Retorno a página principal

Nº 144 - TOMO 409 - 11 DE DICIEMBRE DE 2001

REPUBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY

DIARIO DE SESIONES

DE LA

CAMARA DE SENADORES

SEGUNDO PERIODO ORDINARIO DE LA XLV LEGISLATURA

62ª SESION EXTRAORDINARIA

PRESIDEN EL SEÑOR LUIS HIERRO LOPEZ Presidente,

el SEÑOR SENADOR WALTER RIESGO Primer Vicepresidente

y el SEÑOR SENADOR PROFESOR CARLOS JULIO PEREYRA Tercer Vicepresidente

ACTUAN EN SECRETARIA LOS TITULARES SEÑOR MARIO FARACHIO Y ARQUITECTO HUGO RODRIGUEZ FILIPPINI

S U M A R I O

1) Texto de la citación

2) Asistencia

3) Asuntos entrados

4) Pedidos de informes

- El señor Senador Nin Novoa solicita se curse un pedido de informes al Ministerio de Educación y Cultura relacionado con la cantidad de funcionarios, becados y asesores contratados que hay en el referido Ministerio, así como los contratos de obra y por "cachet".
- Oportunamente fue tramitado.

5) Proyecto presentado

- El señor Senador Wilson Sanabria presenta, con exposición de motivos, un proyecto de ley por el que se designa "Luis Barrios Tassano" al Liceo Nº 2 de la ciudad de San Carlos, departamento de Maldonado.

6) Exposición escrita

- Los señores Senadores Larrañaga y Fernández Huidobro solicitan se envíe una exposición escrita al señor Presidente de la República, al Ministro de Salud Pública, al Subsecretario de Salud Pública, al señor Director de la Salud, al señor Director General de ASSE y a las Comisiones de Salud Pública de ambas Cámaras, relacionada con la situación del Instituto de Enfermedades Infectocontagiosas.
- Se procederá de conformidad.

7) Sesión extraordinaria

- El Senado resuelve celebrar la sesión extraordinaria para la que ha sido convocado a fin de considerar los asuntos que en el mismo pedido se mencionan.

8) Puerto de La Paloma: necesidad regional y nacional

- Exposición del señor Senador Pereyra.
- Por moción del propio señor Senador, el Senado resuelve enviar la versión taquigráfica de lo expresado en Sala al Ministerio de Educación y Cultura, a la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, al Ministerio de Economía y Finanzas, a la Armada Nacional, a la Intendencia Municipal y a la Junta Departamental de Rocha.

9 y 11) Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland. ANCAP

- Proyecto de ley por el que se deroga su monopolio y se dictan normas para regular el proceso de asociación de la Empresa para la explotación de los combustibles y se define la situación de los funcionarios.
- Por moción del señor Senador Sanabria el Senado resuelve declarar la urgencia de este tema y su consideración inmediata, por lo que se suspende la sesión ordinaria prevista para la hora 16.
- En consideración.

10) Autorización a empresas privadas para la puesta en órbita y operación de satélites geoestacionarios

- Por moción de los señores Senadores Fernández Huidobro y Korzeniak, el Senado resuelve invitar a Sala al señor Ministro de Defensa Nacional para que brinde información sobre este tema, en régimen de Comisión General y se faculta al señor Presidente para que coordine la fecha de la comparecencia del mencionado Secretario de Estado.

12) Se levanta la sesión

- Por moción del señor Senador Sanabria el Senado pasa a cuarto intermedio hasta el día de mañana a la hora 15 y 30 para continuar con la consideración del tema en debate, suspendiendo la sesión ordinaria prevista.

1) TEXTO DE LA CITACION

«Montevideo, 7 de diciembre de 2001.

La CAMARA DE SENADORES se reunirá en sesión extraordinaria, a solicitud de varios señores Senadores el próximo martes 11, a la hora 15, a fin de considerar el siguiente

ORDEN DEL DIA

1º) Exposición del señor Senador Carlos Julio Pereyra sobre el Puerto de La Paloma, necesidad regional y nacional.

(Carp. Nº 631/01)

Discusión general y particular de los siguientes proyectos de ley:

2º) por el que se dictan normas para regular el proceso de asociación de ANCAP con otras empresas para la explotación de combustibles, y se define la situación de sus funcionarios.

(Carps. Nos. 470/01 y 646/01 - Rep. Nº 364/01)

3º) por el que se transforma la Unidad Reguladora de Energía Eléctrica (UREE) en Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (URSEA).

(Carp. Nº 619/01 - Rep. Nº 365/01)

Emma Abdala Prosecretaria - Mario Farachio Secretario

Montevideo, 7 de diciembre de 2001.

Señor Presidente de la
Cámara de Senadores
Sr. Luis Hierro López

Los Senadores abajo firmantes solicitamos a usted se cite al Senado en sesión extraordinaria el próximo martes 11, a la hora 15, a efectos de considerar el siguiente orden del día.

1º) Exposición del señor Senador Carlos Julio Pereyra sobre el Puerto de La Paloma.

2º) Proyecto de ley por el que se dictan normas para regular el proceso de asociación de ANCAP con otras empresas para la explotación de combustibles, y se define la situación de sus funcionarios.

3º) Proyecto de ley por el que se transforma la Unidad Reguladora de Energía Eléctrica (UREE) en Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (URSEA).

Saludamos al señor Presidente muy atentamente.

Wilson Sanabria, Luis A. Heber, Francisco Gallinal, Ruben Correa Freitas, Carlos Julio Pereyra, Alberto Brause, José de Boismenu, Pablo Millor. Senadores.»

2) ASISTENCIA

ASISTEN: los señores Senadores Arismendi, Astori, Atchugarry, Brause, Cid, Correa Freitas, Couriel, de Boismenu, Fau, Fernández Huidobro, Gallinal, Garat, García Costa, Gargano, Heber, Korzeniak, Larrañaga, Michelini, Millor, Mujica, Nin Novoa, Núñez, Pou, Rubio, Sanabria, Scarpa, Singer y Xavier.

FALTA: con licencia, el señor Senador Virgili.

3) ASUNTOS ENTRADOS

SEÑOR PRESIDENTE.- Está abierto el acto.

(Es la hora 15 y 10 minutos)

-Dése cuenta de los asuntos entrados.

(Se da de los siguientes:)

«La Presidencia de la Asamblea General remite Mensajes del Poder Ejecutivo comunicando haber dictado varios Decretos y Resoluciones:

del Ministerio de Defensa Nacional, por el que se establece el procedimiento competitivo de selección de interesados para la asignación de uso de frecuencias radioeléctricas.

del Ministerio de Transporte y Obras Públicas relacionadas a la trasposición de créditos presupuestales en el presente ejercicio, de la Dirección Nacional de Hidrografía y Dirección Nacional de Vialidad de ese Ministerio.

-TENGANSE PRESENTES.

El Poder Ejecutivo remite varios Mensajes comunicando la promulgación de los siguientes proyectos de ley:

por el que se modifica la Carta Orgánica del Banco de la República Oriental del Uruguay;

por el que se designa con el nombre "Dr. Raúl Amorín Cal" el Centro Departamental de Salud Pública de Florida;

por el que se faculta al Instituto Nacional del Menor (INAME), a disponer la prórroga de los contratos de los funcionarios eventuales o zafrales por períodos de hasta dos años;

por el que se autoriza la salida del país del Buque ROU 26 "Vanguardia" y su tripulación, a fin de participar en la "Campaña Antártica";

por el que se autoriza la salida del país de la plana mayor y tripulantes del Velero Escuela Capitán Miranda a efectos de visitar el Puerto de Buenos Aires;

por el que se declara de interés nacional el "Primer Campeonato Sudamericano de Fútbol de Clubes Campeones del Interior Uruguay 2001";

por el que se amplía hasta un máximo de doscientos hombres el personal que integra la Compañía Fluvial de la Armada Nacional que participa en las Operaciones de Paz de la Organización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo;

por el que se autoriza la salida del país del Buque Oceanográfico ROU "Oyarvide" y su tripulación, a los efectos de visitar el Puerto de Buenos Aires, República Argentina;

por el que se autoriza la salida del país de las Planas Mayores y Tripulantes de los Buques ROU 10 "Colonia" y ROU 11 "Río Negro", a efectos de visitar el Puerto de Zárate, República Argentina;

por el que se autoriza la salida del país de las Planas Mayores y Tripulantes de los Buques ROU 24 "Comandante Pedro Campbell", ROU 33 "Fortuna" y ROU 05 "15 de Noviembre", a efectos de visitar el Puerto de Belgrano, República Argentina, con la finalidad de coordinar procedimientos y planificar Operaciones Combinadas de Búsqueda y Rescate con la Armada Argentina;

por el que se designa con el nombre "Exodo del Pueblo Oriental" al Grupo de Artillería 105 mm Nº 2 del Ejército Nacional;

y por el que se aprueba la incorporación de la República Oriental del Uruguay a la Corporación Andina de Fomento .

-TENGANSE PRESENTES Y ARCHIVENSE.

El Ministerio de Relaciones Exteriores:

acusa recibo de los pedidos de informes presentados por el señor Senador Carlos Garat relacionados con:

la delegación que acompañó al señor Presidente de la República a los Estados Unidos de América para concurrir a la Asamblea de Naciones Unidas,

y al cierre del Consulado General de la República en Madrid y la eventual autorización de descuentos en los haberes de los funcionarios del Servicio Exterior.

-OPORTUNAMENTE LE FUE ENTREGADO AL SEÑOR SENADOR CARLOS GARAT.

y remite la información solicitada por la señora Senadora Ma. Julia Pou, sobre la provisión de vacantes con discapacitados y la eliminación de barreras arquitectónicas.

-OPORTUNAMENTE LE FUE ENTREGADA A LA SEÑORA SENADORA MA. JULIA POU.

El Ministerio del Interior acusa recibo y contesta la exposición escrita presentada por el señor Senador Luis A. Heber, relacionada con las carencias que sufren los habitantes de la localidad Paso de los Mellizos.

-OPORTUNAMENTE LE FUE ENTREGADA AL SEÑOR SENADOR LUIS A. HEBER.

La Cámara de Representantes remite aprobado en nueva forma el proyecto de ley por el que se faculta al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca a afectar el Fondo Permanente de Indemnización, a efectos de compensar a los productores de leche perjudicados en su producción por la fiebre aftosa.

-A LA COMISION DE HACIENDA.

La Cámara de Representantes remite aprobados los siguientes proyectos de ley:

por el que se crea como persona jurídica de derecho público no estatal, un Fondo de Solidaridad para financiar un sistema de becas para estudiantes de la Universidad de la República y del nivel terciario del Consejo de Educación Técnico-Profesional;

-A LA COMISION DE EDUCACION Y CULTURA.

por el que se designa "Perico" al Jardín de Infantes Nº 119, de la ciudad de Minas, del departamento de Lavalleja;

por el que se designa "Juan José Morosoli" al Jardín de Infantes Nº 202, de la ciudad de Las Piedras, del departamento de Canelones;

por el que se designa "Liceo Puerto La Charqueada" el liceo del Pueblo "General Enrique Martínez", del departamento de Treinta y Tres.

-A LA COMISION DE EDUCACION Y CULTURA.

por el que se designa con el nombre "Luis M. Pirieveis" la represa existente sobre el arroyo Chingolo, afluente del Río Uruguay, situada en la 12ª. Sección Judicial del departamento de Paysandú.

-A LA COMISION DE CONSTITUCION Y LEGISLACION.

por el que se aprueba el Acuerdo sobre Extradición entre los Estados Partes del MERCOSUR, suscrito en Río de Janeiro en diciembre de 1998,

por el que se aprueba el Acuerdo sobre Extradición entre los Estados Partes del MERCOSUR y las Repúblicas de Bolivia y de Chile, suscrito en Río de Janeiro en diciembre de 1998.

-A LA COMISION DE ASUNTOS INTERNACIONALES.

La Cámara de Representantes comunica haber sancionado los siguientes proyectos de ley:

por el que se establece un régimen gradual de pago del impuesto creado por el artículo 642 de la Ley Nº 16.170, y de los aportes patronales del Banco de Previsión Social, para aquellos contribuyentes catalogados como microempresas;

por el que se establecen nuevas deducciones para fijar la renta neta a efectos de la tributación del Impuesto a las Rentas de la Industria y Comercio;

por el que se aprueba la incorporación de la República Oriental del Uruguay a la Corporación Andina de Fomento;

por el que se designa con el nombre "Brigadier General Fructuoso Rivera" a la Escuela Rural Nº 64 de Villa Militar, del departamento de Maldonado;

por el que se designa el Centro Auxiliar de Salud Pública de la ciudad de Paso de los Toros, departamento de Tacuarembó, con el nombre "Dr. Ruben Simón Curi";

por el que se amplía la participación de efectivos del Ejército Nacional en la Operación de Mantenimiento de la Paz de la Organización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo;

por los que se conceden pensiones graciables a la señora Olga Hernández Barreto y a la señora Rosario Gandós Caravia.

-TENGANSE PRESENTES Y ARCHIVENSE.

La Cámara de Representantes remite copia de la versión taquigráfica de las palabras pronunciadas por:

el señor Representante Nacional Juan Justo Amaro Cedrés, relacionadas con la necesidad de solucionar la problemática de las patentes de rodados en todo el país.

-A LA COMISION DE CONSTITUCION Y LEGISLACION Y DE TRANSPORTE Y OBRAS PUBLICAS.

y del señor Representante Nacional Martín Ponce de León referidas al desarrollo de la industria nacional del software y sus dificultades para competir en condiciones adecuadas con productos extranjeros.

-TENGASE PRESENTE.

Los integrantes de la Comisión de Asuntos Internacionales señores Senadores Carlos Garat, Reinaldo Gargano, Pablo Millor y Carlos Julio Pereyra, elevan dos proyectos de resolución por los que se crea la Asociación de Amistad Parlamentaria entre la República Oriental del Uruguay y Nueva Zelanda y la Asociación de Amistad Parlamentaria entre la República Oriental del Uruguay y Australia.

-TENGASE PRESENTE.

De conformidad con lo establecido en el artículo 172 del Reglamento del Cuerpo los señores Senadores Jorge Larrañaga y Eleuterio Fernández Huidobro solicitan se curse una exposición escrita con destino al señor Presidente de la República, Ministro de Salud Pública, Subsecretarios de Salud Pública, Director General de la Salud, Director General de ASSE, y Comisiones de Salud Pública de la Cámara de Representantes y del Senado relacionada con la situación del Instituto de Enfermedades Infectocontagiosas.

-HA SIDO DISTRIBUIDA Y SE VOTARA EL TRAMITE SOLICITADO LUEGO DE FINALIZADOS LOS ASUNTOS ENTRADOS.

La Comisión de Asuntos Internacionales eleva informado un proyecto de ley por el que se aprueba el Convenio entre el Gobierno de la República y el Gobierno de la República de Hungría sobre Cooperación en el Area de la Sanidad Animal.

-REPARTASE E INCLUYASE EN EL ORDEN DEL DIA DE LA SESION ORDINARIA DEL DIA DE MAÑANA.

La Comisión de Educación y Cultura solicita remitir al Ministerio de Educación y Cultura, a efectos de que proporcione el asesoramiento requerido por el artículo 202 de la Constitución de la República los siguientes proyectos de ley;

por el que se designa "Doctor Guillermo L. Ruggia" el Instituto de Formación Docente de Fray Bentos, departamento de Río Negro,

y por el que se designa "Haydée Blanca Rodríguez de De Olarte" la Escuela Nº 40 para discapacitados intelectuales del departamento de Flores.

-OPORTUNAMENTE FUE TRAMITADO.

La Intendencia Municipal de Montevideo remite copia de la Resolución que dictara la Junta Departamental referida a la suspensión de la autorización para la instalación de hipercentros, supermercados y cadenas comerciales, y la creación de nuevas normas regulatorias a nivel nacional.

La Junta Departamental de Colonia comunica que ha resuelto apoyar:

el proyecto de ley que dispone suspender por seis meses todas las ejecuciones a los productores agropecuarios,

y la iniciativa de su similar de Río Negro relacionada con la instrumentación de normas que concreten la descentralización y la creación de vías que faciliten el desarrollo de lo departamentos.

La Junta Departamental de Salto remite copia de la versión taquigráfica de las palabras de varios señores Ediles, relacionadas con la no concurrencia al Congreso Latinoamericano de Parlamentarios Municipales.

Las Juntas Departamentales de Lavalleja, Soriano, Flores y San José comunican que adhieren a la iniciativa de implementar políticas de Estado sobre manejo y uso del agua como forma de lograr su
preservación.

-TÉNGANSE PRESENTES.»

4) PEDIDO DE INFORMES

SEÑOR PRESIDENTE.- Dése cuenta de un pedido de informes.

(Se da del siguiente:)

"De conformidad con lo establecido en el artículo 118 de la Constitución de la República, el señor Senador Rodolfo Nin Novoa solicita se curse un pedido de informes al Ministerio de Educación y Cultura, relacionado con la cantidad de funcionarios, becados y asesores contratados que hay en el referido Ministerio, así como los contratos de obra y contratos por `cachet'."

-OPORTUNAMENTE FUE TRAMITADO.

(Texto del pedido de informes)

«Montevideo, 6 de diciembre de 2001.

Señor
Luis Hierro López
Presidente del Senado
Presente

De mi consideración:

De acuerdo al Art. 118 de la Constitución de la República solicito sea elevado al Ministerio de Educación y Cultura el siguiente pedido de informes:

1) ¿Cuántos funcionarios han ingresado al MEC desde el 1º de marzo de 2000 hasta el 30 de noviembre de 2001?

2) ¿Cuál es el número de becarios que revistan en ese Ministerio al 30 de noviembre de 2001?

3) ¿Cuántos contratos por "cachet" docente se han suscrito desde el 1º de marzo de 2000?

4) ¿Cuántos contratos de obra hay hasta la fecha?

5) ¿Con cuántos contratos de funcionarios asesores cuenta el MEC?

6) ¿Cuántos funcionarios reciben retribuciones adicionales por funciones distintas a las del cargo?

Sin otro particular, lo saluda atentamente,

Rodolfo Nin Novoa. Senador.»

5) PROYECTO PRESENTADO

SEÑOR PRESIDENTE.- Dése cuenta de un proyecto de ley presentado.

(Se da del siguiente:)

"El señor Senador Wilson Sanabria presenta, con exposición de motivos, un proyecto de ley por el que se designa "Luis Barrios Tassano" al Liceo Nº 2 de la ciudad de San Carlos, departamento de Maldonado."

-A LA COMISION DE EDUCACION Y CULTURA.

(Texto del proyecto presentado:)

«PROYECTO DE LEY

Artículo único.- Desígnase con el nombre de `Luis Barrios Tassano' al Liceo Nº 2 de la ciudad de San Carlos, departamento de Maldonado, dependiente del Consejo de Educación Secundaria (Administración Nacional de Educación Pública).

Montevideo, 5 de diciembre de 2001.

Wilson Sanabria. Senador.

EXPOSICION DE MOTIVOS

El presente proyecto de ley que ponemos a consideración del Cuerpo hace justicia con un compatriota de brillante trayectoria nacional e internacional, el Dr. Luis Barrios Tassano, ciudadano oriundo de la ciudad de San Carlos, donde se formó y a la que se mantuvo adherido a lo largo de su vida.

El Dr. Luis Barrios Tassano nació el 26 de agosto de 1935, en San Carlos, cursando sus estudios primarios y secundarios en la misma ciudad, recibiéndose de Doctor en Derecho y Ciencias Sociales en la Universidad de la República en el año 1961. Ejerció la abogacía en el sector público y privado. Fue miembro de la Comisión Honoraria del Plan Agropecuario del Uruguay en años de fuerte proyección en los planes de mejoramiento de suelos. En el año 1970 fue elegido como enviado de Uruguay para negociar la rehabilitación del Certificado Sanitario Inglés de las Carnes Uruguayas. En el año 1971 preside la Misión Técnica patrocinada por el Banco Mundial de Investigación del Nivel Tecnológico y Sanitario de la Industria Frigorífica en Australia, Nueva Zelanda y Europa.

Del año 1972 a 1973 fue Secretario de la Presidencia de la República Oriental del Uruguay, cargo al que renuncia al ocurrir los sucesos institucionales de febrero de aquel año.

Entre los años 1973 y 1976 se desempeñó como Director Ejecutivo Alterno y luego titular del Banco Mundial. Al mismo tiempo fue elegido miembro visitante del Instituto de Asuntos Internacionales de la Universidad de Harvard.

Del año 1977 al año 1985 en Uruguay ejerce la profesión de abogado y actúa como Consultor y Director de varias empresas del sector privado.

En el año 1981 expone por Latinoamérica en el Foro Internacional de Montreaux realizado en Suiza.

Integra la Junta Directiva del Instituto Nacional de Carnes del año 1984 al 1985.

Durante la Presidencia del Dr. Julio María Sanguinetti fue designado en el año 1985 como Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República Oriental del Uruguay en la República Argentina, cargo que ocupó hasta el año 1988, cuando fue designado Ministro de Relaciones Exteriores de la República Oriental del Uruguay. Realizó allí una importante labor de reorganización administrativa y técnica.

Finalizada su gestión como Ministro en el año 1990 se dedicó a ejercer la abogacía en el sector público y privado.

Quien hoy recordamos formó una apreciada familia con la Sra. Raquel Osácar, también oriunda de la ciudad de San Carlos, de cuyo matrimonio nació su única hija Gabriela.

A lo largo de su vida no abandonó nunca su sencillez de estilo, manteniendo muy especialmente su vínculo con su querida ciudad natal.

Entre los muchos aportes que le hizo está la permanente colaboración con los Institutos de Educación Primaria y Secundaria, llegando a costear becas de jóvenes de San Carlos en retribución a su orgullo de ser carolino, que se vio reflejado en esta y otras manifestaciones, que por su sencillez y humildad, nunca hizo trascender.

El Doctor Luis Barrios Tassano falleció el 15 de diciembre de 1991 y todo lo brevemente expuesto hace que, reiteramos, al proponer designar con su nombre al Liceo mencionado cumplimos con una aspiración de la población que hoy lo recuerda con el mayor de los cariños y respeto. Estimamos que nosotros, desde la posición que ocupamos representando a esa sociedad, tampoco podemos ignorar el valor humano y el agradecimiento a personas como él que entregaron su siembra tanto a quienes tuvimos la fortuna de conocerlo, como a quienes no, pero sí saben y recibieron su manera de ser y las múltiples actividades en su fecunda vida. Sé que San Carlos recibirá con orgullo este homenaje porque lo tiene entre sus mejores y más brillantes hijos, a diez años de su desaparición física.

Wilson Sanabria. Senador.»

6) EXPOSICION ESCRITA

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar el trámite solicitado por los señores Senadores Larrañaga y Fernández Huidobro para la exposición escrita que presentaran y de la que se dio cuenta durante la lectura de los asuntos entrados.

(Se vota:)

-17 en 17. Afirmativa. UNANIMIDAD.

(Texto de la exposición escrita)

«Montevideo, 5 de diciembre de 2001. Sr. Presidente del Senado, Señor Luis Hierro López. Presente. De conformidad con lo establecido por el Art. 172 del Reglamento del Senado solicitamos se curse, la siguiente exposición escrita a los siguientes destinos: Presidente de la República, Ministro de Salud Pública, Sub-Secretario de Salud Pública, Director General de la Salud - MSP, Director General de ASSE - MSP, Comisión de Salud de la Cámara de Representantes, Comisión de Salud del Senado. El 9 de setiembre de 1937 por Ley N° 9.685 se crea el Instituto de Enfermedades Infecto-Contagiosas "Dr. José Scoseria" dependiente del Ministerio de Salud Pública, de acuerdo a lo preestablecido en la Ley N° 8.001, de 14 de Octubre de 1926, Inciso b) Art. 1°; e) del mismo artículo d) del mismo artículo y Art. 4°. Desde su creación se destinan para el mismo los pisos 4to., 5to., y 6to. del Instituto de Higiene. La actividad está compartida con la Cátedra y Clínica de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina cumpliendo como fue estipulado desde su creación, con las funciones de investigación, formación y docencia, realizada exclusivamente en el área de internación. Por Ley N° 15.281, de 26 de mayo de 1982, se transforma el Instituto en Servicio de Enfermedades Infecto - Contagiosas, donde se estipula que por la naturaleza de sus prestaciones mantendrá su total independencia locativa. (NO EXISTE EN DICHA LEY FUNDAMENTACION AL RESPECTO). Acta Institucional del Gobierno del Gral. Gregorio Alvarez y Ministro de Salud, Cr. Luis Givogre. Además se incorporan los cargos presupuestales a los padrones de la Unidad Ejecutora N° 006 correspondiente al Hospital Pasteur, manteniendo el Servicio su independencia financiera y su autonomía jerárquica ante el Ministerio de Salud Pública, teniendo al Director Técnico del H. Pasteur exclusivamente como aval de los gastos efectivizados, requisito legal por ser el ordenador de gastos de la Unidad Ejecutora. Con la aparición del SIDA en 1983 en el Uruguay, el Servicio de Enfermedades Infecto - Contagiosas se convierte a partir de 1987 en el Centro Referencia Nacional para la asistencia de pacientes VIH-SIDA del país, sin perjuicio de mantenerse la asistencia para el resto de las patologías infecciosas. Entre otros, los objetivos específicos del Servicio se enmarcan dentro del (1er., 2do. y 3er. Nivel de atención médica integral) Educación a pacientes, a los contactos y familiares, detección de nuevos casos de VIH, asistencia y rehabilitación, respectivamente. De acuerdo a la opinión de diversos docentes de la Cátedra de Enfermedades Infecciosas del momento , acerca de la justificación de este Servicio, expresan que: 1) Si bien a nivel mundial se justifica la integración a los servicios de Medicina, en nuestro país existen razones para mantener un Centro especializado para las enfermedades Infecto - Contagiosas. Esta integración esta basada en que los países del primer mundo cuentan con recursos materiales y técnicos que permiten multiplicar los Servicios de infectología imprescindibles y obligatorios en los grandes Hospitales para el control de las infecciones hospitalarias. Aún así, los países con mas desarrollo mantienen Centros Regionales de Referencia como: CDC de Atlanta EE.UU., Centro de Enfermedades Transmisibles y Tropicales en Holanda, Hospital Emilio Rivas en Brasil, entre otros. En nuestro país NO CONTAMOS hasta la fecha con las CONDICIONES necesarias para la inserción de un Centro de Referencia a un Hospital General. 2) la necesidad de contar con una infraestructura que permita el correcto aislamiento en aquellas patologías que lo requieran y que no existen en los Hospitales generales. 3) la conveniencia de que exista por lo menos un centro de referencia a nivel
nacional
, donde puedan ser remitidos aquellos pacientes con dificultades diagnósticas y de tratamiento de enfermedades infecto-contagiosas y con quien además puedan relacionarse Instituciones Internacionales. 4) La experiencia indica además la dificultad que existe en las instituciones de asistencia de nuestro medio para el manejo de los pacientes con SIDA. En la actualidad el Servicio cuenta con: *Un equipo de Salud, que asciende a la cantidad de 87 funcionarios, que se distribuyen en las distintas áreas. *AREA DE POLICLINICAS MEDICAS Y ESPECIALIZADAS, POLICLINICA DE EXTRACCIONES, AREA DE INTERNACION Y HOSPITAL DIA. *DIRECCIONES TECNICA Y ADMINISTRATIVA. *AREA ADMINISTRATIVA CON OFICINAS DE: CONTADURIA, COMPRAS, PERSONAL, ADMISION DE ENFERMOS, ARCHIVOS MEDICOS, TALLER, DESPENSA, LENCERIA, DPTO. DE ALIMENTACION con DESPENSA Y COCINA,

AREA TECNICA: FARMACIA, RAYOS X, BLOCK QUIRURGICO, CENTRO DE MATERIALES Y ECONOMATO, LABORATORIO DE ANALISIS CLINICOS, BIOLOGIA MOLECULAR Y LABORATORIO MICROBIOLOGICO,

