Retorno a página principal

N.º 37 - TOMO 630 - 15 DE NOVIEMBRE DE 2022

REPÚBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY

DIARIO DE SESIONES

DE LA

CÁMARA DE SENADORES

TERCER PERÍODO ORDINARIO DE LA XLIX LEGISLATURA

37.ª SESIÓN ORDINARIA

PRESIDEN BEATRIZ ARGIMÓN Presidenta

JORGE GANDINI Primer vicepresidente

PABLO LANZ Tercer vicepresidente

ACTÚAN EN SECRETARÍA GUSTAVO SÁNCHEZ PIÑEIRO Y JOSÉ PEDRO MONTERO, Y LOS PROSECRETARIOS VICTORIA VERA Y ADRIÁN JURI

Para consultar la presentación exhibida en sala: Senador Daniel Olesker

SUMARIO

1) Texto de la citación

2) Asistencia

3) Asuntos entrados

4) Pedidos de informes

– El señor senador Camy solicita se curse un pedido de informes con destino al Ministerio del Interior, relacionado con delitos cometidos en Ciudad del Plata, departamento de San José.

– La bancada de senadores del Frente Amplio solicita se curse un pedido de informes con destino al Ministerio de Educación y Cultura y, por su intermedio, a la Administración Nacional de Educación Pública, al Codicén y a la Dirección General de Educación Inicial y Primaria, relacionado con la situación del Departamento de Educación Rural (DER).

– La señora senadora Della Ventura solicita se curse una ampliación de un pedido de informes con destino al Ministerio de Defensa Nacional, relacionado con personas detenidas en el Batallón Sarandí de Ingenieros n.º 2 (Florida) en el período comprendido entre el 1.º de enero de 1968 y el 1.º de marzo de 1985.

– La señora senadora Lazo solicita se curse un pedido de informes con destino al Ministerio de Educación y Cultura y, por su intermedio, a la Dirección General del Registro de Estado Civil, relacionado con sus nuevas tareas en el interior del país.

– El señor senador Carrera solicita se curse un pedido de informes con destino al Ministerio de Salud Pública y, por su intermedio, a la Administración de los Servicios de Salud del Estado, relacionado con la instalación de una base de SAME en el departamento de Rivera.

• Oportunamente fueron tramitados.

5) y 28) Proyectos presentados

– La señora senadora Nane presenta un proyecto de resolución por el que se modifica el artículo 141 del Reglamento del Senado, a fin de que la Comisión Especial de Derechos Humanos, Equidad y Género tome carácter de comisión permanente.

• Pasa a la Comisión de Asuntos Administrativos.

– La bancada de senadores del Frente Amplio presenta un proyecto de minuta de comunicación por el que se solicita al Poder Ejecutivo la remisión de una iniciativa relacionada con la inclusión de la consulta genética como prestación obligatoria dentro del país.

• Pasa a la Comisión de Salud Pública.

6) Inasistencias anteriores

– Por Secretaría se da cuenta de las inasistencias registradas a las anteriores convocatorias.

7), 15), 19) y 23) Solicitudes de licencia e integración del Cuerpo

– El Senado concede las licencias solicitadas por la presidenta del Cuerpo, señora Argimón, y por los señores senadores Gandini, Sabini, Bergara, Lozano, Carrera, Rubio, Coutinho y Camy.

– Quedan convocados los señores senadores Saravia, Bica, Meléndez, Liberoff, Lust, Barrera, Brenta, Cardoso y Álvarez.

8) Reiteración de pedidos de informes

• A solicitud de la señora senadora Nane, el Senado resuelve hacer suyos y reiterar tres pedidos de informes con destino al Ministerio de Salud Pública, relacionados con campañas de promoción del ejercicio saludable y responsable de los derechos sexuales y reproductivos.

9) Evolución salarial en el país

– Manifestaciones del señor senador Olesker.

• Por moción del señor senador, el Senado resuelve enviar la versión taquigráfica de sus palabras a los ministerios de Trabajo y Seguridad Social y de Economía y Finanzas, al PIT-CNT, al Instituto Cuesta Duarte y a los ocho sindicatos que integran la lista de salarios perdidos.

10) Propuestas de visibilización en el Parlamento ante casos de femicidio

– Manifestaciones de la señora senadora Della Ventura.

11) 34.° aniversario de la Declaratoria de la Independencia del Estado de Palestina

– Manifestaciones de la señora senadora Lazo.

• Por moción de la señora senadora, el Senado resuelve enviar la versión taquigráfica de sus palabras a la Embajada del Estado de Palestina en Uruguay, al Ministerio de Relaciones Exteriores, a la Asociación de Parlamentarios por Jerusalén, al Foro Latino Palestino, al Monitor de Oriente y a la Comisión de Apoyo al Pueblo Palestino en Uruguay.

12) Necesidad de cajero automático en la localidad de Fray Marcos

– Manifestaciones del señor senador Camy.

• Por moción del señor senador, el Senado resuelve enviar la versión taquigráfica de sus palabras al Directorio del BROU y al Municipio de Fray Marcos.

13) Preocupaciones de habitantes de Flores y Durazno

– Manifestaciones del señor senador Lozano.

• Por moción del señor senador, el Senado resuelve enviar la versión taquigráfica de sus palabras a los ministerios de Vivienda y Ordenamiento Territorial, de Transporte y Obras Públicas y de Economía y Finanzas, a las intendencias y juntas departamentales de Durazno y Flores, al Banco Hipotecario del Uruguay y a la Agencia Nacional de Vivienda.

14) Renuncia definitiva del señor Danilo Astori a su cargo de senador de la república

– Nota del señor senador.

• Aceptada.

– Manifestaciones de varios señores senadores.

• Por moción del señor senador Mahía, el Senado resuelve enviar la versión taquigráfica de lo expresado a la Mesa Política Nacional del Frente Amplio y al propio contador Danilo Astori.

16) Alteración del orden del día

• Por moción del señor senador Camy, el Senado resuelve pasar el primer punto del orden del día para el final.

17) Solicitudes de venia del Poder Ejecutivo para destituir de sus cargos a varios funcionarios

• Concedidas.

18) Donación de material bélico por parte del Ministerio de Defensa-Ejército brasileño

– Por moción de los señores senadores Kechichian, Sanguinetti, Lozano y Camy, el Senado resuelve declarar urgente y pasar a considerar el proyecto de ley por el que se autoriza la salida del país de hasta cien efectivos del Ejército nacional, a los efectos de concurrir a la ciudad de Santana do Livramento, Río Grande del Sur, República Federativa de Brasil, para participar de ese proceso.

• Aprobado. Se comunicará a la Cámara de Representantes.

20) Impuesto a las rentas de las actividades económicas

– Proyecto de ley por el que se introducen modificaciones.

• Aprobado. Se comunicará a la Cámara de Representantes.

21) Prórroga de la hora de finalización de la sesión

• A solicitud del señor senador Camy, el Senado resuelve prorrogar la hora de finalización de la sesión.

22) Descentralización y democratización del acceso a la administración de justicia

– Proyecto de ley por el que se establecen normas.

• Aprobado. Se comunicará a la Cámara de Representantes.

24) Impuesto a las rentas de las actividades económicas a la fabricación de maquinaria agrícola

– Proyecto de minuta de comunicación por el que se solicita la extensión de su exoneración.

• Aprobado. Se comunicará al Poder Ejecutivo.

25) , 27) y 29) Comisión preinvestigadora

– Informe en el que se solicita la creación de una comisión investigadora parlamentaria para el estudio de presuntas irregularidades en la Dirección General del Ministerio del Interior entre 2010 y 2017.

• Se vota afirmativamente hacer lugar a lo solicitado por el señor senador mocionante.

– La presidencia informa que quedará integrada por los señores senadores Bianchi, Domenech, Lanz y Niffouri.

26) Subsidio consagrado en el artículo 5.º de la Ley n.º 15900

– Nota del economista Danilo Astori.

• Concedido.

30) Suspensión de la sesión ordinaria del 16 de noviembre

– Por moción de los señores senadores Kechichian, Lozano, Sanguinetti y Camy, el Senado resuelve suspenderla.

31) Levantamiento de la sesión

1) TEXTO DE LA CITACIÓN

«Montevideo, 14 de noviembre de 2022

La CÁMARA DE SENADORES se reunirá en sesión ordinaria, mañana martes 15 de noviembre, a las 09:30, a fin de informarse de los asuntos entrados y considerar el siguiente

Orden del día

1) Informes de la comisión preinvestigadora integrada para analizar la denuncia del señor senador Jorge Gandini sobre presuntas irregularidades ocurridas en la Dirección General de Secretaría del Ministerio del Interior entre 2010 y 2017.

Carp. n.° 834/2022 - rep. n.° 561/2022

2) Informe de la Comisión de Asuntos Administrativos relacionado con la solicitud de venia remitida por el Poder Ejecutivo a fin de destituir de su cargo a un funcionario del Ministerio de Salud Pública. (Plazo constitucional vence el 30 de noviembre de 2022).

Carp. n.° 771/2022 - rep. n.° 556/2022

3) Informe de la Comisión de Asuntos Administrativos relacionado con la solicitud de venia remitida por el Poder Ejecutivo a fin de destituir de su cargo a una funcionaria de la Fiscalía General de la Nación. (Plazo constitucional vence el 22 de noviembre de 2022).

Carp. n.° 769/2022 - rep. n.° 557/2022

4) Informe de la Comisión de Asuntos Administrativos relacionado con la solicitud de venia remitida por el Poder Ejecutivo a fin de destituir de su cargo a una funcionaria del Servicio Exterior. (Plazo constitucional vence el 3 de enero de 2023).

Carp. n.° 791/2022 - rep. n.° 558/2022

Discusión general y particular de los siguientes proyectos de ley:

5) por el que se introducen nuevas disposiciones en sede del impuesto a las rentas de las actividades económicas (IRAE).

Carp. n.° 795/2022 - rep. n.° 553/2022 y anexo I

6) referente a la descentralización y democratización del acceso a la administración de justicia.

Carp. n.° 612/2021 - rep. n.° 554/2022 y anexo I

7) Discusión única de un proyecto de minuta de comunicación por el cual se solicita al Poder Ejecutivo extender el plazo de vigencia establecido en el Decreto 346/009, por el que se exonera del impuesto a las rentas de las actividades económicas a la fabricación de maquinaria agrícola y considerar asimismo la excepción de renta al 90 %.

Carp. n.° 832/2022 - rep. n.° 559/2022

José Pedro Montero Secretario - Gustavo Sánchez Piñeiro Secretario».

2) ASISTENCIA

ASISTEN: los señores senadores Andrade, Asiaín, Barrera, Bergara, Bianchi, Botana, Caggiani, Camy, Cardoso, Coutinho, Da Silva, Della Ventura, Domenech, Kechichian, Lazo, Lozano, Manini Ríos, Nane, Niffouri, Olesker, Penadés, Rodríguez, Rubio, Sabini, Sánchez, Sanguinetti y Sartori, e ingresan posteriormente, por renuncia definitiva del titular respectivo, el señor senador Mahía y, por licencia del titular respectivo, el señor senador Meléndez.

FALTAN: con licencia, los señores senadores Astori, Batlle y Carrera. Se retira con licencia el señor senador Sabini.

3) ASUNTOS ENTRADOS

SEÑORA PRESIDENTA.- Habiendo número, está abierta la sesión.

(Son las 09:45).

(Se incorpora la nómina de asuntos entrados remitida al Cuerpo de Taquígrafos por parte de la Secretaría del Senado).

«La Presidencia de la Asamblea General destina un mensaje del Poder Ejecutivo al que acompaña un proyecto de ley por el que se autoriza la salida del país de una delegación de hasta cien efectivos del Ejército nacional, a los efectos de concurrir a la ciudad de Santana do Livramento, Río Grande del Sur, República Federativa de Brasil, para participar del proceso de recepción de una donación de material bélico por parte del Ministerio de Defensa-Ejército brasileño, a desarrollarse entre el 1.° y el 31 de diciembre de 2022. (Carpeta n.° 838/2022).

A LA COMISIÓN DE DEFENSA NACIONAL.

El Poder Ejecutivo remite mensajes:

• por el que comunica la promulgación de un proyecto de ley por el que se crea la fase tres del Programa Oportunidad Laboral, con el objeto y las condiciones previstas en la Ley n.º 19952, de 20 de mayo de 2021 y sus modificativas. (Carpeta n.° 822/2022).

AGRÉGUESE A SUS ANTECEDENTES Y ARCHÍVESE.

• Por el que solicita, de conformidad con lo establecido en el numeral 12 del artículo 168 de la Constitución de la república, la venia correspondiente a fin de designar en calidad de embajador extraordinario y plenipotenciario de la república ante la República Federal de Alemania al señor Fernando Miguel López Fabregat. (Carpeta n.º 836/2022).

A LA COMISIÓN DE ASUNTOS INTERNACIONALES.

La Cámara de Representantes comunica que ha aprobado los siguientes proyectos de ley:

• por el que se designa Maestro Víctor Quiroga Hernández el Liceo n.º 2, ubicado en el departamento de Durazno, dependiente de la Dirección General de Educación Secundaria de la Administración Nacional de Educación Pública. (Carpeta n.º 567/2021);

• por el que se declara Capital Nacional del Girasol la ciudad de San Javier, departamento de Río Negro. (Carpeta n.° 671/2022);

• por el que se declara Capital Nacional del Trigo la ciudad de Dolores, departamento de Soriano. (Carpeta n.º 694/2022).

AGRÉGUENSE A SUS ANTECEDENTES Y ARCHÍVENSE.

Asimismo, remite aprobados los siguientes proyectos de ley:

• por el que se regula la habilitación a los productores familiares para la faena de animales de granja. (Carpeta n.° 837/2022);

• por el que se establecen medidas para minimizar los daños provocados por las jaurías de perros a la producción nacional. (Carpeta n.º 840/2022).

A LA COMISIÓN DE GANADERÍA, AGRICULTURA Y PESCA.

• Por el que se aprueba el Acuerdo marco de cooperación entre la República Oriental del Uruguay y la República de Camerún, firmado en la ciudad de Montevideo, República Oriental del Uruguay, el 17 de junio de 2022. (Carpeta n.º 839/2022);

• por el que se aprueba el Protocolo de 1988 relativo al Convenio internacional sobre líneas de carga 1966, adoptado en la Conferencia Internacional sobre el Sistema Armonizado de Reconocimientos y Certificación el 11 de noviembre de 1988 y las Enmiendas 2003 y 2004. (Carpeta n.º 842/2022);

• por el que se aprueba el Protocolo de enmienda del Acuerdo de 3 de abril de 2001, por el que se crea la Organización Internacional de la Viña y el Vino en lo que respecta a la localización de la sede, adoptado por la Asamblea General Extraordinaria, en la ciudad de Dijon, República de Francia, el 21 de mayo de 2022. (Carpeta n.º 841/2022).

A LA COMISIÓN DE ASUNTOS INTERNACIONALES.

La Comisión Preinvestigadora sobre presuntas irregularidades ocurridas en la Dirección General de Secretaría del Ministerio del Interior entre 2010 y 2017 eleva informes relacionados con la moción presentada por varios señores senadores. (Carpeta n.° 834/2022).

HAN SIDO REPARTIDOS Y ESTÁN INCLUIDOS EN EL ORDEN DEL DÍA DE LA SESIÓN DE HOY.

La Comisión de Educación y Cultura eleva informado un proyecto de ley por el que se modifican los órganos de gobierno de la Universidad Tecnológica. (Carpeta n.° 802/2022).

REPÁRTASE E INCLÚYASE EN EL ORDEN DEL DÍA DE UNA PRÓXIMA SESIÓN.

La Junta Departamental de Salto remite copia de una resolución relativa al proyecto de ley por el que se crea el Sistema Previsional Común.

OPORTUNAMENTE FUE REMITIDA A LA COMISIÓN ESPECIAL PARA EL TRATAMIENTO DEL PROYECTO DE LEY POR EL QUE SE CREA EL SISTEMA PREVISIONAL COMÚN.

El Banco de la República Oriental del Uruguay remite nota relacionada con la exposición escrita presentada por el señor senador Carlos Camy, relativa a la instalación de nuevos cajeros automáticos en la localidad de Zapicán, departamento de Lavalleja.

OPORTUNAMENTE FUE REMITIDA AL SEÑOR SENADOR CAMY.

El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca remite respuesta a los siguientes pedidos de informes:

• de la Dirección General Forestal, realizado por el señor senador Sebastián Da Silva, relacionado con las medidas a tomar para la prevención de incendios en áreas de producción forestal en el próximo verano. (Asunto 156501);

• realizado por los señores senadores Mario Bergara, Daniel Caggiani, Charles Carrera, Juan Castillo, Amanda Della Ventura, Liliam Kechichian, Sandra Lazo, José Carlos Mahía, Silvia Nane, Daniel Olesker, Enrique Rubio, Sebastián Sabini y Alejandro Sánchez, relacionado con el Fondo Permanente de Indemnización para la Campaña de Control y Erradicación de la Fiebre Aftosa y Enfermedades Exóticas. (Asunto 155735).

El Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial remite nota por la que solicita acceder a la prórroga del plazo de contestación previsto en el artículo 2.º de la Ley n.º 17673, de 21 de julio de 2003, del pedido de informes de la señora senadora Silvia Nane, relacionado con las obras pendientes de ejecución en materia de regularización de asentamientos y el cronograma de ejecución del llamado Plan Avanzar. (Asunto 156381).

El Ministerio de Salud Pública remite respuesta de la Administración de los Servicios de Salud del Estado a los siguientes pedidos de informes del señor senador Sebastián Sabini:

• relacionado con la situación de las policlínicas del departamento de San José. (Asunto 155387);

• relacionado con la apertura del Centro Promoción Salud para Desarrollo de la Prevención del Cáncer en la ciudad de Las Piedras, departamento de Canelones. (Asunto 155299);

• relacionado con el arrendamiento de un local con destino a la atención de la salud mental en la ciudad de Las Piedras, departamento de Canelones. (Asunto 155300).

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas remite nota relacionada con las palabras pronunciadas por el señor senador Daniel Caggiani relativas al Sistema de Control en el Transporte de Carga.

El Ministerio de Desarrollo Social remite nota por la que solicita acceder a la prórroga del plazo de contestación previsto en el artículo 2.° de la Ley n.° 17673, de 21 de julio de 2003, del pedido de informes realizado por los señores senadores Oscar Andrade, Mario Bergara, Daniel Caggiani, Charles Carrera, Amada Della Ventura, Liliam Kechichian, Sandra Lazo, José Carlos Mahía, Enrique Rubio, Sebastián Sabini, Alejandro Sánchez y Daniel Olesker, relacionado con el proyecto Ciudad Universitaria. (Asunto 156208).

OPORTUNAMENTE FUERON REMITIDAS A LOS SEÑORES SENADORES.

La señora senadora Silvia Nane solicita, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 3.º de la Ley n.º 17673, de 21 de julio de 2003, la reiteración de tres pedidos de informes con destino al Ministerio de Salud Pública, a los efectos de que el Cuerpo los haga suyos, relacionados con campañas de promoción del ejercicio saludable y responsable de los derechos sexuales y reproductivos, de acuerdo con lo establecido en el artículo 4.º de la Ley n.º 18426, de 1.º de diciembre de 2008. (Asuntos 156093, 156094 y 156095).

SE VAN A VOTAR OPORTUNAMENTE».

4) PEDIDOS DE INFORMES

(Pedidos de informes consignados en la nómina de asuntos entrados).

«El señor senador Carlos Camy solicita, de conformidad con lo establecido en el artículo 118 de la Constitución de la república, se curse un pedido de informes con destino al Ministerio del Interior, relacionado con delitos cometidos en Ciudad del Plata, departamento de San José. (Asunto 157033).

OPORTUNAMENTE FUE TRAMITADO».

(Texto del pedido de informes).

«Los señores senadores Oscar Andrade, Graciela Barrera, Mario Bergara, Daniel Caggiani, Amanda Della Ventura, Graciela García, Liliam Kechichian, Sandra Lazo, José Carlos Mahía, Daniel Olesker, Enrique Rubio y Uruguay Russi solicitan, de conformidad con lo establecido en el artículo 118 de la Constitución de la república, se curse un pedido de informes con destino al Ministerio de Educación y Cultura y, por su intermedio, a la Administración Nacional de Educación Pública, al Codicén y a la Dirección General de Educación Inicial y Primaria, relacionado con la situación del Departamento de Educación Rural (DER). (Asunto 157035).

OPORTUNAMENTE FUE TRAMITADO».

(Texto del pedido de informes).

«La señora senadora Amanda Della Ventura solicita, de conformidad con lo establecido en el artículo 118 de la Constitución de la república, se curse una ampliación de un pedido de informes con destino al Ministerio de Defensa Nacional, relacionado con personas detenidas en el Batallón Sarandí de Ingenieros n.º 2 (Florida) en el período comprendido entre el 1.º de enero de 1968 y el 1.º de marzo de 1985. (Asunto 157036).

OPORTUNAMENTE FUE TRAMITADO».

(Texto del pedido de informes).

«La señora senadora Sandra Lazo solicita, de conformidad con lo establecido en el artículo 118 de la Constitución de la república, se curse un pedido de informes con destino al Ministerio de Educación y Cultura y, por su intermedio, a la Dirección General del Registro de Estado Civil, relacionado con sus nuevas tareas en el interior del país. (Asunto 157057).

OPORTUNAMENTE FUE TRAMITADO».

(Texto del pedido de informes).

«El señor senador Charles Carrera solicita, de conformidad con lo establecido en el artículo 118 de la Constitución de la república, se curse un pedido de informes con destino al Ministerio de Salud Pública y, por su intermedio, a la Administración de los Servicios de Salud del Estado, relacionado con la instalación de una base de SAME en el departamento de Rivera. (Asunto 157089).

OPORTUNAMENTE FUE TRAMITADO».

(Texto del pedido de informes).

5) PROYECTOS PRESENTADOS

(Proyecto consignado en la nómina de asuntos entrados).

«La señora senadora Silvia Nane presenta, con exposición de motivos, un proyecto de resolución por el que se modifica el artículo 141 del Reglamento del Senado, a fin de que la Comisión Especial de Derechos Humanos, Equidad y Género tome carácter de comisión permanente. (Carpeta n.º 843/2022).

A LA COMISIÓN DE ASUNTOS ADMINISTRATIVOS».

(Texto del proyecto de resolución presentado).

6) INASISTENCIAS ANTERIORES

SEÑORA PRESIDENTA.- Dando cumplimiento a lo que establece el artículo 49 del Reglamento de la Cámara de Senadores, dese cuenta de las inasistencias a las anteriores convocatorias.

(Se da de las siguientes).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- A la sesión ordinaria del 9 de noviembre faltaron con aviso los señores senadores Lanz y Penadés y, sin aviso, el señor senador Sánchez.

A la sesión de la Comisión de Defensa Nacional del 14 de noviembre faltaron con aviso los señores senadores Coutinho y Sánchez.

A la sesión de la Comisión de Educación y Cultura del 14 de noviembre faltó con aviso la señora senadora Kechichian.

A la sesión matutina de la Comisión Especial para el Tratamiento del Proyecto de Ley por el que se crea el Sistema Previsional Común del 10 de noviembre faltó el señor senador Caggiani, y a la sesión vespertina faltaron con aviso los señores senadores Asiaín, Batlle, Bergara, Caggiani y Rubio.

7) SOLICITUDES DE LICENCIA E INTEGRACIÓN DEL CUERPO

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 14 de noviembre de 2022

Señor secretario del Senado

Gustavo Sánchez Piñeiro

Solicito a usted ponga a consideración del Cuerpo mi siguiente pedido de licencia.

En mi condición de presidenta de la Asamblea General de la República Oriental del Uruguay, he sido invitada a representar al país en la firma del Convenio Marco de Colaboración entre el Parlamento Latinoamericano y Caribeño (Parlatino) y la Fundación Manuel Giménez Abad, a celebrarse los días 24 y 25 del corriente mes, en las ciudades de Madrid y Zaragoza, Reino de España.

En virtud de ello, solicito al Cuerpo me conceda, desde el 19 al 23 y del 26 al 28 del corriente mes, licencia reglamentaria por motivos personales, y los días 24 y 25, licencia por misión oficial.

Beatriz Argimón. Presidenta de la Cámara de Senadores».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–16 en 17. Afirmativa.

Se comunica que, en virtud de que estaré en uso de licencia los días 19 al 28 de noviembre, pasará a ocupar la vicepresidencia de la república la señora senadora Graciela Bianchi. Por tal motivo, y habiendo presentado nota de desistimiento los señores Fernanda Maldonado, Pablo Caram, Ricardo Planchón y Alejandro Draper informando que por esta vez no aceptan la convocatoria del Cuerpo, queda convocado el señor Jorge Saravia, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

Léase otra solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 15 de noviembre de 2022

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

Presente

 

De mi mayor consideración:

De acuerdo con lo dispuesto por el literal D) del inciso segundo del artículo 1.º de la Ley n.º 10618, en la redacción dada por la Ley n.º 19906, solicito se me conceda licencia por obligaciones notorias inherentes a mi representación política, por el período comprendido entre los días 2 y 11 de diciembre, para asistir invitado por la Cámara de Consejeros del Reino de Marruecos al Foro Económico Euro-Mediterráneo y del Golfo y reuniones preliminares, a celebrarse en las ciudades de Rabat y Marrakech, Reino de Marruecos.

Sin otro particular, la saludo con la seguridad de su consideración más distinguida.

Jorge Gandini. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–17 en 19. Afirmativa.

Se comunica que el señor Guillermo Besozzi ha presentado nota de desistimiento informando que por esta vez no acepta la convocatoria a integrar el Cuerpo, por lo que queda convocada la señora Verónica Bica, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

Léase otra solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 15 de noviembre de 2022

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

De conformidad con lo dispuesto en la Ley n.º 17827, artículo 1.º, solicito al Cuerpo me conceda licencia para el día 16 de noviembre, por motivos particulares.

Sin otro particular, la saludo atentamente.

Sebastián Sabini. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–19 en 20. Afirmativa.

Se comunica que los señores Marcos Otheguy, Lucía Etcheverry, Eneida de León, Yamandú Orsi, Graciela Barrera, Aníbal Pereyra, Manuela Mutti y Gabriel Frugoni han presentado nota de desistimiento informando que por esta vez no aceptan la convocatoria a integrar el Cuerpo, por lo que queda convocado el señor Lauro Meléndez, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

Léase otra solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 14 de noviembre de 2022

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

Presente

 

De mi mayor consideración:

De acuerdo con lo dispuesto por el literal D) del inciso segundo del artículo 1.º de la Ley n.º 10618, en la redacción dada por la Ley n.º 19906, solicito se me conceda licencia por obligaciones notorias inherentes a mi representación política, por el período comprendido entre los días 4 y 10 de diciembre, para asistir como invitado por la Cámara de Consejeros del Reino de Marruecos al Foro Económico Euro-Mediterráneo y del Golfo y sus reuniones preliminares, a celebrarse en las ciudades de Rabat y Marrakech, Reino de Marruecos.

Agradeciendo desde ya el recibo de la presente solicitud, la saludo muy atentamente.

Mario Bergara. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–18 en 20. Afirmativa.

Se comunica que la señora Graciela Villar ha presentado nota de desistimiento informando que por esta vez no acepta la convocatoria a integrar el Cuerpo, por lo que queda convocado el señor Benjamín Liberoff, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

Léase otra solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 14 de noviembre de 2022

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

Presente

 

De mi mayor consideración:

De conformidad con lo dispuesto en el literal D) del artículo 1.º de la Ley n.º 17827 –“Ausencia en virtud de obligaciones notorias, cuyo cumplimiento sea de interés público”–, solicito al Cuerpo me conceda licencia a partir del 2 y hasta el 11 de diciembre inclusive, para participar del Foro Económico Euro-Mediterráneo y del Golfo, organizado por la Asamblea Parlamentaria del Mediterráneo (APM) y la Cámara de Consejeros del Reino de Marruecos, según invitación que adjunto.

Sin otro particular, la saludo muy atentamente.

Raúl Lozano. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–18 en 20. Afirmativa.

Se comunica que la señora Araceli Desiderio ha presentado nota de desistimiento informando que por esta vez no acepta la convocatoria a integrar el Cuerpo, por lo que queda convocado el señor Eduardo Lust, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

Léase otra solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 15 de noviembre de 2022

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

A través de la presente solicito al Cuerpo me conceda licencia, al amparo del artículo 1.º de la Ley n.º 17827, de 14 de setiembre de 2004, por motivos personales, para el día 15 de noviembre.

Sin otro particular, la saludo muy atentamente.

Charles Carrera. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–16 en 20. Afirmativa.

Se comunica que los señores Daniel Garín, Graciela García, Teresa de los Santos, Eneida de León, Yamandú Orsi, Marcos Otheguy y Lucía Etcheverry han presentado nota de desistimiento informando que por esta vez no aceptan la convocatoria a integrar el Cuerpo, por lo que queda convocada la señora Graciela Barrera, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

8) REITERACIÓN DE PEDIDOS DE INFORMES

(Solicitudes consignadas en la nómina de asuntos entrados).

SEÑORA PRESIDENTA.- Corresponde votar si el Senado hace suyos y reitera tres pedidos de informes de la señora senadora Nane con destino al Ministerio de Salud Pública, relacionados con campañas de promoción del ejercicio saludable y responsable de los derechos sexuales y reproductivos, de acuerdo con lo establecido en el artículo 4.º de la Ley n.º 18426, de 1.º de diciembre de 2008.

(Se vota).

–22 en 22. Afirmativa. UNANIMIDAD.

9) EVOLUCIÓN SALARIAL EN EL PAÍS

SEÑORA PRESIDENTA.- El Senado ingresa a la media hora previa.

Tiene la palabra el señor senador Olesker.

(Se proyecta presentación proporcionada por el señor senador).

SEÑOR OLESKER.- Voy a hablar en esta media hora previa de una situación que involucra a un millón doscientas mil personas, aproximadamente, que trabajan como asalariados en el país, tanto públicos como privados. Es la principal fuente de ingresos del país: tres de cada cuatro hogares en Uruguay viven de un salario o de una jubilación.

A treinta meses de iniciado este proceso de evolución salarial, quiero plantear esta inquietud. La economía ya está por encima –de la pandemia, obviamente– del registro de 2019 y va a culminar el año con un crecimiento que estaba estimado en 4,8 %, aunque ya se habla de que va a ser 5,3 %. Voy a presentar un cuadro basado en la investigación que realicé sobre cuarenta y dos salarios reales, pero a efectos de que sea legible para la versión taquigráfica y para esta sesión solo tomé ocho: lácteos, curtiembres, celulosa, metalúrgicas, tiendas, supermercados, trabajadores rurales –tomé el del arroz, pero ha habido una evolución similar en todas las categorías, por lo que da lo mismo–, y trabajadores públicos, en este caso, de educación pública.

Cuando uno mira este cuadro que acabo de presentar puede ver que todos estos salarios, incluso algunos de áreas absolutamente dinámicas de la economía, como lácteos y celulosa, o supermercados –cuyo nivel de actividad ha crecido de manera relevante–, tienen un aumento salarial que no supera el 20,4 %, mientras que en sectores como el rural es de apenas el 13,5 %. ¿Qué significa esto? Ni más ni menos que, de acuerdo con la inflación del período enero de 2020 a setiembre de 2022 –aquí ya están incluidos los ajustes de setiembre de 2022–, la pérdida salarial se ubica entre el 3 % y el 9,38 %. Todos los sectores de actividad perdieron salario real. Y, ojo, que aquí está el correctivo de julio de 2020 que, en realidad, debería descontarse de la verdadera evolución del salario real en estos treinta meses, porque proviene de una legislación anterior. En ese caso, la pérdida de salario real sería de tres puntos más.

Si miran la imagen más gráfica, verán que la barra de arriba es cero, o sea que no hay ningún salario real que haya superado el cero, y todos –la situación más dramática es el caso de la rama rural– están muy por debajo de la inflación.

Quiero terminar diciendo que ya estamos en noviembre y no va a haber aumentos salariales mayores porque siempre se dan en enero y julio; la inflación seguramente va a terminar en el entorno del 9 % en el año. Por lo tanto, luego de una caída del salario real en 2020 y en 2021, la recuperación salarial no va a comenzar en 2022, tal como estaba establecido en los parámetros de las negociaciones colectivas. En el mejor de los casos, en 2022 el salario real va a empatar, o sea que por tercer año consecutivo, con una economía que creció 4, 5 % en 2021 y que va a crecer por arriba del 5 % en 2022, no habrá incremento del salario real para los trabajadores de las ramas más dinámicas ni para los trabajadores en su conjunto.

Como verán los señores senadores, no incluí el salario real de ninguno de los sectores llamados perjudicados como, por ejemplo, hoteles, turismo y gastronomía, que superan largamente el 10 % de pérdida de salario real; quise incluir sectores que efectivamente hubieran podido dar aumento salarial, que hubieran podido corregir la inflación disparada en 2022, que hubieran podido mejorar el crecimiento salarial y la recuperación de la pérdida anterior, pero no lo hicieron.

Solicito que la versión taquigráfica de mis palabras sea enviada a los ministerios de Trabajo y Seguridad Social y de Economía y Finanzas, al PIT-CNT, al Instituto Cuesta Duarte y a los ocho sindicatos de ramas –no los menciono, pero los podemos aclarar para la versión taquigráfica– que integran esta lista de salarios perdidos que acabo de mencionar.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar el trámite solicitado por el señor senador.

(Se vota).

–24 en 24. Afirmativa. UNANIMIDAD.

10) PROPUESTAS DE VISIBILIZACIÓN EN EL PARLAMENTO ANTE CASOS DE FEMICIDIO

SEÑORA PRESIDENTA.- Continuando con la media hora previa, tiene la palabra la señora senadora Della Ventura.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Queremos traer una propuesta a este Parlamento, en el entendido de que podríamos intentar hacer visible nuestro dolor y preocupación ante cada femicidio que ocurra en nuestro país. Me refiero a la colocación en la fachada de nuestro Palacio Legislativo de un crespón negro u otra forma de visibilización de este dolor y preocupación por cada una de las muertes de una mujer en nuestro país producto de femicidio.

Asimismo, propongo que el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, o en la sesión siguiente a tal hecho, se ofrezca para su uso personal a los senadores que así lo quisieran brazaletes o lazos negros. Traigo humildemente a este ámbito la experiencia que en ese sentido puso en práctica la Junta Departamental de Florida en su momento.

Solicito que estas propuestas sean analizadas por la señora presidenta de este Cuerpo y, si correspondiere, por la comisión que se determine, para que a la mayor brevedad puedan ser instrumentadas aquí.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar el trámite solicitado por la señora senadora.

(Se vota).

–22 en 24. Afirmativa.

11) 34.° ANIVERSARIO DE LA DECLARATORIA DE LA INDEPENDENCIA DEL ESTADO DE PALESTINA

SEÑORA PRESIDENTA.- Continuando con la media hora previa, tiene la palabra la señora senadora Lazo.

SEÑORA LAZO.- Señora presidenta: hoy se conmemora el 34.º aniversario de la Declaratoria de la Independencia del Estado de Palestina.

En marzo de 2011, bajo el mandato de José Mujica, nuestro país comunicó a la Autoridad Nacional Palestina la decisión del Gobierno uruguayo de reconocer al Estado palestino en tanto Estado independiente y soberano, de acuerdo con los principios del derecho internacional y la Resolución n.º 181 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, votada el 29 de noviembre de 1947, así como la Resolución n.º 3236 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de 22 de noviembre de 1974, y la Resolución n. º 242, adoptada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el 22 de noviembre de 1967.

Las razones con las que fundamentaba esta decisión el entonces presidente de la república no son otras que el firme compromiso del Uruguay con el proceso de paz en el Medio Oriente y el anhelo, compartido por la enorme mayoría de la comunidad internacional, de que en un futuro próximo los pueblos de Palestina e Israel puedan coexistir en paz dentro de sus respectivos Estados, con fronteras seguras y en un marco de cooperación regional renovado.

Esta decisión también es el resultado del progresivo fortalecimiento de los vínculos de Uruguay con el pueblo y con la Autoridad Nacional Palestina. Este hecho tuvo antecedentes el 17 de abril de 2010, cuando nuestro país y la Autoridad Nacional Palestina, mediante un comunicado conjunto, deciden formalizar las relaciones amistosas existentes y establecer sus respectivas oficinas de representación en las ciudades de Ramala y Montevideo. En la oportunidad, Uruguay designó al representante diplomático que asegurara la presencia de los intereses de nuestro país ante el Estado palestino. Estas acciones se realizaron con el convencimiento de que la paz en la región requiere una solución basada en dos Estados, en tanto interlocutores capaces de asumir los compromisos internacionales que se alcancen a través del diálogo y la negociación.

El reconocimiento del Estado palestino por parte de Uruguay es consecuente con este propósito y con el compromiso tradicional de nuestro país con la paz y la estabilidad de la región, así como con el rechazo y la condena de cualquier acto terrorista destinado a atentar contra la integridad y el derecho de las personas. En la oportunidad expresamos nuestro deseo de que el Estado de Palestina y el de Israel continuaran ese proceso de negociaciones bilaterales, apoyados por la comunidad internacional, para definir los términos de los acuerdos e iniciar así una nueva era de entendimiento y cooperación entre ambos, asegurando el legítimo derecho de sus pueblos a vivir en paz y a disfrutar del bienestar económico, social y cultural.

Históricamente nuestro país ha manifestado y basado su política exterior en el respeto del derecho internacional y en el reconocimiento de los Estados. Asimismo, ha expresado su solidaridad con el pueblo palestino y con su Estado, reafirmando nuestra tradición institucional y el reconocimiento a la soberanía.

La Resolución n.° 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, entre otras cosas, obliga a Israel a respetar el ordenamiento geográfico y no admite ninguna anexión por la vía de la fuerza. No obstante ello, hemos asistido a un sinfín de ocasiones e iniciativas que no cooperan ni aportan soluciones reales a esa situación sino que, por el contrario, erosionan las aspiraciones de construir paz y la generación de un clima de intercambio constructivo, pacífico y pacificador. Es así como alertamos que cualquier acción de tipo unilateral de ocupación y expansión, desconociendo dichas resoluciones, solo alienta el aumento de la tensión en la zona, al tiempo que expone al pueblo palestino a situaciones de extrema violencia, como lo son el exilio forzado, la pérdida de bienes, el encarcelamiento indiscriminado, la vulnerabilidad de niños y niñas, e incluso la muerte. Por eso exhortamos a toda la comunidad internacional a apoyar el camino del diálogo basado en los acuerdos avanzados entre las partes y la resolución pacífica del conflicto en el marco de la Resolución n.° 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Entendemos que todo lo que se haga por fuera de esta resolución es violatorio de los acuerdos suscritos como, por ejemplo, los de Oslo de 1992.

Solicito que la versión taquigráfica de mis palabras sea enviada a la Embajada del Estado de Palestina en Uruguay, al Ministerio de Relaciones Exteriores, a la Asociación de Parlamentarios por Jerusalén, al Foro Latino Palestino, al Monitor de Oriente y a la Comisión de Apoyo al Pueblo Palestino en Uruguay.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar el trámite solicitado por la señora senadora.

(Se vota).

–23 en 24. Afirmativa.

12) NECESIDAD DE CAJERO AUTOMÁTICO EN LA LOCALIDAD DE FRAY MARCOS

SEÑORA PRESIDENTA.- Continuando con la media hora previa, tiene la palabra el señor senador Camy.

SEÑOR CAMY.- Señora presidenta: nos consta que el Directorio del Banco República está realizando un gran esfuerzo por concretar, y lo está logrando –e iniciamos esta exposición con ese expreso reconocimiento–, la presencia de cajeros automáticos en localidades del interior del país lejanas a las capitales departamentales y a los principales centros poblados o urbanos de distintos departamentos de nuestro interior. Incluso, en las oportunidades en que no ha sido posible o no lo había planificado como prioridad, lo ha fundamentado adecuadamente y ha procurado, mediante otras alternativas, acercar los servicios a las poblaciones correspondientes.

