Retorno a página principal

N° 3087 - 10 DE DICIEMBRE DE 2002

REPÚBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY

DIARIO DE SESIONES

DE LA

CÁMARA DE REPRESENTANTES

TERCER PERÍODO ORDINARIO DE LA XLV LEGISLATURA

77ª SESIÓN EXTRAORDINARIA

PRESIDEN LOS SEÑORES REPRESENTANTES GUILLERMO ÁLVAREZ Presidente
DOCTOR ENRIQUE PÉREZ MORAD 3er. Vecepresidente
Y DOCTOR RAÚL ARGENZIO 4to. Vicepresidente

ACTÚAN EN SECRETARÍA LOS TITULARES DOCTOR HORACIO D. CATALURDA Y DOCTORA MARGARITA REYES GALVÁN Y
LOS PROSECRETARIOS DOCTOR JOSÉ PEDRO MONTERO Y SEÑOR ENRIQUE SENCIÓN CORBO

 

Texto de la citación

 

Montevideo, 5 de diciembre de 2002.

 

LA CÁMARA DE REPRESENTANTES se reunirá, en sesión extraordinaria, el próximo martes 10, a la hora 14 y 30, con el fin de tomar conocimiento de los asuntos entrados y considerar el siguiente

- ORDEN DEL DÍA -

Defensa de la salud reproductiva. (Normas). (Carp. 3107/993). (Informado). (EN DISCUSIÓN). Rep. 637 y Anexo I

 

HORACIO D. CATALURDA     MARGARITA REYES GALVÁN

S e c r e t a r i o s

S U M A R I O

 

1.- Asistencias y ausencias

2 y 23.- Asuntos entrados

3.- Proyectos presentados

4 y 6.- Exposiciones escritas

5.- Inasistencias anteriores

CUESTIONES DE ORDEN

9.- Integración de Comisiones

8, 18 y 21.- Integración de la Cámara

16.- Intermedio

8, 18 y 21.- Licencias

15.- Sesión extraordinaria

25.- Solicitud de urgencia

VARIAS

7.- Comisión Investigadora sobre diversas actuaciones relacionadas con el sistema financiero y bancario. (Prórroga de plazo y autorización para reunirse durante el receso)

11.- Comisiones Permanentes, Especiales e Investigadoras. (Autorización para reunirse durante el receso)

12.- Comisión Especial para el estudio de los recursos previstos por el artículo 303 de la Constitución de la República. (Prórroga de plazo)

13.- Comisión Especial para el estudio de soluciones legislativas referentes a la libertad de comercio en el Uruguay. (Prórroga de plazo)

19.- Estado de salud de los señores Representantes Díaz Maynard y Melgarejo

ORDEN DEL DÍA

10, 14, 17, 20, 22, 24 y 26.- Defensa de la salud reproductiva. (Normas).

(Ver 72ª, 73ª, 74ª, 75ª y 76ª sesiones)

— Continúa la discusión general.

— Se resuelve que la discusión del proyecto sea grabada en CD a efectos de su remisión a las Juntas Departamentales, a la Universidad de la República y a las comisiones de mujeres de los partidos políticos.

— Se pasa a la discusión particular.

— Aprobación. Se comunicará al Senado

— Texto del proyecto aprobado

1.-      Asistencias y ausencias.

Asisten los señores Representantes: Washington Abdala, Guzmán Acosta y Lara, Guillermo Álvarez, Juan Justo Amaro, Gustavo Amen Vaghetti, Mario Amestoy, José Amorín Batlle, Fernando Araújo, Raúl Argenzio, Beatriz Argimón, Roberto Arrarte Fernández, Roque E. Arregui, Ángeles Balparda, Gabriel Barandiaran (3), Raquel Barreiro, Jorge Barrera, Artigas A. Barrios, José Bayardi, Edgar Bellomo, Juan José Bentancor, Nahum Bergstein, Ricardo Berois Quinteros, Ruben Bertín, José L. Blasina, Gustavo Borsari Brenna, Nelson Bosch, Brum Canet, Julio Cardozo Ferreira, Nora Castro, Ricardo Castromán Rodríguez, Roberto Conde, Jorge Chápper, Silvana Charlone, Eduardo Chiesa Bordahandy, Guillermo Chifflet, Sebastián Da Silva, Ruben H. Díaz, Miguel Dicancro, Juan Domínguez, Alejandro Falco, Ricardo Falero, Alejo Fernández Chaves, Ramón Fonticiella, Luis Gallo Cantera, Daniel García Pintos, Orlando Gil Solares, Carlos González Álvarez, Gustavo Guarino, Raymundo Guynot de Boismenú, Tabaré Hackenbruch Legnani, Arturo Heber Füllgraff, Doreen Javier Ibarra, Luis Alberto Lacalle Pou, Julio Lara, Félix Laviña, Eduardo Lay Álvez (2), Luis M. Leglise, Ramón Legnani, Guido Machado, Óscar Magurno, José Carlos Mahía, Juan Máspoli Bianchi, José Homero Mello, Felipe Michelini, Pablo Mieres, Martha Montaner, Ruben Obispo, José Orihuela, Jorge Orrico, Francisco Ortiz, Gabriel Pais, Jorge Patrone (4), Daniela Payssé, Gustavo Penadés, Margarita Percovich, Alberto Perdomo, Darío Pérez, Enrique Pérez Morad, Enrique Pintado, Carlos Pita, Martín Ponce de León, Iván Posada, Yeanneth Puñales Brun, María Alejandra Rivero Saralegui, Carlos Riverós, Glenda Rondán, Humberto Ruocco, Adolfo Pedro Sande, Diana Saravia Olmos, Leonel Heber Sellanes, Raúl Sendic, Pedro Señorale, Gustavo Silveira, Julio C. Silveira, Lucía Topolansky, Daisy Tourné, Wilmer Trivel, Jaime M. Trobo, Stella Tucuna (1), José L. Veiga y Walter Vener Carboni.

Con licencia: Ernesto Agazzi, Álvaro Alonso, Carlos Baráibar, Daniel Bianchi, Ruben Carminatti, Daniel Díaz Maynard, Luis José Gallo Imperiale, Artigas Melgarejo, Ricardo Molinelli, Ronald Pais, Ambrosio Rodríguez, Víctor Rossi y Julio Luis Sanguinetti.

Falta con aviso: Alberto Scavarelli.

Observaciones:

(1) A la hora 17:15 cesó en sus funciones, con motivo del reintegro del titular, Sr. Juan J. Amaro.

(2) A la hora 17:20 cesó en sus funciones, con motivo del reintegro del titular, Sr. Edgar Bellomo.

(3) A la hora 17:35 cesó en sus funciones, con motivo del reintegro del titular, Sr. Iván Posada.

(4) A la hora 19:15 cesó en sus funciones, con motivo del reintegro del titular, Sr. Brum Canet.

2.-     Asuntos entrados.

"Pliego Nº 195

PROMULGACIÓN DE LEYES

El Poder Ejecutivo comunica que, con fecha 29 de noviembre de 2002, promulgó las siguientes leyes:

Nº 17.588, por la que se aprueba la Convención sobre Seguridad Nuclear adoptada en la ciudad de Viena, el día 20 de setiembre de 1994, en el marco del Organismo Internacional de Energía Atómica. C/319/000

Nº 17.589, por la que se aprueba el Acuerdo sobre Programa de Vacaciones y Trabajo Eventual con el Gobierno de Nueva Zelandia, suscrito en Montevideo, el 16 de noviembre de 2001. C/2024/002

Nº 17.590, por la que se aprueba el Protocolo sobre Cooperación, Preparación y Lucha contra los Sucesos de Contaminación por Sustancias Nocivas y Potencialmente Peligrosas, 2000. C/891/000

Nº 17.591, por la que se aprueba el Acuerdo con el Gobierno de la República de Bulgaria sobre Cooperación Antártica, suscrito en Sofía, el 27 de enero del año 2000. C/1375/001

-     Archívense

DE LA PRESIDENCIA DE LA ASAMBLEA GENERAL

La Presidencia de la Asamblea General destina a la Cámara de Representantes el proyecto de ley, remitido con su correspondiente mensaje por el Poder Ejecutivo, por el que se dispone la supresión de los Ministerios de Deporte y Juventud y de Turismo y la incorporación de sus cometidos a los Ministerios de Educación y Cultura y de Industria, Energía y Minería, respectivamente. C/2650/002

-    A la Comisión de Constitución, Códigos, Legislación General y Administración

La Presidencia de la Asamblea General remite copia autenticada de los siguientes asuntos:

-    Téngase presente

-    A la Comisión de Presupuestos

DE LA CÁMARA DE SENADORES

La Cámara de Senadores remite los siguientes proyectos de ley, aprobados por dicho Cuerpo:

-    A la Comisión de Defensa Nacional

-     A la Comisión de Hacienda

-    A la Comisión de Seguridad Social

-    A la Comisión de Legislación del Trabajo

La referida Cámara remite el proyecto de ley, aprobado en nueva forma, por el que se establecen plazos para la contestación de los pedidos de informes cursados a solicitud de los señores Legisladores. C/226/000

-     A la Comisión de Constitución, Códigos, Legislación General y Administración

La citada Cámara comunica que ha sancionado los siguientes proyectos de ley:

La mencionada Cámara comunica que resolvió aceptar las modificaciones introducidas por la Cámara de Representantes a los siguientes proyectos de ley:

-     Ténganse presente

El referido Cuerpo remite información proporcionada por el Parlamento Latinoamericano, relacionada con la elección de la Mesa Directiva que actuará durante el período 2002-2004, efectuada en la XIX Asamblea Ordinaria del Cuerpo, realizada en San Pablo, República Federativa del Brasil, el día 8 de noviembre de 2002. C/11/000

-     A la Comisión de Asuntos Internacionales

INFORMES DE COMISIONES

La Comisión de Asuntos Internacionales se expide sobre los siguientes proyectos de ley:

La Comisión de Seguridad Social se expide sobre los siguientes proyectos de ley:

La citada Comisión se expide sobre el proyecto de minuta de comunicación por el que se solicita al Poder Ejecutivo la remisión de la correspondiente iniciativa a fin de actualizar el monto de las pensiones graciables que perciben los jugadores que integraron la Selección Uruguaya de 1950. C/2625/002

-    Se repartirán

COMUNICACIONES GENERALES

La Junta Departamental de Flores remite copia de la resolución aprobada por dicho Cuerpo, sobre el etiquetado de productos animales y vegetales modificados genéticamente. C/119/000

-    A la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social

Varios señores Ediles de la Junta Departamental de Rivera presentan recurso de apelación contra la resolución de 22 noviembre de 2002 de la citada Junta Departamental, por la que se declara y dispone la incompatibilidad del ejercicio del cargo de un señor Edil, por su calidad de dependiente de una empresa de transporte interdepartamental. C/2659/002

-    A la Comisión Especial con el cometido de estudiar los recursos previstos en el artículo 303 de la Constitución

La Junta Departamental de Salto remite copia del texto de la exposición realizada por un señor Edil, sobre el proyecto de ley por el que se establecen normas para la defensa de la salud reproductiva. C/3107/993

El Directorio del Partido Nacional contesta la exposición realizada por el señor Representante Guillermo Chifflet, en sesión de 5 de noviembre de 2002, relacionada con afirmaciones atribuidas al Presidente del Frigorífico Tacuarembó. S/C

-     A sus antecedentes

COMUNICACIONES DE LOS MINISTERIOS

Los Ministerios de Relaciones Exteriores y de Defensa Nacional acusan recibo de la exposición realizada por el señor ex Representante Odel Abisab, en sesión de 6 de noviembre de 2002, sobre la falta de respuesta por parte de los organismos del Estado a planteos efectuados por los legisladores. S/C

El Ministerio de Defensa Nacional contesta el pedido de informes del señor Representante Roque Arregui, referente a la habilitación del servicio de ADSL residencial en la ciudad de Mercedes, departamento de Soriano. C/2458/002

El Ministerio de Economía y Finanzas contesta los siguientes pedidos de informes del señor Representante Félix Laviña:

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas contesta los siguientes pedidos de informes:

-     A sus antecedentes

PEDIDOS DE INFORMES

La señora Representante Ángeles Balparda solicita se curse un pedido de informes al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, sobre los planes de fumigación con el agrotóxico conocido como "Malatión" con la finalidad de erradicar la mosca de la fruta. C/2660/002

El señor Representante Roque Arregui solicita se curse un pedido de informes al Ministerio de Educación y Cultura, con destino al Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública, y al Consejo de Educación Técnico Profesional, relacionado con un llamado a inscripción para cursos habilitantes para inspectores. C/2661/002

-    Se cursaron con fecha 4 de diciembre

El señor Representante Ramón Legnani solicita se curse un pedido de informes al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, acerca de la evaluación del impacto ambiental de la eventual instalación de una industria en las cercanías de la Escuela Nº 62 de paraje Etchevarría, departamento de Canelones. C/2662/002

-     Se cursó con fecha 5 de diciembre

La señora Representante Daisy Tourné solicita se curse un pedido de informes al Ministerio de Economía y Finanzas, referente a la entrega de las partidas creadas por la Ley Nº 17.558, de 25 de setiembre de 2002, al Instituto Nacional del Menor. C/2663/002

-     Se cursó con fecha 6 de diciembre

El señor Representante Roque Arregui solicita se curse un pedido de informes al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, sobre el ingreso al país de productos químicos con destino al sector agropecuario. C/2672/002

-    Se cursa con fecha de hoy

PROYECTOS PRESENTADOS

El señor Representante Guido Machado presenta, con su correspondiente exposición de motivos, los siguientes proyectos de ley:

-    A la Comisión de Educación y Cultura

-    A la Comisión de Vivienda, Territorio y Medio Ambiente

-    A la Comisión de Seguridad Social

La señora Representante Nora Castro y los señores Representantes Juan José Bentancor y Víctor Rossi presentan, con su correspondiente exposición de motivos, un proyecto de minuta de comunicación por el que se solicita al Poder Ejecutivo la remisión de la correspondiente iniciativa para extender el plazo de cobertura que otorga el Seguro de Desempleo a los trabajadores de la ex Mutualista Israelita del Uruguay. C/2667/002

La señora Representante Nora Castro y el señor Representante Juan José Bentancor presentan, con su correspondiente exposición de motivos, un proyecto de minuta de comunicación por el que se solicita al Poder Ejecutivo la remisión de la correspondiente iniciativa para extender el plazo de cobertura que otorga el Seguro de Desempleo a los trabajadores de la Institución Teatral "El Galpón". C/2668/002

-    A la Comisión de Legislación del Trabajo

El señor Representante Enrique Pérez Morad presenta, con su correspondiente exposición de motivos, un proyecto de ley por el que se declara de interés nacional la estadía en el mar territorial uruguayo de la ballena franca austral, dictándose normas para su protección. C/2669/002

-    A la Comisión de Vivienda, Territorio y Medio Ambiente

Varios señores Representantes presentan, con su correspondiente exposición de motivos, un proyecto de ley por el que se reglamenta el otorgamiento de la calidad de efectivos a los profesores interinos de los Consejos de Educación Secundaria y de Educación Técnico-Profesional. C/2670/002

-    A la Comisión de Educación y Cultura

Varios señores Representantes presentan, con su correspondiente exposición de motivos, un proyecto de ley por el que se dictan normas para el tratamiento y la protección de los pacientes afectados de epilepsia. C/2671/002

-     A la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social".

3.-     Proyectos presentados.

A) "CENTRO DEL ADOLESCENTE. (Creación en la órbita del Ministerio de Educación y Cultura).

PROYECTO DE LEY

Artículo 1º.- Créase el Centro del Adolescente como persona jurídica de derecho público no estatal, bajo la órbita del Ministerio de Educación y Cultura.

Artículo 2º.- Establécese como sede del Centro del Adolescente la ciudad de Rivera, siendo su radio de acción los departamentos limítrofes con la República Federativa del Brasil.

Oportunamente, el Poder Ejecutivo podrá disponer un mayor alcance en su accionar.

Artículo 3º.- El mismo tendrá como cometidos:

A) Coordinar políticas con los distintos organismos públicos, Gobiernos Departamentales y organizaciones no gubernamentales tendientes a:

- Fomentar y desarrollar los valores en los adolescentes, estimular su inserción en la sociedad en general.

- Promover la cultura nacional y local y la participación de los adolescentes en todas aquellas áreas que los involucren directa o indirectamente.

B) Instrumentar acciones locales con relación a:

- La atención de la salud.

- La educación.

- La inserción laboral.

- La recreación, el deporte y las expresiones artísticas.

- La participación ciudadana.

C) Diseñar y orientar programas especiales relativos a los grupos de jóvenes más vulnerables o áreas temáticas complejas como:

- Embarazo adolescente.

- Adolescentes que no estudian, no trabajan ni buscan trabajo.

- Adicciones.

- Violencia intrafamiliar.

- Salud sexual y reproductiva.

Artículo 4º.- El Centro del Adolescente será dirigido por un Directorio conformado por seis miembros de notoria idoneidad y solvencia en la problemática de los adolescentes designados por:

- Un representante del Ministerio de Educación y Cultura, quien lo presidirá.

- Un representante del Ministerio del Interior.

- Un representante del Instituto Nacional del Menor (INAME).

- Un representante de la Facultad de Psicología de la Universidad de la República.

- Un representante del Congreso de Intendentes.

El Poder Ejecutivo, al reglamentar la presente ley, determinará los criterios precisos para designar a los representantes mencionados y sus respectivos suplentes.

Artículo 5º.- El Directorio fijará su régimen de sesiones. Las resoluciones se adoptarán por mayoría y en caso de empate el Presidente tendrá doble voto.

Artículo 6º.- La duración del mandato de los miembros del Directorio será de cuatro años, pudiendo ser reelectos por un solo período consecutivo. Los miembros salientes permanecerán en sus funciones hasta que asuman los nuevos miembros designados.

Artículo 7º.- La retribución mensual de los miembros del Directorio será equivalente a la que perciban al momento de su designación en los respectivos cargos en los que se desempeñan.

Artículo 8º.- El contralor y apoyo administrativo del Centro del Adolescente será ejercido por el Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Educación y Cultura.

Artículo 9º.- El Directorio del Centro del Adolescente designará equipos multidisciplinarios, a través del mecanismo de llamado público a concurso de oposición y méritos, entre funcionarios públicos con residencia en los departamentos fronterizos con la República Federativa del Brasil, obedeciendo al principio de idoneidad de sus componentes y atendiendo prioritariamente las disciplinas de:

- Médico ginecólogo.

- Psicólogo.

- Asistente social.

- Sociólogo.

- Docente.

- Psiquiatra.

Artículo 10.- Los miembros de los equipos multidisciplinarios desempeñarán sus funciones hasta el cumplimiento del cometido asignado, no pudiendo superar el período de cuatro años. El Directorio podrá extender el plazo por razones fundadas en dos años más.

Artículo 11.- Los funcionarios públicos que pasen a desempeñarse en el Centro del Adolescente mantendrán todos sus derechos que tenían en sus respectivos organismos, así como los que se adquieran durante el período de prestación de servicios en el Centro del Adolescente.

Artículo 12.- Los organismos públicos cuyos funcionarios, mediante los mecanismos indicados en la presente ley, hayan logrado el cargo en el Centro del Adolescente, accederán inmediatamente una vez que ese Directorio le informe el pase en comisión respectivo.

Artículo 13.- Constituirán recursos del Centro del Adolescente los siguientes:

A) Los recursos provenientes de préstamos de organismos internacionales que el Estado le asigne.

B) Los recursos provenientes de organizaciones no gubernamentales.

C) Las herencias, legados y donaciones que se realicen a favor de la institución y que sean aceptadas por el Poder Ejecutivo.

D) Los recursos que se le asignen en el Presupuesto Nacional.

Artículo 14.- Sin perjuicio del contralor que realice el Ministerio de Educación y Cultura, la Auditoría Interna de la Nación tendrá las más amplias facultades de fiscalización de la gestión financiera de la institución.

Artículo 15.- Se establece que el régimen de funcionamiento del Centro, en lo no previsto especialmente por la presente ley, será el de la actividad privada.

Artículo 16.- Los jerarcas y empleados del Centro actuarán en forma diligente y cumplirán con la obligación de preservar en todo sentido el secreto profesional, sin perjuicio de que podrán elevar informes respecto a su desempeño sin hacer mención o individualizar a los sujetos involucrados.

Artículo 17.- El Poder Ejecutivo reglamentará la presente ley en un plazo máximo de sesenta días a contar desde el día siguiente al de su promulgación.

Montevideo, 4 de diciembre de 2002.

GUIDO MACHADO, Representante por Rivera.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El presente proyecto de ley tiene como finalidad la protección del adolescente, especialmente de aquellos que viven en las zonas fronterizas con la República Federativa del Brasil.

Para ello, y teniéndose en cuenta los principios contemplados en la Convención sobre los Derechos del Niño, aprobada el 6 de setiembre de 1989 y ratificada por la Ley Nº 16.173, de 26 de setiembre de 1990, es que se pretende atacar los grandes problemas que afectan al adolescente, entre otros, la deserción existente en la población estudiantil, las adolescentes embarazadas, etcétera.

Por lo expuesto, es que se propone la creación del Centro del Adolescente como órgano coordinador entre las diversas instituciones públicas que hoy abordan parte de esta temática general, y las distintas organizaciones sociales que a nivel privado también están sensibilizadas con esta problemática.

Esta iniciativa recoge además las metas que el Poder Ejecutivo ha fijado en cuanto a la disminución de gastos en el Estado, tratando de corregir la superposición de tareas y utilizando los recursos ya asignados.

En consecuencia, haciendo un buen uso y una adecuada racionalización de dichos recursos, existe la certeza de obtener mejores resultados que redundarán en beneficio de la sociedad toda y particularmente del adolescente.

Montevideo, 4 de diciembre de 2002.

GUIDO MACHADO, Representante por Rivera".

B) "COMISIÓN HONORARIA PARA LA RECUPERACIÓN Y PARQUIZACIÓN DEL ARROYO CUÑAPIRÚ. (Creación).

PROYECTO DE LEY

Artículo 1º.- Créase la Comisión Honoraria para la Recuperación y Parquización del Arroyo Cuñapirú, la que tendrá como objetivo el estudio y la preparación de un plan general para la recuperación, parquización y mejoramiento de la cuenca del mencionado arroyo en sus aspectos sanitario, ambiental, social, recreativo y cultural.

Artículo 2º.- La Comisión elaborará dentro del plazo de ciento cincuenta días a contar de su constitución, un anteproyecto de las obras necesarias para llevar a cabo el plan general de recuperación, parquización y un programa de actividades que hagan viable la ejecución de la obra.

Artículo 3º.- La Comisión estará integrada por:

- Un representante de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), que la presidirá.

- Un representante del Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

- Un representante del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.

- Un representante del Ministerio de Salud Pública.

- Un representante del Ministerio de Industria, Energía y Minería.

- Un representante de la Intendencia Municipal de Rivera.

- Un representante de la Administración de las Obras Sanitarias del Estado (OSE).

Cuando sea requerido el concurso de un Ministerio no representado en la Comisión, la Oficina de Planeamiento y Presupuesto cumplirá la función de enlace ante las oficinas públicas u otras organizaciones.

Artículo 4º.- Facúltase a la Comisión para:

A) Requerir el asesoramiento e información que estime necesario de cualquier organismo del Estado.

B) Designar subcomisiones para el cumplimiento de trabajos o estudios, si las circunstancias así lo requieren.

C) Recurrir al concurso de entidades especializadas privadas.

En este caso, la contratación de servicios se regirá por las normas vigentes para las licitaciones públicas.

Montevideo, 4 de diciembre de 2002.

GUIDO MACHADO, Representante por Rivera.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Los habitantes del departamento de Rivera, y en particular los que viven en la ciudad de Rivera, conocen desde siempre los problemas ambientales generados por el Arroyo Cuñapirú.

El crecimiento de la ciudad ha ido determinando que las crecidas periódicas del arroyo ocasionen inundaciones en las viviendas; el consiguiente traslado de las familias; el agravamiento durante esas crecidas del problema de las aguas residuales, etcétera.

A su vez el arroyo, las riberas y las zonas circundantes mantienen una situación inestable desde el punto de vista de su utilización, generando problemas de propiedad y provocando usos inconvenientes (como el de vertedero de desperdicios), lo que implica una degradación adicional del arroyo, su entorno y un círculo vicioso.

La situación planteada es de larga data y existen esfuerzos tanto a nivel estatal, municipal, como de consultoras privadas.

No obstante, la creación de la Comisión propuesta en el presente proyecto de ley contribuirá a encausar y coordinar tales esfuerzos, a la vez que agregará los conocimientos que tengan los organismos representados.

Montevideo, 4 de diciembre de 2002.

GUIDO MACHADO, Representante por Rivera".

C) "APORTES PATRONALES AL BANCO DE PREVISIÓN SOCIAL DE EMPRESAS CONTRATISTAS FORESTALES. (Se autoriza su suspensión o prórroga por los lapsos que se determinan).

PROYECTO DE LEY

Artículo 1º.- Facúltase al Poder Ejecutivo a suspender la aportación patronal del Banco de Previsión Social (BPS) a las empresas contratistas forestales por el término de un año.

Artículo 2º.- Facúltase al Poder Ejecutivo a prorrogar el vencimiento de la aportación al Banco de Previsión Social (BPS) de las empresas contratistas forestales hasta el 30 de junio de 2003.

Montevideo, 4 de diciembre de 2002.

GUIDO MACHADO, Representante por Rivera.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La actividad de la empresa forestal en nuestro país viene constituyéndose en una significativa fuente de trabajo tanto en mano de obra directa como en actividades colaterales.

Estamos hablando, entonces, de que en esta cadena productiva forestal se emplean actualmente seis mil cuatrocientas personas, estimándose para el presente decenio que esa cantidad se elevará entre empleos directos e indirectos a aproximadamente once mil.

Asimismo, debemos ponderar la importancia que para el trabajador tiene esa actividad; si reconocemos por ejemplo, las diferencias salariales. Y que la diferencia ocupacional por hectárea con respecto a la actividad ganadera es de cinco a una en la etapa de plantación hasta la cosecha, y si a esto le sumamos la industrialización futura este guarismo se eleva a veinte veces más.

El sector de las empresas forestadoras está inmerso en una difícil situación, ocasionada por la caída sustancial y progresiva en el precio de la pulpa de madera, principal producto a ser comercializado en la actualidad así como por el atraso en el pago de los subsidios forestales por parte del Estado.

No obstante, en este sector se visualiza una decidida orientación por dignificar el trabajo en las plantaciones, mejorando las condiciones de trabajo, vivienda, transporte y alimentación. Asimismo, la modalidad de tercerización de los servicios de manejo y cosecha de monte es utilizada por el 100% de las empresas desplazando la mayor responsabilidad a las empresas contratistas forestales.

Por lo que la situación planteada ocasionada por la recesión internacional reflejada en la baja de precios y en la menor posibilidad de colocar la madera, hace que estas empresas "vendedoras de servicio" no dispongan actualmente de la capacidad financiera suficiente para absorber todos los costos; el esfuerzo que significa la erogación imponible por el Decreto 372/99 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (que sin duda alguna ha traído una mejora sustancial en las condiciones laborales, eliminando las situaciones indignas); seguros, accidentes, etcétera.

En consideración a lo manifestado precedentemente, y tomándose en cuenta tratamientos excepcionales anteriores en el sector rural, la industria manufacturera, los fleteros, es que nos parece oportuno disponer la suspensión de los aportes patronales a los contratistas forestales así como también establecer una prórroga en los vencimientos de adeudos al Banco de Previsión Social.

Montevideo, 4 de diciembre de 2002.

GUIDO MACHADO, Representante por Rivera".

D) TRABAJADORES DE LA EX MUTUALISTA ISRAELITA DEL URUGUAY. (Se solicita al Poder Ejecutivo la remisión de la correspondiente iniciativa para extender el plazo de cobertura que otorga el Seguro de Desempleo).

MINUTA DE COMUNICACIÓN

La Cámara de Representantes solicita al Poder Ejecutivo la remisión de un proyecto de ley para extender el plazo de cobertura de seguro de desempleo a los trabajadores de la mutualista MIDU, en la medida en que se hayan ido agotando los plazos de amparo que están en curso.

Montevideo, 5 de diciembre de 2002.

JUAN JOSÉ BENTANCOR, Representante por Montevideo, NORA CASTRO, Representante por Montevideo, VÍCTOR ROSSI, Representante por Montevideo.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Como se recordará, MIDU ha cesado su actividad desde el 6 de julio de 2001, dejando sin empleo a doscientos cincuenta y cuatro trabajadores que pasaron a formar parte de una bolsa de trabajo del Centro de Asistencia del Sindicato Médico del Uruguay (CASMU). Fruto de ese acuerdo, ciento diez personas se encuentran a la fecha trabajando, en tanto aproximadamente ciento veintisiete aguardan todavía su reinserción laboral.

Sin embargo, este grupo de desocupados, lejos de desanimarse, ha ideado dos proyectos de trabajo. En un caso se trata de la creación de una cooperativa de servicio de acompañantes -que comprendería asimismo a otros desocupados del sector de la salud- que rescataría ciertas propuestas de la mutualista, a saber, el axioma "la dimensión humana de la salud". A tal fin, han comenzado a dictarse cursos a los futuros prestadores de servicios, con la cooperación de un equipo de nurses, psicólogos y estudiantes avanzados de medicina.

En el otro caso, se procura dar un uso a los dos locales de la ex-MIDU, mediante un acuerdo con el acreedor hipotecario del mismo, el Banco de Previsión Social, a efectos de destinarlos a los servicios de maternidad y psiquiátricos, servicios que el BPS debe arrendar a terceros.

Por lo expuesto, para dar viabilidad a los proyectos de trabajo, entendemos necesario se eleve su aspiración al Poder Ejecutivo para que, en uso de sus facultades legales, proceda a extender el plazo de cobertura de seguro de desempleo a los trabajadores de la Mutualista Israelita del Uruguay (MIDU) en la medida en que se hayan ido agotando los plazos de amparo.

Montevideo, 5 de diciembre de 2002.

JUAN JOSÉ BENTANCOR, Representante por Montevideo, NORA CASTRO, Representante por Montevideo, VÍCTOR ROSSI, Representante por Montevideo".

E) "TRABAJADORES DE LA INSTITUCIÓN TEATRAL EL GALPÓN. (Se solicita al Poder Ejecutivo la remisión de la correspondiente iniciativa para extender el plazo de la cobertura que otorga el Seguro de Desempleo).

MINUTA DE COMUNICACIÓN

La Cámara de Representantes solicita al Poder Ejecutivo la extensión del plazo de cobertura del seguro de desempleo a los trabajadores del Teatro El Galpón, en la medida en que se hayan ido agotando los plazos de amparo que se encuentran en curso.

Montevideo, 9 de diciembre de 2002.

JUAN JOSÉ BENTANCOR, Representante por Montevideo, NORA CASTRO, Representante por Montevideo.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Los trabajadores del Teatro El Galpón están atravesando una difícil situación que no escapa a la crisis financiera y económica que afecta al país. Se trata de veintitrés funcionarios que vienen trabajando con seguros de paro rotativos, que permite a la institución pagar gastos, y continuar funcionando hasta que se encuentre una solución definitiva.

En esta dirección, vienen trabajando en forma apresurada para conseguir medios; en este momento se encuentran realizando gestiones tanto a nivel nacional como internacional, que podrían brindar una salida a la situación.

A nivel internacional, han comprometido su apoyo un grupo de intelectuales y artistas que están difundiendo el problema en España y otros países europeos; asimismo, se está gestando un movimiento de teatros independientes que aportaría una función mensual de cada sala para El Galpón.

Por otra parte, a nivel nacional, se está impulsando una campaña de socios a nivel de los funcionarios y de los integrantes del teatro.

Por lo expuesto, para permitir la continuidad de esta importante institución cultural de nuestro país, con amplio reconocimiento internacional, es que se peticiona una ampliación del término del subsidio por desempleo, de acuerdo a lo establecido en la legislación vigente en la materia (Decreto-Ley Nº 15.180).

Montevideo, 9 de diciembre de 2002.

JUAN JOSÉ BENTANCOR, Representante por Montevideo, NORA CASTRO, Representante por Montevideo".

F) "BALLENA FRANCA AUSTRAL. (Normas para su protección durante su estadía en el mar territorial uruguayo).

PROYECTO DE LEY

Artículo 1º.- Declárase de interés nacional la estadía en el mar territorial uruguayo de los cetáceos migratorios (Ballena Franca Austral), que visitan las costas uruguayas principalmente la de los departamentos de Maldonado y Rocha entre los meses de julio y diciembre de cada año.

Artículo 2º.- La estadía de los cetáceos estará regulada por normas estrictas que los protejan y les aseguren la supervivencia cualquiera sea el período de su ciclo vital que se desarrolle en nuestras aguas territoriales.

Artículo 3º.- La protección de estas especies estará a cargo de una Comisión de Custodia Honoraria, integrada por representantes de los organismos del Estado intervinientes, incorporando además a la misma, docentes y estudiantes que residan en la zona donde se producen los avistamientos.

Artículo 4º.- La concientización de la población frente a esta necesidad de custodia, podrá instrumentarse a través de los centros educativos tanto de Primaria como de Secundaria de los departamentos mencionados.

Montevideo, 6 de diciembre de 2002.

ENRIQUE PÉREZ MORAD, Representante por Maldonado.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La península Valdés situada al sur de la República Argentina y perteneciente a la provincia de Chubut, integra lo que se llama la región patagónica de ese país.

Una de sus características más peculiares, es que la extensión de tierra que se interna en el mar (4.000 km2), da lugar como accidente geográfico a dos golfos, el Nuevo y San José.

Esta península convirtiose en reserva de mamíferos marinos, que por sus condiciones favorables (aguas calmas, diferencias de temperatura y salinidad), en las postrimerías del invierno se observa el arribo de la Ballena Franca para cumplir dos etapas trascendentales de la vida de este cetáceo: el apareamiento y los partos.

Tres son las zonas de cría en esta península: el golfo Nuevo, el golfo San José y la costa atlántica de la península.

Desde el año 1970, Roger Payne del Whale Conservation Institute (WCI), estudia la Ballena Franca y el resultado de ello le llevó a elaborar un catálogo para el reconocimiento individual de esta especie, concluyendo además que los ejemplares que arriban anualmente superan la cifra de seiscientos, aproximadamente un 20% de la población mundial y cree que sólo una parte de la población que acude a esta zona, lo hace anualmente; haciéndolo el resto cada dos, tres, cuatro o más años.

A nuestras costas, la Ballena Franca entre los meses de agosto y diciembre, acude anualmente hacia y desde el lugar donde se gestan los dos episodios que citáramos antes, premiándonos con el espectáculo de su naturaleza, privilegio que tenemos los habitantes de los departamentos costeros de Maldonado y Rocha en nuestro país.

Este fenómeno natural motivó e incentivó a los niños de 3er. grado "A" de la Escuela Nº 27 "Juan Antonio Lavalleja" de la ciudad de Maldonado y, junto a su maestra, la señora Nelsa Rodríguez, comenzaron a estudiar el tema con el fin de elaborar un proyecto de ley que atendiera fundamentalmente la protección de la Ballena Franca a su paso por nuestras costas, como así también proponer medidas con el fin de promocionar el turismo ecológico.

Lo que sigue es la transcripción de la inquietud entregada a nosotros como Representante Nacional por el departamento de Maldonado, por estos treinta y dos alumnos que asisten a nuestra Escuela Pública y cuya edad está entre los ocho y nueve años, ellos son:

Mariana Acosta, Lucia Clavijo, Melina Nocetti, Julliana Barreto, Luciana Ojeda, Cynthia Suárez, Emily Correa, Victoria Catania, Yanina Acosta, Micaela Álvarez, Evelyn Guerra, Florencia Marrero, Valentina Berruti, Federico Martínez, Santiago Rodríguez, Leonardo Pombo, Juan Manuel Suárez, Juan Manuel Molina, Rodrigo López, Pablo Ramos, Mathías Pereira, Edy Nochera, Felipe Padrón, Marcelo Fernández, Alexis Ortiz, José Pablo Olivera, Luis Bordón, Mateo Losiewicz, Brian Martirena, Felipe Salinas, Alfredo De León y William Yaques.

"Como niños nos interesamos mucho por el tema, queremos que las Ballenas Francas Australes sean visitadas y estudiadas por alumnos de todas las escuelas del país y que tengan la posibilidad de visitarlas, tanto de instituciones urbanas como también del medio rural. Para ello pedimos al Ministro de Educación y Cultura colaboración en el traslado de estudiantes hacia la zona costera.

También reconocemos la necesidad de una organización de custodia de la Ballena Franca Austral que actúe en los departamentos de Rocha y Maldonado.

Esta comisión estaría integrada por interesados sobre el tema, profesionales, educadores, estudiantes y vecinos de los lugares de avistamiento.

Recibirá apoyo de las Intendencias Municipales y del Estado a través de los Ministerios de Educación y Cultura, Ministerio de Turismo y Ministerio de Medio Ambiente.

Su objetivo será dar a conocer el tema a todos los uruguayos, proteger la especie y promocionar el turismo ecológico y sustentable.

Para ello trabajará a tres niveles: educativo, informativo y turístico.

Entendemos que, como futuros ciudadanos debemos actuar desde ya para recuperar y proteger este importante recurso que, aunque es migratorio no deja de ser muy atractivo y aprovechable.

Esperamos que nuestras voces sean escuchadas y tengamos respuestas.

Muchas gracias - Alumnos de 3er. año 'A' - Escuela Nº 27 'Juan Antonio Lavalleja' - Dirección: Carolina Saboya y Gutiérrez Ruiz Teléfono (042) 224671 Maldonado".

Montevideo, 6 de diciembre de 2002.

ENRIQUE PÉREZ MORAD, Representante por Maldonado".

G) "DOCENTES INTERINOS DE LOS CONSEJOS DE EDUCACIÓN SECUNDARIA Y DE EDUCACIÓN TÉCNICO-PROFESIONAL. (Se establecen las condiciones para el otorgamiento de la efectividad).

PROYECTO DE LEY

Artículo 1º.- Los profesores interinos de Educación Secundaria y de Educación Técnico Profesional (UTU), que al 31 de diciembre de 2002, tengan por lo menos cinco años de actuación de docencia directa, continua o discontinua, adquirirán, una vez cumplidos los requisitos que se establecen en la presente ley, los derechos otorgados por la Ordenanza Nº 45 (Estatuto del Funcionario Docente de la Administración Nacional de Educación Pública), a los profesores graduados efectivos, en cuanto a la condición funcional.

Artículo 2º.- A los efectos de dar cumplimiento a lo establecido en el artículo 1º, establécense las siguientes categorías de docentes interinos de acuerdo a su antigüedad:

1) Más de quince años de actividad.

2) Entre nueve y quince años de actividad.

3) Entre cinco y ocho años de actividad.

Artículo 3º.- Los docentes interesados deberán cumplir con los requisitos que con fines de calificación reglamenten a tal efecto los respectivos Consejos, conforme con lo dispuesto por el artículo 6º del Capítulo III de la Ordenanza Nº 45.

Los docentes del grupo (1) estarán comprendidos en el literal a) del artículo 23 del Capítulo V de la mencionada Ordenanza, debiendo, a los efectos de su incorporación al escalafón, presentar carpeta de méritos que, adecuadamente evaluados determinarán el puntaje que los ubicará en el grado que corresponda.

Artículo 4º. Los docentes de los grupos (2) y (3) dispondrán de cuatro instancias consecutivas con intervalos de seis meses para lograr la efectividad de acuerdo a lo establecido en el artículo 3º estando los mismos comprendidos en los literales b) y c) respectivamente, de la mencionada norma.

Cumplidas estas instancias, quienes no alcancen los puntajes mínimos establecidos serán excluidos del subsistema y no podrán ser designados nuevamente tanto para cargos de docencia directa como indirecta, salvo aquellos casos que acrediten la obtención de título habilitante.

Artículo 5º.- Los profesores que pasan a la condición de efectivos, por aplicación del artículo 1º, percibirán sus haberes de acuerdo con el costo horario del grado escalafonal en que estén ubicados al 31 de diciembre de 2002, estándose a lo establecido en el artículo 27, Capítulo VI de la norma referida.

La actuación posterior a esa última fecha no generará derecho a ascensos escalafonales si no se ha dado cumplimiento a lo preceptuado por el artículo 3º de la presente ley.

Montevideo, 9 de diciembre de 2002.

JULIO C. SILVEIRA, Representante por Artigas, FRANCISCO ORTIZ, Representante por Treinta y Tres, NELSON BOSCH, Representante por Durazno, FERNANDO ARAÚJO, Representante por Rivera, ALBERTO PERDOMO, Representante por Canelones, ROBERTO ARRARTE FERNÁNDEZ, Representante por Rocha, LUIS ALBERTO LACALLE POU, Representante por Canelones, JAIME MARIO TROBO, Representante por Montevideo, RICARDO BEROIS QUINTEROS, Representante por Flores, JULIO CARDOZO FERREIRA, Representante por Tacuarembó.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La existencia de los profesores interinos, especialmente en el interior, ha permitido la extensión de la educación secundaria, dando cobertura con el Ciclo Básico a prácticamente toda la población en edad de cursarlo, cumpliendo así con el mandato constitucional.

Los esfuerzos desarrollados para facilitar la formación docente a través de los cursos dictados en los IFD del interior y la creación de los CERP -que se complementa con el esfuerzo realizado por la sociedad en los últimos años en materia edilicia y de equipamiento- no es suficiente para atender las necesidades del sistema, especialmente en asignaturas básicas.

Existe una masa importante de docentes en ejercicio, sin formación sistemática y sin título habilitante, pero con verdadera vocación y con destacada habilidad para la tarea educativa, que además han realizado actividades de actualización y capacitación, mayoritariamente fuera de la ANEP, ya que ésta poco ofrece en este sentido.

Los profesores interinos, incluso los vinculados al sistema de mucho tiempo atrás, no gozan de estabilidad laboral ya que pueden ser desplazados por efectivos o por titulados recién egresados, sin experiencia.

Existe aquí un elemento negativo para la actividad educativa, ya que la misma se ve resentida por la situación de inseguridad que sufren estos docentes, que han asistido con angustia a casos en que colegas con veinte años y más de actividad han quedado sin trabajo. Esta situación es un factor de desaliento de los esfuerzos para la superación personal. No pueden aspirar a ningún progreso profesional, ya que ni siquiera les es dada la oportunidad de pasar a la calidad de efectivos (aunque sin título).

En consecuencia, realizando la misma tarea que los efectivos, con las mismas exigencias y obligaciones, perciben una remuneración menor, sin posibilidades de progreso profesional, y sin que se reconozca su valioso aporte al sistema educativo.

Estos docentes que en el momento de ejercer su actividad le son útiles a la sociedad, no deben por tanto ser descartados por el sistema sin la oportunidad de probar sus actitudes para la tarea.

La importancia del problema, y su dilación en el tiempo nos llevan a la solución legal, a través de un sistema que asegure cristalinidad, otorgando las debidas garantías.

Entendemos que el presente proyecto no lesiona derechos adquiridos, reconoce el esfuerzo realizado, mejorando las condiciones en que se imparte la enseñanza por otorgar a quienes quedan comprendidos por la norma la tranquilidad mínima para hacerlo.

Montevideo, 9 de diciembre de 2002.

JULIO C. SILVEIRA, Representante por Artigas, FRANCISCO ORTIZ, Representante por Treinta y Tres, NELSON BOSCH, Representante por Durazno, FERNANDO ARAÚJO, Representante por Rivera, ALBERTO PERDOMO, Representante por Canelones, ROBERTO ARRARTE FERNÁNDEZ, Representante por Rocha, LUIS ALBERTO LACALLE POU, Representante por Canelones, JAIME MARIO TROBO, Representante por Montevideo, RICARDO BEROIS QUINTEROS, Representante por Flores, JULIO CARDOZO FERREIRA, Representante por Tacuarembó".

H) "PACIENTES AFECTADOS DE EPILEPSIA. (Normas para su tratamiento y protección).

PROYECTO DE LEY

CAPÍTULO I

DE LAS OBLIGACIONES DEL ESTADO

Artículo 1º.- El Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Salud Pública debe desarrollar programas sobre la epilepsia, que tendrán por objetivo:

A) Coordinar con los organismos de enseñanza pública y privada para instrumentar acciones educativas sobre las características de esta enfermedad con el fin de combatir las discriminaciones que generan la ignorancia y el prejuicio.

B) Llevar adelante campañas educativas destinadas a la comunidad en general y a grupos específicos tendientes a crear conciencia sobre la enfermedad, a alertar sobre la necesidad de pesquizar y realizar tratamiento oportuno y a evitar la discriminación de los pacientes.

C) Apoyar acciones de investigación y estudios clínicos y paraclínicos para despistar los casos sin diagnóstico.

Artículo 2º.- El Ministerio de Salud Pública debe relevar la cifra total y regional de los enfermos de epilepsia de todo el país y llevar la estadística de la totalidad de los mismos.

Artículo 3º.- El Ministerio de Salud Pública proveerá los medicamentos necesarios para el correcto tratamiento de la enfermedad, cuando se trate de pacientes con insuficiencia económica comprobada.

CAPÍTULO II

LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS PACIENTES AFECTADOS POR EL SÍNDROME DE EPILEPSIA

Artículo 4º.- Nadie puede ser discriminado en sus derechos humanos.

No podrá ser causal de despido o de demérito en el trabajo el padecimiento de alguna forma de epilepsia.

En los casos en que el puesto de trabajo o la modalidad laboral impliquen riesgo ante la aparición de síntomas o agravamiento de los ya existentes, se le asignará otro destino en la empresa en el que no existan tales riesgos.

Artículo 5º.- El médico tratante, preferentemente especializado en esta temática, extenderá certificado habilitante para aquellas actividades que el paciente se lo requiera (laborales, educativas y sociales).

En el certificado a que hace referencia el inciso anterior, el médico expondrá las actividades que considere riesgosas para el paciente según las características clínicas de la afección.

Artículo 6º.- Todo paciente epiléptico tiene derecho al libre ingreso a los centros de enseñanza de cualquier nivel y modalidad.

La epilepsia como tal, no puede ser obstáculo para su acceso a las actividades curriculares y extracurriculares.

Montevideo, 9 de diciembre de 2002.

RAMÓN LEGNANI, Representante por Canelones, GUILLERMO CHIFFLET, Representante por Montevideo, DAISY TOURNÉ, Representante por Montevideo, JOSÉ L. BLASINA, Representante por Montevideo, ORLANDO GIL SOLARES, Representante por Colonia, NORA CASTRO, Representante por Montevideo, JOSÉ HOMERO MELLO, Representante por Paysandú, CARLOS PITA, Representante por Montevideo, CARLOS BARÁIBAR, Representante por Montevideo, JOSÉ BAYARDI, Representante por Montevideo, DOREEN JAVIER IBARRA, Representante por Montevideo.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La epilepsia está constituida por un conjunto de síntomas cuya aparición ocupa largamente la historia de la humanidad, ya sea por su incidencia y afectación de personajes relevantes en las comunidades incluso de trascendencia histórica, ya sea por su presentación entre la población, con sintomatología más o menos florida que expone a quienes la padecen a la curiosidad pública, y en donde la ignorancia alimenta el miedo y el prejuicio, factores todos que generan conductas muchas veces irracionales y discriminatorias.

Entre las afecciones neurológicas se trata de un síndrome sumamente prevalente, ya que lo padecen una a tres personas de cada cien, aproximadamente.

"Es importante destacar que la epilepsia no es una enfermedad sino un conjunto de síntomas que se manifiestan por crisis repetidas generadas por las células nerviosas. Así como una cefalea puede tener muchas causas diferentes, la epilepsia es un síntoma que puede ser resultado de muchas enfermedades diferentes en el encéfalo. La epilepsia no es contagiosa". Lennart Gram y Moges Dam ("Epilepsia", Editorial Médica Panamericana, 1995).

"Aproximadamente en el 30% de los casos de epilepsia se puede hallar la causa (epilepsia sintomática u orgánica). Las causas pueden ser traumatismos de cráneo, una malformación congénita del encéfalo, falta de oxígeno durante el nacimiento, un tumor encefálico, un accidente cerebrovascular (hemorragia, isquemia), alcoholismo o algún otro factor conocido como las secuelas de encefalitis o meningitis. Las crisis epilépticas como resultado de algunas de estas causas a menudo comienzan en un grupo pequeño de células nerviosas que rodean el área afectada antes de extenderse a áreas más grandes del encéfalo". "La aparición y desarrollo de la crisis a menudo pueden conducir a la sospecha de epilepsia sintomática". Lennart Gram y Moges Dam ("Epilepsia", Editorial Médica Panamericana, 1995).

Las interpretaciones que realizan los pacientes y su entorno habitual u ocasional, ha dado y da lugar a situaciones sumamente dolorosas: por ejemplo, la altísima discriminación que sufren en ambientes educativos (establecimientos de primaria y enseñanza media, públicos y privados), laborales y sociales en general.

Los relatos de quienes padecen aspectos visibles de esta enfermedad están repletos de actos discriminatorios, vejatorios y de perjuicios laborales y económicos, originados fundamentalmente en la ignorancia y prejuicio del entorno social.

Se trata de una enfermedad que afecta a un porcentaje de la población estimado entre un 1% a 3% (estarían diagnosticados unos cincuenta mil enfermos en Uruguay, y existiría otro tanto sin diagnóstico) cifra que está en constante aumento a consecuencia de la alta tasa de accidentes de tránsito en el Uruguay.

Es elevado el número de personas que por sus actividades laborales (docentes, personal de salud, trabajadores sociales, personal de vigilancia, policías e inspectores que trabajan en la vía pública, etcétera), entran en contacto con mucho público y por lo tanto tienen mayores probabilidades de entrar en contacto con quienes padecen alguna forma de epilepsia. Para que tengan una conducta correcta ante el enfermo deben estar adecuadamente informados.

En las circunstancias actuales los costos de los estudios y tratamientos especializados, constituyen un impedimento para el acceso a ellos de una porción importante de la población.

Esta situación largamente padecida por quienes sufren este tipo de enfermedad, está señalando una omisión del Estado y de la sociedad en su conjunto que se tiende a subsanar a través del presente proyecto de ley.

Montevideo, 9 de diciembre de 2002.

RAMÓN LEGNANI, Representante por Canelones, GUILLERMO CHIFFLET, Representante por Montevideo, DAISY TOURNÉ, Representante por Montevideo, JOSÉ L. BLASINA, Representante por Montevideo, ORLANDO GIL SOLARES, Representante por Colonia, NORA CASTRO, Representante por Montevideo, JOSÉ HOMERO MELLO, Representante por Paysandú, CARLOS PITA, Representante por Montevideo, CARLOS BARÁIBAR, Representante por Montevideo, JOSÉ BAYARDI, Representante por Montevideo, DOREEN JAVIER IBARRA, Representante por Montevideo".

4.-    Exposiciones escritas.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Está abierto el acto.

(Es la hora 15)

——Dese cuenta de las exposiciones escritas.

(Se lee:)

"El señor Representante Daniel García Pintos solicita se curse una exposición escrita a al Ministerio de Educación y Cultura, y por su intermedio al Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública y al Consejo de Educación Primaria, y al Instituto Nacional del Menor, sobre la posibilidad de instrumentar un régimen de internado en la Escuela Nº 34 del departamento de Lavalleja para niños asistidos en hogares del INAME. C/27/000

El señor Representante Roque Arregui solicita se cursen las siguientes exposiciones escritas:

La señora Representante María Alejandra Rivero Saralegui solicita se cursen las siguientes exposiciones escritas:

El señor Representante Jaime Mario Trobo solicita se curse una exposición escrita a la Presidencia de la República; a los Ministerios de Salud Pública; de Relaciones Exteriores, para su remisión a la Embajada en nuestro país de los Estados Unidos de América; y de Defensa Nacional, y por su intermedio a la Casa Militar de la Presidencia de la República; a la Dirección Técnica y Operativa Permanente del Sistema Nacional de Emergencias; a las Comisiones de Defensa Nacional de ambas ramas del Poder Legislativo; de Salud Pública de la Cámara de Senadores y de Salud Pública y Asistencia Social de la Cámara de Representantes, sobre la posibilidad de concretar la cooperación ofrecida por el Programa de Asistencia Humanitaria del Comando Sur de los Estados Unidos para la previsión y acción frente a situaciones de emergencia. C/27/000

El señor Representante Guzmán Acosta y Lara solicita se curse una exposición escrita al Ministerio de Educación y Cultura, con destino al Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública, al Consejo de Educación Secundaria y a la Dirección del Liceo de Blanquillo; a la Junta Departamental de Durazno y a la Junta Local de Blanquillo, relacionada con la necesidad de habilitar cursos de 5º y 6º año de bachillerato en el mencionado centro de estudios. C/27/000

El señor Representante Ricardo Castromán Rodríguez solicita se curse una exposición escrita al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente; y por su intermedio a la Comisión Honoraria Pro Erradicación de la Vivienda Rural Insalubre; a la Intendencia Municipal de Río Negro y a las Juntas Departamentales de todo el país, acerca de la presunta suspensión de las obras y gestiones de la citada Comisión Honoraria en el medio rural. C/27/000

El señor Representante Jorge Chápper solicita se curse una exposición escrita al Ministerio de Educación y Cultura, y por su intermedio al Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública y al Consejo de Educación Secundaria; y a las gremiales de funcionarios docentes y no docentes de Enseñanza Secundaria, referente al pago de licencias no gozadas. C/27/000"

——Se votarán oportunamente.

5.-      Inasistencias anteriores.

Dese cuenta de las inasistencias anteriores.

(Se lee:)

"Representantes que no concurrieron a las Comisiones citadas:

Miércoles 4 de diciembre

ASUNTOS INTERNACIONALES

Con aviso: Arturo Heber Füllgraff y Julio Luis Sanguinetti.

GANADERÍA, AGRICULTURA Y PESCA

Con aviso: Ricardo Falero.

INDUSTRIA, ENERGÍA Y MINERÍA

Con aviso: Alberto Perdomo.

PRESUPUESTOS

Con aviso: Arturo Lamancha Bravo y Ricardo Recuero Riagno.

TRANSPORTE, COMUNICACIONES Y OBRAS PÚBLICAS

Con aviso: Juan Justo Amaro Cedrés, Martha Montaner y Óscar Magurno.

VIVIENDA, TERRITORIO Y MEDIO AMBIENTE

Con aviso: Darío Pérez.

ESPECIAL DE SEGURIDAD CIUDADANA

Con aviso: Alberto Scavarelli, Margarita Percovich y Walter Vener Carboni.

Jueves 5 de diciembre

CONSTITUCIÓN, CÓDIGOS, LEGISLACIÓN GENERAL Y ADMINISTRACIÓN

Con aviso: Jorge Zas Fernández y Margarita Percovich.

SALUD PÚBLICA Y ASISTENCIA SOCIAL

Con aviso: Orlando Gil Solares.

ESPECIAL CON FINES LEGISLATIVOS SOBRE LAS SITUACIONES DE POBREZA

Con aviso: Alberto Scavarelli y Glenda Rondán.

ESPECIAL DE GÉNERO Y EQUIDAD

Con aviso: Glenda Rondán y Margarita Percovich.

ESPECIAL DE SEGURIDAD CIUDADANA

Con aviso: Jaime Mario Trobo, José Luis Veiga Nicolau, Julio C. Silveira y Margarita Percovich.

Sin aviso: Alberto Scavarelli, Daisy Tourné, Daniel García Pintos, Felipe Michelini y Nelson Bosch.

Lunes 9 de diciembre

LEGISLACIÓN DEL TRABAJO

Con aviso: Víctor Rossi.

ESPECIAL CON EL COMETIDO DE ANALIZAR LA PROBLEMÁTICA DEL DEPORTE Y DE LA JUVENTUD

Con aviso: Julio Lara, Óscar Magurno y Stella Tucuna".

6.-     Exposiciones escritas.

——Habiendo número, está abierta la sesión.

Se va a votar el trámite de las exposiciones escritas de que se dio cuenta.

