Poder Legislativo / República Oriental del Uruguay

 

Comisión de Vivienda, Territorio y
Medio Ambiente, integrada
con la de Hacienda

Carpeta Nº 2491 de 2002
Anexo I al
Repartido Nº 1085
Noviembre de 2002

 

FORTALECIMIENTO DEL BANCO HIPOTECARIO DEL URUGUAY

 

Normas

 

I n f o r m e s


 

Comisión de Vivienda, Territorio y
Medio Ambiente, integrada
con la de Hacienda

INFORME EN MAYORÍA

Señores Representantes:

Vuestra Comisión de Vivienda, Territorio y Medio Ambiente integrada con la de Hacienda, aconseja al plenario, la aprobación del proyecto de ley que se adjunta, por las consideraciones que a continuación se establecen:

El análisis del tema se realizó a partir del Mensaje y proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo referente al Fortalecimiento del Banco Hipotecario del Uruguay. El mismo contiene modificaciones a su Carta Orgánica, definiciones en cuanto a su operativa, limitaciones respecto de las operaciones de riesgo directo y contingente, cuyo monto agregado no podrá superar determinados montos. Prevé a su vez excepciones a estas limitantes, destinando dichos fondos al cumplimiento de compromisos vigentes.

Se crea a partir de la presente ley la Junta de Coordinación de actividades de los Bancos Hipotecario del Uruguay, Banco de la República Oriental del Uruguay, Banco Central del Uruguay, Oficina de Planeamiento y Presupuesto y el Ministerio de Economía y Finanzas.

Asimismo, incluye importantes apreciaciones que fueran recibidas de parte de las organizaciones que se entrevistaron con la Comisión de Vivienda, Territorio y Medio Ambiente. En un trabajo muy intenso de la referida asesora, a la que se incorporó después la Comisión de Hacienda, se escucharon las inquietudes de todas las organizaciones que tuviesen relación con el Banco Hipotecario del Uruguay, comenzando con el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente y el Directorio, en pleno, del Banco Hipotecario del Uruguay.

En ese marco, se recibieron los planteos de la Asociación de Escribanos del Uruguay, Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos, Sociedad de Arquitectos del Uruguay, Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda de Ayuda Mutua, Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay, Asociación de Promotores Privados del Uruguay y distintas Cooperativas Coordinadoras de Fondos Sociales.

De todas estas intervenciones se fueron recogiendo distintos puntos de vista los cuales ayudaron a enriquecer el proyecto que hoy se presenta.

Sustancialmente se buscó especializar la actuación del Banco enfocándolo en el objetivo de facilitar el acceso a la vivienda de personas físicas y núcleos familiares, adecuando los instrumentos financieros a efectos de dar cumplimento cabal a su cometido específico, asegurando a su vez, la estabilidad a largo plazo.

Resulta incontrastable la gravísima situación por la que atraviesa el Banco Hipotecario del Uruguay merced a múltiples factores, el descalce de plazos, el descalce de moneda, así como el efecto de su importante acción social que viene desarrollando desde la recuperación democrática y atravesando la creación del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente a su situación actual. Han sido numerosas y bien importantes las refinanciaciones ciertamente justificadas que ha debido absorber el Banco como tal y en función de estas razones brevemente expuestas, se ha generado que su situación sea absolutamente insostenible.

Se ha previsto, también, la inclusión de normas que faciliten la regularización de la situación de actuales promitentes compradores.

Asimismo, se autoriza al Poder Ejecutivo a capitalizar al Banco Hipotecario del Uruguay subrogando su deuda con el Banco Central del Uruguay, por concepto de adelanto de asistencia financiera. Se incorpora como norma importante, la aceptación de certificado de depósito previsto por la Ley Nº 17.523, de 4 de agosto de 2002, para el pago de inmuebles.

En función de todas estas consideraciones, la Comisión integrada, ha aprobado con modificaciones el proyecto que le fuera remitido, el cual es elevado para vuestra consideración.

Sala de la Comisión, 5 de noviembre de 2002.