En esta oportunidad queremos traer al Senado de la república una petición concreta que nos han hecho llegar la alcaldesa, los concejales y ediles, y las comisiones vecinales de la localidad de Fray Marcos, en el departamento de Florida. Esta localidad tiene una particularidad muy concreta: es sabido que históricamente es una de las zonas del país que, por sus características, no registra desocupación; por el contrario, por su entidad demográfica y su localización en el interior, genera empleo de manera bastante superior a la media nacional. Es de destacar que hay una gran actividad económica en esta ciudad: cuenta con cuatro granjas avícolas muy importantes, que concentran 220 empleados; dos granjas de cerdos destacadas a nivel nacional, que emplean a más de 100 obreros; un parque industrial, que genera 60 puestos de trabajo directo; dos aserraderos; supermercados; estaciones de servicio; una procesadora de lana muy importante, con 130 obreros permanentes; más de 25 familias que se caracterizan por el desarrollo de la horticultura en las zonas de Las Tomateras y La Escobilla, lo que genera más de 100 puestos de trabajo directo; herrerías de obra; fábricas de aberturas de aluminio; dos plantas de fabricación de alimento balanceado, que genera más de 40 empleos; tambos y emprendimientos agroindutriales y ganaderos en los ejidos de esta ciudad tan pujante de Florida. Sin embargo, paradójicamente, no hay un solo servicio de cajero automático. Toda esta comunidad económica y de trabajo de la localidad de Fray Marcos tiene que trasladarse 14 kilómetros a Casupá, 18 kilómetros a Tala o 22 kilómetros a la vecina San Ramón, en Canelones. Por estas características tan particulares y distintivas de Fray Marcos, por ser una ciudad de trabajo, pujante, de esfuerzo, de desarrollo y progresista, durante muchos años se ha bregado por la instalación de un servicio de cajero.

En el día de hoy, desde el Senado de la república –si así lo entiende el Cuerpo– solicito el envío de la versión taquigráfica de mis palabras al Municipio de Fray Marcos, así como al Directorio de Banco República para que analice la situación y priorice la colocación de un cajero automático en esa localidad, dentro de la órbita del plan estratégico del 2023.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar el trámite solicitado por el señor senador.

(Se vota).

–22 en 22. Afirmativa. UNANIMIDAD.

13) PREOCUPACIONES DE HABITANTES DE FLORES Y DURAZNO

SEÑORA PRESIDENTA.- Continuando con la media hora previa, tiene la palabra el señor senador Lozano.

SEÑOR LOZANO.- Señora presidenta: días pasados estuvimos en las ciudades de Trinidad –departamento de Flores– y Durazno, y una vez más pudimos apreciar cómo estas ciudades del centro de nuestro país se mantienen limpias y pulcras; no tienen bolsas de nailon volando ni residuos tirados en las calles, lo que refiere al cuidado que naturalmente surge de los propios vecinos por el ambiente y el futuro de esas localidades.

Tuvimos la oportunidad de hablar con emprendedores, gente que trabaja en pequeñas empresas, pequeños comerciantes, albañiles, mecánicos, en fin, gente sencilla, de trabajo, que no está continuamente pensando en motivos para hacer un piquete o una movilización, sino que se dedica a trabajar. Es gente que no se preocupa por la Coordinadora Popular y Solidaria y por los desfalcos en sus ollas populares, ya que en Trinidad no hay ninguna olla popular, pero sí un comedor municipal que existe desde hace muchísimos años y se mantiene ordenado, limpio. Es gente que paga sus impuestos, que no recibe ningún tipo de exoneraciones. Es gente normal, común.

Algunas de estas personas nos presentaron su preocupación porque son deudores en unidades reajustables del Banco Hipotecario del Uruguay y de la Agencia Nacional de Vivienda y saben que en el Senado de la república hemos tratado durante casi dos años distintos proyectos de ley que tratan de solucionar ese problema, que es real y que involucra a toda esta gente. Lamentablemente, ellos siguen siendo rehenes de la unidad reajustable y nosotros aún no hemos tenido respuesta del Ministerio de Economía y Finanzas sobre los distintos proyectos presentados. A ellos no les interesan los discursos histriónicos, largos, con palabras pomposas, pero sí quieren soluciones, señora presidenta.

En Durazno también tuvimos oportunidad de hablar con algunos vecinos a los que, debido a la construcción de las vías para la segunda planta de UMP, se les han expropiado terrenos, pero a ninguno se les ha pagado. Han presentado esta inquietud, esta gran preocupación, en distintos niveles de la Administración, pero hasta el momento no han tenido respuesta de ningún lado.

Algunos también nos preguntaron por el proyecto que se trató aquí, en el Senado, la semana pasada, relativo a la reestructura de las deudas de las personas físicas. Dijimos que confiamos en lo que en su momento manifestaron la oposición y el propio Partido Nacional, es decir, que se iba a hacer el esfuerzo para que este proyecto relativo a un gran problema que afecta a casi un millón de uruguayos se votara en diciembre. Señora presidenta: una vez más, como dijo el prócer: «Nada podemos esperar si no es de nosotros mismos».

Solicito que la versión taquigráfica de estas palabras sea enviada a los ministerios de Vivienda y Ordenamiento Territorial, de Transporte y Obras Públicas y de Economía y Finanzas, a las intendencias y juntas departamentales de Durazno y de Flores, al Banco Hipotecario del Uruguay y a la Agencia Nacional de Vivienda.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar el trámite solicitado por el señor senador.

(Se vota).

‒21 en 22. Afirmativa.

14) RENUNCIA DEFINITIVA DEL SEÑOR DANILO ASTORI A SU CARGO DE SENADOR DE LA REPÚBLICA

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase la nota de renuncia presentada por el señor senador Astori.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 15 de noviembre de 2022

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

Presente

 

Por esta vía deseo presentar mi renuncia al cargo de senador para el que me votó la ciudadanía en las últimas elecciones nacionales.

He sufrido una infección respiratoria muy compleja que contraje a mediados de 2020 y que generó una disminución relevante de mi capacidad física, además de la necesidad de someterme a complicados tratamientos a los que he tenido que dedicar mucho tiempo y esfuerzo.

Consciente de haber sido electo para ocupar el cargo he venido dedicando mucho tiempo y energía para superar las limitaciones aludidas y lo sigo haciendo actualmente. Tengo asistencia profesional que me orienta en esta tarea.

Aunque lentamente he logrado avanzar, no me resulta posible asegurar cuándo podría alcanzar los niveles de recuperación que exige el trabajo en una banca en el Senado, aspecto que conozco bien por haberlo desarrollado durante muchos años.

De acuerdo con las normas en vigencia al respecto, se me permitió dedicar todo este esfuerzo de recuperación concediéndome licencia en las oportunidades en las que he sido convocado para participar en tareas del Cuerpo. Este apoyo resultó esencial para que me resultara posible dedicarme a las múltiples tareas de la recuperación. Sin embargo, a esta altura de este largo proceso no podría asegurar su culminación en un plazo razonable y amparado por las normas reglamentarias al respecto, por lo que he tomado la decisión de presentar esta renuncia, lo que hago con mucho dolor porque, aun teniendo en cuenta las circunstancias comentadas precedentemente, mi trabajo en el Senado desde 1990, y el ejercicio de su presidencia entre 2010 y 2015, me enriquecieron mucho y me permitieron desarrollar un aprendizaje fundamental en mi vida política. Por esta razón, esta experiencia está atesorada en el fondo de mi corazón y desde allí agradezco profundamente a los compatriotas que la hicieron posible.

El dolor no me llevará a dejar de ser un actor político. Estoy viviendo un cambio de escenario, pero no de la razón que inspira gran parte de mi vida y que no es otra que la de dedicarme con la mayor intensidad a construir con mis compatriotas un Uruguay próspero, equitativo, abierto y hospitalario para los jóvenes que ya están ocupando lugares destacados en esta trayectoria.

No quiero terminar estas reflexiones sin agradecer en su persona a todos los miembros del Cuerpo y trabajadores del Parlamento en general y del Senado en particular. Sin su adhesión y sincera entrega a las tareas planteadas, no hubiera sido posible realizarlas con resultados positivos.

Con mi mayor respeto, aprovecho la ocasión para saludarla y desearle éxito en su tarea.

Cr. Danilo Astori».

SEÑORA PRESIDENTA.- En consideración.

SEÑOR MAHÍA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR MAHÍA.- En la tarde de ayer recibí la llamada del compañero Danilo Astori, quien me anunció los términos de la renuncia que acaban de escuchar. Como verán, son esencialmente motivos de salud los que finalmente le impiden cumplir con el esfuerzo de poder reintegrarse y hacer un aporte al Senado, tal como corresponde a su capacidad intelectual y política. Seguramente vamos a dejar para otra oportunidad lo que entendemos se debería realizar a personalidades como la de Danilo, que trascienden sus filas partidarias y son figuras políticas de todos, del Uruguay en su conjunto. En su oportunidad señalaremos la necesidad de que el Cuerpo haga un reconocimiento a toda su trayectoria. Por esa razón es que hoy simplemente vamos a exponer trazos generales de lo que entendemos que debemos compartir con ustedes.

Danilo es un protagonista de su tiempo, un hombre de izquierda, cristiano, frenteamplista, futbolero y carnavalero. En lo académico tuvo los más altos reconocimientos como consecuencia de su brillantez intelectual y también de su enorme disciplina. Tan así es que supo ser el decano más joven de una de las facultades más importantes del país, la de Ciencias Económicas. Fue docente universitario aquí y en otras regiones del mundo, autor de varios libros referidos a su materia; además de un intelectual, es un académico muy prolífico.

Compartiré con ustedes algunas de las impresiones que me llevaron a preparar estos comentarios en el breve tiempo de que dispuse desde que tuve conocimiento de la decisión –que, obviamente, podía ser esperable– que se materializó ayer en la tarde.

Muchos de quienes a determinada edad vivimos la dictadura militar, recordamos, por ejemplo, sus intervenciones en CX 30, La Radio, llamada así cuando le quitaron su nombre. También está toda su trayectoria de militante de izquierda independiente, que creo que tuvo su mayor expresión cuando fue compañero de fórmula del general Líber Seregni, allá por 1989, con quien practicó –y él aún practica– un paradigma en su acción política, que es el de siempre priorizar el interés del Uruguay; luego el del Frente Amplio; en su caso –el de Danilo–, el de Asamblea Uruguay, para llegar, finalmente, a los intereses personales.

Fue en 1989 cuando, por primera vez, resultó electo senador por la lista más votada de esa elección, la 1001. En nuestra jerga se dice que es quien paga una banca, en el sentido de que se le da el lugar a quien, no siendo de ese sector, se considera patrimonio de todas las listas frenteamplistas.

En esos años de sacudimiento, acá y en el mundo –entre otras cosas por el efecto de la caída del Muro de Berlín–, en nuestras discusiones de lo que a veces se denominaba el posfrentismo, Danilo siempre estuvo alineado con Seregni en las grandes decisiones. También lo recuerdo en muchas contratapas del semanario Brecha, abogando por la creación del Mercosur como una herramienta estratégica de integración desde distintos ángulos; lo recuerdo en decisiones colectivas que se tomaron, como fue la reforma constitucional de 1996, su alineamiento al pensamiento del general Seregni y, sobre todo –yo señalaría–, en la convicción de renovar la izquierda en unidad. Quizás este último ha sido uno de los pilares del pensamiento de lo que algunos denominan astorismo, esto es, el identificarse siempre con la necesidad de renovar la izquierda, pero sin rupturas, sin quebrar la unidad. Ese lugar –que sé que él eligió y que también elegimos quienes lo acompañamos– muchas veces es políticamente incómodo porque implica ser autocríticos y entender que hay que cambiar, ya que la realidad que viven este mundo y el país cambia; entender que fórmulas que en otras épocas eran válidas para responder a los reclamos de una sociedad –que había que cambiar– muchas veces traen dolores de cabeza y, por qué no, amarguras. Sin embargo, cuando estas son fruto de la decisión y la convicción de nuestras ideas, del rumbo por el cual uno entiende que el país debe ir, son «precios» –entre comillas– que uno debe pagar, y lo hace con convicción. Pueden cambiar los programas de gobierno –que son herramientas que los partidos utilizan para presentarse ante la sociedad y decir cómo se cambian las realidades– pero, obviamente, lo que no cambia son los aspectos que definimos como valores, valores que nos identifican y que hacen de nosotros la referencia en la que estamos.

Danilo fue el primer ministro de Economía y Finanzas del Gobierno de Tabaré, y también lo fue del último, cuando la izquierda tenía que demostrar con hechos que era capaz de gobernar un país y su economía en las condiciones y circunstancias en que estaba el Uruguay de ese entonces. Hoy está en sala el senador Mario Bergara, quien lo acompañó en la tarea; también me viene a la mente un compañero muy destacado, como fue Fernando Lorenzo. Por supuesto, desde ese ángulo ellos tienen muchas más vivencias que quien habla, porque nosotros acompañamos estos procesos desde el Parlamento.

Cuando fue compañero de fórmula de Pepe, en la fórmula Mujica-Astori, hombres tan distintos lograron un equilibrio, potenciaron sus virtudes y fueron fundamentales para lograr que la izquierda tuviera un segundo mandato. En esa complementación fueron capaces de abandonar aquellas circunstancias que podían hacer énfasis en las diferencias y potenciar, insisto, aquello que los une.

Tabaré, Danilo y Pepe son símbolos de una época que tenemos el privilegio de compartir con ellos. Desde ese ángulo queríamos pronunciar estas breves palabras, a cuenta de un posterior reconocimiento.

Para finalizar, voy a decir algo que me atañe en lo personal. Es mi compromiso poner el mayor esfuerzo y capacidad al servicio de la causa que compartimos, y de trabajar con responsabilidad –por supuesto, con mi propia identidad, características e impronta, porque todos somos diferentes y cada uno tiene una forma de hacer política, un estilo, sus propios valores, debilidades y fortalezas–, pero tratando de poner, insisto, coherencia, consistencia y memoria histórica.

Hace más de veinticinco años conocí a Danilo en el primer acto de cierre de la lista 2121 en el departamento de Canelones. Él no me conocía, pero a medida que los candidatos íbamos pasando, iba mencionando las características de cada uno de nosotros, con esa prodigiosa memoria que lo caracteriza y que a muchos de nosotros llama la atención. En esa oportunidad cerró su intervención con la letra de una canción de un rosarino, de Fito Páez –dentro de poco estará dando un recital acá–, que obviamente dijo de memoria. Quiero compartir esa estrofa para cerrar mi intervención:

Todavía me emocionan ciertas voces

Todavía creo en mirar a los ojos

Todavía tengo en mente cambiar algo

Todavía y a Dios gracias todavía […]

… Multiplicar, es la tarea…

Muchas gracias.

SEÑOR RUBIO.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR RUBIO.- Gracias, señora presidenta.

De manera breve porque, como decía el señor senador Mahía, tendremos otra oportunidad, quiero decir que Danilo es y ha sido una figura absolutamente descollante; no solo relevante, sino absolutamente descollante en todos los órdenes en que le tocó actuar, tanto como docente, investigador, parlamentario, ministro o conductor político. Además, lo ha hecho con una tenacidad, una energía y una dedicación al trabajo que a uno lo dejaban perplejo.

Vinieron los años oscuros de la dictadura y cuando salí de la cárcel lo fui a visitar, y estaba allí, en el Ciedur, trabajando en forma incansable, produciendo nuevas ideas que se generaron en ese período y que después dieron lugar a una eclosión a la salida de la dictadura. Simplemente, quería hacer una referencia circunstancial.

Creo que, además, ha sido una figura tremendamente precoz en todos los órdenes, tal como lo señaló el señor senador Mahía. Es la figura del constructor.

Ha tenido una peculiaridad en el campo económico y político. Con la capacidad docente que posee ha sido capaz de trasmitir a las multitudes o a sectores muy amplios las cosas más complejas de la manera más sencilla. Eso solamente pueden hacerlo quienes tienen una enorme claridad en torno a la cuestión, y él la ha aplicado en todos los órdenes, no solo en las publicaciones, sino también en otros ámbitos y de manera directa. Pienso que esa es una virtud absolutamente destacable.

Además, ha sido una persona puntillosa. Lo vi aquí, durante períodos enteros en los que estuvimos al mismo tiempo en el Senado, corregir prácticamente todas las leyes que pasaban por esta cámara porque les faltaba un punto o una coma, o porque tenían una pequeña expresión de más que no hacía a la precisión del texto.

Creo que se ha tratado no solo de un legislador que aportó incansablemente y que mantuvo durante todo el tiempo la ecuanimidad desde ese lugar en el que usted está, señora presidenta, en las circunstancias más difíciles. Lo vi ser interpelado por sectores de la oposición –¡interpelado, interpelado e interpelado todo el tiempo!– y Danilo miraba el reloj que está aquí arriba y seguía en su función.

Pienso que un destaque de su figura es la mirada estratégica; siempre tuvo una mirada del mediano y del largo plazo.

Otro aspecto que se destaca de su personalidad es la enorme austeridad. Me refiero no solo a su contracción al trabajo, al que le ha dedicado una cantidad de horas que uno no puede creer, sino además a la austeridad en todos los órdenes.

Entiendo que merece un reconocimiento por todas estas cosas y también por muchas otras que tanto le debemos todos los uruguayos, no solo los frenteamplistas. Ha sido un hombre de diálogo en la firmeza de sus ideas y un polemista complicado para el adversario, pero ha sido –lo repito– un hombre de diálogo y partidario de las políticas de Estado, y siguió fielmente los lineamientos de Seregni en estas cuestiones que a mi juicio son las más destacables.

Por lo tanto, creo que, si bien deberemos hacer una sesión en la que se pueda decir todo esto con más tiempo y mayor soltura, no podíamos omitirlo en estas circunstancias.

Gracias por esta oportunidad.

SEÑOR BOTANA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BOTANA.- Señora presidenta: el Senado de la república considera hoy la renuncia, por este período, del señor senador Danilo Astori, quien fuera vicepresidente de la república, senador, ministro de Economía y Finanzas, y decano de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración.

Ha sido una figura central en la historia de la izquierda en este país, el hilo conductor de los gobiernos de la izquierda y una de sus grandes figuras políticas. Ha sido el que estuvo siempre, en toda circunstancia, en el Frente Amplio.

Aquel joven brillante, que fue convocado a la CIDE –la Comisión de Inversiones y Desarrollo Económico de Azzini, de Wilson– por quien volvería a convocarlo otra vez en la historia: el contador Enrique Iglesias. Tal vez esa experiencia, en la que se estudió profundamente y por primera vez al país, en la que se creó la primera matriz de insumo-producto que tiene Uruguay, en la que hubo análisis profundo y propuestas inteligentes, le marcó el pensamiento.

Se movió entre el estructuralismo latinoamericano y la teoría de la dependencia y empezó, seguramente –también por su brillantez–, esa línea de trabajo que lo llevó a ser, como bien decía el señor senador Mahía y bien recordaba el señor senador Rubio, el decano más joven de la historia. Creo que tenía treinta y dos años cuando fue electo decano de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración; algo impensable.

Después vinieron la dictadura, el exilio, el trabajo en el exterior y esa producción literaria de la que se hacía mención recién. De verdad, es un prolífico escritor que, además, escribió de Metodología, de Análisis y, por supuesto, de opinión.

Nosotros lo conocimos en su vuelta a la facultad; en realidad, lo conocimos antes, en la etapa de la lucha por la recuperación democrática. Lo recuerdo en el acto del Franzini, en esas jornadas, pero paradójicamente, cuando Danilo Astori vuelve a ser decano de la Facultad de Ciencias Económicas, vuelve el orden a la facultad, cosa impensable. Uno dice: ¿pero cómo? ¿Astori trajo el orden después de la dictadura? Así fue, porque Danilo es un hombre que disfruta del orden.

Le debemos el Plan 90, le debemos la mudanza de la facultad a nuestra nueva casa. Sus clases de Contabilidad Nacional –tema metodológico al cien por ciento– se dictaban a salón lleno. Era tal la atracción de su figura que incluso para una clase de ese tipo era capaz de tener una convocatoria que llenaba el salón de actos de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración.

Fue nuestro profesor de Estructura Económica Nacional –que se transformó en Economía del Uruguay, si no me equivoco, profesor Olesker– y sus clases también se dictaban a salón lleno.

Recuerdo las tizas de colores, el orden en la exposición, la rigurosidad metodológica. Nos queda la claridad de sus clases, a todos nos quedan en la memoria sus contenidos, que disfrutamos tanto cuando jóvenes.

Voy a contar una anécdota: salón de actos, amenaza de bomba. Se hacía recurrente ese tipo de amenazas pues era la manera de suspender algún examen o irse de las clases. ¿Saben cómo se terminó eso? El día que entró corriendo su secretaria a comunicar la amenaza de bomba y Danilo Astori estaba dando la clase, su frase fue: «La clase continúa. Me hago responsable». Terminaron las amenazas de bomba en la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración. Se terminó el juguete.

A Danilo le gusta vestirse bien. Lo digo y lo destaco porque es un rasgo de su personalidad. A veces la izquierda entra en esa modestia, en esa confusión de lo popular con lo sencillo, con el vestirse mal o más o menos. Astori siempre ha sido muy cuidadoso de su vestimenta. Eso es un reflejo de su personalidad.

Hablamos también del hincha de Nacional, del siempre presente en la tribuna Olímpica. Cada vez que fui –obviamente concurrí mucho menos que él, que siempre está–, siempre lo vi ahí. Hincha de Nacional medio asquerosón; orgullosamente, pero medio asquerosamente bolso. No hay quien no tenga acá una anécdota de algunos de sus extremos del bolsismo, como de ese apego al carnaval y a la murga Falta y Resto y la amistad con el Flaco Castro.

Danilo Astori fue designado ministro en la sede del Fondo Monetario Internacional. Lejos de ser vergonzante, fue una garantía para el país. Ese momento fue de garantía para el país. No se sabía qué podía traer esa izquierda que se podría venir, que tenía probabilidades de ganar. Cuando alguien pregunta en el Fondo Monetario Internacional, Enrique Iglesias contesta que Astori va a ser el ministro. El mensaje fue claro para el fondo y las finanzas internacionales, pero fue más claro, más contundente y mejor para Uruguay porque Astori en ese sentido es garantía de seriedad y conocimiento. Fue un momento bien especial de la vida del país. Su primer acto de gobierno, lejos de ser una crítica fue el reconocimiento a la gestión que venía haciendo el Gobierno anterior en la recuperación de la economía. Sorprendió con ese mensaje. Fue un generoso mensaje, inteligente, de un hombre de mirada larga.

En su Gobierno fue riguroso en el orden fiscal y prolijo en el manejo presupuestal. Siempre estuvo preocupado por la buena gestión en las finanzas públicas. Nadie sabe –en esto coincidimos todos; es unánime– cuál habría sido la suerte de Uruguay sin Astori. En buena medida le puso timón al barco. Ordenó las cosas, las condujo por buenos senderos. Creo que merece ese unánime reconocimiento en público porque a nivel privado lo tiene en todos los ámbitos. No hay quien no reconozca al economista Danilo Astori, el contador público hacendista, porque ese era el título de la época.

No le fue bien como candidato. Se pasó su candidatura en el CTI. Recordamos ese tiempo duro; lo que estamos padeciendo hoy es consecuencia de aquello. Recordamos el informe del contador Gallo en ese sentido.

Es un hombre que le ha dado mucho al país. Astori ha sido Astori, un hombre de opinión firme y de opinión propia. Es un hombre que no pide permiso, expresa lo que piensa y no siente incomodidad en la discrepancia porque manifiesta su sincero pensamiento.

Le ha dado mucho al país, pero le va a dar más todavía. Es uno de los garantes del Uruguay que debe ser, en el que hay cosas que se deben hacer y él sabrá hacer que se hagan. Es un hombre que el país todo reconoce como uno de sus referentes. Lamentablemente en este ámbito no lo hemos podido disfrutar en este período, pero el país lo va a ver trabajando y construyendo grandes cosas todavía más.

Muchas gracias, señora presidenta.

SEÑOR OLESKER.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR OLESKER.- Señora presidenta: seguramente para toda la ciudadanía sea un día muy emotivo, pero para los frenteamplistas más aún. En mi caso voy a tratar de reflejar cincuenta años de amistad con Danilo –desde 1972–, la que se mantiene estrechamente hasta hoy. Voy a hablar de tres momentos de su vida porque, además, como fui partícipe de ellos quisiera compartirlos con el Cuerpo. Algo se mencionó, pero no en detalle. Es algo de lo que seguramente se va a hablar menos, porque lo que refiere a su gestión gubernamental ha copado, digamos, la opinión pública.

El primero es cuando fue elegido decano. Había culminado el decanato del contador Federico Slinger en 1972, un año en el que se necesitaba un perfil diferente en un contexto político muy complicado. Yo integraba la Junta de Delegados del Centro de Estudiantes de Ciencias Económicas y Administración junto con algunos compañeros y le propusimos a Danilo, en ese momento con treinta y dos años y, como decía el señor senador Botana, a cargo de la cátedra de Estructura Económica Nacional –una cátedra muy masiva porque estaba en segundo año y era común para todos, no solo para los economistas, sino también para los contadores–, que fuera decano, lo que aceptó rápidamente. Fue decano un año –más allá de que volvió a serlo en 1985– en una situación extremadamente delicada. Por alguna razón que nunca se explicará porque quienes deben hacerlo no lo van a decir, el 27 de junio se instaló la dictadura, se ilegalizaron los partidos políticos y los sindicatos, pero la Universidad se mantuvo funcionando bajo régimen libre y democrático. Fue una cosa muy extraña que nadie entiende –cada uno tendrá sus hipótesis–, pero recién se la intervendría el 28 de octubre de 1973. Danilo fue decano durante cuatro meses en una universidad libre y democrática que funcionaba en un país con dictadura. Fue una tarea muy difícil de realizar porque la dictadura perseguía y a la entrada de la facultad –en ese momento la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración estaba en el edificio central, junto con la Facultad de Derecho; fue antes de su pasaje a la Scuola Italiana–, la avenida 18 de Julio estaba llena de «tiras», digamos, que veían a quienes entrábamos a la facultad y Danilo tenía que lidiar con eso junto a Samuel Lichtenstein, que era el rector, y el rectorado también estaba, como ahora –después tuvo un cambio–, en ese lugar. Daniel y Samuel ejercieron una enorme resistencia con anécdotas que son muy largas de contar, pero cubrían y protegían a los estudiantes que allí, además de estudiar, resistíamos a la dictadura. Fue una etapa muy relevante, con acciones muy importantes.

Además, también se preocupó –como cuando se retornó a la democracia en 1985– por algunas cuestiones académicas de la propia facultad, más allá de que en ese momento la tarea central de la Universidad era ser un bastión de resistencia a la dictadura. Eso le costó la cárcel. Inmediatamente, todos los decanos y el rector fueron encarcelados después del 28 de octubre, luego de la seudobomba colocada en la Facultad de Ingeniería; no digo «seudo» porque no fuera una bomba, sino porque había sido puesta por la propia intervención.

Este fue un momento muy importante, no solo porque tenía treinta y dos años y fue el decano más joven de la historia, sino porque le tocó recorrer, junto con otros nueve decanos y el rector, una etapa en la que la Universidad jugó un rol relevante. Fue tan relevante que el 12 de setiembre de 1973, elecciones universitarias mediante, la FEUU, los docentes universitarios –en aquel momento nucleados en la Federación de Docentes Universitarios del Uruguay, hoy ADUR– y una gran cantidad –si no todas– de corporaciones profesionales antidictadura ganaron las elecciones. En el caso de la FEUU, ganamos 14 en 20 delegados a la Asamblea General del Claustro; fue abismal la derrota de la dictadura en ese momento.

El segundo momento que quería recordar es que, durante la intervención, como se sabe, buena parte del plantel docente de la Universidad fue expulsado. En la de Economía eso se vio más que en todas las otras materias, seguramente por el contenido conceptual y social de la ciencia económica que quizá no tienen otras carreras. Obviamente, Danilo fue expulsado de la Universidad, pero muchos otros también. Algunos se fueron al exterior, pero Danilo decidió quedarse en el país y construir un ámbito de investigación académica alternativo al que se generaba en la Universidad. Allí formó el Centro Interdisciplinario de Estudio sobre el Desarrollo del Uruguay, conocido como el Ciedur, junto con Jorge Notaro, Darío Saráchaga, Horacio Martorelli, César Aguiar, Raúl Jacob –historiador–, un grupo de intelectuales que habían sido expulsados de diferentes facultades como las de Derecho, de Ciencias Económicas y de Humanidades, entre otras. También allí me tocó compartir, porque el Ciedur se transformó en un ámbito de integración de investigadores jóvenes que salíamos de la cárcel. A través del Clacso –Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales–, del que el Ciedur formaba parte, se nos permitía investigar durante un año para reinsertarnos en la sociedad. En mi caso, seguí en el Ciedur, así como Juan Manuel Rodríguez y Luis Stolovich, mientras que otros ingresaron en esa etapa del año en que el Ciedur los cubría y luego fueron a otros lugares.

El Ciedur se transformó en un lugar de cobertura de aquellos que salían de la cárcel. La mayoría salimos entre 1981 y 1982; obviamente, no podíamos volver a la Universidad y los trabajos privados iban a ser bastante dificultosos. El Ciedur fue ese ámbito y Danilo su secretario ejecutivo durante muchos años, hasta que fue al decanato.

Creo que hay que recordar dos cosas muy importantes de esa etapa; una es su producción académica. Danilo era un especialista en el tema agropecuario. Después fue hacia otros temas, incorporando otras áreas, pero su especialidad era el tema agropecuario. Tiene un libro muy relevante, La tecnología ganadera uruguaya: un caso de estancamiento integral, que es muy importante y forma parte de la bibliografía internacional.

También escribió Tendencias recientes de la economía uruguaya –utiliza el término «recientes» porque fue escrito en 1981, obviamente un libro que, en mi opinión, es el que mejor caracteriza al pensamiento económico de la dictadura. Allí plantea como tesis principal que la dictadura es el resultado de la necesidad del sector empresarial de reducir los salarios y que eso solo se podía hacer alterando las bases institucionales del país. Después en el libro dice muchas otras cosas, pero esa es su tesis principal. Cabe aclarar que en ese momento no había tanta información como ahora; no había un índice medio de salarios y la tasa de desempleo que existía en aquella época era solo para Montevideo. O sea, no era sencillo construir información y él, junto con su equipo, liderándolo, la construyó.

En segundo lugar, además de la producción académica, debo mencionar todo lo relativo a la comunicación. El senador Rubio hablaba de la CX 30. A ello hay que agregar las columnas que escribía sobre economía en Opinar, semanario que dirigía Enrique Tarigo, y algunas otras más que ahora no recuerdo. Recuerdo particularmente Uruguay Hoy, una serie que sacó el Ciedur. Escribió el primer artículo en el que caracterizaba la situación de aquel momento y proponía diez medidas para salir de la crisis del 2002; seguramente, muchas de ellas las utilizamos después en nuestra vida política y económica.

Yendo al tercer momento, voy a hablar sobre su desarrollo como profesor titular de la facultad. El Plan 90 fue obra de Danilo porque fue el primero que pensó en que el Plan 80, el de la dictadura, estaba agotado y era horrible. Entonces, promovió el Plan 90, que llevó la carrera a cinco años y transformó la materia Estructura Económica Nacional en Economía del Uruguay, pasándola de semestral a anual y de teórica –dictada solo en los cines, como contaba el senador Botana, o en las aulas grandes– a dictarse con seminarios y discusiones. Es en ese momento cuando amplía su cátedra, haciendo un llamado a concurso para grado 3 –yo lo gané–, y desde ese momento hasta hace dos años integré esa cátedra de Economía del Uruguay.

Sobre esto, diré pocas cosas. Primero, contaré una anécdota, que es la de las tizas que comentó el senador Botana. Danilo iba al salón diez minutos antes de que comenzara la clase –parecido a un salón de actos, pero más chico–, ponía en el pizarrón con tizas de colores y con rayas los temas que iba a tratar ese día y cuando los alumnos llegaban ya estaba toda la clase puesta. La clase era de 11:00 a 12:30. A las 11:00 empezaba su clase y trataba, por distintos mecanismos ‒no coercitivos, porque no podía hacerlo‒, que nadie entrara tarde; así como él respetaba el tiempo de los demás, pretendía que los demás hicieran lo propio con el suyo.

Por otra parte, aquí se hablaba de su claridad y, en tal sentido, quisiera hacer una pequeña digresión. Trato de ser claro y ordenado y de respetar lo que aprendí con Danilo. Fue él quien me explicó el 1, 1.1, 1.2, 1.3. Tomé eso y hasta hoy se dice que la culpa es de Danilo.

(Hilaridad - Dialogados).

‒Esa capacidad sistemática de ordenar los temas era muy importante para esa materia. Él siempre tuvo la teoría de que, si todos no entendían, la clase no había tenido resultado. Tenía que ir al ritmo del último; esa era el objeto de una clase.

Como dijo el senador Botana, esta era una materia con fuerte contenido metodológico. Precisamente, una de sus características era su capacidad metodológica de ordenar las cosas, de explicar los vínculos entre los fenómenos económicos y sociales. Esta era una materia de Economía Descriptiva. Danilo siempre se dedicó a la descripción económica mucho más que a la teoría económica, que son los dos grandes componentes de la economía política. Siempre tuvo esa lógica de incorporar fuertemente la metodología. Decía: «Yo acá hago un análisis estructural y de largo plazo. No voy a ir a mi curso de Economía del Uruguay a decir por qué el tipo de cambio se modificó ayer o a hablar de la inflación de ayer. No; tengo que mirar las grandes tendencias». Ese fue nuestro curso y de ahí surgieron los importantes textos que hay hoy sobre las grandes tendencias de la economía uruguaya.

Me tocó compartir ese curso con Danilo desde 1992 –era Plan 90 y el curso para 3.º– hasta el 2001 y cuando él se fue yo quedé a cargo. El curso siempre fue muy bien evaluado por el estudiantado, tanto en lo que refiere a su plantel docente como a su contenido, y creo que eso es obra de él. Quienes éramos adjuntos o, incluso, asistentes, aprendimos mucho con él, porque Danilo tenía eso de preparar mucho las clases. Cuando asumí me dijo que yo iba a dar el teórico –esto también es una anécdota– y me entregó sus clases porque –según me dijo– me iban a servir. En esa época ya había computadoras relativamente usables para todos, pero me las entregó en papel, escritas y corregidas. Él siempre se mantuvo con esas clases, y en ellas aprendimos mucho de la economía del Uruguay.

Creo que esta es una contribución que, quizás, no se conoce tanto. Me refiero al hecho de ordenar y sistematizar los grandes períodos de la economía uruguaya: la ganadería extensiva, la industrialización, el estancamiento de los sesenta y el reajuste autoritario. Luego, ya en la posdictadura, Danilo no participó de esa elaboración posterior, porque –como dije anteriormente– dejó la cátedra.

Quería rescatar estas tres cosas de alguien que hizo un aporte sustantivo no solo a la política, sino también a la economía –desde los ángulos académico, comunicacional y bibliográfico–, y con quien –como dije al inicio de mi exposición– me unen cincuenta años de entrañable amistad.

Muchas gracias.

SEÑOR DOMENECH.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR DOMENECH.- Tuvimos el privilegio, por razones funcionales, de tratar personalmente al contador Danilo Astori, y debo decir que esta renuncia que hoy presenta nos genera una cierta emoción.

Danilo Astori ha llenado toda una época de la política nacional. Personalmente, me crie en el ámbito político del Partido Nacional –tengo que reconocerlo– y me seducía escuchar a Payssé Reyes, a Martín Echegoyen, a Dardo Ortiz y a Francisco Rodríguez Camusso, quienes, de dos vertientes dentro del nacionalismo, expresaban ideas muy distintas.

Uruguay siempre ha tenido grandes oradores y expositores. No puedo excluir de esa lista a Jorge Batlle, a José Mujica –seguramente estoy cometiendo alguna gaffe–, al propio Julio María Sanguinetti ni, tampoco, a Danilo Astori.

Danilo Astori es de esas personas con las que, cuando se las escucha hablar, se podrá estar en acuerdo o en desacuerdo con lo que dice, pero necesariamente tiene que prestarle atención.

Es difícil agregar algo a todo lo que se ha dicho en sala en reconocimiento a la personalidad de Astori. Sin duda, fue un gran docente. Varios de sus alumnos, de diferentes orientaciones políticas, unánimemente reconocen que era un placer asistir a sus clases, que era verdaderamente enriquecedor escucharlo porque –aunque se podía estar de acuerdo o en desacuerdo con él– tenía muy sólidos fundamentos y sus opiniones eran –yo diría– de una profundidad difícilmente escrutable.

También debo decir que es un individuo muy particular. Varios alumnos me han contado que cuando sentía un murmullo en clase inmediatamente la suspendía; se callaba y esperaba a que reinara el silencio para continuar. Era casi instantáneo; se callaba Danilo Astori y los murmullos cesaban inmediatamente, porque es de esas personas que imponen el respeto de los grandes maestros.

Danilo Astori salta a la política desde la Universidad de la República. Para un intelectual es muy difícil la acción política; seguramente, para Danilo Astori el estudio de los temas económicos era mucho más seductor que la asistencia al comité partidario o dedicar su tiempo, a veces, a temas de las internas partidarias que tienen todos los sectores políticos. Es tal la suficiencia de este hombre, que supo proyectarse desde lo universitario al campo de lo político. Ha sido uno de los grandes políticos del siglo XX y de comienzos del siglo XXI. Nadie puede negar la importancia de Danilo Astori como arquitecto de la política económica del Frente Amplio durante los quince años de gobierno de esa fuerza política.

Quiero destacar de Danilo Astori algo que admiro profundamente en los políticos: supo ser fiel a sus ideas y a las que con tanto brillo expresó el general Seregni. Si hay alguien en el Frente Amplio –que me perdonen los colegas de la coalición– que merece ser calificado de seregnista, es Danilo Astori. Recuerdo tanto el auge como la caída de Líber Seregni desde el punto de vista político. También recuerdo aquel discurso realmente conmovedor que Seregni realizó –si no me equivoco– en la estación de ferrocarril, en 1996, momento en el que, sintiéndose desautorizado porque al parecer dentro del Frente Amplio había sectores que estaban en desacuerdo con la forma en que estaba negociando la reforma constitucional, presenta renuncia a su dirección. Ese fue, de alguna forma, el ocaso de otra gran figura política que, sin duda, hubiera marcado un rumbo distinto en la historia del país y hubiera permitido una reconciliación que creo que hasta el día de hoy no ha coagulado de la forma en que yo desearía y que considero necesaria. A pesar de la caída de la enorme figura política de Líber Seregni, Astori estuvo hasta el último momento a su lado. Creo que la lealtad en política debe pagar. Hay que reconocerle que, quizás como político, Astori tenga ese gran mérito de haber sido, sin mengua de su enorme capacidad intelectual y política propia, fiel a Líber Seregni hasta el último momento.

Sin perjuicio de ser un gran docente, debo decir que es un político que seguramente ha entrado en la historia política del Uruguay de manera incuestionable: fue arquitecto de la política económica del Frente Amplio durante quince años, realizó una reforma tributaria con la que tenemos coincidencias y desacuerdos y sostuvo la propiedad privada en el Uruguay sin dejarse seducir por las corrientes colectivistas.

Tenemos que destacar de Danilo Astori el aspecto humano: un verdadero caballero. Compartíamos con Astori nuestra afición por el Club Nacional de Football. Sin duda, él era mucho más fanático que yo, a tal extremo que mi señora, siendo funcionaria del Ministerio de Economía y Finanzas, tuvo la oportunidad de ser secretaria de Astori –como también lo fue del señor senador Bergara– y me comentaba: «A esta hora juega Nacional; sabemos que Astori se va a retirar a tal hora». Y era así, un consecuente hincha de Nacional. Así como fue consecuente y leal en política, lo fue también con esta institución deportiva que tanto queremos.

Además, puedo decir, por boca de mi señora y de otras de sus exsecretarias, que ese Danilo Astori serio –quizás a veces hasta un poco adusto– era un hombre que jamás perdía la línea. Nadie le puede reprochar no haber actuado como un caballero. Nunca una palabra violenta, nunca una salida de tono. Danilo Astori no solo es un gran docente y un gran político, sino también –al margen de que coincidamos o no con sus ideas– una persona de bien. Eso es lo que debemos reconocer por sobre todas las cosas.

Muchas gracias, Danilo Astori.

SEÑORA KECHICHIAN.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑOR KECHICHIAN.- Gracias, señora presidenta.

Hoy estamos despidiendo a Danilo del Senado, pero como dice él en su carta, ese dolor de cambiar de escenario no nos impedirá seguir teniéndolo cerca en lo que ha sido la razón de su vida: trabajar y luchar por un Uruguay más equitativo, más abierto, más hospitalario. La verdad es que yo tenía muchas expectativas de poder compartir este ámbito con él, porque en todos los lugares donde compartimos la vida política –no desde la economía, porque yo no vengo ni cerca de ese lugar– aprendí muchísimo. Creo que, si uno piensa en las salidas para el Uruguay, en el pensar estratégico, en el mirar hacia dónde va el Uruguay, siempre, siempre, siempre vamos a encontrar a Danilo como un actor preponderante.

Bien decía muchas veces que su participación en la CIDE –Comisión de Inversiones y Desarrollo Económico– fue la primera radiografía económica y social profunda que se hizo del Uruguay, sin duda bajo la tutela de nuestra querida Universidad de la República –en ese momento el rector era Israel Wonsewer– y la secretaría técnica, con el contador Iglesias, que por entonces era titular de la cátedra de Política Económica y del Instituto de Economía.

