimentar un banco y que, además, da tres créditos por día y que, a su vez, ha entregado a los privados el crédito bancario?

La banca privada creció USD 1.000:000.000 en el crédito hipotecario y el Banco Hipotecario del Uruguay, USD 100:000.000. ¿Por qué? ¿Porque cobra tasas baratas? No. Porque la gente se dio cuenta y va adonde puede pagar. Ya que es un sacrificio, que es la vida entera, ¡mire si se van a dejar robar! Las generaciones de ahora son más vivas que las nuestras. Ya no creen en san Estado. ¡Por favor!

En marzo de 2022 el Banco Hipotecario del Uruguay tenía USD 550:000.000 de liquidez; lo dijo el director Marcos Laens. Habló sobre las tasas, preocupado por las que cobraba el Banco Hipotecario del Uruguay. Lo dijo en el propio Senado, a la senadora Bianchi y a mí; nos respondió a nosotros. Estaba preocupadísimo por la pérdida de participación en el mercado.

Por otra parte, ¿el costo será el que se dice? Yo digo que no, porque esos activos son mentira, señora presidenta. El Banco Hipotecario del Uruguay tiene como activo una deuda de USD 350.000 respaldada por una casa que vale USD 60.000 o USD 80.000. ¿Quién le va a pagar? ¿Quién le puede pagar, por más que se quiera hacerlo? Jamás va a realizar esos activos.

Entonces, no es cierto que la pérdida o el costo de este proyecto de ley sea el que se dice. Es mucho menos, muchísimo menos, tal vez la mitad. Sí es verdad que tiene un costo en términos contables. ¡Eso sí!

El Banco Hipotecario del Uruguay contrató a una consultora de buen prestigio. Me refiero a CPA Ferrere. Doy nombres; ellos dieron los nombres de los deudores, los nuestros, todos, cuando se pusieron a opinar políticamente. Se contrató un informe. Seguramente contrataron espacio periodístico también. Se trata de un informe que, como economista, me duele porque fue realizado por abogados, no por economistas, señora presidenta. Repito: presentaron informes de abogados, y de la parte fea del abogado, de esa que se pone a disposición del que le pague para producir una biblioteca o la otra. La verdad es que acá no fue agradable ver los supuestos del trabajo, ni uno, pues solo uno se condice con la realidad, más allá del atrevimiento de tratar de lobistas y de demagogos a los deudores.

Señora presidenta: voy a mencionar una comparación entre las monedas, entre la UR, que crece por el índice medio de salarios, y la UI, que lo hace por el IPC. Claramente podemos ver que entre 1984 y 2019 la UR creció
1,5 % acumulativo anual por encima de la UI. El mayor crecimiento de la UR por encima de la UI –y esto es importante, atiendan las fechas– es entre 1984 y 1998, y después entre 2004 y 2019. Hay un período, 1998-2004, en el cual la UI creció por encima de la UR. Todos sabemos cuál fue ese período, en el que buena parte el Banco Hipotecario del Uruguay estuvo cerrado. Si uno toma desde 1984 hasta 2004 –o sea, hasta el momento final en el que la UI creció más que la UR–, con el crecimiento que ya tenía acumulado la UR por encima de la UI, pasa raya y hace el cociente, puede ver que el crecimiento fue de casi un 6 %, 5,7 % de la UR por encima de la UI. Así que ni siquiera ahí les da. Por supuesto que de ahí en adelante se disparó la UR y se trancó la UI. Bueno, en realidad la UI no existía, pero la podemos simular por el índice de precios al consumo.

En esta cuenta del 1,5 % acumulativo anual entre 1984 y 2019 la UR creció un 70,91 % por encima de la UI. ¡¿Cómo que no influyó la moneda?! Su nivel de encarecimiento respecto de otros bienes se fue casi al doble; casi el doble tuvimos que pagar por vivienda en vez de pagar por la comida, el transporte y las otras cosas que paga la familia.

Con respecto a la tasa, en el trabajo de CPA Ferrere se indica que se hace todo el ejercicio poniéndole una tasa mayor del 6 % a la UI y una tasa menor del 5 % a la UR. ¿De dónde sacaron eso? Primero, capaz que alguien me encuentra una tasa del 5 % en la información de tasas que tengo. En algún momento hubo alguna, al principio, pero todas a las que hemos llegado son 7 %, 9 %, 11 % y hasta 12 % en UR. ¿De dónde sacaron eso de la tasa menor al 5 %? ¿Dónde están esos datos? Quiero verlos y también el del supuesto de la tasa del 6 % de la UI.

¿Sabe por qué no es cierto, señora presidenta? Porque la UI no existía, ya que fue creada recién en 2003 y el propio Pablo Rosselli, en un reportaje de Emiliano Cotelo, dijo que el Banco Hipotecario no dio crédito de vuelta hasta el 2009, después de haber estado cerrado. La UI no existía; entonces, ¿de dónde sacan esa tasa mayor en UI que se tenía que pagar? No había créditos en UI porque no existía. Entonces, ¿de dónde saca la consultora la información para hablar con esa autoridad y hacer las comparaciones?

En la barra está Rosemarie Rosas; ella me aportó montones de casos de tasas –los tengo ahí, en el teléfono–, pero CPA Ferrere tampoco tuvo acceso a estos datos porque están en carpetas. El Banco Hipotecario no tiene informatizada la situación, ¡no tiene informatizadas estas carpetas, las anteriores al 2008! Entonces, ¡también es mentira que miraron todas las tasas y que llegaron a una muestra suficiente!

Cuando toman los períodos de comparación son arteros; son sumamente arteros para tomar el período de comparación.

13) PRÓRROGA DE LA HORA DE FINALIZACIÓN DE LA SESIÓN

SEÑORA BIANCHI.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA BIANCHI.- Señora presidente: formulo moción para que se prorrogue el tiempo de que dispone el señor senador Botana.

SEÑORA PRESIDENTA.- Si les parece bien, señores senadores, podríamos agregar en la misma moción la prórroga de la hora de finalización de la sesión.

(Apoyados).

–Se va a votar.

(Se vota).

–25 en 26. Afirmativa.

14) BANCO HIPOTECARIO DEL URUGUAY Y AGENCIA NACIONAL DE VIVIENDA

SEÑORA PRESIDENTA.- Retomamos el tema en consideración.

Puede continuar el señor senador Botana.

SEÑOR BOTANA.- Muchas gracias.

Decía que cuando toman los períodos para los ejemplos, para los casos –y por eso digo que esto es más de abogados que de economistas–, son absolutamente arteros. ¡No lo hacen a partir de 1984! Muestran el trabajo a partir de 1984, pero el período que toman para la comparación es a partir de 1987. ¿Para qué? Para que influya un poco más en los números…

(Dialogados).

–El período 2004-2008.

(Dialogados).

–Los de CPA Ferrere se supone que son economistas y son buenos economistas.

(Dialogados).

SEÑORA PRESIDENTA.- No dialoguen.

SEÑOR BOTANA.- No quiero hablar en contra de los abogados, pero a veces caen en la tentación de usar una y otra biblioteca, y en este caso tenemos una situación de ese tipo, señor senador.

(Dialogados).

SEÑORA PRESIDENTA.- ¡Por favor, no dialoguen!

SEÑOR BOTANA.- Me hace ver el senador Domenech que los números no mienten, sino que muchas veces mienten quienes hacen los números.

¿Por qué usan ejemplos comparativos desde 1987? ¡Para que pese más el único período en que la UI creció más que la UR porque, de lo contrario, los números no les dan de ninguna manera!

Hacen algo peor, señora presidenta: toman el supuesto –¡el supuesto!– de que son créditos a 22 años y que todos se pagan en plazo. O sea que si empezaron en 1987 terminan ahí, en 2009. ¡Todos en plazo! ¡22 años! ¡Claro, entonces, en ese período pesa, por supuesto, el período en que la UI creció más que la UR!

¡Eso es trampa!, porque esta gente que está acá ha pagado durante 40 años, tiene una deuda mayúscula para adelante y una cosa que se llama «colgamentos», que cualquier análisis serio debe considerar.

¿Cuáles son los supuestos serios? Que la UR reajusta por año y la UI en cada pago. Ese es el único supuesto serio.

Después está la chantada mayor: escala logarítmica para el eje de las ordenadas. ¡Cualquier grafiquita! Todos trazamos una gráfica; todos sabemos hacerlo. ¿Qué valores ponemos en un eje y en el otro? Bueno, ponemos 1, 2, 3, 4, es decir, una sucesión de números crecientes, en una progresión natural. ¡No!; acá la escala es 1, 10, 100, 1000, 10.000, 100.000. O sea que vamos achatando por diez la gráfica de crecimiento de la UI y de crecimiento de la UR. ¡Claro! Con razón la distancia, que es gigante, se hace chiquita. Igualmente, siempre la gráfica de la UR es más cara que la de la UI. Eso es obvio. Eso no podían lograrlo; tendrían que haber puesto un inverso.

La verdad es que no sé si es un contagio político; ahora el principal de la consultora está de asesor de un candidato político. ¡Supongo que no! Supongo que fue por defender al cliente, pero de verdad no se puede ser así.

Después se hacen algunas cosas, señora presidenta, que son recomendaciones generales de quienes tienen autoridad. Nos hacen ver algunas cuestiones: problemas de asimetría de la información; riesgo moral y selección adversa. ¡¿Nunca pensaron en la moral del deudor?! ¿Nunca pensaron en ese padre de familia que tiene la angustia de quedarse sin techo y dejar sin techo a su familia? ¿No será ese un riesgo moral peor? ¿No será eso mucho más grave?Después mencionan que las condiciones crediticias podrían verse afectadas. ¡¿No se habrán visto ya afectadas las condiciones crediticias con un banco que cobró una tasa que alcanzó el 70 % por encima de la otra o una moneda que se ajustó en un 70 % por encima de la otra?! ¿No será eso una afectación de las condiciones crediticias? ¡¿De qué cuestiones crediticias me vienen a hablar?!

Después hay otro capítulo que aborda el tema de inequidad horizontal y vertical, donde se considera el tratamiento diferencial a iguales en términos de ingresos. Eso es así en todas las cuestiones del mercado, en todas las cuestiones de la vida.

Se agrega que el proyecto podría generar injusticias. Sinceramente, señora presidenta, prefiero las injusticias del proyecto de ley antes que la justicia del Banco Hipotecario del Uruguay, que los condenó a todos.

Hablan de equidad intergeneracional, preocupados por el futuro. También refieren al riesgo de pérdida de la banca pública y aumento del costo del crédito. ¿Nunca se dieron cuenta de cuánto se llevó el Banco Hipotecario, del costo de mantener este crédito gracias a que tenía cautivos a los deudores? ¿Nunca vieron el exceso de tasas? ¿Nunca vieron que se mantiene y crece el patrimonio de un banco que no trabaja, que apenas da tres créditos por día? ¡Esos milagros no existen, señora presidenta! Ese patrimonio de algún lado crece. Crece de la espalda de los deudores a los que tiene de rehenes, como bien se dijo en sala.

También refieren al efecto y al contagio a otros mercados, así como al riesgo de que se formen clubes de deudores. Acá no hay conductas abusivas, señora presidenta. No es el caso. Se puede llegar a dar –¡se puede llegar a dar!– porque andan ahí recolecciones de firmas por otras cuestiones vinculadas a algún exceso de tasas o algún exceso de mecanismos de financiamiento. Se puede llegar a dar alguna cosa, pero justamente este no es el caso.

Acá lo que hay son padres y madres que quieren mantener una casa. ¡Acá no hay ningún club de deudores! ¡Acá no hay ningún club de influencias y no hay ningún lobby!, para que les quede claro. Se trata de gente que simplemente quiere terminar, señora presidenta, con la angustia. Quiero decir que por algo pudimos recorrer este camino: veníamos empujados por esos padres y esas madres que no se detuvieron nunca; veníamos tironeados por la decisión del propio presidente y de los compañeros del Senado. Debimos vencer preconceptos, oposiciones y barreras, pero por algo se pudo, señora presidenta. No fue por lobby, para nada; fue sencillamente porque aquí está la razón.

Muchas gracias.

SEÑOR BERGARA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BERGARA.- Muchas gracias, señora presidenta.

Estamos satisfechos; lo estamos porque creemos que abordamos un tema importante, que evidentemente involucra sensibilidad y angustia de muchas familias. Creemos también que todos estamos satisfechos, pero salimos con la sensación de que pudo haber cosas que fueran diferentes.

Lo primero que quiero dejar en claro es que todo lo que contiene el proyecto podía llevarse adelante sin una ley. Tenemos realismo político y por eso trabajamos y contribuimos a elaborar un mejor proyecto de ley entre los proyectos que habíamos analizado, pero quiero dejar constancia de que todo esto se podría haber hecho con la voluntad política, no del Banco Hipotecario, sino del Poder Ejecutivo, que podría haber implementado lo que dirá la ley sin necesidad de una. De todas formas, en última instancia, se trata de una formalidad.

Quiero aclarar al señor senador preopinante que, personalmente, no era partidario de hacer esto por ley, no porque venga del palo bancario; vengo del palo de los intereses del país y de las familias uruguayas. Tampoco me pliego a los discursos antibancarios, porque sabemos lo que sufrió la sociedad uruguaya cuando hubo una quiebra bancaria. Abonar las quiebras bancarias, a la larga, tiene costos tan tan dramáticos que no podemos olvidar ni soslayar.

¿Hay un origen de estas cosas? Sí, lo hay. ¿Es necesariamente la moneda? Tengo dudas. Creo que estaríamos en circunstancias similares –quizás, en momentos distintos– si las deudas se hubieran contraído en otras monedas: en dólares –como en algún tiempo se hizo–, en UI o en UR. Sin embargo, en períodos en los que el salario real sube significativamente –ni que hablar que eso ocurrió entre 2005 y 2018 de manera muy significativa: los salarios subieron, en términos reales, o sea, por encima de la inflación, alrededor de un 55 %–, se genera un impacto, no tanto en los intereses, sino en la magnitud del capital adeudado, porque esa es la característica que tiene el adquirir créditos en monedas que se reajustan; no se trata solo de los intereses, sino de cómo se reajusta el capital.

Por lo tanto, entiendo que el origen está en que, cuando hubo crisis –desde 1980 para acá hubo varias–, no se tomaron las resoluciones de refinanciación que resolvieran el tema, seguramente por razones políticas. Obviamente, había una crisis y un problema masivo; los trabajadores y las familias sufrían y no estaban en condiciones de afrontar las cuotas del Banco Hipotecario. Entonces, en vez de avanzar y sincerarse ante la situación de cada momento, se inventaron adefesios y uno de ellos fue el de: «Vení, pagá lo que puedas y el resto te lo dejo para el final»; los famosos colgamentos.

Se llegó a dar la situación tan absurda de que, como lo que se iba pagando no alcanzaba a cubrir los intereses, lagente pagaba y al final debía más que el monto por el que se había endeudado originariamente.

De modo que, en buena medida, tenemos esta situación porque en su momento, en situaciones de crisis, cuando la gente masivamente no podía afrontar las cuotas del Banco Hipotecario, no hubo soluciones que sinceraran la situación. Fue un «patear para adelante» de manera grosera, masiva porque, como digo, hubo mecanismos que llevaban a que en realidad la gente pagaba y en vez de disminuir su deuda, se acrecentaba, a tal punto que el Banco Hipotecario cerró porque terminó quebrado. Se habla de los cuatro bancos privados que quebraron en 2002, pero hubo un quinto banco, más grande que los cuatro privados, que también quebró, el Banco Hipotecario.

Se trata del Banco Hipotecario que, en nuestra interpretación, había sido un instrumento de clientelismo, de confusión de roles, porque era banco, era empresa constructora, era canalizador de subsidios, tenía vínculos privilegiados con toda la estructura de promoción de construcción de vivienda, o sea, tenía todos los roles mezclados; no había forma de que eso terminara bien. Además, el 40 % de los créditos que otorgaba lo daba directamente el directorio prácticamente sin análisis de las carpetas. Cuando ingresamos al Gobierno fue grande la sorpresa cuando vimos la cantidad de préstamos otorgados, en el Banco Hipotecario en particular, donde la información de las carpetas era ínfima, totalmente insuficiente como para tomar una decisión sobre un crédito.

