Retorno a página principal

Carátula

SEÑORA PRESIDENTA.- Habiendo número, está abierta la sesión.

(Son las 16:20).

                –Corresponde continuar con la discusión del articulado del proyecto de ley. Estuve leyendo la versión taquigráfica de la última sesión de la comisión en la que figura una propuesta de la presidenta que presidió ese día para tratar de ver, antes que nada, los artículos que estaban pendientes, sobre todo por temas de redacción. Desde secretaría se nos comunicó por mail que no había ninguna propuesta, aunque quizás en el día de hoy los integrantes de la comisión tengan alguna modificación para plantear, y así continuar con el articulado e ir acordando quizás hasta el capítulo II.

SEÑORA PAYSSÉ.- Creo que habíamos empezado a analizar el artículo 7º, relativo a las formas de violencia según el ámbito, que derivó en una reflexión que no recuerdo exactamente si había sido con versión taquigráfica o no.

SEÑORA PRESIDENTA.- Me parece que estaban considerando el artículo 6º, sobre formas de violencia, y había sido desglosada una parte.

SEÑORA PAYSSÉ.- En la reflexión que estuvimos haciendo, independientemente de algunos literales del artículo 6º, vimos que en el artículo 7º se habla de formas de violencia según él ámbito. Mirando un poco hacia atrás nos percatamos que el literal j., sobre violencia en el ámbito educativo, también utilizaba la expresión «ámbito», por eso no recuerdo si con versión taquigráfica o no, habíamos visto que teníamos que ajustar un poco no solo las definiciones, sino su ubicación. Por ejemplo, tal vez el punto relativo a la violencia en el ámbito educativo tendría que estar en el artículo 7º  que hace referencia a las formas de violencia según el ámbito o no. Por eso me parece que teníamos que hacer un intercambio para ver cómo seguimos avanzando con el estudio de los literales. Eso fue lo que creí entender.

SEÑORA PRESIDENTA.- ¿Los señores senadores tienen alguna propuesta para realizar?

SEÑORA PAYSSÉ.- Recuerdo que en el desglose de la violencia obstétrica la señora senadora Xavier había estado hablando de neologismos y seguramente aportará para que la redacción sea la más adecuada. De todos modos, sería bueno repasar un poco y dotar al proyecto de ley de las mejores definiciones. Si bien tengo algunas correcciones para hacer, todavía no he recibido propuestas de articulados. Sí la reflexión colectiva de que teníamos que seguir avanzando en esto.

(Se suspende momentáneamente la toma de la versión taquigráfica).

 

SEÑORA PRESIDENTA.- En virtud de lo analizado, dado que el literal j. del artículo 6 refiere a la «Violencia en el ámbito educativo», parece correcto incorporarlo en el artículo 7º, que se denomina «Formas de violencia según el ámbito».

                Si no se hace uso de la palabra, se va a votar si se pasa el literal j. del artículo 6 como literal d. del artículo 7º.

(Se vota).

                –5 en 5. Afirmativa. UNANIMIDAD.

                Corresponde continuar con la consideración del literal h. del artículo 6º, «Violencia obstétrica».

SEÑORA XAVIER.- No traje la propuesta de redacción.

SEÑORA PRESIDENTA.- Entonces, lo dejamos pendiente.

                Corresponde pasara considerar el literal k. «Acoso sexual callejero».

¿Hay alguna sugerencia con respecto a este literal?

SEÑORA PAYSSÉ.- Una parte de la redacción del literal creo que hay que eliminarla. Aquí habla de todo acto de naturaleza o connotación sexual ejercida en los espacios públicos, por una persona en contra de una mujer con la que no tiene una relación. Me parece que lo relativo a la relación habría que eliminarlo. Si tiene relación, ¿la puede acosar? Entonces, ¿eso no es acoso? Deberíamos quitar la siguiente expresión: «con la que no tiene una relación y».

SEÑORA XAVIER.- Estoy de acuerdo.

SEÑORA AVIAGA.- También estoy de acuerdo.

SEÑORA PAYSSÉ.- Entonces, el literal diría lo siguiente: «Todo acto de naturaleza o connotación sexual ejercida en los espacios públicos, por una persona en contra de una mujer sin su consentimiento, generando malestar, intimidación, hostilidad, degradación, humillación, o un ambiente ofensivo para la mujer acosada».

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el literal k. con la redacción dada por la senadora Payssé.

(Se vota).

