Poder Legislativo / República Oriental del Uruguay

Gerardo AMARILLA

1º de marzo de 2016


En primer lugar caben los agradecimientos, al voto de los señores representantes y a las expresiones manifestadas en sala por los compañeros de trabajo de todos los partidos,, al colega de Unidad Popular, a los legisladores del Partido Independiente, a los representantes del Partido Colorado,, a los representantes del Frente Amplio y por supuesto a los compañeros de mi Partido Nacional.

Especialmente al Partido Nacional y al sector Todos que lidera el Senador Luis Lacalle Pou, un agradecimiento adicional por la confianza y el respaldo para representarlos en este cargo.

Esta elección supone también un reflejo cabal de la cultura democrática de nuestro país, cargada de tolerancia y respeto. Me preguntaban algunos colegas extranjeros si se había producido un cambio de fuerzas en el Parlamento y no podían entender como un legislador miembro de la oposición y no de la mayoría iba a presidir la Cámara. Eso es una rica tradición de nuestro país y de nuestra cultura que se refleja en esta casa, fiel representante de nuestro pueblo.

También me siento en el deber de realizar reconocimientos y me entenderán si en estos momentos reconozco y agradezco en primer lugar a mis padres, Juan y Susana, que formaron un hogar y que junto a mi hermana nos enseñaron y nos forjaron en valores y principios, gente humilde y sencilla, que con mucho esfuerzo y trabajo supieron vencer las adversidades y que compensaron con amor y cariño las carencias materiales. A ellos mi reconocimiento y agradecimiento.

A Leticia, mi esposa, un reconocimiento especial y un agradecimiento por todo su apoyo y porque desde que emprendimos nuestra vida juntos ha sido una Gran Compañera, en todas las circunstancias siempre he sentido el apoyo incondicional, el aliento y la comprensión. A Micaela y Juan Martín, mis hijos que han crecido asumiendo las ausencias, las luchas y todos los sinsabores de esta vida de servicio público, un agradecimiento por la comprensión y el reconocimiento a ese esfuerzo de entendernos y perdonar nuestras ausencias.

Nos entienden y comprenden porque saben que hemos abrazado esta causa de servicio público como una forma de entender nuestra vida con un propósito. Y ese propósito es el servicio a los demás a través de la acción política, tratando de transformar la realidad y luchar por la libertad, la justicia, la defensa de nuestra nación en su soberanía, su medio ambiente y generar las oportunidades de un desarrollo sano y armónico de nuestras familias en esta tierra.

Un reconocimiento que también resulta necesario hacer es en lo interno del Partido Nacional, al Movimiento Nacional de Rocha donde me inicié y allí aprendí muy joven el valor de la conducta, la honestidad, la transparencia y la coherencia, inicialmente en la juventud, en el semanario La Razón y luego en la experiencia que fue trabajar con el equipo del Ministro de Transporte y Obras Públicas, Don Wilson Elso Goñi; un especial reconocimiento al ex Senador Carlos Julio Pereyra.

Un reconocimiento a la Secretaría de Asuntos Sociales desde donde también muy tempranamente incursioné a la actividad gremial estudiantil esgrimiendo mis primeras armas en el debate y la confrontación de ideas en el ejercicio de la democracia y la tolerancia.

Un reconocimiento a Luis Alberto Lacalle Herrera, ese gran Presidente de la República, quien me recibió y con especial deferencia y hasta cariño me incluyó primero en los cuadros técnicos del Instituto Manuel Oribe y luego en la querida y emblemática lista 15 de Rivera.

Lista 15 de Rivera que cumple 78 años de profusa trayectoria en la vida política del departamento norteño y que diera a este Parlamento hombres de la talla de José María Damboriarena, Don César Rodríguez Ibarburu, Mario Heber y Luis Alberto Heber, siendo para este hijo adoptivo de Rivera un gran honor sentarse en esa misma banca e intentar como ellos lo hicieron cumplir con el departamento que los ungió como representantes nacionales.

Al departamento Rivera, el agradecimiento por el apoyo y por el cariño de su gente. Hemos cultivado afectos y amistades en Rivera e independientemente de la filiación partidaria descubrimos que cuando tenemos causas justas por las que luchar e intereses superiores, podemos dejar de lado nuestras diferencias partidarias y unirnos como buenos hermanos para cinchar parejo.