Esa es la historia del Banco Hipotecario hasta que cerró. ¡¿Cómo no iba a cerrar?! Hasta en momentos de crisis, cuando la banca privada pasó a tener morosidades de 5 % o 6 %, el Banco República de 10 % o 12 %, la morosidad en el Banco Hipotecario era del 70 %. El banco cerró; difícilmente pueda considerarse que hasta ese momento tenía prácticas abusivas cuando quebró; sucedió por su manejo clientelar previo y por las circunstancias, obviamente que gatillaron la situación en la crisis, sobre todo en 2002.

En los Gobiernos del Frente Amplio procuramos una reforma organizacional en este tema para que el banco fuera banco, para que la canalización de subsidios se hiciera a través de una nueva institución que se creó, la Agencia Nacional de Vivienda, y que las definiciones de política de ayuda, de subsidios para los préstamos y para los alquileres, de rebajas, se hiciera como corresponde: desde el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial a través de la Agencia Nacional de Vivienda, explicitados en el presupuesto nacional, y el banco quedaba acotado a un organismo bancario. Por eso nosotros no nos sumamos a la crítica descarnada de las autoridades del Banco Hipotecario que hacen lo que su mandato institucional les indica, que es defender al banco como tal.

Vuelvo a decir: si todo esto se quería hacer, no precisaba ley, se podía haber hecho desde decisiones del Poder Ejecutivo, pero vuelvo al tema del realismo político y estamos aquí llegando a un acuerdo.

Por otro lado, ha habido cambios desde los planteamientos iniciales de este tema porque también ha habido una pequeña historia en estas cosas, que hace a la reorganización que se dio de toda la institucionalidad de vivienda, a reabrir el Banco Hipotecario para que comenzara poco a poco a dar crédito, a capitalizarlo con la conformación también de los fideicomisos de la deuda vencida que tenía, que el Ministerio de Economía y Finanzas compensara con una capitalización, y hacer que la ANV comenzara a administrar esa cartera. Fue así como se transfirieron unas 50.000 deudas y en ese lapso, la Agencia Nacional de Vivienda generó acuerdos, cancelaciones o soluciones para alrededor de 30.000 cuentas. En el Banco Hipotecario había alrededor de 27.000 deudas en UR y se llegó a acuerdos, cancelaciones o soluciones para algo más de 17.000. Esta es la realidad. Es para matizar la idea de que no se hizo nada. Es cierto, era un análisis que iba caso a caso, que llevaba tiempo, pero, sobre todo, pensando en deudas vencidas, en deudas morosas.

Cuando tuve la reunión con representantes del movimiento de deudores en UR, algo que me marcó bastante fue que todo eso refería a deudas morosas, y nosotros estamos planteando soluciones y elementos de mayor justicia para deudas que están vigentes. Creo que eso sí hay que tomarlo en cuenta, ese es un factor muy importante que nos impulsó a trabajar en la dirección de la que hablamos hoy.

La discusión del proyecto de ley se enrareció con la inclusión ‒no sabemos de qué origen, porque nadie ha reclamado la paternidad‒ de la fusión del Banco República con el Banco Hipotecario o, dicho de otra manera, con la eliminación del Banco Hipotecario. No sabemos por qué se mezcló una cosa con otra. Nosotros estamos dispuestos a discutir temas institucionales y organizacionales de las empresas públicas, de los entes y las funciones que tiene el Estado, por supuesto que sí. Ahora, pensar que se puede contrabandear la eliminación de un ente autónomo de esta manera, en un proyecto que trataba de buscar soluciones a otra cuestión, no lo entendimos en ningún momento y eso enrareció el debate, claro que sí.

Creo que en el análisis de estos últimos días un aporte no menor que hicimos desde la bancada del Frente Amplio fue proponer que tratáramos el tema de la solución para los deudores en UR y sacáramos la fusión del BROU y el BHU, que no hace a esta discusión. Creemos que fue un logro, a partir de nuestro planteamiento, que eso se desglosara. Llegado el momento, con los tiempos correctos y con todo el mundo opinando, estamos dispuestos a discutirlo, pero no en estos tiempos, de esta manera y mezclado con otra cuestión, lo que enrarecía la discusión.

La casuística es infinita en esto. Por supuesto que lo ideal, en términos de casuística, es ir caso a caso; no es lo ideal en términos de tiempos, en eso estamos de acuerdo y, por tanto, trabajamos en esto. Es cierto que no somos partidarios de imponer por ley una refinanciación a un banco. En esto coincidimos con lo planteado por el presidente del Banco República en comisión, que justamente propuso
‒junto con los otros directores, incluido el director frenteamplista‒ la posibilidad de hacerlo por otro mecanismo que no sea imponer al banco una refinanciación por ley, porque ya tenemos experiencias de ese tipo que estropearon el funcionamiento bancario.

No es un tema de defender a los bancos, sino de generar las reglas de juego para el funcionamiento del sistema financiero, porque cuando este no está, todo el mundo lo reclama, y cuando quiebra, todos sufren, sobre todo los que menos tienen. Entonces, no es cuestión de defender a los bancos, es cuestión de tener institucionalidad en este tema, porque el palo de la defensa de los intereses del país es el de la defensa del bienestar de las familias y, también, el del fortalecimiento de la institucionalidad del país. Por lo tanto, sí, no éramos partidarios de que una ley le impusiera a un banco una refinanciación. Vuelvo a decir: no era necesaria la ley. Si el Poder Ejecutivo tenía esa decisión, perfectamente podía haber dado instrucciones al ente autónomo y si el directorio no estaba de acuerdo sabría lo que tenía que hacer.

Creemos que fue un aporte muy importante –iniciado por los planteamientos del Directorio del Banco República e impulsado por la bancada del Frente Amplio– que el mecanismo no fuera imponer una refinanciación al banco, sino la conformación de un fideicomiso alimentado con las deudas que estaban sobre la mesa.

En un principio tampoco estábamos de acuerdo en que, si bien no era factible la lógica de ir caso a caso y el tema no se podía complejizar con muchas variables –como el valor del inmueble o la relación entre la deuda y el valor del inmueble o cuestiones por el estilo–, tenía que haber algún criterio adicional a la mera antigüedad de la deuda. El hecho de que una deuda sea de 1983 o de 1993 no dice más que eso, que fue contratada en 1983 o en 1993. Por lo tanto, entendíamos imprescindible agregar, al menos, un criterio grueso de que hubiera un mínimo de conducta de pago, que estoy seguro de que han tenido la mayoría o todos los que están aquí hoy impulsando el proyecto desde la barra. La gente viene a quejarse porque pagó. Nosotros queremos contribuir a esta solución para los que básicamente han pagado. Por eso entendemos que es necesario, como criterio grueso para incorporar la deuda en el fideicomiso, que no solamente esté la antigüedad de la deuda, sino que también haya un mínimo de conducta de pago y de meses pagados. Ni siquiera estamos planteando que sea de la deuda original, porque sabemos –como dijimos hace un rato– que hubo momentos en que la gente tuvo que pagar menos o pudo pagar menos y ahí aparecieron los colgamentos y todo lo demás. En fin, no importa, porque sería entrar muy en la casuística y complejizaría la solución, pero al menos es necesario que haya pagos mensuales por un número mínimo de meses en estos años. Si alguien que tiene una deuda generada hace 40 años y se va a extinguir, al menos exijamos –llegamos a un acuerdo en la comisión– que haya pagado 210 meses o, si vamos a reducirle las tasas a cero a una deuda de 30 años, que al menos haya abonado 180 pagos mensuales. Nos parece algo lógico y consistente con la filosofía del trabajo que se está haciendo. Estoy seguro de que quienes están en la barra han pagado más de 180 meses o, eventualmente, más de 210 meses. Lo que queríamos evitar era esa idea de que alguien tomó la deuda en 1983 y está vigente porque arregló y acordó algo hace poco pero en 40 años pagó ocho, porque no estamos hablando de la situación que queremos resolver.

Creemos que esa incorporación de los pagos mínimos que planteamos desde el Frente Amplio ayuda bastante a aumentar el criterio y la justica de la solución.

Acá se habló de cuál sería el costo y demás. Los costos que se manejaron públicamente, y sobre todo después de estos cambios, en general, no los conocemos, pero quien manejó esa magnitud de costos en la comisión fue el Ministerio de Economía y Finanzas. Entonces, cuando se hicieron públicos los montos de cientos de millones de dólares fueron números que manejó y explicitó el Ministerio de Economía y Finanzas en su comparecencia.

A nuestro juicio, algo que cerraría y nos daría la tranquilidad de que no erosionamos la institucionalidad con una ley que imponga algún tipo de refinanciación, sería que se compense al Banco Hipotecario de alguna manera. Esto ya no tiene que ver con la preocupación de la solución para los deudores y sus familias, sino que se trata más de una cuestión institucional porque, sin duda, contable y formalmente –y también en los hechos, aunque no sea con la misma magnitud–, hay una erosión del patrimonio del Banco Hipotecario que no debería surgir de una imposición legal. Justamente en ese punto, que desde el Frente Amplio planteamos con fuerza y sobre el que recibimos simpatía de parte de legisladores de otros partidos –incluso, con una redacción concreta propuesta por el senador Methol, de Cabildo Abierto–, es donde creo que terminaría de cerrar la prolijidad en este tema institucional.

Ayer acordamos, y es lo que figura en el repartido de hoy, que los beneficiarios de este fideicomiso fueran en parte los asentamientos y que también se usara para financiar las actividades de los CAIF; vimos ese punto con muy buena cara y lo compartimos de manera inmediata. Con respecto al resto, sobre todo las deudas de la Agencia Nacional de Vivienda, acordamos que fueran a rentas generales, al Ministerio de Economía y Finanzas. En ese punto también tuvimos cierta preocupación por lo que podría llegar a perder la Agencia Nacional de Vivienda en la propia gestión de esas carteras. En ese sentido, entiendo que ahora se habló de modificar el proyecto en términos de que esa parte de las deudas de la Agencia Nacional de Vivienda, cuya recuperación iría al Ministerio de Economía y Finanzas, vaya a la propia ANV, y lo vemos bien. De todas formas, para nosotros sigue pendiente la solución de tener algún mecanismo de compensación al Banco Hipotecario, sobre todo por un tema de carácter institucional. Además, compartimos una redacción que se distribuyó en la comisión por iniciativa del senador Methol, en la que se planteaba que el Ministerio de Economía y Finanzas compensará al Banco Hipotecario y que, incluso, podía hacerlo a través de créditos fiscales, es decir, en un largo plazo y en función de las obligaciones fiscales. Esto no cambia en absoluto la situación de los deudores. Simplemente, creemos que tiene que haber algún mecanismo de compensación. Sé que en este momento se están barajando alternativas, que obviamente analizaremos cuando estén sobre la Mesa. Creemos que esa es la parte del proyecto que terminaría de cerrar una solución que culminaría con las angustias de muchas familias, y eso es lo que nos mueve. Nos parece que eso tiene razonabilidad, dado que la situación tiene sus orígenes, pero también se trata de una realidad que debemos atender con los tiempos de hoy, que debe cerrar con una pulcritud institucional que no genere el antecedente de que se impongan por ley determinadas refinanciaciones o extracciones de patrimonio de ningún banco, y mucho menos de uno estatal.

Por lo tanto, estamos satisfechos de haber trabajado y contribuido a una mejor solución en esta dirección, aunque quedan algunos puntos abiertos. Obviamente que me he sentido tocado por aquello de los economistas, abogados y demás. Si bien podemos analizar los informes en profundidad –no coincido enteramente con lo planteado por el senador Botana, en algunas partes sí–, me parece que este no es el ámbito para analizar durante media hora un informe de consultores. En todo caso, lo que sí importa son los posicionamientos políticos, cómo se trabajó en el proyecto y la norma que va a salir porque, de lo contrario, habría que analizar todos los informes que hay en la vuelta. Yo no escuché, por ejemplo, una larga exposición con respecto a un informe de esa misma consultora cuando trabajaba para Katoen Natie, pero ese no es el tema de discusión. Lo importante aquí es que hemos logrado trabajar con aportes de todos los partidos políticos para encontrar una mejor solución, que aborda una problemática real que ayuda o contribuye a que muchas familias reduzcan su angustia, su incertidumbre. Eso es muy bueno. Procuramos que haya un cierre institucional adecuado porque nos importa y mucho. Reitero: no somos del palo bancario, sino del palo del país. Nos preocupa el bienestar de las familias uruguayas y la fortaleza de la institucionalidad del país. Estamos satisfechos con este trabajo. Cerremos de la mejor manera posible este último punto que todavía está abierto.

Creo que va a ser una buena jornada para este Senado.

Muchas gracias, señora presidenta.

SEÑORA PRESIDENTA.- Voy a pedir al señor secretario que lea un artículo del Reglamento que nos parece importante que quienes están en la barra conozcan.

Léase el artículo 184 del Reglamento del Senado.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Artículo 184.- Es prohibida a la Barra toda demostración o señal de aprobación o desaprobación.

En caso de desorden en la misma el Presidente podrá disponer su desalojo total o parcial».

SEÑORA PRESIDENTA.- A efectos de cumplir con el Reglamento, les pido colaboración porque no me gustaría, luego de leído el artículo correspondiente, tener que proceder a desalojar la barra.

SEÑOR METHOL.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR METHOL.- Señora presidenta: quiero comenzar felicitando al miembro informante, señor senador Camy. Verdaderamente nos da mucha alegría que su regreso se dé además en esta circunstancia de votar este proyecto de ley tan esperado. Aprovecho también para felicitar al resto de los integrantes de todos los partidos de la Comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial integrada con la de Hacienda, quienes realmente han colaborado y contribuido con sus aportes, con un espíritu constructivo para que hoy estemos aquí tratando, justamente, esta solución.

A mí personalmente me ha tocado estar en pocas instancias del tratamiento de este asunto, pero que fueron claves en este largo proceso, discutido y debatido, que aparejó este proyecto de ley, para encontrar una solución para los deudores o rehenes de las unidades reajustables.

SEÑORA PRESIDENTA.- Voy a pedir silencio para amparar en el uso de la palabra al señor senador. Hay algún celular sonando con música; no es que no me guste la música pero no estamos en el lugar habitual para ello.

Puede continuar el señor senador.

SEÑOR METHOL.- Decía que me ha tocado estar en algunas instancias claves de este proceso. Recuerdo haber estado en una sesión de la Comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial cuando se recibió precisamente a algunos de los integrantes de los colectivos de deudores en unidades reajustables, quienes contaron la situación que atraviesan desde hace muchísimos años. Son experiencias que personalmente recuerdo y las llevo grabadas, y que, sin lugar a dudas, nos reafirmaron en la urgencia de este asunto. Este es un tema que, como se dijo anteriormente, alcanza a varios miles de familias de todo el país, lleva muchas décadas y no había logrado resolverse hasta ahora.

La preocupación y la sensibilidad por el tema del endeudamiento la ha tenido Cabildo Abierto en particular, prácticamente desde el inicio de la legislatura, siendo uno de los primeros temas para un partido nuevo, que hace su primera experiencia legislativa. No es novedad para nadie el tema del endeudamiento familiar a gran escala, que se está dando sobre todo con la situación de cientos de miles de uruguayos en el clearing figurando como deudores irrecuperables en el Banco Central, así como tampoco nadie desconoce la situación de los deudores ante el Banco Hipotecario del Uruguay y de la Agencia Nacional de Vivienda. Esa preocupación se plasmó en el proyecto de ley que presentó Cabildo Abierto, en aquel entonces, con la firma de los tres senadores. Con otros proyectos de ley que presentó –como se hizo mención– el Partido Nacional, el Partido Colorado, con los aportes del Frente Amplio y con el impulso que le ha dado el propio presidente de la república en su mensaje ante la Asamblea General, se ha llegado, finalmente, a esta instancia.

Como se explicó, básicamente hoy estamos votando la creación de un fideicomiso y la realización de un mecanismo, como es el de la reestructuración de las deudas de personas físicas. Se trata de un mecanismo válido y, el día de hoy, es un buen ámbito para reafirmar –como lo hace el Senado de la república– que la reestructura de las deudas es, precisamente, un mecanismo válido, de justicia frente a determinadas situaciones particulares y que puede ser empleado, como sucede en esta ocasión. Esta solución, como se destacaba, va a dar certezas a estas miles de familias para que tengan un horizonte claro sobre cuál es el final, sobre cuál es el momento en que van a poder liberarse de esa pesada carga que están teniendo desde hace tanto tiempo. Creo que esta es una de las máximas virtudes que tienen, justamente, los procesos de reestructura de las deudas.