                –5 en 5. Afirmativa. UNANIMIDAD.

                En consideración el literal l, «Violencia Política».

SEÑORA PAYSSÉ.- Estaría de acuerdo con la definición, pero sí eliminaría donde dice: «de sus principios o de la ley». Es en contra de su voluntad, porque la violencia radica en eso, es decir, en inducirla a tomar decisiones en contra de su voluntad. Se supone que en el ámbito político la ley es la que nos rige a todos. Creo que no corresponde.

SEÑORA PRESIDENTA.- No me molestaría que dijera «de sus principios», pero no me queda claro a qué ley se refiere.

SEÑORA XAVIER.- Si el literal termina en «voluntad», el texto va a quedar más genérico porque puede ocurrir  con los principios, con la forma como se pueda vestir una candidata, con el estilo de comunicación. O sea, puede ocurrir con cualquier cosa que la candidata esté llevando adelante y a juicio de quien pretende hostigarla o ejercer violencia en contra de ella, no es el estilo, la vestimenta, etcétera. Me parece que no está determinado por la actitud en sí, sino por el ejercicio de la violencia.

SEÑORA AVIAGA.- Me pregunto si el espíritu no fue dejarlo por escrito en este proyecto de ley para que no se induzca a votar, por decisión partidaria, algo que vaya en contra de la propia Constitución; muchas leyes son declaradas inconstitucionales. En la política, muchas veces sucede que se invoca la disciplina partidaria para «obligar» a que uno vote determinadas cosas que van en contra de sus principios, de sus creencias y de la propia Constitución. Por eso, quizás no estaría fuera de lugar hacer mención a la ley en el artículo.

SEÑORA XAVIER.- Tengo una alternativa pero no sé si es bueno tomar nota ahora; de pronto, es preferible analizarla. Diría: «Violencia política. Todo acto de presión, persecución, hostigamiento, amenazas o cualquier tipo de agresión a una mujer por su condición de tal, o a su familia, en su condición de candidata electa o en ejercicio de la representación política, para impedir o restringir el libre ejercicio de su cargo o inducirla a tomar decisiones en contra de su voluntad.» Creo que es muy largo y habría que cortarlo.

SEÑORA PAYSSÉ.- El nomen iuris dice «Violencia Política». Por tanto, la violencia política está instalada en las formas de violencia, en el ámbito político y en una ley marco de violencia hacia las mujeres, basada en género. Entonces, volver a poner «su condición de mujer» es redundante.

                Me parece que si entramos en el tema que planteaba la señora senadora Aviaga, ingresaríamos a una consideración de otra naturaleza porque los partidos tienen reglas, formas de decisión que deben ser respetadas en la medida en que no vayan en la dirección que queremos evitar, es decir que sea porque la mujer es candidata, electa en ejercicio de representación política, porque se meten con su familia, o porque le impiden o restringen el libre ejercicio de su cargo. Eso no tiene que ver con los principios o definiciones político-programáticas de un partido; esas son cosas diferentes. Acá estamos hablando de la violencia que se ejerce, específicamente, en el ámbito político con las mujeres en el ejercicio de esa función. Teniendo en cuenta el título de esta ley –después desaparecen los títulos, pero queda la constancia en la discusión– y el nomen iuris de este literal que está inserto en un capítulo llamado «formas de violencia», vemos que se acota a los conceptos que pensamos que entran dentro de lo que es violencia. Otros pueden entrar dentro de lo que es la disciplina partidaria, los principios de acción o estratégicos, pero ese es un tema que le corresponde a cada partido. Para mí hay que hacer hincapié en lo que tiene que ver con la violencia que tiene estas características, de lo contrario se pierde el contexto.

SEÑORA AVIAGA.- En este literal que tiene que ver con violencia política se dice específicamente: «Para impedir o restringir el ejercicio libre de su cargo o inducirla a tomar decisión en  contra de su voluntad, de sus principios o de la ley» y si lo dejamos así, claramente tiene que ver con lo que nosotros manifestábamos. Muchas veces pasa que hay legisladores que tienen un pensamiento, un principio o un criterio sobre un tema y luego el partido toma otra decisión. Esto se vería violentado si queda lo expresado en el artículo.

SEÑORA PAYSSÉ.- Lo que digo es que si tomamos la violencia política en general y asumimos como concepto que una persona se puede sentir violentada por una decisión de su partido, entonces plantamos la bandera de la anarquía y se terminó el problema.

