Retorno a página principal

Nº 321 - TOMO 421 - 14 DE ABRIL DE 2004

REPUBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY

DIARIO DE SESIONES

DE LA

CAMARA DE SENADORES

QUINTO PERIODO ORDINARIO DE LA XLV LEGISLATURA

9ª SESION ORDINARIA

PRESIDE EL SEÑOR LUIS HIERRO LOPEZ Presidente

ACTUAN EN SECRETARIA EL TITULAR SEÑOR MARIO FARACHIO Y LA PROSECRETARIA SEÑORA EMMA ABDALA

S U M A R I O

1) Texto de la citación

2) Asistencia

3)Asuntos entrados

4 y 11) Solicitudes de licencia

- La formulan los señores Senadores Nin Novoa y Astori, la señora Senadora Xavier y el Señor Presidente del Cuerpo.

- Concedidas.

5) Ascensos policiales

- Por moción de la señora Senadora Arismendi, el Senado resuelve enviar a la Comisión de Constitución y Legislación el proyecto interpretativo relativo al pasaje de Comisarios a Comisarios Inspectores que, en su momento, fueron destinados a la Comisión de Presupuesto.

6) Solicitud de acuerdo del Poder Ejecutivo para acreditar Embajadores Extraordinarios y Plenipotenciarios de la República y para exonerar de su cargo a varios funcionarios públicos

- El Senado, en sesión secreta, concedió al Poder Ejecutivo el acuerdo necesario para acreditar Embajadores Extraordinarios y Plenipotenciarios ante la República de Grecia y ante la República de Portugal. Asimismo concedió venias a dicho Poder para exonerar de su cargo a tres funcionarios públicos.

7) Sesión extraordinaria

- A sugerencia de los señores coordinadores de Bancada, el Senado resuelve realizar una sesión extraordinaria el día martes 20 de los corrientes, a la hora 16, para considerar distintos temas y postergar la consideración de los numerales 1º y 2º del Orden del Día de hoy.

8) Ruta de los Charrúas

- Proyecto de ley por el que se designa con este nombre la Ruta Nacional Nº 90 y su continuación al este sobre la Cuchilla de Haedo hasta su finalización en la Ruta Nacional Nº 5.

- Por moción del señor Senador Larrañaga, el Senado declara la urgencia de este tema y su consideración inmediata.

- En consideración. Sancionado. Se comunicará al Poder Ejecutivo.

9) Accidente de una nave de la Fuerza Aérea

- Por moción del señor Senador Garat, el Senado resuelve invitar al Ministro de Defensa Nacional al seno de la Comisión de Defensa Nacional a fin de que informe sobre este tema.

10, 13 y 17) Defensa de la Salud Reproductiva

- Continúa la discusión general y particular del proyecto de ley por el se que establecen normas al respecto.

12) Integración del Cuerpo

- Nota de desistimiento. La presenta la señora Senadora Goitiño comunicando que, por esta vez, no acepta la convocatoria de que ha sido objeto.

14) Memorándum de entendimiento entre el Gobierno de la República Oriental del Uruguay y el Gobierno de la República Italiana sobre ayuda para el sistema sanitario público

- Proyecto de ley por el que se procede a su aprobación.

-Por moción del señor Senador Gargano, el Senado declara la urgencia de este tema y su consideración inmediata.

- En consideración. Aprobado. Se comunicará a la Cámara de Representantes.

15 y 18) Héctor Cincunegui. Pensión graciable

- Proyecto de ley por el que se concede una pensión graciable.

- Por moción del señor Senador Correa Freitas, el Senado declara la urgencia de este tema y su consideración inmediata.

- En consideración. Sancionado. Se comunicará al Poder Ejecutivo.

16) Prórroga de la hora de finalización de la presente sesión

- A sugerencia del señor Presidente, el Senado resuelve prorrogar la hora de finalización de la presente sesión hasta que el señor Senador Korzeniak, próximo orador inscripto, culmine su exposición.

19) Se levanta la sesión

1) TEXTO DE LA CITACION

"Montevideo, 13 de abril de 2004.

La CAMARA DE SENADORES se reunirá en sesión ordinaria mañana miércoles 14 de abril, a la hora 16, a fin de informarse de los asuntos entrados y considerar el siguiente

ORDEN DEL DIA

1º) Discusión general y particular del proyecto de ley por el que se declara de interés general que el derecho de propiedad sobre inmuebles rurales y la explotación agropecuaria sean ejercidas por personas físicas.

Carp. Nº 1144/03 - Rep. Nº 793/04

2º) Exposición del señor Senador Reinaldo Gargano, por el término de cuarenta y cinco minutos, relativa al tema "Situación de la Seguridad Social".

Carp. Nº 1375/04

3º) Continúa la discusión general y particular del proyecto de ley por el que se establecen normas para la defensa de la salud reproductiva.

Carp. Nº 984/02 - Rep. Nº 762/03

Discusión general y particular de los siguientes proyectos de ley:

4º) Derechos y obligaciones de los pacientes con respecto a los profesionales de la salud.

Carp. Nº 514/01 - Rep. Nº 478/02

5º) por el que se dictan normas para la prevención y control de la exposición al plomo a nivel ocupacional.

Carp. Nº 806/02 - Rep. Nº 785/04

6º) por el que se aprueba el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura, aprobado en el 31° Período de Sesiones de la Con-ferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que se realizó en la ciudad de Roma entre el 2 y el 14 de noviembre de 2001.

Carp. Nº 1234/03 - Rep. Nº 782/04

7º) por el que se aprueba el Memorándum de Entendimiento suscrito entre el Gobierno de la República Oriental del Uruguay y el Gobierno de la República Italiana, en relación a la concesión de un crédito de ayuda para el Sistema Sanitario Público.

Carp. Nº 1321/03 - Rep. Nº 783/04

8º) por el que se aprueba el Acuerdo de Cooperación Turística entre el Gobierno de la República Oriental del Uruguay y el Gobierno de la República Dominicana, suscrito en la ciudad de Montevideo, el 21 de agosto de 2001.

Carp. Nº 1298/03 - Rep. Nº 781/04

9º) por el que se designa "Maestra Griselda Gutiérrez Bravo" la Escuela Especial Nº 115 de la ciudad de Cardona, departamento de Soriano.

Carp. Nº 1190/03 - Rep. N°786/04

10) por el que se concede una pensión graciable al señor Héctor Cincunegui.

Carp. Nº 1265/03 - Rep. Nº 784/04

11) por el que se determina el período necesario para ser reelectos quienes se desempeñan como suplentes de Intendentes en los Gobiernos Departamentales.

Carp. Nº 1180/03 - Rep. Nº 789/04

12) por el que se prohíbe la realización de estudios sobre los restos mortales del Cacique Vaimaca Perú.

Carp. Nº 1300/03 - Rep. Nº 790/04

13) por el que se designa "Ruta de los Charrúas" la Ruta Nacional Nº 90 y su continuación al este sobre la Cuchilla de Haedo hasta su finalización en la Ruta Nacional Nº 5 Brig. Gral. Fructuoso Rivera.

Carp. Nº 1312/03 - Rep. Nº 7 91/04

14) Informe de la Comisión de Asuntos Internacionales relacionado con la solicitud de venia para acreditar en calidad de Embajadora Extraordinaria y Plenipotenciaria de la República Oriental del Uruguay ante el Gobierno de la Republica Helénica a la doctora Diana Espino de Papantonakis

Carp. Nº 1352/04 - Rep. Nº 792/04

15) Informe de la Comisión de Asuntos Administrativos relacionado con la solicitud de venia para destituir de su cargo a un funcionario de la Comisión Administrativa del Poder Legislativo.

Carp. Nº 1335/04 - Rep. Nº 769/04

16) Mensajes del Poder Ejecutivo solicitando venia para destituir de su cargo a:

- una funcionaria del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. (Plazo constitucional vence el 15 de abril de 2004. Se incluye en el Orden del Día en cumplimiento del artículo 62 del Reglamento del Senado).

Carp. Nº 1330/04 - Rep. Nº 779/04

- una funcionaria del Ministerio de Economía y Finanzas. (Plazo constitucional vence el 29 de abril de 2004. Se incluye en el Orden del Día en cumplimiento del artículo 62 del Reglamento del Senado).

Carp. Nº 1332/04 - Rep. Nº 787/04

- un funcionario del Ministerio de Economía y Finanzas (Plazo constitucional vence el 12 de mayo de 2004. Se incluye en el Orden del Día en cumplimiento del artículo 62 del Reglamento del Senado)

Carp. Nº 1326/04 - Rep. N° 788/04

Hugo Rodríguez Filippini Secretario - Mario Farachio Secretario."

2) ASISTENCIA

ASISTEN: el señor Presidente del Cuerpo, Luis Hierro López, y los señores Senadores Arismendi, Astori, Atchugarry, Brause, Cid, Correa Freitas, Couriel, De Boismenu, Fernández Huidobro, Gallinal, Garat, García Costa, Gargano, Heber, Herrera, Korzeniak, Larrañaga, Michelini, Millor, Mujica, Núnez, Pereyra, Pou, Riesgo, Ríos, Rubio, Sanabria, Scarpa, Singer y Xavier.

FALTAN: con licencia, los señores Senadores Nin Novoa y Virgili.

3) ASUNTOS ENTRADOS

SEÑOR PRESIDENTE.- Habiendo número, está abierta la sesión.

(Es la hora 16 y 25 minutos)

- Dese cuenta de los asuntos entrados.

(Se da de los siguientes:)

"La Presidencia de la Asamblea General destina un Mensaje del Poder Ejecutivo al que acompaña un proyecto de ley modificativo de la Ley Nº 17.503, de 30 de mayo de 2002, que creó el Fondo de Reconstrucción y Fomento de la Granja (FRFG).

- A LA COMISION DE GANADERIA, AGRICULTURA Y PESCA.

La Comisión de Medio Ambiente eleva informado el proyecto de ley por el que se declara de interés general el control de la contaminación por plomo y se dictan normas para hacer efectivo el mismo

- REPARTASE E INCLUYASE EN EL ORDEN DEL DIA DE LA PROXIMA SESION ORDINARIA QUE REALICE EL CUERPO.

La Junta Departamental de Maldonado remite varias notas adjuntando:

- las expresiones de la Edila Dra. María E. Alvarez relacionadas con los alcances del Acuerdo Marco ´América sin humo`, como resultado del encuentro celebrado en Punta del Este.

- la versión taquigráfica de las palabras pronunciadas por el Edil Eduardo Elinger relacionadas con denuncias en la Junta Local de Solís vinculadas al Secretario de esa dependencia comunal.

- las expresiones del señor Edil Luis Huelmo manifestando su preocupación por la privatización del Puerto de Piriápolis

- y la versión de lo expresado por la Edil Dra. Mary Araújo sobre el Día Mundial del Agua Dulce: 'la vigencia de su protección'.

La Junta Departamental de Río Negro remite nota referida al planteo formulado por el Edil Américo Tijanovich en relación con macroemprendimientos comerciales e industriales a instalarse en el departamento.

La Junta Departamental de Salto remite:

- la exposición escrita presentada por el Edil José Antonio Sánchez referida al artículo 134 de la Ley Nº 17.296 sobre la exoneración del pago del trámite de la cédula de identidad a los organismos de INAME, la Dirección Nacional del Delito, el BPS y las Defensorías de Oficio.

- copia de las expresiones vertidas por el señor Edil Paulino Delsa referidas a disposiciones del Reglamento Interno.

- y el planteo de varios señores Ediles relativo a una nota presentada por la Coordinadora de Deudores en Dólares.

La Junta Departamental de Soriano remite:

- nota manifestando su apoyo a las normativas del régimen de seguridad social planteadas por la Comisión de Seguridad del PIT-CNT.

- la resolución adoptada en apoyo al proyecto de ley que está a estudio del Senado por discriminación laboral a portadores de VIH SIDA.

- nota en la que comunica su apoyo a la solicitud de la Junta Departamental de Colonia para la pronta sanción del proyecto de ley sobre ´Defensa Animal´.

- copia de la resolución en la que declara su apoyo a un proyecto elaborado por la Comisión Especial de Preservación Ambiental relativo al desarrollo turístico para la zona de los lagos.

- y copia del expediente en el que se solicita el pedido de modificación al proyecto de ley sobre equiparación del título de maestros y profesores al de grado universitario.

La Junta Departamental de Cerro Largo remite el planteo realizado por el Edil Alvaro Segredo referido a afiche de publicidad en cartelera universitaria sobre el referéndum por ANCAP.

La Junta Departamental de Paysandú remite varias notas:

- apoyando la inquietud de un grupo de estudiantes de 6to año del Liceo Nº1 solicitando la creación de un Centro de Enseñanza Terciaria en el Departamento.

- comunicando lo resuelto en sesión de fecha 29/12/2003 en apoyo al proyecto de ley que procura la rebaja de la edad mínima para acceder a los derechos jubilatorios

- apoyando la iniciativa de su similar de Treinta y Tres relacionada con la incautación de vehículos por distintas causas de infracción.

- comunicando la resolución de fecha 21/11/03 por la que se aprobó una moción del señor Edil Leonardo de Souza solicitando la designación con el nombre de ´Ruta de los Guaraníes´ al recorrido de la Ruta Nacional Nº 4 .

- adjuntando copia de lo expresado por el Edil Jorge Bartaburu en relación con la eliminación del IRP a las jubilaciones.

- TENGANSE PRESENTES."

4) SOLICITUDES DE LICENCIA

SEÑOR PRESIDENTE.- Dese cuenta de una solicitud de licencia.

(Se da de la siguiente:)

"El señor Senador Nin Novoa solicita licencia por el día de la fecha."

- Léase.

(Se lee:)

"Montevideo, 14 de abril de 2004.

Don Luis Hierro López

Presidente del Senado.

Presente

De mi consideración:

Por la presente solicito licencia por el día de hoy, por motivos particulares.

En consecuencia solicito se cite a mi suplente.

Sin otro particular, lo saluda muy atentamente,

Rodolfo Nin Novoa. Senador."

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar la licencia solicitada.

(Se vota:)

-20 en 22. Afirmativa.

El señor Senador Ríos continua en uso de su investidura.

Dese cuenta de otra solicitud de licencia.

(Se da de la siguiente:)

"La señora Senadora Xavier solicita licencia entre los días 20 y 23 de abril inclusive."

- Léase.

(Se lee:)

"Montevideo, 14 de abril de 2004.

Señor Presidente de la Cámara de Senadores

Don Luis Hierro López

De mi mayor consideración:

Con motivo de participar en la 110º Conferencia de la Unión Interparlamentaria Mundial y reuniones conexas que se llevará a cabo del 15 al 23 de abril en Ciudad de México, solicito al Senado de la República me conceda licencia entre el 20 y 23 de abril inclusive, de acuerdo a lo dispuesto en la Ley Nº 16.465 art. 1º inc. C.

Sin otro particular, saluda a usted atentamente,

Dra. Mónica Xavier. Senadora."

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota:)

- 22 en 23. Afirmativa.

Oportunamente será convocada la señora Senadora Sara López.

Dese cuenta de otra solicitud de licencia.

(Se da de la siguiente:)

"La señora Senadora Xavier solicita licencia entre los días 28 de abril y 3 de mayo."

- Léase.

(Se lee:)

"Montevideo, 14 de abril de 2004.

Señor Presidente de la

Cámara de Senadores

Don Luis Hierro López

De mi mayor consideración:

Con motivo de haber sido invitada por la Universidad de Wisconsin en Madison (Estados Unidos) a participar en el Congreso ‘La Nueva Izquierda Latinoamericana: Sus Orígenes y Su Futuro’, solicito al Senado de la República me conceda licencia entre el 28 de abril y el 3 de mayo inclusive, de acuerdo a lo dispuesto en la Ley Nº 16.465 art. 1º inc.C.

Solicito asimismo se convoque a la suplente Sara López.

Sin más, lo saluda atentamente.

Dra. Mónica Xavier, Senadora."

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota:)

-22 en 23. Afirmativa.

También en este caso será convocada la señora Senadora Sara López.

Dese cuenta de otra solicitud de licencia.

(Se da de la siguiente:)

"El señor Presidente del Cuerpo solicita licencia por los días 16 a 23 de abril."

- Léase.

(Se lee:)

"Montevideo, 14 de abril de 2004.

Sr. Vicepresidente del Senado

A los efectos de lo dispuesto en el artículo 153 de la Constitución de la República, solicito licencia por los días 16 al 23 de abril de 2004 con motivo de concurrir a la ciudad de México, a fin de asistir a la 110 Asamblea de la Unión Interparlamentaria.

Saluda a usted atentamente.

LUIS HIERRO LOPEZ Presidente."

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota:)

-23 en 24. Afirmativa.

Oportunamente será convocado el suplente.

5) ASCENSOS POLICIALES

SEÑORA ARISMENDI.- Pido la palabra para una cuestión de trámite.

SEÑOR PRESIDENTE.- Tiene la palabra la señora Senadora.

SEÑORA ARISMENDI.- Señor Presidente: en la tarde de ayer se dio entrada a un proyecto de ley que interpreta un artículo de una Rendición de Cuentas, referida a la fecha que se toma como referencia para el pasaje de Comisarios a Comisarios Inspectores, y se le dio destino a la Comisión de Presupuesto.

Incluso, y luego de una consulta con el propio señor Presidente, formulo moción en el sentido de que se rectifique el trámite y que ese proyecto de ley sobre esa interpretación de un artículo pase a la Comisión de Constitución y Legislación.

Es cuanto quería manifestar.

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar la moción formulada por la señora Senadora Arismendi.

(Se vota:)

- 26 en 26. Afirmativa. UNANIMIDAD.

6) SOLICITUD DE ACUERDO DEL PODER EJECUTIVO PARA ACREDITAR EMBAJADORES EXTRAORDINARIOS Y PLENIPOTENCIARIOS DE LA REPUBLICA Y PARA EXONERAR DE SU CARGO A VARIOS FUNCIONARIOS PUBLICOS

SEÑOR SANABRIA.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑOR PRESIDENTE.- Tiene la palabra el señor Senador.

SEÑOR SANABRIA.- Formulo moción para que el Senado pase a sesión secreta a los efectos de tratar los numerales 14), 15), y 16) del Orden del Día.

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar la moción del señor Senador Sanabria.

(Se vota:)

- 22 en 24. Afirmativa.

La Mesa ayer había anunciado que el Senado continuaría con la discusión sobre el proyecto de ley de Salud Reproductiva a la hora 18. Ahora bien, debido a la lluvia se autorizó a que quienes pretendían ingresar a la Barra pudieran hacerlo; pero, lamentablemente, debo pedirles que se retiren durante unos minutos, nos esperen en la escalera y en 20 minutos podrán volver a este Recinto, puesto que ahora el Cuerpo pasará a sesión secreta.

Muchas gracias.

El Senado pasa a sesión secreta.

(Es la hora 16 y 33 minutos)

(Vueltos a sesión pública)

SEÑOR PRESIDENTE.- Habiendo número, se reanuda la sesión.

(Es la hora 16 y 48 minutos)

- Dese cuenta de lo actuado en sesión secreta.

"El Senado, en sesión secreta, concedió al Poder Ejecutivo el acuerdo necesario para acreditar en calidad de Embajadora Extraordinaria y Plenipotenciaria de la República ante el Gobierno de la República Helénica a la doctora Diana Espino de Papantonakis, y para acreditar en calidad de Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República ante la República Portuguesa al señor José Marcelo Graniero. Asimismo, concedió venias al Poder Ejecutivo para destituir de sus cargos a una funcionaria del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y a dos funcionarios del Ministerio de Economía y Finanzas".

7) SESION EXTRAORDINARIA

SEÑOR PRESIDENTE.- Corresponde informar al Cuer-po que en reunión de coordinadores de bancada se esta-blecieron algunas pautas para el trabajo de los próximos días, que ponemos a consideración de los señores Senadores.

Se resolvió pasar las exposiciones de los señores Senadores Pereyra y Gargano, que estaban previstas para el día de hoy, para una sesión extraordinaria a celebrarse el día martes 20 a la hora 16. El Orden del Día quedaría integrado, en primer término, por la exposición del señor Senador Pereyra; en segundo lugar, por la exposición del señor Senador Gargano; como tercer punto abordaríamos el Tratado de Libre Comercio con México y, en cuarto lugar, el proyecto de ley sobre suplentes al cargo de Intendente Municipal.

Se va a votar si se procede de acuerdo con lo indicado.

(Se vota:)

- 25 en 25. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Además, se resolvió avanzar en la discusión del proyecto de ley que estamos considerando en el día de hoy sobre salud reproductiva y acordar que en la sesión ordinaria del martes 4 de mayo se culmine con el debate y se proceda a la votación correspondiente. Esta propuesta no requiere votación, pero es oportuno precisar que existe un acuerdo entre los coordinadores, avalado por las bancadas, en cuanto a avanzar en el día de hoy en la discusión de este proyecto de ley, cuya culminación y votación tendrá lugar en la jornada del 4 de mayo.

8) RUTA DE LOS CHARRUAS

SEÑOR LARRAÑAGA.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE.- Tiene la palabra el señor Senador.

SEÑOR LARRAÑAGA.- Pido las disculpas del caso y solicito que se declare urgente y se pase a considerar de inmediato el punto 13 del Orden del Día, por el que se designa con el nombre Ruta de los Charrúas a la Ruta Nacional Nº 90. Se trata de un proyecto de ley que cuenta con media sanción de la Cámara de Representantes y cuya iniciativa fue presentada por los Diputados del departamento de Paysandú. En virtud de que la Comisión respectiva me ha nombrado Miembro Informante y de que este sábado 17 habrá festividades por este motivo, solicitaría, en vistas del acuerdo celebrado, que pudiera votarse este punto en el día de hoy, ya que es una cuestión de mero trámite.

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar la urgencia solicitada.