Otro capítulo que no estamos votando hoy porque se desglosó –no solo por iniciativa nuestra, sino también de la oposición; incluso hubo manifestaciones de algunos legisladores de los partidos socios de la coalición de gobierno respecto a que no estaban de acuerdo con ese capítulo que se proponía– es el relativo a la eliminación –yo no diría la fusión– del Banco Hipotecario y a la absorción por parte del Banco República. No estuvimos de acuerdo y no estamos de acuerdo porque, entre otras cosas, escuchamos la opinión autorizada del director del Banco República por Cabildo Abierto que, en la misma Comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial integrada con la Hacienda, manifestó sus reparos a esta situación. En el clima constructivo de la comisión, se procedió a desglosar ese capítulo y a abordar estrictamente lo que nos parecía urgente, que es la creación del fideicomiso y la reestructura de las deudas. Particularmente, hice el planteo en la comisión hace una semana y lo reiteré en el día de ayer, respecto a que exista una compensación al Banco Hipotecario por esta pérdida patrimonial que, de alguna manera, sufre con este proyecto de ley. Sinceramente, nadie puede decir que Cabildo Abierto lo hace por una excesiva simpatía con el sistema bancario ni por ningún otro tipo de afinidad, sino por una cuestión institucional como se mencionó aquí. Asimismo, uno puede entender el dolor que pueden tener muchas familias con la institución, con el Banco Hipotecario. No pretendemos que eso se subsane de un día para el otro, pero es nuestra responsabilidad, como un partido que además tiene la titularidad del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial, velar también por la institución, porque son muchos los planes de vivienda que se están ejecutando y que se van a ejecutar en los meses siguientes y en los próximos años, y deben estar garantizados. Por eso es importante que el Banco Hipotecario y la Agencia Nacional de Vivienda, que son dos de los pilares de ese complejo sistema integrado de la vivienda, sigan funcionando.

Desde ese punto de vista, hay que decir que el Banco Hipotecario cumple un rol muy importante en alguno de los programas que se están llevando adelante, como es el Programa Entre Todos. No olvidemos que complementa, por ejemplo, el programa de vivienda de interés social que se realiza en el país. Existen varios contratos firmados entre ese organismo y el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial que es necesario que se puedan garantizar. Esto es de interés no solamente de la coalición de gobierno, de esta Administración, sino de todo el país para que, efectivamente, se pueda cumplir con esos compromisos que también se asumieron con miles de familias que están esperando esa solución habitacional.

De modo que nosotros aquí tenemos que guardar el equilibrio entre la urgencia de avanzar con este proyecto, como efectivamente hoy se está haciendo y, al mismo tiempo, velar por el equilibrio de la afectación que pueden llegar a tener la Agencia Nacional de Vivienda y el Banco Hipotecario del Uruguay. Desde ese punto de vista propusimos un aditivo que está sobre la Mesa para que sea una posibilidad.

Los senadores del Partido Nacional nos han planteado la posibilidad de que se modifique el artículo 1.º, específicamente en lo que refiere a los beneficiarios del fideicomiso, para que se contemple al Banco Hipotecario y a la Agencia Nacional de Vivienda, particularmente. ¿Eso por qué? ¿Porque nosotros estemos en contra de estas causas que figuran acá, como la atención integral a la primera infancia, o la atención del INAU, o los recursos para la erradicación de asentamientos? No, por supuesto que no. De hecho, nuestro partido ha insistido mucho en que se pueda dotar de recursos para estas políticas y esto se ha logrado en rendiciones de cuentas.

Creemos que eso, de alguna manera, ha sido contemplado en otros instrumentos y en otros momentos, pero esto es importante, no solo desde el punto de vista institucional –como bien señalaba el señor senador Bergara–, sino también para la continuidad de políticas de vivienda que queremos dejar garantizadas y con la tranquilidad a todos los miles de beneficiarios que tienen estos planes de que esto no se va a truncar.

Estas posibilidades están abiertas. Evidentemente, antes de la votación habrá que ver si se hacen las modificaciones del artículo 1.º o si se propone la votación del aditivo, pero consideramos que es un punto sumamente importante para atender. Sin perjuicio de ello, el trámite sigue en la Cámara de Representantes y nosotros velamos por que se siga con el mismo espíritu constructivo que ha reinado en el Senado. También será un ámbito propicio para seguir mejorando este proyecto en lo que hace a la ingeniería, para que la solución que se está proponiendo sea efectiva y se pueda realizar en el menor plazo posible para ponerla en marcha, así como también para que se guarde el equilibrio entre estas soluciones y la continuidad de las políticas de las que estamos hablando.

Para cerrar, simplemente quiero decir que compartimos la gran satisfacción de todos los partidos de estar votando hoy esta herramienta, sobre todo por la forma en que se dio: de negociación, de apertura y de sensibilidad ante los reclamos que están haciendo miles de familias, en este caso. Es una sensibilidad que siempre debe estar presente desde el legislador hacia estas causas e, indudablemente, el tema del endeudamiento, en general, es uno de estos asuntos.

Conocemos de las particularidades de este caso. Se decía que, en realidad, es una situación más parecida a la de rehenes que a la de deudores, y estamos de acuerdo, porque apareció una excesiva onerosidad vinculada al progreso del cálculo de esta deuda, pero creemos que aquí ya se da un paso gigantesco hacia una solución definitiva, una certeza y una salida para esta situación angustiante que ahora ve una esperanza.

Muchas gracias, señora presidenta.

SEÑORA PRESIDENTA.- Quiero aclarar al señor senador que no ha llegado ningún aditivo a la Mesa. Después pueden conversar sobre ello, pero quería dejar claro que no tenemos nada en la Mesa.

SEÑORA BIANCHI.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA BIANCHI.- Vamos a pedir un cuarto intermedio hasta las 13:30.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar.

(Se vota).

–22 en 24. Afirmativa.

El Senado pasa a cuarto intermedio hasta las 13:30.

(Así se hace. Son las 12:21).

(Vueltos a sala).

–Habiendo número, continúa la sesión.

(Son las 13:42).

SEÑOR NUNES.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR NUNES.- Gracias, señora presidenta.

En primer lugar, tal como hemos hecho en otras oportunidades quiero saludar y reconocer a las personas que se organizan para reivindicar y poner en agenda sus problemas. Naturalmente, nosotros aspiramos a que la defensa de las situaciones particulares se haga en el contexto del interés general, pero reconocemos a la gente que se organiza y se moviliza para trasladar a los distintos ámbitos de la opinión pública, particularmente al Parlamento y al Poder Ejecutivo en lo que le corresponde, sus reivindicaciones. Así que saludamos a las personas que han estado bregando por esta solución, a las que, como bien decían otros parlamentarios que hablaron antes, se ha escuchado para, desde distintos puntos de vista, tratar de contemplar sus planteos en el marco del interés general.

En segundo término, si bien ya hizo uso de la palabra el senador, compañero Mario Bergara, quiero decir que la posición de la bancada del Frente Amplio, en línea con lo que sostuvo en la Comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial desde la primera iniciativa que se presentó para dar solución a la situación de los deudores en unidades reajustables, ha sido la de colaborar a encontrar una solución.

La bancada del Frente Amplio va a acompañar el proyecto de ley que está a consideración, sin perjuicio de algunos matices que podamos tener y que tenemos.

Somos conscientes de que, naturalmente, se busca la solución más justa posible, pero entendemos también que es muy difícil alcanzar en estos contextos de una norma de carácter general, porque puede haber personas que legítimamente podrían haber sido contempladas y, bueno, por no encuadrar en los límites estrictos que marca la ley, no lo son, o también puede haber personas que quizás no debieran ser contempladas y, sin embargo, lo serán. O sea que sabemos que es imposible encontrar una solución absolutamente justa, pero vamos a acompañar esta que contempla una demanda largamente sostenida y es fruto del acuerdo político que hemos podido construir en esta cámara.

Nosotros no compartimos esa suerte de satanización del Banco Hipotecario y de la unidad reajustable, pero creemos que este tema deberá profundizarse en otros debates. Para entender el origen de esta situación que estamos tratando de resolver, estamos hablando de deudores, algunos anteriores a 1983, y otros a años subsiguientes. No podemos ignorar las profundas crisis económicas que vivió el país, y cómo su costo cayó brutalmente sobre las espaldas de los trabajadores y las trabajadoras; cómo se incrementaron los índices de desempleo; cómo cayó el salario real y los índices de pobreza, y cómo tantas uruguayas y tantos uruguayos debieron ir a buscar en el exterior una oportunidad de trabajo y de vida digna que nuestro país no le daba como consecuencia de las políticas económicas que se aplicaron a lo largo de las últimas décadas del siglo XX, tan tristes para el país.

Por tanto, eso tuvo sus repercusiones, porque la gente no estuvo en condiciones de asumir los compromisos financieros, tuvo que postergar pagos, estirar los plazos de pago y también pagar intereses sobre intereses. Naturalmente, nos enfrentamos a una situación social que, si bien se fue intentando abordar en las últimas décadas –y de ahí la recuperación del Banco Hipotecario del Uruguay que estaba fundido, la creación de la Agencia Nacional de Vivienda, la solución a miles de familias, con quitas y rebajas de intereses–, había un segmento que no había sido contemplado en las soluciones anteriores, pero que hoy sí lo estamos atendiendo. Es por ese motivo que estamos acompañando esta solución.

Como decíamos, nos preocupa que la solución a una circunstancia particular –la de las personas que todavía son deudoras en unidades reajustables– no suponga un inconveniente para la solución al gran déficit de vivienda que aún tiene nuestro país, y para el cual la Agencia Nacional de Vivienda y el Banco Hipotecario del Uruguay son herramientas válidas para nosotros, las que tenemos que sustentar y defender. En ese sentido van nuestras preocupaciones, y así lo anunciaron los señores senadores Bergara y Methol. Sabemos que se están discutiendo algunos ajustes –que van en esta dirección– al proyecto de ley que ha sido repartido. No conozco si hay un texto definitivo, pero nos gustaría que pudieran atenderse tanto las necesidades financieras de la Agencia Nacional de Vivienda como el hecho de no deteriorar las posibilidades a futuro del Banco Hipotecario del Uruguay. Lo digo pensando en preservarlos como herramientas útiles para la política de vivienda que el país debe encarar.

Es en esa línea, entonces, que vamos a acompañar este proyecto de ley. Nos gustaría, si es posible, introducir algunas modificaciones para preservar la capacidad financiera de la Agencia Nacional de Vivienda y del Banco Hipotecario del Uruguay.

Muchas gracias.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Gracias, señora presidenta. Seré muy breve.

Como no integro la comisión que trabajó en este asunto, quiero saludar y felicitar a mis compañeros de bancada que sí lo hicieron. En esa actitud constructiva, de aporte, que reconocen todos los partidos en general, siempre hemos tratado de serlo desde nuestra fuerza política.

Más que nada es eso. Quiero agradecer a los compañeros porque en nuestra bancada, en su momento, teníamos tres principios a tomar en cuenta al momento de buscar soluciones a este problema que, evidentemente, a todos nos preocupaba.

El primero de los tres pilares sobre los que considerábamos que debería haber un acuerdo era que no fuera algo hecho al barrer, sino que se tuviera en cuenta el costo de la vivienda y, en ese sentido, que realmente contemplara, de pronto, no a los valores más elevados.

El segundo de ellos era que se tuvieran en cuenta los ingresos de las personas. Allí había dificultades porque se dice que al día de hoy no se sabe, no está registrado cuánto gana cada deudor. Nos parecía que era justo el criterio que proponíamos, pero sabemos que existía esa dificultad.

El otro pilar era que se tratara de alguien que fuera buen pagador. Esto, en parte, se ha contemplado en las propuestas que también hicimos en el sentido de que si ha pagado por tal cantidad de cuotas, pueda considerarse buen pagador.

Los compañeros se manejaron con esos criterios y trataron de hacer propuestas, además de otras, como se ha dicho.

Por tanto, me parece que es muy importante esta solución de acuerdo con la que se ha llegado al día de hoy.

Simplemente, debemos recordar cómo estaba el Banco Hipotecario –lo menciono porque se ha hablado y criticado mucho al actual– cuando asumió nuestra fuerza política y los esfuerzos que se hicieron. Es evidente que a ello se debe la solvencia que hoy tiene –se mencionó aquí–, pues su nivel es diez veces el que necesita para compensar el costo de este proyecto de ley. Insisto: tiene esa solvencia porque hubo gobiernos nuestros que lo fortalecieron.

Siempre saludo las iniciativas –es bueno que lo diga así, mirando a la barra–; quienes están presentes saben que siempre he dicho que hay que valorar mucho la organización de la gente. Sin embargo, a veces uno escucha –por alguna expresión de gente que no es de andar en estas cosas– que otro tipo de organización no es buena, pero para nosotros, siempre que la gente se organice para reclamar por sus derechos, está bien. Creo que ese es un valor de la democracia que todos tenemos que cuidar y preservar, porque es sano que aquel que entiende que sus derechos son lesionados se pueda juntar con otros para defenderlos.

Era cuanto quería decir, señora presidenta.

SEÑOR DOMENECH.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR DOMENECH.- Señora presidenta: me siento muy representado por la brillante exposición que hizo el señor senador Camy. Ambos somos maragatos –como se dice habitualmente, aunque es equivocado decirlo así–, y me llena de orgullo que un senador originario del departamento de San José haya hecho quizá la mejor exposición de motivos que yo haya escuchado en este Senado.

De todos modos, quisiera hacer algunas glosas de lo profusamente dicho en esta sesión. La primera de ellas es que el Banco Hipotecario del Uruguay tiene una riquísima historia, y quizás es la entidad estatal más antigua del país. Fue creado en 1892, por Julio Herrera y Obes e, incluso, es más antiguo que el Banco República. Lamentablemente, luego de la restauración democrática sufrió direcciones que respondieron a personas de cuyo nombre –parafraseando a Cervantes– preferiría no acordarme; incluso, si no recuerdo mal, algunas de ellas terminaron procesadas. Ahí comenzó la debacle del Banco Hipotecario.

Obviamente, en mis cuarenta años de ejercicio profesional, concurrí de manera asidua al banco –como cualquier escribano del país–, y se podía apreciar que por día se escrituraban cuarenta o cincuenta préstamos hipotecarios. Gran parte de Montevideo y de las ciudades del interior se construyeron con la colaboración de esta institución y también es cierto que la gente logró el sueño –un sueño que me parece que debemos acariciar– de la casa propia gracias al Banco Hipotecario del Uruguay. Fue un instrumento que permitió a las clases medias del Uruguay acceder a la propiedad. A tal extremo fue así que cuando los escribanos teníamos que estudiar los últimos treinta años para asegurarnos la regularidad de las trasmisiones de la propiedad –ese era el plazo de prescripción hasta la LUC– y no teníamos los antecedentes, íbamos al Banco Hipotecario del Uruguay porque seguro que en el banco de títulos de esa institución encontrábamos los antecedentes que nos iban a permitir orientar el estudio de títulos que teníamos en nuestras manos.

Por eso nos opusimos a que el Banco Hipotecario del Uruguay desapareciera. Reconozco que muchas de las personas que están en la barra y nos están mirando han padecido con el Banco Hipotecario, pero no es culpa del instrumento, sino de quienes lo utilizaron y lo hicieron muy mal.

Vamos a decir que incluso en este momento, en que hay una competencia de la banca privada en materia de crédito hipotecario, esta no cubre las necesidades de crédito hipotecario del país. Por lo tanto, es importante mantener la institución estatal que cumplió y puede cumplir en el futuro un papel muy importante en el acceso a la vivienda, especialmente para esa clase media que ha caracterizado tanto al Uruguay y que estamos empeñados en proteger.

Este proyecto de ley –tengo la certeza de que va a ser votado por unanimidad en el Senado–, de alguna forma, termina con un argumento que he escuchado en muchas oportunidades en cuanto a que no se pueden tomar medidas legales que afecten la intangibilidad de los contratos, que eso afecta la seguridad jurídica. Bueno, en la historia del Uruguay, en repetidísimas ocasiones se ha tenido que intervenir en los contratos. Es verdad que en el derecho rige el principio pacta sunt servanda –es decir que los pactos tienen que ser cumplidos, que los contratos son la ley entre los particulares–, pero también es cierto que, desde el antiguo derecho romano, a esa frase se le agregaba rebus sic stantibus, o sea, mientras se mantengan las condiciones porque, como decía el sabio de Estagira, las verdades son en determinado tiempo y en determinadas condiciones y cuando estas cambian no es justo pretender mantener las estipulaciones pactadas, de hecho, en otros términos.