EQUIPO PSICO-SOCIAL

Las POLICLINICAS tienen un promedio de 2000 consultas mensuales. Estas están bajo la responsabilidad de 7 Médicos entendidos en la materia, de los cuales 2 son Presupuestados, 2 son Contratados y 3 son Suplentes. El área de INTERNACION cuenta con 21 camas, 16 habilitadas con aislamientos (9 Boxes individuales), cuya asistencia es responsabilidad durante la mañana de la Cátedra de Enfermedades Infecto-contagiosas, existiendo una Guardia Médica de 24 hrs. a cargo de Médicos del MSP. De los 8 Médicos que cumplen con dicha tarea, 5 son Presupuestados, 1 es Contratado y 2 son Suplentes. En el HOSPITAL DIA, (centro de atención Diurna) se realizan estudios endoscópicos digestivos y respiratorios, consultas Oftalmológicas, tratamientos endovenosos y ambulatorios especializados; funcionando allí también el EQUIPO PSICO-SOCIAL. Este Servicio es responsable del control, seguimiento y tratamiento del 72% de la población HIV+ notificada de TODO el país. Otorga en el momento actual el tratamiento antirretroviral (ATRV) a más de 450 pacientes del SEIC; supervisa y suministra el tratamiento a más de 60 pacientes del interior pertenecientes al MSP y también tiene a cargo la profilaxis materno-infantil del interior. El SEIC se hace cargo de los estudios paraclínicos como Población Linfocitaria y Carga Viral de los Ptes HIV+ de todo el país, los recluidos en dependencias del Ministerio del Interior y aquellos sin cobertura mutual. La Farmacia del SEIC entrega un promedio de 450 especialidades farmaceúticas por día, (más de 50 de ellas son ATRV). Es Banco de Medicamentos Antirretrovirales, ordenado por las Autoridades de ASSE desde Enero/2001, encargándose del control y distribución de los ATRV a todas las dependencias del MSP del país en tiempo y forma, teniendo sus funcionarios el adiestramiento necesario para el manejo de esta medicación tan especifica. El 91% de las consultas mensuales pasan por la Farmacia, más de 70 usuarios se despachan diariamente, retirando alrededor de 7 fármacos cada uno. Cabe destacar que la tasa de abandono a los tratamientos ARTV entre los años 1996-1998 era de 40.6% entre 1999-2000 decreció al 30.3%. Por decisión ministerial en Enero de 2001 se creó en el Servicio, un Comité de Protocolo de Tratamiento Antirretroviral encargado de fijar las pautas a todo el país para la iniciación en los tratamientos, así como determinar el tipo de plan ARTV a emplear de acuerdo a cada paciente en particular. Este Comité en conjunto con el Equipo Psico-Social, ha logrado descender el índice de abandono del tratamiento antiviral a un 19.6 %, lo que lo ubica al Uruguay como uno de los países con menor tasa de deserción. Esto ha determinado una caída en la incidencia de las enfermedades oportunistas con una disminución en el número de internaciones. Destacándose también que en el año 2000 el 97% de los pacientes fallecidos durante la internación estaban sin tratamiento antirretroviral. Este Servicio es en la práctica también, CENTRO DE REFERENCIA para el asesoramiento y/o tratamiento de TODOS LOS ACCIDENTES LABORALES con fluidos orgánicos contaminantes, incluyendo los estudiantes universitarios y estudiantes de Escuelas de Enfermería privadas que están actualmente en un gran vacío legal al respecto. En el área contable, si bien el crédito presupuestal que le otorga el MSP-ASSE es único para la Unidad Ejecutora 006, se desglosan por separado los montos correspondientes al Servicio de Enfermedades Infecto-Contagiosas y al Hospital Pasteur. En el año 2000 el gasto total de Infecto-Contagiosos ascendió a $ 56:618.854, de los que $ 52:347.250 correspondieron a medicamentos, siendo $ 45:940.480 pertenecientes a Antirretrovirales (licitados + compra directa de los exclusivos). El fondo de libre disponibilidad o rotatorio del año 2000 correspondió a un gasto total de $ 1:068.581. El costo promedio de un tratamiento ambulatorio en el año 2000 ascendió a U$S 1.300 (dólares americanos) por mes y por paciente. En el año 2001 (enero-octubre) el gasto total del período es de $ 44:593.103, correspondiendo un total de $ 41:715.000 a medicamentos, siendo $ 31:637.284 pertenecientes a antirretrovirales (licitados + compra directa), debiendo aclarar que el gasto de este rubro bajó por el convenio establecido de descuentos sobre la facturación entre el MSP y los proveedores; convenio que surge para amortiguar el abatimiento (15%) del crédito presupuestal del año 2001 con respecto al año 2000. Se debe agregar al gasto de este período los montos correspondientes a noviembre - diciembre ya otorgados que ascienden a $ 11:555.351, que totalizaría para el presente año un gasto total anual de $ 56:148.454. El costo promedio de un paciente- día es: internado ———U$S 400 (no incluye mediación antirretroviral, oxígeno, ni ración) El costo promedio de un paciente ambulatorio mensual es: U$S 900 a U$S 1.000 (sólo con tratamiento antirretroviral) PACIENTES CON TRATAMIENTO EN TERAPIA ANTIRRETROVIRAL: Al mes de mayo de 2001: 420 pacientes. Al mes de octubre del 2001: 519 pacientes: 456 en Montevideo 63 en el interior. A este Servicio, reconocido a nivel mundial como Centro de Referencia Nacional para la atención de pacientes HIV-SIDA en el Uruguay, desde el mes de abril de 2001 las autoridades del MSP, ASSE pretenden trasladarlo al Hospital Pasteur, con el objetivo de insertarlo en el mismo, aduciendo que de este modo se mejorará la calidad de asistencia y se evitará la discriminación de los pacientes con SIDA. Desde entonces los funcionarios y la Comisión de Usuarios, se han preocupado por advertir tanto a las autoridades ministeriales, a nosotros como Legisladores y a la comunidad toda, que de efectivizarse este traslado las consecuencias serán nefastas. Luego del compromiso público asumido por las Autoridades Ministeriales de trasladar el Servicio en bloque, manteniendo los funcionarios las mismas funciones y con los mismos pacientes, en iguales o mejores condiciones asistenciales y laborales, las autoridades de MSP- ASSE ponen en conocimiento a los funcionarios de las nuevas directivas. Las mismas consisten en el cese de las funciones de las oficinas contable y de compras del Servicio y la centralización de la actividad financiera en el Hospital Pasteur a partir de enero del 2002. ¿CUALES SON LAS CONSECUENCIAS DE ESTE TRASLADO?. 1.- En lo inmediato, de efectivizarse el DESMANTELAMIENTO POR SECTORES de este Servicio, se perderá totalmente la autonomía administrativo-financiera, se cortará el ciclo operativo de compra y control, debiéndose esperar por el trabajo de otros funcionarios (del Hospital Pasteur), que desconocen las necesidades y urgencias del servicio, determinando PERDIDA EN LA FLUIDEZ Y EFICACIA de los trámites administrativos, que redundará en desmedro de la calidad de asistencia de los pacientes. 2.- Pérdida de Calidad de Asistencia para los usuarios HIV+, que deberán atenderse en la órbita de un Hospital General que tiene previsto convertirse en Hospital de Agudos, (siendo el HIV una patología crónica), que no puede cubrir sus propias demandas y donde además no se incluirá la atención ambulatoria, dado que el propio Hospital retiró ya las Policlínicas que allí funcionaban. 3.- Mayor discriminación, dado que se trata de una enfermedad de por sí altamente discriminada social y culturalmente, donde la población y el personal de salud no están preparados para la inserción de estos pacientes en un Hospital General. 4.- Estos cambios llevarán a la deserción de los controles y tratamientos con el consecuente deterioro de los Ptes HIV+ que consultaran al momento de la internación en un Hospital que no les ofrecerá las condiciones necesarias a tal fin. Además esto traerá aparejado el vertiginoso aumento de la infección con el riesgo sanitario y epidemiológico que esto implica. Ante esta intención manifiesta de DESMANTELAR Y TRASLADAR EL SERVICIO DE ENFERMEDADES INFECTO-CONTAGIOSAS AL HOSPITAL PASTEUR, los funcionarios reivindican:

* El NO DESMANTELAMIENTO DEL SEIC, como tienen previstas las Autoridades a partir de ENERO/2002, cesando las funciones de las Oficinas de Contaduría y Compras, promoviendo de este modo el mal funcionamiento del Servicio.

* LA CONTINUIDAD DE LA AUTONOMIA, para el manejo de los recursos financieros que hasta el momento estaban discriminados del crédito presupuestal del Hospital Pasteur.

* El RECONOCIMIENTO E INDEPENDENCIA, como Autoridad designada por ASSE de nuestra Dirección Administrativa para el manejo y asignación de los recursos que se otorgan a través del Fondo de Libre Disponibilidad, que al mes de Octubre /2001, dispone y supervisa la Administración del Hospital Pasteur.

* REINTEGRAR al Servicio la Calidad de Unidad Ejecutora, ya que los montos económicos que manejan como Servicio, tienen una diferencia con respecto al Hospital Pasteur, de tan sólo $ 1:200.000 aproximadamente en medicamentos por ejemplo y, si se realiza la comparación con un Hospital del Interior probablemente Infecto-Contagiosos supere las cifras financieras de manejo.

La estructura orgánica del Servicio SOLO necesitaría para completar su organización como Unidad Ejecutora de una dotación de no más de 2 recursos humanos encargados de una oficina de rendición y presupuesto , sin perjuicio de los recursos humanos solicitados actualmente, para otras áreas.

* El NO TRASLADO DEL SEIC a un Hospital General que no está preparado desde ningún punto de vista para albergar un Servicio con las características del mismo.

* OPTIMIZAR los Recursos Económicos y Humanos para mejorar el funcionamiento del SEIC.

* FORMAR una mesa de trabajo integrada por los distintos sectores que incluya funcionarios y usuarios para tratar de mejorar y resolver aquellas situaciones que a la fecha provocan preocupaciones innecesarias e inestabilidad emocional a los funcionarios y promueven un DESMEJORAMIENTO EN LA CALIDAD DE LAS TAREAS.

Sin más saludamos a Ud. muy atentamente.

Jorge Larrañaga, Eleuterio Fernández Huidobro. Senadores».

7) SESION EXTRAORDINARIA

SEÑOR PRESIDENTE.- Corresponde votar si el Senado desea celebrar la sesión extraordinaria para la que ha sido convocado.

(Se vota:)

-17 en 18. Afirmativa.

Habiendo número, queda abierta la sesión.

8) PUERTO DE LA PALOMA: NECESIDAD REGIONAL Y NACIONAL

SEÑOR PRESIDENTE.- El Senado ingresa al primer punto del orden del día: "Exposición del señor Senador Carlos Julio Pereyra sobre el Puerto de `La Paloma: necesidad regional y nacional'. (Carp. Nº 631/01)."

Tiene la palabra el señor Senador Pereyra.

SEÑOR PEREYRA.- Señor Presidente: utilizando la benevolencia del Senado que nos autoriza a hacer esta exposición, nos vamos a referir a un tema que está planteado en el ámbito del gobierno del país desde hace más de 100 años. Legisladores, Presidentes de la República y dirigentes políticos de los distintos partidos se han ocupado de él. Se trata de la necesidad de tener un puerto oceánico por el cual se proyecte el comercio del país, brindando una salida al Atlántico y recibiendo a las grandes embarcaciones que hoy día cruzan los mares para, desde allí, hacer la distribución de una importante zona del Cono Sur.

Creo que, de los problemas que tendría que encarar el Uruguay, ninguno tiene mayor trascendencia que éste por los cambios que podría producir. Así lo han entendido hombres de ayer y de hoy. En esta Legislatura, el señor Senador Fernández Huidobro realizó una muy bien fundada exposición sobre el tema. Asimismo, se refirieron a él el señor Senador Korzeniak y los Representantes por el departamento de Rocha de las últimas Legislaturas. El actual Ministro de Transporte y Obras Públicas logró que el Poder Ejecutivo apruebe un llamado internacional a interesados en el desarrollo de este puerto como salida de la Cuenca del Plata y entrada a ella por estar ubicado, precisamente, en la puerta del estuario. Si bien es cierto que ya se hizo un llamado público hace tres o cuatro años, aún no han aparecido interesados -surgieron algunos interesados sólo parcialmente en el tema- y nos parece que es necesario insistir sobre esto, ya que creemos que no existe conciencia popular en torno a la trascendencia que tiene este asunto y consideramos que ni siquiera debe haberla en muchos ámbitos de gobierno.

Por lo tanto, entendemos que es imperioso crear una conciencia colectiva sobre la importancia del puerto oceánico que el Uruguay y el Cono Sur requieren. Señalamos que el señor Ministro no está solo en esta tarea. Reiteramos que es preciso formar una conciencia popular sobre el tema y vencer resistencias y temores de algunos intereses de la región. Por ejemplo, algunos piensan que si se construyera un puerto en La Paloma se vería afectado el turismo. En muchos lugares del mundo, los centros turísticos de playa están próximos a puertos muy importantes; en el propio Buenos Aires, a muy poca distancia del puerto existe un importante hotel. En Miami, los hoteles están prácticamente sobre el puerto y lo mismo sucede en algunos lugares de España. Consideramos que falta información acerca de los intereses turísticos que realizan esta tarea en el departamento de Rocha. Pensamos que no puede existir oposición, más aún, cuando en este departamento al que estamos vinculados por tantos motivos, presenciamos una situación social dramática. Debemos tener en cuenta que hay que crear alguna fuente de trabajo para la gente, a los efectos de que la zona no siga muriendo como ocurre ahora.

Quien entre a la ciudad de Rocha encontrará una enorme diferencia entre ella y la enorme mayoría de las capitales departamentales. Es una ciudad de escasa vida, de poca vida comercial y de escaso movimiento; no hay actividad industrial importante y la que existió en determinada época fue, precisamente, en el Puerto de La Paloma con la instalación de una gran empresa transformadora de productos de la pesca, donde llegaron a trabajar más de mil obreros. Hay que pensar lo que eso significa en cualquier lugar del país y más aún en un departamento como Rocha. La depredación que se ha llevado a cabo en la pesca y el nuevo procedimiento que emplean los barcos procesando los peces en el mar -me refiero a los barcos factorías- hacen que La Paloma como puerto pesquero parezca no tener destino por ahora. Sin embargo, a nuestro juicio, sí lo tiene por el reclamo que desde hace cien años vienen formulando, no sólo hombres de gobierno sino también estudiosos como el profesor Bernardo Quagliotti De Bellis -he tomado mucho material de sus trabajos- que ha estudiado en profundidad el tema del puerto oceánico. Asimismo, me referiré a algunos distinguidos oficiales de la Armada Nacional que han realizado estudios sobre este asunto.

No está ausente, reitero, la preocupación social de crear fuentes de trabajo permanente en un departamento donde debería existir abundante riqueza y sin embargo nos encontramos ante una situación de pobreza muy destacada.

El enclave de un puerto a la entrada del Río de la Plata, como se ha señalado en las exposiciones presentadas en el Senado por el señor Senador Fernández Huidobro y en la Cámara de Representantes por los Diputados por Rocha, constituye la puerta de entrada y salida al gran estuario. Es también la salida y entrada del corazón de América a través de los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay.

En la época de los descubrimientos, los navegantes se dieron cuenta de la importancia estratégica del Río de la Plata y de sus afluentes y de la situación especial que tenían en la región. Fue respondiendo a esa intuición o conocimiento de la realidad que los portugueses fundaron Colonia del Sacramento, poniendo el primer mojón para afirmar su hegemonía en esta región. Poco tiempo después del litigio durante el cual Colonia del Sacramento pasó por distintas manos, los españoles vieron la necesidad de crear un centro y fundaron Montevideo que, con el correr del tiempo, se constituyó en uno de los puertos más importantes de la zona, o quizás el más importante.

Durante la época de Artigas, el Prócer hablaba ya en las Instrucciones de la necesidad de habilitar los Puertos de Colonia y Maldonado para el comercio de ultramar y no citaba al de Montevideo porque se encontraba en manos del enemigo. En su política de la Confederación de las Provincias del Río de la Plata, Artigas señalaba la necesidad de una libre navegación para las provincias a los efectos de facilitar su comercio. Esta preocupación culminó con el Tratado de 1817 celebrado con Inglaterra. Es conocido su papel en Montevideo durante la época de la independencia y después de ella. El Puerto es el gran factor, seguramente determinante y el de mayor importancia en las luchas que los orientales habían sostenido por la autonomía provincial.

Los ingleses, que establecen aquí su hegemonía, en el correr del Siglo XIX traen los ferrocarriles, que van a converger, todos ellos, en Montevideo, donde traen la producción agropecuaria del país para embarcarla en su gran puerto. Como consecuencia de esa concentración de las vías ferroviarias, en torno al puerto, van a crearse las industrias, el gran comercio y los grandes centros de poder económico. A raíz de ello, comienza a crecer el macrocefalismo que cada día aplasta un poco más al país.

Cuando el Uruguay resuelve hacer sus carreteras, las construye al costado de las vías ferroviarias y por ello también convergen en Montevideo y son un vehículo para afirmar el macrocefalismo y el centralismo que caracteriza la vida actual del país.

Podemos observar qué pasó en otros países de América cuando se produce la balcanización, la separación de los países que, venciendo los llamados a la unidad, se segregan en distintas repúblicas. Chile, por ejemplo, encuentra las vías para su comercio de ultramar en su larga costa sobre el Pacífico. A sus espaldas tiene la protección de la montaña y al frente la gran apertura del Océano Pacífico que le permite orientar su actividad comercial.

En el caso de la Argentina, el Puerto de Buenos Aires, manteniendo aquella modalidad centralista impuesta por la oligarquía porteña de la época de Artigas, sigue menospreciando la riqueza del interior de su país; sus ojos están puestos hacia Europa y quiere que su puerto se convierta en el gran centro de salida para el comercio de aquel continente y en un gran centro de recepción para la región.

Por su parte Brasil, heredero de un enorme territorio, trata de organizarlo. Posee un litoral atlántico muy grande pero, por otro lado, tiene su proyección hacia el centro de América del Sur, cuya entrada es el Río de la Plata. De ahí la vieja aspiración -primero de los portugueses y luego de los brasileños- de llegar al Río de la Plata. Diversas invasiones, intervenciones y conflictos ponen de manifiesto la ambición brasileña sobre este Río para, de esa manera, poder penetrar a través de los Ríos Paraná y Uruguay hacia las zonas que, lejanas del Atlántico, deben encontrar salida por otro lado.

Para que el Río de la Plata sea la vía de comunicación entre el Océano Atlántico y el centro de América del Sur, es necesario primero contar con puertos importantes en el Río y, luego, en el Océano. Los barcos del Siglo XIX precisaban muy poco calado y podían cargar en cualquier puerto, pero a medida que transcurre el tiempo, van aumentándolo, a tal punto, que les es imposible operar en puertos como el de Buenos Aires y también se les hace difícil en el de Montevideo. Sabido es que el Puerto de Buenos Aires se aterra permanentemente por los arrastres del Paraná y porque la rotación de la tierra ayuda a ello. Como no encuentra salida, se construyen los grandes canales y, fundamentalmente, el del Indio que va hacia el Este y que permite la salida a Europa, al que nos vamos a referir más adelante.

Quiere decir que Buenos Aires busca la salida a través de los canales y Montevideo también debe construirlos para el acceso al Puerto, pero las aguas profundas no se encuentran en el Río de la Plata, sino en el Océano. Desde el Puerto de Santos hasta las proximidades de Punta del Este hay una isóbata que marca profundidades muy grandes, corre paralela a la costa. Se aproxima a ella en dos puntos: frente a La Paloma y frente a José Ignacio. Allí, a menos de dos mil metros de la costa se encuentran grandes profundidades que permitirían la maniobra de los más grandes barcos del mundo. Me refiero a esos que transportaban cien, doscientas y más de doscientas mil toneladas y que fueron mencionados cuando se estudió en este Senado la aventura del puerto sobre el Río de la Plata.

Como señalábamos, el transporte marítimo actual se hace a través de grandes embarcaciones, que permitan la carga de contenedores, el ahorro de fletes transportando mucha más carga, su abaratamiento y una descarga rápida en grandes puertos, desde los cuales se realiza la distribución. Al mismo tiempo, a esos grandes puertos debe llegar la mercadería que los barcos van a recibir para continuar su viaje. Eso sucede, por ejemplo, con el Puerto de Rotterdam, que tiene una gran recepción de mercaderías, la que luego se redistribuye hacia el interior de Europa y, a la vez, de ésta al Puerto de Rotterdam. De alguna manera, también el puerto de Hamburgo juega este papel. Quiere decir que los grandes puertos son hoy imprescindibles para la maniobra de los grandes barcos; los puertos de aguas profundas son, reitero, imprescindibles a esos efectos.

En el caso de Buenos Aires, podemos señalar que ha construido y ampliado sus canales. Por ejemplo, el pontón de recalada, que es el punto terminal del canal de salida del puerto de Buenos Aires, estaba ubicado en el kilómetro 210. A través de las conocidas Notas Reversales que, en su momento, se comentaron mucho en este país, llegan hasta el kilómetro 229, es decir, 19 kilómetros más hacia el Este, para dar salida y entrada a sus embarcaciones. Esta es una obra muy costosa y el Puerto de Buenos Aires sobrevive por las ingentes sumas que gasta en dragado y en la construcción de los canales. También tendrá que invertir para mantenerlos abiertos, ya que la arena y el barro de los bordes de los canales se desmoronan y caen hacia su centro, impidiendo el objetivo de lograr la profundidad necesaria. Los señores Senadores verán en el pequeño croquis que hemos solicitado se distribuyera, cuánto perjuicio ha causado al Uruguay esta prolongación.

El pontón de recalada se ha trasladado 29 kilómetros hacia el Este y se aproxima bastante al canal de salida del Puerto de Montevideo.

Si observan el croquis se puede ver cómo los barcos que salen del Puerto de Montevideo para cargar o descargar en Buenos Aires, en lugar de marchar hacia el Sur o hacia el Oeste, tienen que hacerlo hacia el Este en una marcha absolutamente innecesaria, solamente para contemplar la posición argentina de la prolongación de este Canal y por haber colocado el pontón de recalada 29 kilómetros más al Este. El Puerto de Montevideo resulta, de esta manera, perjudicado. Para que tengan noción de cómo la Argentina se cree dueña de esto, voy a referirme a una resolución increíble. Esta dice que: "Los buques con calado de hasta 8.84m (29), que procedan o tengan
destino al Puerto de Montevideo de la República Oriental del Uruguay, podrán ingresar o liberar el Canal Punta Indio en proximidades del km 210, permitiéndose el embarque o desembarque del práctico en dicho Puerto". Quiere decir que es la Argentina la que nos permite, graciosamente, usar el derecho que tenemos por estar en aguas jurisdiccionales uruguayas. Poco le ha preocupado a la Argentina la violación y ambición permanente sobre las tierras del Uruguay.

Continuando con la situación a que se enfrentan los países, debemos decir que Brasil desea acercarse al Plata y construye el Puerto de Río Grande, con la aspiración de que sea el gran puerto del Cono Sur. No ha sido así, ha tenido que abrirse una barra y penetrar varios kilómetros hacia el mar con bloques de piedra para dar entrada a los barcos y ni siquiera así hay cabida para los barcos de gran calado. Por lo tanto, el Puerto de Río Grande no es el gran puerto que necesita la región. Según los estudiosos, el puerto deberá estar frente a la costa del departamento de Rocha o de Maldonado donde las profundidades están más próximas.

Brasil ha buscado otra forma de solucionar el problema, tratando de cruzar su territorio de Este a Oeste a través de corredores que unirían los océanos Atlántico y Pacífico. Así, por ejemplo, piensa en el corredor Paranaguá-Asunción y de Asunción, a través del Chaco, hacia Chile. Es importante destacar el Protocolo 23 entre la integración de Argentina y Brasil cuando se le autoriza a construir un puente más al Norte de Paso de los Libres, en São Borja. De esta forma, las cargas que vienen en camiones pueden pasar por Paso de los Libres o por el nuevo puente.

La construcción del Puerto de Río Grande y la pretensión brasileña de que sea el gran puerto de aguas profundas para toda la zona, hace que los brasileños construyan un corredor entre el alto Uruguay, en la zona del Ibicuí hasta Yacuí. En el esquema se puede observar la forma en que deriva la intención de llevar la carga de toda esta región hacia el Puerto de Río Grande, impidiendo que venga hacia el Sur, a los puertos del Río de la Plata.

Volviendo al tema de las deficiencias del Puerto de Buenos Aires que pretende regir la vida portuaria de la región, encontramos el testimonio de un estudioso argentino, el señor Justiniano Allende Pose que dice que "es evidente que el estuario se va cerrando y si no se toman las medidas y precauciones en plazo más o menos breve, Buenos Aires quedará sin puerto". Se ha pensado construir el puerto de salida, de conexión con el océano Atlántico, en la costa litoral que bordea el territorio argentino. En la reunión celebrada en l974 entre los Cancilleres de los países de la Cuenca del Plata, se resolvió la necesidad de tener un puerto de aguas profundas y de intentar construirlo en el litoral atlántico argentino o en el litoral atlántico uruguayo. El punto que se eligió para los estudios en Argentina fue Punta Médanos, ubicada a 200 kilómetros al Sur de Buenos Aires. No dio resultado porque el canal de acceso tendría que ser muy largo y de altísimo costo, más largo y más costoso que el que ya tiene Argentina en el Río de la Plata. En toda la costa del litoral atlántico argentino no hay un solo lugar que permita la construcción de un puerto de aguas profundas por lo cual, naturalmente, las miradas se vuelven hacia Uruguay. La resolución a que he hecho referencia dice que los diversos países miembros han buscado, en sus respectivos territorios, obras en materia de aguas profundas tales como la República Argentina en Punta Médanos -ya vemos que fracasó- y la que proyecta en Uruguay. La resolución, sin embargo, busca conformar al Brasil diciendo que "teniendo en cuenta la posición especial del Puerto de Río Grande que está conectado a corredores y al ferrocarril, se recomienda la formación y el estudio con vistas a la modernización y posible integración del sistema". Es decir, Brasil se consuela diciendo que el Puerto de Río Grande puede llegar a ser el gran puerto de la región, cosa que, como ya vimos, según los estudiosos y conocedores del tema, no es posible.

El geopolítico brasileño, Mario Trabasos expresa que esta tarea es un deber político que incumbe a Brasil, no sólo desde el punto de vista nacional sino también continental. Aspiran, entonces, a ser el gran puerto del Sur del continente.

Otro geopolítico brasileño conocido por algunas apreciaciones sobre el Uruguay y su soberanía, el General Couto e Silva -a confesión de partes, naturalmente, relevo de pruebas- dice: "Río Grande no es superpuerto, tiene dificultades. Tuve que apoyar su construcción y el corredor de exportación porque Uruguay se quedaba atrasado en su proyecto de un puerto de aguas profundas en la zona de Rocha". Quiere decir que los brasileños encuentran que Uruguay se ha atrasado en lo que sería su gran conquista: un puerto oceánico. Como Uruguay no lo ha hecho, pretendieron hacerlo ellos en Río Grande.

SEÑOR GALLINAL.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑOR PRESIDENTE.- Tiene la palabra el señor Senador.

SEÑOR GALLINAL.- Formulo moción para que se prorrogue la hora de que dispone el orador.

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar la moción formulada.

(Se vota:)

-20 en 22. Afirmativa.

Puede continuar el señor Senador Pereyra.

SEÑOR PEREYRA.- Si el puerto de aguas profundas es vital para el sur de América, y ni Argentina ni Brasil lo tienen, el privilegio de la costa atlántica de Rocha es de un valor inmenso, pero sólo Uruguay parece no saberlo; tiene una ubicación formidable por la proximidad de la isóbata a que hice referencia, con grandes profundidades y que pasa sobre la costa acercándose mucho a La Paloma.

El tema se discutió en el país hace muchos años, antes de que el Uruguay fuera independiente. Allá por 1779, en plena época de la conquista y de las instalaciones coloniales, el piloto de la Real Armada, don Andrés Oyarvide, aconseja la construcción de un puerto sobre la Laguna Merín y con salida al Atlántico. Ese es el antecedente más lejano que existe al respecto, y fíjense que estamos hablando del año 1779.

En 1873, el ingeniero Dorcel solicitó a la Asamblea General uruguaya la concesión para unir por ferrocarril el Puerto de La Coronilla con la Laguna Merín, es decir, la misma idea de Oyarvide. En adelante, vamos a hacer brevemente la historia de este tema.

En 1880 hay un proyecto de Angel Floro Costa -que después fue Representante Nacional y Senador por Salto- que proponía el puerto en la laguna de Castillos unida al mar por un canal.

En 1882, el ingeniero García de Zúñiga brega por un canal que una La Coronilla con San Miguel.

En 1883, el Legislador Roberto Armenio reitera la propuesta de Angel Floro Costa, complementándola con la canalización de los ríos Cebollatí, Yaguarón, Olimar y los más próximos a la región, a los efectos de que nutrieran el puerto que se construiría en la zona de La Coronilla.

También en 1883, el ingeniero Francisco Ros destaca la importancia de un puerto en el Atlántico y propone su creación.

En 1888, Bernardo Caymirí plantea la posibilidad de levantar un puerto oceánico en La Coronilla y en 1910, el General retirado norteamericano O'Bryan se presenta ante el gobierno de Claudio Williman en el interés de hacer la obra con inversión privada.

En 1892, la Asamblea General autoriza al Poder Ejecutivo a contratar con Eduardo Cooper la construcción del Puerto de La Coronilla, con una profundidad de 21 pies en aguas bajas ordinarias y una concesión al inversor de 50 años. La empresa podría expropiar hasta 2.500 hectáreas con destino a la formación de un pueblo que se denominaría Atlántida. Eduardo Cooper señalaba en su proyecto de inversión privada que se construiría el puerto para el embarque de ganado en pie con destino a Brasil. Más adelante señalaba que, como es obvio, no sería para eso solamente, sino también para otro tipo de actividad portuaria.

En 1894, bajo el gobierno de Idiarte Borda, se plantea la necesidad del Puerto de La Coronilla. Es interesante leer los diarios de sesiones del Senado y de la Cámara de Representantes correspondientes a las reuniones en que se discutió este tema, porque realmente es apasionante ver cómo los hombres de aquella época ya percibían este tema, que en el Uruguay de hoy se ha vuelto más imprescindible que nunca.

En 1900, por Ley Nº 2.648, se autoriza al Poder Ejecutivo la práctica de los estudios necesarios para la construcción de un puerto frente a la ciudad de Rocha, es decir, en la zona de La Paloma.

En 1905, en la primera presidencia de don José Batlle y Ordóñez, por idea del Senador por Rocha Martín Berinduague, fueron comisionados los ingenieros Víctor Benavídez y Juan Storm para practicar el estudio hidrográfico en la ensenada de La Paloma y formular el plan de obras portuarias en dicha localidad, las cuales comenzaron a realizarse en 1909.

La Paloma ha tenido tres puertos a lo largo de su historia. El primero, estuvo en la Bahía Chica, frente a la Isla de La Tuna, en la época de los descubrimientos y de la conquista. Luego se construye en la Bahía Grande un puerto con un gran muelle de madera, que funciona a principios de siglo. En 1910 se hizo imprescindible la construcción del ferrocarril que unía La Paloma con Rocha. Esta última se abastecía de todo lo que necesitaba a través del Puerto de La Paloma; no tenía comunicación por medio de ferrocarriles ni de buenos caminos con Montevideo, y recibía todas las cargas por el Puerto de La Paloma.

Tengo muchas otras opiniones, pero voy a leer lo que dijeron sobre el tema del puerto en las costas de Rocha los Legisladores en los debates de julio de 1897.

El Diputado Evaristo Ciganda decía que "la naturaleza nos había brindado un puerto de primer orden en el Atlántico, libre de escollos y de bancos, pero que nosotros habíamos levantado bancos y escollos de papel sellado para oponerlos a las solicitudes que trataban de aprovechar esas mismas condiciones naturales. Después de permanecer mucho tiempo asuntos de esta naturaleza en las carpetas de ciertas oficinas públicas, resulta que se expiden informes que no refieren para nada a asuntos que sean de su competencia por ningún texto de ley alguna de la República".

Por su parte, el Senador Bauzá decía que "establecernos sobre el océano era para nosotros una necesidad política y económica. Cabe aclarar que estamos hablando de 1894. Señalaba que era una necesidad política porque los pueblos no pueden vegetar encerrados, como el nuestro, dentro de un perímetro artificial; y que era una necesidad económica porque realmente nuestras industrias en general se triplicarían por el transporte, una vez que tuvieran navegación propicia y en condiciones adecuadas, que era lo que nos faltaba".

El Diputado Herrera y Obes decía que tenía "la convicción de que no carecíamos de buenas leyes, pero sí de ciudadanos capaces de aprovecharlas. También indicaba que los Estados ganaban indirectamente por la valorización de las propiedades, por el desenvolvimiento del trabajo, por el aumento del consumo y de la producción; esa era la riqueza pública verdadera. Agregaba que los Estados no necesitaban propiedades, sino rentas, riqueza, población, y terminaba defendiendo el puerto en la costa atlántica de Rocha".

Recientemente ha aparecido un libro sobre el departamento de Rocha del señor Juan Antonio Varese, quien comenta todos estos intentos de cien años atrás por abrir un puerto oceánico en las costas de Rocha. El autor del libro se pregunta por qué no se concretaron los proyectos del Puerto de La Coronilla o de La Paloma, la conexión con la Laguna Merín, o no se materializó el ferrocarril transuruguayo desde La Coronilla hasta el Cuareim. Precisamente, omití leer uno de los proyectos que figura en los esquemas que tienen en su poder los señores Senadores sobre un puerto proyectado en La Coronilla con una línea férrea que iría hasta Bella Unión. Se darán cuenta los señores Senadores lo que hubiera significado para el Uruguay que se atravesara desde el sureste hasta la parte más norte del país con líneas ferroviarias. Seguramente el centralismo, el macrocefalismo que padece el país, habría tenido un gran atenuante con esta vía de descentralización.