(Se vota:)

- 24 en 24. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Se pasa a considerar el asunto cuya urgencia fue votada: "Proyecto de ley por el que se designa ‘Ruta de los Charrúas’ la Ruta Nacional Nº 90 y su continuación al este sobre la Cuchilla de Haedo hasta su finalización en la Ruta Nacional Nº 5, Brig. Gral. Fructuoso Rivera. (Carp. Nº 1312/03 - Rep. Nº 791/ 04)"

(Antecedentes:)

"Carp. Nº 1312/03

Rep. Nº 791/04

CAMARA DE REPRESENTANTES

La Cámara de Representantes de la República Oriental del Uruguay, en sesión de hoy, ha sancionado el siguiente

PROYECTO DE LEY

Artículo Unico.- Desígnase "Ruta de los Charrúas" la Ruta Nacional Nº 90 y su continuación hacia el este sobre la cuchilla de Haedo (caminos departamentales Nº 69.1, tramo Guichón a Piñera; Nº 69.2, tramo Piñera a Merinos; Nº 69.3, tramo Merinos a Morató; Nº 78, tramo Morató-Tiatucura-Salsipuedes y su continuación hasta la Ruta Nacional Nº 5 Brigadier General Fructuoso Rivera).

Sala de Sesiones de la Cámara de Representantes, en Montevideo, a 15 de diciembre de 2003.

Jorge Chápper Presidente

Horacio D. Catalurda Secretario."

SEÑOR PRESIDENTE.- Léase el proyecto.

(Se lee)

- En discusión general.

Si no se hace uso de la palabra se va a votar.

(Se vota:)

- 24 en 24. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En discusión particular.

Léase el artículo único.

(Se lee:)

"Artículo Unico.- Desígnase ‘Ruta de los Charrúas’ la Ruta Nacional Nº 90 y su continuación hacia el este sobre la cuchilla de Haedo (caminos departamentales Nº 69.1, tramo Guichón a Piñera, Nº 69.2, tramo Piñera a Merinos; Nº 69.3, tramo Merinos a Morató; Nº 78, tramo Morató-Tiatucura-Salsipuedes y su continuación hasta la Ruta Nacional Nº 5, Brigadier General Fructuoso Rivera)."

SEÑOR PRESIDENTE.- En consideración.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota:)

- 24 en 24. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda sancionado el proyecto de ley, que se comunicará al Poder Ejecutivo.

(No se publica el texto del proyecto de ley sancionado por ser igual al considerado)

9) ACCIDENTE DE UNA NAVE DE LA FUERZA AEREA

SEÑOR PRESIDENTE.- Dese cuenta de una moción llegada a la Mesa.

(Se da de la siguiente:)

- "Atento al grave accidente que experimentara un avión de la F.A.U., a fines de enero del año en curso, que costó la vida de dos oficiales aviadores, que con referencia al mismo han sido publicitados numerosos comentarios y explicaciones, sin que el Parlamento tenga información oficial al respecto.

Estando por tanto en análisis público la real situación de la Fuerza Aérea Uruguaya, en el cumplimiento de su misión Nacional, se torna conveniente que el Sr. Ministro de Defensa Nacional dé las explicaciones ante el Parlamento sobre las causas reales del accidente mencionado.

Se propone entonces que se cite al Sr. Ministro de Defensa Nacional, a la Comisión de Defensa Nacional del Senado, para que brinde las explicaciones pertinentes sobre las causas del trágico accidente del avión de la F.A.U..

La Comisión de Defensa Nacional del Senado, una vez efectuada la comparecencia del Sr. Ministro de Defensa Nacional, informará al Plenario sobre las actuaciones.

Carlos Garat, Senador."

SEÑOR PRESIDENTE.- En consideración la moción presentada.

SEÑOR GARGANO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE.- Tiene la palabra el señor Senador.

SEÑOR GARGANO.- Escuché un comentario en el sentido de que esta moción es de mero trámite, pero creo que no lo es, porque en ella se dice que la Comisión tratará el tema y que ella debe informar al Senado sobre las explicaciones que se den en ese ámbito. No se trata de una interpelación, pero sí de un mecanismo que el Senado tiene que votar.

SEÑOR SINGER.- Estamos de acuerdo, señor Senador.

SEÑOR PRESIDENTE.- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota:)

- 27 en 27. Afirmativa. UNANIMIDAD.

10) DEFENSA DE LA SALUD REPRODUCTIVA

SEÑOR PRESIDENTE.- Continúa la discusión general y particular del proyecto de ley por el que se dictan normas para la defensa de la salud reproductiva.

(Antecedentes: ver 8ª S. O.)

- Tiene la palabra el señor Senador Herrera.

SEÑOR HERRERA.- Señor Presidente: voy a hacer uso de la palabra en este momento teniendo muy claras en mi memoria las exposiciones efectuadas ayer por la señora Senadora Xavier y el señor Senador Riesgo. Por las razones que voy a mencionar en el transcurso de mi exposición, quedará claro que coincido más con el informe de la señora Senadora Xavier que con el del señor Senador Riesgo, pero eso no es lo más importante, sino que lo más relevante, a mi juicio, son los contenidos, el nivel, la profesionalidad y la brillantez de ambas exposiciones, que ubicaron el tema con severidad. Por cierto, no se trata de un asunto banal, sino todo lo contrario, por lo que no podía ser tratado de otra forma. Sin ninguna duda, ambos señores Senadores estuvieron a la altura de las circunstancias que el país esperaba en el inicio de un debate parlamentario sobre un tema tan complejo, donde se entrecruzan razones, sentimientos, creencias y, ¿por qué no?, prejuicios propios de la condición humana, dándose un conflicto de valores que, sin duda, a todos nos resulta difícil resolver, pues debemos hacer un esfuerzo para ello; me refiero al conflicto de valores que está planteado en el centro de esta discusión.

Inicié el razonamiento en relación a este tema haciéndome las siguientes preguntas. ¿Cómo debo pararme ante este problema? ¿Cómo debo encararlo? ¿Cuál debe ser la postura que tengo que asumir, no en materia de imagen, sino de actitud, de espíritu? ¿Cómo buscamos una solución a esto? En principio, dejé a un lado mi fe y mis convicciones religiosas. Sin duda que están presentes en mi conciencia, pero siento que no tengo ningún derecho a imponer mi fe y mis convicciones a aquellos que no las tienen, ni puedo regular una conducta a aquellos que no comparten, reitero, mi fe y mis convicciones.

Además, soy un funcionario público electo. La diferencia que tenemos con otros funcionarios públicos es que somos electos y a término. Asimismo, soy Legislador de un Estado laico y el electorado que hizo posible que esta banca perteneciera a mi partido y a mi sector, y que yo circunstancialmente ocupe, está compuesto por gente de distintas creencias religiosas e, incluso, por algunos que no las tienen.

Por lo tanto, de cara a mi primera pregunta sobre cómo debo pararme frente a este tema, respondo que debo hacerlo de acuerdo con mi propia conciencia y con mi propia capacidad de comprensión y de percepción del problema que tenemos entre manos.

También me planteé el tema relacionado con el partido y el tema personal: ¿esto conviene o no? ¿Hay costos, réditos? En ese punto recurrí a Kant, filósofo de una fuerte formación cristiana que, a mi juicio, es el pensador más riguroso en el tratamiento de la ética. Kant nos dice que uno debe hacer las cosas que debe hacer sin considerar los costos ni los réditos. No es por quedar bien con la sociedad ni por temor a quedar mal con ella que uno hace algo o deja de hacerlo. Ese concepto que recojo de mis lecturas de Kant de hace años, de hacer lo que se debe hacer no para quedar bien ni para evitar quedar mal, me recordó una ilustración que había en un libro de catecismo que leí siendo muy niño, cuando me preparaba para la Primera Comunión. Se trataba de una ilustración de un señor ricamente ataviado que daba una limosna a un pobre mientras tocaba la trompeta para que la sociedad viera cuán bueno y generoso era al dar limosna a los pobres. Eso es lo que Kant dice que no debemos hacer.

Hoy, en compañía de Kant y con mi conciencia, tengo que expresar mis opiniones con total claridad, en el acierto o en el error, pero con absoluta sinceridad.

Se ha dicho que estamos en un año electoral. Sí, quizás por eso mismo siento la obligación mayor de decir lo que pienso y lo que siento para que el país y las personas que se interesen en el tema sepan qué opina este Senador y dirigente político. Si alguien siente que su opinión es profundamente discrepante con la mía al punto que lo aparta de mi camino político, lo respeto y lo entiendo, pero lo que no me permitiría nunca sería haber participado en esta instancia, en la discusión de un tema tan trascendente y tan dolorosamente humano, sin haber sido capaz de ser sincero y decir mi verdad -con las limitantes del caso- a todo el que le interesa lo que aquí adentro se opina y lo que puede decir este Senador. Cuando hablo de mi verdad no me refiero a la verdad, sino a lo que yo creo profundamente.

También me pregunté qué tenemos entre manos. Tenemos un problema humano, doloroso y negativo que, por su extensión y por lo que cuantitativamente significa, se ha convertido en un problema social extendido y muy serio.

La cifra mínima o básica que se maneja en un muy buen estudio que hizo Rafael Sanseviero, de la Universidad para la Paz, indica la existencia de la práctica de por lo menos 33.000 abortos en el Uruguay sobre 52.000 nacimientos. No hay duda acerca de la cifra correspondiente a los nacimientos, pero la de los abortos quizás pueda ser mayor porque la clandestinidad evita e impide el registro prolijo de los datos, a diferencia de lo que sucede con los nacimientos. ¿Dónde se practican los abortos? La señora Senadora Xavier y el señor Senador Riesgo lo decían ayer: se hacen en clínicas clandestinas a cambio del pago de un precio.

Otras mujeres no pueden pagar esos precios y se lo hacen por el consejo de una vecina que le dice que conoce a alguien idóneo al que le va a hablar y que vive en tal barrio. Hay muchos de estos casos, diría demasiados, que terminan en el Pereira Rossell o en cualquier hospital público atendidos por graves infecciones, las que muchas veces ponen en riesgo la vida de esa mujer que en un momento entendió que no debía parir. Es a causa de esas infecciones, a pesar de la lucha por la vida que los médicos hacen en ese hospital, que algunas mujeres pierden definitivamente su capacidad de engendrar.

Como muy bien lo mencionaba el señor Senador Riesgo, es cierto que numérica o estadísticamente no son tantas las muertes pero una sola es importante, según él decía y estamos todos de acuerdo. Pero, ¿cuántas son las infecciones, las mutilaciones y las vidas que no nacen como consecuencia de la pérdida de la capacidad de procrear de esas mujeres? Ese es el problema social que nos tiene que preocupar en este momento y que debemos tratar de resolver. Si dejamos todo como está seguirá habiendo 33.000 abortos o más. En el año 1938 convertimos al aborto en un delito y bajó la tasa de nacimientos y creció el número de abortos, por lo que no parece ser la estrategia adecuada. Entonces, ¿dejamos todo como está o tratamos de resolver un problema social de estas características y nos metemos en el tema?

Aquí hay que recurrir a Vaz Ferreira. Precisamente encontré un libro en la biblioteca de mi casa que no pude leer en su totalidad, pero hallé en él un concepto que estaba buscando y que yo sabía que estaba allí. Me refiero a cómo abordar y tratar de solucionar los problemas sociales. La tendencia ante los problemas sociales, más aún los que tienen dramaticidad humana, es tratar de buscar soluciones perfectas providenciales, cuando esas son las que precisamente no existen. Al respecto, don Carlos Vaz Ferreira dice: "A los problemas sociales hay que tratar de resolverlos con el criterio de la solución por elección". Esto es elegir cuál es el camino que nos permite reducir ese problema social y reducir el mal, pero no pretender hacerlo desaparecer mediante una fórmula perfecta porque, entre otras cosas, en la condición humana está la limitante de no poder hacer justamente cosas perfectas.

Una sociedad tiene el imperativo ético de tratar de evitar la interrupción del embarazo y la realización del aborto. Lo podemos hacer a través de educación, de información, de planificación familiar, de facilitar la adopción, de dar asistencia a las madres solteras y en especial a las madres solteras adolescentes que han crecido enormemente en número en los últimos años en el Uruguay. Es cierto que esto no alcanza y que en muchos países en donde todas estas medidas se llevan a cabo, igual existe la práctica abortiva.

El doctor Leonel Briozzo en un artículo publicado en la Revista del Sindicato Médico del Uruguay, dijo: "Mientras existan relaciones sexuales, habrá embarazos no deseados y habrá abortos". Como dice Vaz Ferreira lo que está en nuestras manos es tratar de reducir o disminuir esto, pero no debemos ser tan soberbios de creer que podemos tener una solución perfecta para eliminar el problema.

Esta es, por lo tanto, una de las razones por las que yo me inclino por este proyecto de ley, porque prefiero que el aborto se realice en un sanatorio, en un hospital, con asistencia tanto médica como del personal de enfermería y en el ámbito de asepsia que corresponde, como debe ser, y en forma gratuita. A la terrible aflicción de esa mujer que concurre a hacerse un aborto no debe agregarse todavía la idea que está cometiendo un delito y que si se descubre la van a procesar, como si fuera poco el dolor del aborto. Entonces, creo que debemos ser claros.

No digo que este proyecto de ley resuelva todas las cosas. No digo siquiera que no tenga defectos; en lo que sí pienso y me preocupa, por ejemplo, es en la objeción de conciencia que deberían poder hacer las instituciones como el sanatorio Círculo Católico y el Hospital Evangélico; me refiero a que estas pudieran poner en conocimiento de sus afiliadas que la práctica abortiva en esos centros, por razones de fe o de convicción filosófica, no se realiza y que si una persona necesita hacerlo debe afiliarse a otro centro. Creo que esas son cosas que deberían resolverse. No estoy en el ánimo de postergar, sino de resolver lo principal y no poner por delante un problema lateral importante, pero lateral al fin. Además, se trata de un problema que tiene perfecta solución una vez aprobado este texto legal, ya que estoy seguro que inmediatamente estaremos legislando para resolverlo. Seguramente debe haber otros aspectos a considerar en el texto legal -los hay- pero, reitero, qué soberbia sería la nuestra si creyéramos que hicimos una obra perfecta; cuán equivocados estaríamos en consecuencia. Es entonces que no podemos cometer la hipocresía de decir "votemos esto y vayamos a nuestras casas tranquilos, porque el problema está resuelto". No es así, porque no está la educación, la información y los programas de planificación, no hemos mejorado lo suficiente los programas de adopción y no tenemos una asistencia específica para la madre adolescente.

En definitiva, creo que esto inicia un camino y provoca que todas estas cosas estén y, de alguna forma, pone el problema contra la pared, lo acorrala, haciendo que no podamos mirar hacia el costado. La habilitación legal del aborto nos reclama incentivar la educación, la información, la planificación, la adopción, la asistencia a la madre soltera y todos los instrumentos de políticas sociales que se puedan utilizar. De otra manera, vamos a seguir en esta suerte de hipocresía social que nos incluye a todos. Cuando hablo de hipocresía no me refiero a los que están en una posición distinta a la mía, sino que me incluyo dentro de ella porque vivo en una sociedad y aquí hay una situación de hipocresía social. ¿Vamos a dejar todo como está?

Ahora me quiero referir al Código Penal en lo relativo al aborto. Dice que una mujer puede ser castigada con seis a veinticuatro meses de prisión por hacerse un aborto. Precisamente, en el artículo 328, relativo a causas atenuantes y eximentes, se invoca el honor del esposo, el de la propia mujer o el de un pariente próximo, por el cual una mujer debe hacerse un aborto, es decir, para evitar el deshonor. Está claro que estamos hablando de una mujer soltera que tuvo un hijo o casada y que tuvo un hijo pero no con su marido porque si no, ¿de qué deshonor estamos hablando? Aquí en el Código Penal conviven ambos delitos y ambos fueron incluidos al mismo tiempo. Un delito y su atenuante es que un esposo o un pariente próximo puede hacerla abortar; si ella consiente, el Juez puede perfectamente eximir de pena.

Quiere decir que la mujer que se hace un aborto es procesada y puede tener una pena de 6 a 24 meses de prisión y, un pariente próximo que la hace abortar, si logra su consentimiento, puede quedar exonerado de pena. Si esto no es una hipocresía, por lo menos es una enorme contradicción. Vamos a ver otras. El artículo 313 del Código Penal habla de parientes próximos y realmente tuve que averiguar qué significaba esto ya que no me acordaba de la época de facultad. Esta norma dice: "Se entiende por parientes próximos, los padres y los hijos legítimos o naturales, reconocidos o declarados tales, los adoptivos, los abuelos y nietos y también los hermanos legítimos". Quiere decir que un nieto, para salvar su honor, puede llevar a la abuela a abortar. Es brutal lo contradictorio que es el Código Penal. Esto sí que es hipocresía y con estas contradicciones es con las que estamos conviviendo. Entiendo que hay que ir resolviendo estos temas y por eso quiero votar este proyecto de ley, que resuelve una parte.

Según el artículo 328, se atenúa la pena si alguien obliga a abortar a la mujer que fue violada, y si da su consentimiento también se puede eximir de pena al que la instigó a hacer eso. Pero, si la mujer violada quería tener el hijo, ¿por qué le reducimos la pena al que le obligó? Es decir que si una mujer va a hacerse un aborto o se lo hace ella misma puede ir a prisión, pero al que obliga a la mujer violada se le reduce la pena. Esto es realmente contradictorio o yo entiendo muy poco de Derecho y de todas las otras cosas.

Otra atenuante es por causa grave de salud, pero en realidad no debería ser un atenuante porque si estamos ante una situación de esa naturaleza, el médico tiene que actuar en función de su juramento hipocrático y salvar la vida de esa mujer. Si las operaciones que realizó implicaron la pérdida de un embarazo, lo importante es que salvó la vida de esa mujer. Esto debería ser una exención, pero es sólo un atenuante.

El numeral 4º dice que se puede realizar un aborto por razones de angustia económica y otra vez se dice que sin consentimiento de la mujer hay reducción de pena y con su consentimiento, se puede llegar a perdonar la pena.

El delito previsto en el artículo 313, que es el infanticidio "honoris causa", dejó de existir. En 1995 este Parlamento derogó este delito y estoy seguro que la gente que nos está escuchando no puede entender que se haya derogado un delito tan horroroso y aberrante como es el de matar a un niño que no llega a los tres días de vida. Lo que hizo el Parlamento fue derogarlo como un delito cuya pena era menor al del homicidio común, dejándolo como lo que es realmente, un homicidio especialmente agravado. Este tiene una pena mucho mayor porque se mata a un niño en condición de indefensión absoluta. Ya no estamos en el caso del que se siente burlado y presiona por la realización del aborto, sino que ya nació el hijo de otro y lo mata. Eso el Código Penal con una pena reducida de 6 meses de prisión a 4 años de penitenciaría.

El artículo 310 se refiere al homicidio común, como puede ser la pelea en un boliche entre dos vecinos que se tomaron unas copas, que discutieron tontamente por el resultado del clásico y que uno sacó un cuchillo y mató al otro. En este caso se prevé una pena de 20 meses de prisión a 12 años de penitenciaría, es decir mucho mayor que para el que mata un niño de tres días.

Estas contradicciones, a mi juicio, van edificando una construcción de hipocresía en la sociedad, de la que ninguno de nosotros está apartado. El aborto como delito en el artículo 325 no figuraba en el Código Penal de 1934. El codificador, don José Irureta Goyena, fue un hombre de profundo conocimiento jurídico y de un pensamiento conservador bastante fuerte. No era precisamente un avanzado e incluso se le ha criticado hasta el día de hoy porque se inspiró en el Código Penal italiano fascista. El nuestro lo escribió cuando volvía de Italia porque, como en aquella época se volvía en barco, se tenía tiempo hasta para escribir Códigos. Irureta Goyena decía que el aborto no era un delito y hacía todo un razonamiento que no voy a hacer ahora. Este tema fue incluido en 1938 por una transacción entre quienes no querían que el aborto fuera delito y quienes sí querían. ¡Qué transacción tan hipócrita cometimos unos y otros en 1938! ¿Cómo aceptamos incluir el aborto como un delito y al mismo tiempo perdonamos al que por su honor -el propio; no el de la mujer-, sea hijo, hermano, padre, esposo, nieto, hace abortar a una mujer? Creo que esa construcción es una suma de contradicciones que nos da un resultado de hipocresía que tenemos que ir desmontando, quizás lentamente, pero sin pausa. Debemos poner todo nuestro empeño ético, individual y la sociedad su empeño moral colectivo para hacerlo.

Hace unos años en este Parlamento se derogó la Ley de Duelos diciendo que esa forma de defensa del honor era un anacronismo. Se trata de dos hombres que se enfrentan a sable o pistola, que aceptaron hacerlo. Yo no digo que no sea un anacronismo -sin duda que lo es-, pero si dejamos todo como está en el Código persistirán estos otros anacronismos. Entonces, no puedo dejar todo como está y callarme la boca sin dar a conocer mi opinión porque quiero influir en los demás. A su vez, no puedo dejar de votar, si tengo la oportunidad de hacerlo.

Hay otro aspecto que yo vinculo con nuestra hipocresía: el aborto es un hecho, está ahí. Incluso, hay registros que indican cuál es la cifra mínima. Cuando, por el referéndum de ANCAP, recorría el interior del país, en Melo pude ver una pizarra de un almacén, pintada con tiza que anunciaba los productos en oferta y uno de los rubros era el de yuyos abortivos. Entonces, esto está en la realidad, en la sociedad. ¿Acaso no hay Poder Judicial ni Policía en Melo? Hay todo eso y todos sabemos -como decían la señora Senadora Xavier y el señor Senador Riesgo- de la existencia de clínicas y las no clínicas. Entonces, ¿vamos a dejar todo como está? Mañana vamos a decir que el almacén de Melo es una clínica abortiva, porque la mujer tomó la infusión en el propio almacén.