JUAN MÁSPOLI BIANCHI
Miembro Informante
JOSÉ AMORÍN BATLLE
FERNANDO ARAÚJO
BEATRIZ ARGIMÓN
NELSON BOSCH
RUBEN CARMINATTI
DANIEL GARCÍA PINTOS
RONALD PAIS
GUSTAVO PENADÉS
PEDRO SEÑORALE
IVÁN POSADA, discorde por
considerar que el presente proyecto de ley menoscaba seriamente la aplicación de la Ley Nº 13.728, de 17 de diciembre de 1968, (se estructura un Plan Nacional de Vivienda) y limita inadecuadamente la gestión del Banco Hipotecario del Uruguay, distorsionando los motivos que fundamentaron su creación.


PROYECTO DE LEY

Artículo 1º.- Sustitúyese el artículo 18 de la Carta Orgánica del Banco Hipotecario del Uruguay (BHU), Ley Nº 5.343, de 22 de octubre de 1915 y sus modificativas, por el siguiente:

"ARTÍCULO 18.- El Banco Hipotecario del Uruguay actuará como institución financiera especializada en el crédito hipotecario, para facilitar el acceso a la vivienda.

  Las operaciones del Banco serán las siguientes:

A) Otorgar préstamos a personas físicas, para la adquisición, construcción o refacción de vivienda propia, con garantía hipotecaria.

  El Banco Hipotecario del Uruguay, en acuerdo con el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, podrá otorgar créditos hipotecarios complementarios al subsidio que otorgue el mencionado Ministerio para la construcción de viviendas.

B) Realizar las operaciones financieras relativas al objeto previsto en esta ley, de acuerdo a las normas bancocentralistas.

C) Vender, permutar y adquirir propiedades en el proceso de recuperación de créditos.

D) Prestar servicios de locación de cajas de seguridad, cobranza, guarda y administración de valores de terceros.

E) Disponer, si lo estima conveniente, que se retengan de los sueldos o pasividades el importe del servicio o de los intereses de préstamos, a los deudores que se beneficien por las líneas de crédito hipotecario. A tal efecto, mientras el prestatario perciba sueldo, jubilación o pensión, la oficina, institución o empresa encargada de abonar dicho sueldo, jubilación o pensión, retendrá mensualmente de su importe la cuota correspondiente a la operación realizada, y la entregará al Banco Hipotecario del Uruguay dentro de los cinco días de la fecha del respectivo pago. A los efectos de lo dispuesto precedentemente se deberá dar cumplimiento a lo establecido por el artículo 1º de la Ley Nº 17.062, de 24 de diciembre de 1998.

  Bastará para ello que el pedido de retención le sea dirigido por el Banco Hipotecario del Uruguay. En el caso de los obreros a jornal, las retenciones se harán proporcionalmente a la forma de pago, sea éste semanal o quincenal; en la forma establecida en el inciso anterior, si es mensual. La retención dispuesta por el Banco tendrá preferencia sobre cualquier otro descuento ordenado por terceros, con la única excepción de los descuentos legales y retenciones judiciales. El incumplimiento de los empleadores privados de verter el monto retenido será sancionado con una multa cuyo importe será entre uno y tres veces el monto correspondiente de la retención.

F) Captar depósitos del público mediante el sistema de ahorro previo, de acuerdo con la normativa bancocentralista.

G) Invertir los fondos disponibles en depósitos en el Banco Central del Uruguay (BCU), depósitos en Bancos públicos y privados, en títulos del Gobierno Central y en títulos emitidos por el Banco Central del Uruguay, de acuerdo con las disposiciones previstas en la normativa bancocentralista.

H) Prestar, a título oneroso, los servicios de asesoramiento relativos a la especialidad técnica del Banco Hipotecario del Uruguay, en los términos previstos en el artículo 271 de la Ley Nº 16.462, de 11 de enero de 1994".

Artículo 2º.- A partir de la vigencia de la presente ley, y sin perjuicio de lo dispuesto en el literal B) del artículo 18 de la Carta Orgánica del Banco Hipotecario del Uruguay (BHU), el Banco Hipotecario del Uruguay deberá obtener los fondos para su financiamiento mediante:

A) La venta o cesión de créditos hipotecarios o la cesión de sus flujos de caja.

B) La venta o cesión de créditos hipotecarios o la cesión de sus flujos de caja, de acuerdo con las disposiciones de la Ley Nº 17.202, de 24 de setiembre de 1999 y modificativas y concordantes.