                Los partidos políticos tienen leyes de funcionamiento interno, normas, decisiones políticas programáticas y estratégicas.  Me parece que lo que se busca es que, en el marco de esos puntos que he mencionado, el hecho de ser mujer no tenga un plus de afectación. Por eso me parece que está bien terminar la redacción en «voluntad».

                Si los demás señores senadores piensan otra cosa, será así. Simplemente quiero dar los argumentos por lo que me parece que la violencia política se genera más que nada con las mujeres por otras vías y no por lo que se establece al final del artículo.

SEÑORA XAVIER.- Me parece que no podemos confundir la cuestión disciplinaria con el acoso por la condición de ser mujer. El acoso está configurado por ir en contra de la voluntad de la candidata. ¿Qué cosas se violan, además de la voluntad de la candidata? Los principios partidarios u otro tipo de disposición. Según lo que entendí de lo expresado por la señora senadora Payssé, si nosotros finalizamos la redacción en «voluntad», queda más claro cuál es el límite entre la violencia que se ejerce por ser mujer –que puede llegar a contrariar lo que se pretende llevar adelante– y otras alternativas de la vida política, en las que puede haber la configuración de un acto disciplinario.

                Reconozco que no es un artículo que me quede muy claro y no he visto legislación comparada, aunque conozco la tipificación de violencia política. Esto es muy nuevo y nos puede estar pesando no tener tanta claridad. Me da la sensación de que en este proyecto de ley –que es muy extenso y complejo– vamos a tener que hacer un peinado en cada capítulo porque hay que ver la armonización y si se ajustan algunas definiciones; en todo caso, deberemos reconsiderar el artículo.

En principio, en este intercambio me he ido convenciendo de que la voluntad es la condición que determina el ejercicio o no de la violencia porque se aplica presión, persecución, hostigamiento, amenaza o cualquier tipo de agresión en el ámbito de la representación política.

SEÑORA PRESIDENTA.- Entonces descartamos la propuesta de modificar la redacción de la señora senadora Xavier.   

                Coincido con la señora senadora Payssé en que el concepto de agregar el hecho de ser mujer por la condición de género, es redundante. No me parece mal cómo ha sido redactado el artículo, aunque quizá tenga alguna duda con respecto al final. De todos modos, no me opongo, pues no me parece que cambie sustancialmente. En todo caso, si los señores senadores están de acuerdo lo pasamos a votar o, si no, continuamos con el siguiente literal.

SEÑORA AVIAGA.- Pienso que se puede dejar la puerta abierta a distintas interpretaciones. Es decir, desde otro ángulo, si se habla de impedir o restringir el ejercicio de sus facultades, después de que esté aprobada la norma se puede interpretar que, por ejemplo, una decisión que se toma por disciplina partidaria en realidad sea en contra de su voluntad, con lo que alguien podría considerarlo violencia.

SEÑORA XAVIER.- El literal expresa: «Todo acto de presión, persecución, hostigamiento, amenazas o cualquier tipo de agresión a una mujer candidata, electa o en ejercicio de la representación política, o a su familia, para impedir o restringir el libre ejercicio de su cargo o inducirla a tomar decisiones en contra de su voluntad, de sus principios o de la ley». El texto no refiere a una diferencia política en el trámite de una definición cualquiera, sino una diferencia política a la que se llega en el marco de una presión indebida, más allá del debate político.

SEÑORA PRESIDENTA.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el literal l. hasta donde dice: «en contra de su voluntad».

(Se vota).

                –6 en 6. Afirmativa. UNANIMIDAD.

                Léase el literal m. «Violencia mediática».

(Se lee).

                «Toda publicación o difusión de mensajes e imágenes a través de cualquier medio masivo de comunicación, que de manera directa o indirecta promueva la explotación de las mujeres o sus imágenes, injurie, difame, discrimine, deshonre, humille o atente contra la dignidad de las mujeres, legitime la desigualdad de trato o construya patrones socioculturales reproductores de la desigualdad o generadores de violencia contra las mujeres».

                –En consideración.

SEÑORA XAVIER.- Voto este literal con total convicción porque, además, el reciente episodio en el que una whiskería, rifa mediante, en nuestro país promovía como premio una mujer para tener relaciones sexuales, me parece que es de la época de las cavernas. Si bien tenemos alguna comisión ante la que se podría haber hecho la denuncia, la existencia de una ley de esta naturaleza va a permitir un mayor control sobre esos episodios.