Dice este autor que mirando en forma retrospectiva, "no podemos menos que experimentar cierta nostalgia y el sabor un poco amargo que deja la ilusión no cumplida. Muy distinto hubiera sido el mapa económico del Este uruguayo si la región hubiera contado con un puerto que centralizara las exportaciones de todo el Cono Sur. ¡Muy distinta, seguramente, hubiera sido la suerte de ese extremo Este del país!"

Las ventajas del Puerto de La Paloma han sido destacadas por los estudiosos, no se trata sólo de la profundidad de las aguas próximas a la costa, sino que tiene enfrente un mar despejado para la navegación en todas direcciones. Asimismo, cuenta con carreteras de acceso a Montevideo y, por lo tanto, a Buenos Aires. Tiene acceso al Brasil por la Ruta 9, que pasa sólo a 28 kilómetros de La Paloma. También existe allí una vía férrea deteriorada que llega hasta el puerto, pero que se puede reconstruir fácilmente porque son sólo 28 kilómetros hasta empalmar con la vía a Montevideo. Además, hay una ciudad próxima, que es algo que destacan los marinos, como el Capitán de Navío Carlos R. Camps, quien hizo un estudio muy importante sobre el tema, aunque no ubicaba el puerto en La Paloma, sino en la Laguna de Rocha. Además decía que, aparte de las condiciones que ya he mencionado, se necesitaba que el puerto estuviera próximo a una ciudad donde hubiera servicios de salud adecuados, posibilidades de aprovisionamiento y, en definitiva, un centro urbano importante.

Por otra parte, para el puerto también es necesario que en su entorno haya abundantes tierras y en La Paloma eso ocurre, no sólo en la franja costera, que es tierra fiscal, sino que del otro lado del Parque Andresito existen no menos de doscientas hectáreas de tierras que pertenecen al Estado. Naturalmente, allí la tierra es mucho más barata que en las proximidades de Montevideo o Maldonado. Es importante tener en cuenta esto, porque algunos creen que el puerto, que puede abrir el Río de la Plata, con el Paraná y el Uruguay, hacia el Océano Atlántico, es el de Montevideo. Pero éste no tiene profundidad, ya que apenas llega a los diez metros, y tendría que ser mucho más hondo para poder recibir los grandes barcos. Tampoco existen espacios terrestres que son importantes en torno al puerto. Sin embargo, en la zona de la que estamos hablando la tierra abunda.

Señor Presidente: no quiero abusar de la generosidad del Senado, aunque tendría mucho más que decir sobre este tema. Por ejemplo, no resisto la tentación de señalar que en el MERCOSUR el transporte se hace por tierra, a pesar de que se ha reconocido desde siempre que por agua sería mucho más barato. El transporte por tierra se realiza con camiones que van desde Santos a Valparaíso, atravesando el continente de Este a Oeste, y viceversa. En los países como el nuestro, si hubiera flotas de camiones en esas rutas, tendría que pagarse la importación del camión, de los repuestos y del petróleo, así como construir y reconstruir las carreteras cada vez que se desgastan. Ahora al Uruguay lo espera el drama de la salida de la forestación, que va a romper todas las carreteras del país.

Aquí tengo un cálculo realizado por un marino que es estudioso del tema, quien señala las ventajas del transporte por agua. El dice que para establecer valores reales de fletes comparativos "recurriremos a capacidades máximas de transporte de un buque tipo de 1.930 toneladas, realizando viajes desde puertos del Río de la Plata hasta el Puerto de Santos, recorriendo una distancia de 735 millas náuticas". Comparando esto con una flota de camiones sustitutiva de igual tonelaje, en el transporte se produce un ahorro de U$S 35 por tonelada. Entonces, si se tratara de un barco de 100.000 toneladas -como los hay abundantemente- obtendríamos un ahorro de U$S 3:500.000, y si fuera de 200.000 toneladas -como también los hay, y muchos, trabajando en las zonas próximas- el ahorro sería de U$S 7:000.000 por cada viaje de esta naturaleza. Sin embargo, el transporte carretero que atraviesa el MERCOSUR de Valparaíso a Santos tiene que enfrentar dificultades geográficas, y ha habido que construir puentes muy costosos y pasos en la montaña; en resumen, se ha gastado mucho más que lo que se hubiera gastado con el puerto.

Señor Presidente: he realizado esta exposición casi a modo de pretexto para señalar la situación dramática de falta de trabajo, de carencias de todo tipo y de pobreza que aflige al departamento de Rocha. Sin industrias importantes, desaparecidas las plantas pesqueras, con un Municipio cuyos obreros se quejan porque hace cinco meses que no cobran, más los dos meses que se les debían del Gobierno anterior, la situación es realmente deplorable y produce un tremendo disgusto ver a la gente desesperada por conseguir trabajo. Y el trabajo estaría allí, en el gran puerto de ultramar, de aguas profundas, que se construiría en La Paloma.

Buscaríamos entonces un desarrollo más armónico que el que actualmente tiene el país. Hay zonas importantes de Uruguay que tienen su propia vida, pero con el Este no ocurre lo mismo, fundamentalmente, con el departamento de Rocha. En el suroeste tenemos el Puerto de Nueva Palmira con su actividad muy vinculada a la Hidrovía; en todo el litoral del Río Uruguay está la zona cerealera y existen algunas industrias importantes, fundamentalmente, en el departamento de Paysandú; en todo el Sur predomina la influencia del Puerto de Montevideo y de las fábricas, industrias y comercios establecidos junto a éste por obra de la concentración de las vías de comunicación que llevan hasta él; y, por último, el centro y Este del país cuentan con producciones esencialmente ganaderas, y todos sabemos la situación por la que atraviesa el agro nacional, ya que no hay inversión, el trabajo es escaso y no se han instalado empresas importantes, como se pensó en un momento que podía ocurrir con la descentralización total de la industria frigorífica para acercarla a las fuentes de producción.

Se necesita, entonces, un centro de desarrollo en el Este. No sé si el señor Ministro va a tener suerte con su llamado, porque lo cierto es que ha pasado bastante tiempo y no la ha tenido. Parece que en el momento hay interesados en un pequeño puerto para la exportación de madera y, posiblemente, de arroz. Pero nosotros aspiramos a mucho más que eso, ya que pretendemos lo mismo que los gobernantes de hace más de cien años, cuando reclamaban el puerto de aguas profundas en las costas de Rocha.

¿Qué otra actividad hay en aquella zona? La forestación, que ha inundado al país, pero sólo da trabajo en el momento de la plantación, en alguna podita, y en el corte a los ocho o diez años; después no hay más trabajo. Entonces, por ese lado no está la solución. ¿Acaso es verdad que no tenemos dinero para hacerlo?

Es cierto, pero hemos tenido ríos de dinero que hemos dilapidado. Las carteras bancarias pagadas por el Estado suman más de U$S 1.000:000.000. Con U$S 130:000.000 o U$S 150:000.000 se podría estar haciendo el gran puerto en La Paloma. Estamos hablando de un puerto que necesita un buen dragado y una zona de protección del lado del Este, una escollera de protección que partiría de las proximidades del balneario La Aguada y se internaría en el mar, para detener las corrientes de arena que aterran constantemente a la zona portuaria. No tenemos dinero, pero pagamos más de U$S 1.000:000.000 por las carteras de los Bancos. No tenemos dinero, pero gastamos la misma cantidad que costaría la construcción del puerto oceánico en las costas de Rocha para levantar la torre de ANTEL. No tenemos dinero, pero vamos a llevar a cabo el lujoso Plan Fénix. No tenemos dinero, pero estamos soñando con el Puente Colonia - Buenos Aires y todos sabemos que a pesar de que en la letra se dice que nada le costará esto al Estado, en los hechos no será así. El Estado tiene que adquirir las tierras próximas a las cabeceras, suplir el aeropuerto sobre el cual cae la salida del Puente y hacer distintas obras para descongestionar la zona del Puente. Incluso tiene que hacer un túnel y debe proteger hasta las palmeras que están en la entrada de la ciudad de Colonia, porque parece que eso también es imprescindible. De hecho, sabemos que si se construyera el Puente, el Estado tendría que gastar mucho más de lo que gastaría en la construcción del Puerto de La Paloma.

Hemos querido plantear un tema que en Uruguay se viene tratando desde hace más de 100 años y sobre el que han opinado gobernantes, políticos, ciudadanos, estudiosos y marinos. Desde la época de los descubrimientos y la colonia, todos han insistido en la ubicación de un puerto en las costas de Rocha. Sería el gran puerto para el MERCOSUR y evitaríamos el enorme desgaste de los transportes por tierra atravesando el continente. Y el transporte por tierra, por ferrocarril o por carreteras se realizaría para redistribuir la carga que traerían los grandes barcos o para traerla hacia el puerto a efectos de encontrar la salida hacia el Atlántico. Así como Chile sale hacia el Pacífico, nuestra salida imprescindible, la de toda la Cuenca del Plata, es hacia el Atlántico. Y no habrá salida natural adecuada si no tratamos de concretar la obra del Puerto en el departamento de Rocha, llenando así una necesidad geopolítica importantísima, así como también una necesidad regional de índole comercial y social de enorme gravitación. De esta manera, también estaríamos aportando soluciones sociales al drama de la pobreza que se vive en esa zona del país.

Señor Presidente: es por el deseo de una pequeña contribución hacia la creación de conciencia pública en cuanto a la necesidad de esta obra, que sería de unas proyecciones enormes sobre el futuro del Uruguay, que hemos distraído la atención del Cuerpo.

Solicito que la versión taquigráfica de mis palabras sea enviada a los Ministerios de Transporte y Obras Públicas y de Economía y Finanzas, a la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, a la Armada Nacional y a la Intendencia Municipal y a la Junta Departamental de Rocha.

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar el trámite solicitado por el señor Senador.

(Se vota:)

-27 en 27. Afirmativa. UNANIMIDAD.

9) ADMINISTRACION NACIONAL DE COMBUSTIBLES, ALCOHOL Y PORTLAND. ANCAP

SEÑOR SANABRIA.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑOR PRESIDENTE.- Tiene la palabra el señor Senador.

SEÑOR SANABRIA.- Señor Presidente: formulo moción en el sentido de que sea declarado urgente y considerado de inmediato el proyecto de ley sobre ANCAP, ya que el mismo ha sido aprobado por mayoría en la Comisión Especial de Servicios Públicos.

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar la moción formulada por el señor Senador Sanabria que implica la anulación de la sesión ordinaria del Senado y la continuación de la consideración del orden del día de la presente.

(Se vota:)

-16 en 26. Afirmativa.

10) AUTORIZACION A EMPRESAS PRIVADAS PARA LA PUESTA EN ORBITA Y OPERACION DE SATELITALES GEOESTACIONARIOS

SEÑOR PRESIDENTE.- Dése lectura por Secretaría de una moción de orden llegada a la Mesa.

«Montevideo, diciembre 11 de 2001.

Señor Presidente del Senado
Luis Hierro López
Presente.

De mi mayor consideración:

De conformidad con lo establecido en el artículo 119 de la Constitución de la República, solicitamos se convoque a Sala en régimen de Comisión General al señor Ministro de Defensa Nacional, señor Luis Brezzo, a los efectos de intercambiar ideas e información respecto de las Resoluciones del Poder Ejecutivo Nº 924/999 del 19 de octubre de 1999 y 454/001 del 11 de abril de 2001 por las que se autoriza a sendas empresas privadas la puesta en órbita y operación de satélites geoestacionarios bajo pabellón uruguayo y se inician gestiones ante la UIT a tales efectos.

Eleuterio Fernández Huidobro, José Korzeniak. Senadores.»

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar la moción formulada.

(Se vota:)

-20 en 29. Afirmativa.

La Mesa acordará con los coordinadores y con el señor Ministro de Defensa Nacional la fecha en que tendrá lugar la sesión.

11) ADMINISTRACION NACIONAL DE COMBUSTIBLES, ALCOHOL Y PORTLAND, ANCAP

SEÑOR PRESIDENTE.- En consideración el proyecto de ley cuya urgencia fue votada: "Proyecto de ley por el que se dictan normas para regular el proceso de asociación de ANCAP con otras empresas para la explotación de combustibles, y se define la situación de sus funcionarios. (Carps. Nº 470/01 y 646/01 - Rep. Nº 364/01 y Anexo I)"

(Antecedentes:)

«Carps. Nos. 470 y 646/01
Rep. Nº 364

ADMINISTRACION NACIONAL DE
COMBUSTIBLES, ALCOHOL Y PORTLAND. ANCAP

Se deroga su monopolio y se dictan normas para regular el proceso de asociación de la empresa para la explotación de los combustibles y se define la situación de los funcionarios

INDICE

- Proyecto de ley con exposición de motivos presentado por el señor Presidente de la Cámara de Senadores, Luis Hierro López y los Senadores Alejandro Atchugarry, José Jorge de Boismenu, Alberto Brause, Ruben Correa Freitas, Yamandú Fau, Pablo Millor, Walter Riesgo, Wilson Sanabria, Juan A. Singer y Orlando Virgili

- Proyecto de ley con exposición de motivos presentado por los señores Senadores Francisco Gallinal, Luis A. Heber, Jorge Larrañaga, Carlos Julio Pereyra y María Julia Pou

- Disposiciones citadas

PROYECTO DE LEY

Artículo 1º. - Derógase el monopolio de refinación de petróleo crudo establecido por la Ley Nº 8.764 de 15 de octubre de 1931.

La reglamentación establecerá las condiciones objetivas requeridas para autorizar la instalación y operación de refinerías en el territorio nacional.

Art. 2º. - Las empresas que exploten refinerías en el país podrán importar petróleo crudo con tal destino, y exportar carburantes líquidos, semilíquidos y gaseosos, cualesquiera sea su estado y composición, provenientes de sus actividades de refinación.

Luis Hierro López PRESIDENTE DEL SENADO, Alejandro Atchugarry, José Jorge de Boismenu, Alberto Brause, Ruben Correa Freitas, Yamandú Fau, Pablo Millor, Walter Riesgo, Wilson Sanabria, Juan A. Singer, Orlando Virgili. Senadores.

EXPOSICION DE MOTIVOS

I - Los servicios públicos

Siendo un objetivo principal lograr un desarrollo humano sustentable, las condiciones de mayor competencia a que se encuentra sometida la sociedad uruguaya, llevan a una constante revisión de la calidad y costo de los servicios públicos.

En efecto, el diseño de los mismos responde usualmente a otras circunstancias tecnológicas y de mercado, aunado al natural desgaste de las organizaciones, especialmente cuando la ausencia de competencia no las motiva a un proceso constante de superación.

Con carácter general es necesario resaltar el papel del usuario, destino natural del servicio, que demanda menores costos y calidades acordes con las nuevas técnicas. Particularmente en aquellos servicios que conforman el llamado "costo país", la repercusión de la ausencia de reformas afecta las exportaciones, la producción y el empleo.

En consecuencia resulta imprescindible un proceso de mejora de la gestión de tales servicios, buscando la libertad de opción del usuario, una mayor competencia, regulaciones racionales y el fomento de la inversión.

A juicio de los proponentes resulta relevante los puntos de vista relevados en ocasión del reciente seminario organizado por Naciones Unidas y CCE 1815, especialmente el documento de entendimiento de los expertos, que acompaña a la presente como anexo I.

II - Combustibles

La estrategia de inclusión del país en su entorno regional e internacional supone la adaptación, también, de la organización de su sector público productivo. Los fenómenos de integración regional y las condiciones internacionales actúan sobre las estructuras generadas en el pasado para enfrentar problemas diferentes a los actuales. Así, realidad y política estratégica, interactúan haciendo necesarios y también posibles los cambios en la forma de prestación de los servicios públicos.

Por la Ley Nº 17.292, de 25 de enero de 2001, liberalizó las importaciones de gas natural al por mayor, aunado a las diversas concesiones y asociaciones que van introduciendo a bajo costo esta otra alternativa de la nueva matriz energética del país.

La creación de un Ente regulador de la energía en general, incluyendo los combustibles, de acuerdo con el propósito anunciado por el Poder Ejecutivo, crearía el ámbito necesario para la regulación de un mercado donde predominan habitualmente las formas de organización oligopólicas.

En el área de los combustibles líquidos y gaseosos, por la Ley Nº 8.764 de 15 de octubre de 1931, se reservó como exclusividad (monopolio) estatal la importación de petróleo crudo y sus derivados y la actividad de refinación del mismo.

Sin perjuicio que estos monopolios tarde o temprano se verán afectados por la liberalización del comercio en el MERCOSUR, en los hechos ya lo están en tanto que la producción y transporte, que utiliza el combustible como insumo, ya se encuentra en plena competencia, por lo que demanda precios y calidad comparables a la región.

ANCAP, que administra el monopolio, está efectuando una inversión importante, en la ampliación de su capacidad de refinación y en la eliminación de uno de los componentes que afectan al medio ambiente, el agregado de plomo en las naftas, aunque no incluye mejoras en la calidad del gasoil. Pero esta inversión resultaría insuficiente para ubicar los costos de ANCAP en condiciones competitivas, de acuerdo a los precios ex-fábrica, antes de impuestos, vigentes en la región.

En consecuencia, a efectos de mejorar la competitividad de la producción nacional, y al mismo tiempo viabilizar a largo plazo la empresa estatal, se considera necesario propiciar una asociación estratégica con un productor extranjero que disponga de materia prima y capitales, a efectos de aumentar y mejorar la capacidad de refinación, modificar el mix de productos y reducir los costos a un nivel competitivo. Se obtendría así el combustible a un precio comparable al comercializado en otros países, mejorando la competitividad de toda nuestra economía.

En tal sentido el Directorio de ANCAP por resolución 177/4/2001 de 3 de abril de 2001 adoptó como objetivos de política de la empresa:

"a) Que los precios de los combustibles ex refinería, antes de impuestos, así como los precios al consumo deben estar alineados con los de la región.

b) Mantener la actividad de refinación en Uruguay sin perjuicio de adaptar la producción a los requerimientos comerciales".

Los mismos fueron incorporados a la invitación a expresión de interés a asociarse con ANCAP cuyo primer artículo se acompaña como anexo II.

III - El proyecto

Para esta estrategia, no es viable jurídicamente que el monopolio de refinación de petróleo sea conservado por el Estado. Por tanto el proyecto de ley se propone derogar el monopolio de refinación de petróleo crudo, y consecuentemente autorizar la importación de petróleo crudo a las refinerías que lo adquieran para su procesamiento.

Se autoriza asimismo, a las refinerías que se instalen a exportar los carburantes líquidos, semilíquidos y gaseosos cualesquiera sea su estado y composición, provenientes de sus actividades de refinación.

Corresponderá al Poder Ejecutivo por vía reglamentaria el establecimiento de las condiciones requeridas para autorizar la instalación y operación de refinerías en el territorio nacional.

Luis Hierro López PRESIDENTE DEL SENADO, Alejandro Atchugarry, José Jorge de Boismenu, Alberto Brause, Ruben Correa Freitas, Yamandú Fau, Pablo Millor, Walter Riesgo, Wilson Sanabria, Juan A. Singer, Orlando Virgili. Senadores.

Anexo I
Presentación del seminario

Servicios públicos: aportes hacia una política de Estado

El tema de los Servicios Públicos es desde tiempo atrás y en nuestro país preocupación del sistema político y de la ciudadanía, aunque centrado, a veces, en la calidad de los mismos pero, fundamentalmente, en el futuro de las empresas públicas que los prestan. A ese respecto, entendimos que, previo a la toma de decisiones en el campo de un servicio o una empresa en particular, era preciso discutir y buscar acuerdos sobre el concepto que -con relación a los servicios públicos en general y las formas de presentarlos- conviene a la sociedad uruguaya en este siglo XXI que comienza. Es decir determinar las bases que permitan la formulación de la necesaria política de Estado en esta materia, a partir de la situación actual y en el desarrollo de futuro, sobre unas líneas que aseguren la continuidad de esfuerzos de los distintos gobiernos, para mejor satisfacer las necesidades colectivas de la sociedad uruguaya. Teniendo en cuenta nuestras particularidades como nación, pero los cambios que -en materia política, económica y científico/tecnológico- se han operado en el mundo. Porque los servicios públicos deben responder al desarrollo socio-económico de la sociedad y al mejor aprovechamiento de los avances tecnológicos siendo por esencia dinámicos y sujetos de cambios. Con ese propósito se convocó a este Seminario que cuenta con la participación de destacados técnicos en la materia y los máximos dirigentes de las distintas fuerzas políticas de nuestro país. Debo expresar el reconocimiento por los auspicios y el apoyo del Sistema de Naciones Unidas con la coordinación de PNUD y Universidad para la Paz, sin cuyo concurso este Seminario no habría sido posible.

Gral. (R) Líber Seregni
Director - Presidente
Centro de Estudios Estratégicos 1815
(Mayo de 2001)

Hacia una política de Estado para los Servicios Públicos

Documento presentado al Seminario sobre "Servicios Públicos: aportes hacia una política de Estado", organizado por el Centro de Estudios Estratégicos 1815, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y la Universidad para la Paz (Naciones Unidas).

1. El objetivo básico de los servicios públicos es contribuir al bienestar de los uruguayos. El buen funcionamiento de estos servicios resulta fundamental si nuestro país pretende mejorar la calidad de vida de los uruguayos, sus habitantes obtener un desarrollo económico sostenido, mejorar las condiciones de competitividad externa e ingresar plenamente a la sociedad del conocimiento. Desde el punto de vista económico, las transformaciones necesarias deben: i) asegurar mejoras permanentes en la calidad y cantidad de los servicios ofrecidos, ii) provocar reducciones significativas en sus tarifas, iii) fijar objetivos distributivos explícitos sobre las condiciones de acceso universal a cada uno de los servicios (dejando en claro quiénes se benefician y quiénes pagan) y iv) promover la inversión en los sectores involucrados y en el resto de la economía. Para encarar una efectiva política de reforma, es necesario partir de una Política de Estado que cuente con el más amplio respaldo posible, definiendo secuencialmente los fines primordiales, la mejor organización posible para la provisión de los servicios y la participación concreta del Estado en la misma

2. El diseño institucional de la intervención pública deberá estar acorde con el objetivo planteado. A tales efectos, se entiende conveniente desarrollar nuevo marcos competitivos, los que requieren una nueva y más adecuada regulación. Los marcos regulatorios deberán establecer: i) una clara separación del Estado proveedor de servicios y el Estado como regulador y promotor de las actividades económicas, ii) la igualdad de condiciones para la operativa de empresas públicas y privadas en los segmentos en que la competencia es posible (incluyendo tratamiento tributario, mecanismos de compra, manejo de recursos humanos, etc.) y iii) promover la competencia, evitando abusos ejercidos desde posiciones dominantes detentadas tanto por agentes públicos como privados y asegurando la libertad de elección por parte de los usuarios.

3. El sistema político deberá diseñar garantizar un conjunto de reglas claras y estables tendientes a dotar de la credibilidad necesaria al nuevo proceso regulatorio. En tal sentido, la definición clara y transparente de que se recorre el camino hacia mercados competitivos, con reglas bien delimitadas y respeto sistemático a las mismas, constituye un aspecto fundamental del proceso de reformas. Una vez fijadas las normas generales, la labor crucial deberá estar en manos de los órganos reguladores y el funcionamiento de los mercados, siendo poco recomendable la sistemática intervención del sistema político modificando las reglas del juego vigentes, deberá reducir al máximo su interferencia en el funcionamiento de estos mercados y en la labor de los órganos regulatorios.

4. Las reformas de los marcos regulatorios deben apuntar al desarrollo de la competencia en los segmentos potencialmente competitivos y al mismo tiempo deben generar un conjunto coherente de normas que aseguren el cumplimiento de los objetivos planteados. Esta visión hace compatible pensar en mercados competitivos con una regulación adecuada y con la presencia de empresas públicas fuertes y eficientes, guiadas por criterios empresariales y principios de buena administración. En la medida en que el entorno institucional colabore con la credibilidad del proceso y se mantengan los objetivos distributivos que favorezcan la cohesión social, este nuevo esquema adquirirá mayor viabilidad y alentará nuevas inversiones y mejoras en los servicios prestados.

5. Los órganos regulatorios reguladores deberán estar claramente definidos y operar con plena autonomía funcional y con responsabilidad política directa. Algunos factores claves como la idoneidad técnica de sus integrantes, el respeto a principios éticos fundamentales y la total transparencia de su accionar resultarán fundamentales para evitar la "captura" del proceso regulatorio por parte de las empresas dominantes y los grupos de presión que actúan en estos mercados.

6. El éxito de las reformas dependerá de la superación de planteamientos y debates que podrían derivar en una innecesaria polarización ideológica: i) la falsa oposición entre la propiedad pública y la privada, ii) la discusión abstracta sobre el papel del Estado y el de los mercados, iii) la errónea oposición entre competencia y regulación, y iv) la utilización de argumentos basados exclusivamente en la rentabilidad (presente y futura) de actividades monopólicas (públicas o privadas) como indicadores de la conveniencia de mantener dicha estructura de mercado.

7. Todo proceso de reforma regulatoria implica la existencia de sectores perjudicados. El cambio sustancial de reglas de juego puede hacer que inversiones preexistentes tanto de capital físico como de capital humano pierdan esencialmente su valor económico. El hacer explícitas estas situaciones, así como la cuantificación del alcance de esas pérdidas y de los criterios sociales que se utilizarán para compensarlas en los casos en que corresponda, puede ayudar a viabilizar el proceso.

8. Una reforma de las Empresas Públicas que permita ponerlas en condiciones de competencia requiere como condición inicial que éstas dejen de ser un instrumento del proceso político-partidario y de las políticas macroeconómicas. La designación de los directores, las normas de contratación y desvinculación de funcionarios, las reglas de contratación a proveedores, el régimen jurídico, etc. deberán adaptarse a empresas en competencia, implicando una profunda modificación de sus organizaciones, sus formas de relacionamiento con el poder político y su gestión en sentido amplio.

9. Los criterios generales acerca del diseño institucional de los servicios públicos definidos precedentemente permitirán delinear estrategias para cada uno de los sectores en particular. Las características propias de cada servicio público pasan a ser determinantes a la hora de implementar una política global, de forma de encontrar los mejores instrumentos que habiliten el logro de los objetivos planteados.

Artículo 1º. - Antecedentes y objetivo de la invitación

1.1 Objetivos sectoriales establecidos por ANCAP

Por Resolución del Directorio de ANCAP 177/4/2001 de 3 de abril de 2001, se adoptaron como objetivos de política sectorial los siguientes:

a) Que los precios de los combustibles ex refinería, antes de impuestos, así como los precios al consumo deben estar alineados con los de la región,

b) Mantener la actividad de refinación en Uruguay sin perjuicio de adaptar la producción a los requerimientos comerciales.

Para alcanzar dichos objetivos se plantea:

* Instrumentar la participación de un socio productor de petróleo a través de una LICITACION, EL OFERENTE que resulte adjudicatario de la misma constituirá una SOCIEDAD con ANCAP, con el objetivo de competir en igualdad de condiciones en la región y en el mundo.

* Proyectar la actividad del sector al mercado internacional a efectos de poder incrementar la capacidad productiva de la Refinería de La Teja a niveles que permitan una economía de escala, y actualizar tecnológicamente la misma a fin de obtener productos que cumplan con estándares regionales de calidad y costo.

* Financiar el proyecto de la Refinería de La Teja con recursos genuinos, generados por el propio proyecto, cumpliendo, desde el inicio, con el objetivo de precios de combustibles alineados con los de la región.

Asimismo, ANCAP tiene el objetivo de fortalecer la marca "ANCAP", particularmente en el mercado nacional, así como otras marcas propiedad de la Administración o de sus empresas controladas.

1.2 Objetivo de la Invitación

En el marco del escenario determinado por las definiciones desarrolladas en el numeral 1.1 de estas BASES Y CONDICIONES, ANCAP ha decidido convocar a empresas y/o conjuntos de empresas que cumplan los requisitos, indicados en las BASES Y CONDICIONES, a presentar su EXPRESION DE INTERES, con el objeto de desarrollar actividades en los segmentos de refinación de petróleo y distribución y comercialización de combustibles refinados. Es del mayor interés de ANCAP, también, analizar la participación de la SOCIEDAD en actividades de exploración y producción de petróleo en el territorio uruguayo.

Esta CONVOCATORIA es una etapa previa al llamado a una LICITACION, que conducirá a la selección de la empresa o conjunto de empresas que, conjuntamente con ANCAP, constituirán, en Uruguay, la SOCIEDAD a los efectos mencionados en el párrafo que antecede.

PROYECTO DE LEY

Artículo 1º. - Derógase el monopolio de la importación y refinación de petróleo crudo establecido en beneficio de la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (ANCAP), por Ley Nº 8.764, de 15 de octubre de 1931.

Art. 2º. - La autorización a la que refiere el artículo 14 de la Ley Nº 16.753, de 13 de junio de 1996, respecto de las actividades del artículo primero sólo podrá ejercerse mediante llamado a licitación pública internacional. La asociación podrá realizarse con empresas nacionales, nacionales y extranjeras o extranjeras.

La mayoría accionaria de la sociedad así creada, corresponderá a ANCAP, sin perjuicio que podrá encomendar la gestión al socio en los términos y condiciones que se establezcan en el pliego del llamado a licitación.

Art. 3º. - La sociedad que se conforme de acuerdo a lo dispuesto por el artículo anterior, podrá desarrollar por un plazo máximo de 30 años, actividades de importación y refinación de petróleo y distribución y comercialización de productos refinados y, sin perjuicio de lo que las partes acuerden en el contrato de sociedad, deberá implementarse bajo las siguientes condiciones:

a) El precio máximo de venta al público de los combustibles en puerta de refinería sin considerar impuestos, deberá ser igual al precio paridad de importación, a partir del 31 de julio de 2004. A tales efectos se compararán productos de similar clase y calidad y, de no cumplirse ésta condición, ANCAP procederá por su cuenta y orden, a la importación de refinados. Lo dispuesto sin perjuicio de la opinión que al
respecto deberá emitir el organismo o autoridad reguladora.

b) Durante el plazo en que se desarrolle la actividad de la nueva sociedad se mantendrá la actividad de refinación en la refinería de La Teja propiedad de ANCAP.

c) Las marcas de comercio ("sello") que utilice la nueva sociedad para distinguir, presentar, publicitar, distribuir y comercializar sus productos, utilizarán el nombre y el logo de ANCAP, sin perjuicio de incluir en la marca el nombre de él o los socios.

Art. 4º. - Facúltase a ANCAP a celebrar contrato de arrendamiento de los bienes de su propiedad, por el término de hasta 30 años, en los acuerdos societarios que celebre con el propósito de cumplir sus cometidos.

Art. 5º. - Facúltase a ANCAP a incorporar a los funcionarios de sus dependencias como empleados de las sociedades que conforme.

La licitación pública internacional que se convoque conforme a lo dispuesto en el artículo segundo de la presente ley, contendrá en su pliego de condiciones una disposición en virtud de la cual la nueva sociedad se obligará a incorporar funcionarios de ANCAP.

Art. 6º. - Los funcionarios públicos que opten por incorporarse a las sociedades que conforme ANCAP, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo anterior, tendrán derecho a la reserva, sin plazo, de su cargo público.