Por eso creo que así como está este grupo de deudores que ha sido persistente, que ha tenido una lucha heroica para convencer al sistema político de que era necesario hacer algo para revertir la injusticia que constituía la forma en que se estaban cobrando los créditos hipotecarios, tenemos en el Uruguay un millón de deudores que también están esperando una solución por parte del sistema político.

Por lo tanto, que no nos vengan a decir, respecto a esos otros compatriotas, que cualquier medida que se adopte afecta la seguridad jurídica, porque hoy estamos demostrando, con nuestro voto, que los pactos deben ser cumplidos cuando se mantienen las condiciones en que se celebraron, pero cuando cambian debemos introducir instrumentos legales que permitan a los deudores cumplir, en términos de justicia, con lo pactado.

SEÑORA BIANCHI.- ¿Me permite una interrupción, señor senador?

SEÑOR DOMENECH.- Con mucho gusto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Puede interrumpir la señora senadora Bianchi.

SEÑORA BIANCHI.- Gracias, así abreviamos el trámite porque queremos que esto se vote.

No es casualidad que le pida una interrupción al señor senador Domenech porque iba a decir exactamente lo mismo.

Treinta y cinco años de ejercicio de la profesión –obviamente, ahora estoy jubilada– me han permitido conocer un Banco Hipotecario en distintas épocas. No siempre hubo administraciones que fueron condenables casi literalmente, porque hubo administradores –presidentes– sobre los que pesó la responsabilidad que corresponde al funcionario cuando no cumple con sus funciones.

Siempre reivindico algo y lo lamento, porque he recibido muchos epítetos por eso. En un Uruguay en el que todo el mundo se dice batllista –porque ahora todo el mundo es batllista y está bien; yo soy admiradora de José Batlle y Ordóñez en muchas cosas y en otras no, todos tienen claroscuros–, si el Banco Hipotecario no tiene como fin proteger a los trabajadores, sobre todo, a niveles medios… Aclaro que también defiendo mucho a la clase media porque somos los que estamos pagando la fiesta desde hace mucho tiempo. Nosotros no pertenecemos a la clase más alta ni a los capitales internacionales, sino que somos trabajadores que ganamos un poquitito más, y la fiesta de los subsidios, la fiesta de las transferencias económicas y la fiesta de muchas cosas en las que se ha malgastado el dinero la pagamos la clase media que, en este momento, no puede acceder al Banco Hipotecario porque son préstamos caros.

Yo pertenezco a la época –somos más o menos contemporáneos con el señor senador Domenech– en la que, por día, se hacían decenas de escrituras. Teníamos que sacar número, no había lugar y pasábamos meses esperando las carpetas; algunas de ellas habrán sido clientelísticas, pero entre las que yo manejé –que fueron bastantes– no había ninguna de ese tipo. Siempre es lo mismo: castigamos al que se porta bien por el que se porta mal.

Era un banco que por año daba miles –¡miles!– de préstamos hipotecarios, señora presidente. Hoy –yo volví a verificar los números– no se llega a 900 escrituras al año, lo que hacíamos prácticamente por mes. Entonces, voy a votar todo lo que mis compañeros me indiquen porque no voy a emitir opinión sobre el fideicomiso, las tasas de interés.

(Suena el timbre indicador de tiempo).

SEÑORA BIANCHI.- ¿Me permite otra interrupción, señor senador Domenech?

SEÑOR DOMENECH.- Con mucho gusto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Puede interrumpir la señora senadora.

SEÑORA BIANCHI.- Decía que no voy a emitir opinión –sobre lo que no entiendo no hablo–, pero me pregunto para qué tener un Banco Hipotecario que no le dé soluciones a la población del Uruguay, sobre todo a determinados niveles, que pueden acceder a cuotas de los bancos privados. ¿Acaso tenemos un Banco Hipotecario para que haga tres escrituras por día? Sinceramente –no lo digo como técnica–, vamos a repensar la función del Banco Hipotecario, porque tenemos la Agencia Nacional de Vivienda, el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial y el Banco Hipotecario del Uruguay. Eso al contribuyente le pesa, ya que estamos hablando de toda una estructura y de personal, con los sueldos que tienen los funcionarios, algo que me parece perfecto, pero con todo eso hay que hacer una correlación costo-beneficio, porque al final uno, cuando tiene que sacar un préstamo, no puede ir al Banco Hipotecario y tiene que acudir a un banco privado. Aclaro que no me estoy pronunciando sobre el fondo del asunto. Por supuesto que mi colega Domenech tiene toda la razón de que no pueden pagar los ciudadanos los errores de todos los partidos políticos que gobernamos en este país.

Gracias, señora presidente.

SEÑORA PRESIDENTA.- Puede continuar el señor senador Domenech.

SEÑOR DOMENECH.- Simplemente, para terminar, señora presidenta, quería citar una frase que le escuché a Enrique Iglesias, que me gustó mucho: más Estado y más mercado. Esta frase quiere decir: más mercado donde corresponde y también más Estado donde corresponde. El Estado cumple una función importantísima, sobre todo en un país pequeño como el nuestro, y más aún en el caso de los bancos estatales, porque quizás el negocio más importante del mundo sea el financiero. Entonces, para un pequeño país como el nuestro tener un instrumento como el Banco República o el Banco Hipotecario es una herramienta de la que no podemos amputarnos porque nos puede resolver serios problemas en momentos muy difíciles. Por eso he apoyado la subsistencia del Banco Hipotecario.

Muchas gracias, señora presidenta.

SEÑOR CAMY.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR CAMY.- Señora presidenta: son dos aspectos en esa dimensión.

El primero –ya lo hemos solicitado a la secretaría de la comisión; queremos hacerlo formalmente–: vamos a pedir que se incorpore en la carpeta que estamos tratando el proyecto de ley sustitutivo que ayer se presentó en la Comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial integrada con la de Hacienda, porque en la carpeta figura el proyecto de los senadores Botana y Camy, que unificaban formalmente los tres que se habían presentado inicialmente en la Comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial. Nos parece que es correcto que también se le acople el que surgió finalmente del trabajo de ambas comisiones, de Vivienda y Ordenamiento Territorial integrada con la de Hacienda, que lo presentamos junto con los senadores Coutinho y Botana en la jornada de ayer. Eso es por un lado, señora presidenta.

Por otro lado, solicito un cuarto intermedio de diez minutos, porque ya está redactándose –y lo pusimos en conocimiento de las bancadas– una modificación al artículo 1.º, que contempla lo que propuso el señor senador Marcos Methol cuando hizo uso de la palabra, para así después poner a votación del Cuerpo el proyecto de ley.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar.

(Se vota).

–27 en 27. Afirmativa. UNANIMIDAD.

El Senado pasa a cuarto intermedio por diez minutos.

(Así se hace. Son las 14:06).

(Vueltos a sala).

–Habiendo número, continúa la sesión.

(Son las 14:32).

15) SOLICITUDES DE LICENCIA E INTEGRACIÓN DEL CUERPO

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 18 de octubre de 2023

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

A través de la presente, solicito al Cuerpo me conceda licencia, al amparo del artículo 1.º de la Ley n.º 17828, de 14 de setiembre de 2004, por motivos personales, por el jueves 19 del corriente.

Sin otro particular, la saludo muy atentamente.

Amin Niffouri. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–29 en 29. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda convocado el señor Jorge Saravia, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

16) BANCO HIPOTECARIO DEL URUGUAY Y AGENCIA NACIONAL DE VIVIENDA

SEÑORA PRESIDENTA.- Retomamos el tratamiento del tema en consideración.

SEÑORA RODRÍGUEZ.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA RODRÍGUEZ.- Gracias, señora presidenta.

Voy a ser muy breve porque comparto totalmente las palabras del miembro informante, nuestro compañero Carlos Daniel Camy.

Quiero saludar y destacar el trabajo de los señores senadores Botana y Camy, junto con el señor senador Coutinho, que lograron elaborar, de tres iniciativas distintas, este proyecto de ley final en la Comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial integrada con la de Hacienda, obviamente con los aportes del Frente Amplio.

El problema de los deudores es de larga data –como recién se manifestó–, aunque no sé si llamarlos deudores porque, realmente, han sido presas y víctimas de situaciones involuntarias y no provocadas por ellos. Es un tema que ha preocupado durante muchísimos años.

En el período pasado, en el Senado, se presentó una iniciativa para buscar una solución a este problema, pero fue rechazada por el Ministerio de Economía y Finanzas y el Banco Hipotecario; no prosperó. Nuevamente, en este período, se comenzó a trabajar en esa nueva propuesta en la Comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial –que nosotros integramos–, y se recibió a grupos de deudores. ¿Quién de nosotros no recibió en sus despachos a algún integrante de esos grupos de deudores? Considero que todos. Se logró avanzar, aunque con muchísimas dificultades.

No somos antibancos, pero nos preocupa el tema y debemos decirlo, porque conocemos historias de vida muy duras, de sufrimiento, lágrimas y luchas. Asimismo, muchos se quedaron por el camino. ¿Cuántos se sintieron sin fuerzas, abandonaron la lucha y perdieron sus casas? ¿Cuántos? ¿Cuántos hoy ya no están?

Hoy veía lágrimas en los ojos de muchas de las personas que están acá, porque solo el que vive esa situación sabe lo que es pasar por estos trances; es muy duro. ¡Cuántas cosas se dejan por el camino para poder pagar; cuántas angustias, temores y sufrimiento! Sin embargo, nunca bajaron los brazos. Por eso quiero saludarlos, porque ustedes son parte fundamental de este logro.

Obviamente fue un trabajo de todos los partidos políticos –porque acá todos los partidos políticos se sintieron comprometidos con esta situación–, pero el impulso fue de ustedes, con esa seriedad, con ese compromiso por transmitirnos realmente lo que estaban sintiendo. Por eso decidí dirigirme a ustedes, pues son los protagonistas de todo esto. Son ustedes y es más que merecido. Es un tema de justicia, por lo que han transitado.

Acá lo que necesitábamos era una voluntad política, y ella quedó reflejada en todos los integrantes de este Senado.

Ustedes se acercaron al presidente de la república, quien se comprometió a realizar un seguimiento y estuvo atento a esta situación.

Acá lo que se les está brindando son certezas y reglas claras para la finalización y para los intereses de las deudas.

Son 24.000 las familias que, dentro de muy pocos minutos, cuando todos nosotros levantemos nuestras manos, van a ver solucionada esta situación, pero 2400 ya no van a pagar. ¡Ya no van a pagar!

Realmente conozco historias de vida, y siento que hemos cumplido, tarde pero hemos cumplido. Felicito a mis compañeros por el trabajo realizado, y los felicito a ustedes. Además, quiero decirles que cuando se trabaja y se reclama por justicia, por derechos postergados, se logran las metas.

Gracias a ustedes. Gracias por estar acá. Gracias por acompañarnos, pues eso nos fortalece y nos ayuda a seguir adelante.

Hoy se está solucionando un tema postergado por décadas, pero quedan otras situaciones, que desde esta casa debemos solucionar todos juntos, sin diferenciarnos por partido político ni ideología. En determinados temas no nos pueden separar los partidos políticos.

Muchísimas gracias, señora presidenta.

SEÑOR BLÁS.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BLÁS.- Gracias, señora presidenta. Seré muy breve.

Todos hemos vivido historias de estas historias: interceder en algún momento, escuchar sin respuestas, compartir los reclamos, conseguir alguna solución.

No puedo abstraerme en este tema de una situación personal. Cuando apareció en casa la opción de aquel Banco Hipotecario en la crisis del ochenta –que evitó el remate de otro banco estatal– fue una solución en la vida de mis padres y de mi familia, pero para otras crisis, de esas que vivimos cada tanto los uruguayos, aparece la bandera de remate del Banco Hipotecario.

No puedo olvidarme de la alegría de mi madre el día que pensó que había cancelado, para dos meses después enterarse de que le habían aparecido colgamentos de los colgamentos, y hubo que volver a remarla. Conozco de cerca la angustia por un banco que fue muchas veces solución, pero que en algún momento abandonó la política para meterse en la economía abstracta de los ajustes, los reajustes, los intereses y la ausencia de corazón.

Hoy estamos llegando a una solución prometida por el presidente de la república ‒ese que promete y cumple‒, y acompañada por todos los partidos políticos. Podrá tener imperfecciones; incluso, estamos escuchando a aquellos que, aun en la decisión de acompañarla, nos advierten del problema que genera esto en los supuestos balances del banco, ¿balances de lo imposible?, ¿balances de lo que no se va a pagar?, ¿balances que lo único que significan son millones de angustias, plata que no existe ni va a existir? Son tecnicismos, economicismos, falta de idea y distanciamiento de la gente.

Hoy estamos haciendo esto con el banco en contra, no ha cambiado su cabeza, que es lo que realmente debería cambiar para aquellos que van a venir después. Realmente deberíamos entender el factor social y la necesidad de que un organismo estatal acompañe los vaivenes que nuestro país tiene permanentemente y su gente también. Un banco de la gente, que no sufre con la gente, que no se achica cuando la gente se achica y que no se multiplica cuando la gente quiere multiplicarse es realmente un banco que, en este sentido, ha perdido la razón. Por eso a mí no me molestaba la fusión, porque no hubiéramos estado fusionando aquel Banco Hipotecario que logró que mucha gente llegara a su casa, sino uno tanto o más duro que cualquier banco privado. Este banco no es el que creamos; compite comercialmente en el Uruguay y, en ese sentido, para mí, está sobrando.

Señora presidenta: me alegra ser parte de esta solución, que llega tarde para muchos, que es injusta para otros, pero que es muy justa a una realidad que pocas veces fue escuchada y que hoy hizo eco en quienes tenía que hacerlo.

Gracias, señora presidenta.

SEÑOR CAMY.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR CAMY.- Señora presidenta: en el texto sustitutivo del artículo 1.º que llegó a la Mesa, el literal b) debe tener, al inicio, la palabra «por». Debe decir: «Por lo producido…», igual que en el literal a). Es un error de tipeo.

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar en general el proyecto de ley.

(Se vota).

‒31 en 31. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En discusión particular.

SEÑOR CAMY.- Pido la palabra para una moción de orden.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR CAMY.- Formulo moción para que se suprima la lectura del articulado y se vote en bloque con las modificaciones establecidas en el sustitutivo del artículo 1.º.

SEÑORA PRESIDENTA.- Vamos a hacer lo siguiente: primeramente, vamos a votar el artículo 1.º tal cual vino de comisión.

En consideración el artículo 1.º tal como vino de comisión.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

‒0 en 31. Negativa.

En consideración la nueva redacción del artículo 1.º, que fue repartida, con el agregado de la palabra «por» en el literal b).

SEÑOR BERGARA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BERGARA.- Señora presidenta: nosotros vamos a acompañar el artículo, pero nos vemos en la necesidad de hacer algunas precisiones por el proceso que terminó trayendo a este artículo.

Como manifestamos anteriormente –también lo hicieron otros señores senadores–, para nosotros es un elemento importante la compensación, de alguna forma, de la parte patrimonial que perdía el Banco Hipotecario. Este artículo sustitutivo toma en consideración esto, pero lo hace desde una parte de lo producido del fideicomiso que se estaría conformando con esta ley.

Lo que habíamos acordado en comisión en el día de ayer –y veíamos con muy buenos ojos– era que una parte del producido de este fideicomiso iba al fideicomiso vinculado a la erradicación de asentamientos; otra parte, a fortalecer las inversiones del Plan CAIF, y otra, a la atención a la primera infancia. Repito: eso fue lo que votamos ayer en comisión. Había quedado pendiente lo relativo a que la compensación al Banco Hipotecario se haría por otra vía. En particular, teníamos una propuesta de aditivo presentado por los legisladores del oficialismo, que implicaba la compensación en el largo plazo, por ejemplo, a través de créditos fiscales, es decir, ir compensando con impuestos que el Banco Hipotecario debería ir pagando a lo largo del tiempo. Entendimos que era una buena solución, que no implicaba ningún tipo de erogación inmediata a ningún organismo ni a rentas generales, ni nada por el estilo, y que era una cuestión que se iba a ir resolviendo por goteo en el largo plazo a medida que el fideicomiso iba operando y el hipotecario cancelaba deudas tributarias. Considerábamos que esa era la forma correcta y, además –vuelvo a decir–, pensábamos que era una buena idea que esas partes del producido del fideicomiso se destinaran a la erradicación de asentamientos, al fortalecimiento del Plan CAIF y a los programas de la primera infancia.