SEÑOR CORREA FREITAS.- Pido la palabra para una moción de orden.

SEÑOR PRESIDENTE.- Tiene la palabra el señor Senador.

SEÑOR CORREA FREITAS.- Solicito que se prorrogue la hora de que dispone el orador.

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar.

(Se vota:)

- 17 en 18. Afirmativa.

Puede continuar en el uso de la palabra el señor Senador Herrera.

SEÑOR HERRERA.- Gracias al Cuerpo y al señor Presidente.

Es entonces que llegué a la instancia política en mi itinerario de deliberación en pos de llegar a una decisión.Don José Batlle y Ordoñez es quien construyó y elaboró la doctrina a la que me siento perteneciente y que defiendo y defenderé siempre. Por eso pensé en don Pepe, en el Batlle de la historia, pensé en la Ley de ocho horas. Me pregunto cuántos amigos de don Pepe habrán ido a decirle "Batlle, no se meta en ese lío. Hay muchos círculos poderosos interesados. Deje quieto. ¿Para qué se mete en la Ley de ocho horas para los trabajadores?". Sin embargo, la ley salió y tuvo la colaboración de ilustres figuras del Partido Nacional. Algo similar debe haber ocurrido con su idea de separar la iglesia del Estado. ¿Cuántos habrán ido a decirle "Batlle, no se meta con la iglesia. No provoque esta transformación". Pero Batlle la hizo. Pienso también en la Ley de Divorcio, y en este sentido me permito una digresión estrictamente personal: el autor de la primera Ley de Divorcio fue Carlos Oneto y Viana, hermano de mi abuelo, y lo digo con orgullo porque fue un avance. La mujer pudo divorciarse y salir de una situación muchas veces parecida a un estado de esclavitud o prisión, por su sola voluntad. ¡Vaya que todas estas reformas y transformaciones armaron revuelo! Cuando se planteó que las mujeres tenían derecho a la educación, hubo gente inteligentísima -cuando uno lee los debates parlamentarios, no lo puede creer-, sentada en estas mismas bancas, que sostenía que las mujeres no eran tan inteligentes como los hombres y, por lo tanto, no tenía sentido gastar dinero del Estado en darles educación. Y estas sólo fueron algunas de las luchas de Batlle y del Batllismo.

Por todas estas razones, en el momento en que el Cuerpo lo decida y el proyecto se ponga a votación, voy a votarlo afirmativamente. Sin embargo, quiero agregar que no alcanza, a mi juicio, con la sanción de la ley, que es importante pero formal. No alcanza con los partidos políticos, los dirigentes, ni siquiera con nosotros, los representantes del pueblo. Es suficiente en casi todos los otros temas, pero no en este caso. Creo que aquí debe pronunciarse la sociedad en su conjunto; la sociedad uruguaya va a tener que mirar hacia su interior, luchar contra su propia hipocresía -la nuestra, la de todos nosotros-, y adoptar una decisión, que aceptaremos todos sagradamente.

En estos días se ha hablado de alguna otra posibilidad. Si esto implica una consulta popular, estoy dispuesto a pensarlo y analizarlo. Pero hoy quiero votar este proyecto de ley, para luego firmar y ayudar a fin que haya un referéndum y la sociedad uruguaya se pronuncie y diga qué es lo que quiere en esta materia, porque no son solamente las corporaciones, ni las políticas ni las de la sociedad civil, como se dice en los últimos años, las que deben pronunciarse a este respecto. No alcanza con la opinión de la iglesia católica, de la iglesia evangélica, de las organizaciones feministas, del PIT-CNT. No son los sectores de la sociedad los que deben tomar posición, sino la sociedad en su conjunto. Y esto se puede lograr exclusivamente en un ejercicio de democracia directa, que tenemos que habilitar votando esta ley.

Voy a terminar, señor Presidente; como todos saben, acostumbro a ser breve, y hoy por primera vez mis colegas han tenido que votarme una prórroga. Se dice que estoy solo. Pues en este itinerario por el cual llegué a esta decisión me empezó acompañando Emmanuel Kant, continuó don Carlos Vaz Ferreira y he culminado con don José Batlle y Ordóñez. Entonces, ¡que voy a estar solo! Estoy mejor acompañado que nunca.

11) SOLICITUD DE LICENCIA

SEÑOR PRESIDENTE.- Dése cuenta de una solicitud de licencia.

(Se da de la siguiente:)

"El señor Senador Astori solicita licencia entre los días 20 y 22 de abril de 2004."

- Léase.

(Se lee:)

"Montevideo, 14 de abril de 2004.

Señor Presidente de la Cámara de Senadores

Luis Hierro López

Presente.-

De mi mayor consideración:

He sido designado para integrar la delegación uruguaya que participará en la 110 Conferencia de la Unión Interparlamentaria que se llevará a cabo en la ciudad de México.

Por tal motivo solicito al Cuerpo me conceda licencia entre los días 20 y 22 de abril inclusive.

Sin otro particular, saluda al señor Presidente muy atentamente.

Danilo Astori, Senador".

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar si se concede la licencia solicitada.

(Se vota:)

- 17 en 17. Afirmativa. UNANIMIDAD.

12) INTEGRACION DEL CUERPO

SEÑOR PRESIDENTE.- Dese cuenta de una nota de desistimiento llegada a la Mesa.

(Se da de la siguiente:)

"La señora Senadora Nelly Goitiño comunica que en esta oportunidad no acepta la convocatoria de que ha sido objeto".

SEÑOR PRESIDENTE.- Oportunamente se convocará al señor Senador Segovia.

13) DEFENSA DE LA SALUD REPRODUCTIVA

SEÑOR PRESIDENTE.- Continúa la discusión general y particular del proyecto de ley por el que se dictan normas para la defensa de la salud reproductiva.

Tiene la palabra el señor Senador Cid.

SEÑOR CID.- Señor Presidente; quisiera iniciar este corto alegato y análisis sobre el proyecto de ley que nos ocupa agradeciendo a la Comisión de Salud Pública y particularmente al señor Senador Correa Freitas, que, a pesar de estar en desacuerdo con este proyecto de ley, habilitó su ingreso al Plenario de la Cámara de Senadores, cosa que valoramos. Sabido es que en la Comisión de Salud Pública había tres votos por la negativa y dos por la afirmativa, correspondientes a la señora Senadora Xavier y a quien habla. Sin embargo, insisto, el señor Senador Correa Freitas permitió el ingreso del proyecto al Senado para favorecer su discusión. Por lo tanto, quiero trasmitirle en esta instancia mi agradecimiento.

En segundo lugar quisiera señalar, señor Presidente, que mi voto es a favor del proyecto de ley que estamos considerando, y no me siento un terrorista ni una persona que violenta las normas de ética por haber tomado esta decisión. En realidad, desde hace muchos años vengo evolucionando mi pensamiento, desde aquella temprana incursión en la medicina como practicante interno del Hospital Pereira Rossell, donde nos tocó asistir a jóvenes y a mujeres de todas las edades que, con un aborto incompleto, asistían al servicio de emergencia. En ese momento, inexperientes practicantes internos, como era mi caso, debíamos completar en una puerta del Hospital aquellos abortos incompletos llevados adelante en condiciones realmente lamentables, sin anestésicos para mitigar el dolor que, por la cureta salvaje, pasaban aquellas mujeres, a quienes la angustia que les había producido su embarazo las había llevado a transitar una experiencia realmente muy cruel.

Es decir que mi posición no ha nacido al compás de un proyecto de ley, sino que nació desde muy tempranas experiencias como practicante de medicina y luego como médico. También a mí me tocó, como médico, asistir a jóve-nes adolescentes que murieron en el Centro de Tratamiento Intensivo, así como también a mujeres a las que en ese lugar les propinamos agresiones tremendas; claro que el fin era altruista, pues se trataba de salvar sus vidas pero, en de-finitiva, había mutilaciones, como una histerectomía, la co-locación de una sonda endotraqueal para mantener en fun-cionamiento los pulmones, de un catéter intravenoso -que se realiza sin anestesia-, o una sonda vesical para medir el volumen de la orina en una enferma que ni siquiera podía trasmitir sus angustias y dolores porque tenía interrumpida la palabra y también la deglución. Quiere decir que la mía no es una posición que surja al compás de un proyecto de ley, sino que la misma es el resultado de una profunda meditación y de haber asistido a gran cantidad de madres, muchas veces adolescentes, que comprometían su vida o la perdían luego de hacerse un aborto en condiciones inseguras.

Así pues, me felicito y felicito al Cuerpo por el hecho de que se haya habilitado esta discusión porque, a juzgar por ciertas expresiones públicas de algunos integrantes de este Cuerpo, el tema se había transformado en un tema político, teniendo en cuenta la proximidad de las elecciones y el año electoral; asimismo, aludían a la inconveniencia de dar opiniones en un asunto de carácter social, que merece ser analizado, por poseer una proyección trascendente a juzgar por la realidad. Entiendo que podían haber estado presentes elementos instrumentales que, de hecho, el Cuerpo tiene como, por ejemplo, la presentación de una moción para que el tema volviera a Comisión que, de haber sido planteada seguramente iba a contar con las mayorías necesarias. Entonces, me felicito porque eso no se haya dado y que podamos desarrollar una discusión sobre una cuestión social que es realmente trascendente. Verdaderamente, más allá de los resultados, creo que la discusión en sí misma enriquece al Cuerpo, a la ciudadanía, a la gente que hoy asiste a las Barras -cualquiera sea su posición- a escuchar este debate.

Quisiera comenzar mi exposición -porque ha sido, en realidad, una especie de circunvalación del tema- expresando ante este Cuerpo la opinión de tres constitucionalistas que asistieron al análisis de este proyecto de ley en la Comisión de Salud Pública. Me refiero a los doctores Cassinelli Muñoz, Aguirre Ramírez y Gros Espiell. Por mi parte, quisiera mencionar algunos aspectos de sus manifestaciones, realmente muy enriquecedoras, ya que cualquiera de los tres nos dio una perspectiva del tema que nos ayudó mucho a formarnos una opinión adicional. Por ejemplo, el doctor Cassinelli Muñoz decía que el proyecto de ley no está en contra de la vida, sino a favor de ella y que, además, es favorable a la institución familiar. Quiero señalar, señor Presidente, que estoy recogiendo aspectos parciales de la alocución y de ninguna manera pretendo abarcarla toda porque, a pesar de que el doctor Cassinelli Muñoz se manifestó totalmente a favor de la iniciativa, los otros constitucionalistas tenían sus matices con respecto al proyecto en su globalidad. El doctor Gonzalo Aguirre decía: "El proyecto es bueno y comparto su filosofía", y el doctor Gros Espiell manifestaba: "Es un gran acierto legislar sobre el tema". Y me parecen muy rescatables las palabras del doctor Gros Espiell que a continuación voy a leer textualmente de la versión taquigráfica: "La actual legislación ha sido nefasta al permitir una verdadera masacre y promover la discriminación."

Entonces, en este tema, más allá de nuestras convicciones personales y de nuestras vivencias, y de nuestra profunda meditación, tenemos también el respaldo de tres constitucionalistas que han estudiado el proyecto y con gran severidad lo han analizado.

Ahora bien, estamos ante una discusión que nos enfrenta a un dilema ético y los argumentos a favor y los argumentos en contra con fundamento, tienen mucho peso. Precisamente, en el día de ayer pudimos escuchar las exposiciones de la doctora Xavier -exhaustiva, abarcativa, brillante- y del Senador Riesgo. En realidad, poco nos queda por decir; simplemente, añadimos que estamos enfrentados a un dilema ético, como muchos de los que hoy la sociedad enfrenta con relación a los temas vinculados también a la salud de la gente.

Ayer se señalaba una aparente contradicción a la que se enfrentaba el Cuerpo porque en su oportunidad quien habla sostuvo de manera inflexible y muy férrea que el proyecto de ley de reproducción humana asistida era una iniciativa que privilegiaba la vida del embrión. Bueno fuera, digo, que en un proyecto que pretende ingresar en el tratamiento de una patología, en este caso la infertilidad de la pareja humana, en cuyos procedimientos los médicos implementamos distintas decisiones y acciones, no procurásemos que el embrión humano fuese defendido en todos sus alcances. Por mi parte, no siento que exista una contradicción entre el hecho de haber propuesto defender el embrión humano en ese proyecto de ley, que fue votado por este Cuerpo, y este proyecto de salud reproductiva, que me inclino a votar afirmativamente.

Han sido 65 años de fracaso de una legislación vigente. El Senador Julio Herrera recién hacía un análisis exhaustivo de lo que significaba la Ley Nº 9763 de 1938 y el transcurrir de estos 65 años, donde notoriamente se advierte el fracaso absoluto de la legislación actual vigente. No lo digo yo, sino el doctor Gros Espiell, quien además la cataloga como una legislación nefasta, al permitir una masacre y promover la discriminación. Miles de mujeres han sido mutiladas y miles de ellas muertas, tanto más cuanto más pobres. En este sentido, el doctor Briozzo, en una reciente publicación que fue mencionada aquí en el día de ayer, señalaba que en el Hospital Pereira Rossell el embarazo y parto tienen un riesgo de muerte que es 2.64 veces mayor que el que se da en el área privada, mientras que las cifras aumentan a 3.34 veces cuando se trata de un aborto provocado en condiciones de riesgo. Es por todos conocido que el Hospital Pereira Rossell es el lugar donde se asisten los sectores menos pudientes de la sociedad; por lo tanto, no es una afirmación falaz, sin contenido y sin sostén, decir que los sectores menos privilegiados son los que han sufrido con más intensidad la mutilación, la muerte y la infertilidad posterior a los procedimientos médicos para salvar la vida.

En la tarde de ayer, la señora Senadora Xavier calificaba a la ley vigente como anacrónica y hoy el señor Senador Herrera hacía un análisis más pormenorizado de los alcances que esa ley tiene, lo que me exonera de realizar otro en esta materia.

Esta ley ha demonizado el tema del aborto; si bien hay excepciones que pueden eximir de responsabilidad a la mujer y al profesional actuante, la sociedad se ha encargado de demonizar el tema con la legislación actual. ¿Por qué digo que lo ha demonizado la legislación actual? Porque la ley no se aplica, ya que no hay abortos que se lleven adelante con esas causales de eximición. Lo que ocurre es que ningún profesional médico se arriesga a un juicio penal por realizar un aborto y, además, la sociedad se ha encargado de inculcarle a la mujer y a la familia que la práctica del aborto es ilegal y, por lo tanto, no debe realizarse. Además, existe una convicción de la sociedad que no se dice pero que existe y es que el aborto es un tema tabú, y digo esto como profesional médico que ha visto mujeres con un aborto en curso que tenían cierto espíritu crítico, lo que nos llevaba a tener una posición de jueces negativos a esa postura. Eramos muy críticos de la mujer que se realizaba un aborto sin comprender demasiado que ese aborto podía tener justificaciones de muchísimo peso, aunque hoy en día hemos llegado a la conclusión de que es así.

Frente a ese dilema ético, en el día de ayer el señor Senador Riesgo hizo una enumeración muy exhaustiva sobre las semanas del embarazo y sobre los avances de ese embrión. Al respecto quiero ser muy claro porque cuando se realiza un aborto se está abortando una vida humana, y no tengo la menor duda de que eso es así. No voy a entrar en la disquisición de si se interrumpe un embarazo a las nueve o a las doce semanas porque ya hay vida humana. Por eso este tema es un dilema ético, por eso entramos en un conflicto personal y de la sociedad. Estamos interrumpiendo la vida humana. Sin embargo, ¿qué estamos valorando cuando tomamos posición en el tema? Que también hay otra vida humana en juego. Estamos valorando una vida humana que tiene representatividad en la sociedad, que tiene familia, afectos, amores, alma. Y esa es la mujer, a la que estamos exponiendo a que un aborto en condiciones inseguras la mutile o la mate.

Hace pocos días Monseñor Cotugno, frente a unas declaraciones mías a un medio de difusión, decía que el número que yo había hecho público de diez muertes al año no tenía significación. Aclaro que las cifras son de este último año porque las técnicas de reanimación a una mujer con una asepsis grave han variado radicalmente y ahora ha disminuido la mortalidad. Si esas diez muertes al año no tenían significación, entonces me pregunto si la Iglesia católica evalúa el tema en función del número de muertes. Realmente eso me resulta incomprensible como también que la defensa de la ley actual no modifique la realidad existente. Año a año se producen 33.000 abortos, 60 mujeres son internadas en centros de tratamiento intensivo y 10 mueren como consecuencia de esa práctica insegura. Esa es la realidad que vamos a defender si no aprobamos el proyecto de ley. Mantener el "statu quo" en esta situación es mantener el riesgo de esta práctica y la muerte de mujeres, a lo que no estoy dispuesto. No estoy dispuesto a que haya más Flavias, niñas adolescentes que en su soledad y su angustia se introducen cualquier cosa en la vagina para provocarse un aborto, lo que en definitiva las lleva a la muerte. Debo decir que lloré en la Comisión de Salud Pública cuando oímos el testimonio de la médica tratante de esta niña adolescente que murió. Me pareció indignante que la realidad social hubiese puesto en una encrucijada que llevó a la muerte a esta niña adolescente. Además, las adolescentes son quienes tienen mayor riesgo de morir porque cuentan con menor apoyo social y tardan más en reconocer su embarazo, por lo que al interrumpirlo aumenta el riesgo sobre su vida. Existe toda una composición social que lleva a que, en particular, las adolescentes se sientan señaladas por la sociedad y por su propia familia. Entonces, la adolescente intenta ocultar su embarazo y postergar el diagnóstico porque sabe que será estigmatizada por la sociedad y por su familia, la que no sé si muchas veces no llega a castigarla.

Estos 90 abortos por día, estos 4 embarazos de cada 10 que terminan en aborto, hablan de una realidad terrible en nuestro país. Estamos en el duodécimo lugar por abortos provocados en condiciones inseguras. Ayer se reflexionaba aquí y se preguntaba si no había mecanismos para que las clínicas clandestinas fueran clausuradas. Pero las clínicas clandestinas cumplen hasta una función social, más allá del lucro indebido y de la corrupción de aquellos que deben inspeccionarlas, por lo que sería hasta peligroso cerrarlas porque ¿adónde irían las mujeres que igualmente se van a hacer un aborto? Incluso en los países con mayor desarrollo social, donde se han implementado mecanismos para que el tema sea minimizado, se siguen realizando abortos, aunque en menores porcentajes.

Los que se oponen a este proyecto de ley ¿a qué apuestan? ¿Cuál es la alternativa? No he escuchado que ningún sector haya planteado una alternativa. De las confesiones no he sentido ninguna alternativa, salvo decir que el sexo debe ser con amor. ¿Quiénes somos los que realizamos las confesiones como para decir que si se provoca un embarazo es porque el sexo se hizo sin amor? El sexo se puede realizar con mucho amor y llevar a un embarazo no deseado. Entonces, ¿la alternativa es seguir admitiendo que año a año 33.000 uruguayas recurran a una práctica insegura para realizarse un aborto con las consecuencias que veníamos analizando? Realmente no lo entiendo. Por otra parte, no creo que la educación en su conjunto, si bien es importante y trascendente, vaya a eliminar el tema del aborto. El aborto seguirá existiendo y es así desde que la humanidad ha tenido la posibilidad de registrarlo. Además, hay experiencias que así lo avalan.

Lo que debemos analizar es si esto se inscribe dentro del trípode que regula las decisiones de ética. Vuelvo a decir que estamos ante un dilema ético de la sociedad y, en mi caso, profesional. El trípode que regula las decisiones éticas está formado por la beneficencia, la no maledicencia -es decir, no causar perjuicios- y la justicia social, y creo que este tema se inscribe dentro del principio de beneficencia, en el entendido de que se evita que la mujer recorra un camino absolutamente peligroso con riesgo de vida.

Hay ejemplos en el mundo, pero también en el país, de profesionales médicos que se motivan frente a una realidad existente. Las Clínicas Ginecológicas A y B del Hospital Pereira Rossell pertenecientes a la Facultad de Medicina, frente a una realidad angustiante porque no la pueden gobernar desde el ámbito de la medicina, elaboran las iniciativas sanitarias contra el aborto provocado en condiciones de riesgo. Me refiero, repito, a las Clínicas Ginecológicas A y B que fueron auspiciadas y apoyadas tanto por la Facultad de Medicina -obviamente, porque dependen de ella- como por el Sindicato Médico del Uruguay.

Este tema fue muy impactante para quienes estamos en la salud pública, ya que percibimos que desde las Clínicas Ginecológicas se veía una realidad asistencial grave que justificaba una iniciativa sanitaria contra el aborto provocado que, simplemente, consistía en dar apoyo sicológico, de conocimientos y, en lo que tiene que ver con una madre que ha abortado, concurrir a una clínica donde le controlen las derivaciones de ese aborto provocado en condiciones de riesgo.

El doctor Briozzo -con quien tengo el honor de compartir el Consejo Arbitral del Sindicato Médico-, no recuerdo si en una conferencia de prensa o en un comentario particular, expresó que en realidad esta iniciativa sanitaria contra el aborto provocado no había tenido ninguna respuesta de parte del Ministerio de Salud Pública, lo cual me resulta patético y habla a las claras de la disposición de esa de-monización que la sociedad tiene sobre el tema del aborto.

Por otra parte, en la Comisión de Salud Pública recibimos a diferentes colegas como la doctora María Lourdes González -muy correcta en su planteos-, quien asistió el día 2 de abril de este año. Ella fue quien nos trasmitió las cifras más concretas de las muertes en el Centro de Tratamiento Intensivo del Hospital de Clínicas, porque hablaba del ex profesor Humberto Correa. Ella nos expresó que había 60 casos de sepsis por aborto y que en la actualidad una de cada seis mujeres muere, aunque hace unos años se producían tres muertes cada seis ingresos, es decir, que el 50% de los ingresos llevaba a la muerte de esas madres. También nos expresó cuáles podrían ser las soluciones para este tema tan importante y decía que "La solución es a largo plazo, no para el año que viene ni para el otro" y "Ya que estoy hablando de educación para todo lo que tenga que ver con una sexualidad sana y responsable, es fundamental que se trate el aspecto preventivo y que se dé prioridad a la capacidad de decidir. Digo esto porque no sólo hay que trasmitir información, sino que hay que educar, sobre todo, en valores, desde la escuela y el liceo, con los padres, en la educación formal y la no formal. Esto existe y justamente, junto con el Ministerio, estamos tratando de compaginar cómo podemos implementar el tema de la educación".