SEÑORA PRESIDENTA.- Apoyado.

                Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota).

                –6 en 6. Afirmativa. UNANIMIDAD.

                Léase el literal n. «Violencia Femicida».

(Se lee).

                «Es la acción de extrema violencia que atenta contra el derecho fundamental a la vida y causa la muerte de una mujer por el hecho de serlo, o la de sus hijas, hijos u otras personas a su cargo, con el propósito de causarle sufrimiento o daño».

                –En consideración.

SEÑORA PAYSSÉ.- Quiero hacer el siguiente comentario.

                Estoy de acuerdo en que se debe tipificar la violencia femicida –más adelante vendrán los reproches penales correspondientes a partir del artículo 86–, pero después de votar esta disposición habría que ver si ya no anda circulando otra versión en el marco de las modificaciones al Código Penal.

Entonces, voy a votar esta disposición, pero debe tener una armonización con el reproche penal correspondiente. No nos cuesta nada, cuando terminemos de aprobar este proyecto de ley, averiguar en la comisión de la Cámara de Representantes qué texto se está manejando al respecto.

SEÑORA PRESIDENTA.- Coincido con la señora senadora.

SEÑORA XAVIER.- Me parece que estamos en condiciones de votar esta norma, sin perjuicio de informarnos sobre la tipificación en el Código Penal, que viene más demorado de lo que uno desearía y seguramente va a tardar más que el trámite de este proyecto de ley. Entonces, estoy de acuerdo en hacer la consulta, pero la haría ya –sin perjuicio de votar esta disposición–, para conocer el texto, más allá de que pueda sufrir modificaciones, porque ni siquiera ha sido aprobado en la comisión. Considero que es un elemento a incorporar en el conjunto de materiales que vamos a tener para la definición de este proyecto de ley. Insisto en que hoy estoy en condiciones de votar esta norma pero propongo que por Secretaría se solicite el texto del Código Penal.

SEÑORA PRESIDENTA.- Coincido con ambas señoras senadoras en el concepto, sobre todo en que la norma debe ser coherente con lo que se va a votar en la Cámara de Representantes. De manera que vamos a hacer las consultas en la comisión de la Cámara de Diputados.

                Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el literal n.

(Se vota).

                –6 en 6. Afirmativa. UNANIMIDAD.

                Léase el artículo 7.

(Se lee).

«Artículo 7. Formas de violencia según el ámbito: Las disposiciones de esta ley se aplican a todas las formas de violencia basada en género, en cualquier ámbito en que se manifiesten, considerando particularmente las violencias que ocurren en el ámbito doméstico, institucional y comunitario, entendiendo por tales:

a. Violencia doméstica. Constituye violencia doméstica toda acción u omisión, directa o indirecta, que por cualquier medio menoscabe, limitando ilegítimamente el libre ejercicio o goce de los derechos humanos de una mujer, causada por una persona con la cual tenga una relación de parentesco, o tenga o haya tenido una relación de noviazgo o tenga o haya tenido una relación basada en la cohabitación.

Constituye también violencia doméstica la exposición de niñas, niños o adolescentes a la violencia contra sus madres u otras personas a cargo de su cuidado.

b. Violencia Comunitaria: Toda acción u omisión que a partir de actos individuales o colectivos en la comunidad, transgreden los derechos fundamentales de una o varias mujeres y propician su denigración, discriminación, marginación o exclusión.

c. Violencia Institucional: Es toda acción u omisión de cualquier autoridad, funcionario o personal del ámbito público o de instituciones privadas como centros de salud, residenciales, educativos, sindicatos, cooperativas, asociaciones gremiales, deportivas o de la sociedad civil, que discrimine a las mujeres o tenga como fin menoscabar, obstaculizar o impedir el goce y disfrute de los derechos y libertades fundamentales de las mismas, así como la que pretenda obstaculizar u obstaculice el acceso de las mujeres a las políticas y servicios destinados a prevenir, atender, investigar, sancionar y erradicar las manifestaciones, tipos y modalidades de violencia contras las mujeres previstas en la presente ley».

A continuación, se agregaría el literal d. «Violencia en el ámbito educativo».

–Parece de recibo la sugerencia de agregar ese literal, pero en el literal relativo a violencia institucional hay una referencia específica a los centros educativos, tanto en el ámbito público como privado, por lo que podría ser redundante este agregado. 