En aquella época escuché infinidad de veces a Danilo contar sobre esos dos años de exhaustivo trabajo de esa comisión que culmina con la elaboración del informe Estudio económico del Uruguay: evolución y perspectivas, que creo que es un tremendo documento que nos debería acompañar siempre.

En lo personal, pienso que fue una oportunidad perdida, como fue la convergencia democrática, para ese Uruguay de políticas de Estado, pero esa es otra discusión.

En ese trabajo con asesores internacionales, con Wilson, con Fernández Crespo, con Juan Pablo Terra, con Mario Bucheli, con Alberto Couriel, con José D’Elía, con Oscar Bruschera, con Luis Faroppa, con Samuel Lichtensztejn, estaba ese joven Danilo Astori aprendiendo, aportando, formándose y construyendo ese documento, que terminaba diciendo que en el fondo de todos sus problemas el país denunciaba –en ese momento, 1965– un estancamiento económico que llevaba ya una década. Así concluía el informe de la CIDE y Danilo siempre lo recordaba. Ese nuevo planteo –lo decía ese informe– inexorablemente exigiría cambios. También decía que el impuesto más justo era el impuesto a la renta. En ese sentido, Danilo siempre tenía a ese documento como un acompañamiento permanente. Sin duda, esa experiencia de la CIDE significó para él un condicionamiento muy fuerte en su formación técnica y política. Ese contacto con la realidad socioeconómica del Uruguay –siendo muy joven, no hay duda–, así como la vinculación con los nombrados, que eran de una talla intelectual muy impresionante, especialmente el contador Iglesias y Wilson Ferreira, fueron muy determinantes en la conformación de su identidad social y política.

Después, como bien se dijo, estuvo en el Senado desde 1990 hasta el 2005, luego entre el 2008 y el 2015 y también en este período que ha sido tan difícil, desde 2020 hasta hoy.

Como vicepresidente de la república creo que acompañó a Mujica en algo que a veces siento que solo nosotros comprendemos. Creo que esa fue la más cabal expresión de la unidad en la diversidad que somos los frenteamplistas, exitosa en ese momento, por otro lado.

También en 1963, cuando se recibe de contador público y economista, trabajó en la Opypa y se acercó, como bien decía el señor senador Olesker, a los temas que para él eran muy importantes, como la estructura agraria y varias de las leyes que había propuesto en su momento Wilson Ferreira, como la Ley de Política Nacional de Aguas-Principios Rectores y la Ley de Semillas, entre otras. En todo esto fue en Danilo un fuerte impulsor.

En 1965 realizó un curso de Desarrollo y Planificación en las Naciones Unidas. Fue titular grado 5 de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración de Uruguay y, en 1973, como bien se dijo, asume como decano, siendo el más joven en ocupar ese lugar. Todos hemos escuchado el relato de sus clases magistrales, por su nivel, su claridad y su profundidad.

En 1978, como les ocurrió a muchos universitarios de este país, la dictadura lo destituye de la Universidad de la República y, a partir de ahí, fundó el Ciedur. En esa institución –órgano privado no gubernamental y sin fines de lucro– continuó fuertemente con sus actividades de investigación en economía, en los campos de la innovación tecnológica y en economía ganadera local, así como en el desarrollo pesquero y forestal, tema sobre el que se realizaron trabajos realmente muy profundos.

Durante la dictadura participó de la revista Opción.

Como bien se dijo acá, fue un hito que en 1983, cuando todavía teníamos la dictadura, Astori comenzara a emitir Análisis económicos por CX 30 –Radio Nacional en ese momento–, audición que escuchaba todo el mundo y que se mantuvo después de caída la dictadura. Muchos la califican como una excepcional cátedra de docencia popular sobre el análisis y la crítica de los grandes temas económicos de la realidad y los proyectos del Uruguay.

En 2009 ocupó la cátedra de Economía del Uruguay de la Facultad de Ciencias Económicas. Fue el ministro de Economía y Finanzas del primer Gobierno de izquierda y acompañó todo nuestro proceso, sin ninguna duda, siendo una garantía, una referencia, y asegurando, como siempre decía él, el crecimiento y la equidad. Siempre nos repetía que el crecimiento y la equidad debían ir juntos.

Obviamente, vamos a seguir contando con Danilo, quien, en algún momento, merecerá de parte de la Asamblea General un homenaje mucho más profundo por este retiro del Parlamento. Nosotros hoy no queríamos dejar pasar un momento que es de dolor, pero que también sigue siendo de compromiso.

(Ocupa la presidencia el señor Jorge Gandini).

–Acá se ha mencionado mucho a Seregni y al seregnismo, del que nos sentimos orgullosamente parte. Creo que, si hay alguien que representa esencialmente el corazón del pensamiento de Seregni, que era decir lo que se piensa y hacer lo que se dice, ese es Danilo Astori en todos los lugares donde le ha tocado actuar.

En lo personal, ha sido un profundo honor compartir con él muchos años del Gobierno nacional. También recibimos muchas de sus enseñanzas cuando, en 1990, ganamos la Intendencia de Montevideo, porque gobernar –siempre lo digo– no es changa. Hay que aprender, trabajar mucho, estudiar, conocer profundamente, y creo que Danilo, en todas las instancias durante estas últimas décadas del Uruguay, ha sido un aporte sustancial.

Finalmente, saludo al querido José Carlos Mahía, un compañero entrañable que, con su don de gentes, con su bonhomía, sin ninguna duda va a estar –lo ha estado todo este tiempo– a la altura de las circunstancias. Es un gran ser humano. ¡Mucha suerte, también, José Carlos!

Gracias.

SEÑOR BERGARA.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Jorge Gandini).- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BERGARA.- Muchas gracias, señor presidente.

Desde la tarde de ayer en que nos enteramos de que Danilo iba a presentar la renuncia a su banca en el Senado tuvimos la oportunidad de ordenar algunas ideas. Estas, que van a ser palabras relativamente breves, no son más que eso: algunas ideas ordenadas a cuenta de lo que seguramente Danilo merece y todos le debemos, que es un reconocimiento más integral, más formal, que lo haremos acá o en la Asamblea General, porque obviamente vamos a contar con el apoyo de todos los legisladores para avanzar en esa idea.

En distintas intervenciones ya ha habido un repaso de los principales hitos de la vida de Danilo, que uno los puede reubicar y a veces hasta ubicar en diálogos personales que tuvimos durante el tiempo que trabajamos y militamos juntos, y que él recordaba con orgullo. Danilo recordaba con orgullo haber sido parte de la CIDE, con Enrique Iglesias a la cabeza. También recordaba con mucho orgullo haber estado en la dirección de la Opypa, apenas salido de la facultad, para trabajar con quien en su momento era el subsecretario del Ministerio de Ganadería y Agricultura, Wilson Ferreira Aldunate. Sistemáticamente, Danilo traía a colación esa experiencia de vida –reitero–, sintiéndose privilegiado de haber podido ser parte.

Se dijo ya que Danilo fue decano de la Facultad de Ciencias Económicas, el más joven, en 1973, y después, en la restauración democrática, también se restauraron los decanatos.

En 1985, en realidad, tuve mis primeros contactos directos con Danilo, porque en la militancia gremial y política me tocaba dialogar con él como decano para ordenar un poco cómo hacer las actividades gremiales y políticas y hasta para ver cómo utilizar criteriosamente las infraestructuras de la facultad a efectos de que la propaganda gremial y política no se transformara en una cuestión estéticamente violenta. Se trataba de mantener un criterio, un orden, si se quiere hasta de belleza, en una actividad de ese tipo y evitar así descontroles.

Me permito contar una anécdota. Cuando nosotros estábamos armando el equipo económico para 2005, para una de las posiciones, Fernando Lorenzo y yo le sugerimos a una persona, que él no recordaba por su nombre, pero sí por su apodo. Y él decía: «¡Uy, no! Ella me sacaba las mesas de la facultad para afuera a la hora de hacer actividad gremial». Esa persona igual integró nuestro equipo, pero el recuerdo de él era cómo le desordenaba la estructura de la facultad porque le sacaban mesas afuera del edificio para poner volantes o hacer actividad gremial o política.

Bien se decía de la capacidad docente en lo académico de Danilo –no lo voy a reiterar– y también de la capacidad de la docencia popular, por ejemplo, a través de las columnas en CX 30, aquella radio que conducía Germán Araújo desde 1983.

Por supuesto que en lo político Danilo fue fundador del Frente Amplio; estuvo en el proceso en que tantos espacios, sectores y personalidades de este país decidieron que la unidad política era más importante que otros aspectos. Desde esos momentos ya se visualizaba lo que Danilo fue después y sigue siendo: un gran estadista. Reitero: ¡un gran estadista! Al punto tal era su reconocimiento generalizado, principalmente a nivel del Frente Amplio, que en las elecciones de 1989, cuando Danilo era candidato a vicepresidente con Seregni a la cabeza, todo el mundo tenía claro que el Frente Amplio no podía darse el lujo de no tenerlo en el Senado. Ese acuerdo político de que todas las listas del Frente Amplio llevaran a Danilo Astori en el primer lugar –que creo es inédito y que nunca más pasó– muestra la estatura, la importancia y el lugar que los frenteamplistas dábamos a su figura y a su importancia política.

Danilo, junto con Tabaré Vázquez y José Mujica, fue parte de una tríada de liderazgo en el Frente Amplio por veinticinco años. Fue una estructura de liderazgo excluyente –en el mejor sentido de la palabra– que le permitió al Frente Amplio avanzar, ganar las elecciones y gobernar durante tres períodos por el bien del pueblo uruguayo. ¡Ni que hablar que Danilo era profundamente seregnista! Ni que hablar que siempre se lo vio parado con firmeza, con carácter, al lado de las posturas que en general impulsaba Seregni, aun en momentos de discrepancias dentro de la fuerza política. Lo recuerdo tanto en el terreno del Frente Amplio como incluso participando de las actividades del Centro de Estudios Estratégicos 1815 (Montevideo-Uruguay) que dirigió Seregni en sus últimos años de vida.

En 2005 Danilo encabeza el equipo económico, pero hay que decir que primero fue una figura fundamental en el triunfo y en la gestión de los tres Gobiernos frenteamplistas, porque fue fundamental el anuncio de que iba a ser el ministro de Economía y Finanzas en 2005. También fue fundamental esa generosa fórmula, de la que recién hablaba nuestra compañera Kechichian, que contaba con Danilo a la vicepresidencia junto con el Pepe Mujica, y el volver a contar con Danilo en la conducción económica del tercer Gobierno. Danilo fue fundamental para el triunfo y por supuesto para la gestión de gobierno. Lo que iba a ser el talón de Aquiles de la izquierda, es decir, la gestión económica, se transformó en una fortaleza; con debates, discusiones, con matices, pero sin duda en una fortaleza.

Danilo fue pilar de una orientación progresista de nuestros Gobiernos; fue pilar del énfasis en el crecimiento con equidad; fue pilar junto con Seregni cuando decía «miremos la mañana siguiente», para gobernar con la visión en el futuro.

En lo personal, me enorgullece haber trabajado codo a codo y haber militado espalda con espalda con Danilo, en toda la gestión económica y política, desde todos los lugares que nos tocó compartir.

En particular –quiero decirlo con todas las letras–, para nosotros fue muy importante la generosidad con la que Danilo construyó el equipo económico del año 2005. Junto con Fernando Lorenzo encabezábamos un equipo espectacular de profesionales, de gente con capacidad académica, pero también con sensibilidad en el terreno social y capacidad en el manejo político. Me atrevo a decir –y creo que Danilo coincidiría– que la experiencia que tuvimos desde el Ministerio de Economía y Finanzas entre 2005 y 2008 es irrepetible y nos marcó a todos nosotros, no solo por la propia gestión económica, sino porque desde el ministerio también contribuimos esencialmente a casi todas las reformas del cúmulo de transformaciones que se desarrollaron en esos años en prácticamente todas las áreas de la economía, la sociedad y la cultura en el país. Fueron reformas que contribuyeron a la obtención de resultados. Todo es discutible –matices y énfasis–, pero creo que es difícil no reconocer que, después de quince años de gobierno, con Danilo en un lugar preponderante, el Uruguay tuvo más bienestar, más equidad y más derechos.

Me enorgullece que se hable del «astoribergarismo» y disculpen la arrogancia. Fue algo que quizás nació con un tinte negativo o despectivo, pero a mí no me genera más que orgullo.

Toma la posta José Carlos –ya la viene tomando– y, sin duda, está a la altura de las circunstancias. Creo que esto, de alguna manera, también es mérito de Danilo. En el Senado vamos a seguir trabajando con José Carlos, pero en todas las demás aristas de la política lo seguiremos haciendo también con Danilo porque estamos construyendo una nueva experiencia: la de la convocatoria seregnista y progresista, que une a muchos sectores, espacios y personalidades, y donde, evidentemente, Danilo sigue teniendo un rol crucial en la guía, el impulso y la orientación de nuestro trabajo político.

Cabe decir que Danilo fue constructor de equipos y, aun así, siguió siendo el líder y la cabeza porque eso es lo que hacen los buenos líderes: trabajar con buenos equipos que lo nutran y lo mejoren, como él nos mejoró a todos nosotros.

En la Universidad no fui alumno de Danilo porque, cuando él volvió a la facultad después de la dictadura, yo ya había pasado la materia que él enseñaba, pero vaya si aprendí cosas de él en lo profesional y, sobre todo, en lo político, en el marco de una apreciación de lo humano que, como bien se destacaba aquí, caracterizaba al Danilo más popular de lo que muchos veían, al Danilo que iba a ver a Nacional todo el tiempo. Obviamente, esa era una de las cosas que nos separaban. Danilo siempre me decía: «No puede ser que vos, llamándote Mario Bergara, seas de Peñarol» porque, como ustedes saben, hay hasta un palco en el Parque Central que se llama «Mario Bergara». No es por mí, claramente, sino por un escribano y, sin duda, un gran jugador de fútbol.

También, permanentemente iba a ver a su Falta y Resto, cuando estaba en la cúspide, pero también cuando no lo estaba, porque Danilo tiene también ese carácter y esa cosa firme de seguir a sus amores independientemente del lugar en el que se encuentren.

Estas son algunas ideas que pudimos ordenar desde el día de ayer, a cuenta de un homenaje y un reconocimiento mucho más profundo que le debemos a Danilo Astori. Fue ejemplo de estadista, de ética, de compromiso y de dedicación y trabajo. Había que ver a Danilo preparando las interpelaciones cuando era ministro. Fue ejemplo de carácter. Sostenía con firmeza sus ideas; sabía navegar en el terreno político sin perder la línea y manteniendo siempre su frenteamplismo y su espíritu de unidad.

Danilo va a seguir aportando y vamos a seguir militando juntos por nuestra convocatoria seregnista, por nuestro Frente Amplio y por nuestro Uruguay.

¡Gracias, Danilo Astori! El pueblo no te nombra «Astori», te nombra «Danilo» y cuando el pueblo te menciona por tu nombre es porque estás en su reconocimiento y en su corazón.

Muchas gracias, señor presidente.

SEÑOR COUTINHO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Jorge Gandini).- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR COUTINHO.- Señor presidente: desde la bancada del Partido Colorado queremos sumarnos a lo que está sucediendo hoy en el Senado de la república con las palabras de elogio y de respeto porque siempre tiene que ser así. Cuando alguien está sentado representando a la ciudadanía y toma alguna que otra decisión por diferentes circunstancias, siempre merece respeto. Por lo tanto, luego de escuchar a todos los partidos, queremos sumarnos a lo expresado, porque no todas las veces esto ha sido así. Ahora, el día en que deje de serlo significará que quienes estemos en la actividad política uruguaya habremos perdido varias cosas y nos estaremos pareciendo mucho más a los malos ejemplos que a los buenos y a lo que la ciudadanía espera de los que estamos en esta actividad.

Por esa razón, celebro que se maneje de esta manera la renuncia de alguien de esta magnitud. En el partido lo conversamos y no queremos ser menos generosos de lo que él ha sido, a través de muchísimas declaraciones y aspectos, con nuestro partido y con el país. Es alguien que jamás –¡jamás!– dejó de elogiar los mecanismos, las formas y las maneras que utilizó el presidente Jorge Batlle para salir de la crisis económica más grande que sufrió este país. Siempre estaba con ese gesto generoso, con ese gesto realista, con ese gesto de grandeza y de reconocimiento de las decisiones que se tomaron en aquel momento tan difícil. Es alguien a quien después no le tembló el pulso al ser el primer ministro de Economía y Finanzas de izquierda –desde 2005 a 2008– en seguir los procesos de política que había tomado la República Oriental del Uruguay en el último Gobierno del doctor Batlle. Por lo tanto, no es solamente un gesto que se acostumbra a hacer cuando alguien se va, sino que es de reconocimiento a alguien que dice lo que piensa y que, en muchas ocasiones, tuvo esa generosidad con nuestro partido.

Por otra parte, como dijeron algunos señores senadores, nos hubiera gustado compartir mucho más este ámbito en este período con alguien de semejante experiencia. Muchas veces discutimos, intercambiamos y decimos que sí, que no, que puede ser por esto, por aquello o por lo otro, pero lo cierto es que la pandemia también nos privó de un Astori por un largo período, por cuestiones de edad o de tiempo. En fin, este Parlamento tenía que seguir sesionando, no paró nunca. No teníamos el contexto adecuado, pero teníamos que venir y las diferentes decisiones tomadas durante la pandemia fueron evitando el poder compartir este ámbito con el contador Danilo Astori.

Además, me parece que nunca son importantes los principios y los finales, sino el tránsito. Discutir que alguien como Astori merece respeto desde todos los sectores políticos sería basarse en lo que intentan generar quienes, de un lado y de otro, nos ven en contextos de conflicto, y es algo que no tenemos que hacer, cueste lo que cueste. El respeto siempre, el reconocimiento siempre. No reconocer la figura de alguien que dio su vida entera durante muchísimo tiempo a esta actividad sería muy injusto. Por eso nosotros, desde la bancada del Partido Colorado, también nos sumamos a reconocer, en ese contexto, la tarea de Danilo Astori. El Senado de la república es un lugar donde pasamos muchísimas horas de nuestra vida, donde compartimos trabajos, ideas, convicciones, anhelos y visiones, y es también un lugar en el que algunas veces coincidimos y otras no tanto, pero ya sea con coincidencias o discrepancias, es seguro que buscamos un mejor país.

Hoy se retira el contador Danilo Astori de esta actividad, pero seguramente, en su esencia, desde lo emocional, aunque formalmente no esté en actividad, seguirá estando desde otro lugar. Astori ha sido siempre un gran profesional de las ciencias económicas, admirado en lo académico por gente de todos los partidos políticos, de todos los sectores. Es un referente en la economía.

Nosotros también rescatamos su proceder en momentos de crisis. Cuando muchos se oponían, cuando muchos no coincidían, cuando muchos optaban por otros caminos, a Astori no le tembló el pulso al dar su opinión en medio de una crisis económica importante. Respaldó las iniciativas del Gobierno del presidente Batlle, pero principalmente de su antecesor, el doctor Atchugarry, porque también para Astori primero estaba el país. En ese contexto nosotros lo vamos a reconocer y a valorar, y por eso hoy también lo vamos a homenajear. Asimismo, reconocemos su frontalidad, una frontalidad importante.

Yo terminé trabajando, apoyando y votando una iniciativa del contador Astori, que después, por razones políticas, él no acompañó, no respaldó y no votó. El 7 de diciembre de 2003 todos sabíamos que estábamos siguiendo una iniciativa de Astori, que fue un gran aporte para la asociación de Ancap. Fuimos muchos los que salimos a militar por eso. Él después no pudo hacerlo, pero todos sabemos que le hizo muchos aportes a ese proyecto y que, en realidad, quería la asociación de Ancap, iniciativa que, reitero, nosotros apoyamos, respaldamos y votamos.

En su actividad no tenía medias tintas; decía lo que pensaba, tenía mucha personalidad. No le tembló el pulso cuando, en su momento, tuvo que sostener fuerte y públicamente que estaba molesto con un diputado de su propio partido, un diputado de Salto, que declaró para varios medios que había tomado otra decisión, otro proyecto político a cambio de una suma de dinero. Aunque no lo nombró directamente, en el semanario Búsqueda ‒que celebró sus cincuenta años hace poco‒ aludía directamente a un diputado del departamento en el que vivo, Salto, y decía: «Teníamos un acuerdo con un señor que hace política por principio, pero los principios le duraron muy poco, hasta que le ofrecieron una suma de dinero para que rompiera el proyecto». No importaba si era de su propio partido. Siempre fue frontal y serio, y era parte de un contexto político en el cual eso, muchas veces, tiene su costo en las internas. Todos tenemos internas, todos tenemos costos, y Astori ‒lo quiero decir en esta breve reseña que le fui trasmitiendo al Senado en el tratamiento de su renuncia‒ pagó sus costos. Por lo tanto, yo quiero reconocerlo.

Tuve la oportunidad de conocerlo y de hablar con él en reiteradas ocasiones. Tenía la capacidad de hacer cambiar de opinión, tenía la capacidad de mostrar caminos, tenía la capacidad de generar instancias ‒algunas terminaron siendo muy importantes‒ para unir, juntar y propiciar este tipo de situaciones.

Es uno de los políticos más importantes que han transitado por este país y, seguramente, tiene mucho para aportar. Con sus ideas, también fue distinto. El señor senador Botana hizo referencia a su vestimenta y quiso destacarlo sobre el resto. En otros casos, tenía otros contextos, porque –como hablábamos con el señor senador Sánchez–, como Astori renunció, quizás podamos tomar mate en el Senado, dado que fue uno de los que lo prohibieron. En la Cámara de Representantes se podía tomar mate y aquí, en el Senado, no, porque Astori, sentado allí, mantuvo ese contexto por largo tiempo, siendo él un gran tomador de mate. De todas formas, eso va a continuar así porque fue aprobado por unanimidad; es bueno que nos vean trabajando, aunque hay que decir –en tono de broma– que, siendo un gran tomador de mate, no permitió que se tomara acá, en el Senado.

Hoy todos lo reconocemos como un gran tricolor, un nacionalófilo. Se ve que el señor senador Botana hace años que no va a ver a Nacional, porque lo recuerda en la Tribuna Olímpica. Hace años que va al palco del Parque Central, lugar que disfrutábamos y en el que era tradicional pasar y entablar una charla con Astori. De hecho, parecía que había que entrar a la tribuna y hablar con él antes.

Siempre fue una persona muy ordenada en todos los aspectos. Tanto es así que se asegura de que su banca quede en manos del señor senador Mahía, otro hincha de Nacional.

El tiempo pasa y estamos de paso. En este corto período muchísimos legisladores fueron renunciando y dejando el camino por diferentes circunstancias. A veces, tenemos que generar y valorar este tipo de cosas, estos sencillos reconocimientos. Pasamos tantas horas aquí que, cuando nos vamos, es muy bueno que todos hablen tan bien porque el reconocimiento es una caricia al alma. Este Senado es más lindo cuando nos tratamos así que cuando lo hacemos de otra manera; este país es mejor cuando nos tratamos de esta forma que de otra.

Por lo tanto, celebro la conciliación, a los negociadores, a los capaces; no me importa en qué partido están. Hubiera sido buena la participación de Astori en este período, pero no la vamos a tener; seguramente, el resto estará a la altura.

Desde el Partido Colorado no queríamos dejar de hacer este reconocimiento. Sabemos que muchas veces eso genera la crítica de nuestros propios correligionarios y seguidores, pero nosotros siempre vamos a hacer lo que creemos que es lo correcto, que es reconocer. También lo hacemos porque Astori se merece el reconocimiento de los senadores del Partido Colorado, porque aportó, sumó y, además, siempre fue muy generoso con nosotros en su discurso.

(Ocupa la presidencia la señora Beatriz Argimón).

–Muchas gracias, señora presidenta.

SEÑOR SABINI.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR SABINI.- Gracias, señora presidenta.

Quiero sumarme al saludo a Danilo, por lo que significó para el Frente Amplio, por supuesto, y por lo que implicó su trayectoria académica, política y docente, como ya se ha señalado largamente aquí. Realmente, creo que los frenteamplistas tenemos que decir gracias a Danilo por su honestidad intelectual, porque siempre fue un trabajador incansable que dijo y dice lo que piensa sin medir los costos políticos, y ese es un valor muy importante en este ámbito.

Además, debemos agradecerle por su falta de dogmatismo. Danilo, a lo largo de su vida, demostró no pelearse con la realidad sino aprender de ella y plantear soluciones para mejorarla. Seguramente, en Danilo tuvimos al mejor ministro de Economía y Finanzas de este país, porque cosas que parecen o parecían obvias, con Danilo, no lo son tanto. En la crisis económica de 2002 él demostró todo su valor como político. También tuvimos una crisis económica en 2008 y ahí no se ató a ninguna premisa que dijera que había que dejar caer los salarios, que había que desinvertir y que había que poner a la economía en resguardo. Por el contrario, al revés de lo que decían esas premisas, él impulsó los salarios, la inversión pública y el consumo. Uruguay pasó esa crisis económica mundial seguramente mucho mejor que si Danilo no hubiera estado en donde estuvo.

Así que, señora presidenta, simplemente quería agradecer a la figura y a la personalidad. Creo que, desde nuestro lugar, nosotros siempre hemos admirado a Danilo por las características que han relatado aquí los señores senadores.

También quiero decir que me siento muy contento de que ahora José Carlos vaya a estar permanentemente con nosotros. En realidad, a José Carlos lo conozco desde el Liceo n.° 1 de Las Piedras, Manuel Rosé, ya que allí nos encontramos en 2007 dando clases. Asimismo, nos conocíamos de Las Piedras de toda la vida. Él no solo es un gran legislador, sino también un gran compañero. Así que estoy convencido de que él va a significar un gran aporte para este Senado, como lo ha sido hasta ahora. ¡Vaya un enorme abrazo también para él!

Muchas gracias.

SEÑOR DA SILVA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR DA SILVA.- Muchas gracias, señora presidenta.

Me veo obligado a hacer referencia a la trayectoria del contador Astori por un tema familiar: mi suegro, el arquitecto Danilo Azpiroz, militó con Danilo Astori toda su vida. Él me enseñó a conocer esa parte de Asamblea Uruguay, previa al Partido Demócrata Cristiano; y como él está en el cielo creo que me está mirando.

No estoy de acuerdo con el tono lúgubre que le están dando a esta sesión, porque si uno llega a los ochenta y dos años siendo un sabio, como lo es Danilo Astori, ¡es motivo de alegría, señora presidenta! Estar o no estar sentado en una banca del Senado es un tema menor y baladí. Haber hecho en su vida todo lo que hizo Danilo Astori, con sus luces y sus sombras, porque nosotros no olvidamos los motivos que tenemos para criticarlo, es un motivo de alegría. Danilo Astori, todos los días cuando se afeita, tiene que sentirse orgulloso del legado que ha dejado en su partido, en su sector, en su país. En esencia, señora presidenta, para eso estamos. Entonces, dejemos un tono que no coincide con la estatura del homenajeado.

Danilo Astori tiene mucho para aportar. Danilo Astori es el que ensanchó el Frente Amplio. Fue lapidario a la hora de tener que enfrentar a ese Frente Amplio en las elecciones. Todos los adversarios vimos en aquella foto del Fondo Monetario Internacional y después en la Casa Blanca nuestro talón de Aquiles. Danilo Astori ha tenido batallas mucho más cruentas en la cocina de su fuerza política que con sus adversarios, quienes –como bien se ha dicho acá– tenemos por él un enorme grado de respeto. Las angustias y las amarguras de Danilo Astori han pasado mucho –como le pasa a cualquier dirigente político– por la cocina política interna, que a veces es mucho más desgastante que la trayectoria o las campañas electorales en las que, obviamente, podemos tener matices.

En definitiva, ensanchar a la izquierda como lo hizo Danilo Astori fue lapidario. La ensanchó en una elección, desde la Casa Blanca, siendo el ministro de Economía y Finanzas, y luego, siendo el vicepresidente de Mujica, pues la amenaza de aquel Mujica radical el Frente Amplio la licuó con la figura de Danilo Astori; en su tercer período fue ministro, pero ya –como sucede en cualquier ámbito de la vida– los usos y costumbres hicieron que la gente perdiera la adrenalina. Las escobas nuevas siempre barren mejor. ¡Hay que encontrar y agarrar de la pata a un uruguayo como Danilo Astori y ver todo lo que acá se ha dicho, desde la CIDE al decanato en la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración, y toda su trayectoria política!

Es hijo de una generación que –de verdad– es un placer haber podido vivirla. Más allá de esa tríada frentista de José Mujica, Tabaré Vázquez y Danilo Astori, acá tenemos a Julio María Sanguinetti, a Luis Alberto Lacalle Herrera, que son hombres incansables. ¡Incansables! Es muy probable que nosotros no lleguemos a esa edad con esa energía.

¡Son incansables, interminables! Ellos tocan otra partitura, señora presidenta, es otra política, y es a esa política que Danilo Astori va a seguir contribuyendo.

¡Quiero llegar a ser abuelo y que mis nietos me vean como un hombre sabio! Esa es la verdad. Es mucho más importante –¡mucho más importante!– envejecer siendo sabio y dejando un legado que estar acá adentro.

Señora presidenta: a ese Danilo Astori, que es reflejo vivo de la historia del país, vaya el saludo afectuoso y la admiración por haber logrado entrar en los libros de historia, porque ese es otro enorme legado o un gran logro que no cualquier político consigue. En esta legislatura hemos saludado a gente que ha entrado en los libros de historia y Danilo Astori es uno de ellos; José Carlos Mahía es un gran compañero que a partir de ahora va a estar con nosotros, pero no tengo ninguna duda de que la izquierda lo va a extrañar.

Había que tener coraje, señora presidenta, para apoyar la ley de asociación de Ancap –como bien recordaba el señor senador Coutinho–, coraje del que hoy, por ser un tiempo distinto, tal vez no se vean los matices. Había que tener coraje para plantarse frente a la mayoría circunstancial de aquel momento y salir a criticar que se pidiera el default. Así lo hizo Danilo Astori, cuya capacidad y coherencia intelectual son parte de ese legado que hoy –estoy seguro de que nos está escuchando– tiene que hacer que se sienta contento por su paso por la vida, por haber dejado huellas, por el legado, por ser un ejemplo y que lo recuerden. ¡Eso es insustituible! Las elecciones se ganan o se pierden, pero cuando en uno coinciden tantas cosas como ser un sólido intelectual, dirigente, ministro y vicepresidente, en vez de tristes tenemos que estar todos contentos.

Muchas gracias.

SEÑORA NANE.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA NANE.- Señora presidenta: Danilo Astori es un referente ineludible de nuestra fuerza política que hoy nos pasa la posta en este compromiso de acción y de trabajo de izquierda que hacemos todos los días.

En mi caso particular, debo confesar que no lo conozco directamente ni he compartido tareas con Astori. Claro que lo veía en los actos y en los medios cuando era vicepresidente o ministro. Un día, cuando iba caminando hacia la oficina con mis dos hijos –eran chicos e iban a la escuela– me lo crucé en la calle Yaguarón. Iba caminando tranquilo, solo. Recuerdo que Pedro, mi hijo mayor, dijo: «¡Mamá, mamá, el vicepresidente!». Él escuchó, se dio vuelta, fue y los saludó. Les dio la mano a los dos y les dijo: «Hola, yo soy Danilo. Trabajo de vicepresidente. ¿Y ustedes qué hacen?». Hasta el día de hoy se acuerdan.

Astori es uno de los responsables, entre tantas otras cosas, de una reforma tributaria que hizo más justa la distribución de la riqueza en nuestro país.

En 2017, diez años después del inicio de la reforma tributaria, Crónicas escribía una nota que decía: «El 2 de julio de 2007 fue un lunes. Ese día no solo partió al medio un año, sino que además plantó un hito en la historia de los gobiernos de izquierda en Uruguay. Tabaré Vázquez se asomaba a la mitad de su primer período al frente de la República y ponía en marcha el aspecto más importante de la política económica de su mandato y de los gobiernos que lo sucederían. La reforma tributaria que entró en vigencia aquel día fue acompañada de un lema que ningún integrante de los sucesivos gobiernos del Frente Amplio se ha atrevido a negar: “Que paguen más, los que tienen más”».

Dice el cantor en una letra: «Con años que albañilean». A mí es una frase que me gusta mucho. Danilo fue un gran «albañileador» de esa construcción social y política que hicimos siempre, siendo Gobierno y siendo oposición.

En plena pandemia, Astori nos mandó un proyecto de ley que buscaba gravar el capital en el exterior, porque su idea –y además todos la hicimos nuestra inmediatamente– era que todos teníamos que poner el hombro en aquel momento y que quienes tenían mucho no estaban eximidos de esa responsabilidad.

Reitero –porque me parece importante– que no conozco personalmente a Astori, pero hoy me honra poder llamarlo compañero. Ustedes saben que para nosotros esa es una palabra que dice mucho. Con humildad creo que puedo decirles que en este lugar, en esta bancada, hay equipo, y que para nosotros es un honor y un gran compromiso tomar esta posta que hoy nos entrega. Se queda José Carlos Mahía, compañero con el que sí hemos compartido todo este tiempo y con el que vamos a seguir trabajando codo a codo, sin lugar a duda, porque hay un montón de trabajo todavía por delante.

Al Frente Amplio le han dicho despectivamente «colcha de retazos», y para nosotros eso es un motivo de orgullo, porque las colchas cobijan sueños. Para nosotros cobijan sueños de justicia, de solidaridad y de construir oportunidades para todos.

De manera que creo que hay que agradecer a Danilo, gran zurcidor de esos retazos, una y otra vez, porque esa es una tarea que debe hacerse con amor, con convicción, con fraternidad, con unidad.

También quiero agradecer a Danilo que nos haya dejado un hombro de gigante donde podemos apoyarnos y levantar ese horizonte para construir una mejor versión de este país querido.

Digo también que ya nos iremos viendo en algún lado, porque acá quedan muchas cosas por hacer, y para eso estamos cada día.

Muchas gracias, señora presidenta.

SEÑOR SÁNCHEZ.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR SÁNCHEZ.- Me quiero sumar de manera muy breve a las intervenciones que se han realizado. Ya han hablado en extenso mis compañeros de bancada y otros colegas que han participado de este reconocimiento a un referente de la izquierda uruguaya que, sin lugar a duda, aportó muchísimo al país.

Francamente, cuando se presentan estas circunstancias en el Senado uno tiene dos sentimientos. Por un lado, no quiero votar la renuncia de Astori al Senado, porque creo que el Frente Amplio lo necesita, lo necesitó siempre y lo necesitamos nosotros en la bancada aquí. Por eso estamos votando simplemente que Danilo deje de integrar este Cuerpo. Y hablo de esos dos sentimientos porque, por el otro lado, uno tiene la alegría de saber que esa banca de Danilo va a estar ocupada por José Carlos, a quien conocemos y con quien hemos compartido largas horas de trabajo, no solo en este Cuerpo, sino también en la Cámara de Representantes. Sabemos que es un fiel representante de Asamblea Uruguay, un compañero con dedicación, con trabajo, con militancia, y que lo va a hacer muy bien, como lo viene realizando hasta ahora y desde hace bastante tiempo. Por tanto, diría que es un aporte muy importante el de José Carlos para nuestra bancada y para el trabajo que estamos llevando adelante hoy en esta legislatura, que es ser oposición o, más bien, ser alternativa. Dado que estamos hablando de Danilo, creo que es mucho más justo.

Astori, sin lugar a dudas, no solo es un fundador del Frente Amplio. Fue parte constitutiva de aquella aventura maravillosa de quienes miraron bastante lejos para plantearse la unidad de la izquierda y fundar una fuerza política que tenía vocación de construcción. Fue de esos hombres y de esas mujeres que asumieron la valentía, en aquel 1971, de construir la fuerza política que muchos de nosotros heredamos y de la cual nos sentimos orgullosamente parte. Eso ya implica una deuda muy importante con aquellos que estuvieron en la construcción de esa hermosa unidad de la izquierda uruguaya.

Fue senador de la república –como bien se dijo aquí– y encabezó todas las listas de los sectores del Frente Amplio. Vaya reconocimiento de los frenteamplistas a quien ocupaba un lugar central en aquella joven fuerza política, que después de haber luchado contra la dictadura y por volver a restaurar la democracia se presentaba a elecciones en aquel año. Creo que eso deber ser, para cualquier frenteamplista, el reconocimiento más importante: la confianza de cada uno de los sectores del Frente Amplio para poner a un compañero –en este caso, Danilo– como primer candidato en las listas al Senado. También fue la demostración de ese frenteamplismo y de lo que significaba Danilo Astori el hecho de que, en definitiva, ocupara una banca en aquel entonces por la lista 1001, porque era importante y central para el Frente Amplio que la voz, el aporte, la mirada, las ideas de Astori estuvieran representadas en este espacio.

Creo que eso habla muchísimo de la trayectoria de uno de los grandes frenteamplistas que tenemos, a quien, además, le queda mucho rollo por cortar, porque Danilo solo deja su militancia institucional, seguramente para dedicarse más de lleno ahora a la construcción a la que siempre estuvo vinculado, que es la de una fuerza política con mirada amplia, progresista, profunda y que esté siempre cercana a la evidencia, para poder avanzar en transformaciones firmes y concretas.

Astori creó en 1994 su propio sector político, que ha liderado hasta el día de hoy indiscutiblemente, y además generó otros instrumentos y espacios dentro del Frente Amplio para representar aquello que se decía aquí que era, en definitiva, la imagen o la síntesis de una corriente política dentro de nuestra fuerza política. A esa corriente generalmente se le denomina astorismo, nada más ni nada menos. Es la síntesis de una mirada. Es la síntesis de la construcción de uno de los pilares más importantes de la izquierda uruguaya, porque esta se construyó sobre la base de la unidad, pero también sobre algunos pilares de sensibilidad en los que Danilo estuvo presente permanentemente y es su figura descollante, por su historia, por su trayectoria, por su capacidad y por sus ideas.

Algo que no se ha dicho aquí es que Danilo contribuyó también, en su tarea como legislador, a la construcción del Parlasur. De hecho, fue uno de los legisladores que anduvo recorriendo la región para tratar de terminar de conformar el Parlamento del Mercosur. Esa es una de las tareas –entre la enorme cantidad de tareas en el plano académico, político, institucional, económico y del país que realizó– menos visibles por las cuales se puede pensar en Astori, pero fue uno de los que estuvo allí trabajando fuertemente para que se consolidara nada más ni nada menos que un proceso de integración, particularmente en lo parlamentario. Digo esto porque siento que en los últimos cuarenta o cincuenta años es muy difícil discutir, pensar, proyectar los distintos temas que hacen a la realidad del país sin tener que pasar, para acordar o discrepar, por Danilo Astori. Eso lo hace, justamente, un actor político relevante de los últimos años. Cuando digo «de los últimos años», me refiero a las últimas cuatro décadas, donde el Uruguay ha pasado por distintas circunstancias políticas en las cuales tuvo al compañero Danilo Astori como uno de los actores principales, como decía recién, para discrepar o acordar. Es indiscutible que para hablar sobre muchos de los temas centrales en los que se ha concentrado la política del país, uno va a tener que releer alguna nota o ir a consultar algún artículo de Astori para poder conocer lo que ha sucedido en el Uruguay.

Es el mismo que está dando hoy una pelea por su salud. Al respecto le queremos decir al querido compañero Astori que lo estamos acompañando a la distancia, porque necesitamos que se recupere. El Frente Amplio y el país necesitan a un Astori participando activamente de la vida política. Necesitamos a Danilo en estos tiempos de tanta incertidumbre, y sabemos que esa pelea también la va a ganar, como ha ganado otras a lo largo de su historia.

A mí siempre me gustó una frase de Danilo. Cuando inauguraba o creaba su propio espacio político, lanzó una frase que muestra cómo ha encarado las distintas circunstancias y decisiones políticas de su vida, siempre frontalmente y con responsabilidad, pero por sobre todas las cosas con convicción y compromiso: «Esto todavía se llama revolución».

Gracias, señora presidenta.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Muy brevemente, en aras de la honestidad intelectual, quiero decir que en algunas ocasiones discrepé de posiciones políticas de Astori, y hasta algún enojo en algún momento tuve, pero eso no quiere decir que todo lo que se ha dicho acá no sea verdad. Realmente estamos ante una personalidad que le ha dado mucho al país, que le ha dado mucho a nuestro Frente Amplio.

Simplemente quiero contar que a la salida de la dictadura muchas veces él veraneaba en La Floresta y para mí, en mis caminatas desde Costa Azul a La Floresta, era un placer cuando lo encontraba con su familia en aquel momento. Siempre nos parábamos a conversar de la realidad del país, y después, al volver, le contaba a mi familia que había estado con Astori y los temas de los que habíamos estado hablando.