Quiere decir que en el año 2004 estamos tratando de compaginar cómo podemos implementar el tema de la educación. A continuación, decía que estaba muy segura de que se iba a poder hacer. Pero estamos hablando del futuro, o sea que nos hemos puesto de espaldas a una realidad que nos golpea, que nos transita a los uruguayos y que recién en el 2004 estamos dispuestos a tratar de implementar soluciones desde el Ministerio de Salud Pública.

Todo esto, señor Presidente, significa que las muertes, los abortos, esta terrible realidad de que cada 10 embarazos 4 terminan en aborto, va a seguir transitando la historia de este tema. Estuve tratando de encontrar cuál era la realidad del tema del aborto en nuestro país, más allá de ocupar el duodécimo lugar en el mundo y de los 33.000 casos por año. Para ello, recurrí a un país bastante afín con nuestra cultura, como es España y pude comprobar que en el año 2002 en ese país -tengamos en cuenta su población- se produjeron 77.000 abortos, es decir, el 15,6% de los embarazos. En nuestro país el porcentaje es de casi el 40%. Estamos hablando de una realidad sanitaria trascendente, de mucho peso, de mucha gravedad y que debemos encarar. En ese sentido, creo que el proyecto encara esta realidad de una manera muy importante porque por primera vez en la historia de la Salud Pública del país -así figura en el Capítulo I- se establecen criterios para implementar lo que la doctora González pensaba que se debía hacer en el futuro.

SEÑOR PRESIDENTE.- Hay una moción llegada a la Mesa para que se prorrogue el tiempo de que dispone el orador.

Se va a votar.

(Se vota:)

- 16 en 17. Afirmativa.

Puede continuar el señor Senador Cid.

SEÑOR CID.- ¿Por qué cuando el Capítulo I establece

"De los deberes del Estado" decimos que permite llevar adelante lo que nunca se hizo en el país? Estamos hablando de proyecciones hacia el futuro y, obviamente, si se aprueba este proyecto de ley lo serán. Pero, por lo menos, le estaremos dando un cuerpo, un contenido y una decisión del cuerpo legislativo para que estas medidas de educación, de instrucción, de aconsejar, de educar y muy probablemente de desestimular la práctica del aborto sean implementadas.

Menciono la posibilidad de desestimular porque estoy convencido de que un equipo de salud puede instruir a esa mujer que puede estar proclive a abortar, brindándole instrumentos, herramientas, instrucción y respuestas que la sociedad puede darle frente a ese niño por nacer -que, muchas veces, además, es querido- de modo que pueda revisar su posición. Creo que este es un hecho trascendente; no es una percepción personal, no es una corazonada, sino que hay experiencias al respecto en el mundo. Por ejemplo, en Holanda se legalizó el aborto, con ese sostén social que hace que esa madre se enfrente al dilema del aborto, se logró abatir las cifras de abortos a valores realmente insignificantes. Aclaro que no lo elimina; por eso decimos que abortos va a haber siempre, pero disminuyen de una manera importante.

(Ocupa la Presidencia el señor Senador Brause)

- Me permito volver al "Aborto Provocado, un Problema Humano" de la Revista del Sindicato Médico del Uruguay, para trasmitir algunas experiencias que se han dado, porque existen ejemplos paradigmáticos de cómo repercutió la legislación en forma directa, inmediata, en la tasa de mortalidad materna.

Por ejemplo, en el caso de Rumania -vuelvo al trabajo escrito por el doctor Leonel Briozzo-, antes del año 1966, con una legislación liberal, la tasa de mortalidad materna era de 70 cada 10.000 recién nacidos vivos. Con el advenimiento del régimen de Ceaucescu y la legislación restrictiva, esta tasa se duplicó, llegando a 170 cada 10.000 recién nacidos vivos. Aclaro que estamos hablando de tasas de mortalidad y no sé por qué dicen que se duplicó, ya que es más del doble.

Con el derrocamiento del dictador y la introducción de leyes más liberales en 1989, la tasa disminuyó notoriamente hasta niveles por debajo del treinta por diez mil nacidos vivos.

Otro ejemplo que menciona el autor es que, recientemente, el cambio de estatus jurídico del aborto en Suiza en el año 2001, por el cual se liberalizó, no aumentó ni disminuyó la tasa de abortos provocados que era de 7,5 cada 1.000 mujeres en edad genital activa, que es una cifra mínima. Esto se debe a que, como en este país existe educación sexual y reproductiva, además de una gran disponibilidad y accesibilidad a métodos anticonceptivos, el cambio de ley no va a aumentar el número de abortos.

¿En qué perspectiva se debe colocar el Uruguay? ¿En la de Rumania con dictadura o en la de Suiza? Creo que no tenemos otra opción que colocarnos en la de Rumania y por eso yo estoy convencido de que con la aprobación de esta ley vamos a tener un impacto significativo en el número de abortos que se van a producir en el país. Me acotan que tendríamos que colocarnos en la ruta de Suiza pero no estamos numéricamente en ese camino, estamos en la ruta de Rumania. Por lo tanto, en estas situaciones, cuando se parte de una cifra muy alta los cambios pueden ser muy impactantes en el número total de abortos. Por eso creo que el Capítulo I de este proyecto de ley, titulado "De los deberes del Estado" es realmente trascendente porque obliga al Ministerio de Salud Pública a implementar, coordinar y llevar adelante una estrategia para abatir el número de abortos.

Sigo leyendo parte de este artículo porque, más allá de que no comparto alguno de los análisis que se hicieron sobre la viabilidad del embrión y sobre el momento en que aparece la vida o no -tal como consta en las versiones taquigráficas-, creo que sigue siendo un excelente artículo. Dice que es interesante señalar que, al contrario de lo que podría pensarse, la introducción de legislaciones liberales que se acompañan de cambios en el sistema de atención integral de la mujer, tiene un efecto de disminución en el número de abortos, como son los casos de Francia e Italia. Holanda; este país con una legislación liberal con respecto a la interrupción del embarazo y con una amplia política de promoción de los derechos humanos y reproductivos, con fuerte énfasis en la planificación familiar, constituye el país con menor tasa de abortos provocados, con 5,5 abortos por 1.000 en edad reproductiva.

A esto es que apuesto apoyando este proyecto de ley: a evitar que el aborto provocado en condiciones de riesgo exponga a las mujeres de mi país a una práctica insegura, a mutilaciones y muertes.

También digo, señor Presidente, que considero que esta sociedad machista, nuestra sociedad, y este Cuerpo legislativo integrado mayoritariamente por hombres no es representativo de lo que la sociedad debería decidir en el tema del aborto. Creo que corremos el riesgo de que nos equivoquemos al adoptar una decisión que violente la decisión que podría tomar una mayoría de nuestra sociedad. Por lo tanto, de presentarse una iniciativa de consulta a la ciudadanía, en lo que me es personal y si los términos de esa consulta se ajustan a lo que estoy convencido que debe ser, estaría dispuesto a apoyarla enfáticamente porque creo que sería la forma de laudar este tema de una manera representativa y contundente.

Muchas gracias.

SEÑOR PRESIDENTE (Dr. Alberto Brause).- Tiene la palabra la señora Senadora Arismendi.

SEÑORA ARISMENDI.- Señor Presidente: creo que estamos ante una discusión realmente trascendente; una discusión que como decía ayer mi compañera, la señora Senadora Xavier, es la primera vez que logra cruzar hacia la otra mitad del edificio y entrar en la Cámara de Senadores. Muchos colegas del Senado, periodistas y comentaristas de todo tipo han señalado que, supuestamente, no es un buen año para tratar este tema. En algún momento hemos tenido la impresión de que si hacemos cálculos pequeños y -si se quiere- mezquinos, podríamos pensar que no es el año adecuado para discutir un tema aparentemente tan escabroso, tan poco dable a ser tratado en público, tan poco presentable y políticamente incorrecto como es el de la salud reproductiva de la mujer.

En lo que me es personal, creo que las mismas cosas que uno señala durante los años que no son electorales las tiene que decir, obligatoriamente, en los años electorales. Es al revés: en los años electorales hay que desnudar el pensamiento, hay que desnudar los sentimientos y las convicciones ante toda la opinión pública, porque es la manera real de poner a la libre elección de la ciudadanía lo que cada uno efectivamente piensa.

Estoy convencida de que uno de los aspectos fundamentales del tratamiento de este proyecto de ley -que ha tenido tantas idas y venidas desde la salida de la dictadura hasta la fecha, fundamentalmente en la Cámara de Representantes, pero que ha desatado tantas pasiones, publicaciones, epítetos, etcétera- es que se trata un tema a discutir con mucha franqueza, pero acá estamos hablando, como lo decía el señor Senador Herrera, de lo que, a mi juicio, es una de las mayores hipocresías de la sociedad uruguaya. Es una de las mayores hipocresías porque esconde dentro de sí varias hipocresías, porque el hablar bajito, el susurrar por los corredores, el no ponerle nombre a las cosas sobre un tema de este tipo, el tratar de centrar la discusión donde ella no existe, es decir, en si estamos a favor de la vida o de la muerte, o en si estamos a favor o en contra del aborto es parte de tapar una serie de elementos que existen en nuestra sociedad, lo que tampoco es motivo de un debate franco, desnudo y que meta realmente el bisturí a fondo en la situación por la que atravesamos y estamos atravesando en nuestro país.

Suscribo totalmente el informe que hiciera la señora Senadora Xavier y creo que como siempre, como lo ha hecho en otra oportunidad cuando la interpelación al señor Ministro de Salud Pública, es seria, documentada, es respetuosa del tema que estamos tratando, coloca exactamente el debate en sus justos términos y lo hace en el tono que tiene que darse. No se trata de un problema de agitar, no se trata de subirnos a ninguna barricada, no se trata de teñir la discusión ni de esquematizar a quienes defienden una u otra posición, sino de desnudar el problema. Todos sabemos que el problema existe en la sociedad uruguaya. No puede haber nadie en este Senado ni en las calles de nuestro país -que es tan chiquito- que lo desconozca.

Por lo tanto, el problema es si lo decimos en voz alta, si lo decimos de frente, si lo decimos con total claridad o si lo andamos susurrando por los corredores. Entonces, es democrático -como decía en uno de los capítulos que abordaba ayer la señora Senadora Xavier- que discutamos; hace a la democracia de este país que se pueda discutir con franqueza y poner sobre la mesa la situación que estamos viviendo. Naturalmente, no puedo decir dos cosas y, por lo tanto, para mí es de coherencia política discutir el tema sin ningún tipo de temor ni de cálculo electoral en el año electoral. No tengo ningún problema, porque lo que siempre pensé y defendí lo voy a seguir diciendo y defendiendo aunque parezca inconveniente para algunos que hacen los análisis de "marketing" y calculan cuántos votos puede sumar o restar decir lo que uno piensa o decir la verdad. Pienso que también es de coherencia política porque -como decíamos- el gran manto de hipocresía tapa otras hipocresías que vamos a intentar desnudar en la intervención. Por otra parte, se nos ha amenazado con los plebiscitos -y no lo estoy diciendo por ningún integrante de este Senado, por ningún Senador- a través de algunos anuncios prácticamente apocalípticos en la Semana de Turismo, cuando toda la vida defendimos la democracia directa. Cada vez que hemos estado convencidos de algo, en lo personal, hemos salido a defender la consulta popular y hemos acatado el resultado cuando nos gusta y cuando no nos gusta. ¡Y vaya si no nos gustó en algunos temas que han tenido que ver con la vida y con la muerte! Sin embargo, acatamos y seguiremos acatando. Entonces, la consulta popular no es motivo de temblores ni de preocupación; al contrario, ya que, como hace un momento señalaba el señor Senador Cid, este tema amerita un pronunciamiento democrático. Insisto en que no se trata de algunos planteos realizados por la vía de los coordinadores, es decir algunas amenazas que se hicieron antes del tratamiento de este proyecto de ley en el Senado. No tenemos miedo al pronunciamiento democrático de la sociedad; al contrario. A propósito, ayer una funcionaria del Palacio con la que nos cruzamos me preguntaba por qué no nos consultan sólo a las mujeres en vez de pedir la opinión también a los hombres, a lo que le contesté que ello era así porque, de lo contrario, perderíamos, como lo decía la señora Senadora Xavier; indudablemente, dentro del Senado perdemos. Además -y esto no significa hablar ni a favor ni en contra-, todos tenemos claro -no es ninguna novedad- que las mujeres y los hombres somos distintos; no somos mejores ni peores, sino diferentes. Dijimos esto cuando se trató aquí el proyecto de ley de reproducción asistida, oportunidad en la cual señalábamos que las mujeres tenemos vivencias que no podemos explicar a los hombres; podemos hacerles un traslado racional y encontrar del otro lado un hombre sensible y abierto a escuchar, a compartir y a entender pero, aun así, hay vivencias que son absolutamente intransferibles. En aquella ocasión decíamos también que ningún hombre estuvo sentado en una silla o acostado en una mesa ginecológica -según la clínica- y se vio obligado a someterse a determinados tratamientos ni análisis. Hoy, por suerte, los jóvenes participan cada vez más de los partos y están al lado de su compañera, cortan el cordón y acompañan ese momento maravilloso de dar a luz. De todas maneras, hay una parte que nunca van a poder sentir y lo lamento por ellos. En consecuencia, tenemos visiones distintas también desde ese ángulo y tenemos que tratar de hacernos entender. Más allá de las concepciones religiosas -por las que siento mucho respeto- y de los dilemas éticos a que hacía referencia el señor Senador Cid, hay una parte que no podemos trasmitir. Pueden existir, incluso, las mismas concepciones desde el punto de vista político, filosófico y hasta religioso por parte de quienes tienen fe y, sin embargo, desde la óptica de una mujer van a ser distintas que desde la óptica de un hombre.

Por consiguiente, quiero decir que en este debate franco que tenemos que abordar, hay dos cosas que se deben quitar de arriba de la mesa porque son inaceptables. Pienso que no se trata de debatir acerca de quiénes están a favor de la vida y quiénes están a favor de la muerte, porque entiendo que aquí no hay nadie que esté a favor de la muerte, al menos en sus planteos, en lo que defiende. En muchos medios de prensa nos han preguntado si defendemos el aborto o si estamos de acuerdo con la práctica, a lo que respondimos que no, que no lo estábamos. Si pudiéramos resolver el tema, nos gustaría que ninguna mujer uruguaya, joven o adolescente, tuviera que pasar por eso, que no tuvieran ninguna necesidad y que no existiera ninguna circunstancia que las obligara a pasar por esa experiencia. Tengo la convicción absoluta de lo traumático que ello resulta para cualquier joven o mujer, independientemente de su nivel cultural y social así como de sus convicciones y de su desarrollo intelectual. Es traumático, absolutamente traumático y la marca de por vida. Entonces, el tema estriba en sacar ese punto de vista de arriba de la mesa, porque no existe.

Por otra parte, quiero decir que respeto la postura del señor Senador Riesgo expresada en el día de ayer, pero mi posición es totalmente antagónica con algunos aspectos de ella, de la misma manera que tuvimos posturas contrarias cuando se trató el proyecto de ley de reproducción asistida. En la sesión de ayer el señor Senador Riesgo decía que se decretaba la pena de muerte y se preguntaba en qué difería con este proyecto para los que no estamos de acuerdo con ella. En ese sentido me parece que aquí tenemos un primer tema a considerar claramente. Todos y todas sabemos que aquí existen madres adolescentes o madres muertas de hambre que ahogan a su hijo en el momento de nacer, que lo eliminan. Sabemos que en este momento en que estamos debatiendo aquí hay una madre -lo hemos dicho en muchos lados- que está concibiendo en un cuerpo absolutamente desnutrido e incapacitado hasta para trasmitir todo lo que esa expectativa de vida, ese futuro ser necesite.

Hablemos, entonces, de la situación que tenemos en el Uruguay. En muchos estudios se señala como un dato positivo el respeto que se tiene por el papel de la mujer en la vida social en tanto ha aumentado su participación en la economía del país, insertándose en el mercado de trabajo. Por un lado, existe una mayor participación de esas mujeres en las carreras universitarias y un mayor número de egresadas.

Pero también todos sabemos -fundamentalmente quienes integramos la Comisión de Asuntos Laborales y Seguridad Social- que hay infinidad de empresas en este momento que al revés que en el pasado -cuando inclusive, como denunciamos en una oportunidad, por ejemplo, hacían el test de embarazo en las zafras de la naranja previamente a tomar mujeres porque no fuera cosa que estuvieran embarazadas y tuvieran que darles luego licencia por maternidad si les diera positivo, en cuyo caso no podían acceder a ese trabajo- buscan especialmente mujeres llamadas "jefas de hogar", es decir, mujeres solas o, dicho en criollo, aquellas mujeres con familias a su cargo, mujeres de hogares monoparentales -tenemos muchos términos para hablar de este tema-, mujeres que llevan la carga familiar encima de su lomo. Estas son, precisamente, las más apreciadas para algunos patrones, y lo son porque esas mujeres aguantan cualquier cosa porque tienen que llevar el plato de comida a su casa. Esas mujeres trabajan mucho más de las ocho horas de que hablaba el señor Senador Herrera; esas mujeres aguantan destrato, aguantan que se violen todas las leyes laborales, porque no tienen más remedio que preservar su puesto de trabajo. También esa es parte de la verdad en cuanto a que la mujer se ha incorporado más al mercado de trabajo; esa es la mayoría.

En la sociedad se habla de que hay mayores libertades, de que hay menos prejuicios, de que hay más información en los medios masivos y eso ha quedado demostrado por las cifras que han dado nuestros compañeros y por la realidad que uno puede percibir, que es falso. Hay desinformación; hay una deformación de la información. No es verdad que las adolescentes hoy sepan más porque miran películas en la televisión, porque miran seriales o teleteatros; eso no es cierto. El tema es que se desinforman más.

Tampoco es verdad lo que se dice respecto a qué es lo que estamos defendiendo, por lo menos desde este Senado, desde este Parlamento, más allá de lo que afirmaba el señor Senador Riesgo ayer -que es cierto y ratifico- del intento que hubo, junto con el señor Senador Correa Freitas, de mandatar en un Presupuesto la incorporación en los planes escolares el tema de la educación sexual. Yo fui una de las que estuve en contra; y estuve en contra por razones obvias: por razones de autonomía en lo que tiene que ver con lo técnico del Consejo Directivo Central de la ANEP. El Presidente también estuvo en contra -pero eso no quiere decir nada- en la medida en que lo vetó, puesto que ese fue el único camino que encontramos para sacar eso de allí. Quiero recordar que en este mismo Senado, y en el siglo XXI, hemos escuchado debates -algunos asombrosos- sobre los libros de educación sexual que empezaron a circular en la educación media en el Uruguay. De la misma manera hemos escuchado cosas asombrosas cuando se discutió el proyecto de ley sobre reproducción humana asistida. Recuerdo que en la Legislatura pasada -y consta en las versiones taquigráficas- cuando debatimos un tema que también luego volvimos a tratar en ésta sobre si la mujer sola comprobadamente infértil podía o no acceder a las técnicas de la mal llamada fecundación in vitro, aquí se habló de mujeres casquivanas, de esas mujeres extrañas "autómatas del vicio" como dice el tango, que lo que quieren es someterse a técnicas de este tipo por el atrevimiento y la osadía de tener un hijo ante la imposibilidad de fertilidad. Hablemos, pues, de todo.

No voy a meterme en los temas confesionales ni en por qué en algunas familias se parte de la base de que se deben tener tantos hijos como vengan al mundo, pero sí digo que pongamos sobre la mesa la siguiente pregunta: ¿cuáles son las causas de los abortos? ¿Por qué la joven o la adolescente va a abortar? ¿Lo hace porque le gusta o porque cree que se puede realizar un aborto luego de tener relaciones sexuales en forma irresponsable? Pregunto cuál es la situación que nosotros vivimos. Hemos estado averiguando algunas cifras porque, claro, con los años uno se desactualiza. Tenemos claro que hay distintos caminos para prevenir el embarazo. Estamos hablando siempre de parejas o de situaciones, digamos, normales, es decir aquellas en la que existe una pareja que mantiene relaciones sexuales y que, por hache o por be, no tomó las precauciones debidas para que no se produzca el embarazo. Lo que surge de los distintos laboratorios que surten a las farmacias o las mutualistas de nuestro país es que, en promedio, el costo de los anticonceptivos oscila entre $ 200 y $ 400 mensuales. A alguno le puede parecer que no es nada, pero cuando estamos hablando de gente que muchas veces no tiene dinero para comer o, sin ir más lejos, de las mujeres que limpian en el Palacio que ganan mil y pocos pesos, $ 200 o $ 400 por mes para los anticonceptivos significa una cifra muy alta que, por otra parte, se debe tener en el momento oportuno. Aquí no se trata de que tomen medidas y prevean para tres o cuatro meses, sino de que no lo pueden pagar, puesto que no hay que olvidar que para aquellas que están cubiertas por una mutualista, también deben tener dinero para pagar la orden y que se les recete un anticonceptivo. Perdónenme los médicos que me meta en lo que no debo pero ocurre que parto de la base -porque hemos leído y estudiado el tema- de que aquí hay automedicación. Seguramente, no es lo mismo que tome anticonceptivos una mujer joven que una mujer mayor; no es lo mismo la carga hormonal que recibe una que sufre determinados problemas y la que no cuando va a comprar los distintos anticonceptivos que ofrecen en la farmacia. Entonces, si al tique de la mutualista le sumamos el costo de la orden resulta que es más barato ir a la farmacia y automedicarse, comprando el anticonceptivo más barato.