C) La captación de depósitos de ahorro previo, según lo establecido en el literal F) del artículo 18 de la Carta Orgánica del Banco Hipotecario del Uruguay.

D) Los recursos provenientes de cualquier donación recibida por el Banco Hipotecario del Uruguay, e inclusive la participación del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, a través del Fondo Nacional de Vivienda y Urbanización que le sea asignada de acuerdo con la normativa vigente.

Artículo 3º.- Sustitúyese el artículo 37 de la Ley Nº 16.774, de 27 de setiembre de 1996, en la redacción dada por el artículo 1º de la Ley Nº 17.202, de 24 de setiembre de 1999, por el siguiente:

"ARTÍCULO 37.- El Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) podrá transferir a los fondos de inversión cerrados regulados en el presente Título, los créditos hipotecarios otorgados y que otorgare por concepto de refacción, compraventa de vivienda y construcción, y los flujos de caja derivados de sus operaciones.

  Las facultades, beneficios y exoneraciones que la ley le otorga al Banco Hipotecario del Uruguay en la concesión, administración y recuperación de las operaciones de crédito hipotecario, se reputarán inherentes a la operación de crédito hipotecario realizada y se mantendrán aun en el caso de venta o cesión de las mismas o de los flujos de caja derivados de ellas, así como también en el caso de venta o cesión de créditos hipotecarios o la cesión de sus flujos de caja, de acuerdo con las disposiciones de la Ley Nº 17.202, de 24 de setiembre de 1999 y modificativas y concordantes.

  Queda expresamente excluida de las facultades, beneficios y exoneraciones referidas en el inciso anterior, la cesión del beneficio de la ejecución extrajudicial establecida en la Carta Orgánica del Banco Hipotecario del Uruguay".

Artículo 4º.- A partir de la fecha de vigencia de la presente ley, el Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) podrá mantener nuevas operaciones de crédito hipotecario de riesgo directo y contingente, cuyo monto agregado, valuado de acuerdo a normas bancocentralistas, no supere el monto menor entre 1.500.000.000 unidades indexadas (mil quinientos millones de unidades indexadas) y el equivalente al 75% (setenta y cinco por ciento) de su responsabilidad patrimonial neta valuada de acuerdo a normas bancocentralistas.

Artículo 5º.- Los inmuebles incluidos en el activo del Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) a la fecha de promulgación de la presente ley y que no sean objeto de una hipoteca individual, los saldos de los deudores hipotecarios por operaciones concedidas con anterioridad a la promulgación de esta ley y las actividades definidas en el literal H) del artículo 18 de la Carta Orgánica del Banco Hipotecario del Uruguay, de acuerdo con la redacción dada en el artículo 1º de esta ley, serán contabilizados en forma separada de aquella en la que se registren las operaciones a que se refiere el artículo anterior y no se computarán a los efectos de la determinación del límite del previsto en el artículo 4º de la presente ley.

El Directorio del Banco Hipotecario del Uruguay dispondrá las medidas requeridas para el cumplimiento de lo establecido en el inciso anterior.

Artículo 6º.- En un plazo de sesenta días contados a partir de la fecha de vigencia de la presente ley, el Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) deberá acordar con el Poder Ejecutivo y con el Banco Central del Uruguay (BCU), un proceso de disminución de la captación de pasivos constituidos por depósitos del público. A partir de la finalización de dicho proceso, el Banco sólo podrá captar depósitos del público de acuerdo con lo previsto en el literal F) del artículo 18 de la Carta Orgánica del Banco Hipotecario del Uruguay, en la redacción dada por el artículo 1º de la presente ley.

Artículo 7º.- En un plazo máximo de quince años contados a partir de la fecha de vigencia de la presente ley, el Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) deberá cancelar mediante pago, todas las obligaciones asumidas por la emisión de títulos, bonos de crédito, obligaciones o valores transferibles.