(Se vota)

——Cuarenta y nueve en cincuenta: AFIRMATIVA.

(Texto de las exposiciones escritas:)

1) Exposición del señor Representante Daniel García Pintos al Ministerio de Educación y Cultura, y por su intermedio al Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública y al Consejo de Educación Primaria, y al Instituto Nacional del Menor, sobre la posibilidad de instrumentar un régimen de internado en la Escuela Nº 34 del departamento de Lavalleja para niños asistidos en hogares del INAME.

"Montevideo, 4 de diciembre de 2002. Señor Presidente de la Cámara de Representantes, Guillermo Álvarez. Amparados en las facultades que nos confiere el artículo 155 del Reglamento de la Cámara de Representantes, solicitamos que se curse la presente exposición escrita al Ministerio de Educación y Cultura, con destino al Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), al Consejo de Educación Primaria y al Instituto Nacional del Menor (INAME). Recientemente, el señor Edil Eduardo Ayala planteó en la Junta Departamental de Lavalleja distintos aspectos referidos al convenio firmado, el 20 de noviembre de 1991, entre ANEP y el INAME. Dicho convenio propendía a realizar acciones educativas de carácter preventivo frente a potenciales situaciones de riesgo social, mediante una experiencia piloto en determinadas escuelas rurales, a las que también concurrirían niños pertenecientes al INAME. Compartimos el planteamiento, ya que por dicho convenio, se posibilita el brindar a niños en situaciones de abandono, hogares sustitutos y, a la vez, el estimular en ellos aptitudes que los habiliten para un correcto desempeño en la sociedad. Pese a los objetivos trazados y a las obligaciones de ambas partes, el convenio, por distintos motivos, no se concretó. El 7 de mayo de 1998, el entonces Director del Consejo de Educación Primaria, maestro Sirio Nadruz, luego de recorrer el departamento de Lavalleja y, en especial, la Escuela Rural Nº 34, planteó la posibilidad de aplicar el convenio mediante el régimen de internado. Por Oficio Nº 124, de 15 de mayo de 1998, se certificó la aceptación, lo que motivó la realización de distintas mejoras para adecuar el edificio, como, por ejemplo, dormitorios, ducheros y lavamanos, entre otros. Esas obras fueron inauguradas el 16 de febrero de 2001, con la presencia de autoridades nacionales y departamentales. Asimismo, en el año 1999, la señora Inspectora Departamental de Lavalleja, maestra Luz del Alba Baz, sugirió una experiencia alternativa que se realiza con la Jefatura Departamental del INAME. Con gran esfuerzo de la Intendencia Municipal de Lavalleja, de la Jefatura de Policía, de la Jefatura Departamental del INAME, de la Inspección Departamental de Educación Primaria y de la Comisión de Fomento de la Escuela Nº 34, se inició la integración escolar de ocho niños del INAME, que viajaban diariamente a la escuela en vehículos de los organismos antes mencionados. La evaluación de esa experiencia ha sido ampliamente favorable, se obtuvo un excelente resultado, principalmente para los niños. Durante el año 2002 viajaron esos ocho niños a la Escuela Nº 34, regresando todos los días, al finalizar la jornada, a la ciudad de Minas. Tal procedimiento, que se hace diariamente, ocasiona diversos gastos, como por ejemplo, el uso del vehículo, combustible y el personal afectado, entre otros. Entonces, teniendo en cuenta el resultado positivo que se ha obtenido, -lo que ha sido ratificado por el Jefe Departamental del INAME, maestro Líber Siri y la mencionada Inspectora maestra Baz- requerimos que se asignen los recursos afectados, a fin de dotar al local escolar de la infraestructura necesaria para que, hasta doce niños, puedan permanecer en régimen de internado, de lunes a viernes, y que regresen a la ciudad de Minas al culminar las tareas del viernes. Apoyando al señor Edil Ayala, solicitamos a las autoridades competentes que estudien la posibilidad de implantar este régimen de internado semanal en el año 2003. Ello constituiría un invalorable aporte, para un futuro mejor, para los niños indicados, e incluso, una mejor utilización de los recursos económicos. Llegue nuestro reconocimiento a las autoridades departamentales y a la Comisión de Fomento, que tanto esfuerzo han realizado. Por lo expuesto, reiteramos, entonces, la solicitud de estudiar los apoyos oficiales a brindar a ese noble emprendimiento, dirigido a niños que carecen del debido entorno familiar y que ansían integrarse a una sociedad, que necesita una juventud debidamente preparada, para enfrentar adecuadamente los requerimientos del futuro. Saludamos al señor Presidente muy atentamente. DANIEL GARCÍA PINTOS, Representante por Montevideo".

2) Exposición del señor Representante Roque Arregui al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, relacionada con incumplimientos laborales por parte de empresas adjudicatarias de obras en llamados a licitación formulados por el Estado.

"Montevideo, 4 de diciembre de 2002. Señor Presidente de la Cámara de Representantes, Guillermo Álvarez. Amparados en las facultades que nos confiere el artículo 155 del Reglamento de la Cámara de Representantes, solicitamos que se curse la presente exposición escrita al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. En la ciudad de Mercedes, del departamento de Soriano, se han registrado situaciones de incumplimiento laboral, por parte de empresas constructoras que son adjudicatarias de obras adjudicadas por llamados a licitación formulados por el Estado. La empresa Filso S.A. fue adjudicataria de la construcción de viviendas para pasivos, impulsadas por el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente y el Banco de Previsión Social (BPS). Los trabajadores de dicha empresa no han percibido sus salarios y no se han hecho los aportes correspondientes a los jornales realmente trabajados. La empresa Raliser S.A. fue adjudicataria de la realización de obras de ampliación en el Liceo Nº 2, Luis Alberto Zanzi, y también se plantearon problemas con los aportes vertidos por la empresa. Ante esas situaciones solicitamos un severo control de las obligaciones laborales y previsionales que tienen las empresas que son contratadas por el Estado para la realización de obras. Saludamos al señor Presidente muy atentamente. ROQUE ARREGUI, Representante por Soriano".

3) Exposición del señor Representante Roque Arregui al Ministerio de Educación y Cultura, con destino al Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública, para su remisión al Consejo de Educación Técnico – Profesional, acerca de la incorporación de cursos de especialización en la Escuela Técnica "Pedro Blanes Viale" de la ciudad de Mercedes, departamento de Soriano.

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002. Señor Presidente de la Cámara de Representantes, Guillermo Álvarez. Amparado en las facultades que me confiere el artículo 155 del Reglamento de la Cámara de Representantes, solicito que se curse la presente exposición escrita al Ministerio de Educación y Cultura, con destino al Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), para su remisión al Consejo de Educación Técnico-Profesional. En la Escuela Técnica Pedro Blanes Viale de la ciudad de Mercedes, del departamento de Soriano, un grupo de alumnos ha culminado el curso básico de costura. Para promover la especialización el Consejo de Educación Técnico-Profesional (UTU), ha instrumentado un curso de confección de ropa de bebé y de niño. Ante el importante número de alumnos que se inclina por la especialización en modistería, solicito que se apruebe, además, ese curso. Saludo al señor Presidente muy atentamente. ROQUE ARREGUI, Representante por Soriano".

4) Exposición del señor Representante Roque Arregui a los Ministerios de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente y de Economía y Finanzas, referente a la entrega de las partidas necesarias para el cumplimiento de los planes de vivienda de MEVIR.

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002. Señor Presidente de la Cámara de Representantes, Guillermo Álvarez. Amparados en las facultades que nos confiere el artículo 155 del Reglamento de la Cámara de Representantes, solicitamos que se curse la presente exposición escrita a los Ministerios de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, y de Economía y Finanzas. La Comisión Honoraria Pro Erradicación de la Vivienda Rural Insalubre (MEVIR) ha cumplido su obra en la erradicación de la vivienda insalubre rural, proporcionando una vivienda digna para la radicación de la familia a su medio, en la valorización del esfuerzo colectivo para la búsqueda de soluciones, en la dignificación del ser humano y en la consolidación de la familia. Desde el punto de vista económico, ha mostrado una gran eficiencia en la administración de los recursos que se le han confiado ejecutar. Lamentablemente, y debido a los grandes recortes que se le viene aplicando en la entrega de los recursos, MEVIR viene sufriendo las consecuencias, y por la vía de los hechos la propia existencia del organismo está en juego. De continuar esa situación, no se podrán iniciar nuevos planes de viviendas ni se podrán mantener los puestos de trabajo directamente vinculados a MEVIR, se verán perjudicadas las unidades productivas y las empresas que abastecen de los insumos necesarios, como asimismo, se perderá un valioso capital humano calificado, comprometido con el organismo. En función a lo expuesto, solicitamos se revierta a la brevedad esa situación, entregándose en forma fluida las partidas que se requieren para poder continuar con los proyectos y planes previstos. Achicar en la construcción, significa profundizar la crisis. Saludamos al señor Presidente muy atentamente. ROQUE ARREGUI, Representante por Soriano".

5) Exposición del señor Representante Roque Arregui al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca sobre el control de calidad de la papa para semilla.

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002. Señor Presidente de la Cámara de Representantes, Guillermo Álvarez. Amparados en las facultades que nos confiere el artículo 155 del Reglamento de la Cámara de Representantes, solicitamos que se curse la presente exposición escrita al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. De acuerdo a información proporcionada por productores, papa de semilla importada desde Canadá y que se vendió a principios de año, ha ocasionado pérdidas en las cosechas, con los correspondientes perjuicios económicos. A efectos de que la mala calidad de la papa de semilla, no provoque resultados negativos, solicitamos un riguroso control de la calidad de la misma. Saludamos al señor Presidente muy atentamente. ROQUE ARREGUI, Representante por Soriano".

6) Exposición del señor Representante Roque Arregui al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, relacionada con la autorización para el uso de productos químicos que se destinan al sector agropecuario.

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002. Señor Presidente de la Cámara de Representantes, Guillermo Álvarez. Amparados en las facultades que nos confiere el artículo 155 del Reglamento de la Cámara de Representantes, solicitamos que se curse la presente exposición escrita al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. El uso de determinados productos químicos en el sector agropecuario, que se emplean como herbicidas, fungicidas y otros, puede ocasionar serios riesgos a la salud humana y afectar el equilibrio ecológico. A medida que se van conociendo consecuencias negativas de muchos de esos productos, se prohíbe su uso en países desarrollados. Llega a acontecer, que en países donde se producen, se prohíbe su uso en el lugar pero, sin embargo, se exportan a países subdesarrollados. Por lo expuesto, solicitamos un riguroso estudio y control en la expedición de autorizaciones de empleo de los productos químicos que se destinan al sector agropecuario. Saludamos al señor Presidente muy atentamente. ROQUE ARREGUI, Representante por Soriano".

7) Exposición de la señora Representante María Alejandra Rivero Saralegui al Ministerio de Educación y Cultura, con destino al Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública, acerca de la adjudicación de un vehículo para el transporte de estudiantes a la Comisión de Vecinos de la localidad de Lago Merín, departamento de Cerro Largo.

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002. Señor Presidente de la Cámara de Representantes, Guillermo Álvarez. Amparados en las facultades que nos confiere el artículo 155 del Reglamento de la Cámara de Representantes, solicitamos que se curse la presente exposición escrita al Ministerio de Educación y Cultura, con destino al Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP). Trasmitimos la solicitud que se nos hizo llegar por parte de la Comisión de Vecinos del Balneario Lago Merín, del departamento de Cerro Largo. Esa Comisión cuenta con personería jurídica. Nos solicita un vehículo mediante donación o que se le adjudique uno a su cargo y administración. Ese vehículo se utilizaría para el traslado de estudiantes desde el balneario Lago Merín hasta la ciudad de Río Branco, del departamento de Cerro Largo. Es de notoria necesidad para los estudiantes, ya que no hay líneas de transporte colectivo que se adecuen a los horarios escolares. Asimismo, debido a la situación económica por la que atraviesa la población de la zona, se abaratarían los costos para las familias locales. Por lo expuesto, solicitamos que se realicen los tramites correspondientes para que, dentro de las posibilidades, se ponga en práctica nuestra solicitud. Saludamos al señor Presidente muy atentamente. MARÍA ALEJANDRA RIVERO SARALEGUI, Representante por Cerro Largo".

8) Exposición de la señora Representante María Alejandra Rivero Saralegui al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, con destino a la Comisión Honoraria Pro Erradicación de la Vivienda Rural Insalubre, referente a la concreción de los planes de vivienda de MEVIR en la localidad de Tupambaé, departamento de Cerro Largo.

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002. Señor Presidente de la Cámara de Representantes, Guillermo Álvarez. Amparados en las facultades que nos confiere el artículo 155 del Reglamento de la Cámara de Representantes, solicitamos que se curse la presente exposición escrita al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, y a la Comisión Honoraria Pro Erradicación de la Vivienda Rural Insalubre (MEVIR). Queremos hacer conocer la preocupación de participantes del plan MEVIR, del pueblo de Tupambaé, del departamento de Cerro Largo, que tiene, aproximadamente, unos 1.000 habitantes. La misma se basa en la reducción de los programas de MEVIR, en los que a principios del año 2000, estaba estipulado construir un número mayor a 2.500 viviendas, simultáneamente, en más de 40 programas. Eso significaría entregar 1.200 unidades habitacionales por año. La reducción llega a un punto tal que, en diciembre de 2002, se construyeron 600 viviendas en unos 20 programas. Dentro de esos recortes se ve afectado el pueblo de Tupambaé. Hasta el momento se han puesto en práctica dos planes: el primero en el año 1976, con 26 viviendas y el segundo en el año 2000, con 56 viviendas. En el momento, se ha planificado un tercer plan en el que hay 35 personas anotadas, quienes esperan con mucho entusiasmo llegar al sueño de la vivienda propia y, por ende, mejorar su calidad de vida. Por lo expuesto, solicitamos que se tenga en cuenta a las personas afectadas por la no implementación del plan correspondiente de MEVIR. Desde ya agradecemos una respuesta afirmativa. Anexamos petición, firma y cédula de identidad de integrantes de la Comisión Local y participantes del plan MEVIR Tupambaé II. Saludamos al señor Presidente muy atentamente. MARÍA ALEJANDRA RIVERO SARALEGUI, Representante por Cerro Largo".

9) Exposición del señor Representante Jaime Mario Trobo a la Presidencia de la República; a los Ministerios de Salud Pública; de Relaciones Exteriores, para su remisión a la Embajada en nuestro país de los Estados Unidos de América; y de Defensa Nacional, y por su intermedio a la Casa Militar de la Presidencia de la República; a la Dirección Técnica y Operativa Permanente del Sistema Nacional de Emergencias; a las Comisiones de Defensa Nacional de ambas ramas del Poder Legislativo; de Salud Pública de la Cámara de Senadores y de Salud Pública y Asistencia Social de la Cámara de Representantes, sobre la posibilidad de concretar la cooperación ofrecida por el Programa de Asistencia Humanitaria del Comando Sur de los Estados Unidos para la previsión y acción frente a situaciones de emergencia.

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002. Señor Presidente de la Cámara de Representantes, Guillermo Álvarez. Amparados en las facultades que nos confiere el artículo 155 del Reglamento de la Cámara de Representantes, solicitamos que se curse la presente exposición escrita a la Secretaría de la Presidencia de la República y, por su intermedio, a la Casa Militar; a los Ministerios de Defensa Nacional, de Salud Pública y de Relaciones Exteriores, con destino a la Embajada de los Estados Unidos de América; a la Dirección Técnica y Operativa Permanente del Sistema Nacional de Emergencias; a la Cámara de Senadores, con destino a las Comisiones de Defensa Nacional, y de Salud Pública; y a las Comisiones de Defensa Nacional y de Salud Pública y Asistencia Social de la Cámara de Representantes. El jueves 5 de diciembre, visitaron nuestro país, técnicos integrantes del Programa de Asistencia Humanitaria del Comando Sur de los Estados Unidos de América. En oportunidad de una reunión en la cual autoridades del Ministerio de Defensa Nacional, del Ministerio de Salud Pública, del Sistema Nacional de Emergencias de la Presidencia de la República, así como representantes parlamentarios de diferentes partidos políticos, pudimos tomar contacto con las acciones de cooperación a las que nuestro país puede aspirar y conocimos el alcance de los apoyos brindados a otros países de la región. Resulta de singular importancia poder contar con asistencia en la prevención de desastres, desarrollando al máximo la capacidad de coordinación que tienen los organismos nacionales, en el marco del Sistema Nacional de Emergencias. Sin duda, la experiencia recogida en otros países, especialmente en aquellos que habitualmente son aquejados por fenómenos climáticos, movimientos sísmicos y otros, puede constituirse en un apoyo importante, fortaleciendo la capacidad para enfrentar situaciones de emergencia, que en cualquier momento pueden generarse. El Uruguay ha demostrado una gran capacidad de respuesta ante situaciones de emergencia que han generado gran conmoción, ejemplo de ello es la atención desplegada en zonas inundadas, con una rápida y eficaz respuesta, como también ante el desastre del petrolero San Jorge y ante los tornados que afectaron el departamento de Canelones en el correr del año 2001. No obstante, es necesario que se procure mejorar la eficacia en la respuesta, así como contar con equipamiento almacenado para satisfacer la urgente demanda de ciertos materiales y actualizar manuales e instructivos necesarios, sobre la base de una afinada coordinación. La visita, que consideramos altamente positiva, reveló el interés del Programa de Asistencia Humanitaria del Comando Sur de los Estados Unidos, de colaborar con nuestro país en la previsión y en la acción frente a situaciones de emergencia, así como en la posibilidad de apoyar el diseño y la instalación de un Centro de Operaciones de Emergencia. Asimismo, ha sido oportunidad propicia para destacar a los visitantes, así como al Jefe de la Oficina de Cooperación de Defensa de la Embajada de los Estados Unidos de América, la importancia geopolítica y la inmejorable ubicación geográfica que Uruguay tiene para constituirse en sede de un centro de acopio de equipamiento para emergencias en la región de la cuenca del Río de la Plata. Expresamos nuestra aspiración a que se concrete la cooperación ofrecida, por lo que estimamos de suma importancia que las autoridades competentes, relacionadas con el Sistema Nacional de Emergencias, procedan a formalizar las correspondientes solicitudes. Saludamos al señor Presidente muy atentamente. JAIME MARIO TROBO, Representante por Montevideo".

10) Exposición del señor Representante Guzmán Acosta y Lara al Ministerio de Educación y Cultura, con destino al Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública, al Consejo de Educación Secundaria y a la Dirección del Liceo de Blanquillo; a la Junta Departamental de Durazno y a la Junta Local de Blanquillo, relacionada con la necesidad de habilitar cursos de 5º y 6º año de bachillerato en el mencionado centro de estudios.

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002. Señor Presidente de la Cámara de Representantes, Guillermo Álvarez. Amparados en las facultades que nos confiere el artículo 155 del Reglamento de la Cámara de Representantes, solicitamos que se curse la presente exposición escrita al Ministerio de Educación y Cultura, con destino al Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), al Consejo de Educación Secundaria y al Liceo de Blanquillo, del departamento de Durazno; a la Junta Departamental de Durazno y a la Intendencia Municipal de Durazno, con destino a la Junta Local de Blanquillo. Ante la solicitud por escrito y acompañada de las respectivas firmas y números de los documentos de identidad, que nos hicieran llegar los vecinos y la Comisión de Padres de Alumnos del Liceo de la localidad de Blanquillo, en el departamento de Durazno, hemos entendido correcto acompañar dicha solicitud por considerar que es de recibo y que responde a un justo planteo. En dicho centro educativo se cursa hasta 4to. año de liceo, lo que origina un grave perjuicio no solo para los jóvenes estudiantes sino, también, para sus familias. La grave crisis social que se está viviendo en el país, no es ajena a nuestro departamento donde el desempleo estructural alcanza al 40% de la población económicamente activa. Esta situación se siente con mayor fuerza en el interior rural de Durazno, donde se encuentra ubicada la localidad de Blanquillo. Esos jóvenes y sus familias carecen de recursos para continuar sus estudios secundarios fuera de su lugar de residencia. Hoy, para cursar 5to. y 6to. año de bachillerato deben trasladarse decenas de kilómetros. Los padres de los alumnos están reclamando a las autoridades de ANEP y del Consejo de Educación Secundaria que se habilite un 5to. año opción humanística y otro opción biológica. Más allá de ese planteo, al que damos estado parlamentario, consideramos que es necesario habilitar un 6to. año, de manera que se pueda completar el bachillerato en la zona de residencia. No podemos condenar a esos jóvenes a ver truncadas sus posibilidades de estudiar y de formarse, máxime cuando sabemos que para acceder a cualquier tipo de trabajo con ciertas expectativas de futuro y de estabilidad, lo mínimo que se requiere es tener completo el bachillerato. Conocemos las enormes dificultades presupuestales por las que atraviesa ANEP, como todos los organismos del Estado, pero también sabemos que no es posible que esas situaciones se sigan extendiendo en el tiempo con los perjuicios directos que originan. Por lo expuesto, exhortamos a las autoridades de ANEP y del Consejo de Educación Secundaria que estudien este planteo, y se considere la posibilidad de acceder, a la brevedad, a lo que se solicita. Sería bueno que el próximo año lectivo pudiera ponerse en práctica esa medida y que los jóvenes de Blanquillo puedan estudiar y formarse con igualdad de oportunidades como las que se ofrecen en otras zonas y departamentos del país. Saludamos al señor Presidente muy atentamente. GUZMÁN ACOSTA Y LARA, Representante por Durazno".

11) Exposición del señor Representante Ricardo Castromán Rodríguez al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente; y por su intermedio a la Comisión Honoraria Pro Erradicación de la Vivienda Rural Insalubre; a la Intendencia Municipal de Río Negro y a las Juntas Departamentales de todo el país, acerca de la presunta suspensión de las obras y gestiones de la citada Comisión Honoraria en el medio rural.

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002. Señor Presidente de la Cámara de Representantes, Guillermo Álvarez. Amparados en las facultades que nos confiere el artículo 155 del Reglamento de la Cámara de Representantes, solicitamos que se curse la presente exposición escrita al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, a la Comisión Honoraria Pro Erradicación de la Vivienda Rural Insalubre (MEVIR), a la Intendencia Municipal de Río Negro y a las Juntas Departamentales. Hemos recibido innumerable cantidad de firmas de vecinos de distintos departamentos del país, de pequeños centros poblados del Uruguay profundo, quienes, con mucha preocupación, alarmados e incrédulos ante rumores, -que por lo menos en el interior del país suenan con mucha fuerza-, de que existiría la intención de las autoridades de Gobierno, de suspender las obras y gestiones que realiza MEVIR, en el medio rural. Es bueno recordar que este Parlamento votó, en el presupuesto quinquenal del país, de gastos e inversiones, las partidas correspondientes para que el organismo al que hacemos referencia, pueda cumplir con los planes de construcción de soluciones habitacionales que oportunamente se promovieron por parte de las autoridades. Sin dudarlo, aun en la situación de crisis y de emergencia que vive el país, creemos que en nuestro Uruguay se expresa, por parte de los integrantes del Gobierno, que el campo debe ser la locomotora que tirará de la economía, una vez generada la riqueza, para sacar a la República del pantano en que se encuentra, ya que es la producción agropecuaria la que proporciona los recursos para solventar la formidable obra de MEVIR. Por eso nos parece que, necesariamente, debemos estrechar filas. En primer lugar, para defender al organismo y en segundo lugar, porque su obra, a lo largo y ancho del país, habla por sí sola, de la imperiosa e imprescindible necesidad de que MEVIR, continúe con la tarea de erradicar la vivienda insalubre en el medio rural uruguayo; y por todo lo que significa en lo social, en lo laboral y en el afincamiento de las familias en el campo uruguayo, que tanta falta hace en tiempos de emergencia social y económica en el país. Por esas razones, aspiramos a que el Gobierno busque y otorgue los recursos necesarios para que este instituto siga cumpliendo con sus compromisos de construcción de viviendas en distintos lugares del país. En la seguridad de que el planteo será considerado, solicitamos a todas las Juntas Departamentales -de entenderlo pertinente- el apoyo a lo expuesto. Saludamos al señor Presidente muy atentamente. RICARDO CASTROMÁN RODRÍGUEZ, Representante por Río Negro".

12) Exposición del señor Representante Jorge Chápper al Ministerio de Educación y Cultura, y por su intermedio al Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública y al Consejo de Educación Secundaria; y a las gremiales de funcionarios docentes y no docentes de Enseñanza Secundaria, referente al pago de licencias no gozadas.

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002. Señor Presidente de la Cámara de Representantes, Guillermo Álvarez. Amparado en las facultades que me confiere el artículo 155 del Reglamento de la Cámara de Representantes, solicito que se curse la presente exposición escrita al Ministerio de Educación y Cultura y, por su intermedio, al Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y al Consejo de Educación Secundaria, y a las gremiales de los funcionarios docentes y no docentes de enseñanza secundaria. Funcionarios docentes y no docentes del Consejo de Educación Secundaria amparados en la Ley Nº 16.017, de 20 de enero de 1989, (modificativa de la Ley Nº 7.812, de 16 de enero de 1925); en la Ley Nº 16.584, de 22 de setiembre de 1994, y en la Ley Nº 17.242, de 20 de junio de 2000, han usufructuado de las licencias que otorgan dichas leyes. Alguna de ellas, en particular la Ley Nº 17.242 fue reglamentada por ANEP siendo comunicado por la Resolución Nº 72 del Acta Nº 53, de 27 de julio de 2000, Ordenanza Nº 45, Estatuto del Funcionario Docente, Complemento Nº 7. En ella se resaltaba el interés público de dicha norma, resolviéndose que las funcionarias que se ampararen en dicha ley para realizarse exámenes de Papanicolau o radiografías mamarias gozarían, luego de exhibir la documentación correspondiente de la realización de dichos estudios, de un día de licencia con goce de sueldo como lo fija la ley. Ampliando esa reglamentación, el Consejo de Educación Secundaria en la Circular Nº 2441, de 19 de setiembre de 2000, comunicó lo resuelto en la Sesión Nº 48 de ese Consejo, que hace referencia a lo prescrito por la mencionada Ley Nº 17.242, y difundió su resolución como Segundo Complemento del Estatuto del Funcionario No Docente y 7mo. Complemento del Estatuto del Funcionario Docente. Para sorpresa de esas personas, el ampararse a esas normas les ha ocasionado perjuicios de carácter económico: concretamente, el Consejo no les abona el presentismo. Sabido es que ninguna disposición administrativa de ente autónomo, servicio descentralizado o Consejo alguno, puede desconocer lo dispuesto por una ley, que sin más, necesariamente debe cumplirse. Esos días de asueto que se generan al amparo de las leyes mencionadas que, por otra parte, establecen claramente que son con goce de sueldo, no inhiben al funcionario a percibir todos los derechos salariales, entre ellos el presentismo. Por lo expuesto, solicito que a todos los funcionarios y funcionarias, que no han percibido su presentismo correspondiente al primer período del año lectivo en curso, que, amparados en los derechos que por ley se les ha otorgado, mencionados ut-supra, sean reconsiderados, haciéndoles efectivo su correspondiente pago. Saludo al señor Presidente muy atentamente. JORGE CHÁPPER, Representante por San José".

7.-     Comisión Investigadora sobre diversas actuaciones relacionadas con el sistema financiero y bancario. (Prórroga de plazo y autorización para reunirse durante el receso).

——Dese cuenta de una moción presentada por los señores Diputados Argenzio, Berois Quinteros, Bayardi, Fernández Chaves, Sendic, Mieres y Gabriel Pais.

(Se lee:)

"Mocionamos para que se prorrogue hasta el 12 de marzo de 2003 el plazo de que dispone la Comisión Investigadora sobre diversas actuaciones relacionadas con el sistema financiero y bancario y para que se la autorice a reunirse durante el período de receso parlamentario".

——En discusión.

La Mesa aclara que se necesitan cincuenta votos conformes para aprobar esta moción.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Cincuenta y dos en cincuenta y tres: AFIRMATIVA.

8.-      Licencias.

Integración de la Cámara.

Dese cuenta del informe de la Comisión de Asuntos Internos relativo a la integración del Cuerpo.

(Se lee:)

"La Comisión de Asuntos Internos aconseja a la Cámara aprobar las siguientes solicitudes de licencia:

Del señor Representante Edgar Bellomo, por motivos personales, inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, por el día 10 de diciembre de 2002, convocándose al suplente correspondiente siguiente, señor Eduardo Lay Álvez.

Del señor Representante Arturo Heber Füllgraff, por motivos personales, inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, por el día 11 de diciembre de 2002, convocándose al suplente correspondiente siguiente, señor Antonio López.

Del señor Representante Víctor Rossi, por motivos personales, inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, por el día 10 de diciembre de 2002, convocándose al suplente siguiente, señor Humberto Ruocco.

Del señor Representante Brum Canet, por motivos personales, inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, por el día 10 de diciembre de 2002, convocándose al suplente siguiente, señor Jorge Patrone.

Del señor Representante Carlos Baráibar, por motivos personales, inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, por el día 10 de diciembre de 2002, convocándose a la suplente siguiente, señora Daniela Payssé.

Del señor Representante Artigas Melgarejo, por enfermedad, literal A) del artículo único de la Ley Nº 16.465, por el período comprendido entre los días 10 y 26 de diciembre de 2002, convocándose al suplente correspondiente siguiente, señor Carlos Riverós.

Del señor Representante Ronald Pais, por motivos personales, inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, por el período comprendido entre los días 10 y 11 de diciembre de 2002, convocándose al suplente siguiente, señor Miguel Dicancro.

Del señor Representante, Daniel Bianchi, en virtud de obligaciones notorias cuyo cumplimiento resulta inherente a su representación política, literal C) del artículo único de la Ley Nº 16.465, para concurrir al Tercer Seminario sobre Reformas Sociales con Parlamentarios, promovido por el Instituto Interamericano para el Desarrollo Social (INDES), a realizarse en la ciudad de Washington, Estados Unidos de América, por el período comprendido entre los días 10 y 16 de diciembre de 2002, convocándose al suplente correspondiente siguiente, señor Ruben Bertín.

Del señor Representante Julio Luis Sanguinetti, por motivos personales, inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, por el período comprendido entre los días 9 y 21 de diciembre de 2002. Habiéndose agotado la nómina de suplentes solicítase a la Corte Electoral la proclamación de nuevos suplentes".

——En discusión.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Cuarenta y ocho en cincuenta y tres: AFIRMATIVA.

Quedan convocados los suplentes correspondientes, quienes se incorporarán a la Cámara en las fechas indicadas, y se oficiará a la Corte Electoral en el caso pertinente.

(ANTECEDENTES:)

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

El que suscribe Diputado Edgar Bellomo, solicita a Ud. licencia por motivos personales el día 10 del corriente mes.

Saluda a usted muy atte.

EDGAR BELLOMO
Representante por Canelones".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

Por intermedio de la presente comunico a Ud. que no acepto por esta vez la convocatoria, en virtud de la licencia solicitada por el Sr. Diputado Edgar Bellomo el 10 del mes en curso.

Sin otro particular, le saludo muy atte.

Julio Varona".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

Por intermedio de la presente comunico a Ud. que no acepto por esta vez la convocatoria en virtud de la licencia solicitada por el Sr. Diputado Edgar Bellomo el 10 del mes en curso.

Sin otro particular, le saluda muy atte.

Hugo Soto".

"Comisión de Asuntos Internos

VISTO: La solicitud de licencia por motivos personales del señor Representante por el departamento de Canelones, Edgar Bellomo.

CONSIDERANDO: I) Que solicita se le conceda licencia por el día 10 de diciembre de 2002.

II) Que por ésta vez, no aceptan la convocatoria de que han sido objeto los señores Julio Varona y Hugo Soto.

ATENTO: A lo dispuesto en el artículo 116 de la Constitución de la República, por el inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, de 14 de enero de 1994 y por el artículo 3º de la Ley Nº 10.618, de 24 de mayo de 1945.

La Cámara de Representantes,

R E S U E L V E :

1) Concédese licencia por motivos personales por el día 10 de diciembre de 2002, al señor Representante por el departamento de Canelones, Edgar Bellomo.

2) Acéptanse las renuncias presentadas, por esta única vez, a los señores Julio Varona y Hugo Soto.

3) Convóquese por Secretaría, por el día 10 de diciembre de 2002, al suplente correspondiente siguiente de la Hoja de Votación Nº 738 del Lema Partido Encuentro Progresista-Frente Amplio, señor Eduardo Lay Álvez.

Sala de la Comisión, 10 de diciembre de 2002.

DAISY TOURNÉ, TABARÉ HACKENBRUCH, JORGE CHÁPPER".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Don Guillermo Álvarez

Presente.
De mi mayor consideración:

Por la presente vengo a solicitar al Cuerpo que usted preside, licencia por motivos personales por el día 11 de diciembre de 2002.

Sin otro particular, saludo a Ud. con mi consideración más distinguida.

ARTURO HEBER FÜLLGRAFF
Representante por Florida".

"Comisión de Asuntos Internos

VISTO: La solicitud de licencia por motivos personales del señor Representante por el departamento de Florida, Arturo Heber Füllgraff.

CONSIDERANDO: Que solicita se le conceda licencia por el día 11 de diciembre de 2002.

ATENTO: A lo dispuesto en el artículo 116 de la Constitución de la República y por el inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, de 14 de enero de 1994.

La Cámara de Representantes,

R E S U E L V E :

1) Concédese licencia por motivos personales por el día 11 de diciembre de 2002, al señor Representante por el departamento de Florida, Arturo Heber Füllgraff.

2) Convóquese por Secretaría, por el día 11 de diciembre de 2002, al suplente correspondiente siguiente de la Hoja de Votación Nº 4662 del Lema Partido Nacional, señor Antonio López.

Sala de la Comisión, 10 de diciembre de 2002.

DAISY TOURNÉ, TABARÉ HACKENBRUCH, JORGE CHÁPPER".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi consideración:

Me dirijo a Ud. a efectos de solicitar licencia por motivos personales por el día de la fecha, convocándose al suplente correspondiente.

Atentamente,

VÍCTOR ROSSI
Representante por Montevideo"

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi consideración:

Habiendo sido convocado para integrar el Cuerpo en ocasión de la licencia del Diputado Víctor Rossi comunico que, por esta vez, no acepto.

Atentamente,

León Lev"

"Comisión de Asuntos Internos

VISTO: La solicitud de licencia por motivos personales del señor Representante por el departamento de Montevideo, Víctor Rossi.

CONSIDERANDO: I) Que solicita se le conceda licencia por el día 10 de diciembre de 2002.

II) Que, por esta vez, no acepta la convocatoria de que ha sido objeto el suplente correspondiente siguiente, señor León Lev.

ATENTO: A lo dispuesto en el artículo 116 de la Constitución de la República, por el inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, de 14 de enero de 1994 y por el artículo tercero de la Ley Nº 10.618, de 24 de mayo de 1945.

La Cámara de Representantes,

R E S U E L V E :

1) Concédese licencia por motivos personales por el día 10 de diciembre de 2002, al señor Representante por el departamento de Montevideo, Víctor Rossi.

2) Acéptase la negativa que, por esta vez, ha presentado el suplente correspondiente siguiente, señor León Lev.

3) Convóquese por Secretaría, por el día 10 de diciembre de 2002, al suplente correspondiente siguiente de la Hoja de Votación Nº 738 del Lema Partido Encuentro Progresista-Frente Amplio, señor Humberto Ruocco.

Sala de la Comisión, 10 de diciembre de 2002.

DAISY TOURNÉ, TABARÉ HACKENBRUCH, JORGE CHÁPPER".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

Por la presente me dirijo a usted para solicitar licencia por el día de la fecha, por motivos personales.

Sin más saluda atentamente,

BRUM CANET
Representante por Montevideo".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

Habiendo sido convocado por ese Cuerpo, en mi calidad de suplente por el Representante Nacional Brum Canet, comunico mi renuncia por esta única vez, solicitando la convocatoria de mi suplente correspondiente.

Sin otro particular, saludo al Sr. Presidente muy atentamente,

Daniel Mesa".

"Comisión de Asuntos Internos

VISTO: La solicitud de licencia por motivos personales del señor Representante por el departamento de Montevideo, Brum Canet.

CONSIDERANDO: I) Que solicita se le conceda licencia por el día 10 de diciembre de 2002.

II) Que, por esta vez, no acepta la convocatoria de que ha sido objeto el suplente correspondiente siguiente, señor Daniel Mesa.

ATENTO: A lo dispuesto en el artículo 116 de la Constitución de la República, por el inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, de 14 de enero de 1994, y en el artículo tercero de la Ley Nº 10.618, de 24 de mayo de 1945.

La Cámara de Representantes,

R E S U E L V E :

1) Concédese licencia por motivos personales por el día 10 de diciembre de 2002, al señor Representante por el departamento de Montevideo, Brum Canet.

2) Acéptase la negativa que, por esta vez, ha presentado el suplente correspondiente siguiente, señor Daniel Mesa.

3) Convóquese por Secretaría, por el día 10 de diciembre de 2002, al suplente correspondiente siguiente de la Hoja de Votación Nº 2121 del Lema Partido Encuentro Progresista-Frente Amplio, señor Jorge Patrone.

Sala de la Comisión, 10 de diciembre de 2002.

DAISY TOURNÉ, TABARÉ HACKENBRUCH, JORGE CHÁPPER".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

Por intermedio de la presente solicito al Cuerpo se me otorgue licencia por motivos personales por el día de la fecha y se convoque a mi suplente correspondiente.

Sin otro particular, le saluda muy atentamente.

CARLOS BARÁIBAR
Representante por Montevideo".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

Habiendo sido convocado por ese Cuerpo, en mi calidad de suplente por el Representante Nacional Carlos Baráibar, comunico mi renuncia por esta única vez, solicitando la convocatoria de mi suplente correspondiente.

Sin otro particular, saludo al Sr. Presidente muy atentamente.

Jaime Igorra".

"Comisión de Asuntos Internos

VISTO: La solicitud de licencia por motivos personales del señor Representante por el departamento de Montevideo, Carlos Baráibar.

CONSIDERANDO: I) Que solicita se le conceda licencia por el día 10 de diciembre de 2002.

II) Que, por esta vez, no acepta la convocatoria de que fue objeto el suplente correspondiente siguiente, señor Jaime Igorra.

ATENTO: A lo dispuesto en el artículo 116 de la Constitución de la República, en el artículo tercero de la Ley Nº 10.618, de 24 de mayo de 1945, y por el inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, de 14 de enero de 1994.

La Cámara de Representantes,

R E S U E L V E :

1) Concédese licencia por motivos personales por el día 10 de diciembre de 2002, al señor Representante por el departamento de Montevideo, Carlos Baráibar.

2) Acéptase la negativa presentada por el suplente siguiente, señor Jaime Igorra.

3) Convóquese por Secretaría, por el día 10 de diciembre de 2002, a la suplente correspondiente siguiente de la Hoja de Votación Nº 2121 del Lema Partido Encuentro Progresista-Frente Amplio, señora Daniela Payssé.

Sala de la Comisión, 10 de diciembre de 2002.

DAISY TOURNÉ, TABARÉ HACKENBRUCH, JORGE CHÁPPER".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

Por la presente me dirijo a usted para solicitar licencia por los días 10 al 26 de diciembre de 2002, por enfermedad.

Sin más saluda atentamente.

ARTIGAS MELGAREJO
Representante por Montevideo".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

El que suscribe Álvaro Espinosa, cédula de identidad Nº 1.018.226-2 en mi calidad de primer suplente del señor Representante Nacional Artigas Melgarejo quien ha solicitado licencia por enfermedad, comunico a Ud. que me encuentro imposibilitado por esta sola vez de asumir el cargo de Representante para el cual fui convocado por ese Cuerpo.

Sin otro particular, saludo a Ud. muy atentamente.

Álvaro Espinosa".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

La que suscribe Blanca Elgart, cédula de identidad Nº 3.127.308-0 en mi calidad de segundo suplenta del señor Representante Nacional Artigas Melgarejo quién ha solicitado licencia por enfermedad, comunico a Ud. que me encuentro imposibilitada por esta sola vez de asumir el cargo de Representante para el cual fui convocada por ese Cuerpo.

Sin otro particular, saludo a Ud. muy atentamente.

Blanca Elgart".

"Comisión de Asuntos Internos

VISTO: La solicitud de licencia por enfermedad del señor Representante por el departamento de Montevideo, Artigas Melgarejo.

CONSIDERANDO: I) Que solicita se le conceda licencia por el período comprendido entre los días 10 y 26 de diciembre de 2002.

II) Que, por esta vez, no aceptan la convocatoria de que fueron objeto los suplentes siguientes, señor Álvaro Espinosa y señora Blanca Elgart.

ATENTO: A lo dispuesto en el artículo 116 de la Constitución de la República, en el artículo tercero de la Ley Nº 10.618, de 24 de mayo de 1945, y por el literal A) del artículo único de la Ley Nº 16.465, de 14 de enero de 1994.

La Cámara de Representantes,

R E S U E L V E :

1) Concédese licencia por enfermedad, por el período comprendido entre los días 10 y 26 de diciembre de 2002, al señor Representante por el departamento de Montevideo, Artigas Melgarejo.

2) Acéptanse las negativas que, por esta vez, presentan los suplentes siguientes señor Álvaro Espinosa y señora Blanca Elgart.

3) Convóquese por Secretaría para integrar la referida representación por el mencionado lapso, al suplente correspondiente siguiente de la Hoja de Votación Nº 90 del Lema Partido Encuentro Progresista-Frente Amplio, señor Carlos Riverós.

Sala de la Comisión, 10 de diciembre de 2002.

DAISY TOURNÉ, TABARÉ HACKENBRUCH, JORGE CHÁPPER".

"Montevideo, 9 de diciembre de 2002.

Señor Presidente
de la Cámara de Representantes
Guillermo Álvarez

Presente
De mi mayor consideración:

Al amparo de lo previsto por la Ley Nº 16.465, solicito al Cuerpo que tan dignamente preside se sirva concederme el uso de licencia por razones personales por los días 10 y 11 de diciembre inclusive.

Sin otro particular, le saluda muy atentamente,

RONALD PAIS
Representante por Montevideo".

"Comisión de Asuntos Internos

VISTO: La solicitud de licencia por motivos personales del señor Representante por el departamento de Montevideo, Ronald Pais.

CONSIDERANDO: Que solicita se le conceda licencia por el período comprendido entre los días 10 y 11 de diciembre de 2002.

ATENTO: A lo dispuesto en el artículo 116 de la Constitución de la República, y por el inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, de 14 de enero de 1994.

La Cámara de Representantes,

R E S U E L V E :

1) Concédese licencia por motivos personales por el período comprendido entre los días 10 y 11 de diciembre de 2002, al señor Representante por el departamento de Montevideo, Ronald Pais.

2) Convóquese por Secretaría para integrar la referida representación por el mencionado lapso, al suplente correspondiente siguiente de la Hoja de Votación Nº 2000 del Lema Partido Colorado, señor Miguel Dicancro

Sala de la Comisión, 10 de diciembre de 2002.

DAISY TOURNÉ, TABARÉ HACKENBRUCH, JORGE CHÁPPER".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi consideración:

Tengo el agrado de dirigirme a usted, a efectos de solicitar al amparo de lo establecido en el artículo 1º, Literal C de la Ley Nº 16.465, se sirva concederme licencia del 10 al 16 del corriente inclusive; para concurrir a la ciudad de Washington, Estados Unidos de Norteamérica, a fin de participar en el tercer Seminario sobre Reformas Sociales con Parlamentarios promovido por el Instituto Interamericano para el Desarrollo Social (INDES), convocando a mi suplente respectivo.

Dejo constancia que el presente viaje, no devengará costo alguno al Poder Legislativo.

Sin otro particular, saluda a usted muy atentamente.

DANIEL BIANCHI
Representante por Colonia".

"Comisión de Asuntos Internos

VISTO: La solicitud de licencia para viajar al exterior del señor Representante por el departamento de Colonia, Daniel Bianchi, en virtud de obligaciones notorias cuyo cumplimiento resulta inherente a su representación política, para participar en el Tercer Seminario sobre Reformas Sociales con Parlamentarios, a realizarse en la ciudad de Washington, Estados Unidos de América.

CONSIDERANDO: Que solicita se le conceda licencia por el período comprendido entre los días 10 y 16 de diciembre de 2002.

ATENTO: A lo dispuesto en el artículo 116 de la Constitución de la República y en el literal C) del artículo único de la Ley Nº 16.465, de 14 de enero de 1994.

La Cámara de Representantes,

R E S U E L V E :

1) Concédese licencia al señor Representante por el departamento de Colonia, Daniel Bianchi, por el período comprendido entre los días 10 y 16 de diciembre de 2002, en virtud de obligaciones notorias cuyo cumplimiento resulta inherente a su representación política, para participar en el Tercer Seminario sobre Reformas Sociales con Parlamentarios, a realizarse en la ciudad de Washington, Estados Unidos de América.

2) Convóquese por Secretaría para integrar la referida representación por el mencionado lapso, al suplente correspondiente siguiente de la Hoja de Votación Nº 15 del Lema Partido Colorado, señor Ruben Bertín.

Sala de la Comisión, 10 de diciembre de 2002.

DAISY TOURNÉ, TABARÉ HACKENBRUCH, JORGE CHÁPPER".

"Montevideo, 6 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

Al amparo de lo previsto por la Ley Nº 16.465 solicito al Cuerpo que tan dignamente preside, se sirva concederme el uso de licencia por razones personales desde el 09 de diciembre hasta el 21 de diciembre inclusive.

Sin otro particular, le saluda muy atentamente.

JULIO LUIS SANGUINETTI
Representante por Canelones".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

Por la presente comunico a usted que, por esta vez, no he de aceptar la convocatoria para integrar el Cuerpo de la cual he sido objeto.

Sin otro particular, le saluda muy atentamente.

Antonio Delgado Espino".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

Por la presente comunico a usted que, por esta vez, no he de aceptar la convocatoria para integrar el Cuerpo de la cual he sido objeto.

Sin otro particular, le saluda muy atentamente.

Jorge Omar Bentancurt".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

Por la presente comunico a usted que, por esta vez, no he de aceptar la convocatoria para integrar el Cuerpo de la cual he sido objeto.

Sin otro particular, le saluda muy atentamente.

Heber Duque".

"Comisión de Asuntos Internos

VISTO: La solicitud de licencia por motivos personales, del señor Representante por el departamento de Canelones, Julio Luis Sanguinetti.

CONSIDERANDO: I) Que solicita se le conceda licencia por el período comprendido entre los días 9 y 21 de diciembre de 2002.

II) Que, por esta vez, no aceptan la convocatoria de que fueron objeto los suplentes correspondientes, señores Antonio Delgado, Omar Bentancurt y Heber Duque.

III) Que habiéndose agotado la nómina es pertinente solicitar a la Corte Electoral la proclamación de nuevos suplentes.

ATENTO: A lo dispuesto en el artículo 116 de la Constitución de la República, en el artículo tercero de la Ley Nº 10.618, de 24 de mayo de 1945, y en el inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, de 14 de enero de 1994.

La Cámara de Representantes,

R E S U E L V E :

1) Concédese licencia por motivos personales, al señor Representante por el departamento de Canelones, Julio Luis Sanguinetti, por el período comprendido entre los días 9 y 21 de diciembre de 2002.

2) Acéptanse las negativas que, por esta vez, han presentado los suplentes siguientes de la Hoja de Votación Nº 2005, del Lema Partido Colorado, señores Antonio Delgado, Omar Bentancurt y Heber Duque.

3) Ofíciese a la Corte Electoral.

Sala de la Comisión, 10 de diciembre de 2002.

DAISY TOURNÉ, TABARÉ HACKENBRUCH, JORGE CHÁPPER".

9.-     Integración de Comisiones.

Dese cuenta de la integración de Comisiones.

(Se lee:)

"La Comisión Investigadora sobre la gestión de la Corporación Nacional para el Desarrollo estará integrada por la señora Representante Diana Saravia Olmos y los señores Representantes Ricardo Falero, José Carlos Mahía, Doreen Javier Ibarra, Juan Domínguez, Jaime Mario Trobo, Alberto Perdomo, Alejandro Falco y Nahum Bergstein".

10.-     Defensa de la salud reproductiva. (Normas).

——Se entra al orden del día con la consideración del asunto que figura en primer término: "Defensa de la salud reproductiva. (Normas)".

Prosigue la discusión general.

Tiene la palabra la señora Diputada Montaner.

SEÑORA MONTANER.- Señor Presidente: damos la bienvenida a esta inquietud que se comienza a plantear o a replantear en el Parlamento porque, evidentemente, seguimos tomando conciencia de uno de los hechos sociales más trágicos que está padeciendo la sociedad. Ese hecho, que creemos tan trágico y que constituye un problema social que tiene connotaciones económicas, es el de los embarazos no deseados, que se plantea sobre todo a aquellas mujeres que no tienen los recursos económicos para poder acudir a hacerse una intervención en condiciones sanitarias y profesionales adecuadas.

Por otro lado, se nos plantea una gran interrogante: si nuestra condición de legisladores nos hace estar preparados para legislar en aspectos tan inherentes a la condición humana, ya que en este tema se debaten principios éticos, filosóficos, religiosos y morales. Es muy difícil, por el hecho de ser legisladores, sentirnos con la capacidad de decidir por toda la sociedad en este tema tan sensible.

Siento que si abrimos una puerta a la despenalización del aborto podemos correr riesgos de abrir puertas a otros temas delicados -repito, propios de nuestra condición humana- como la eutanasia y la clonación, y así seguir abriendo puertas a través de la legislación, sin saber si la condición del ser humano puede manejar estos hechos con la prudencia, la ética, el respeto y la no especulación económica con que es debido hacerlo.

Con relación a este tema me preocupa el alcance de la legislación, hacia dónde y hasta dónde podremos legislar, porque con una ley sabemos el punto de partida, pero muchas veces no sabemos cómo se utilizará y cómo se instrumentará.

Creo que son temas que se le abren a la sociedad y que tendrán un impacto muy importante, y nosotros tendremos que estar muy, pero muy capacitados como para decidir por la sociedad entera. Sinceramente, no soy insensible ante las muertes de mujeres que se producen al año por someterse a esta práctica en condiciones sanitarias que no son las mejores, muchas veces por falta de recursos económicos. Por supuesto que hay muertes y, lo que es peor, hay mutilaciones, y lo que es peor aún, muchas veces hay que tratar a estas mujeres en la esfera psicológica, porque evidentemente tienen un sentimiento de culpa luego de someterse a una práctica de este tipo, de cercenar una vida, por más que se sientan dueñas de ella porque está dentro de su propio organismo. Sin embargo, muchas veces no tenemos el derecho de juzgar algo que no nos va a pertenecer siempre.

Este proyecto de ley, que ha sido largamente estudiado y que es fruto del esfuerzo hecho por los compañeros, que han demostrado muchísimo profesionalismo, buena voluntad y trabajo -creo que han volcado lo mejor de sí mismos-, desde nuestro punto de vista no va a solucionar este problema tan importante y multifactorial. Lo digo porque hemos estado estudiando y reviendo algunas estadísticas y revisando algunos datos de aquellos países en los que se ha despenalizado el aborto.

Evidentemente, los datos y las estadísticas de nuestro país, no digo que sean mentirosos, pero sí que están muy falseados, porque aquí el aborto está penalizado. Es a aquellos países en los que está despenalizado a los que nos podemos remitir para buscar datos y estadísticas, porque no hay un velo delictivo o de conducta penable en quienes se han sometido a estas prácticas. Tampoco creo que con la despenalización del aborto se elimine su aspecto clandestino, porque la ocultación va a ir siempre junto a la estigmatización y la culpabilidad que siente la mujer cuando procede a practicarse un aborto.

Quiero dejar constancia en la versión taquigráfica de cifras de países como Estados Unidos, donde se ha despenalizado el aborto. No son cifras que indiquen que este proyecto va a resolver el problema de fondo, al que hay que darle una salida que, a nuestro juicio, no pasa por la despenalización, sino por la coordinación de las políticas de educación, de prevención, de información y de educación sexual, de planificación familiar y de salud reproductiva. Creo que el Estado, a través de los Ministerios de Salud Pública y de Educación y Cultura, tiene que trabajar con la sociedad civil, con las ONG y con la comunidad. Por ahí pasa, creo yo, una suerte de educación y de cambio en la mentalidad, para no caer en lo que para algunos sería la despenalización del aborto y, para otros, atentar contra vidas inocentes.

Para nosotros, el problema de los embarazos no deseados no pasa por una ley, sino por un conjunto de políticas de Estado que puedan hacer, en conjunto con la comunidad y con la sociedad civil a través de las ONG, que no se llegue a estar en esa situación.

Las cifras que quiero que consten en la versión taquigráfica y que nos han hecho reflexionar, son las siguientes. En primer lugar, en Estados Unidos la cifra inicial de abortos legales fue de 57.160 en el año 1967. En 1996, la cantidad total de abortos fue de 1:504.790; es decir, hubo un aumento de 2.632,59% en treinta años. El total de abortos legales practicados en Estados Unidos en el período comprendido entre ambos años fue de 36:405.760. Estas son cifras muy fuertes, que quieren decir que la despenalización no frenó, no controló el problema. Y lo más trágico es que en los países donde se despenalizó, la mayoría de los abortos se centró -fue lo que más nos golpeó- en la franja etaria de adolescentes entre once y diecinueve años.

En segundo término, la mitad de todos los abortos practicados se hacen en mujeres que han escogido ese como el único método de control de la natalidad. Nosotros creemos que la mujer no tiene por qué llegar a la situación de practicarse un aborto. El costo que esto conlleva es que las mujeres deban ser tratadas muchas veces después de habérselo hecho.

En tercer lugar, casi el 50% de los abortos efectuados en Estados Unidos corresponde a mujeres que repiten esa práctica como una salida permanente a un problema no resuelto. Y no queremos que eso suceda en nuestra sociedad. Por eso decimos que estamos apostando y poniendo énfasis en no llegar al embarazo no deseado, que sabemos que se presenta por factores asociados. Demasiados hijos es la primera causa de embarazo no deseado. En ese caso, por lo tanto, cada vez que la mujer se encuentre ante un embarazo no deseado va a repetir la práctica del aborto. De esa manera, también se está mutilando a esa mujer en forma gradual y paulatina, y se la está llevando a un destrozo físico y psicológico. Por eso, cuando el embarazo no deseado se debe a que hay demasiados hijos, es necesaria la planificación familiar, que en Uruguay se está haciendo pero no se está coordinando de manera suficientemente efectiva o eficaz.

La segunda causa de embarazos no deseados son los embarazos precoces, en adolescentes. Esta es la causa que corresponde a las cifras que mencionamos antes. Las adolescentes de entre once y diecinueve años representan el 26% de todos los abortos practicados, y los que se efectúan entre las edades de dieciocho y diecinueve años representan el porcentaje más alto. Por eso, para el embarazo precoz en adolescentes apostamos a la educación sexual.

La tercera causa de embarazos no deseados son los embarazos frecuentes. Por lo tanto, creemos en las políticas de anticoncepción de amplia cobertura, que puedan llegar a toda la población.

Por eso, cuando se trata de algo tan delicado -por supuesto, respetando todas las posiciones, que han sido muy ricamente argumentadas y que han aportado una cantidad de elementos a favor y en contra-, pedimos que, más que a través de la legislación, este tema se resuelva por medio de un plebiscito en el que toda la sociedad, en secreto, a conciencia, a través de un voto sin presiones, sin ningún tipo de hipocresía, sin que las personas se sientan señaladas ni estigmatizadas, pueda laudar -repito- algo que es propio de la condición humana.

Como última reflexión, debemos decir que cuando los legisladores nos metemos a legislar en temas que hacen a la condición humana, también podemos caer en la tentación de hacerlo en torno a otros asuntos tan sensibles como la eutanasia, la clonación, etcétera. Y las leyes bien concebidas, bien pensadas, son buenas herramientas, pero muchas veces debemos saber quiénes son los que usan estos instrumentos.

SEÑORA RONDÁN.- Pido la palabra para contestar una alusión.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- No he advertido ninguna alusión, pero de todos modos le voy a dar la palabra para una aclaración.

Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA RONDÁN.- ¿Sabe por qué he pedido la palabra, señor Presidente? Porque, de no hacerlo, parecería que solamente contesto a mis compañeros varones, y eso no sería justo.

Cuando los señores Diputados Abdala y Bergstein plantearon el plebiscito -lamento que no estén presentes en Sala- dije algo que quiero repetir en este momento, porque ahora ha sido una mujer quien lo ha hecho.

El 15 de febrero de 2001, quien habla, que es una mujer integrante del Partido Colorado, planteó el tema del plebiscito. Bueno habría sido que quienes hoy están de acuerdo con el plebiscito me lo hubiesen hecho saber para salir a juntar firmas en ese momento, porque hoy no estaríamos en esta discusión inútil.

Muchísimas gracias, señor Presidente.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado Pérez.

SEÑOR PÉREZ.- Señor Presidente: nuestra fuerza política, con muy buen criterio, decidió dar libertad de acción con respecto a este tema. Por lo tanto, lo voy a tratar desde un punto de vista estrictamente personal, teniendo en cuenta, además, que ya se ha abundado acá en estadísticas, necesidad de la educación sexual, etcétera. Habitualmente me siento representado por lo que mis compañeros del Frente Amplio tienen que decir sobre diferentes temas, y habitualmente, también, prefiero respetar a quienes me rodean no ocupando su tiempo, sus oídos ni sus pensamientos, repitiendo argumentos ya utilizados. De no tener algo original para decir, más vale seguir las directivas de la naturaleza: dos orejas y una boca, significa que es conveniente escuchar el doble de tiempo del que se habla. Pero en este tema se tocan aspectos tan profundos como lo son la concepción de la vida, nuestras creencias, nuestra educación, la relación de nuestro ser con los demás, nuestros sentimientos, nuestra profesión y sus vivencias -esas que a manera de espátula y pincel nos moldean y nos pintan a cada uno-, y todo eso me impulsa a hacer que se conozca lo que pienso, lo que voy a votar y por qué.

La mayoría de las veces nos debe ocurrir algo para que tomemos conciencia de las maravillas de la vida, así como también de que ella es un relámpago fugaz, una chispa en el universo, una minúscula fracción de tiempo. Tan frágil, tan tenue y tan delicado es el hilo que a la vida nos ata, que es necesario cuidar la nuestra y respetar, proteger y mantener la de los otros.

Hace mucho que decidí dar la batalla por la vida y he sido consecuente con eso en el tiempo en que me ha tocado vivir.

Como dije al principio, señor Presidente, es muy difícil abordar el tema sin teñirlo de nuestras vivencias personales. Tengo tres hijos, Agustín, Analía e Ignacio, y con mi ex esposa tuvimos seis embarazos. El primero no fue; después nació Agustín; el tercero no fue; después nació Analía; el quinto no fue; después nació Ignacio. En todos, Ana guardó reposo absoluto, mirando el almanaque día a día y esperando el milagro. El nacimiento, cuando se lo espera con amor, es eso, un milagro; y tiene otro rostro si no se lo quiere, si no se lo busca, si significa dolor. Pero tal como yo lo veo, los nacimientos son siempre potencialmente alegría y algo que nos hace mucha falta a los uruguayos: esperanza.

Estos días, para mí, e inclusive para mi grupo político, han sido días de reflexión y de discusión. Aun así, me he debatido buscando el equilibrio entre la justa posición, mis creencias y mi conciencia. Bien dicen que cuando el aprendiz está con el corazón abierto, aparece el maestro, o el libro, o la enseñanza. Y así llegó a mí un escrito del Padre Luis Pérez Aguirre, que deseo que se incorpore a la versión taquigráfica y del que voy a extraer los conceptos que más se acercan a mi pensamiento, pero que él pudo explicar mejor que yo.

He tratado de plantarme en medio de las dos posiciones, pero como nunca me gustó Pilatos, tendré que decidirme. En mi vida y en mi vida profesional, he luchado permanentemente contra la práctica del aborto. Algunas veces tuve la suficiente capacidad de convencer para permitir que esos niños hoy caminen por las calles de mi pueblo. En otros casos, lamentablemente, cayeron bajo una cureta, una aguja de tejer o maniobras abortivas que inclusive se hacen hasta con una rama de perejil, inyecciones o vaya a saber qué otras cosas espantosas. Y si no es así, se hacen en clínicas de lujo, donde muchos colegas se han enriquecido y generado áreas de corrupción hasta en la policía, para que esas clínicas abortivas estén protegidas.

Por otra parte, tácitamente, mirando para el costado y no denunciando las prácticas abortivas, salvo que hayan generado consecuencias fatales -repito: tácitamente-, la sociedad hace la vista gorda ante el fenómeno del aborto, y no tiraré sobre la mesa números ni estadísticas; es más complejo que eso.

Y para mi decisión final he tomado como punto de partida algunas preguntas. ¿La despenalización del aborto provoca un mayor número de abortos? ¿La penalización del aborto ha hecho que disminuya la decisión de abortar? ¿Qué consecuencias traerá la despenalización y cuáles son las que hoy tenemos a causa de la penalización? ¡Si cuando una mujer toma la decisión de abortar, no habrá Dios que la haga desistir si sabemos que existe una tácita complicidad de la sociedad hacia ella!

Y yo quiero compartir aquí algunos conceptos del Padre Luis Pérez Aguirre, que algunos compañeros ya han desarrollado, fundamentalmente el compañero Diputado Chifflet, con muy buen tino y muy buen corazón. Por lo tanto, solo voy a compartir las conclusiones, pero recomiendo que lean todo el escrito porque me parece que es un trabajo extraordinario.

En sus conclusiones, Luis Pérez Aguirre decía: "Debemos procurar en este debate zafar a la danza de las cifras que se usan para justificar las diversas posiciones en contra o a favor de la penalización del aborto. Dada la clandestinidad de la mayoría de los abortos, la complejidad de sus causas y mil factores más, es casi imposible obtener datos precisos. [...] Si aceptamos la noción de hacer justicia como el ajustar la realidad para que vuelva a ser humana en determinada circunstancia, es evidente que ajusticiar por medio de una ley que castiga el aborto no resuelve nada. No se reajusta nada porque no le da a la persona las posibilidades de vivir mejor y superar las circunstancias que la llevaron al aborto. [...] Si la penalización es inútil, todavía se podría pensar que la amenaza cumple una función disuasiva para impedir que se siga abortando. Pero esto es totalmente falso. A los hechos nos remitimos: con la ley vigente desde hace muchos años, ni se aplica ni se ha dejado de abortar. Y esto por la sencilla razón, entre otras, de que si una mujer llega a la circunstancia de verse tan acorralada y en tal angustia que decide incluso arriesgar su salud y hasta su vida para salir de ella, no se va a detener por el miedo al hipotético castigo, que por lo demás depende de si es descubierta o no, de si ulteriormente es acusada y de si finalmente es condenada, cosa que sabemos improbable que suceda.- En conclusión: si la norma penal no tiene la más mínima eficacia, no tiene sentido alguno mantenerla. Más aún, si no se dan las condiciones mínimas que hacen humanamente posible el cumplimiento de una ley esta no obliga, es inválida y quien la exige o pretende aplicarla es injusto. Es, creo, el caso de la ley que penaliza el aborto actualmente en nuestro país".

Como dije en algún momento, la creación, el nacimiento, ese estallido de vida y alegría, seguirá siendo un momento de esperanza. Seguiré peleando contra el aborto en mi vida y en mi profesión. No permitiré -lo advierto- a jerarquía, a institución o a persona alguna que me diga que he desertado en esa lucha por la vida. Simplemente, he llegado al punto en que me he dado cuenta de que la penalización agrava el fenómeno del aborto.

Muchas gracias.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada Payssé.

SEÑORA PAYSSÉ.- Señor Presidente: me anoté para hacer uso de la palabra la pasada semana, oportunidad en que ocupé esta banca. Luego, el señor Diputado Baráibar utilizó el lugar que me correspondía en la lista de oradores. Por lo tanto, voy a limitarme a hacer algunas reflexiones improvisadas, ya que no he seguido el debate como los demás colegas.

Simplemente, digo que no comparto los fundamentalismos; estoy en contra de ellos. Estamos ante un proyecto de ley que remueve a nuestra sociedad. Hubo quienes responsablemente consideraron que este asunto debía ser tratado y, en este sentido, rindo mi homenaje y mi respeto tanto a las compañeras Diputadas de la Comisión Especial de Género y Equidad como a los colegas de la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social, que, asumiendo lo que consideran una responsabilidad -que, obviamente, debió haber sido abordada mucho tiempo antes-, pusieron el tema sobre la mesa. Y hoy estamos debatiendo un tema que nos convoca a la reflexión, como decía el señor Diputado preopinante.

Todos estamos involucrados en esta temática; todos tenemos conciencia de que no sabemos si la solución a la que vamos a arribar es la más correcta, pero sí tenemos la convicción de que aquellos que han optado por una posición o por la otra lo han hecho como producto del esfuerzo y de la responsabilidad de haber estudiado esto profundamente y con sinceridad.

Considero que no soy yo quien tiene el derecho de juzgar a una mujer que ha resuelto hacerse un aborto. No me corresponde. Sí me corresponde, como ciudadana, como persona -como ha dicho algún señor Diputado-, trasmitir por lo menos lo que para mí, no desde ahora sino desde siempre, por mi calidad de madre -tengo seis hijos-, representa el hecho de haber asumido el tema desde el punto de vista de la educación de la familia y de las consecuencias que él tiene.

No me llevan a tomar posición las presiones que se han ejercido sobre algunos colegas a través de "lobbies" -y cuando digo "lobbies", lo digo con propiedad-, que nos han avasallado con cantidad de afiches y de publicidad que no hacen a lo que verdaderamente estamos tratando. Considero, sí, que en un momento en el que debemos tomar posición sobre este tema, hay que poner sobre la balanza los contenidos del proyecto y, además, estimar si ellos concuerdan con la conciencia y la filosofía de vida de cada uno.

En ese sentido, quiero decir que no comparto el informe en minoría, que incluye, de manera diría que hasta grosera, calificativos a quienes van a votar a favor del proyecto de ley. Creo que el respeto al trabajo, a la honestidad intelectual de aquellos que pensamos de una manera o de la otra debe primar en este momento. Repito lo que dije al principio: el respeto por los que pensamos de una manera o de la otra es lo que debe predominar.

He escuchado en esta Sala mencionar al querido "Perico", y cada uno de nosotros ha tomado de él las enseñanzas que nos ha dejado. Creo que lo más trascendente que nos ha dejado "Perico", aparte de las lecturas que se han hecho acá y de las que puede haber hecho cada uno de nosotros en el estudio de este tema, es la enseñanza de que debemos tratar los temas en profundidad y que no podemos ver las cosas en negro o blanco. Parece que el eje del mal está jugando entre nosotros y que los que no están conmigo están contra mí. Eso no es así. Una de las cosas que debemos rescatar de este debate es que tanto aquellos que van a votar a favor de este proyecto como los que, responsablemente, van a hacerlo en contra, no lo harán animados por otra cosa que no sea una firme convicción en lo que están haciendo, porque eso es lo que realmente consideran. Y, repito, nadie aquí va a votar animado por algunas corporaciones -diría- que nos rodearon en estos tiempos, que han venido a vendernos e inundarnos de cuestiones que nada tienen que ver con la profundidad que tiene este tema.

Acá nadie quiere que se mueran mujeres. No he escuchado decir a ningún señor Diputado que esté a favor del aborto. Sí he escuchado decir, y lo comparto -rescato algunas palabras del señor Diputado Orrico-, que prácticamente se ha querido someter a la Inquisición a algunos colegas que han expresado su posición a favor de esta ley.

En lo que me es personal, y como no sé si voy a estar en Sala en el momento de la votación, quiero dejar sentado que el Capítulo II de este proyecto de ley me inhabilita a votarlo, pero que en la discusión particular, si puedo, fundamentaré por qué, y también apoyaré una cantidad de artículos de esta iniciativa que creo sinceramente que son un buen conjunto de elementos de trabajo, pero que van a contar con una gran dificultad práctica. Se trata de que, lamentablemente, esto será implementado a través de las normas presupuestales, y hoy estamos viendo que a nivel del Presupuesto se están retaceando los recursos para gastos e inversiones.

Entonces, concuerdo con la voluntad, con el propósito y con el espíritu de muchos de los aspectos de este proyecto de ley y los voy a apoyar, pero reitero que el Capítulo II me inhibe de poder hacerlo en su totalidad.

Reitero mi respeto por todos aquellos colegas que, voten como lo haré yo o no, trabajaron con una honestidad intelectual que merece, sin lugar a dudas, no solamente nuestro respeto, sino también el de la sociedad toda.

11.-      Comisiones Permanentes, Especiales e Investigadoras. (Autorización para reunirse durante el receso).

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Dese cuenta de una moción presentada por las señoras Diputadas Saravia Olmos y Topolansky y los señores Diputados Berois Quinteros, Máspoli Bianchi y Mieres.

(Se lee:)

"Mocionamos para que, de acuerdo con el artículo 130 del Reglamento, se autorice a las Comisiones Permanentes, Especiales e Investigadoras a reunirse durante el receso".

——En discusión.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Cincuenta y siete en cincuenta y ocho: AFIRMATIVA.

12.-     Comisión Especial para el estudio de los recursos previstos por el artículo 303 de la Constitución de la República. (Prórroga de plazo).

Dese cuenta de una moción presentada por los señores Diputados Araújo, Señorale, Pérez Morad y Falco.

(Se lee:)

"Mocionamos para que se prorrogue hasta el 15 de diciembre de 2003 el plazo de que dispone la Comisión Especial para el estudio de los recursos previstos por el artículo 303 de la Constitución de la República".

——En discusión.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Cincuenta y ocho en cincuenta y nueve: AFIRMATIVA.

13.-     Comisión Especial para el estudio de soluciones legislativas referentes a la libertad de comercio en el Uruguay. (Prórroga de plazo).

Dese cuenta de una moción presentada por los señores Diputados Obispo y Gabriel Pais.

(Se lee:)

"Mocionamos para que se prorrogue hasta el 31 de marzo de 2003 el plazo de que dispone la Comisión Especial para el estudio de soluciones legislativas referentes a la libertad de comercio en el Uruguay".

——En discusión.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Cincuenta y ocho en cincuenta y nueve: AFIRMATIVA.

14.-     Defensa de la salud reproductiva. (Normas).

Continúa la consideración del asunto en debate.

Tiene la palabra el señor Diputado Hackenbruch Legnani.

SEÑOR HACKENBRUCH LEGNANI.- Señor Presidente: los trascendentes valores involucrados al hablar sobre el presente proyecto de ley de despenalización del aborto obligan a resumir amplios aspectos y reflexiones jurídicas y filosóficas vinculadas al tema que, obviamente, demandarían un mayor tiempo y un profundo análisis.

Recuerdo en este momento un precioso poema de Kalil Gibrán que representa lo que yo siento en este momento: "Tus hijos no son tus hijos, son hijos e hijas de la vida, no vienen de ti sino a través de ti".

En lo que me es personal, es el proyecto de ley más complejo que me ha tocado estudiar en lo que va de esta Legislatura, por el tema de que se trata y porque representa un punto de inflexión en los valores éticos y morales sobre los cuales se va a construir la sociedad uruguaya del futuro. Sin lugar a dudas, es un tema complejo y con muchas aristas.

Deseo manifestar, señor Presidente, que no compartimos de ningún modo la forma en que algunos sectores de nuestra sociedad trataron el tema, poco menos que retrotrayéndonos a la Edad Media. Faltó que dijeran que excomulgarían a los que acompañaran este proyecto. Esto es una gran muestra de intolerancia y de falta de cultura democrática, en la medida en que se trató de presionar y de coartar la libertad de decisión del legislador. ¿Qué diferencia hay entre este tipo de declaraciones y los escraches? A mi entender, ninguna.

Desde mi punto de vista, la libertad es un derecho innato, un derecho originario, imprescriptible e inalienable, que pertenece a la naturaleza abstracta del hombre, que es inherente a su calidad de tal. Esta concepción ha sido especialmente desarrollada por la escuela del derecho natural: hacer de la libertad un derecho natural, inherente a la condición del ser humano.

Esto comporta dos consecuencias fundamentales: la de afirmar la existencia de una esfera de acción propia del individuo, anterior al Estado, en la que el Estado no se puede injerir, y la de afirmar la condición, en principio limitada, del poder del Estado. El derecho a la vida, entendido como derecho a la existencia, no configura en sí un derecho fundamental, sino un presupuesto, el presupuesto de todos los otros derechos fundamentales. Sin embargo, el derecho a la vida integra el conjunto de los derechos fundamentales, aunque aparezca también como un presupuesto innegable de los otros. Con esto se consigue una más efectiva protección de la persona humana, asegurándole la posibilidad de supervivencia e impidiendo que el hombre pueda disponer de la vida del hombre.

La plena consagración del derecho a la vida como derecho fundamental lleva consigo la eliminación de la pena de muerte. Un ejemplo en este sentido lo constituye la propia Constitución uruguaya.

A nuestro entender, los derechos fundamentales son derechos naturales, originarios e inherentes a la persona humana. Estos derechos se presentan como anteriores al Estado, y, por serlo, como derechos que el Estado no puede desconocer, se constituyen en un límite insalvable para el Estado. A esta tesitura se afilia la Constitución nacional, en especial en su artículo 72.

En la actualidad no es posible encarar en el Uruguay la cuestión de la situación jurídica de la interrupción voluntaria del embarazo sin tener en cuenta lo que, respecto del derecho a la vida, establece el artículo 4º de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. El primer párrafo de este artículo dispone: "Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley [...]. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente".

En primer lugar, hay que tener en cuenta que en el Uruguay, Estado parte en la Convención Americana, lo dispuesto por esta es aplicable directamente en el derecho interno. No se requiere, en principio, una legislación para su aplicación. Cuando ello es posible por la estructura, por la forma de la norma, esta se aplica directa e inmediatamente, con una jerarquía equivalente a la de la ley. Deroga, en consecuencia, las normas legales anteriores incompatibles con las disposiciones de la Convención. Al contrario, una ley interna posterior incompatible con la Convención no deroga la norma pertinente de esta, ya que, según lo dispuesto por el derecho internacional, una disposición convencional de derecho internacional solo se deroga o se modifica por otra norma convencional internacional posterior. Una ley interna puede hacer inaplicable interiormente una norma internacional anterior, pero esta ley contraria al derecho internacional generará una responsabilidad del Estado uruguayo.

El artículo 4º del Pacto de San José dispone que la ley interna protegerá el derecho a la vida. Esto constituye un mandato, impuesto imperativamente por el derecho internacional al derecho interno. La ley debe proteger el derecho a la vida. Y si la ley no la protege, dentro del marco de lo que es el derecho a la vida dispuesto por la Convención, esa ley -como la que estamos considerando hoy- será violatoria, con todas sus consecuencias, del derecho internacional.

La interrupción voluntaria del embarazo ataca la unidad y continuidad de las generaciones presentes y futuras que viven en un Estado y que constituyen su base demográfica. Es interés del Estado asegurar la continuidad de la prosperidad demográfica.

La mayoría de la doctrina uruguaya está de acuerdo en admitir la esperanza de vida como un bien tutelable.

En general, se admite que se protege la vida del feto concebido pero no nacido, pues hay vida donde la fecundación del óvulo por el espermatozoide se produce. Y esa vida es, desde el punto de vista jurídico, independiente de la de la madre, aunque no lo sea fisiológicamente. El feto es parte del organismo de la mujer y ella no puede disponer de sus órganos o partes porque estaría disponiendo de la vida, que es un bien inmedible. Se ha dicho también que, aunque no se pudiese hablar de vida en sentido especial o propio, no puede negarse que el feto está dotado de vida intrauterina y también es vida, en sentido genérico. Es una persona virtual, un ciudadano en germen, un hombre no nacido pero que va a vivir.

El bien jurídico que se debe tutelar es el derecho a la vida en formación, pues el embrión o feto tiene una vida, distinta a la del que ya ha nacido, pero vida al fin. Esta vida intrauterina es tan importante como la otra, pues es el presupuesto indispensable para que la existencia se desarrolle fuera del claustro materno. Las investigaciones médicas han demostrado que el feto tiene vida animada al poco tiempo de haber sido concebido, que es un ser vivo en el sentido biológico y que puede llegar a vivir fuera del claustro materno a los pocos meses de haber sido engendrado. El embrión o feto no es solo un deseo, sino vida misma.

La ley que se proyecta recurre profusamente a la expresión "interrupción del embarazo" cuando, en realidad, se la está usando como sinónimo de aborto o de la muerte del hijo en gestación, promoviendo la desprotección penal de la vida indefensa.

Tanto en el artículo 4º como en el artículo 5º se consagran a favor de la mujer derechos de carácter exclusivo. El artículo 4º otorga a la mujer el derecho privativo de decidir sobre la interrupción de su embarazo; el artículo 5º establece con idéntica calidad las condiciones que debe alegar ante el médico para ejercer aquel derecho.

El artículo 6º preceptúa las formalidades que, sin fiscalización alguna y con el riesgo de transformarse en un mero requisito burocrático, ha de seguir el médico para efectivizar ese derecho: debe informar el significado médico de la intervención, los medios adecuados que habrá de emplear, recoger la voluntad de la mujer en un formulario confeccionado a ese fin y dar conocimiento al progenitor -lo que se asentará en ese formulario-, cuyo disenso o inasistencia no impedirán que la mujer ejerza el derecho que le confiere la ley.

Vale decir que se consagra el derecho exclusivo de la madre a decidir sobre la vida de su hijo, así como el de apreciar y alegar las circunstancias para ejercitar y poner en práctica la interrupción del embarazo. De esta manera, deviene clara la exclusión y discriminación absoluta de los derechos del hombre, prescindiéndose de su consenso y no reconociéndosele siquiera su innegable derecho a oponerse en su condición de padre. Más aún, como se viera, el proyecto a texto expreso quita toda validez o efecto a la eventual oposición paterna.

En otro orden, aunque en idéntica dirección, no puede soslayarse que desde la abolición de la esclavitud no existe la facultad ni el derecho a disponer ni a decidir sobre la vida ajena y, menos aún, con exclusividad. Por ende, es claro que tanto la letra como el espíritu del proyecto denotan una ideología netamente voluntarista, que apunta a colocar -valga la redundancia- la voluntad de la mujer por encima de la vida de su hijo y del derecho a disentir de su progenitor, marcando así un evidente retroceso en el largo proceso de amparo y resguardo de la vida humana, y contribuyendo a una peligrosa erosión y tergiversación de los valores de la sociedad.

El artículo 7º establece que luego de las doce semanas la mujer podrá abortar en caso de que la gravidez implique riesgo para su salud o se produzca un proceso patológico que provoque evidentes malformaciones o anomalías en el feto, circunstancias de las que deberá dejar constancia escrita el médico interviniente. Si admitimos que se aborte un feto malformado, tenemos que definir qué malformación es la que habilita tal aborto y, a partir de allí, todos los problemas que esto implica: quién o quiénes tienen autoridad para determinar cuál o cuáles son las malformaciones que dan lugar al aborto. Y luego están los riesgos que esto genera: entre esta y la postura de una raza superior, no existe diferencia de esencia sino de matiz.

Una vez más, el proyecto deja de lado la opinión paterna y reitera su desconocimiento hacia la vida del propio embrión humano, que también es persona para nuestro derecho.

Por otra parte, el artículo 4º prohíbe el aborto a partir de las doce semanas, pero el artículo 7º autoriza -si fuese necesario a criterio del médico- a salvar la vida de la madre, y debe someter la decisión a la mujer, salvo que ello fuera imposible. Y, en esa hipótesis, el médico debe tratar de salvar la vida del feto por medios que no pongan en peligro la vida de la mujer.

A mi entender, estos artículos traducen cierta incoherencia y una notoria contradicción con los artículos precedentes, por cuanto para practicar el aborto en caso de que corra riesgo la vida de la mujer solo se debe recabar su consentimiento si ello es posible. De lo contrario, la decisión de abortar queda al arbitrio del médico, sin previa consulta ni siquiera al progenitor; y, a su vez, el médico debe procurar salvar la vida del feto.

El artículo 8º dice que para practicar el aborto en mujeres menores de edad es suficiente que el médico recabe el consentimiento de uno de los representantes legales o guardadores de hecho, lo que contraviene el régimen legal de la patria potestad, que debe ejercerse por ambos padres conjuntamente, según los artículos 252 y 253 del Código Civil.

Por otra parte, en ausencia de definición legal, no se aclara en el proyecto quiénes son los guardadores de hecho. ¿Acaso son quienes alimentan y educan a la menor, o lo son quienes viven bajo un mismo techo? Y, por otro lado, nos surge la siguiente interrogante: ¿qué sucede si los padres biológicos -legítimos o naturales- se oponen al asentimiento de los guardadores de hecho?

Sin lugar a dudas, esta nueva figura del guardador de hecho que se introduce obra como un elemento distorsionante y en desmedro del propio concepto de familia.

En lo medular, el artículo 11 define el aborto que se practica en consonancia con las normas del proyecto como un acto médico más, lo que aparta al intérprete de la regla elemental de interpretación, la que le remite al sentido natural y obvio de las palabras, de acuerdo con el artículo 16 del Código Civil.

Corresponde adicionar, en coincidencia con la posición asumida, que el aborto no puede ser considerado jamás un acto médico, al tener por resultado nada más y nada menos que la privación de vida.

El artículo 12 refiere a las objeciones de conciencia que puedan tener los médicos con relación al aborto y su deber de informarlas a las autoridades de las instituciones en las que se desempeñen. Evidentemente, esto generará dos categorías de profesionales, con las consecuencias de toda índole que ello aparejará.

Por otra parte, lejos de proteger la libertad de pensamiento y la libertad de desarrollo de la profesión médica, este precepto las restringe. Véase que la norma agrega, en su inciso segundo, que los que no hayan manifestado su objeción "[...] no podrán negarse a efectuar las intervenciones". Y culmina, en su inciso tercero, imponiendo el deber del médico de proceder al aborto aun cuando tuviera objeciones, expresando: "Lo dispuesto en el presente artículo, no es de aplicación en los casos graves y urgentes en los cuales la intervención es indispensable".

Señor Presidente: por todos los motivos expuestos anteriormente, no vamos a acompañar este proyecto de ley sobre el aborto. Nos hubiera gustado que esta iniciativa pasara por la Comisión de Constitución, Códigos, Legislación General y Administración, a efectos de recabar su opinión sobre su constitucionalidad. También nos hubiera gustado que fuera estudiada por la Comisión de Asuntos Internacionales para saber si su aprobación contraviene -tal como lo entendemos- algunos convenios suscritos por nuestro país.

En lo personal, nos agrada lo expresado en los artículos 1º, 2º y 3º del proyecto de ley y los vamos a acompañar en la votación en particular, en el entendido de que es necesaria una política de Estado de educación sexual y reproductiva. Este es un aspecto positivo de esta iniciativa, que posee muchas más sombras que luces.

Estamos dispuestos a acompañar un proyecto sobre defensa de la salud reproductiva, pero esta iniciativa que legaliza el aborto no la vamos a acompañar.

Gracias, señor Presidente.

15.-      Sesión extraordinaria.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Dese cuenta de una moción de orden presentada por las señoras Diputadas Topolansky y Saravia Olmos y los señores Diputados Michelini, Berois Quinteros, Máspoli Bianchi y Barandiaran.

(Se lee:)

"Mocionamos para que la Cámara se reúna en sesión extraordinaria el próximo martes 17, a la hora 15, a efectos de adoptar resolución respecto a la interrupción del receso (inciso tercero del artículo 104 de la Constitución y literal C) del artículo 90 del Reglamento) con el fin de tomar conocimiento de los asuntos entrados y considerar, previa declaración de grave y urgente, el siguiente orden del día: 1º.- Derecho de autor y derechos conexos. (Protección). Carp. 2254/002. Rep. 1005 y Anexo I.- 2º.- Establecimientos comerciales de grandes superficies destinados a la venta de artículos alimenticios y de uso doméstico. (Modificación de disposiciones que regulan la instalación, ampliación o refacción). Carp. 2022/002. Rep. 906 y Anexo I".

——En discusión.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Cincuenta y cuatro en cincuenta y cinco: AFIRMATIVA.

16.-     Intermedio.

Dado que la Sala ha sido pedida por el señor Presidente de la Asamblea General para la hora 16, la señora Diputada Topolansky mociona para que se pase a intermedio hasta después de finalizada la sesión de la Asamblea General.

Se va a votar.

(Se vota)

——Cincuenta y siete en cincuenta y ocho: AFIRMATIVA.

La Cámara pasa a intermedio.

(Es la hora 15 y 59)

——Continúa la sesión.

(Es la hora 16 y 30)

17.-     Defensa de la salud reproductiva. (Normas).

——Prosigue la consideración del asunto en debate.

Tiene la palabra el señor Diputado Lay Álvez.

SEÑOR LAY ÁLVEZ.- Señor Presidente: hablo en mi calidad de Presidente del Partido Demócrata Cristiano de Canelones, que integra la coalición Alianza Progresista, Lista 738, dentro del Encuentro Progresista-Frente Amplio, junto a otras agrupaciones políticas como el Movimiento Canario, Corriente 78, Frenteamplistas Unidos de Canelones y Grupo País.

Mi intervención hoy aquí es una prueba irrefutable de esta democracia interna que vivimos quienes pensamos diferente y nos respetamos mutuamente. La cortesía, la deferencia y la tolerancia que nos debemos fraternalmente los encuentristas me tiene ahora aquí, dando mi humilde opinión y respetando las que son diferentes, con una convicción clara, fuerte, constante y que, de ninguna manera, debe molestar a nadie.

A continuación, leeré la declaración del Partido Demócrata Cristiano, que expresa: "1.- Que ratifica el concepto de que el derecho a la vida es un derecho natural superior, inherente a todo ser humano y que ningún Estado puede, por norma alguna, desconocer. Así fue recogido por la Convención Americana de Derechos Humanos (Pacto de San José de Costa Rica), al expresar que el derecho a la vida estará protegido por la ley a partir del momento de la concepción. En dicho momento la vida humana en gestación cuenta ya con la totalidad de su carga genética que determinará su crecimiento y su individualidad.- 2.- Que la flexibilidad que ofrece el proyecto, especialmente en el caso de menores e incapaces, violenta el ordenamiento jurídico vigente, por lo que también por esta razón no es positivo apoyarlo.- 3.- Programáticamente el país debe promover los nacimientos. La bajísima tasa de natalidad y la creciente emigración, justifican políticas de crecimiento. El proyecto en cuestión no las favorece.- 4.- Debemos recorrer otros caminos para evitar que haya mujeres que recurran al aborto en situaciones extremas. De la manera propuesta en el proyecto se busca preservar a la madre, pero se asegura el sacrificio del hijo. No se puede abordar este tema en forma parcial sino que por el contrario tiene un enfoque múltiple.- Se debe hacer otro abordaje del tema, la cuestión no se agota en penalizar o despenalizar sino en estructurar políticas y programas para evitar el aborto y promover la vida. Se debe trabajar por un proyecto de apoyo integral a la madre embarazada y al niño que tiene el derecho a nacer, más allá de penurias económicas, prejuicios sociales o presiones familiares. Debe asegurarse a madre e hijo la atención integral de sus necesidades económicas, educativas y sociales; y debe educarse para la paternidad responsable y la razonable planificación familiar, mediante serios planes de educación sexual. Esto es: un proyecto por la vida de toda la familia sin sacrificar a nadie".

Señor Presidente: todos fuimos alguna vez cigotos, es decir, comenzamos a vivir cuando el óvulo de nuestra madre fue fecundado por el espermatozoide de nuestro padre. Ahí comenzó nuestra existencia. Esta afirmación hoy configura una verdad científica posible de ser constatada realizando una simple prueba de ADN al nuevo ser a los pocos momentos de su existencia. Esa vida humana debe ser respetada y protegida por la sociedad.

La vida humana está protegida por el artículo 7º de nuestra Constitución y, además, por ser inherente a la personalidad humana, por el artículo 72. De entrar en vigencia este proyecto de ley, desde ya decimos, con el mayor de los respetos, que apoyaremos la presentación del recurso de inconstitucionalidad y recogeremos firmas para que un referéndum popular derogue esa ley, conforme al artículo 79 de la Constitución.

Quiero efectuar algunas consideraciones sobre el proyecto que estamos considerando porque no tendré otra oportunidad para hacerlo.

Su título es un eufemismo porque, en realidad, este proyecto no aborda la salud reproductiva y menos aún su defensa, sino que se trata no solo de un proyecto que despenaliza el aborto, sino que lo autoriza en forma libre, derogando el régimen vigente de aborto restringido. Además, este proyecto se olvida de la figura paterna y, sin ánimo de ofender a nadie, tan feminista es que el padre no es tenido en cuenta para nada en la interrupción del embarazo.

En mi humilde opinión, este proyecto no eliminará los abortos clandestinos, porque muchas mujeres que van a abortar querrán ocultar el hecho y, en consecuencia, no querrán firmar la historia clínica obligatoria; esa clandestinidad no eliminará, entonces, los riesgos de muerte que ahora se quieren evitar. Irán a la cárcel, como así también las trabajadoras, las desocupadas y las marginales que la sociedad capitalista excluye.

El aborto no es un acto médico -aunque sea gratuito-, porque el embarazo no es una enfermedad y el paciente no es el niño que va a nacer. El aborto, como indica la palabra, impide que nazca un niño al final del embarazo. Ya en el juramento de Hipócrates -según traducción del griego-, conceptualmente, se establecía: "tampoco daré ninguna medicina mortal ni siquiera cuando me la pidan. Además no daré consejos al respecto, ni facilitaré a ninguna mujer el aborto".

Este proyecto restablece el poder médico sin control judicial ninguno. Volvemos al comienzo del siglo pasado, tan bien descrito por nuestro historiador Barrán. Además, el médico deberá ser experto en controlar partidas y documentos que fehacientemente prueben que una mujer extranjera no vino a hacer turismo abortivo. Creo que este es otro error importante, pues en la legislación abortiva comparada hay dos médicos o un Juez de por medio. Aunque no lo quieran los propulsores de este proyecto -por supuesto, sin echar siquiera una pequeña sombra en sus intenciones-, en mi humilde opinión, al aprobarse este proyecto de ley, la concepción cultural de los países dominantes del Primer Mundo se mete por la ventana, de contrabando, en nuestro paisito, porque coincide exactamente con sus planes sobre el control de natalidad en los países del Tercer Mundo. Ellos quieren que controlemos el crecimiento demográfico para salvaguardar su dominación y, de aprobarse este proyecto de ley, ellos lo aplaudirán de pie, pues coincide con sus planes.

Para finalizar este somero análisis, expreso que si el motivo de este proyecto es salvar a las mujeres pobres y trabajadoras que se nos mueren como consecuencia del aborto en situaciones de riesgo -eso mucho nos angustia-, reconociendo esa intención, manifiesto que este proyecto va mucho más allá. Coincido en que debemos salvarlas a ellas, sí, y no penalizarlas, en la misma línea conceptual de las cuatro eximentes permitidas en el Código vigente; pero solamente a ellas, sin abrir las puertas también a la pequeña burguesa.

Durante sesenta y cuatro años la solución actual de aborto limitado contó con el respaldo de nuestra sociedad; prueba de ello es que nunca se presentó un proyecto de ley para derogar las cuatro eximentes de pena establecidas. Nuestro derecho admite el aborto restringido, limitándolo a ciertas circunstancias muy concretas y eximiendo de pena en tales casos a la mujer que lo consiente, como transacción entre dos posiciones extremas. ¿Por qué no transitar en esa misma franja, legislando modernamente para que, por esas mismas causas -y solamente esas-, esos abortos sean previamente autorizados, por ley, con intervención del Juez? Por eso nos oponemos al aborto libre.

No fue mi intención molestar a quien pueda opinar diferente, y si se me ha deslizado algún agravio, por mínimo o indirecto que haya sido, desde ya pido mis más sinceras disculpas.

Nada más. Gracias, señor Presidente.

18.-      Licencias.

Integración de la Cámara.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Dese cuenta del informe de la Comisión de Asuntos Internos relativo a la integración del Cuerpo.

(Se lee:)

"La Comisión de Asuntos Internos aconseja a la Cámara aprobar la solicitud de licencia del señor Representante Daniel Díaz Maynard, por enfermedad, literal A) de la Ley Nº 16.465, por el período comprendido entre los días 16 de diciembre de 2002 y 3 de enero de 2003, convocándose al suplente siguiente, señor José Luis Veiga".

——En discusión.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Veintinueve en treinta y uno: AFIRMATIVA.

Queda convocado el suplente correspondiente, quien se incorporará a la Cámara en la fecha indicada.

(ANTECEDENTES:)

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

De conformidad con el certificado médico que adjunto, solicito licencia por enfermedad al Cuerpo que Ud. preside desde el día 16 de diciembre de 2002 al 3 de enero de 2003, y que se convoque al suplente respectivo.

Lo saludo atentamente.

DANIEL DÍAZ MAYNARD
Representante por Montevideo".

"Comisión de Asuntos Internos

VISTO: La solicitud de licencia por enfermedad del señor Representante por el departamento de Montevideo, Daniel Díaz Maynard.

CONSIDERANDO: Que solicita se le conceda licencia por el período comprendido entre los días 16 de diciembre de 2002 y 3 de enero de 2003, y adjunta certificado médico.

ATENTO: A lo dispuesto en el artículo 116 de la Constitución de la República, y por el literal A) del artículo único de la Ley Nº 16.465, de 14 de enero de 1994.

La Cámara de Representantes,

R E S U E L V E :

1) Concédese licencia por enfermedad, por el período comprendido entre los días 16 de diciembre de 2002 y 3 de enero de 2003, al señor Representante por el departamento de Montevideo, Daniel Díaz Maynard.

2) Convóquese por Secretaría para integrar la referida representación por el mencionado lapso, al suplente correspondiente siguiente de la Hoja de Votación Nº 738 del Lema Partido Encuentro Progresista-Frente Amplio, señor José Luis Veiga.

Sala de la Comisión, 10 de diciembre de 2002.

DAISY TOURNÉ, TABARÉ HACKENBRUCH, JORGE CHÁPPER".

19.-     Estado de salud de los señores Representantes Díaz Maynard y Melgarejo.

——La Presidencia quiere dejar constancia de que, de acuerdo con lo planteado en esta Cámara, se preocupó por la salud del señor Diputado Díaz Maynard, que sigue estable, y por la del señor Diputado Melgarejo, quien se está recuperando en su domicilio.

20.-     Defensa de la salud reproductiva. (Normas).

Continúa la consideración del asunto en debate.

Dese cuenta de una moción presentada por las señoras Diputadas Castro y Saravia Olmos y los señores Diputados Mieres, Michelini y Berois Quinteros.

(Se lee:)

"Dada la trascendencia del tema en discusión, en torno al proyecto sobre 'Defensa de la salud reproductiva', y la calidad del debate suscitado, independientemente del resultado de la votación, la Cámara de Representantes resuelve: disponer que la discusión sobre este proyecto sea grabada en CD a efectos de su remisión a las Juntas Departamentales y a la Universidad de la República".

——En discusión.

SEÑORA RONDÁN.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA RONDÁN.- Señor Presidente: le ruego que me corrija si lo que estoy diciendo está fuera del Reglamento, porque usted sabe que soy bastante desconocedora de estas cosas.

Si fuera posible, me gustaría que esas grabaciones llegaran a las comisiones de mujeres de todos los partidos.

No quiero que lo sientan como discriminación. Las mujeres han conversado mucho con nosotras sobre este tema y tienen derecho a saber lo que sus legisladoras y legisladores han dicho respecto a él. No sé si es posible, pero mocionaría en ese sentido.

Muchas gracias, señor Presidente.

SEÑORA CASTRO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA CASTRO.- Señor Presidente: al Encuentro Progresista le parece bien la propuesta de la señora Diputada Rondán. De todos modos, queremos explicar algo más.

En principio, habíamos pensado que se imprimieran más Diarios de Sesiones. La Presidencia nos explicaba que por razones de costos y de facilidad de traslado de la información, era mejor hacerlo por vía electrónica. De hecho, por los fundamentos que expresamos -teniendo en cuenta la trascendencia y la importancia del tema y porque estimamos que ha habido un alto nivel y calidad en la discusión política en el plenario-, aspiramos a que, independientemente del resultado de la votación, este debate quede a disposición de las organizaciones que lo soliciten. Si es bueno incorporar a texto expreso lo que plantea la señora Diputada Rondán, bienvenido sea. No nos oponemos a ello y supongo que los demás mocionantes dejarán su constancia al respecto.

Gracias.

SEÑOR DÍAZ.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR DÍAZ.- Señor Presidente: voy a votar con mucho gusto esta iniciativa, porque creo que se trata de un debate importante que el país ha seguido con atención y sobre el cual, tal vez como en pocos, los legisladores tenemos responsabilidad individual más que política.

Aprovecho esta oportunidad para anunciar -por las dudas de que no esté coordinado- que en el momento de la votación voy a proponer que se tome en forma nominal, porque me parece lo más sano. Como es notorio, voy a votar en contra del proyecto, pero creo que lo sano es que cada cual se saque la careta, que todo el mundo quede en evidencia y que diga si está en una posición o en otra. No hay ningún drama en estar en una o en otra, pero lo que a veces queda mal es no tener las posiciones claras con respecto a este tipo de asuntos.

Muchas gracias, señor Presidente.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Se va a incorporar a la moción la solicitud de la señora Diputada Rondán en cuanto a que se envíe el CD a las comisiones de mujeres de cada uno de los partidos políticos.

Además, la Presidencia recuerda que toda la discusión va a estar publicada en la página web del Parlamento y, por lo tanto, todo aquel que quiera acceder a ella va a poder hacerlo perfectamente.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar la moción.

(Se vota)

——Cuarenta y cuatro en cuarenta y cinco: AFIRMATIVA.

Continuando con la discusión general, tiene la palabra el señor Diputado Mieres.

SEÑOR MIERES.- Señor Presidente: hace más o menos cuatrocientos años los seres humanos que se consideraban más "civilizados" -entre comillas- discutían si los indígenas tenían alma. Hace ciento cincuenta años el fenómeno de la esclavitud seguía estando presente en las sociedades, y la discusión también fue ardua y complicada. Hubo que entrar bastante en el siglo XX para que las mujeres vieran reconocidos sus derechos civiles y políticos, para que se les reconociera igualdad en cuanto a su ciudadanía. Eso demuestra cómo la humanidad va avanzando en la consagración de los derechos de cada individuo, de cada ser humano y de cada ciudadano. Por eso creo que el tiempo y el transcurrir de nuestras sociedades humanas va a ir pautando el reconocimiento cada vez más incontrastable de los derechos de la persona desde la concepción.

Por eso me resisto a interpretar este debate en términos de conservadores y avanzados, poniendo a aquellos que hoy no estamos de acuerdo con la despenalización del aborto entre los conservadores y a quienes promueven esta ley entre los avanzados. Con toda modestia, creo todo lo contrario. Con el paso del tiempo, la evolución de la humanidad va a demostrar que la consagración de los derechos de la persona desde la concepción va a ser cada vez más reconocida, porque es parte de ese proceso por el cual los seres humanos vamos reconociendo y ampliando nuestros derechos de una manera radical y absolutamente correspondiente.

La necesidad de avanzar en la tutela de los derechos humanos choca con lo que puede ser el avance de una legislación que, de alguna forma, sobrepone el derecho de la mujer a su cuerpo al derecho del concebido a su vida. Yo creo que, con el tiempo, la humanidad va a consagrar cada vez más el derecho del concebido a su vida y a su desarrollo como ser humano. Además, entiendo que la apertura en este sentido de la despenalización del aborto tiene riesgos con respecto a la selectividad genética.

Este tema está vinculado con otros derechos que también han avanzado en las últimas décadas y que ha costado mucho preservar. Me refiero al derecho de las personas que tienen capacidades diferentes a ser consideradas en igualdad con todos los seres humanos. Los procesos de despenalización del aborto, en la medida en que son absolutamente libres y no requieren de la expresión de una causal -como en el proyecto de ley que estamos considerando-, van jugando en el sentido de una selección genética que desde el punto de vista de la humanidad y de los valores humanos puede llegar a ser, paradójicamente, muy poco humana con respecto al reconocimiento de las diferencias y de los derechos de todos a vivir la vida a su manera y con sus posibilidades.

Señor Presidente: el proyecto de ley que estamos considerando no establece ningún tipo de causal ni de limitación; simplemente establece que si una mujer, dentro de las doce semanas de embarazo, quiere abortar, lisa y llanamente puede hacerlo. Esto está reñido con un aspecto a tener en cuenta: deberían existir causales muy específicas y delimitadas por las cuales podría aceptarse esta circunstancia excepcional, tal como se establece en nuestra ley vigente. Según este proyecto de ley, no es necesario probar ni aducir ninguna causa; basta que la mujer entienda que existe una situación que amerita el aborto -así lo establece la normativa proyectada- para que este se pueda practicar. Tampoco se ha introducido en el proyecto -a pesar de que se han hecho importantes esfuerzos por parte de algunos compañeros- la necesidad de asesoramiento, de acompañamiento y de seguimiento en el discernimiento de la decisión de la mujer. No hay nada de eso en el proyecto de ley que estamos considerando.

Y, por supuesto, no existe el hombre. Parece que la concepción fuera un proceso de partenogénesis, en el que no hay participación del hombre, ni siquiera en las situaciones en que la mujer tiene pareja estable. Por supuesto que no podemos pedir que en el proceso de decisión de la mujer participe el hombre cuando este no la acompaña en una relación de pareja, pero inclusive en situación de matrimonio o de pareja estable, el hombre, que es tan progenitor como la madre, que es tan importante en el desarrollo de la vida de los hijos como la madre, no tiene ningún papel en la decisión. De hecho, la ley vigente prevé que una mujer puede abortar sin dar noticia a su pareja. Creo que esta es una concepción muy equivocada acerca de cuál es el papel del padre en un proceso de concepción y de procreación. Lo digo respetando, como saben todos los compañeros presentes en Sala, todos los derechos de la mujer, pero me parece que estos tienen que estar en consonancia con los del padre. La madre y el padre son dos componentes centrales; de hecho, son los dos componentes indispensables para que exista la concepción. Sin embargo, el texto nada dice respecto del lugar del hombre en ese proceso de decisión. Esto me parece realmente grave y un desconocimiento del derecho a la paternidad, del derecho a asumir una paternidad responsable. Parecería que detrás de este proyecto está el supuesto de que en todas las situaciones de maternidad no deseada hay ausencia de la figura masculina. No es así, y la legislación debería contemplar el papel del hombre, del padre en este proceso.

Además, ¿en qué situación demográfica estamos impulsando un proyecto de ley como el que está en discusión en este momento? Vivimos en un país que no crece, que dentro de poco tiempo va a decrecer demográficamente, que tiene la tasa de natalidad más baja de toda América Latina y un comportamiento en materia de reproducción extremadamente restringido, que tiene que ver con los cambios en los roles de género, que bienvenidos sean.

A esto se suma que, en lugar de avanzar en la reforma de la legislación vigente para facilitar el proceso de adopción -en ese sentido, el Código de la Niñez y la Adolescencia, que todavía está en trámite legislativo, es una necesidad urgente, y confieso que creo que deberíamos trabajar aún más allá de lo que él establece en la línea de facilitar el instituto de la adopción-, ingresamos en el camino de liberalizar de una manera extremadamente amplia las posibilidades del aborto.

Comparto lo expresado en cuanto a que este no es un tema sencillo y a que hay que respetar las distintas posiciones. Sin embargo, me preocupa que este proyecto sea aprobado porque, desde el punto de vista jurídico, busca una salida fácil a un tema que sigue siendo complejo, como lo es el de traer hijos al mundo y el de los mecanismos que puede haber para regular de alguna forma el proceso de crecimiento de la humanidad y de la familia.

No soy de los que creen que las cosas están bien. Creo que la legislación vigente no funciona; sería tonto de mi parte defender, lisa y llanamente, que todo quede como está. Pero me parece que esta solución es realmente muy mala. Estoy dispuesto -siempre lo estuve- a discutir otras posibilidades. Sin embargo, me parece que ha habido poco margen, más allá de que la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social de esta Cámara ha hecho un esfuerzo enorme para convocar a todas las opiniones, recibir a todas las delegaciones y escuchar todas las posturas. No obstante, creemos que no hubo igual esfuerzo en la búsqueda de una fórmula que contemplara distintas posiciones, para que estas no culminaran en términos de blanco y negro, de todo o nada, de liberalización total del aborto -desde mi humilde punto de vista, ese es el caso de este proyecto de ley- o de negativa a considerar cualquier modificación. Esto, de alguna forma está presente en esta discusión, lo que por supuesto no ayuda a encontrar una solución mejor.

Creo que es necesario adaptar la normativa y, lamentablemente, siento que otra vez vamos a quedar afuera de esta posibilidad; claro, sobre la base del reconocimiento de los derechos del concebido, de que por lo tanto el aborto siga siendo considerado en términos generales una conducta delictiva y que, por consiguiente, se establezcan causales eximentes de responsabilidad que, a diferencia de lo que ocurre actualmente, operen "ex ante", es decir, que puedan establecerse y probarse con celeridad antes del proceso de aborto y que, probada esa causal, se pueda permitir su práctica. Pero debe hacerse bajo condiciones de excepcionalidad y no como se está planteando en este proyecto de ley, por el que pasa a ser la regla y no existe limitación objetiva de ningún tipo a la decisión.

Considero que este asunto va a volver, porque más allá o más acá de lo que se vote en esta Cámara, la fórmula propuesta es infeliz y, en definitiva, el tema seguirá siendo un problema.

Más allá de que las cifras que se han aportado, desde mi punto de vista, no tienen ninguna referencia objetiva que las sostenga -acá se ha dicho que hay tres abortos por cada nacimiento; me gustaría saber de dónde se sacan las evidencias empíricas de tales afirmaciones; hay mucha mitología en esta discusión y mucho argumento que no tiene sustento empírico ni científico-, habría que encontrar alguna fórmula que, sobre el supuesto del reconocimiento del derecho a la vida desde la concepción y sobre el supuesto de regular la excepcionalidad de manera tal que el aborto clandestino no siga siendo el mecanismo alternativo que lamentablemente hoy podemos advertir, en definitiva permita que el aborto -tomado como excepcionalidad eximente de responsabilidad y manteniéndose como hipótesis delictiva- pueda aceptarse en determinadas circunstancias, como en la ley actual, pero, a diferencia de esta, operando como causales "ex ante" y no "ex post", en cuyo caso definitivamente no sirven como mecanismo.

Muchas gracias.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado Guynot de Boismenú.

SEÑOR GUYNOT DE BOISMENÚ.- Señor Presidente: no intentaré mejorar la brillantez con que se han expresado otros legisladores anteriormente.

Para comenzar, deseo manifestar mi desacuerdo con que este tema, de indudable trascendencia, que además afecta en diferentes formas la sensibilidad de nuestros compatriotas, haya sido traído al Poder Legislativo para su resolución. A pesar de ello, para nada me opongo a que sea tratado y profundamente discutido en este ámbito; es más: creo que es positivo que así sea, pero de ahí a que del debate emerja un dictamen que en un sentido o en otro pueda contrariar la voluntad mayoritaria de la población, es por lo menos bastante riesgoso.

Nuestra representatividad es legítima y no pretendo coartarla, pero tanto en este como en algún otro caso que pueda afectar en alguna medida ciertas facetas de la sensibilidad de nuestros conciudadanos, debemos ponderarla y actuar con extrema cautela.

De todos modos, no debo utilizar la estrategia del avestruz y, sobre la base de lo antes expresado, descalificarme de antemano y meter la cabeza en un pozo para asumir solo el compromiso de esperar una eventual consulta popular -que también se ha planteado en este recinto y que tampoco me convence demasiado- para entonces, anónimamente, expresar mi voluntad por medio de una simple papeleta. Por supuesto, tengo una opinión y, como en primera instancia estamos aquí para exponerla, procuraré hacerlo en forma resumida y con el mayor respeto hacia quienes conmigo no concuerden.

Entrando en tema, y descubriendo mi postura con respecto a este proyecto de ley, debo manifestar sin titubeos, con sincera convicción y asumiendo mi responsabilidad, que no apoyaré con mi voto su aprobación.

Con respecto a este tema afirmo que he realizado una gimnasia mental, procurando -con sinceridad digo que creo que solo lo he logrado parcialmente- liberar mi pensamiento de la fe cristiana que profeso y que, indudablemente, ha marcado rumbos en mi conducta. Dentro de ella fui formado y educado para la vida, y debo reconocer sin lugar a dudas que en cierta forma me condiciona, pero bajo ningún aspecto me limita para efectuar un correcto discernimiento y sincera ponderación de los elementos a considerar.

Aprovecho la oportunidad para pedir solo un poco más de respeto para quienes estamos en esta situación por parte de quienes nos han castigado en estos últimos meses, acusándonos de practicar un nuevo tipo de desviación fundamentalista mesiánica. Soy el primero en reconocer y deplorar con vergüenza los gravísimos errores y barbaridades que en la historia se han cometido -y a veces aún hoy se siguen cometiendo-, supuestamente en nombre de esa fe, que hoy tiene ya casi dos mil años y de cuyos desvíos doctrinarios debería ser posible inculpar -y con dureza-, procesar y condenar a los actores intelectuales de esos actos y también a sus serviles ejecutores. Definitivamente, el sayo no es de mi medida; me podré sentir avergonzado por culpas ajenas, pero nunca culpable.

Asimismo, deploro y condeno con firmeza ciertas actitudes, dichos, amenazas y otras presiones de todo tipo de las que han sido objeto -y lo siguen siendo- quienes, con total honradez intelectual, se han manifestado a favor de este proyecto de ley, cuya discusión leal, en vez de separarnos, debería unirnos mucho más en la tarea de encontrar un adecuado entorno para el tratamiento del drama del aborto, usado como una muy discutible opción en la salida del embarazo no deseado.

En cuanto al proyecto, anoto una primera discrepancia que hace a su forma, comenzando por su nombre o título, ya que me suena un tanto eufemístico esto de la "defensa de la salud reproductiva", cuando a mi entender -más en este caso- debería ser claramente identificado por su nombre, guste o no como suene.

La segunda discrepancia es la que, sin duda, genera mi rechazo a la iniciativa, y tiene que ver con su contenido fundamental. En este sentido, seguramente en estas cinco jornadas de discusión -de las que en mi calidad de suplente solo asistí a tres- mucho se ha dicho, tanto a favor como en contra del proyecto, y no quiero apartarme del tono de respeto mutuo que ha imperado. Por lo tanto, si rozo la sensibilidad o, sin querer, ofendo de algún modo a alguien, desde ya anticipo mis disculpas, principalmente porque estoy convencido de que todas las posiciones han sido honestamente expuestas y defendidas con las mejores intenciones por parte de sus autores. Desde ya les pido que no duden, porque esta es mi actitud en este momento.

Participo y comparto la inquietud de que hay que terminar o, por lo menos, poner algún coto a esta repudiable práctica del aborto, que se ha convertido -no es de ahora- en un verdadero drama social, que cuando no lleva a las mujeres a la muerte, afecta tanto la salud física como mental de cientos de ellas que, por diversos motivos o causas, lo llevan a la práctica. Aclaro que, definitivamente, ni yo ni nadie podemos pensar que lo hacen por mera diversión.

Con respecto al otro ser -ese inocente e involuntario "descartable"-, no comparto que se pretenda resolver su participación en el drama como un actor sin libreto, dividiendo un tanto arbitrariamente su proceso de vida en desarrollo en un antes, en el que podemos eliminarlo, y en un después, en el que le reconocemos su derecho a existir. Afirmo mi convicción de que el ser humano tiene vida desde el mismo momento de su concepción y, como tal, desde ese instante debe ser genuinamente considerado y respetado.