Por otro lado, me he enterado, también con sorpresa -obviamente por no estar debidamente informada sobre estos temas-, de que algunos métodos mecánicos que se utilizaban antes, es decir, aquéllos que no afectan desde el punto de vista químico ni tampoco suponen la introducción de nada en el organismo, como, por ejemplo, los preservativos o los diafragmas vaginales, hoy no se recomiendan. Ahora bien, si tenemos que hablar del dispositivo intrauterino debemos llamar la atención acerca de su costo puesto que sale la friolera, señor Presidente, de $ 6.145 al público; repito, $ 6.145. Todos sabemos -porque, insisto, en los corredores todos conversamos de estas cosas- que tiene una validez de dos años o a lo sumo tres, que se deben hacer controles médicos, seguimientos, puesto que tratándose de un cuerpo extraño que se introduce en el útero, hay que ver si no está mal colocado y si de cualquier manera no ha dado lugar a un embarazo.

Nos consta que la Intendencia Municipal de Montevideo, en sus policlínicas, lo coloca gratis, aun para aquellas mujeres que cruzando la información en la computadora tienen mutualista, lo que no se hace para otro tipo de atención. Sabido es que la mujer que tiene mutualista debe pagar por la colocación del dispositivo intrauterino, porque se considera que no es una enfermedad. Lo hace de la misma manera que paga por el parto, porque también se considera que no es una enfermedad.

En una época, no recuerdo si durante el gobierno del doctor Lacalle Herrera, el Ministerio de Salud Pública realizó una campaña masiva con respecto a la utilización del preservativo mediante anuncios bastante discutidos en ese momento, pero que tenían que ver, más que nada, con la protección contra el SIDA. Entonces, se regalaban en los clubes nocturnos, en los bailes y en todos aquellos lugares en donde se supone que los muchachos cuando están bailando las hormonas empiezan a funcionar. Hoy sabemos que cuestan entre $ 25 y $ 48, que en Salud Pública se obtienen por $ 80, pero que además hay que pagar el ómnibus para ir a buscarlos.

Estamos hablando de lo que puede ser el caso de una joven, de una mujer o de una pareja con un nivel de educación que le permite saber que estos elementos existen, cómo se usan y con el acuerdo de los dos. A propósito, también quiero decir algo que, quizá, desde el punto de vista político no es correcto y no suena lindo. Las mujeres al menos sabemos -y parto de la base de que todos los integrantes hombres de este Senado también lo saben- que el tema del preservativo y su uso no es tan sencillo porque, en general, a los hombres no les hace demasiada gracias colocárselo. Digámoslo como es. La gran hipocresía de la sociedad uruguaya con respecto al aborto encubre otras hipocresías, salvo ahora porque les vino el miedo al SIDA. Desde mi punto de vista, como maestra, con cuantas madres conversé, les hice la pregunta de por qué no tomaban tales o cuáles medidas para no tener seis, siete, ocho o diez hijos muertos de hambre. Sabemos que es así. No pido que lo digan, porque yo no tengo ningún problema en expresarlo, pero reitero que es así.

También puedo decir, en base a dos experiencias fundamentales que recogí antes y después de que me destituyeran, que en los dos barrios en los que trabajé todos los años, sin excepción, teníamos chiquilinas de quinto y sexto año embarazadas por su padre, su padrastro, su hermano o su hermanastro. Entonces, insisto, digamos la verdad. Esas gurisas de quinto y sexto año apenas tenían alguna idea de lo que significaban las relaciones sexuales, no queridas, por las cuales quedaban embarazadas, y luego venían con los niños. Eso es lo que en definitiva siempre repito: se trata de niñas con niños que venían ante nosotros o que, como se decía acá, no tienen la posibilidad de ir a una clínica privada y pagar U$S 300, U$S 500 o U$S 600, porque la única alternativa que tienen es conseguir la asistencia de la "veterana" que sabe como se hace o, como tantas nos enteramos, acceder a medicación para animales para colocarse, con las consecuencias que ya expusieron quienes me precedieron en el uso de la palabra.

SEÑOR GARGANO.- Formulo moción para que se prorrogue el tiempo de que dispone la oradora.

SEÑOR PRESIDENTE (Dr. Alberto Brause).- Se va a votar la moción formulada.

(Se vota:)

- 16 en 17. Afirmativa.

Puede continuar la señora Senadora Arismendi.

SEÑORA ARISMENDI.- Señor Presidente: también podemos decir que, en la medida en que se orienta y se educa, esa joven o mujer que trató de prevenir el embarazo y no pudo, porque tuvo relaciones sexuales que no quiso o las mantuvo en condiciones en que no quiso -como decíamos con respecto a los preservativos-, al otro día podría ir a los servicios de Salud Pública o de la Intendencia Municipal de Montevideo para consultar sobre las posibilidades de lo que se llama la anticoncepción de emergencia, es decir, anticonceptivos orales comunes en dosis especiales o aquellas que son productos delicados cuyo precio oscila entre los $ 90 y $ 100 el blister con cuatro pastillas. O sea que en el caso de esa mujer que tuvo relaciones sin tomar medidas para no quedar embarazada porque no pudo, podríamos decir que al otro día sale corriendo porque tiene los $ 90 o $ 100, así como la posibilidad de ir, porque sabe que existe, a tomar estas medidas denominadas de emergencia.

Insisto en que debemos decir las cosas como son; inclusive, determinadas clínicas a las que acudían las capas medias de nuestro país, que todos sabemos donde estaban -por supuesto que dependiendo de las generaciones todos sabían donde estaban-, se cerraron. Precisamente, esas son las que se persiguieron, se les tomó fotografías, se denunciaron y se llevaron presos a quienes estaban en ellas. Por lo tanto, quedan aquellas a las que acude la gente que tiene mucho dinero y, después, existen todos los métodos que van desde la aguja de tejer a cualquier otro elemento que se introduce, así como hierbas y casos tremendos que se practican en jóvenes que creen que están embarazadas pero no lo están y mueren en función de ese miedo y de la situación en la que se encuentran.

En la sesión de ayer el señor Senador Riesgo hablaba sobre la violencia doméstica, tema que también tiene mucho que ver con esto. Un colega con el que discutimos fuera de este Recinto me señalaba que este es un proyecto machista porque, en última instancia quien, para no pasar vergüenza, manda a su hija a abortar o la pareja que manda a su compañera a hacerlo para no tener otro hijo, es el hombre. Creo que es estar alejado de la realidad del país de hoy, del Uruguay de las mujeres trabajadoras que están a cargo de sus familias, de su hogar, de las muchachas y de las adolescentes en situación de riesgo, ya hoy, desde el punto de vista de su salud, lo cual aumenta ante un embarazo y, sin duda, frente a un aborto en las condiciones miserables en las que se realizan.

También acá hay un dato de la realidad con el que todos coincidimos, al menos todos quienes hemos hecho uso de la palabra hasta el momento. Me refiero a que es un gran negocio para la gente, porque está penalizado. No es verdad, como ha dicho algún colega que los médicos "aborteros" -como se los conoce- van a continuar enriqueciéndose cuando el aborto esté despenalizado. No es verdad; cobran porque está penalizado. El precio está vinculado a las medidas de seguridad que se toman hoy, a las que se toman por haber habido una embestida muy fuerte en este momento, como por ejemplo telefónicas, de traslado, clandestinas. Algunos tenemos experiencia sobre cómo son las medidas clandestinas que se adoptan. Todo eso se carga a la cuenta. En este país hay gente que se ha hecho muy rica dedicándose, precisamente, a la práctica abortiva, basada y fundamentada porque ha hecho su carrera y la ha dedicado a esta actividad como forma de convertirse en un empresario o, en fin, no sé cómo denominar a aquel que estudió como médico y se dedica a esto. Insisto en que lo hace para enriquecerse.

(Ocupa la Presidencia el señor Luis Hierro López)

- Reitero: ¿De qué estamos hablando? ¿Estamos hablando de una sociedad que, además, se hace cruces frente a las relaciones sexuales y que ahora acepta -como se nos dijo en otro proyecto cuando discutíamos este tema- la unión de hecho? Hasta por ahí nomás, señor Presidente, salvo que no cueste plata.

Digo esto porque, por ejemplo, cuando hablamos en esta misma Sala de la unión de hecho y de las compañeras de los policías muertos en el ejercicio de su profesión -es decir, muertos por un rapiñero o delincuente-, entonces ahí se precisa libreta porque es una forma de restringir. La pensión va para la viuda que tiene libreta y no para la que mantenía una unión de hecho. Aquí nos entran de vuelta los pruritos porque esto cuesta plata; y de lo que estamos hablando también cuesta plata para algunos, para la sociedad en su conjunto y, al mismo tiempo, lleva mucho dinero a los bolsillos y cofres de los que se dedican a esta actividad para enriquecerse.

Entonces, es verdad: este proyecto se llama "de salud reproductiva" y tiene toda una serie de elementos y de restricciones que no violentan al profesional médico ni a sus convicciones. Al mismo tiempo, no obliga a nadie a abortar y toma medidas para contener y acompañar a aquellas mujeres que se embarazan sin quererlo, pero que, en definitiva, a lo mejor, tienen otra opción o una solución para poder seguir adelante con ese embarazo.

También se nos ha dicho que esto no resuelve el problema de las madres que no tienen qué dar de comer a sus hijos; por supuesto que es así. Asimismo, se ha argumentado que no resuelve el problema de las madres adolescentes de este país, por todo lo que esto significa, por cómo se embarazaron y por cómo después asumen la vida de brazos caídos. Digo esto porque luego les cae una desgracia encima de la otra.

Además, debemos considerar a esas mujeres que llegan al hospital o a la mutualista -porque no sólo concurren a los hospitales- y no dicen que en algún momento de su vida abortaron y presentan determinados trastornos o problemas a solucionar. Estas mujeres no declaran esa circunstancia y hacen que una parte del análisis -que seguramente el médico tiene que hacer para llegar a la conclusión de cuál es el problema- no se pueda efectuar y que esto no conste en ningún tipo de registro médico. En estos casos la mujer no se anima a decir que se efectuó uno o una serie de abortos. Digo esto porque todos sabemos que, en general, los abortos se repiten en quienes ya han abortado alguna vez. A veces uno no logra entender de qué manera han podido resistir a los abortos y a los embarazos, porque estos en muchos casos se dan en forma combinada.

Todo esto lo decimos por experiencia y aquí también se han expuesto las de la doctora Xavier y del doctor Cid. Ante esta situación, quiero decir que al haber trabajado muchos años en escuelas de zonas carenciadas, de trabajadores, de desocupados, de policías y de soldados, también tenemos amarguísimas y dolorosas experiencias como las que sintió el doctor Cid cuando se plantearon algunos casos en Comisión. Esto lo vivíamos todos los años con nuestras muchachitas, con nuestras alumnas violadas y con embarazos reiterados. Cuando hoy encontramos y miramos a quienes fueron nuestras alumnas en 1º, en 2º, en 3º o en 6º año de escuela, observamos que parecen unas viejas, unas ancianas, porque están totalmente destruidas.

Debemos hablar de todo esto porque forma parte de la hipocresía de la sociedad uruguaya. Y tenemos que decir con toda claridad que el proyecto de ley no resuelve el problema de fondo. La educación sexual y la educación a nivel escolar y de enseñanza media tampoco resuelve el problema de fondo, señor Presidente. Digo esto porque la educación no resuelve el hambre, ni la falta de perspectivas en la vida, ni la falta de techo o de atención sanitaria. Además, se puede tener un nivel de educación muy alto y, sin embargo, estar en la peor situación de miseria. Y esto lo vemos todos los que caminamos por el país y, en particular, en los asentamientos. Quienes fueron arrojados a estos lugares, a veces presentan altos niveles de educación pero después no cuentan con $ 300 o $ 400 para comprar pastillas anticonceptivas.

Ahora bien, los educadores debemos ser educados para poder trasmitir parámetros, valores y orientación en el plano sexual. Se trata de toda una transformación de la sociedad en ese sentido porque si cada uno de nosotros va a impartir educación sexual con sus prejuicios, sus atavismos y sus creencias personales, seguramente también los vamos a trasmitir. Entonces, no vamos a poder mostrar un camino sano que no termine, en definitiva, en una situación de riesgo como la que estábamos señalando.

En lo que me es personal, señor Presidente, quería compartir algunas de estas cosas porque, además de ser maestra y de las vivencias que hemos tenido, soy una mujer que ha tenido dos hijas y que ha disfrutado intensamente sus dos embarazos y sus dos partos. A su vez, soy una persona que fue educada y formada por un inolvidable ginecotólogo de este país, un maestro, como fue el doctor Hugo Sacchi, quien nos educaba realmente en la filosofía del parto sin dolor y en la posibilidad de recibir a la criatura y compartir esa felicidad. También digo todo esto porque soy abuela de un nieto que nació en las condiciones más naturales y normales del mundo y que fue recibido, a su vez, de la mejor manera, tanto por sus padres dentro de la sala de partos, como por quienes los asistieron, es decir, el médico de guardia -porque no se pudo pagar el parto en forma particular-, la partera -una querida compañera dirigente del gremio de la salud- y todo el personal del piso que compartió la alegría de ese nacimiento.

Deseo para todas mis compañeras, mis congéneres y para todas las mujeres y jóvenes uruguayas que el embarazo y el parto sea el motivo de mayor felicidad de sus vidas, tal como lo fue para mí, para una de mis hijas, y como seguramente lo será también para la otra.

En definitiva, por todo lo que se ha dicho, estoy convencida de que debemos acompañar este proyecto de ley.

Gracias, señor Presidente.

SEÑOR MICHELINI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE.- Tiene la palabra el señor Senador.

SEÑOR MICHELINI.- Señor Presidente: yo creo en la vida. Luego de la intervención de la señora Senadora Xavier, es poco lo que uno puede agregar en este tema. Sin embargo, por ese amor que le tengo a la vida, puse especial atención a la intervención que hizo el señor Senador Riesgo como Miembro Informante -por la posición contraria a este proyecto de ley-, a los debates que no son de ahora pero que sí han tenido una mayor intensidad en las últimas semanas y a las opiniones de aquellos que creen que este es un paso que la sociedad uruguaya debería dar y que está reflejado en un proyecto de ley que la Cámara de Representantes aprobó y que, por lo que tengo entendido, la Cámara de Senadores no lo haría.

Entonces, señor Presidente, hablamos en función de ese profundo amor a la vida, a los que no están, a los que en todo discurso o charla política defienden con mucho calor ese sentido de pertenencia, procurando mejorar las condiciones de vida del Uruguay de hoy e, incluso, de las futuras generaciones.

Cuando discutimos la ley que tiene que ver con las reservas naturales, se hablaba de que el país debería preservar ciertos espacios, ciertos lugares especiales para el usufructo y goce no sólo de las generaciones actuales, sino también de las futuras.

Cuando hablo de las generaciones futuras me refiero a aquellas de las que ni siquiera puede pensarse porque quienes las van a gestar aún no están concebidos. Entonces, ¡cómo no voy a escuchar con atención a aquellos que dicen que hay que preservar la vida una y otra vez y que presentan argumentos en defensa de ello! Esto a uno lo toca profundamente y, en función de eso, uno trata de expresar, de hacer entender al Cuerpo y a los demás de qué manera entra este tema y de qué manera lo está razonando.

¿Cómo hacemos para que no haya interrupción del embarazo? ¿Cómo hacemos para que la gran cantidad de madres que interrumpen su embarazo por miedo, por su situación económica y por falta de información, pero con profundo deseo de traer esa criatura al mundo, no lo hagan? ¿Nos basamos en la ley de 1938? ¿Esa es la ley que no va a permitir que muchas adolescentes en este país, que por miedo a informar a su familia y al qué dirán, tomen en la desesperación una decisión con gran contradicción para sí mismas? ¿Esa es la ley que las defiende? ¿Esa es la ley que defiende a ese niño que en un alto porcentaje vendría al mundo, si tuviéramos otro régimen legal? Yo creo que no. El problema es que se está presentando el proyecto de ley que tenemos a estudio como si la situación fuera ideal. Esta es la iniciativa que abre las ventanas a la interrupción del embarazo en forma generalizada y, por lo tanto, no la queremos. Entonces, pregunto si existe hoy interrupción del embarazo en el Uruguay. Existe. ¿Cuál es la magnitud? Nadie la sabe a ciencia cierta, pero hay desde 30.000 y 40.000 interrupciones de embarazos, según las estimaciones más cautas, hasta aquellas que superan las 100.000. Si el proyecto de ley no se vota hoy, ¿qué vamos a tener? Eso, que es lo que ya tenemos. Se trata de una cifra de entre 40.000 y 100.000 muertes por año por un régimen no adecuado. Alguien me dirá: "Senador Michelini, con la legislación que está proponiendo la Cámara de Diputados, que ha sido informada en el Senado por la señora Senadora Xavier, ¿se va a eliminar el aborto?" No; pero díganme qué sociedad ha eliminado la interrupción del embarazo. Díganme qué país lo ha hecho y copiaremos su legislación. No hay ninguna sociedad en el mundo que haya eliminado la interrupción del embarazo cuando una mujer por sí y ante sí decide hacerlo. No hay Dios que lo pueda cambiar. Entonces, tenemos que partir de las realidades y yo estoy convencido de que acá hay una propuesta y de que, si tuviéramos un régimen legal diferente, no eliminaríamos la interrupción del embarazo, pero bajaríamos su porcentaje, como ha sucedido en la mayor parte de los países -salvo excepciones- que han adoptado una legislación que permite la interrupción del embarazo antes de cierto número de semanas, donde se habla de este tema a cara descubierta y donde hay profesionales que hablan con la madre o con la pareja que va a tomar esta decisión. En ese caso, entre un 20% y un 30% de los abortos o de las interrupciones de embarazo estimadas se reducirían y esos fetos llegarían a término. Cuando se dice que esta es la ley que defiende a las madres para que no mueran, porque se someten a interrupciones de embarazo en condiciones de salud inimaginables, yo señalo que lo primero que esto defiende es que las interrupciones de embarazo se reduzcan. Ese es el primer elemento. No tengo la varita mágica para salvar a todos aquellos que pudieran venir a la vida, pero tengo un instrumento presentado por la Cámara de Representantes e informado brillantemente por la señora Senadora Xavier que nos dice que en estas circunstancias nosotros estaríamos bajando la cantidad de interrupciones de embarazo. Estamos en un mar en el que, de todas esas vidas que se están ahogando, pretendemos salvar la mayor cantidad posible. En la ley actual eso va a seguir y, por lo tanto, señor Presidente, me aferro a la vida; me aferro, repito, a salvar la mayor cantidad de vidas. Algunos preguntarán si eso está comprobado. Les digo que vayan a los estudios y a los propios informantes de la Comisión que ha trabajado con seriedad. En los países en los que se toma una medida de legalidad, el número de las interrupciones de embarazo baja y, por lo tanto, se salvan más vidas.

También se nos dice que con esto salvamos más vidas de mujeres. Sí, y en buena hora. Ellas son las que padecen las peores condiciones cuando toman una decisión de esta naturaleza e incluso atraviesan un enorme conflicto interno. Pero el mayor valor que tiene el proyecto de ley que viene de la Cámara de Diputados y sobre el que, reitero, la señora Senadora Xavier nos informó con brillantez, es que salva las vidas de todas esas personas futuras e inocentes. Por su parte, el marco de la ley de 1938 lo que hace es condenarlas. No hay en el mundo una legislación que salve a todos. No existe. No hay país, tanto en la antigüedad como en la modernidad, que tenga una legislación o un marco normativo jurídico en tal sentido. De lo contrario, que alguien me diga en esta Sala que estoy equivocado y que con esta legislación en tal o cual país esto se eliminó. Sabemos que aquellos países en los que se fue a la legalidad, la mayor cantidad de embarazos interrumpidos se ha reducido. Eso me pesa y me importa.

Digo esto porque alguien, quizás con acierto, podría decirme que si esta fuera una ley tendiente sólo a salvar las condiciones de salud de las mujeres, hay otros mecanismos para ello; que en el Uruguay esto llevará treinta años, y que podría haber otro mecanismo. Por algo en los sectores sociales instruidos y con cierta capacidad de dinero, los niveles de daño que se infringe a la salud de las mujeres son muy bajos. Si por esas cosas de la vida una varita mágica tocara al Uruguay y tuviéramos todo el universo de seres humanos -sobre todo, el femenino- en las mismas condiciones que el sector instruido y con recursos, podríamos decir que en el tema de las mujeres hemos logrado bajar los riesgos.

Y yo me pregunto: ¿qué pasa con las vidas? Sigue siendo delito, y como sigue siendo delito hay miles de interrupciones de embarazos por año. Por lo tanto, la única medida que reduce en algo los abortos -entre un 20% y un 30%, salvo en algunos países en que excepcionalmente los anticonceptivos no están al alcance de la población, pero la excepción confirma la regla-, es su legalización. ¿Por qué? ¿Esto tiene alguna explicación? Sí, la tiene; porque un adolescente con miedo de enfrentar a su familia, a su pareja permanente u ocasional, llena de dudas y de fantasmas, recurre a esta práctica, tenga dinero o no, no ya para evitar que la criatura nazca, sino para que no lleguen a notarse sus cambios físicos y hormonales. Si esa adolescente tuviera un marco normativo y legal, y contara con asesores profesionales que la aconsejaran y la ayudaran a hablar con sus padres y con su pareja, socializando esta situación, no sólo los miedos se perderían, sino que en ella brotaría el amor que podría traspasar ese primer temor de tratar de evitar que alguien se entere, como si no hubiese pasado nada y, en definitiva, esa vida se salvaría.