Dicha reserva quedará sin efecto en el caso que el empleado de la nueva sociedad sea cesado por notoria mala conducta, o haya configurado causal jubilatoria.

Art. 7º. - A partir del momento de su incorporación, los funcionarios públicos involucrados se regirán por el derecho privado, con la única excepción de lo dispuesto por el artículo noveno de la presente ley.

Art. 8º. - Cuando se produzca el cese de los funcionarios con reserva de cargo, los mismos tendrán derecho a reincorporarse al cargo correspondiente.

A dichos efectos, el funcionario deberá notificar en forma fehaciente a su Organismo de origen el hecho del cese laboral, generando en forma inmediata el derecho a la percepción de sus ingresos sin perjuicio del destino funcional correspondiente.

Art. 9º. - Los funcionarios públicos que hagan uso de la opción dispuesta en el artículo 6º de la presente ley, a todos los efectos jubilatorios continuarán siendo considerados funcionarios públicos, conforme a la reglamentación a implementar por el Poder Ejecutivo a dichos efectos.

Art. 10. - Derógase, a partir del primero de enero de 2006, el monopolio de importación de productos refinados derivados del petróleo.

Montevideo, 12 de noviembre de 2001.

Francisco Gallinal, Luis A. Heber, Jorge Larrañaga, Carlos J. Pereyra, María Julia Pou. Senadores.

EXPOSICION DE MOTIVOS

ANCAP ha iniciado en los últimos meses un proceso de asociación de la empresa en la explotación del rubro combustibles, a través de un llamado a interesados que culminará con una licitación pública internacional.

En ese marco, los firmantes consideran necesario definir por ley las condiciones y el marco dentro del cual el proceso de asociación ha de llevarse a cabo, de manera que la sociedad uruguaya en su conjunto, los funcionarios del Organismo en cuestión y los potenciales socios de ANCAP, tengan las certezas jurídicas fundamentales para enfrentar el importe cambio que se avecina.

La sociedad uruguaya, la certeza que el proceso de asociación está pensado con el propósito principal de disminuir el costo de los combustibles en el país, antes de julio del 2004, llevándolo a precios similares a los de la región.

Los funcionarios de ANCAP, para que sepan que no serán ellos quienes cargarán con el costo económico de la reforma sino que, por el contrario, sus derechos se respetan y defienden con normas claras que a la par que los protegen, ayudan a generar para la empresa estatal rebajas importantes en sus costos.

Los potenciales socios de ANCAP, quienes participen en la licitación a convocarse, deben tener claro de antemano los propósitos que se persiguen y las condiciones que regirán la vida de la sociedad; entre ellas cuenta, como condición muy especial, la de alcanzar precios de venta al público de los combustibles a valores similares a los de la región antes de julio de 2004, bajo pena de autorizar a ANCAP a importar por sí, prescindiendo de la sociedad a conformarse. Y deben tener claro también, tanto ellos como los demás actores públicos y privados del sector combustibles, la fecha en que, definitivamente, caerán los monopolios en el Uruguay.

El proyecto prevé también la autorización a ANCAP para arrendar sus bienes, hasta por treinta años, a la sociedad que conforme, a través de una norma genérica que la torna aplicable a hipótesis similares; asegura la utilización del sello ANCAP como activo cuyo valor vuelve al patrimonio del organismo al cese del contrato, y define la necesidad de mantener la actividad de refinación en la planta de La Teja.

Integraban el articulado del presente proyecto de ley, un conjunto de normas en virtud de las cuales se conformaba el organismo regulador en materia de energía, las que han sido desglosadas en atención a que el Poder Ejecutivo, recogiendo una iniciativa del Partido Nacional, ha enviado el proyecto correspondiente y el mismo seguramente se convertirá en ley, en forma simultánea al tratamiento del presente proyecto, como así también lo ha requerido el Partido Nacional.

A través de la presente iniciativa el Partido Nacional cumple con su deber de aportar a un gran desafío que enfrenta el país, una alternativa válida y clara de solución.

Montevideo, 12 de noviembre de 2001.

Francisco Gallinal, Luis A. Heber, Jorge Larrañaga, Carlos J. Pereyra, María Julia Pou. Senadores.

Carps. Nos. 470 y 646/01
Rep. Nº 364
Anexo I

CAMARA DE SENADORES
Comisión Especial
De Servicios Públicos

PROYECTO DE LEY SUSTITUTIVO

Artículo 1º. - Derógase el monopolio de la importación, exportación y refinación de petróleo crudo y el de exportación de derivados de petróleo, administrados por la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (ANCAP) de acuerdo con la Ley Nº 8.764 de 15 de octubre de 1931.

Art. 2º. - La autorización a la que refiere el artículo 14 de la Ley Nº 16.753 de 13 de junio de 1996, respecto de las actividades del artículo primero, requerirá el llamado a licitación pública internacional para operar efectivamente. El procedimiento licitatorio podrá incluir etapas de puja pública entre los oferentes precalificados.

Art. 3º. - A los efectos de la constitución de la asociación, ANCAP deberá aprobar un plan básico de negocios y tendrá la mayoría accionaria de la sociedad así creada, sin perjuicio que podrá encomendar la gestión al socio en los términos y condiciones que se establezcan en la presente ley, pliego del llamado y contrato respectivo.

Art. 4º. - La participación de ANCAP en la gestión asegurará que las decisiones estratégicas de la sociedad a constituirse deberán contar con su consentimiento.

Art. 5º. - A los efectos de lo establecido en el artículo precedente y sin perjuicio de otras que se puedan estipular por ANCAP en el contrato de asociación correspondiente, se consideran decisiones estratégicas:

a) las que refieren al plan de negocios, referido en el artículo tercero, incluyendo sus inversiones y endeudamiento;

b) las que autorizan el ingreso de nuevos socios o implican la venta total o parcial de acciones de propiedad de cualquiera de los accionistas;

c) las que disponen la distribución de utilidades o el pago de dividendos;

d) el aumento o la disminución de capital;

e) la enajenación o gravamen total o parcial de los derechos concedidos a la nueva sociedad;

f) la aprobación de actos en que uno o más directores tengan interés personal o ejerzan la representación de intereses de terceros, personas físicas o jurídicas;

g) la reforma de estatutos de la sociedad que tuviere por objeto la modificación de las exigencias de mayorías especiales para la aprobación de resoluciones por parte de la asamblea de accionistas o la modificación de las disposiciones referentes a inhabilidades e incompatibilidades de los directores;

h) cuando se altere las condiciones fijadas en el pliego de condiciones y en los contratos respectivos.

Art. 6º. - La sociedad que se conforme de acuerdo a lo dispuesto por el artículo anterior, incluirá en su objeto desarrollar por un plazo máximo de 30 años, actividades de importación, exportación, y refinación de petróleo, distribución, y exportación comercialización de productos refinados, y la importación de estos últimos a partir del 1º de enero de 2006; y sin perjuicio de lo que las partes acuerden en el contrato de sociedad, la misma deberá implementarse bajo las siguientes condiciones:

a) el precio máximo de venta de los combustibles en puerta de refinería sin considerar impuestos, deberá ser igual al precio de paridad de importación a partir del 31 de marzo de 2004. A tales efectos se compararán productos de similar clase y calidad y, de no cumplirse esta condición, ANCAP procederá a reclamar el cumplimiento del contrato y podrá por su cuenta y orden importar refinados. Lo dispuesto sin perjuicio de la opinión que al respecto deberá emitir el organismo o autoridad reguladora;

b) durante el plazo en que se desarrolle la actividad de la nueva sociedad se mantendrá la actividad de refinación en la Refinería propiedad de ANCAP;

c) las marcas de comercio ("sello") que utilice la nueva sociedad para distinguir, presentar, publicitar, distribuir y comercializar sus productos, utilizarán el nombre y el logotipo e isotipo de ANCAP, sin perjuicio de incluir en la marca el nombre de él o los socios.

Art. 7º. - Hasta la fecha efectiva en que deje de ser monopolio la importación de combustibles derivados del petróleo, compete al Poder Ejecutivo con el asesoramiento del organismo regulador la fijación de los precios máximos de venta en toda la cadena de comercialización de dichos productos.

A partir de la fecha efectiva en que deje de ser monopolio la importación de combustibles derivados del petróleo, el Poder Ejecutivo con el asesoramiento del organismo regulador, fijará los precios máximos de venta en toda la cadena de comercialización cuando los mismos se encuentren desalineados respecto de la región o la paridad de importación referida en el literal anterior, o se sospeche de existencia de conductas abusivas o colusivas entre los operadores del mercado.

Establecerá las normas que aseguren el suministro en calidad y cantidad suficiente, incluyendo las existencias mínimas de seguridad.

El organismo regulador regulará la competencia para garantizar igualdad de condiciones entre distribuidores mayoristas, fleteros y estaciones de servicio.

Art. 8º. - Todos los bienes que ANCAP aporte a la sociedad, podrá hacerlo por el plazo de la misma y le serán restituidos al finalizar la misma.

La Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland retendrá, al menos, el derecho de nuda propiedad de aquellos bienes que ponga a disposición de las sociedades en que participe.

Art. 9º. - Los integrantes de los Directorios de las sociedades de que ANCAP forme parte, no podrán ser candidatos a ningún cargo electivo hasta transcurrido un período de gobierno desde su cese.

Art. 10. - Simultáneamente con la constitución de la nueva sociedad, ANCAP podrá crear otra también bajo la forma de sociedad anónima, cuyo capital accionario y gestión corresponderán en un 100% (cien por ciento) a ANCAP. Esta sociedad mantendrá la administración del muelle de La Teja y de las plantas de almacenaje del interior, situadas en Juan Lacaze, Durazno, Treinta y Tres y Paysandú y, en forma que establezca la reglamentación tendrá acceso a facilidades en el parque de tanques de La Teja y la planta de almacenamiento de La Tablada.

ANCAP prestará servicios de logística a aquellas empresas que el organismo regulador habilite.

A solicitud de ANCAP, dicha sociedad le realizará los servicios de la importación de combustible refinado mientras se mantenga el monopolio en la materia.

Art. 11. - La regulación del mercado de los combustibles contenida en los actuales contratos de distribución, regirá hasta que fuere sustituida por la que dicte el organismo regulador.

Art. 12. - Facúltase a ANCAP a incorporar a los funcionarios de sus dependencias, que así lo soliciten, como empleados de las sociedades que conforme.

La licitación pública internacional que se convoque conforme a lo dispuesto en el artículo 2º de la presente ley, contendrá en su pliego de condiciones una disposición en virtud de la cual la nueva sociedad se obligará a incorporar funcionarios de ANCAP.

Art. 13. - Los funcionarios públicos que opten por incorporarse a las sociedades que conforme ANCAP, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo anterior, tendrán derecho a la reserva, sin plazo, de su cargo público.

Dicha reserva quedará sin efecto en el caso que el empleado de la nueva sociedad sea cesado por notoria mala conducta o haya configurado causal jubilatoria.

Facúltase a ANCAP a otorgar incentivos al retiro de los funcionarios que se incorporen a la nueva sociedad. Este incentivo podrá ser otorgado durante el primer año de incorporación de los funcionarios de ANCAP a la nueva sociedad, quedando sin efecto la reserva del cargo prevista en el inciso primero de este artículo.

Art. 14. - A partir del momento de su incorporación, los funcionarios públicos involucrados se regirán por el derecho privado, con la única excepción de lo dispuesto por el artículo 13 de la presente ley.

Art. 15. - Cuando se produzca el cese laboral de los funcionarios con reserva de cargo, los mismos tendrán derecho a reincorporarse al cargo correspondiente sin perjuicio de lo dispuesto por el artículo 13.

A dichos efectos, el funcionario deberá notificar en forma fehaciente a su organismo de origen el hecho del cese laboral, generando en forma inmediata el derecho a la percepción de sus ingresos, sin perjuicio del destino funcional correspondiente.

Art. 16. - Los funcionarios públicos que hagan uso de la opción dispuesta en el artículo 13 de la presente ley, a todos los efectos jubilatorios, continuarán siendo considerados funcionarios públicos, conforme a la reglamentación a implementar por el Poder Ejecutivo a dichos efectos.

Art. 17. - Los funcionarios de ANCAP que no se incorporen a las sociedades que ésta conforme, mantendrán su calidad de tales y todos los derechos inherentes a la misma, quedando excluidos de lo dispuesto por el artículo 33 de la Ley Nº 16.736, de 5 de enero de 1996.

Art. 18. - Derógase, a partir del 1º de enero de 2006, el monopolio de importación de productos refinados derivados del petróleo.

Sala de la Comisión, 11 de diciembre de 2001.

Francisco Gallinal (Miembro Informante), Marina Arismendi (Discorde), Danilo Astori (Discorde), Alejandro Atchugarry, Alberto Brause, Ruben Correa Freitas, Alberto Couriel (Discorde), Reinaldo Gargano (Discorde), Luis A. Heber, Jorge Larrañaga, Enrique Rubio (Discorde), Wilson Sanabria. Senadores.

SEÑOR PRESIDENTE.- Léase el proyecto.

(Se lee)

-En discusión general.

Tiene la palabra el Miembro Informante, señor Senador Gallinal.

SEÑOR GALLINAL.- Señor Presidente: ingresamos al estudio de uno de los temas más importantes de los que ha tratado esta Cámara en el transcurso de la presente administración de Gobierno. Se trata de un asunto que ha sido motivo, además, de reiteradas intervenciones de distintos sectores parlamentarios durante estos casi dos años que han pasado y que fue incluso centro del debate en ocasión de la interpelación que el señor Senador Astori, en nombre del Encuentro Progresista - Frente Amplio, realizara los días 13 y 14 de marzo de este año -precisamente, repasaba en los minutos previos a la sesión aquellas jornadas de trabajo- como consecuencia del aumento de los combustibles que había sido dispuesto por el Poder Ejecutivo algunas semanas antes.

Desde el mismo día en que asumió su cargo el nuevo Presidente del Directorio de ANCAP y también desde el mismo día en que lo hicieron los nuevos Directores -esto último fue algunas semanas más tarde- el tema de la reforma de la empresa pública ANCAP y de la necesidad de lograr una reducción en los costos que determinan el valor de los combustibles en el Uruguay, sin perjuicio de los impuestos correspondientes, ha estado en la discusión política; un tema sin dudas vital para la vida del país. Asimismo, hemos podido conocer distintos perfiles vinculados a esta problemática cuando en esta Sala y en algunas Comisiones del Cuerpo se discutió la conveniencia o no de la suspensión de la ejecución de las obras de la refinería que en su momento dispusiera el Directorio de ANCAP.

Quiere decir, entonces, que es un tema singular que nos ha tenido a todos con la mira y el pensamiento puestos en él durante todo este tiempo, y que hoy comienza a tener un principio de definición importante, de algo que va mucho más allá de lo coyuntural o circunstancial y que significa la necesidad de modificar la Ley Nº 8.764, creadora del Ente Autónomo ANCAP, que tiene setenta años de aprobada. Se trata de una ley que también tuvo sus bemoles en el momento de su aprobación y posterior discusión en el escenario político nacional.

¿Cuáles son las causas o razones que nos colocan hoy en la necesidad, casi diría imperiosa, de modificar aquella ley? Desde luego, han sido los cambios que han ocurrido en el mundo, las condiciones del mercado y la manifiesta competencia que se va generando en los distintos ámbitos, cada día con mayor intensidad. También podemos citar la certeza jurídica de que los monopolios, en estas áreas, van cediendo terreno en forma absolutamente inexorable y, como consecuencia de la caída de los mismos, se hace necesario preparar a las empresas en el mundo y, en particular en nuestro país, para enfrentar una competencia que hasta hoy no tuvieron. Se trata de una competencia que va a ir adquiriendo intensidad y fuerza con el transcurso de los próximos tiempos y que quizás haya tenido o tenga en estos que estamos viviendo, una suerte de enlentecimiento como consecuencia de los problemas que está atravesando el MERCOSUR. A propósito de éste, todos aspiramos a que recobre su vigor y salud en el menor tiempo posible porque, de ocurrir así, significará que en algún momento será una realidad en esta región la libre circulación, ya no sólo de personas, sino también de bienes y servicios, lo que implicará la caída de los monopolios. Esto, sin perjuicio de señalar que ya hay juristas reconocidos en el ámbito nacional e internacional que advierten o señalan que esos monopolios han perdido vigencia desde el momento mismo que se respaldaron las normas del Tratado de Asunción por parte de los cuatro países que conforman dicho Mercado.

Quiere decir que allí hay una necesidad imperiosa de modificar las circunstancias obrantes en la elaboración de productos refinados en el Uruguay y, también la hay en lo que ha sido el funcionamiento de la Empresa en el transcurso de los últimos años. Aquí se ha puesto de manifiesto -en particular lo hicimos nosotros en aquella sesión de interpelación a la que hicimos referencia- que nuestro país en la producción de combustible y en la elaboración de productos refinados derivados del petróleo, básicamente gasolinas y gasoil, tiene un sobrecosto adicional con respecto a los demás países de la región, para una misma cantidad de producción, de aproximadamente U$S 170:000.000, que son los que, producto de nuestras ineficiencias, encarecen el valor de los combustibles en el Uruguay.

Por otro lado, en estos tiempos que corren no se puede ni se debe esconder las verdades, ni se puede estar ajeno, cuando se hacen razonamientos profundos en materia de reformas tan importantes, a lo que ha sido el desenvolvimiento de nuestras empresas en el transcurso de los últimos años. Entonces, señor Presidente, quiero señalar -me comprenden las generales de la ley, por la colectividad política a la que pertenezco, pero no sería justo que no lo dijera- que estas decisiones de hoy son producto de decisiones de ayer, algunas de las cuales nos condicionaron, aunque no en la misma medida que las otras causas a que he hecho referencia. ANCAP tiene un exceso de funcionarios manifiesto que, por distintas vías y mecanismos legales se logró reducir en el transcurso de la última década, pero aún así lo sigue teniendo, y en esto nosotros tenemos nuestra cuota parte de responsabilidad. Asimismo, la pirámide administrativa de ANCAP no se adecua a las características de una empresa moderna porque en algún momento, seguramente, se hicieron valer algunas razones que no eran las más aconsejables para la definición de temas de estas características. Estos son temas, señor Presidente, que nos obligan mucho hacia el futuro y que lo van a hacer muy especialmente, por ejemplo, cuando llegue la instancia, en futuras Administraciones, de nombrar a los encargados de conducir los destinos de las empresas públicas. Digo esto porque no hay parecido alguno entre conducir una empresa pública sumergida en una voraz y feroz competencia, tal como va a suceder inevitablemente en el transcurso de los próximos tiempos, y conducir una empresa, sea pública o no, que no tiene frente a ella un competidor que la obligue a racionalizar, ahorrar, gastar bien, invertir mejor y tener mucho cuidado en el momento de perfilarla en la búsqueda de determinados objetivos.

También es cierto que nos condicionan decisiones del pasado reciente, como por ejemplo esa doble operación que se realizó, aparentemente como una etapa atada a la otra, en cuanto a decidir la remodelación de la refinería de ANCAP, invirtiendo allí valores millonarios, y a su vez saliendo al mercado externo a adquirir una red de estaciones de servicio, que hoy están cuantificadas en aproximadamente trescientas, en la República Argentina, cuyos detalles no conocemos en toda su dimensión pero sí nos consta hay una abultada deuda de carácter fiscal que aún no ha tenido definición, así como también dificultades enormes de mercado, producto de la crisis particular que el sector estaciones de servicio tiene en ese país en estos momentos. Además, el sector está sufriendo los embates de una situación argentina que todos conocemos y a la que no es necesario que me refiera, en estas circunstancias. De todos modos, lo cierto es que allí hay una suerte de círculo vicioso en donde se decide hacer una fortísima inversión en remodelar la refinería y así tener una mayor capacidad de producción, lo que está atado a las inversiones que se hicieron en la Argentina. Como consecuencia de ello, hay estaciones de servicio que teóricamente van a distribuir el producto aquí refinado y, por lo tanto, se hacía necesario remodelar la refinería en aras de la inversión que en aquel país se realizó. Reitero que se trata de un círculo vicioso que nos trae problemas de toda naturaleza, que nos condiciona y que sería de por sí el fundamento suficiente para explicar la necesidad de esta reforma que estamos propiciando en el día de hoy. Si Uruguay decidió, con el Directorio de ANCAP, con sus técnicos y con el gremio que nuclea a sus funcionarios, que era bueno recorrer el camino de la compra de una red de distribución de combustibles en Argentina, decidió, por consecuencia, exportar combustibles refinados en el Uruguay.

Ello significó, o significa, la caída del monopolio. La decisión compartida por el Directorio de ANCAP, por sus gerencias técnicas y por sus funcionarios agremiados a través del sindicato de ampliar la refinería y, a su vez, realizar inversiones en Argentina consiste en eliminar el monopolio. Si pretendemos exportar combustible a la Argentina, tenemos que aceptar que el combustible argentino entre al Uruguay. Eso nos obliga a una urgente reformulación de nuestra empresa porque hay un riesgo enorme de salir lesionados y claramente perjudicados de esa batalla.

Creo que aquí existe, o debería existir, unanimidad en torno a la idea de que es necesario procesar profundas e importantes reformas, porque todos hemos ayudado y empujado la caída del monopolio del ingreso de combustibles al Uruguay.

Frente a esta situación, señor Presidente, el Partido Nacional decide presentar un proyecto de ley. Nosotros consideramos que el proyecto que presentó la Bancada de Senadores del Partido Colorado -que desde luego resolvía el problema al derogar los monopolios de la importación de petróleos y de refinados- no era suficiente para encarar un tema de esta envergadura. Entendimos que había que parlamentarizarlo y no recorrer el camino, legítimo, de eliminar los monopolios en esta materia, lo que con la aplicación del artículo 14 de la ley relativa a la desmonopolización de los alcoholes, habilitaba a que el Poder Ejecutivo y la ANCAP en forma conjunta y a nivel administrativo definieran todos y cada uno de los pasos futuros en lo que a asociación se refiere. Hablamos de parlamentarizar el tema, además, para que todos los sectores políticos tuvieran la oportunidad de incidir en el futuro del país a través de la resolución de uno de los problemas más importantes para los uruguayos en este momento. Hablamos de parlamentarizar el tema a efectos de lograr la aprobación de una ley que genere las certezas jurídicas indispensables que absolutamente todos necesitamos para enfrentar una nueva situación en materia de combustibles. Nuestros compatriotas que habitan la República Oriental del Uruguay tienen que conocer muy claramente -lo establecemos expresamente en la exposición de motivos del proyecto de ley que presentamos- qué objetivos se persiguen con una reforma de estas características y, en especial, tienen que saber muy claramente en qué se van a beneficiar con ella. Como señalamos en alguna oportunidad, para el Partido Nacional es muy importante recorrer un camino como éste para evitar repetir sucesos ocurridos en ocasión de otras reformas, como la Ley de Empresas Públicas del año 1992, que propiciaba la conformación de sociedades de economía mixta para distintas áreas de la vida del país, pero que quizás entonces no se brindó la explicación suficiente acerca del beneficio correspondiente.

Reformas a las que estamos llegando un poco tarde e, incluso, en algunos temas, bastante tarde. En el correr de los últimos años el país ha pagado un gran costo económico y social por no haberse procesado algunas de estas reformas. El ejemplo más claro está referido al área de las telecomunicaciones. La subasta de licencias que se va a realizar el año que viene, cuyas bases de dilucidación está definiendo el organismo regulador en materia de comunicaciones, va a significar la obtención de un precio -o de un producto económico por la concesión de recursos escasos- largamente inferior al que podríamos haber obtenido hace tres, cuatro o cinco años. En definitiva, vamos a poder acceder a un conjunto de beneficios cuatro, cinco o seis años después del momento en que podríamos haberlo hecho. En estos últimos cinco años de gobierno el Poder Ejecutivo no tuvo la visión de la necesidad de procesar todas estas reformas. En ese sentido quizás haya una omisión. Lo importante es que algún día las soluciones lleguen y que lo hagan a través de la ley, porque ésta nos brinda -como decíamos- certeza jurídica para la comunidad y también tranquilidad en cuanto a que hay un marco a través del cual se van a procesar todas las etapas correspondientes a esta asociación que se intenta emprender a través de una licitación pública internacional, lo que por cierto genera para el inversor un elemento de garantía muy necesario en estos casos. El inversor debe saber exactamente qué objetivos persigue un país cuando hace una convocatoria de estas características y cuáles son las condiciones a las que va a estar sometido.

¿Cuál es el objetivo que persigue el país con este proyecto de ley? ¿Cuál es el objetivo que persiguió y persigue el Partido Nacional cuando presentó este proyecto de ley? Bajar el precio de los combustibles. Esa es la razón primera, fundamental y principal, en función de la cual nos sumergimos de lleno a estudiar, aportar e incidir en un tema vital para la vida del Uruguay. Nosotros, señor Presidente, podríamos haber estado ajenos a él; podríamos haber adoptado una actitud de prescindencia y votado el proyecto que presentó el Partido Colorado, dejando que fuera el Poder Ejecutivo el que asumiera las responsabilidades de una reforma como ésta, ya que estos tiempos que vivimos no son, desde el punto de vista de la opinión pública, los más propicios para realizar una reforma de esta naturaleza. No nos es ajeno ese elemento. Sin embargo, estaríamos traicionando la historia de esta colectividad política y seríamos ajenos a la responsabilidad de este Partido si no nos involucráramos con los problemas en la forma en que lo hacemos, con la responsabilidad que asumimos y convencidos de que es esa, a nuestro juicio, la forma en que hay que actuar en la vida política. Bajar el precio de los combustibles es una obsesión de este proyecto y de esta colectividad política, pero no es una obsesión de hoy, sino que tiene muchos años; su manifestación más importante se registró durante el gobierno del Partido Nacional. Basta examinar las gráficas del valor de los combustibles, antes, durante y después del gobierno del Partido Nacional, y se podrán observar diferencias notorias. Fue también una obsesión durante esta Administración y no pocos problemas nos generó aquel aumento de los combustibles de comienzos de año, como los compañeros del Senado lo recordarán, cuando el Partido Nacional tenía una posición absolutamente contraria a la decisión del Poder Ejecutivo de aquella instancia. Luego seguimos trabajando intensamente para tratar de superar el paso atrás que significó aquel sorpresivo aumento y, finalmente, en ocasión de aprobarse la ley del COFIS, logramos introducir una rebaja en el valor del gas oil del orden del 10%.

A este tema al que le hemos consagrado nuestra energía, y ya le hicimos un aporte muy importante hace aproximadamente 15 días, cuando como colectividad política nos pronunciamos en contra de la reforma impositiva, en particular de aquella unificación del IVA que planteó el Gobierno. Hicimos eso y propusimos, como contrapartida, empezar a estudiar otras alternativas, porque aquel proyecto tiraba por la borda y hacía inútil todo el trabajo que veníamos realizando en lo que tiene que ver con ANCAP, en cuanto a propiciar una asociación y establecer las condiciones fundamentales, en función de las cuales se podía llevar adelante, eliminar ineficiencias, reducir los costos, etcétera. Todo eso caía en saco roto por el simple hecho de que se aumentaban los combustibles a través de una decisión de carácter impositivo. Entonces, como colectividad política le pusimos una barrera a ese proyecto.

Nuestra agrupación parlamentaria hoy por la mañana dio su visto bueno definitivo a todas estas negociaciones y a este proyecto, a esta iniciativa elaborada por la Bancada de Senadores, con el respaldo del Directorio del Partido Nacional, del Ministro de Industria, Energía y Minería y de los representantes de nuestro Partido en el Directorio de ANCAP. Insisto en que la agrupación parlamentaria del Partido Nacional no sólo decidió respaldar el proyecto, sino que atenta a la experiencia que vivimos con el tema del IVA y a la posibilidad de sustituir el IMESI por dicho impuesto en los combustibles -que felizmente quedó sin efecto, pero que hubiera significado un aumento- resolvió estar alerta y velar porque en el transcurso de los próximos tiempos no haya ninguna decisión de Gobierno que pueda afectar el valor de los combustibles. Para nosotros, sería una desautorización a lo hecho si se procediera en ese sentido. En estos días, justo es decirlo, el Gobierno nos ha dado la tranquilidad de que no habrá novedades a este respecto, lo que consideramos una buena noticia.

Por lo tanto, el valor de los combustibles va a continuar rigiéndose por la norma que incorporamos en el Presupuesto Nacional con esa cláusula gatillo que posibilita que en la medida en que baja el valor del petróleo, si tiene una incidencia sobre los costos de ANCAP, también descienda el costo de los combustibles. Es así que en estas últimas semanas se han producido rebajas que no fueron sustantivas, que no tuvieron una incidencia notoria, pero que son producto de la aplicación de la mencionada cláusula gatillo. Se nos ha asegurado -tenemos la tranquilidad de que así será- que es en función de esos parámetros que se definirá el valor de los combustibles en los próximos meses, así como también de acuerdo con lo que establece este proyecto de ley. Sin duda, se trata de una muy buena noticia que nos genera una tranquilidad muy importante.

Quiere decir que todos quienes apoyamos esta iniciativa y que la vamos a convertir en ley, estamos absolutamente identificados con un objetivo vital para el país, como es la rebaja del valor de los combustibles, lo que beneficiará a la población del Uruguay toda, a la cadena productiva, a los sectores de producción, a los industriales, a los comerciantes, al sector agropecuario, a don Juan y a doña María -porque el precio del boleto recoge en forma importante el valor de los combustibles- y a todos aquellos que utilizamos nuestros vehículos particulares, ya que el combustible tiene una incidencia directa en la economía familiar de todos los compatriotas que habitan esta República. Ese es el objetivo principal que, además, tiene otras dos condicionantes que sirven de inspiración para la aprobación de este proyecto. Una refiere al fortalecimiento de la empresa pública ANCAP. Si nosotros adoptáramos la actitud de no hacer, de dejar todo como está, de no introducir modificaciones a la Ley Nº 8.764 -que para muchos seguramente sea motivo de orgullo, porque a lo largo de estos 70 años ANCAP ha hecho contribuciones muy importantes no sólo en las áreas en las que se mueve, sino en muchas otras- si no tomáramos decisiones de fondo para ayudar a ANCAP en esa competencia y darle los instrumentos y herramientas necesarias para enfrentar el futuro, correríamos el riesgo de quedarnos sin empresa pública en el corto plazo. Quiere decir que aquí hay un propósito deliberado de fortalecer a ANCAP a través de la asociación y de distintas consideraciones que irán surgiendo a medida que avancemos en el proyecto que tenemos sobre nuestras bancas. Insisto en que si dejáramos de actuar como debemos hacerlo o si prestáramos oído a las consideraciones que se nos hace en cuanto a que esto significa enajenar el patrimonio nacional o que estamos entregando parte de la soberanía y como consecuencia de esas sentencias decidiéramos no innovar, terminaríamos quedándonos sin empresa pública. Además, a quienes pusieron obstáculos para que esto no se concretara, no podríamos decirles que son los responsables sino que, por el contrario, si verdaderamente asistiéramos al "crack" de nuestras empresas públicas, se dirá que es como consecuencia de estas políticas neoliberales que se fundió ANCAP. Entonces, con responsabilidad asumimos la decisión de apuntar al fortalecimiento de las empresas públicas a través de estas modificaciones y, paralelamente, defendemos el derecho de los funcionarios. Esto consta en la exposición de motivos del proyecto de ley que hemos presentado.