El sustitutivo que se puso arriba de la mesa deja afuera a estos beneficiarios, pues ya no están los asentamientos, la primera infancia, ni los CAIF entre los beneficiarios de lo producido por el fideicomiso. Realmente es algo que no nos gusta en absoluto. Esto pasa a beneficio del Banco Hipotecario en el entendido –por lo que se nos trasladó– de que el Ministerio de Economía y Finanzas no estaría acompañando la otra alternativa de ir compensando con crédito fiscal y, por lo tanto, la forma de compensar sería por la vía del producido del fideicomiso.

Por otro lado, el literal b) deja claro lo relativo al producido de la parte que se alimenta con los créditos de los fideicomisos que administra la Agencia Nacional de Vivienda. Esta seguirá percibiendo el porcentaje de lo producido, como lo hace en la actualidad por esa administración que, en términos gruesos, va a dejar de tener. Por eso, vemos bien que en el literal b) se explicite que lo producido por el lado de esos créditos va a los propios fideicomisos que –recordamos– pertenecen al Ministerio de Economía y Finanzas, con excepción de un 20 % que va destinado a la ANV, de manera tal de mantener los ingresos que la agencia está obteniendo actualmente por la administración de los fideicomisos. De manera que vemos con buenos ojos las modificaciones del literal b).

Así pues, con el ánimo y el espíritu que ha tenido, en general, esta sesión para llegar a un acuerdo, vamos a acompañar el sustitutivo, pero nos veíamos obligados a dejar la constancia de lo que fue este proceso de discusión y de lo que hubiéramos preferido. En aras de seguir con el espíritu de un proyecto unánime, vamos a acompañar el sustitutivo del artículo 1.º.

Muchas gracias, señora presidenta.

SEÑOR MELÉNDEZ.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR MELÉNDEZ.- Me parece que esta ha sido una sesión muy buena. Participé en dos o tres reuniones de la Comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial integrada con la de Hacienda, y debo decir que tengo la misma dificultad que el señor senador Bergara en términos de que me habría gustado que se hubiera mantenido el articulado logrado por consenso en la comisión. ¿Por qué? Porque estamos viendo aquí, hoy, una barra completa en busca de la solución integral de los problemas de todos los uruguayos. Entonces, no llega a decepcionarnos, pero sí nos tira abajo un poco el hecho de que estemos desvistiendo un santo para vestir otro. Quitar esos posibles fondos al INAU –particularmente a los CAIF–, a los asentamientos –que tanto debate han generado– y a la protección integral de niños, niñas y adolescentes no nos parece una buena solución, pero en aras del ambiente en el que se trabajó en la comisión y en el que se ha debatido en esta sesión, vamos a acompañar con nuestro voto.

SEÑOR BOTANA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BOTANA.- Señora presidenta: se podrá imaginar cómo nos duele esto a quienes fuimos autores de la iniciativa, a quienes tuvimos la idea de que esos fondos se destinaran, justamente, a completar los recursos para inversiones en el Plan CAIF, a los programas de atención a la primera infancia y al fondo de asentamientos. De todas maneras, este proyecto vale la pena; la unidad lo vale y la unanimidad del Senado lo vale. El Poder Ejecutivo atenderá debidamente esos otros fines; tiene ese compromiso de hacerlo.

Por lo tanto, no podíamos poner en riesgo esta solución general por atarnos a algo que, obviamente, era el deseo de todos nosotros. Tampoco es posible medir cuánto representa el costo total, el riesgo total, así como el tiempo total, porque varias de estas informaciones –como lo dijimos hoy– están en papel, razón por la que no es fácil cuantificar montos ni tiempos. Entonces, la sensatez indica que nos inclinemos por esta posición que claramente es más conservadora e implica que el banco asuma la responsabilidad por la diferencia entre lo que tiene contabilizado en sus activos y lo que percibirá, y no por el costo total de la cartera.

En ese sentido, creo que lo que estamos haciendo todos juntos y con la voluntad de todos es fortalecer la suerte de este proyecto. Me parece que estamos eliminando la posibilidad de que existan fisuras en el futuro y asegurándole un destino, y el sacrificio lo vale, señora presidenta. Entonces, más que nada, vaya mi agradecimiento a todas las bancadas que estuvieron dispuestas a hacer este sacrificio político.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el artículo 1.° que presentó la comisión con su versión sustitutiva.

(Se vota).

–30 en 30. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Ahora corresponde votar la moción formulada por el señor senador Camy en el sentido de suprimir la lectura y votar en bloque los artículos 2.° a 12 del proyecto de ley.

Se va a votar.

(Se vota).

–30 en 30. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En consideración los artículos 2.º a 12 del proyecto de ley.

Si no se hace uso de la palabra, se van a votar.

(Se vota).

–30 en 30. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda aprobado el proyecto de ley, que se comunicará a la Cámara de Representantes.

(Aplausos en la barra).

–Hemos dejado que las barras se manifiesten, porque es bueno compartir la alegría de tantos compatriotas.

(Texto del proyecto de ley aprobado).

17) FIDEICOMISO II DE LA SEGURIDAD SOCIAL

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una moción de orden llegada a la Mesa.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Mocionamos para que se declare urgente y se considere de inmediato la carpeta n.º 1093/2023, proyecto de ley por el que se crea un fideicomiso para administrar los fondos que puedan provenir de aquellas personas que, estando habilitadas, ejerzan la revocación de la opción del artículo 8.º de la Ley n.º 16713, así como para precisar el cálculo de las rentas vitalicias previsionales en caso de computarse servicios bonificados». (Firman los señores senadores Bianchi, Methol, Coutinho y Della Ventura).

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar.

(Se vota).

–30 en 30. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Se pasa a considerar, pues, el asunto cuya urgencia acaba de ser votada: «Proyecto de ley por el que se crea un fideicomiso para administrar los fondos que puedan provenir de aquellas personas que, estando habilitadas, ejerzan la revocación de la opción del artículo 8.º de la Ley n.º 16713, así como para precisar el cálculo de las rentas vitalicias previsionales en caso de computarse servicios bonificados. (Carp. n.º 1093/2023 - rep. n.° 781/0/2023)».

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión general.

SEÑORA BIANCHI.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA BIANCHI.- Señora presidente: ante todo, pido disculpas porque va a ser un informe in voce dado que este proyecto ingresó a la Comisión de Asuntos Laborales y Seguridad Social el jueves pasado y estamos tratando de cumplir con los plazos constitucionales que todos sabemos que nos acucian.

El Poder Ejecutivo envió un proyecto de ley relativo al Fideicomiso II de la Seguridad Social y a la opción de revocar el artículo 8.º de la Ley n.º 16713 para quienes se encuentran amparados por la legislación vigente.

Para que todos nos entendamos, en términos coloquiales y aunque suene feo, se refiere a los cuarentones y a parte de los cincuentones, al menos por ahora.

El cambio que introduce la reforma de la Ley n.º 20130 se aplica sobre lo que establecía la Ley n.º 19162, de 1.º de noviembre de 2013, que otorgó a las personas que tuvieran entre cuarenta y cuarenta y nueve años, y que hubieran hecho la opción voluntaria de quedar comprendidas en el régimen previsional mixto –cuando no tenían la obligación de hacerlo– el derecho a dejar sin efecto esta opción, con carácter retroactivo. Esta opción está estipulada en el artículo 8.º de la Ley n.º 16713, de 3 de setiembre de 1995.

En consecuencia, la Ley n.º 19162 otorga la posibilidad a ciertas personas de revocar –ubiquemos el contexto de este proyecto de ley– la opción realizada por el artículo 8.º ya referido.

Desde la promulgación de la citada ley, algunas personas han revocado la mencionada opción voluntaria del artículo 8.° y, para las mismas, sus aportes al segundo pilar de ahorro individual fueron volcados al Banco de Previsión Social, estando identificados los recursos que se generan por este efecto en dicho organismo. Hacer uso de la opción del artículo 8.º implica que la persona adquiere el derecho a que, si se cumplen ciertas condiciones, acceda a la bonificación prevista en el artículo 28 de la Ley n.º 16713. Esta bonificación opera como un incentivo para hacer la opción de aportar al pilar de capitalización del ahorro.

De acuerdo con la Ley n.º 20130, de 2 mayo de 2023, se produce un cambio de mecanismo para bonificar jubilaciones que se encuentran por debajo de cierto importe al introducir el suplemento solidario, integrante del llamado «pilar cero», en lugar de la bonificación prevista en el artículo 28 de la Ley n.º 16713. Es un cambio que impacta en forma diferente a las personas según su edad y cómo sea su trayectoria salarial.

Esta modificación no empeora la situación de algunas personas pero, en otros casos, puede generar pasividades inferiores a las que habrían recibido si no se hubiera producido este cambio normativo. Este último caso es el de aquellos que no van a llegar a completar toda su carrera laboral con la bonificación y no alcanzarán a estar compensadas totalmente por el complemento solidario. Por tal razón, en la propia Ley n.º 20130 se entendió conveniente dejar a crifterio de los individuos si siguen adelante o no con la opción realizada en el marco del artículo 8.º.

Para este grupo que integra el régimen de convergencia entre regímenes, se establece que tengan la instancia de solicitar asesoramiento del Banco de Previsión Social para determinar si hacer uso de la opción de revocación puede resultarle favorable o no, teniendo siempre en cuenta lo establecido en el artículo 16 del Decreto n.° 24/014, reglamentario de la Ley n.° 19162, relativo al alcance del asesoramiento. «El Banco de Previsión Social instrumentará» –esto dice el texto– «la documentación que habrán de suscribir los interesados en señal de haber recibido el asesoramiento a que refiere el artículo 8.º del presente decreto». Y en el siguiente párrafo agrega: «En dicha documentación, el referido Instituto hará constar, entre otras puntualizaciones que estimare pertinentes para precisar el alcance del asesoramiento, que este último contiene proyecciones solamente estimativas y no vinculantes, así como que las prestaciones que el interesado llegare eventualmente a recibir pueden diferir en mayor o menor medida de las estimadas, en virtud de las múltiples variables en juego». Así termina esta parte del texto del decreto.

Con respecto a la estimación del impacto financiero realizada por el BPS, el total de personas de entre cuarenta y cuarenta y nueve años comprendidas por la convergencia de regímenes de la Ley n.º 20130 –que son los habilitados para hacer la revocación– y que en algún momento han hecho la opción por el artículo 8.º, serían aproximadamente 300.000 personas. Para ejercer su derecho a revocar la opción por el artículo 8.°, las personas deben asesorarse previamente en el Banco Previsión Social.

La conveniencia o no de ejercer la opción de revocación se determina en el caso a caso y depende de los supuestos que se utilicen. Lo que sí es claro es que la cantidad potencial de personas es importante por lo que, el impacto financiero podría ser de relevancia. Este se generaría por un ingreso inicial de devolución de aportes y sus rentabilidades asociadas desde las cuentas de ahorro individual obligatorio administrado por las AFAP –Administradoras de Fondos de Ahorro Previsional–, a lo que debe adicionarse el aumento de aportes afectados al Banco de Previsión Social desde el momento en que se ejerce la revocación hasta el retiro, incremento de los aportes al régimen de reparto. Pasado un período, a partir de que comience el retiro de este colectivo, comenzaría el aumento de los egresos del Banco de Previsión Social frente a los proyectados en la actualidad.

A su vez, es razonable esperar que los montos jubilatorios a abonar por el Banco de Previsión Social para quienes ejercieron la opción sean superiores a los ingresos que estos generaron.

Adicionalmente, se debe tener presente que el fallecimiento, tanto de una persona en actividad como jubilada, podría generar pensiones por sobrevivencia por un monto mayor.

Estos flujos de fondos tienen la particularidad de que al comienzo de la aplicación de la medida de dejar sin efecto la opción por el artículo 8.º, se generaría un aumento en los ingresos; luego, en el largo plazo, se produce un incremento de los egresos por las nuevas jubilaciones y pensiones por el régimen de reparto con montos presumiblemente superiores.

Para tener como referencia, si se agenda para asesorarse el 20 % del colectivo considerado, revocarían 52.500 personas y existiría un traspaso de fondos de las AFAP al fideicomiso de USD 786:000.000 que ocurriría a lo largo del tiempo.

Con respecto al plazo que las personas tienen para realizar esta opción, hay que tener presente que el inciso final del artículo 22 de la Ley n.º 20130 establece la derogación de los artículos 2 y 7 de la Ley n.º 19162, que permiten a las personas de entre cuarenta y cuarenta y nueve años de edad asesorarse y realizar la opción de revocación de aportación, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 8.º de la Ley n.º 16713.

A su vez, en el decreto 228/023 reglamentario de la Ley n.º 20130, en su artículo 3.º, se establece que la posibilidad de revocación de la opción del artículo 8.º podrá ser ejercida por las personas comprendidas en el régimen jubilatorio anterior o en la convergencia de regímenes, y estos últimos son los que puedan configurar causal hasta 2032, inclusive, pudiendo asesorarse hasta la edad de cuarenta y nueve años, inclusive.

Las personas que revoquen la opción realizada y prevista en el artículo 8.º lo seguirán haciendo en el marco de la misma Ley n.º 19162 y su decreto reglamentario n.º 24/014, por lo que se continuarán registrando en el mismo rubro de ingresos del Banco de Previsión Social, excepto que otra ley disponga algo diferente.

Esta es la explicación de la situación planteada y por eso se propone la creación de un fideicomiso. ¿Motivado por qué? Por la incertidumbre acerca de la cuantía de los fondos provenientes de la revocación de referencia. Tendría sentido acompasar el uso de estos fondos con las prestaciones que deberán realizarse de acuerdo con su cadencia.

Se estima que el fideicomiso se cree en 2024 y que sus transferencias al BPS sean por un período de 20 años, comenzando en el 2040 y llegando al 2059. En ese caso, y otorgándose al fideicomiso un año más para que cierre sus operaciones, tendría una duración de 37 años –del 2024 al 2060–, por lo que se propone otorgarle por ley un máximo de 40 años de vigencia.

Se propone iniciar los pagos desde el fideicomiso al BPS en 2040, ya que en dicho año, dadas las edades actuales y estatutarias de retiro de los potenciales beneficiados, sería el momento en que los egresos por pagos de pasividades podrían comenzar a superar los ingresos adicionales por revocaciones.

A partir de ese momento, la transferencia de cada año será igual al monto que resulte de dividir el total de activos del fideicomiso acumulados al cierre del año anterior entre la cantidad de años remanentes, hasta el cumplimiento del plazo de 20 años.

Entre los años 2045 y 2055, el resultado de la operación descrita anteriormente se multiplicará por dos para compensar con el pico del déficit que se estima que se generaría debido a la cadencia que tendrán los egresos.

Otra cosa muy importante es la sección II del proyecto de ley, en la que se incluye la sustitución del artículo 96 de la Ley n.º 20130, de 2 de mayo de 2023.

La normativa vigente regida por los artículos 6.° y 55 de la Ley n.º 16713 y por el artículo 15 de la Ley n.º 19162, referente a la expectativa de vida para el cálculo de la renta vitalicia previsional, establece que en el caso de computarse servicios bonificados, a la edad real del afiliado se le adicione la correspondiente bonificación.

Como consecuencia, los afiliados con servicios bonificados obtienen una compensación en su renta por la menor cantidad de años de acumulación en su cuenta de ahorro individual, que se suma a la contribución especial por servicios bonificados correspondiente –artículo 39 de la Ley n.º 16713– y cuando no rige su exoneración.

La Ley n.º 20130, Ley de Reforma de la Seguridad Social, de 2 de mayo de 2023, deroga el artículo 15 de la Ley n.º 19162, por lo que no será necesario adicionar años de bonificación a la edad real, incorporando, a su vez, el artículo 95 modificativo del artículo 55 de la Ley n.º 16713, que en sus incisos segundo y tercero incluye para el caso de actividades bonificadas, exoneradas de la contribución especial referida, que «las aseguradoras adicionarán fictamente al saldo acumulado mencionado en el inciso anterior, un suplemento equivalente a las contribuciones especiales que hubieren correspondido y que fueran objeto de exoneración». El cambio técnico referido crea, a partir del 1.º de diciembre de 2023, una forma de cálculo de la renta vitalicia previsional sobre la base de la edad real y un suplemento ficto por los aportes no realizados por las actividades bonificadas con exoneración de contribución especial de servicios bonificados. En el caso de servicios bonificados exonerados de contribución especial, esta variación puede provocar correcciones en casos de personas próximas a configurar causal con expectativas de configurarla en determinadas condiciones.