Pero, ¿son las adolescentes el único sector social importante en porcentajes para el que la legalización de esta situación representa la cuerda que la sacaría del pozo? No, no es el único, pero seguramente en otros sectores de la sociedad en que la mujer o la pareja toman la decisión de interrumpir el embarazo, la legalización de esa interrupción poco modificaría el porcentaje. Sí lo haría, repito, en el caso de las adolescentes y en el de los sectores no instruidos, donde hay fantasmas de todo tipo y, además, desconocen que en el Uruguay hay más familias que desean adoptar que adopciones anuales. Todo eso no lo saben.

¿Qué pasa si hoy no se aprueba esta ley? ¿Hay otra propuesta? La propuesta es aplicar el artículo de la Ley del año 1938, que dice que la mujer que causara su aborto o lo consintiera, será castigada con prisión de tres a nueve meses. ¿Eso es lo que nos proponen? Apliquemos la ley con todo su rigor, tal como es, ni más ni menos: cada mujer que interrumpa su embarazo debe ir presa. ¿Esa es la solución que nos dan?

Presté enorme atención al señor Senador Riesgo cuando dijo que desde el año 1938 hasta la fecha los Ministros del Interior habían fallado en la aplicación de esta ley. En esas interrupciones que acostumbramos hacer, expresé el nombre de un Ministro del Interior que hoy es candidato presidencial. No lo hice en forma irrespetuosa hacia quien hablaba ni hacia el ex Ministro Stirling, a quien además le tengo aprecio, porque él sabe que soy consciente de que en los tiempos de dictadura se jugó en las cosas que hizo. En realidad, no hice referencia al ex Ministro o al señor Senador Riesgo por algo en particular, sino por entender que plantear un tema tal como lo estaba haciendo, implicaba resolverlo. Desde el año 1938 hasta la fecha ¿no hubo un solo Ministro capaz, inteligente, con voluntad y que amara la vida, que no quisiera aplicar la ley de ese año hasta sus últimas consecuencias? ¡Vaya que lo debe haber habido! Creo que el señor Presidente de este Cuerpo, habiendo sido Ministro del Interior, conoce todos los problemas que esa Cartera llevaba adelante y nadie le puede reprochar que él no tenga amor a la vida, como lo tenemos todos. Es que, en realidad, el tema es muy complejo. ¡Vaya si lo es! Si mañana un Ministro viene y dice: "Desarticulé todas las clínicas que algunos dicen conocer", ¿qué va a generar? Que lo que se hace se lleve adelante en peores condiciones. Esa es la verdadera historia.

Se dice que esto es un negocio, porque cuando la gente trata el tema de su salud y se hace una intervención quirúrgica que no es menor -la mujer informada y con recursos es consciente de las consecuencias que esto trae-, paga. ¡Cómo no va a pagar si tiene los recursos necesarios! Tener una clínica bien montada para dar una atención que no ocasione riesgo de vida para la madre, naturalmente cuesta. Pero el tema es que desde el año 1938 a la fecha ningún Ministro pudo resolver algo con esta ley. Aclaro que tampoco lo pudo hacer ningún Ministro del Interior de ningún país, porque la interrupción del embarazo existe en todas las sociedades cuando la mujer así lo decide. La pregunta sería: ¿hay alguna legislación que permita bajar el número de abortos? Sí; cuando se legaliza, cuando en vez de ocultar el tema, de omitirlo, de ilegalizarlo, de reprimirlo, se toma conciencia de que eso existe y se empieza a legislar, en el acierto o en el error.

Seguramente este proyecto de ley de la Cámara de Representantes, informado por la señora Senadora Xavier, debe ser perfectible ahora y dentro de tres años, cuando miremos algunos de los efectos que genere. Pero estoy seguro que eso defiende más la vida de muchos -aunque no de todos- que la Ley de 1938, que es obsoleta y no está acorde a todo lo que el mundo avanzó. Y no tengo ningún empacho en tomar, copiar, adaptar y llevar adelante las cosas buenas que se hacen en otros países, porque la humanidad ha avanzado por ese camino.

Me pregunto nuevamente: si aplicáramos el artículo de la ley vigente, si esa fuera la señal que el Senado da, ¿qué haríamos con algunos métodos que tienen consecuencias abortivas? Si estos se utilizan y la ley está vigente, ¿qué se va a hacer con todas las mujeres que los usan? ¿Qué son las pastillas de emergencia? Algunos dicen que tienen múltiples efectos, pero nadie niega que uno de ellos es evitar la implantación del futuro ser.

¿Qué pasa con el famoso dispositivo intrauterino, llamado DIU? ¿Qué efectos tiene este método anticonceptivo? ¿No está colidando con alguno de los artículos de la ley de 1938? En ese caso, ¿se va a prohibir? ¿Acaso el Senado de la República va a sacar una declaración prohibiendo la utilización del DIU? ¿Este Senado le va a decir a la sociedad uruguaya y a las miles de mujeres que utilizan este método de anticoncepción que el mismo está prohibido desde el año 1938? Me parece insólito, señor Presidente. En todo caso, que alguien venga y me diga que eso no tiene efectos de interrupción del embarazo.

A quienes critican cuando se habla de 10 ó 12 semanas, les pregunto: ¿si es de un día no pasa nada? No quiero discutir aquí en Sala el tema de la vida. ¿Quién soy yo, el Senador Michelini, para determinar cuándo comienza la vida? Además, supongamos que todos estuviéramos de acuerdo con determinado criterio y mañana la ciencia nos demostrara que en realidad todo esto comienza 48 horas antes. Si así fuera, ¿todos nos habríamos equivocado? Yo prefiero equivocarme sin discutir cuándo comienza la vida porque, reitero, no soy quien para determinarlo. Sí puedo decir que el Estado va a establecer una protección superior para que, a partir de cierta fecha, no se interrumpa el embarazo. Precisamente, esta ley lo fija desde el comienzo; tan es así que los embarazos que se deseen interrumpir, seguramente descenderán, tal como ha sucedido en todo el mundo una vez que se legaliza la interrupción del embarazo.

¿Que no tenemos una ley maravillosa que resuelva todo? No; no la tenemos. ¡Ojalá mañana alguien afirme en algún medio de prensa que con una normativa aplicada hace tres o cuatro años se ha solucionado la problemática de las miles de mujeres que en el mundo y a diario deciden la interrupción del embarazo!

Si nos remitimos al comienzo de la vida y al concepto de que quien interrumpe un embarazo atenta contra la vida, no sólo estamos hablando de quien provoca el aborto, sino también de las mujeres. Alguien podrá decir que no está probado que el DIU tenga efectos de interrupción del embarazo. Precisamente, en el día de ayer el señor Senador Herrera decía que cuando una mujer, una madre interrumpe un embarazo, por la ley de 1938 debe ir presa. Por supuesto que hoy los Jueces no lo aplican y tampoco los Ministros del Interior, ni la Policía; si lo hicieran, la mujer iría presa -aunque con Jueces benévolos quizás sólo estuviera diez días en prisión-, más allá de que ello implique dejar sin madre a 6 ó 7 niños, que además seguramente pertenezcan a los sectores más bajos y de menores recursos. Independientemente de esa situación, me pregunto qué sucede cuando una mujer que tiene un embrión, o incluso un embarazo más avanzado, atenta contra su vida, suicidándose. En ese caso, mata dos vidas.

En el día de ayer el señor Senador Riesgo también señalaba que a las mujeres embarazadas no se les aplicaba la pena de muerte; quizás se les aplique después que nace la criatura, porque se está preservando su vida. Por supuesto que no comparto la pena de muerte, y cuando apoyo este proyecto de ley es porque tengo la seguridad de que va a salvar vidas.

Supongamos el caso de una mujer embarazada que toma la decisión de autoeliminarse y en su intento falla, pero provoca el aborto. En realidad quiso autoeliminarse ella y no va presa, pero quien interrumpe un embarazo sí tiene que ser detenida. Se me podrá decir que esas son las cosas que habrá que corregir. Incluso, el Miembro Informante que no está a favor de este proyecto de ley, o que, en definitiva, defiende la Ley de 1938 en su esencia, señaló que dicha Ley es perfectible y que era necesario corregirla.

SEÑOR PRESIDENTE.- Ha llegado a la Mesa una moción para que se prorrogue el tiempo de que dispone el señor Senador.

(Se vota:)

- 18 en 19. Afirmativa.

Puede continuar el señor Senador.

SEÑOR MICHELINI.- Gracias, señor Presidente. Solamente robaré al Cuerpo unos minutos más para explicar mi posición.

Por supuesto que las cosas que uno dice son controvertibles -es obvio que en este tema no hay una sola opinión sino múltiples-, pero deseamos trasmitir al Cuerpo, al país o a quienes estén escuchando, cómo nos situamos frente a este tema.

Se trata de algo complejísimo pero, en lo personal, me ubico defendiendo la vida y en eso no cedo la derecha a nadie. Si este proyecto de ley sólo sirviera para salvar a las mujeres que interrumpen un embarazo, pero provocara mayor cantidad de embarazos, no contaría con mi voto. Esta iniciativa reduce las interrupciones de embarazo y, además, tiene un efecto secundario -que debería ser catalogado como primario- que es el de mejorar las condiciones de salubridad para las mujeres que toman dicha decisión.

Algunos dirán que el señor Senador Michelini tiene razón en muchas de las cosas que ha dicho, pero que no ha contestado lo esencial. Independientemente de la Ley de 1938 -conocemos las consecuencias y que existen interrupciones de embarazos- y de que la iniciativa que se propone reduciría las interrupciones de embarazo dando más vidas al Uruguay, mi pregunta es por qué el Estado uruguayo tiene que optar por uno o por otro, aunque no sepa por quién lo hace en cada circunstancia. Por qué razón, yo como Senador, tengo que determinar esto en la ley.

Hay quienes creen en la vida desde el primer momento. No ingreso en esa discusión en este ámbito; quien debe adoptar una decisión de este tipo no soy yo sino la propia mujer, que lo hace sin tomar en cuenta al Estado o a la normativa. No podemos pensar que las leyes son maravillosas y pueden solucionar todo; no podemos decir por ley que mañana habrá trabajo para todos, ni podemos, a través de una disposición, solucionar el tema de la interrupción del embarazo. Naturalmente que nadie puede pensar así.

Hay quien podrá decir que no quiere aprobar por ley dicha interrupción; en este tema no voy a pretender influir sobre una Senadora o a un Senador, ni intentaré que mi moral sea la de ellos, porque en eso soy muy respetuoso. Lo que sí sostengo es que aquí estamos legislando para tratar de mejorar la condición de los uruguayos, y en esta circunstancia, para que la mayor cantidad de embarazos llegue a término. Intentamos elaborar una legislación que contemple la ética y la moral del conjunto de la sociedad, incluyendo a todas las religiones -hay algunas que admiten la interrupción del embarazo-, de tal manera que la mayor cantidad de vidas -si se quiere, inocentes, y no tengo ningún problema en decirlo- llegue a feliz término. Así evitamos que el embarazo se interrumpa por desconocimiento, por problemas económicos, por mala información, por miedos, por fantasmas y por otra cantidad de factores que sólo la mujer que toma la decisión conoce y que es muy difícil trasmitir aquí.

Ha habido sociedades que -con el argumento de que los alcohólicos, manejando o en su vida cotidiana, hacen las peores torpezas, provocan los peores accidentes e incluso eliminan vidas- optaron por prohibir el alcohol, y las consecuencias fueron peores. Algunos dirán que no se puede comparar este tema con el alcoholismo, pero insisto: ha habido gente que, bajo el efecto del alcohol, ha empuñado un arma o ha tomado un volante y ha matado. En definitiva, si queremos que haya menos embarazos interrumpidos, no es prohibiéndolos como vamos a lograrlo. A los hechos me remito: la ley de l938 no eliminó la interrupción de los embarazos y sin embargo otros países, por la vía de pasar de una situación ilegal a una legal y de autorizar lo que estaba prohibido, con estudios e informes atrás, han logrado que la cantidad de interrupciones de embarazos se reduzca entre un 20% y un 30%, salvo alguna excepción. Esto tiene connotaciones muy claras en el sentido de que no hay mecanismos de prevención de los embarazos de ningún tipo que eviten llegar a las interrupciones del embarazo.

Por eso, señor Presidente, con un profundo amor a la vida y teniendo en cuenta que esta es una propuesta estudiada por una Cámara y por la Comisión y que hay muchos informes al respecto -esto no ha sido hecho a la ligera e incluso hay, repito, un informe brillante de la Senadora Xavier-, vamos a votar este proyecto.

Estamos convencidos de que si mantenemos la legis-lación de l938, nos quedaremos muy tranquilos con nuestra conciencia porque no se votó un proyecto que algu-

nos consideran permisivo -yo creo que salva vidas, como está demostrado-, pero continuará vigente un sistema

que, en definitiva, causa más muertes. Si en el día de hoy o en el correr de las próximas semanas se levantara la mano con inteligencia para aprobar una ley como esta, lograríamos que las vidas de muchos inocentes llegaran a buen término.

14) MEMORANDUM DE ENTENDIMIENTO ENTRE EL GOBIERNO DE LA REPUBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY Y EL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA ITALIANA SOBRE AYUDA PARA EL SISTEMA SANITARIO PUBLICO

SEÑOR GARGANO.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑOR PRESIDENTE.- Tiene la palabra el señor Senador.

SEÑOR GARGANO.- Señor Presidente: tengo ante mí la lista de los inscriptos para hacer uso de la palabra, que son alrededor de diez, y la sesión de hoy se completará seguramente con la exposición del señor Senador Korzeniak. Por lo tanto, voy a proponer que se trate como urgente -no va a llevar más de un minuto- el séptimo punto del Orden del Día. Me refiero al proyecto por el que se aprueba el memorándum de entendimiento suscrito entre el Gobierno de la República Oriental del Uruguay y el Gobierno de la República Italiana en relación a la concesión de un crédito de ayuda para el sistema sanitario público. Hago este planteo porque el proyecto implica, prácticamente, una donación de 15:000.000 de euros que va a ayudar exclusivamente al sistema sanitario público y muchas personas han hablado conmigo -supongo que lo habrán hecho con el resto de los señores Senadores- y me han planteado la necesidad de que se apruebe rápidamente porque hay urgencias realmente trágicas que se podrían solucionar si esto se concreta.

Este proyecto fue aprobado en forma unánime por la Comisión de Asuntos Internacionales y hay un informe redactado por quien habla que explica sucintamente en qué consiste.

En consecuencia, mociono en ese sentido

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar la moción formulada por el señor Senador Gargano en el sentido de que se declare urgente y se trate de inmediato el séptimo punto del Orden del Día.

(Se vota:)

- 18 en 20. Afirmativa.

Se pasa a considerar el asunto que figura en séptimo lugar del Orden del Día y cuya urgencia ha sido votada: "Proyecto de ley por el que se aprueba el Memorándum de Entendimiento suscrito entre el Gobierno de la República Oriental del Uruguay y el Gobierno de la República Italiana, en relación a la concesión de un crédito de ayuda para el Sistema Sanitario Público. (Carp Nº 1321/ 03 - Rep. 783/04)".

(Antecedentes:)

"Carp. Nº 1321/03

Rep. Nº 783/04

Ministerio de Economía y Finanzas

Ministerio de Relaciones Exteriores

Ministerio de Salud Pública

Montevideo, 18 de diciembre de 2003.

Sr. Presidente de la

Comisión Permanente:

El Poder Ejecutivo tiene el honor de remitir a ese Cuerpo el adjunto Proyecto de Ley referente al Memorándum de Entendimiento suscrito entre el Gobierno de la República Oriental del Uruguay y el Gobierno de la República Italiana, en relación a la concesión de un crédito de ayuda para el Sistema Sanitario Público.

EXPOSICION DE MOTIVOS

A comienzos del año 2003 se iniciaron por parte del Ministerio de Economía y Finanzas y el Ministerio de Salud Pública de nuestro país conversaciones formales con autoridades del Gobierno de la República Italiana, con el fin de obtener un crédito de ayuda en apoyo del Sistema Sanitario Público.

Como consecuencia de estas negociaciones, se acordó con las autoridades italianas la concesión de una Línea de Crédito de 15:000.000,oo (euros quince millones), para financiar la adquisición de bienes y servicios de origen local y regional hasta en un 50% y de origen italiano por el porcentaje restante.

El referido Memorándum de Entendimiento fue suscrito en Montevideo, el 24 de noviembre de 2003, estipulándose que los beneficiarios del Programa serán los usuarios del Sistema Sanitario Público y que los contratos comerciales celebrados en el marco del mismo deberán prever la entrega del equipamiento directamente a los centros hospitalarios departamentales del sistema.

Los términos y condiciones financieras de la Línea de Crédito serán definidos por el Ministerio de Economía y Finanzas de nuestra República y el banco italiano "Medio Crédito Centrale S.p.A.", debiendo asegurar un elemento de concesión superior al 80% (ochenta por ciento). Las respectivas amortizaciones se efectuarán semestralmente.

El Memorándum entrará en vigor una vez obtenidas y notificadas las respectivas autorizaciones parlamentarias y permanecerá en vigencia hasta la utilización completa de la Línea de Crédito.

En virtud de lo expuesto, se solicita la aprobación del Poder Legislativo del acuerdo adjunto.

Saluda al Sr. Presidente con la mayor consideración.

JORGE BATLLE IBAÑEZ, Presidente de la República; Isaac Alfie, Didier Opertti, Conrado Bonilla.

PROYECTO DE LEY

Artículo 1º.- Apruébase el Memorándum de Enten-dimiento entre la República Italiana y la República Oriental del Uruguay, suscrito en la ciudad de Montevideo el 21 de noviembre de 2003, referido a las condiciones y modalidades de concesión de un crédito de ayuda de 15:000.000,oo (euros quince millones) para un Programa en apoyo del Sistema Sanitario Público.

Artículo 2º.- El Ministerio de Economía y Finanzas definirá con el banco italiano "Medio Crédito Centrale S.p.A" los aspectos financieros de ejecución del Programa, en el marco de los términos y condiciones estipulados en el Memorándum de Entendimiento.

Isaac Alfie, Didier Opertti, Conrado Bonilla.

Ministerio de Economía y Finanzas

MEMORANDUM DE ENTENDIMIENTO

ENTRE LA REPUBLICA ITALIANA Y LA REPUBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY REFERIDO A LAS CONDICIONES Y MODALIDADES DE CONCESION DE UN CREDITO DE AYUDA DE 15 MILLONES DE EUROS PARA UN PROGRAMA A FAVOR DEL SISTEMA SANITARIO PUBLICO

El Gobierno de la República Italiana y el Gobierno de la República Oriental del Uruguay.

TENIENDO EN CUENTA la situación sanitaria y social por la que atraviesa actualmente la República Oriental del Uruguay, agravada por una coyuntura de crisis económica regional que impacta en los sectores más desfavorecidos de la población del Uruguay.

CONSIDERANDO la intención del Gobierno de la República Italiana de otorgar al Gobierno de la República Oriental del Uruguay un financiamiento de Euros 15.000.000 (Euros quince millones), bajo forma de crédito de ayuda, que apoye al gasto social público de Uruguay a través de la importación desde Italia y la compra en Uruguay de bienes y servicios relacionados con la finalidad de ayudar al sistema sanitario público del Uruguay para hacer frente a las necesidades de la población con prioridad para los grupos más vulnerables.

HAN CONVENIDO lo siguiente:

ARTICULO 1

DEFINICIONES

A los fines del presente Memorándum de Entendimiento los términos y los acrónimos indicados a continuación, en su texto, tienen el siguiente significado:

a) Memorándum - El presente Memorandum de Entendimiento.

b) Partes - Gobierno de la República Italiana y Gobierno de la República Oriental del Uruguay.

c) Ministerio de Salud - Ministerio de Salud Pública de la República Oriental del Uruguay.

d) Línea de Crédito - Crédito de ayuda, objeto del Memorándum.

e) Anexo - Anexo al Memorándum de Entendimiento que forma parte integrante del mismo.

f) Programa - Importación y compra en Uruguay de bienes y servicios.

g) MCC S.p.A. - Medio Crédito Centrale - Banca Italiana de gestión del Fondo Rotativo - Créditos de Ayuda.

h) Mutuario - El Ministerio de Economía y Finanzas de la República Oriental del Uruguay.

i) Convención Financiera - Convención Financiera a estipularse entre MCC S.p.A. y el Mutuario.

j) M.A.E. - D.G.C.S. - Ministerio de Asuntos Exteriores - Dirección General de Cooperación al Desarrollo.

k) "ligada" - Término referido a los bienes y servicios de origen italiano.

l) "desligada" - Término referido a los bienes y servicios de origen locales y/o regionales.

m) Experto - Experto italiano designado por el Ministerio de Asuntos Exteriores - Dirección de Cooperación de Desarrollo.

n) Banco Agente - Se trata de un banco italiano, de reconocida experiencia internacional, designado por el Mutuario.

o) OPS - Organización Panamericana para la Salud.

p) IMG - International Management Group.

ARTICULO 2

OBJETIVO DE LA LINEA DE CREDITO

1. Las Partes acuerdan que, una vez que se hayan cumplido todos los actos necesarios para la aprobación por parte de los competentes organismos deliberantes, la Línea de Crédito será utilizada para sostener la capacidad del Sistema Sanitario Público uruguayo para hacer frente a las necesidades de la población, con prioridad para los grupos más vulnerables, y será destinada exclusivamente para la importación desde Italia y la compra en Uruguay, y/o en la región, de bienes y servicios para su utilización en el ámbito del Sistema Sanitario Público, como se encuentra especificado en la sección A del Anexo 1.

2. En particular:

a. Los beneficiarios de la Línea de Crédito deberán ser los usuarios del sistema sanitario público.

b. los contratos comerciales establecidos en el ámbito del Programa deberán prever la entrega del equipamiento directamente a las estructuras hospitalarias y territoriales (departamentales) del Sistema Sanitario Público.