Pero como en todas las representaciones, en medio del escenario no debemos olvidar que entre bambalinas hay escondidos otros actores y que, además de los técnicos, hay un libretista y un director. En esto, definitivamente, la mujer no está sola; le adjudico la misma responsabilidad -o en algún caso mayor- al otro actor, al hombre, que ante la situación de un embarazo no querido, con cobardía, aun por sencillo egoísmo, en general desaparece. También otras veces se transforma de actor responsable en autor del libreto y director de la obra, siendo el que definitivamente induce y obliga a la mujer, muchas veces mediante violencia, a cometer este atentado contra la vida misma dentro de nuestra propia especie.

Algo agrego sobre otro actor, la personita de ese más que indefenso ser en estado embrionario y luego fetal, que hace el papel de víctima, cargando inmerecidamente con la culpa de un error o descuido que le es ajeno. Se trata del mismo estado por el que todos nosotros, en algún momento, hemos transitado, al igual que lo han hecho nuestros hijos, y por el que pasaron y seguirán pasando nuestros nietos y los hijos de nuestros nietos. Es un problema social -¡claro que es un problema social!-, pero permítaseme afirmar que, salvo en un par de situaciones ya contempladas, es un acto tan punible, tan censurable, tan repudiable que una mujer o su cómplice maten o dejen morir abandonado al fruto de su error en una alcantarilla, un pozo o un baldío, que hacerlo terminar en alguna fogata de una clínica clandestina o sencillamente en un basurero. Agrego que también imagino, aun de aprobarse este proyecto de ley, el mismo triste resultado final para ese ser, en alguna otra clínica bien atendida, pero, ¡oh diferencia!, legalmente autorizada. El resultado es el mismo: un ser inocente despedazado, aspirado y desechado, y una mujer a la que nadie le puede asegurar, entre otras cosas, su futura estabilidad física y emocional, porque eso tampoco es seguro que se obtenga, aun en una sala de las más tecnificadas y esterilizadas.

No logra convencerme lo que dispone el artículo 5º en su primera parte, por ser demasiado permisivo y admitir, dentro de cierta ambigüedad, como causalidad decisoria del acto, las situaciones de penuria económica, social, familiar o etaria, que son, sin discusión, preexistentes a la concepción. Por tanto, la mujer no debería ser autorizada a invocar como causal para abortar una situación conocida por ella de antemano y, en consecuencia, perfectamente evitable.

Anoto que he manejado con debida prudencia los términos mujer y hombre, porque los otros, los de madre y padre -concordarán-, deben ser reservados para sus legítimos destinatarios, especialmente la primera y, con mayúscula, la que sufre los trastornos del embarazo, vive con alegría verdadera el proceso de abultamiento de su vientre, siente con placer y emoción los movimientos del ser que protege con abnegación y, muchas veces con verdadero heroísmo, sufre los inconvenientes del parto, a veces entregando su propia vida; en fin, la que es un placer admirar cuando al tener a su vástago sobre su pecho, le sonríe con ternura y suelta por él legítimas y contagiosas lágrimas de amor, aun en muchos casos sabiendo que con él o con ella tendrá que compartir su pobreza.

Puntualmente, me cuestiono si el plazo exacto de doce semanas durante el cual, existiendo las causales necesarias, legalmente se podría realizar el aborto, no es algo aleatorio. Estoy de acuerdo -ya lo he dicho- con la opinión de muchos científicos y de mentes igualmente esclarecidas que afirman que hay vida desde el primer instante posterior a la fecundación. Por lo tanto, desde este punto de vista, un plazo no debería ser siquiera considerado. Y aun admitiendo que no sea correcto lo que afirmo, ¿quién puede asegurar el estricto cumplimiento del plazo establecido legalmente? Se instituye para que sirva como plazo que establece el fin de su legalidad. Entonces, si se efectuara un aborto una, dos o tres horas después de finalizado el plazo -inclusive algunos días, pero también un minuto o un segundo pasado ese plazo-, este debería dejar de ser amparado por esta posible ley, para entrar en el terreno de la ilegalidad. Y voy a plantearlo de otra manera: ¿quién puede fijar con precisión el momento exacto del comienzo de ese plazo para dictaminar con exactitud si este ha expirado? Es bien sabido que el diagnóstico de un embarazo en semanas es bastante aproximado y, quizás, en algunos casos, muy aproximado, pero nunca exacto. Por lo tanto, sin lugar a dudas, se está procurando legislar sobre bases algo endebles, en torno a un plazo por demás discutible y peligrosamente manejable.

Me pregunto: ¿será tanto más difícil atacar las causas de embarazos no deseados que contrarrestar sus efectos? Tal vez sí, pero me animo a afirmar que bien valdría la pena insistir en transitar ese camino mediante la educación para la prevención. Existe ya sobre el particular una pequeña biblioteca; está disponible y a mano. Habría que aprender a utilizarla. El posible puntual fracaso en esa prevención tendrá que ser respaldado con más firmeza por una mayor simplicidad en el proceso del instrumento de la adopción y su mejor y más amplia divulgación, y por planes de políticas sociales de ayuda y sostenimiento dirigidos a paliar y encauzar las carencias existentes.

Por último, voy a trasmitir un pensamiento que podrá o no ser aplicable a este tema, pero que planteo teniendo en consideración nuestras diarias actitudes, dado que también me siento involucrado, en tanto soy uno más entre los varios miles de millones que poblamos nuestro mundo.

Los seres humanos nos autosituamos en el nivel superior del reino animal; afirmamos que lo que nos diferencia de los demás seres y nos hace superiores es el uso de razón. Pero cuando consideremos en profundidad, con sinceridad y con la mano en el corazón las actitudes y barbaridades de todo tipo que diariamente cometemos escudados a la sombra de esa premisa, quizá cambiemos nuestra visión sobre esta creencia y tengamos que bajarnos de la cima con humildad y, por qué no, con algo de vergüenza, no uno, sino varios de esos niveles que usurpamos y desde donde, sin demasiado derecho e inclusive a veces llenos de soberbia, estamos mirando.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado Fernández Chaves.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: quiero señalar que cuando se estaba estudiando este proyecto fui expresamente consultado por el representante de nuestra bancada en la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social, señor Diputado Amen Vaghetti, y en una primera lectura no había advertido una problemática mayor en este proyecto. Así se lo hice saber, pero tras una lectura posterior he notado algo que expresa el artículo 4º del proyecto de ley que tenemos a nuestra consideración. Ese artículo señala que toda mujer tiene derecho a decidir sobre la interrupción de su embarazo durante las primeras doce semanas, etcétera. Yo -hablo en primera persona del singular- entiendo que el aborto debería ser despenalizado, pero este proyecto propone mucho más que una despenalización. Está suponiendo un derecho a interrumpir el embarazo, y esa situación es jurídicamente distinta y me inhibe de votar afirmativamente. Una cosa es que se exima de pena a quien ha realizado el aborto en determinadas circunstancias, y otra que le demos a un ser humano el derecho a disponer sobre la vida de otro ser humano, que está en gestación, pero que es un ser humano.

Desde el punto de vista científico, la humanidad ha comprobado que a esa altura existe vida. Entonces, ¿cómo puede ser que un ser humano tenga derecho a interrumpir la vida de otro? Si llegamos a una exageración de ese derecho, la sociedad también tendría derecho a interrumpir la vida de otra persona, y así sucesivamente. Y no es lo que, sin duda, deben haberse propuesto quienes plantearon este proyecto de ley.

Confieso que me niego a votar un proyecto que dé a alguien el derecho a decidir sobre la vida de otro ser.

Nuestro derecho penal ha previsto claramente lo que son las causas eximentes de la pena. Algunas son causas de justificación, otras son causas de inimputabilidad, otras son causas de impunidad. Varía en que cuando hay una causa de justificación, no existe el delito; cuando interviene la inimputabilidad, no existe el delincuente; cuando se trata de impunidad, no existe la pena.

En cualquiera de esas categorías podría colocarse la eximente en la penalidad del aborto. Pero lo que no podemos compartir de ninguna manera es que se entienda que una persona tiene derecho a disponer de la vida de otra.

En consecuencia, compartiendo los argumentos que han sostenido compañeros de bancada en cuanto a lo que es la temática en discusión -especialmente lo que sostuvo el señor Diputado Scavarelli y lo manifestado por la señora Diputada Saravia Olmos-, vamos a votar en forma negativa este proyecto.

Yo, que no miro esto desde el punto de vista religioso, me permito un minuto final para señalar que aquí se ha hecho especial hincapié en la posición de un muy prestigioso religioso -y, más que religioso, diría casi un filósofo dentro de la religión-, como fue el sacerdote Pérez Aguirre. Atento a lo que he escuchado en esta Cámara durante los días anteriores sobre la posición del Padre Pérez Aguirre y a lo que surge de la lectura de su libro que hice este fin de semana, digo que de lo que habla Pérez Aguirre, citado en su totalidad y no parcialmente, es de despenalizar el aborto, es decir, ponerlo como causal de exención, y no de derecho de una persona a disponer de la vida de otra. Esto es una cuestión absolutamente distinta desde el punto de vista jurídico en todo el ordenamiento, ya sea nacional o internacional.

Que quede hecha esta aclaración, porque aquí ha sido mal citado. Sí habla de despenalizar, pero no del derecho de la mujer a disponer de la vida de su hijo.

Gracias, señor Presidente.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado Conde.

SEÑOR CONDE.- Señor Presidente: voy a introducirme en este intrincado tema, que nos lleva directamente al terreno de los valores, haciendo algunas referencias de índole histórica a los debates que ya hubo en esta misma Cámara en el año 1937, cuando se discutía la reimplantación de la penalización del aborto, luego del período que, entre 1934 y 1938, lo despenalizó.

Voy a tomar algunos pensamientos generales expuestos en esta Cámara por el doctor Frugoni, cuando se refería a la situación de aquel año. Decía: "La verdad es que con el Código anterior" -se refería al que estaba vigente hasta 1934, que penalizaba el aborto- "que penaba con mucha severidad el aborto en todas sus manifestaciones, no se había logrado gran cosa y no se había evitado que la multiplicación de los abortos en nuestro medio llegara a significar un fenómeno de tal magnitud que preocupaba seriamente a los médicos y a los sociólogos".

Luego citaba estudios hechos por el doctor Turenne, que fueran expuestos en 1932. Así, compara los dos períodos históricos y, en cuanto al período de liberalización o despenalización que estaba transcurriendo desde 1934, dice: "No se ha podido demostrar que al recurrirse al nuevo procedimiento, que significa renunciar precisamente a los castigos y a las reprensiones penales, se haya multiplicado el número de abortos en nuestro país".

Esto es establecer, ya en el debate de aquellos años, que la libertad de la mujer para decidir en ciertas condiciones interrumpir la continuidad del curso de su embarazo no significaba de por sí un aumento del número de abortos realizados; inclusive, en esos años pudo constatarse una disminución.

Y agrega: "Añádase también que resulta muy sintomático y muy significativa la circunstancia de que en casi todos los casos, cuando ha aparecido alguna mujer culpable de aborto" -se refiere al período anterior, al de la penalización hasta 1934- "ha sido siempre una mujer perteneciente a las clases humildes y menesterosas", de acuerdo con la expresión que se utilizaba en la época. Continúa: "Las mujeres de las clases altas tienen medios para recurrir a procedimientos" de servicios profesionales adecuados.

Frugoni pone con descarnada crudeza en el debate público la hipocresía de la sociedad de la época, en la cual el aborto era penalizado y, a la vez, tolerado, pero con la consecuencia social de que exponía en condiciones clandestinas a maniobras abortivas practicadas por gente sin la pericia ni las condiciones sanitarias suficientes, precisamente, a las mujeres provenientes de las clases más humildes o menesterosas, para utilizar una expresión tan repetida en la época.

Como se puede advertir, ya en plena década del treinta, el debate sobre la libertad, el debate sobre la hipocresía social, el debate sobre las obligaciones del Estado referentes a garantizar la adecuada atención de salud a la mujer en estas circunstancias, estaba dando cuenta de una problemática en la cual la ley represiva y penalizadora no solamente se mostraba inadecuada, sino inútil y con consecuencias perjudiciales en lo que hace a los peligros de vida de las mujeres que tenían o sentían la necesidad de abortar.

Reivindicaba, entonces, Frugoni, las garantías que en aquel período de despenalización se producían para las personas, pues decía: "Se pone a la madre a cubierto de gran cantidad de peligros que corría cuando estaba en vigencia aquel Código tan severo".

Aquí toma plena fuerza el argumento de defender el derecho a la salud de la mujer en estas circunstancias.

En esos momentos aparece también la discusión que tiene este tema desde el punto de vista del derecho. Frugoni se preguntaba: "¿Por qué tendrían que movilizarse con tanta agilidad y con tan intensa preocupación para derogar los preceptos del Código en el único punto -vuelvo a repetirlo- en que este Código viene a traducir realmente las nuevas solicitaciones de la moderna conciencia jurídica universal?".

Allí, lo que está en debate es el bien jurídico a proteger y, como se dice en el informe en mayoría de la Comisión, dentro del período estipulado de doce semanas se da preeminencia al bien jurídico de la libre decisión de la madre sobre el bien jurídico vida en formación, sin llegar, inclusive, al extremo a que nos conduciría el camino de la filosofía del derecho en lo que hace a atribuir derecho a las personas, pues cabe discutir -debate que se ha dado ya entre tantos especialistas- si al embrión, aun cuando se reconozca que biológicamente tenga vida, se lo reconoce como persona titular de derechos. Por tanto, se inclinan a tomar más en cuenta los derechos de la madre, que sí es una persona física, moral y jurídicamente considerada. Es decir que por los caminos de la filosofía del derecho nos internamos en el reconocimiento de la persona en términos jurídicos, y en la preeminencia, dentro de cierto período de la gestación, de los derechos de la persona madre sobre la persona embrión.

Ya por aquellos años, Frugoni decía: "Naturalmente, nosotros no somos apologistas del aborto ni mucho menos. Queremos simplemente que se coloque la cuestión en sus términos humanos y razonables, que se entienda que el aborto es un acto que debe quedar, en cuanto a su calificación, en el terreno de la moral, y que no debe hacerse intervenir para su represión a la ley, porque la ley -ya lo ha demostrado en nuestro propio medio- fracasa".

Parecería que casi setenta años después estamos tratando de saldar una discusión sobre una problemática social que, en sus puntos medulares, se reitera tal como estaba planteada en los debates del año 1937.

Nosotros, que, como decía Frugoni, no somos apologistas del aborto y situamos esta problemática, esencialmente, en el terreno de la moral, queremos reivindicar un enfoque que nos acerca más a un sentido de responsabilidad social o socialista de la vida que a un sentido existencialista de la vida. El ser humano no está solo, pero en condiciones sociales determinadas la mujer puede verse impulsada, condicionada por múltiples factores, a decidir la interrupción de su embarazo, quizás porque no siente que pueda sobreponerse a las circunstancias de la procreación; porque no se siente con seguridades, con fuerzas, con apoyos, con solidaridades sociales; en fin, porque no se encuentra en un estado psicológico que la lleve a asumir su maternidad. En este caso, tendremos que considerar el drama de una mujer a la que hay que respetarle el derecho a decidir las consecuencias del curso de su embarazo. Por tanto, este tema también debe ser enfocado desde el punto de vista de la libertad y del derecho de la mujer a decidir.

Se ha puesto mucho énfasis en la gestación y en la vida en gestación, pero, a nuestro juicio, no se ha puesto el énfasis debido en la especialísima circunstancia de que ese embrión, al cabo del nacimiento, devendrá en un hijo. A ese hijo, para ser tal, no le basta con haber nacido, ni con su voluntad o su necesidad de serlo. Para ser hijo se necesita que alguien sea padre y que alguien sea madre, y hay especiales circunstancias en la vida, dramáticas o dolorosas, en las que, tras un embarazo, no aparece la figura paterna, no aparece la responsabilidad de la paternidad, y la madre puede no sentirse en condiciones psicológicas, físicas o materiales de soportar esa maternidad. En ese caso, el ser que nacerá será un hijo desvalido de la acción protectora y promotora de sus padres; en una palabra, será un descendiente, pero sociológica, psicológica y familiarmente no será un hijo. Entonces, debemos comprender cómo o cuándo, en estas dramáticas y especiales circunstancias, una mujer puede verse impelida a interrumpir su embarazo, y tenemos que respetar esta voluntad.

Naturalmente, comprendemos que en esta oportunidad nada puede hacerse para evadir una valoración ética. Pero es correcto el informe en mayoría cuando habla de la "imposibilidad o falacia que significa aprobar o desaprobar un proyecto de estas características desde el aspecto ético". En nuestra sociedad existe pluralismo de valores, y la ética que debe prevalecer es la de la libertad y la de la tolerancia. En estos casos, el fallo ético solo se resuelve en el ámbito personal o individual.

Como decíamos, un hijo solo es tal si es fruto de un acto consentido, querido, y si, además, una vez nacido es asumido como hijo por una paternidad familiar y responsable. Desde cierto ángulo, constituye una violencia cultural imponer a una mujer la transformación de cualquier embarazo en maternidad. Y es necesario enfatizar que una misma persona, una misma mujer, en circunstancias distintas puede no tomar la misma determinación. El hecho de que una mujer decida abortar no hace que se le pueda atribuir una opinión definitiva y terminante, en abstracto, a favor del aborto. Entonces, decimos enfáticamente, en respuesta a algunas afirmaciones que hemos escuchado en el debate, que una mujer que haya abortado en determinada circunstancia de la vida, en otra puede revelarse como una madre amorosa y extraordinaria. El aborto no descalifica a una mujer para ser madre; en cambio, la estigmatización y la penalización que la sociedad descargue sobre ella puede terminar lesionando la esencia psicológica de su ser, su autoestima, su vocación para la maternidad e, inclusive, su aptitud para esta.

Quisimos hacer una referencia al debate de la década del treinta, aludiendo a breves extractos de las palabras del doctor Frugoni, no para realizar un ejercicio de dogmatismo secular, sino para rastrear en la trayectoria de los socialistas estas huellas que nos han llevado siempre por el camino de la libertad, de la tolerancia, del derecho de la mujer, de la no estigmatización de la mujer que aborta y de la lucha por la despenalización del aborto. Fundamentalmente, hemos querido encontrar las huellas de una lucha tenaz para hallar las condiciones sociales en las cuales la mujer no se vea impelida a abortar por su situación psicológica, emocional ni material, cercada por la miseria y las necesidades y, para peor, en las condiciones de clandestinidad que está obligada a asumir por la calificación de delincuente o de criminal que el Código le atribuye.

De modo que se diría que, casi como un rescate desde el ámbito de la libertad, del derecho, de la tolerancia y de la búsqueda de la construcción de mejores condiciones de vida, nos oponemos a la penalización del aborto en nombre de la vida. Aunque a quienes no apoyan este proyecto les resulte difícil de comprender, y aun mal que les pese, es precisamente desde la defensa de las mejores condiciones de vida humana que nos oponemos a la penalización del aborto.

Muchas gracias.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada Charlone.

SEÑORA CHARLONE.- Señor Presidente: la verdad es que quiso la casualidad, o quisieron los tiempos parlamentarios, que hoy pudiéramos estar aquí durante el tratamiento de este tema, ya que venimos de una licencia relativamente larga y este debate se ha venido prolongando. Habíamos pedido a nuestro suplente que al momento de la votación dejara expresado nuestro apoyo a este proyecto de ley, pero, por suerte, como decía, pudimos estar hoy acá y ser nosotros mismos quienes habláramos y fundamentáramos nuestra posición sobre este tema.

En primer lugar, quiero saludar y felicitar el trabajo de la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social de la Cámara de Representantes porque, realmente, más allá de lo controvertido del tema y de las distintas posiciones, ha realizado una excelente labor, prestando especial atención a que ninguna voz dejara de ser escuchada. Se llevó a cabo una tarea realmente ardua y prolija en la que todas las posiciones, todas las organizaciones y todos los cuerpos profesionales fueron atendidos. Por ese motivo quiero hacerle un especial reconocimiento, ya que a nivel del estudio y del trabajo parlamentarios el tema tuvo la seriedad que requería, pues indudablemente estamos frente a un asunto muy difícil.

Me congratulo de que hoy estemos tratando este tema aunque, lamentablemente, en forma tardía. De alguna manera, estamos sincerándonos, porque todos sabemos -no voy a abundar en cifras ni en condiciones, pues de todo eso ya se ha discutido- que el tema del aborto está ahí, está en la sociedad, y que en cierto modo, si no es aceptado, es permitido. Y sabemos las condiciones en las que se practica; en qué condiciones se practica para las mujeres que tienen poder adquisitivo y en qué condiciones se practica para las mujeres que son pobres. Lo cierto es que año tras año, Parlamento tras Parlamento, este tema -a veces un poco esbozado- ha quedado ahí, y ojalá que en esta Legislatura eso no ocurra y que haya un sinceramiento absoluto y total.

Decía que se trata de un tema muy complejo, porque se vincula a los valores más íntimos que todos tenemos. Es un tema que desde el punto de vista de los valores resulta eminentemente subjetivo, y cuanto más lo subjetivizamos, más difícil es llegar a acuerdos o a consensos. Hay abordajes desde el punto de vista de la protección de la vida, de cuándo comienza la vida, de cómo se debe proteger la vida; hay abordajes que hacen a lo que entendemos en materia de nuestros derechos a la sexualidad y de cómo conjuntamos la procreación con la sexualidad. También hay abordajes religiosos. Fuera del país, he seguido el debate a través de la prensa y he advertido que cuando entramos en el marco de lo religioso resulta más difícil que nos pongamos de acuerdo.

He traído algo que me escribió un colega, un amigo, quien aborda el tema desde una perspectiva religiosa, y me pareció muy interesante. Él escribió: "Sin lugar a dudas, el tema que nos ocupa es sumamente complejo por la variedad de tópicos que toca: sociales, religiosos, éticos, morales, jurídicos, etcétera. Por lo tanto, debemos tener claro que hay posiciones por fuera de quienes detentan estas concepciones para poder analizar esto con criterio amplio. Es una realidad social que está catalogada como una de las principales causas de mortalidad femenina. Por lo tanto, exige una definición clara y contundente que ataque específicamente a la conciencia de las personas, creando una educación fundamentalmente preventiva sobre la abortiva. Es importante destacar la diferencia entre la despenalización del acto abortivo y su recomendación como método anticonceptivo", concepto que me parece muy importante.

Aquí viene la parte religiosa, y dice: "Si trabajamos a la gloria del gran Creador, somos arquitectos de nuestra propia vida en sus diferentes etapas; lo hacemos perfeccionándola para alcanzar otros niveles. Por lo tanto, la debemos proteger lo más racionalmente posible. Debemos privilegiar la vida espiritual sobre la física. La física es un escaño de la espiritual. La física es limitada, la espiritual eterna. El espíritu necesita un cuerpo para evolucionar; no sé si un cuerpo determinado, único. A la vida física debemos analizarla universalmente, la de la madre y la del feto. La de la madre ya recorrió un camino, ya tiene realizado un trecho importante; la del feto está por comenzar a recorrer su experiencia. Si la interrumpimos y la muerte espiritual no existe, seguramente esperará una nueva oportunidad. Supongo que correspondería comenzar a analizar, entonces, cuándo comienza la vida. Bien, si la consideramos como un constante perfeccionamiento con etapas de muerte y de resurrección, ella no moriría. Por tanto, no comenzaría sino que simplemente adquiriría distintos estados, según su evolución; se interrumpiría para comenzar nuevamente en otro cuerpo o estado diferente. Tampoco somos los de afuera quienes debemos decidir sobre la evolución de los demás, pero las cosas por algo se dan y todos tenemos una misión que cumplir en esta vida y no podemos rehuir responsabilidades. Nuestro estado de evolución serían ciclos interrumpidos, o no, con sus distintas consecuencias, por supuesto, para los distintos actores que participan en acciones concretas. La pregunta es, en una realidad social donde la vida de la madre corre serios riesgos de interrumpirse y, por lo tanto, también la evolución de su espíritu, ¿a cuál protegemos? ¿A la del feto de hasta veinte o doce semanas o a la de la madre? Como la madre de cualquier manera se va a realizar el aborto -si está decidida a ello- podemos perderlos a los dos. Además," -dice- "¿los legisladores han sido electos para imponer políticas que reflejen sus ideas sobre el bien o el mal o para atender realidades sociales que aquejan al diario vivir?".

(Ocupa la Presidencia el señor Representante Argenzio)

——Señor Presidente: la persona que escribió esto, obviamente, no es católica; obviamente, cree en la reencarnación; y, obviamente, da un valor muy distinto al inicio de la vida, al cuerpo físico y a las distintas etapas por las que atravesamos. Y millones y millones de seres en el mundo son católicos, tienen valores cristianos y defienden un concepto de vida material, de vida espiritual y de vida física, mientras que otros millones y millones de personas en el mundo tienen otros conceptos y defienden otras ideas.

Traigo esto a colación porque me parece que cuando entramos en discusiones religiosas o esencialmente filosóficas, ahí no podemos ponernos de acuerdo, porque nadie puede imponer sus valores o su religión a otras personas. No es ahí donde podemos encontrar los puntos para un consenso social en un momento determinado.

Yo quiero decir que, si se trata de valores, en lo personal creo en la maternidad y en la paternidad responsables, en la paternidad y en la maternidad deseadas, y en esto poco puede tener que ver -en ese aspecto profundizó bien el Diputado Conde- el tema de mantener relaciones sexuales con la consecuencia de un embarazo no deseado, que genera un compromiso de por vida, porque un hijo es un compromiso y una responsabilidad para toda la vida.

Entonces, yo respeto mucho a quienes tienen otras ideas, pero también pienso que todas las concepciones merecen el mismo tipo de respeto. Y yo me pregunto: en definitiva, ¿qué es lo que debe ser considerado por parte de la sociedad como un delito? ¿Cuándo debemos considerar que un acto es un delito? ¿Cuál es el consenso social con relación a si un acto es o no delictivo?

En realidad, si uno de nosotros viera que frente a nuestras casas alguien está robando a nuestro vecino, probablemente lo primero que haría sería tomar el teléfono, llamar a la policía, avisar que se está cometiendo un robo y pedir que vengan rápido. Y me pregunto: ¿cuántos de los que estamos acá sentados hemos conocido o conocemos a una o a varias mujeres que, en reiteradas oportunidades o en alguna instancia, se han practicado un aborto? Nosotros sabemos que eso ha pasado. ¿Quiénes lo han denunciado o lo hemos denunciado? Y si no lo hemos hecho es porque íntimamente, de alguna manera, no consideramos el aborto como un delito que debe ser penalizado y tenemos un grado de tolerancia ante la situación por las condiciones sociales, psicológicas y afectivas en que esa mujer tomó la decisión, lo cual hace que no lo consideremos un delito. Cuando toda la sociedad sabe y es permisiva con esa idea, no tiene sentido que la legislación penalice. Además, como consecuencia de la penalización y de no considerarse como un derecho, las condiciones en que se practica el aborto, en cuanto a sus riesgos, ponen en diferente situación a una mujer pobre que a una mujer rica. Porque la mujer que está decidida a practicarse un aborto lo va a hacer, esté penalizado o no, pero las que se mueren, como decía, son las mujeres pobres.

Aquí se ha hablado del derecho a la vida, y me pregunto a partir de qué momento podemos considerar que se tutela el derecho a la vida. También se ha hecho referencia a la violación de pactos internacionales. Y me parece importante destacar que no necesariamente en el momento de la fecundación, cuando se forma el huevo, se es ya persona de derecho, porque, si es así, nuestro país lo ha violado de manera sistemática.

Me he preocupado por preguntar a diferentes médicos, integrantes de la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social, cuál es el mecanismo que "impide" -entre comillas- el embarazo a través de la utilización de dispositivos intrauterinos con forma de espiral, que no son de cobre, que sistemáticamente, a través de distintos planes de salud, han sido colocados como método anticonceptivo por el Ministerio de Salud Pública y creo que también por la Intendencia Municipal de Montevideo. Y el mecanismo que opera, desde el punto de vista físico, es que se produce, sí, la unión del óvulo y del espermatozoide; es decir, en términos filosóficos, para quienes defienden ese momento sagrado de formación de la vida, allí hay vida, pero lo que ocurre es que ese huevo, esa célula, no puede anidar en el útero por el movimiento y, entonces, es expulsado. Eso es un aborto, solo que no nos enteramos porque, al mes siguiente, llega la menstruación; pero ese es un método abortivo. Entonces, la cuestión es a partir de cuándo y de si nos enteramos o no, pero desde el punto de vista médico esto funciona así. Como decía, señor Presidente, en nuestro país se utiliza este método, miles de mujeres en el Uruguay han utilizado y utilizan el dispositivo intrauterino con forma de espiral, y probablemente sufran varios abortos a lo largo del año, solo que nunca se han enterado.

Por último, quiero decir que reconozco en el proyecto un sesgo hacia la protección de los derechos de la mujer que, indudablemente, es la que toma la decisión. Esto no es novedoso en nuestra legislación. En definitiva, fuimos pioneros en algunos derechos de la mujer; por ejemplo, el divorcio por la sola voluntad de la mujer, lo que Vaz Ferreira llamaba el feminismo de compensación, es decir, tratar diferente a los que son diferentes. Y yo creo, señor Presidente, que la mujer es la que está en la situación más vulnerable porque, muchas veces, es la que suele ser abandonada o la que tiene después la responsabilidad más directa en la educación o en la crianza. Pero aun no siendo así, en definitiva, como dice una canción de Serrat, "se le hinchan los pies"; es la mujer la que pasa por el embarazo, la que corre el riesgo del parto, de la cesárea o de las posibles secuelas. En definitiva, la mujer es la más vulnerable. Y en esta concepción general, a mí me parece que, si hay un desnivel, es la mujer la que tiene el derecho a los mayores niveles de decisión.

Simplemente, como decía antes, no me parece que para la sociedad en general esto sea considerado como un delito. Porque si es considerado un delito, entonces hay muchos cómplices de ese delito, demasiados cómplices para que esto siga siendo penalizado.

SEÑOR BAYARDI.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑORA CHARLONE.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Argenzio).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR BAYARDI.- Señor Presidente: este debate de cinco días ha tenido pocos niveles de interrupción. Quienes lo han seguido, han sido críticos con respecto a esto.

El problema es que en la vida a mí no me gusta que nadie hable por los muertos. En realidad, a mí me emocionó, no digo contar con la amistad del Padre Pérez Aguirre, porque sería elevarme a una categoría que no merezco, pero sí su forma de vivir su creencia cristiana; eso era algo que emocionaba. Lamento no haber podido vivirla de esa manera porque, seguramente, esa tranquilidad espiritual que tenía el Padre Pérez Aguirre lo transformó en un ser superior. No voy a referirme a lo que piensa el Diputado Bayardi sobre las lecturas de lo expresado por el Padre Pérez Aguirre. De la misma lectura a que se hizo mención, quería repetir lo que planteó el Padre Pérez Aguirre y hacer referencia a alguna cosa que ya se leyó en Sala. De ahí sacaremos la conclusión de si "Perico" era despenalizador, legalizador o qué era, porque "Perico" estaba por encima de esa acepción en términos legales y penales.

Decía: "El aborto es y parece querer permanecer una tozuda y trágica realidad social". Más adelante, agregaba: "La mortalidad por aborto afecta a las mujeres pobres porque solo tienen acceso económico a un aborto clandestino sin las mínimas garantías. Es evidente que son las mujeres pobres las que mueren en los abortos clandestinos. Mientras no logremos un análisis serio de las causas y las condiciones socioeconómicas y culturales del aborto, mientras no iniciemos un proceso responsable de obligatorio ajuste social para eliminarlas, todo juicio y castigo a las supuestas culpables no pasa de ser un fariseísmo moralista que se lava las manos y la conciencia.- Si somos realistas, tenemos que aceptar la evidencia de que la realidad no se ajusta a justicia y no es por tanto posible dar respuestas morales efectivas únicas e iguales para todos los casos".

"Perico" nunca habló de cuál era la solución en términos legales. Sí defendió que abrir juicio -no ya plasmar una pena en un Código Penal en función de la apertura de un juicio- sobre el tema y, eventualmente, ambientar castigo, implicaba un fariseísmo moralista que se lavaba las manos y la conciencia.

Yo digo: esta brutal valoración, con la fuerza que implica, dicha desde su compromiso cristiano con los pobres y con los más necesitados, sea cual fuera la necesidad, lo llevó a concluir en ese trabajo que "[...] teniendo en cuenta -como vimos- la dificultad para afirmar que el aborto es un acto siempre culpable y criminal" -cosa que él ponía en duda y hablaba de la dificultad que se presentaba para hacer esta afirmación- "porque existen infinitas circunstancias que disminuyen la responsabilidad o eximen totalmente de ella, no conviene seguir hablando indiscriminadamente del aborto como crimen. Tildar indiscriminadamente a quienes lo llevan a cabo como si fueran criminales, es demagógico, injusto e inmoral". Más adelante, dice: "Si aceptamos la noción de hacer justicia como el ajustar la realidad para que vuelva a ser humana en determinadas circunstancias, deberíamos aceptar también que ajusticiar por medio de una ley que castiga el aborto no es la solución, no resuelve nada".

Esta parte, dicha desde la fe cristiana y desde lo que a él no le gustaba ser considerado, un teólogo -para mí era muchísimo más que un teólogo, por la enorme capacidad de analizar no solamente los elementos religiosos, sino también los elementos biológicos, éticos y morales, más allá inclusive de la religión a la que pertenecía-, plantea este concepto, el de la noción de hacer justicia, que él ve -reitero- desde la óptica cristiana. Este es un elemento que también deberíamos tener en cuenta a la hora de decidir, y no hacerlo bajo una perspectiva religiosa, sino en función de la responsabilidad que tenemos en este Cuerpo.

Es cuanto quería decir con referencia a la lectura de lo que escribió el Padre "Perico" Pérez Aguirre.

SEÑOR PRESIDENTE (Argenzio).- Puede continuar la señora Diputada Charlone.

SEÑOR PÉREZ MORAD.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑORA CHARLONE.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Argenzio).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR PÉREZ MORAD.- Señor Presidente: cuando nos interrumpió la campana de orden por haber quedado sin número la sesión en la que nos habíamos anotado para hacer uso de la palabra, decíamos que al apoyar este proyecto de ley teníamos la fuerte esperanza de disminuir los embarazos interrumpidos. Pero también queríamos expresar -no lo pudimos hacer en esa ocasión- que debemos hablar del hombre que aborta, porque también el hombre, con su no acompañamiento o bien induciendo a su compañera, está proponiendo la interrupción del embarazo.

Cuando expusimos sobre el tema de la emigración, hablamos sobre una encuesta realizada por el Ministerio de Salud Pública, que establecía que las mujeres uruguayas mayores de cuarenta años, interrogadas sobre cuántos hijos les hubiera gustado tener en comparación con los que tenían, respondieron de la siguiente manera. Las que estaban en mejor situación económica, que tenían un promedio de dos hijos, contestaron que les hubiese gustado tener más hijos y que, seguramente -por la misma concepción de vida a la que estamos sometidos en nuestras comunidades-, el trabajo y las ambiciones de otra índole no hicieron posible que tuvieran más hijos. Cuando fueron interrogadas las mujeres mayores de cuarenta años que viven en condiciones de pobreza, expresaron claramente que hubieran querido tener menos hijos que los que tuvieron, estableciendo que no se trataba de abandonar su maternidad, sino que la situación económica les condicionaba fuertemente la cantidad de hijos, porque no solo querían tener hijos, sino tenerlos en condiciones dignas.

No podemos arrinconar a las mujeres para que tengan hijos por el solo hecho de hacerlo, sin darles el sustento como comunidad, como sociedad y como nación; el sustento económico y social, el apoyo económico y el afecto que merecen por su sola condición humana. No hacerlo es discriminar.

También objetamos, a través de esta ley, la hipocresía, porque todos sabemos que muchos que no apoyan este proyecto y que están de acuerdo con que se mantenga la situación presente han inducido alguna vez a sus esposas, a sus amantes -si las tienen- e, inclusive, a sus propias hijas, a interrumpir un embarazo por el motivo que fuera, y no precisamente por la situación económica.

Nosotros, señor Presidente, queremos expresar que la condición humana supera toda la fantasía. ¿O es que acaso nunca en la historia de la humanidad hubo sacerdotes que fueron padres? ¿O es que acaso en la historia de la humanidad no hubo religiosas que fueron o son madres? ¿Y no valen también las contemplaciones y las connotaciones humanas en esas situaciones?

Por eso, alejando todo cálculo electoral en la decisión de votar o no este proyecto de ley, es que lo apoyamos, no como una propuesta perfecta, pero sí asumiendo el riesgo de iniciar un buen camino, mejorable, para enfrentar la situación actual, que representa un triste y doloroso final que, a nuestro entender, se prolonga demasiado.

Muchas gracias.

SEÑOR PRESIDENTE (Argenzio).- Puede continuar la señora Diputada Charlone.

SEÑORA CHARLONE.- He terminado, señor Presidente.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Pido la palabra para contestar una alusión.

SEÑOR PRESIDENTE (Argenzio).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: agradezco al señor Diputado Bayardi, que señaló expresamente que se iba a referir a algo sobre lo que yo había hablado.

(Murmullos)

——Naturalmente, no voy a entrar a discutir con el señor Diputado Bayardi -seguramente ahora también especialista en teología- sobre lo que es el pensamiento del Padre Pérez Aguirre. Yo no soy experto en la materia, pero sí puedo aplicar lo que él dice a lo que son las figuras jurídicas uruguayas e internacionales. Cuando Pérez Aguirre se refiere a no juzgar indiscriminadamente; cuando habla de no ajusticiar y castigar a la mujer que se ha practicado el aborto, se está refiriendo, precisamente -las propias frases lo están indicando-, a circunstancias eximentes. ¡A circunstancias eximentes! No se está refiriendo a un derecho. No está hablando de lo que es...

(Murmullos.- Campana de orden)

——Señor Presidente: déjelos que hablen; si no les interesa este tema, no les interesa nada.

No se está refiriendo a lo que es el derecho de una persona; se está refiriendo a lo que es una eximente jurídicamente, y ahí está la diferencia. Yo he sostenido que lo que este proyecto de ley tiene de malo es que da el derecho a la mujer a disponer de la vida de otro ser; esa es la diferencia. Estoy de acuerdo con que se establezca una eximente en las penas o una eximente en el delito o una eximente en la tipificación del delincuente; me parece absolutamente lógico. Lo que me hace no votar este proyecto de ley es que se establezca el derecho de la mujer a decidir la interrupción del embarazo. Sobre eso pueden buscar en todo el libro de Pérez Aguirre y no van a encontrar absolutamente nada.

SEÑOR VENER CARBONI.- Pido la palabra para contestar una alusión.

SEÑOR PRESIDENTE (Argenzio).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR VENER CARBONI.- Señor Presidente: parece que la temperatura subió y, fundamentalmente, no por ese altercado sobre cómo interpretar la opinión del sacerdote Pérez Aguirre, sino por las palabras del señor Diputado preopinante, quien hizo referencia a la hipocresía de aquellos que votan en contra del aborto y que alguna vez han sugerido a sus amantes, esposas o hijas la práctica del aborto. Si él tiene la suficiente hidalguía como para no hacer una acusación genérica y quiere dar los nombres, que los dé; si no, que se calle la boca, porque hacer acusaciones genéricas de actitudes de esa naturaleza es grosero e irrespetuoso.

Gracias, señor Presidente.

SEÑOR BAYARDI.- Pido la palabra para una aclaración.

SEÑOR PRESIDENTE (Argenzio).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR BAYARDI.- Señor Presidente: no me ha dado el tiempo para penetrar en el área de la teología, pero, en realidad, me habría encantado hacerlo.

Mi presencia aquí desde hace trece años sí me ha obligado a entrar en el área del derecho, y la verdad es que sin venir de esa especialidad, en algunos tópicos del derecho me he encontrado con ganas y hasta con capacidad de discutir con quienes han estado formados en esa área. Yo siempre digo: en realidad, discutir conmigo de medicina es embretarme porque, si me equivoco, paso vergüenza. Así que tengo una facilidad: cuando discuto en el área del derecho es difícil que pueda perder en la discusión, sobre todo con los profesionales del derecho, porque son ellos quienes pasan a estar en evidencia.

Desde chico, quizá por maricón o por cobarde...

(Hilaridad)

——Espero que la aseveración que hizo algún señor legislador con la cabeza no la quiera poner a prueba en un escenario distinto a este; está bien que yo lo diga, pero otra cosa es que permita que cabeceen cuando yo lo digo. Pero dejémoslo por ahí.

Lo que digo es que, cuando hay un libro de texto -sea académico o de seguimiento-, leo hasta la letra chica. No hago interpretaciones de las palabras sin leer la globalidad de los textos, porque me ponía nervioso cuando iba a los exámenes y no había leído las llamadas; eso siempre me puso nervioso. Entonces, he leído a "Perico" hasta en las llamadas. Leí todos los textos que se leyeron aquí -y que leyó otro señor legislador-, por honestidad intelectual, porque me parecía que esa parte también había que leerla.

En realidad, alguien puede argumentar, desde el análisis religioso-teológico y aplicar los conceptos, inclusive, desde el análisis jurídico, diciendo con "Perico": "Mientras no logremos un análisis serio de las causas y las condiciones socioeconómicas y culturales del aborto, mientras no iniciemos un proceso responsable de obligatorio ajuste social para eliminarlas, todo juicio y castigo a las supuestas culpables no pasa de ser un fariseísmo moralista que se lava las manos y la conciencia". Si aplico esta parte central de la lectura de "Perico" al área del derecho, yo diría -no se lo hago decir a "Perico"- que si él hubiera pertenecido al área del derecho, jamás habría hecho en un texto del Código Penal ninguna valoración o juicio sobre el tema del aborto. Eso es lo que quise decir, independientemente de las otras lecturas de las que di cuenta, también por honestidad intelectual, y de las que pretendo preciarme.

SEÑORA BARREIRO.- Pido la palabra para una aclaración.

SEÑOR PRESIDENTE (Argenzio).- Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA BARREIRO.- Señor Presidente: quiero hacer una aclaración respecto a lo sostenido por el Padre Pérez Aguirre.

En mi primera intervención dudé mucho en traer a la Cámara lo que había dicho Pérez Aguirre porque, precisamente, quería evitar que se produjera lo que sucedió hoy. Realmente, me parece lamentable querer interpretar y sacar conclusiones de lo que pensaba o no pensaba Pérez Aguirre. Cuando vino Monseñor Cotugno a la Comisión, tuve una discusión con él fuera de ese ámbito -porque no quise que figurara en la versión taquigráfica- y algunos compañeros conocen de qué se trata.

También soy muy estudiosa de lo que ha dicho Pérez Aguirre e integro la red de amigos de "Perico". Lo conocí personalmente en Colombia, después de una instancia en la que participamos de un seminario; y sé muy bien lo que él pensaba. No voy a decir lo que sé acerca de lo que pensaba "Perico", sino que voy a leer otra parte muy rica de lo que dijo en esta publicación. En la parte en que habla de su opinión acerca de la concepción evolutiva del nacimiento de la vida, dijo: "El aborto es un excelente ejemplo de la insuficiencia de los imperativos categóricos para resolver casos concretos, y también un ejemplo de la autonomía de la persona como última instancia decisoria.- Aquí el problema es muy complejo y doloroso porque lo que está en juego no solo es el derecho a la vida del nasciturus, sino también la vida de la madre que cuando llega a pensar en un aborto se encuentra generalmente en una situación límite como ya dijimos. En el extremo de la duda, a lo más la ética nos dirá que donde existe duda, el individuo tiene libre derecho a actuar según su conciencia porque 'donde hay duda hay libertad'.- Pero ¿el derecho a la vida está en el mismo plano que los otros? No parecería porque el valor de la vida no es único, hay otros valores y es sabido que se dan conflictos de valores entre vida y libertad, entre hijo y madre, de hijos entre sí, etc.. En la vida hay muchos valores y conflictos generalmente muy difíciles de solucionar. Pero también vimos que el valor de la vida no es un valor cualquiera, tampoco es un valor único, es un valor radical, fundante. El asunto es que la vida siempre será un valor fundamental, no un mero concepto descriptivo. Al menos siempre nos será difícil reducirla a la mera vida biológica.- Entonces no se trataría solo de decidir cuándo empieza y cuándo acaba la vida humana, como ya hemos comprobado. No se trataría de un mero problema científico: se trata también de un conflicto de valores, se trata también de un asunto de vida y de 'calidad' de vida, de 'dignidad', entre otros. Y establecer criterios rígidos para lo que significa en cada caso, para cada persona, en su contexto psicológico y social, es no ya imposible, sino peligroso.- Llegamos a la conclusión de que una ética que pretenda ser para todos (y no solo para un grupo religioso), más allá de ayudar a formar una conciencia crítica, a superar el estadio de la conciencia errónea, se inclinará a suspender generalmente el juicio ante un aborto concreto, respetará y dejará la decisión, en última instancia, a la autonomía de la persona y su conciencia (principio sine qua non de la ética). Tendrá también en cuenta circunstancias, plazos, etapas y las vidas que están en juego en cada caso, porque son diferentes y no puede haber una respuesta válida y unívoca para todas las situaciones. La decisión moral final será siempre personal, solitaria, muy dolorosa y nada fácil. Al menos se puede evitar que sea clandestina".

Continúa hablando en ese mismo sentido y dice: "¿Qué libertad, qué alternativa tiene esa embarazada ante la angustia y el terror del hambre, o de ser castigada por el compañero y quedar fuera de la casa o del trabajo, o de la enfermedad de los otros hijos, etc.? El aborto es y parece querer permanecer una tozuda y trágica realidad social". Y luego sigue lo que ya leyó el compañero Diputado Bayardi.

Yo no quiero ahondar en esto, pero creo que de lo que dice "Perico" se pueden extraer muchas cosas. Me parece lamentable interpretar cuál fue la opinión de "Perico" sobre este tema y qué hubiera hecho él ante este proyecto de ley.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Pido la palabra para una aclaración.

SEÑOR PRESIDENTE (Argenzio).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: le asiste razón al señor Diputado Bayardi cuando dice que, desde el punto de vista jurídico, él ha tenido una notoria evolución en el ejercicio de la diputación. Generalmente, en sus discusiones sobre derecho tiene a su favor el hecho de no ser un especialista en esa materia, lo que, en definitiva, lleva a que pueda embretar a quienes algún principio jurídico tenemos, en algunas decisiones complicadas. Pero, a veces, también tiene su contra el no saber derecho, porque cuando se lo ha estudiado, tal como ocurre en cualquier otra rama del conocimiento, se saben los principios fundamentales, que no es lo mismo que meramente leer los textos legales. Si el señor Diputado Bayardi -que es un excelente Diputado, que ha sido y sigue siendo un excelente médico y que, lamentablemente, no es un buen abogado porque no tiene esa profesión- hubiera estudiado derecho, sabría que hay principios fundamentales y que una cosa son las circunstancias eximentes de la pena y otra muy distinta es dar a una persona el derecho a hacer algo. Aunque en última instancia, para quien no sabe derecho, la consecuencia práctica sea la misma, desde el punto de vista sustancial y de los principios jurídicos es absolutamente diferente.

(Ocupa la Presidencia el señor Representante Álvarez)

——Por su parte, la señora Diputada Barreiro hizo una calificación de "lamentable", en una especie de mesianismo que no comparto. Lo que me parece lamentable es que se lean fragmentos -que, precisamente, están apoyando la posición contraria a la que estoy sosteniendo- de lo manifestado por otra persona. En definitiva, el único sustento que han tenido para hablar de este tema es el pensamiento de alguien muy respetado, muy admirado, pero que hoy no está con nosotros, no está vivo. En última instancia, el único argumento que tienen es haber leído sus manifestaciones reiteradamente en la Cámara; eso sí me parece lamentable.

(Murmullos.- Campana de orden)

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado Penadés.

SEÑOR PENADÉS.- Señor Presidente: como cuestión primera, fundamental, básica, previa y en cierta forma excluyente de todo debate o argumentación jurídica en favor o en contra del proyecto de ley que hoy se pone a consideración de este Cuerpo, resulta imprescindible para nosotros, legisladores, proceder a ubicar el ejercicio de la actividad que como tales desempeñamos en el contexto apropiado, esto es, el sentido y el alcance del acto creativo de la norma jurídica.

Como veremos, todo debate parlamentario en torno a un proyecto de ley nace y se agota en tal conducta. Es legitimado y auspiciado en el sistema democrático únicamente cuando su referente es la creación de la norma como reflejo de una expresión comunitaria de lo que es correcto, de lo que es deseable, de lo que es caro a la sociedad y a la persona humana, al ser individual, sin el cual, por cierto, todo sistema jurídico perdería sentido.

Es, entonces, en torno a tal cuestión que debemos referir nuestra atención, porque es en el delicado nexo entre el ser y el deber ser, entre lo ontológico y lo deontológico, entre la realidad y lo jurídico, donde se agota toda discusión y todo debate.

De tal forma que en el día de hoy los legisladores nos encontramos ante la más pura expresión del sentido del acto legislativo, en tanto enfrentamos la posibilidad de que la norma, la regla de derecho creada por nosotros, modifique o se proyecte, de una forma o de otra, sobre un proceso natural, absolutamente extraño a la creación humana.

Por tanto, señor Presidente, es peculiar esta unión entre la realidad en su expresión más pura y la norma jurídica, ya que no siempre es contrastable con tanta claridad como lo es en el tema que estamos tratando en la tarde de hoy.

Sin embargo, lo que enfrentamos es mucho más simple, por una parte, y mucho más delicado, por la otra. Solo debemos contemplar un hecho natural: el comienzo y el desarrollo de la vida humana, del individuo, de la persona, del ser, de todos y cada uno de los que estamos aquí, de la de quienes descendemos, de la de nuestros hijos, de la de nuestros nietos y de la de las generaciones venideras.

Entonces, señoras legisladoras y señores legisladores, solo debemos considerar esta tan simple cuestión: la vida humana. No parece demasiado problemático el tema, ya que hemos enfrentado en los últimos tiempos otros mucho más complejos. Aunque parezca un contrasentido, este tema nada tiene de ambiguo ni requiere de mayores elaboraciones doctrinales para comprenderlo, de argumentaciones para explicarlo, ni de discursos -¡vaya que han sido muchos!- para legitimarlo.

La vida humana es, por sí y ante sí, manifestación y destinataria de lo existente, en el sentido que al término le viene atribuyendo la filosofía de los últimos tres siglos. Es, por tanto, presupuesto único de todo lo que somos como individuos, como entes creativos, como partícipes de una sociedad y aun, por cierto, nosotros, como legisladores.

Empero, es aquí donde el centro de la cuestión corre riesgo de degenerarse, de perderse y hasta de hacerse difuso. Al momento de considerar la creación de una norma que interfiera, en mayor o en menor medida, de una forma o de otra, con un proceso natural verificable por sí mismo, no debemos atender nada más que a este proceso, a la manera en que se verá afectado, vulnerado o lesionado y, fundamentalmente, si en tal caso esto nos importa, y en qué grado, a nosotros, seres humanos que vivimos en esta sociedad y que por su mandato creamos las normas jurídicas, lo cual nos corresponde.

Entonces, nuestra tarea es la más difícil, porque no podemos darnos el lujo de decir que solo hacemos cumplir la norma ni que dirimimos contiendas entre los hombres en base a lo que ella establece; tales tareas corresponden a otros Poderes del Estado. En cambio, y salvo por los preceptos jurídicos a los que debemos atender, nuestro principal referente es, en definitiva, de naturaleza moral, y el acto volitivo de crear la norma es, finalmente, un desempeño ético; es tan simple como eso.

Por tanto, la pregunta básica con la que debemos comenzar y finalizar es: ¿la maniobra abortiva, tal como la entendemos, rechaza a nuestra conciencia, a nuestra moral, a nuestro concepto de lo que es bueno, de lo que nos es caro? ¿Ofende lo que íntimamente consideramos que debe ser defendido, contemplado y protegido, lo que algo muy dentro de nosotros -llamémoslo instinto, moral o fe- nos mandata en forma clara y evidente como la primera verdad cartesiana a salvaguardar? Si nos dedicamos hoy en Sala a contestar tal pregunta sin más testigo o referente que nuestras conciencias, el resultado será que este Cuerpo no aprobará el proyecto de ley a consideración. Sin embargo, como lo adelantaba, la cuestión en este punto se oscurece, se enturbia y, consecuentemente, desemboca en un falso escenario dialéctico, en un falaz presupuesto de debate, auspiciado y premeditado con el único fin de apartarnos del real contexto del tema. Así es que se pretende extrapolar el tema al ámbito de la discusión técnico-jurídica, con la intención de llevarlo al debate referente a la prevalencia de un bien jurídico sobre otro, trayendo a colación la salud reproductiva, el derecho a decidir o bien la equidad social; en tal marco, también se dará entrada a cuestiones y a apreciaciones científicas como las que hemos escuchado, investigaciones, estadísticas, proyección de políticas públicas, etcétera.

Todas estas cuestiones tienen algo válido y -por qué no- considerable. Son objeto de debate, pero no de este debate. Son, en efecto, segmentos argumentativos que tomados en forma independiente pierden peso, pero que, introducidos en conjunto, logran muchas veces el fin perseguido, esto es, distraer la cuestión de su centro nervioso y trasladarla a ámbitos de debate menos molestos para la conciencia individual.

Sin embargo, permitiéndonos entrar por un momento al escenario de la falacia dialéctica propuesto, en algunos casos, por el informe en mayoría de la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social, debemos decir que todos y cada uno de los argumentos allí vertidos para legitimar prácticas abortivas son fácilmente abatibles, y así lo demostró, contundentemente, el informe del señor Diputado Argenzio, en nombre de los Representantes del Partido Nacional, que vamos a votar en contra de este proyecto de ley.

No es, entonces, nuestra intención centrar el debate en el conjunto de premisas argumentativas puestas en el tapete desde hace ya años y que hoy auspician, nuevamente, quienes avalan el actual proyecto de ley. Empero, no es por ello que vamos a dejar de realizar algunas consideraciones al respecto, al menos en general.

En primer lugar, se trae a colación el supuesto elevado índice de abortos. Estos índices nunca se comprueban y proceden de versiones indirectas, de estudios nunca confirmados o de especulaciones, y muchas veces hasta son falseados por quienes pretenden fomentar la práctica abortiva. De esto se viene hablando desde hace años. Se pretende con ello contribuir a la sensación colectiva de que el aborto es una práctica asumida, tolerable y tolerada. En definitiva, señores legisladores, hasta ahora las cifras no resultan fiables y, si lo fueran, nada demuestran sino la existencia de una patología social de la cual debemos ocuparnos, por supuesto, pero que no tiene nada que ver con la convalidación del aborto. Entonces, si la realidad indica que son muchas, cada vez más, las mujeres que por prácticas abortivas clandestinas pierden la vida, quedan mutiladas o se ven afectadas física o mentalmente, y si la razón de su proceder es la falta de educación o de recursos, el problema no se soluciona permitiendo el aborto. Si la mujer queda embarazada por falta de conocimiento sobre los mecanismos de prevención, o por falta de una educación sexual adecuada, o por vivir -no lo ignoramos- en los entornos familiares más promiscuos y carentes de afecto filial, permitir el aborto no va a solucionar el problema. El problema es otro y la solución es otra. Y bienvenido sea todo lo que esté destinado -realizado o no por el Estado- a tratar de revertir esta situación.

Si el problema coexiste, por lo general -como lo anticipábamos-, con la falta de recursos materiales, una vez más el tema también es otro y la solución es otra. Las interrupciones de embarazos producto de estas situaciones son síntomas de patologías sociales que debemos combatir en serio. Soy el primero en decir que, en ese sentido, el Estado ha estado renuente y también omiso en políticas que lleven adelante el combate de estas situaciones.

Entonces, señores legisladores, no debemos trabajar en la despenalización del aborto, sino en mejores políticas del Estado orientadas a educar, a mejorar el nivel de los sectores más deprimidos en todos los sentidos, a hacer cumplir las disposiciones penales con un sistema preventivo, represivo -para quienes practican este tipo de actos- y judicial, con personal adecuado y capacitado en todo sentido. Aquí me permito reivindicar la acción educativa que durante el Gobierno del Partido Nacional se iniciara y, lamentablemente, se dejara sin efecto en la siguiente Administración.