Para procesar reformas de estas características es necesario que la gente sepa en qué se va a beneficiar. La gente se preguntará en qué le afecta un tema de estas características, que hace prácticamente un mes que en la prensa se debate si se aprueba o no el proyecto del Partido Nacional, al que se le introdujeron modificaciones importantes de parte de los señores Senadores Astori, Couriel y Rubio, que podrán ser aceptadas o no, la gente ve que se reúnen los partidos políticos en torno a estas ideas, etcétera. Entonces, ante esto que tanto colma la atención del sistema político y que el Parlamento está concentrado en su dilucidación, la gente se preguntará si la afecta en algo o los Legisladores vivimos en otro planeta, no sabemos de lo que estamos hablando o nos preocupa poco la realidad nacional. No vivimos en otro planeta ni nos preocupa poco la realidad nacional. Este es un gran tema para todos los uruguayos; no es un asunto sólo de sectores, no refiere exclusivamente al aparato exportador, al sector de los importadores, de los agropecuarios, de los industriales o de los profesionales, sino que influye en todos los uruguayos y, en consecuencia, debemos conocer, deben conocer esos uruguayos en qué los beneficia.

En consecuencia, debemos saber que esto no se hace a costa de nadie. Lo que se pretende es que el precio de esta reforma no lo pague un sector de la sociedad ni el país. En realidad, el país entero pagaría este precio si no hiciéramos la reforma. Tampoco queremos que se vean perjudicados los funcionarios de ANCAP. Desde ya adelanto que volveremos sobre ese tema, a medida que avancemos en el tratamiento de este proyecto de ley.

De manera que ingresamos a la parlamentarización del tema a través del proyecto. ¿Cuáles son sus definiciones más elaboradas? En primer lugar, tal como se ha dicho, la eliminación de los monopolios. Creo que todos estamos de acuerdo en que los monopolios son dañinos, aunque podamos no estar de acuerdo en derogarlos o no. El proyecto de ley está armado, estructurado en función de tres grandes etapas referidas a los monopolios. En el artículo 1º se establece la derogación de los monopolios de importación, exportación y refinación de petróleo crudo y el de exportación de derivados del petróleo. Esta derogación se hace necesaria o, dicho de otro modo, es condición fundamental para proceder al llamado a licitación pública internacional. De otra manera, si sin derogar estos monopolios hiciéramos este llamado, estaríamos concediéndoselos a la sociedad que finalmente se forme. Esta derogación no tiene una incidencia mayor en la vida del país; la tendría si alguien pensara instalar una nueva refinería. Sin embargo, todo hace pensar que no hay condiciones para que esto ocurra. Incluso, no hay indicios de que se vaya a instalar en la región. Entonces, nadie va a importar petróleo crudo. Reitero que esta derogación no tiene incidencia desde ese punto de vista. Es necesario eliminar un monopolio de derecho, pero va a dejar vigente un monopolio de hecho, porque va a haber una sola refinería. En los hechos, durante determinado período la sociedad a conformarse va a gozar de un monopolio en la importación, exportación y refinación del petróleo.

La segunda etapa que se establece en materia de monopolio está contenida en el que, a mi juicio, es el artículo más importante del proyecto, ya que contiene el objetivo en función del cual se hace esta reforma. Concretamente, el que establece que al 31 de marzo de 2004, el precio máximo de venta de los combustibles en puerta de refinería, sin considerar impuestos, deberá ser igual al precio de paridad de importación. Quiere decir que a esa fecha el valor máximo de los combustibles en puerta de refinería, sin considerar impuestos -porque no podemos imponer a la sociedad que tenga un precio máximo de venta de combustible al público, sobre una variable que no maneja ni domina, como es la de los impuestos- tiene que ser aquél que se equipare a los precios de la región. Será un precio sustantivamente menor al que hoy tenemos y reflejará el costo máximo que se puede tener al lograr un producto derivado del petróleo ya refinado, puesto en plaza. Esta condición está acompañada de lo que podríamos llamar "sanción" para la futura sociedad que consiste en que, si no cumple con este objetivo al 31 de marzo de 2004, ANCAP tendrá la facultad, por su cuenta y orden, de proceder a la importación de refinados y combustibles y a su comercialización.

De manera que hay dos caminos a través de los cuales se puede llegar al objetivo que se ha fijado para que al 31 de marzo de 2004 se pueda tener combustible sustantivamente más barato en nuestro país. Uno de esos caminos es esta condición que se establece a la sociedad y, el otro, es que si la sociedad no cumple con ese objetivo, ANCAP estará en condiciones, por sí y por su cuenta, de proceder a la importación de combustibles. De esa manera se lograría que en nuestro país, a partir de esa fecha, exista un precio de comercialización del producto similar al que se maneja en la región.

La tercera norma que refiere a los monopolios es el artículo 18, que se coordina con los artículos anteriores y establece que, a partir del 1º de enero del 2006, el monopolio de importación de productos refinados derivados del petróleo, también queda derogado. Se han manejado distintas argumentaciones sobre esta disposición y la fecha que allí se fija. Quienes creen en la necesidad de eliminar los monopolios sostienen, a su vez, que sería necesario trasladar esa fecha y colocarla más próxima en el tiempo, porque piensan que cinco años es demasiado para dejar vigente un monopolio con esas características. Esta disposición tiene dos objetivos fundamentales y es una de las más importantes del proyecto. Incluso, diría que después del literal a) del artículo 6º, donde se determina el precio máximo de venta de los combustibles en puerta de refinería al 31 de marzo, es la segunda norma en importancia en lo que a monopolios y valor de combustibles se refiere. Esta disposición tiene el propósito deliberado de darle a ANCAP, a través de la sociedad, el tiempo suficiente para fortalecerse y prepararse para enfrentar esos ámbitos de competencia. Está hecha en función de los intereses de ANCAP y se complementa con la defensa de los consumidores; tiene su primera gran manifestación el 31 de marzo de 2004 y la última, el 1º de enero de 2006. De manera que el objetivo fundamental que aquí se persigue es el de proteger los intereses de ANCAP a través de la sociedad. En consecuencia, durante todos estos años se podrá preparar para enfrentarse a su futuro competidor.

¿Por qué decimos esto? ¿Cómo se comercializan hoy los combustibles en Uruguay? Obviamente, todo el combustible que se compra en nuestro país tiene el mismo origen: ANCAP. Si una persona va a cargar gas oil o nafta a una estación de sello ANCAP, o a cualquier otra, el combustible es exactamente el mismo. No hay, o por lo menos no debería haber, ninguna diferencia, salvo que haya mala fe. En ese sentido, se ha comprobado alguna irregularidad y, por supuesto, se ha procedido en consecuencia. Decía que es exactamente el mismo producto, porque es refinado por ANCAP. El 40% de ese mercado es distribuido a través de las estaciones de sello ANCAP, cuyo distribuidor es DUCSA -que ha sustituido a lo que hasta hace poco tiempo fue DASA- que es 100% propiedad del Estado, y el 60% restante se distribuye entre las firmas Esso, Texaco y Shell. Todos y cada uno de los cuatro distribuidores -DUCSA, Esso, Texaco y Shell- compran su producto a ANCAP.

Esta norma significa que hasta el 1º de enero de 2006, la sociedad va a disponer del cien por ciento del mercado; va a abastecer de combustible a DUCSA, Shell, Esso y Texaco. A partir de esa fecha, Shell, Texaco y Esso podrán comprar combustible refinado a la sociedad que se va a conformar, importarlo o instalar una refinería para autoabastecerse de ese producto. Ese es el cambio propuesto para el 1º de enero de 2006. En realidad, esto no afecta a la sociedad y los únicos que tienen derechos o expectativas directamente vinculados a esta fecha de 1º de enero de 2006 son los otros agentes de distribución del Uruguay.

Esta es la configuración y los propósitos que perseguimos quienes respaldamos este proyecto de ley en mayoría cuando establecemos los tres capítulos dedicados a la derogación de los monopolios.

Señor Presidente: las otras normas que tenemos a consideración establecen las condiciones según las cuales el proceso se va a llevar a la práctica; se hace una mención especial a la licitación pública internacional en el artículo 2º y a la posibilidad de incluir etapas de puja pública entre los oferentes precalificados en la definición del futuro socio. Esta norma se hace absolutamente necesaria en atención a que el TOCAF admite la posibilidad de la licitación pública internacional o del remate por subasta, pero no permite utilizar ambos instrumentos complementariamente en la definición de una asociación.

En los demás artículos se establecen las condiciones según las cuales ANCAP va a ingresar a esa sociedad y las normas que van a regir su vigencia futura en el transcurso de los hasta treinta años en los que se puede llevar adelante la asociación.

Señor Presidente: el proyecto de ley tiene un conjunto de normas dirigidas a los funcionarios públicos de ANCAP; me refiero a los artículos 12 a 17 de la iniciativa, a los que les hemos dado una trascendencia fundamental. Como se ha señalado, uno de los costos que ANCAP tiene que disminuir a través de la nueva sociedad, una de las ineficiencias que nos llevan a tener el valor de los productos superior al normal, es la cantidad de funcionarios públicos que tiene el Organismo. No tendría sentido que, por un lado, mantuviéramos a ANCAP con su actual número de funcionarios y seguir realizando las erogaciones correspondientes para mantener una plantilla de 2.800 funcionarios y, por otro, se conformara una nueva sociedad con sus empleados y las erogaciones que ellos representan, que tampoco van a ser menores, porque las primeras estimaciones indican que la sociedad en cuestión tendrá no menos de 500 ó 600 empleados.

Entonces, ¿qué debemos lograr en este tema? Motivar a los funcionarios de ANCAP, que son quienes además tienen la experiencia y la preparación suficiente y necesaria para prestar tareas en la nueva sociedad, sobre todo en el área de refinería, a trabajar dentro del ámbito del Derecho Privado, con todas las contingencias, condiciones y características que lo rigen en materia laboral, que son sustancialmente distintas a las del régimen de Derecho Público. Ahora bien, no es fácil convencer a un funcionario público para que pase a desempeñarse como empleado privado de una sociedad en la que, entre otras cosas, estará sometido a la posibilidad de un despido, con la indemnización correspondiente, pero con la pérdida de su fuente laboral. Para resolver estos problemas, en los últimos años, el Estado ha pagado incentivos importantes, que en algunos casos han llegado al promedio de U$S 40.000 o U$S 50.000. No pretendo discutir hoy si fue o no exitoso ese mecanismo de incentivos, que sin duda ayudó a bajar la plantilla de funcionarios. No obstante, con el correr del tiempo, ha quedado de manifiesto que el funcionario que optó por aquel mecanismo se debió enfrentar a una dificultad o a un fracaso en sus objetivos, ya que si bien logró, por ejemplo, acceder a su techo utilizando su incentivo, hoy no sólo no tiene trabajo, sino que se debe enfrentar a un mercado laboral deprimido al que le cuesta mucho acceder. En otros casos, quienes recibieron esos incentivos los consumieron en su manutención durante todo el tiempo en el que estuvieron buscando espacios de trabajo.

Entonces, no digo que esa primera solución no sería la más exitosa porque, quizás, lo puede ser, pero pienso que no es la que va a motivar al funcionario a recorrer un camino de estas características. Entiendo que es necesario motivar al funcionario para que ingrese a la empresa privada; eso no se le puede imponer, porque la ley lo impide, y no se le debe imponer, porque no corresponde.

Las otras alternativas que se han utilizado tampoco son muy aconsejables. Si vamos a la más cercana en el tiempo, creo que la de la sociedad de contenedores del Puerto de Montevideo no es una herramienta que pueda ser de utilidad en este caso, porque iría contra uno de los principios que nos lleva a realizar una asociación de estas características. Me parece que en este caso sería altamente inconveniente y significaría un costo enorme para el Estado establecer lo que se hizo para la sociedad de contenedores; esto es, que por cada empleado que la sociedad de contenedores incorpore de la Administración Nacional de Puertos, se le iba a pagar a la nueva sociedad U$S 600 por mes por empleado y durante diez años. Tampoco me parece que sea una buena solución a la que se acaba de arribar con la comercialización del Banco la Caja Obrera donde, a efectos de lograr que el comprador se quedara con el Banco, se decidió incorporar 100 de los 600 empleados de la institución, a la banca pública, la misma que nos vemos en la necesidad de reformular, porque tiene enormes costos operativos.

Entonces, pensamos que, sin duda, esta solución es mejor que las que se han venido implementando en el correr de los últimos tiempos.

Hemos recibido una opinión negativa del contador Davrieux, Director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, respecto a este proyecto de ley, pero creo que todos tenemos derecho a evolucionar en nuestro pensamiento y él lo ha hecho, ya que hace pocas semanas mandó un proyecto de reestructura de la Dirección General Impositiva en el que se establece la posibilidad de reserva de cargos sin plazo. Esto significó para quienes hemos elaborado esta iniciativa una gran alegría porque, como saben los señores miembros del Cuerpo, no es fácil convencer al señor Director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto.

SEÑOR CORREA FREITAS.- ¿Me permite una interrupción, señor Senador?

SEÑOR GALLINAL.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE.- Puede interrumpir el señor Senador Correa Freitas.

SEÑOR CORREA FREITAS.- Señor Presidente: quisiera hacer una aclaración porque, quizás, el señor Senador Gallinal está diciendo que el contador Davrieux ha evolucionado y, por mi parte, no sé si ha evolucionado o involucionado. Creo que debemos distinguir el proyecto referido a la Dirección General Impositiva, que envió el Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Economía y Finanzas, de este tema. Nada tiene que ver el contador Ariel Davrieux, quien manifestó y sigue expresando su oposición -que comparto- al régimen de reserva de los cargos.

Quiero aclarar el tema en Sala, porque creo que hay un error, ya que el señor Director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, contador Ariel Davrieux, no ha cambiado su posición con respecto al asunto de la reserva de los cargos. Diferente es, sí, la postura del Poder Ejecutivo, en que el señor Ministro de Economía y Finanzas promueve una reforma de la Dirección General Impositiva y envía un proyecto de ley que contiene lo relativo a la reserva del cargo. Insisto en que quiero dejar constancia de esto.

Muchas gracias.

SEÑOR PRESIDENTE.- Puede continuar el señor Senador Gallinal.

SEÑOR GALLINAL.- También puede haber sucedido que nosotros hayamos involucionado y por eso terminamos con esa propuesta de artículo, y por nuestra responsabilidad lo hicimos involucionar al señor Director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto. En definitiva, imaginábamos que la posición del equipo económico era un todo en lo que tiene que ver con la Dirección General Impositiva; pero, en fin, no será un todo como pensábamos.

En definitiva -porque esto no se hace con el propósito de marcar el cambio de nadie- reconozcamos también que el señor Senador Correa Freitas, en representación del Foro Batllista, hizo un aporte importante al proyecto de ley en este tema. Por un lado, por el hecho de acompañar una iniciativa que, en una parte específica, no lo termina de convencer -paso que hay que reconocer- y, por otro, porque conjuntamente con el señor Senador Michelini incorporó una norma en virtud de la cual los funcionarios de ANCAP que pasen a la nueva sociedad podrán, dentro del plazo de un año de estar trabajando en la nueva sociedad, optar por cobrar un incentivo que determinará el Organismo y dejar sin efecto la reserva de cargo sin plazo a la que se habían amparado, lo que nos parece una norma muy bienvenida.

En todos los casos, vale la pena señalar que esto es absolutamente voluntario para ANCAP y para los funcionarios. Aquélla tiene la facultad, a través de su Directorio, de conceder el beneficio a sus funcionarios. Ahí, perfectamente puede suceder, como se nos ha dicho -por otra parte, me consta que esa era una de las objeciones principales del contador Davrieux- que, de pronto, haya Gerentes importantes de la empresa o funcionarios con una remuneración singularmente interesante a los que ANCAP quiera mantener en su plantilla por considerarlos imprescindibles para el normal desempeño de sus cometidos. Entonces, está bien que tenga la facultad de negarle al funcionario la posibilidad de incorporarse a la nueva sociedad con reserva de cargo, para mantenerlo en el ejercicio de sus funciones, con todos sus derechos. A su vez, también es lógico que el funcionario goce de la libertad de elegir si prefiere continuar allí o, en su defecto, pasar a la nueva sociedad. A nadie se le puede obligar a pasar como empleado a la nueva sociedad.

Ahora bien; estas normas se complementan con otras dos disposiciones. Una que establece que ANCAP deberá instrumentar la forma de incluir en el pliego de condiciones del llamado a licitación esta condición, en el sentido de que la nueva empresa tendrá que incorporar una cantidad determinada de funcionarios. La otra es la norma establecida en el artículo 17 del proyecto que estamos considerando, en función de la cual los funcionarios de ANCAP que no se incorporen a las sociedades que ésta conforme, podrán ser redistribuidos, quedando excluidos, al respecto, de lo que dispone la Ley Nº 16.736, en su artículo 33.

Asimismo, creo que es bueno aclarar que estas normas han sido definidas en forma genérica. Quiere decir que no valen solamente para la sociedad que ANCAP puede llegar a conformar en materia de combustibles, sino que también valen para las otras sociedades que pueda formar.

Este artículo y el que refiere a la disposición de los bienes de ANCAP en la conformación de las nuevas sociedades, los hemos introducido expresamente con el señor Senador Larrañaga, preocupados por la situación del portland en el Uruguay y, en particular, en sus plantas de Paysandú y Minas. Creemos que normas de estas características, vinculadas a la reserva del cargo sin plazo para los funcionarios, así como la relativa a la disposición de los bienes para la conformación de las nuevas sociedades pueden ayudar -y mucho- a que ANCAP vaya en busca de objetivos a los que tendría que apuntar, no digo mañana, sino más bien hoy o quizás ayer. Estoy hablando de que ANCAP necesita, desesperadamente, asegurarse un mercado y conformar una sociedad que le asegure la colocación de su producción y que nos ayude a empezar a superar las tremendas dificultades que hemos tenido en el transcurso de los últimos años, que se han traducido, entre otras cosas, en que ANCAP, en el rubro portland, en el año 2000 perdió una cifra superior a los U$S 3:000.000.

O sea que se establecen dos normas de carácter genérico, es decir, el artículo 8º y el referido a los funcionarios públicos, en donde ya no solamente la sociedad que se conforme en materia de combustibles, sino también la que se pueda formar para la industrialización y comercialización del portland -y otras eventuales sociedades que se puedan realizar- podrán recurrir a esta misma fuente legal de inspiración que estamos llevando adelante.

Estas son, señor Presidente, las consideraciones de carácter general que queríamos hacer en relación al proyecto de ley, a las que se suman algunas otras ideas que creo son garantías adicionales a los objetivos que estamos persiguiendo. Por ejemplo, la que se establece en el literal c) del artículo 6º, en el sentido de que en las marcas de comercio, el sello de ANCAP, su nombre, su logotipo e isotipo tengan que ser los que utilice la nueva sociedad en la ejecución de sus servicios, a partir de los próximos años. Iba a decir 30 años, pero, en realidad, son 15 años, prorrogables por períodos de 5. Creo que esa es una manera de defender un sello que tiene un valor de mercado muy importante y que se ha logrado imponer, no solamente en el Uruguay, sino también en la región, y no porque se comercialice, sino porque se conoce el producto ANCAP. En consecuencia, es un activo que el Uruguay y este Organismo tienen que recuperar, en toda su dimensión, al final del contrato correspondiente. Por eso, se establece que la nueva sociedad deberá utilizar, repito, como forma de identificación, las marcas de comercio, el sello, el nombre, el logotipo e isotipo de ANCAP en la distribución, publicidad, presentación y comercialización de todos sus productos.

SEÑOR PRESIDENTE.- Pido excusas al señor Senador por la interrupción, pero debo dar cuenta de que ha llegado a la Mesa una moción de orden, en el sentido de que se prorrogue el término de que dispone el señor Miembro Informante.

Se va a votar.

(Se vota:)

-19 en 21. Afirmativa.

Puede continuar el Miembro Informante, señor Senador Gallinal.

SEÑOR GALLINAL.- También en ese mismo artículo se establece la condición de que la nueva sociedad debe mantener la actividad de refinación en la refinería propiedad de ANCAP. Esa es una manera de asegurarle la continuidad en esta actividad industrial de la refinería, puesto que si no se estableciera una cláusula de estas características, perfectamente la nueva sociedad podría refinar en una refinería distinta a la que tenemos en Uruguay. Me parece, pues, que es una disposición que asegura la continuidad de una actividad singularmente importante para el país.

Hay un conjunto de normas a las que quiero hacer referencia, aludiendo a lo que fueron -en particular, para no hablar dos veces del mismo tema- importantes incorporaciones que, como producto de intensas negociaciones, realizaron a esta iniciativa, a través de su propio proyecto, los señores Senadores Couriel, Astori y Rubio.

El proceso de negociación comenzó cuando nosotros presentamos nuestro proyecto; después, se solicitaron distintas prórrogas por parte de Senadores del Frente Amplio, a efectos de tomar una opinión definitiva sobre el tema, en la eventualidad de presentar proyectos alternativos, lo cual se produjo por parte de los Senadores que mencioné. Con los textos a la vista, iniciamos una suerte de negociación que culminó en un proyecto que no se aprobó, porque no se llegó a votar en ninguna de sus instancias, pero que quedó allí, arriba de la mesa, consensuado, en la sesión que la Comisión celebró el 7 de diciembre.

Buena parte de las consideraciones que surgen de los aportes realizados por los señores Senadores Couriel, Astori y Rubio han sido recogidas en el proyecto de ley que hoy está a consideración del Senado, por una razón muy sencilla: porque lo que para nosotros era bueno el viernes, lo sigue siendo hoy y, también, porque bajo ningún concepto el proyecto a que habíamos arribado -y con respecto al cual nos habíamos preparado para su aprobación en la jornada del viernes 7 de diciembre- era un híbrido que metía en una bolsa los aportes, las ideas, del Partido Nacional, más las del Poder Ejecutivo, más las del Partido Colorado, más las de los Senadores a que hemos hecho referencia. No; era el producto del convencimiento de que allí estaban plasmados los objetivos que buscábamos todos y cada uno de los que participamos en la elaboración de este proyecto.

SEÑOR ATCHUGARRY.- Apoyado.

SEÑOR GALLINAL.- Nosotros nos cuidamos muy bien de señalar, en esa misma jornada del viernes 7 de diciembre, que nos reservábamos el derecho de que si después el proyecto no era votado por todos los que habíamos participado en su elaboración, podíamos volver a la redacción original e, inclusive, incorporar algunos de los aportes. Es más; diría que en las declaraciones públicas -y también en alguna reflexión personal- fuimos más reticentes en cuanto a la posibilidad de incorporar alternativas presentadas por los señores Senadores mencionados, que respecto de lo que, en definitiva, hemos incorporado. Quiero decir que hemos incluido mucho más de lo que señalábamos en un primer momento.

En lo que sí hemos mantenido diferencias es en temas en torno a los cuales prácticamente no existía acuerdo; esto es, estábamos cerca, en el mismo rumbo, pero teníamos diferencias de poca entidad. Por ejemplo, desde un primer momento considerábamos que el plazo de la asociación debía ser de 30 años, pero los proponentes entendían que tenía que ser de 20 años.

En ese sentido, transamos en 25, porque entendimos que no se alteraba la ecuación; y ahora volvemos a los 30.

Otro tanto sucede con el tema de la caída de los monopolios. Desde un primer momento, nosotros señalábamos que a principios de 2004, sí o sí, los precios de los combustibles en el Uruguay tenían que bajar. Los señores Senadores proponentes opinaban que había que establecer un plazo de tres años a partir del momento en que empezara a actuar la sociedad, lo que significaba la existencia de una diferencia de aproximadamente un año con nuestra propuesta; sin embargo, ahora retornamos al plazo original que habíamos establecido, que era el 31 de marzo de 2004.

Lo mismo ocurre con la fecha última de caída del monopolio, que es la del 1º de enero de 2006. Los señores Senadores mencionados consideraban que ese monopolio tenía que caer cinco años después de que se configurara y empezara a actuar la nueva sociedad. Nosotros entendíamos que eso tenía que ser el 1º de enero de 2006, por lo cual había allí una diferencia de trece meses; en este tema, ahora también volvimos a nuestra fecha original.

Por otra parte, del proyecto del 7 de diciembre decidimos eliminar el artículo 1º, en virtud de que es una disposición exclusivamente programática, que marca rumbos, pero que no establece definiciones concretas. En todo caso, las definiciones concretas venían en el articulado posterior y se mantienen. Además, el artículo 1º del proyecto de ley original estaba enfocado exclusivamente desde el punto de vista de los combustibles, mientras que este proyecto, como ya he mencionado, refiere a los combustibles -pues su principal objetivo es darle la columna vertebral a la asociación en esa materia- pero también reserva algunas otras normas para que genéricamente puedan ser aplicadas a otro tipo de asociaciones.

Entonces, eliminamos el artículo 1º del proyecto del 7 de diciembre porque, como dije antes, era de carácter programático; modificamos los plazos de los monopolios en cuanto a lo que ya he referido; establecimos un plazo de 30 años en lo que tiene que ver con la vigencia de la sociedad y eliminamos el endoso de las acciones. Sí mantuvimos un aporte muy importante que se hizo a través del artículo 10 del proyecto de ley, que tiene que ver con la posibilidad de la constitución de una sociedad que sea cien por ciento de ANCAP, que mantendrá la administración del muelle de La Teja y de las plantas de almacenaje del interior, situadas en Juan Lacaze, Durazno, Treinta y Tres y Paysandú. Esa norma la mantuvimos, porque consideramos que fue uno de los aportes más singulares e importantes que se realizaron. Por supuesto, no soy quien para estar calificando la importancia de los aportes, pero desde mi punto de vista, este fue -reitero- uno de los más importantes, porque si bien era correcto lo que nosotros habíamos planteado en lo que tiene que ver con la sanción para el no cumplimiento del objetivo que se dispone en el artículo 6º -en el sentido de que el precio de los combustibles al 1º de marzo tiene que estar definido por ley- es importante lo que se establece en cuanto a que ANCAP puede importar, por sí, los combustibles. Además, no teníamos armada la solución logística, o sea, la infraestructura que va a utilizar el Ente si se produce esa circunstancia que, precisamente, queda resuelta a través del artículo 10, cuya inspiración está relacionada con los señores Senadores que hemos mencionado.

En definitiva, señor Presidente, cada vez que se nos solicitó una prórroga en la consideración de estos temas, la hemos concedido, porque nos hubiera gustado buscar cada vez mayores acercamientos. En otras palabras, cuanto mayor sea el respaldo parlamentario de este proyecto de ley, no digo que la eficacia o la implementación de esta normativa cambien, porque las leyes, se aprueben por mayoría o por unanimidad, tienen el mismo valor; pero la certeza que se brinda a la comunidad, al inversor, sin duda no es la misma cuando los proyectos se aprueban por mayoría, de acuerdo con lo que establece la Constitución y la Ley, que cuando salen por unanimidad, sobre todo pensando en la eventualidad de un referéndum, tema que se ha puesto de manifiesto reiteradamente en el transcurso de los últimos tiempos. Obviamente, es un recurso constitucionalmente legítimo; la Constitución prevé procedimientos de estas características, pero todo aporte que se pueda realizar, en mayoría, significa una mayor certeza y tranquilidad en lo que respecta a la implementación de estas disposiciones. No nos engañemos: influye, y mucho, en la comunidad y en los potenciales inversores, el hecho de que la ley en función de la cual van a llevar adelante sus emprendimientos está en vías de cuestionamiento y el día de mañana puede ser derogada. Esto está ocurriendo respecto de otra temática y también, desde luego, de ésta tan importante que hoy estamos considerando.

Cabe aclarar, asimismo, que fuimos dando sucesivas prórrogas, porque considerábamos mejor que se pudiera escuchar las distintas opiniones sobre estos temas tan importantes para la vida del país. Además, teníamos la aspiración, sana y legítima, de lograr el apoyo de todos los partidos políticos con representación parlamentaria. Hemos logrado algunos apoyos a los que no hemos hecho referencia, pero que en el transcurso de la sesión se podrán ir ilustrando.

Lo cierto es que queríamos complementar esta iniciativa de esta manera, sobre todo partiendo de la base de algo que hemos sostenido en Sala en otra oportunidad, en la que hicimos referencia a este Uruguay que va ingresando, lentamente, a la discusión de temas de raíces profundas, importantes, que tienen que ver con la vida de nuestra sociedad; este Uruguay que pretende, ahora sí, tener discusiones importantes y profundas sobre todo aquello que durante tantos años lamentablemente nos fue ajeno porque, en alguna medida, también estuvimos ciegos para la consideración de temas fundamentales; este Uruguay, se debe una discusión seria sobre el papel de los sindicatos y la distinción entre el rol de éstos y el de los partidos políticos en la vida de nuestra sociedad.

Lo entiendo así, porque es lógico que en un tema como el de ANCAP, el sindicato vea al país a través del Ente, pero el partido político tiene que mirar a ANCAP a través del país. Es lógico que el sindicado defienda a capa y espada los derechos de sus funcionarios, de sus agremiados, de sus compañeros. Es más; en algunas circunstancias, ante la alternativa de elegir entre los derechos de sus funcionarios, compañeros o gremio y los objetivos que se pueda marcar el país -como es el caso de disminuir el valor de los combustibles- opte por los derechos y los intereses de su gremio, porque esa es la función que cumple; y dar la batalla correspondiente. Pero no es ése el caso del partido político. El partido político tiene la obligación y la responsabilidad de mirar al país en un todo y, por supuesto, buscar salvaguardar el derecho de los funcionarios públicos, en este caso el de los funcionarios de ANCAP -y ¡vaya si se logra a través de todas las normas que contemplan y defienden los derechos de esos funcionarios!- pero también tiene que velar por la suerte de la comunidad, por los intereses principales y defender, como en este caso, el precio de los combustibles y la empresa pública a la que se le dan los instrumentos y herramientas necesarios para desarrollarse en el correr de los próximos años, sin los cuales está condenada a un fracaso absoluto y estrepitoso del que terminaremos siendo responsables quienes no fuimos capaces de ofrecer y aportar, en su momento, las soluciones correspondientes.

Estas son las consideraciones generales y principales que teníamos para realizar en nuestra calidad de miembros informantes y en representación de los compañeros de la Comisión que votamos afirmativamente este proyecto de ley. De mi parte corresponde, si acaso en el transcurso de mi presentación he hecho varias referencias a mi colectividad política, solicitarles a mis compañeros de Comisión, que también acompañaron con su voto este proyecto, que comprendan que he tenido que hacerlas, porque esta es una etapa muy importante en la vida de nuestra colectividad y nosotros creemos que la actitud que nos debíamos era la de serenidad y responsabilidad de presentar un proyecto de estas características, de incidir en la vida del país y de formar parte importante de sus grandes definiciones. Quizá, una posición mucho más cómoda hubiera sido la de balconear los acontecimientos y dejar que el Poder Ejecutivo asumiera la carga y la responsabilidad de una reforma de estas características. Sin embargo, nosotros queríamos darle nuestra visión como partido político y lo cierto es que la disposición al diálogo, la comprensión y la deliberada intención de negociar y buscar puntos de encuentro por parte de muchos Legisladores miembros de la Comisión, permitió que hoy estuviéramos discutiendo este proyecto de ley en esta Cámara, al que poco le faltó para tener representación de todas las colectividades.