Un reconocimiento al equipo de trabajo que se divide entre los que trabajan aquí y los muchos que trabajan desde Rivera, que me soportan y están comprometidos en un proyecto que va mucho mas allá de una persona o un legislador, sino que sienten el llamado de servir al prójimo y ayudar a la gente que padece dificultades y no encuentra muchas veces oídos que las escuchen ni puertas que se abran. A todo ese equipo sinceramente muchas gracias.

Estar en esta actividad, en el Parlamento y ahora en este lugar supone un gran honor, un verdadero privilegio y a la misma vez y directamente proporcional al sitial, conlleva una enorme responsabilidad.

Responsabilidad primero en el cumplimiento y defensa de la Constitución y la ley en todos sus términos. La defensa de los derechos y libertades fundamentales reconocidos por la Constitución y como ella misma lo dice, aún los que no están enunciados por la misma pero que son inherentes a la personalidad humana o se desprenden de la forma republicana de gobierno.

Defensores de la Libertad y de la Laicidad, cuestión que nuestra sociedad resolvió sabiamente en la Constitución de 1917 y desde allí la entendemos como el encuentro y la tolerancia de todas las concepciones, en el pleno ejercicio del respeto, como dijera el señor Presidente de la República Tabaré Vázquez "la laicidad es un marco de relación en el que los ciudadanos podemos entendernos desde la diversidad pero en igualdad. La laicidad es garantía de respeto al semejante y de ciudadanía en la pluralidad. O dicho de otra manera: la laicidad es factor de democracia."

Y esa confluencia y pacífica convivencia se sustenta sobre valores que reconocen derechos y libertades de los individuos, que proceden de la civilización a la que pertenecemos, constituyen los fundamentos de nuestra sociedad y en su defensa y fortalecimiento están la mayoría de las respuestas a los problemas contemporáneos.

 

Asumimos un compromiso de ejercer esta Presidencia, recogiendo las tradiciones más ricas de esta casa, con un espíritu permanente de diálogo y puertas abiertas, a los legisladores, a los funcionarios y a la sociedad toda. Escucharemos y atenderemos las sugerencias de todos aquellos con los que compartimos el trabajo recordando aquel proverbio que nos señala que en la multitud de consejeros esta la sabiduría del que gobierna.

También nos resulta imprescindible una ineludible referencia a quien varios años atrás ocupara este lugar en nombre del Partido Nacional, que luchara junto a Wilson Ferreira Aldunate y otros tantos compatriotas y finalmente que diera su vida en defensa de las libertades y la restauración democrática, me refiero a quien en este año recordamos los 40 años de su vil asesinato y que lo hace un símbolo en defensa de esta casa como baluarte de la Democracia, Don Héctor Gutiérrez Ruiz.

En estas instancias uno se llama a la necesidad de reflexionar y auto analizarnos si cabalmente estamos cumpliendo el rol histórico que debemos cumplir como representantes y en nuestra suma si el órgano como tal cumple con el Propósito, esencia del fundamento republicano y democrático de nuestra Nación.

Y parte de esa reflexión tiene que ver con la producción de leyes, en un año muy especial donde ya hemos dejado atrás el debate sobre el Presupuesto y todavía tenemos una prudencial distancia con el periodo electoral, encontrándonos en un inmejorable tiempo para producir legislación y con el desafío de producirla con la mejor calidad posible. Dice una enseñanza que por nuestros frutos seremos conocidos.

Y esa labor constructora de la legislación por supuesto que la debemos de realizar sin renunciar a la fiscalización y control que también son cometidos sustanciales de nuestra labor parlamentaria sobre la gestión del Poder Ejecutivo y también sobre el cumplimiento y la efectividad de las leyes, que muchas veces y después del esfuerzo y el trabajo parlamentario, naufragan por la falta de reglamentación.

La reflexión sobre el cumplimiento de nuestro rol también incluye un capítulo que le daremos especial atención durante este año y tiene que ver sobre la transparencia y la información de la tarea parlamentaria a la sociedad. Tiene que ver con la permanente rendición de cuentas qe debemos hacer ante los representados, su fuente más emblemática la tenemos en la frase de José Artigas que está presente en el frontispicio de esta sala y que nos debe recordar en todo momento a cada uno de nosotros como representantes frente al pueblo "Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa ante vuestra presencia soberana".

Ese reconocimiento permanente de que estamos aquí como representantes y nos debemos a nuestros representados, es decir a nuestro pueblo, debe señalarnos la necesidad de comunicar, informar y facilitar el acceso a la labor parlamentaria por todas las vías posibles. En ese sentido profundizaremos algunas ideas a las en su momento les puso especial cariño nuestro antecesor Luis Lacalle Pou, con el proyecto de televisación de las sesiones y la presencia de la Cámara en las redes sociales y que en cierta medida fuera continuada en otras gestiones pero que requieren una necesaria profundización y actualización permanente por la dinámica de las comunicaciones y el avance tecnológico.