En consecuencia, se propone un período de transición hasta el 2032, manteniendo las condiciones previas a la vigencia de la Ley n.º 20130 de los afiliados comprendidos en el régimen jubilatorio anterior que computen servicios bonificados con exoneración de contribución especial.

Este es el fundamento del proyecto de ley que todos tienen sobre sus bancas.

Hemos consultado a todos los señores senadores y a los coordinadores. Asimismo, los senadores tienen sobre la mesa una propuesta de aditivo del Frente Amplio, que yo misma consulté con el ministro Mieres buscando acuerdos. Hago esa aclaración porque creo que hay que dar lectura a la propuesta formulada por el Frente Amplio.

Muchas gracias.

SEÑOR CASTILLO.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR CASTILLO.- Señora presidenta: tal como dijo la señora senadora Bianchi, nuestra bancada va a acompañar este proyecto de ley.

A esta altura del debate seguimos escuchando cómo se discute respecto a de quién fue la idea, quién colocó primero la moción o la propuesta, pero eso no interesa. Lo importante es que, tanto en el debate de la construcción de la Ley n.º 20130, como en las discusiones políticas y en las declaraciones públicas, tenemos opiniones encontradas, pero ahora se demuestra que algunas cosas efectivamente generan perjuicios a los trabajadores. Por tanto, había que crear rápidamente un instrumento y el instrumento del fideicomiso ya había sido utilizado en Gobiernos anteriores, que no hicieron todo mal, pues en quince años se realizaron propuestas para mejorar la calidad de vida de los trabajadores. Entre estas, se propuso un fideicomiso para solucionar aquel problema de los cincuentones, de los que en aquel momento se hablaba mucho. Recordemos que las movilizaciones y las visitas eran de todos los trabajadores que entre los cincuenta y sesenta años de edad se habían visto perjudicados por los cambios en materia de seguridad social.

Por otra parte, es verdad que tenemos alguna propuesta de modificación pero, fundamentalmente, nuestra intervención va a estar basada en lo que no dice el fideicomiso, en lo que no trata la ley y en el problema que involucra a la mayor cantidad de trabajadores en la jornada de hoy.

La Ley n.º 16713 se aprobó en 1996, es decir que tiene veintisiete años. Con la reforma aparecieron las AFAP, pues antes de eso no existían. La ley creó la figura de las AFAP y aparecieron los artículos 8.° y 28. El artículo 8.° daba la posibilidad voluntaria al que se quería afiliar a la AFAP y el artículo 28 incentivaba a que los trabajadores pudieran hacerlo. De esta forma, se creó un beneficio o un premio a costa del BPS para que la persona que no estuviera obligada a afiliarse a las AFAP, igual lo hiciera. Estaban obligadas a afiliarse aquellas personas que ganaban lo que hoy deberían ser $ 78.770 nominales por mes. Aquellos
$ 5000 nominales de 1996, hoy significarían $ 78.770. La inmensa mayoría de los trabajadores gana menos y no está obligada a afiliarse a una AFAP. Según datos de la Encuesta Continua de Hogares del primer semestre de este año, de 1:170.000 trabajadores que aportan, apenas 240.000 tienen un ingreso mensual igual o superior a este monto, es decir, solo uno de cada cinco trabajadores. El 80 % restante de los trabajadores por lo general tiende a afiliarse y el BPS les paga hasta un 50 % más de las jubilaciones que les correspondería. Este beneficio lo propagandeaban las propias AFAP para lograr las afiliaciones con un folleto que se distribuía a la salida de los centros de concentración de trabajadores bajo el título «Infórmate. Es el primer paso para una mejor jubilación». Dicho folleto expresaba que los trabajadores cuyos ingresos mensuales estuvieran comprendidos en este tramo, menor al obligado, tendrían la opción de volcar el 50 % de su aporte a la modalidad de ahorro individual y que quienes eligieran esta opción verían incrementado su aporte a la modalidad de reparto un 50 % más. De hecho, había hasta propagandas que decían: «Proyecta tu viaje de vacaciones», y se visualizaban aviones, dando a entender que el trabajador cuando se jubilara tendría, efectivamente, una mejor vida. Esto funcionó así. Sin embargo, ahora, con la nueva reforma de jubilaciones y pensiones aprobada en mayo de este año, el artículo 22 de la Ley n.° 20130 hace desaparecer gradualmente, a partir de 2033, el beneficio anteriormente mencionado y luego de 2043 lo quita definitivamente. Esto quiere decir que afecta, por tanto, a cientos de miles de personas que hoy están trabajando, que tienen muchos años de aportes y que han confiado en las reglas que el propio Gobierno propagandeaba, en los derechos que antes se afirmó que iban a tener y que hoy desaparecen.

Esta grave realidad es contraria a lo que se comprometió el actual Gobierno en su programa presentado a la ciudadanía en las elecciones pasadas. Un párrafo de ese programa decía: «Nuestro desafío es tener un sistema de seguridad social solidario y económicamente sustentable, que asegure una vida digna y disfrutable a los futuros jubilados. Esta meta debe alcanzarse sin vulnerar derechos adquiridos ni cambiar las reglas de juego a quienes llevan años aportando». Bueno, esto, obviamente, ya se está modificando; este es el segundo elemento que demuestra el cambio en las reglas del juego. El miércoles 20 de setiembre, La Diaria ‒y varios medios de comunicación lo repitieron‒ publicó lo siguiente: «Este miércoles, el equipo del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) compareció ante la Comisión de Presupuesto integrada con Hacienda del Senado para explicar los artículos aditivos de su inciso, entre los que incluyeron varios que intentan solucionar este problema, en una línea similar a lo planteado por el FA. Según consta en la versión taquigráfica de la sesión, Gabriela Miraballes, directora de la Asesoría Macroeconómica del MEF, explicó que mediante los artículos aditivos que se proponen se crearía un fideicomiso “para atender el tema de los cuarentones, que causó inquietud […] Se estima que hay un número importante de personas que pueden estar afectadas y hacer esa revocación”». Estamos hablando de personas entre cuarenta y cuarenta y nueve años de edad afiliadas a las AFAP. Esto fue dicho por la jerarca y extractado de la versión taquigráfica del día de la sesión, difundido por los medios de comunicación. La misma nota periodística sigue diciendo que, según la jerarca, de acuerdo con la cantidad de personas que se asesoren y revoquen la opción, habría un impacto importante de personas perjudicadas y de miles de millones de dólares. La nota expresa: «En tanto, si revocara la opción el 50 % de ese colectivo, es decir, 132.000 personas, “esto tendría un impacto financiero de 2.200 millones de dólares”». Bueno, acá hay un elemento que no es palabra nuestra, sino que es lo que está afirmando el Ministerio de Economía y Finanzas en su comparecencia ante la comisión del Senado.

Al Directorio del Banco de Previsión Social se le ha informado en estas últimas semanas que hay unas 310.000 personas entre cuarenta y cuarenta y nueve años de edad afiliadas a las AFAP. Hoy se sabe que 264.500 de ellas son perjudicadas; o sea, el 85 % de los afiliados a las AFAP, entre cuarenta y cuarenta y nueve años, van a ser perjudicados y el Gobierno solo estima y propone, sobre el dinero que volvería al BPS, construir un fideicomiso si la mitad de esas personas revocara su afiliación a las AFAP. O sea, señora presidenta, que nos están confirmando que la reciente reforma aprobada por la coalición de gobierno ya está perjudicando a cientos de miles de personas, a las que habría que estar informando y asesorando, dado que el plazo vence el 30 de noviembre, según una forma de entender lo que establece la promulgación de la ley. Quiere decir que quedan menos de dos meses. Por ahora, el Banco de Previsión Social sostiene que las personas solamente se pueden agendar. Están tomando los datos de los trabajadores que han concurrido hasta allí y les dicen que, oportunamente, cuando se construya el instrumento, la herramienta para hacer el comparativo, van a convocarlos para informarles qué es lo más conveniente para ser asesorados en el futuro, porque ahora no puede hacerse.

Acá estamos teniendo un problema. En la mañana de hoy consulté a integrantes del BPS, quienes me dijeron que hasta ahora hay 26.000 anotados, pero estamos hablando de 310.000 trabajadores involucrados. Son 264.000 los afectados, y la inmensa mayoría no sabe que será perjudicada cuando pretenda jubilarse, es decir, cuando culmine la edad productiva. Para nosotros ese es un gran problema que no está atendiendo este proyecto de ley de fideicomiso. No habla de eso, no era su intención inicial; está claro, pero es algo que tenemos que tratar de resolver.

Luego, además, habrá que hacer lo mismo con las personas menores de cuarenta años porque también los treintañeros van a tener problemas, en su mayoría, porque también van a verse perjudicados cuando se les haga el cálculo. Puede estimarse provisoriamente que, en total, unos 600.000 trabajadores están siendo directamente perjudicados con este cambio en la norma que incluyó la Ley n.º 20130.

Lamentablemente, no se está informando a las personas –pese a que el Gobierno dispone de la ley para informar gratis en la televisión, en la radio y en la prensa– ni se las está asesorando como corresponde cuando van al banco.

A su vez, no se preparó con anticipación el programa informático. La respuesta que les están dando a los trabajadores es que lo están elaborando en estos momentos.

Por lo tanto, creemos que el Gobierno reconoce que hay un problema, y eso está bien, pero por ahora la preocupación solo está ubicada en dónde va a ir la plata, a un fideicomiso, y no en los perjuicios que van a tener los trabajadores que todavía no se enteraron o cuyas consultas no fueron evacuadas.

Si se quiere, todavía hay tiempo y pueden encontrarse soluciones. Obviamente, el Frente Amplio, al igual que lo hizo ahora, va a estar dispuesto a eso, a proponer, a trabajar y a buscar rápidamente una salida.

Es de destacar, sí, que los directores sociales, representantes de los trabajadores, de los jubilados y pensionistas del BPS, hace tiempo vienen recorriendo el país informando sobre estos perjuicios.

Para ir terminando, señora presidenta, quiero decir que de diciembre de 2004, durante la presidencia del doctor Jorge Batlle y ya luego de las elecciones nacionales que consagraron el primer triunfo del Frente Amplio, hasta hoy, incluso en la reciente reforma, se han hecho normas de desafiliación y revocación de las AFAP en distintos Gobiernos. Así, pues, las hubo en el Gobierno del Frente Amplio, principalmente la Ley n.º 19162 para los afiliados que no estaban obligados, y la Ley n.º 19590, que nombrábamos recientemente, conocida como Ley de los Cincuentones. También, el 1.º de febrero de 2014, la ley permitió a las personas afiliadas a las AFAP que no estaban obligadas a hacerlo, a revocar y desafiliarse con ciertos requisitos, previo asesoramiento del BPS. Si la persona revoca su afiliación, la AFAP transfiere el saldo de la cuenta individual al BPS. Esa persona solo aportará a la AFAP cuando mensualmente gane más de $ 78.700. En ese momento eran 345.000 los que podían asesorarse y optar por alguna de estas soluciones, pero a la mayoría le convenía quedarse afiliada a la AFAP, dada la importante mejora que pagaría en su jubilación el BPS. Este beneficio o premio es lo que ahora primero se reduce y luego va a eliminarse, perjudicando a la gente; me refiero al artículo 22 de la reciente ley, que deroga los artículos 2.° y 7.° de la Ley n.º 19162.

Se asesoraron, entonces, sin inconvenientes ni quejas en los primeros tres años, unas 63.000 personas, y un 25 % de ellas –15.611 para ser exacto– revocó su situación. En dicho período, las AFAP transfirieron al BPS unos USD 100:000.000 por este concepto.

La Ley n.º 19590, Ley de los Cincuentones, aprobada el 1.º de abril de 2018, habilitó la desafiliación de las AFAP a las personas obligadas a hacerlo, y a volver al BPS a los trabajadores que al 1.º de abril tuvieran cincuenta años o más, y personas ya jubiladas. Ellos pasaron a percibir una jubilación que les convenía solo del Banco de Previsión Social. Estas personas se asesoraron personalmente en el BPS hasta el 2021 en tres etapas, según las edades que tenían y, posteriormente, se les dio noventa días para decidir.

Este 30 de noviembre vence el plazo para informar y asesorar a 310.000 personas entre cuarenta y cuarenta y nueve años de edad afiliadas a las AFAP, y todavía no lo conocen. El equipo que viene trabajando en este tema nos denuncia que al banco todavía le faltan instrumentos para poder llegar masivamente al conjunto de los trabajadores. Por lo tanto, a partir de la reciente reforma se reducen gradualmente estos pagos y esto es un gran problema que nosotros tenemos que asumir como Parlamento.

Como ejemplo, menciono algunas otras propuestas que se podrían instrumentar, señora presidenta. El Banco de Previsión Social además de informar a todos los trabajadores individualmente, ya que tiene los mecanismos de contacto para hacerlo, podría buscar una forma para hacerlo masiva y públicamente. También se podría instrumentar rápidamente un simulador, que se está construyendo, pero con el que se está demorando bastante. Asimismo, el Gobierno puede utilizar los medios masivos de comunicación vigentes a partir de la ley o analizar la necesidad de una prórroga o de una ley con un solo artículo que otorgue más plazo para no perjudicar a los trabajadores, ya que seguramente ese no sea el espíritu del Parlamento ni del Gobierno; no vamos a achacar una responsabilidad si no tenemos elementos para hacerlo. De todos modos, lo cierto es que capaz que hay otros instrumentos y otras formas, y que este mecanismo que se está utilizando no es la solución para estos trabajadores. Por lo tanto, habría que encontrar otra solución que esta ley no da.

Era cuanto quería manifestar.

SEÑOR BERGARA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BERGARA.- Señora presidenta: en primer lugar, quiero decir que acompañamos la constancia de visión política vinculada a los temas de la reforma en el sistema de seguridad social que acaba de desarrollar el señor senador Castillo. También planteamos, apoyando lo que decía el señor senador, que vamos a acompañar la conformación del fideicomiso. De hecho, era una de las cosas que reclamamos en la comparecencia del Ministerio de Economía y Finanzas y de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto en ocasión de la discusión de la rendición de cuentas en la Comisión de Presupuesto integrada con la de Hacienda, porque todavía persistía la incertidumbre de si estos montos que se transferirían de las cuentas individuales de los llamados cuarentones al Banco de Previsión Social se iban a aislar en un fideicomiso de manera análoga a como se hizo en el caso de los cincuentones. Por lo tanto, creemos que la vía es generar este fideicomiso que, además, evite que se alteren las cifras de los ingresos del Estado –porque este es un ingreso «artificial», dicho entre comillas– y las cifras referidas a los números fiscales. Por lo expuesto, vamos a acompañar la conformación de este fideicomiso.

Queremos sí advertir que junto con este proyecto de fideicomiso, en la sección II se plantea una modificación del tratamiento que se da a los trabajadores que tienen servicios bonificados al momento de calcularles la renta vitalicia previsional. Es una modificación a la reciente reforma de la seguridad social y acá tenemos que hacer un planteamiento que entendemos de justicia. En su momento, la reforma modificó la edad que se toma para el cálculo de la renta vitalicia y estableció que se tome la edad real, o sea, la edad real sin las bonificaciones. Todos sabemos las razones por las cuales hay un conjunto de actividades que, por servicios especiales y por sus características, se computan de alguna manera los años de trabajo bonificados. Ahí están involucrados los docentes, el personal de la salud, etcétera.

Bueno, creemos que, en la medida en que la reforma «quitó» –dicho entre comillas– la bonificación para el cómputo de la renta vitalicia –que es en el momento en que la AFAP le transfiere al Banco de Seguros para computar de cuánto va a ser la renta hasta el último de los días del trabajador–, se cometía una injusticia que entiendo que en este proyecto de ley procura revertirse y, en ese sentido, lo valoramos. El problema es que esta medida ya se aplicó para las personas a las que, en teoría, se mantiene el régimen jubilatorio anterior. En realidad, al hacer este cambio no se les estaría manteniendo el régimen jubilatorio anterior, porque se está cambiando el cómputo de años, se les está quitando la bonificación.