Por otro lado, recuerdo que una vez estuvo en la Sociedad Italiana de Florida. En ese tiempo, de alguna forma, eran muy significativos su independencia y su saber. Allí dio una charla en la que dijo: «Voy a desarrollar estos puntos». Le digo al senador Olesker que no era un número impar, porque me acuerdo claramente de que eran cuatro puntos. Fue hilando esa charla tan brillantemente que cada punto iba desembocando en el otro. Recuerdo que, cuando salí con los compañeros con los que había ido, cometamos: «¡Qué increíble! ¡Qué brillante!», porque realmente dio la charla excelentemente, desarrollando esos puntos que en su cabeza tenía muy claros.

También quiero comentar que yo iba a visitar a Seregni en los últimos años que estuvo en Costa Azul. En aquellas ocasiones conversé muchas veces con él y con Lily, y sé que la admiración realmente era mutua. Así como Astori admiraba y acompañaba a Seregni, para Seregni la figura de Astori era realmente muy importante, y eso lo puedo testificar porque, insisto, lo escuché muchas veces.

Por último, quiero saludar al compañero Mahía, porque sabemos que va a continuar con este excelente desempeño y que va a seguir siendo ese buen compañero que es, con nosotros y creo que con todos los integrantes de este Senado.

Gracias, señora presidenta.

SEÑORA LAZO.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA LAZO.- Voy a ser también muy breve, porque ya se ha expresado claramente en el recinto lo que significa despedir de esta casa, de su tarea parlamentaria, a un compañero referente de la política nacional, en el acuerdo o en la discrepancia; honesto intelectualmente a carta cabal; protagonista fundamental de una década y media de reformas institucionales orientadas a generar y a promover condiciones para un crecimiento inclusivo y compartido. Estamos hablando de un gran académico, docente y mejor compañero. Danilo es Frente Amplio.

Con José Carlos Mahía hace mucho tiempo que trabajamos juntos en este recinto y fuera de él, pero particularmente compartimos unos cuantos años en la vicepresidencia de nuestra fuerza política, en tiempos no fáciles, en tiempos de circunstanciales derrotas electorales, en que compartimos aquella frase tan conocida: «De la derrota crear primavera». En eso estamos. Por lo tanto, vamos a seguir trabajando con él. Saludamos a un hombre, a un compañero dotado además de un maravilloso humor fino. De manera que va a ser un placer continuar trabajando con él.

Finalizo con la despedida y las gracias al compañero Danilo Astori.

SEÑOR CAGGIANI.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR CAGGIANI.- También en mi caso voy a ser muy breve, porque comparto lo que han dicho los senadores de los diferentes partidos políticos sobre la renuncia al Cuerpo de este querido compañero que es Danilo Astori.

Esta debe ser una de las legislaturas más extrañas que hemos tenido porque, más allá de las circunstancias desde el punto de vista sanitario que hemos vivido, se están dando cuatro renuncias muy importantes: la del doctor Julio María Sanguinetti, la del expresidente José Mujica, la de la querida compañera Lucía Topolansky y ahora la del compañero Danilo Astori, exministro de Economía y Finanzas, exvicepresidente de la república, exsenador de la república a partir de hoy y, sin duda, una destacada figura política tanto del ámbito académico como del ámbito político y del Uruguay en general.

Creo que también Danilo es alguien que dejó huella en los lugares donde estuvo, y eso no es común. Por aquí pasamos muchos, pero que dejen huella son muy pocos. Además, Danilo también dejó huella en diferentes instituciones donde pasó. Hoy escuchamos la anécdota acerca de su decanato y que fue uno de los decanos más jóvenes en su momento. Además de ser una persona muy comprometida políticamente, es un intelectual que terminó optando por la actividad política. Se comprometió políticamente. Creo que eso, para quienes estamos en esta actividad, tiene un valor importante. Políticos hay muchos; intelectuales políticos hay muy pocos. Sé que reconocer este atributo en Danilo no es nada significativo o por lo menos novedoso, pero sí es parte del reconocimiento a una generación que dio todo por su país desde el punto de vista académico, profesional y político. Creo que hace muy bien esta cámara en expresar unas palabras cuando se presenta de manera simple, como hace él, en una carta planteando su renuncia. Además lo hace sin gente; él no está aquí presente. Me parece que eso marca también su tónica de vida.

Es un intelectual comprometido, un político que forjó y fundó el Frente Amplio. Fue un independiente dentro del Frente Amplio –eso tenía un valor muy importante– y luego fundó su sector político, que ha contribuido mucho al crecimiento electoral del Frente Amplio, pero también al crecimiento en términos de proyección política y en términos de ideas.

Danilo Astori fue un gran sembrador de ideas. En la discrepancia, en el acierto o en el error, fue un gran sembrador de ideas del Uruguay, y eso tiene un valor importante.

En el momento en que él decide dejar su banca –y es de los legisladores más longevos que han dejado su banca en este Parlamento– también nos deja esa enseñanza: más allá de asumir sus responsabilidades, en el debate de ideas, poder construir un mejor país. Eso, en momentos en que la política está bastante deteriorada, tiene un valor en sí mismo.

Creo que el trabajo, la dedicación y sobre todo el compromiso que Danilo le dio al país van a ser recordados mucho más a lo largo del tiempo. Es importante que el Parlamento pueda también tener un momento para reflexionar sobre estos temas. Sin duda, el Parlamento pierde un pedazo de la historia de los últimos años, pero también gana a un querido compañero, como José Carlos Mahía, que además de ser exdiputado por Canelones hoy se convierte a carta cabal en senador de la república. Sabemos que trilla todos los rincones de su departamento y de todo el país, pero que además es un compañero que tiene una capacidad extraordinaria de aportar en las diferentes temáticas en las que se especializa.

En definitiva, creo que es importante en este momento contribuir a este justo homenaje que el querido compañero Danilo Astori se merece, y seguramente la Asamblea General también le hará un reconocimiento en su momento. Es un enorme compañero y una enorme personalidad que ha contribuido a mejorar los destinos de este país y es, en cierto sentido, uno de los responsables de la construcción de la estabilidad económica y política de nuestro país en los últimos años.

Muchísimas gracias, señora presidenta.

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar la solicitud de renuncia presentada por el señor senador Astori.

(Se vota).

–24 en 24. Afirmativa. UNANIMIDAD.

SEÑOR MAHÍA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR MAHÍA.- Quiero agradecer a todos y a todas las bancadas por las palabras vertidas. Las hemos sentido en el alma y seguramente, como se dijo, Danilo está siguiendo con atención esta sesión, como lo hace regularmente con el trabajo parlamentario.

Formulo moción en el sentido de que la versión taquigráfica de las palabras vertidas en esta sesión sea enviada a la Mesa Política Nacional del Frente Amplio y al propio compañero Danilo Astori.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- La Mesa adhiere a las palabras que se han vertido en sala respecto a quien, entre otras cosas, fuera vicepresidente de la república y ocupara, por tanto, la presidencia de la Asamblea General y la presidencia del Senado.

Se va a votar la moción formulada por el señor senador Mahía.

(Se vota).

–23 en 23. Afirmativa. UNANIMIDAD.

15) SOLICITUDES DE LICENCIA E INTEGRACIÓN DEL CUERPO

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 15 de noviembre de 2022

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

A través de la presente, solicito al Cuerpo me conceda licencia, por motivos personales, los días 16 y 17 de noviembre del corriente año.

Sin otro particular, saludo a usted muy atentamente.

Enrique Rubio. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–21 en 22. Afirmativa.

Se comunica que la señora Adriana Barros ha presentado nota de desistimiento informando que por esta vez no acepta la convocatoria a integrar el Cuerpo, por lo que queda convocado el señor Eduardo Brenta, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

Léase otra solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 15 de noviembre de 2022

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

Presente

 

De mi mayor consideración:

De acuerdo con lo dispuesto por el numeral D) del inciso segundo del artículo 1.° de la Ley n.° 10618, en la redacción dada por la Ley n.° 19906, solicito se me conceda licencia por obligaciones notorias inherentes a mi representación política, por el período comprendido entre el 2 y el 11 de diciembre, para asistir invitado por la Cámara de Consejeros del Reino de Marruecos al Foro Económico Euro-Mediterráneo y del Golfo y reuniones preliminares, a celebrarse en las ciudades de Rabat y Marrakech, Reino de Marruecos.

Sin otro particular, saludo a usted con la seguridad de su consideración más distinguida.

Germán Coutinho. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–21 en 22. Afirmativa.

Queda convocado el señor Germán Cardoso, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

SEÑOR MAHÍA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR MAHÍA.- Creo que no votamos la renuncia de Astori, por lo que tendríamos que darle formalidad.

SEÑORA PRESIDENTA.- Votamos su consideración y después hubo un debate sobre si usted podía hablar o no. Finalmente usted habló más tiempo porque no era un fundamento de voto, en razón de que habíamos resuelto su consideración y no solamente la aprobación de la renuncia.

Por lo tanto, con una votación de 24 en 24, se aprobó la renuncia.

16) ALTERACIÓN DEL ORDEN DEL DÍA

SEÑORA PRESIDENTA.- Corresponde ingresar al orden del día.

SEÑOR CAMY.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR CAMY.- Solicito que el asunto que figura en primer lugar sea tratado al final de la sesión. Es un tema que hemos hablado con los coordinadores de cada una de las bancadas.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar la moción formulada por el señor senador.

(Se vota).

–24 en 24. Afirmativa. UNANIMIDAD.

17) SOLICITUDES DE VENIA DEL PODER EJECUTIVO PARA DESTITUIR DE SUS CARGOS A VARIOS FUNCIONARIOS

SEÑORA PRESIDENTA.- Corresponde que el Senado pase a sesión secreta para considerar los asuntos que figuran en segundo, tercer y cuarto término del orden del día.

(Así se hace. Son las 12:33).

(En sesión pública).

–Habiendo número, se reanuda la sesión.

(Son las 12:55).

–Dese cuenta de lo actuado en sesión secreta.

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- El Senado, en sesión secreta, concedió venia al Poder Ejecutivo para destituir de su cargo a un funcionario del Ministerio de Salud Pública, a una funcionaria de la Fiscalía General de la Nación y a una funcionaria del Servicio Exterior.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se realizarán las comunicaciones pertinentes.

18) DONACIÓN DE MATERIAL BÉLICO POR PARTE DEL MINISTERIO DE DEFENSA-EJÉRCITO BRASILEÑO

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una moción de orden llegada a la Mesa.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Mocionamos para que se declare urgente y se considere de inmediato la carpeta n.º 838/2022: proyecto de ley por el que se autoriza la salida del país de una delegación de hasta cien efectivos del Ejército nacional, a los efectos de concurrir a la ciudad de Santana do Livramento, Río Grande del Sur, República Federativa de Brasil, para participar del proceso de recepción de una donación de material bélico por parte del Ministerio de Defensa-Ejército brasileño, a desarrollarse entre el 1.º y el 31 de diciembre de 2022». (Firman los señores senadores Kechichian, Sanguinetti, Lozano y Camy).

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar.

(Se vota).

–23 en 23. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Se pasa a considerar, pues, el asunto cuya urgencia acaba de ser votada: «Proyecto de ley por el que se autoriza la salida del país de una delegación de hasta cien efectivos del Ejército nacional a los efectos de concurrir a la ciudad de Santana do Livramento, Río Grande del Sur, República Federativa de Brasil, para participar del proceso de recepción de una donación de material bélico por parte del Ministerio de Defensa-Ejército brasileño, a desarrollarse entre el 1.º y el 31 de diciembre de 2022. (Carp. n.º 838/2022 - rep. n.º 563/2022)».

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión general.

SEÑOR CAMY.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR CAMY.- Señora presidenta: hace algunos días, la Comisión de Defensa Nacional del Senado de la república, por unanimidad, adelantó la consideración de este proyecto de ley para recomendar –con beneplácito– su aprobación cuando ingresara al Parlamento.

Con motivo de la comparecencia del señor ministro de Defensa Nacional a propósito de considerar el proyecto de ley de reforma de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, adelantó que estaba casi concretada la intención del Ejército y del Ministerio de Defensa de Brasil de donar material bélico a nuestro país. Es por eso por lo que consideramos positivo autorizar la salida del país de una delegación de efectivos del Ejército nacional para concurrir a la ciudad de Santana do Livramento, en el estado de Río Grande del Sur, entre los días 1.º y 31 de diciembre de este año, a efectos de recibir ese material, así como el adiestramiento de quienes serán responsables de su utilización en nuestro país.

El material donado consiste en once vehículos mecanizados –blindados sobre ruedas–, denominados VBTP, EE-11 Urutú, y diez obuses autopropulsados M-108AR. Se trata de material usado, que será incorporado a las unidades de Infantería, Caballería y Artillería del Ejército nacional.

El Poder Ejecutivo de ese país ha aceptado la donación de este material, que tiene un valor aproximado de USD 2:500.000, según lo estimado por el Ejército de Brasil.

El envío de los efectivos de nuestra fuerza tiene el propósito de que sean capacitados en las instalaciones del Ejército brasileño para la conducción, operación y mantenimiento de este material, lo que insumirá un tiempo estimado de treinta días.

Se realizará una ceremonia oficial de traspaso del material donado en las instalaciones del Regimiento de Caballería n.º 7, en la ciudad de Santana do Livramento.

Con este propósito –que resumo–, proponemos al Cuerpo que autorice la solicitud que en un artículo único plantea el proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo.

Nada más. Gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar en general el proyecto de ley.

(Se vota).

–22 en 22. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En discusión particular.

Léase el artículo único.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Artículo único.- Autorízase la salida del país de una delegación de hasta 100 (cien) efectivos del Ejército Nacional, a los efectos de concurrir a la ciudad de Santana do Livramento, Río Grande del Sur, República Federativa de Brasil, para participar del proceso de recepción de una donación de material bélico por parte del Ministerio de Defensa-Ejército Brasileño, a desarrollarse entre el 1.º y el 31 de diciembre de 2022».

SEÑORA PRESIDENTA.- En consideración.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–22 en 22. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda aprobado el proyecto de ley, que se comunicará a la Cámara de Representantes.

(No se publica el texto del proyecto de ley aprobado por ser igual al considerado).

19) SOLICITUDES DE LICENCIA E INTEGRACIÓN DEL CUERPO

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 15 de noviembre de 2022

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

A través de la presente solicito al Cuerpo que usted preside me conceda licencia por los días 28 y 29 de noviembre inclusive.

Motiva dicha solicitud la convocatoria adjunta para participar en el Taller de la OMC y la UIP para parlamentarios de América Latina y el Caribe, a llevarse a cabo en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Solicito dicha licencia al amparo del literal C) del artículo 1.º de la Ley n.º 17827, solicitando se convoque a mi suplente respectivo.

Sin otro particular, la saludo atentamente.

Carlos Camy. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–21 en 22. Afirmativa.

Se comunica que el señor Dardo Sánchez ha presentado nota de desistimiento informando que por esta vez no acepta la convocatoria a integrar al Cuerpo, por lo que queda convocada la señora María Dolores Álvarez, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

20) IMPUESTO A LAS RENTAS DE LAS ACTIVIDADES ECONÓMICAS

SEÑORA PRESIDENTA.- Se pasa a considerar el asunto que figura en quinto término del orden del día: «Proyecto de ley por el que se introducen nuevas disposiciones en sede del impuesto a las rentas de las actividades económicas (IRAE). (Carp. n.º 795/2022 - rep. n.º 553/2022 y anexo I)».

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión general.

Tiene la palabra el miembro informante, señor senador Botana.

SEÑOR BOTANA.- Muchas gracias, señora presidenta.

Este es un informe sobre un proyecto de ley que refiere, más que nada, a la seriedad de nuestro país, a ese tipo de medidas que, en la convivencia internacional, debe tomar un país responsable como lo ha sido el Uruguay desde siempre. Es un proyecto de respeto a los demás países, de no permitir la utilización de nuestro país y de nuestro sistema impositivo para que empresas cáscara lo terminen degenerando y desprestigiando.

El Uruguay es un país soberano que se hace respetar por su institucionalidad, que se hace respetar porque respeta. Es un país que hace las cosas a su modo y que ha sabido desarrollar todos sus procedimientos con equilibrio, con ecuanimidad, seguramente aprovechando mecanismos que le dieran ventaja en el ámbito internacional, pero nunca fue garronero, pues nunca sacó ventaja de lo que no debió sacar; no lo hizo en ningún tiempo y no lo va a hacer con el impuesto a la renta ni con cuáles son o no las actividades que se gravan. En este caso es cierto que estamos respondiendo a una solicitud, a una suerte de llamado de atención que viene de la Unión Europea, de ese trabajo que hace el grupo Código de Conducta sobre la fiscalidad de las empresas para identificar jurisdicciones no cooperantes. En 2019 ese grupo incorporó como factor de riesgo la existencia de los denominados regímenes de exención de la fuente, que iniciaron, sin duda, una nueva etapa de este proceso.

Luego de algunos intercambios técnicos, en el 2021 el mencionado grupo le comunicó a nuestro país que identificaba como potencialmente nocivos algunos aspectos dentro del régimen tributario uruguayo y, por supuesto, pidió el compromiso del más alto nivel político para que se realizaran los ajustes pertinentes, que se deben hacer en el tiempo que corresponde, en una fecha acordada para el 1.º de enero de 2023. Para ellos, Uruguay es identificado como una jurisdicción cooperante, con compromisos asumidos.

Nuestro país, históricamente, ha aplicado como criterio de tributación de las rentas empresariales el de la fuente, esto es, gravar las actividades desarrolladas, los bienes situados y los derechos utilizados económicamente en la república. Uruguay tiene el compromiso de seguir considerando fuente extranjera, en el ámbito del IRAE, a un conjunto específico de rentas en la medida en que se cumplan ciertos requisitos de sustancia económica.

Este proyecto está dirigido a cuatro o cinco objetivos vinculados al aspecto espacial del impuesto. Lo primero es ordenar y reagrupar algunas de las normas o de las categorías de fuente uruguaya ya existentes; lo segundo, agregar un par de categorías de fuente uruguaya; lo tercero, crear en este proyecto de ley una cláusula antiabuso; y finalmente, generar un crédito fiscal con tope en lo pagado en el exterior.

Hay que decir algo imprescindible a esta altura: los cambios se circunscriben a los contribuyentes del IRAE que pertenecen a grupos multinacionales; no nos referimos a las empresas nacionales desde ningún punto de vista. Reitero que estamos hablando de contribuyentes del IRAE pertenecientes a grupos multinacionales, y nos referimos a la incorporación de nuevas categorías de rentas, que se considerarán de fuente uruguaya si se cumple ciertos requisitos de sustancia, como ser rentas derivadas del derecho de propiedad intelectual obtenidas por una entidad integrante de un grupo multinacional relativas a patentes y software registrado, enajenados o utilizados económicamente en el exterior en la parte que no corresponda a ingresos calificados. También agregamos los rendimientos de capital inmobiliario, los dividendos, los intereses, las regalías no incluidas en el numeral que mencionamos, otros rendimientos de capital mobiliario, incrementos patrimoniales derivados de la enajenación de los activos que generan los rendimientos que estuvimos describiendo y todo otro aumento de patrimonio derivado de los activos pasibles de generar los rendimientos que hemos mencionado anteriormente, todo ello obtenido en el exterior, siempre que no se trate de una entidad calificada.

Por otro lado, en el articulado se prevén las condiciones que debe cumplir una entidad para ser considerada como calificada a los efectos de la determinación de la fuente de cada una de las rentas referidas en el artículo 7.º. Esto, sencillamente, es tener en el país una estructura mínima que posibilite la obtención de esas rentas a las que hacemos referencia.

¿Qué se toma como indicador para la existencia de esta estructura mínima? Primero, recursos humanos acordes, calificados y remunerados adecuadamente con relación a la actividad realizada e instalaciones acordes para desarrollar la actividad en el territorio nacional. Segundo, la toma de decisiones estratégicas necesarias y el soporte de riegos en territorio nacional. Y, por último, los gastos y costos adecuados con relación a la adquisición, tenencia o enajenación de los activos generadores de la renta en cuestión.

Voy a incorporar algún comentario sobre la norma específica antiabuso y la posibilidad de intervención por parte de la Dirección General Impositiva. El proyecto habilita a la DGI a desconocer una forma, mecanismo o serie de mecanismos que hubieran sido adoptados con el propósito principal, o uno de los propósitos principales, de desvirtuar la finalidad o los objetivos de las normas sustanciales a las que hemos hecho referencia. En ese caso, la DGI puede obligar a la reliquidación de la obligación tributaria que corresponda si en definitiva la considera no calificada.

El artículo 7.° establece la posibilidad de exonerar los dividendos obtenidos como producto de participación en empresas que ya hubieran pagado impuesto a la renta en el exterior. Es decir que por este artículo se evita la doble tributación, algo que obviamente se corresponde con una conducta adecuada en este sentido.

El artículo 8.° crea el crédito fiscal con tope. Es la posibilidad de crear un crédito fiscal que le permite a quien haya pagado en el extranjero el impuesto a la renta por las actividades desarrolladas, que descuente ese monto, obviamente con tope en lo que pagó, pero con la obligación de pagar la diferencia en territorio nacional, por supuesto, en los casos referidos en los artículos 6.° y 7.° respecto de la calificación de las deudas.

Por último, parece importante señalar también el hecho de responsabilidad con nuestros conciudadanos al votar este proyecto de ley. Más allá de lo que es la conducta del país en este sentido, de su prestigio, de lo que ha sido uso y costumbre de todos los Gobiernos a lo largo de la historia, bueno es decir que el no cumplimiento de estas normas puede hacernos pasibles de algunas consecuencias –en el área tributaria y en lo no tributario– que el país no debe sufrir, más cuando eso, en definitiva, sería una ventaja para aquellos que no nos aportan nada. Sería la protección al que nada deja en nuestra economía, al que solamente utiliza nuestros mecanismos de fuente para poder aprovecharse de ellos sin aportar nada al desarrollo de nuestra economía y simplemente aprovechar, desde el punto de vista tributario, ventajas jurídicas que no fueron creadas para eso.

Hablábamos de las consecuencias que puede tener esto para el país, y en el ámbito tributario nos anotamos algunas: supervisión reforzada de transacciones de empresas que operen con nuestro país, aumento de las auditorías de las empresas que operen con empresas uruguayas y medidas de retención más gravosas para empresas uruguayas que operen con jurisdicciones que sean miembros de la Unión Europea, entre otras.

Fuera del ámbito tributario también existen consecuencias, como quedar incluidos en la lista de jurisdicciones no cooperantes a efectos tributarios. Lo que puede llegar a ser aún más grave son las consecuencias vinculadas a la política exterior, como aranceles más gravosos, pérdida de preferencias comerciales, pérdida de financiamiento, afectación en la atracción de la inversión extranjera directa, así como en el armado de pliegos de emisión de deuda tenemos permanentes consultas por parte de los organismos multilaterales al nivel del cumplimiento de los estándares internacionales en materia fiscal. Entonces, ser calificado como jurisdicción no cooperante puede tener un efecto en la tasa a la que se endeuda el Estado uruguayo, es decir, en lo que le haremos pagar a las generaciones futuras.

Entonces, esto es bueno. Todos estamos expectantes de esos acuerdos con la Unión Europea. ¡Que no tengan argumentos! Ya los tuvieron con la cuestión ambiental en Brasil; demoraron los acuerdos amparándose en el incumplimiento de Brasil en materia ambiental. No seamos nosotros ahora, que no sea Uruguay, la razón por la cual no se firmen esos tratados.

Por eso, señora presidenta, creo que es bueno para el país, en un acto de madurez, en tiempo y en forma, votar estas modificaciones legales. Entiendo que es absolutamente correspondiente con la historia de este país y, claramente, no estamos afectando nuestra soberanía con la satisfacción de este pedido, en la medida en que esta ha sido la historia de Uruguay, esta ha sido la conducta de siempre, esta ha sido la historia de un país respetuoso de los demás en el concierto internacional, que no ampara a empresas cáscara ni a quienes quieren la simple utilización de nuestro sistema tributario para no pagar en ningún lado y perjudicar a otros países.

En consecuencia, señora presidenta, creo que corresponde avanzar en el sentido de la iniciativa que nos ha hecho llegar el Poder Ejecutivo.

Muchas gracias.

SEÑOR BERGARA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BERGARA.- Por suerte, lejos quedaron los tiempos de Uruguay como plaza financiera, que ponía el centro en un férreo secreto bancario que ofrecíamos como una bondad en toda la región. Por suerte quedaron atrás discusiones sobre ese tótem del secreto bancario y de la opacidad fiscal, así como la existencia de aquellas SAFI –Sociedad Anónima Financiera de Inversión– y la utilización de las sociedades anónimas para ocultar bienes. Por suerte pudimos avanzar, desde la reforma tributaria que eliminó las SAFI hasta los acuerdos que, de alguna manera, fueron implicando la adecuación del marco uruguayo a algo que solo podía hacerse en la coordinación internacional que surge a partir de la crisis de 2008, donde los países centrales tuvieron que volcar enormes cantidades de dinero para el salvataje de los sistemas financieros y comenzaron a preocuparse un poco más de que esos dineros no discurrieran por canales non sanctos.

Se empezó a apresurar así una nueva fiscalidad internacional que apuntaba a más transparencia fiscal y a más intercambio de información. Uruguay fue adecuándose, cambiando y flexibilizando enormemente el secreto bancario, generando acuerdos de cooperación e intercambio de información con muchos países en el mundo –en particular, con los países más relevantes con los que tenemos contacto– y apuntando a obtener la información de los portadores de acciones de sociedades anónimas con acciones al portador, siguiendo, de alguna manera, una metodología que ya había iniciado Alemania. En general, fuimos acompañando una vara que a nivel internacional se iba elevando todos los años. En algún momento se discutía –cosa que por suerte también hemos dejado atrás– si debíamos continuar o no, si éramos seguidistas de lo que pedía el mundo desarrollado, si teníamos que ser los mejores de la clase y cosas por el estilo. Afortunadamente, esas discusiones –que, creo, implicaban una falta de visión más profunda y de largo plazo, tal como lo plantea ahora el miembro informante– también quedaron atrás.

Seguimos en ese tranco de una fiscalidad internacional que apunta cada vez más a medidas más duras para evitar la evasión y el lavado de dinero. Debemos ir adecuándonos a esa fiscalidad internacional porque está en el interés nacional y no porque nos lo pidan de afuera. Tener una buena evaluación de los organismos que, justamente, analizan la normativa y las prácticas en cada país con respecto a la cooperación en materia tributaria y fiscal –algo que el Uruguay ha tenido largamente por su cumplimiento de las normas y compromisos en esta materia–, es como el investment grade, es decir, como el grado de inversión en el terreno financiero. Fallar en eso trae consecuencias como las que mencionó el miembro informante.

En esta oportunidad, el Código de Conducta de la Unión Europea nos marca una debilidad. Es cierto que desde la reforma tributaria el criterio central de tributación fue el de la fuente territorial, lo que significa que se gravaban las rentas tanto empresariales como personales generadas en el territorio nacional, de residentes y no residentes, pero ya ha habido excepciones y flexibilizaciones en lo que refiere a gravar rentas pasivas de residentes uruguayos en el exterior como, por ejemplo, intereses de depósitos bancarios y algunas otras cosas. Aquí el paso sería avanzar y gravar las rentas generadas en el exterior por los residentes uruguayos en el terreno empresarial. En este caso, nosotros hubiéramos ido en esa dirección. De hecho, la exposición de motivos que envía el Poder Ejecutivo es bien transparente en cuanto a que había dos formas en las que podíamos avanzar para cumplir con esta nueva exigencia y evitar que el Uruguay siguiera en un anexo que generaba un signo de interrogación.

La primera era gravar las rentas pasivas obtenidas en el exterior y la segunda, la exoneración de algunas rentas con los criterios que mencionaba el miembro informante. El Gobierno opta por este segundo camino pero, honestamente, nosotros habríamos dado el paso de ir por el primero, por el de gravar las rentas pasivas obtenidas en el exterior.

Dejada esta constancia de que tenemos una visión diferente acerca de cuál debía haber sido el camino actual, de todas maneras, entendemos que es importante que la normativa tributaria en el Uruguay avance en el sentido de ir sobre algunas rentas, cumpliendo con las exigencias que, reitero, se elevan todos los años en materia de fiscalidad internacional.

Por lo tanto, vamos a acompañar el proyecto de ley que opta por el segundo camino planteado en la exposición de motivos, dejando la constancia de que hubiéramos preferido seguir el primer camino. De todos modos, esto implica avanzar en la normativa y sostener la credibilidad y reputación del país como cooperante y no que se transforme en una base que facilite la exoneración tributaria o el lavado de dinero.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar en general el proyecto de ley.

(Se vota).

–16 en 16. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En discusión particular.

Léase el artículo 1.°.

SEÑOR PENADÉS.- Pido la palabra para una moción de orden.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR PENADÉS.- Formulo moción en el sentido de que se suprima la lectura del articulado y se vote en bloque.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar la moción formulada.

(Se vota).

–16 en 16. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En consideración el articulado.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–16 en 16. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda aprobado el proyecto de ley, que se comunicará a la Cámara de Representantes.

(No se publica el texto del proyecto de ley aprobado por ser igual al considerado).

21) PRÓRROGA DE LA HORA DE FINALIZACIÓN DE LA SESIÓN

SEÑOR CAMY.- Pido la palabra para una moción de orden.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR CAMY.- Formulo moción para que se prorrogue la hora de finalización de la sesión hasta culminar el tratamiento del orden del día.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar.

(Se vota).

–11 en 16. Afirmativa.

22) DESCENTRALIZACIÓN Y DEMOCRATIZACIÓN DEL ACCESO A LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA

SEÑORA PRESIDENTA.- Se pasa a considerar el asunto que figura en sexto término del orden del día: «Proyecto de ley referente a la descentralización y democratización del acceso a la administración de justicia. (Carp. n.º 612/2021 - rep. n.° 554/2022 y anexo I)».

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión general.

Tiene la palabra el miembro informante, señor senador Camy.

SEÑOR CAMY.- Señora presidenta: por disposición de la Comisión de Constitución y Legislación me corresponde informar el proyecto de ley de nuestra autoría que denominamos Descentralización y Democratización del Acceso a la Administración de Justicia, que fuera aprobado por unanimidad de sus integrantes.

Es de destacar especialmente el ánimo de todas las bancadas en su tratamiento y también el mejoramiento con los diversos aportes que hubo en el trámite, salvo en el artículo 8.º, sobre el que la bancada del Frente Amplio estableció reparos e iba a manifestar en sala si lo acompañaba o no.

De todas maneras, reitero, estamos ante un proyecto de ley aprobado por unanimidad. Corresponde destacar el aporte, previo a su presentación y también durante el tratamiento en comisión, de la Asociación de Actuarios Judiciales del Uruguay, de la Asociación de Funcionarios Judiciales del Uruguay, de la Asociación de Magistrados del Uruguay, de la Suprema Corte de Justicia –particularmente, de su presidente que la representó en la comparecencia ante la comisión–, de la cátedra de Derecho Procesal de la Universidad de la República, del Colegio de Abogados del Uruguay y de las filiales de las colegiaturas de abogados del interior del país.

El proyecto de ley nace en agosto del año pasado en función de la comparecencia de la Suprema Corte de Justicia ante la Comisión de Presupuesto integrada con la de Hacienda durante la instancia presupuestal correspondiente. El 12 de agosto de 2021, por Acordada n.º 8119, la Suprema Corte de Justicia resolvió suprimir 20 sedes, por lo que quedarían activos 47 juzgados de paz en todo el país. En Uruguay existían 135 juzgados de paz en villas, ciudades o pueblos del interior y fueron suprimidos 68 en distintas etapas institucionales del país. La Acordada n.º 8120, de 23 de agosto, congeló la decisión y dejó en suspenso los otros 20 que se iban a suspender. Ahí nos alertamos de ese progresivo proceso de vaciamiento de la presencia de la administración de justicia en el interior profundo y todo lo que esto implica.

La tutela efectiva de los derechos humanos en una sociedad democrática requiere que la administración de justicia se encuentre a disposición de quien no tiene los medios económicos para llegar a ella.

El país ha ido dejando el juez de cercanía que tradicionalmente ha construido las relaciones de vecindad, de comunicación y respeto en nuestras pequeñas comunidades. Los que somos del interior sabemos que es así. El juez de cercanía, cuando actúa de esta manera, no prejuzga. El juez del pueblo es un articulador y reconstructor de vínculos sociales.

Otro aspecto que se relaciona con este concepto es la inmediación geográfica. No hay acceso a la justicia si la persona debe transitar muchos kilómetros para encontrar el derecho a que un juez oiga sus reclamos. Esto fue pasando y se ha ido profundizando en nuestro país. La mitad de los juzgados de paz de nuestras villas, ciudades y pueblos del interior fueron suprimidos.

Las experiencias en el derecho comparado tienen como referencia a España, a Colombia, a Perú y, más cerca, a Buenos Aires, en el que los juzgados de paz se crearon en 1821, tras la supresión de los cabildos, como reemplazo de los denominados alcaldes de hermandad, de la época del virreinato del Río de la Plata. Eran jueces legos como también lo fueron en nuestro país. La legislatura de Buenos Aires es la que debe establecer por ley los juzgados de paz que existen desde 1821.

En España hay un juzgado de paz en cada municipio en el que no existe juzgado de primera instancia e instrucción. Hay 7600 juzgados de paz, una figura de casi dos siglos de antigüedad que en la actualidad permanece en los más pequeños municipios, en los cuales, reitero, no hay juzgados de primera instancia.

En nuestro país, en 1830 el constituyente incorpora en nuestra primera Constitución la conciliación previa ante la judicatura de paz. En este sentido, el artículo 107 dispone el establecimiento de jueces de paz, quienes «procurarán conciliar los pleitos que se pretendan iniciar sin que pueda establecerse ninguno en materia civil y de injurias, sin constancia de haber comparecido las partes a la conciliación».

Con la supresión de 68 juzgados de paz seccionales de ciudades, pueblos y villas se comienza a eliminar una de las instituciones pioneras en nuestro país, con más de ciento cincuenta años de historia.

Los Estados deben remover todos los obstáculos normativos, sociales, económicos o geográficos que impidan o limiten la posibilidad de acceso a la justicia, fundamentalmente de aquellos ciudadanos más vulnerables.

El artículo 25 del Pacto de San José de Costa Rica establece la tutela judicial efectiva, que se traduce en el deber estatal de crear recursos judiciales sencillos, rápidos y efectivos para la protección y garantía de los derechos humanos. No hay posibilidad de que exista un recurso sencillo, rápido y efectivo allí donde los habitantes de las comunidades más alejadas de las grandes ciudades deben transitar un largo y costoso camino para ser oídos por un juez. Los costos de un proceso judicial y la localización de los tribunales son factores que redundan en la imposibilidad de acceder a la justicia y en la consecuente violación del derecho a las garantías judiciales.

Hemos escuchado y hemos asistido al incesante reclamo por el alejamiento paulatino ‒yo diría sistemático‒ que se ha dado en nuestro país de los juzgados de paz de nuestras ciudades chicas, de nuestros pueblos y de nuestras villas. Se han levantado firmas para que ello no ocurriera. Se han pronunciado intendentes, alcaldes, ediles, concejales de todo el país y de todos los partidos con representación parlamentaria. Se han manifestado públicamente la Asociación de Magistrados del Uruguay, la Asociación de Actuarios Judiciales, la Asociación de Funcionarios Judiciales ‒que alcanzó a la Comisión de Constitución y Legislación, cuando los convocamos para escuchar su opinión sobre este proyecto de ley, casi ocho mil firmas de respaldo, lo que queremos reconocer expresamente‒, el Colegio de Abogados del Uruguay y todas sus filiales del interior del país. Cuando el presidente de la Suprema Corte de Justicia, en oportunidad de su comparecencia ante la Comisión de Presupuesto integrada con la de Hacienda del Senado de la república, en agosto del año pasado, ante nuestro reclamo, manifestó que una forma de no cerrar los juzgados de paz era asignándoles más competencias, tomamos la posta y comenzamos a trabajar. Establecimos algunos aspectos vinculados a esto, precisamente.

Diría que hay dos grandes temas que conciernen al proyecto de ley: la reglamentación del artículo 248 de la Constitución de la república, donde será la ley la que podrá suprimir o crear juzgados y nadie más, y –siguiendo la sugerencia del señor presidente de la Suprema Corte de Justicia– la promoción de facultades o competencias que hoy no tienen los juzgados de paz para, precisamente, fortalecer la importancia que ellos tienen por lo que señalábamos previamente.

En este país, en la localidad de Arévalo, en la novena sección judicial de Cerro Largo, y en Tupambaé, en la octava sección judicial del mismo departamento –que tanto conoce el señor senador Botana– había juzgados de paz y se suprimieron. En Villa Soriano, en la segunda sección judicial de Soriano, así como en Palmitas, octava sección judicial de Soriano, o en Santa Catalina, quinta sección judicial de Soriano, había juzgados y se suprimieron. En Achar, en la cuarta sección judicial de Tacuarembó, había juzgado, pero hoy no; en Las Toscas de Caraguatá, octava sección judicial de Tacuarembó, también había juzgado de paz y se eliminó; en el poblado La Hilera, en la tercera sección judicial de Tacuarembó, había juzgado de paz y se suprimió; en Mal Abrigo, la cuarta sección judicial de San José, había un juzgado y se suprimió; en la tercera sección judicial de Paysandú, en Piedras Coloradas, había un juzgado y se suprimió. Así podemos nombrar 68. En todos esos lugares viven uruguayos, tan uruguayos como los de las capitales departamentales o los de la capital del país.

Entonces, creo que este proyecto de ley, por sobre todas las cosas, encierra un estricto sentido de justicia.

Básicamente, plantea la reglamentación del artículo 248 de la Constitución porque la Suprema Corte de Justicia ejerce la superintendencia directiva, correctiva, consultiva y económica de todos los tribunales, juzgados y dependencias del Poder Judicial. Es claro el artículo 239 de la Constitución de la república, pero no existe ninguna disposición constitucional que permita a dicho organismo crear o suprimir ningún juzgado de paz de una ciudad, villa o pueblo del interior del país. La ley es la que fija el orden y la formalidad de los juicios –artículo 18 de la Constitución– y, por tal motivo, se reglamenta el artículo 248 de la Constitución estableciendo que solo la ley podrá crear y suprimir juzgados de paz de ciudades, villas o pueblos del interior. Existen precedentes de juzgados de paz seccionales creados por ley, como el Juzgado de Paz de la 19.ª Sección Judicial del Departamento de Canelones, creado por el artículo 310 de la Ley n.º 15903.

Se modifica el régimen de movilidad determinado por la Suprema Corte de Justicia, extendiéndolo a los tribunales de todo el país, de cualquier grado o denominación. Se hace referencia al régimen de itinerancia, que es más técnico y moderno que el de movilidad.

Con respecto a la conciliación previa obligatoria que antes no era preceptiva en los procesos de pensión alimenticia y que era facultativa para los procesos de tenencia, ratificación de tenencia y régimen de relacionamiento del menor con el progenitor con el cual no convive –las visitas–, la cátedra de Derecho Procesal nos solicitó que fuera preceptiva para todos los procesos. Por otra parte, le pareció horrible el término «visitas» utilizado en derecho de familia, por lo que hacemos referencia al régimen de relacionamiento del menor con el progenitor con el cual no convive, tal como se dice en la Convención sobre los Derechos del Niño.

Se establecen medidas cautelares en el proceso de alimentos. Se aumentan las competencias en razón de cuantías. El aumento de la cuantía de los asuntos en juzgados de paz de ciudades, villas y pueblos para la primera instancia de asuntos contenciosos civiles, comerciales y de hacienda pasa de la cuantía de cero a trescientas unidades reajustables.

También se agregan algunas competencias concretas a estos juzgados: los divorcios por mutuo consentimiento, por sola voluntad de los cónyuges, separación de hecho de más de tres años y divorcios con demanda y contestación conjunta, cualquiera sea la causal. Se faculta al juez a intentar la conciliación entre las partes respecto a la guarda, tenencia, visita y pensión alimenticia. En atención a lo solicitado por el Instituto de Derecho Procesal, si no se logra la conciliación del juez, el caso se resolverá provisoriamente aplicando lo dispuesto en el artículo 350.1 del Código General del Proceso.

