Poder Legislativo / República Oriental del Uruguay

 

Comisión de Salud Pública
y Asistencia Social

Carpeta Nº 1237 de 2006
Anexo I al
Repartido Nº 752
Diciembre de 2006

 

DÍA NACIONAL PARA LA PREVENCIÓN DEL SUICIDIO

 

Se declara el 17 de julio de cada año

 

I n f o r m e


 

Comisión de Salud Pública
y Asistencia Social

INFORME

Señores Representantes:

Vuestra Comisión de Salud Pública y Asistencia Social pone a consideración del plenario de la Cámara de Representantes el proyecto de ley referido al Día Nacional Para la Prevención del Suicidio.

La palabra suicidio, para designar una conducta, fue acuñada, aparentemente, por Sir Thomas Browne en su obra "Religio Médici" en el año 1642.

Etimológicamente proviene del latín, "sui" (uno mismo) y "cadere" (matar). Tiene entonces por su origen, una connotación de violencia autoinflingida.

La tasa de suicidio tiene variaciones geográficas, demográficas, raciales y etáreas. Dos países en el mundo tienen registros de mortalidad por suicidio desde el siglo XVIII y en ambos casos muestran una tendencia creciente. Los picos de aumento de las tasas se dan entre las personas mayores y los adolescentes, de forma casi igual en todo el mundo.

A nivel mundial, las muertes por suicidio igualan a las de los accidentes de tránsito y superan a las provocadas por conflictos bélicos.

Uruguay es el país de América del Sur con la tasa más alta de suicidios y ocupa el segundo lugar en América Latina. Las cifras han tenido un sostenido aumento desde 1990, con un pico en el año 2002 con una tasa de 21,7 muertes por 100.000 habitantes. Las tasas sólo miden las muertes. Si se consideran los intentos de autoeliminación, -de los que existen cuarenta casos por cada muerte por suicidio-, la situación es más alarmante.

Esta compleja realidad, difícil de entender, muchas veces genera situaciones de discriminación, desatención o de falta de interés de quienes rodean al suicida.

Foros mundiales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han determinado que es necesaria la prevención y que estas políticas tienen éxito en la disminución de las tasas de mortalidad por suicidio.

Las medidas de prevención están basadas en el tratamiento de las patologías psiquiátricas que están en la base de esta conducta, realizando la captación precoz en el primer nivel de atención y su derivación al lugar especializado.

La capacitación de los miembros de la comunidad y del personal sanitario son elementos que ayudan a la detección precoz de los casos y al manejo adecuado de la situación, así como la derivación oportuna a un centro de atención en salud mental.

La disminución de los elementos que ayudan a consumar el hecho del suicidio también es una estrategia eficaz. La difusión pública de los casos debe ser hecha de tal forma que no aumente el riesgo por conductas imitativas.

En el presente proyecto de ley, esto es tal vez su aspecto medular, no sólo se declara un día del año como Día Nacional de Prevención del Suicidio, sino que se dictan normas de difusión y capacitación del personal que eventualmente asiste a una conducta suicida, a fin de darles una guía de acción para la atención de estos casos, de la que hoy carecen.

Por todo lo expuesto se recomienda a la Cámara de Representantes aprobar el presente proyecto de ley.

Sala de la Comisión, 13 de diciembre de 2006.

ÁLVARO VEGA LLANES
Miembro Informante
MIGUEL ASQUETA SÓÑORA
LUIS JOSÉ GALLO IMPERIALE
JOSÉ QUINTÍN OLANO LLANO

Línea del pie de página
Montevideo, Uruguay. Poder Legislativo.