ARTICULO 3

ASPECTOS DE LA LINEA DE CREDITO

1. El Gobierno de la República Italiana acordará, una vez establecidas las necesarias decisiones por los competentes organismos deliberantes, al Gobierno de la República Oriental del Uruguay, que aceptará, una Línea de Crédito de euros 15.000.000 (Euros quince millones). A tal fin serán dadas instrucciones al MCC S.p.A. de conceder la Línea de Crédito al Gobierno de la República Oriental del Uruguay en virtud de una Convención Financiera.

2. La Línea de Crédito será acordada en condiciones tales de asegurar un elemento de concesión superior al 80% (ochenta por ciento). El reembolso de la Línea de Crédito será efectuado en plazos semestrales continuos y pospuestos según los términos y las modalidades indicados en la Convención Financiera.

3. Los bienes y servicios previstos en el ámbito del Programa serán de origen italiano: sin embargo un importe máximo hasta el 50% (cincuenta por ciento) de la Línea de Crédito podrá ser utilizado para financiar la adquisición de bienes y servicios de origen local y/o regional.

4. Los contratos comerciales a aplicarse sobre la Línea de Crédito serán expresados en Euros, sea para equipamientos de origen italiano como para equipamientos de origen local y/o regional.

ARTICULO 4

UTILIZACION DE LA LINEA DE CREDITO

1. La Línea de Crédito deberá ser utilizada para la compra a precios de mercado de los bienes y servicios, según las modalidades previstas en el Memorándum y en el Anexo I, así como para el pago de los gastos relacionados con el transporte y con la aseguración de tales bienes a destino, con su respectiva entrega a las estructuras hospitaliarias y territoriales del Sistema Sanitario Público.

Los pagos mencionados anteriormente serán efectuados contra reembolso de facturas definitivas y recibo cancelatorio.

2. Las modalidades de publicidad del presente Programa, los criterios de selección de los proveedores de bienes y servicios, así como las modalidades de pago de los equipamientos, serán las previstas por la normativa vigente de la Unión Europea ya sea en lo que respecta a la parte "ligada", relativa a las compras a efectuarse en Italia, como en lo que respecta a la parte "desligada", relativa a las compras a efectuarse en el mercado local y/o regional.

ARTICULO 5

ROLES Y COMPETENCIAS

1. En el ámbito del Programa, el Ministerio de Salud contará con servicios de consultoría y de asistencia técnica, ya sea por parte de la OPS, para las actividades estrictamente sanitarias, como del IMG para las actividades de adquisición de bienes y servicios. Las operaciones de adquisición de los bienes y servicios serán efectuadas sobre la base de las listas y de las especificaciones técnicas del Ministerio de Salud, formuladas con la asistencia técnica de la OPS y del IMG, en sus respectivos ámbitos de competencia.

2. La OPS, en estrecha relación con el Ministerio de Salud, desarrollará las siguientes funciones:

a) asistencia técnica para los análisis epidemiológicos y del estado del sistema de salud pública;

b) asistencia técnica para la selección de las prioridades específicas en el ámbito de las principales áreas temáticas nacionales y de las prioridades territoriales;

c) asistencia técnica para la programación de las necesidades presupuestarias;

d) asistencia técnica para la programación de las adquisiciones de bienes y servicios, teniendo también en cuenta lo indicado en el anexo 1;

e) asistencia técnica para la determinación de las listas de los bienes y servicios a proporcionar;

f) control del uso apropiado de los bienes ya sea in itinere como ex post;

g) asistencia técnica para la redacción de los informes en cuanto concierne a los incisos 1. y 2. del artículo 8 del Memorándum en cuanto compete.

3. El IMG, en estrecha relación con el Ministerio de Salud, desarrollará las siguientes funciones:

a) Asistencia técnica para la determinación de las listas de bienes y servicios, articuladas por lotes, preferiblemente homogéneos, y para los destinatarios operativos (estructuras hospitalarias y territoriales del Sistema Sanitario Público), con detalle de las especificaciones técnicas de cada "ítem" y de las indicaciones con respecto a la modalidad de confección de los bienes, incluido aquella destinada ....... la "visibilidad" italiana de acuerdo al art. 3. inciso 3;

b) Asistencia técnica en los procedimientos de selección de los proveedores de conformidad con lo previsto en el inciso 2 del precedente art. 4 del Memorándum;

c) control de los procedimientos de embalaje; transporte y de distribución de los lotes;

d) asistencia técnica para la redacción de los informes en cuanto concierne a los incisos 1. y 2. del artículo 8 del Memorándum, en cuanto compete.

4. Para las anteriores funciones se estipulará un acuerdo específico entre el Gobierno de la República Italiana, el Gobierno de la República Oriental del Uruguay y la OPS para las actividades sanitarias. Otro acuerdo específico será estipulado entre el Gobierno de la República Italiana, el Gobierno de la República Oriental del Uruguay y el IMG para la actividad relacionada a los procedimientos de adquisición de bienes y servicios.

5. Los gastos necesarios para asegurar tales funciones serán de cargo del Gobierno Italiano, con la modalidad de sendas donaciones, a la OPS y al IMG.

6. El M.A.E. - D.G.C.S. efectuará el control a través de misiones breves para verificar, en colaboración con el Ministerio de Salud, la OPS y el IMG, el cumplimiento regular de los contenidos del Memorándum, con particular referencia a los incisos 1 y 2 del Art. 2 del Memorándum.

ARTICULO 6

FUNCIONES RELACIONADAS A LA UTILIZACION DE LA LINEA DE CREDITO

Conforme a lo previsto por la Convención, el Mutuario procederá a la designación del Banco Agente, ante el cual se abrirá una cuenta corriente en Euros denominada "Gobierno de la República Oriental del Uruguay - Línea de Crédito del Gobierno de la República Italiana en apoyo a los gastos sociales públicos en Uruguay". Dicha cuenta corriente estará vinculada, inclusive para los intereses devengados, a la exclusiva utilización de la Línea de Crédito, de acuerdo a lo previsto por los precedentes arts. 2 y 4. del Memorándum.

En particular, a través de dicha cuenta corriente, serán efectuados los pagos tanto a los proveedores italianos como a los proveedores locales y/o regionales; los pagos realizados a estos últimos serán efectuados por medio de un banco local corresponsal.

A partir del comienzo de la vigencia de la Convención Financiera, la Parte italiana se compromete a depositar el 50% del monto total de la línea de crédito objeto del presente Memorándum. El restante 50% será depositado sucesivamente al envío, por la Parte uruguaya, de un informe técnico-financiero relativo a los desembolsos de por lo menos el 80% de la primera tranche, acompañado por un informe de la OPS y del IMG, cada uno sobre la parte de propia competencia.

En relación a la cuenta corriente así establecida, el Gobierno de la República Oriental del Uruguay, se compromete a tutelar, junto con el M.A.E. - D.G.C.S., inclusive en las sedes jurisdiccionales, la inmunidad reconocida por el derecho internacional a los bienes destinados a uso público de la República Oriental del Uruguay.

ARTICULO 7

GESTION DE LA LINEA DE CREDITO

1. Estará a cargo del Gobierno de la República Oriental del Uruguay, junto con los actores a los que hace referencia el art. 5, así como el inciso 1. del art. 6 del Memorándum, establecer los procedimientos de gestión de la Línea de Crédito; tales procedimientos deberán ser coherentes con el contenido del Memorándum, con particular referencia a lo previsto en los incisos 1. y 2. del precedente art. 2, así como del inciso 2. del precedente art. 4 del Memorándum.

2. Los términos y las modalidades de erogación de la Línea de Crédito serán reglamentados/as por la Convención Financiera que será suscripta por MCC S.p.A. y el Mutuario.

3. La documentación conteniendo los contratos comerciales para la compra de los bienes y servicios estipulados en el ámbito del Programa, junto con los dictámenes a los que hace referencia el inciso 1 del precedente art. 6 del Memorándum, serán remitidos por el Ministerio de Salud a la Embajada de Italia en Montevideo, quien realizará su reenvío al M.A.E. - D.G.C.S. y al MCC S.p.A. El M.A.E. - D.G.C.S., previa verificación de la regularidad de la documentación, notificará al MCC S.p.A. su "no objeción" a la inserción de los contratos comerciales en la Línea de Crédito.

A la recepción del "no objeción" por parte del M.A.E./D.G.C.S., el MCC S.p.A., efectuadas las necesarias verificaciones y comunicadas las relativas notas informativas al Mutuario y a los proveedores, dispondrá la erogación de los fondos a favor de los proveedores, a pedido del Banco Agente.

ARTICULO 8

INFORMES Y DOCUMENTOS CONTABLES

1. La gestión de la Línea de Crédito requiere la producción de informes y documentos contables; a este propósito el Gobierno de la República Oriental del Uruguay deberá elaborar y transmitir al M.A.E. - D.G.C.S., a través de la Embajada de Italia en Montevideo, informes semestrales sobre la utilización y el destino de los recursos financieros erogados. Tales Informes semestrales servirán de base para un Informe intermedio que la Parte uruguaya deberá enviar a la Parte italiana como condición para la erogación de la segunda tranche de acuerdo al artículo 6 del presente Memorándum.

2. Una vez concluido el Programa, el Gobierno de la República Oriental del Uruguay deberá transmitir al M.A.E. - D.G.C.S., a través de la Embajada de Italia en Montevideo, un informe global sobre la ejecución realizada del Programa, sobre los beneficios que se han derivado y sobre los resultados obtenidos con relación a los objetivos previstos.

ARTICULO 9

CONSULTAS

1. Las Partes cooperarán para la consecución de los objetivos del Memorándum y, en el caso en que fuera solicitado por una de las Partes, se comprometen a:

a) proceder al intercambio de opiniones, a través de sus representantes diplomáticos, en relación al cumplimiento de las respectivas obligaciones establecidas en el Memorándum;

b) suministrar a la contraparte todas las informaciones requeridas sobre la ejecución del Memorándum.

2. Las Partes se darán inmediata información de cualquier circunstancia que pueda impedir la realización de los fines por los cuales la Línea de Crédito ha sido acordada o del cumplimiento de las obligaciones establecidas en el Memorandum y adoptarán todas las medidas necesarias para su mejor utilización.

ARTICULO 10

ENMIENDAS

El Memorandum y el Anexo podrán ser modificados de común acuerdo a través de intercambios de Notas Verbales.

ARTICULO 11

SOLUCION DE CONTROVERSIAS

Las controversias derivadas de la interpretación y/o de la aplicación del Memorandum serán resueltas a través de las vías diplomáticas.

ARTICULO 12

ENTRADA EN VIGOR Y DURACION DEL MEMORANDUM

1. El Memorandum entrará en vigor, una vez establecidas las necesarias decisiones de los competentes organismos deliberantes, desde la fecha de recepción de la segunda de las notificaciones, mediante las cuales las Partes se habrán oficialmente comunicado el cumplimiento de los respectivos procedimientos internos previstos a este fin, y permanecerá en vigor hasta la utilización completa de la Línea de Crédito.

2. En el caso que, por cualquier motivo, la utilización de la Línea de Crédito no pueda ser llevada a término conforme al presente Memorandun, la Parte italiana podrá suspender unilateralmente las disposiciones del presente Memorandum y, en ese caso, las Partes se consultarán al respecto.

3. El eventual saldo de la Línea de Crédito podrá ser utilizado sólo previo entendimiento de las Partes.

En fe de lo cual los Representantes que suscriben, debidamente autorizados por sus respectivos Gobiernos, firman el presente Memorandum.

Realizado en Montevideo, el 21 de noviembre de 2003, en 2 (dos) originales de un mismo tenor, uno en idioma italiano y otro en español, siendo ambos textos igualmente auténticos.

ANEXO I

A. SUMINISTROS ADMITIDOS

1. Serán admitidos los suministros de bienes y servicios enumerados a continuación: 

a) fármacos;

b) reactivos y materiales de diagnóstico;

c) bienes de consumos sanitarios;

d) equipamientos de diagnósticos, terapéuticos y de rehabilitación, así como equipamientos logísticos y de oficina;

e) servicios relacionados a los suministros mencionados en los puntos precedentes, como aquellos de instalación, montaje y puesta en funcionamiento de maquinarias y de equipamientos así como indicaciones y/o demostraciones sobre las modalidades de utilización de los/las mismos/as, y en caso de ser necesario, pertinentes cursos de formación in loco;

f) aquellos que las Partes acuerden en base a las recomendaciones específicas de los actores conforme al art. 6 del Memorandum.

2. Los mencionados suministros deberán ser planificados con el objeto de reforzar los programas del sistema sanitario público, en el ámbito de los sectores indicados a continuación:

a) servicios para la urgencia médica y quirúrgica y programas de preparación para las emergencias y de reducción de la vulnerabilidad de los servicios sanitarios;

b) salud de la mujer, programas preventivos para el embarazo y promoción del parto asistido;

c) programas pediátricos para los primeros cinco años de vida;

d) prevención, cura y rehabilitación de la discapacidad psicofísica en la infancia y en la edad adulta;

e) prevención, cura y rehabilitación en el campo de la salud mental y en el campo psico-social;

f) prevención, cura y rehabilitación de las enfermedades crónicas y de la vejez (cardiovasculares, óseas, diabetes, enfermedades degenerativas, etc.);

g) prevención y cura de las enfermedades transmisibles, incluso el SIDA;

h) prevención y cura de tumores;

i) higiene, sanidad ambiental y medicina del trabajo;

j) aquellos que las Partes acuerden en base a las recomendaciones específicas del grupo de trabajo conforme al art. 6 del Memorandum.

En todos los programas mencionados serán prioritariamente reforzadas las actividades que tengan por objeto reducir la exclusión social y facilitar la integración de las personas con dificultad en la vida social y laboral.

B. SUMINISTROS NO ADMITIDOS

Bienes suntuarios y de lujo así como mercancías, materiales y/o servicios referidos directamente o indirectamente a la actividad de carácter militar.

C. GASTOS NO FINANCIABLES

No serán financiados los impuestos y los derechos de aduana así como los gastos de seguro y de transporte posteriores al lugar de entrega de los suministros.

CAMARA DE SENADORES

Comisión de

Asuntos Internacionales

INFORME

Al Senado:

Con fecha 18 de diciembre de 2003, el Poder Ejecutivo remite al Presidente de la Comisión Permanente para su consideración, un Proyecto de Ley por el que se aprueba el MEMORANDUM DE ENTENDIMIENTO SUSCRITO ENTRE EL GOBIERNO DE LA REPUBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY Y EL GOBIERNO DE LA REPUBLICA ITALIANA (memorando), suscrito en la ciudad de Montevideo el 21 de noviembre de 2003, con relación a la concesión de un crédito de ayuda para el Sistema Sanitario Público.

El Proyecto de Ley consta de dos artículos.

Por el primero se aprueba el Memorando por el que se concede un crédito de ayuda de euros 15:000.000 (euros quince millones).

Por el segundo, se da competencia al Ministerio de Economía y Finanzas y al banco italiano "Medio Crédito Centrale S.p.A." para determinar los aspectos financieros de ejecución del Programa, según los términos y condiciones que el Memorando estipula.

El Memorando consta de un Preámbulo, 12 (doce) Artículos y un Anexo.

En el Preámbulo se señala que el Gobierno de la República Italiana y el Gobierno de la República Oriental del Uruguay, teniendo en cuenta la situación sanitaria y social del Uruguay, en particular de los sectores más desfavorecidos de la población y considerando la intención del Gobierno de la República Italiana de otorgar un crédito de financiamiento de euros 15:000.000 para la importación desde Italia y la compra en Uruguay de bienes y servicios relacionados con el sistema sanitario público para hacer frente a necesidades prioritarias para los grupos más vulnerables, las Partes convienen:

Art. 1º. Se definen a los efectos del Memorando el significado de los términos siguientes: memorandum, partes, Ministerio de Salud, Línea de Crédito, Anexo Programa, MCC, S.p.A. (Medio Crédito Centrale), mutuario, Convención financiera, M.A.E - D.G.C.S. (Ministerio de Asuntos Exteriores-Dirección General de Cooperación al Desarrollo), ligada, desligada, experto, Banco Agente, OPS, IMG.

Art. 2º. Establece el objetivo de la Línea de Crédito: sostener la capacidad del Sistema Sanitario Público uruguayo para resolver prioritariamente las necesidades de la población más vulnerable y destinarlo a la importación desde Italia y a la compra en Uruguay, y/o en la región, de bienes y servicios para su utilización en el mismo, según se especifica en el Anexo 1. En particular los beneficiarios serán los usuarios del sistema sanitario público y los contratos comerciales deberán prever la entrega del equipamiento a las estructuras hospitalarias y territoriales (departamentales) del sistema público.

Art. 3º. Detalla los aspectos de la Línea de Crédito: 1) Será de euros 15:000.000 y se suscribirá una Convención Financiera; 2) Se asegurará un elemento de concesión superior al 80% y el reembolso de la misma será efectuada en plazos semestrales continuos y pospuestos según los términos de la Convención Financiera; 3) Los bienes y servicios serán de origen italiano, sin embargo, hasta el 50% podrá ser utilizado para la compra en el mercado local o regional y 4) Todos los contratos comerciales se expresarán en euros.

Art. 4º. La utilización será para la compra a precios de mercado de bienes y servicios, así como para el pago de los gastos de transporte y seguros. Los pagos mensuales serán efectuados contra reembolso de facturas definitivas y recibo cancelado. La publicidad del Programa, la selección de proveedores y las formas de pago se regirán por la normativa vigente en la Unión Europea tanto para las compras a efectuarse en Italia como en el mercado local o regional.

Art. 5º. Se establecen los roles y competencias de las instituciones participantes en el presente Memorándum: 1) El Ministerio de Salud contará con servicios de consultoría y asistencia técnica de la OPS y del IMG (Internacional Menagement Group) para las actividades sanitarias y de adquisición de bienes y servicios. 2) La OPS desarrollará las funciones de: asistencia técnica en materia de análisis epidemiológicos, selección de prioridades sanitarias, programación de las necesidades presupuestarias, de adquisiciones de bienes y servicios, controlará el uso apropiado de los bienes y contribuirá en la redacción de los informes une señala el Art. 8º. 3) El IMG desarrollará las siguientes funciones: asistencia técnica para la determinación de las listas de bienes y servicios para los destinatarios hospitalarios, para la sección de los proveedores, para el control del embalaje, transporte y distribución de los bienes, la redacción de los informes que señala el Art. 8º. 4) Las Partes a los efectos de las asistencias técnicas señaladas realizarán acuerdos específicos con la OPS y el IMG. 5) Los gastos serán de cargo del Gobierno italiano con la modalidad de donaciones a la OPS y el IMG. 6) El M.A.E. - D.G.C.S. efectuará el control a través de misiones, en colaboración con el Ministerio de Salud, la OPS y el IMG.

Art. 6º. Establece que el Ministerio de Economía y Finanzas del Uruguay abrirá una cuenta específica en euros, para la utilización exclusiva de la Línea de Crédito y efectuar los pagos realizados. El Gobierno italiano, a la vigencia del presente Memorándum depositará el 50% del monto total. El restante 50% se depositará sucesivamente al envío, por la Parte uruguaya, de los informes técnico financieros relativos a los desembolsos de por lo menos el 80% del primer tramo.

Art. 7º. Especifica las modalidades de gestión de la Línea de Crédito, la cual: 1) Estará a cargo del Gobierno de la República Oriental del Uruguay junto con los actores referidos en el Art. 5º y el Art. 6º. 2) Los términos y las modalidades de erogación serán reglamentados por la Convención Financiera. 3) La documentación de los contratos comerciales serán remitidos por el Ministerio de Salud a la Embajada de Italia en Montevideo, quien los reenviará a los agentes intervinientes según se establece en el Memorándum, con la notificación de su "no objeción" a la inserción de los mismos en la Línea de Crédito. Verificados los controles se dispondrá la erogación de los fondos.

Art. 8º. Reglamenta la confección de los Informes y Documentos Contables sobre la utilización y el destino de los recursos erogados: 1) El Gobierno de la República Oriental del Uruguay los confeccionará semestralmente y los trasmitirá al M.A.E. - D.G.C.S., a través de la Embajada de Italia en Montevideo. Tales informes y documentos serán la base para la erogación del segundo tramo de acuerdo al Art. 6º. 2) Concluido el Programa se elaborará un informe Global sobre la ejecución del mismo, los beneficios derivados y los resultados obtenidos con relación a los objetivos previstos.

Art. 9º. Establece mecanismos de Consulta: 1) Las Partes cooperarán para la consecución de los objetivos y se comprometen a: a) Intercambiar opiniones a tales de sus respresentantes diplomáticos respecto al cumplimiento de sus obligaciones y b) Suministrar a la contraparte las informaciones requeridas sobre la ejecución del Memorándum. 2) Las Partes se darán inmediata información de cualquier circunstancia que pueda impedir la realización de los fines de la Línea de Crédito o del cumplimiento de las obligaciones establecidas.

Art. 10. Se podrán realizar Enmiendas a este Memorando y al Anexo de común acuerdo a través de intercambios de Notas Verbales.

Art. 11. Para la Solución de Controversias derivadas de la interpretación o la aplicación del Memorando se resolverán por las vías diplomáticas.

Art. 12. Establece la entrada en vigor y duración del Memorando: 1) Entrará en vigor desde la fecha de recepción de la segunda de las dos notificaciones y permanecerá en vigor hasta la utilización completa de la Línea de Crédito. 2) En caso de que la utilización de 1a Línea de Crédito no pueda ser llevada a término conforme al presente Memorándum, la Parte italiana podrá suspender unilateralmente las disposiciones del mismo y, en ese caso, las Partes se consultarán al respecto. Y 3) El eventual saldo de la Línea de Crédito podrá ser utilizado sólo previo entendimiento de las Partes.

ANEXO I

El ANEXO I detalla en su sección a los SUMINISTROS ADMITIDOS, en su sección B los SUMINISTROS NO ADMITIVOS y en su sección C los GASTOS NO FINANCIABLES.