Somos plenamente conscientes de que el periodo de ejercicio efectivo de la Presidencia es sumamente breve y tal vez mucho de los proyectos y objetivos no podamos concluirlos pero como dijo un parlamentario que para mí es una gran referencia, William Wilberforce, ese británico que luchó incansablemente para transformar la sociedad inglesa del siglo XVIII y que entre sus triunfos se encuentra la abolición de la esclavitud en el Imperio Británico: "Las grandes cosas tienen inicios pequeños. Cada aguacero es sólo una gota, cada fuego es una chispa, cada cosecha es solo una semilla, cada viaje es solo un paso porque sin pasos no hay viajes".

Y reconociendo que tan solo somos una gota o una chispa, que se puede sumar a otras miles que quieren mejorar la sociedad en que vivimos, vamos a trabajar, como función de extensión de las tareas de esta Cámara sobre algunas vulnerabilidades que entendemos tiene nuestra Nación.

Sin desconocer que tenemos muchas vulnerabilidades sociales, creemos que hay esfuerzos y avances pero entendemos que hay una realidad que se vincula a la sostenibilidad de nuestro pueblo y tiene que ver con el fenómeno demográfico de una sociedad que tiene serios problemas de crecimiento, que envejece y cuya baja natalidad tiene índices realmente preocupantes. El VI Atlas Socio demográfico, de agosto 2015, dice que: "en términos generales la fecundidad experimentó una nueva reducción y se estancó en un valor ubicado por debajo del nivel de reemplazo poblacional.

Sabemos que hay esfuerzos desde la Administración, de diferentes actores públicos y desde muchas organizaciones de la sociedad civil por apoyar a la maternidad. Hay incluso medidas legislativas para favorecerla, apoyarla y contenerla. Pero creemos que deberíamos explorar las diferentes experiencias, generar ámbitos de intercambio y coordinación, para que podamos generar una Política Pública coordinada y que pueda trascender las barreras de los organismos y los periodos de gobierno. En la promoción y el amparo de la maternidad estará la voluntad expresa de dar la bienvenida a los hijos de nuestra Patria que garantizarán el futuro de la Nación.

Entiendo que tenemos otra vulnerabilidad social relacionada con una realidad difícil que viven muchos compatriotas y sobre la cual tenemos una excelente legislación pero que todavía tenemos mucho por hacer, por reglamentar y en definitiva por llevar la realidad las expresiones de voluntad manifestadas por la Sociedad y el Estado: nos referimos a la discapacidad.

Hace varios años que aprobamos una ley por la que se establece un sistema de protección integral a las personas con discapacidad, tendiente a asegurarles su atención médica, su educación, su rehabilitación física, psíquica, social, económica y profesional y su cobertura de seguridad social, así como otorgarles los beneficios, las prestaciones y estímulos que permitan neutralizar las desventajas que la discapacidad les provoca y les dé oportunidad, mediante su esfuerzo, de desempeñar en la comunidad un rol equivalente al que ejercen las demás personas.

Del texto de esta ley a la realidad que viven las personas con discapacidad y que muchas veces sufren sus familias, hay una distancia muy importante. Creemos que debemos de trabajar en escuchar, compartir, analizar sus realidades e intentar sensibilizarnos y sensibilizar a otros para concretar las medidas necesarias que ayuden a acortar esa distancia entre el ideal que queremos y que se expresa en la ley con la realidad que nos golpea y muchas veces nos avergüenza.

Hay otra vulnerabilidad que padecemos como país y que tal vez hace algunos años parecía algo muy remoto pero hoy requiere una mayor atención de todos y fundamentalmente por parte de los actores públicos y tiene relación a la situación ambiental de la República. En relación a este tema hay dos aspectos que nos proponemos analizar en profundidad: por un lado la situación de la calidad del agua dulce, recurso natural de vital importancia en el planeta y que hace pocos días recibíamos un informe por el cual se denunciaba que dos terceras partes de la población del planeta no tienen agua suficiente como para satisfacer sus necesidades. En un país donde tenemos una bendecida abundancia de agua, no podemos darnos el lujo de utilizar ese recurso en forma irresponsable y no extremar los cuidados para su debida protección. Impulsaremos la realización de un Congreso sobre Aguas, donde convocaremos a la sociedad civil, a la academia y a los actores públicos con responsabilidad en la materia, para poder analizar en profundidad y porque no soñar con el diseño de una Política Nacional de Aguas como Política de Estado para nuestro país.