Artículo 8º.- Facúltase al Poder Ejecutivo a constituir un Fondo de Garantía, con el 1% (uno por ciento) de los recursos provenientes de la recaudación del Impuesto a las Retribuciones Personales (IRP) destinado al Fondo Nacional de Vivienda, con el objetivo de garantizar un porcentaje de los créditos para vivienda enajenados por el Banco Hipotecario del Uruguay (BHU). Los créditos alcanzados por la garantía antes mencionados serán los concedidos a los segmentos socioeconómicos bajos y medios bajos de la población. El presente porcentaje es independiente de los topes de inversión vigentes o que puedan establecerse al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.

La reglamentación establecerá las características que deberán reunir los deudores para ser incluidos dentro de tales categorías. Tales características deberían incluir el nivel de ingreso del núcleo familiar, la localización, el tipo de construcción y el metraje construido.

El porcentaje garantizado de cada crédito incobrable de acuerdo a la normativa bancocentralista alcanzado por esta operativa no podrá superar el 20% (veinte por ciento). El total asegurado no podrá superar el 20% (veinte por ciento) de la cartera de créditos.

Artículo 9º.- Créase una Junta para la complementación y coordinación de actividades de los Bancos de la República Oriental del Uruguay (BROU) y Banco Hipotecario del Uruguay (BHU), integrada por representantes del Banco de la República Oriental del Uruguay, Banco Hipotecario del Uruguay, Banco Central del Uruguay (BCU) y de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) y el Ministerio de Economía y Finanzas que la presidirá y convocará.

La misma deberá conformarse en un plazo no mayor a los quince días de la vigencia de la presente ley, debiendo emitir informes mensuales.

Artículo 10.- Exceptúase de las restricciones dispuestas en el artículo 4º:

A) Fondos por hasta un monto de 1.680.000.000 unidades indexadas (un mil seiscientos ochenta millones de unidades indexadas) las que se deberán destinar al cumplimiento de los compromisos vigentes a la fecha de la promulgación de la presente ley, priorizándose las expresiones de interés del Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) con el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente. El Banco deberá acordar con el Poder Ejecutivo, en un plazo de sesenta días contados a partir de la fecha de vigencia de la presente ley, la instrumentación de esta disposición.

B) Los créditos hipotecarios para personas físicas concedidos con posterioridad a la promulgación de esta ley y destinados a la venta de inmuebles del Banco Hipotecario del Uruguay, adquiridos por recuperación de créditos y a la transformación de promitentes compradores en deudores hipotecarios.

Artículo 11.- Sustitúyese el artículo 447 de la Ley Nº 16.736, de 5 de enero de 1996 en la redacción dada por el artículo 399 de la Ley Nº 17.296, de 21 de febrero de 2001, por el siguiente:

"ARTÍCULO 447.- Los bienes inmuebles adjudicados o enajenados por el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente o adquiridos con subsidios otorgados al amparo de lo establecido en el Capítulo V de la Ley Nº 13.728, de 17 de diciembre de 1968, quedan gravados por el término de veinticinco años con derecho real a favor del Ministerio citado por el monto equivalente al subsidio asignado debiendo constar el mismo en la escritura respectiva sin perjuicio de la depreciación prevista en el artículo 70 de la mencionada ley. Cuando la adquisición de un inmueble con subsidio habitacional otorgado por el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, hubiera sido financiada en forma complementaria con un préstamo hipotecario concedido al adquirente por el Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) o cualquier institución de intermediación financiera, de lo cual se deberá dejar constancia en la escritura respectiva, el derecho real previsto en este inciso, pierde su rango en relación con los créditos hipotecarios referidos.

  A estos efectos los créditos por concepto de reembolso en caso de configurarse las situaciones previstas en la norma citada, tendrán carácter preferente en tanto no transcurra el plazo establecido en el artículo 70 referido.

  En caso de ejecución del inmueble sujeto a dicho gravamen, el Juzgado interviniente o el Banco Hipotecario del Uruguay, deberá solicitar al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente la información relativa al monto del subsidio reajustado y no depreciado, en función del tiempo transcurrido, a ser reembolsado preferentemente a cualquier otro importe, según el artículo 70 de la mencionada ley. Dicho monto deberá quedar retenido y será entregado al mencionado Ministerio en función del derecho preferencial. Lo dispuesto en este inciso no será aplicable en los casos que el ejecutante sea el Banco Hipotecario del Uruguay.