Asimismo, se faculta a los juzgados a participar en los procesos de separación de cuerpos y de separación de bienes, en los procesos de ratificación de tenencia, rectificación de partidas y auxiliatorias de pobreza y en las homologaciones de convenio en cualquier materia cuando cualquiera de las partes posea domicilio real o constituido dentro de la jurisdicción de los juzgados de paz. También se los faculta en competencia de urgencia para entender en materia de violencia doméstica y violencia contra la mujer basada en género –las primeras medidas pasan a ser preceptivas, cuando antes no lo eran–; en competencia de urgencia en materia de guarda, visita y pensión alimenticia; en procesos laborales cuya cuantía no exceda las UR 200 que pasarán a tener segunda instancia –antes no era así–, y la ejecución provisional de la sentencia de primera instancia conforme a lo que establece el artículo 260 del Código General del Proceso. Asimismo, entenderán en los procesos ejecutivos según la cuantía, como los de desalojo rural, los procesos ejecutivos de cobro de alquileres, lanzamiento y entrega de la cosa, hasta UR 700; para los montos superiores la competencia corresponde a los juzgados letrados. Es decir, se les da más facultades a los juzgados de paz para acercar la posibilidad de la administración de justicia a quienes viven en la jurisdicción.

Se reglamenta con claridad el artículo 248 de la Constitución de la república y, por lo tanto, es la soberanía de la ciudadanía expresada en esta casa la que va a determinar si es necesario suprimir, con todo lo que implica, o si es necesario crear, también con todo lo que implica, un juzgado de paz en nuestro país.

Señora presidenta: queremos reiterar el agradecimiento a quienes contribuyeron con la Comisión de Constitución y Legislación en el tratamiento de este tema y a cada uno de sus integrantes por el aporte, la seriedad con la que nos comprometimos todos con el proyecto de ley que impulsamos y que pretende ser un acto de justicia con el interior del país.

El artículo 8.° es el único en el que hubo una diferencia y algunos reparos de parte del Frente Amplio al amparo de algunas opiniones recibidas de la cátedra de Derecho Laboral. Solamente a los efectos de señalar por qué aprobamos el artículo 8.°, decimos que modifica el artículo 23 de la Ley n.º 18572 y establece la segunda instancia de los procesos laborales de menor cuantía. La segunda instancia fue expresamente aceptada por el Instituto de Derecho Procesal, la Asociación de Magistrados del Uruguay y la Suprema Corte de Justicia cuando concurrieron a la comisión. Queremos recordar que cuando un trabajador gana el juicio laboral en primera instancia puede solicitar la ejecución de la sentencia, es decir, el embargo del acreedor, mientras espera el dictado de la sentencia de segunda instancia. Por esta razón también aprobamos el artículo 8.º.

Muchas gracias por la atención prestada.

SEÑORA KECHICHIAN.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA KECHICHIAN.- Señora presidenta: en primer lugar, quiero destacar la importancia que tiene la administración de justicia en un Estado democrático y de derecho, como garante no solo de los derechos, las garantías y las libertades de los individuos, sino también de las obligaciones. Por lo tanto, agradecemos al señor senador Camy que haya acercado a la comisión este proyecto de ley, puesto que el acceso a la justicia es un derecho y, como tal, todos debemos garantizarlo. La justicia tiene que ser accesible para todos los habitantes cualquiera sea el lugar donde vivan, así como su condición social y económica.

El proyecto de ley que vamos a votar hoy tiene como objetivo, entre otras cosas, hacer efectivo el derecho a la justicia, sobre todo acercándolo a las personas más vulnerables del interior del país. La concentración territorial de los juzgados en las capitales y en las ciudades más importantes atenta contra ese derecho a la justicia y contra la tutela efectiva de los derechos humanos, especialmente de aquellos que no tienen recursos para trasladarse varios kilómetros para llegar a un juzgado.

La iniciativa tiene su fundamento en el derecho internacional de los derechos humanos, como ha sido señalado. Se han desarrollado estándares para contar con recursos judiciales que resulten idóneos y efectivos para que los ciudadanos puedan reclamar por la vulneración de sus derechos.

El Pacto de San José de Rica establece la tutela judicial efectiva que se traduce en el deber estatal de crear recursos judiciales que sean sencillos, rápidos y efectivos para garantizar esos derechos. Como decía el señor senador Camy, cuando las personas tienen que transitar caminos largos para acceder a un tribunal porque está localizado lejos de su domicilio o cuando los costos del proceso son altos, el Estado no está garantizando la tutela efectiva de sus derechos.

El proyecto responde, además, a una realidad de paulatino y sistemático alejamiento de los juzgados de paz de las ciudades, de las villas, de los pueblos. Atiende reclamos concretos de muchas autoridades, de intendentes, de alcaldes, de ediles de todos los partidos políticos, de la Asociación de Magistrados del Uruguay, de la Asociación de Actuarios Judiciales, de la Asociación de Funcionarios Judiciales, del Colegio de Abogados del Uruguay; siempre hubo un reclamo permanente debido a la supresión de los juzgados de paz en ciudades, villas y pueblos. Los datos muestran que en el interior de nuestro país existían 136 juzgados y, como bien decía el señor senador Camy, 68 de ellos fueron suprimidos. Actualmente existen 67 juzgados de paz y quedó en suspenso la supresión de 20 más.

Como segundo punto quiero destacar el trabajo de la comisión, así como los aportes valiosísimos que realizaron todas las delegaciones que asistieron. Me refiero a la Asociación de Funcionarios Judiciales del Uruguay, a la Asociación de Magistrados del Uruguay, a la Asociación de Defensores de Oficio del Uruguay, a la Asociación de Actuarios Judiciales del Uruguay, al Instituto de Derecho Procesal, al propio presidente de la Suprema Corte de Justicia y al Colegio de Abogados del Uruguay. Todos, absolutamente todos, señalaron que se trataba de un muy buen proyecto de ley y que era necesario en la medida en que, como dijimos, el acceso a la justicia es un derecho que debe ser garantizado.

Por otro lado, en cierto modo, se desatendía la función en las sedes y se brindaba, por ejemplo, una tarea de asistencia al trabajo en toda la red. Me parece que hay que destacar la función social que cumplen los juzgados de paz en el interior del país, por lo que significa –creo que eso lo dijeron todos– la presencia del juez en la localidad, por la cercanía entre el conflicto y la incidencia que eso tiene, más allá de la función jurisdiccional que puede cumplir el juzgado.

Otro aspecto importante que se señalaba es el de la formación de los magistrados. El hecho de tener contacto con la diversidad de materias en las primeras etapas de la carrera también permite generar experiencia, lo que finalmente redundará en un mejor servicio.

Me gustaría destacar rápidamente algunas cuestiones que el proyecto de ley prevé y que me parecen importantes. Se establece que corresponde a la ley la creación y supresión de los juzgados; se determina la asignación de competencias y los criterios que deberán tenerse en cuenta; se dispone la itinerancia y se genera la posibilidad de que un juez atienda más de un juzgado, lo que permite que las personas estén más cerca de la sede judicial en la que se vaya a dilucidar su problema. Asimismo, se establece la conciliación previa en materia civil, salvo algunas excepciones que están establecidas por la ley; se modifica el numeral 3 del artículo 294 que establece las excepciones de conciliación previa, y se dispone que los procesos de pensión alimenticia previstos en el Código de la Niñez y la Adolescencia serán preceptivos a la conciliación previa.

A su vez, se amplían las competencias de los juzgados departamentales y se determina el emplazamiento dentro de la ciudad, villa o pueblo.

También se amplía el recurso de apelación que, según indicaba la doctora Klett, es uno de los puntos centrales. Ella decía que para cualquier abogado el recurso de apelación es el más importante, por más que no vaya a la Suprema Corte de Justicia; señalaba que es el recurso de los litigantes comunes y corrientes, y nos pareció muy interesante su participación.

En síntesis, el Frente Amplio va a votar este proyecto de ley, aunque probablemente no acompañemos el artículo 8.º porque tenemos algunas dudas al respecto. Consideramos que es una buena ley, necesaria, que acerca la justicia a la ciudadanía y a los ciudadanos que viven en el interior del país, que democratiza el acceso, mejora la calidad de los servicios y, en definitiva, otorga mayores garantías a los ciudadanos, a los individuos.

Esperamos, como se dice siempre en estos asuntos, que la falta de presupuesto –de hoy y de casi siempre– no sea un obstáculo para poder llevar adelante este proyecto de ley ya que, para nosotros, fortalece el Estado de derecho y la democracia en la medida en que busca hacer posible la tutela efectiva de los derechos a través del acceso de todos a la justicia en igualdad de condiciones.

Muchas gracias, señora presidenta.

SEÑORA ASIAÍN.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA ASIAÍN.- Muy brevemente, quiero felicitar al señor senador Camy por esta iniciativa, sobre todo por el ánimo que lo impulsó. Recuerdo perfectamente que, en la crisis del año pasado, cuando se decía que iban a desaparecer estos juzgados, él quiso reflotar la presencia del juez en cada localidad, en cada paraje, y de una manera bastante inteligente, debo decir.

¿Por qué es importante la presencia del juez en cada paraje? Porque hay circunscripciones en las que el juez hace de psicólogo, de mediador, de conciliador; es el referente, el consejero, el abogado, y también hace de juez, como él mismo decía, es el juez de cercanía. Por eso está muy bien el título; es una materia de descentralización y democratización del acceso a la administración de justicia el acercarla al justiciable.

Decía que lo había hecho de una manera bien inteligente, ampliando las competencias. Evidentemente, si los juzgados de paz del interior iban quedando sin competencias, parecía que podían quedar obsoletos. Acá, al darles una inyección de competencias –que, a su vez, alivia las de los juzgados superiores–, se blinda su existencia y, como bien decía, se cumple también con el mandato constitucional del artículo 248.

Es de destacar, no la creación de la conciliación, sino la ampliación de los supuestos. Ya existía; la conciliación previa es un mandato constitucional que el CGP recogía y, en este caso, se amplían los supuestos. En lo personal, hubiera ido por la preceptividad en todos los casos, pero de todas formas está bien la opinión de algunas autoridades académicas que optaron por dejar la posibilidad y no la preceptividad. Está bien y es un aporte de todas maneras.

La iniciativa trae más herramientas para hacer posible esa tutela jurisdiccional efectiva, derecho humano fundamental reconocido en el artículo 25 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Es un recurso sencillo y rápido para poder traer un asunto ante la justicia, que realmente la causa sea atendida y se le dé una respuesta; esto también lo prevé el CGP en el artículo 11.

Además, se cumple con el principio de inmediación, es decir, aquello de tener el contacto con el juez, el cara a cara; el día ante el tribunal también implica esto. No es lo mismo un juez que recibe un escrito y, en abstracto, analiza un caso, que ver a la persona y tener ese intercambio. Hay herramientas que lo facilitan y por supuesto que la itinerancia prevista ayuda en este sentido.

Sobre la apelabilidad de todas las sentencias, incluyendo las de la justicia laboral, quiero decir que no es que se venga a innovar, sino que se restituye y se recompone una injusticia que, a mi juicio, traía la ley de procedimientos laborales, que vedaba la posibilidad de apelar en algunos procesos. Lo primero que quiero decir es que el principio de nuestro derecho patrio siempre concibió la apelabilidad de todas las sentencias –está en el CGP, en su artículo 250–, sin que hubiera excepciones. Eso, además, es parte de la tutela jurisdiccional efectiva, pero también la Convención Americana sobre Derechos Humanos –que, ¡vaya redundancia!, habla sobre derechos humanos– lo prevé como un derecho humano en todo proceso. Me refiero a la posibilidad de recurrir todos los procesos; esa convención, en el literal h), numeral 2 de su artículo 8.º habla del «derecho de recurrir del fallo ante juez o tribunal superior».

En el Uruguay existía una circunstancia en la que eso estaba vedado para algunos procesos laborales; era una circunstancia injusta que hasta podía volverse contra personas también vulnerables, y creo que este proyecto de ley restituye este derecho humano de forma universal.

Felicito la iniciativa y con mucho gusto la acompaño.

SEÑORA BIANCHI.- ¿Me permite una interrupción, señora senadora?

SEÑORA ASIAÍN.- Con mucho gusto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Puede interrumpir la señora senadora.

SEÑORA BIANCHI.- Señora presidente: me iba a dedicar a lo que acaba de decir la senadora Asiaín.

Entendimos muy bien el objetivo cuando se fue a la abreviación de los juicios laborales y en principio nos pareció bien, pero después, con el ejercicio de la profesión, muchas veces comprobamos que al propio trabajador, por los juicios abreviados, por la limitación de los plazos, eso le jugaba en contra. En cuanto al tema de la apelación la senadora Asiaín fue bien explícita; es algo absolutamente inconstitucional que viola los tratados que hemos suscrito.

Hay algo que quiero destacar en estos breves minutos. Se trata de una cuestión que le corresponde al senador Camy, en el sentido de que buscaron el camino de resolver un problema por el lado de no exigir, en primer lugar, plata. Siempre que queremos resolver un problema lo asociamos a presupuesto. Obviamente que se necesita presupuesto, pero este proyecto es una ingeniería que realmente se planteó desde su base, y después fueron haciendo aportes todos los operadores judiciales, autoridades, catedráticos, así como todos los trabajadores que vinieron a la comisión y nos ayudaron a despejar las pocas dudas que había. La verdad es que el proyecto fue presentado muy bien desde el comienzo. En lo personal, me reconforta que los uruguayos empecemos a darnos cuenta de que no siempre plata es igual a buenos resultados. Si nos basábamos en que no había insistentemente presupuesto para los juzgados de paz, evidentemente estos se iban a seguir cerrando porque, ¿qué es lo que pasa? Además del presupuesto que lleva cada juzgado –habrá más chicos, más grandes, según su envergadura–, en realidad hay una relación desfavorable costo-beneficio. Siempre el argumento era: ¿para qué vamos a sostener un juzgado si prácticamente no tiene asuntos? Acá se fue por la vía de la ingeniería legislativa. Felicito ese camino porque es una prueba de que todo es posible si ponemos primero la capacidad de resolver los problemas y, por supuesto, después le damos el presupuesto. Es fundamental resolver las cosas por la sustancia y no solamente por el presupuesto.

Gracias, señora presidenta.

SEÑORA PRESIDENTA. Puede continuar la señora senadora Asiaín.

SEÑORA ASIAÍN.- He terminado, señora presidenta.

SEÑOR DOMENECH.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR DOMENECH.- Señora presidenta: la vida legislativa tiene también sus curiosidades porque en la Comisión de Constitución y Legislación hay por lo menos tres abogados, pero tenemos que reconocer que este proyecto respondió a la iniciativa del senador Camy, que no tiene una formación académica en el campo de lo jurídico, aunque nos ha resultado bastante leguleyo.

Esto tiene una explicación. Este proyecto, más que importancia jurídica, que la tiene, reviste una importancia política. El Uruguay se ha gobernado desde Montevideo con una mirada citadina. El país sistemáticamente ha dado la espalda al interior y al campo y nosotros hemos escuchado muchas veces –se ha dicho hasta con cierto desprecio– que habría que suprimir Gobiernos departamentales porque es necesario ahorrar gastos y centralizar las decisiones políticas. También hemos escuchado que hay que suprimir escuelas rurales porque es muy costoso mantener alguna con tres alumnos y, entonces, es más económico hacer pasar un ómnibus y llevarlos al primer centro urbano. Asimismo, hemos oído afirmar que hay que cerrar comisarías porque es preciso ahorrar y concentrar en las ciudades, donde hay mayores niveles de criminalidad. Así es que el Estado en el Uruguay –hablamos del Uruguay porque es la realidad que conocemos más, pero seguramente debe ser un fenómeno mundial– se aleja del interior de la república.

A mí me han causado particular impresión unos dichos de Enrique Iglesias, en el sentido de que el Uruguay necesita más Estado y más mercado, y no debe haber una contienda entre estos dos conceptos. Los que estamos familiarizados con el interior de la república sabemos que en la soledad del campo muchas veces lo que uno tiene es la compañía de los vecinos que trabajan para la escuela rural, que está lejos de la comisaría. Terriblemente, lo que ha sucedido en estos últimos años es que, sin darnos cuenta, hemos retaceado al interior de la república los juzgados de paz; los hemos ido vaciando de competencias porque, también en este aspecto, a veces lo económico prima sobre lo social. A veces me pregunto si este pretendido cuidado económico no termina repercutiendo, precisamente, en contra de lo económico, porque si retiro habitantes del medio rural me estoy olvidando de que los principales rubros de exportación del Uruguay son la carne, los lácteos, los granos y la celulosa, y todos provienen del medio rural, precisamente.

Por lo tanto, esta es una vuelta, un regreso a una vieja institución. A veces tenemos ánimos refundadores y decimos que vamos a cambiarlo todo. Los juzgados de paz estaban previstos en la Constitución de 1830. Volvemos a los juzgados de paz, y es un buen regreso a las fuentes y a la experiencia de los antiguos. Muchas veces, estando en el campo, pienso: ¡Qué capacidad tenía la gente de antes, que sabía por dónde tenía que mandar el alambrado, eludiendo la cañada, las piedras y las rocas! Esa gente no tenía GPS y tampoco había agrimensores. A veces hay un cierto desprecio por la historia y un cierto deslumbramiento por lo nuevo. He escuchado muchas veces aquello de que todo cambia; sí, todo cambia, pero si reconocemos las cosas en el cambio, como bien lo señaló Aristóteles, es porque tienen esencias, y estas no cambian. La justicia de paz y la justicia cercana a la gente son parte de esas esencias de la justicia: estar cerca de la gente.

Nos congratulamos por la iniciativa y por eso apoyamos este proyecto de ley que, con tanta vehemencia, entusiasmo y, diría, hasta con cierta suficiencia técnica, un no letrado ha impulsado en la Comisión de Constitución y Legislación. Ahora ha llegado al plenario, por lo que vamos a votarlo con mucha satisfacción.

Muchas gracias.

SEÑOR BOTANA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BOTANA.- Ninguno de los que ha estado en la comisión que trató la LUC y en la discusión del presupuesto nacional y de la primera rendición de cuentas olvida las permanentes intervenciones del señor senador Camy, en especial aquella de la comparecencia del presidente de la Suprema Corte de Justicia. En esa oportunidad el senador Camy reclamó fuertemente la presencia del Estado en donde debe estar, y la presencia del Poder Judicial también en donde debe estar. Recordamos también la respuesta que obtuvo, que fue justamente en el sentido de devolver a los juzgados de paz algunas de las funciones que la ley les fue quitando a lo largo del tiempo en esa suerte de priorización inmediata y absoluta de determinados temas porque se ponen de moda. Cada vez que un tema se pone de moda es historia recurrente que debe ser tratado en el máximo nivel de la justicia, cuando en realidad muchas veces lo que eso hace es debilitar la institucionalidad del Poder Judicial y la cercanía de la ley efectiva al ciudadano. También hace que esa justicia tan necesaria nunca llegue, por lo cual este proyecto tiene una doble dimensión: pone al Estado donde debe estar, pone a la justicia donde debe estar y hace que efectivamente llegue adonde debe llegar. No me refiero a la teoría ni a la idea del esquema ni tampoco estoy hablando de un planteo que termina cayendo en el defecto racional, sino que estoy mencionando la justicia, la práctica.

¿Quiénes son los que necesitan regularizar sus propiedades de modo cercano, de modo accesible? Los que no pueden viajar a otro lugar, los que no tienen tiempo, medios materiales ni recursos para hacerlo. Esos son los que más necesitan mantener regularizadas sus propiedades; esos son los que necesitan mantener en forma permanente el valor de sus cosas. ¿Quiénes son los que necesitan la resolución inmediata de los conflictos? ¡Los mismos! ¿Cuánto le cuesta al Uruguay ir dejando espacios territoriales sin resolución de conflictos –amén de las cuestiones vinculadas al estado civil, etcétera– y sin regularización de las cosas?

Por lo tanto, creo que es muy sabio este proyecto, que es la base de la devolución al Uruguay de los uruguayos de siempre, al Uruguay de nuestras mejores tradiciones y al Uruguay de todos, señora presidenta. Cuando digo «de todos» me refiero a todos, a los más alejados y no a los que chillan más fuerte porque su grito se amplifica en la montonera.

Muchas gracias, señora presidenta.

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar en general el proyecto de ley.

(Se vota).

–22 en 22. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En discusión particular.

Léase el artículo 1.°.

SEÑOR CAMY.- Pido la palabra para una moción de orden.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR CAMY.- Formulo moción en el sentido de que se suprima la lectura del articulado y se vote en bloque, desglosando el artículo 8.°.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar la moción formulada.

(Se vota).

–22 en 23. Afirmativa.

En consideración el articulado, menos el artículo 8.°.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–23 en 23. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En consideración el artículo 8.°.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–17 en 24. Afirmativa.

Queda aprobado el proyecto de ley, que se comunicará a la Cámara de Representantes.

(No se publica el texto del proyecto de ley aprobado por ser igual al considerado).

23) SOLICITUDES DE LICENCIA E INTEGRACIÓN DEL CUERPO

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una solicitud de licencia.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Montevideo, 15 de noviembre de 2022

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

Presente

 

De mi mayor consideración:

Por esta vía solicito al Cuerpo me conceda licencia, por motivos personales, el día de hoy a partir de las 14:00.

Sin otro particular, la saludo muy atentamente.

Sebastián Sabini. Senador».

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota).

–22 en 23. Afirmativa.

Se comunica que los señores Marcos Otheguy, Lucía Etcheverry, Eneida de León, Yamandú Orsi, Graciela Barrera, Aníbal Pereyra, Manuela Mutti y Gabriel Frugoni han presentado nota de desistimiento informando que por esta vez no aceptan la convocatoria a integrar el Cuerpo, por lo que queda convocado el señor Lauro Meléndez, quien ya ha prestado la promesa de estilo.

24) IMPUESTO A LAS RENTAS DE LAS ACTIVIDADES ECONÓMICAS A LA FABRICACIÓN DE MAQUINARIA AGRÍCOLA

SEÑORA PRESIDENTA.- Se pasa a considerar el asunto que figura en séptimo término del orden del día: «Proyecto de minuta de comunicación por el que se solicita al Poder Ejecutivo extender el plazo de vigencia establecido en el Decreto 346/009, por el que se exonera del impuesto a las rentas de las actividades económicas a la fabricación de maquinaria agrícola y considerar asimismo la excepción de renta al 90 %. (Carp. n.º 832/2022 - rep. n.º 559/2022)».

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión.

Tiene la palabra el miembro informante, señor senador Da Silva.

SEÑOR DA SILVA.- Señora presidenta: la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca del Senado recibió a la Cámara Uruguaya de Fabricantes de Maquinaria Agrícola, novel asociación de emprendedores, empresarios uruguayos que, atrás de la revolución agrícola generada con la siembre directa, comenzaron a perfeccionar su producción, sus productos y a diversificarse.

¿Por qué la delegación fue recibida por la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca y no por la Comisión de Industria, Energía, Comercio, Turismo y Servicios? Porque este es el típico ejemplo de derrame del sector agropecuario. No existiría la Cámara Uruguaya de Fabricantes de Maquinaria Agrícola si el sector agropecuario no estuviera derramando. Eso explica las más de cuarenta empresas que están ubicadas en los parajes más recónditos de la patria agrícola y ganadera, que dan trabajo de calidad y bien remunerado. Tal como ocurre en los estados agrícolas brasileños o en la zona núcleo de Argentina, acá también proliferan empresas que colaboran con el día a día en el trabajo del campo.

La forma de seguir manteniendo e intensificando este tipo de producción es, justamente, prorrogando la vigencia del Decreto n.º 346/009, que es el que exonera del impuesto a las rentas a estos industriales.

La Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca coincidió, de forma unánime, en que teníamos que hacer la minuta de comunicación. Debido a la etapa del año en la que estamos, la comisión nos solicitó hacer las gestiones con el subsecretario de Economía y Finanzas, contador Irastorza –cosa que hicimos–, y estamos en condiciones de informar al Senado que, más temprano que tarde ‒ojalá sea esta semana o, si no, la que viene‒, vamos a tener noticias favorables al respecto.

Ahora vamos a repetir que este es el Uruguay que poco se conoce. Para poner un ejemplo e ilustrar al Senado de la república, se puede decir que en Santa Catalina viven mil personas, de las cuales ochenta trabajan directamente en la empresa Mary SRL. El señor senador Camy hablaba de cómo se llegó a suprimir el juzgado en Santa Catalina. Pues hay ochenta personas que trabajan y tienen un oficio, que se perfecciona y se complementa ‒se debería complementar cada día más‒ con todo lo que generan, tanto la UTU en sus diversas escuelas y bachilleratos, como la UTEC.

La Cámara Uruguaya de Fabricantes de Maquinaria Agrícola abarca tanto a complementos como a maquinarias y herramientas más sofisticadas. Estamos a la par de gran parte de Sudamérica en lo que tiene que ver con tecnología y si uno analiza el listado de los productos que fabrica va a ver el corazón mismo de lo que es el trabajo en el campo, desde una zaranda para nueces pecán a artefactos muchísimo más sofisticados que, inclusive, han llegado con la tecnología robótica.

Por lo tanto, creo que hace bien el Senado con esta minuta de comunicación. Anticipamos la buena voluntad del Poder Ejecutivo que, imagino, se plasmará en estos días.

Gracias.

SEÑOR MANINI RÍOS.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR MANINI RÍOS.- Nosotros estamos totalmente de acuerdo con lo que dijo el senador preopinante.

Creemos en todo aquello que se haga en línea con el apoyo al trabajo nacional; de eso se trata. Pensamos que aquellos sectores que generan riqueza deben tener el apoyo del Estado, tal como este se lo ha dado a veces a empresas que solicitan beneficios especiales porque directamente no pueden competir o no encuentran números favorables con las condiciones económicas que tiene todo el sector productivo nacional.

Claramente, esta exoneración tributaria a la fabricación de maquinaria agrícola va alineada con las necesidades de este país: dar oxígeno, empuje y fuerza al trabajo nacional. En definitiva, eso hará que todo el Uruguay sea cada vez más capaz de transitar el camino hacia el desarrollo.

Por lo tanto, apoyamos esta iniciativa y también la hacemos nuestra.

Gracias, señora presidenta.

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase la minuta de comunicación.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «El Senado de la República solicita al Poder Ejecutivo tenga a bien considerar la posibilidad de extender, por tiempo indeterminado, el plazo de vigencia establecido en el Decreto n.º 346/009, por el que se exonera del Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas a la fabricación de maquinaria agrícola y considerar asimismo la excepción de renta al 90 % (noventa por ciento)».

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–20 en 21. Afirmativa.

Se comunicará al Poder Ejecutivo.

25) COMISIÓN PREINVESTIGADORA

SEÑORA PRESIDENTA.- De acuerdo con lo votado oportunamente, se pasa a considerar el asunto que figura en primer término del orden del día: «Informes de la comisión preinvestigadora integrada para analizar la denuncia del señor senador Jorge Gandini sobre presuntas irregularidades ocurridas en la Dirección General de Secretaría del Ministerio del Interior, entre 2010 y 2017. (Carp. n.° 834/2022 - rep. n.° 561/2022)».

SEÑORA PRESIDENTA.- En discusión.

Tiene la palabra el miembro informante en mayoría, señor senador Da Silva.

SEÑOR DA SILVA.- La comisión preinvestigadora integrada para analizar la denuncia del señor senador Jorge Gandini estudió la entidad, seriedad, oportunidad y procedencia de la denuncia y, por mayoría, decidió aconsejar al Cuerpo la constitución de una comisión investigadora que estudie a fondo las presuntas irregularidades ocurridas en la Dirección General de Secretaría del Ministerio del Interior entre 2010 y 2017. ¿Por qué, señora presidenta? Por lo humano, lo ético y lo jurídico.

El pasado viernes el señor Víctor Hernández se quedó sin verdad y sin justicia. En un país en donde la verdad y la justicia son reclamadas, Víctor Hernández, en la prescripción de la tragedia que le ocurrió, vio un elemento que le impidió hacer justicia y conocer la verdad sobre ese hecho insólito que, presuntamente, sucedió desde una propiedad del Estado uruguayo. Solo con eso, señora presidenta, la comisión investigadora tiene fundamento. Es obligación moral, ética y jurídica que el señor Víctor Hernández sepa quién fue el responsable –o los responsables– de las cosas que le ocurrieron: del cambio de vida, del trastorno y de la depresión derivados del hecho de salir de su casa por escuchar ruidos y terminar paralítico.

Los diez años que pasaron desde aquel 11 de noviembre justifican que se investigue, que el Senado de la república avance e investigue para encontrar al responsable. ¿Por qué? Porque el hecho tuvo su origen en una propiedad del Estado, de la Policía, y porque –como bien se explica en la denuncia del señor senador Gandini– existieron todo tipo de zancadillas jurídicas. Por todo eso terminamos con alguien paralítico y con un delito prescripto, cuando este es un hecho que debería avergonzar a toda la sociedad.

La denuncia, por tanto, es oportuna. La génesis de la investigación es seguir investigando. Si hay hechos de apariencia delictiva que llevan a que funcionarios policiales sean responsables de haber dejado parapléjico a un compatriota, nuestro deber es seguir investigando. Nuestro deber es que el Parlamento haga uso de sus atribuciones para dar a esa familia la paz necesaria de saber quién fue que lo llevó a esa situación tan desgraciada.

Acá, señora presidenta, no se trata de investigar a un senador por los actos cometidos siendo legislador. Eso está fuera de discusión. Estamos viendo cómo alguien que hoy es senador está absolutamente involucrado en hechos de apariencia delictiva a partir de una desgracia que la comisión investigadora se encargará de dilucidar; además, estudiará si tenía responsabilidad.

Los hechos son por todos conocidos. No vale la pena –menos a esta hora, señora presidenta– describir los episodios por todos conocidos, dados a publicidad y a la opinión pública por la familia Hernández. Precisamente, la familia Hernández, en su desesperada búsqueda de la verdad y la justicia, le hizo conocer a nuestra sociedad detalles escabrosos del padecimiento que ha vivido durante todos estos años. Eso ha llevado a enterarnos de manejos absolutamente irregulares realizados desde el Ministerio del Interior, como si la plata fuera propia. Eso ha llevado a darnos cuenta de que no solo se manejaba plata ajena como si fuera propia –plata que estaba destinada a las canastas de fin de año se manejó como si fuera de uso privado–, sino que además se otorgó, en forma absolutamente irregular, el uso de dos habitaciones del Hospital Policial, no estando el señor Hernández ni su hermano comprendidos legalmente para tal beneficio.

Esto, señora presidenta, no se trata de persecución política; no se trata de lawfare, sino de llegar a investigar circunstancias de las que como legisladores nos enteramos a través de un programa televisivo y que a todos nos ha escandalizado. No es lawfare, señora presidenta. Lawfare es una expresión para señalar que el Poder Judicial es utilizado como un actor partidario para desprestigiar la carrera política de un opositor o trabar una política pública entre muchos otros casos.

Nosotros no estamos analizando la conducta política ni las opiniones políticas del señor senador Charles Carrera en tanto en cuanto es senador. Acá nadie lo está juzgando por las denuncias que ha realizado contra este Gobierno, los pedidos de informes, las exposiciones escritas, tal o cual posición en las leyes de presupuesto, rendiciones de cuentas y demás, sino por su responsabilidad a la hora de administrar dineros públicos desde el año 2010 al 2017.

Queremos que quede claro, señora presidenta: esto no es lawfare; acá no se puede admitir ningún tipo de victimización cuando los elementos que tenemos arriba de la mesa son rotundamente claros a la hora de, por lo menos, definir como hechos de apariencia delictiva e incurrir, por lo pronto, en más de cinco delitos tipificados en los códigos respectivos.

La comisión investigadora va a investigar hechos de apariencia delictiva por fraude, desvío de fondos públicos, abuso innominado de funciones, revelación de secretos estatales, encubrimiento y, además, severas violaciones a la Ley n.º 17060, Ley Cristal-Funcionarios Públicos. Ese es, señora presidenta, el ámbito de esta comisión que imaginamos y que pretendemos llegue a la verdad para que le dé paz y tranquilidad a la familia Hernández. Que se sepa con meridiana claridad quiénes fueron los responsables de ese cambio tan drástico, dramático en su vida, sin comerla ni beberla y que hoy tenga que seguir con este tema.

Señora presidenta: nosotros somos de los que tienen discernimiento objetivo a la hora de criticar o de defender los hechos reñidos con todo tipo de normas éticas, jurídicas y políticas. Lo que pasó entre 2010 y 2017 estuvo mal, señora presidenta. ¡Estuvo mal! Es inexplicable que alguien haya hecho y dicho lo que dijo el hoy señor senador Charles Carrera. ¡Está mal, señora presidenta! Nosotros no hacemos un sacramento de aquella frase infeliz que dice que ser de izquierda no es ser corrupto y que si es corrupto no es de izquierda; nosotros hacemos de la objetividad y del discernimiento la calificación para definir tal o cual cosa. Eso es lo que pretendemos hacer, señora presidenta, en la comisión investigadora e ir hasta el fondo para que la impunidad no le gane en Uruguay a plenos valores democráticos.

Muchas gracias.

SEÑOR RUBIO.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR RUBIO.- Gracias, señora presidenta.

A fin de esclarecer hechos desgraciados que han sucedido en nuestro país, si se hubiera optado, como se hizo, por la vía judicial, agregando un proceso más que el punto de vista judicial a los existentes –que, me parece, eran cuatro; el senador denunciante los ha descrito con prolijidad, yo los enumeré–, si se hubiera tomado ese camino, uno estaría a lo que decida el Poder Judicial en el marco de la independencia de poderes.

Ahora bien, lo que acá se está procurando no es esperar a lo que suceda en la vía judicial que, en su última etapa, se desencadena a propósito de una denuncia formulada por el ministro Heber en 2022, sino que se está proponiendo, en forma simultánea, el desarrollo de una comisión investigadora sobre los mismos asuntos. Si se hubiera optado por un camino, tendríamos un juicio sobre los propósitos, pero al adoptar dos caminos en forma paralela sobre los mismos asuntos –pues se van a realizar en forma reservada en la fiscalía testimonios e indagatorias y, a su vez, se propone que las mismas cuestiones sean consideradas en una comisión investigadora–, el juicio cambia radicalmente. La dinámica de las comisiones investigadoras –desde, por ejemplo, la comisión investigadora que a la salida de la dictadura investigó el asesinato de Michelini y de Gutiérrez Ruiz en adelante– hace que sea extremadamente difícil –y prácticamente nunca ha sucedido– que se mantenga la reserva acerca de los asuntos y todos lo demás. Entonces, la coexistencia de ambas cuestiones ocasiona problemas muy grandes en cuanto a la independencia de poderes y a la eficacia con relación al desarrollo de los procesos judiciales. ¡Este es el tema central! Entonces, cuando el senador preopinante dice que acá no hay lawfare, persecución política ni nada, en realidad, no me resulta muy creíble en la medida en que se llevó adelante la opción desencadenando estos mecanismos.

Acá, según el relato del miembro denunciante, el ministro Heber se enteró de esta situación en una recorrida por La Paloma en enero de 2022 y luego resuelve tomar diversas iniciativas a las que me voy a referir después. Como consecuencia del análisis de todo esto, el miembro denunciante solicita que se investiguen las actuaciones del aquel entonces director general de Secretaría y actual senador Charles Carrera. A su vez, el informe en mayoría sostiene prácticamente lo mismo y cita más normas en referencia a la propia conducta y ámbito de competencia del hoy senador de la república, doctor Charles Carrera, peticionando al Parlamento la conformación de una comisión investigadora. O sea que el objetivo de la comisión investigadora es esclarecer cuestiones, pero fundamentalmente determinar cuál es la situación del entonces director general de Secretaría.

Nos parece, por razones constitucionales y legales, que seguir ambos caminos resulta contraproducente, totalmente inadecuado y tiene otros alcances políticos. En realidad, si consideramos el artículo 120 de la Constitución de la república, que genera las comisiones investigadoras, y la Ley n.º 16698, que lo reglamenta, sucede que el artículo 8.º establece claramente que las comisiones investigadoras no pueden incursionar en terrenos de otros poderes u órganos. Es decir, está reafirmando el principio de separación de poderes.

Ahora bien, si consideramos que existe la posibilidad –primero quiero despejar este aspecto– que el senador Carrera podría ser juzgado en su calidad de senador, no hay manera, porque el artículo 28 de esa ley establece el procedimiento correcto. Concretamente dice: «Si de la investigación resultare la presunción de la existencia de delitos la Comisión aconsejará el pase de los antecedentes a la Justicia Penal, a los efectos pertinentes». Esta ha sido la lógica de la historia parlamentaria con alguna excepción totalmente atípica. Las comisiones investigadoras investigan y ponen los antecedentes, si lo consideran conveniente, ante sede penal o hacen una denuncia penal, pero no simultáneamente. Uno de los pocos casos que recuerdo que sucedió de esta manera es el que acaba de acontecer en la Cámara de Representantes, donde la bancada de diputados del Frente Amplio entendió que era absolutamente irregular y carente de garantías que el miembro acusado se convirtiera en el miembro acusador en el mismo acto dentro de la misma comisión, tratando de imputar a la aquí presente, senadora Kechichian, y a otros compañeros, determinado tipo de cuestiones. Luego la justicia dijo que no tenían absolutamente nada que ver. Entonces, por falta de garantías se decidió llevar ante la justicia penal las acusaciones realizadas dentro del Ministerio de Turismo por otro miembro de la coalición de gobierno al ministro del momento. Luego la lógica ha sido esta otra, la del artículo 28.

Entonces, quiero despejar este tema y decir que, en realidad, si se trata del senador Charles Carrera por su condición de senador –cosa que creo que no está planteada–, en realidad habría que ir por el juicio político, que tiene otros requisitos y cuestiones muy importantes a resolver. El juicio político se hace apelando a la nómina que establece el artículo 93, donde está incluido el presidente de la república, entre otros, y que se debe hacer debido a la violación de la Constitución –lo aclaró el doctor Risso el otro día– u otros delitos graves.

Ahora bien, esto está siendo investigado por el Poder Judicial, por lo cual se podría llegar incluso al ridículo de que el Parlamento entendiera una cosa desde el punto de vista del juicio político y luego el Poder Judicial exonere a la persona, por lo que entraríamos en una contradicción increíble de poderes. La segunda posibilidad es apelar al desafuero, pero para ello debe venir un pedido del Poder Judicial, lo que no ocurre en este caso. Lo tercero es que fuera por desarreglo de conducta, lo que realmente no está planteado.

Por lo tanto, hay que apelar al artículo 27, que habla de la posibilidad de responsabilizar a los ministros –lo que no ocurre aquí porque no está en calidad de ministro– o de hacer cumplir las leyes para el juicio político.

En consecuencia, creo que no hay que ir por este camino. Lo que se viene imputando en realidad tiene que ver con un punto de partida sobre el que debe expedirse el Poder Judicial. Todo esto está prolijamente detallado en el informe que realizó el senador Gandini, en cuanto a cuáles son los juicios y en qué situación están. Lo que sucedió fue que el ministro Heber realizó este año una denuncia –vino y lo comunicó acá el 24 de agosto en la Comisión Especial de Seguridad Pública y Convivencia– que tiene serios problemas de inexactitudes de diversa naturaleza. Sobre eso tendrá que expedirse la justicia. Yo me voy a referir a lo que pude deducir de la concurrencia del señor ministro, quien dice que no tomó la decisión, sino que firmó, pero en la denuncia la abogada Carbajal dice que lo hizo de acuerdo con la orden superior impartida por el señor ministro, o sea, tomó la iniciativa. El ministro Heber tomó la iniciativa y realizó una denuncia por abuso de funciones, que está en el lugar que en todo caso debe estar, es decir, en delitos complejos. En ese ámbito se están haciendo reuniones y el senador Charles Carrera ha concurrido, así como otras personas. Es allí, entonces, donde se está desarrollando el escenario más importante. El ministro Heber dijo al mismo tiempo que se enteró de que existía una grabación. En realidad, el problema no es si el ministro Heber se enteró, sino si el ministerio se enteró. Esa grabación a la que se refiere está en otro juicio que realizaron los señores Hernández en 2016. Es decir que desde ese año el ministerio tenía conocimiento de esto y había contestado que era por daños y perjuicios y que, en caso de perder, iba a computar, a cobrar a los ganadores todo lo que se había gastado en el Hospital Policial y en materia de tiques. Quiere decir que era público y transparente y no se trataba de que acá se haya ocultado algo o de que alguien se haya llevado un dinero para no sé dónde. Esa situación no está planteada.

Entonces, el señor ministro Heber se equivocó con relación a esto en la manera que lo relata. Además, no tiene en cuenta lo que se dice en la respuesta de 2016: esto fue un acto institucional. ¡Acá hubo una decisión institucional! Uno puede estar de acuerdo o no con esa decisión institucional que, en última instancia, lo determinará, desde el punto de vista jurídico y de su regularidad o no, el Poder Judicial. ¡Acá hay una decisión institucional! Hubo una decisión institucional trasmitida al señor senador Carrera dada la situación planteada y las demandas realizadas de que se hiciera algo, no solo por parte de organizaciones de derechos humanos, sino también por algún legislador muy relevante del partido de gobierno, precisamente del departamento de Rocha. Así fue que se decidió en el ministerio que esta persona fuera internada en el Hospital Policial, luego de estar en el Hospital de Clínicas, y se le dieran esos tiques en forma de apoyo. En aquel momento el ministerio entendió que esto era una acción humanitaria.