Por otro lado también nos proponemos otorgarle una especial atención a los temas ambientales vinculados con el Hábitat y aprovechando la realización de la III Conferencia de Naciones Unidas sobre Hábitat, impulsaremos un trabajo multipartidario, donde también recojamos las visiones de la sociedad civil y de la academia para fortalecer una posición como país y para consensuar una estrategia que pueda contribuir a terminar con las tristes secuelas de la manifestación urbana de la pobreza, donde orientales que viven en la informalidad e irregularidad, sin servicios básicos, terminan siendo las principales víctimas que se ven afectados en su salud y en las oportunidades de un desarrollo integral.

Reflexionar sobre los temas ambientales, que son globales pero nos obligan a asumir responsabilidades de acciones concretas localmente, en nuestro ámbito nos vemos interpelados a revisar la vigencia y efectividad de la legislación ambiental, su actualización y complementación para enfrentar los nuevos desafíos y optar sin dudas por un modelo de desarrollo sustentable, donde el "Uruguay Natural" siga siendo – como lo determinó legalmente nuestro país- la distinción entre las naciones.

Convocaremos a la academia y a la sociedad para que junto a los miembros de esta casa y demás responsables públicos evaluemos el marco legal ambiental, territorial y de desarrollo sustentable, a los efectos de llegar a conclusiones sobre su necesaria actualización.

Y también relacionado con el ambiente tenemos un compromiso desde nuestra casa en las conductas más simples y cotidianas pero que en definitiva hacen al todo, y máxime cuando se asumen desde un lugar de relevancia por el efecto de las señales que uno puede trasmitir. Vamos a intentar ser muy cuidados en el gasto en general, pero en particular en lo que se refiere a la energía, al agua y al papel. Especialmente sobre este último por lo que supone el volumen de gasto de este insumo, el impacto ambiental que genera su producción y lo que también supone como residuo.

Trataremos de implementar – y descontamos con la ayuda y la conciencia de todos los señores y señoras legisladores- una reducción drástica del uso del papel y la optimización de la tecnología que nos permite informarnos y hasta ser mucho mas efectivos en la tarea legislativa.

Otra vulnerabilidad sobre la que también pensamos otorgarle un espacio de reflexión importante se refiere a las asimetrías que tiene nuestro territorio, desigualdades que vienen desde lo profundo de la historia y nos duele cuando vemos las dificultades que viven miles de uruguayos por no residir en la capital o las principales ciudades y ello los condena a tener servicios de segunda y sueños frustrados por falta de oportunidades. Nos proponemos trabajar en relación a un seguimiento del proceso de descentralización y evaluar su desarrollo. Y en particular le daremos un capítulo especial a las necesarias y tan reclamadas políticas de fronteras, para aquellos orientales que viven lejos de los centros de poder, lejos de las oportunidades de su país y a su vez viven (o vivimos) demasiado cerca de otras realidades que nos afectan. Trataremos de generar espacios para escuchar y aproximar esas realidades a los decisores públicos, tratando de aportar nuestro granito para que esas desigualdades sean menores y caminemos juntos a una patria más integrada que quiere decir una patria más justa.

Como verán tenemos muchos proyectos, muchas planes de trabajo y apenas un año de ejercicio que nos recuerda que tenemos que continuar las buenas iniciativas comenzadas en el pasado, y en particular hemos conversado con el Presidente saliente Alejandro Sánchez sobre iniciativas y propuestas que ha comenzado y algunas que también él las viene continuando, como la experiencia con escolares "Visita tu Parlamento" o el "Día del Futuro", entre otras que continuaremos con el mismo entusiasmo, ilusionado también en que algunas propuestas que iniciemos en este periodo puedan tener continuidad en el futuro.

Trataremos desde este lugar honrar y respetar la democracia en cada acción, en cada palabra y cada gesto, reconociendo el rol institucional del cargo que hoy mis colegas me delegan y cuya confianza me compromete.

Entiendo que una vida volcada al servicio público es una vida con propósito y es mi deseo cumplir esa vocación de servicio al prójimo cumpliendo con un consejo que nos dejara el pensador John Wesley "Haz todo el bien que puedas, por todos los medios que puedas, de todas las maneras que puedas, a todas las horas que puedas, a toda la gente que puedas, durante todo el tiempo que puedas".

Línea del pie de página
Montevideo, Uruguay. Poder Legislativo.