  Cuando el subsidio otorgado hubiera representado el 90% (noventa por ciento) o más del precio correspondiente según así resulte de la escritura respectiva, serán además inembargables en tanto no transcurra el plazo de inalienabilidad establecido en el artículo 70 citado o se hubiera producido el reembolso del subsidio no depreciado. Este beneficio se aplicará exclusivamente al adjudicatario del subsidio habitacional directo o a sus causahabientes.

  La presente disposición regirá para todas las enajenaciones ya efectuadas, así como para las que realicen en el futuro el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, siempre que sus adquirentes hubieran recibido subsidio".

Derógase el artículo 70 de la Ley Nº 17.555, de 18 de setiembre de 2002.

Artículo 12.- En los edificios construidos o a construirse en el futuro por el Banco Hipotecario del Uruguay (BHU), por acción pública directa o coordinada, podrá prescindirse en la escritura del reglamento de copropiedad, del control de estar al día con el pago de la contribución inmobiliaria y el Registro de la Propiedad Inmobiliaria deberá proceder a su inscripción, sin el control de pago de dicho tributo.

Artículo 13.- Se extiende el régimen del Capítulo III del Decreto-Ley Nº 14.261, de 3 de setiembre de 1974, a los edificios construidos o a construirse en el futuro del Banco Hipotecario del Uruguay (BHU), por acción pública directa o coordinada. En consecuencia, se entenderá que existe propiedad horizontal y que le serán aplicables las normas que la regulan una vez cumplidos los requisitos establecidos en los literales A), B) y C) del artículo 34 del Decreto-Ley Nº 14.261, de 3 de setiembre de 1974.

Artículo 14.- Las hipotecas que garanticen obligaciones constituidas o titulizadas a favor del Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) o del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente no quedarán comprendidas por lo dispuesto en el artículo 2348 del Código Civil, concordantes y modificativas y las inscripciones registrales de las mismas no caducarán.

Artículo 15.- Los bienes hipotecados en garantía de obligaciones constituidas o titulizadas a favor del Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) o del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, hasta tanto la deuda con sus acrecidas no sea inferior al 50% (cincuenta por ciento) del valor de tasación establecido por el acreedor, estarán libres de ejecuciones y embargos exceptuados los que puedan resultar de la hipoteca que garantiza el crédito a favor de dichos acreedores o las que respondan a impuestos o tasas nacionales o municipales.

Artículo 16.- Lo dispuesto en los artículos 14 y 15 de la presente ley, será de aplicación inmediata a las hipotecas existentes constituidas con anterioridad a su entrada en vigencia, quedando excluida de la misma aquellas cuyos bienes hayan sido objeto de ejecución promovida por terceros con anterioridad a ella o soporten algún otro gravamen de carácter real.

Artículo 17.- Facúltase al Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) a emitir bonos hipotecarios en unidades indexadas, en los términos que establezca la reglamentación del Poder Ejecutivo y sujeto a la restricción del artículo 7º de esta ley.

Artículo 18.- Autorízase al Poder Ejecutivo a capitalizar hasta en US$ 258.000.000 (doscientos cincuenta y ocho millones de dólares de los Estados Unidos de América) al Banco Hipotecario del Uruguay (BHU), por la vía de la subrogación de su deuda con el Banco Central del Uruguay (BCU), por concepto de adelantos de asistencia financiera. El Banco Hipotecario del Uruguay:

A) Cancelará todos los créditos contra el Poder Ejecutivo, que se encuentren cubiertos por previsiones de incobrabilidad en por lo menos el 95% (noventa y cinco por ciento).

B) Cederá al Poder Ejecutivo créditos contra el sector privado cubiertos por previsiones de incobrabilidad en por lo menos el 95% (noventa y cinco por ciento).

La suma de lo establecido en los literales A) y B) precedentes, no podrá superar el importe referido en el inciso primero.

La deuda a que refiere el primer inciso del presente artículo no será computada a los efectos de la determinación de los límites de endeudamiento del Poder Ejecutivo.

Artículo 19.- Autorízase al Poder Ejecutivo a incrementar la capitalización del Banco Hipotecario del Uruguay hasta en U$S 125.000.000 (ciento veinticinco millones de dólares americanos de los Estados Unidos de América), asumiendo la asistencia brindada por el Fondo de Estabilización Bancaria.