SEÑOR GARGANO.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE.- Tiene la palabra el señor Senador.

SEÑOR GARGANO.- El Frente Amplio - Encuentro Progresista definió en la noche de ayer votar negativamente, en general y en particular, el proyecto de ley que está a consideración del Senado. Desde mi punto de vista, hasta el año 2000 no estuvo planteado que ANCAP, una empresa estatal uruguaya, se asociara para el desarrollo de sus actividades en el plano nacional, con otra empresa nacional o extranjera o extranjera y nacional al mismo tiempo. Quiero decir que el anterior Directorio de ANCAP había realizado varias inversiones en el exterior. Al respecto, tengo documentación en mi poder. En realidad, se trata de pedidos de informes que demoraron un año y medio, pero que finalmente se me hicieron llegar, lo que demuestra claramente, lo desastroso de algunas de las inversiones. Quiero relatar -porque es bueno que, por lo menos, quede registrado- que en el momento en que ANCAP compraba las estaciones de servicio en la Argentina, recibí por correo electrónico una pregunta de un ciudadano uruguayo dedicado al mundo empresarial. Este hombre se preguntaba cómo podía ser que se diera la noticia, por la prensa argentina, de que ANCAP compraba una empresa de esa naturaleza -que estaba quebrada y cuyas acciones no valían en el mercado el 50% de su valor nominal- al valor nominal de las acciones. Indudablemente, el comienzo del negocio era un absoluto desastre. Tengo en mi poder los documentos y puedo decir que en su respuesta, ANCAP decía que no se ha perdido tanto y que, en lugar de U$S 45:000.000 son U$S 12:000.000 por un lado y U$S 12:000.000, por otro. Lo cierto es que las estimaciones de los expertos en esta materia dicen que el conjunto entre las pérdidas operativas y las que puede tener en materia de hacerse cargo de los compromisos fiscales de la empresa que adquirió, pueden estar en el entorno de los U$S 75:000.000. Esto en un cálculo hecho a ojo de buen cubero.

Asimismo, hay otra inversión que este Senado autorizó -lo recuerdo perfectamente- para la prospección de petróleo en Ecuador, aunque no tengo información de lo que ha sucedido con ella. También estamos enterados de que se hizo otra inversión en un campo petrolífero, que todavía no se sabe si es petrolífero porque, por lo menos, está claro que hasta ahora, no ha producido petróleo, aunque se pagó de forma muy importante por parte de la Empresa.

(Ocupa la Presidencia el señor Senador Prof. Carlos Julio Pereyra)

-Digo esto para comenzar, porque quiero expresar que hay que cambiar cosas en ANCAP, una de las cuales tiene que ver con la gestión empresarial. En una empresa del porte de ANCAP, que tiene una facturación en el entorno de los U$S 1.000:000.000 anuales y, además, posee un patrimonio de esa misma dimensión, no se concibe este tipo de emprendimiento que se ha hecho y que ha dado estos resultados. No es concebible que una empresa de este porte pueda cometer errores de tal magnitud. Cuando digo que no es concebible, es porque debe tener personal e información tanto en el campo nacional, regional, como internacional para poder realizar sus emprendimientos de primera magnitud, porque tiene los recursos y, repito, el personal necesario con que hacerlo. Acá se ha dicho que tiene personal en exceso y no sé si a esta altura ello es así. Lo que sí sé es que hay mucho personal técnico contratado que gana muy buenos sueldos, lo que quiere decir que deben ser muy competentes. Estoy absolutamente seguro de ello, porque, de lo contrario, no estarían allí.

Por otra parte, ANCAP ha contratado a otros expertos, por ejemplo, para que hagan el diseño de lo que podría ser la transformación de la empresa y su asociación con otra; algunos de estos técnicos -connotados- son ingenieros, pero en realidad no trabajan nunca como tales, sino que, en general, planifican para el Estado ventas, asociaciones o emprendimientos de gran magnitud, como los puentes que unirían la Argentina con Colonia, etcétera, o la forma de conducir y desarrollar la planificación del sistema eléctrico uruguayo.

En otro orden de cosas, quiero decir que ya antes del año 2000 ANCAP había planificado realizar por sí misma las inversiones para ampliar la refinería. De acuerdo con la información que nosotros poseemos y que nos ha brindado el Sindicato de esa Administración, pero también sus técnicos, ¿qué objetivo tenía? Hay mucha gente que ha trabajado en esto desde hace mucho tiempo y por eso digo que esto se planificó antes del año 2000. ANCAP había planeado realizar inversiones para ampliar la refinería en dos etapas hasta alcanzar un volumen de 50.000 barriles diarios y luego superar los 100.000 barriles en una segunda etapa. Se trataba de inversiones que, según las evaluaciones que hicieron los técnicos y trasladaron al Directorio, se podían realizar sin necesidad de un socio, es decir que se podía acometer la ampliación de la refinería para alcanzar esos niveles o esa escala -como se dice en materia industrial- por sí misma, teniendo capacidad -lo que creo firmemente, dado el volumen de sus negocios- de conseguir ya sea el crédito necesario para hacerlo en el campo internacional o la modalidad operativa del contrato -que podía ser el "leasing"- para realizar, mediante ese mecanismo, la ampliación referida y su elevación al porte necesario para alcanzar lo que aquí se plantea como el objetivo central. Se trata de obtener productos refinados, fundamentalmente nafta sin plomo o eco supra, para que se nos entienda, y gas oil con un mínimo porcentaje de azufre que lo haga comercializable en la región donde, de acuerdo con las informaciones recabadas en estos diez meses de análisis, según el Presidente de ANCAP, se encuentra el mercado. En realidad, en la región el mercado se abre más para el gas oil que para las naftas. Se dice que debe alcanzarse esa escala para que los precios internos del Uruguay o aquellos que produzca ANCAP antes de los impuestos, estén alineados -estas son las palabras que se usan en la jerga que hemos aprendido en estos tiempos- con los de la región, es decir que sean los mismos que, por ejemplo, se fijan en San Pablo, en Río Grande do Sul, en la Argentina, etcétera, o los que están a nivel internacional. Lo cierto es que, según he comprobado en una comparación que he podido realizar con publicaciones internacionales, los combustibles uruguayos son caros; están alineados con los de Gran Bretaña y son más caros que los de España o de Francia.

En definitiva, había un plan a desarrollar en esa dirección por parte de la empresa estatal.

En el año 2001, lo nuevo ha sido cambiar las características de la forma en que funcionaría esta empresa pública, tanto en materia de conformación jurídica como operativa, y nacen los llamados borradores sucesivos que elaboró el Directorio de ANCAP. Cuando comenzó a funcionar la Comisión Especial que formalmente se llama de Servicios Públicos -personalmente, la llamo de privatizaciones, porque creo que ese es el objetivo- compareció el Directorio de ANCAP y, como lo he manifestado en alguna oportunidad, su Presidente dio la razón acerca de cuál era el diseño que se habían planteado y otra brindó otro Director de la empresa pública, el señor Abdala, que dijo que el Directorio aún no tenía opinión. Es más; hace cuatro días volvió a decir lo mismo en un debate que tuvo lugar en un medio de comunicación, del cual participé. Es decir que el Directorio no tenía opinión acorde, no se había terminado de conformar.

No quiero abrir un juicio peyorativo, pero creo que no se ha trabajado bien el tema. Estimo que los asesores o quienes prepararon los llamados a las expresiones de interés y demás actuaban, no en función de lo que era el diseño de una política más beneficiosa para el Estado, sino de lo que sus objetivos centrales o finales les daban para orientarse. Y me voy a referir a ellos a renglón seguido.

Quiero señalar que, además de la Refinería de La Teja, ANCAP posee los depósitos de La Tablada; algunas decenas de estaciones propias que arrienda a los concesionarios; el oleoducto; los muelles por donde entran y salen tanto los crudos como los refinados; la boya petrolera; más de 300 estaciones de servicio en la Argentina -en ese campo petrolífero argentino, que pongo entre signos de interrogación- y es socia de un emprendimiento en Ecuador. Ahora, a su patrimonio se ha agregado DUCSA, que es la empresa distribuidora de sus productos. Antes, se había dado en concesión este maravilloso negocio que tuvo un empresario uruguayo, creo que durante más de veinte años, y que se denominaba DASA. Precisamente, esta empresa motivó que en este Senado, a comienzos de la primera Legislatura después de la dictadura, tuviéramos varios encuentros con el Directorio de ANCAP -veo que el señor Senador Pereyra asiente con su cabeza- y en ese entonces llegamos a probar que DASA, que tenía un plazo de treinta días para pagar a ANCAP por los productos que distribuía, cobraba semana a semana a las gasolineras o estaciones de servicio, como las denominamos acá. Calculamos que, sólo con el manejo del dinero, tenía un ingreso de entre U$S 4:000.000 y U$S 5:000.000 al año. Cierta vez pregunté al Presidente de ANCAP por ese tema -debe estar registrado en la versión taquigráfica de aquella Comisión, pero yo lo tengo fresco en mi memoria- y él nos respondió que también había que dar participación al sector privado en la actividad. Sin embargo, lo curioso era que, por ejemplo, no se me ofreciera a mí llevar a cabo un negocio de ese tipo, ya que si era tan beneficioso, lo hubiera aceptado sin mayores razonamientos. Todo eso terminó; ahora DASA es DUCSA y está en manos de ANCAP. De todas formas, los que reciben la distribución no están muy contentos con la nueva actuación y esto es algo que quiero decir, porque los agentes que venden gasolina, protestan acerca de la forma compulsiva en que se los trata en esta materia.

Es decir que las cosas han cambiado para ANCAP, pero no han variado mucho para los dueños de las estaciones de servicio.

Ahora bien, ¿qué ha ocurrido con el nuevo Gobierno? Sin proporcionar otro argumento más que el de que ANCAP no está en condiciones de hacer las inversiones necesarias para lograr el objetivo de bajar los precios de los combustibles -aunque sabemos que esto no es así- surge el planteo de asociar al Ente con una empresa que, de acuerdo con todo lo que hemos hablado durante estos meses, necesariamente deberá ser extranjera. Como primer paso para llevar adelante este emprendimiento, se suspenden las obras de remodelación de la refinería -según se dice- a fin de que el socio pueda opinar. Entonces, se presentan en la Comisión Especial de Servicios Públicos dos proyectos de ley, uno del Partido Colorado y otro del Partido Nacional, que tienen como objetivo la desmonopolización de la importación y refinación de hidrocarburos o de petróleo puro. Asimismo, se plantea a futuro la desmonopolización de combustibles refinados. En este sentido, quiero reiterar la afirmación inicial que hice en cuanto a la incapacidad de ANCAP para realizar las propias inversiones, tal como aquí se había mencionado. Sin embargo, eso resultaría fácil, ya que ANCAP las puede hacer sin poner en riesgo su patrimonio, logrando incluso un muy buen negocio. Con respecto al contrato -o los que se han realizado hasta este momento- permitía llevar adelante ese emprendimiento sin costos financieros excesivos, del mismo modo que ocurriría con la segunda parte del emprendimiento o el segundo tramo de la inversión.

Por mi parte, señor Presidente, debo reiterar que para quien conozca medianamente los mercados de financiamiento internacional, no escapará el hecho de que ANCAP se podría haber asesorado acerca de que una empresa que factura -como ella- U$S 1.000:000 anuales, sin duda, tendría capacidad de crédito en ese tipo de mercados, de forma que pudiera realizar las inversiones necesarias para lograr ese desiderátum que era la venta de combustible a precios alineados con los de la región. Creo que en esto está el tema central. En este Senado, en la Cámara de Representantes y en la prensa hay toda una historia -le llamo historia, porque en esto hay mucho de ideología- acerca del costo país y de las tarifas. Entonces, uno se sorprende porque un día, por ejemplo, el Presidente de la República afirma que los costos de las tarifas eléctricas uruguayas son terriblemente más altos que los de la región y, por otro lado, el Presidente de UTE, una semana después, dice que los costos de las tarifas eléctricas de Uruguay para los grandes consumidores -que son los que sufren el costo país; me refiero nuevamente a esa afirmación ideológica que, a mi juicio, no corresponde a la jerga de los economistas, si bien últimamente estos la han incorporado- son los más bajos de la región. Por lo tanto, uno no llega a entender quién tiene razón, si el Presidente de la República o el Presidente de UTE.

Por otro lado, no quiero olvidar otro fenómeno del que me enteré hoy. Tengo en mi poder un papel que me dieron hoy mismo, referente a los negocios de ANCAP. Realmente, esta información me llena de asombro, aunque aclaro que estoy convencido de que es absolutamente auténtica, ya que lleva la firma de un jerarca de la empresa. Fíjese, señor Presidente, que aquí se menciona las ventas que ANCAP ha hecho a diversas firmas internacionales como, por ejemplo, la National Oil Trading Corporation o a la Unión Oil, de un producto muy especial. Concretamente, me refiero a la nafta ecosupra o -como en este informe se le llama- gasolina ecosupra Ron 95. Este producto que elabora ANCAP, los uruguayos lo pagamos a $ 16 el litro en las bocas de expendio. La venta que se hace a estas empresas -en este informe se mencionan hasta los nombres del transporte- FOB La Teja, es decir, puesto en el muelle, se realiza a un precio de U$S 153.24 el metro cúbico. Aclaro que me he asesorado sobre este punto, porque debo admitir que no soy muy bueno para el cálculo de los metros cúbicos, los decilitros, etcétera. En ese sentido, pude saber que un metro cúbico equivale a mil litros y si se vende a U$S 153.24 los mil litros de nafta ecosupra, quiere decir que el litro se está comercializando a U$S 0.15, lo que significa que, si lo pasamos a pesos, el precio sería de 2.05 el litro. Cabe destacar que este precio no incluye impuestos porque, obviamente, estos no pueden imponerse cuando se trata de una venta al exterior. Entonces, podemos decir, sin dudar, que esto es una locura porque, ¿cómo es posible que nosotros estemos pagando $ 16 por litro, aun suponiendo que ese precio incluya $ 8 o $ 10 de impuestos? Quizás algún experto me pueda corregir, pero creo que la carga impositiva de los productos de ANCAP debe ubicarse en alrededor del 45%. Ante esto, nos preguntamos: ¿cómo se paga el proceso industrial? ¿Es esto un negocio? La verdad es que no lo entiendo. Es posible que alguien pueda explicarlo y que, si esta reunión sigue mañana y el Directorio de ANCAP se entera de esto, llegue a afirmar que sí se trata de un buen negocio. No lo creo así. En ese sentido, otro Senador al que consulté sobre el proceso industrial, me dijo que con ese precio, seguramente no se paga ni siquiera el petróleo con el cual se trabaja a ese costo. Digo esto, como un dato sobre la naturaleza de los negocios, porque la verdad es que no sé cómo se puede hacer algo así. Admito que la primera idea que me vino a la cabeza al respecto fue que, seguramente, el producto sobró, no hay dónde guardarlo y es preciso venderlo al precio que sea. Sin embargo, se me ocurre que más conveniente sería que el Directorio dictara una resolución, con el aval del Poder Ejecutivo, para que el precio se bajara a $ 13 para los consumidores uruguayos. De esa forma, además, estaríamos vendiendo nafta sin plomo, con lo que se mejoraría el medio ambiente y se terminaría con la discusión sobre la plombemia. Pero eso no se hace y el producto se sigue vendiendo al mismo precio. Repito que tengo aquí las facturas con todos los datos referentes a la cantidad de metros cúbicos que se vende y al dinero que ingresa por ese concepto.

Asimismo, señor Presidente, quiero decir que en nuestra fuerza política hemos dicho que en esto había un objetivo central por parte del Poder Ejecutivo. Aclaro que no estoy diciendo que este asunto no sea susceptible de haber sido generado por el planteo de algún partido político, porque en los últimos veinte años ha habido miles de iniciativas de esta naturaleza en el mundo. Precisamente, dichas iniciativas tienen como mecanismo central el llevar a cabo, a través de operaciones como ésta, algo que también se ha incorporado en la jerga de los economistas -especialmente en la de los de cierta orientación- que es la realización de activos, es decir, activos públicos que se venden con el objetivo de lograr con ellos recursos con los cuales atender algunas necesidades del Estado, como pueden ser, por ejemplo, la escuela o la salud públicas, o efectuar el pago de los intereses de la deuda y abatir el déficit fiscal. El Presidente de la República, el jueves pasado, respondiendo a un conjunto de niños, se refirió a este asunto.

Los niños le preguntaron por qué se venderían las bandas de los teléfonos celulares de ANCEL, a lo que el Presidente de la República contestó que eso no era así. No obstante, aclaró que se iban a subastar dos bandas y que con el dinero obtenido se iban a pagar los intereses de la deuda. Esto lo dijo muy francamente, ya que es un hombre muy directo en esta materia y en ese diálogo con los niños, en un rapto de sinceridad, manifestó lo que yo he expresado. Creo que también aquí hay esa operativa y, en ese sentido, voy a hacer la primera afirmación: desde que se conforme, y de acuerdo a los textos que he visto, la nueva asociada va a ingresar con un 49% del capital accionario y se va a hacer dueña de la operativa del mercado interno uruguayo, al menos en el porcentaje señalado. Eso hay que tenerlo claro ya que es algo elemental. Si cierta empresa va a asociarse con ANCAP, antes de que logre alinear los precios con el mercado internacional y demás, va a apoderarse de una buena parte del mercado. Pido disculpas por haber utilizado el término "apoderarse", ya que puede resultar un poco agresivo. En realidad, quise decir que se va a hacer dueña de esa parte del mercado que es, hoy por hoy, un mercado cautivo, que está en manos de ANCAP y que, prácticamente, es un monopolio de hecho, aunque ahora, por lo que he conversado con algunos técnicos de ANCAP, no estoy tan seguro. Me refiero al hecho de que siga existiendo una sola refinería en el Uruguay ya que, una vez eliminado el monopolio en nuestro país, podrá venir una empresa kuwaití con cuatro fierros trasladados desde ese lugar, ponerlos en Nueva Palmira, operar con sus recursos y refinar allí.

SEÑORA ARISMENDI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Prof. Carlos Julio Pereyra).- Tiene la palabra la señora Senadora.

SEÑORA ARISMENDI.- Formulo moción para que se prorrogue el término de que dispone el orador.

SEÑOR PRESIDENTE (Prof. Carlos Julio Pereyra).- Se va a votar la moción formulada.

(Se vota:)

-17 en 19. Afirmativa.

Puede continuar el señor Senador Gargano.

SEÑOR GARGANO.- Gracias, señor Presidente, señora Senadora y señores Senadores.

Entonces, discutimos durante mucho tiempo en torno a los borradores y me parecía que era una cuestión central de mi fuerza política y de mi partido -y así lo manifesté en un planteo que trasladé a mis compañeros del Encuentro Progresista-Frente Amplio- tratar de que este tema se discutiera también a raíz de una propuesta nuestra, es decir, de una visión acerca del futuro que nosotros queríamos para ANCAP.

Quiero decir que, en este plano, es necesario primero despejar un asunto que es el que tiene que ver con el diseño de las políticas, porque podemos adoptar la idea de que el Gobierno, teniendo como objetivo central realizar activos, llevaría adelante esta posición hasta donde pudiera para conseguir quizás U$S 150:000.000 o U$S 200:000.000; no lo sé, y nadie sabe cuánto dinero tendrá que pagar el socio en una subasta. Personalmente, reitero, no tengo idea y no sé si alguien puede contestar esto. No está claro que si la estimación del negocio fuera tal -si se facturara, por ejemplo, por U$S 1.000:000.000- para entrar en el negocio se tendrían que aportar U$S 150:000.000 o U$S 200:000.000 y, a cambio de eso, se trasladarían los bienes y ANCAP, de acuerdo con el diseño del proyecto, prácticamente desparecería como Ente operativo. Digo esto porque, por un lado, se trasladan las funciones de refinación, distribución e importación a la nueva sociedad y, por otro, se crea -y me adelanto, porque finaliza el tiempo que me corresponde- otra sociedad más, que se va a encargar de una parte de la logística. En otro proyecto se hablaba de toda la logística, es decir, la boya petrolera, el oleoducto, los depósitos de La Teja y de La Tablada y, en el actual, se limita a los de Durazno y otros lugares del interior. Dentro del diseño general, casi todos los activos de ANCAP dejan de ser administrados por el Ente Autónomo o empresa pública ANCAP y habrá una empresa que se ocupará de la logística, ya que el 100% del capital seguirá perteneciendo al Ente mencionado. Trasladé a mis amigos y compañeros del Encuentro Progresista-Frente Amplio una interrogante en este sentido, ya que no entiendo, si ANCAP se va a encargar de eso y va a poseer el 100% del capital, para qué se formaría una sociedad anónima. ¿Para qué? ¿Para que opere bajo el Derecho Privado y los trabajadores de ANCAP pasen a ser trabajadores privados? ¿Para que en el contrato de arriendo pueda moverse de una forma u otra, es decir, más fácilmente que bajo la órbita del Derecho Público? En realidad, nunca entendí las explicaciones y esto puede deberse a mi incapacidad para entender ciertas cosas, posibilidad que admito. No obstante, no veo con claridad cuál es el objetivo. Digo esto, porque quizás exista una explicación y yo la pueda aceptar. Como conclusión, señalo que, prácticamente, de todo lo que hoy es ANCAP sólo quedarán las oficinas de la Avenida del Libertador, donde se realiza la contabilidad y demás operaciones que realicen las empresas donde ANCAP tiene intereses. El resto no quedará operativo en manos del Ente Autónomo que, de hecho, va a desaparecer.

Esta es la visión que tengo, señor Presidente, y creo que la idea de que es mejor acotar el negocio para que no se venda todo, no es posible de lograr. No digo que esté mal, pero creo que no se va a conseguir, ya que a través de todos los proyectos presentados, los mecanismos han llevado a que el traslado de las operativas y demás, desmantelen la empresa pública.

Efectivamente, dentro de cinco años podrá haber un cambio de Gobierno -aunque eso está por verse y yo no vendo la piel del oso antes de matarlo- o podría no haberlo; pero supongamos que sí hay un cambio de Gobierno y que las nuevas autoridades quieran seguir con el emprendimiento y darle enjundia a lo que quede en manos del Estado, con el fin de darle una buena administración y proyectarlo hacia el futuro. Para ese momento, no creo que queden muchas cosas si se sigue este camino. Por mi parte, entiendo que es mejor pensar en un futuro para ANCAP en función del país; mi fuerza política siempre ha pensado en las empresas públicas en función del país y por eso interpuso el recurso de referéndum contra la Ley de Privatizaciones del año 1991. Lo hizo con el apoyo de las organizaciones sindicales, pero fue ella quien tomó la iniciativa en este Senado, cuando se sancionó la Ley. Tengo buena memoria en cuanto a eso porque, entre otros, fui quien manifestó en el Senado que iba a plantearlo el Frente Amplio. Creo que he dado pruebas de que pensaba en el país y de que le ha hecho bien lo que hicimos en aquel momento, porque impidió la venta y la enajenación del patrimonio de las empresas públicas. Entiendo que sería mejor hacer una propuesta y discutirla con el Gobierno de coalición y, sobre todo, hacerla llegar a la gente, lo que me parece muy importante, porque no todo termina con esta Ley en el país, ni tampoco con la ley de la URSEA que prevé que se pase el agua, el saneamiento y otras cosas más, al sector privado. El país seguirá andando, al igual que Argentina, aunque allí se han hecho cosas espectaculares.

A propósito de esto, podría citar palabras del Presidente De la Rúa, en la última gran crisis; hablando por televisión, con la cara demudada, decía: "Debemos U$S 140.000:000.000. Hemos vendido todo, no tenemos nada más para vender". Es más; ahora han cuotificado la cantidad de pesos que los ahorristas pueden sacar de los Bancos. Pero esto no termina aquí, de acuerdo con las expresiones del Fondo Monetario Internacional, que yo repito, porque le tengo un respeto muy grande, desde el punto de vista de la administración de este tipo de cosas.

Pienso que es mejor una propuesta alternativa y no las que están planteadas hoy aquí como temas de discusión. Al mismo tiempo, quiero señalar que existe una discusión jurídica acerca de si los Tratados del MERCOSUR nos obligan a desmonopolizar. Personalmente, estuve en la Comisión Especial que trabajó en el tema del Tratado del MERCOSUR hace diez años, en la que se discutió largamente este punto. ¿Y sabe una cosa, señor Presidente? Los monopolios existentes en el Uruguay, diez años después siguen vigentes, y por algo es; no está claro que tengan que caer. Lo que allí se plantea es la libre circulación de los factores productivos, por lo menos de acuerdo con el texto del Tratado, aunque cada cual interpreta esto a su manera. Por ejemplo, Brasil lo hace cortándonos la entrada de los factores productivos que quiere y lo mismo sucede con Argentina. Sin embargo, nuestros monopolios han seguido funcionando.

No creo que la discusión esté saldada, pero voy a hacer una afirmación partiendo de la base de que la redimensión de la refinería daría una escala de producción que excedería el consumo del país. Este es otro de los temas que también se nos ha planteado, porque si se lleva la refinación a 120.000 barriles, la escala de producción de los refinados superará la capacidad del mercado interno para absorberla y, en consecuencia, será necesario -según me han explicado los entendidos- encontrar mercados fuera del país para colocar el excedente que se generará en la refinación. Obviamente, la rentabilidad está en que la refinería pueda producir a la mayor escala que pueda funcionar para obtener precios competitivos por unidad, tal como se dice actualmente. En este aspecto, se plantea un tema que, a mi entender, es de carácter práctico y ya no de discusión jurídica, de si caen o no los monopolios. Se trata, puntualmente, de que si voy a querer asociarme, con mi empresa estatal, para vender fuera del país -por ejemplo, en el mercado brasileño, en el venezolano, en el argentino o en el norteamericano- si me piden instalar aquí una empresa para vender refinados provenientes de otro país, obviamente no tendré muchos argumentos, salvo que se me dé la reciprocidad de vender en ese otro mercado. Ahí sí habría una cuestión pragmática, en el sentido de hacer o no el negocio. Entonces, es posible que para lograr un "buen negocio" -dicho esto entre comillas- en la comercialización exterior, exista la necesidad de asociarse, a efectos de conseguir a alguien que tenga bocas de expendio fuera del territorio o, quizás, compartir una parte del negocio del crudo y la refinación.

De todos modos, quiero decir que entiendo inconveniente arreglar todo el negocio con un socio, poniendo en sus manos durante treinta años -la cifra ha variado, se ha hablado de 20, 25 y ahora 30 años- la utilización de prácticamente todo el patrimonio operativo de ANCAP. Al mismo tiempo, señalo que en el texto no están definidas las formas en que la gestión se va a llevar adelante. Se dice genéricamente que participará de tal forma en la gestión, que algunas decisiones estratégicas quedarán en manos de ANCAP. Quizás, después en la discusión particular tenga oportunidad de mencionar las características de la descripción de las decisiones estratégicas.

Por otra parte, entiendo que la figura de la nuda propiedad que en el proyecto dice queda en manos de ANCAP; eso está claro y aprendí de Francisco Del Campo, en Derecho Civil I, a distinguir entre el uso y la nuda propiedad. De todas maneras, aquí se dice que el uso de los bienes de ANCAP se transfiere por treinta años y así lo establece expresamente el texto sometido a consideración. Se puede decir cualquier cosa, pero transferir el uso por treinta años, en bienes que tienen una naturaleza tan peculiar, es transferir, de hecho, la propiedad por ese tiempo. Se le devolverá a ANCAP, de acuerdo, pero por el uso el socio va a pagar, con el canon o con el precio que pague en la subasta. Para que quede claro y en el imaginario colectivo quede firme la idea, cabe señalar que si no se vende nada, si no se enajena nada y si no se otorga nada a cambio de que nos den algo -porque no nos dan nada- no hay ningún negocio por el cual el socio tenga que pagar. Si paga es porque algo se le transfiere; nadie paga gratuitamente un precio o un canon, sino que lo hace por el derecho a participar en un negocio. De lo contrario, sería risible el tema.

En consecuencia, se confirma lo de que la operación sirve para hacer caja, por parte del Estado. Eso es quitarle a este una parte del negocio y no hay quien me convenza de lo contrario; si no, no se haría esto. Si no hubiera que pagar nada y hubiera que asociarse para hacer futuros emprendimientos, y tanto ANCAP como el otro socio tuvieran que poner U$S 200:000.000 sin tocar nada de lo que hay ahora, eso sería una sociedad especial para nuevos emprendimientos. Si no es así, lo que se está haciendo, de hecho, es ponerle precio al negocio para hacer entrar al socio y si éste lo paga, es porque el negocio le conviene y se ubica en un mercado cautivo.

Seguidamente, voy a citar un razonamiento que creo que está en la base de la discusión de todo esto. Tanto en Uruguay como en Argentina, en Brasil o en México, los objetivos de las grandes corporaciones transnacionales -salvo las que vinieron hace treinta años a Brasil y demás- son los mercados cautivos. Me refiero a las petroleras estatales, las telefónicas estatales, los puertos estatales, los aeropuertos estatales y las eléctricas estatales, aunque después hagan un desastre en materia de energía eléctrica, tal como sucedió en muchos lugares, por ejemplo, en California. En ese Estado, que es el más adelantado del país del Norte y del mundo, donde están las mejores tecnologías, se privatizó todo el sector eléctrico, que colapsó, porque durante quince años no invirtieron un solo peso en expandir la inversión ni extender el mantenimiento. Simplemente, se dedicaron a sacar rentabilidad a lo que habían adquirido a un precio barato y ahora el Estado Federal norteamericano está gastando U$S 150:000.000 por mes para que el Estado Californiano se abastezca de la energía necesaria para funcionar. En Brasil ha sucedido lo mismo, al punto de que están ahorrando energía e implementando apagones, porque las empresas privadas no han invertido nada y han comprado también a precio de remate, en subasta; es más: hicieron unas cuantas subastas.

SEÑOR HEBER.- Eso fue ahora.

SEÑOR GARGANO.- Ahora, durante el Gobierno de Fernando Henrique Cardoso. En Argentina, sucede algo similar. Lo que ocurre es que ahí sobra energía, ya que la Represa de Yaciretá produce en exceso, pero no hay cómo trasmitirla; una de las grandes suertes que ha tenido UTE para que no le "arranquen la cabeza" en el mercado interno con la ley de marco regulatorio, es que no la pueden transmitir acá, porque no tienen por dónde hacerlo, ya que no han hecho las inversiones necesarias para montar una red de trasmisión capaz de hacer llegar esa energía aquí o hacerla llegar al sur de Brasil, que es donde también la necesitan.