Entonces, en el relato que se hace creo que no se tienen en cuenta algunos otros elementos como las características del Hospital Policial, las excepciones que tiene y los lugares que da en materia de posibilidades. Además, no hubo una investigación administrativa en el Ministerio del Interior cuando el ministro Heber recibe desde Rocha la convocatoria de la fiscalía de Rocha –que es otro juicio– por la cual se acusaba de abuso de funciones; entonces, él decide preguntar al área jurídica y hacer una denuncia ante delitos complejos. Básicamente, a mi entender, después de haber examinado la documentación, esta es la situación que se dio.

Ahora bien: ¿qué tiene que hacer el Senado? ¿Seguir el curso de esta argumentación que se ha dado en el sentido de que como el delito primario –que fue a parar al juzgado letrado de Rocha– de lesiones gravísimas, prescribió en estos días, el Senado tendría que aprobar y desarrollar la acción de una comisión investigadora? A mí me parece que hacer esto antes de que se pronuncie el Poder Judicial en el lugar donde se está investigando, no tiene ningún sustento, es efectista desde el punto de vista de la trasmisión a la opinión pública y no tiene fundamento real. Esto es como querer resucitar un juicio que se realizó, pero que lamentablemente no se pudieron esclarecer los hechos en el lugar y la investigación tuvo resultados cero. Esta es la realidad: hubiéramos deseado que fuera un resultado que encontrara a los culpables de esta situación. El problema es que, realizada la investigación por el Poder Judicial, no se pudo llegar a ese resultado. Sí había una convicción –y creo que el senador Carrera, en aquel momento director general de Secretaría, participaba de ella– en el sentido de que, por la configuración de los hechos, tenía que haber alguna responsabilidad y el origen era la práctica de tiro que se estaba realizando en la casa del subcomisario de La Paloma. Entonces, frente a esta situación, ante el fracaso en la investigación desde el punto de vista penal y la demanda por el hecho de que desgraciadamente una persona resultara herida y quedara imposibilitada físicamente por la bala calibre 22 que salió de un lugar presumible pero no verificado, se toman las decisiones posteriores. Entiendo que esas decisiones las tiene que juzgar quien corresponda y que no tiene sentido político que nosotros seamos quienes montemos, en este momento, una comisión investigadora para que desempeñe las mismas funciones del Poder Judicial, pero con mucho menos poderes. Debemos recordar –y acá hay responsabilidades políticas del pasado– que las comisiones investigadoras tenían poderes limitados y que dos grandes senadores como Gonzalo Aguirre y José Korzeniak, durante el Gobierno de Lacalle Herrera, hicieron un formidable proyecto de ley que fue aprobado por ambas cámaras y convertido en ley, pero cuyos artículos esenciales fueron vetados por el doctor Lacalle Herrera. Fue así como, luego de eso, las comisiones investigadoras quedaron con menos poderes que los que tenían originalmente, antes de la tentativa de reforma. Las comisiones investigadoras no tienen determinadas facultades que son claves para, por ejemplo, convocar a privados y que estén obligados a comparecer. Este es un problema de estas comisiones investigadoras y, en consecuencia –no quiero extenderme porque esta sesión va a llevar bastante tiempo; de hecho, ya ha durado bastante–, desde mi punto de vista, todo lo que se ha dicho y lo que se puso arriba de la mesa en la comisión preinvestigadora está en manos de la Fiscalía Penal de Delitos Económicos y Complejos.

Por lo tanto, seguir el camino que se nos propone resulta estéril y, en los hechos, vulnera la separación de poderes. Además, introduce un escenario de presión política, algo que es inconveniente, más en circunstancias en las cuales se ha hecho una crítica implacable a miembros del Poder Judicial o del sistema judicial y, fundamentalmente, a las fiscalías, que han sido muy castigadas en estos últimos tiempos. Esto ha llevado a enojosas circunstancias, enfrentamientos, aclaraciones y no aclaraciones y demás, justamente con el senador que tiene la iniciativa y la lleva a este órgano para constituir una comisión investigadora. Eso es inapropiado; en el país hay una discusión política que tiene que ver con las funciones de la fiscalía, con si tiene que haber un fiscal general o deben ser más. Se dan una serie de situaciones. Además, por diversos lados aparecen críticas porque a mucha gente no le gustan los pronunciamientos del Poder Judicial. A nosotros también nos ha sucedido, pero a pesar de no estar de acuerdo los acatamos porque todos respetamos la separación de poderes en el Uruguay. Creo que esto no solo no tiene sentido, sino que es altamente inconveniente. Además, desatar un proceso judicial máximo que se agregue a los anteriores sobre el senador Carrera, en simultáneo con una comisión investigadora que tiene por centro a dicho senador, objetivamente constituye un hecho de persecución política. Si después, pronunciado el Poder Judicial, tenemos una configuración de situación distinta, examinaremos en este órgano la nueva situación, pero no es el momento de adelantarnos a los acontecimientos y adoptar esta decisión. Creo que en el fondo hay un problema de diferencia política sobre las decisiones institucionales.

En nuestra bancada estamos muy convencidos –no es una opinión personal– de que hay que ser muy cuidadosos con las decisiones y las relaciones institucionales. Por lo tanto, sería un muy mal paso de parte del Senado de la república generar esta situación, porque permanentemente va a dar lugar a una actividad política de declaraciones y contradeclaraciones que van a constituir un escenario muy molesto –para decirlo de una manera menor– para el Poder Judicial.

En consecuencia, señora presidenta, proponemos que el Senado, por razones de oportunidad y de no procedencia, desestime la moción que propone el nombramiento de una comisión investigadora en este ámbito.

Muchas gracias.

SEÑOR LANZ.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR LANZ.- Señora presidenta: fuimos convocados para integrar una comisión preinvestigadora a raíz de una denuncia que hizo llegar a la Mesa, a la Presidencia, el senador Gandini.

La comisión preinvestigadora se constituyó y, en primer lugar, escuchó a quien eleva la denuncia, al senador Gandini, con sus argumentos. Del trabajo de la comisión preinvestigadora surgieron dos informes: uno en mayoría y otro en minoría. Nosotros somos firmantes del informe en mayoría porque entendimos que existía seriedad en cuanto a la presentación de la denuncia y creo que en esto todos coincidimos. Como bien dijo el senador Rubio, se trata de una situación que todos los uruguayos conocemos y que es lamentable.

Todos conocemos en profundidad los hechos y no nos vamos a referir puntualmente a ellos, pero los tendríamos que colocar en dos capítulos: hechos denunciados por un ciudadano víctima de un disparo –que quedó parapléjico y se encuentra en una circunstancia económica dificultosa que todos conocemos– y hechos que derivaron en decisiones de la Administración pública en recientes investigaciones administrativas que se están cursando.

Por tanto, entendemos que la denuncia que recibimos por parte del miembro denunciante reviste esas condiciones y que es de extrema gravedad en cuanto a su contenido.

Por otro lado, accedimos al informe en minoría del senador Rubio y estamos absolutamente convencidos de que incursiona por donde se critica, es decir, por la persecución política. Allí se hace referencia a juicios políticos, a la condición de exdirector general y a que esa persona hoy reviste la condición de senador de la república, pero en ningún lugar de la denuncia originaria se señala la condición del senador de la república. Sí se mencionan las denuncias, algunas de las cuales provienen del 2016; como bien decía el senador Rubio, por lo menos la denuncia original recientemente fue archivada. Por lo tanto, entendemos que gran parte del informe en minoría incursiona en un terreno por el que nadie lo está haciendo. Se elabora toda una teoría, toda una hipótesis de hechos que el miembro denunciante no señala.

En la denuncia se mencionan hechos objetivos, cuestiones conocidas por todos los uruguayos y asuntos del orden administrativo, en los que entendemos que el Senado de la república tiene que avanzar. Como lo decíamos en la comisión preinvestigadora –figura en la versión taquigráfica; allí se lo señalábamos al senador Rubio y él, de alguna forma, lo mencionaba hoy‒ no es la primera vez que el Senado, el Parlamento nacional o algún otro cuerpo legislativo se dispone a investigar en forma paralela lo que está investigando la justicia. Es más, cuestionar la pertinencia de avanzar en una comisión investigadora por cómo eso pueda repercutir en el ámbito de la justicia es cuestionar la Justicia. Aquí hay una clara separación de poderes.

Entendemos que son legítimos los obrados en cuanto a las denuncias, las investigaciones administrativas y toda la normativa presumiblemente violentada, y también es absolutamente legítimo, porque este es un tema de conocimiento público y de sensibilidad pública, que el Senado de la república avance, investigue y convoque a funcionarios públicos, que sí tienen obligación de concurrir a la comisión investigadora para dar testimonio de muchos hechos sobre los que todavía hay dudas. Las investigaciones administrativas pueden incursionar en una senda y, sin lugar a duda, el Senado de la república ‒repito, legítimamente‒ puede hacerlo por otra, convocando a funcionarios para que se pronuncien.

Por tanto, creemos en la oportunidad, la seriedad, el mérito y la entidad de la denuncia, que reviste un tenor de gravedad, y entendemos que el Senado de la república tiene que ocuparse y seguir adelante. No podemos distraernos, más allá de que la denuncia originaria prescribió el pasado viernes y fue archivada porque no se encontró ningún tipo de pruebas. Sin lugar a duda, el Senado de la república y la propia comisión investigadora podrán avanzar en develar una tragedia y cuestiones que para la opinión pública no han cerrado, que no tienen explicación. Esa función no colisiona con las actuaciones de la justicia.

Por otro lado, tenemos que precisar que en la denuncia que se hace llegar a la comisión preinvestigadora no se personaliza ni hay un señalamiento exclusivo, en primer lugar, a un senador de la república. Hay un señalamiento a un exjerarca que hoy reviste la condición de senador de república. En un anexo, en el que creo que hay que detenerse muy literalmente, también se habla de parte de los funcionarios involucrados. Acá no se está persiguiendo políticamente a alguien, sino que se están investigando hechos que no han cerrado y sobre los que legítimamente, reitero, el Senado de la república puede y tiene que avanzar.

Señora presidenta: ante nuevos hechos, nuevas acciones administrativas y nuevas denuncias, se configura una situación sobre la que el Senado, a través de esa comisión investigadora, puede avanzar en su esclarecimiento. Como decíamos al principio y compartimos con el señor senador Rubio, realmente ha sido un tema lamentable y pocas veces visto en la Administración pública. Quien administra y está en lugares de decisión en la Administración pública se tiene que hacer responsable; los funcionarios públicos deben ser responsables de sus actos y en este sentido es que el Senado de la república pretende avanzar.

Así que, a nuestro juicio, están dadas las condiciones para sugerir, de acuerdo con el informe en mayoría, la conformación de una comisión investigadora, sin profundizar en los hechos, como lo ha hecho el señor senador Rubio. Entendemos que esta comisión investigadora va a tener el espacio, el tiempo y la oportunidad para poder profundizar y aclarar acontecimientos que realmente han sido lamentables.

Muchas gracias, señora presidenta.

26) SUBSIDIO CONSAGRADO EN EL ARTÍCULO 5.º DE LA LEY N.º 15900

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase la nota que hizo llegar el exsenador Danilo Astori.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (José Pedro Montero).- «Montevideo, 15 de noviembre de 2022

Señora presidenta de la Cámara de Senadores

Beatriz Argimón

 

De mi mayor consideración:

A través de la presente solicito que se me otorgue –a partir de la fecha– el subsidio correspondiente, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 77, numeral 10, de la Constitución de la república.

Sin otro particular, saludo a usted muy atentamente.

Cr. Danilo Astori».

SEÑORA PRESIDENTA.- De conformidad con lo que establece el numeral 10 del artículo 77 de la Constitución de la república, corresponde poner a votación la autorización para el cobro del subsidio establecido por la Ley n.º 15900.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–29 en 29. Afirmativa. UNANIMIDAD.

27) COMISIÓN PREINVESTIGADORA

SEÑORA PRESIDENTA.- Continúa el tratamiento del asunto en discusión.

SEÑOR GANDINI.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR GANDINI.- Señora presidenta: llego a este Cuerpo a presentar una denuncia que no se me escapa que debe ser manejada con prudencia por la delicadeza que el tema puede generar en sus efectos más colaterales. Así que, con la seriedad y el tono debido, antes que nada quiero referirme al informe que ha hecho la minoría y a algunas manifestaciones que se han vertido en sala.

No tengo el honor de compartir el informe que en minoría ha hecho el señor senador Enrique Rubio. De constituirse la comisión investigadora, vamos a demostrar que no todo está investigándose en la justicia y que hay hechos de apariencia delictiva que no han llegado a ella.

Vamos a demostrar que hay investigaciones necesarias sobre ilicitudes, sobre decisiones ilegítimas y sobre ilegalidades que no necesariamente pueden constituir delito, pero sí apartamiento de leyes que obligan a los funcionarios públicos.

Vamos a demostrar que la justicia ha agotado algunos procedimientos sin llegar a ninguna conclusión y que, sin embargo, ello no inhabilita al Cuerpo a echar claridad sobre los hechos generadores.

Vamos a demostrar que nuestra labor, como siempre lo hacemos en este Cuerpo, no implica presionar a la justicia, que debe tener la independencia y la madurez necesarias para actuar más allá de lo que se diga en los ámbitos políticos; de lo contrario, sería imposible interpelar o tener debates parlamentarios, públicos y en la prensa. Estos días han sido muy ilustrativos en asuntos que la justicia investiga y sobre los que todos los días se pronuncia el sistema político, y voy a ahorrar al Cuerpo mencionarlos.

Vamos a demostrar que lo apropiado es investigar y lo inapropiado sería no hacerlo. Aquí ejercemos una función de representación y son nuestros representados los que nos piden avanzar echando luz sobre asuntos que tomaron conocimiento público a partir de investigaciones periodísticas y que han impactado en la sensibilidad popular. Entonces, corresponde al Cuerpo –porque es oportuno y pertinente– llevar a cabo la investigación desde el marco jurídico que nos regula.

Vamos a dejar muy claro que la separación de poderes ampara los roles que tiene cada uno de los poderes. Sin perjuicio de lo que deba hacer la justicia en su ámbito de actuación –la penal, la civil o la administrativa son diversas y cada una tiene su ámbito–, el sistema político tiene el suyo; acá también hay cuestiones políticas a dilucidar.

Vamos a aclarar que rechazamos, antes que nada, la adjudicación de responsabilidades en el sentido de que detrás de esta acción legítima y parlamentaria existe un interés o una intención de persecución política a un senador de la república en sus funciones. Todos nosotros, más de una vez, hemos recibido cuestionamientos y críticas que hemos sabido sobrellevar y convivir con ellas. Esto se hace en el ámbito estrictamente legal y constitucional, y eso en ningún caso puede ser motivo de adjudicación de intenciones, como se ha hecho.

Quiero empezar despejando cuestiones jurídicas.

El informe en minoría se sustenta, a mi juicio, en bases equivocadas. El error comienza por el título que define el informe en minoría. Como podemos ver en el repartido, se titula: comisión investigadora sobre el senador Charles Carrera. Ese no es el objeto de la comisión investigadora que se propone. En el orden del día figura como «Informes de la comisión preinvestigadora […] sobre presuntas irregularidades ocurridas en la Dirección General de Secretaría del Ministerio del Interior, entre 2010 y 2017». Se propone investigar irregularidades sucedidas en un lapso acotado.

Asimismo, en el primer párrafo de la denuncia que le dirijo a la presidenta del Cuerpo dice: «… a efectos que analice, valore y se pronuncie en relación a las múltiples irregularidades ocurridas durante la gestión» –no dice «por»– «del hoy Senador de la República Dr. Charles Carrera en la Dirección General de Secretaría del Ministerio del Interior - año 2010 a 2017».

El capítulo IV del documento redondea la denuncia diciendo: «En función de lo expuesto, vengo a solicitar se forme una Comisión con fines de investigación […], en relación a la gestión del entonces Director General de Secretaría del Ministerio del Interior […], incluyendo los hechos» –y los describe– «ocurridos a partir del 11 de noviembre de 2012 en La Paloma, el uso abusivo e indebido de los servicios de sanidad policial, el desvío de fondos públicos con fines ilegales, así como otras irregularidades acontecidas en el mismo período, que se irán probando en el transcurso de la investigación».

El objeto encuadra perfectamente en lo previsto en el artículo 12 de la Ley n.° 16698, que dice: «Las Comisiones previstas por el artículo 120 de la Constitución tienen los siguientes cometidos:

A) Investigar situaciones» –como las que acabamos de relatar– «que se consideren ilícitas o irregulares, a los efectos de asesorar al Cuerpo respecto al ejercicio de los poderes jurídicos de control administrativo o» –no «y»– «la promoción de un juicio político». La palabra clave es «situaciones», que es lo que venimos a investigar.

A continuación, el artículo 13 establece: «Las investigaciones practicadas por estas Comisiones pueden alcanzar a hechos delictivos (artículo 66 de la Constitución), pero al solo efecto de ejercer poderes jurídicos de control administrativo» –reitero: «al solo efecto»– «o de hacer efectiva la responsabilidad político-penal de los funcionarios pasibles de juicio político». Las expresiones claves aquí son «ejercer poderes jurídicos de control administrativo o de hacer efectiva la responsabilidad político-penal».

El inciso primero del artículo 15 expresa: «La actividad administrativa del Poder Ejecutivo, incluso la desarrollada en cumplimiento de un acto de gobierno, puede ser objeto de investigación».

Si quieren, borramos todo lo demás y nos quedamos con el artículo 15, que es residual, pero clarísimo: «La actividad administrativa del Poder Ejecutivo, incluso la desarrollada en cumplimiento de un acto de gobierno, puede ser objeto de investigación». Es clarísimo.

Por último, el artículo 28 establece: «Si de la investigación resultare la presunción de la existencia de delitos la Comisión aconsejará el pase de los antecedentes a la Justicia Penal, a los efectos pertinentes».

Con todo respeto digo que todas las otras consideraciones que hace el informe en minoría están de más. El análisis jurídico del informe en minoría no procede al caso en análisis. Es más, en algunos aspectos puedo compartirlo, pero no procede. Esta comisión no es para investigar al senador Charles Carrera, ni siquiera es para investigar al exdirector general de Secretaría del Ministerio del Interior, senador Charles Carrera, sino que es para investigar situaciones, hechos irregulares, algunos de ellos con apariencia delictiva, acontecidos durante la gestión del entonces director general Charles Carrera.

¿Puede estar involucrada la conducta del director general? Sí, claro que puede estar involucrada, pero también la del director del Hospital Policial, el doctor Anzalone, la de la directora de Asuntos Internos de aquel tiempo, la del señor subdirector del Hospital Policial, la del tesorero del ministerio, la del comisario Marcos Martínez –desde cuya casa salió el disparo– y, eventualmente, de otros funcionarios.

Es más, el propio senador Charles Carrera adjudicó la orden al entonces ministro Eduardo Bonomi y a una decisión política. Lo afirmó en la prensa el 11 de agosto de este año, aunque no hemos encontrado nada que involucre al exministro Bonomi en alguna orden dada para llevar adelante esos hechos de apariencia irregular.

¡Por eso hay que investigar! Incluso por esas declaraciones. No investigamos personas, investigamos hechos. Si los hechos tienen apariencia delictiva, se denunciarán o agregarán a la justicia.

También hay que aclarar que no todos los hechos irregulares que se denuncian son de apariencia delictiva. Existen algunos de apariencia ilícita o ilegal y otros que aparentan encuadrar en apartamientos de lo dispuesto por la Ley n.º 17060 –la conocida Ley Cristal–, cuando en su artículo 3.º define la corrupción, que no es delito en nuestro país. Son delitos las conductas que implican corrupción, pero la corrupción como tal está definida en la llamada Ley Cristal.

Otros hechos aparentan conductas reñidas con las normas de ética, a las que legalmente están obligados los funcionarios públicos, principalmente los jerarcas con responsabilidad de dirección.

A nuestro juicio se violó la Ley n.º 19823 –por la que se declara de interés general el Código de Ética de la Función Pública– que en su artículo 7 establece que los funcionarios públicos deben evitar conductas que importen abuso, exceso o desviación de poder, mientras que su artículo 8 los obliga a respetar y cumplir la Constitución y las leyes, así como abstenerse de actuar si lo que se le ordena es contrario al derecho. En análogo sentido, el Decreto n.º 30/003 refiere a normas de conducta en la función pública. Acá no estamos hablando de delitos, pero es obligación de los funcionarios públicos, y más la de los jerarcas, observar las normas de la llamada Ley Cristal y las de la ética en la función pública.

Si hubo decisiones políticas, estas deben ajustarse a derecho, no pueden violar la ley ni ser ilegítimas, como en este caso. ¡Lo político no está sobre lo jurídico en un Estado de derecho!

Aquí, en sala, se habló de que esto fue un acto institucional. No puede haber un acto institucional reñido con el derecho. No podemos tomar decisiones políticas –nosotros, aquí– que sean contrarias a la Constitución o a otras leyes. Podemos modificar la ley, pero no la podemos violar.

Quien tiene responsabilidades de gobierno debe cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes; esto es, claramente, lo que, a mi juicio, no ocurrió en este caso.

El informe en minoría, que refiere exclusivamente a la forma y en ningún caso al fondo de la denuncia que yo hago, que se concentra en aspectos jurídicos respecto a su procedencia sin rebatir uno solo de los hechos denunciados, termina con esta frase: «Por las consideraciones realizadas se aconseja al Cuerpo considerar no procedente, no pertinente, la formación de la comisión investigadora que se propone, en virtud del marco normativo que nos rige». Acabo de decir que me parece que parte de una base equivocada. No estamos investigando al senador Charles Carrera; estamos investigando hechos, pero allí el informe concluye centrado exclusivamente en consideraciones formales.

SEÑOR RUBIO.- ¿Me permite una interrupción, señor senador?

SEÑOR GANDINI.- Con mucho gusto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Puede interrumpir el señor senador Rubio.

SEÑOR RUBIO.- Lo que induce, en todo caso, a seria confusión es que en su alegato, en el capítulo IV, «Denuncia y solicitud», dice: «En función de lo expuesto, vengo a solicitar se forme una Comisión con fines de investigación […] en relación a la gestión del entonces Director General de Secretaría del Ministerio del Interior (período 2010-2017), hoy Senador de la República Dr. Charles Carrera, incluyendo los hechos ocurridos a partir del 11 de noviembre de 2012…».

El centro es la gestión del senador Charles Carrera; obviamente, no puede dejar de considerar el contexto de los hechos sucedidos a partir de 2011 y a los que yo califiqué –y creo que todos compartimos– como desgraciados, sea cual fuere el origen.

A eso me refería.

Gracias, señor senador.

SEÑORA PRESIDENTA.- Puede continuar el señor senador Gandini.

SEÑOR GANDINI.- Gracias, señora presidenta.

Sin ánimo de aludir, precisamente esta aclaración que hace el señor senador Rubio reafirma lo que estoy diciendo: se investigan hechos ocurridos durante una gestión, no se investiga al senador Charles Carrera.

Como venía diciendo en el informe, no se niegan ni desmienten los hechos ni las situaciones planteadas, ni siquiera se las pretende justificar. El informe termina refiriéndose, en todo su texto y exclusivamente, a cuestiones formales; en ningún momento se detiene a explicar por qué no se debe investigar, por qué no se debe saber todo, más aún cuando las razones formales esgrimidas, a mi juicio, no proceden. ¿Por qué no deberíamos investigar las irregularidades descritas en la denuncia?

Finalizado el informe se agrega un apéndice. No sé bien qué es un apéndice, pero en lenguaje popular es una extensión de algo inútil. Supongamos que es un anexo, en realidad, que abunda en consideraciones políticas tan legítimas como subjetivas. Acusa y atribuye intenciones, pero tampoco fundamenta razones que justifiquen no investigar.

Ya no es el informe, es el anexo, pero tampoco se refiere al fondo del asunto. De todos modos, vale la pena detenerse en algunas cuestiones mencionadas en el apéndice, en sala y en la prensa.

La primera –y esta es la única referencia que hace el apéndice– tiene que ver con que no es correcto que existan autorizaciones especiales para internar civiles en el Hospital Policial. La normativa vigente regula todas las situaciones, incluidas las especiales, y en ningún lugar aparecen los civiles, los jerarcas civiles ni sus parientes. Solo son policías, algunos de sus familiares y autorizaciones especiales para situaciones excepcionales, pero siempre relacionadas con funcionarios policiales o sus vínculos familiares. Por dar ejemplos, la esposa de un policía que se está haciendo un tratamiento largo en el transcurso de este se divorcia y pierde la condición de pariente; bueno, excepcionalmente se concluye. En el caso del policía o la policía que está en proceso de adopción de un hijo, este no es hijo legalmente, pero el Hospital Policial, por autorizaciones especiales, acepta tratarlo como tal. Esas son las autorizaciones especiales y están todas reguladas en la normativa.

En la investigadora demostraremos que no hay ingresos como policías, como subalternos ni como oficiales por el sistema informático previsto para el ingreso. O sea que, cuando un civil ingresa, no se le otorga por defecto, por el sistema informático, el cargo policial ni mucho menos un grado. ¡No es cierto eso!

También demostraremos que el señor Hernández ingresó el 24 de julio de 2013 sin ninguna calidad policial. Lo hizo como no usuario, de modo irregular y fue registrado varios meses después: el 3 de enero del 2014, después de sus vacaciones en La Paloma, adonde fue trasladado en vehículo oficial. Volvió el 3 de enero y ahí se lo ingresó como oficial de la Policía. Ahí aparece como oficial subayudante por primera vez, aunque en los meses previos había estado internado en el 5.º piso y había recibido una cantidad de prestaciones.

Demostraremos que esto se hizo a conciencia y en conocimiento del director general por su orden y con la firma del director del Hospital Policial, que resistió a la orden antes de acatarla. La grabación que presenta en juicio civil la familia Hernández lo acredita con claridad y contundencia en los dichos del propio director general y en el tono de las advertencias allí realizadas. En su defensa y para explicar este acto, no ajustado a derecho –esto lo dice también el señor senador Carrera–, el abogado del señor senador Charles Carrera, doctor Juan Manuel González, dijo a La Diaria el 28 de agosto de este año –lo que sigue va entre comillas–: «El director nacional de Sanidad Policial está facultado a dar autorizaciones especiales para tratamientos y esto “es algo muy usual”».

El mismo día, el señor senador Charles Carrera expresó en su cuenta de Twitter: «Todas las autoridades y familiares directos se atendían en el Hospital Policial». Estas afirmaciones, que pretenden justificar la decisión de internar al señor Hernández y a su hermano en el Hospital Policial, lejos de justificarla abren nuevamente interrogantes y obligan a investigar el uso abusivo e ilegal del Hospital Policial por parte de jerarcas civiles, sus familiares y asistentes –sin derecho a usar esas instalaciones y servicios–, el acceso a medicamentos, consultas y análisis de laboratorio, entre otros, y en qué calidad fueron ingresados al hospital y por orden de quién o quiénes.

Esto no está en ninguna investigación. Surge de las explicaciones que recientemente da el propio señor senador Charles Carrera. Resulta que esto era que todas las autoridades, familiares directos, se atendían en el Hospital Policial. ¡¿Cómo es eso?! ¿Por qué personas que tienen cobertura en otros prestadores del Sistema Nacional Integrado de Salud –eligen uno público o uno privado–, que reciben en sus salarios descuentos por concepto de Fonasa y no aportan el 4 % al Hospital Policial, lo usan para recibir allí sus prestaciones? ¿Por qué quieren el Hospital Policial y no la mutualista? Son casos nuevos, no investigados, que pondremos en conocimiento de la comisión en su momento.

En segundo lugar, en declaraciones públicas recientes se ha fundamentado la solidaridad, la internación indebida del señor Hernández en el Hospital Policial. ¿Por qué? Por solidaridad. La solidaridad es un acto humanitario muy valioso, que requiere generosidad, desprendimiento y esfuerzo en beneficio de otro u otros que necesitan una mano. La solidaridad supone ayudar sin ningún otro interés subalterno. Eso es lo que hace el Sunca cuando dona horas para levantar la casa de alguien que la perdió. Eso hacen los uruguayos con la Teletón. Eso hace el que levanta a un caído o asiste a un enfermo. El Estado brinda servicios solidarios permanentemente, en múltiples políticas públicas o respuestas sociales, pero siempre amparado por la ley. El ministro de Vivienda y Ordenamiento Territorial no sale a la calle, ve a alguien y dice: «Denle una casa». Hacerlo con dinero, recursos o bienes ajenos y fuera de la ley se parece más al abuso o a la apropiación indebida que a la solidaridad bien entendida.

La solidaridad con el señor Hernández pudo haberse ejercido con dinero propio de quien quiso hacerlo, con lo recaudado en una colecta pública o, lo que es más lógico, haciendo gestiones ante el Mides, el Banco de Previsión Social o ASSE para que lo atendieran dentro de la ley y lo internaran, en todo caso, en un hospital del que puede ser su prestador. Nunca se debe abusar del poder que detentan algunos funcionarios para usar, por humanitario que sea, recursos públicos violando la ley, desviando fondos públicos, utilizando las instalaciones de un hospital que solo usan y financian los policías.

En tercer término, con el mismo argumento de la solidaridad se fundamenta ahora la entrega de tiques alimentación durante cuatro años a razón de $ 20.000 por mes. Se dijo que había una bolsa de tiques que no se usaban. El 7 de setiembre de este año el señor senador Carrera dijo en el programa Más temprano que tarde que quedaban sobrantes de tiques alimentación que se utilizaban para cubrir necesidades del organismo. Así lo explicaba. No es verdad; la canasta de fin de año tiene origen legal en la Ley n.º 18172, que establece los montos y los escalafones de los incisos 02 al 15 del presupuesto nacional que tendrán derecho a percibirlo. Tiene un único fin, ¡ese!, la canasta de fin de año de los funcionarios policiales de los escalafones que están definidos en la ley y tiene un monto que va de media base de prestación a dos bases de prestaciones. Cuanto más bajo el salario, más alta la prestación. ¡Ningún otro fin tiene! Y no es una bolsa, sino una partida presupuestal que se afecta hasta lo autorizado y, si sobra, se devuelve al final del ejercicio a rentas generales, como lo dispone la normativa. Además, no fue un sobrante de fin de año cuando se pagaba la canasta. Fue un pago mensual durante cuatro años. ¡Es mucha plata y mucho tiempo para ser un sobrante! ¿Cómo iban a saber en enero que al final del año iba a sobrar? Los funcionarios policiales de menor salario cobraban en 2013 el monto máximo, $ 5906 una vez al año, equivalente a dos BPC. Al señor Hernández se le pagaron $ 240.000 por año en partidas mensuales de $ 20.000, equivalentes, en 2013, a un salario de agente policial y a USD 1000. Usarlo para otros fines no está previsto por la ley y hacerlo, además, por montos excesivos es un claro desvío de fondos públicos, ilegal, ilegítimo y arbitrario. Usarlo como una bolsa para tapar agujeros, como dijo en la prensa el hoy señor senador Charles Carrera, es aún más grave, porque quiere decir que era un lugar del que se manoteaba ¡vaya a saber para qué fines! Por eso hay que investigar y tampoco está en la justicia.

En cuarto lugar, la supuesta solidaridad con el señor Hernández y su familia se fundamenta finalmente en la responsabilidad del Ministerio del Interior en el hecho del 11 de noviembre de 2011 que lo dejó paralítico. El señor senador Carrera en el mencionado programa del 7 de setiembre decía lo siguiente: «La responsabilidad del disparo salió de la casa, de una casa donde había un funcionario del Estado, el comisario del pueblo. Era una persona que tenía que dar tranquilidad a ese pueblo y estaba haciendo una fiesta con civiles, con policías en actividad y policías retirados. En determinado momento comenzaron tiro al blanco y le impacta a esta persona que era vecino. […] Por suerte no es común que el comisario del pueblo haga fiestas los sábados de noche, se emborrache, lleve mujeres, invite a civiles y termine con tiro al blanco impactando al vecino». ¡Fíjense lo que dice el hoy señor senador Carrera!

Sin embargo, cuando era director general, después de incitar a la familia Hernández a demandar civilmente a su propio ministerio –ofreciéndole, incluso, facilitarle el expediente con tal fin– contradijo con hechos estas declaraciones públicas actuales y negó la supuesta responsabilidad del ministerio, lo que hoy justifica como solidaridad. Hoy dice: «Se hizo porque era solidario», pero cuando era director del ministerio negó en el juicio la relación causal del origen no probado de la bala y las lesiones gravísimas del señor Víctor Hernández.

El ministerio dijo ante la justicia que no se probó que la bala salió de la casa del comisario. Con ese argumento le ganó el juicio y privó al señor Hernández de la única solidaridad legal posible a la que pudo haber tenido derecho. En aquel momento, el director general entendía que no había responsabilidad del ministerio porque no estaba probado que la bala hubiera salido de allí. Ahora nos dice que nunca tuvo dudas de la responsabilidad del ministerio y por eso fue solidario –ilegalmente solidario, claro–, pero en aquel momento, ante la justicia, con hechos y no declaraciones, estaba convencido de lo contrario y así lo sostuvo en los tribunales.

Cabe aclarar, de paso, que nunca hubo una investigación en el ministerio por los hechos del 11 de noviembre ni sanción al comisario, que se emborrachó, hizo una fiesta con mujeres, funcionarios policiales, retirados, civiles y terminó con tiro al blanco. Las únicas dos investigaciones que hubo fueron las siguientes. La primera fue por omisión de asistencia al señor Víctor Hernández, porque ya se sabe que, una vez que terminó herido, apagaron las luces, apagaron la música, se metieron para adentro de la casa y bajaron las cortinas; de allí no salió nadie. Hay declaraciones de los que fueron a la justicia y dijeron que se le informó al comisario y este respondió: «No estoy en servicio». Entonces, no atendió y el de la comisaría que está al lado tampoco asistió. ¡A la una de la mañana llegó la ambulancia!

La segunda investigación fue porque un rifle calibre 22 que estaba en la comisaría desapareció unas semanas antes, cuando el subcomisario ejercía el cargo de comisario. Nunca declaró la desaparición, nunca apareció ese rifle y su calibre coincide con el de la bala que hirió a Víctor Hernández. En el primer caso le dieron dos meses de suspensión; en este, diez días de multa. El hecho nunca se investigó. Ese hecho, que fue tan grave, en el que estaban con mujeres y tiraban, nunca se investigó.

En quinto lugar, se dice que todo esto está en la justicia. Ya sabemos que los hechos del 11 de noviembre del 2012 prescribieron el viernes pasado.

(Suena el timbre indicador del tiempo).

SEÑOR BOTANA.- Formulo moción para que se prorrogue el tiempo de que dispone el orador.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar la moción formulada.

(Se vota).

–24 en 27. Afirmativa.

Puede continuar el señor senador.

SEÑOR GANDINI.- Gracias al Cuerpo.

Decía que los hechos del 11 de noviembre prescribieron el viernes. Lo que relatábamos anteriormente quedó impune. Podríamos saber quién disparó y hasta quiénes fueron coautores o encubridores del delito, pero ya nunca podremos sancionarlos.

Transcurrieron diez años sin resultado alguno. El señor senador Carrera sabrá por qué dijo a El Espectador que hubo encubrimiento de la policía y por eso nunca se averiguó nada.

Víctor Hernández quedó paralítico; el delito quedará impune y el delincuente sin castigo, pero el Parlamento puede y debe averiguar. Ya no está en la justicia el hecho generador. Por lo tanto, eso tampoco es excusa. ¿Y si averiguamos podremos condenar a alguien? No, pero a lo mejor podremos explicarnos por qué pasó todo lo demás, por qué pasó todo lo que pasó. En realidad, vamos averiguando lo que pasó, pero lo que no podemos entender todavía es por qué.

Además, como se ha dicho, hay otros hechos nuevos con apariencia de irregularidades delictivas en el uso abusivo e indebido del Hospital Policial por parte de civiles que no tienen derecho a su uso ni a sus prestaciones y servicios. También hay un uso indebido de la partida de la canasta de fin de año como una bolsa dirigida a fines no legales. Con estos hechos se verá claramente, cuando se investigue, que la solidaridad no servirá de argumento ni de excusa.

Aportaremos información, en su momento –no vamos a hacerlo acá porque no queremos agregar nombres de personas, ya que no es el momento ni el lugar–, y con ella se verá que la solidaridad no podrá, ni siquiera, usarse de excusa.

Por último, queremos referirnos a la decisión que el Frente Amplio ha comunicado en la comisión preinvestigadora de no participar. Yo tengo esperanzas de que esta postura sea revisada. Sigo creyendo que es un error político y estratégico de la oposición, pero lo hace en el uso de su independencia política lógica. Lo relevante para el Cuerpo es que la inasistencia implicaría un desconocimiento de la institucionalidad parlamentaria que, aunque no sería novedad en esta legislatura, profundizaría un quiebre en el tradicional relacionamiento parlamentario.

En mi caso, me ha tocado estar en la oposición; me ha tocado estar en el gobierno, y siempre he integrado toda comisión investigadora, aunque no la haya votado. De hecho, normalmente, siempre que se votó en esta o en la otra cámara, lo hice, nos tocara estar del lado que nos tocara porque investigar es aportar transparencia y el que no quiere investigar da la sensación de que algo quiere esconder. Así que siempre es bueno transparentar.

Cada vez que se quiere convocar a un ministro, votamos la interpelación o el llamado, venimos a sala y opinamos. Fíjese, señora presidenta, ¿qué pasaría si, convocado un ministro con más de once votos, que es lo que requiere la Constitución para hacerlo, el ministro no viniera? Fíjese, señora presidenta, que podría suceder que la oposición convocara a un ministro y que él no viniera. Bueno, la bancada mayoritaria resolvería respaldar su actitud de desconocimiento y punto, ¿pero y el derecho de la oposición? Punto. Hagan lo que quieran, pero votamos, se levantan las manos, tenemos mayoría, el ministro no viene y respaldamos su accionar. ¿Se podría hacer eso? Se podría. ¿Se ha hecho alguna vez? Nunca. Once votos es lo que establece la Constitución para que la oposición pueda convocar a un ministro y así lo hace, el ministro viene y los legisladores venimos. ¿Por qué no investigar? Pero, si se resuelve investigar por la mayoría, ¿por qué no asistir? Es, como se dijo acá, una incoherencia con sus propias prácticas.

Se acaba de poner el ejemplo de que el año pasado, en la Cámara de Representantes, el Frente Amplio presentó una denuncia. El 27 de agosto, la preinvestigadora aprobó por unanimidad –reitero: por unanimidad– la creación de dicha comisión, el 8 de setiembre, por 96 votos en 96 en la Cámara de Representantes. La comisión se reunió recién el 21 de setiembre, pero el 16 de setiembre ‒una semana antes‒, por razones que no vienen al caso, el Frente Amplio presentó denuncia penal por los mismos hechos que denunció la Cámara de Representantes.

La comisión comenzó a sesionar, reitero, el 21 de setiembre con la presencia de todos sus miembros y los hechos ya estaban en la justicia. Podrá decirse que era típico. Sí, ¿pero y la separación de poderes? ¿Y la presión en la justicia? ¿Y lo indebido de investigar una cosa al mismo tiempo? ¿Y aquello de que se puede llegar a una conclusión de un lado y a una diferente del otro? Sin embargo, ese no fue el razonamiento que operó; operó el institucional, el que debe regir. Lo que se debería hacer es ir a la investigadora y demostrar allí que las cosas que estamos diciendo tienen un justificativo porque, de lo contrario, van a darle los justificativos a la prensa, pero no a la comisión y hay que darlos en la comisión. Entonces, el que convoquemos tendrá la oportunidad de comparecer ante la comisión y aportar una prueba o dar un testimonio y demostrar que lo que se dice no es correcto.

Se ha dicho en la prensa que hay normas que habilitan excepcionalmente a que un civil, a que un jerarca o a que un pariente de este se atienda en el Hospital Policial. Bueno, que vengan y presenten la documentación correspondiente porque este es el lugar en el que hay que hacerlo. Cuando nosotros lo denunciemos lo van a sacar en Búsqueda o en La Diaria. Eso es lo que le hace mal al sistema porque callados no se van a quedar. De lo contrario, el señor senador Charles Carrera no tendría quién lo defendiera y supongo que sus compañeros van a querer defenderlo. ¿Dónde van a hacerlo si no es en la comisión?