Artículo 20.- El Banco de la República Oriental del Uruguay (BROU) y el Banco Hipotecario del Uruguay (BHU), aceptarán los certificados de depósito emitidos de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 6º de la Ley Nº 17.523, de 4 de agosto de 2002, para el pago de todo o parte del precio de venta de sus inmuebles, lo que se efectuará por el valor nominal.

Sala de la Comisión, 5 de noviembre de 2002.

JUAN MÁSPOLI BIANCHI
Miembro Informante
JOSÉ AMORÍN BATLLE
FERNANDO ARAÚJO
BEATRIZ ARGIMÓN
NELSON BOSCH
RUBEN CARMINATTI
DANIEL GARCÍA PINTOS
RONALD PAIS
GUSTAVO PENADÉS
PEDRO SEÑORALE
IVÁN POSADA, discorde.
Comisión de Vivienda, Territorio y
Medio Ambiente, integrada
con la de Hacienda

INFORME EN MINORÍA

Señores Representantes:

El proyecto enviado por el Poder Ejecutivo y que ha estado a estudio de la Comisión de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, integrada con la Comisión de Hacienda, con las modificaciones planteadas, no es más que la liquidación de la institución financiera oficial especifica para el fomento de la industria de la construcción y la vivienda.

Efectivamente, salvo algunos detalles que ameritan un comentario que se desarrollará, el espíritu y hasta la letra en muchos casos, son fiel reflejo de lo oportunamente desglosado del proyecto de Rendición de Cuentas, y cuando algo cambia es para empeorar las condiciones.

La capitalización prevista (que no es más que devolución de lo adeudado) no genera liquidez que permita que el Banco siga invirtiendo en vivienda, ni siquiera alcanza para dar cumplimiento a los compromisos contraídos, lo único que hace es disminuir el pasivo vía subrogación de créditos.

Un análisis en general del proyecto presentado ante esta Cámara nos permite, en primera instancia, arribar a las siguientes conclusiones:

- Se elimina de los cometidos del Banco Hipotecario del Uruguay, el rol de fomento de la industria de la construcción y de la vivienda, lo que no es poca cosa en un país donde cada vez mas familias se amontonan en asentamientos, careciendo de las mínimas condiciones de habitabilidad.

- El Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente no ha sabido dar respuesta a estas necesidades, se carece por completo de un plan de viviendas centralizado, con una visión estatal global de los requerimientos de la población y las posibilidades reales de acceso a la vivienda, considerando no sólo la capacidad de pago sino también, y fundamentalmente, factores sociológicos, culturales, edilicios, de ordenamiento territorial, etcétera.

Sin duda uno de los reclamos que más escuchamos de la mayoría de las delegaciones que han concurrido por este proyecto a la Comisión de Vivienda de la Cámara, es el reclamo de centralización en la definición de políticas de vivienda, cosa que el proyecto no tiene y que cada vez más lejos vemos ante el anuncio de la desaparición del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente:

- A la interna del Banco, este proyecto de ley plantea un proceso de reestructura que nada tiene que ver, ya no sólo con la concepción de una institución con un rol social, sino que tampoco va a tener siquiera una dimensión considerable para una institución financiera, por lo que las fuentes de trabajo de bancarios están tanto o más cuestionadas que con el proyecto que se había incluido en la Rendición de Cuentas.

- Un elemento no menor a la hora de analizar el proyecto es la conclusión de que no se requiere una modificación de rango legal para llevar adelante la necesaria reestructura del Banco, ni para capitalizarlo con los recursos genuinos que no le fueron volcados (estamos hablando de lo recaudado por el Fondo Nacional de Vivienda).

- Se utiliza este proyecto como mecanismo para introducir elementos que consideramos verdaderamente nocivos para la vigencia y el cumplimiento del rol de la institución, ampliando los márgenes para la securitización, desprotegiendo aún más a los deudores y cediendo a los inversores privados privilegios y prerrogativas propias de un ente estatal, que se vuelven excesivamente peligrosos en manos privadas.