Queremos dejar constancia de que nos oponemos al proyecto actual y de que creemos que hay que buscar la forma de revertir la situación. Por tanto, volvemos a la cuestión de fondo que se enmarca en la pregunta que formuláramos y que, para finalizar, reiteramos.

¿Rechaza la idea del aborto a nuestra conciencia, a nuestra moral, a nuestro concepto de lo que es bueno, de lo que nos es caro? ¿Ofende lo que íntimamente consideramos que debe ser defendido, contemplado, protegido, lo que algo muy dentro de nosotros -llámese instinto, moral o fe- nos ordena salvaguardar? A eso, simplemente, se reduce la cuestión, y sería bueno que no lo olvidáramos.

21.-     Licencias.

Integración de la Cámara.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Dese cuenta del informe de la Comisión de Asuntos Internos relativo a la integración del Cuerpo.

(Se lee:)

"La Comisión de Asuntos Internos aconseja a la Cámara aprobar las siguientes solicitudes de licencia:

Del señor Representante Adolfo Pedro Sande, por motivos personales, inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, por el día 11 de diciembre de 2002, convocándose al suplente correspondiente siguiente, señor Arturo Lamancha.

Del señor Representante Guido Machado, por motivos personales, inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, por el día 11 de diciembre de 2002, convocándose a la suplente correspondiente siguiente, señora María Terrón de Esteves.

Del señor Representante Iván Posada, por motivos personales, inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, por el período comprendido entre los días 11 y 13 de diciembre de 2002, convocándose al suplente correspondiente siguiente, señor Gabriel Barandiaran.

Del señor Representante Gustavo Guarino, por motivos personales, inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, por el período comprendido entre los días 11 y 15 de diciembre de 2002, convocándose al suplente correspondiente siguiente, señor Óscar Echevarrría".

——En discusión.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Sesenta en sesenta y dos: AFIRMATIVA.

Quedan convocados los suplentes correspondientes, quienes se incorporarán a la Cámara en las fechas indicadas.

(ANTECEDENTES:)

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi consideración:

Tengo el agrado de dirigirme a usted a efectos de solicitar licencia por motivos personales, al amparo de lo establecido en la Ley Nº 16.465, por el miércoles 11 del corriente, convocando a mi suplente respectivo.

Sin otro particular, saluda a usted muy atentamente.

ADOLFO PEDRO SANDE
Representante por Canelones".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

Por la presente comunico a usted que, por esta única vez, no he de aceptar la convocatoria de la cual he sido objeto, en virtud de la licencia solicitada por el señor Representante Pedro Sande.

Sin más saluda atentamente.

Orestes Numa Santos".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi consideración:

Habiendo sido convocado en mi calidad de suplente del Diputado Adolfo Pedro Sande, para integrar ese Cuerpo, comunico a usted que por esta única vez, no acepto la referida convocatoria.

Sin otro particular, saluda a usted muy atentamente.

Eliseo Marandino".

"Comisión de Asuntos Internos

VISTO: La solicitud de licencia por motivos personales del señor Representante por el departamento de Canelones, Adolfo Pedro Sande.

CONSIDERANDO: I) Que solicita se le conceda licencia por el día 11 de diciembre de 2002.

II) Que, por esta vez, no aceptan la convocatoria de que han sido objeto los suplentes correspondientes siguientes, señores Oreste Numa Santos y Eliseo Marandino.

ATENTO: A lo dispuesto en el artículo 116 de la Constitución de la República, por el inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, de 14 de enero de 1994, y en el artículo tercero de la Ley Nº 10.618, de 24 de mayo de 1945.

La Cámara de Representantes,

R E S U E L V E :

1) Concédese licencia por motivos personales por el día 11 de diciembre de 2002, al señor Representante por el departamento de Canelones, Adolfo Pedro Sande.

2) Acéptanse las negativas que, por esta vez, han presentado los suplentes correspondientes siguientes, señores Orestes Numa Santos y Eliseo Marandino.

3) Convóquese por Secretaría, por el día 11 de diciembre de 2002, al suplente correspondiente siguiente de la Hoja de Votación Nº 15 del Lema Partido Colorado, señor Arturo Lamancha.

Sala de la Comisión, 10 de diciembre de 2002.

DAISY TOURNÉ, TABARÉ HACKENBRUCH, JORGE CHÁPPER".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

Al amparo de lo previsto por la Ley Nº 16.465, solicito al Cuerpo que tan dignamente preside se sirva concederme el uso de licencia por razones personales por el día 11 de diciembre del año en curso.

Sin otro particular, le saluda muy atentamente,

GUIDO MACHADO
Representante por Rivera".

"Comisión de Asuntos Internos

VISTO: La solicitud de licencia por motivos personales del señor Representante por el departamento de Rivera, Guido Machado.

CONSIDERANDO: Que solicita se le conceda licencia por el día 11 de diciembre de 2002.

ATENTO: A lo dispuesto en el artículo 116 de la Constitución de la República, y por el inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, de 14 de enero de 1994.

La Cámara de Representantes,

R E S U E L V E :

1) Concédese licencia por motivos personales por el día 11 de diciembre de 2002, al señor Representante por el departamento de Rivera, Guido Machado.

2) Convóquese por Secretaría, por el día 11 de diciembre de 2002, a la suplente correspondiente siguiente de la Hoja de Votación Nº 292000 del Lema Partido Colorado, señora María Terrón de Esteves.

Sala de la Comisión, 10 de diciembre de 2002.

DAISY TOURNÉ, TABARÉ HACKENBRUCH, JORGE CHÁPPER".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi consideración:

Por la presente, solicito al Cuerpo que Ud. preside, tenga a bien concederme, al amparo de la Ley Nº 16.465 del 14 de enero de 1994, licencia por motivos personales, por el período comprendido entre el día 11 y 13 del corriente mes.

Sin otro particular, saluda a Ud. atentamente.

IVÁN POSADA
Representante por Montevideo".

"Comisión de Asuntos Internos

VISTO: La solicitud de licencia por motivos personales del señor Representante por el departamento de Montevideo, Iván Posada.

CONSIDERANDO: Que solicita se le conceda licencia por el período comprendido entre los días 11 y 13 de diciembre de 2002.

ATENTO: A lo dispuesto en el artículo 116 de la Constitución de la República y en el inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, de 14 de enero de 1994.

La Cámara de Representantes,

R E S U E L V E :

1) Concédese licencia por motivos personales por el período comprendido entre los días 11 y 13 de diciembre de 2002, al señor Representante por el departamento de Montevideo, Iván Posada.

2) Convóquese por Secretaría para integrar la referida representación por el mencionado lapso, al suplente correspondiente siguiente de la Hoja de Votación Nº 1999 del Lema Partido del Nuevo Espacio, señor Gabriel Barandiaran.

Sala de la Comisión, 10 de diciembre de 2002.

DAISY TOURNÉ, TABARÉ HACKENBRUCH, JORGE CHÁPPER".

"Montevideo, 10 de diciembre de 2002.

Señor Presidente de la
Cámara de Representantes,
Guillermo Álvarez.

Presente.
De mi mayor consideración:

Por intermedio de la presente solicito al Cuerpo que Ud. preside, me conceda licencia por motivos personales (numeral 3 del art. único de la Ley Nº 16.465) desde el día 11 al día 15 del corriente mes, inclusive.

Sin otro particular, saluda a Ud. atentamente.

GUSTAVO GUARINO
Representante por Cerro Largo".

"Comisión de Asuntos Internos

VISTO: La solicitud de licencia por motivos personales del señor Representante por el departamento de Cerro Largo, Gustavo Guarino.

CONSIDERANDO: Que solicita se le conceda licencia por el período comprendido entre los días 11 y 15 de diciembre de 2002.

ATENTO: A lo dispuesto en el artículo 116 de la Constitución de la República, y por el inciso tercero del artículo único de la Ley Nº 16.465, de 14 de enero de 1994.

La Cámara de Representantes,

R E S U E L V E :

1) Concédese licencia por motivos personales por el período comprendido entre los días 11 y 15 de diciembre de 2002, al señor Representante por el departamento de Cerro Largo, Gustavo Guarino.

2) Convóquese por Secretaría, por el mencionado lapso, al suplente correspondiente siguiente de la Hoja de Votación Nº 738 del Lema Partido Encuentro Progresista-Frente Amplio, señor Óscar Echevarría.

Sala de la Comisión, 10 de diciembre de 2002.

DAISY TOURNÉ, TABARÉ HACKENBRUCH, JORGE CHÁPPER".

22.-     Defensa de la salud reproductiva. (Normas).

——Continúa la consideración del asunto en debate.

Tiene la palabra el señor Diputado Posada.

SEÑOR POSADA.- Señor Presidente: no hay duda de que este tema es de difícil abordaje. Los distintos fundamentos que se han expresado en esta Cámara durante la discusión del proyecto, en todo caso abonan ese hecho. Permítaseme, señor Presidente, tratar de hacer algunas reflexiones previas que me parecen de sustancia, en función del tema que tenemos a consideración.

Somos de los que piensan que el Estado uruguayo debe tener políticas activas en los temas de la planificación familiar y de la educación sexual. Somos de los que piensan que la planificación familiar y, particularmente, el control de la natalidad son un instrumento que debe estar dentro de las distintas estrategias que tiene que utilizar el Estado como parte de sus políticas sociales. Este país, donde la reproducción social de la pobreza supone que Uruguay siga creciendo vegetativamente en especial a través de las familias pobres, demuestra con claridad que quizá en ese aspecto este Estado uruguayo puede calificarse como desertor. Es un Estado que no ha hecho políticas sociales activas en ese sentido y, en esa medida, ha condenado a adolescentes a perder ese período sustancial de sus vidas, ya que ese modelo de reproducción social de la pobreza tiene como eje a las mujeres jóvenes, prácticamente niñas recién entradas a la adolescencia.

Pero ese Estado no ha sido solo desertor en materia de políticas sociales activas, en materia de planificación familiar, sino también en materia de educación sexual. Aquí hay una falsa interpretación de lo que es el laicismo que debe ejercer el Estado y se ha confundido laicismo con ausencia de educación en valores. El Estado uruguayo debe tener y promover esencialmente la educación en valores que apunten a desarrollar, por ejemplo, la ética de la responsabilidad. Ese Estado uruguayo deserta, por ejemplo, en el tema de la educación sexual, pero se da el contrasentido de que en la mayoría de los colegios donde se profesa algún tipo de religión hay un importante desarrollo de la educación sexual. La mayoría de los jóvenes que asiste a esos colegios tienen una formación que los educa para asumir mucho más responsablemente la vida y, sin embargo, en la enseñanza del Estado ha sido absolutamente imposible incorporar políticas en materia de educación sexual. Este es un aspecto que debemos tener presente cuando ingresamos al análisis de estos temas, porque hay claramente una responsabilidad, una omisión del Estado en no haber desarrollado en forma activa este tipo de política.

Creo que en ese aspecto -en eso vamos a coincidir todos-, debe haber un compromiso de todos nosotros, integrantes del sistema político, en el sentido de desarrollar verdaderas políticas activas en materia de planificación familiar y de educación sexual. Ese debería ser un compromiso primario. Lamentablemente, una vez más este tema ha sido abordado desde la óptica de los extremos; una vez más la discusión se ha ido hacia los extremos de quienes defienden a ultranza el valor de la vida -cosa que compartimos- y de quienes entienden como existente un derecho de la mujer a provocarse el aborto. Creo que esa discusión tiene como grave consecuencia, mirándola desde uno u otro extremo, que el problema de las mujeres que mueren como consecuencia del aborto va a seguir existiendo y los embriones que mueren como consecuencia del aborto van a seguir muriendo. Consecuentemente, desde nuestro punto de vista -que es absolutamente personal-, el mejor posicionamiento para una defensa de la vida sería que la sociedad, a través de los representantes que eligió, tuviera también en este caso, frente a esta realidad, una actitud activa, no la pasiva de la permisividad, ni la que se escuda en la defensa de la vida, que en definitiva tampoco tiene soluciones para que estas mujeres pobres no sigan muriendo. A nuestro juicio, desde el punto de vista del posicionamiento de la defensa de la vida, debiéramos tratar de incidir como sociedad para corregir estos hechos. A eso hemos apuntado en un proyecto de ley que presentamos en la Cámara -tardíamente, se nos podrá decir-, buscando el camino del medio entre los dos puntos de vista que han estado en conflicto, de manera que el tema pueda resolverse a partir de la participación de un equipo interdisciplinario, integrando a un objetor de conciencia como forma de defender y de generar el ámbito y el espacio para la reflexión. Lamentablemente, en el proyecto que tenemos a estudio de la Cámara se plantea uno de esos puntos extremos, tal como se señala en el artículo 4º, donde se reconoce, se proclama como un derecho de la mujer el de poder realizarse un aborto, el de interrumpir su embarazo. Ese es un aspecto que, a nuestro juicio, claramente debe contraponerse o plantearse dentro de un marco distinto.

En consecuencia, nosotros seguimos pensando que en esta situación hay que obrar con un sentido positivo y, lamentablemente, el proyecto que tenemos a estudio termina ubicándose en una posición de permisividad que no nos representa.

En realidad, este proyecto está considerando el tema -como ya lo dijimos- desde el punto de vista del derecho de la mujer y se olvida del otro derecho: del derecho de nacer. A nuestro juicio, cuando hubo valores en conflicto, muy sabiamente la sociedad buscó triangular las decisiones. En ese sentido, el proyecto que firmamos conjuntamente con el señor Diputado Falero apunta a la existencia de un vértice, de una triangulación en esa decisión, de forma tal que la mujer tenga un ámbito de contención, un ámbito de valoración que, lamentablemente, no está incluido en la iniciativa que tenemos a estudio.

En consecuencia, vamos a votar negativamente el proyecto de ley. Lamentamos que una vez más ese espacio para tratar de lograr una solución que verdaderamente incida en una realidad -sin tomar partido en un sentido o en otro, tomando en todo caso partido por la vida- no pueda contemplarse en esta iniciativa. Lamentamos que, una vez más, en el ámbito parlamentario se haya perdido una oportunidad. Y es muy probable -como ha sucedido en muchos otros temas en este país- que las posiciones terminen quedando absolutamente congeladas en un sentido o en otro y que esa realidad, que muchos señores legisladores han señalado con elocuencia, se siga manteniendo.

Reiteramos: lamentamos no haber encontrado caminos para un entendimiento que refleje las mayorías de esta Cámara de Representantes.

Esto es cuanto queríamos manifestar.

SEÑOR FALERO.- Pido la palabra para una aclaración.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FALERO.- Señor Presidente: me gustaría tener la opinión de los miembros de la Comisión, particularmente de quienes realizaron su informe en mayoría. En estos días en que se ha procesado esta discusión en el plenario en el sentido que acaba de indicar el señor Diputado Posada, hemos mantenido conversaciones con algunos de los miembros de la Comisión respecto a los artículos 4º y 5º y a la redacción del artículo 16.

Lo relativo al artículo 16 es para nosotros sustancial, por cuanto su actual redacción obligaría a votar negativamente el proyecto, al no existir una penalidad establecida para la mujer que provocare o consintiere su propio aborto. En ese sentido, creemos que este artículo debería redactarse de una manera distinta.

La redacción que nosotros dimos al artículo 5º en el proyecto contenido en el Repartido Nº 1140, fue aportada por parte de los miembros de la Comisión; es una disposición transitoria que resolvería algunos temas. Entonces, quisiera saber si los miembros de la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social que hicieron su informe en mayoría han presentado -si no lo hicieron, lo haríamos nosotros, aunque creemos que les corresponde a ellos- algunas de las modificaciones sobre las que oportunamente conversamos entre sesión y sesión, mientras se estaba discutiendo en Cámara este proyecto de ley.

Creo que sería mala cosa que el resultado de la votación fuera cuarenta contra cuarenta y uno, cuarenta y cinco contra cuarenta y seis o treinta y ocho contra treinta y nueve. Reitero: me parece que sería muy mala cosa. Este no es un tema como para que no haya en el Parlamento consensos más amplios, y es en ese sentido que solicitaría a los miembros de la Comisión que mocionaran para que el proyecto regresara a la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social.

Reitero: no sería bueno que un proyecto de esta índole se definiera por uno o dos votos; no lo sería para el Parlamento ni para la sociedad. Creemos que las modificaciones que establecemos en los artículos 4º y 5º, que figuran en el Repartido Nº 1140, cambian sustancialmente el sentido del proyecto. Por lo tanto, sería de orden que los miembros informantes se expidieran al respecto.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- En primer lugar, el planteo del señor Diputado Falero en cuanto a la modificación de algunos artículos implica que previamente el proyecto sea votado en general, a los efectos de empezar a discutir cada uno de los artículos.

En segundo término, si el señor Diputado Falero quería saber si han llegado a la Mesa modificaciones a estos artículos, le informamos que hasta este momento, no. Por lo tanto, si el señor Diputado Falero las quiere presentar, puede hacerlo.

Tiene la palabra el señor Diputado Bayardi.

SEÑOR BAYARDI.- Señor Presidente: utilizaré esta intervención de quince minutos para expresarme, porque los tres minutos del fundamento de voto no me van a alcanzar.

Estamos tratando de modificar un proyecto de ley que refiere a un tema que tiene sesenta y cuatro años en nuestro escenario, en el Código Penal, y once meses de tratamiento en una Comisión especializada del Cuerpo. Sean bienvenidas todas las propuestas de cambio, todas las propuestas de modificación, pero en los trece años que llevo acá adentro, no recuerdo que se haya traído a Sala una iniciativa después de once meses de tratamiento en Comisión, una iniciativa que haya insumido esa cantidad de tiempo; no lo recuerdo.

Uno puede usar cualquier atajo para tomar la posición que quiera, y está bien que así sea. Pero voy a hacer una intervención que no viene articulada y que fue producto de lo que se fue recogiendo en Cámara durante los seis días que venimos discutiendo.

En realidad, por un lado tenemos un Código Penal y, por otro, una realidad social. Si hay un punto en que el Código Penal no se encuentra con la realidad social es en el del aborto. En este país se aborta. En este país se aborta en todas las clases sociales; en este país se aborta en todas las edades; en este país se aborta en todas las profesiones; en este país aborta la mujer negra, la mujer blanca, la judía, la musulmana y la católica; ¡todas! ¡En este país, se aborta!

Y yo quiero discutir este tema desde el punto de vista de nuestra responsabilidad política frente a la realidad social. ¿Quieren discutir de biología? Me formé en la biología. ¡Discutamos de biología! ¿Desde cuándo hay vida? Desde el momento de la concepción, desde que el espermatozoide atraviesa la membrana pelúcida del ovocito y se forma el huevo. ¡Claro que hay vida desde ese momento! ¡Claro que hay vida desde ese momento y, potencialmente, desde mucho antes! Y acá yo pregunto: ¿estamos tratando de defender la vida? Desde ya digo: si dejamos el Código Penal tal como está, en realidad no estaremos haciendo nada con respecto a la vida ni habremos defendido la vida de nadie. No estaríamos haciendo nada con respecto a los miles de abortos. Y no voy a mencionar cifras, porque me crié cuando en la clínica de Hermógenes Álvarez se decía que por cada parto había tres abortos y me parecía un disparate. No hay tres abortos por cada parto; me parece, no sé. En realidad, en este país es muy difícil saber cuántos hay si mantenemos clandestino el aborto. ¡Es muy difícil!

En realidad, teniendo en cuenta las cifras que se aportaron todos estos días, el país donde existe el porcentaje más bajo de abortos -no lo dije yo, sino otro señor legislador- es Holanda: 14 de cada 1.000 mujeres fértiles; es extremadamente bajo. Y en Holanda el aborto está legalizado.

¿Vamos a cambiar algo, manteniendo o modificando la ley, en lo que tiene que ver con la cantidad de abortos que se practican? No; no vamos a cambiar nada. Pero hay una realidad social que nos dice que mantener el aborto en las situaciones inscritas en el Código Penal es condicionar el comportamiento de cantidad de mujeres a las que se somete al clandestinaje. Y voy a suscribir las palabras del señor Diputado Trivel, quien explicó qué es someter a la mujer a una situación de clandestinaje.

Y si digo que todo tipo de mujer aborta es porque el único estudio serio que existe en América Latina se hizo en Colombia, en la Universidad Externado, donde se analizaron los casos de 35.000 mujeres, de todos los sectores sociales. Y se vio que el aborto no solo se practica en todos los sectores sociales, en todas las culturas de la sociedad colombiana, sino que también se vio que es multicausal, que son varias las determinantes que llevan a la mujer a abortar.

Entonces, acá se pueden adoptar dos conductas. Si no cambiamos nada, no estaremos impidiendo que se hagan los abortos que se hacen, sino que seguiremos manteniendo las condiciones en las cuales obligamos a miles de mujeres a realizárselo. Este es uno de los temas centrales que hoy tenemos que plantear con responsabilidad.

Acá se habla de la vida. La señora Diputada Charlone ya ha dicho que cuando se coloca un DIU que ocupa la cavidad uterina, no nos importa, porque, en realidad, no nos damos cuenta de que también se está abortando. ¡Pongámonos la mano en el corazón! ¡Todos! ¡Pongámonos la mano en el corazón!: ¿cuántas de nuestras compañeras, cuántas de nuestras hermanas, cuántas de nuestras familiares tienen un dispositivo intrauterino? ¡Y no me estoy refiriendo a la T de cobre, porque esta sí es espermaticida e impide la concepción! Sin embargo, no nos importa y hablamos de la vida.

Se quiere hablar de biología; todos recibimos los videos donde se mostraban los fetos muertos. Sí, yo hice ginecología en la puerta del Pereira Rossell y veía venir los abortos en curso que había que completar en el hospital. También hice terapia intensiva y vi la otra cara, a lo que obligamos a una cantidad de mujeres si mantenemos esta ley. Sé lo que es estar en un CTI ante una mujer de dieciocho años, que nunca había parido, y mantener con los ginecólogos una discusión en la que, nosotros, para salvarle la vida, pedíamos que la vaciaran, que la condenaran a no tener familia, porque lo más importante para nosotros era salvarle la vida, pero ellos querían salvarle el aparato ginecobstétrico para que pudiera ser madre. ¡Para nosotros estaba en juego la vida! Y vi a muchas salvarse. También viví el caso de una madre de cuatro hijos, de dos a nueve años; ¡le pedíamos a los ginecólogos que la vaciaran, que le sacaran el útero, los anexos y las trompas porque ya tenía hijos y la teníamos que salvar! ¡Y nadie me mostró fotos ni videos de las caritas de los nenes que se quedaron sin mamá! ¡Nadie me los mostró!

Entonces, el principio de que defendemos la vida o quién defiende más la vida, no se aplica. Acá estamos legislando. Acá estamos legislando para atender la realidad social sobre la que nos toca actuar.

Por lo tanto, ¿cuál es el espacio de la conducta individual y cuál es el espacio de la conducta que debemos adoptar como legisladores? Es atender la realidad sobre la que debemos actuar y no ponernos a discutir acá si la vida es a partir de la duodécima o de la decimotercera semana y media de gestación. Es claro que si ya dije que la vida se da a partir del momento de la concepción, los tres meses representan un punto arbitrario, que se determinó con lógica, porque tomar la decisión de abortar es un proceso que lleva tiempo y se juzga en función del espacio, que admite un límite arbitrario de diez u once semanas. Entonces, acá estamos tomando ese límite para forzar que la mujer que va a abortar lo haga en ciertas condiciones.

No olvidemos, señores, que se aborta desde el fondo de la historia. Se ha abortado en todas las culturas y desde el fondo de la historia. Vean los tratados de historia de la medicina: se aborta en cualquier sociedad. Lo que estamos haciendo con este proyecto es sacar el carácter de acto delictivo e ilegal que obliga a las mujeres a hacerse abortos en lugares donde no tienen ningún nivel de garantía para practicárselo.

Y acá se dijo que las mujeres ricas seguirán abortando en los lugares en que lo hacían, porque no van a querer que esto figure en su historia clínica; esto también constituye un problema cultural. En lo inmediato, podrán seguir asumiendo esta conducta, pero las mujeres pobres tendrán la posibilidad de ser atendidas por alguien que tratará de garantizarles la vida. Y de esto se trata. Lo único que enfrenta este proyecto es esto.

Hoy nos acordamos, y decimos y leemos, que hay que educar, que hay que generar condiciones sociales: ¡la vida entera llevo peleando para generar condiciones sociales! Y probablemente también lo han hecho todos los que están acá. Y no voy a hacer ninguna discriminación en cuanto a si peleamos o no por generar condiciones sociales, pero no usemos atajos. ¡No usemos atajos! Yo digo -y lo reafirmo- que este proyecto no mejora ni cambia sustantivamente la cantidad de abortos que se practicarán, pero lo que sí está haciendo es generar condiciones para atender una sola parte de la realidad, una parte menor, pero que juega con la vida de miles de mujeres de mi país. Esto es lo que estamos haciendo.

¿Cuál es nuestra responsabilidad desde el punto de vista político? Al respecto voy a leer un trabajo que me llegó en estos días, para no inventar, ya que no me pondré a escribir lo que ya está escrito y comparto. Esta valoración la hace la socióloga Nea Filgueira, quien dice: "[...] vale la pena señalar -según nos recuerda Sonia Catela- lo que nos enseña la teoría ético-política de la democracia, según dos de sus máximos representantes: John Rawls y Jürgen Habermas. Sostienen, por ejemplo, que 'de los principios que deben regular la vida política (...) solo son legítimos aquellos que pueden ser racionalmente aceptados por todos los ciudadanos a los que han de vincular' (o sea, los criterios morales consensuados entre todas/os). Y agregan que 'Hegel consideraba que el sustrato último de toda discusión de filosofía política era la necesidad de reconciliar subjetividad y generalidad o si se quiere, individualidad y comunidad'".

Entonces, hoy tenemos la obligación de compatibilizar esto. ¿Que habrá que cambiar artículos de este proyecto de ley? ¡Bienvenidos los cambios! Los discutiremos y veremos si avanzan o no en una dirección determinada, pero ¡llevamos once meses! No debemos olvidar que llevamos once meses discutiendo este tema; ¡once meses discutiendo qué hacemos con una ley que todos sabemos que no se cumple!

Acá se ha apelado a todo tipo de argumento. Ya se discutió si este proyecto violaba o no el Pacto de San José de Costa Rica; al respecto, la señora Diputada Percovich en su intervención dejó establecido con claridad cuál fue la posición de Uruguay con respecto al artículo 4º de dicho Pacto. Yo he discutido jurídicamente muchas veces -¡muchísimas veces!- lo relativo al artículo 4º del Pacto y no voy a repetir ahora lo que pienso porque no tengo tiempo.

Entonces, estoy llegando a la conclusión de que debemos reflexionar. Acá se ha dicho que podríamos hacer un referéndum consultivo. Creo que la Constitución no lo permite; es mi interpretación constitucional, pero no me pondré ahora a debatir al respecto. Ahora bien; si se quiere, la única manera de llevar adelante un referéndum es que el proyecto se convierta en ley. Y yo seré el primero en firmar por un referéndum.

(Interrupción del señor Representante Bellomo)

——El señor Diputado Bellomo me dice que yo sería el segundo, porque el primero sería él.

Y admitiría -voy a hacer una ficción jurídico-constitucional- que solo las mujeres de este país mayores de doce años hasta noventa o cien años pudieran votar en ese referéndum. Esto es una ficción, una ficción inconstitucional. Porque no nos hagamos que lo desconocemos: a lo largo de la vida, en este país todos enfrentamos, en una oportunidad o en otra, el tema del aborto, bien porque un amigo se enfrentó a este problema, o lo hizo una hermana, una tía, la madre de uno o quien sea.

Todos nos tenemos que enfrentar a ese problema y todos dimos respuestas desde el marco de nuestra individualidad, y no creo que la respuesta haya sido siempre avanzar por el camino del aborto, pero sí creo que es una respuesta que debe quedar en el plano de la intimidad y de las concepciones éticas, morales, filosóficas o religiosas que cada uno tenga.

Pienso que es ahí donde se respeta el pluralismo que se representa en la sociedad. Es en ese espacio de reflexión íntima que hacen los hombres y las mujeres, las mujeres y los hombres, donde asumen esta responsabilidad y donde el legislador debe dejar obrar en libertad. El legislador debe asumir la responsabilidad de compatibilizar lo individual con lo colectivo. Es ese el espacio sobre el que hoy estamos llamados a pronunciarnos. Es este el espacio que hoy nos interpela, desde el fondo de una historia y un proceso que consagró el actual marco jurídico, en función de un acuerdo político que nada tuvo que ver con la vida: tuvo que ver con la aprobación de un Presupuesto y con los votos que faltaban para aprobarlo.

Entonces, si ese es el punto de partida, hoy tenemos una responsabilidad que nos interpela: dejar que esta solución pase al plano de lo individual, de la reflexión íntima de hombres y mujeres, de mujeres y hombres, que van a poner sobre la mesa todo lo que tengan que poner a la hora de tomar esta decisión. Y hay que permitirles que la tomen con garantías, sin el estigma que les genera decir que el aborto es delito. En realidad, acá se dijo que había otras figuras que se daban en la sociedad. ¡Claro que sí! ¡Claro que hay robos, hurtos y violaciones! ¿Cuál es la diferencia, señores? ¿Cuál es la diferencia para ese razonamiento simplificador? La diferencia es que si a mí me violan una hija y el Estado no me garantiza que haya justicia, le descargo un arma entera al que lo hizo. Si acá se atenta contra la vida de un familiar íntimamente querido y el Estado no me garantiza que habrá justicia, yo voy a tomar la justicia en mano propia. Y para que los hombres no se tomen la justicia en mano propia y el Diputado Bayardi no tenga que descargar el arma sobre nadie, para que los hombres sepan vivir en sociedad, existen las normas de naturaleza penal: para articular este derecho, haciéndolo compatible con lo que cada uno piensa.

Ahora bien: si me tocan la propiedad, soy mucho más liberal, muchísimo más liberal. Entonces, como dijo el señor Diputado Amen Vaghetti, en este Código Penal que vamos a mantener si no votamos cambiarlo, se respeta más el honor que la vida, porque se exime de castigo y responsabilidad por cuestiones de honor a las personas pertenecientes a las capas altas de la sociedad -probablemente sea un Código Penal de clase-, ya que ser hija embarazada era un estigma ante el resto de la sociedad.

Cuando yo digo que es un Código hipócrita es porque lo es en lo que tiene que ver con el aborto. ¡Y todos sabemos que es hipócrita! Eso es lo peor. Todos sabemos aquí que en lo que refiere al aborto es un Código hipócrita.

(Suena el timbre indicador de tiempo)

——Termino, señor Presidente, porque ya se me acabó el tiempo. Tenemos dos opciones: o avanzamos, votando afirmativamente este proyecto, abriendo el camino a las transformaciones de la norma, o vamos a pensar que votando negativamente nos vamos a acostar en nuestra cama, en el calor de nuestra familia, pensando que en realidad defendimos la vida. La única manera de defender la vida es cambiar el Código Penal que tenemos y cumplir nuestra obligación con lo que la sociedad entiende como normas de regulación en esta materia.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar si se pasa a la discusión particular.

SEÑOR DÍAZ.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR DÍAZ.- Mociono para que la votación sea nominal.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Se va a votar si la votación se hace en forma nominal.

(Se vota)

——Setenta y siete en setenta y nueve: AFIRMATIVA.

Tómese la votación nominal.

(Se toma en el siguiente orden:)

SEÑOR AMARO CEDRÉS.- Negativa.

SEÑOR AMEN VAGHETTI.- Afirmativa.

SEÑOR AMESTOY.- Negativa.

SEÑOR AMORÍN BATLLE.- Negativa.

SEÑOR ARAÚJO.- Negativa.

SEÑOR ARGENZIO.- Negativa.

SEÑORA ARGIMÓN.- Negativa.

SEÑOR ARRARTE FERNÁNDEZ.- Afirmativa.

SEÑOR ARREGUI.- Afirmativa.

SEÑORA BALPARDA.- Afirmativa, y voy a fundar el voto.

Elegí no intervenir en este debate porque me pareció evidente, desde el principio, que alargar esta discusión era dar tiempo a una campaña de presión, distorsionante y muy feroz, como pocas veces hemos visto frente a un proyecto de ley, aunque tal vez sea por falta de experiencia. Aquí el tiempo jugó contra una resolución sana del tema y las presiones trampearon el fondo de este proyecto de ley, que no es una iniciativa pro aborto, sino un proyecto de despenalización del aborto.

Se dijeron muchas cosas que me gustaría responder y sobre las que me gustaría opinar, pero este no es el momento. Elijo una que siento la obligación de decir. Comparto la idea de que a este país le hacen falta más nacimientos, pero si realmente queremos que en Uruguay nazcan más niños, en lugar de penalizar a las mujeres por abortar, lo que tenemos que hacer, entre otras cosas, es permitir que los jóvenes se puedan quedar en el país, que puedan ser madres y padres en nuestra tierra y que, cuando nazcan esos niños, todos los uruguayos se puedan quedar a vivir aquí.

Por último, digo que a este proyecto le queda todavía un largo tramo por recorrer. Que va a ser duro, lo sabemos. Durante ese tiempo, colaboraré en todo lo que pueda y se me permita para abrir en este debate el mayor espacio posible para la discusión, en defensa de la vida con dignidad y en defensa de los derechos de las mujeres.

SEÑORA BARREIRO.- Afirmativa, y voy a fundar el voto.

Quiero sintetizar -complementando mi exposición de hace varios días- los motivos de mi voto.

En primer lugar, la ley que rige desde 1938 -fruto de una negociación política- no contribuyó a disminuir los abortos, sino que dio como resultado la práctica clandestina que atenta contra la vida y salud de las mujeres.

En segundo término, el creciente aumento de muertes maternas por abortos realizados en condiciones de riesgo en los dos últimos años, nos ha llevado a ser el primer país en el mundo en cuanto al porcentaje de muertes maternas por esta causa. Esto demuestra la necesidad urgente de promover una legislación más flexible, que facilite el acceso a servicios médicos en condiciones adecuadas a las mujeres que por diversas circunstancias sean impulsadas a abortar.

En tercer lugar, la ley penal generalmente no se aplica; cuando sí se hace, la mayoría de las veces castiga a quien es la víctima inocente de una situación que no controla.

En cuarto término, si somos honestos con la realidad, la mayoría de las mujeres que abortan lo hacen por miedo o por necesidad o para evitar un grave perjuicio o por presión de su entorno. Por lo tanto, no pueden considerarse culpables, ya que hay que distinguir los conceptos de daño y culpa.

En quinto lugar, la función preventiva de la ley debiera ir acompañada de un apoyo real a la persona que desea cumplirla. ¿Cuál es el apoyo que brinda la sociedad para evitar el aborto? ¿Cuál es la alternativa que plantea la sociedad para quienes tienen problemas económicos serios? El derecho a la vida implica el derecho a la alimentación, a la salud, a la educación y a la vivienda. ¿Puede el Estado penalizar sin proponer una alternativa concreta?

En sexto término, la despenalización redunda en descensos inmediatos en la mortalidad de las mujeres. Por ejemplo, en Rumania, el aborto se despenalizó en el año 1989 y en 1990 la tasa de mortalidad materna se redujo a 83 por cada 100.000 nacidos vivos, casi la mitad de la tasa del año anterior, que era de 150 por cada 100.000 nacidos vivos. En Estados Unidos, en el Estado de Carolina del Norte, se redujo casi un 85% en un período de cinco años; se redujo a una muerte por 100.000 nacidos vivos.

En séptimo lugar, la despenalización también resulta en un descenso de la morbilidad de las mujeres. En Guyana, después de la despenalización, las admisiones hospitalarias por aborto séptico o incompleto se redujeron en un 41%. El volumen de sangre del banco del hospital para tratar las complicaciones se redujo en un 35%.

En octavo término, la despenalización, como parte de una política amplia de salud sexual y reproductiva, conlleva una reducción de la incidencia del aborto. En los Países Bajos, donde la interrupción voluntaria del embarazo no está penalizada y es gratuita y los anticonceptivos son ampliamente accesibles, la tasa de aborto es la más baja del mundo: 0,53%.

En noveno lugar, es fácil proponer alternativas ideales, como la adopción, pero hay que preguntarse: ¿sería posible para esta sociedad plantearse la adopción de miles de niños por año?

Y, en último término, la penalización afecta de manera diferente a las mujeres según sus recursos económicos, discriminando a aquellas que carecen de recursos suficientes y se arriesgan a prácticas insalubres, infringiéndose así el principio de justicia y equidad.

SEÑOR BARRERA.- Por los argumentos vertidos en la discusión en general, voto negativamente.

SEÑOR BARRIOS.- Afirmativa.

SEÑOR BAYARDI.- Afirmativa.

SEÑOR BELLOMO.- Afirmativa.

SEÑOR BENTANCOR.- Afirmativa.

SEÑOR BEROIS QUINTEROS.- Negativa.

SEÑOR BERTÍN.- Afirmativa.

SEÑOR BLASINA.- Afirmativa.

SEÑOR BORSARI BRENNA.- Negativa.

SEÑOR BOSCH.- Negativa.

SEÑOR CARDOZO FERREIRA.- Negativa.

SEÑORA CASTRO.- Afirmativa, y voy a fundar el voto.

Voto afirmativamente por las razones vertidas en nuestra intervención y porque creemos que en todas las oportunidades de la vida, se esté donde se esté, si se entiende que se puede hacer un aporte para luchar contra la hipocresía, se debe hacerlo.

SEÑOR CASTROMÁN RODRÍGUEZ.- Afirmativa.

SEÑOR CONDE.- Afirmativa.

SEÑORA CHARLONE.- Afirmativa.

SEÑOR CHIESA BORDAHANDY.- Negativa.

SEÑOR CHIFFLET.- Afirmativa.

SEÑOR DA SILVA.- Negativa.

SEÑOR DÍAZ.- Negativa, y voy a fundar el voto.

Por esta vía, quiero señalar dos cosas.

El argumento básico por el cual no voto este proyecto es porque creo francamente que con el progreso tecnológico y con las posibilidades de manejo educativo y social que tiene el mundo, la búsqueda de la maternidad y la paternidad responsables, a mi juicio, debería lograrse a través de métodos que resulten menos agresivos para la mujer; el aborto siempre es un factor traumático para la mujer desde el punto de vista físico y psicológico.

Esa es la razón, diría fundamental y final, por la cual en el análisis de conciencia que cada uno de nosotros hacemos de estos temas, voto negativamente.

Pero quiero decir también en esta Cámara, con la misma claridad, que creo que ha sido bueno este debate para el país. Este es un tema sobre el cual se ha hablado mucho, se ha discutido mucho. Hemos tenido la oportunidad de ventilarlo públicamente y creo que esa es una buena contribución del Parlamento, que no está solo para aprobar o rechazar leyes, que no está solo para controlar al Poder Ejecutivo, sino que está también para liderar procesos de opinión en un sentido o en otro. En ese sentido, creo que se ha logrado un objetivo que es plausible.

En consecuencia, aunque hoy voto diferente a ella, quiero expresar mi felicitación, mi orgullo y mi satisfacción por haber visto a una legisladora valiente, que se plantó ante la opinión pública y ante su propia colectividad y lideró un proceso de opinión importante, que es mi amiga, la señora Diputada Rondán.

Aun cuando esté votando en forma distinta a ella, creo que ha hecho una muy buena contribución al proceso democrático al presentar ideas y discutirlas ante la opinión pública.

En ese sentido, como amigo y correligionario, le digo que la felicito y que me siento muy orgulloso de la labor que desarrolló.

Muchas gracias, señor Presidente.

SEÑOR DOMÍNGUEZ.- Afirmativa.

SEÑOR FALERO.- Afirmativa, y voy a fundar el voto.

Señor Presidente: el proyecto de ley que estoy votando en forma afirmativa, sin duda tiene una diferencia absolutamente abismal con respecto a la situación actual, a favor de la vida de la mujer y del embrión. En la situación de hoy, la mujer que decide abortar, simplemente concurre a un médico o a una clínica que actúa en la clandestinidad, manifiesta su decisión de abortar y aborta. En el proyecto que estamos considerando, damos a la mujer la posibilidad cierta y real de manifestar a priori su interés en abortar y de poder ser convencida por el médico que la atiende, y si pudiéramos introducir alguna modificación, incluiríamos algún técnico más para que la convenza de que no lo haga. Si pudiéramos, por la aplicación de este proyecto, conseguir que una de las cien mil, quinientas mil, ochocientas mil, o no importa cuántas mujeres que deciden abortar y lo hacen, dejara de abortar, estaríamos sin duda avanzando en la protección tanto de la mujer como del embrión.

Muchas gracias, señor Presidente.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Negativa.

SEÑOR FONTICIELLA.- Negativa.

SEÑOR GALLO CANTERA.- Afirmativa, y voy a fundar el voto.

Soy poseedor de un absoluto convencimiento de que este proyecto de ley es el instrumento normativo necesario para revertir el escenario dramático que padece Uruguay por el tema que nos convoca.

Por ser médico y por haberme formado en el hospital que atiende a más del 40% de la maternidad de nuestro país, el Hospital Pereira Rossell, conozco de primera mano la realidad a la que aludí. De primera mano conozco la tragedia de los embarazos adolescentes, y de primera mano conozco la desesperante y lenta muerte de la mujer por un aborto practicado en condiciones de riesgo. Como ciudadano informado, también tengo conocimiento de la existencia de una red de clínicas que funcionan en tolerada ilegalidad, prestando un servicio público clandestino.

Esta realidad, cuyas características sucintamente se describen como de injusticia y de desigualdad entre mujeres, como doble discurso, corrupción y enriquecimiento ilícito, está directamente determinada por la legislación vigente, que lo único que verdaderamente logra es la clandestinidad de lo que se prohíbe.

Como legislador, me frustraría defender la letra muerta, pero más me frustra aún que esa letra, muerta para lo que busca, sea letra viva para dejar el nefasto sello de la clandestinidad del aborto en nuestro país y el mayor índice de morbilidad materna en América Latina.

Este oscuro y sombrío escenario es abordado por este cuerpo normativo que acabo de votar, en primer lugar, defendiendo la interrupción del embarazo como acto médico gratuito y, en segundo término, abordando la deleznable realidad actual descrita, por las causas primarias y remotas de la ausencia de una maternidad responsable. Lejos de la represión, la educación reflejada en la salud de las personas -en este caso, la salud reproductiva- debe ser considerada un bien social, y los Gobiernos, las personas, la comunidad nacional e internacional tienen la responsabilidad de disminuir la cantidad de embarazos no deseados.

Sin el Capítulo I, sobre los deberes del Estado, mandatando al Ministerio de Salud Pública a presupuestar programas en defensa de esa salud reproductiva, no estaría mi voto, ni tampoco el de muchos colegas.

En definitiva, retomando mis palabras iniciales, mi voto reposa en un sólido conocimiento de que este complejo proyecto de ley, elaborado concienzudamente por la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social, es la herramienta legislativa necesaria para comenzar el indispensable cambio que transforme la oscura realidad existente en nuestro Uruguay de hoy en cuanto al embarazo no deseado y su interrupción clandestina. Creo que se ha encontrado el equilibrio necesario para que la mayoría de la sociedad sienta esta iniciativa como suya y para que, en definitiva, esta Cámara la represente, aprobándola.

SEÑOR GARCÍA PINTOS.- Negativa.

SEÑOR GIL SOLARES.- Negativa.

SEÑOR GONZÁLEZ ÁLVAREZ.- Negativa.

SEÑOR GUARINO.- Afirmativa, y voy a fundar el voto.

No hemos intervenido en el debate del Cuerpo por compartir plenamente el informe en mayoría de la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social, así como el trabajo que durante tanto tiempo realizaron sus miembros. A lo largo del debate, distintos compañeros Diputados de nuestra bancada y de otros sectores fueron aportando ricos elementos, con los que nos sentimos plenamente identificados.

No obstante, queremos hacer una breve mención a una carta de las compañeras de mi departamento. Se trata de un grupo de mujeres que nos hizo llegar esta misiva en la que, después de una fundamentación del sacerdote Pérez Aguirre -que hoy ha sido largamente citado-, basada en los aspectos religiosos del aborto inducido, hacen algunas consideraciones. Dicen las mujeres progresistas: "Además cabe recordarles que vivimos en un Estado laico. Y que es imprescindible para que haya democracia, leyes y políticas que se destinen a todas las personas, independientemente de sus preceptos morales o creencias religiosas. El marco ético de la laicidad es uno de los requisitos para la existencia de una sociedad plural, basada en la tolerancia y el respeto a la diversidad. En el Estado laico no pueden prevalecer principios teológicos en la práctica de los gobernantes o legisladores; pues le cabe al Estado laico garantizar a todos los ciudadanos y ciudadanas el ejercicio de la libertad de conciencia y el derecho a tomar decisiones libres y responsables.- Regular las condiciones en que se puede realizar el aborto, no implica estimularlo, ni obliga a practicarlo".

Estos son algunos de los conceptos, que compartimos, y nos dan la seguridad de que, con nuestro voto afirmativo, estaremos contribuyendo al progreso de la legislación en este aspecto.

SEÑOR GUYNOT DE BOISMENÚ.- Negativa.

SEÑOR HACKENBRUCH LEGNANI.- Negativa.

SEÑOR HEBER FÜLLGRAFF.- Negativa.

SEÑOR IBARRA.- Afirmativa.

SEÑOR LACALLE POU.- Negativa, y voy a fundar el voto.

A pesar de estar en contra de este proyecto de ley desde que comenzó su discusión, creímos oportuno que la Cámara de Representantes lo tratara en el plenario, porque no alcanza con esas intenciones de plebiscitarlo ante la ciudadanía. Nosotros, como Representantes, nos vemos en la obligación de opinar y de decidir sobre estos temas. Creemos que se trata de asuntos vitales, que son de nuestra responsabilidad.

SEÑOR LAVIÑA.- Negativa, y voy a fundar el voto.

En su oportunidad, hice uso de la palabra en la primera tanda de señores Representantes que opinaron sobre este tema y solicité que este asunto volviera a la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social, para que se integrara con la de Constitución, Códigos, Legislación General y Administración y con la de Asuntos Internacionales, ya que hay claras violaciones a algunas disposiciones de la Constitución de la República que garantizan el derecho a la vida y, en mi opinión, también se violan normas de convenciones internacionales que Uruguay firmó y que son ley; por ejemplo, el Pacto de San José de Costa Rica, de 1967.

Luego de un largo debate en el plenario, de varias semanas, ha quedado claro que la afirmación de que la mayor parte de los abortos -y también de los nacimientos- se producen en las capas más bajas de la sociedad, pone de relieve algunos puntos esenciales. Uno de ellos, fundamental, es la necesidad de combatir la pobreza. Este tema nos convoca a todos, al Estado, a los legisladores; todos debemos profundizar el combate a la pobreza en el Uruguay. También nos convoca a todos a fin de legislar para una mejor redistribución de la riqueza en el Uruguay. Para mí, estos son los puntos fundamentales a tener en cuenta.

A estos argumentos habría que agregar que es necesaria una política educativa sobre la familia, sobre la formación del hogar y, fundamentalmente, políticas educativas en el tramo de la educación secundaria.

SEÑOR LEGLISE.- Negativa, y voy a fundar el voto.

Nos ha tocado regresar al Parlamento justo cuando se estaba en el tramo final del tratamiento de este tema.

Sin duda, como hemos escuchado, la Comisión ha realizado un gran trabajo; asimismo, colegas legisladores han formulado intervenciones muy importantes.

Recordamos que apenas regresada la democracia, allá por el año 1985, uno de los temas que más encendieron pasiones en el Parlamento fue, precisamente, este, que fue presentado en Sala por un legislador del Partido Colorado, Ope Pasquet, y el Partido Nacional tuvo a Héctor Martín Sturla como defensor de la no despenalización del aborto. ¡Pensar que hace diecisiete años el tema ya despertaba tremendas pasiones!

Revisamos toda aquella polémica, todo lo que ocurrió en el mes de agosto de 1985, y extrajimos algunas frases de Héctor Martín Sturla, que creemos -por lo menos en lo personal- que hoy también tienen vigencia. Martín expresó: "Hay dos cosas fundamentales a resolver: una, qué valor damos a la vida humana y otra, quién tiene derecho a decidir sobre la vida humana ajena. Esas son, en definitiva, las grandes preguntas". Y se contestaba a sí mismo diciendo: "Para nosotros la cuestión es muy clara: ningún ser humano tiene derecho a disponer de la vida de otro y al abortar se está disponiendo -y se está disponiendo inhumanamente- de la vida de otro ser humano".

Por eso, votamos por la negativa.

Muchas gracias, señor Presidente.

SEÑOR LEGNANI.- Afirmativa, y voy a fundar el voto.

En primer lugar, quiero expresar lo positivo que ha sido todo este debate y que, cualquiera sea el resultado de la votación, este tema no terminará aquí porque la vida continúa, es un todo continuo y seguramente seguirá habiendo muertes injustas. Lo que nosotros pretendimos, simplemente, fue aportar un mensaje de comprensión y de humanidad, más allá de la penalización fría a quienes sufren.

En segundo término, como contribución a quienes tanto han batallado para poner en primera plana este tema, dentro de la modestia de nuestras posibilidades, esperamos poder aportar -en no más de diez o quince días- un folleto impreso con las lecturas que hicimos para fundamentar nuestra posición y con algunos de los aportes que se han hecho en Sala, los que han sido, en la enorme mayoría, muy sentidos.

Gracias, señor Presidente.

SEÑOR MACHADO.- Por lo expuesto en la discusión general, mi voto es negativo.

SEÑOR MAGURNO.- Negativa.

SEÑOR MAHÍA.- Afirmativa.

SEÑOR MÁSPOLI BIANCHI.- Afirmativa.

SEÑOR MELLO.- Afirmativa, y voy a fundar el voto.

Hago mías las palabras de los doctores José Enrique Pons, Raúl Medina y José Carlos Cuadro, Profesores Directores de las Clínicas de Ginecotocología de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República, quienes en el libro "Iniciativas sanitarias contra el aborto provocado en condiciones de riesgo" afirman: "Pero tampoco podemos mentir al plantear esta cuestión. Como en tantas otras realidades sanitarias, hay 'dos Uruguay'. El de quienes pueden acceder a la medicina privada o mutual (en la cual generalmente estas cosas se cuentan a médicos 'de confianza') y el de la medicina pública, donde quien se entera es el médico de turno en una policlínica o en una emergencia. El primero nunca denuncia a su 'paciente'. El segundo lo hace inmediatamente. Solo quien ignora (o hace la vista gorda) a nuestra realidad sanitaria, puede creer que esta no es una pintura absolutamente ajustada a la realidad. Las uruguayas que abortan no son todas 'iguales ante la ley'. Doble injusticia, si se tiene en cuenta que quienes acceden a la medicina privada o mutual generalmente también acceden a abortos 'caros', en condiciones de destreza e higiene aceptables, mientras que las mujeres que se asisten en el ámbito público apenas consiguen pagar a verdaderos carniceros. A estas últimas las vemos en el Hospital Pereira Rossell. Es en este centro donde, como último intento de ayuda, extirpamos órganos genitales para tratar de contener las sepsis, o hacemos 'lo que se puede', sabiendo que estamos frente a muertes anunciadas. Si alguien cree que esta es una descripción exagerada y dramatizadora, que observe las cifras de muerte por sepsis postaborto inseguro en los últimos tiempos, cuando las deterioradas condiciones económicas de nuestro país han hecho que lleguemos al único campeonato mundial que parece que podemos pelear en estos días: el de primero en el mundo en tasa de muertes por aborto en condiciones de riesgo.- ¿Qué nos está pasando a los médicos frente a una pavorosa epidemia? ¿Por qué seguimos manteniendo una actitud que contribuye a empujar a la muerte o a la mutilación a tantas compatriotas? ¿Por qué frente a este problema olvidamos que la sociedad nos exige ayudar, y simplemente 'esquivamos el bulto'? ¿Es que realmente no podemos ayudar? Más aún, ¿es que no debemos ayudar? Algunos pensamos que sí, que debemos y que podemos".

Como legisladores, creemos que este es un proyecto que va a ayudar.

Gracias, señor Presidente.

SEÑOR MICHELINI.- Afirmativa.

SEÑOR MIERES.- Negativa.

SEÑOR OBISPO.- Afirmativa, y voy a fundar el voto.

Nuestra sociedad ha asistido durante estos días a este debate tan importante sobre un tema tan complejo y polémico. Hemos escuchado argumentaciones de uno y otro lado, importantes y sólidas. En este proceso de discusión, a cada uno de nosotros se nos han planteado dilemas para ubicarnos de la forma que entendemos más justa.

Votamos afirmativamente, en primer lugar, porque creemos que la ley del año 1938 debe ser actualizada. Nuestra responsabilidad como legisladores es conocer una legislación anticuada e injusta, que está de espaldas a la realidad de nuestra sociedad de hoy. Nuestra responsabilidad como legisladores es adecuar la legislación a lo que pasa hoy.

Además, quiero leer -porque esto me ha ayudado a tomar una decisión, conjuntamente con el trabajo de la Comisión asesora y el proyecto, que entendemos han sido importantes- uno de los materiales que recibimos, que es del Consejo Directivo Central de la Universidad y que tendrán todos los legisladores. Al referirse a los argumentos que demuestran la necesidad de modificar la ley, dice: "Se hace necesario sustituir el criterio penalizador que orienta la actual legislación por otro que impulse el desarrollo de políticas públicas tendientes a orientar e informar a las personas sobre los diversos aspectos relacionados al libre ejercicio de su sexualidad. Esto implica poner al alcance de las mujeres -cualquiera sea su condición- los apoyos médicos, psicológicos y sociales necesarios para procesar decisiones libres, autónomas y conscientes, incluyendo los servicios y programas necesarios para sostener dichas decisiones en condiciones de dignidad y equidad".

Sinceramente, creo que el proyecto de ley que he votado acuerda precisamente con estos conceptos.

Muchas gracias.

SEÑOR ORIHUELA.- Negativa.

SEÑOR ORRICO.- Afirmativa.

SEÑOR ORTIZ.- Negativa.

SEÑOR PAIS (don Gabriel).- Negativa, y voy a fundar el voto.

Desde el primer momento en que se hicieron declaraciones relativas a la presentación de un proyecto de ley de despenalización del aborto, he manifestado mi oposición a tal iniciativa. Considero que la vida comienza con la concepción y como tal debe ser protegida. Entiendo que la sociedad y el Estado tienen que proteger los derechos de todos y, fundamentalmente, el de los más desvalidos, que son, precisamente, los niños por nacer. Por esta razón, voto negativamente el proyecto.

Gracias, señor Presidente.

SEÑORA PAYSSÉ.- Negativa, y voy a fundar el voto.

Como anuncié en mi exposición, los artículos 4º y 5º de este proyecto me inhiben de votarlo en general -eso no significa que no esté de acuerdo con el hecho de que nuestro Código Penal deba ser actualizado-: su violencia me parece extrema.

Quisiera leer un comentario del doctor Jorge Pereira Schurmann, publicado en la Revista del Colegio de Abogados del Uruguay Nº 129, del año 2002, en la que afirmaba: "La legislación nacional se obligó a proteger el derecho a la vida desde la concepción, lo que no significa que la protección de ese derecho obligue a tipificar su afectación como delito, puesto que el derecho penal es una de las tantas instancias de control".

Estoy a favor de rever el Código Penal y de atenuar las penas que en él están establecidas hoy.

Por último, no desconozco que todos aquellos que votan de manera diferente a la mía defienden la vida tanto como yo, pero la interpretación que yo hago de la defensa de la vida es diferente. En ese sentido, voy a terminar mi fundamento de voto remitiéndome a las palabras de Pérez Esquivel, que planteaba si para que la vida sea respetada hay que medirla por metros.

Gracias, señor Presidente.

SEÑOR PENADÉS.- Negativa.

SEÑORA PERCOVICH.- Afirmativa, y voy a fundar el voto.