Entonces, creo que lo saludable para el Cuerpo, señora presidenta, es integrar una comisión investigadora con representantes de todos los partidos políticos y dilucidar allí el calibre de los hechos que yo califico de irregulares, de apariencia delictiva e ilegal y, luego, establecer si merece denuncia o si deben agregarse a la investigación penal y, en última instancia, será la justicia la que establezca responsabilidades, no este Cuerpo.

Nosotros podremos establecer responsabilidades políticas, apartamientos de las normas de la ética –que nos obligan a todos– o de las normas de conducta a las que nos obliga la Ley Cristal, pero no juzgaremos penalmente a nadie. No somos un tribunal, pero podemos aportar luz sobre los hechos y, a lo mejor, hacer un poco de justicia al menos moral.

Debo recordar que está pendiente un juicio civil de la familia Hernández contra el Estado. En primera instancia lo perdieron por los argumentos que acabo de explicar, pero volvieron a presentarlo ahora por hecho propio, dado que entienden que el Ministerio del Interior confesó su responsabilidad al darle la asistencia que mencionábamos. No sabemos si lo ganará. Probablemente, si sigue sin demostrarse que la bala salió de la casa del comisario, sea muy difícil que lo ganen, y no tendrán reparación de la justicia penal ni de la civil.

Por lo tanto, corresponde que este Cuerpo haga su aporte, y que lo realice con la mayor honestidad posible.

Muchas gracias, señora presidenta.

SEÑORA BARRERA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA BARRERA.- Muchas gracias, señora presidenta.

Como creo que todos los aquí presentes somos seres humanos, me pregunto si es verdad esto a lo que estamos asistiendo hoy. Como la señora presidenta sabe, en el 2009 perdí a mi hijo Alejandro, víctima de la delincuencia. Nadie se imagina lo que era buscar ayuda en esa época, pues los cambios se dieron a partir del derrotero que adoptamos los familiares. Los años 2009, 2010 y 2011 fueron muy difíciles.

¿Recuerda, señora presidenta, cuando usted era panelista del programa Esta boca es mía y nosotros fuimos buscando ayuda? No lo recuerda, pero allí la conocí.

Me parece un sueño el hecho de que hoy estemos aquí debido a que se ayudó a una víctima. ¡Qué falta de empatía! En aquellos días difíciles a nadie le importaba lo que sufrían las víctimas; nos miraban como diciendo: «A mí no me va a pasar». Entonces, si el señor senador Charles Carrera, en su función de aquel entonces, ayudó a alguien, deberíamos decir: «¡Qué bien! No le dio vuelta la cara, como muchos lo hicieron».

Recuerdo que un señor parlamentario de ese momento, hoy ministro, a quien fuimos a pedirle ayuda para un chico que, víctima de una rapiña, había quedado paralítico, nos dijo que estuviéramos atentos a los cupos para personas discapacitadas a los efectos de que pudiera conseguir trabajo y, sin más, nos cerró la puerta.

De esta forma, podría decirle, como en esos años, que muchas veces lo único que se quiere de las víctimas de la delincuencia es usarlas por el rédito político. Lo que somos las personas, ¿no? Se le da una mano a alguien y, después de sacar rédito, se enchastra. No solo eso, sino que, además, se le consigue un puesto de trabajo en una intendencia.

En definitiva, señora presidenta, he luchado desde el 2009 por que las víctimas dejen de ser un objeto para pasar a ser un sujeto de derecho. Sin embargo, hoy escucho cómo se juzga a una persona que se puso en el lugar de la víctima y le tendió su mano. ¡Siento vergüenza de quienes quieren tapar hechos del presente utilizando a las víctimas!

Hace años, un correligionario suyo le dijo a mi nuera y a mí que no dejáramos que nos usaran políticamente, pero hoy estoy asistiendo a eso. Ese muchacho que mencioné anteriormente –a quien el hoy ministro, cuando era legislador, le cerró la puerta en la cara– trabajaba en una farmacia que fue rapiñada en 2006. Le pegaron un tiro en la espalda y quedó en silla de ruedas. Ese chico se operó y lo ayudó todo el barrio. Se hicieron colectas y festivales; estuvo meses, años internado, entrando y saliendo del Banco de Seguros del Estado. Cuando estuvo un poco mejor pero aún tenía una sonda puesta, atada su bolsita a la silla de ruedas, se lo veía por las calles del barrio haciendo de repartidor de esa farmacia. Partía el alma verlo, señora presidenta, pero tenía un hijo pequeño y debía darle de comer. Era una víctima de la delincuencia; no importaba. ¡Nadie se ponía en los zapatos del otro! Si el Banco de Previsión Social le daba una pensión, no podría trabajar nunca más. Él se sentía útil, era joven, rondaba los treinta años.

Cuando la persona que hoy este Parlamento quiere juzgar se entera de lo que le ocurre, habla con el entonces ministro Bonomi, le explica la situación y ese chico hace feliz todo el papeleo que necesitaba para un ingreso, espera que lo llamen y hoy, señora presidenta, es policía administrativo, queridísimo por todos sus compañeros y feliz porque pudo demostrarle a su hijo y a todo el barrio que la lucha no era en vano, y salió adelante. Sigue en su silla de ruedas, pero hoy ríe y canta. Ese trabajo le demostró que aún era útil; le devolvió la felicidad.

Por esto y por muchas cosas más, me parece ilógico estar viviendo lo que sucede hoy acá. Mejor sería preocuparnos todos juntos por buscar soluciones para que existan menos familias que sufran, para que las cárceles sean dignas y rehabilitadoras, para que la cantidad impresionante de casos de tuberculosis que hay en las cárceles puedan bajar, para que los niños no tengan su alimento en una olla popular, para enseñarles que un libro es mejor que un revólver y que la droga los saca un ratito del triste vivir que tienen, pero después la realidad es cada vez más fea.

Esto es lo que quisiera que tratáramos, no juzgar a una persona que sintió empatía por el prójimo. ¡Por favor, señoras y señores senadores! ¡Esto es lamentable!

Muchas gracias, señora presidenta.

SEÑORA NANE.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA NANE.- Señora presidenta: el tema que hoy se propone de crear una comisión investigadora está en la órbita de la justicia. Punto. Acá debería terminar mi intervención, pero no es así porque este hecho es uno más de otros tantos y, por esa razón, hay que hablar un poco más para poner las cosas en contexto.

Utilizar al Estado para perseguir a opositores es una forma de ir minando a la democracia. Lamentablemente, esto se ha ido convirtiendo en un procedimiento habitual en este gobierno. Tanto al Parlamento como a la Justicia han llegado denuncias a sindicatos, periodistas y dirigentes políticos opositores, contra todo lo que se mueva en oposición a ciertos intereses que, por cierto, hay que reconocer que son variados. En esa variedad fueron contra el anterior Directorio del Inefop. ¿Qué encontraron? El informe dice que «analizadas las actuaciones cumplidas en su totalidad, se concluye que no existe mérito a posteriores actuaciones al respecto». Luego, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social subraya: «… corresponde disponer la clausura y el archivo de las presentes actuaciones». Es decir, acusaciones en vano, al grito.

También fueron contra el exintendente de Maldonado. ¡Pagaron las auditorías con fondos públicos! Hicieron la auditoría con la misma empresa que certificó que el déficit que tenía la Intendencia de Maldonado era la mitad que el real, cosa que después demostró el Tribunal de Cuentas. ¿Y qué encontraron? Nada. Fueron contra la señora senadora Kechichian y contra Liberoff a cazar brujas de nuevo. ¿Y qué encontraron? Nada.

Asimismo, van por la intendenta de Montevideo; lo han hecho varias veces. En ese afán persecutorio, llegaron al ridículo de pedir un juicio político en el que no están de acuerdo ni siquiera los que lo pidieron.

Tienen, señora presidenta, una gran bolsa de nada. Nada les importó: si era o no verdad lo que decían; si eran acusaciones vacías; si eran fuegos de artificio para distraer la atención de las situaciones que involucran, un día sí y otro también, a las autoridades del Gobierno. Nada les importó, una y otra vez, y ahora tampoco. No íbamos a esperar otra cosa.

Andan acusando al grito, porque gobernar se les ha hecho complicado. Estaban preparados para gobernar, pero en vez de preocuparse por reducir la pobreza y el hambre, persiguen a los vecinos organizados en las ollas populares. Sacan las asignaciones familiares a las familias pobres, pero a su vez la asistencia es no obligatoria, para que no se note tanto lo que está pasando en la educación. Entonces, el humo que pretenden generar con estas persecuciones no va a tapar que las reformas trascendentales que están haciendo son todas a espaldas de la gente.

Acusan, difaman, se llevan todo puesto, porque creen que están en su derecho. Pasa, un día sí y otro también, que confunden pasión con violencia política, y todo el tiempo descalifican, sin la más mínima consideración y compromiso de quien representa algo que le trasciende, porque nadie acá se representa a sí mismo.

Nos meten en tiempos de campaña electoral antes de tiempo y hacen construcción de personajes, perfiles.

SEÑORA PRESIDENTA.- Señora senadora: si le parece, vamos a ir al tema en consideración.

SEÑORA NANE.- La idea es ver con qué pedacito de poder se quedan, y a eso le llaman voluntad popular. Desdibujan figuras importantes de la historia de este país. Las banalizan, las hacen banderas, las citan, se las apropian.

SEÑORA PRESIDENTA.- Por favor, señora senadora, está fuera de tema. Estamos limitados por el Reglamento.

SEÑORA NANE.- Muchas gracias, señora presidenta.

Es triste que esta sea la acción política que ofrecerá la coalición a este pueblo vapuleado por lo que están haciendo mal y por lo que no están haciendo.

Desde el Frente Amplio, esta fuerza política constructora de democracia, no vamos a cejar en el esfuerzo de construir más democracia, más transparencia y más garantía de derechos para todos los uruguayos.

A este Gobierno le está costando bastante ser transparente.

SEÑORA PRESIDENTA.- No quisiera cortar su intervención, señora senadora. Tengo la potestad y no lo voy a hacer porque la respeto mucho. Le voy a pedir concentrarnos en el tema de la comisión preinvestigadora y en el informe.

SEÑORA NANE.- Estoy haciendo contexto, señora presidenta. Muy amable.

SEÑORA PRESIDENTA.- Lo que está diciendo no tiene nada que ver con el contexto.

SEÑORA NANE.- Mientras pasa un corso de acusaciones frente a nuestros ojos, el Gobierno está ocupado en desacreditar opositores y dirigir las baterías del Estado a la persecución política.

El informe en minoría fundamenta en forma clarísima y sin usar hipótesis –como se dijo por ahí–, con fundamento jurídico sólido, que este es un asunto en el que no corresponde esta comisión que hoy se propone al pleno, porque atenta claramente contra el principio de separación de poderes, contra las garantías del debido proceso, y establece un elemento más de presión sobre el Poder Judicial y la Fiscalía General de la Nación. Ni hablar de las apreciaciones que algunos señores legisladores han hecho sobre ambas instituciones.

Por lo tanto, y en honor a la brevedad, porque no es un tema para mucho más, es que esta bancada no se va a prestar a otro circo. Que jueguen al circo los que tengan vocación de payasos.

Gracias, señora presidenta.

SEÑORA PRESIDENTA.- La verdad, señora senadora, es que le pediría que la última frase usted la retirara, por el bien de lo que es el intercambio en este Senado.

(Dialogados).

–No dialoguen.

Es una exhortación a lo que tiene que ver con el relacionamiento y las posiciones que debemos respetarnos los unos de los otros. No me parece que esté a la altura de lo que un debate en esta cámara merece, y usted es una digna representante, que respeto mucho.

SEÑORA NANE.- Hemos escuchado acusaciones a presidentes de otros países sobre cosas bastante más graves, señora presidenta. Lo único que hice fue una metáfora, así que me mantengo en lo que dije.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- Bien. Dejemos la metáfora, si es su voluntad, señora senadora.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Señora presidenta: entendemos que la sesión de hoy para generar una comisión investigadora no corresponde. No es que no le haga bien al Partido Nacional o a la coalición de gobierno, no le hace bien a la credibilidad de las instituciones democráticas; estamos convencidos de esto. Ir por este camino puede hacer pensar a la ciudadanía: «Si los legisladores actúan mal, ¿por qué yo voy a actuar bien?». Eso no le hace bien a la democracia misma porque se pierde eso tan importante que es la credibilidad en el sistema político. El artículo 120 de la Constitución, en su reglamentación, nos dice para qué se hacen las comisiones investigadoras. Además, estamos hablando de alguien que hoy es senador y que ejerció un cargo que no era de ministro ni de presidente de la república, y el artículo 93 de la Constitución detalla a quiénes pueden acusarse de su violación o de otros delitos graves: miembros de ambas cámaras, presidente de la república, vicepresidente, ministros, integrantes de la Suprema Corte de Justicia, Tribunal de lo Contencioso Administrativo, Tribunal de Cuentas, Corte Electoral. Quienes ocupan esos cargos pueden ser acusados por sus actuaciones en esos cargos y sin exceder el límite de su mandato. Entonces, que hoy estemos juzgando a alguien por una acción de hace tiempo, que no fue en este Senado, es algo que realmente no corresponde. Cada cual sabrá las intenciones que tiene y por qué lo hace, pero deben reconocer que da para pensar que hay otras intenciones que no son realmente las de juzgar.

Se ha hecho como un entrevero: que es por Charles Carrera, que no es por Charles Carrera. Sin embargo, el mismo senador que decía que estamos mal cuando señalamos que es una acusación contra Charles Carrera dijo: «¿Quién va a defender a Charles Carrera en la comisión investigadora?». O sea que, en realidad, se reconoce que la acusación sí es directamente contra nuestro compañero, hoy senador, Charles Carrera.

También señalamos que el tema está en la justicia. No se trata de que aquellos hechos de hace seis años hoy prescribieron porque pasó el tiempo. El tema es que el ministro Heber hizo una denuncia. Acá hay dos cosas: está el Poder Ejecutivo haciendo una denuncia y el Poder Legislativo haciendo otra denuncia. Se supone que el Poder Legislativo, entre otras cosas, está para controlar al Poder Ejecutivo. Sin embargo, en esto trabajan en conjunto el Poder Ejecutivo con el Poder Legislativo, cuando lo que correspondería es que uno le marcara los límites al otro.

Estuvo mal también el ministro Heber –porque, como se dijo aquí, la abogada Carbajal dijo que la denuncia se hacía por orden del ministro– al no hacer una investigación que acreditara por qué hace la denuncia penal y sin el derecho a la defensa que tiene cualquier funcionario. Al compañero Charles Carrera no se le dio derecho a la defensa. Directamente se decidió hacer la denuncia y punto. No se hizo una investigación administrativa, a la que tiene derecho cualquier funcionario, sino que directamente, sin darle tiempo a que hiciera los descargos correspondientes, se lo denunció. Por eso decimos que el hecho de llevar adelante esta investigadora, cuando se instrumente, es una forma de presión también al Poder Judicial, porque se va a estar llamando a los mismos involucrados y no se va a respetar esa independencia que debería tener para que pueda trabajar tranquila la justicia.

En cuanto al contenido de las denuncias –más allá de lo que la compañera Barrera explicaba–, se habla de desvío de fondos públicos, cuando esto tiene que ver con una persona que se apropia de dinero y en este caso eso evidentemente no ocurrió. Además, estas autorizaciones especiales tenían que ver con una decisión ministerial que entendió, en su momento, que estaba bien que se pudieran atender allí, específicamente por este caso, pero quizás también por otros, dado que allí se comprendía al Hospital Policial.

(Ocupa la presidencia el señor Pablo Lanz).

–Por todo esto, creemos que acá lo que se quiere es castigar a un senador de la oposición que ha sido muy crítico con este Gobierno y que ha llevado adelante muchas denuncias. Además, se sabía que desde hace seis años estaba esta denuncia presentada por el damnificado. Por supuesto que compartimos totalmente que es algo humanamente muy triste lo que padeció, pero esto se lleva adelante como castigo, porque se entiende que esta es una oportunidad. Se eligió el momento. Estamos convencidos internamente de que esto se sabía, pero las manifestaciones públicas salen a la luz justamente en un momento en el que hay muchas irregularidades establecidas, reconocidas, así como muchos temas muy serios, como estas reformas a las que hacía referencia la señora senadora Nane. En particular, la reforma de la educación me preocupa muchísimo. Es decir que a pesar de que esto se sabía hace mucho, se elige este momento para acusar a nuestro compañero senador Carrera.

Creemos que esto no le hace bien, como dije al principio, al sistema democrático. Nos parece que quedamos muy mal parados, pero por lo menos nosotros podemos eximirnos de esa responsabilidad, porque son otros los que están llevando adelante esto, que no nos parece bueno ni sano.

SEÑOR COUTINHO.- ¿Me permite una interrupción, señora senadora?

SEÑORA DELLA VENTURA.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE (Pablo Lanz).- Puede interrumpir el señor senador.

SEÑOR COUTINHO.- ¿Qué le pasa a este Senado? La verdad es que no salgo de mi asombro, de mi sorpresa. Por suerte, tengo la oportunidad y la posibilidad de estar en mi tercer período en este Cuerpo. Esta es mi tercera experiencia en el Senado de la república. La verdad es que no puedo creer algunas cosas que estamos viviendo en esta sala, donde hay legisladores electos, que representamos a un país que es ejemplo. En mi caso durante muchísimos años me tocó ser oposición y trabajé muchísimo en proyectos de ley que no íbamos a votar o con los que estábamos en desacuerdo, para intentar mejorarlos, para intentar aportar, para intentar tener debates a la altura de lo que requiere este recinto.

Hoy estuvimos despidiendo a Astori porque presentó renuncia. Hace no tanto tiempo ocurrió lo mismo con el doctor Sanguinetti, con el expresidente Mujica, con Lucía Topolansky. Es decir, despedimos a varios actores políticos que estuvieron representándonos en esta sala, en un país donde podemos convivir con nuestras diferencias, con nuestras discusiones. ¿Tenemos que llegar a este nivel de expresiones? ¿Cuál es el futuro de los próximos dos años y medio del Senado de la república si hoy estamos en esta situación, si hoy nos decimos estas cosas, si hoy estamos trabajando de esta manera? La verdad, señor presidente, es que no lo sé.

Acá hay opiniones a favor y en contra. ¿Nadie puede expresar su posición a favor o en contra exponiendo argumentos y sin tener que llegar a tratar a unos u otros de la manera en que se los trata? Hay gente que está convencida de que hay que crear algo; hay gente que está convencida de que no, y lo está argumentando, ¿pero tenemos que ir al barro? ¿Tenemos que tratarnos de esta manera quienes estamos todos los días en estos contextos?

Repito: esta es mi tercera experiencia en el Senado y realmente quiero trasmitir de la mejor manera lo que siento. ¿Es tan grave pensar de diferentes maneras? A mí no me gusta muchas veces que interpelen a un ministro de mi Gobierno.

(Suena el timbre indicador del tiempo).

–¿Me permite otra interrupción, señora senadora?

SEÑORA DELLA VENTURA.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE (Pablo Lanz).- Puede continuar, señor senador Coutinho.

SEÑOR COUTINHO.- Está previsto hasta en la Constitución que con once legisladores se puede llamar a una interpelación y así generar los intercambios que se puedan crear. Hemos votado que sí, que vengan a sala. He sido oposición y he estado del otro lado en ese contexto. También se puede llamar a comisión a las diferentes autoridades. ¿Les parece poco saludable que vengan a las comisiones los ministros y los integrantes del Ejecutivo a expresarse? ¿Es una acusación? ¿Es algo que está mal? Es parte de la democracia y parte del Senado discrepar en todos los aspectos con las exposiciones que se hacen en la media hora previa, y se votan como gesto político. Uno está acá escuchando los argumentos de quienes trabajaron en la preinvestigadora y no entiende cómo se llega a ese contexto. Además, nadie se merece que lo traten, por estar acá escuchando, evaluando o viendo qué va a suceder, de la manera en que nos estamos tratando en este recinto.

Lo que más me preocupa es el futuro, y por eso intervengo. Cada uno tiene que corregir en esos aspectos. Nosotros lo hablamos en la coalición. Hay veces que hemos utilizado algunos que otros tonos y lo hablamos para que eso no suceda, pero no podemos avalar todo porque uno desde un lugar dijo algo y otro, del otro lado, cree que está bien lo que expresó, porque de esa manera nos vamos partiendo y no aportamos a lo que tenemos que trabajar o encarar.

Por lo tanto, no en vano pedí esta interrupción para al menos trasmitir mi experiencia. Con humildad lo digo: de todos los que estamos acá, soy el que tiene la posibilidad de estar por tercera vez consecutiva en forma directa en el Senado. De verdad me dejó sorprendido lo que está pasando en este Senado y la manera en la que estamos tratando o discutiendo algunos que otros temas.

Gracias y disculpe, señora senadora, por la interrupción.

SEÑOR PRESIDENTE (Pablo Lanz).- Puede continuar la señora senadora Della Ventura.

SEÑORA DELLA VENTURA.- Siempre concedo las interrupciones, señor senador.

Simplemente, quiero dejar constancia de que, por lo que sé, cuando se interpelaba en nuestros Gobiernos –lo que era muy frecuente– nuestros ministros también concurrían. Es algo que se ha hecho siempre y no hubo excepciones. Hago la aclaración porque se dijo que podían no venir, pero en otras épocas también venían los ministros a las interpelaciones cuando se votaban por once miembros del Cuerpo.

En cuanto al tono, tratamos de decir las cosas con el mayor respeto, pero es lo que pensamos y a veces es necesario decir lo que uno piensa, por un tema de honestidad intelectual, como decía más temprano. Creemos que esto que se está haciendo hoy, en cuanto a crear una comisión investigadora, también es único. Consideramos que no ha habido otra de estas características. Entonces, quizás es por eso que antes no se había dado y ahora sí.

SEÑOR COUTINHO.- Pido la palabra para una aclaración.

SEÑOR PRESIDENTE (Pablo Lanz).- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR COUTINHO.- Mi interrupción a la señora senadora fue pura y exclusivamente para aprovechar el momento, no para hacer ninguna alusión individual o referirme puntualmente a lo que ella estaba trasmitiendo. Fue solamente para intentar hacer ese aporte que me pareció podía ser útil. No fue nada puntualmente hacia la señora senadora.

SEÑOR OLESKER.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Pablo Lanz).- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR OLESKER.- Vale esta aclaración, porque si no se quisiera crear este clima no se hubiera presentado la propuesta de crear una comisión investigadora absolutamente fuera de lugar. Creo que el punto de partida, la causa de la situación en la que nos encontramos no son nuestras respuestas, sino el origen del punto. Entonces, si se hubiera querido mantener el clima y que en los próximos años no se entorpezcan las negociaciones, no se hubiera presentado esta propuesta de crear una comisión investigadora absolutamente fuera de lugar.

Es difícil decir algo nuevo después del contundente informe del senador Rubio, pero voy a decir cinco cosas muy breves.

La primera de ellas es que, si hay una cuestión judicial, se presentaron los hechos denunciados, pasa a la fiscalía y esta, en caso de que formalice, la pasa al Poder Judicial, está claro que la comisión preinvestigadora y luego la investigadora, si es que se vota hoy, avanza en el ámbito de las competencias del Poder Judicial. No hay duda de que esto es así. Este es el meollo de la situación que estamos discutiendo. Está claro que hay, independientemente de la intencionalidad o no, un riesgo de presión de un poder político sobre el otro. Es notorio que eso es lo que sucede. Eso, que está claramente desarrollado en el informe del senador Rubio, es el punto central que genera este clima en el que estamos ahora.

El segundo comentario que quiero hacer tiene que ver con la persona. Claramente acá hay una personalización. No se puede decir que esto no es con el senador Carrera. Eso es un absurdo, porque es con el senador Charles Carrera. Es una manera de politizar o de parlamentarizar el tema y, de alguna forma, utilizarlo como un mecanismo de inflado y desinflado del asunto respecto a lo que después vaya generando la justicia.

Por lo tanto, el primer punto es que esto es una presión sobre el Poder Judicial y el segundo, que se trata de un intento de desacreditación y de persecución política a un senador que, casualmente, ha tenido actividades relativamente importantes en algunos temas que efectivamente han sido, por lo menos, de fuerte polémica interna, como, por ejemplo, el del puerto u otros que ya fueron mencionados.

El tercer punto se relaciona con la incoherencia del Ministerio del Interior, que dijo que no dijo, que señaló que mandó la orden y que no la mandó. Es poco serio que se actúe de esa manera. Además, la incoherencia del Ministerio del Interior se manifiesta en el hecho de que se dice claramente que se ayuda en una penosa situación, pero que, en caso de que hubiera delito, se pide que se descuente del daño del damnificado las sumas adelantadas por tales conceptos. Entonces, está claro que, si hay delito, la situación no amerita. Por lo tanto, es muy incoherente la situación del Ministerio del Interior.

El cuarto punto es que también es muy incongruente la situación del ministro. El ministro ordena a la jurídica del ministerio formular una denuncia penal a un senador opositor a su gestión y particularmente opositor a esa gestión, como lo dije hace un rato, sin el debido procedimiento administrativo y sin derecho a la defensa previa. Esto es absolutamente claro.

Todas estas cosas no pasarían si hiciéramos lo que corresponde, es decir, esperar a que falle la justicia y discutir cuanto esto termine. Eso es lo que correspondería y lo que generó –que me disculpe el senador que recién pidió una interrupción– el clima en el que estamos, y no nuestras aseveraciones.

Por lo tanto, aquí hay claramente una violación de principios básicos constitucionales y de defensa de las personas. Nos parece un horror –esa es la palabra que más identifica a este pedido– que se intente desvirtuar los hechos, que se intente decir cosas que no son y, además, presionar al Poder Judicial y perseguir políticamente a un senador. Esta es nuestra posición sobre el punto.

No tengo más nada que agregar, porque los argumentos más sólidos están en el informe en minoría. Solamente quiero dejar claro que nosotros entendemos que estamos ante una flagrante persecución política y una presión sobre el Poder Judicial.

SEÑOR RUBIO.- ¿Me permite una interrupción, señor senador?

SEÑOR OLESKER.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE (Pablo Lanz).- Puede interrumpir el señor senador Rubio.

SEÑOR RUBIO.- En el informe del senador Gandini se hace referencia a una denuncia presentada por el ministro del Interior, por delito de abuso de funciones, a la Fiscalía de Delitos Económicos y Complejos de 1.er Turno, por hechos de apariencia delictiva que involucrarían al senador Charles Carrera Leal y otros, de 13 de julio de 2022, ampliada con fecha 22 de agosto de 2022. En mi caso he consultado a algún experto y la fiscalía de Delitos Económicos y Complejos no tiene límites en cuanto a las ramificaciones de este asunto. No podemos hacer aseveraciones tales como «esto está comprendido y el resto no está comprendido». Estará comprendido lo que la fiscalía y el juez entiendan pertinente.

En segundo lugar, lo que ha creado mucha sensibilidad de parte de nuestra bancada es que el senador Gandini comenzó, a través de sus ediles, con el juicio político a la intendenta de Montevideo; del 14 de agosto en adelante realizó una cantidad de imputaciones relativas a los fiscales, que motivaron enojosas situaciones, y después terminó haciendo esta denuncia. Entonces, que no se nos atribuya que decimos cosas fuera de contexto. En realidad, el conjunto de la situación generó de nuestra parte una serie de suspicacias, más todos los eventos de tipo periodístico que hubo en forma simultánea. Nos hicimos una configuración de la situación, aparte de las consideraciones jurídicas que tenemos y que son muy firmes acerca de los caminos en esta cuestión y la inconveniencia de los caminos simultáneos.

Esta es la realidad. Creo que no estoy agrediendo a nadie. Son hechos públicos que llevan a evaluaciones de la bancada, como lo harán el resto de las bancadas en relación con nosotros. Estos son los hechos públicos.

(Suena el timbre indicador del tiempo).

SEÑOR PRESIDENTE (Pablo Lanz).- Puede continuar el señor senador Olesker.

SEÑOR RUBIO.- ¿Me permite otra interrupción, señor senador?

SEÑOR OLESKER.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE (Pablo Lanz).- Puede interrumpir el señor senador Rubio.

SEÑOR RUBIO.- Entonces, eso hace que tengamos estas prevenciones, y no solo consideraciones jurídicas, que son las principales, porque nos parece que hay que ser muy cuidadoso desde el punto de vista institucional y creemos que esto es riesgoso. Si hubo algún caso en que esto se rompió por responsabilidad nuestra o por responsabilidad de miembros de lo que hoy es el Gobierno, paciencia; nos equivocamos o se equivocaron. A la luz del marco jurídico vigente esta es la conclusión a la que nosotros hemos arribado.

Muchas gracias.

SEÑOR PRESIDENTE (Pablo Lanz).- Puede continuar el señor senador Olesker.

SEÑOR OLESKER.- He concluido, señor presidente.

SEÑOR MAHÍA.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Pablo Lanz).- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR MAHÍA.- Señor presidente: mi intervención también va a ser breve, sobre todo porque han sido muy gráficos mis compañeros de bancada.

Lo primero que debería nacernos a todos ‒más allá de nuestra condición de legisladores, por nuestra condición humana‒ debería ser la solidaridad y la preocupación por lo que le pasó a una persona, a raíz un hecho desgraciado, que terminó con un daño tremendo desde el punto de vista de su salud física. Ese debería ser el eje único y específico que motivara las distintas acciones del Estado, vengan de donde vengan. Reitero: ese debería ser el centro. Lamentablemente, hoy estamos en otra circunstancia.

Me voy a remitir a señalar que el informe del senador Rubio fue tan contundente, tan sólido, que muchos de los fundamentos que podríamos expresar en sala fueron efectivamente manifestados hace un rato. Incluso, se señalaron inconsistencias, como las que obran en el capítulo I del informe en mayoría, en el que, por un lado, se sostiene que sobre la madrugada del 11 de noviembre de 2012 se daba la situación que acabamos de plantear en torno a esta persona y, por otro, escasos renglones más adelante, se habla de que recién fue atendida arriba de la ambulancia cerca de la 01:00. Es decir, hasta con escasos renglones de diferencia hay una inconsistencia en el relato.

Asimismo, en el punto 5 del informe se expresa que el hoy ministro del Interior, Luis Alberto Heber, toma conocimiento de esta situación en ocasión de una recorrida por La Paloma, en enero de 2022, y después aparece, en otros relatos, que se enteró por la prensa. No hay consistencia, siquiera, en el informe de los antecedentes que avalan esta acción.

Creo que las comisiones investigadoras son herramientas muy válidas y necesarias que la Constitución da al Parlamento para poder investigar situaciones de fondo, irregulares; pero cuando quiere analizar la conducta de un legislador, tiene otras herramientas. Esto no es ni una cosa ni la otra. Acá se utiliza una herramienta muy válida –la de investigar determinado hecho, determinada acción en el Estado– para analizar la conducta de un legislador. Ese es el dato de la realidad, porque el título y todo refiere al senador Charles Carrera. Como entendemos que esto extralimita lo que debería ser el objeto de una herramienta válida ‒que defendemos‒, como son las comisiones investigadoras, consideramos que no tiene razón desde el punto de vista jurídico, constitucional y legal que se constituya esta investigadora, porque lejos de ir a los genuinos objetivos que debería tener, se la utiliza como una herramienta política con fines exclusivamente partidarios.

Si el Estado, como en tantas oportunidades, fracasa en algunas investigaciones, si los poderes del Estado ‒en este caso, el Poder Judicial‒ toman resoluciones o decisiones con las que no estamos de acuerdo, desde lo institucional podemos y debemos referirnos a nuestras propias potestades, pero no mezclar lo judicial con las potestades de este Parlamento. Creemos que el fondo del asunto tiene como objetivo político poner delante de la sociedad a un senador de la república, en este caso, a un compañero.

Como no compartimos el fondo ni la sustancia de la decisión que va a tomar la mayoría, no vamos a acompañarla con nuestro voto. No vamos a ser parte de esta decisión.

Muchas gracias.

SEÑOR BERGARA.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Pablo Lanz).- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR BERGARA.- Gracias, señor presidente.

En realidad, más que una intervención, es una constancia. En primer lugar, hacemos enteramente nuestro el contenido del informe en minoría que presentara el senador Rubio. No vamos a acompañar la conformación de la comisión investigadora porque no vemos las bases jurídicas ni de sustancia que la justifiquen.

Además, ante la duda de quién va a defender al senador Carrera por las denuncias, aclaro que en el ámbito que corresponde, que es la fiscalía –que investiga una denuncia de cuando el actual senador en realidad integraba el Poder Ejecutivo, porque no era senador–, va a concurrir él mismo y presentará toda su argumentación. De hecho, ya lo hizo y va a seguir a disposición de la justicia. Aquí no va a haber otra situación enojosa, como ya ocurrió, de algún senador que optó por no desaforarse para presentarse a la justicia.

Por lo tanto, reivindicamos el hecho de que no se justifica la conformación de una comisión investigadora. En el ámbito que corresponde –que es la justicia– va a realizarse la defensa de los hechos y será la justicia quien dictaminará. No vemos bases jurídicas ni de sustancia y tampoco queremos arriesgar la interpretación de que este accionar político tenga intencionalidades de presión a la justicia; no le haría bien a la institucionalidad del país.

En ese contexto tenemos el derecho de interpretar que esto es parte de un juego político menor para ver si con el humo se dejan de visualizar otras cosas nítidas que también están en la justicia, que ojalá avance en la investigación y detecte responsabilidades.

Era cuanto quería expresar.

SEÑOR SÁNCHEZ.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Pablo Lanz).- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR SÁNCHEZ.- Gracias, presidente. Voy a ser breve, también, porque la contundencia del informe del señor Rubio no deja lugar a dudas de que, si el Senado de la república se apresta a votar una moción para crear una comisión investigadora, estaría incurriendo en un grave y profundo error.

Aquí se ha dicho: «por qué no investigar». Yo diría que la justicia está investigando. Se radicó una denuncia a partir de un conjunto de hechos que tomaron estado público general por un medio de prensa, pero que eran conocidos porque se trataba de instancias públicas. Además, el hecho concreto que surge –que genera que la familia Hernández fuera la víctima de todo esto– conmocionó al departamento de Rocha. Lamentablemente, hasta el día de hoy la justicia penal no ha podido determinar de dónde salió esa bala que dejó en sillas de ruedas al señor Hernández, la única víctima. En función de eso se tomaron decisiones administrativas –recaudos con quienes estuvieron presuntamente omisos en ese momento– y el ministerio actuó, pero lo cierto es que hay algo que no se puede desconocer. Puede haber diferentes opiniones respecto a de qué lugar partió esa bala o cuáles fueron las circunstancias, pero el problema es que hay un hecho incontrastable que hasta ahora la justicia no ha podido determinar, que es quién disparó.

Me parece increíble que el Senado de la república se apreste a votar algo que dice que va a investigar ese hecho. En definitiva, una de las cosas que se plantea está relacionada con que, dado que hay una prescripción penal de las lesiones gravísimas que se cometieron, el Parlamento va a conformar una comisión para investigar qué pasó. Incluso, se dijo que se va a analizar qué paso, a ver si descubrimos algo que hasta el momento no pudo descubrir la policía, como auxiliar de la justicia, ni lo pudieron determinar los jueces que actuaron. Parece ser que nosotros sí lo vamos a hacer, aun con menos potestades de las que tiene la justicia para investigar, porque las comisiones parlamentarias tienen un conjunto importante de restricciones.

Posteriormente, se habla de hechos; se dice que acá queremos conocer hechos. Hay un hecho que es claro, incontrastable y que no es negado por nadie, y es que frente a la situación de una persona a la que le trancaron la vida, que se vio enfrentada al desafío de tener que recuperarse, el Ministerio del Interior dispuso su atención en el Hospital Policial. Esto lo sabemos todos. Todos sabemos que estas personas fueron atendidas en el Hospital Policial. Además de eso, fueron asistidas –porque venían de Rocha y estaban en Montevideo– con tiques alimentación. Todo esto está documentado, no se hizo nada oculto.

(Ocupa la presidencia la señora Beatriz Argimón).

–Por lo tanto, ¿qué investigaríamos? ¿Si efectivamente estuvo en el hospital? Estuvo; lo sabemos todos. ¿Que cobró tiques alimentación mientras estuvo en tratamiento? Lo sabemos todos. Esa decisión fue tomada por razones humanitarias para asistir a una persona a la cual le cambiaron la vida. La justicia todavía no había determinado nada. Más allá de la convicción que podíamos tener nosotros, los jerarcas de la época, o la que tenían dirigentes políticos muy importantes del departamento de Rocha –que no son de mi partido, pero a quienes yo respeto muchísimo, particularmente quienes eran senadores de la república o representantes por el departamento– con respecto a de dónde había partido la bala –porque en pueblo chico, infierno grande–, el problema es que la justicia no logró conformar la prueba. En un Estado de derecho la que tiene que resolver es la justicia y no importan las convicciones que tengamos nosotros u otras personas. Lo cierto es que, efectivamente, eso ocurrió.

Acá se plantea el ingreso ilegítimo y hay un debate sobre esas circunstancias. También se habla de «prestaciones dinerarias ilegítimas» percibidas por los señores Hernández, haciendo referencia a los tiques alimentación con los que se intentó que se solventaran mientras hacía su tratamiento para recuperarse y rehabilitarse. Es de eso que estamos hablando acá: de asistir a una familia cuyo integrante, de un día para el otro, por una bala que la justicia no determinó de dónde salió, quedó en silla de ruedas. Estaba la opción de decirle que recorriera el camino del Estado y viera si podía encontrar asistencia, o actuar en ese momento –como se actuó– por razones humanitarias y asumir las responsabilidades que tienen esas decisiones.

Resulta que hoy, en función de estos elementos, el Gobierno de coalición toma la decisión de llevar todo a la justicia; presentar y radicar una denuncia penal por los hechos de los que estamos hablando acá, que hoy están siendo tratados por la Fiscalía General de la Nación, que le ha encomendado investigar esta situación al fiscal que corresponde.

Entonces, la pregunta es por qué, además, hay que crear una comisión investigadora. ¿Cuál es el sentido? ¿Cuál es la función? Acá se tomó la decisión de que en esto había hechos ilícitos, aunque tenemos diferencias sobre ello y lo hemos discutido públicamente. El Poder Ejecutivo lo lleva a la justicia diciendo que para ellos es presuntamente ilegal, que hay determinados delitos comprometidos, y lo hace por orden del señor ministro del Interior, como bien lo afirmó la funcionaria que radicó la denuncia.

Sobre por qué se tomó esta decisión nosotros tenemos una interpretación política legítima. A nuestro juicio es, en parte, un escenario de cierta persecución política a un integrante de nuestra fuerza. Entonces, señor presidente, nosotros no estamos dispuestos a prestarnos a esta situación, que genera un antes y un después en términos personales y políticos; genera un antes y un después en la forma que tenemos de relacionarnos en el Parlamento de la república. No es responsabilidad de este legislador esa decisión, sino de la mayoría, que ha decidido avanzar en una circunstancia determinada.

En política, las reglas están dadas: todos somos sujetos de la crítica, de que se nos cuestione, de que se critiquen nuestras acciones e, incluso, de que se interpreten nuestras acciones de una manera subjetiva, tratando de trasladarnos un montón de cosas, más en momentos en que vivimos de la posverdad en las redes sociales y en todos lados. Los actores políticos estamos dispuestos a eso, porque esa es la responsabilidad. Ahora, que una vez llevado el tema a la justicia se tome la decisión de crear un escenario en el Parlamento para que se investiguen los mismos hechos que han sido judicializados por el Gobierno, generando toda una situación en contra de un senador de la oposición, desde mi punto de vista cruza una línea que no es tolerable en el relacionamiento político, y lo lamento profundamente.

Creo que la decisión que va a tomar la mayoría de este Cuerpo es un profundo error, un enorme error político, no formal. Desde el punto de vista formal está claro que no tiene sentido la comisión investigadora porque no puede investigar lo que pretende, que ya está siendo investigado por la fiscalía. Insisto en que desde el punto de vista político es un profundo error, que le hace daño al país entero. Creo que hoy, lamentablemente, se va a consumar esa situación. Habrá razones, pero ninguna de ellas figura en los papeles que están hoy a consideración en las bancas de cada uno de los legisladores que hoy estamos aquí, sino que otras son las razones que obligan a esta situación y que, además, son de público conocimiento. La gente, los operadores políticos y hasta los operadores de la prensa hacen deducciones sobre esta sesión del Senado de la república, que para nosotros es bastante íntima. La gente deduce que lo que está planteado aquí no tiene sustento, no es oportuno, no va a avanzar en absolutamente nada, y lo único que va a conseguir es un escenario político que lo que busca es incidir en la decisión que pueda tomar, con todas las garantías del caso, el fiscal que atiende en la causa.

Por esas razones creemos que esto no es oportuno, pero sobre todo porque entendemos que estamos lastimando y destratando el relacionamiento político. En estas cuestiones no vale ver quién tiró la primera piedra una vez que se erosiona algo que es parte del capital del Uruguay –como país pequeño que somos–, como es discutir las diferencias y debatirlas en profundidad, sin llevar las circunstancias a extremos que puedan dañar el relacionamiento. Eso no le hace bien al país, pero no al país de hoy, sino al del futuro.