También quiero decir -pido disculpas porque la exposición no ha sido del todo ordenada, pero creo que se entiende bien lo que he querido expresar- que hay que tener mucho cuidado con la materia de las entidades reguladoras.

Nosotros ya tenemos dos entidades reguladoras, cuyo contenido -voy a decir una verdad "de a puño"- no conozco, porque se votaron acá, pero dentro de una "hoja de ruta" que hizo el señor Senador Atchugarry, que decía que se votaban los artículos tal y cual, pero cuyos textos no sé si estaban en la montaña de cinco mil hojas de papel que teníamos sobre la mesa cuando votamos el Presupuesto. La señora Senadora Arismendi me dice que no sabe si se votó o no, pero yo supongo que sí, porque ya sería excesivo pensar que no se votó. Pero no sé lo que es. Lo que sí sé, señor Presidente -y esto lo sé porque se ha hecho público y porque me lo han comentado los trabajadores de AUTE y además el Presidente de UTE lo publicitó- es que la Unidad Reguladora de los Servicios de Energía Eléctrica -UREE- dictó una reglamentación -observen los señores Senadores el nivel de intromisión en la función de las empresas- por la cual UTE, empresa estatal uruguaya que posee más del 25% del mercado de generación y distribución de energía eléctrica, no puede invertir más. Le prohíben invertir. Ya no es sólo que el Presidente de la República haya llamado al Directorio de UTE y le haya dicho que no pusieran con plata de UTE la usina de gas -eso fue una orden- sino que además la entidad reguladora le dice a UTE que no puede hacer inversiones. No es que reglamente algo, sino que dicta una "ley" que le impide a la empresa estatal hacer una inversión. Va a pasar lo mismo con otras Unidades Reguladoras.

Lo relativo a las telecomunicaciones es también algo muy enigmático; lo que tuve muy claro fue que se quería vender ANTEL y que lo que se votó acá fue anulado en el plebiscito del 13 de diciembre de 1992. En definitiva, me parece que hay que tener mucho cuidado en torno a todo este tema.

Supongo que a quienes dictaron esa reglamentación y la enviaron a UTE, los removerán de su cargo, así como los designaron en su oportunidad. Personalmente, no conozco ni sus nombres, pero deben ser conocidos del Presidente de la República, porque él los nombró, así como son conocidos del Presidente de la República los miembros de la URSEC, la Unidad Reguladora relativa a las comunicaciones. Los conocí el día que vinieron a la Comisión Especial de Servicios Públicos a dar cuenta de lo que hacían.

Nosotros pensamos que quienes estén al frente de estas entidades reguladoras -si tienen que existir- deben ser designados mediante el mismo mecanismo que se utiliza para nombrar a los miembros de los Directorios de los Entes Autónomos, es decir, con el aval de los tres quintos de votos del Senado, ya que mandan más que los Directores de las empresas públicas. Entonces, ¿cómo vamos a ser más exigentes en la designación con estos últimos, que son mandados por quienes integran estas entidades reguladoras?

Voy a hacer algunas consideraciones finales, señor Presidente, y a leer parcialmente un documento de mi organización política. Efectivamente, creo que hay ineficiencia por parte de ANCAP. Al respecto, escuché un informe del sindicato en el que éste reconoce que existe ineficiencia. Además, tengo datos parciales que he ido advirtiendo con el transcurso del tiempo. Ya hace 10 años, o más, que comenzaron las tercerizaciones en ANCAP; entre otras cosas, se tercerizó el mantenimiento. Conozco a quien reparaba la característica chimenea con la llama, que trabajaba conmigo y sé que ya no se desempeña más allí; él me dijo que ese servicio está tercerizado y que el mantenimiento lo realiza una empresa privada. La cantidad de funcionarios ha descendido verticalmente. Es cierto que hay muchos sueldos altos nuevos, y muy grandes. No sé si se puede trabajar con menos gente. De todas formas, comparto la opinión del señor Miembro Informante, en el sentido de que hay responsabilidades, porque quienes han dirigido ANCAP fueron designados en este ámbito político.

Creo que en el documento, señor Presidente, no está claro, a título expreso, que la gestión predominante, "en la cotidiana", va a estar dominada por ANCAP. No está establecido y se habla del tema en forma genérica.

Tengo muy claro que el partido y el sindicato son dos cosas distintas, y durante 40 años he estado sosteniendo que la organización sindical nunca debe ser una correa de transmisión de un partido político; que la vida social que se da en un sindicato es mucho más rica y tiene muchas más vertientes en las cuales abreva, que un partido político. De todas formas, sí soy de la idea -diría una falsedad si no lo planteara de esta manera- de que los partidos políticos están guiados por una concepción ideológica y sus militantes tienen todo el derecho a participar dentro de la vida social, de las organizaciones no gubernamentales y sindicales, con determinada orientación. No estoy de acuerdo, sin embargo, con que sean una correa de transmisión de lo que piensa su partido, porque a veces los partidos se equivocan. Lo digo también en sentido contrario, porque no hay que ser, desde el punto de vista político, mecánicamente transmisor de todo aquello en que creen las entidades sindicales -que, al fin y al cabo son también entidades corporativas, porque representan a un cuerpo de individuos- ya que las mismas tampoco están libres de equivocarse. Por lo tanto, todas las decisiones que surjan a nivel sindical pueden ser sometidas a la crítica de los partidos políticos. De modo que esta relación que hoy los sindicatos uruguayos mantienen con las organizaciones políticas no es, a mi juicio, una relación de supeditación, sino de autonomía y, al mismo tiempo, de contacto, y debe continuar de la forma en que se ha hecho hasta ahora.

(Ocupa la Presidencia el señor Luis Hierro López)

-Mi partido, el Partido Socialista, le planteó a la organización política Frente Amplio-Encuentro Progresista, los siguientes elementos con relación a este tema de las empresas públicas.

El documento, que leeré parcialmente dice, entre otras cosas: "En un proyecto de desarrollo económico con justicia social, tiene un papel central el fortalecimiento del país productivo. Esto implica que todas las acciones del sector público deben estar orientadas hacia la atención de las situaciones sociales más comprometidas y promover el crecimiento productivo. Sin duda, instrumento central para llevar adelante estas políticas son las empresas `públicas'".

El texto del documento sigue diciendo: "Para los socialistas, el sector de la energía es estratégico para la vida del país, lo que implica que el Estado debe mantener una presencia determinante en tal sector. Por tanto, los objetivos son mantener la presencia del Estado en toda la cadena del mercado de los hidrocarburos desde la importación de crudo hasta la distribución de los productos derivados, como la mejor forma de asegurar la defensa de los intereses de la sociedad en su conjunto".

Dice, asimismo: "Que los costos de los productos derivados líquidos y gas licuado de petróleo ex refinería y Tablada y antes de impuestos se encuentren alineados a los precios paridad de importación. Alcanzar la producción de naftas sin plomo y gasoil sin azufre. Ampliar la capacidad de producción instalada y expandir los negocios en la región".

A fin de realizar estos objetivos, este documento plantea que se deben dar algunas condiciones previas, entre las cuales destaca "la necesidad de restringir la licitación del posible socio a empresas internacionales controladas por Estados latinoamericanos'; que las ganancias para el país del volumen total de los negocios no podrán ser inferiores a las que hoy se obtienen". Aquí aparece la razón del artillero, porque si se va a hacer el negocio para ganar menos de lo que se gana hoy, no entiendo cuál es la razón para llevarlo adelante.

Se plantea también "definir un plan, como ANCAP, de negocios global, nacional y regional; definir `nichos regionales' en los cuales se podrá ingresar como ampliación del mercado".

Quiero decir, señor Presidente -esto informó el sindicato a nuestra fuerza política, como lo podría haber hecho con otra- que ANCAP vende derivados del petróleo hasta en Kuwait y en los Emiratos Arabes Unidos. Quiere decir que no hay lugares imposibles para vender. Este papel prueba que se puede vender nafta ecosupra a precios de remate. Considero que esto ameritaría una investigación, porque confieso que quedé sorprendido con estos precios. Este documento continúa diciendo: "... priorizar la sociedad con aquellos que tengan interés en ingresar al mercado regional". Se dice que, de procesarse esta asociación para crecer, preservando el patrimonio, hay que establecer un marco regulatorio de los combustibles "que vele por los eslabones más débiles de la cadena productiva, que defienda los intereses de los usuarios y el conjunto de la sociedad, y que preserve para la actividad estatal segmentos estratégicos de la operativa y de la logística". Esto lo recogió luego en una resolución la Mesa política del Frente Amplio. Se dice también "que la asociación debe ser para crecer y expandirse en el mercado regional, manteniendo la refinación en el país". Finalmente, se señala que "el requisito de todo el proceso asociativo debe darse en el marco de los incisos primero y segundo del artículo 188 de la Constitución de la República, así como la no transferencia del dominio de los activos de ANCAP a la nueva sociedad, y que la mayoría del Directorio de la asociación esté en manos de ANCAP con cogestión productiva, operativa y administrativa, asegurando la condición de los trabajadores de la actual División Combustibles de ANCAP que opten por pasar a la nueva empresa".

Me parece que está claro que estas son las razones por las que no vamos a votar el proyecto de ley a consideración del Senado, en virtud de que lo entendemos negativo para los intereses nacionales.

SEÑOR MICHELINI.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE.- Tiene la palabra el señor Senador.

SEÑOR MICHELINI.- Señor Presidente: como ya sabe el resto de los señores Senadores y tal como estaba en conocimiento de los integrantes de la Comisión correspondiente, hemos presentado un propuesta que difiere de la que propuso la mayoría del Senado y de la Comisión, la cual conocimos cerca de la hora 14 y 45 minutos del día de hoy. Si bien tiene algunos artículos parecidos o incluso iguales a los del texto alternativo que presentamos, no es lo mismo, por las razones que vamos a exponer en el correr de esta alocución.

Cabe aclarar que no se trata de una propuesta propia, sino que hemos hecho nuestro el trabajo de la Comisión acerca del texto tentativo al que se llegó el 7 de diciembre próximo pasado, base de un proyecto de los señores Senadores Astori y Couriel.

El planteo que estamos haciendo nuestro tiene algunas modificaciones muy breves en los artículos 1º, 2º, 5º y 8º, que no hacen al proyecto en sí. Se podrá decir que sí lo es la del artículo 8º, pero el resto recoge el trabajo de la Comisión. Estamos haciendo esta propuesta, porque realmente hay diferencias en el texto tentativo al que la Comisión llegó sin atraparle la idea a nadie y sin incluir la de otros Senadores que no estaban trabajando en la Comisión. Nos parece que el trabajo que se desarrolló hasta ese momento va en una dirección que consideramos buena, y por lo tanto, lo queremos destacar en el día de hoy.

Para comenzar, debemos referirnos al tema de las reformas estructurales. Al respecto, cabría preguntar si es necesario hacer reformas estructurales en el país, independientemente de lo relativo a ANCAP. Personalmente, entiendo que hay que cambiar muchas cosas. ¿En qué se fundamentan, señor Presidente? El señor Senador Gallinal mencionaba que ANCAP tiene muchos empleados; ¡vaya si los tiene¡, como también sucede en otros organismos públicos. ¿Esa es la razón por la cual debemos hacer reformas estructurales? No, no es esa. Ya sé que no fue eso lo que quiso decir; el señor Senador Gallinal hizo referencia a que hay muchos empleados, pero no es el único argumento que se puede esgrimir con respecto a las reformas estructurales. Asimismo, también deberíamos preguntarnos qué es una reforma estructural. Se trata de una reforma profunda de una sociedad que hace más de un período de Gobierno que intenta dar condiciones de producción y mejorar la calidad de vida a sus ciudadanos. Algunas son reformas en un organismo público, llámese Administración Central o Ente público, y otras son regulaciones de la ley que permiten mejorar la calidad de los ciudadanos, bajar el costo país -como se le quiere llamar- o atender los factores de producción que intentan desarrollar las múltiples actividades. En este caso, la energía del país es sustancial, no sólo para los grandes productores o industriales que lleven a cabo importantes actividades, sino también para los múltiples factores que hacen al desarrollo de la actividad económica en el Uruguay. Estoy hablando de productores agropecuarios, del turismo, de pequeños, micro y medianos empresarios, de todo aquello que refiere al tema de servicios, que hace a la producción del país, incluido también lo relativo a los ciudadanos. Creo que si por los servicios públicos se les cobrara menos a los ciudadanos, su calidad de vida mejoraría.

En consecuencia, si hay que hacer reformas estructurales y ellas hacen a nuestra capacidad de competencia y a la productividad de nuestros factores económicos -sean grandes, pequeños o micros- la pregunta es qué hay que hacer en lo que tiene que ver con ANCAP. En ese aspecto, no hay una sola cosa para hacer; ese es el tema. Cuando nos introducimos en un camino debemos ser muy exigentes. ¿Cuáles eran los posibles caminos a recorrer en el tema de ANCAP? Que el Uruguay llegara a precios internacionales rápidamente, independientemente del monopolio. Insisto, se podrían establecer precios internacionales en forma rápida, por decreto, y ANCAP tendría que adoptar esos precios salidos de refinería; se podría abrir el mercado de distribuidores a mayor cantidad de actores; se podría aumentar el número de estaciones de servicio y, más allá de que en algún momento se le pusiera fecha a la caída del monopolio de importación de refinados, no le pediríamos a ANCAP que se asociara; hoy, más que nunca, nos interesaría que en el país hubiera precios que permitieran a todos sus factores productivos competir fuera y dentro de fronteras. Para ello, ANCAP debería mostrar su nivel de eficiencia haciendo las inversiones necesarias. Ese, señor Presidente, sería un camino que nos posibilitaría que cuando se produjeran y se comercializaran en el Uruguay productos nacionales, se pudiera competir con los que vienen del exterior.

Digo esto porque los que vienen del exterior traen un componente de combustible -que, según el producto, será mayor o menor- a precio internacional que no existe en Uruguay. Entonces, el productor nacional podrá decir, dirigiéndose a mí o a otro Senador: "¡Me hacen competir en Uruguay o en el extranjero con la electricidad, el agua y el combustible caros! ¡Así no se puede competir!" .

Entonces, una reforma estructural que podríamos hacer sería generar elementos de competencia para que todos los productores logren precios internacionales en lo que tiene que ver con los combustibles.

Otro camino que se podría seguir -con virtudes o defectos- es el de asociar esta Administración con un productor importante y que éste, en pocos años, genere una ANCAP asociada en la región que, a la vez, permita tener condiciones como para competir con precios internacionales o, incluso, mejores. Esto implicaría tener una masa crítica de abastecimiento y de distribución muy importante, así como también el acceso a yacimientos de petróleo. De esta manera, tendríamos una ANCAP con una fortaleza tal que podría competir en el mercado internacional y transferir esos precios al conjunto del país, en determinada cantidad de años. Además, competiría en la región y generaría empleo en la actividad petrolera.

La otra vía podría ser de carácter mixto, mediante la cual obligaríamos a que se manejaran precios internacionales en cierta fecha, al tiempo que se haría una apuesta, a fin de que ANCAP se expandiera y llevara el negocio petrolero con sello uruguayo -con la participación del Estado- más allá de las fronteras del país. Creo que en esto consiste la virtud del trabajo realizado en Comisión y del esfuerzo realizado por algunos señores Senadores como Couriel y Astori quienes, precisamente, propusieron un camino mixto para poner en equilibrio la apertura del mercado mediante una asociación importante de ANCAP. Dicha asociación permitiría agregar a esta Empresa pública un elemento adicional en la región. Si se opta por no asociarse, no hay que elegir al socio, pero si se sigue el camino de asociarse o una vía mixta, será necesario hacerlo. En realidad, en Argentina ya lo elegimos mal.

Entonces, al desechar el artículo 1º -que no fue redactado por quien habla, aunque se han incorporado algunos elementos referidos al medio ambiente- se está diciendo -a pesar de que a algunos les parezca un elemento programático- que la asociación no se debe hacer con cualquiera, puesto que se debe escoger al socio cuidadosamente y éste debe ser bueno. Esto me recuerda lo que decía un amigo mío que es soltero: "Seguiré soltero hasta que aparezca aquella persona con quien casarme". Y podrá aparecer o no, pero lo que no se puede hacer es colocar la asociación por encima de quien será el socio.

Por lo tanto, los temas programáticos, que pueden parecer irrelevantes o menores, en realidad son importantes. De lo contrario, no tomemos por este camino, dejémoslo de lado. Pero, si existe la posibilidad de la asociación, establezcamos algunos elementos que nos permitan elegir el socio en las mejores condiciones. Este camino propuesto en el artículo 1º ni siquiera establece la exigencia de que el socio tenga en su haber -algunos podrán decir que eso se fijará en el pliego de condiciones- abastecimiento de petróleo propio.

Reitero que si se opta por el camino de la asociación, se deberá ser muy exigente. También se puede decidir no asociar a ANCAP e ir abriendo la gama de posibilidades en las condiciones y plazos en las que nos pongamos de acuerdo. De esta manera, le daremos las mejores condiciones y competirá con su propio valor y esfuerzo, con su planta, refinería e inversiones. Esta es una manera de solucionar el problema. La otra, repito, es asociar esta Administración para que compita en el mercado internacional o, por lo menos, en el regional. Entonces, si va a competir, deberemos establecer una serie de condiciones a fin de que los socios nos permitan llevar esta tarea a buen puerto. Si vamos a elegir socios que no son buenos, estaremos generando una suerte de empresa pública asociada, que quién sabe a dónde nos puede conducir. Algunas de las experiencias realizadas son muy malas; no me refiero a la llevada a cabo en la aviación, sino a esta área específica, ya que la asociación que se hizo en Argentina, realmente deja mucho, mucho que desear.

Podría referirme a las diferencias que existen entre un proyecto de ley y otro, más allá de que podríamos ir agregando algunos elementos, a fin de dar cumplimiento a la exigencia de obtener un socio. Sin embargo, pienso que el gran problema que tiene esta iniciativa es que pierde el norte de lo que se quiere hacer. Entonces, quien elabore el pliego de condiciones podrá o no establecer esas condiciones.

De todos modos, se pueden rescatar algunos artículos que compartimos, aunque no los redactamos. A mi juicio, no es bueno determinar claramente hacia dónde debe ir la asociación.

Por otra parte, deseo aclarar que en el artículo 8º de nuestra iniciativa he presentado una observación. Confieso que no estoy seguro del número que, finalmente, llevará esta disposición, puesto que se ha cambiado la numeración; creo que figura en el artículo 6º del proyecto de ley de los proponentes. Pienso que se trata de una diferencia sustancial y, aparentemente, es con todos los señores Senadores de esta Cámara. Me refiero al plazo en el cual, aunque no caiga el monopolio y ANCAP -sola o asociada- siga refinando, a boca de refinería se determinen los precios internacionales, independientemente de los impuestos que pueda fijar el Estado. Esto es una regla simple: cuanto más plazo se otorgue a esa empresa asociada, más va a pagar, porque con un precio diferencial tendrá más cautivo al mercado. Dicho de otra manera: si el precio del monopolio cae en el 2006 -y nos acercamos a ese año con una fecha de lo que es el precio internacional de refinería- seguramente, quien venga va a pagar un canon más importante que si se la fijara lo antes posible. Ese dinero se lo va a llevar el Ministerio de Economía, el señor Ministro Bensión.

SEÑOR RUBIO.- ¿Me permite una interrupción, señor Senador?

SEÑOR MICHELINI.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE.- Puede interrumpir el señor Senador Rubio.

SEÑOR RUBIO.- Señor Presidente: a fin de colaborar con la claridad del tema y como el señor Senador Michelini se ha referido a las diferencias entre los proyectos, quisiera hacer un complemento, porque he hecho el ejercicio de las siete diferencias, aunque llegué a cinco y no a siete.

Como el señor Senador está, en realidad, defendiendo el proyecto de ley que algunos señores Senadores del Encuentro Progresista presentamos, pero que por razones de disciplina partidaria no vamos a votar, y como, a su vez, los señores Senadores de la coalición están argumentando que su iniciativa es prácticamente la misma que la que propuso el señor Senador Michelini, quiero decir que, por lo menos, advierto cinco diferencias, las cuales no son irrelevantes.

La primera fue señalada por el señor Senador Michelini y refiere a que lo programático desapareció al eliminar el artículo 1º.

La segunda diferencia consiste en que en el actual artículo 1º no se liga más la desaparición de los monopolios a la constitución de la sociedad. Quiere decir que si la sociedad no se llega a realizar por alguna razón, igual caen los monopolios.

La tercera tiene que ver con que ahora se introduce en el artículo 2º, el artículo 14 de la Ley Nº 16.753, de Sociedades de Economía Mixta, y que se habilitan todas las asociaciones del marco del artículo 1º. O sea que en todos los campos que se desmonopolice se puede hacer asociaciones según el artículo 14, mientras que antes se hablaba de "esta asociación".

La cuarta diferencia refiere a que se cambian los plazos a los que hizo referencia el señor Senador Michelini.

Finalmente, la quinta alude a que se cambia el concepto de derecho de propiedad que ANCAP mantiene sobre sus activos en la versión del proyecto de ley del señor Senador, por el de nuda propiedad, con lo cual se reintroduce el concepto de usufructo. De acuerdo con lo que enseñan los clásicos, está el derecho de nuda propiedad, y lo que no es nuda propiedad, es usufructo. O sea que, reitero, se reintroduce el concepto de usufructo.

Es todo lo que quería decir. Muchas gracias, señor Senador.

SEÑOR PRESIDENTE.- Puede continuar el señor Senador Michelini.

SEÑOR MICHELINI.- Señor Presidente: en primer lugar, deseo señalar que creo en los Partidos y, por ello, respeto sus decisiones.

En segundo término, los señores Senadores Rubio, Couriel y Astori han trabajado quizás mucho más que quien habla sobre este tema y conocen más directamente esta realidad y la problemática en cuestión.

En tercer lugar, entiendo que el proyecto de ley que en parte se había consensuado -sin atrapar la palabra de nadie; no soy yo quien lo puede hacer- es distinto del que ha presentado, en el día de hoy, la coalición de Gobierno. Además, es distinto en lo que hace a algunas modificaciones que le incorporé porque, entre otras cosas, propongo que ANCAP, Ente público o socio, tenga acceso a toda la información e, inclusive, se ponga veedores. Lo peor que podría pasar es que si la gestión es desarrollada por el otro, en el día de mañana, cuando desde el mundo político se solicite información, ANCAP no pueda acceder a ella porque no está establecido en el pliego de condiciones o en el contrato de asociación. Es decir que alguna diferencia agrego de mi puño y letra.

Si la iniciativa fuera igual, la estaríamos votando. Si fuera igual, la coalición de Gobierno no habría insistido en el proyecto sustitutivo que fue presentado hoy, después de las 14 horas. Si fuera igual, no me hubieran trasmitido que iban a proponer un proyecto -con modificaciones y agregados muy respetables- anterior al tentativo surgido al final de la reunión de la Comisión del 7 de diciembre.

Me pueden convencer de no asociar a ANCAP. Creo que el tema no es decidir si asociamos o no al Ente, sino determinar cómo le damos mejores condiciones a los ciudadanos y a la producción del país para que puedan competir. Creo que el tema pasa por ahí. Si se me dice por qué no habilitamos a que ANCAP se asocie en el mercado interno y externo, compita y sea un actor relevante, por mi parte pregunto en el sentido de saber si el socio que viene debe o no tener acceso al petróleo. Se me dirá que ese punto hay que incluirlo en los pliegos, pero por lo menos yo solicito que se incluya en la expansión de la empresa, porque si la vamos a asociar no es para achicarla, sino para expandirla. Considero que esa es una virtud del proyecto de ley presentado por algunos señores Senadores del Frente Amplio, que plantea que se realice una reforma estructural de apertura, para que toda la economía uruguaya pueda competir en las mismas condiciones que los que están afuera del país. Al mismo tiempo, le estamos dando una oportunidad al desarrollo de ANCAP para que, asociada con otro, compita con fuerza y preponderancia en el mercado regional.

Ahora bien; es necesario elegir muy bien el socio porque, de lo contrario, nos pasará lo que sucede en la Argentina. En ese caso, volveremos a tropezar con la misma piedra. Ya no hablo de todo el tiempo precioso que se perdió este año y el pasado, y respeto que la coalición de Gobierno, por problemas políticos, no se hubiera puesto de acuerdo en cuanto a quienes serían los Directores de los Entes Autónomos. Se podría haber votado antes a los Directores de ANCAP, pero eso no se hizo. Se perdió todo el año pasado y el corriente; seguimos en este trámite y, ahora, cuando se va a resolver el tema, se incluye una cantidad de artículos que pueden ser parecidos o iguales -en ese caso, tiene razón el señor Senador Gallinal cuando dice que se tomaron en cuenta ciertas propuestas presentadas por algunos señores Senadores en la Comisión- y se pierde de vista cuál era el inicio del problema.

Esto surgió para realizar una reforma estructural, a través de la cual se pudiera dar a todos los uruguayos -Entes, personas físicas y jurídicas- las mismas condiciones que existen en otros países cuando se elaboran productos que son vendidos acá a precios internacionales más bajos que los nuestros. Ese era el objetivo. De allí pasamos al tema de las empresas. Fui convencido, a través de una buena propuesta cuyo primer artículo hace a la esencia de la iniciativa. ¿Qué socio elegimos? Si no elegimos un socio, no debemos estipular exigencias. Por mi parte, tímidamente incluí algunos aspectos con relación al medio ambiente, pero podríamos establecer que el socio que se elija tenga acceso al petróleo. De lo contrario, ¿para qué queremos un socio? ¿Para que compita acá? Para eso tenemos a ANCAP. ¿Para que nos subvencione el gasto que se hizo en la refinería? Podríamos dejar el monopolio de la refinería por un año más, aunque se bajen los precios a niveles internacionales. Se desquitan de nuevo, les damos el mercado y se soluciona el problema. Si se trata de que el gasto de la refinería se autofinancie, podríamos buscar la forma de hacerlo.

Señor Presidente: voy a seguir haciendo hincapié en la diferencia que he tenido con todos los señores Senadores y digo que los precios internacionales van, en algunos casos, a dos años y, en otros, a tres, pero no estoy hablando de la competencia de la refinería con otros y ni siquiera me estoy refiriendo a que se dejen entrar volúmenes de combustible refinado para que compitan con ANCAP. Estoy pensando en que, por ejemplo, alguien se va a asociar con nosotros y nos pagará un canon. Si se lo dejamos mucho tiempo, ese canon va a subir.

Por su parte, el señor Ministro de Economía y Finanzas, con las dificultades que tiene, aplaude. En la fecha en que exigimos que los precios internacionales en boca de refinería estén apretados, se nos va a pagar menos. Por lo tanto, estamos trasladando a la gente y a la producción, que eran el objetivo primero, ese beneficio. Ahora bien; me pregunto si cuando hacemos reformas estructurales las implementamos para salvar el gasto corriente. Tenemos un presupuesto, recaudamos impuestos y pagamos ese presupuesto. De la noche a la mañana, más allá de las dificultades y de las complicaciones -no quiero que esto se transforme en un debate- comenzamos a tener un déficit. Por eso, pretendemos que ciertas reformas estructurales o ventas nos financien ese déficit, el gasto corriente.

Entonces, nos estamos haciendo trampas al solitario, porque los gastos corrientes debemos financiarlos con las entradas mensuales o anuales. Cuando una familia gasta $ 12.000 y le entran $ 10.000, se empieza a endeudar y para solucionar eso, comienza a vender cosas. Conclusión: su problema no es que venda cosas, porque cuando éstas se le acaben, la dificultad va a continuar, ya que gasta más de lo que le ingresa. Ahí tenemos, pues, una diferencia.

Se me dirá que el señor Ministro de Economía y Finanzas necesita recursos. Claro que es así. Pregunto, ¿qué Ministro no los necesita? También se me podrá decir que en el último repartido, los señores Senadores proponentes establecen una fecha menor y que otros Senadores habían planteado un plazo mayor.

SEÑOR PRESIDENTE.- Pido excusas al señor Senador por la interrupción, pero debo dar cuenta de que ha llegado a la Mesa una moción de orden, en el sentido de que se prorrogue el término de que dispone el orador.

Se va a votar.

(Se vota:)

- 16 en 17. Afirmativa.

Puede continuar el señor Senador Michelini.

SEÑOR MICHELINI.- Ahora bien; no es nuevo para los integrantes de la Comisión mi insistencia en que los precios internacionales a boca de refinería -aunque no se haya terminado el monopolio, sino que por el contrario continúe varios años más- tendrían que fijarse cuanto antes. Eso va a ayudar a la producción y a la gente, ya que cuando un producto nacional compita dentro de fronteras con uno importado, por lo menos en el tema energía -que será una cuota parte de ese producto- va a estar en igualdad de condiciones.

Por lo tanto, insisto en que voy a votar esta propuesta. Sabemos que las horas y los días de negociación han terminado, que legítimamente la coalición ha tomado una decisión -que naturalmente respeto- y que como este proyecto es mejor, lo vamos a acompañar. En caso de aprobarse en general el primero, voy a apoyar con mi voto las normas referidas a los funcionarios, que redacté junto con el señor Senador Correa Freitas.

Hay una diferencia que no está en el texto y que tiene que ver con el consenso social de las leyes.

Me acota el señor Senador Gallinal -y tiene razón- que las propuestas fueron iniciativa de él. Vale reconocer que el señor Senador hizo dos o tres propuestas, una de las cuales tiene un agregado del señor Senador Correa Freitas y de quien habla. No tengo ninguna intención de sacar la tutoría legal o de redacción a nadie; no soy de los que se enamora de sus leyes y además tengo la nobleza de reconocer a quienes han hecho las cosas. Por lo tanto, tenga a bien el señor Senador Gallinal de saber que las propuestas que hizo son buenas y que, en la medida en que colaboré en algunas junto al señor Senador Correa Freitas, las voy a votar.

El tema es que tengo un proyecto y la coalición de gobierno otro, en torno al cual se trabajó mucho -reconozco el esfuerzo hecho por el señor Presidente- pero creo que se comete un error, porque hay una propuesta mejor a la que ha llevado adelante la coalición, en las últimas horas en la Comisión y ahora en el Senado.

Hay una razón que no está escrita y es que reconozco que hasta el viernes pasado o hasta el día de ayer, la coalición de gobierno estaba embarcada en que este proyecto estuviera respaldado por un consenso social importante. Aquí hubo propuestas de varios Senadores, se trabajó en Comisión, se llegó a un texto tentativo y finalmente es éste el que se terminó aprobando. Entonces, como una fuerza importante de 12 Senadores decide no acompañar esta iniciativa, la coalición tiene todo el derecho de decir que hay que ir a una propuesta diferente. Pero también el Nuevo Espacio tiene derecho, por más que sólo tenga un Senador, de decir que va a apoyar tal o cual propuesta. Lo cierto es que, independientemente de los votos en el Senado, la propuesta del viernes pasado tiene más consenso que la que hoy va a impulsar la coalición de gobierno. Además, aunque se mida en votos y se trate de un solo Senador, igual tiene más consenso. Lo tiene, no por lo que este Senador pueda aportar a la ciudadanía, sino por lo que supone en apoyo de miles y miles de ciudadanos. No obstante, frente a dos proyectos, y habiendo logrado uno de ellos un mayor consenso, cada partido opta por sus proyectos originales.