Realmente, me alegro de que se haya dado este debate en esta Legislatura en el pleno de la Cámara, porque creo que este sistema político, tan denostado por la opinión pública, por lo menos en esta ocasión ha alcanzado elementos para la agenda pública en este tema.

Tradicionalmente, se ha considerado que este tema es parte de la vida privada; sin embargo, es de interés público y en él el Estado tiene responsabilidades que se han debatido en esta Cámara y en la opinión pública. Me parece que es un aporte especialmente importante que hemos hecho a la sociedad uruguaya, a todo el sistema político y al Estado.

Gracias, señor Presidente.

SEÑOR PÉREZ.- Afirmativa.

SEÑOR PÉREZ MORAD.- Afirmativa.

SEÑOR PINTADO.- Afirmativa, y voy a fundar el voto.

Señor Presidente: no hice uso de la palabra en el debate, no por estar ajeno a él, sino porque me sentí representado por la intervención del señor Diputado Orrico. De todas maneras, a modo de constancia de voto, digo que voto afirmativamente porque quiero despenalizar a través de una ley lo que la sociedad ya despenalizó hace muchos años.

Voto porque este proyecto no obliga a quienes tienen convicciones contrarias, sean estas religiosas, filosóficas u otras, a actuar contradictoriamente con sus ideales. Voto porque no sé si se disminuirá la cantidad de abortos -sobre eso no tengo certezas; sería deseable que así ocurriera-, pero sí estoy seguro de que van a disminuir notoriamente las muertes innecesarias y evitables de muchas mujeres que fallecen por abortos realizados en condiciones de inseguridad sanitaria y de clandestinidad.

Voto porque no quiero que se mantengan las condiciones actuales, que, lejos de defender la vida, condenan al peligro de muerte a miles de mujeres, y quiero que se modifique el Código Penal, que, además de castigar a las mujeres que se ven enfrentadas a la triste decisión de practicarse un aborto, no ofrece ninguna solución.

Por último, voto porque quizás por este camino pasemos del discurso a los hechos para que, de una vez por todas, votemos acciones que favorezcan a quienes están en las peores condiciones sociales. Señor Presidente: ya estoy cansado de que hablemos tanto de la pobreza; es hora de que hagamos algo por los pobres.

Estos son mis fundamentos.

SEÑOR PITA.- Afirmativa.

SEÑOR PONCE DE LEÓN.- Afirmativa.

SEÑOR POSADA.- Negativa.

SEÑORA PUÑALES BRUN.- Afirmativa.

SEÑORA RIVERO SARALEGUI.- Negativa.

SEÑOR RIVERÓS.- Afirmativa, y voy a fundar el voto.

Hemos votado por la afirmativa por los argumentos que ya se han vertido en Sala y que hemos dado personalmente y, además, porque entendemos que, en realidad, la votación en general habilita a aquellos legisladores que están de acuerdo con la despenalización del aborto a que se discuta el articulado y se pueda entrar a considerar los artículos que algunos señores legisladores han expresado que no votarían, aunque estarían de acuerdo con el espíritu general de este proyecto.

Nada más, señor Presidente.

SEÑORA RONDÁN.- Afirmativa, y voy a fundar el voto.

Lo hago, en primer lugar, con tranquilidad de conciencia, absoluta tranquilidad de conciencia, especialmente satisfecha por no haber cedido a ningún tipo de presión de todas las que he recibido y soportado en este largo tiempo.

En segundo término, inmensamente satisfecha por haber trasladado esta discusión al Parlamento porque creía que era nuestra obligación. Pero además, a través de esta discusión he podido saber hasta dónde va la libertad de conciencia y hasta dónde la hipocresía.

En tercer lugar, por haber descubierto, a los cincuenta y seis años, cuánto y cómo pesan los "poderes" -entre comillas-, que no deberían tener injerencia en la tarea de gobierno.

En cuarto término, reafirmando el compromiso asumido desde aquella vieja y querida Concertación Nacional Programática hasta el día de hoy, así como también cumpliendo con el principio consagrado en el Programa de Principios de mi Partido Colorado.

Gracias, señor Presidente.

SEÑOR RUOCCO.- Afirmativa.

SEÑORA SARAVIA OLMOS.- Negativa.

SEÑOR SELLANES.- Afirmativa.

SEÑOR SENDIC.- Afirmativa, y voy a fundar el voto.

Estudié seis años de medicina, soy licenciado en genética humana y se podrá imaginar, señor Presidente, que sé exactamente lo que es el cigoto, la blástula y la mórula. Sé que la vida es continuidad. La vida no empieza; la vida es continuidad. También sé que hay muchas células que he escuchado defender hasta con argumentos morales acá, en la Cámara, pero hay muchas células que se mueren cuando no se las alimenta, cuando no se permite que se hagan las conexiones necesarias, cuando no se permite que les llegue el alimento y los nutrientes necesarios. Entonces, a veces dejamos que las células se mueran, y lo he visto en parte en los niños de mi país. Esta es una sociedad que trata muy mal a ese 50% de niños que tenemos por debajo de la línea de pobreza.

Por lo tanto, espero que algún día no sea necesario el aborto. Espero que algún día podamos tener el desarrollo cultural para poder utilizar los mecanismos de prevención necesarios, que podamos tener el desarrollo económico y social que permita que todos los que son concebidos tengan derecho a vivir en una sociedad que los protege. Pero, mientras tanto, creo que es necesaria esta ley.

Por esa razón, la voto afirmativamente.

Gracias.

SEÑOR SILVEIRA (don Gustavo).- Afirmativa, y voy a fundar brevemente el voto.

Este es un tema que, sin duda alguna, a todos nosotros nos ha hecho reflexionar profundamente a lo largo de estos últimos dos o tres meses y nos ha acompañado. Particularmente, es la última idea que recorre mis pensamientos cada noche.

Sinceramente, mi voto afirmativo corresponde a que siento que la decisión trascendental para la vida de una persona, afrontar la maternidad -que no son los nueve meses de gestación, sino que es la vida entera de esa persona-, no puede ser producto de otra cosa que de una decisión libre de su propia autodeterminación y en el ejercicio pleno del libre albedrío que nos fue concedido. Podremos no compartir su decisión, pero es propia e individual y marca la historia de cada ser humano.

Gracias, señor Presidente.

SEÑOR SILVEIRA (don Julio).- Negativa.

SEÑORA TOPOLANSKY.- Afirmativa.

SEÑORA TOURNÉ.- Afirmativa.

SEÑOR TRIVEL.- Afirmativa, y brevemente voy a fundar el voto.

Votamos afirmativamente contra sesenta y cuatro años de hipocresía generada por una ley mal parida como la vigente, fruto de un acuerdo político, sin estudios parlamentarios serios en la materia y que tantas muertes injustas trajo aparejadas. Votamos a favor para que a partir de la aprobación de este proyecto de ley se elaboren verdaderas políticas de Estado en salud reproductiva en defensa de la vida.

Muchas gracias.

SEÑOR TROBO.- Negativa, y voy a fundar el voto.

Lo hago con sorpresa en relación con expresiones que se han escuchado en Sala. En primer lugar, me parece una profunda hipocresía que se deba aceptar la incapacidad del sistema de gobierno y las dificultades que tiene para encontrar y poner en marcha mecanismos de prevención y de educación, diciendo que la única solución es legalizar una muerte.

Yo no he llegado a esta conclusión por razones religiosas o por imperativos morales, sino simplemente por la convicción de que no tengo derecho a establecer un límite a la vida según yo lo crea. Francamente, poner el argumento frío, lacerante, de la economía al servicio de la vida humana o de la muerte me parece de muy poco rigor y de una profunda gravedad. Decir que porque hay niños que mueren de hambre hay que matarlos antes de que nazcan, me parece que es un argumento de una frivolidad que no se corresponde con la seriedad del tema. Lo que discutimos, seguramente en profundidad, lo hemos reflexionado. Como legislador, si bien tengo la obligación de votar y no puedo rehuir a ella, no puedo bajo ningún concepto determinar con mi voto que sea permitida la muerte de un ser humano.

SEÑOR VEIGA.- Negativa.

SEÑOR VENER CARBONI.- Negativa, y voy a fundar el voto.

En esta votación de varios Chuck Norris y otros Poncio Pilatos -algunos porque desaparecieron en acción y otros porque se lavaron las manos-, evidentemente, lo que hacemos es sustituir un delito por otro; sustituimos el delito de aborto e instalamos el delito de hijo no deseado, y lo castigamos con la pena de muerte. Esa parece ser la variante penal.

La pobreza no es un argumento porque, si lo fuera, tendríamos que estar elaborando una ley a los efectos de que los pobres no puedan tener hijos, acentuándose así la pirámide demográfica escandalosa, casi trapezoidal -por no decir invertida- existente en nuestro país. La baja tasa de natalidad -esa condición primermundista tan mala que hemos copiado- y la emigración, que nos condena a que nos convirtamos en un país de adultos mayores, se va a acelerar en la medida en que liberemos la posibilidad, fundamentalmente a los ricos, de que puedan hacerse un aborto tranquilos en lo económico y también tranquilos de conciencia, porque en el fondo lo que se legaliza termina moralizándose. Por eso decimos que la muerte no es solución para la muerte; la muerte de hijos no nacidos no es solución para la muerte de treinta mujeres que fallecen en esos inventados quirófanos de algunos carniceros que practican la interrupción del embarazo en condiciones espantosas.

SEÑOR CANET.- Afirmativa, y voy a fundar el voto.

Quiero señalar que estoy gratificado por el nivel que en general han tenido las exposiciones durante todo el debate. Eso me lleva a citar -como figura en el informe en mayoría- las palabras de la doctora María Teresa Rotondo, de la Comisión de Bioética del Sindicato Médico del Uruguay, especialista en bioética a nivel de la Organización Panamericana de la Salud. Dice: "Si todos tuviésemos la misma religión o ideología, estaríamos ante una misma ética, pero no puedo imponer mi ética, lo que tengo que imponer es la tolerancia. El problema es, precisamente, que existe pluralismo de valores, y el único valor que debe prevalecer es el del respeto por el otro". No me pongo en juez, pero aprecio que en términos generales esta haya sido la práctica de la inmensa mayoría de los parlamentarios, no de todos.

Dentro de este marco de respeto, voto con total convicción en un tema sin duda de alta sensibilidad. Voto afirmativamente, como un tema de salud, por la seguridad sanitaria y en defensa de la vida, especialmente de la de las mujeres más pobres, para impedir prácticas aberrantes -esto no es una falta de respeto, sino un factor objetivo-, para superar una ley anacrónica e injusta, fruto de una negociación política, para impedir cuantiosas ganancias de repugnantes delincuentes y, por último, para optimizar la libertad responsable y elevar el respeto de los derechos a la educación y a la atención de la salud.

SEÑOR SANDE.- Afirmativa.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Afirmativa.

Dese cuenta del resultado de la votación.

(Se lee:)

"Han votado ochenta y siete señores Representantes: cuarenta y siete lo han hecho por la afirmativa y cuarenta por la negativa".

——El resultado es: AFIRMATIVA.

SEÑOR VENER CARBONI.- Solicito que se rectifique la votación en forma nominal.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Se va a votar si se rectifica la votación en forma nominal.

(Se vota)

——Dos en setenta y dos: NEGATIVA.

23.-      Asuntos entrados fuera de hora.

Dese cuenta de una moción de orden presentada por los señores Diputados Leglise, Vener Carboni y Bayardi.

(Se lee:)

"Mocionamos para que se dé cuenta de los asuntos entrados fuera de hora".

——Se va a votar.

(Se vota)

——Sesenta y cinco en sesenta y siete: AFIRMATIVA.

Dese cuenta de los asuntos entrados fuera de hora.

(Se lee:)

"DE LA CÁMARA DE SENADORES

La Cámara de Senadores remite los siguientes proyectos de ley, aprobados por dicho Cuerpo:

.-    A la Comisión de Defensa Nacional".

24.-     Defensa de la salud reproductiva. (Normas).

——Continúa la consideración del asunto en debate.

En discusión particular.

SEÑORA PERCOVICH.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA PERCOVICH.- Señor Presidente: el señor Diputado Amen Vaghetti no se encuentra en Sala, pero hemos consultado a los integrantes de la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social para que se suprima la lectura de los artículos, más allá de los dos a los que queremos introducir modificaciones, puesto que ya se ha discutido suficientemente el tema. Se trata de una modificación sugerida por el señor Diputado Bergstein para el artículo 10 -que debe ser recogida- y otra propuesta por el señor Diputado Falero y el Partido Independiente para el artículo 15, con el fin de modificar el artículo 325 del Código Penal.

Después vamos a acompañar también una disposición transitoria final, a sugerencia del Partido Independiente.

Muchas gracias.

SEÑOR VENER CARBONI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR VENER CARBONI.- Señor Presidente: las modificaciones que enunció la señora Diputada no son todas las que están en la Mesa; hay otras. Por lo tanto, la supresión de la lectura puede ser un hecho práctico, pero, evidentemente, al tratarse artículo por artículo, no hace a la cosa ni quita tiempo a un debate que va a ser extenso.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- La Mesa da cuenta de que se ha presentado un aditivo al artículo 1º, un sustitutivo al artículo 2º, un aditivo al artículo 10 y un sustitutivo al acápite del artículo 15. Si la Cámara está dispuesta a suprimir la lectura de los artículos, sería con excepción de los artículos mencionados por la Presidencia.

SEÑOR FALERO.- Pido la palabra para una aclaración.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FALERO.- Señor Presidente: también hay sustitutivos a los artículos 4º y 5º, que yo presenté a la Mesa.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Ha llegado a la Mesa un sustitutivo del artículo 4º y uno del artículo 5º. Por lo tanto, la propuesta sería suprimir la lectura de los artículos 3º, 6º, 7º, 8º, 9º, 11, 12 y 13.

Se va a votar la supresión de la lectura de los artículos mencionados.

(Se vota)

——Sesenta en sesenta y dos: AFIRMATIVA.

Léase el artículo 1º.

(Se lee:)

"Artículo 1º.- El Estado velará por el derecho a la procreación consciente y responsable, reconociendo el valor social de la maternidad, la paternidad responsable y la tutela de la vida humana. A esos efectos se promoverán políticas sociales y educativas tendientes a la promoción de la salud reproductiva, a la defensa y promoción de los derechos sexuales y a la disminución de la morbimortalidad materna.- Dichas políticas buscarán alentar la responsabilidad en el comportamiento sexual y reproductivo, a los efectos de un mayor involucramiento en la planificación de la familia".

——Léase un aditivo al artículo 1º, presentado por el señor Diputado Vener Carboni.

(Se lee:)

"Dichas políticas buscarán alentar la responsabilidad en el comportamiento sexual y reproductivo, a los efectos de un mayor involucramiento en la planificación de la familia, promoviéndose a esta como la célula básica de la sociedad y la forma apropiada de canalizar la convivencia heterosexual a través de la institución del matrimonio".

——En discusión.

SEÑOR VENER CARBONI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR VENER CARBONI.- Señor Presidente: a través del aditivo que hemos formulado al artículo 1º pretendemos rejerarquizar elementos que son fundamentales para la comunidad. Buscamos fortalecer a esta a través de la familia, reconociendo que más allá de que contamos con muchos concubinatos y uniones libres, los legisladores entendemos que la familia sigue siendo el nexo fundamental para la convivencia heterosexual. Ese es el objetivo.

Gracias, señor Presidente.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el artículo 1º tal como viene de la Comisión.

(Se vota)

——Cincuenta y cinco en sesenta y tres: AFIRMATIVA.

SEÑOR ARGENZIO.- Pido la palabra para fundar el voto.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR ARGENZIO.- Señor Presidente: he votado afirmativamente este artículo por los argumentos que expuse cuando hice el informe en minoría.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el aditivo al artículo 1º presentado por el señor Diputado Vener Carboni.

(Se vota)

——Ocho en sesenta: NEGATIVA.

25.-      Solicitud de urgencia.

Dese cuenta de una moción presentada por las señoras Diputadas Argimón y Rivero Saralegui y los señores Diputados Lacalle Pou, Bosch, Leglise, Amestoy, Penadés, Argenzio, Berois Quinteros, Arrarte Fernández, Araújo, Lara, Cardozo Ferreira, Trobo, Ortiz, Julio Silveira y Da Silva.

(Se lee:)

"Mocionamos para que se declare urgente y se considere de inmediato la minuta de comunicación referente al Programa de reconocimiento del valor social de la maternidad y paternidad responsables y la tutela de la vida humana. (C/2631/02)".

——Se va a votar.

(Se vota)

——Catorce en sesenta y dos: NEGATIVA.

26.-     Defensa de la salud reproductiva. (Normas).

Continúa la consideración del asunto en debate.

Léase el artículo 2º.

VARIOS SEÑORES REPRESENTANTES.- ¡Que se suprima la lectura!

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Se va a votar si se suprime la lectura.

(Se vota)

——Cuarenta y siete en cuarenta y nueve: AFIRMATIVA.

(Texto del artículo:)

"Artículo 2º.- El Ministerio de Salud Pública deberá incluir en su presupuesto un programa con los siguientes objetivos: A) Planificar y hacer ejecutar políticas en materia de educación sexual que propendan al ejercicio armónico de la sexualidad y a la prevención de los riesgos.- B) Planificar y hacer ejecutar políticas en materia de planificación familiar.- C) El cumplimiento de los objetivos mencionados involucrará a todo el personal de la salud, ampliando y mejorando su capacitación en la esfera de la salud sexual y reproductiva y de la planificación de la familia, incluyendo la capacitación en orientación y comunicación interpersonal.- D) Instrumentar medidas que tiendan a la disminución de la morbimortalidad derivada de la interrupción de embarazos practicada en situación de riesgo.- E) Permitir que la mujer ejerza el derecho a controlar su propia fecundidad y a adoptar decisiones relativas a reproducción sin coerción, discriminación ni violencia".

——Léase un sustitutivo del literal A) del artículo 2º, presentado por el señor Diputado Vener Carboni.

(Se lee:)

"A) Colaborar con la ANEP en la planificación y ejecución de políticas de educación sexual que propendan al ejercicio armónico de la sexualidad y a la prevención de los riesgos".

——En discusión.

SEÑOR VENER CARBONI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR VENER CARBONI.- Señor Presidente: hemos presentado un sustitutivo al literal A) del artículo 2º porque consideramos que la planificación y ejecución de políticas en materia de educación sexual debe tener como líder a la ANEP y no al Ministerio de Salud Pública, que carece de la infraestructura necesaria para llevar adelante una política de educación y planificación en esta materia. Sustancialmente, el primer escenario en el que debe comenzar a librarse esta batalla, la de la sexualidad responsable, es en las aulas. Ese es el primer y natural escenario a los efectos de generar en nuestros adolescentes, y en un camino hacia el futuro, los anticuerpos intelectuales que les permitan asumir -y no solo en esta área, sino también en las que tienen que ver con el alcoholismo, la droga, la educación vial, etcétera- una sexualidad responsable, de manera que el objetivo final -que considero existe- de que el aborto tienda a desaparecer, esté legalizado o no, se pueda lograr a través del mecanismo más apropiado, que es la educación liderada desde la educación.

Además, hay que advertir que en este artículo se carga al Ministerio de Salud Pública toda una gama de responsabilidades importantes que tienen su costo presupuestal, su significación desde el punto de vista monetario. Y el Ministerio, que hoy no tiene para los remedios ni para resolver el lío de los médicos, no fue consultado en cuanto a si puede asumir la responsabilidad de planificar y de ejecutar políticas de educación sexual. Por lo tanto, se nos ocurre que, más allá de que la Comisión trabajó durante once meses, el hecho de que el Ministerio de Salud Pública no haya sido consultado en el sentido de si puede asumir estas responsabilidades es algo importante.

Por ello, proponemos que el literal A) diga que corresponde al Ministerio de Salud Pública colaborar con la ANEP en la planificación y ejecución de políticas de educación sexual que propendan al ejercicio armónico de la sexualidad y a la prevención de los riesgos. De esa forma, entregamos el liderazgo a quien corresponde, a la hora de mandatar legislativamente esta tarea que muchos han reclamado. Este año y el anterior, junto con el señor Diputado Amen Vaghetti hicimos un planteo de esta naturaleza en cuanto al embarazo adolescente y a la sexualidad responsable, más allá de que en el pasado no se haya cumplido el desarrollo de este tipo de políticas de la forma en que todos esperábamos a nivel de la educación. Sin embargo, es bueno que el mandato recaiga en quien tiene que ser el líder en materia de educación, en este caso, la ANEP.

SEÑORA RONDÁN.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA RONDÁN.- Señor Presidente: la Constitución establece que, como Parlamento, no podemos definir políticas educativas para la ANEP. La primera acción de la bancada femenina fue la de presentar una minuta de comunicación para que se implementaran espacios en lo que tiene que ver con la educación sexual. De lo que se trata cuando se habla de esta competencia del Ministerio de Salud Pública es de que cuando la mujer llega a la policlínica o al hospital reciba en forma obligatoria algo como lo que están haciendo en el Pereira Rossell los doctores Briozzo, Pons y otros. A eso se apunta. El Parlamento no puede decir a la ANEP qué política tiene que implementar, porque la Constitución no lo permite.

SEÑORA CASTRO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA CASTRO.- Señor Presidente: la primera parte de lo que quería precisar ha sido expresado por la señora Diputada Rondán. Evidentemente, la autonomía del ente nos inhibe y nos restringe; si fuéramos más allá de expresar nuestra aspiración a través de una minuta de comunicación, caeríamos en algo inconstitucional. Eso, en primer lugar, desde el punto de vista de la normativa.

En segundo término, es evidente que la apuesta a lo educativo no pasa, pura y exclusivamente, a través de la educación formal, que -es cierto- está liderada en este país por dos entes autónomos en lo público y en lo estatal. Quien entiende a la educación restringida a lo formal, evidentemente va a tener muchas más dificultades para llegar, en prevención y en educación, a otros sectores de la población en edad activa para este tipo de conductas.

Por otra parte, en otras áreas donde apostamos también a la educación, a las campañas educativas y a su continuidad, y a los programas que se implementen, acudimos a las unidades ejecutoras que, como en el caso del Pereira Rossell, tienen una función que abarca los aspectos educativos dentro de los criterios de promoción de salud. Me parece que sería obrar con una cabeza muy restringida por parte del Cuerpo si se siguiera otro criterio.

Finalmente, quiero reiterar algo que se dijo en la primera o segunda sesión en que se trató este proyecto: no podemos ver el artículo 2º, con cada uno de sus apartados, desligado de lo que establece el artículo 3º, en el que se encomienda al Ministerio de Salud Pública coordinar acciones con los organismos del Estado que considere pertinentes. Me parece que en este caso se abarcan las inquietudes del conjunto de los legisladores que han manifestado estar conformes con promover las acciones educativas, que -reitero- no se restringen a la educación formal. Ojalá que en algún momento decidamos, en conjunto, todos los organismos del Estado, emprender efectivamente estas acciones con los recursos necesarios.

SEÑOR LEGNANI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR LEGNANI.- Señor Presidente: me siento totalmente representado por los argumentos que se manejaron respecto a mantener lo que se establece en el artículo 2º acerca del Ministerio de Salud Pública. No tenemos que olvidar que quienes han empujado la aprobación de este proyecto de ley están basados, fundamentalmente, en los datos de la realidad y de Epidemiología. Como decía el catedrático de Epidemiología, las actividades médicas de salud colectiva están pautadas por la epidemiología y hacia allí tenemos que dirigir nuestras acciones. Por ejemplo, el que detecta que hay una mayor cantidad de embarazos precoces es, precisamente, el Ministerio de Salud Pública. Y es a punto de partida de los diagnósticos que recibe y de las estadísticas que lleva que va pautando adónde tienen que dirigirse las acciones. El artículo 3º establece que el Ministerio podrá recurrir a cualquiera de los organismos del Estado en el área docente, precisamente para instrumentar los programas de sensibilización ante el problema que detecte como más grave y urgente.

SEÑOR FALERO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FALERO.- Señor Presidente: sin ingresar a la discusión del tema, quiero dejar una constancia.

Defiendo la autonomía de la enseñanza, pero si hay una materia, un tema o un asunto que el Poder Legislativo, el Poder Ejecutivo y la ciudadanía entienden que tiene que ser objeto de educación, me parece que eso no es involucrarse en la autonomía de la enseñanza. No podemos involucrarnos en aspectos técnicos, pedagógicos, didácticos o relativos a la inserción de determinados programas, pero si hay un tema que el Parlamento y el Poder Ejecutivo están de acuerdo en que debe ser considerado a nivel de la educación -creo que ahí hay un error, dejo esta constancia aunque no voy a ingresar en esa discusión-, no nos está vedado por la autonomía de la ANEP ni de ningún organismo educativo.

SEÑOR VENER CARBONI.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR FALERO.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR VENER CARBONI.- Señor Presidente: la interpretación que se hizo en torno a la autonomía de la ANEP y a las posibilidades de otros Poderes en cuanto a incidir en políticas de educación y en sus controles fue muy interesante durante la interpelación al ex Ministro Mercader; entonces esa autonomía pareció extenderse lo suficiente como para permitir o facilitar algunas pretensiones en cuanto a controles o a injerencia del Ministerio de Educación y Cultura en el CODICEN.

Hoy, en Sala, yo sostengo que esta batalla se libra desde las aulas. Esta batalla se juega, como escenario más apropiado para las políticas de prevención, en las aulas.

Voy a solicitar que este artículo sea votado por incisos, ya que el inciso E), más allá de su noble propósito, intrínsecamente está habilitando al aborto desde el "vamos", en un capítulo que, presuntamente, es de promoción educativa.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Falero.

SEÑOR DÍAZ.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR FALERO.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR DÍAZ.- Señor Presidente: a esta altura, no quiero terciar en ninguna polémica, pero me parece que no estamos siendo precisos en esta discusión.

Creo que el Parlamento tiene la potestad de dar opiniones y, a través de normas legales, marcar rumbos en esta materia. En ese caso, de acuerdo con lo que establece la Constitución de la República, se requieren determinadas mayorías porque, de alguna forma, se están alterando normas autonómicas de carácter legal. La potestad existe, pero para ejercerla son necesarias determinadas mayorías legislativas.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Falero.

SEÑOR FALERO.- Señor Presidente: quiero reafirmar que mi participación en esta parte del debate, que no tiene que ver con el tema de fondo que estamos discutiendo, pero que es importante, es al único y exclusivo propósito de dejar una constancia en la versión taquigráfica, pero no para entrar en polémica porque, reitero, el tema que se está discutiendo es otro.

SEÑOR ARREGUI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR ARREGUI.- Señor Presidente: como se ha traído otro tema colateral, queremos expresarnos al respecto. Concordamos plenamente en que la ANEP tiene autonomía técnica; en todo caso, lo que puede hacer el Parlamento es presentar un proyecto de minuta de comunicación en el que conste su aspiración en cuanto a que determinados contenidos sean tomados en cuenta. La autonomía técnica existe. Si hablamos de los contratos de obra y de servicio, que es materia presupuestal, tenemos que tomar en consideración que el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo sí tienen que ver. Tanto es así que la Auditoría Interna de la Nación, que está dentro del ámbito del Ministerio de Economía y Finanzas, controla y hace las observaciones correspondientes. Tanto tiene que ver que el Poder Legislativo es el que vota los recursos para la ANEP y debe controlar cómo se gastan esos recursos. Por lo tanto, no se debe confundir autonomía técnica con autonomía presupuestal.

SEÑOR TROBO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR TROBO.- Señor Presidente: me extraña la discusión en la que se ha enfrascado la Cámara en estos últimos minutos. En alguna medida puede ser una demostración clara de desconocimiento de lo que a nivel de la enseñanza se ha procurado hacer en algunas instancias en torno al tema de la educación sexual.

Lo primero que debo decir -según informaciones que hemos recogido- es que en la historia reciente del Uruguay hubo dos intentos de incluir este tema en el ámbito de la educación. En 1950, el desarrollo del Plan de Secco Ellauri fue impedido, y en 1995 la ANEP levantó un programa denominado Programa de Educación Sexual, cuyo objetivo fundamental era crear una actitud responsable frente a la sexualidad, proveer información veraz de fuentes confiables para abatir los embarazos no deseados, el aborto, el abandono, las enfermedades de trasmisión sexual y el sida. Ese programa comenzó a llevarse a cabo en 1994, con un trabajo previo iniciado en el año 1991, continuado en 1992 y en 1993 por las entonces autoridades de la ANEP, presididas por el doctor Juan Gabito Zóboli. Creo que esto es relevante, porque demuestra que la Cámara puede expresar a la ANEP que vuelva sobre el plan denominado Programa de Educación Sexual, que se llevó adelante durante esa Administración. No solo demostró la posibilidad de ser iniciado con éxito, sino que fue señalado por la Organización Panamericana de la Salud como un excelente plan y un referente para ser desarrollado en toda Sudamérica. También fue elogiado por autoridades vinculadas a los temas de la educación de otros países del mundo. Técnicos franceses que visitaron Uruguay elogiaron el programa que se había impulsado desde la Administración Nacional de Educación Pública.

En 1994 y 1995 se realizaron intensas tareas de campo después de haber preparado a docentes e Inspectores y de haber dado charlas a padres y alumnos en diversos lugares del territorio nacional. Precisamente, se desarrollaron talleres con jornadas en departamentos limítrofes con Brasil, en Canelones y en Montevideo, sin ningún tipo de inconveniente.

No podemos escatimar voluntad legislativa para que se trabaje en estos temas y escondernos detrás de la cortina de la autonomía del ente educativo sin asumir la responsabilidad política de señalar por dónde debe ir el trabajo en este tipo de temas. Creo que es otra demostración clara de franca hipocresía, de las tantas que ha habido en el tratamiento de este tema. Creo que el Parlamento no debe rehuir su responsabilidad de decir lo que en el ámbito de la educación hay que hacer respecto a los temas, y no la forma en que debe hacerse, porque ese sí es de exclusiva referencia técnica del organismo autónomo. De ningún modo es una intromisión en la autonomía decir que se ocupen de este tema los organismos de la enseñanza y, en particular, la ANEP y el CODICEN. Si no se quiere herir la autonomía, se debe decir que se vuelva al Programa de Educación Sexual iniciado durante la Administración de la ANEP de los años 1990 a 1995. Ahí hubo una demostración clara y cabal de trabajo en este tema. Pienso que es pertinente el planteo y también referirlo al tema que señalábamos.

SEÑOR VENER CARBONI.- Pido la palabra para una aclaración.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR VENER CARBONI.- Señor Presidente: me expresé mal cuando hablé de mandatar a la ANEP, porque no es lo que señala el texto del sustitutivo. El sustitutivo establece: "Colaborar con la ANEP en la planificación y ejecución de políticas de educación sexual que propendan al ejercicio armónico de la sexualidad y a la prevención de los riesgos". Aquí no se mandata a la ANEP; si esta quiere desarrollar las políticas de educación sexual, lo hará. En ese caso, el Ministerio de Salud Pública estará obligado a colaborar con la ANEP si esta decide la planificación y ejecución de políticas de educación sexual.

Tal vez me expresé mal cuando dije que había que mandatar a la ANEP en ese sentido.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el artículo 2º, exceptuando los literales A) y E), a sugerencia del señor Diputado Vener Carboni.

(Se vota)

——Cincuenta y uno en cincuenta y dos: AFIRMATIVA.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el literal A), tal como viene de Comisión.

(Se vota)

——Cuarenta y siete en cincuenta y tres: AFIRMATIVA.

SEÑOR VENER CARBONI.- ¡Que se rectifique la votación!

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Se va a rectificar la votación.

(Se vota)

——Cincuenta y dos en cincuenta y cuatro: AFIRMATIVA.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el literal E).

(Se vota)

——Cuarenta y nueve en cincuenta y cuatro: AFIRMATIVA.

En discusión el artículo 3º, cuya lectura ya se había suprimido.

(Texto del artículo:)

"Artículo 3º.- El Ministerio de Salud Pública en cumplimiento de los objetivos encomendados en el artículo precedente coordinará acciones con los organismos del Estado que considere pertinentes".

——Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Cuarenta y ocho en cincuenta y cuatro: AFIRMATIVA.

Léase el artículo 4º.

(Se lee:)

"Artículo 4º. Toda mujer tiene derecho a decidir sobre la interrupción de su embarazo durante las primeras doce semanas de gravidez, en las condiciones que establece la presente ley".

——En discusión.

SEÑOR FALERO.- ¿Me permite, señor Presidente?

Solicito que se lea el sustitutivo del artículo 4º llegado a la Mesa.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Léase un sustitutivo del artículo 4º, presentado por el señor Diputado Falero.

(Se lee:)

"La interrupción del embarazo no será penalizada para el caso que la mujer cumpla voluntariamente con los requisitos que se establecen en el artículo siguiente y se realice antes de las primeras doce semanas de gravidez".

SEÑOR FALERO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FALERO.- Señor Presidente: en el sustitutivo que presentamos al artículo 4º reconocemos el objetivo del proyecto, que es básicamente la despenalización del hasta ahora delito de aborto cuando se comete dentro de las doce semanas de gravidez.

Creemos que la redacción que estamos proponiendo al Cuerpo, no solamente es armónica con respecto al resto del proyecto, sino que establece con claridad una diferencia con respecto al derecho ejercido tal como lo plantea el artículo 4º en su redacción original, ya que, paradojalmente, el ejercicio de ese derecho implica, según se establece posteriormente, una pena, más allá de que haya exención de ella. La exención de la pena implica que hay una pena que se exime, pero que existe. Por lo tanto, existe una notoria contradicción entre el ejercicio de un derecho y la aplicación de una pena a tal ejercicio. En la redacción que estamos proponiendo se establece con claridad que la interrupción del embarazo no será penalizada para el caso de que se cumplan ciertos requisitos.

Consideramos que esta propuesta no solamente cumple con lo que se ha manifestado en Sala con respecto a la voluntad de despenalizar esta situación, sino que además cumple con lo manifestado en el informe en mayoría presentado por la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social del Cuerpo, cuyo objetivo central es, precisamente, la despenalización. Si actuamos en consecuencia, sería lógico que se votara el artículo 4º con la redacción sustitutiva que proponemos a la Cámara.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: este artículo es el corazón del proyecto. Con relación a esta iniciativa se ha hablado de que se trata de la despenalización, pero en realidad, al estar incluido este artículo 4º y reiterarse la referencia al derecho en el artículo 5º, el corazón del proyecto son estos dos artículos y no la despenalización.

La despenalización de la que se habla -dicho sea de paso, bastante acotada está en el artículo 15; confieso que no hay una gran diferencia con el sistema actual, pero eso lo discutiremos en su momento- es otra cosa. Aquí lo que se está jugando es el derecho que tiene la mujer a decidir sobre la interrupción del embarazo, y ese concepto es absolutamente distinto al de las eximentes, que de eso se trata jurídicamente en materia de lo que hoy es el delito de aborto. Si nosotros damos a un ser humano el derecho a decidir sobre otra vida -y aquí ha habido un concepto general de que hay vida en el ser humano desde el mismo momento de su creación-, estamos llegando a un criterio absolutamente retrógrado. Si bien pensamos que estamos evolucionando, estamos adoptando un criterio absolutamente retrógrado al dar a alguien el derecho a decidir sobre la vida de otra persona. Le damos el derecho; no es que lo eximamos de la pena en caso de que se llegue a efectuar ese hecho. No; le estamos dando el derecho a cortar otra vida.

Nos parece que eso, extrapolado a otras situaciones, puede significar también, en su momento, el derecho de la sociedad a quitar la vida a una persona. Entonces, estableceríamos la pena de muerte y así seguiríamos sucesivamente. Pero no quiero ser tremendista, ni ir a esos ejemplos que no vienen al caso.

Simplemente quiero decir que este artículo, que es el verdadero corazón del proyecto, me parece absolutamente inadecuado, y si no voté el proyecto sobre la base de lo que disponía este artículo, obviamente tampoco lo votaré en particular.

SEÑOR VENER CARBONI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR VENER CARBONI.- Señor Presidente: evidentemente, entre ambos artículos hay una conexión que es el resultado de un proceso lógico: uno establece la interrupción y el otro, las condiciones en las cuales deberá producirse esa interrupción.

Menos mal que encontré en el señor Diputado Sendic a alguien que coincidiera conmigo en cuanto a que la vida no empieza cuando se unen el óvulo y el espermatozoide; la vida es un proceso que continúa. Los seres humanos no debemos creernos dioses como para originar la vida a través de ese proceso, sino que la vida preexiste, fue creada una única vez y a partir de allí comenzó procesos de evolución, de crecimiento, de transformación, etcétera.

Pero, evidentemente, esta propuesta, que es absolutamente liberal, ya que basta que se alegue querer abortar -y eso lo veremos en la consideración del próximo artículo- para que ello sea posible, determina que para una serie de problemas -como el de las mujeres que mueren, el de que no podamos meter presos a esos que matan a las mujeres a través de la práctica del aborto en condiciones deplorables, el de que el aborto está multiplicado en el país y el de que haya clínicas abortivas- hayamos encontrado una solución como la despenalización del aborto. De la misma manera que se hablaba de la hipocresía respecto a que algunos han recomendado a sus amantes, novias o hijas realizarse un aborto, evidentemente también hay muchos profesionales y personas que, conociendo la existencia de esas clínicas abortivas, han sido tolerantes y no las han denunciado, inclusive viendo muchos de ellos cómo se enriquecían sus colegas a través de esta práctica, la cual tiende a resolver fundamentalmente el problema de los pudientes. Cabe pensar que ahora estos no van a necesitar pagar, y digo esto porque, a esta altura de las circunstancias, pensar que para mantener el anonimato se va a gastar mil dólares -que es más o menos lo que cuesta un aborto- es sumamente discutible.

Es evidente que el aborto es también un mecanismo de solución a los problemas de la sociedad de consumo. El hombre y el delfín son las dos únicas especies que hacen el amor por placer, y todas estas mujeres con dinero, que abortan en clínicas donde pagan entre US$ 700 y US$ 1.000, van a resolver un problema que les genera esa satisfacción del placer, ese hedonismo moderno incesante en la búsqueda de placer. Esta es una propuesta más de la sociedad de consumo en cuanto a esa frenética búsqueda de placer que genera tantas conductas violentas y no solo la del aborto.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Se va a votar el artículo 4º tal como viene de la Comisión.

(Se vota)

——Cuarenta en cuarenta y seis: AFIRMATIVA.

SEÑOR GIL SOLARES.- Pido la palabra para fundar el voto.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR GIL SOLARES.- Señor Presidente: antes de fundar el voto y hacer una renovación de conceptos al respecto -porque creemos que el artículo 4º es el eje de este proyecto de ley- quiero dejar constancia de que cuando hablé de la Iglesia Valdense, cometí un error. No debí referirme a la Iglesia Valdense, sino a la Comisión de Representatividad Evangélica del Uruguay.

Quería dejar esta constancia por el respeto enorme que me merecen ambas instituciones.

Con respecto al artículo 4º, debo decir que es el centro del proyecto, ya que acá se legaliza el denominado derecho a decidir sobre la interrupción del embarazo. Esta modalidad, que forma parte de una técnica legislativa, es diversa con respecto a las normas anteriores, donde se buscaba despenalizar lo que se consideraba un error tolerado. Hoy se presenta como un derecho, legalizando lo que en nuestro fuero interno entendemos que es un delito.

Configura un atentado contra la paternidad el hecho de que sea solo la mujer quien pueda disponer de la vida del hijo; por supuesto, cuando decimos esto estamos hablando de la mayoría, no de las excepciones, es decir, de cuando fue concebido por el acto y la responsabilidad de un padre y de una madre. Por ejemplo, si en el matrimonio la esposa decide abortar, según este proyecto puede hacerlo sin siquiera recabar el consentimiento del esposo, lo que se considera un grave error.

El derecho a decidir sobre la vida del hijo supone considerarlo como una cosa o como un objeto a disponibilidad, cuando se sabe que la vida es un valor inherente a la persona y esencialmente no disponible.

Este artículo transgrede frontalmente los artículos 7º y 72 de laConstitución de la República, normas a través de las cuales se ha constitucionalizado la tutela de la vida humana desde la concepción. El derecho a abortar que se presenta en este artículo se pretende justificar aduciendo que así se evitan los abortos clandestinos.

(Suena el timbre indicador de tiempo)

——Muy por el contrario, la liberación en el ejercicio de estas conductas lo único que hace es propiciar el incremento de los abortos, y la clandestinidad no disminuye, pues la mujer, en conciencia, sabe que está realizando un acto moralmente reprochable y siempre tratará de esconderlo.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Ha finalizado su tiempo, señor Diputado.

SEÑOR GIL SOLARES.- De cualquier manera, es obvio que todos conocen mi posición al respecto; solo quería reafirmar algunos conceptos.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Léase el artículo 5º.

(Se lee:)

"Artículo 5º.- Para ejercer el derecho acordado por el artículo anterior, bastará que la mujer alegue ante el médico, circunstancias derivadas de las condiciones en que ha sobrevenido la concepción, situaciones de penuria económica, sociales, familiares o etarias, que a su criterio le impidan continuar con el embarazo en curso.- El médico deberá: A) Informar a la mujer de las posibilidades de adopción y de los programas disponibles de apoyo económico y médico, a la maternidad.- B) Brindar información y apoyo a la mujer pre y post intervención, relativa a la interrupción voluntaria del embarazo".

——Léase un sustitutivo del artículo 5º presentado por el señor Diputado Falero.

(Se lee:)

"Artículo 5º. (Requisitos).- Antes de las primeras doce semanas de gravidez, la mujer deberá concurrir a consulta médica ante una institución de medicina integral, pública o privada, habilitada por el Ministerio de Salud Pública, a efectos de poner en conocimiento del médico las circunstancias derivadas de las condiciones en que ha sobrevenido la concepción, situaciones de penuria económica, sociales o familiares o etarias, que a su criterio, le impiden continuar con el embarazo en curso.- El médico dispondrá de inmediato la consulta con un equipo interdisciplinario, integrado al menos por tres profesionales, de los cuales uno deberá ser médico, pudiendo ser el médico consultado, otro deberá tener especialización en el área de la salud psíquica y el restante en el área social.- El equipo interdisciplinario, actuando conjunta o separadamente, deberá informar a la mujer de lo establecido en esta ley, de las características y connotaciones del aborto, enfatizando los riesgos inherentes a esta práctica. Asimismo, informará sobre las alternativas al aborto provocado incluyendo los programas disponibles de apoyo social y económico, así como respecto a la posibilidad de dar su hijo en adopción.- En particular, el equipo interdisciplinario deberá constituirse en un ámbito de apoyo psicológico y social a la mujer, para contribuir a superar las causas que puedan inducirla a la interrupción del embarazo, y garantizar que disponga de la información para la toma de una decisión consciente y responsable.- A partir de la última reunión con el equipo interdisciplinario, la mujer dispondrá de un período de reflexión mínimo de cinco días, transcurrido el cual, si la mujer ratificara su voluntad ante el médico tratante de interrumpir su embarazo, se coordinará de inmediato la intervención. La ratificación de la solicitante será expresada por escrito y avalada con su firma.- Cualquiera fuera la decisión que la mujer adopte, el equipo interdisciplinario y el médico ginecotocólogo dejarán constancia de todo lo actuado en la historia clínica de la paciente".

——En discusión.

SEÑOR VENER CARBONI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR VENER CARBONI.- Señor Presidente: creí entender que tampoco el artículo sustitutivo reclama que se compruebe algunas de las circunstancias aludidas para solicitar el aborto. No sé por qué el artículo 5º que viene de Comisión no se liquidó en un solo párrafo diciendo: "Para ejercer el derecho acordado en el artículo anterior, bastará que la mujer así lo decida". ¿Para qué establecer un montón de condiciones que no serán investigadas ni comprobadas, si tampoco existe la perspectiva de que el médico le pregunte sobre su situación de penuria económica, social, familiar o etaria? Bastaría con que la mujer le dijera: "Y a usted, ¿qué le importa?", y se acabó la discusión.

Evidentemente, la razón que podría expresar una mujer es que si continuara embarazada le aparecerían estrías en la piel, que son difíciles de sacar, que no podría jugar al tenis, o tal vez la verdad fuera que vino el marido borracho y la embarazó. Decir todo esto es horrible, mientras que si se basa en la ley, donde simplemente se requiere que alegue que tiene una situación de penuria económica, social, familiar o etaria, no se le puede requerir la prueba. Además, si el médico le preguntara cuál es su situación, podría contestar en buen castellano "¿Qué le importa?" y él tendría que proceder a interrumpir el embarazo.

Asimismo, en el artículo sustitutivo tampoco se reclama -estuve escuchando atentamente su lectura- la inclusión, entre los técnicos, de un asistente social, cuyo cometido, por lo menos en algún caso, sería comprobar rápidamente si determinada situación de penuria económica existe o no.

Por eso, todo esto parece eufemístico y podría haberse liquidado diciendo: "Para ejercer el derecho acordado en el artículo anterior, bastará con que la mujer así lo decida" y nos dejábamos de rondar en detalles innecesarios.

Muchas gracias.

SEÑOR FALERO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FALERO.- Señor Presidente: la diferencia entre el artículo 5º aprobado por la Comisión y el sustitutivo que hemos propuesto es sustancial y radica, básicamente, en que se establece a título expreso un período de reflexión para la mujer. Y no solamente un período de reflexión basado en el tiempo, sino, además, uno donde la mujer va a estar acompañada y asesorada y podrá consultar a un equipo interdisciplinario de por lo menos tres profesionales, uno médico, otro en el área social y otro en el área de la salud psíquica.

Si bien compartimos la importancia del artículo 4º, más importante aún es este artículo 5º. Si el propósito del proyecto es el de generar instancias para que la mujer que haya decidido practicarse un aborto o determinar la suspensión de la gravidez, eventualmente pueda arrepentirse de ello, creemos que en el artículo 5º está la posibilidad efectiva de hacerlo. La mujer que en primera instancia decide la interrupción de su gravidez, adoptando una decisión muy compleja, muy difícil, traumática, casi de pánico muchas veces -y no, por supuesto, de la forma que con ironía planteó el señor Diputado Vener Carboni-, tiene necesidad de encontrarse con un entorno que la estimule a tomar una decisión absolutamente firme, de la cual, en lo posible, en el futuro no tenga que arrepentirse.

Quiero dejar constancia de que quitamos una frase que originariamente estaba en el sustitutivo del artículo 5º, relativa a la presencia de un objetor de conciencia, porque algunos legisladores nos manifestaron sus dudas con respecto al tema.

Creemos que la redacción del sustitutivo, que tiene el mismo espíritu que la redacción del artículo 5º originalmente planteado por la Comisión, da a la situación de la mujer y a la sociedad garantías bastante más importantes en el sentido de que tanto la vida de la mujer como la del embrión se protejan.

Además, según la redacción del artículo 5º, sinceramente no veo cómo la ley podrá obligar al médico a que, además de practicar la cirugía, tenga los conocimientos que se establecen en el literal A) del artículo 5º. Dado que el médico, por el desempeño de su función como profesional, no tiene por qué estar informado con respecto a las posibilidades de adopción y a los programas disponibles de apoyo económico, que pueden ser sustanciales para la definición de este tema, puede suceder que el literal A) no se cumpla; y si así ocurre, porque el médico no tiene la información suficiente, la mujer se va a ver impedida de actuar de acuerdo con su voluntad. No hay por qué obligar al médico a tener especialidad ni a ser técnico en el área de la salud mental o psíquica y, en definitiva, la mujer tendrá que ir a un médico y a otro hasta que encuentre uno que le pueda dar la información que, responsablemente por cierto, está establecida en este literal A). Hay médicos y médicos; habrá médicos que esto lo tomarán con espíritu de cumplimiento burocrático de una disposición, pero hay otros que no lo tomarán así; y no todos los médicos están dispuestos a trabajar en el área de lo que establece esta disposición.

Por lo tanto, en el artículo que estamos proponiendo establecemos la posibilidad de que el médico consultado ni siquiera deba ser integrante del equipo interdisciplinario; no necesariamente tiene que serlo. Además, establecemos que quienes asesoren a la mujer sean personas que tengan conocimientos, por su profesionalidad y por su capacidad, como para informar en términos sociales, psíquicos y médicos a la mujer que manifiesta un interés primario en suspender su embarazo.

Inclusive, creemos que la redacción del artículo 5º puede ser hasta contraproducente y un contrasentido con lo que busca el proyecto. Fundamentalmente, si lo que el proyecto pretende -como yo creo- es defender la vida de la mujer y también la del embrión, debemos darnos los instrumentos suficientes y necesarios como para que ese período de reflexión exista, pero que no sea un período de reflexión vacío, sino lleno de información, lleno de apoyo, que le permita a la mujer tomar una decisión sin que posteriormente se arrepienta. Por eso es que estamos proponiendo este sustitutivo del artículo 5º.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: quiero dejar sentado que también voy a votar negativamente el artículo 5º, que es una ratificación del derecho de toda mujer, establecido en el artículo 4º, a decidir sobre la interrupción de su embarazo. De manera que tampoco lo voy a votar.

Y sobre la enjundiosa exposición que ha realizado hace un momento el señor Diputado Falero, me permito señalar que tampoco comparto el sustitutivo, que me parece que teoriza. Suponer que para practicarse un aborto tenga que intervenir hasta un asistente social, ya es entrar prácticamente en el derecho etéreo.

Discrepamos frontalmente, además, con lo que expresó el señor Diputado Falero en cuanto a que este proyecto de ley pretende defender la vida del embrión. ¡No, no, no! Este proyecto de ley establece un derecho: el derecho de la mujer a decidir sobre la interrupción de su embarazo, y nada más. Sobre la vida del embrión, de más está decir que no establece la más mínima protección; todo lo contrario.

SEÑOR FALERO.- Pido la palabra para contestar una alusión.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FALERO.- Señor Presidente: generalmente, cuando el señor Diputado Fernández Chaves hace una exposición en materia jurídica nunca la califico de etérea, sino que trato de encontrar su racionalidad. En definitiva, eso es lo que tenemos que buscar en Sala: la racionalidad de las cosas, y no calificarlas.

Además, quiero dejar constancia, también para que lo tenga claro el señor Diputado Fernández Chaves, de que yo tampoco voté el artículo 4º. No estoy de acuerdo con él y presentamos un sustitutivo en función de eso. Pero, aprobado ya el artículo 4º, aceptando como corresponde en un sistema democrático el imperio de las mayorías, creo que la redacción del sustitutivo es mucho mejor que la del artículo 5º que viene de la Comisión.

SEÑOR GIL SOLARES.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor miembro informante en minoría.

SEÑOR GIL SOLARES.- Señor Presidente: comparto los conceptos vertidos por el señor Diputado Fernández Chaves. Nos preguntamos: ¿cuántos médicos están preparados para dar tanta información, prácticamente administrativa y ajena a la medicina? La verdad es que no entiendo mucho esta temática, pero ¿el médico tendrá que informarse previamente sobre las posibilidades de adopción y sobre los programas disponibles de apoyo económico? Realmente, creo que esto trae dificultades importantes para cualquiera de los médicos de la especialidad.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el artículo 5º tal como viene de Comisión.

(Se vota)

——Cuarenta y tres en cuarenta y seis: AFIRMATIVA.

En discusión el artículo 6º, cuya lectura se ha suprimido.

(Texto del artículo:)

"Artículo 6º.- El médico que realice la interrupción de la gravidez dentro del plazo y en las condiciones de la presente ley, deberá dejar constancia en la historia clínica, que se informó a la mujer en cumplimiento de lo establecido en el inciso segundo del artículo 5º.- Asimismo, deberá recoger la voluntad de la mujer, avalada con su firma, de interrumpir el proceso de la gravidez, que quedará adjunta a la historia clínica de la misma, con lo cual su consentimiento se considerará válidamente expresado".

SEÑOR VENER CARBONI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR VENER CARBONI.- Señor Presidente: el segundo párrafo del artículo 6º establece la forma de consagrar lo previsto en el artículo 4º, es decir, que la mujer avalará con su firma la interrupción del embarazo, y ahí se consagra el hecho de que en este caso la mujer, por su única voluntad, puede decidir la interrupción del embarazo.

Muchas veces hemos criticado a los progenitores varones que abandonan a su familia, que hacen miles de trampas para no pagar la pensión alimenticia y para no asumir la paternidad responsable, después de haber generado el hecho de traer una criatura a la vida. Acá es al revés: papá no cuenta; papá está fuera de juego, y esto puede ocurrir en el seno de una familia y llevarla a su disolución. A pesar de que el señor Diputado Bayardi propuso ante la Comisión que, en caso de tratarse de una familia constituida, fuera obligatorio que por lo menos se enterara al padre de la decisión de la mujer de abortar, esto no fue recogido por la mayoría de sus miembros; expresamente se denegó recoger esa previsión que nos parece elemental. No pretendemos que se dé al padre la potestad de decidir, porque esa no es la filosofía de este proyecto, pero sí, por lo menos, de enterarlo para que, en caso de tratarse de una familia constituida y permanente -no cuando existe separación, aunque no haya divorcio-, sepa que su esposa resolvió abortar. Pero ni siquiera se determinó eso.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el artículo 6º.

(Se vota)

——Cuarenta y dos en cuarenta y cinco: AFIRMATIVA.

En discusión el artículo 7º, cuya lectura fue suprimida.

(Texto del artículo:)

"Artículo 7º.- Fuera de lo establecido en el artículo 4º la interrupción de un embarazo solo podrá realizarse cuando la gravidez implique un grave riesgo para la salud de la mujer, o cuando se verifique un proceso patológico, que provoque malformaciones congénitas incompatibles con la vida extrauterina.- El médico dejará constancia por escrito en la historia clínica, de las circunstancias precedentemente mencionadas. En todos los casos someterá tal decisión a consideración de la mujer siempre que sea posible.- En todos los casos se deberá tratar de salvar la vida del feto sin poner en peligro la vida o la salud de la mujer".

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: como aquí hay varios médicos y, asimismo, varios integrantes de la Comisión aún permanecen en Sala, yo les preguntaría qué quiere decir la frase que expresa: "cuando se verifique un proceso patológico, que provoque malformaciones congénitas incompatibles con la vida extrauterina".

(Ocupa la Presidencia el señor Representante Pérez Morad)

SEÑOR AMEN VAGHETTI.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Pérez Morad).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR AMEN VAGHETTI.- Señor Presidente: hay determinado tipo de patologías, malformaciones -vamos a hablar un poco en criollo, porque así nos entendemos; si el señor Diputado me habla muy a lo jurista, yo no le entiendo, si yo le hablo muy a lo técnico, capaz que él tampoco-, que son incompatibles con la vida. Quiere decir que si se produce un nacimiento de ese proyecto de vida, no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir fuera del útero. Hay casos de malformaciones, como anencefalia -el feto no tiene cerebro-, que con las técnicas modernas que hoy existen se pueden diagnosticar mucho antes. En esos casos, a menos que la madre lo desee, nos parece que no se puede obligar a que una persona curse nueve meses de gravidez sabiendo que su fruto no va a ser viable o que va a vivir unos minutos u horas. Se trata, pues, de que pueda tener la oportunidad de no dar a luz a ese bebé.

No sé si fui claro, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Pérez Morad).- Puede continuar el señor Diputado Fernández Chaves.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: he entendido la explicación que con generosidad ha dado el señor Diputado Amen Vaghetti, pero me parece que esta frase debería tener otra redacción, para que se entienda lo que se quiere decir. A efectos de hacerlo más claro, se podría establecer que ha de verificarse un proceso patológico que provoque malformaciones que hagan imposible la vida extrauterina, de acuerdo con lo que manifiesta el señor Diputado Amen Vaghetti. Me parece que el término "incompatible" no es claro en ese sentido.

Ese es el aporte que quiero hacer al respecto.

SEÑOR GIL SOLARES.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Pérez Morad).- Tiene la palabra el señor miembro informante en minoría.

SEÑOR GIL SOLARES.- Señor Presidente: es un problema más que interesante el de las malformaciones congénitas. Lo interesante es que el producto de un embarazo con malformaciones puede tener un destino mucho más noble que si se interrumpe la vida con un aborto voluntario.