Vuelvo a decir que vemos con buenos ojos que este proyecto de ley parece intentar revertir esto, pero el problema es que lo hace de forma parcial, es decir, no con todos los colectivos que tenían bonificaciones, sino solo con algunos. Bien lo explicaba la senadora informante: que, justamente, solo se recompondría la bonificación en el cómputo en sectores que estén exonerados del aporte patronal complementario o las contribuciones especiales por servicios bonificados.

Acá incluimos, por ejemplo, a la educación privada o a algunos servicios en las mutualistas, como el de radioterapia, por poner dos ejemplos en que, entonces, sí se estaría volviendo a considerar la edad ficta, o sea la edad real más la bonificación.

Creemos que hay un compromiso –que hemos escuchado en múltiples ocasiones– en cuanto a que no se alteraban los derechos de los trabajadores y, en la medida en que esta reversión no cubre a todos los que tenían bonificaciones –y que las tenían por las razones que creo que nadie discute–, se hace incompleta esta reversión.

¿Cuál es el sentido de considerar la bonificación para docentes en la educación privada y no en la educación pública? No se entiende. ¿Cuál es el sentido de considerar la bonificación en los profesionales de radioterapia de las mutualistas y no en los que hacen radioterapia en ASSE? Por el hecho de ese corte que no le vemos razón, que es respecto a quién paga aportes y quién no paga aportes patronales.

Por lo tanto, creemos que si realmente se tiene esta voluntad de corregir esto que corresponde a todas las actividades, independientemente que sean del sector público o del sector privado –son las mismas actividades de docencia, de radioterapia y, entonces, tienen las mismas características; por algo se utiliza la misma razón para bonificarles los años–, ¿por qué la reversión de esto se hace solo para algunos colectivos, en particular, los del sector privado, y no para los del sector público?

En consecuencia, consideramos que es de estricta justicia que en este proyecto de ley, que vamos a acompañar, por el que se crea el fideicomiso de los «cuarentones» –dicho entre comillas– y que pretende corregir ese aspecto de considerar la edad bonificada para los colectivos que antes la tenían, que así sea, es decir, que se incorporen todos los colectivos que antes tenían la bonificación.

¿Se incluye al docente de la educación privada? Bien. No hay razón por la cual excluir al docente de la educación pública. ¿Se incluye al profesional de la radioterapia de las mutualistas? Bien. No hay razón para excluir a los profesionales de radioterapia en la salud pública.

Por eso, señora presidenta, es que la bancada del Frente Amplio ha presentado un sustitutivo del artículo 9.º de la sección II que plantea esta corrección, es decir que, a la hora del cómputo de la renta vitalicia de los trabajadores que se van a integrar a este fideicomiso, se computen los años bonificados, como tenían el derecho a hacerlo hasta la ley de aprobación en este año.

En definitiva, creemos que el sustitutivo es de estricta justicia para que se le reincorpore la bonificación en el cómputo a todos aquellos colectivos –sean del sector privado o del sector público– que antes tenían la bonificación y ahora deben volver a tenerla porque, de lo contrario, no solo sería una pérdida de derechos, sino, además, una injusticia. Acá hay un tema de igualdad. No importa si se está en salud pública o en una mutualista; no importa si se dan clases en un colegio privado o en una escuela pública; el tratamiento tiene que ser el mismo.

Muchas gracias, señora presidenta. Ya le acercamos a la Mesa el sustitutivo que comentamos.

SEÑOR NUNES.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR NUNES.- Señora presidenta: estoy representado por las intervenciones de los compañeros Juan Castillo y Mario Bergara, pero solo quiero manifestar mi preocupación por lo que señalaba el señor senador Castillo, con relación al vencimiento –el 30 de noviembre– del plazo que tienen esas más de 200.000 trabajadoras y trabajadores para hacer la opción por la renuncia al artículo 8.°. Permanecer dentro de ese régimen es un clarísimo perjuicio desde el punto de vista de su jubilación.

No hace mucho tiempo, tuve oportunidad de recorrer el interior de Paysandú y encontrarme con gente de casi cincuenta años –creo que cuarenta y nueve– que se había incorporado recientemente a prestar servicios –a través de una asociación civil muy conocida– para la intendencia y, junto con el contrato de la asociación civil, cayó un vehículo con promotores de una AFAP, así que firmaron el artículo 8.°. Se trataba de una persona de cuarenta y nueve años que estaba desinformada y lo que estaba haciendo era firmar la rebaja de su jubilación. Como todos sabemos, lo que perciben esas personas son veinte mil y poco de pesos. Es una situación sumamente grave y perjudicial para mucha gente.

Creo que nuestra Comisión de Asuntos Laborales y Seguridad Social tendría que tomar el tema, conversarlo con el ministro y, de ser necesario, aprobar una norma que prorrogara este plazo y mandatara a las autoridades a hacer una difusión acorde para que la gente realmente se enterara porque, de aquí al 30 de noviembre, si se presentan esas 200.000 personas, ¿cómo van a atenderlas? Me parece que debería ser un tema para tomar en cuenta porque hay muchos compatriotas que se van a ver perjudicados si esto se cumple sin más trámite.

Muchas gracias, señora presidenta.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Señora presidenta: simplemente, en el mismo sentido, apoyo lo que han dicho nuestros compañeros. En particular, en cuanto a las bonificaciones, quiero apoyar lo que ha expresado nuestro compañero, el señor senador Bergara.

En realidad, como maestra, me jubilé haciendo uso de las bonificaciones que tenemos históricamente los maestros. Incluso, cuando la reforma del 1996 estuvo sobre la mesa el tema de las bonificaciones y en ese momento el magisterio logró mantenerlas. Realmente es injusto; si se está dando este beneficio en el ámbito privado, no se podría entender por qué no se incluye en el ámbito público. Como se sabe, quienes tienen bonificaciones es porque se ha determinado que, en aras de la salud de estos colectivos, debe proporcionárseles este beneficio, que son precisamente las bonificaciones. En el caso concreto se cuentan para la edad y para los años de trabajo; por lo menos era así.

Evidentemente, vamos a acompañar nuestra moción y esperamos que tenga el apoyo de todo el Cuerpo, pero de no ser así, quizá se deba seguir trabajando en la comisión, porque realmente creo que el tema no se ha difundido. Se dice que, en muchos aspectos, esto no contó con la difusión necesaria como para que la gente pudiera acogerse a los derechos y creo que este tema de las bonificaciones no se ha incorporado como un problema porque la información no ha llegado a los colectivos docentes, como corresponde. Evidentemente, de estar enterados, se manifestarían para mantener este derecho que hasta hoy tenían los docentes.

Gracias, señora presidenta.

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar en general el proyecto de ley.

(Se vota).

–27 en 27. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En discusión particular.

Léase el artículo 1.º.

SEÑOR BERGARA.- Pido la palabra para una moción de orden.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BERGARA.- Formulo moción en el sentido de que se suprima la lectura del articulado y se vote en bloque, desglosando el artículo 9.º de la sección II.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar la moción formulada.

(Se vota).

–27 en 27. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En consideración el articulado.

Habiéndose desglosado el artículo 9.º, si no se hace uso de la palabra, se va a votar el resto del articulado.

(Se vota).

–27 en 27. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En consideración el artículo 9.º, tal cual vino de la comisión.

(Dialogados).

–Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–14 en 27. Afirmativa.

Queda aprobado el proyecto de ley, que se comunicará a la Cámara de Representantes.

(No se publica el texto del proyecto de ley aprobado por ser igual al considerado).

18) PROYECTO PRESENTADO

SEÑORA PRESIDENTA.- Dese cuenta de un asunto entrado fuera de hora.

(Se da del siguiente).

SEÑOR SECRETARIO (José Pedro Montero).- «La bancada del Frente Amplio presenta, con exposición de motivos, un proyecto de declaración ante la escalada de violencia en el conflicto entre Israel y Palestina, particularmente en la zona de la Franja de Gaza».

SEÑORA PRESIDENTA.- Pasa a la Comisión de Asuntos Internacionales.

(Texto del proyecto de declaración presentado).

SEÑORA DELLA VENTURA.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Señora presidenta: es para solicitar que se declare urgente y se considere de inmediato el proyecto de declaración presentado.

(Dialogados).

SEÑORA BIANCHI.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA BIANCHI.- Si me permite, señora presidente, en sesiones anteriores propuse la postergación del orden del día, pero en este caso, me parece que sería bueno terminarlo porque se trata de asuntos breves.

Si los señores senadores están de acuerdo, podemos continuar con el orden del día.

(Dialogados).

–Como me lo han preguntado, lo socializo.

SEÑORA PRESIDENTA.- En principio, estamos considerando la urgencia del proyecto de declaración presentado por el Frente Amplio.

SEÑORA BIANCHI.- Disculpe, señora presidenta.

(Dialogados).

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar el trámite solicitado por la señora senadora Della Ventura.

(Se vota).

–14 en 26. Negativa.

SEÑORA BIANCHI.- Pido la palabra para fundamentar el voto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA BIANCHI.- Estamos muy cerca de poder llegar a una declaración en conjunto, mucho más cerca de lo que estábamos ayer.

Hoy tampoco era el clima adecuado con todas las cosas que se trataron, fue encantador en cuanto a los acuerdos, pero estábamos todos en otros temas. Entonces proponemos que vaya a la Comisión de Asuntos Internacionales a los efectos de poder llegar a un acuerdo y que salga por unanimidad.

Por otra parte, sé que tenemos la dificultad de la reunión de la comisión, pero eso se puede resolver si existe la voluntad política, que descontamos que de parte de la coalición existe y del Frente Amplio también porque lo propuso. Como ya hicimos una declaración hace pocos días, hoy no existía el clima adecuado en el sentido de poder concentrarnos, pero estamos más cerca de lo que estuvimos antes, reitero, de hacer una declaración común.

Gracias, señora presidente.

SEÑOR CAGGIANI.- Pido la palabra para fundamentar el voto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR CAGGIANI.- Gracias, presidenta.

En el día de hoy, presentamos un proyecto de resolución para que la cámara pueda sacar una declaración en el entendido de que la situación que se está viviendo entre Israel y Palestina, particularmente en la Franja de Gaza, a partir del último debate y declaración que había tenido esta cámara, se ha agudizado y se ha extremado la preocupación que se está viendo por parte de la comunidad internacional y por los actores locales en particular.

Nuestra intención era promover una declaración urgente del Senado, de manera unánime, que constaba de cuatro o cinco puntos muy sencillos: convocar a todas las partes a un inmediato alto al fuego; tratar de instar a respetar estrictamente el derecho internacional, incluyendo el derecho internacional de los derechos humanos y el derecho humanitario; no adoptar acciones –me parecía que era muy importante– que pongan en riesgo la vida de la población civil; promover la liberación de los rehenes y la apertura urgente de un corredor humanitario para atender la liberación y la situación de la Franja de Gaza, sobre todo a la población civil que está siendo altamente perjudicada, bombardeada, incluso, asesinada en este momento. Conocimos hace muy poco una información acerca del estallido de una bomba en uno de los hospitales al norte de la Franja de Gaza que dejó aparentemente casi quinientas personas fallecidas. Digo aparentemente porque esta también es una noticia que está por ser confirmada. También solicitamos un llamado a la comunidad internacional para aunar esfuerzos, que se puedan tomar medidas concretas con respecto al fin de la violencia y que este conflicto pueda ser encauzado en el marco de las resoluciones de Naciones Unidas.

Consideramos que la gravedad del asunto ameritaba que esta cámara pudiera expresarse con la profundidad, la gravedad y la emergencia que establece este comunicado, porque en realidad mañana puede ser tarde y seguramente tampoco tengamos sesión. Entonces, también es importante que la comunidad internacional reciba de parte del Senado de la república un mandamiento que, sin duda, es muy significativo, y creo que el Uruguay todo lo necesita.

Muchísimas gracias.

SEÑORA LAZO.- Pido la palabra para fundamentar el voto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA LAZO.- Nos parece que un segundo en el marco de un conflicto tan grave es importante.

Acá no se trata de tomar partido o, en todo caso, sí se trata de tomar partido por la paz y abogar en ese sentido. En eso creo que encontramos nuevamente todas las voluntades de este Parlamento. Organizaciones internacionales como la OMS, la ONU, Amnistía Internacional, la Unión Europea y diversos parlamentos se han pronunciado en ese sentido, en el del diálogo, de establecer un corredor que determine pautas y términos para la paz.

Nos parece que eso que se está hoy pasando a la comisión quizá podríamos dedicarle unos minutos en un cuarto intermedio para llegar a redactar un comunicado, si es que este no representa esa voluntad del Parlamento. Sin embargo, me parece que es imperioso llegar a una declaración. Creo que todos estamos apostando a eso. Por lo tanto, quería expresarme en ese sentido.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Pido la palabra para fundamentar el voto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Realmente, siento –y siente mi bancada– que no podemos permanecer omisos ante la situación de estos últimos días, de estas últimas horas.

En realidad, se me dijo, por parte de la coordinación de la coalición, que se le podía dar un tratamiento rápido en la Comisión de Asuntos Internacionales. Por lo que entendí, hoy se reúne esa comisión. Sería muy importante que hoy la comisión tomara esta decisión y que, si estuviéramos de acuerdo, el punto fuera incorporado en la próxima sesión extraordinaria. Esto debe tener un tratamiento rápido, porque esperar a noviembre para tomar una decisión de este tipo no habla bien de este Senado. Todos tenemos que comprometernos por la paz, pero con los votos, y esa sería la forma correcta.

Gracias, señora presidenta.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tenemos en cuenta lo que se ha manifestado.

19) MAESTRO LUIS ALBERTO CASABALLE

SEÑORA PRESIDENTA.- Se pasa a considerar el asunto que figura en tercer término del orden del día: «Proyecto de ley por el que se designa Maestro Luis Alberto Casaballe la Escuela n. 67 del departamento de Tacuarembó. (Carp. n. 1070/2023 - rep. n.° 771/0/2023)». (Los antecedentes completos están disponibles en http://www.parlamento.gub.uy).

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión general.

Tiene la palabra el miembro informante, señor senador Methol.

SEÑOR METHOL.- Señora presidenta: me corresponde informar el proyecto de ley que remite el Poder Ejecutivo, de artículo único, para designar Maestro Luis Alberto Casaballe la Escuela n.º 67 de Cuchilla de Peralta, departamento de Tacuarembó.

La propuesta fue realizada por la Comisión de Fomento, cuenta con el apoyo de la dirección del centro educativo y de los colectivos docente y social, así como con informes favorables de las autoridades de la ANEP.

Luis Alberto Casaballe fue maestro y director en varias escuelas, incluyendo la propia Escuela n.º 67. Durante su carrera docente accedió por concurso a los más altos cargos, llegando a ser inspector técnico y consejero de Educación Primaria y nombrado como hombre notable. Ganó varios premios como escritor en concursos anuales de pedagogía.

En la Biblioteca del Parlamento encontré el libro Coordinación de las tres ramas de la enseñanza: primaria, secundaria, industrial, que logró el primer premio en el Concurso Anual de Pedagogía para Maestros, Profesores y Alumnos Normalistas de 1956, y que tiene como autores a Luis Alberto Casaballe Basterech y Esther Ríos de Casaballe, inspectores de Enseñanza Primaria.

También encontré, buscando por internet, entre sus libros, otro titulado Orientales en la emancipación americana, que fue editado en el 2003. En este libro, Luis Alberto Casaballe tiene la virtud de abordar con perspectiva continental las acciones de destacados orientales. Aprovecho la oportunidad para decir que creo que sería bueno que la Biblioteca del Parlamento pudiera encontrar algún ejemplar de este libro e incorporarlo a su rica colección.

Retomando algunas palabras expresadas por el diputado Juan Martín Rodríguez durante el tratamiento de este proyecto de ley en la Cámara de Representantes, quiero decir que el maestro Casaballe fue un formador de formadores, escritor, poeta y pedagogo. Fue un duraznense casado con una tacuaremboense. Fue coautor del Programa para Escuelas Rurales de 1957 e impulsor de las escuelas de tiempo completo. También fue director del Instituto Normal Rural Agustín Ferreiro y edil del Partido Nacional en 1959 por Tacuarembó. Fue conferencista y gobernador del Rotary Club en 1974 y en 1975, y fue nombrado consejero de Educación Primaria en 1989.