SEÑORA PAYSSÉ.- Tengo algunas observaciones para hacer sobre estos  literales, pero voy a comenzar por lo expresado por la señora presidenta. Creo que en el literal c. «Violencia Institucional», luego de «instituciones privadas» deberían eliminarse las referencias: «como centros de salud, residenciales, educativos, sindicatos, cooperativas, asociaciones gremiales, deportivas o de la sociedad civil» porque no es una buena práctica legislativa nombrar algunos ámbitos y no otros. Cuando decimos: «Es toda acción u omisión de cualquier autoridad, funcionario o personal del ámbito público o de instituciones privadas» ya es abarcativo y no es necesario poner esos  ejemplos. Si se acepta la idea de suprimir esa enumeración, tendría total vigencia el literal que se propuso agregar sobre el ámbito educativo porque es un ámbito muy particular. Ya contamos con alguna ley de acoso en esa área y se tipifica de manera particular el relacionamiento allí. Con respecto a lo anterior, insisto en que no me gusta legislar utilizando la expresión «como tal, tal y tal», no me parece que sea una forma adecuada.

                Por otra parte, el artículo dice: «con la cual tenga una relación de parentesco, o tenga o haya tenido una relación de noviazgo». No sé si la referencia a noviazgo es la mejor, porque la relación no necesariamente debe ser de esa índole. Quizás se quiere poner a texto expreso porque se está haciendo una campaña muy fuerte sobre la violencia en el noviazgo, pero me temo –aclaro que estoy razonando en voz alta y nada más que eso– que si especificamos el noviazgo deberíamos especificar algunas circunstancias, pero quizás ya está expresado y no lo estoy viendo ahora.

                Por  último, quiero mencionar que en la expresión «Constituye también violencia doméstica la exposición de niñas, niños o adolescentes a la violencia contra sus madres u otras personas a cargo de su cuidado»,  establecida en el último párrafo del literal a. del artículo 7, no sé si no estamos interfiriendo en el Sistema Nacional de Cuidados o en la ley de cuidados, o si la palabra «cuidado» se usa específicamente para incorporar a esa nueva relación, que no sé si tiene que ver con la parte de las domésticas. Para mí, no es así. Para mí, el cuidado es otra cosa.

                Entonces, no sé si el término «cuidado», que está muy exacerbado,  es el mejor o si deberíamos buscar otro que mejore el texto. De otra manera, capaz que nos metemos en un lío.

SEÑORA XAVIER.- En cuanto a este último tema, creo que si terminamos la frase con la expresión «personas a su cargo» evitamos la confusión de si son parte del Sistema Nacional de Cuidados o si son cuidadoras. Aquí se alude a una relación familiar, sanguínea o no.

(Apoyados).

SEÑORA PRESIDENTA.- Coincido.

SEÑORA XAVIER.- Confieso que tengo una enorme preocupación porque no sé si estamos diferenciando adecuadamente los contenidos de los artículos 6º y  7º.

                Me queda claro que una cosa es la forma de violencia y, otra, el ámbito donde esas formas de violencia se ejercen, pero luego no lo veo tan claro en cada uno de los artículos, a tal punto que acabamos de decir que la violencia educativa la deberíamos pasar al artículo 7 porque se da en el ámbito educativo. Sin embargo, previamente tenemos la violencia laboral, que se da en ese ámbito, que podrá ser más grande o más chico.

                Creo que debemos observar, uno a uno,  los tipos de violencia contenidos en el artículo 6º, por cuanto permítanme tomarme un rato para referirme a cada uno de ellos.

La violencia física puede darse en cualquier ámbito –no cabe duda de que es un tipo de violencia y su aplicación puede ocurrir en cualquier espacio–; la sicológica o emocional, también; la sexual –que puede ser un poco más restrictiva– también puede ocurrir en muchos ámbitos; la violencia por prejuicio hacia la orientación sexual, identidad de género o expresión de género, también; la violencia económica, también; la violencia patrimonial, también; la violencia simbólica, también.

Por otra parte, la violencia obstétrica es un espacio y, en realidad,  está un tanto border porque se supone que, en general, es una violencia institucionalizada, aunque podría llegar a dejarse como una forma de violencia. 

Ahora bien, me parece que si sacamos la violencia del ámbito educativo, también debemos sacar la del ámbito laboral.

El acoso sexual callejero se da en un ámbito, porque ello no sucede ni en el domicilio ni en ningún otro lado, por tanto también correspondería al artículo 7.           