Hoy en día, se pueden hacer trasplantes de órganos de fetos que han culminado su maduración. A pesar de que tengan malformaciones que sean incompatibles con la vida, pueden servir para injertos de piel, pueden servir para injertos de córnea, pueden servir para injertos de hígado, para transplantes de hígado, para transplantes de riñón...

(Murmullos)

SEÑOR ORRICO.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR GIL SOLARES.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Pérez Morad).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR ORRICO.- Señor Presidente: yo estoy anonadado con lo que se está expresando. Quiero saber si en el pensamiento del señor Diputado Gil Solares existe la posibilidad de que una mujer haga crecer en su vientre durante nueve meses a un niño para después desguasarlo como si fuera un auto viejo.

SEÑOR PRESIDENTE (Pérez Morad).- Puede continuar el miembro informante en minoría, señor Diputado Gil Solares.

SEÑOR GIL SOLARES.- Señor Presidente: yo creo que los conceptos del señor Diputado Orrico no condicen con la biología, y mucho menos con los progresos de la medicina actual, de tal manera que es un acto de generosidad enorme por parte de un matrimonio o de una mujer, que acepte que su criatura madure en el vientre hasta que sirva para continuar la vida de otro ser mediante el recurso de los trasplantes.

Son cosas realmente importantes, y no estoy hablando en teoría. Eso se ha dado muchas veces y quien ha hecho la donación en esas condiciones, con su hijo condenado a morir, realmente tiene una satisfacción psicológica muy importante y la sensación de que su hijo prosigue la vida en otro ser humano.

SEÑORA PAYSSÉ.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR GIL SOLARES.- Sí, señora Diputada.

SEÑOR PRESIDENTE (Pérez Morad).- Puede interrumpir la señora Diputada.

SEÑORA PAYSSÉ.- Señor Presidente: sinceramente, no puedo permanecer en silencio escuchando estos argumentos que no solo no comparto, sino que, además, me sorprenden, porque no puedo concebir semejante argumentación.

Por ser mujer puedo decir que tener en el vientre a un hijo durante siete, ocho o nueve meses, sabiendo que tiene una malformación y que no va a ser viable, es una tortura para cualquiera. Las mujeres que han pasado por eso lo saben, y lo saben muy bien. El señor Diputado Gil Solares debe saber que ha habido casos de embarazos gemelares en los que uno de los dos es inviable y la madre ha tenido que conservarlo dentro de su vientre, ya fallecido, para que el otro fuera viable, lo que ha sido un tormento que, inclusive, ha afectado su psicología.

Por lo tanto, me niego a permanecer en silencio frente a argumentos de este tenor, que no solo no comparto, sino que, inclusive, no atienden a la dignidad ni a la psicología de una mujer. Realmente, como mujer me siento en la obligación de dejar sentada mi total discrepancia con los argumentos escuchados.

Gracias.

SEÑOR PRESIDENTE (Pérez Morad).- Puede continuar el miembro informante en minoría, señor Diputado Gil Solares.

SEÑOR GIL SOLARES.- Señor Presidente...

SEÑOR LEGNANI.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR GIL SOLARES.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Pérez Morad).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR LEGNANI.- Señor Presidente: me siento totalmente representado por lo expresado por la señora Diputada preopinante.

Lo que uno ve habitualmente cuando hace un diagnóstico de malformación es un verdadero drama y, por lo general, la mujer tiene la percepción de que está criando algo monstruoso en su interior. Ese es uno de los aspectos.

El otro es que estamos hablando de seres humanos, y me resisto a considerar a la mujer como un útero que procrea. Es un ser humano pleno de derechos y a él debemos tenerle el máximo respeto.

Nada más, señor Presidente.

SEÑOR PRESIDENTE (Pérez Morad).- Puede continuar el miembro informante en minoría, señor Diputado Gil Solares, a quien le restan tres minutos de su tiempo.

SEÑOR GIL SOLARES.- Señor Presidente: la verdad es que no entiendo esa hipersensibilidad expresada por los señores Diputados preopinantes, pero, en fin, son cuestiones de criterio y hay que aceptarlas o soportarlas.

(Ocupa la Presidencia el señor Representante Álvarez)

——Es muy importante que se sepa que para hacer un transplante de un feto maduro a un niño recién nacido o a uno de poca edad, de poco peso y de poco tamaño, lo único que realmente sirve es la donación en estas circunstancias.

SEÑOR GALLO CANTERA.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR GALLO CANTERA.- Señor Presidente: quisiera dejar dos constancias.

Con respecto a lo expresado por el señor Diputado Fernández Chaves, señalo que el término "incompatible" es fundamental, porque existen malformaciones congénitas que sí pueden permitir la vida fuera del útero, como la trisomía 21, y existen malformaciones congénitas, otras trisomías específicas, que son incompatibles con la vida, como malformaciones del tubo digestivo. Por eso es fundamental dejar la expresión "malformaciones congénitas incompatibles".

En cuanto a lo manifestado por el señor Diputado Gil Solares, debo decir que hay pautas y criterios para los trasplantes. Un paciente que tiene una malformación congénita ya de por sí es incompatible y no puede ser usado para trasplantes de ningún tipo.

Muchas gracias.

SEÑOR GIL SOLARES.- Pido la palabra para contestar una alusión.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR GIL SOLARES.- Señor Presidente: creo que la experiencia moderna de la medicina no confirma lo expresado por el señor Diputado Gallo Cantera.

SEÑORA CHARLONE.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA CHARLONE.- Señor Presidente: quiero decir que, realmente, después de haber escuchado algunas argumentaciones en esta Cámara -sobre todo, la última-, el amigo al que cité, quien cree en la reencarnación, diría que unos cuantos en la próxima vida van a ser mujer. Que así sea, si es así.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el artículo 7º.

(Se vota)

——Cuarenta y cuatro en cuarenta y seis: AFIRMATIVA.

En discusión el artículo 8º, cuya lectura fue suprimida.

(Texto del artículo:)

"Artículo 8º.- En los casos de mujeres menores de dieciocho años no habilitadas, el médico tratante recabará el consentimiento para realizar la interrupción, el que estará integrado por la voluntad de la menor y el asentimiento de al menos uno de sus representantes legales o, en su ausencia o inexistencia, su guardador de hecho".

——Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Cuarenta y cinco en cuarenta y siete: AFIRMATIVA.

En discusión el artículo 9º, cuya lectura fue suprimida.

(Texto del artículo:)

"Artículo 9º.- Cuando por cualquier causa se niegue o sea imposible obtener el asentimiento de quien debe prestarlo, habrá recurso ante los Jueces Letrados de Familia en Montevideo o los Jueces Letrados de Primera Instancia en el interior del país, para que declaren irracional el disenso o brinden el asentimiento.- La menor comparecerá directamente con la mera asistencia letrada. El procedimiento será verbal y el Juez previa audiencia con la menor, resolverá en el plazo máximo de cinco días contados a partir del momento de su presentación ante la sede, habilitando horario inhábil si fuera menester".

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: por más que es notorio que he votado en contra de este proyecto, creo que hay que tratar de mejorarlo el máximo posible en aquellos artículos en los que uno puede colaborar.

Me parece que cuando el primer inciso de este artículo expresa: "[...] obtener el asentimiento de quien debe prestarlo, habrá recurso ante los Jueces Letrados de Familia en Montevideo o los Jueces Letrados de Primera Instancia en el interior del país [...]", se incurre en un error, en tanto que hay Jueces Letrados de Familia en Montevideo y prácticamente en todos los departamentos del interior. Esto responde a una vieja redacción de hace más de veinte años.

Por lo tanto, considero que convendría sustituir esa frase por otra que dijera que habrá recurso ante los Jueces Letrados competentes en materia de familia, con lo cual comprendemos absolutamente todas las situaciones.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Léase el artículo tal como quedaría redactado, con la corrección sugerida por el señor Diputado Fernández Chaves.

(Se lee:)

"Cuando por cualquier causa se niegue o sea imposible obtener el asentimiento de quien debe prestarlo, habrá recurso ante los Jueces Letrados competentes en materia de familia, para que declaren irracional el disenso o brinden el asentimiento.- La menor comparecerá directamente con la mera asistencia letrada. El procedimiento será verbal y el Juez previa audiencia con la menor, resolverá en el plazo máximo de cinco días contados a partir del momento de su presentación ante la sede, habilitando horario inhábil si fuera menester".

SEÑOR SILVEIRA (don Gustavo).- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR SILVEIRA (don Gustavo).- Señor Presidente: compartiendo la modificación propuesta por el señor Diputado Fernández Chaves, quiero decir que con respecto a la redacción del artículo 9º es conveniente llamar la atención de la Cámara. Los problemas de competencia que podrían suscitarse retardarían y, en algunos casos, inclusive impedirían que se llegara a concretar esta vía de acción ante la Justicia para obtener el consentimiento o el disenso.

Además, llamo la atención sobre dos aspectos más de este mismo artículo. El primer inciso dice: "Cuando por cualquier causa se niegue o sea imposible obtener el asentimiento de quien debe prestarlo, habrá recurso [...]". Creo que no correspondería la palabra "recurso", porque se utiliza jurídicamente cuando se interpone contra una decisión judicial. Aquí deberíamos hablar de acción.

El segundo inciso dice: "La menor comparecerá directamente con la mera asistencia letrada. El procedimiento será verbal y el Juez previa audiencia con la menor, resolverá en el plazo máximo de cinco días contados a partir del momento de su presentación ante la sede, habilitando horario inhábil si fuera menester". Señalo -y lo pongo a consideración del Cuerpo- que en este inciso segundo no se exige la vista fiscal, que es obligatoria en todos los procedimientos de menores. Estamos hablando de un menor que comparece asistido por un representante que explica lo que el menor desea. No hay participación del Ministerio Público, no hay vista fiscal previa en ninguna parte de este procedimiento, lo que puede generar, a mi criterio, una inarmonía en la arquitectura jurídica de todos los derechos y de todo el derecho de protección de menores en nuestro país. La inclusión de la previa vista fiscal debería estar considerada en la redacción.

Muchas gracias.

SEÑOR ORRICO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR ORRICO.- Señor Presidente: comparto -no voy a repetir argumentos- que se trata de una acción, no de un recurso. Esto es muy claro.

El segundo aspecto es una decisión política que hay que tomar y, en este caso, de política procesal. No comparto que en este procedimiento tenga que intervenir el Fiscal, porque estamos ante un derecho personalísimo, y así lo hice saber a los miembros de la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social, en una posición que no tuvo andamiento pero que mantengo en su concepto básico.

Además, este debe ser un procedimiento sumarísimo porque, en estos casos, se está corriendo contrarreloj. Es muy claro que se pueden dar variedad de situaciones, porque se trata de menores de distintas edades. En consecuencia, puede haber demoras en asumir los hechos, y después recién se va al Juez, luego a la vista fiscal, y quienes hemos correteado por los Juzgados sabemos que muchas veces la vista fiscal demora, que hay que notificar, es decir, hay que hacer trámites que, en mi concepto, ponen en peligro la situación.

El Juez debe estar presente al hablar directamente con la menor, lo cual es decisivo. Si hay algo que debemos rescatar en el derecho positivo uruguayo es que la opinión de los menores vale, no solo en esta situación, sino que también debe valer -así lo establece el Pacto de San José de Costa Rica, que tanto se ha invocado aquí- en otras situaciones como, por ejemplo, la tenencia y el régimen de visitas.

En consecuencia, con esto se dan suficientes garantías y, fundamentalmente, una agilidad imprescindible a los efectos del derecho que se quiere proteger.

Gracias.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el artículo 9º con la modificación propuesta en el sentido de cambiar el término "recurso" por "acción". Asimismo, dirá: "[...] habrá acción ante los Jueces Letrados competentes en materia de familia [...]".

(Se vota)

——Cuarenta y dos en cuarenta y cuatro: AFIRMATIVA.

Léase el artículo 10, que tiene un aditivo que ha sido acordado por la Comisión.

(Se lee:)

"Artículo 10.- En los casos de incapacidad declarada judicialmente, el asentimiento para la interrupción del embarazo lo prestará preceptivamente el titular de la sede judicial que decretó la interdicción, a solicitud del curador respectivo, rigiendo igual plazo del establecido en el artículo anterior".

——En discusión.

SEÑORA PERCOVICH.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA PERCOVICH.- Señor Presidente: pedí la palabra simplemente para decir que, dada la intervención del señor Diputado Bergstein, habíamos acordado el agregado que se hizo llegar a la Mesa y agradeceríamos que se leyera.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Léase el artículo 10 con el agregado propuesto por las señoras Diputadas Percovich y Rondán y los señores Diputados Legnani, Gallo Cantera, Trivel y Amen Vaghetti.

(Se lee:)

"Artículo 10.- En los casos de incapacidad declarada judicialmente, el asentimiento para la interrupción del embarazo lo prestará preceptivamente el titular de la sede judicial que decretó la interdicción, a solicitud del curador respectivo, rigiendo igual plazo del establecido en el artículo anterior.- El juez, antes de decidir, se entrevistará con la mujer".

——En discusión.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: queremos mejorar la redacción de lo que pasaría a ser el inciso primero del artículo 10.

Yo sustituiría la palabra "plazo" por el término "procedimiento", cuando establece: "[...] del curador respectivo, rigiendo igual plazo del establecido en el artículo anterior". No hay un problema de plazos, sino de procedimiento. Entonces, diría: "[...] rigiendo igual procedimiento al establecido en el artículo anterior". Me parece que es lo lógico para que ambos artículos sean coherentes.

SEÑOR PONCE DE LEÓN.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR PONCE DE LEÓN.- Señor Presidente: en mi intervención general hice referencia a que me había parecido pertinente la observación del Diputado Bergstein. Esencialmente, el artículo establece: "En los casos de incapacidad declarada judicialmente, el asentimiento [...]" y, luego, sigue un trámite en el cual hasta ahora solo participaban el curador y el Juez. El agregado incorpora una entrevista del Juez con la mujer.

Yo tengo conocimiento personal de situaciones en las que la declaración de incapacidad judicial estaba esencialmente referida a niveles de comprensión que imposibilitaban la decisión sobre fenómenos de cierta complejidad, básicamente en el plano económico. Debe haber toda una gama en la que los niveles de incapacidad impiden expresar la voluntad. Pero hay una enorme gama de situaciones en las cuales no tiene sentido asimilar la incapacidad -que se declara pensando en otras situaciones- con lo que puede ser el deseo de la mujer, aun con capacidades limitadas, de tener el hijo que ha concebido.

En este punto habría que ser muy precisos. Si la incapacidad es del nivel de no poder expresar voluntad, admito que la decisión la tome el Juez, pero si el nivel de incapacidad relativa de la mujer le permite expresar voluntad, creo que hay que mantener su derecho, y nadie puede obligarla -como no se establece en los otros artículos- a aceptar que un tercero resuelva la interrupción del embarazo; en ese caso, no sería interrupción voluntaria, sino en contra de la voluntad de la mujer.

Creo que la ley no debe dar esa posibilidad; hasta ahora, el proyecto no la da en ningún artículo. Inclusive, el artículo 7º, que objetaba el señor Diputado Gil Solares, en su inciso segundo establece con mucha claridad la necesidad, aun cuando el feto fuera inviable, de la aceptación de la mujer. Si ella quiere culminar el proceso de parto, la ley lo respeta, aunque sea inviable. Me parece que en este caso también, aun cuando haya un caso de incapacidad relativa -hay muchos grados que pueden ser declarados por el Juez por distintos motivos-, si la mujer puede expresar voluntad y quiere tenerlo, ello debe respetarse. Distinta sería la situación -naturalmente, lo apreciará el Juez- de que la voluntad no pudiera expresarse; en ese caso, resolvería el Juez.

SEÑOR GIL SOLARES.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor miembro informante en minoría.

SEÑOR GIL SOLARES.- Señor Presidente: comparto el criterio expresado por el señor Diputado Ponce de León. Hay que tener mucho cuidado con los prevalecimientos intelectuales sobre las personas con capacidades relativamente disminuidas. Es un tema sumamente delicado y que depende de los valores éticos y morales de las personas que pueden incidir sobre estos puntos.

SEÑOR ORRICO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR ORRICO.- Señor Presidente: tengo entendido que se ha propuesto una modificación a este artículo.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- El artículo 10 tiene un agregado que fue leído por la Mesa y que dice: "El Juez, antes de decidirse, se entrevistará con la mujer". Además, el señor Diputado Fernández Chaves sugirió que en lo que pasaría a ser el primer inciso del artículo se cambie la palabra "plazo" por "procedimiento".

Puede continuar el señor Diputado Orrico.

SEÑOR ORRICO.- Señor Presidente: en el tema de cambiar la palabra "plazo" por "procedimiento" estoy totalmente de acuerdo. Me parece que es muy claro.

En cuanto al inciso final, que dice que el Juez antes de decidir se entrevistará con la mujer, parece una cuestión que es esencial en este tipo de situaciones, porque no se puede, a través de una ley, que por definición -no me cansaré de repetirlo- es general, impersonal y abstracta, definir en qué caso se está ante una situación donde la mujer tiene voluntad o no la tiene y alguien tiene que sustituir su voluntad. Entonces, naturalmente, quedará al arbitrio del Juez que, naturalmente, podrá solicitar los asesoramientos que crea pertinentes para determinar si se va a tener en cuenta una expresión de una mujer, considerándola como realmente su voluntad, o si se va a estimar que como no es capaz de ninguna manera de expresar determinada circunstancia y entonces el Juez lo va a medir en el momento. Acá no hay más remedio que fijar un procedimiento y, a partir de él, determinar cómo se va a actuar. En consecuencia, me parece que el agregado presentado a la Mesa debería ser votado.

SEÑOR PONCE DE LEÓN.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR ORRICO.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR PONCE DE LEÓN.- Señor Presidente: comparto el concepto que expresa el señor Diputado Orrico, pero creo que el texto de la ley habilita situaciones que no son las que el señor Diputado establece. Una cosa es que dejemos decidir al Juez si la voluntad que se expresa es de alguien que tiene condiciones para expresarla, y en eso estoy de acuerdo -ya lo manifesté-, y otra cosa es que no mantengamos el concepto de que el Juez no puede resolver contra la voluntad de la mujer. Si la voluntad de la mujer no se puede expresar, naturalmente resuelve el Juez, y si él entiende que lo que se expresa no alcanza a conformar voluntad, es el Juez quien lo decide.

Entonces, yo diría que eso se expresa si se dice: "El Juez, antes de decidir, se entrevistará con la mujer, no pudiendo resolver contra la voluntad de la misma". Si entiende que lo que se expresa no es la voluntad, resolverá lo que le parezca, pero el concepto básico está expresado, porque la redacción anterior habilita a que un Juez pueda resolver contra la voluntad de la mujer. Tengámoslo claro: el texto anterior lo habilita. Será o no será razonable la resolución del Juez, pero la ley lo habilita plenamente.

Si lo que expresé está bien, tal vez el señor Diputado Orrico no tenga inconveniente en aceptar esta modificación que yo hago.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Orrico.

SEÑOR ORRICO.- Señor Presidente: el tema es que el concepto voluntad implica manifestación, en este caso, de alguien que se considera que tuvo suficientes elementos para llegar a determinada decisión a través de un razonamiento. Eso significa voluntad. No es simplemente la expresión de algo, porque alguien puede estar expresando algo que sea un disparate. Por eso se establece que se entrevistará y, si se entrevistará, quiere decir que se tendrá en cuenta esa opinión, y si la Jueza o el Juez llegan a la conclusión de que esa persona está en condiciones de decidir sobre ese punto concreto, entonces la tendrá en cuenta, y si considera que no está en condiciones, que no tiene una voluntad en el sentido psicológico del término, dirá: "Acá hay que decidir por esta persona". Creo que esto es muy claro y, en consecuencia, me parece que hay que dejar la redacción tal como ha sido propuesta, es decir, la expresión "se entrevistará", que tiene suficiente amplitud y que permite resolver la situación.

SEÑORA PERCOVICH.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA PERCOVICH.- Señor Presidente: creo que no debemos acompañar la modificación sugerida por el señor Diputado Fernández Chaves de cambiar "plazo" por "procedimiento", porque en el artículo anterior se establece muy claramente un plazo de cinco días y, en estos casos -estamos hablando de doce semanas-, más aún cuando existe incapacidad, en que puede conocerse retrasadamente la existencia de un embarazo, hay que mantener la palabra "plazo". Se supone que los procedimientos ya están establecidos.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Pido la palabra para una aclaración.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: pido disculpas por el retraso en la aprobación del artículo, pero le digo a la señora Diputada Percovich que acá no se está retrasando nada si se cambia la palabra "plazo" por "procedimiento". El procedimiento será exactamente igual. Será verbal, y, de la otra manera, no sabríamos si es verbal o escrito, y si es escrito, tendremos demoras muy grandes. Acá, lo único que se hace es que el Juez, previa audiencia con la menor, resolverá en un plazo máximo de cinco días contados a partir del momento de su presentación ante la sede, habilitando horario inhábil si fuere menester. Es el procedimiento que va a haber. Los cinco días quedan absolutamente iguales.

SEÑOR SILVEIRA (don Gustavo).- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR SILVEIRA (don Gustavo).- Señor Presidente: reflexionando sobre la celeridad que requieren estos procedimientos, comparto que el cambio de "plazo" por "procedimiento" engloba el acotado plazo de cinco días y es un espejo de lo anterior. En la medida en que lo hace verbal y, por lo tanto, se trata de un contacto directo del Juez con la parte peticionante, creo que se le hace bien al procedimiento.

Quiero poner otra cuestión a consideración de los miembros de la Comisión. Aquí se dice que en los casos de incapacidad declarada judicialmente, el asentimiento para la interrupción del embarazo lo prestará preceptivamente el titular de la sede judicial que decretó la interdicción. Esto no lo comparto por lo siguiente. Si la interdicción, es decir, la declaratoria de incapacidad de la persona, se produjo cuando esta tenía diecinueve años y hoy cuenta con treinta y siete años, se mudó y vive en Artigas en la miseria más absoluta, pero cuando le dictaron la interdicción fue en Montevideo o en Maldonado -donde no tiene combinación de ómnibus para llegar-, tenemos que ir a la sede y a lo mejor el Juez que la dictó ni existe. Me da la impresión de que esto no contribuye a la celeridad del procedimiento. Deberíamos remitirnos a la sede competente en este tipo de procedimientos.

SEÑORA BARREIRO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA BARREIRO.- Señor Presidente: quiero hacer referencia a la sustitución de la palabra "plazo" por "procedimiento". Para dar más tranquilidad, si bien se puede entender que el plazo está comprendido dentro del procedimiento, yo propondría que se pusiera "plazo y procedimiento". Esto lo digo porque no puedo menos que recordar un ateneo que se realizó años atrás en el que participó la doctora Graciela Duffau -está citado en uno de sus trabajos-, quien mencionó un caso que fue sometido a una junta médica para saber si había posibilidades de realizar un aborto, como lo preveía el Código Penal para determinados casos. Se trataba de una menor de edad que había sido embarazada por su hermano. Lamentablemente, como habían pasado las doce semanas -no recuerdo si eran quince semanas- tuvo que seguir adelante con el embarazo. Era una menor, no una incapaz; pero me planteo que puede darse el caso. Como son doce semanas exactas, el trámite se puede demorar y, para estar más seguros, dejaría lo relativo al plazo.

En cuanto a la otra cuestión, puede tener razón la objeción en cuanto a que sea el mismo titular de la sede judicial. No sé por qué razón la Comisión estableció que debía ser preceptivamente el mismo titular; allí podríamos introducir alguna modificación.

SEÑOR AMEN VAGHETTI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR AMEN VAGHETTI.- Señor Presidente: creo que la objeción del señor Diputado Gustavo Silveira es válida, y por los asentimientos que he visto de los otros miembros de la Comisión, le vamos a pedir que redacte un sustitutivo para subsanar ese problema.

SEÑOR RIVERÓS.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR RIVERÓS.- Señor Presidente: quiero proponer una fórmula que diría: "En los casos de incapacidad declarada judicialmente, el asentimiento para la interrupción del embarazo lo prestará preceptivamente el titular de la sede judicial competente, a solicitud del curador respectivo, rigiendo igual procedimiento y plazo que los establecidos en el artículo anterior. El Juez, antes de decidir, se entrevistará con la mujer".

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- No sé si hay acuerdo con el planteo realizado por el señor Diputado Riverós. De lo contrario, la Mesa sugiere dejar pendiente la aprobación de este artículo y pasar a considerar el artículo 11, cuya lectura ya fue suprimida.

En discusión el artículo 11.

(Texto del artículo:)

"Artículo 11.- Las interrupciones de embarazo que se practiquen según los términos que establece esta ley serán consideradas acto médico sin valor comercial. Todos los servicios de asistencia médica integral, tanto públicos como privados habilitados por el Ministerio de Salud Pública, tendrán la obligación de llevar a cabo este procedimiento a sus beneficiarias, siendo efectuado en todos los casos por médico ginecotocólogo, en las hipótesis previstas en esta ley.- Será de responsabilidad de todas las instituciones señaladas en el inciso anterior, el establecer las condiciones técnico-profesionales y administrativas necesarias para posibilitar a las mujeres el acceso a dichas intervenciones en los plazos que establece la presente ley".

SEÑOR GIL SOLARES.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor miembro informante en minoría.

SEÑOR GIL SOLARES.- Señor Presidente: este artículo 11 tiene algunas cuestiones que son verdaderamente interesantes.

Pensamos que es un grave error considerar el aborto como un acto médico. El carácter del acto médico se destaca por ser un servicio asistencial de apoyo a la salud y a la integridad físico-psíquica de cualquier persona, cumpliendo una finalidad de diagnóstico, de pronóstico y de tratamiento. Jamás un acto médico puede ser determinante de un aborto. Como se sabe, el acto médico es esencialmente terapéutico y pretende la curación de la persona.

Pero hay otras cuestiones realmente interesantes. En este artículo, por ejemplo, se omite regular la pena para el médico que cobre por el aborto. Lo que hace la norma es imponer una conducta cuya infracción carece de pena. También debemos analizar que los abortos que se pudieren realizar en las mutualistas serán considerados trabajos dentro de los horarios de atención médica; por lo tanto, serán trabajos pagos. No creemos que los médicos acepten que les sea descontado el tiempo que utilizaron para realizar un aborto. Ello hará que la gratuidad sea más aparente que real.

Calificar el aborto como acto médico supone, por lógica, admitir que el embarazo es una enfermedad, lo que constituye un profundo error científico y antropológico. Además, preocupa seriamente el hecho de que la norma establezca que todos los servicios de asistencia médica integral, tanto públicos como privados, habilitados por el Ministerio de Salud Pública tengan la obligación de llevar a cabo este procedimiento. En nuestro país existen prestigiosísimas instituciones de asistencia médica que se caracterizan precisamente por su dedicación en forma seria y responsable al respeto de la vida humana, por lo que no puede el Estado imponer, bajo ningún concepto, obligaciones que atenten contra sus propios estatutos y sus fines asistenciales. La libertad de asociación y de pensamiento serían avasalladas por esta ley; de alguna manera, podría ser totalitaria.

SEÑOR VENER CARBONI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR VENER CARBONI.- Señor Presidente: el país tiene una ley, que creo es del siglo pasado, que establece el servicio militar obligatorio, pero como no tiene sanción, la norma no se cumple y tenemos Fuerzas Armadas voluntarias y contratadas. Esta ley no tiene sanción para ninguna de las cosas que ordena; por lo tanto, jurídicamente no asegura el cumplimiento -digo jurídicamente de manera humilde, porque no quiero hacer esa invasión de profesiones que se ha reiterado toda la noche de médicos a abogados y de abogados a médicos-, lo que determinará que no se pueda ejercer el derecho que pretende establecer la ley para las mujeres en cuanto a decidir la interrupción del embarazo. Si una mutualista o el Ministerio de Salud Pública se niegan, ¿qué se les hace? Nada; absolutamente nada. No hay sanción para esa conducta, más allá de que no la hay tampoco para quien pretenda cobrar por lo que se califica como acto médico sin valor comercial. Esa imprevisión neutraliza de tal manera la ley que la hace regulable por la voluntad de quienes quieran asumir el costo y el compromiso de efectuar los abortos. Creo que, en la tónica de lo que señalaba el señor Diputado Gil Solares, a la hora de asumir costos, las mutualistas no deben estar muy predispuestas, porque este acto médico tiene de internación, de intervención quirúrgica y de postoperatorio, unos costos que podemos calificar de interesantes. En la práctica privada, entrar, hacerse un aborto y salir enseguida, cuesta US$ 1.000.

Convenimos que, en la práctica, el número de profesionales que podrá realizar esta tarea será limitado. Si en una mutualista sus tres o cuatro ginecotocólogos se niegan a hacer el aborto, por más que los cirujanos y los ginecólogos quieran hacerlo, no podrán, porque este proyecto autoriza exclusivamente a los ginecotocólogos; los demás no lo pueden hacer. En todas las hipótesis previstas por este proyecto de ley solo los ginecotocólogos pueden realizar abortos. Si los cuatro ginecotólogos de la mutualista se niegan a hacerlo, no hay aborto. Y es muy fácil que esto suceda porque, de repente, en el ejercicio del poder que confiere la autoridad de la patronal, se dice a los médicos ginecotocólogos: "Miren, nosotros no queremos gastar plata en esto. No vamos a hacer abortos". Entonces, los cuatro ginecotocólogos se niegan. A los otros médicos no hay por qué pedirles su opinión porque no están autorizados a practicar el aborto.

Por lo tanto, en el marco de este proyecto de ley se limita ostensiblemente el ejercicio del derecho de interrupción del embarazo que se pretende conferir.

Esto también se puede observar en el artículo siguiente, en el que no se habilita la oportunidad de que el médico se arrepienta; no se establece el mecanismo, la vía o la posibilidad para que lo haga, salvo que cambie de trabajo y allí diga que no quiere hacer más abortos porque ha recapacitado, ha vuelto al estado normal de conciencia, lo que lo lleva a decir: "He pasado toda la vida haciendo cosas horribles; no las quiero hacer más". No tiene posibilidad de renunciar, pero tampoco pasa nada, porque no se prevé sanción para el médico ginecotocólogo que hubiera dicho que haría abortos y posteriormente decidiera no hacerlos.

Por lo tanto, este proyecto de ley -no voy a hacer propuestas para mejorarlo- no asegura, desde el punto de vista jurídico, con la punitividad correspondiente, que la interesada en matar al hijo que tiene en su vientre lo pueda lograr.

SEÑOR DICANCRO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR DICANCRO.- Señor Presidente: espero que los integrantes de la Comisión no consideren una irreverencia mi breve exposición.

Realmente, como médico no puedo aceptar que se diga que el aborto será considerado un acto médico sin valor comercial. Nosotros consideramos que esto es una irreverencia para todos los médicos y que, inclusive, el Sindicato Médico, la Facultad de Medicina, la Academia Nacional de Medicina, la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud nunca estarán de acuerdo con que el aborto sea un acto médico.

Por lo tanto, creo que podemos hacer esfuerzos para mejorar este proyecto de ley -que tiene terribles y notorias fallas que han sido señaladas en Sala-, sin tener la obligación de definir el aborto como un acto médico. La redacción podría establecer que la interrupción del embarazo no devengará honorarios, porque establecer que tiene un valor comercial también es ofensivo. Nosotros le llamamos "honorarios"; no catalogamos comercialmente un acto médico. Por lo tanto, creo que no es necesario calificar de comercial un acto que no es médico.

Reitero que podemos mejorar la redacción de este artículo diciendo que la interrupción del embarazo no devengará honorarios médicos.

SEÑORA RONDÁN.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA RONDÁN.- Señor Presidente: la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social de esta Cámara está integrada por siete miembros, seis de los cuales son médicos. Cinco de ellos votaron afirmativamente este artículo; todos ellos son médicos y no creo que ninguno estuviera atentando contra la profesión médica ni faltando el respeto a nadie. Yo tendría que pensar que quienes han dicho estas cosas, a su vez, están faltando el respeto a médicos tan respetables como ellos.

Gracias, señor Presidente.

SEÑOR DICANCRO.- Pido la palabra para contestar una alusión.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR DICANCRO.- Señor Presidente: no he pretendido faltar el respeto a ninguno de los médicos integrantes de la Comisión; de más está decirlo. Simplemente, he expresado mi posición personal.

Considero que el aborto no es un acto médico y estoy avalado por esas importantes instituciones, a muchas de las cuales he consultado. No es un acto médico por más que hayan sido cinco o diez los médicos que integraron la Comisión. No es un acto médico y menos se puede decir que ese acto realizado por médicos tiene un valor comercial, porque en la profesión se habla de honorarios y no de valor comercial.

Muchas gracias.

SEÑOR BAYARDI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR BAYARDI.- Señor Presidente: podríamos discutir toda la noche si el aborto debe ser considerado o no un acto médico. En el mundo hay comunidades enteras de médicos, en lugares en los que el aborto está legalizado, que entienden que la responsabilidad de su realización está dentro de las que competen a los médicos. Podemos ver bibliografía de decenas de países donde este acto está limitado solo al ejercicio de los médicos. En aquellos países en los que está legalizado, si solo lo puede hacer el médico, las comunidades científicas, la sociedad, las mujeres, todos, entienden que es parte del acto médico. Podrá ser evaluado en la esfera de lo personal y puede ser médico o no médico aquel que crea que no es necesariamente un acto médico. Pero en el mundo, en aquellos lugares donde se realiza y solo pueden hacerlo los médicos, se está reconociendo que es parte del acto médico.

En realidad, la expresión "sin valor comercial" es un eje central del proyecto planteado. Hemos dicho en anteriores oportunidades -e hicimos gran parte de la discusión en torno a ello- que las mujeres que pueden pagar un aborto porque provienen de sectores sociales altos pueden apelar a seguir haciéndolo, de pronto, porque no quieren que esto figure en su historia clínica. Pero el eje central de atemperar la situación de las mujeres pobres está en la consideración de que este acto no tenga valor desde el punto de vista comercial. Si elimináramos esta parte del proyecto, caería gran parte del objetivo central sobre el que hemos estado discutiendo durante seis días.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el artículo 11.

(Se vota)

——Treinta y tres en treinta y ocho: AFIRMATIVA.

Se vuelve a la consideración del artículo 10.

Léase cómo quedaría redactado el inciso primero, de acuerdo con las modificaciones sugeridas por la Comisión.

(Se lee:)

"Artículo 10.- En los casos de incapacidad declarada judicialmente, el asentimiento para la interrupción del embarazo lo prestará el titular de la sede judicial competente del domicilio del incapaz, a solicitud del curador respectivo, rigiendo igual procedimiento y plazo que los establecidos en el artículo anterior".

——En discusión.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el inciso primero del artículo 10 con la redacción leída.

(Se vota)

——Cuarenta en cuarenta y dos: AFIRMATIVA.

Para lo que sería el inciso segundo se han presentado a la Mesa tres redacciones: la acordada por miembros de la Comisión, la presentada por el señor Diputado Ponce de León y la presentada por los señores Diputados Ponce de León y Orrico.

SEÑOR PONCE DE LEÓN.- Retiro la mía.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Se va a votar el segundo inciso del artículo 10 con la redacción acordada por miembros de la Comisión.

SEÑOR BAYARDI.- Solicito que se lea la redacción dada a este inciso por los señores Diputados Orrico y Ponce de León.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Léase.

(Se lee:)

"El Juez, antes de decidir, se entrevistará con la mujer, no pudiendo resolver contra su voluntad siempre que esté en condiciones de expresarse".

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: agradezco que se me haya permitido intervenir, pues es a los efectos de mejorar la redacción.

Creo que ninguno de los dos agregados corresponde, en tanto habíamos agregado la palabra "procedimiento". Al haber agregado la palabra "procedimiento", nos remitimos al artículo anterior, que decía claramente "El procedimiento será verbal y el Juez, previa audiencia con la menor [...]," porque en ese caso se trataba de una menor; en este artículo, habrá un procedimiento verbal y el Juez, previa audiencia con la incapaz -en este caso será la incapaz-, tomará la decisión correspondiente en el plazo de cinco días. Me parece que los dos agregados estaban pensados en función de la anterior redacción que tenía este artículo. Con esta redacción, hablando de procedimiento, obligatoria y preceptivamente el Juez tiene que entrevistarse con la incapaz.

SEÑOR PONCE DE LEÓN.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR PONCE DE LEÓN.- Señor Presidente: hay algo que no puedo entender.

El señor Diputado hizo la referencia al procedimiento del artículo anterior en la etapa de la entrevista y demás, pero no la refirió a lo que en el artículo anterior sí está expresado, que en definitiva implica la voluntad de la persona.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Fernández Chaves.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Continúo, señor Presidente.

SEÑOR SILVEIRA (don Gustavo).- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR SILVEIRA (don Gustavo).- Señor Presidente: me da la impresión de que, de aceptarse la modificación que contempla, obligatoriamente, la voluntad de la incapaz, le estamos confiriendo mayor relevancia a la voluntad de una incapaz absoluta -de eso trata este artículo- que a la de una incapaz relativa, que no está enferma mentalmente. Le damos mayor relevancia porque el Juez no se puede oponer a la voluntad de una incapaz absoluta. Sin embargo, en el caso de una incapaz relativa no tiene esa relevancia ni ese peso. Me da la impresión de que estamos desbalanceando la normativa y de que no aportamos claridad al tema.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Ese es uno de los problemas de estar legislando en Sala, sobre todo después de diez horas de sesión.

La Mesa considera que es correcta la observación del señor Diputado Fernández Chaves cuando decía que, al establecer la palabra "procedimiento", obligatoriamente la mujer tiene que comparecer ante el Juez. De esta forma, no es necesario agregar el segundo inciso. Si algún señor Diputado quiere hacerlo, se pondrá a votación.

Si ningún señor Diputado va a solicitar otros agregados, el artículo 10 queda constituido por el único inciso que aprobó la Cámara.

SEÑOR PONCE DE LEÓN.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR PONCE DE LEÓN.- Señor Presidente: pido excusas a mis colegas, pero no he hablado durante la consideración de muchos artículos con los que tenía diferencias de matiz.

Siento que en este artículo estamos habilitando algo que no se habilitó en ningún otro. Un Juez no puede resolver la interrupción de un embarazo ni siquiera en el caso de que se sepa que es inviable; no puede. Si la mujer desea mantener el desarrollo de ese embrión -con objetivos que pueden ser plausibles, como los que señalaba el señor Diputado Gil Solares-, puede hacerlo; el Juez no puede determinar la interrupción del embarazo. Sin embargo, aquí estamos habilitando situaciones para diversos grados de incapacidad -porque este artículo no está redactado para el incapaz absoluto, sino para los casos en que la Justicia declaró a una mujer con suficiente incapacidad como para ponerle un curador, lo que se hace con muy distintos niveles de incapacidad; típicamente, esto se hace para resolver sobre bienes, tema en el que hace falta una capacidad de raciocinio para la que la incapacidad absoluta no es la alternativa- y podría darse, por ejemplo, que la futura ley consagrara que un Juez pudiera recibir a una persona, entrevistarse con ella y establecer que, como tiene poco coeficiente intelectual, vive en una situación de no demasiada solvencia y tiene poco respaldo, no sería bueno que tuviera al niño. Creo que eso puede ir en contra de lo que la mujer pueda sentir como forma de tener lo que puede. Y capaz que lo que puede esa mujer es tener un hijo que la continúe.

No comparto esto, y déjenme expresarlo con la pasión que siento, tal vez por conocer circunstancias en las que jamás hubiera querido que la decisión pudiera haber sido tomada por un Juez en contra de una mujer con capacidad para ese tipo de sentimiento.

SEÑORA PERCOVICH.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA PERCOVICH.- Señor Presidente: me parece que la preocupación, muy válida, del señor Diputado Ponce de León, está contemplada con el agregado que hizo el señor Diputado Fernández Chaves con referencia al procedimiento del artículo anterior. El artículo 9º comienza diciendo: "Cuando por cualquier causa se niegue o sea imposible obtener el asentimiento de quien debe prestarlo [...]". Recién ahí se deriva al Juez. Me parece que cuando se habla de procedimiento se están teniendo en cuenta solamente aquellos casos en que es imposible obtener el asentimiento, que se supone que es la incapacidad mayor de la que hablaba el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑORA PERCOVICH.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: legislar en Sala tiene sus problemas.

La posición del señor Diputado Ponce de León -que, desde el punto de vista ético, me parece muy admisible- supondría que también tuviéramos que cambiar el artículo 9º. Es decir, si admitimos la posición del señor Diputado, tenemos que volver al artículo 9º. De lo contrario, nos veríamos en el siguiente intríngulis: mientras el incapaz absoluto -que, como decía el señor Diputado Gustavo Silveira, es declarado como tal por el Juez- puede decidir y manifestar que quiere tener el hijo y lo tiene, en cambio la incapaz relativa -la menor- no puede decir que lo quiere tener, estando obligado el Juez a tomar una decisión en ese sentido.

Con toda franqueza -a pesar de que la señora Diputada Percovich abogaba por la modificación que yo planteaba-, debo decir que no tiene relación específica la observación del señor Diputado Ponce de León con lo que establece el comienzo del artículo 9º cuando se refiere a las menores, ya que dice: "Cuando por cualquier causa se niegue o sea imposible obtener el asentimiento de quien debe prestarlo, [...]". No se está refiriendo a la menor, sino a quien la representa, el padre, el guardador, es decir, a los señalados en el artículo 8º. Si se acepta la posición de fondo del señor Diputado Ponce de León, tendríamos que modificar en el mismo sentido el artículo 9º, porque sería absurdo que no permitiéramos a una persona de diecisiete años tener familia, queriéndola tener, y sí se lo permitiésemos a una persona declarada incapaz judicialmente que manifieste que quiere tener el hijo. Me parece que es una contradicción.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar la señora Diputada Percovich.

SEÑORA PERCOVICH.- Señor Presidente: toda esta discusión surge porque en la Comisión no se admitió -lo fundamentó bien el señor Diputado Orrico- que fuera la menor la que decidiera. Estábamos de acuerdo con lo fundamentado por el señor Diputado Orrico en cuanto a que la menor, aunque tenga trece años, pueda decidir. Cuando consideramos el Código de la Niñez y la Adolescencia en la Comisión de Constitución, Códigos, Legislación General y Administración, votamos que la menor pueda reconocer a su hijo; la Cámara lo aprobó, pero lamentablemente ese proyecto aún no es ley. Como decía el señor Diputado Orrico, se trata de un derecho personalísimo y no se puede meter un Juez; no se puede meter nadie. La mujer que concibe un hijo, aunque tenga doce o trece años, puede decidir si lo quiere tener o si no lo quiere tener. Hubo acuerdo en la Comisión en cuanto a que esto podría ser un inconveniente, en que no debía ser así y en que los Jueces debían decidir sobre esto.

Comparto la idea del señor Diputado Ponce de León en cuanto a que tiene que conocerse la voluntad de la incapaz siempre que la incapaz pueda expresarse. Se consideró que en este caso -tal como estaba redactado- estaba contemplado que el Juez iba a entrevistarse con la incapaz y se supone que allí expresaría su voluntad.

SEÑOR MICHELINI.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑORA PERCOVICH.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR MICHELINI.- Señor Presidente: no he participado en este debate aunque he votado afirmativamente el proyecto. Me he sentido representado por la fundamentación del proyecto que ha dado mi suplente, la señora Mabel González.

Me parece que lo que está pasando en este momento es que está surgiendo el cansancio luego de varias horas de sesión. El artículo 4º establece: "Toda mujer tiene derecho a decidir sobre la interrupción de su embarazo [...]". Por lo tanto, lo que se establece en el Capítulo III, relativo a situaciones especiales, parte siempre del presupuesto de que la mujer quiere interrumpir el embarazo. No debería haber ninguna situación en que la mujer que quiera continuar con el embarazo, aun con estos consentimientos especiales, al final termine en un Juzgado. Me parece que la interpretación natural de los artículos 8º, 9º y 10 es para el caso en que la menor o la declarada incapaz judicialmente expresa no querer llegar a término con el embarazo y su deseo de interrumpirlo. Por lo tanto, el médico tiene que recabar el consentimiento de esa persona y, a su vez, del representante legal. Si estos no quisieran dar el asentimiento o no se encontrara a la persona, recién ahí se llega al Juez. Este, lo primero que tendrá que hacer, es preguntar a la persona embarazada si quiere continuar o no con el embarazo. Si dice que quiere llegar a término con su embarazo, tiene que cancelar el procedimiento inmediatamente y dejarla llegar a término con él. Es obvio; de lo contrario, se estaría dando por tierra con toda la argumentación que sostenía que este es un proyecto que habilita la interrupción del embarazo como un último recurso por las condiciones establecidas en el artículo 5º, que parte de la base de que hay voluntad de interrupción.

Probablemente, la Cámara tendría que hacer un intermedio hasta el día de mañana para poder legislar con la mente más fresca. Seguir así puede dar lugar a interpretaciones claramente contrarias al espíritu del proyecto.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar la señora Diputada Percovich.

SEÑOR RIVERÓS.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑORA PERCOVICH.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado Riverós.

SEÑOR RIVERÓS.- Señor Presidente: quiero plantear una cuestión de orden.

Tengo anotado que se votaron los artículos 9º y 10. El primero fue aprobado por cuarenta y dos votos en cuarenta y cuatro y el segundo por cuarenta en cuarenta y dos. Por lo tanto, no podemos estar discutiéndolos ahora, salvo que se hubiera votado una reconsideración. Solicito que se continúe con el artículo 12, salvo que alguien pida la reconsideración.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- El señor Diputado está equivocado. Solamente se votó el primer inciso del artículo 10 y aún resta votar el segundo inciso presentado a la Mesa. Por ese motivo, se sigue discutiendo el artículo 10.

SEÑOR PITA.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR PITA.- Señor Presidente: después de haber intentado comprender en su cabalidad el capítulo, creo que asiste toda la razón al señor Diputado Ponce de León. La situación contemplada en el artículo 10 sería la única en la que no se requeriría contar con la voluntad expresa de la mujer y podría decidirse solo a través de la voluntad del Juez. Las otras dos situaciones anteriores, tal como dice el señor Diputado Ponce de León, reúnen los dos requisitos y en este caso se requiere solo uno. Creo que el señor Diputado Ponce de León tiene razón al plantear el aditivo propuesto.

SEÑOR VENER CARBONI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR PONCE DE LEÓN.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR VENER CARBONI.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR PONCE DE LEÓN.- Señor Presidente: quería hacer una pregunta porque, en definitiva, no soy abogado. Si lo que acaba de manifestar el señor Diputado Michelini, que es abogado, es la forma correcta de interpretar la ley, está claro que entonces el aditivo es redundante. Hasta ahora, no he leído las leyes así. Esto es lo que pregunto: si la interpretación de toda la Cámara es que el artículo 8º establece que en el caso de las menores la interrupción estará determinada por la voluntad de la menor, entonces ese texto en realidad es redundante, porque esto se debe presuponer por lo que dispone el artículo 4º. No propongo eliminarlo, porque lo que abunda no daña. Si la interpretación es que alcanza con el artículo 4º para suponer que en todos los demás casos se está requiriendo la voluntad de la mujer, debo decir que yo interpretaba esto más bien como situaciones especiales. Como siempre que hay casos particulares, la norma particular prima sobre la general, yo venía interpretando que los casos particulares se regían por estos artículos, mientras que el caso general se regía por el artículo 4º.

Lo que me parece importante a los efectos de la interpretación de la norma es saber si los abogados presentes coinciden con el señor Diputado Michelini, en cuyo caso el agregado sería redundante.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Vener Carboni.

SEÑOR MICHELINI.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR VENER CARBONI.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR MICHELINI.- Señor Presidente: sin duda, la interpretación de la ley tendrá que hacerla el Juez en su oportunidad. Estamos intentando hacer una interpretación lógica y me parece muy razonable que si el señor Diputado Ponce de León asume la interpretación que mencionó, en el sentido de que se sustituía la voluntad de la persona declarada judicialmente incapaz, con toda razón está en su derecho de tratar de poner las cosas en su orden.

En ese sentido, tomo el término "asentimiento" no como voluntad; lo que yo estaba entendiendo como asentimiento no es la voluntad de la mujer. Admito que puede haber un grado de duda y, por lo tanto, habría que establecer "sin perjuicio de la voluntad de la mujer, el asentimiento lo dará la sede judicial", si lo que se quiere es aclarar esa duda.

Reitero que la hora no ayuda a legislar correctamente y menos a interpretar un texto que deberá tener también una práctica judicial determinada. Sugiero una vez más hacer un intermedio hasta el día de mañana.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Vener Carboni.

SEÑORA PERCOVICH.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR VENER CARBONI.- Sí, señora Diputada.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir la señora Diputada.

SEÑORA PERCOVICH.- Señor Presidente: como no soy abogada, me pregunto si una incapaz, más allá de esa entrevista que va a mantener con el Juez -quien se supone que va a juzgar las calidades de la decisión de esta persona-, tiene desde el punto de vista legal un consentimiento válido. Quisiera que se me contestara.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Vener Carboni.

SEÑOR ORRICO.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR VENER CARBONI.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR ORRICO.- Señor Presidente: quiero manifestar que cometí un error al presentar el aditivo. Caí en el error de interpretar un artículo aisladamente, cuando las leyes y el orden jurídico deben interpretarse a través de un mecanismo lógico-sistemático. En consecuencia, no es aisladamente que uno puede interpretar una norma jurídica.

Estoy de acuerdo con el razonamiento del señor Diputado Michelini: todo el sistema del proyecto de ley conduce a determinadas soluciones. Por lo tanto, pido disculpas a la Cámara porque creo que intelectualmente debo hacerlo.

En mi nombre y en el del señor Diputado Ponce de León -quien adhiere a esta disculpa-, debo manifestar que lamentamos haber perdido algo de tiempo, aunque ha servido para aclarar.

Nacional nada tiene que ver con esto, porque estamos hablando de triunfos y no de otra cosa.

(Suena el timbre indicador de tiempo)

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Ha finalizado el tiempo de que disponía el señor Diputado Vener Carboni.

Como este tema ha sido tan traído y llevado, discutido y vuelto a discutir, léase nuevamente el inciso primero del artículo 10 tal como fue aprobado por la Cámara, que pasaría a ser la totalidad del artículo.

(Se vuelve a leer)

——Han sido retirados los aditivos que habían sido presentados y el artículo 11 ha sido votado.

En discusión el artículo 12, cuya lectura ha sido suprimida.

(Texto del artículo:)

"Artículo 12.- Aquellos médicos o miembros del equipo quirúrgico que tengan objeciones de conciencia para intervenir en los actos médicos a que hace referencia la presente ley, podrán hacerlo saber a las autoridades de las instituciones a las que pertenezcan dentro de los treinta días contados a partir de la promulgación de la misma. Quienes ingresen posteriormente, deberán manifestar su objeción en el momento en que comiencen a prestar servicios.- Los profesionales y técnicos que no hayan expresado objeción, no podrán negarse a efectuar las intervenciones.- Lo dispuesto en el presente artículo, no es de aplicación en los casos graves y urgentes en los cuales la intervención es indispensable".

——Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Treinta y nueve en cuarenta y dos: AFIRMATIVA.

SEÑOR VENER CARBONI.- Pido la palabra para fundar el voto.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR VENER CARBONI.- Señor Presidente: por razones conocidas, no hemos votado este artículo, pero, evidentemente, encontramos algunos pormenores a los que queremos hacer referencia.

En este artículo se hace referencia a "Aquellos médicos o miembros del equipo quirúrgico", por lo que parece que la propuesta volviera sobre sus pasos y, en lugar del médico ginecotocólogo, cualquier médico podría practicar el acto de interrupción del embarazo. Reitero que el artículo se refiere a médicos y ya no a médicos ginecotocólogos, que es la condición que se exige para todas las hipótesis previstas en el artículo anterior del proyecto de ley.

Luego sigue hablando de médicos cuando señala la perspectiva de hacer objeción o de no hacerla. Reitero la relevancia de que no exista en el proyecto la posibilidad de arrepentimiento de manera expresa, esto es, de arrepentirse de haber dicho que sí en un primer momento.

SEÑOR GIL SOLARES.- Pido la palabra para fundar el voto.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR GIL SOLARES.- Señor Presidente: tampoco votamos este artículo. Nos preguntamos qué va a ocurrir en aquellos centros de asistencia médica donde, por razones de definición, todos sus miembros presenten objeción de conciencia. ¿Qué deberá hacer la institución? ¿Deberá contratar médicos que estén dispuestos a hacer un aborto y que le permitan el cumplimiento de sus obligaciones legales? Esto finalmente se traducirá en una forma de discriminación laboral e, inclusive, de presión para imponer cambios de criterio ante la necesidad de preservar la fuente laboral. Somos de carne; no somos de acero inoxidable.

Creemos que es un error imponer la obligación de hacer un aborto a quien no manifiesta objeción de conciencia. ¿Cómo es posible que podamos obligar a un aborto a un médico que no lo quiere hacer, solo por un procedimiento burocrático?

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- En discusión el artículo 13, cuya lectura fue suprimida.

(Texto del artículo:)

"Artículo 13.- El médico que intervenga en un aborto o sus complicaciones, deberá dar cuenta del hecho, sin revelación de nombres, al sistema estadístico del Ministerio de Salud Pública".

——Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Treinta y cinco en treinta y nueve: AFIRMATIVA.

Léase el artículo 14.

(Se lee:)

"Artículo 14.- Solo podrán ampararse a las disposiciones contenidas en esta ley, las ciudadanas uruguayas naturales o legales y aquellas que acrediten fehacientemente su residencia habitual en el territorio de la República durante un período no inferior a un año".

——En discusión.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Treinta y cinco en treinta y ocho: AFIRMATIVA.

Se pasa a considerar el artículo 15.

Con respecto a este artículo se ha presentado un sustitutivo en lo que tiene que ver con la modificación del artículo 325 del Código Penal, que viene acordado por la Comisión.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Pido la palabra para una aclaración.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: en este artículo se está legislando sobre diferentes delitos, por lo que propongo desglosar la discusión de los artículos que se sustituyen y que se vayan votando de a uno. Por ejemplo, yo plantearé una modificación en la redacción del artículo 326.

Perdí en la votación general, pero eso no impide que colabore para que la redacción de este proyecto sea más potable.

En síntesis, propongo que se desglose la votación de cada uno de los artículos del Código Penal que serán modificados.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Así se procederá.

Léase el acápite del artículo 15.

(Se lee:)

"Artículo 15.- Sustitúyese el Capítulo IV, Título XII, del Libro II del Código Penal, promulgado por Ley Nº 9.155, de 4 de diciembre de 1933 y modificado por la Ley Nº 9.763, de 24 de enero de 1938, por el siguiente:".

——En discusión.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Treinta y ocho en treinta y nueve: AFIRMATIVA.

Léase la nueva redacción del artículo 325 del Código Penal, tal como viene de la Comisión.

(Se lee:)

"Artículo 325. (Delito de aborto).- El que causare la interrupción del proceso fisiológico de la gravidez, fuera de las circunstancias, plazos y condiciones establecidas en la ley, comete el delito de aborto y será castigado con pena de tres a veinticuatro meses de prisión".

——Léase el sustitutivo propuesto por miembros de la Comisión.

(Se lee:)

"Artículo 325. (Delito de aborto).- La mujer que causare o consintiere su aborto y quienes colaboren con ella, realizando actos de participación principal o secundaria, fuera de las circunstancias, plazos y requisitos establecidos en la ley, cometen delito de aborto y serán castigados con pena de tres a veinticuatro meses de prisión".

——En discusión.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar primeramente la nueva redacción del artículo 325 del Código Penal, tal como vino de la Comisión.

(Se vota)

——Cero en treinta y siete: NEGATIVA. Unanimidad.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Solicito que se dé lectura nuevamente al sustitutivo.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Léase nuevamente.

(Se vuelve a leer)

SEÑOR RIVERÓS.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR RIVERÓS.- Señor Presidente: creo que el aumento de la pena que se propone no es conveniente porque, en la redacción que se está dando ahora, se penaliza a la mujer que, quizá por ignorancia o por su situación cultural, incurriere en este supuesto delito. Personalmente, votaría el artículo siempre que se redujera la pena a la establecida en el Código Penal vigente.