Gracias, presidenta.

28) PROYECTOS PRESENTADOS

SEÑORA PRESIDENTA.- Dese cuenta de un asunto entrado fuera de hora.

(Se da del siguiente).

SEÑOR SECRETARIO (José Pedro Montero).- «Los señores senadores Oscar Andrade, Graciela Barrera, Mario Bergara, Daniel Caggiani, Amanda Della Ventura, Liliam Kechichian, Sandra Lazo, José Carlos Mahía, Daniel Olesker, Enrique Rubio, Sebastián Sabini, Silvia Nane y Alejandro Sánchez presentan, con exposición de motivos, un proyecto de minuta de comunicación por el que se solicita al Poder Ejecutivo la remisión de una iniciativa relacionada con la inclusión de la consulta genética como prestación obligatoria dentro del país. (Carpeta n.° 844/2022)».

SEÑORA PRESIDENTA.- Pasa a la Comisión de Salud Pública.

(Texto del proyecto de minuta de comunicación presentado).

29) COMISIÓN PREINVESTIGADORA

SEÑORA PRESIDENTA.- Continúa el tratamiento del tema en discusión.

SEÑORA KECHICHIAN.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA KECHICHIAN.- Gracias, señora presidenta.

Seré breve, pero siento profundamente que debo expresarme y quiero que consten mis opiniones en la versión taquigráfica, no solo porque se trata de un compañero de nuestra bancada, de un parlamentario trabajador y hacendoso, buen compañero, que tiene una trayectoria en el Parlamento y que sin duda esto lo ha afectado, sino porque creo profundamente en lo que plantearon mis compañeros de bancada, especialmente el senador Rubio en un informe que diría que fue quirúrgico, porque fue al corazón del asunto.

Si alguien viera desde afuera lo que estamos tratando hoy, no comprendería nada, porque estamos votando que se analice, se valore y exista un pronunciamiento sobre unos hechos que ya se están valorando, analizando y sobre los que esperamos que la justicia se pronuncie en poco tiempo. Por lo tanto, realmente, es un sinsentido.

Creo –como dijeron otros compañeros senadores– que estos juegos menores no le hacen bien a la política. Realmente, considero que lo grave sería que todo el mundo se hubiera pronunciado por no investigar, por no saber, más tratándose de un episodio que tiene once años.

Como bien decían el señor senador Sánchez y algunos otros senadores, acá el problema de fondo es la víctima, la persona, lo que sufrió, lo que impactó en la sociedad de Rocha y en organizaciones de derechos humanos y organizaciones sociales, así como que actores políticos de primer nivel de todos los partidos políticos pidieran, por favor, que se asistiera a esa persona. ¿Por qué? Por algo que no pudo confirmarse, pero sobre lo que existía una convicción: que la Policía no aportaba las pruebas necesarias y, por lo tanto, no se podía investigar, pero se creía que el Estado, en algún sentido, era responsable de una tragedia tremenda para esa persona.

Por otro lado, con relación al resto de lo que ha rodeado a esta investigación, hay varias inconsistencias. Efectivamente, que el ministro se haya enterado por la prensa, cuando fue a La Paloma o de otra manera no me parece algo menor.

Tampoco me parece menor que la doctora encargada de la investigación deje sentado que es por orden del ministro. No me parece menor en el contexto en el que nos estamos moviendo.

No me parece menor que en el Hospital Policial haya un formulario para las excepciones; me preocupé de averiguarlo y de saber por qué número iba ese formulario. No va a haber un formulario si nunca nadie lo usó; no va a haber un formulario si eso está absolutamente prohibido, porque si lo estuviera todo el mundo lo haría bajo cuerda, pero hay un formulario y van por el número mil y pico. Insisto: hay un formulario y van por el número mil y pico. Así que, discúlpenme, pero por lo menos antes del señor de Rocha hubo como mil que también hicieron uso de eso, y no voy a decir si debido o indebido. Esto no es un invento. El formulario existe y el que quiera verlo, puede hacerlo.

Me parece que aquí se han juntado una cantidad de cosas que no tienen nada que ver con la transparencia y con saber la verdad. Eso está garantizado por la justicia y, como bien dice el señor senador Rubio, el senador Carrera ya está declarando por voluntad propia y, obviamente, lo hará todas las veces que sea convocado. Está dando su versión. Vuelvo a repetir que se trata de un tema complejo, humano, que no merece un juego político menor.

Acá se habla del Estado y de los dineros públicos. Algunos dicen «vamos a resolverle a este señor» o «Parece que se le resolvió». No tengo claro si este señor hoy es funcionario de la Intendencia de Rocha, pero parecería que sí, que de esa manera lo resolvieron. ¿Son dineros públicos? Sí, son dineros públicos. ¿Se tienen que usar de esa manera, a dedo? No, no tienen que usarse de esa forma, porque en Rocha no debe ser la única persona con discapacidad y deberían haberse cumplido otros procedimientos para ingresar a la intendencia de ese departamento y no el dedo de la promesa que le hicieron en la campaña electoral al decirle: cuando yo gane, usted va a entrar a trabajar en la Intendencia de Rocha.

Reitero: ¿son dineros públicos? Son dineros públicos. ¿Hay dineros públicos mejores y dineros públicos peores? No, no es así. Me parece que aquí hay un cúmulo de cosas que no cierran. Por lo tanto, a nosotros nos da que pensar que esto es parte de otro juego político. Sin embargo, volvemos a repetir que estamos absolutamente contestes en que en algún momento se llegue a tener luz.

También escuché por ahí que no se tomó ninguna medida. ¡No es así! El subcomisario –o comisario, no sé qué grado tenía– fue sancionado; estuvo seis meses separado de su cargo y ahora, en este período de gobierno, de vuelta es comisario o subcomisario, de Lascano, creo. Es decir que las cosas no son tan blancas o negras. Este señor está de vuelta en funciones y no precisamente por obra de Charles Carrera, ¿verdad?

Está claro cómo nos vamos a comportar, pero quiero dejar establecido que no tiene nada que ver con no buscar la verdad; la verdad está garantizada porque el tema está en la justicia. Espero que en algún momento –¡ojalá!– se pueda echar luz, vuelvo a repetir, sobre un hecho desgraciado, sobre una persona a la que se le afectó su vida y a la que, indudablemente, alguien tenía que ayudar en ese desafortunado periplo, pero creo que no es esta la forma de procesarlo.

Muchas gracias.

SEÑORA BIANCHI.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra la señora senadora.

SEÑORA BIANCHI.- Gracias, señora presidente.

Voy a hacer un recordatorio previo, y después voy a decir exactamente por qué coincido con el informe de la mayoría y con el miembro denunciante, e iré a lo jurídico, que es lo que realmente importa.

Fue público y notorio que el senador Carrera hizo acá un planteamiento en mi contra. Primero fue a la comisión por el artículo 115 de la Constitución, manifestando que me faltaba decoro y no sé cuántas cosas más. Dijo de todo. Habló en sala sobre mi actuación, abonado porque antes yo había hecho uso del artículo 118 –y esto no es una alusión, es algo objetivo; está en la prensa– para hacer un pedido de informes a una funcionaria docente de la UTU. Por supuesto que estaba todo bien, pero fui objeto de un linchamiento público; se decía, prácticamente, que se me iba a desaforar, y que si el ministro de Educación y Cultura tramitaba ese pedido de informes iba a ser pasible de todas las sanciones.

Cuando la Constitución les importa, está arriba de la mesa; cuando la separación de poderes les importa, está arriba de la mesa. Yo confío en que siempre les importe mientras vivan en el Uruguay.

Yo no tengo nada, a nivel personal, en contra del senador Charles Carrera ni del senador Rubio; pueden dar crédito los compañeros que trabajan junto con nosotros del excelente relacionamiento que tenemos, porque a lo largo de la vida yo aprendí –lo tuve que aprender a los golpes– que una cosa son los pensamientos, las ideas y las concepciones, y otra cosa son las personas. ¿Soy amiga del senador Carrera? No; sin embargo, tenemos un excelente relacionamiento. Hoy estábamos haciendo referencia a cómo nos dividimos el trabajo de los expedientes en la Comisión de Asuntos Administrativos: trabajamos de taquito los dos. Lo mismo pasa en la Comisión de Constitución y Legislación, donde hasta nos sentamos juntos.

No hay una cosa peor que confundir las diferencias –aunque bien profundas– con el odio y el resentimiento; eso hace daño a la sociedad toda.

¿Que algunos somos muy pasionales para decir las cosas? ¡Sí! Es el derecho que nos dan nuestras características, nuestra libertad. ¿Que otros son más suaves para decir las cosas? También. Se pueden decir cosas muy graves suavemente, y se puede usar la pasión para decir cosas que uno entiende justas.

Esta era una aclaración previa: no tengo nada en su contra; al contrario. Reitero que mi conducta de todos los días ha demostrado que no tengo resentimientos ni nada. A veces veo gente que actúa con resentimiento y eso es tremendo, me dan ganas de decir: ¿por qué no te compras una vida?

En realidad, esto es una cosa muy puntual, interesante, delicada. Vivimos en un Estado de derecho y creo que por el propio bien del senador Carrera hay que darle la oportunidad, efectivamente, de que en el ámbito en el que en este momento es un funcionario de altísima jerarquía –es senador–, se aclaren los hechos que sucedieron cuando era director general del Ministerio del Interior.

Yo acabo de escuchar, por ejemplo, que con este Gobierno el comisario está en funciones. No. El problema es que al comisario, para decir algo como ejemplo, en lugar de destituirlo, que es lo que tendría que haberse hecho porque fue responsable de lo que pasó con este señor…

(Interrupciones).

–¿Me permite? Yo no interrumpí a nadie. Escuché.

Se hizo un sumario, señora presidente, y quienes ocupamos puestos de alta jerarquía administrativa y tuvimos que tomar decisiones, así como asesorar a nuestros jerarcas, sabemos que cuando se produce un hecho de tanta gravedad se propone un sumario con destitución. El sumario son los seis meses de alejamiento del cargo; eso no significa sanción porque si después de los seis meses no se encontró responsabilidad se le devuelve el dinero que se le retuvo y vuelve a su lugar. A este señor se le inició sumario en la Administración anterior, cuando se produjo el hecho desgraciado de Rocha, como todo el mundo dice, y terminó con una sanción de dos meses. Después, por otra cosa –todo esto lo voy a estudiar a fondo en la comisión–, tuvo otra sanción de diez días. ¿Cómo? Era comisario de una seccional donde se dispararon armas, donde además hay claramente una irregularidad enorme en cuanto a que era una fiesta con mujeres, etcétera, ¿y se le suspendió dos meses? Nosotros permanentemente estamos destituyendo funcionarios por cosas mucho menos graves, siempre de acuerdo a derecho. Esa es la primera pregunta que a mí me surge. Es medio lluvia de ideas, ¡porque he escuchado tanta cosa! Se dice que una persona, en cualquier Administración –en la mía también; yo me preocuparía también–, es responsable, por lo menos por responsabilidad objetiva, porque es el comisario. Claro, estaba en la casa. Más que objetiva, pero bueno. ¿Y solamente dos meses de sanción? ¿Qué pasó?

Yo creo que lo ha dicho hasta en sánscrito el informe en mayoría y el informe del señor senador Gandini como miembro denunciante: no es el hecho penal lo que vamos a investigar, sino que vamos a empezar por decir que la prescripción es el renunciamiento definitivo que se hace en un Estado de derecho para estudiar un tema o llegar a una conclusión, en este caso un delito. No se puede investigar más. Eso significa prescribir. No se me ocurre usar un lenguaje más técnico. No se puede volver. No es que nosotros lo queramos hacer, sino que nadie lo puede hacer. Eso significa prescripción.

¿Qué pasó? Yo quiero saber qué elementos no se le dieron a la fiscalía. Además, no sé cómo actuó el juez –este era el código viejo, así que me da más garantías– ni qué fue lo que pasó que no se le dieron todos los elementos. ¿Y si no se los dio el Ministerio del Interior? Yo, a pesar de las serias discrepancias que a lo largo de mi vida tuve con el entonces senador Bonomi, siempre sentí por él –lo demostré en el momento de su fallecimiento– el más profundo respeto. O sea que yo no voy a echarle la culpa a quien no está, sino que quiero saber qué pasó. Me parece horrible eso de decir que fueron órdenes de Bonomi. ¿Y que lo digan sus propios compañeros? ¿Qué pasó? ¿Fue Bonomi? ¿No fue Bonomi? ¿Por qué aparecen cosas escritas y firmadas por determinadas personas? No importa quiénes. Nosotros no vamos a investigar el asunto penal porque no podemos, aunque quisiéramos. No hay ninguna duda de que, si la justicia no tuvo elementos para llegar a una conclusión, menos vamos a tenerlos nosotros. ¿Y si ahora nosotros tenemos más información? No podemos estudiar el hecho, está prescripto, pero sí pueden surgir responsabilidades administrativas de no haber dado la información adecuada al juez o jueza, al Poder Judicial. Cabe aclarar que hasta 2017 era Poder Judicial; del 2017 para acá, cuando está en fiscalía, no es Poder Judicial. Esa es una de las primeras observaciones que hago al informe en minoría. Estoy cansada de tener que hacer estas aclaraciones y las voy a seguir repitiendo. La fiscalía, de la que tengo cierta duda sobre su actuación –no sobre las personas, sino sobre la organización; tengo un excelente relacionamiento con el fiscal Gómez–, es un servicio descentralizado del Ministerio de Educación y Cultura. ¿En qué idioma hay que decirlo? Se vincula con el Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Educación y Cultura y la superintendencia administrativa la tiene el Ministerio de Educación y Cultura. Lo que tiene es autonomía técnica. Al respecto me permito decir –entre paréntesis, porque lo he señalado mucho antes de ser senadora; no me acuerdo si era diputada– que lo de la independencia técnica lo pongo a beneficio de inventario, porque si mi carrera, como les pasa a los fiscales, depende de que mi jefe, el fiscal general, me dé determinadas órdenes, si yo no las cumplo, eso se llama autocensura. Por eso no me gusta la forma que tiene la fiscalía, pero no incluyo a las personas; en todo caso los responsables son los legisladores que lo apoyaron.

¿Está claro, entonces, que con la fiscalía no es vulnerar el principio de separación de poderes porque no es Poder Judicial? Si lo tengo que repetir, lo haré.

¿Tenemos que respetar a los fiscales? ¡Por supuesto que sí!, en la medida en que ellos generen respeto, como cualquier funcionario. Con Recarey estábamos todos furiosos porque suspendió las vacunas. ¿No salimos todos a criticarlo? ¡Y era un juez de la nación! Entonces, sí que podemos criticar, y ahí está, con un sumario. ¿Qué es esto? Los poderes del Estado no son burbujas absolutamente separadas e independientes, que ni nos miramos las caras.

Una de las cosas que me pregunté cuando hice el informe –yo normalmente no escribo, señora presidente– es si tendremos que eliminar la Comisión de Asuntos Administrativos de la cámara, porque nosotros somos los que aprobamos las venias para la designación de los fiscales. El Senado concede las venias para la designación del fiscal general e interviene en los ascensos, en las designaciones y en los concursos. Es más, hemos convocado varias veces a la Suprema Corte de Justicia, al fiscal general, etcétera. ¡¿Cómo que somos poderes independientes que, prácticamente, no nos podemos mirar a la cara, según algunos planteamientos de gente?! Lo digo con todo respeto, porque acá no hay ningún payaso, puede haber gente que esté equivocada, pero todo el mundo lo hace con la mejor intención. Debemos estar en vínculo permanente todos los poderes del Estado, ¿o no vamos a hablar con la Corte? Sí, en forma permanente, es lo que debemos hacer.

Aclarado este punto que, la verdad, es grave, pensé que con el Frente Amplio, señora presidente, iba a resolver el tema del informe en minoría con un querido compañero que para mí fue dos veces querido y dos veces compañero. Querido como profesor, José Korzeniak –al que todos le decíamos Joselo, incluso siendo alumnos–tuvo la enorme generosidad de nunca hacer un libro para no cobrar derechos de autor. Se estudiaba en sus apuntes a mimeógrafo y la tesis para pasar –no me acuerdo si de segundo a tercer grado, pero no es lo relevante– fue la primera obra que se escribió en el país y en gran parte del mundo occidental –que es lo que le importa al derecho– sobre las comisiones parlamentarias de investigación. Doy fe de que es lo único que está escrito. Ahora bien, la Fundación de Cultura Universitaria le pidió que hiciera un libro porque seguía circulando a mimeógrafo. Fue así como Joselo hizo uno al que le agregó la última ley, porque cuando hizo el primer estudio no estaba la ley –cuyo número ahora no recuerdo– que reglamentaba el artículo 120 de la Constitución referente a las comisiones investigadoras parlamentarias. Entonces, actualizó el libro –que era muy fácil de pedir en biblioteca– y se estudiaba con Korzeniak, a quien le tenemos un enorme respeto como constitucionalista –porque fue uno de los grandes constitucionalistas que tuvo el país–, pero además tuvimos el enorme placer de que fuera legislador en dos legislaturas. Por lo tanto, aprendíamos todos, como lo hicimos con Gonzalo Aguirre y también con Enrique Tarigo, que no era constitucionalista pero sí de los más grandes procesalistas del país. ¡Esto lo digo con dolor! A su vez, de alguna manera le estoy contestando, sin que ello implique una alusión, al señor senador Coutinho.

¡Pasó la historia, pasó la caída de la educación pública, pero los libros están! El profesor Korzeniak hace un análisis de la ley. Hubo otra norma anterior, un proyecto elaborado por los entonces senadores Walter Santoro y Gonzalo Aguirre, que quedó sin aprobación. En la segunda legislatura después de la democracia, en 1990, se hizo un proyecto de ley y es cierto que el presidente Lacalle Herrera –si lo dicen para desprestigiar, yo se los recuerdo más fuerte– vetó la parte no sustancial de la ley –porque estaba Gonzalo Aguirre también, del mismo partido y fueron amigos personales, me consta, hasta los últimos días de su vida–; vetó la parte de la presencia de los privados, nada más.

Les doy una noticia: siendo diputada en el período pasado, el entonces senador Ope Pasquet –que, como siempre digo, para mí es uno de los grandes juristas que tiene la Cámara de Representantes– presentó un proyecto de ley que todos estábamos dispuestos a votar. No se dio; de repente, no había interés –no por parte de lo que hoy es el oficialismo– en poner en vigencia lo que se había vetado.

El señor diputado Schipani presentó lo mismo en este período y la coalición lo va a votar. Es más: estamos totalmente de acuerdo; venimos de acuerdo desde el proyecto de ley de Ope Pasquet. Los hijos no son responsables de lo que hacen los padres, ¿o hay que aclararlo también? Lo digo más allá de que tengo en mi más alta consideración al expresidente Lacalle Herrera. Lo tengo en mi altísima consideración. ¿Tengo discrepancias? Sí; con todos tengo discrepancias, con los que fueron mis líderes también, porque soy libre, pero afirmo que Lacalle Herrera es una persona con una altísima formación cultural.

Ahora bien, hay una cosa que se llama historicidad. En aquel momento se consideró que había que vetarlo, se vetó, no hubo forma de levantarlo y ahora los integrantes de la coalición –desde hace un montón de años, antes de ser coalición– estamos dispuestos a volver a dar esas facultades, pero estas no impiden la comisión investigadora que estamos proponiendo.

Señores: Korzeniak dice algo clarísimo, que si lo hubieran leído nos habríamos ahorrado muchas agresiones, muchas descalificaciones y mucha adjudicación de intenciones. Yo sé que si la señora presidente se dedicara a parar a la gente cuando se hacen alusiones o se adjudican intenciones tendría que parar a cada rato la sesión; la comprendo.

Con todo lo que dijeron: que es humo, que lo hacemos por otras cosas que teníamos que investigar –que se están investigando–, que lo hacemos porque la gente tiene hambre, no tiene plata, ¡¿nos están tomando el pelo?! ¡Es una subestimación a ustedes mismos! ¡¿Nos están tomando el pelo o le están tomando el pelo a la ciudadanía?!

Las presiones –en el buen sentido de la palabra– que hemos recibido de nuestros votantes, que preguntaban por qué no hacíamos nada con Charles Carrera, las hemos recibido todos. El contenido de WhatsApp está acá y ya le dije al fiscal que nos tiene indagados –gracias a hacer operaciones con la prensa tenemos a diez legisladores indagados– que no se lo voy a entregar. Acá está la prueba de todos los que preguntaban qué pasa con Charles Carrera. Nosotros no cobramos al grito; esa fue mi respuesta siempre. Nosotros vamos a tomarnos el tiempo –lo hice público en mi cuenta de Twitter– para estudiar y ver los elementos que hay. No esperamos a nada; nos tomamos el tiempo porque somos responsables. No salimos a la prensa a pedir la renuncia del secretario de Inteligencia Estratégica de Estado por una versión de prensa, que se la van a tener que guardar en el bolsillo cuando se sepa toda la verdad, que todavía no se sabe.

¡Han amenazado con un juicio político al presidente de la república! Que dirigentes políticos de la oposición digan –porque, si lo dice cualquiera, no me interesa– en las redes o fuera de las redes que en el cuarto piso funcionaba una organización para delinquir… ¡Por favor! Le están haciendo daño al país, no al Gobierno.

Lo que pido, por favor, es que analicen la conducta que la oposición tuvo desde el 13 de marzo hasta ahora –no voy a repetir cosas que ya dije– y no nos amenacen o adviertan con que esto es un antes y un después. ¡Hace meses que esto es un antes y un después, al menos para mí, porque hay causas que son nacionales!

¿Qué es lo que dice Korzeniak con respecto a las comisiones investigadoras? Que el concepto de la interpretación de la norma constitucional tiene que ser lo más abierto posible. Él no estaba de acuerdo con hacer una ley que reglamentara el artículo 120. Además, hay países en el mundo en los que las comisiones investigadoras no están consagradas en sus constituciones y, sin embargo, se usan. Por eso tampoco estoy de acuerdo con que en el informe en minoría se cite a un autor inglés o norteamericano –la verdad es que lo tuve que buscar en Google porque no lo conocía–; ese concepto hace referencia al derecho anglosajón, no tiene nada que ver con las bases del nuestro. ¡Tenían a Korzeniak! Si no lo querían molestar porque creo que no está bien de salud –y, si no es así, me corrijo–, ¡lean su libro!

Hay dos funciones que las comisiones investigadoras parlamentarias tienen fundamentalmente: la legislativa –la tienen todas las comisiones parlamentarias, especiales y permanentes; y, si no lo saben, lean el artículo de la ley porque no lo voy a repetir‒ y la de control administrativo. ¡Eso no se elimina nunca! Lo que estamos discutiendo en este caso es una comisión investigadora, en primer lugar, porque tenemos que hacer investigaciones de lo que sucedió administrativamente en el ámbito del Poder Ejecutivo de antes y de ahora.

De más está decir que el ministro del Interior no tenía más remedio que hacer la denuncia cuando tuvo elementos de convicción suficientes porque, de lo contrario, lo iban a querer condenar. Quizás el fiscal Morosoli aparecía de nuevo y lo condenaba por no haber hecho la denuncia, conforme a lo establecido en el artículo 177 del Código Penal, como quisieron hacer con Manini Ríos, ¡para aclarar! El artículo 177 nos obliga a los funcionarios públicos a hacer denuncias cuando consideremos que tenemos elementos de convicción suficientes. ¡No importa que se haya hecho ya una investigación administrativa! ¡Al contrario!, el tiempo que se demora en una investigación administrativa puede ser considerado un enlentecimiento de la denuncia que tiene que hacer el funcionario público por el artículo 177 del Código Penal. ¡¿Está claro?! Porque, total, como somos presocráticos, todos opinamos de todo.

Mire, señora presidente, durante un año y medio ‒y lo miro al señor senador Cardoso, que está aquí‒ integré en la Cámara de Representantes una comisión investigadora respecto al financiamiento de las campañas políticas. ¿Está, estrictamente, en alguno de los objetos o competencias ‒porque yo hasta me preparé en cuanto a la diferencia entre competencia y objeto, pero no vale la pena‒, dentro de lo que establece el artículo 93 o el 114 o el 115 de la Constitución? ¡No! El Parlamento decidió que había dudas en relación con el financiamiento de campañas políticas y trabajamos en ello un año y medio. ¿Saben cuál fue el resultado, amén de pasar todo a la justicia penal, que eso puede ser o puede no ser, puede suceder antes o después? El resultado fue que surgieron elementos en cuanto a que necesitábamos legislar. El objetivo que Korzeniak defiende a ultranza, con ley reglamentaria o sin ella, del artículo 120 de la Constitución, respecto a toda comisión, incluso investigadora –el título de su libro es Las comisiones parlamentarias de investigación y sus facultades–, es que nunca el Parlamento debe perder la potestad, el derecho y la obligación de analizar hechos, situaciones, para saber si tiene que legislar o no. ¡¿O ustedes creen que Korzeniak era tonto?! ¿Ustedes creen que Korzeniak decía: «Ah, igual está la justicia penal»? ¡No! Tenemos responsabilidades diferentes. ¡Nosotros somos el Parlamento de la nación, de la república! ¡Los que legislamos somos nosotros y los que están obligados a cumplir las leyes que aprobamos nosotros son los otros dos poderes del Estado! ¡A ver si lo tenemos claro! Por eso cuando se ataca a la democracia, lo primero que se ataca es al Poder Legislativo. Lo primero que se cierra, se ataca, se bastardea es el Poder Legislativo –se apresa a legisladores–, porque acá está representada toda la ciudadanía. Si nosotros no defendemos los fines legislativos de las comisiones investigadoras, ¿quiénes lo harán? Esa es la esencia de nuestra función.

De paso, digo –entre paréntesis– que en la comisión investigadora sobre el financiamiento de campañas políticas hubo acusado y acusador –no es una alusión, pero he escuchado decir que nunca se había dado y no me gusta que se señalen cosas que, de pronto, se ignoran–, es decir, hubo investigado e investigador de los dos lados del mostrador. No voy a dar el nombre porque no es eso lo que me importa, sino la situación: ameritó una consulta al Instituto de Derecho Constitucional. La consulta fue contestada por el presidente de aquel momento, Ruben Correa Freitas, quien nos hizo saber –poco menos que nos trató, no digo de burros, porque es muy educado– que esa no era una consulta para hacer al instituto porque aquel no era un tema jurídico, sino un problema ético, pero eso ya pasó.

En consecuencia, señora presidente, si queremos defender nuestra condición de legisladores, si queremos tener la tranquilidad de que vamos a investigar lo que pasó –no el tema del balazo, porque eso prescribió, pero sí todo lo que ocurrió antes, durante y después–, lo tiene que hacer una comisión investigadora –y cada vez más– del Parlamento. ¿O dudan de nosotros?

Y acá, con toda coherencia, calma y ecuanimidad, voy a decir otra cosa. Nosotros lo que vemos en muchos discursos es un gran desprecio por lo público.

¡Claro que somos solidarios! ¡Claro que estamos de acuerdo con la solidaridad! No es patrimonio de la «izquierda» –entre comillas– que para mí ya no existe. ¡Hace rato que estoy diciendo que ni izquierdas ni derechas!, sino autocracias y democracias. La solidaridad, ¡claro que sí!, pero siempre bajo el imperio de la ley. ¡¿O cualquier persona puede venir y decir: «Agarro esta plata de acá y se la pago a Fulano»?! ¿Y todavía nos dicen que eso es falta de solidaridad? No voy a permitirle a nadie que lo diga, ¡a nadie!, porque es una ofensa; es peor que decir que somos payasos. ¡Es un desprecio por lo público que no vamos a permitir!

¡Son las autoridades competentes las que tienen que definir el apoyo a las víctimas! Todos compartimos sus dificultades. Como ya dijo el miembro denunciante, está el Mides, está ASSE. Los ocho meses que esta persona herida –desgraciadamente– estuvo en el Hospital de Clínicas, ¿quién los bancó? El dinero de los contribuyentes, ¡y está bien! Sin embargo, ¡jamás se puede poner lo político por encima de lo jurídico! ¡Eso se terminó! ¡En este país eso se terminó! Si alguien quiere reivindicarlo, lo invito a que se vaya a vivir a otro lado, pero como vivimos en Uruguay, vamos a defender esto acá.

En definitiva, ¡nadie puede disponer de la cosa pública sin una ley que lo proteja, lo autorice y lo permita! Lo contrario es vulnerar el Estado de derecho y de la peor manera, porque lo que está por encima de todo, de los tres poderes del Estado y de su independencia –que nadie va a discutir– es la ley. La ley es lo único que está por encima de los tres poderes del Estado. Por lo tanto, si está de acuerdo con la ley, sí; si no está de acuerdo con la ley, ¡no! Y si tenemos que cambiar las leyes, las cambiaremos; para eso estamos.

¡¿Vienen a adjudicarnos intencionalidad política cuando nos están diciendo de todo, cuando estamos bajo fuego –así lo siento– y con operaciones con periodistas de cuarta? Lo vuelvo a decir y me hago cargo de ello: con identificación político-partidaria absolutamente clara, ya que ocupan cargos políticos…

(Dialogados).

SEÑOR DA SILVA.- Solicito que se ampare en el uso de la palabra a la señora senadora.

SEÑORA BIANCHI.- No lo necesito.

SEÑORA PRESIDENTA.- Después de que se trataron de payasos y de no sé cuántas cosas más, cuesta mucho pararlos.

SEÑORA BIANCHI.- Estoy dentro del tema.

SEÑORA PRESIDENTA.- Señora senadora: le queda solamente un minuto.

SEÑORA BIANCHI.- Puedo pedir una prórroga de tiempo por quince minutos más.

(Dialogados).

–Lo que quiero es que se entienda que, en un Estado de derecho, lo que está por encima de todo es la ley. Todos los poderes del Estado están sometidos a la ley. Cuando aprendamos eso, nos vamos a dar cuenta solitos de lo que tenemos que hacer.

Reitero que se ofenden porque dicen que perseguimos a Carrera. ¡No! Lo podríamos haber hecho mucho antes, porque tenemos los votos. Lo podríamos haber hecho inmediatamente después de que se supo el disparate, y no lo hicimos porque no es esa nuestra manera de actuar.

En consecuencia, espero fervientemente, de verdad –y ya se lo dije a un compañero senador del Frente Amplio que ahora no está en sala, con quien tengo una excelente relación, como creo que con casi todos los senadores con los que me relaciono en comisión–, que concurran a la comisión. ¡Qué daño le están haciendo al Frente Amplio al no concurrir! ¡Le están haciendo un daño horrible!

SEÑOR DA SILVA.- Formulo moción para que se prorrogue el tiempo de que dispone la oradora.

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar la moción formulada.

(Se vota).

–27 en 29. Afirmativa.

Puede continuar la señora senadora.

SEÑORA BIANCHI.- Muchas gracias.

Tengo aquí el Programa de Estudios Parlamentarios realizado por el Departamento de Ciencia Política de la Udelar, absolutamente transparente, como todos queremos a la Udelar.

(Dialogados).

–Quiero a la Udelar como quiero a la UTEC. Está de más decirlo; soy egresada dos veces de ella.

Concretamente, se ha hecho un estudio sobre las comisiones investigadoras en Uruguay y se deja en claro una cosa que olvidé decir: nosotros las tenemos en la Constitución desde 1917. Somos un ejemplo para el mundo en esto también. Pedí que me lo pasaran, pero honestamente cometí el error de no ponerlo vía electrónica para enviárselo a los taquígrafos. Contiene una gráfica sobre la frecuencia de creación de comisiones investigadoras y aclaro que no estoy mirando para atrás. Es un estudio de la Udelar, de la Facultad de Ciencias Sociales: 1985-1990, preinvestigadoras e investigadoras hasta 2015-2016. No sé si lo pueden ver desde sus bancas, pero hay una caída vertical y vertiginosa.

Les voy a decir una cosa con todo orgullo de pertenecer a mi país. Cuando era secretaria de Germán Araújo, de Olazábal y después de Jaime Pérez, hasta 1993 pero sobre todo en 1985-1990 –y se puede ver en las gráficas–, permanentemente pedíamos comisiones investigadoras, porque el Frente Amplio era una minoría absoluta, sobre todo hasta 1990. Los partidos fundacionales siempre votaban las comisiones investigadoras, ¡siempre!, y a mí me reconfortaba estar en Uruguay. La gráfica de la Udelar lo dice y lo lamento: desde el 2005 al 2016 se perdió esa costumbre.

Entonces, cuando se habla de cristalinidad, de no oscurantismo, de evitar las presunciones, de salir a las redes sociales a decir cualquier cosa o, reitero, de usar a algún periodista amigo –que, además, ocupa cargos políticos y de particular confianza–, lo mejor sería que todos nos hiciéramos cargo, porque el Uruguay es de todos. Si hubo irregularidades, veremos; si hay que hacer la denuncia penal, la haremos nosotros como cuerpo legislativo; si hay que legislar, lo haremos nosotros, porque ese es uno de los fines fundamentales. Para Korzeniak ese es el fin más importante de todas las comisiones, pero en especial –como lo dice en su libro Las comisiones parlamentarias de investigación y sus facultades– de las comisiones investigadoras, porque es ahí donde podemos darnos cuenta de dónde hacen falta normas y eso quedó claro en la comisión sobre el financiamiento de campañas políticas.

Por último, reitero –a veces, hay que repetir las cosas; no es que nos guste–, el control administrativo es otro rol fundamental que da el doctor Korzeniak a las comisiones investigadoras, es decir, la parte administrativa de gestión, que incluye a los legisladores, a pesar de que el miembro informante en minoría no lo vio, seguramente porque no leyó a Korzeniak. Los legisladores estamos incluidos si ocupamos cargos en otras Administraciones y no éramos legisladores. Korzeniak lo dice en forma expresa, ¡expresa! Además, cuando limita temporalmente la facultad de las comisiones investigadoras, se refiere al Poder Ejecutivo, al Tribunal de Cuentas y demás, pero con los senadores y diputados no hay límite temporal. Hoy podemos ser senadores y diputados, pero se puede investigar para atrás, porque es la gestión, es la parte administrativa. Después, cuando alguien adquiere un cargo electivo de esta envergadura, adquiere relevancia. ¡Claro que sí! Le estamos haciendo un favor a la ciudadanía, porque esta puede no estar enterada de irregularidades administrativas que se hayan cometido, pues el acto eleccionario se basa mucho más en la confianza y en la mística. La ciudadanía puede estar desinformada. ¿Le tenemos miedo? Yo no, así incluya a compañeros míos o a mí. ¡Fíjense que a esta altura de mi vida estoy indagada!

En consecuencia, asumamos con naturalidad nuestra función; de lo contrario, dediquémonos a otra cosa. ¿Tiene riesgos? Tiene. ¿Tiene responsabilidades? Fundamentalmente. ¿Tiene derechos? Muchos. ¡Tiene, sobre todo, obligaciones!, porque eso de que somos servidores públicos es verdad y el que no lo entienda así, realmente que se dedique a otra cosa y no se quejen porque los atacan, porque si fuera por eso, son mutuos. Eso lo reconozco. Tal vez, si pidiéramos a la Facultad de Ciencias Sociales de la Udelar que hiciera un estudio estadístico desde el 1.º de marzo de 2020, sin ninguna duda el resultado sería –hasta contando con un ábaco– que las agresiones de todo tipo las ha recibido la coalición republicana.

Muchas gracias.

SEÑOR DOMENECH.- Pido la palabra.

SEÑORA PRESIDENTA.- Tiene la palabra el señor senador.

SEÑOR DOMENECH.- Señora presidenta: la verdad es que no tenía pensado hablar en esta oportunidad porque, con la más absoluta sinceridad, tengo que decir que este es el tipo de asuntos que me ocasiona una cierta tristeza. Digo esto porque si tiene alguna ventaja ser añoso, vi el Uruguay de los años sesenta y no me puedo olvidar de ese país. Vivía a pocos kilómetros de donde se hurtaron las armas del Tiro Suizo, vi como el país se precipitaba en un ciclo de violencia y contraviolencia, y tengo mucho temor de que los perseguidores se transformen en perseguidos y los perseguidos, a su vez, en perseguidores, en un círculo vicioso del que no podamos escapar. Algo de eso vi en el inicio de este ciclo legislativo y, realmente, me genera preocupación. Por ese motivo, muchas veces, he hablado de que son necesarios –en función de convicciones muy profundas, quizá las más profundas que tengo– actos de perdón y reconciliación.

Días pasados citaba esa narración histórica que se hace de Pedro huyendo de las matanzas de Nerón al que se le aparece el divino Maestro y le pregunta: ¿Quo vadis? Y uno en la vida muchas veces se pregunta: ¿A dónde voy? ¿Qué hago en esta circunstancia concreta en la que no desearía estar? Uruguay tiene que afrontar sus reales problemas que son, quizás, la descentralización de la justicia –que trajo el senador Camy al Parlamento–, la exoneración de la industria metalúrgica vinculada a la fabricación de herramientas agrarias, el problema de la salud, de la vivienda y no enfrascarnos en una refinada y sutil contienda sobre responsabilidades que manchan reputaciones y quitan prestigio.

Debo decir que voy a votar esta comisión investigadora con muchas vacilaciones. No soy amigo del senador Carrera, no participo de sus ideas políticas, no tengo afinidad personal con él, tampoco tengo ninguna animosidad personal contra él ni con ninguno de los que integran la oposición por más que con algunos pueda tener enormes diferencias filosóficas y religiosas.

En estas circunstancias este ciudadano siente la responsabilidad de no estar sumando a esa carrera que estamos siguiendo, desde hace mucho tiempo, de persecuciones que transforman a los perseguidores en perseguidos. Debo decir que siento una cierta incapacidad, que me gustaría tener la fortaleza intelectual y, quizá, física, para romper con ese ciclo perverso –de repente estoy equivocado– en el que siento que el Uruguay está metido y que nos hace incapaces de ponernos de acuerdo sobre aquellas cosas que realmente hacen al diario vivir de nuestros ciudadanos.

Si estamos en la actividad política y más los que estamos transitando el último trayecto vital, debemos de alguna forma legar, a quienes inevitablemente nos sucederán, un país mejor. Este país de los reproches, de las venganzas, de la discusión de temas que no somos capaces de superar, ni la oposición ni el Gobierno, me genera un profundo dolor moral.

Voy a votar esta comisión investigadora, pero con el compromiso de que no estoy dispuesto a hacer de esta una persecución a la persona de ningún ciudadano. Esta decisión que tomé y que me ha costado asumir, por cierto que la adopto con las vacilaciones que he confesado.

Muchas gracias.

SEÑORA PRESIDENTA.- En consideración el informe que vino de la comisión preinvestigadora votado en mayoría.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

–17 en 30. Afirmativa.

Al haberse aprobado la creación de esta comisión investigadora, debemos proceder a su integración. En virtud de que la bancada del Frente Amplio ha decidido no integrarla, estará compuesta por cuatro miembros.

Léase.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «La comisión investigadora quedará integrada por los señores senadores Graciela Bianchi, Guillermo Domenech, Pablo Lanz y Amin Niffouri».

30) SUSPENSIÓN DE LA SESIÓN ORDINARIA DEL 16 DE NOVIEMBRE

SEÑORA PRESIDENTA.- Léase una moción llegada a la Mesa.

(Se lee).

SEÑOR SECRETARIO (Gustavo Sánchez Piñeiro).- «Mocionamos para que se deje sin efecto la sesión ordinaria de la Cámara de Senadores del miércoles 16 de noviembre del corriente». (Firman los señores coordinadores Kechichian, Sanguinetti, Lozano y Camy).

SEÑORA PRESIDENTA.- Se va a votar la moción presentada.

(Se vota).

–26 en 28. Afirmativa.

31) LEVANTAMIENTO DE LA SESIÓN

SEÑORA PRESIDENTA.- No habiendo más asuntos, se levanta la sesión.

(Así se hace, a las 17:33, presidiendo la señora Argimón y estando presentes los señores senadores Asiaín, Barrera, Bianchi, Botana, Caggiani, Camy, Cardoso, Coutinho, Da Silva, Della Ventura, Domenech, Gandini, Kechichian, Lanz, Lazo, Lozano, Mahía, Manini Ríos, Meléndez, Nane, Niffouri, Olesker, Penadés, Rodríguez, Rubio, Sánchez y Sartori).

BEATRIZ ARGIMÓN Presidenta

Gustavo Sánchez Piñeiro Secretario

José Pedro Montero Secretario

María Alcalde Directora general del Cuerpo de Taquígrafos

Control División Diario de Sesiones del Senado

DiseñoDivisión Diseño e Impresión del Senado

Linea del pie de página
Montevideo, Uruguay. Poder Legislativo.