En el análisis del articulado son varios los elementos con los cuales discrepamos, en primer lugar, la modificación del artículo 18 de la Carta Orgánica del Banco Hipotecario del Uruguay limitando su actuación, llevando al Banco a su mínima expresión, eliminando su rol de fomento de la industria de la construcción y la vivienda.

Es importante destacar que tanto las Cámaras Empresariales de la Construcción, la Asociación de Escribanos, como la Federación de Cooperativas de Vivienda, la Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua y también la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay, todos ellos han planteado innumerables objeciones al proyecto en discusión. Entre otras, plantean su desacuerdo con que se descarten las soluciones colectivas a favor de préstamos individuales a personas físicas.

En el análisis del articulado solo vamos a abordar los artículos 1º y 2º que son los centrales de este proyecto por las graves consecuencias que traerán a la institución.

El artículo 1º del proyecto modifica el artículo 18 de la Carta Orgánica del Banco Hipotecario del Uruguay limitando su actuación, llevando al Banco a su mínima expresión eliminando su rol de fomento de la industria de la construcción y la vivienda. Este artículo afirma que sólo se darán préstamos a personas físicas con todos los inconvenientes que esta definición conlleva para las soluciones colectivas, por ejemplo los Fondos Sociales de Vivienda. Se prioriza entonces la demanda individual y se deja de lado la demanda organizada.

Además, con este artículo se eliminan sectores del Banco que pudieron generar, no solamente ingresos, sino, además, imprimir una dinámica a la institución y sus clientes que permitía soluciones, por ejemplo el Departamento Inmobiliario.

Se reitera, en el proyecto, lo dispuesto en la Carta Orgánica, en lo que refiere a autorizar al Banco a ordenar la retención de la cuota de los sueldos, jubilaciones y pensiones de sus deudores. Lo nuevo es que a partir de este proyecto, al Banco se le da preferencia sobre cualquier otra retención salvo las judiciales. Elemento que ha sido cuestionado por las cooperativas de consumo, quienes critican que se suprima el 25% de tope en las retenciones de salarios y pasividades a favor del Banco Hipotecario del Uruguay.

En tanto que el artículo 2º se refiere a la obtención de fondos para el financiamiento del Banco Hipotecario del Uruguay, y para ello se dispone:

La posibilidad de efectuar operaciones de securitizacion y "factoring" a cualquier persona. Se distingue claramente de los fondos cerrados de inversión, que son los únicos autorizados en la legislación vigente.

Esto no nos da ninguna seguridad sobre los criterios que se utilizarán, además el marco legal es claramente opuesto a ello, lo que nos preocupa por la amplitud que otorga al Banco en un tema que requiere de mayores garantías.

En este artículo aparece el mecanismo del ahorro previo, el cual desconoce la imposibilidad de ahorrar del conjunto de la sociedad, a lo que debemos sumar el descreimiento hacia los Bancos luego de la crisis financiera, y el tope a la inversión del Banco, todo lo cual indica que no va a existir una captación masiva de ahorros.

Estas son algunas consideraciones sobre estos dos artículos los cuales rechazamos por ser contrarios a los intereses del Banco Hipotecario del Uruguay.

Queremos dejar constancia de que el Encuentro Progresista - Frente Amplio acompañará el artículo 20 de este proyecto que no hace más que intentar corregir en parte la injusticia generada por la ley de "Fortalecimiento del Sistema Financiero", con este artículo quienes han quedado con sus depósitos reprogramados podrán utilizar los certificados de depósitos para pagar sus deudas con el Banco.

Sala de la Comisión, 5 de noviembre de 2002.

RAÚL SENDIC
Miembro Informante
RAQUEL BARREIRO
ARTIGAS MELGAREJO
DARÍO PÉREZ

 

PROYECTO DE RESOLUCIÓN

Recházase el proyecto de ley remitido por el Poder Ejecutivo y aprobado con modificaciones por la Comisión de Vivienda, Territorio y Medio Ambiente, integrada con la de Hacienda, referente al Fortalecimiento del Banco Hipotecario del Uruguay.

Sala de la Comisión, 5 de noviembre de 2002.

RAÚL SENDIC
Miembro Informante
RAQUEL BARREIRO
ARTIGAS MELGAREJO
DARÍO PÉREZ

Línea del pie de página
Montevideo, Uruguay. Poder Legislativo.