SEÑOR PONCE DE LEÓN.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR PONCE DE LEÓN.- Señor Presidente: me parece que en la redacción sustitutiva -que vamos a acompañar-, para ser coherente con el resto, se debería decir que la mujer que causare o consintiere la interrupción del embarazo, etcétera -no voy a repetir todo el texto-, "[...] de lo contrario, comete delito de aborto".

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- El artículo presentado originalmente por la Comisión comenzaba diciendo: "El que causare la interrupción del proceso fisiológico de la gravidez [...]". Siguiendo ese estilo, la propuesta del señor Diputado podría quedar en estos términos: "La mujer que causare o consintiere la interrupción del proceso fisiológico de la gravidez [...]", y luego continuaría el resto del texto que han propuesto miembros de la Comisión.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el sustitutivo del artículo 325 del Código Penal, con las modificaciones realizadas en Sala.

(Se vota)

——Treinta y cinco en treinta y siete: AFIRMATIVA.

Léase la nueva redacción del artículo 326 del Código Penal, tal como viene de la Comisión.

(Se lee:)

"Artículo 326.- (Aborto sin consentimiento de la mujer).- De no existir el consentimiento de la mujer para la realización del aborto la pena será de dos a ocho años de penitenciaría".

——En discusión.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: sin perjuicio de advertir que en la votación del artículo anterior no me quedó claro qué se aprobó, con respecto al artículo 326 debo señalar que estas modificaciones serán incluidas en el Código Penal, por lo que tenemos que dar una redacción acorde con ese cuerpo normativo. Por ejemplo, no podemos establecer: "De no existir el consentimiento de la mujer para la realización del aborto la pena será [...]"; no es así.

Yo propongo redactarlo de la siguiente manera: "El que causare el aborto sin consentimiento de la mujer o sin la autorización prevista en el artículo 10 de esta ley, será castigado con una pena de [...]", y ahí seguiría la redacción del artículo 326 como está proyectada en el sustitutivo.

Me da la impresión de que al incluirse estas modificaciones en el Código Penal, tenemos que respetar toda su articulación, que es realmente muy buena. En efecto, el Código Penal tiene una redacción excelente; yo no pretendo que la que propongo lo sea, pero me parece que debemos explicitar el artículo de tal manera que quede claro y no establecer una mera frase con una sanción.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Solicitamos al señor Diputado Fernández Chaves que reitere la redacción del artículo.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- "El que causare el aborto sin el consentimiento de la mujer o sin las autorizaciones previstas en los artículos 9º y 10 de esta ley, será castigado con pena de dos a ocho años de penitenciaría".

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- La Secretaría me hace notar que el artículo 326 es del Código Penal y, por lo tanto, lo que se está haciendo es una modificación al Código, de manera que no cabría la posibilidad de hacer referencias a la ley que estamos aprobando.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Tiene mucho acierto quien ha hecho esa observación.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Por lo tanto, habría que volver a ver cuál sería la redacción definitiva.

(Interrupciones)

——La Presidencia sugiere que el señor Diputado Fernández Chaves redacte el texto y lo haga llegar a la Mesa. Mientras tanto, la Cámara continuaría considerando el artículo 327, salvo que el señor Diputado Fernández Chaves tenga también alguna objeción con respecto a este artículo.

SEÑOR PINTADO.- ¿Me permite, señor Presidente?

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR PINTADO.- Señor Presidente: si no va a haber modificaciones al resto del artículo, propongo votarlo en bloque.

SEÑORA PERCOVICH.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA PERCOVICH.- Señor Presidente: estoy de acuerdo con lo que acaba de plantear el señor Diputado Pintado y deseo formular una observación.

Estamos modificando el Código Penal, pero también estamos refiriéndonos a cómo se ha encarado este proyecto de ley. Yo sé que fue cuestionado por el señor Diputado Fernández Chaves, pero se terminó aprobando un proyecto de ley en el que se establece un derecho de la mujer. Entonces, está bien que se redacte de esta forma la modificación del Código Penal.

(Interrupciones)

SEÑOR ORRICO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR ORRICO.- Señor Presidente: perdón por volver atrás, pero esto puede quedar así: "Artículo 325.- (Delito de aborto). El que causare la interrupción del proceso fisiológico de la gravidez fuera de las circunstancias, plazos y condiciones establecidos en la ley, comete el delito de aborto y será castigado con pena de tres a veinticuatro meses de prisión.- De no existir el consentimiento de la mujer para la realización del aborto, la pena será de dos a ocho años de penitenciaría".

En realidad, todo esto se puede incluir en un solo artículo. De ese modo tenemos un artículo, que es el 325, que establece quién es el sujeto activo -"El que", que es cualquiera-, que tiene los verbos nucleares, que plantea las condiciones y establece una pena determinada. Asimismo, esa pena es mayor cuando esa misma conducta se comete sin el consentimiento de la mujer.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Con su sugerencia, estaría desapareciendo el artículo 326 del Código Penal.

SEÑOR ORRICO.- Y lo hacemos desaparecer; ¿por qué no? Después, cuando se haga la publicación del Código, se hará la numeración correlativa. Eso es lo de menos.

En definitiva, el artículo 325 y lo que en el proyecto figura como artículo 326 constituirían un artículo único. Lo que figura como artículo 326 es un agravamiento de la pena y sería el segundo inciso del artículo 325. Así, el artículo 326 quedaría eliminado. Si se quiere, al final, se puede poner: "Derógase el artículo 326 del Código Penal", para evitar problemas y que alguno piense que puede haber contradicciones.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- La sugerencia del señor Diputado implica que tendríamos que reconsiderar la nueva redacción del artículo 325, que ya fue votada.

SEÑOR MICHELINI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR MICHELINI.- Señor Presidente: sugiero que el artículo 326 quede redactado de la siguiente manera: "(Delito de aborto sin consentimiento de la mujer).- El que causare la interrupción del proceso fisiológico de la gravidez sin consentimiento de la mujer, será castigado con la pena de dos a ocho años de penitenciaría".

Creo que con esa redacción se cumple toda la descripción de una tipicidad.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- La Mesa solicita al señor Diputado Michelini que reitere la redacción que propone para el artículo.

SEÑOR MICHELINI.- "Artículo 326.- (Delito de aborto sin consentimiento de la mujer).- El que causare la interrupción del proceso fisiológico de la gravidez sin consentimiento de la mujer, será castigado con la pena de dos a ocho años de penitenciaría".

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Da la sensación de que en la redacción que está proponiendo el señor Diputado Michelini no está contemplado el caso de las incapaces ni de las menores, que es uno de los aspectos que trae este proyecto de ley.

Puede continuar el señor Diputado Michelini.

SEÑOR MICHELINI.- Yo creo que sí, señor Presidente, porque el artículo 325 se basa en la hipótesis de que hay voluntad de la mujer embarazada de interrumpir su embarazo, pero que ello se hace fuera del marco que la ley está previendo, es decir que continúa en cierta clandestinidad o ilegalidad.

El artículo 326 contempla una hipótesis mucho más grave: que la persona embarazada no tenía voluntad de realizarse el aborto. Por ende, el delito tiene una gravedad que hace que la pena sea de penitenciaría y no de prisión.

Entonces, creo que el consentimiento está establecido en las otras partes: en el artículo 4º o en el Capítulo III. En definitiva, es una cuestión accesoria.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR MICHELINI.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: la redacción propuesta por el señor Diputado Michelini parece buena, pero no contempla -como dijo el señor Presidente- las dos hipótesis que diría que son más graves, como el caso de que se interrumpiera el embarazo de una persona menor o incapaz.

En este instante estoy razonando en voz alta. Me da la impresión de que no está comprendido ese caso que, realmente, es el más grave de todos, porque se trata de incapaces relativas o absolutas. De repente, yo soy el equivocado; de ser así, solicito que se me aclare la situación.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Michelini.

SEÑOR MICHELINI.- Señor Presidente: en el caso de una mujer menor de dieciocho años que no esté habilitada, el consentimiento -la expresión de voluntad- está integrado por su voluntad y el asentimiento de un representante legal.

Creo que la figura que tipifica el artículo 326 va al hecho real, sustantivo, y no a la cuestión formal. La clave es que a esa mujer menor de dieciocho años de edad, no habilitada, se le hace un aborto que no se quería practicar. Me da la impresión de que no se trata de un problema formal. Entonces, si ese es el caso -que se la somete a una intervención para interrumpirle el embarazo, para abortar, cuando no había ningún tipo de consentimiento-, se establecerá la pena máxima que se determina aquí, que es de ocho años.

Es distinto el caso de una menor de edad, no habilitada, que quiere hacerse un aborto. En este caso, la situación será más grave que si se tratara de una mujer de treinta y cinco años, que tiene un grado real de discernimiento mucho mayor, independientemente de lo formal.

SEÑOR ORRICO.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR MICHELINI.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR ORRICO.- Señor Presidente: en favor de lo que está exponiendo el señor Diputado Michelini, adviértase que el artículo 326 propuesto establece: "De no existir el consentimiento de la mujer [...]". Se está hablando del consentimiento en general, y el Capítulo III de este proyecto de ley refiere a consentimientos especiales. De manera que consentimientos son todos: el puro y simple y los especiales que se determinen en esta norma.

Por lo tanto, estoy de acuerdo con lo expresado por el señor Diputado Michelini, quien creo que, a pesar de que reclama por lo avanzado de la hora, está muy lúcido.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Michelini.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR MICHELINI.- Con gusto, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: vuelvo a decir que, desgraciadamente, estamos examinando este asunto con demasiada rapidez.

Señalo que vamos a estar "castigando" -entre comillas- o dificultando el trámite de quienes quieren hacer todo por el lado legal. Entonces, por los artículos 9º y 10 hemos determinado para las menores y las incapaces un procedimiento especial para la interrupción del embarazo. En esos casos, necesitan entrevistarse con el Juez, acudir a audiencias, tener resolución judicial. Pero ¿para qué la menor o el curador de la incapaz van a hacer ese trámite si no habrá la más mínima sanción para aquella persona que realice la interrupción del embarazo?

En última instancia, me da la impresión de que, en la práctica, los artículos 9º y 10 dejarían de tener vigencia, porque resulta que si la menor o incapaz no hace ninguno de esos trámites y se practica un aborto, bastará con el consentimiento otorgado por esa persona, absoluta o notoriamente incapaz, para que quien se lo practique pueda decir: "La señora vino y me dijo que le hiciera el aborto". Creo que la situación debe tener cierta racionalidad.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Michelini.

SEÑOR BAYARDI.- ¿Me permite una interrupción, señor Diputado?

SEÑOR SILVEIRA (don Gustavo).- ¿Me permite una interrupción, señor Diputado?

SEÑOR MICHELINI.- Las concedo en su orden, señor Presidente.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado Bayardi.

SEÑOR BAYARDI.- Señor Presidente: quisiera formular una pregunta a los abogados aquí presentes, que tiene que ver con la modificación a introducirse al Código Penal, para contemplar lo que dice el señor Diputado Fernández Chaves.

En el artículo 325 se plantea una fórmula que establece: "[...] fuera de las circunstancias, plazos y condiciones establecidas en la ley, [...]", para determinar el delito. Y en el artículo 327, relativo al aborto con consentimiento -que todavía no tratamos-, también. Entonces, a los efectos de atender la inquietud del señor Diputado Fernández Chaves, en la modificación del artículo 326 del Código Penal podríamos establecer lo siguiente: "El que causare la interrupción de la gravidez sin el consentimiento de la mujer para la realización del aborto fuera de las condiciones establecidas en la ley, será castigado con pena de dos a ocho años de penitenciaría".

Creo que de esta forma quedaría cubierta la observación que está planteando el señor Diputado Fernández Chaves.

(Interrupción del señor Representante Fernández Chaves.- Respuesta del orador)

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado Gustavo Silveira.

SEÑOR SILVEIRA (don Gustavo).- Señor Presidente: quizás ya estén salvadas las objeciones que merecía la redacción.

Me parece que el problema se genera porque nos estamos refiriendo a que a veces falta el consentimiento de la mujer, y el señor Diputado Fernández Chaves señala que, en ciertos casos especiales, no es la mujer la que debe prestar ese consentimiento, sino la sede judicial. El señor Diputado Orrico señalaba que nos estábamos refiriendo a consentimiento en términos generales. Pero acá hablamos del consentimiento de la mujer.

Entonces, para salvar las dificultades que se nos plantean en lo que refiere a la modificación a introducirse al Código Penal, podríamos establecer lo siguiente: "De no existir el consentimiento requerido para la realización del aborto [...]". En ese caso, el Juez que tenga que entender en sede penal determinará si la mujer a la que le practicaron el aborto es incapaz y no se hizo el trámite, o si se trata de una menor y no se hizo el trámite, o si se trata de una mujer plenamente capaz, en cuyo caso habrá que ver si dio el consentimiento o si se la llevó amordazada. De manera que, sustituyendo la frase "el consentimiento de la mujer" por "el consentimiento requerido" para la interrupción del embarazo, salvaríamos las diferencias que la redacción puede haber generado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Michelini.

SEÑOR MICHELINI.- He terminado, señor Presidente.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Léase un sustitutivo de la redacción propuesta para el artículo 326 del Código Penal, presentado por el señor Diputado Bayardi.

(Se lee:)

"El que causare la interrupción de la gravidez sin el consentimiento de la mujer para la realización del aborto fuera de las condiciones establecidas en la ley, será castigado con pena de dos a ocho años de penitenciaría".

SEÑOR DICANCRO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR DICANCRO.- Señor Presidente: en estas condiciones, creo que el artículo 327 propuesto está de más, porque dice textualmente: "La mujer que causare o consintiere su propio aborto en las circunstancias, plazos y condiciones previstas por la ley, quedará exenta de pena", que es lo mismo que decir que la mujer que cumpla con la ley quedará exenta de pena, lo cual, evidentemente, es una redundancia. No soy jurista, pero quisiera que quienes lo son me dieran su opinión.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Estamos discutiendo el artículo 326, señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- ¡Que se lea nuevamente el sustitutivo!

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Léase nuevamente la redacción sustitutiva del artículo 326 del Código Penal, presentada por el señor Diputado Bayardi.

(Se vuelve a leer)

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Pido la palabra para una aclaración.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: preguntaré al señor Diputado Bayardi, que es quien ha hecho el esfuerzo de redactarlo: ¿sin el consentimiento de la mujer o sin las autorizaciones previstas por la ley?

SEÑORA PERCOVICH.- Pido la palabra para una aclaración.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA PERCOVICH.- Señor Presidente: quisiera llamar la atención de los señores Diputados que son abogados y están en esta Sala y preguntar si con las modificaciones que estamos realizando -aclaro que está hablando alguien totalmente lega en la materia- quedan contempladas las cuatro causas establecidas para la configuración del delito, que son estar fuera de los plazos, aborto practicado sin consentimiento, lesión o muerte con consentimiento y lesión o muerte sin consentimiento. Estas son las cuatro circunstancias que hoy el Código Penal tiene previstas, y las que se contemplaron en estas modificaciones.

Simplemente estoy preguntando si estas modificaciones varían esas cuatro circunstancias, que son las que se tienen que contemplar, porque esta ley solo está regulando el aborto.

Gracias.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Léase nuevamente el sustitutivo del artículo 326 del Código Penal, tal como quedaría redactado con la sugerencia del señor Diputado Fernández Chaves.

(Se lee:)

"Artículo 326. (Aborto sin consentimiento de la mujer).- El que causare la interrupción de la gravidez sin el consentimiento de la mujer para la realización del aborto fuera de las condiciones o sin las autorizaciones establecidas en la ley será castigado con pena de dos a ocho años de penitenciaría".

——Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Treinta y cinco en treinta y seis: AFIRMATIVA.

En discusión la nueva redacción del artículo 327 del Código Penal, tal como viene de la Comisión.

(Se lee:)

"Artículo 327. (Aborto con consentimiento de la mujer).- La mujer que causare o consintiere su propio aborto en las circunstancias, plazos y condiciones previstas por la ley, quedará exenta de pena".

SEÑOR DICANCRO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR DICANCRO.- Señor Presidente: considero que no tiene sentido incluir este artículo porque es igual que decir que quien cumple la ley no tiene pena. En mi concepto -naturalmente, quiero recabar la opinión de los juristas-, este artículo está de más.

Es todo, señor Presidente.

SEÑOR SILVEIRA (don Gustavo).- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR SILVEIRA (don Gustavo).- Señor Presidente: en el artículo 4º consagramos el derecho de toda mujer a decidir sobre la interrupción de su embarazo. En este artículo lo que estamos haciendo es consagrar una eximente de pena en el Código Penal. La eximente de pena mantiene vivo el delito -el delito se cometió- y lo que sacamos es la pena. Entonces, ello no coincide con lo que hacemos al principio de la ley, que es otorgar un derecho a decidir y, por lo tanto, no se está cometiendo un delito. No tiene sentido otorgar un derecho y después decir que se continúa cometiendo un delito y que simplemente quitamos la pena, mientras que el delito subsiste. A mi criterio, el delito no subsiste a partir de la sanción del artículo 4º y de la realización del aborto en las circunstancias y plazos previstos por este proyecto de ley.

Por lo tanto, lo que debemos hacer es no consagrar una eximente de pena, sino simplemente derogar el artículo 327 del Código Penal. El aditivo que deberíamos agregar a la redacción de este artículo tendría que expresar: "Derógase el artículo 327 del Código Penal".

Muchas gracias, señor Presidente.

SEÑOR MICHELINI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR MICHELINI.- Señor Presidente: el artículo 325 está castigando al que cause la interrupción del proceso fisiológico de la gravidez. No he participado de la discusión que se mantuvo durante once meses en la Comisión ni he estado en el debate en estos seis días -estuvo presente mi suplente-, pero me da la impresión de que el artículo 327 apunta a no castigar a la mujer que consintió que se le hiciera un aborto fuera de las condiciones de la ley. Esa es la lógica que tiene esto. Si no fuera así, la pregunta sería: ¿se está penando a la mujer que consiente su aborto fuera de las condiciones de la ley? ¿Es eso lo que se quiere establecer? Me da la impresión de que el artículo 325 apunta a los terceros, no a la mujer, y por eso la lógica del artículo 327.

De todas maneras, a esta altura no comprendo ese aspecto del artículo 327; simplemente traté de hacer una interpretación.

Gracias, señor Presidente.

SEÑOR CONDE.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR CONDE.- Señor Presidente: no sé si en este momento voy a cometer un atrevimiento. No soy abogado y, en todo caso, esta sería una de las pocas ocasiones en mi vida en las que me arrepiento de haber abandonado mis estudios de abogacía.

Estoy constatando que estamos legislando con incoherencia estas modificaciones al Código Penal y que vamos a dejar algunas lagunas o partes desintegradas en el tratamiento de este tema. De modo que, a riesgo de cometer un atrevimiento -como expresé-, sugiero a la Cámara que pasemos a intermedio para que en el día de mañana se presente una redacción integrada, analizada, de la modificación de los cuatro artículos del Código Penal. Digo esto porque creo que en estas condiciones realmente estamos cometiendo algunas incoherencias.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Hay una moción del señor Diputado Conde que me atrevería a cambiar para que, en última instancia, no se pase a intermedio hasta el día de mañana, sino que se levante la sesión y se incluya este proyecto de ley como primer punto del orden del día de la sesión de mañana.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: en el mismo sentido que planteaba el señor Diputado Conde, me permito señalar que en el exordio del artículo 15 del proyecto de ley que hemos aprobado se derogó todo el Capítulo IV, Título XII, del Libro II del Código Penal. Reitero: se derogó todo, entre otras cosas, las agravantes y las atenuantes, muchas de las cuales son aplicables con la redacción que se le ha dado a esta iniciativa. Quiero decir que se está derogando toda una parte fundamental del tema aborto ya que, repito, se derogan las atenuantes y las agravantes. Entonces, es necesario meditar sobre eso por lo menos unos días, porque desde el punto de vista penal es de una gravedad muy importante que se hayan derogado todas las atenuantes y todas las agravantes y que no se hayan sustituido por otros artículos.

SEÑOR ORRICO.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- La Mesa recuerda que hay una moción de orden que tendría que haber sido puesta a votación.

Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR ORRICO.- Señor Presidente: el artículo 15 sustituye el Capitulo IV, Título XII, del Libro II del Código Penal. Estoy de acuerdo cuando se dice que si se exonera de pena es porque se considera que hay delito, y eso no corresponde. Entonces, esto se soluciona si se dice que se mantiene la redacción de los artículos 325 y 326, y que el artículo 328 pasa a ser el 327. En consecuencia, el Capítulo IV, Título XII, del Libro II del Código Penal queda integrado por tres artículos y no por cuatro como tiene en esta redacción. De esta manera, el problema queda absolutamente resuelto.

Por lo tanto, cuando solo falta aprobar un artículo, considero que no hay necesidad de levantar esta sesión. Lo que tenemos que hacer es decir que este capítulo del Código Penal queda integrado por los artículos tales y cuales, que son tres, y que el artículo 327 se elimina ya que pierde sentido, porque si abortar es un derecho de la mujer, no hay exención de pena; simplemente no hay delito. Esto es clarísimo.

Insisto en que lo que tenemos que decir es que los artículos 325 y 326 quedan tal como los votamos y que el artículo 328 pasa a ser el 327. Lo demás queda todo como está. Y, en consecuencia, no hay ningún problema como los que se están planteando.

Es válida la objeción del señor Diputado Gustavo Silveira, pero se soluciona de esta manera.

Muchas gracias.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Fernández Chaves.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: estoy de acuerdo con buena parte de lo que ha expresado el señor Diputado Orrico, pero observo que, aunque no se refiere específicamente a este artículo, él no ha mencionado la derogación absoluta de todas las atenuantes y agravantes del delito de aborto, que sigue existiendo. Entonces, esa derogación absoluta de las atenuantes y de las agravantes es muy grave porque, insisto, el delito de aborto sigue existiendo y ha sido especialmente ratificado en el tratamiento de estos artículos modificativos del Código Penal; en particular, cuando los propios miembros de la Comisión presentaron un artículo sustitutivo del artículo 325 aquí en Sala. Reitero: es un hecho realmente muy grave.

Muchas gracias.

SEÑOR ORRICO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR ORRICO.- Señor Presidente: eso tiene una explicación y es que las penas se han agravado enormemente.

SEÑORA PERCOVICH.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR ORRICO.- Sí, señora Diputada.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir la señora Diputada.

SEÑORA PERCOVICH.- Señor Presidente: las atenuantes que se han eliminado ya no tienen razón de ser porque si la interrupción del embarazo está autorizada, teniendo en cuenta la voluntad de la mujer dentro del plazo de las doce semanas, se supone que ella va a considerar esas causas que suponían atenuantes; y las agravantes están todas contempladas: la falta de consentimiento, la lesión, etcétera. Es decir, estas son las agravantes que ya existían y que se siguen contemplando. Era mi preocupación que las modificaciones que se hicieran no modificaran las agravantes. Reitero: las atenuantes ya no tienen razón de ser.

Muchas gracias.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Orrico.

SEÑOR ORRICO.- Señor Presidente: propongo que se apruebe el artículo 15 con los artículos 325 y 326, que se elimine el artículo 327 y que el 328 pase a ser el artículo 327. Esta es mi propuesta porque de esa manera evitamos hablar de exención de pena cuando no hay ningún delito.

Muchas gracias.

SEÑOR VENER CARBONI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR VENER CARBONI.- Señor Presidente: antes de concederle una interrupción al señor Diputado Fernández Chaves quiero decir que comparto su tesis y la del señor Diputado Michelini con respecto al cansancio. A esta altura del debate no creo que haya alguien que esté funcionando con tres neuronas.

Concedo la interrupción al señor Diputado Fernández Chaves.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: quiero advertir a los miembros de la Cámara que el delito de aborto sigue existiendo y que si una mujer se hace un aborto después de las doce semanas de embarazo, deben empezar a regir todas las atenuantes y todas las agravantes, porque -insisto- ese delito sigue existiendo. Entonces, en el caso de una mujer que interrumpe su embarazo a las catorce semanas, operan todas las agravantes y todas las atenuantes, y esto debe estar explicitado en el proyecto. Es distinto si lo ejercita el marido o si no lo hace, si se comete con violencia o con fraude, etcétera, es decir que hay una cantidad de circunstancias agravantes del delito de aborto.

Cuando el proyecto menciona las situaciones por las que se exime de la pena, se refiere a los embarazos interrumpidos antes de las doce semanas. Pero ya que estamos derogando todo un capítulo del Código Penal tenemos que prever los casos en que sí se comete delito de embarazo...

(Interrupciones)

——Perdón, cometo algunos errores, pero no cometo el error de dejar un delito sin atenuantes y sin agravantes, lo cual es una aberración desde el punto de vista jurídico.

Como decía, el delito de aborto sigue existiendo y hay que incluir las atenuantes y las agravantes. Cuando se interrumpe un embarazo a las quince semanas ¿importa o no el consentimiento? Cuando se interrumpe un embarazo a las quince semanas, ¿interesa o no que sea con violencia o con fraude? Cuando se interrumpe el embarazo a las quince semanas, ¿interesa o no que la mujer sea menor? Cuando se interrumpe un embarazo a las quince semanas, ¿interesa o no que sea el marido o el concubino quien se lo practique o haya inducido a la mujer a abortar? Cuando se produce a las quince semanas, ¿interesa o no que sea para salvar el propio honor? Todo eso ¿interesa o no interesa?

Entonces, ante la insinuación que ha hecho el señor Presidente de dejar esto hasta la próxima sesión para poder salvarlo, digo sinceramente que, habiendo votado en contra y habiéndome opuesto notoriamente a este proyecto, yo podría callar este aspecto y salir a decir que se ha aprobado una barbaridad. Pero, sin embargo, aprobado por la Cámara en general y estando en la discusión particular, me parece que corresponde colaborar para que este proyecto, que no comparto, salga lo mejor posible.

Tengan la más absoluta seguridad de que el delito de aborto sigue existiendo y, por lo tanto, todas las atenuantes o eximentes que mencioné hace un momento deben estar establecidas en la ley. De otra manera, no deroguemos todo el capítulo, lo cual sería algo distinto. Dejemos las atenuantes; no lo decidamos ahora, en dos minutos, sino que estudiémoslas. No deroguemos los artículos que establecen las atenuantes y las agravantes. Me parece perfecto. Hay soluciones jurídicas, pero no podemos dejar esto sin atenuantes o sin agravantes. No es lo mismo un aborto a las quince semanas practicado con consentimiento de la mujer que sin él, ya sea que esté defendiendo el honor o no. Me parece que el asunto es muy claro; lo digo con toda franqueza.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Vener Carboni.

SEÑOR VENER CARBONI.- Señor Presidente: nadie va a dudar de la actitud contributiva del señor Diputado Fernández Chaves. Por lo tanto, me parece de orden que su planteo debe ser aceptado por la Cámara, ya que si bien es un proyecto de ley por el cual se quiere aprobar algunas formas de interrumpir el embarazo, tampoco creo que se pretenda sacar este parto con fórceps, de tal manera que puedan cometerse algunas omisiones para que después la opinión pública o, fundamentalmente, el Senado nos enmienden la plana diciendo: "Muchachos: esto debe hacerse así". Creo que por veinticuatro horas no tenemos drama en esperar una contribución más del señor Diputado Fernández Chaves a través de su propuesta en el día de mañana y con la fórmula que propuso el Presidente de incluir el tema en el primer punto del orden del día, y hacer las cosas bien para tranquilidad de todos, fundamentalmente de los proponentes de este proyecto de ley.

SEÑOR AMEN VAGHETTI.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR VENER CARBONI.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR AMEN VAGHETTI.- Señor Presidente: creo que después de haber estado tanto tiempo analizando este proyecto de ley y escuchando los argumentos que está dando el señor Diputado Fernández Chaves, sin ser abogado pienso que le asiste razón. Quisiera saber si él ya tiene la solución a estos problemas que plantea. Porque en un tema como el que estamos tratando, con lo polémico que ha sido, por más que todos queremos terminar y que los votos en Sala darían para hacerlo, no podemos ser necios. Si él tiene argumentos, creo que deberíamos subsanar esos errores.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Vener Carboni.

SEÑORA RONDÁN.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR VENER CARBONI.- Sí, señora Diputada.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir la señora Diputada.

SEÑORA RONDÁN.- Señor Presidente: quiero decir lo mismo que el señor Diputado Conde: por primera vez, lamento muchísimo haber abandonado la Facultad de Derecho. No abdico de mi condición de docente, pero la verdad es que es lamentable que quienes trabajamos tanto en esto no seamos abogados.

Ahora; lo que a mí me preocupa es una cosa. El Partido Colorado confió en sus abogados, Diputados ellos, uno de los cuales fue el señor Diputado Fernández Chaves, a quien consultamos y a quien tengo la mayor de las confianzas. Ahora, ¿sabe qué, señor Presidente? Jamás, jamás hizo todas estas objeciones. Si no fuera porque sé que es un hombre de bien, tendría que pensar que nos está haciendo perder el tiempo, porque si durante meses le pregunté cuarenta veces cómo eran estas cosas, me pregunto por qué a mí, que no sé nada de leyes, que soy una mujer sencilla, no me las explicó, sabiendo que iba asiduamente a la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Vener Carboni.

SEÑOR ORRICO.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR VENER CARBONI.- Señor Presidente: a pesar de que algunos pueden estar viendo gigantes donde apenas hay molinos de viento, le concedo una interrupción al señor Diputado Orrico.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado Orrico.

SEÑOR ORRICO.- Señor Presidente: me parecen bien los razonamientos que hace el señor Diputado Fernández Chaves, pero decidir que un delito tenga agravantes y atenuantes específicas es una decisión política; corresponde al poder político determinarlo. El Código Penal tiene atenuantes y agravantes en sus artículos 46 y 47, que se aplican a todos los delitos. Esto no es la química, es el derecho, y corresponde al poder político decidir si quiere poner agravantes específicas o no. Y la Comisión entendió -lo decidió expresamente, hubo consenso y hay que respetarlo- que no quería circunstancias atenuantes y agravantes especiales. Por eso este proyecto viene así.

Entonces, me parece que son muy atendibles los razonamientos, pero debemos decidir políticamente acá qué vamos a hacer, y yo estoy dispuesto a votar esto como está.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Vener Carboni.

SEÑOR VENER CARBONI.- He terminado, señor Presidente.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Pido la palabra para contestar una alusión.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: creo que el fundamentalismo está llegando a extremos que desconocía en esta Cámara, al querer aprobar esto del aborto sin establecer atenuantes y agravantes. Es verdad que se trata de una decisión política que puede tomar la Cámara, en el sentido -ya que acá quieren atenuar todo- de que no es una atenuante que a las trece semanas la mujer interrumpe su embarazo por razones de honor. No incluirlo en la ley, y que esa persona sea especialmente sancionada porque pasó una semana del plazo que tenía es una aberración, no jurídica, sino ética. Pero eso será cuestión de discutir. Pues votemos, y quienes votan tendrán las mayorías y notoriamente las acogeremos. Naturalmente, nos reservamos la crítica que vamos a hacer.

Con respecto a las manifestaciones de mi querida amiga la señora Diputada Rondán, señalo que cuando comencé a hablar hoy en la Cámara señalé especialmente que el señor Diputado Amen Vaghetti había tenido la delicadeza de consultarme y que yo no había advertido lo que sí advertí a través de la lectura detenida de este proyecto. Es una cuestión muy simple. No es que yo me oponga por oponerme; pero tampoco es cuestión de defender por defender. Porque acá parece que el asunto es votar. ¿Para qué? ¿Para que rebote en el Senado, con toda lógica? No es cuestión de votar por votar, sino que es votar con lógica, con conocimiento del tema, sabiendo que lo que se está votando tiene una razonabilidad. Y aquí se están votando cosas absolutamente irrazonables si no se le colocan las atenuantes y las agravantes. Pero que se vote. Naturalmente, esto es una "gaffe" de una gravedad que llega a límites increíbles, que estoy seguro que los proponentes de esta ley nunca imaginaron. Después de esto, una mujer que aborte a las trece semanas será condenada mucho más gravemente que en este instante.

SEÑORA BARREIRO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA BARREIRO.- Señor Presidente: coincido totalmente con la propuesta del señor Diputado Orrico y con lo que dijo la señora Diputada Percovich. Si se estudian con atención las circunstancias atenuantes -es lo que he hecho mientras transcurría esta discusión- se puede advertir en forma clara que no tienen más sentido en el momento actual; me he tomado el trabajo de verlas una por una y no tienen sentido.

En cuanto a las agravantes, el señor Diputado Orrico dijo que el sentido podría ser que no estuvieran más porque se han agravado las penas. Creo que esta discusión está totalmente fuera de lugar; no estamos haciendo nada tan terrible. Si el señor Diputado Fernández Chaves así lo considera, deberemos empezar a estudiar inciso por inciso de estos artículos del Código Penal para ver si tiene sentido, por ejemplo, seguir hablando del honor del cónyuge para atenuar el delito de aborto. Me opongo terminantemente a que consideremos el honor del cónyuge o de la familia para el delito de aborto. Con toda razón no se han considerado estas atenuantes, porque son totalmente anacrónicas. Además, siempre funcionaban dentro de los tres primeros meses, que es el mismo plazo que rige aquí. Si el aborto se produce dentro de los tres primeros meses, ya pierden totalmente el sentido.

SEÑOR PINTADO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR PINTADO.- Señor Presidente: nos quedan quince minutos de sesión. Muchas veces en este Parlamento escuché: "Lo modificamos después", inclusive reconociendo horrores jurídicos. Se ha dicho: "Los votos ya están; no se puede modificar. Mandaremos una ley posterior que corrija los defectos de esta". Estoy esperando las leyes posteriores que corregían los defectos de las otras. Pero hay una instancia en la que podría analizarse, que es la discusión en el Senado.

Creo -lo mocioné hace unos momentos- que debemos laudar el asunto del artículo 326 y votar en bloque todo el resto, si no hay modificaciones. Debemos votar en bloque sin dar lectura a los artículos. Es voluntad de esta Cámara aprobar el proyecto en el día de hoy, y no quisiera que porque se llegue a la hora reglamentaria no podamos votar este proyecto de ley.

SEÑOR RIVERÓS.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR RIVERÓS.- Señor Presidente: creo que hay que seguir el criterio sugerido por el señor Diputado preopinante. De todos modos, me parece que el artículo 327 debería modificarse -no suprimirse-, estableciendo lo que quiere la mayoría del Cuerpo, es decir, que el aborto no es un delito consentido por la mujer en las circunstancias y plazos previstos por la ley. Habría que sustituir el texto del artículo 327 que viene de la Comisión, por uno que diga: "No constituye delito el aborto consentido por la mujer en las circunstancias, plazos y condiciones previstos por la ley". El artículo actual, al establecer que quedaría exenta de pena la mujer que comete un aborto en esas condiciones, está reconociendo que en todos los casos el aborto es un delito. Por otro lado, esta Cámara está estableciendo previamente que en esas condiciones no es un delito.

Por lo tanto, propongo que se sustituya el artículo que viene informado y que figura como 327, por el que acabamos de leer.

En cuanto a las agravantes y las atenuantes, ya el señor Diputado Orrico estableció que el Código Penal determina condiciones generales que tendrán en cuenta los Jueces en los distintos tipos de delito que se cometan.

SEÑOR BAYARDI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR BAYARDI.- Señor Presidente: independientemente de lo que haya pasado, comparto las observaciones del señor Diputado Fernández Chaves. El delito de aborto sigue existiendo y voy a proponer una fórmula que creo que es la que queremos quienes pretendemos votar este proyecto de ley. Queremos que se vote hoy y me consta que el ánimo del señor Diputado Fernández Chaves no es trancar esta etapa del proceso.

En la medida en que el artículo 325 -que ya aprobamos- mantiene el delito de aborto, voy a proponer que votemos lo planteado por el señor Diputado Riverós en cuanto a las circunstancias agravantes que figuran en el artículo 327. La Mesa luego numerará el artículo 328, porque podemos denominarlo como 325 o como 325 bis, para mantener la armonía del Código Penal.

En cuanto a las circunstancias atenuantes y eximentes, voy a proponer con respecto al actual artículo 328 que no se vote el numeral 1º, relativo a que el delito se cometiere para salvar el propio honor, y el numeral 5º. Pretendo que se mantengan los numerales 2º, 3º y 4º, que refieren al fruto de la violación, a las causas graves de salud y a las razones de angustia económica, respectivamente. El numeral 5º dice: "Tanto la atenuación como la exención de la pena a que se refieren los incisos anteriores regirá solo en los casos en que el aborto fuese realizado por un médico dentro de los tres primeros meses de la concepción". Con lo que acabamos de votar, esta eximente pierde sentido.

Por tanto, mociono para que se voten los contenidos de los numerales 2º, 3º y 4º del artículo 328 del Código Penal. También quiero que se ponga a votación lo planteado por el señor Diputado Riverós.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar la nueva redacción del artículo 327 del Código Penal tal como viene de la Comisión.

(Se vota)

——Cero en treinta y seis: NEGATIVA. Unanimidad.

Léase la modificación propuesta por el señor Diputado Riverós.

(Se lee:)

"Artículo 327.- No constituye delito el aborto consentido por la mujer en las circunstancias, plazos y condiciones previstos por la ley".

——En discusión.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Treinta y dos en treinta y seis: AFIRMATIVA.

Léase el artículo 328 del Código Penal, tal como viene de la Comisión.

(Se lee:)

"Artículo 328.- (Lesión o muerte de la mujer).- Si a consecuencia del delito previsto en el artículo 325 sobreviniera a la mujer una lesión grave o gravísima, la pena será de tres a nueve años de penitenciaría, y si sobreviniere la muerte, la pena será de cuatro a doce años de penitenciaría.- Si a consecuencia del delito previsto en el artículo 326 sobreviniere a la mujer una lesión grave o gravísima, será de tres a quince años de penitenciaría, y si sobreviniere la muerte, la pena será de quince a treinta años de penitenciaría".

——En discusión.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Treinta y uno en treinta y seis: AFIRMATIVA.

Léase el aditivo propuesto por el señor Diputado Bayardi, que pasaría a ser el numeral 1º del artículo 328 bis del Código Penal y que corresponde al numeral 2º del artículo 328 vigente.

(Se lee:)

"1º.- Si el aborto se cometiere sin el consentimiento de la mujer, para eliminar el fruto de la violación la pena será disminuida de un tercio a la mitad, y si se efectuare con su consentimiento será eximido de castigo".

——En discusión.

Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Treinta y uno en treinta y seis: AFIRMATIVA.

Léanse los otros dos aditivos propuestos por el señor Diputado Bayardi, que pasarían a ser los numerales 2º y 3º del artículo 328 bis del Código Penal y que corresponden a los numerales 3º y 4º del artículo 328 vigente.

SEÑOR PINTADO.- ¡Que se suprima la lectura de los numerales y que se vote en bloque!

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Si no hay observaciones, se procederá como propone el señor Diputado Pintado.

(Texto de los numerales:)

"2º.- Si el aborto se cometiere sin el consentimiento de la mujer, por causas graves de salud, la pena será disminuida de un tercio a la mitad, y si se efectuare con su consentimiento o para salvar su vida, será eximido de pena.

3º.- En el caso de que el aborto se cometiere sin el consentimiento de la mujer por razones de angustia económica el Juez podrá disminuir la pena de un tercio a la mitad y si se efectuare con su consentimiento podrá llegar hasta la exención de la pena".

——En discusión.

Si no se hace uso de la palabra, se van a votar los mencionados numerales.

(Se vota)

——Treinta y dos en treinta y seis: AFIRMATIVA.

Léase el artículo 16.

SEÑOR ORRICO.- ¡Que se suprima la lectura!

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Se va votar.

(Se vota)

——Treinta y cuatro en treinta y seis: AFIRMATIVA.

En discusión el artículo 16.

(Texto del artículo:)

"Artículo 16.- Sustitúyese el artículo 2º de la Ley Nº 9.763, de 24 de enero de 1938, por el siguiente: 'Artículo 2º.- Cuando se denunciare un delito de aborto, el Juez competente procederá en forma sumaria y verbal a la averiguación de los hechos, consignando el resultado en acta. Si de las indagaciones practicadas, se llegara a la conclusión de que no existe prueba o de que el hecho es lícito, mandará clausurar los procedimientos, observándose los trámites ordinarios'".

——Si no se hace uso de la palabra, se va a votar.

(Se vota)

——Treinta y tres en treinta y seis: AFIRMATIVA.

SEÑOR BAYARDI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR BAYARDI.- Señor Presidente: voy a pedir una rectificación. En las modificaciones que propuse al artículo 328 vigente, en los numerales 2º, 3º y 4º, quiero eliminar la parte que dice "sin el consentimiento de la mujer". En consecuencia, el numeral 2º vigente quedaría redactado de la siguiente manera: "Si el aborto se cometiere para eliminar el fruto de la violación la pena será disminuida de un tercio a la mitad".

Por su parte, el numeral 3º establecería: "Si el aborto se cometiere por causas graves de salud o para salvar su vida, será eximido de pena".

El numeral 4º diría: "En el caso de que el aborto se cometiere por razones de angustia económica se podrá llegar hasta la exención de la pena".

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Existe un problema: ya hemos votado el artículo 328 bis, por lo que tendremos que reconsiderarlo.

Se va a votar si se reconsidera el artículo 328 bis del Código Penal.

(Se vota)

——Treinta y cinco en treinta y seis: AFIRMATIVA.

En discusión nuevamente los tres numerales que conformarían el artículo 328 bis.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- ¿Me permite, señor Presidente?

Quisiera que el señor Diputado Bayardi reiterara su planteo.

SEÑOR BAYARDI.- ¿Me permite una interrupción?

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Sí, señor Diputado.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede interrumpir el señor Diputado.

SEÑOR BAYARDI.- Señor Presidente: propongo trabajar con tranquilidad, como lo hemos hecho hasta ahora, porque creo que hay voluntad de corregir este artículo.

Quisiera saber qué quórum se necesita para continuar la sesión más allá de la hora reglamentaria.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Se necesitan cincuenta votos.

SEÑOR BAYARDI.- ¿Y para declararla permanente?

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- También se necesitan cincuenta votos.

SEÑOR BAYARDI.- No los tengo.

Según mi propuesta, el artículo 328 del Código Penal vigente quedaría conformado únicamente por los actuales numerales 2º, 3º y 4º -que pasarían a ser 1º, 2º y 3º-, con la siguiente redacción: "2º.- Si el aborto se cometiere para eliminar el fruto de la violación" -estamos trabajando en la hipótesis de que es después de los tres meses- "la pena será disminuida de un tercio a la mitad.- 3º.- Si el aborto se cometiere por causas graves de salud, será eximido de pena.- 4º.- En el caso de que el aborto se cometiere por razones de angustia económica, el Juez podrá disminuir la pena de un tercio a la mitad o podrá llegar hasta la exención de la pena".

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Puede continuar el señor Diputado Fernández Chaves.

SEÑOR FERNÁNDEZ CHAVES.- Señor Presidente: creo que en el numeral 2º, cuando se trata el tema de la violación, la propuesta del señor Diputado Bayardi agrava la situación actual. La redacción original del numeral 2º es: "Si el aborto se cometiere sin el consentimiento de la mujer, para eliminar el fruto de la violación la pena será disminuida de un tercio a la mitad, [...]"; esto es, sin el consentimiento de la mujer. Pero luego plantea la hipótesis que es más razonable que sea eximida y establece: "[...] y si se efectuare con su consentimiento" -como es lógico hay que reducir más la pena- "será eximido de castigo". Me parece que esta redacción debe ser mantenida.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Léase como quedaría redactado el artículo 328 bis.

(Se lee:)

"Artículo 328 bis. (Causas atenuantes o eximentes): 1º.- Si el aborto se cometiere para eliminar el fruto de la violación la pena será disminuida de un tercio a la mitad.- 2º.- Si el aborto se cometiere por causas graves de salud, será eximido de pena.- 3º.- En el caso de que el aborto se cometiere por razones de angustia económica, el Juez podrá disminuir la pena de un tercio a la mitad y podrá llegar hasta la exención de la pena".

SEÑOR BAYARDI.- Pido la palabra para una aclaración.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra el señor Diputado.

SEÑOR BAYARDI.- Señor Presidente: el numeral 1º -que corresponde al numeral 2º vigente- diría: "Si el aborto se cometiere para eliminar el fruto de la violación, con consentimiento de la mujer, será eximido de pena".

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar el artículo 328 bis como fue leído, incorporando la modificación que acaba de proponer el señor Diputado Bayardi.

(Se vota)

——Treinta y tres en treinta y cinco: AFIRMATIVA.

SEÑORA PERCOVICH.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Tiene la palabra la señora Diputada.

SEÑORA PERCOVICH.- Señor Presidente: mociono para que se suprima la lectura de los restantes artículos del proyecto y se voten en bloque.

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Se va a votar la moción de la señora Diputada.

(Se vota)

——Treinta y tres en treinta y cinco: AFIRMATIVA.

SEÑOR VENER CARBONI.- ¡Que se rectifique la votación!

SEÑOR PRESIDENTE (Álvarez).- Se va a rectificar la votación.

(Se vota)

——Treinta y tres en treinta y cinco: AFIRMATIVA.

En discusión los artículos 17 y 18.

(Texto de los artículos:)

"Artículo 17.- (Derogaciones).- Deróganse los artículos 2º, 3º, 4º y 5º de la Ley Nº 9.763, de 24 de enero de 1938, y todas las disposiciones que se opongan a lo dispuesto en la presente ley.

Artículo 18.- (Reglamentación y vigencia).- Atento a la responsabilidad cometida al Estado y a los efectos de garantizar la eficacia de lo dispuesto en la presente ley, la misma entrará en vigor a los treinta días de su promulgación, plazo dentro del cual el Poder Ejecutivo la reglamentará".

——Si no se hace uso de la palabra, se van a votar los artículos 17 y 18.

(Se vota)

——Treinta y uno en treinta y cinco: AFIRMATIVA.

Queda aprobado el proyecto y se comunicará al Senado.

(Texto del proyecto aprobado:)

"CAPÍTULO I

DE LOS DEBERES DEL ESTADO

Artículo 1º.- El Estado velará por el derecho a la procreación consciente y responsable, reconociendo el valor social de la maternidad, la paternidad responsable y la tutela de la vida humana. A esos efectos se promoverán políticas sociales y educativas tendientes a la promoción de la salud reproductiva, a la defensa y promoción de los derechos sexuales y a la disminución de la morbimortalidad materna.

Dichas políticas buscarán alentar la responsabilidad en el comportamiento sexual y reproductivo, a los efectos de un mayor involucramiento en la planificación de la familia.

Artículo 2º.- El Ministerio de Salud Pública deberá incluir en su presupuesto un programa con los siguientes objetivos:

A) Planificar y hacer ejecutar políticas en materia de educación sexual que propendan al ejercicio armónico de la sexualidad y a la prevención de los riesgos.

B) Planificar y hacer ejecutar políticas en materia de planificación familiar.

C) El cumplimiento de los objetivos mencionados involucrará a todo el personal de la salud, ampliando y mejorando su capacitación en la esfera de la salud sexual y reproductiva y de la planificación de la familia, incluyendo la capacitación en orientación y comunicación interpersonal.

D) Instrumentar medidas que tiendan a la disminución de la morbimortalidad derivada de la interrupción de embarazos practicada en situación de riesgo.

E) Permitir que la mujer ejerza el derecho a controlar su propia fecundidad y a adoptar decisiones relativas a reproducción sin coerción, discriminación ni violencia.

Artículo 3º.- El Ministerio de Salud Pública, en cumplimiento de los objetivos encomendados en el artículo precedente, coordinará acciones con los organismos del Estado que considere pertinentes.

CAPÍTULO II

CIRCUNSTANCIAS, PLAZOS Y CONDICIONES DE LA INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DEL EMBARAZO

Artículo 4º.- Toda mujer tiene derecho a decidir sobre la interrupción de su embarazo durante las primeras doce semanas de gravidez, en las condiciones que establece la presente ley.

Artículo 5º.- Para ejercer el derecho acordado por el artículo anterior, bastará que la mujer alegue ante el médico, circunstancias derivadas de las condiciones en que ha sobrevenido la concepción, situaciones de penuria económica, sociales, familiares o etáreas, que a su criterio le impidan continuar con el embarazo en curso.

El médico deberá:

A) Informar a la mujer de las posibilidades de adopción y de los programas disponibles de apoyo económico y médico, a la maternidad.

B) Brindar información y apoyo a la mujer pre y post intervención relativa a la interrupción voluntaria del embarazo.

Artículo 6º.- El médico que realice la interrupción de la gravidez dentro del plazo y en las condiciones de la presente ley, deberá dejar constancia en la historia clínica de que se informó a la mujer en cumplimiento de lo establecido en el inciso segundo del artículo 5º.

Asimismo, deberá recoger la voluntad de la mujer, avalada con su firma, de interrumpir el proceso de la gravidez, que quedará adjunta a la historia clínica de la misma, con lo cual su consentimiento se considerará válidamente expresado.

Artículo 7º.- Fuera de lo establecido en el artículo 4º, la interrupción de un embarazo sólo podrá realizarse cuando la gravidez implique un grave riesgo para la salud de la mujer o cuando se verifique un proceso patológico que provoque malformaciones congénitas incompatibles con la vida extrauterina.

El médico dejará constancia por escrito en la historia clínica de las circunstancias precedentemente mencionadas. En todos los casos someterá tal decisión a consideración de la mujer, siempre que sea posible.

En todos los casos se deberá tratar de salvar la vida del feto sin poner en peligro la vida o la salud de la mujer.

CAPÍTULO III

CONSENTIMIENTOS ESPECIALES

Artículo 8º.- En los casos de mujeres menores de dieciocho años no habilitadas el médico tratante recabará el consentimiento para realizar la interrupción, el que estará integrado por la voluntad de la menor y el asentimiento de al menos uno de sus representantes legales o, en su ausencia o inexistencia, su guardador de hecho.

Artículo 9º.- Cuando por cualquier causa se niegue o sea imposible obtener el asentimiento de quien debe prestarlo, habrá acción ante los Jueces Letrados competentes en materia de familia para que declaren irracional el disenso o brinden el asentimiento.

La menor comparecerá directamente con la mera asistencia letrada. El procedimiento será verbal y el Juez, previa audiencia con la menor, resolverá en el plazo máximo de cinco días contados a partir del momento de su presentación ante la sede, habilitando horario inhábil si fuera menester.

Artículo 10.- En los casos de incapacidad declarada judicialmente, el asentimiento para la interrupción del embarazo lo prestará el titular de la sede judicial competente del domicilio del incapaz, a solicitud del curador respectivo, rigiendo igual procedimiento y plazo que los establecidos en el artículo anterior.

CAPÍTULO IV

DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 11.- Las interrupciones de embarazo que se practiquen según los términos que establece esta ley serán consideradas acto médico sin valor comercial. Todos los servicios de asistencia médica integral, tanto públicos como privados habilitados por el Ministerio de Salud Pública, tendrán la obligación de llevar a cabo este procedimiento a sus beneficiarias, siendo efectuado en todos los casos por médico ginecotocólogo, en las hipótesis previstas en esta ley.

Será de responsabilidad de todas las instituciones señaladas en el inciso anterior, el establecer las condiciones técnico-profesionales y administrativas necesarias para posibilitar a las mujeres el acceso a dichas intervenciones en los plazos que establece la presente ley.

Artículo 12.- Aquellos médicos o miembros del equipo quirúrgico que tengan objeciones de conciencia para intervenir en los actos médicos a que hace referencia la presente ley, podrán hacerlo saber a las autoridades de las instituciones a las que pertenezcan, dentro de los treinta días contados a partir de la promulgación de la misma. Quienes ingresen posteriormente, deberán manifestar su objeción en el momento en que comiencen a prestar servicios.

Los profesionales y técnicos que no hayan expresado objeción, no podrán negarse a efectuar las intervenciones.

Lo dispuesto en el presente artículo no es de aplicación en los casos graves y urgentes en los cuales la intervención es indispensable.

Artículo 13.- El médico que intervenga en un aborto o sus complicaciones, deberá dar cuenta del hecho, sin revelación de nombres, al sistema estadístico del Ministerio de Salud Pública.

Artículo 14.- Sólo podrán ampararse a las disposiciones contenidas en esta ley, las ciudadanas uruguayas naturales o legales y aquellas que acrediten fehacientemente su residencia habitual en el territorio de la República durante un período no inferior a un año.

CAPÍTULO V

DE LA MODIFICACIÓN DEL DELITO DE ABORTO

Artículo 15.- Sustitúyese el Capítulo IV, Título XII, del Libro II del Código Penal, promulgado por la Ley Nº 9.155, de 4 de diciembre de 1933, y modificado por la Ley Nº 9.763, de 24 de enero de 1938, por el siguiente:

"ARTÍCULO 325. (Delito de aborto).- La mujer que causare o consintiere la interrupción del proceso fisiológico de la gravidez y quienes colaboren con ella, realizando actos de participación principal o secundaria, fuera de las circunstancias, plazos y requisitos establecidos en la ley, cometen delito de aborto y serán castigados con pena de tres a veinticuatro meses de prisión.

ARTÍCULO 326. (Aborto sin consentimiento de la mujer).- El que causare la interrupción de la gravidez sin el consentimiento de la mujer para la realización del aborto fuera de las condiciones o sin las autorizaciones establecidas en la ley será castigado con pena de dos a ocho años de penitenciaría.

ARTÍCULO 327. (Aborto con consentimiento de la mujer).- No constituye delito el aborto consentido por la mujer en las circunstancias, plazos y condiciones previstos por la ley.

ARTÍCULO 328. (Lesión o muerte de la mujer).- Si a consecuencia del delito previsto en el artículo 325 sobreviniera a la mujer una lesión grave o gravísima, la pena será de tres a nueve años de penitenciaría, y si sobreviniere la muerte, la pena será de cuatro a doce años de penitenciaría.

Si a consecuencia del delito previsto en el artículo 326 sobreviniere a la mujer una lesión grave o gravísima, será de tres a quince años de penitenciaría, y si sobreviniere la muerte, la pena será de quince a treinta años de penitenciaría.

ARTÍCULO 328 BIS. (Causas atenuantes o eximentes):

1º.- Si el aborto se cometiere para eliminar el fruto de la violación, con consentimiento de la mujer, será eximido de pena.

2º.- Si el aborto se cometiere por causas graves de salud, será eximido de pena.

3º.- En el caso de que el aborto se cometiere por razones de angustia económica, el Juez podrá disminuir la pena de un tercio a la mitad y podrá llegar hasta la exención de la pena".

Artículo 16.- Sustitúyese el artículo 2º de la Ley Nº 9.763, de 24 de enero de 1938, por el siguiente:

"ARTÍCULO 2º.- Cuando se denunciare un delito de aborto, el Juez competente procederá en forma sumaria y verbal a la averiguación de los hechos, consignando el resultado en acta. Si de las indagaciones practicadas, se llegara a la conclusión de que no existe prueba o de que el hecho es lícito, mandará clausurar los procedimientos, observándose los trámites ordinarios".

CAPÍTULO VI

DISPOSICIONES FINALES

Artículo 17. (Derogaciones).- Deróganse los artículos 2º, 3º, 4º y 5º de la Ley Nº 9.763, de 24 de enero de 1938, y todas las disposiciones que se opongan a lo dispuesto en la presente ley.

Artículo 18. (Reglamentación y vigencia).- Atento a la responsabilidad cometida al Estado y a los efectos de garantizar la eficacia de lo dispuesto en la presente ley, la misma entrará en vigor a los treinta días de su promulgación, plazo dentro del cual el Poder Ejecutivo la reglamentará".

——Habiendo llegado la hora reglamentaria, se levanta la sesión.

(Es la hora 24)

 

GUILLERMO ÁLVAREZ

PRESIDENTE

 

Dra. Margarita Reyes Galván

Secretaria Relatora
Dr. Horacio D. Catalurda

Secretario Redactor
 

Mario Tolosa

Director del Cuerpo de Taquígrafos

 

 

Linea del pie de página
Montevideo, Uruguay. Poder Legislativo.