La violencia política se puede dar en cualquier lugar y no necesita un espacio propio.

SEÑORA PRESIDENTA.- En el ámbito político.

SEÑORA XAVIER.- En el ámbito político, pero digamos que también tiene la condición difusa de la violencia simbólica. Puede darse en el espacio partidario, pero también se puede ejercer violencia política más allá de que esté constituido en un espacio definido.

                La violencia mediática no tiene un espacio tan físico, aunque lo virtual aquí también implica. El femicidio no tiene que ver con el ámbito sino con la condición de ejercer la violencia por la sola razón de ser mujer, con el término de muerte sobre el final. Entonces, estoy pensando que a la doméstica, a la comunitaria, a la institucional, se le podrían agregar otras formas que están en el artículo 6; tengo la sensación de que deberíamos considerar una readecuación de estos artículos.

SEÑORA PAYSSÉ.- Comparto lo que dijo la señora senadora Xavier. En el artículo 6º, más que nada estamos tipificando. En el artículo 7 pretendemos poner énfasis en algunos ámbitos. Mi planteo es que si al final del artículo 6º decimos: «Las disposiciones de esta ley se aplican a todas las formas de violencia basada en género en cualquier ámbito que se manifiesten», terminando ahí la frase con un punto, me parece que estaríamos sacándonos todo lo otro.

En definitiva, el artículo 6º, como dijo la señora senadora Xavier, hace referencia a ámbitos que están implícitos. Pero por las dudas, si quedara algún signo de interrogación, plantearía eliminar el 7º y que el 6º abarque a todas las tipificaciones, poniendo al final la primera parte del artículo 7º, que habla de formas de violencia según el ámbito. Aclaro que también sacaría ese nomen iuris porque lo dejaría en el mismo artículo 6º. En definitiva, pondría un artículo final que dijera: «Las disposiciones de esta ley»  –o «lo que se señala anteriormente» –se aplicarán a todas las formas de violencia basada en género en cualquier ámbito en que se manifiesten». De este modo estaríamos, genéricamente, poniendo todos los ámbitos. Son todos los ámbitos. Si se trata del ámbito educativo, por ejemplo, ahí lo pondremos; y si se trata de todas las otras, que como dijo la señora senadora Xavier son aquellas a las que una a una se les va adjudicando un ámbito o varios, creo que con eso al final estaríamos sacándonos todo este problema. Incluso, pienso que algunas tipificaciones que están ahí podrían ir en el mismo artículo 6º.

                De pronto, tendríamos que pensar en esto para resolverlo el próximo lunes. En realidad, creo que no podemos limitar los ámbitos a estos cuatro; además, se dice: «considerando particularmente las violencias que ocurren en tales ámbitos.» Digo esto, en primer lugar, porque la violencia doméstica la podemos tipificar como forma de violencia antes, ya que no necesitamos otra cosa más que tipificar que es la que ocurre en tal o cual lugar. Y las que vienen después, a mi juicio, son hasta redundantes. Podemos incluir, por ejemplo, si se considera, la síntesis de que en todos los ámbitos donde se genere violencia se tipifique como violencia lo que sucede, si está comprendido dentro de los literales del artículo 6. Me gustaría razonar un poco más este tema a los efectos de armonizar ambos artículos, a fin de no generar una duplicación o, lo que es peor, una confusión.

SEÑORA PRESIDENTA.- Coincidiendo y tomando la sugerencia de la señora senadora Payssé, creo que podemos analizar esto y para la próxima sesión traer una propuesta de redacción, ya sea suprimiendo el artículo 7 o complementándolo con algunos literales del artículo 6.

                En principio, no estaría en desacuerdo con que se incorporen algunos literales al artículo 7, sin eliminarlo.

                Veamos cual es la mejor redacción, entonces, y sobre todo contemplando lo que decía la señora senadora Payssé en cuanto a que es verdad que no se generen superposiciones o confusiones a la hora de aplicar la ley, que me parece es lo más importante.

                Si los señores senadores están de acuerdo, dejamos los artículos 6º y 7º para hacer una propuesta en la próxima sesión.

SEÑORA XAVIER.- Me preocupa el hecho de que estamos avanzando muy lentamente en la consideración de este proyecto de ley. No cabe duda de que, cada vez que ocurre alguna de las situaciones que describe este proyecto de ley, uno se siente responsable por no haber podido avanzar más decididamente. Es cierto que la ley, por sí misma, no va a evitar que se generen determinadas situaciones, pero al contar con esta normativa vamos a tener sanción –y prevención también– para muchas más circunstancias que las que tenemos actualmente.