Los SUMINISTROS ADMITIDOS son:

a) fármacos;

b) reactivos y materiales de diagnóstico;

c) bienes de consumo sanitario;

d) equipamientos de diagnósticos, terapéuticos, de rehabilitación, logísticos y de oficina;

e) servicios relacionados con los mencionados precedentemente y

f) los que las Partes acuerden sobre la base de las recomendaciones de los actores conforme al Art. 6º.

Los suministros mencionados debe ser planificados con objeto de reforzar los programas sanitarios en:

a) servicios para la urgencia médica y quirúrgica y programas de preparación para las emergencias y reducción de vulnerabilidad de los servicios sanitarios;

b) salud de la mujer, prevención del embarazo y promoción parto asistido;

c) programas pediátricos;

d) prevención, cura y rehabilitación de la discapacidad psicofísica;

e) ídem en campo de salud mental y campo psico-social;

f) ídem enfermedades crónicas y de la vejez;

g) ídem enfermedades trasmisibles, incluso el SIDA

h) ídem para tumores;

i) higiene, sanidad ambiental y medicina del trabajo;

j) los que acuerden las Partes en base a las recomendaciones de los actores conforme al Art. 6º.

Los SUMNINISTROS NO ADMITIDOS son los bienes suntuarios y de lujo así como los referidos directamente o indirectamente a la actividad de carácter militar.

Los GASTOS NO FINANCIABLES son los impuestos y los derechos de aduana así como los gastos de seguro y de transporte posteriores al lugar de entrega de los suministros.

En mi opinión el presente Memorandum de Entendimiento constituye un acuerdo de importancia y que contribuirá al mejoramiento del Sistema Sanitario del país a cargo del Ministerio de Salud Pública.

En efecto el mismo constituirá una ayuda para el beneficio de los sectores de la población más desprotegidos en circunstancias tan difíciles como las actuales.

En consecuencia solicito a la Comisión el apoyo al mismo y comparten el deseo de que el trámite parlamentario sea diligenciado prestamente para que el Proyecto de Ley sea aprobado y se instrumente rápidamente.

Sala de la Comisión, a 18 de marzo de 2004.

Reinaldo Gargano, Miembro Informante; Ruben Correa Freitas, Carlos Garat, Pablo Millor, Carlos Julio Pereyra, Senadores."

SEÑOR PRESIDENTE.- Léase el proyecto.

(Se lee)

En discusión general.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota:)

- 20 en 20. Afirmativa. UNANIMIDAD.

En discusión particular.

Léase el artículo 1º.

(Se lee:)

" ARTICULO 1º.- Apruébase el Memorándum de Entendimiento entre la República Italiana y la República Oriental del Uruguay, suscrito en la ciudad de Montevideo el 21 de noviembre de 2003, referido a las condiciones y mo-dalidades de concesión de un crédito de ayuda de 15:000.000,oo (euros quince millones) para un Programa en apoyo del Sistema Sanitario Público".

SEÑOR PRESIDENTE.- En consideración.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota:)

- 20 en 20. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Léase el artículo 2º.

(Se lee:)

"ARTICULO 2º.- El Ministerio de Economía y Finanzas definirá con el banco italiano ´Medio Credito Centrale S.p.A´ los aspectos financieros de ejecución del Programa, en el marco de los términos y condiciones estipulados en el Memorándum de Entendimiento".

SEÑOR PRESIDENTE.- En consideración.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota:)

- 19 en 19. Afirmativa. UNANIMIDAD

Queda aprobado el proyecto de ley, que se comunicará a la Cámara de Representantes.

(No se publica el texto del proyecto de ley aprobado por ser igual al considerado)

15) HECTOR CINCUNEGUI. PENSION GRACIABLE

SEÑOR CORREA FREITAS.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑOR PRESIDENTE.- Tiene la palabra el señor Senador.

SEÑOR CORREA FREITAS.- Señor Presidente: mociono para que se declare urgente el proyecto de ley por el que se concede una pensión graciable al señor Héctor Cincunegui, que viene aprobado por unanimidad por la Comisión de Asuntos Laborales y Seguridad Social, y que se recoja la votación mientras hace uso de la palabra el próximo orador.

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar la moción formulada.

(Se vota:)

- 18 en 18. Afirmativa. UNANIMIDAD.

(Antecedentes:)

"Carp. Nº 1265/03

Rep. Nº 784/04

CAMARA DE REPRESENTANTES

La Cámara de Representantes de la República Oriental del Uruguay, en sesión de hoy, ha sancionado el siguiente

PROYECTO DE LEY

Artículo 1º.- Concédese una pensión graciable al señor Héctor Cincunegui, equivalente a cuatro salarios mínimos nacionales.

Artículo 2º.- La erogación resultante será atendida por Rentas Generales.

Sala de Sesiones de la Cámara de Representantes, en Montevideo, a 18 de noviembre de 2003.

Nora Castro

Como Presidenta en ejercicio

Horacio D. Catalurda

Secretario.

Ministerio de Educación y Cultura

Ministerio de Economía y Finanzas

Montevideo, 18 de marzo de 2003.

Señor Presidente de la

Asamblea General,

Prof. Luis Hierro López.

Señor Presidente:

El Poder Ejecutivo, tiene el alto honor de dirigirse a ese Cuerpo, con el objeto de someter a su consideración el adjunto Proyecto de Ley, por el que se concede una pensión graciable a favor del Sr. Héctor Cincunegui, en atención a su meritoria trayectoria como destacado fubtolista profesional.

El proyecto, recoge la necesidad de reconocer su talento en la práctica de un deporte considerado emblema nacional. Su carrera se inicia en el año 1957 en nuestro medio con enorme éxito, lo que permite su incorporación a la Selección Nacional en el año 1965 en partidos de eliminatoria para el Campeonato Mundial de Inglaterra 1965 - 1966. Participó en el Campeonato Sudamericano disputado en Montevideo en 1967, donde Uruguay se clasificó campeón.

Justifica en forma especial este proyecto, atento a la grave situación económica por la que atraviesa el beneficiario.

El Proyecto de Ley, en su Artículo Primero, establece el nombre del beneficiario así como el monto de la pensión. En el Artículo Segundo se establece que la erogación resultante será atendida por Rentas Generales.

El Poder Ejecutivo saluda al señor Presidente de la Asamblea General con su más alta consideración.

JORGE BATLLE IBAÑEZ, Presidente de la República; Leonardo Guzmán, Alejandro Atchugarry."

16) PRORROGA DE LA HORA DE FINALIZACION DE LA PRESENTE SESION

SEÑOR PRESIDENTE.- Correspondería votar la prórroga de la hora de finalización de la sesión hasta que finalice su intervención el próximo orador, que es el señor Senador Korzeniak. En tal sentido, quiero recordar al Cuerpo que hemos resuelto trabajar hasta esta hora de la noche y continuar con el tratamiento del tema en cuestión hasta su finalización en la sesión ordinaria del día 4 de mayo.

Se va a votar si se prorroga el término de la sesión hasta que finalice su exposición el señor Senador Korzeniak.

(Se vota:)

- 19 en 19. Afirmativa. UNANIMIDAD.

17) DEFENSA DE LA SALUD REPRODUCTIVA

SEÑOR PRESIDENTE.- Continúa la discusión general y particular del proyecto de ley por el que se dictan normas para la defensa de la salud reproductiva.

Tiene la palabra el señor Senador Korzeniak.

SEÑOR KORZENIAK.- Señor Presidente: me atrevería a prometer que no voy a necesitar que se prorrogue la hora de finalización de la sesión, pero de cualquier manera agradezco al Cuerpo.

En primer lugar, comienzo por reconocer que estamos ante un problema muy complejo, lleno de dificultades filosóficas y éticas, a veces con connotaciones religiosas y enmarcado en varias disciplinas jurídicas, pero fundamentalmente dentro del campo del Derecho Penal.

En segundo término, quiero congratularme de que a pesar de ser un tema que hace un año o dos dio motivo a una suerte de interpelación por vía de folletos muy fuertes, algunos de ellos casi insultantes, hemos presenciado una discusión de excelente nivel en un plano altamente civilizado. En este sentido, señor Presidente, quiero decir que tengo el regocijo de tener a la vista una serie de cartas que se intercambiaron nada menos que Umberto Eco y el Cardenal Carlo Maria Martini, discrepantes en el tema pero con un nivel de profundidad filosófica y lógica impresionante, complementado además por un estilo literario que, como sabemos, ambas personalidades cultivan con un estilo idiomático que realmente invita a que estas cosas se discutan con profundidad pero con mucha civilidad.

Naturalmente, no voy a poder hacerlo con el nivel de estas dos personas que he nombrado; en realidad, por lo menos en lo personal me declaro admirador de esa profundidad en ambos casos. Y desde el punto de vista de mi postura ética, filosófica y hasta ideológica, dado que los metodólogos aconsejan que cuando se hace alguna tesis o algún trabajo sobre temas profundos se señale cuál es la postura filosófica de la persona, debo decir que no opero por prejuicios; esto, a pesar de ser un ateo confeso, y no un ateo por preconceptos. Soy un ateo que ha buscado a Dios constantemente, a veces con mucha angustia, y nunca lo ha encontrado. Tampoco tengo la arrogancia de haber expresado alguna vez que Dios no me ha encontrado a mí, pero reitero que soy ateo; no he logrado encontrar a Dios, a pesar de búsquedas a veces desesperadas. Esta es, entonces, mi postura filosófica general sobre el tema.

Por otro lado, señor Presidente, señalo que esta manera de decir -que logró un mínimo de elegancia- que me congratulo por el nivel con que se ha discutido, trae a contrario sensu la idea de que rechazo de manera absolutamente categórica -provenga de quien provenga, tenga la ideología política que tenga y la investidura que esté ejerciendo- cualquier tipo de diatriba en cuanto a imputarme, por mi posición favorable a la ley, que estoy contra la vida o que mi voto a favor de una ley como esta está conspirando contra la vida.

Quiero decir que, en líneas generales, comparto la tesis de que la vida humana -aclaremos que aquí no se trata sólo de la vida, sino de la vida humana- comienza desde la gestación. Evidentemente, la vida está en la naturaleza, donde existe vida vegetal y también vida animal; de hecho, matamos bestias -animales que llamamos bestias- para comerlos. Pero, en definitiva, reitero que la vida se encuentra presente en toda la naturaleza y aquí estamos hablando de la vida humana.

Pero también debemos reconocer que estamos ante un tema muy complejo, se parta de la perspectiva laica o de las religiosas, aun dentro del más sutil cristianismo. No está muy claro el tema, pero quiero decir que estos días, inspirado por la brillantez de Umberto Eco y del Cardenal Martini, así como también por algunos comentarios que me realizó la señora Senadora Arismendi, he releído muchos escritos que hace tiempo no leía, como por ejemplo, la "Suma Teológica", de Santo Tomás de Aquino. También he releído a San Agustín y a Tertuliano, cuya tesis fue repudiada por la Iglesia, pero morigerada: "la vida ya está en el semen; el alma se trasmite por el semen", hasta que Santo Tomás de Aquino sostuvo -tesis que, según entiendo, ha sido aceptada cuasi oficialmente por el cristianismo- que el feto pasa por una etapa vegetativa y que recién a cierta altura es insuflado de alma. Mientras tanto, se sigue discutiendo dentro del ámbito de la teología cuándo el embrión se convierte en un ser de vida humana.

Naturalmente, se trata de un tema muy complejo y casi sería un intruso si me pusiera a describir las distintas posiciones que a su respecto se han vertido, sobre todo tratando de explicar ese llamado traducianismo y las penas aplicadas a Onán, previas a un coito, en el momento en el que no producía el embarazo. Esto era considerado una muerte natural por la teología cristiana que he podido consultar a través de algunas personas como -reitero- Santo Tomás de Aquino, ese gran arquitecto del Renacimiento que juntó la lógica aristotélica con la fe cristiana y armó esa imponente estructura intelectual a la que hoy todavía los historiadores llaman Renacimiento.

En definitiva, señor Presidente, quiero decir que este proyecto de ley tiene un contenido social y ético y también está enmarcado en el tema del Derecho Penal. El Código Penal y su modificación del año 1938, que fue examinada por algunos otros Legisladores, como por ejemplo el señor Senador Herrera, en forma muy prolija -y también, en el día de ayer, por la compañera señora Senadora Xavier en su estupenda exposición- constituye indudablemente un conjunto normativo que está absolutamente obsoleto. ¿Acaso pudieron tomarse como modelo las causales que allí se establecen para exonerar, atenuar o morigerar las penas? Podrá ser modelo para redactar una ley, pero su contenido central se encuentra ya en un estado muy malo, pues es muy antiguo y no ha generado ningún beneficio para la mujer ni para los embriones.

Entonces, señor Presidente, con el objetivo muy claro de sintetizar -sin hacer una descripción de las llamadas escuelas penales, que analizan dos grandes temas: cuál es el sentido de las sanciones penales y cuál el de tipificar que una conducta es una conducta penalizada; en realidad, esos dos grandes pilares admiten una cantidad enorme de escuelas penales-, debo decir que modernamente y por encima de esas diferencias, se entiende que el Derecho Penal, filosóficamente -hablo ahora de la filosofía del Derecho y no de la filosofía en el sentido ético, metafísico o lógico-, tiene como principal objetivo tratar de que aquellas conductas malas o no saludables disminuyan o que cuando resulta irreversible o insoslayable que las mismas se produzcan, lo hagan en las mejores condiciones posibles. Esto, que es la esencia del Derecho Penal moderno, de la civilización actual en la filosofía del Derecho Penal, está contenido en este proyecto de ley.

Tengo la confianza de que con la aprobación de esta iniciativa se logrará disminuir el número de abortos. ¿Por qué? Porque tiene un capítulo sobre educación sexual, que se cumplirá en una medida verosímil -téngase en cuenta que nunca las leyes se cumplen totalmente- y esa posible planificación racional, responsable de la familia, puede evitar -y seguramente lo hará- que el número de abortos continúe aumentando. Reitero que, en mi opinión, la cifra disminuirá. Ya algunos colegas han dado ejemplos que muestran que ese fenómeno ha ocurrido en muchos países y en naciones en las cuales la legalización ha permitido tener registros verdaderos, porque allí donde el aborto o la interrupción del embarazo es considerada un delito, todos los registros tienen carencias o, por lo menos, son fruto de deducciones y de estudios sociológicos pero no son en términos absolutos el reflejo de la realidad comprobada. Entonces, creo que los ejemplos brindados por la señora Senadora Xavier y el señor Senador Cid son ilustrativos de cómo las leyes que tienden a despenalizar la conducta de la interrupción del embarazo, siempre que vengan acompañadas por un adecuado plan de educación en materia de sexo y reproducción, han logrado lo que la filosofía del Derecho Penal y todas las escuelas de Derecho criminal hoy en día siguen discutiendo: que disminuyan las conductas que se consideran no deseables, como objetivo más importante que el de castigar a aquél que incurre en esas conductas.

Me refiero a que disminuyan las conductas que se consideran no deseables y el objetivo más importante es castigar a quien incurre en dichas conductas. Por tanto, voy a apoyar este proyecto de ley y lo votaré favorablemente porque estoy convencido de que logra el objetivo de que el aborto no siga siendo un flagelo como lo es en estos momentos.

Por otro lado, quiero anunciar que me ha resultado interesante, atendible y diría que casi necesario que el tema de la interrupción del embarazo sea resuelto por una manifestación del cuerpo electoral. Esta es una propuesta que surgió de conversaciones informales.

He escuchado en este ámbito algunos conceptos muy fuertes aunque hayan sido dichos en un tono pintoresco. La señora Senadora Xavier ayer decía que si se hacía cuestión de género en el Senado siempre iban a perder porque eran tres y eso lo reiteró la señora Senadora Arismendi. Lo que se señalaba es verdad y no es ninguna casualidad que en los órganos de gobierno haya menos mujeres que hombres, salvo que alguno diga que es así porque éstas son inferiores. Si alguien lo piensa que se atreva a decirlo, pero yo no lo pienso y apoyo las disposiciones que tienden -aunque sea provisoriamente con sistema de cuotas- a incorporar a la mujer a los órganos de gobierno. Eso ocurre en mi partido en las listas electorales y con las autoridades partidarias y, dicho en broma, es probable que alguna mujer haya sido la que me desplazó del Comité Ejecutivo del Partido Socialis-ta.

Esas frases que fueron citadas parecen un poco graciosas pero en el fondo no lo son. En Suiza, que desde el punto de vista del sistema político es considerada una de las grandes democracias -inclusive, era un orgullo para todos que se dijera que Uruguay era la Suiza de América, aunque algunos lo ocultábamos para poder hablar de los indíge-nas-, hace pocos años la mujer no tenía derecho a votar porque había un obstáculo constitucional. Es cierto que se realizaban muchos plebiscitos para incorporar a la mujer, pero como votaban los hombres, aparecía el machismo suizo y nunca se conseguían los votos. Suiza fue uno de los últimos países del mundo en incorporar el voto de la mujer, incluso las mujeres ya votaban en algunos países musulmanes que, tradicionalmente, son concebidos como muy machistas. Por eso me parece muy bueno que sea la población del Uruguay, el cuerpo electoral, quien tome una decisión sobre el tema. Allí la cuestión de géneros no se da como en los órganos electivos y el voto de una mujer vale lo mismo que el de un hombre, así como el del dueño de una empresa de U$S 100:000.000 vale lo mismo que el de un señor desocupado que pudo ir a votar ese día porque su estómago se lo permitió.

Como voy a votar favorablemente este proyecto de ley y como estoy dispuesto a buscar mecanismos constitucionales que permitan que el cuerpo electoral se exprese, quiero decir que mantengo esta posición -voy a cumplir con la promesa de terminar en tiempo- con algunas condiciones. Una de las condiciones es que preferiría conocer con exactitud lo que piensa cada uno de los integrantes del Cuerpo sobre el tema porque, como hoy ha sido muy explicitado, si hay algo que debe rechazarse totalmente en temas de esta profundidad ética y filosófica, es la hipocresía. Me parece que todos podemos estar equivocados, pero debemos practicar el pluralismo de reconocer las posiciones que, aparentemente, son irreconciliables. Tengo aquí el libro "En qué creen los que no creen" que es un diálogo entre Umberto Eco y el Cardenal Martini en el que extraordinariamente se muestran expresiones que buscan un consenso entre dos personas que tienen filosofías totalmente distintas. Umberto Eco hasta los 22 años fue un hombre de vida religiosa, luego dejó de serlo y en este libro intercambian cartas impresionantes con un cardenal de la iglesia católica. Entonces, ¡cómo no vamos a poder tener nosotros opiniones distintas! De todos modos mi deseo es conocer claramente todas las opiniones, aunque eso no va a impedir que el tema sea sometido a la decisión del cuerpo electoral, utilizando mecanismos que estén dentro de los cánones constitucionales. Podremos ser muy originales y buscar distintas fórmulas, pero dentro de la Constitución, técnicamente interpretada.

La segunda condición es que este plebiscito no esté inserto en los procesos de elección de los gobernantes de este país. Creo que sería una vergüenza que tiñéramos la solución de estos temas éticos con intereses -algunos muy legítimos- de tipo electoral. Por consiguiente, entiendo que debería tratarse de un plebiscito de enorme profundidad y limpieza. Con esto no estoy diciendo que los intereses electorales no sean limpios, pues me refiero a la limpieza filosófica e intelectual. Teniendo en cuenta estas dos condiciones anuncio mi predisposición personal, la que naturalmente estará sujeta a una conversación dentro de mi fuerza política, para encontrar una fórmula constitucional a fin de que el cuerpo electoral del Uruguay sea quien decida. Al respecto, debo decir que otros compañeros de mi bancada opinan igual que yo. Luego todos acataremos esa decisión sin reproches posteriores. Si esta decisión la desvinculamos de las elecciones será de una gran pureza filosófica, lo que sería un paso muy importante hasta para el prestigio de la imagen uruguaya.

Prometí, señor Presidente, que no iba a tener necesidad de prórroga y, por tanto, doy por terminada esta breve alocución que en algún momento en mi soledad trataré de ampliar.

Muchas gracias.

18) HECTOR CINCUNEGUI. PENSION GRACIABLE

SEÑOR PRESIDENTE.- Dese cuenta del resultado de la votación correspondiente a la pensión graciable a conceder al señor Héctor Cincunegui.

"Han sufragado 18 señores Senadores; 17 lo han hecho por la afirmativa y uno por la negativa".

SEÑOR PRESIDENTE.- Por tanto, el resultado es: Afirmativa.

Léase el artículo 2º.

(Se lee:)

"Artículo 2º.- La erogación resultante será atendida por Rentas Generales".

- En consideración.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota:)

- 21 en 21. Afirmativa. UNANIMIDAD.

Queda sancionado el proyecto de ley que se comunicará al Poder Ejecutivo.

(No se publica el texto del proyecto de ley aprobado por ser igual al considerado)

19) SE LEVANTA LA SESION

SEÑOR PRESIDENTE.- Habiendo cumplido con lo pactado con los señores coordinadores y con lo dispuesto por el Cuerpo, se levanta la sesión.

(Así se hace a la hora 19 y 54 minutos, presidiendo el señor Luis Hierro López y estando presentes los señores Senadores Arismendi, Astori, Atchugarry, Correa Freitas, Couriel, Fernández Huidobro, Gallinal, García Costa, Gargano, Herrera, Korzeniak, Larrañaga, Millor, Mujica, Núñez, Pereyra, Pou, Ríos, Sanabria y Xavier.)

SEÑOR LUIS HIERRO LOPEZ Presidente

Sr. Mario Farachio Secretario

Sra. Emma Abdala Prosecretaria

Sr. Freddy A. Massimino Director General del Cuerpo de Taquígrafos

Linea del pie de página
Montevideo, Uruguay. Poder Legislativo.