Señora presidenta: aprovecho la ocasión para reconocer también a las maestras, a los funcionarios no docentes, a las autoridades, a los alumnos y a los padres de la Escuela n.º 67 de Cuchilla de Peralta, Tacuarembó, y también a los habitantes de esa localidad del país profundo.

La Comisión de Educación y Cultura del Senado, por unanimidad, recomienda la aprobación de este proyecto de ley.

Es cuanto tenía para informar.

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar en general el proyecto de ley.

(Se vota).

‒24 en 24. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En discusión particular.

Léase el artículo único del proyecto de ley.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Artículo único.- Desígnase con el nombre “Maestro Luis Alberto Casaballe” la Escuela Nº 67, ubicada en Cuchilla de Peralta, departamento de Tacuarembó, dependiente de la Dirección General de Educación Inicial y Primaria de la Administración Nacional de Educación Pública».

SEÑORA PRESIDENTA.- En consideración.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

‒24 en 24. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda sancionado el proyecto de ley, que se comunicará al Poder Ejecutivo.

(No se publica el texto del proyecto de ley sancionado por ser igual al considerado).

20) PETRONA VIERA

SEÑORA PRESIDENTA.- Se pasa a considerar el asunto que figura en cuarto término del orden del día: «Proyecto de ley por el que se designa Petrona Viera el Liceo n.º 75 del departamento de Montevideo. (Carp. n.° 1061/2023 - rep. n.° 770/0/2023)». (Los antecedentes completos están disponibles en http://www.parlamento.gub.uy).

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión general.

Tiene la palabra la miembro informante, señora senadora Sanguinetti.

SEÑORA SANGUINETTI.- Señora presidenta: con gran gusto voy a informar este proyecto de ley que consta de un artículo único.

Esta solicitud de designación surge como resultado del proyecto institucional llamado Propuesta de nominación del Liceo n.º 75. El proyecto fue planteado en la sala docente el 30 de octubre del 2019 e implementado en octubre del 2020.

Para aquellos que no lo saben, el Liceo n.º 75 es una institución fundada en 2014 con el Plan Experimental 2013 para alumnos extraedad o con condicionamientos laborales para ciclo básico y con el Plan 94 semestral para primer año de bachillerato.

Desde 2016, señora presidenta, se incorporaron a este liceo alumnos adultos sordos, con baja visión y ciegos, convirtiéndose así en un liceo de inclusión. Este proyecto se enmarca en una modalidad de trabajo interdisciplinario. El aprendizaje está basado en proyectos –de lo que tanto se ha hablado– que promueven el trabajo colectivo, la autonomía de los aprendizajes de los estudiantes adultos, el compromiso y el entusiasmo, minimizando así la desafiliación, el abandono y promoviendo aprendizajes significativos. Varios docentes lo aplican en este liceo ya que está ampliamente recomendado por la biografía referida a la andragogía, que es la pedagogía o educación de adultos.

En el informe enviado por las autoridades del Liceo n.º 75 se expresa que, con el apoyo unánime de toda la comunidad liceal, la propuesta del nombre debía cumplir el requisito de que fuese una mujer ya que, revisando el nomenclátor de los liceos del país, señora presidenta –como bien sabe–, se encontraba con una amplia mayoría de liceos que llevaban nombres de varones.

Surgieron varios nombres destacados para este liceo, provenientes tanto de las ciencias como de las artes escénicas y plásticas, de la música y de la pedagogía, entre otras. Finalmente resultó electo el nombre de la artista plástica Petrona Viera.

¿Por qué la elección de este nombre? Petrona Viera nació en Montevideo el 24 de marzo de 1895 y falleció el 4 de octubre de 1960. Fue la hija mayor de once hijos de la familia Viera. Su padre, Feliciano Viera, era un caudillo político salteño del Partido Colorado, nuestro partido, que llegó a ocupar la presidencia entre 1915 y 1919.

Esta artista, como es sabido, quedó sorda en su infancia como consecuencia de una meningitis aguda.

Aclaro que en lugar de proyectar mi imagen, decidimos mostrar algunos de sus cuadros emblemáticos en la pantalla.

Recibió educación en su domicilio con maestra particular especializada en sordos. Tuvo mucho apoyo familiar para aprender a leer y a escribir, además de mejorar su comunicación.

A los veinte años comienza a tomar clases de pintura en su hogar con un maestro catalán. Todo lo que podemos conocer de ella es a través de sus pinturas, dibujos y grabados, que son muchos. En el Museo Nacional de Artes Visuales se conservan 1001 obras y una única entrevista que concedió en 1940.

En 2020 se presentó en el Museo Nacional de Artes Visuales El hacer insondable, una muestra muy importante y reconocida de Petrona Viera. Voy a leer una de las frases que se incorporó en esta muestra de las curadoras María Eugenia Grau y Verónica Panella: «La dificultad de su abordaje pendula entre ciertas construcciones que tanto la definen como “la primera pintora profesional de nuestro país”, como la dejan al margen del análisis profundo dentro de la historia del arte nacional. Interesante pero secundaria, conocida pero ignorada en fermentales etapas, la obra de Petrona parecería destinada a ser definida en función de otros (hija del presidente, la discípula de Laborde y Rodríguez) y a un rol hasta cierto punto anecdótico en una constelación de planistas».

Voy a leer, señora presidenta, la reflexión que hicieron las autoridades del Liceo n.º 75: «Sabemos que el concepto de la discapacidad se ha ido modificando en estos últimos cuarenta años superando el paradigma médico clínico enfocado en la rehabilitación para estar transitando hoy por el paradigma social centrado en la responsabilidad de la sociedad de permitir desarrollar las potencialidades de todas las personas. Petrona vivió en una época donde la inclusión y el derecho a la educación de todos y todas estaba restringido a las posibilidades que les pudiera ofrecer su entorno familiar. […] Las oportunidades que tuvo Petrona de haber recibido una educación artística personalizada hicieron que pudiera, seguramente, desarrollar su talento para llegar a ser una de las pintoras más importantes de su época. Nuestro liceo es un ejemplo de liceo inclusivo que habilita a todas y todos los estudiantes adultos a culminar el ciclo básico y primer año de bachillerato».

Esta designación, señora presidenta, se da en un año muy especial, ya que la Administración Nacional de Educación Pública, a través de su dirección de Política Cultural, ha resuelto que este sea el año de recordación y homenaje a Petrona Viera.

Cuando me toca hacer estos informes es un placer recurrir a la Biblioteca del Palacio Legislativo, que tiene muchas de sus obras, que son muy lindas. En el fragmento escrito por Mónica Bottero, del libro Mujeres uruguayas, de Petrona Viera, hay un extracto de la única entrevista que concedió en 1940, y dado lo que hemos vivido en el Senado en estas últimas semanas me gustaría leerlo, porque me parece bastante inspirador. Ella dijo en esta entrevista: «Yo sé que para los seres sensibles no es fácil resolver la vida. La sensibilidad significa siempre vulnerabilidad y es necesario que el ambiente sea propicio al que tales condiciones tiene, para que pueda dar ancho campo a su alma y permitirle vivir sin lastimaduras. Durante muchos años encontré, gracias a mi padre, ese ambiente. Hoy y quizá gracias a él mismo, aunque ya no lo tengo, tampoco me falta. Es que soy de su escuela. Sé que existe algo que jamás hay que entregar a las exigencias de la vida, en el suceder de los acontecimientos y de los fracasos: el optimismo. Y sé que la mayoría de las batallas que tenemos que librar no son ni decisivas ni destructoras».

Con esto, señora presidenta, quisiera finalizar este reconocimiento diciendo que Petrona llegó a ser quien fue, una destacada pintora uruguaya, a pesar de ser una persona con discapacidad, porque nació en un entorno que se lo permitió. Han pasado muchos años y, sin embargo, si bien se han realizado esfuerzos, esta sigue siendo la realidad de muchas de las personas con discapacidad. Por eso, me parece especialmente significativo que este liceo de inclusión lleve su nombre.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar en general el proyecto de ley.

(Se vota).

–21 en 21. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En discusión particular.

Léase el artículo único.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Artículo único.- Desígnase con el nombre “Petrona Viera” el Liceo Nº 75, ubicado en el departamento de Montevideo, dependiente de la Dirección General de Educación Secundaria de la Administración Nacional de Educación Pública».

SEÑORA PRESIDENTA.- En consideración.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–21 en 21. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda sancionado el proyecto de ley, que se comunicará al Poder Ejecutivo.

(No se publica el texto del proyecto de ley sancionado por ser igual al considerado).

21) JUANA ROSELLÓ DE NIEVES

SEÑORA PRESIDENTA.- Se pasa a considerar el asunto que figura en quinto término del orden del día: «Proyecto de ley por el que se designa Juana Roselló de Nieves la Escuela n.º 47 del departamento de Maldonado. (Carp. n.º 1071/2023 - rep. n.° 772/0/2023)». (Los antecedentes completos están disponibles en http://www.parlamento.gub.uy).

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión general.

Tiene la palabra la miembro informante, señora senadora Bianchi.

SEÑORA BIANCHI.- Gracias, señora presidente.

Por este proyecto de ley, ya aprobado por la Cámara de Representantes, se designa Juana Roselló de Nieves la Escuela n.º 47 del departamento de Maldonado.

La maestra Juana Roselló nació el 22 de noviembre de 1897 en la ciudad de San Carlos, departamento de Maldonado. Fue hija de Sebastián Roselló y Filomena Campana. Se casó con el señor Félix Nieves con quien tuvo tres hijas: Laura, Olga y María.

El 13 de julio de 1914, con tan solo dieciséis años, obtiene el Diploma Nacional de Primer Grado que la habilita a desempeñarse como ayudante en las escuelas n.º 3 y n.º 4 de la localidad de San Carlos, y continúa sus estudios en forma libre hasta obtener el Diploma de Segundo Grado.

A mí me emocionan estas fechas y cómo estas mujeres, con tan pocos años, se fueron haciendo un lugar.

En marzo de 1919 asume como directora efectiva en la Escuela n.º 4 de Estación Repecho e inaugura el centro educativo con una población de más de treinta niños, en donde permaneció hasta su retiro por causal jubilatoria.

Falleció el 26 de diciembre de 1965.

Esta propuesta, que fue aprobada por unanimidad en la Comisión de Educación y Cultura, cuenta con la aprobación de las autoridades competentes, fundamentalmente de la comunidad educativa, que siempre es consultada en forma vinculante.

Gracias, señora presidente.

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar en general el proyecto de ley.

(Se vota).

–21 en 21. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En discusión particular.

Léase el artículo único.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Artículo único.- Desígnase con el nombre “Juana Roselló de Nieves” a la Escuela n.º 47 del departamento de Maldonado, dependiente de la Dirección General de Educación Inicial y Primaria de la Administración Nacional de Educación Pública».

SEÑORA PRESIDENTA.- En consideración.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–21 en 21. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda sancionado el proyecto de ley, que se comunicará al Poder Ejecutivo.

(No se publica el texto del proyecto de ley sancionado por ser igual al considerado).

22) MAESTRA TAMAR LIRIA GÁNDARA RODRÍGUEZ

SEÑORA PRESIDENTA.- Se pasa a considerar el asunto que figura en sexto término del orden del día: «Proyecto de ley aprobado en nueva forma por la Cámara de Representantes por el que se designa Maestra Tamar Liria Gándara Rodríguez la Escuela n.º 74 del departamento de Soriano. (Carp. n.º 568/2021 - rep. n.° 773/0/2023)». (Los antecedentes completos están disponibles en http://www.parlamento.gub.uy).

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora Della Ventura.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Señora presidenta: este informe lo iba a hacer el señor senador Sabini, pero está con licencia.

El presente proyecto de ley se aprobó por unanimidad en la Comisión de Educación y Cultura de la Cámara de Representantes y acá viene como tercera cámara porque se cometió el error de establecer que la escuela quedaba en la localidad de Mercedes.

Se designa Maestra Tamar Liria Gándara Rodríguez la Escuela n.º 74 ubicada en el departamento de Soriano.

La maestra Tamar Liria Gándara Rodríguez nació en la ciudad de Mercedes, departamento de Soriano, el 11 de noviembre de 1924.

Cursó sus estudios primarios en la Escuela n.º 7 y en la Escuela n.° 41 de la ciudad de Mercedes, y luego concurrió al Liceo n.º 1 de dicha ciudad. Posteriormente, ingresó al Instituto de Formación Docente donde obtuvo el título de maestra. Su primera experiencia laboral como docente la realizó en un establecimiento rural en el paraje Larrañaga, perteneciente al departamento de Soriano. Continuó su labor de maestra en la Escuela n.º 18 Sacachispas, Escuela n.° 56 de Sarandí, Escuela n.° 36 de Cerro Alegre y Escuela n.° 74 de La Tabla, donde permaneció primero por dos años y luego regresa para quedarse veintiocho años ininterrumpidos hasta su retiro jubilatorio que se produce en 1979.

Hago un paréntesis, señora presidenta, porque dicen que las casualidades no existen, y me sentí muy identificada con esta maestra porque trabajé mis últimos veintiocho años en el ámbito rural, exactamente como ella.

Entre las numerosas gestiones que realizó en todos sus años de actividad estuvo la de lograr, con la colaboración de vecinos, la construcción de un local escolar nuevo. Además, consiguió que todo el predio, que comprende tanto el local escolar como las habitaciones dispuestas para los maestros, fuera traspasado a nombre de la ANEP. Se destaca su figura como docente, así como por haber sido una persona que realizó innumerables tareas de servicio social, por lo que la escuela fue un punto de referencia para los niños y niñas, y sus respectivas familias.

La propuesta efectuada por la dirección de la Escuela n.º 74 de La Tabla, ubicada en el paraje Arroyo Corto del departamento de Soriano, cuenta con el apoyo del colectivo docente y no docente, de la Comisión Fomento, y los informes favorables de la Administración Nacional de Educación Pública.

Por las razones expuestas, la comisión, por unanimidad, aconseja al Cuerpo la aprobación del proyecto de ley que se acompaña, aceptando las modificaciones que he mencionado.

SEÑORA PRESIDENTA.- Como en este caso somos tercera cámara, corresponde al Senado pronunciarse si acepta lo que envía la Cámara de Representantes.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–20 en 20. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda sancionado el proyecto de ley, que se comunicará al Poder Ejecutivo para su promulgación.

23) SOLICITUDES DE VENIA DEL PODER EJECUTIVO PARA DESTITUIR DE SUS CARGOS A DOS FUNCIONARIOS

SEÑORA PRESIDENTA.- Corresponde que el Senado pase a sesión secreta para considerar los asuntos que figuran en séptimo y octavo término del orden del día.

(Así se hace. Son las 16:15).

(En sesión pública).

–Habiendo número, se reanuda la sesión.

(Son las 16:29).

–Dese cuenta de lo actuado en sesión secreta.

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- El Senado, en sesión secreta, concedió venia al Poder Ejecutivo para destituir de su cargo a un funcionario del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y a un funcionario del Ministerio de Economía y Finanzas.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se realizarán las comunicaciones pertinentes.

24) LLAMADO A SALA AL SEÑOR MINISTRO DEL INTERIOR, LUIS ALBERTO HEBER

SEÑORA PRESIDENTA.- Antes de dar por finalizada la sesión, recordamos al Cuerpo que el Senado va a estar sesionando el próximo martes, a las 10:00, en régimen de comisión general, para recibir al señor ministro del Interior, Luis Alberto Heber, quien solicitó ser recibido.

25) LEVANTAMIENTO DE LA SESIÓN

SEÑORA PRESIDENTA.- No habiendo más asuntos, se levanta la sesión.

(Así se hace, a las 16:29, presidiendo la señora Argimón y estando presentes los señores senadores Barrera, Batlle, Bianchfi, Bica, Castillo, Coutinho, Curutchet, Della Ventura, García, Meléndez, Methol, Nunes, Olivera, Peña, Rodríguez, Russi, Sanguinetti, Saravia, Sequeira, Silva y Straneo).

BEATRIZ ARGIMÓN Presidenta

Gustavo Sánchez Piñeiro Secretario

José Pedro Montero Secretario

María Alcalde Directora general del Cuerpo de Taquígrafos

Control División Diario de Sesiones del Senado

Diseño División Diseño e Impresión del Senado

Linea del pie de página
Montevideo, Uruguay. Poder Legislativo.