                Por tanto, estoy preocupada por cómo darle mayor continuidad a un proyecto de ley de esta naturaleza, que incluso facilita la ubicación de todos nosotros para la votación y la conexión con otros artículos.

                Los días lunes son siempre complejos para todas las colectividades partidarias. Creo que deberíamos disponer alguna forma –voy a sugerir alguna– para todos los artículos, previo a la cuestión penal. Esto también va a suponer una complejidad porque, además, vamos a estar integrados con otra comisión.

                Sin duda que esta base de descripción, por más que haya muchos artículos que son de tipo programático, es importante para poder continuar con la aprobación del proyecto de ley.

                Por eso, pienso que deberíamos coordinar para que, un día después del 18, podamos dar una discusión que, de pronto, pueda empezar a las diez de la mañana y continuar hasta las cuatro, cinco o seis de la tarde. De esa forma podremos tener una visión más global de lo que nos hemos propuesto, aunque soy la primera en reconocer que incumplí en lo que respecta a traer redacciones alternativas. Si no, considero que esto resulta muy tipo parche, muy sin contexto una aprobación de otra. Repito, me parece que tenemos que encontrar un día –seguramente después del 18– para realizar una sesión especial en la que logremos un avance más sustantivo.

                Si eventualmente la comisión entendiera que un integrante del equipo de redactores  de este proyecto de ley debería venir para asesorar a la comisión sobre por qué, por ejemplo, se hace una división de esta naturaleza, entonces no hacemos elucubraciones y podemos discutir con quienes pasaron mucho tiempo elaborando este texto. Tal vez lo que sucede es que la visión que nosotros tenemos ahora que estamos analizando el proyecto de ley, al tomar un poco de distancia, es que hay algunas situaciones que deberían corregirse.

                Por tanto, lo que estoy proponiendo es realizar una sesión extensa y, si la comisión está de acuerdo, pedirle al Instituto Nacional de la Mujeres que asista  alguna de las redactoras del proyecto de ley. Por lo menos, para que concurra al inicio de la sesión, aunque sería mejor que pudiera estar presente a lo largo de toda la reunión.

SEÑOR COUTINHO.- Pido disculpas por no haber llegado en hora, pero estaba en otra comisión que recibía a dos ministros.

                Al respecto, más allá de que en la sesión anterior se había planteado que se presentaran redacciones alternativas cada vez que se quisiera hacer alguna modificación –en general, esto lo dejamos en manos de nuestros asesores y después lo traemos pronto a la comisión–, creemos que de ese modo se pierde lo rico del debate y de las distintas ópticas que hay en varios temas de este siglo. Por lo tanto, si transformamos una ley que tiene el consenso de todos los partidos políticos, sobre un tema tan sensible, en una lectura de textos y de modificaciones, se pierde lo nutrido que significa tener la opinión de todos.

Por otro lado, creo que antes de convocar a actores externos, sería bueno que termináramos esta etapa. Para el remate final podría ser un buen aporte, pero no sé si para este repaso porque claramente pueden perderse los aportes de la propia comisión. Es una sensación que tengo. También debemos ver qué día lo hacemos porque en este momento la oposición está en mayoría en esta comisión y, más allá de que la ley tiene consenso, tal vez podamos hacer una jornada larga el primer día, pero tenemos que confirmar si estaremos todos porque, si no, no podremos avanzar.

                Coincido con la señora senadora Xavier en que este es un tema que está en el ámbito público, que debe ser de los proyectos de ley por los que más se pregunta y sobre el que estamos demostrando una lentitud compleja. Por lo tanto, si los integrantes de la comisión se comprometen, podemos hacer algunas sesiones que puedan generar más etapas, sin que sea un inconveniente que haya una participación externa.

SEÑORA PRESIDENTA.- Considero buena la sugerencia de la señora senadora Xavier. Haremos las consultas pertinentes para tratar de sesionar después del 18 de manera de dar mayor celeridad al tratamiento de este proyecto de ley, ya que estamos en el artículo 6º y son 103.

                No habiendo más asuntos, se levanta la sesión.

(Son las 17:15).  

 

 

 

 

 

 

Linea del pie de página
Montevideo, Uruguay. Poder Legislativo.