SEÑOR GALLINAL.- ¿Me permite una interrupción, señor Senador?

SEÑOR MICHELINI.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE.- Puede interrumpir el señor Senador Gallinal.

SEÑOR GALLINAL.- Si algo le reconozco al señor Senador Michelini es el hecho de haber presentado una propuesta. Creo que eso vale e importa mucho, porque los partidos políticos se expresan a través de sus decisiones y, en temas concretos como éste, por medio de la presentación de proyectos de ley. El señor Senador Michelini, con su firma, nos ha presentado un proyecto de ley que marca un camino a recorrer en el transcurso de los próximos años. Se podrá discrepar con él o no, pero es un aporte importante que nos realiza.

Sinceramente, pienso que no hay mayores diferencias. Ratifico lo dicho respecto al artículo 1º, tanto del proyecto del señor Senador Michelini como del consensuado de fecha 7 de diciembre, en donde se establecen normas de carácter programático que marcan objetivos generales, que luego son recogidos por los restantes artículos. Lo cierto es que los objetivos que se establecen en el artículo 1º están recogidos en cada uno de los posteriores, en donde se lleva a normas de carácter obligatorio -y ya no de carácter programático- el contenido de lo que se expresa en el mencionado artículo 1º. O sea que me parece que allí no hay una diferencia, como tampoco encuentro una importante en esto sobre lo que tanto caudal ha hecho el señor Senador Michelini a lo largo de su exposición, acerca de la necesidad del país -con lo cual estamos totalmente de acuerdo y por ello vamos a aprobar este proyecto de ley- de disponer de un precio de los combustibles distinto al que tenemos hoy, desde luego inferior. Más aún; tal como está redactado el proyecto presentado por el señor Senador Michelini, la fecha en que podríamos tener un combustible más barato en el Uruguay, probablemente sería anterior la de nuestro proyecto a la que figura en la iniciativa del señor Senador, que habla de un año después de conformada la asociación. Teóricamente, esa fecha sería anterior al 31 de marzo de 2004. En la práctica, perfectamente puede suceder que no sea así, porque todos sabemos las dificultades que tienen las licitaciones públicas internacionales, los tiempos que lleva su ejecución, más aún en el caso en que la licitación está atada a un proceso de puja de subasta inglesa, que supone distintas etapas. En consecuencia, podría suceder que la fecha del 31 de marzo de 2004 sea anterior a la que el señor Senador Michelini, repito, propone en su proyecto.

En todo caso, si se tratara de un tema de fechas, no hubiera puesto la de un año a partir de la asociación y le hubiera otorgado a la sociedad la potestad de importar el combustible -es decir, de traer el producto ya refinado- con lo cual ya mañana podríamos llegar a rebajar el combustible, como nuestro país necesita. Lo podemos hacer a partir de mañana o, mejor dicho, del día siguiente al que se apruebe el proyecto de ley. Pero el tema es que nosotros queremos -concomitantemente con el hecho de dar al país, en plazos breves, un valor del combustible menor al que hoy tiene- proteger los derechos de ANCAP como empresa pública, expresados esta vez a través de la sociedad.

Es evidente que ANCAP y la sociedad necesitan un tiempo para posicionarse en el mercado, de manera tal que cuando ingresen en un ámbito de plena competencia, dispongan de las herramientas necesarias. Por eso, insisto en que la fecha importante, a los efectos de defender los intereses de ANCAP, es la del 1º de enero de 2006, recogida en el proyecto presentado por el señor Senador Michelini.

Independientemente de esta diferencia que considero importante en cuanto a la exposición del señor Senador Michelini, creo que quizás la fecha propuesta por nosotros termine siendo anterior.

Con respecto a los consensos, pienso que son importantes, pero más lo es que se traduzcan en votos. Por supuesto, respetamos el voto del señor Senador Michelini, lo consideramos importante y ojalá termine pronunciándose por nuestro proyecto. En definitiva, creo que no existen tantas diferencias. Tal como lo expresaba hoy en Comisión, quizás un diario no recoja con exactitud sus palabras, pero me parece que está fuera del contexto de los proyectos presentados que se exprese que según el señor Senador Michelini -al respecto, estaremos a lo que él nos diga- el proyecto del Partido Nacional, que hace suyo el Gobierno, es muy malo y el propuesto por los señores Senadores Couriel, Astori y Rubio es muy bueno. En realidad, tal como me decía recién la señora Senadora Pou, si observamos los tres proyectos -el de Michelini, el consensuado del 7 de diciembre y el del Partido Nacional que está convenido con el Partido Colorado y el Poder Ejecutivo- nos recuerda aquellos juegos de las revistas que consisten en encontrar las siete diferencias, para lo cual hay que pasar más de media hora buscándolas. Siempre ocurre que una de ellas se encuentra enseguida, como es el caso del artículo 1º, pero las otras seis son muy difíciles de encontrar, porque no hay diferencias de fondo como para expresar que una iniciativa es muy buena y la otra muy mala.

SEÑOR PRESIDENTE.- Puede continuar el señor Senador Michelini.

SEÑOR MICHELINI.- Señor Presidente: si el señor Senador Gallinal no encuentra diferencias entre los proyectos, lo invito a que vote la propuesta que he presentado en solitario. Si él no tiene diferencias conmigo, le pido que me acompañe; yo sí tengo diferencias con él, que no quiere entender, y no hay palabras para que lo entienda.

A mí me tienen que convencer de que ANCAP se debe asociar. Una vez que nos convencimos de que debemos ir por el camino mixto, por la caída de los precios a nivel internacional y la asociación del Ente, creo que el proyecto tiene que ser muy exigente con respecto al socio. Por esa razón es que digo que la iniciativa inicial que se presentó en Comisión no hacía hincapié en ese aspecto y por ello la consideramos muy mala. Reitero, no hace hincapié en el socio y basta con mirar cómo nos fue en la Argentina. Pienso que en una asociación, elegir el socio es sustancial. Podemos decir que si el interés es que los ciudadanos y la producción tengan un precio internacional de combustible, pues entonces en dos años manejemos precios internacionales a boca de refinería, que ANCAP se reconvierta y en determinado plazo -puede ser en el 2005, 2006 ó 2007- abrimos el mercado y que el Ente compita. Ese puede ser un camino, es decir, que no se asocie y no corremos ciertos riesgos, aunque podemos correr otros, pero no ésos. Ahora bien; si vamos a asociar a ANCAP y la vamos a incorporar a la región como una empresa pujante, ¡qué no nos pase lo que ocurrió en la Argentina!

Entre un proyecto malo y uno bueno, no se trata de encontrar las siete diferencias, porque la diferencia es mayor. ¿Cuál es la diferencia mayor? Que en la propuesta inicial no se hace hincapié en el tema del socio, para qué se asocia y cuál es el objetivo estratégico. Llegado el caso, prefiero no asociarme. Para el señor Senador Gallinal este es un tema baladí y respeto su opinión, pero quiero que él respete la mía. Si el artículo 1º no es importante, entonces, podemos votar éste. Aclaro que no quiero entrar en polémica, pero me parece un tema esencial. Es como si alguien dijera que se quiere casar sin dar importancia a la novia. ¿La novia no importa? Claro que sí, es esencial.

SEÑOR GALLINAL.- ¿Me permite una interrupción, señor Senador?

SEÑOR MICHELINI.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE.- Puede interrumpir el señor Senador.

SEÑOR GALLINAL.- Señor Presidente: si el artículo 1º hace a la cuestión, lo incorporamos y contamos con el voto del señor Senador Michelini y del Nuevo Espacio. Personalmente, desde ya le digo que sí lo podemos agregar, aunque debemos consultar a los demás miembros de la Comisión. Pero, si agregando el artículo 1º el señor Senador Michelini acompaña la iniciativa, lo haremos en el momento que se considere oportuno y contamos con su voto.

(Apoyados)

-De esta forma, aparentemente, contaríamos con el voto del señor Senador Michelini, lo cual no deja de ser importante. Quiero que el señor Senador vea cuánto lo respeto; él me solicita respeto y yo lo respeto. Diría, que no me pida respeto, porque siempre lo hago con todos y de esa forma parecería que en algún momento no lo respeté. Tanto lo respeto que estamos todos dispuestos a incorporar el artículo 1º.

Quisiera aclarar -lo dijimos en Comisión con mucha precisión- que el proyecto que estamos considerando contiene condiciones y exigencias muy duras para el futuro socio. Al armar el proyecto de ley, nos preocupó establecer expresamente las condiciones en función de las cuales se podía realizar la asociación, las cuales son muy difíciles de superar y, a veces, me hacen temer que verdaderamente exista la posibilidad de lograr a través de esta licitación pública internacional un socio para ANCAP, porque es durísimo fijar en una ley la condición de que la sociedad sí o sí debe vender los combustibles extra refinería a un determinado valor establecido de antemano por ley. La sanción para el incumplimiento de esto es que ANCAP -no la sociedad- podrá directamente importar los combustibles y quedarse, de esa manera, con el cien por ciento del mercado. Además, el proyecto es muy exigente, porque fija todas estas condiciones referidas a las decisiones estratégicas que sin duda van a ser un freno importante para que el socio se disponga a ingresar en este tema.

Otra condición muy dura es la de la marca o sello, porque el socio no va a poder exhibir, prestigiar e impulsar el suyo tal como lo están haciendo todas las empresas en el mercado regional, sino que deberá girar en torno al sello que se está imponiendo a través de ANCAP.

También son duras algunas condiciones referidas a los funcionarios, muchos de los cuales necesariamente deberá incorporar, así como otras que están establecidas en esta iniciativa.

SEÑOR PRESIDENTE.- Puede continuar el señor Senador Michelini.

SEÑORA ARISMENDI.- ¿Me permite una interrupción, señor Senador?

SEÑOR MICHELINI.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE.- Puede interrumpir la señora Senadora.

SEÑORA ARISMENDI.- Señor Presidente: sólo quiero hacer una precisión, ya que estoy anotada para intervenir sobre el tema de fondo.

Creo que la condición del sello, más que dura, es al revés, porque estamos vendiendo algo muy valioso, como es la calidad y el nivel de ANCAP. Por lo tanto, para quien venga es de sumo interés tener dentro de las condiciones la posibilidad de apropiarse del sello ANCAP. El señor Senador está en todo su derecho y lo respeto -ya que estamos con el tema de quién respeta o no, y tu respetas y nosotros respetamos- pero el hecho concreto es que una de las cosas muy preciadas, como sucede en el caso de ANCEL, es el nivel de calidad y de respeto que tiene el sello ANCAP, lo cual estamos poniendo en la balanza de esa subasta inglesa a la que se refería el señor Senador Gallinal.

SEÑOR PRESIDENTE.- Puede continuar el señor Senador Michelini, a quien le restan doce minutos.

SEÑOR MICHELINI.- Pienso que si convencí al señor Senador Gallinal, ya somos dos; quizás, en el transcurso de la sesión ocurra lo mismo con algún otro señor Senador. Digo esto con mucha humildad.

En el día de hoy tomé contacto con integrantes de la Comisión y les planteé basarnos en la propuesta tentativa del 7 de diciembre, a lo que se me contestó negativamente. En este momento, hago el mismo planteo y me gustaría que se me diga en qué artículos de la propuesta del 7 de diciembre hay dificultades. Si es aceptable para mí, estaríamos votando todos los que creemos que la propuesta del 7 de diciembre es buena, más allá de aquellos que, por razones partidarias, no pueden acompañarla, porque los partidos han anulado esa posibilidad. Pero vamos a eso. No se trata de incorporar o agregar tal o cual artículo, sino del mismo planteo realizado hoy a las 14 horas, es decir, tener en cuenta la propuesta tentativa del 7 de diciembre. Reitero que me respondieron que la posibilidad estaba cerrada, pero es la que discutimos y conversamos entre todos y la que el señor Senador Gallinal estaba dispuesto a votar el día viernes. No estoy hablando de un texto nuevo, distinto o modificado; no se trata de eso, pero si el señor Senador Gallinal considera que no es bueno, votará el otro. No estoy proponiendo que se vote esa tentativa y nada más; si se cree que es posible discutir sobre ella, el señor Senador conoce mi flexibilidad. Se trata del mismo razonamiento para todos.

¿Qué quiero lograr con esto? Que independientemente del tema de los votos, haya un consenso. Aquí hubo aportes muy valiosos y aspiraría a que el Senado los reconociera -más allá de lo que terminen votando los señores Senadores- y admitiera públicamente que este proyecto es bueno, independientemente de los votos que lo apoyan. Pero si lo que se quiere es ir al texto anterior e imponerle un artículo, no se trata de una actitud caprichosa de este Senador. En tal sentido, he sido transparente, he sido franco, lo propuse con tiempo y lo vuelvo a hacer ahora. No tengo ningún problema en votar el texto que hemos presentado, incluso, se ha dicho que pasamos de 25 a 30 años, pero aclaro que estaban dispuestos a votar 25 años, o sea que tampoco es una cuestión de principios. Si con respecto al planteo de la fecha el señor Senador Gallinal tiene razón, he dado tantos argumentos para que los precios internacionales en boca de refinería -aunque no caiga el monopolio- se fijen cuanto antes, que podremos aplicar las dos normas. Si cuando se fija la fecha del contrato, es un año menor a la que el señor Senador Gallinal plantea, entrará en vigencia ésa y si es mayor, entrará la otra. En tal sentido, señor Presidente, no tenga dudas de que nos vamos a poner de acuerdo al respecto.

Es importante darle consenso social a las reformas estructurales, independientemente de los votos que aquí se tengan, y está en cada uno de nosotros el lograrlo o no. Hasta el día viernes había una actitud y una voluntad importantes, pero hoy en Comisión no la había, y ahora parece que comienza a hacerse alguna reflexión al respecto. En tal sentido, espero que nos iluminemos todos, de aquí a que se vote este proyecto de ley.

(Ocupa la Presidencia el señor Senador Walter Riesgo.)

SEÑOR HEBER.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE (Don Walter Riesgo).- Tiene la palabra el señor Senador.

SEÑOR HEBER.- Es muy poco lo que podemos agregar sobre el proyecto de ley, en función de la exposición que, en nombre del Partido Nacional, ha realizado el Miembro Informante. El señor Senador Gallinal abordó, en algo más de una hora, todo un análisis que no solamente compartimos, sino que suscribimos en su totalidad. Por lo tanto, deberíamos agregar muy poco a las consideraciones que ha hecho, aunque sí usar nuestro tiempo para hacer puntualizaciones y aclaraciones que son válidas.

Se han dicho muchas cosas, en nombre de la mayoría del Frente Amplio -así lo creo yo- por parte de los señores Senadores Gargano y Michelini con respecto a esta iniciativa. Nosotros queremos señalar que el Partido Nacional ha buscado dos objetivos en esto. Primero, algo que se dice pero que se tiene que hacer, es decir, bajar los costos del combustible para que haya coherencia en el discurso de muchos que han criticado, una y otra vez, el costo del Estado y del país. Me acabo de enterar, a través de un reportaje realizado esta mañana y confirmado por el señor Senador Gargano en su intervención en la tarde de hoy, que el costo país es un invento ideológico. Me cuesta entender que esto sea un invento medible, como es medible el costo país, además manifestado por las congregaciones y agremiaciones de todo tipo. Esto fue dicho, no solamente por nosotros y por los Legisladores del Partido Colorado, sino también por los del Frente Amplio. Todos hemos recurrido una y otra vez al costo país, aunque distintas son las soluciones que tenemos para reducirlo y respecto de las cuales, naturalmente, tenemos divergencias notorias. Pero decir que el costo país es un invento ideológico, creo que ha tocado todos los límites de una actitud negativa frente a la realidad. Lo digo con todo respeto. ¿Por qué? Porque he participado junto a Legisladores del Encuentro Progresista en reuniones, por ejemplo, de la Cámara de Industrias. Tuvimos una excelente reunión programada por la Comisión que trató el tema, donde analizamos en profundidad los problemas de la industria. Cuando llegamos a profundizar en el asunto, se terminó hablando del costo país que, según el señor Senador Gargano, es un invento ideológico. En esa oportunidad, se habló, entre otras cosas, del combustible y allí escuchamos versiones coherentes de algunos Legisladores miembros de la Comisión, quienes aportaron a este proyecto. Debo destacar el esfuerzo de los señores Senadores Astori, Couriel y Rubio en sus aportes al proyecto, lo que es coherente con lo que manifestaron en la Cámara de Industrias. Por eso, señor Presidente, me parece incoherente que esta fuerza política evite que se vote un proyecto por unanimidad. No quiero entrar en la discusión que se produjo dentro de la coalición, porque respeto mucho los debates internos y no me gustaría que se metieran en los nuestros; pero se trata de notorias contradicciones que tengo que señalar. Si en una mesa de análisis, junto a representantes de la industria de nuestro país, se dice que el combustible es un peso que tiene nuestra industria para ser más competitiva y después se hacen los esfuerzos para intentar bajarlo, como lo hicieron estos señores Senadores, me parece algo coherente. Quizá no coincida en su totalidad con su razonamiento, pero cuando se habla del país productivo, se tiene que hacer referencia al costo combustible.

SEÑOR COURIEL.- ¿Me permite una interrupción, señor Senador?

SEÑOR HEBER.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE (Don Walter Riesgo).- Puede interrumpir el señor Senador.

SEÑOR COURIEL.- El señor Senador Heber hace referencia a una reunión que tuvimos en la Cámara de Industrias con los integrantes de la Comisión de Industria y Energía del Senado, en la que ambos participamos y a la que también concurrieron los señores Senadores Astori y de Boismenu.

En lo que me es personal, cuando hablo de costo país, me refiero a tres costos país. El primero tiene que ver con que este país es carísimo en dólares; eso es costo país y se llama política cambiaria, que empezó en el año l991.

El segundo costo país al que hago referencia, y en el que los industriales han puesto mucho énfasis, tiene que ver con los costos financieros, con las tasas de interés que se cobran en estos momentos. El Uruguay tiene un riesgo país relativamente bajo, coloca su deuda pública a tasas de interés también relativamente razonables, pero eso de ninguna manera se refleja en las tasas activas que están cobrando nuestras instituciones financieras. Hubo industriales que dijeron: "con estos costos financieros, estamos cayendo", mostrando de ese modo el brutal desánimo por la política económica vigente en el país.

El tercer costo país que considero es el del Estado, en el que entran impuestos y tarifas, y en estas últimas muchas veces figuran impuestos. La Cámara de Industrias quería tener combustibles a precios regionales ya y pedía la eliminación del monopolio de combustible refinado y de derivados del petróleo. Si eso se hiciera hoy, ANCAP desaparecería; digámoslo nítidamente.

El otro elemento que quiero señalar es que, en realidad, cuando miramos la industria en el mundo, vemos que ésta suministra energía básicamente con gas. En esencia, el gas oil importa mucho para los tractores, el transporte de carga y de pasajeros, y las empresas constructoras, por lo que hay que bajarlo absolutamente. Luego está la gasolina, que es para los que tienen auto y mayores ingresos, donde seguramente el país va a seguir manteniendo cargas fiscales importantes.

En aquella reunión un industrial se preguntó: "¿Se tiene en cuenta la industria en la política económica del país?". Hice mi interpretación del fenómeno, pero la verdad es que ella es la de un Senador que tiene una posición determinada sobre la política económica. Al otro día aparecieron en la prensa declaraciones del señor Ministro de Economía y Finanzas, que decían: "Este es un país con vocación agroexportadora y de servicios; la industria no tiene ninguna prioridad". A mi entender, allí está la clave del porqué de esa frustración, de ese desánimo y dolor que en esa reunión sentimos que tenían los integrantes de cada una de las Cámaras de Industrias y sectoriales correspondientes allí presentes.

Es cuanto quería manifestar.

SEÑOR PRESIDENTE (Don Walter Riesgo).- Puede continuar el señor Senador Heber.

SEÑOR HEBER.- Señor Presidente: pediría que no me solicitaran más interrupciones. El Senado sabe que tengo como costumbre concederlas, pero como no dispongo de mucho tiempo para hacer uso de la palabra y quiero manifestar algunos aspectos que me parecen importantes, sería mejor que por la vía de la alusión política, que siempre hago en mis disertaciones en este Cuerpo, se pueda generar el debate que es lógico tener, porque para eso estamos, es decir, para discutir y confrontar con respeto, como decía el señor Senador Gallinal.

Tiene razón el señor Senador Couriel en lo que señala, porque el problema del costo del Estado y de las tarifas fue planteado en el seno de la Cámara de Industrias. Sin embargo, lo señalaba en el sentido de que no era un invento; de lo contrario, habría tres millones de uruguayos que estarían inventando. Hoy, precisamente, nuestro gran problema es poder competir en la región de la mejor manera, a fin de mantener las fuentes de trabajo. Existe una visión de país que, entiendo, está comprendida en este tema. Si, como lo señala el señor Senador, ese fue el comentario que hizo el señor Ministro de Economía y Finanzas, debo decir que no creo que así sea el Uruguay, porque éste es servicios, agro, industria, pero también es Estado. En realidad, se trata de un Estado socio, no del peso que a veces no permite generar la necesaria competencia de nuestra industria y de nuestro agro y, sobre todo, de nuestros servicios en la región.

En esa reunión escuchamos varias versiones de distintos Legisladores; no solamente estaba presente el señor Senador Couriel, sino también los señores Senadores Astori y Fernández Huidobro. Allí todos hablamos y criticamos al Estado, diciendo que era un peso. En ámbitos de reunión con la Federación Rural, hace muy poco tiempo, escuchamos verdaderas disertaciones de Legisladores Encuentristas, que a veces uno puede suscribir, en las que concretamente señalaron que: "El Estado no es que sea gordo, sino que es un gordo al cuete". Ese es el estilo con que sabemos que se comentan estas cosas, sobre todo en una instancia de asamblea. Sin embargo, no se puede sostener que el Estado "es un gordo al cuete" y después, cuando se trata de alivianar su costo, se diga que no. No se puede atar un discurso con otro; en algún lado no se está diciendo toda la verdad -aclaro que no estoy afirmando que se esté mintiendo- de la película. No se pueden sostener tales conceptos en esos ámbitos de discusión, en donde se nos reclama aflojar el costo del Estado, y después decir que no a un proyecto que busca aliviarlo.

Esto me parece válido, y lo traigo a colación sin entrar en la discusión interna del Frente Amplio, porque tuvimos un aporte de los señores Senadores Rubio, Astori y Couriel, en cuanto al reconocimiento -porque es lo que implica ese esfuerzo- de que tenemos que aliviar el costo del Estado y, en ese sentido, el precio del combustible. Sin entrar a discutir lo que pasó, tengo que hacer la diferencia porque, reitero, tuvimos un aporte de dichos señores Senadores, pero no del resto. En función de ello, se nos dice que el costo del Estado es un invento. Entonces, después no se puede ir a la Federación Rural y sostener que en el Estado son burócratas, así como tampoco afirmar por otro lado que se deben formar sociedades anónimas de todas las empresas públicas. He leído manifestaciones en ese sentido. Por lo tanto, ¿cómo se habla de sociedades anónimas y después, cuando se trata de buscar un socio -esto es, no hacer una sociedad anónima; se ha cuestionado todo lo que se propone en este proyecto- se dice que no? Triunfa el no ante algo que, a mi juicio, implica aliviar las cargas al país, a nuestra industria, a nuestro productor, a nuestro agro y también a los servicios. Se le dice que no al país. Señalo esto porque cuando se establece una instancia de negociación, es porque se está reconociendo un problema. Incluso, en manifestaciones de algunos señores Legisladores en programas radiales de hoy de mañana, se reconocía que había que buscar alguna alternativa, pero no esta, sino otras; no sé cuáles. Legisladores de la misma coalición decían que la alternativa es esta porque, si no lo fuera, ¿qué otra se nos propone?

Vuelvo al tema importante. Acá importa el objetivo, que es bajar el precio de los combustibles para que resulten competitivos en la región, pero también importa ANCAP, como lo dijo muy claramente el señor Senador Gallinal en su exposición. ¿Qué opciones había? A mi juicio, existen dos opciones, porque hay una tercera que no se podría considerar como tal. Una de ellas, la de los fundamentalistas liberales que escriben en distintos matutinos, dice que hay que cerrar ahora. Como afirmaba el señor Senador Couriel, en esa reunión de la Comisión tuvimos el planteo de algunos industriales en el sentido de que había que cerrar la refinería e importar los combustibles, porque ahora los podríamos obtener baratos. Es claro; cerrar la refinería significa la destrucción de ANCAP. Ese planteo no contempla la posición del Partido Nacional, que nunca ha pensado ni ha propuesto cerrar nada, sino que siempre ha tratado de mejorar, de asociar y de respaldar en un sistema de competencia, en donde todos los uruguayos no resultemos rehenes de rentas monopólicas, como sucede actualmente en estas empresas del Estado.

La otra alternativa es asociarse. Entonces, entre las opciones de cerrar y asociarse, el Partido Nacional propone la asociación; la propuesta no fue articulada, pero sí se habló de ella por parte del Partido Colorado, así como también de estos señores Legisladores del Encuentro Progresista y del señor Senador Michelini, al haber arribado a un entendimiento el día 7 de diciembre.

Entonces, señor Presidente, tenemos esta situación y también la otra, que consiste simplemente en dejar las cosas como están, lo que para mí no constituye una solución. A mi juicio, dejar las cosas como están significa no poder bajar los precios de los combustibles y, por lo tanto, cargar sobre nuestras empresas un costo agregado que no tienen las empresas que compiten con nosotros en la región.

Señor Presidente: el costo país existe. Existe también un país productivo que está esperando alguna solución al problema que hoy nos ocupa y, para ello, están las opciones relacionadas con ANCAP que he mencionado: cerrar e importar combustibles -esto es lo que apoyan los fundamentalistas liberales- y después redistribuir a los funcionarios para que esto no sea una forma de recargar el precio de los combustibles; asociarse o dejar las cosas tal como están. La posición del Encuentro Progresista es dejar las cosas como están, decir que no a este intento, a este esfuerzo de asociación, y no mover ni cambiar nada.

Se dice que este tema tiene una larga historia. Es verdad, pero hablemos también de todo lo que pasó en la historia cuando el economista Eduardo Ache era Presidente del Directorio de ANCAP. El dijo públicamente -y nadie salió a desmentirlo- que cuando tuvo la oportunidad de buscar una solución para la empresa ANCAP, hizo una consulta política a los líderes de todos los partidos políticos, planteando precisamente la existencia de dos opciones: cerrar la refinería o expandirse para buscar su crecimiento. Esto podrá ser compartible o no. Lo cierto es que ningún líder político le dijo que cerrara la refinería. Eso determinó un proceso que hoy todos podemos juzgar, pero en realidad, en su momento no hubo una interpelación y, además, el señor Ache varias veces se hizo presente en Comisión a explicar la situación.

SEÑOR MICHELINI.- ¿Me permite una interrupción, señor Senador?

SEÑOR HEBER.- Se la concederé con mucho gusto dentro de unos instantes. Además, en su oportunidad pedí que no se me solicitaran interrupciones que, de alguna manera, me llevaran a contestar alusiones de carácter político. Quisiera terminar la reflexión que estoy haciendo.

Lo único que me pareció que cuestionaba este proceso de asociación fue el extenso pedido de informes del señor Senador Couriel, con quince o veinte preguntas -no recuerdo bien- que, incluso, el señor Presidente de ANCAP demoró mucho tiempo en contestar. A su vez, el señor Senador había hecho manifestaciones de carácter político en distintos medios de prensa calificando los negocios de Argentina. Pero no escapa a nadie, señor Presidente, el hecho de que si había este nivel de cuestionamiento -como el que señaló en su momento el señor Senador Gargano- se debería haber promovido una interpelación. Se hubiera llamado a Sala al señor Ministro y detenido la negociación. Es decir, en aquel momento se hubieran podido plantear otras alternativas. Me consta, por contactos que tuve con el actual Presidente del Club Nacional de Fútbol, que nadie hizo eso. El señor Ache en aquel momento había realizado varios contactos e informado permanentemente a Legisladores del Encuentro Progresista, quienes no necesitaban esperar la contestación del pedido de informes antes mencionado, ya que paso a paso iban siendo informados de los procesos. Si el señor Senador Gargano no estaba enterado de esto, se me ocurre que quizás debería hablar más con los integrantes de su Bancada, porque las cosas son como acabo de señalar. Hubo contactos directos con Legisladores que fueron invitados a presenciar permanentemente este proceso. Con esto no quiero decir que las cosas estuvieron bien ni que el negocio fue acertado. Sin embargo, hoy todo esto condiciona, en función -reitero- de que entonces nadie dijo que la refinería de ANCAP debía cerrar, y lo cierto es que si había algún momento para poder hacerlo, era ése. Aquellos fundamentalistas liberales que escriben en distintos medios de prensa no dijeron nada en aquel momento -no los escuchamos- y me parecería mucho más válido que todo esto hubiera sido dicho entonces, es decir, antes de iniciarse un proceso que hoy nos está llevando a tratar de rescatar algunas inversiones que no resultaron como se esperaba al comienzo de la anterior administración.

En definitiva, digo una vez más que no se interpeló ni se cuestionó. No hubo manifestaciones como las que realizó el señor Senador Couriel cuando planteó sus cuestionamientos. No sé si lo que voy a decir es cierto, pero nunca nadie lo negó. Se afirmaba que en ANCAP había una trilogía de decisión y que en esto estaban de acuerdo el Directorio, los gerentes y también el sindicato. Sinceramente, digo que nunca escuché un pronunciamiento del sindicato sobre si estaba o no de acuerdo con este proceso; realmente, jamás escuchamos ningún cuestionamiento público por parte del sindicato que indicara que el proceso que se iniciaba no contaba con su apoyo. Es más, la expansión era la forma de tratar de justificar la inversión en la refinería y también de aumentar la producción diaria de 30.000 barriles a 50.000 o más, aunque no recuerdo las cifras con exactitud. Es el proceso de inversión en la refinería.

Lo cierto es que los negocios en Argentina no nos salieron bien y hoy tenemos una inversión que hay que rescatar. Entonces, como somos administradores de la gente, y estos bienes y esta inversión de riesgo que se realizó no fueron cuestionados por nadie en su momento, hoy debemos potenciarla. Creo que es un elemento indispensable hablar sobre la razón de la asociación de ANCAP. ¿Por qué la asociación? Porque en ella se encuentra la posibilidad de sacarnos de encima una inversión en Argentina que no resultó satisfactoria; la posibilidad de rescatar una inversión que no fue favorable para nosotros está implícita en la negociación. Vuelvo a decir que también yo pequé en aquel momento, porque era Legislador y no promoví ninguna interpelación ni frené la negociación. Nadie lo hizo; no lo hicieron los líderes, los Senadores ni los Diputados. Los pedidos de informes no son frenos. Si se estaba en contra de lo que se estaba haciendo, se debió haber interpelado, pero reitero que esto no se hizo. Quizás creímos mucho en el proyecto de expansión de ANCAP en Argentina, en el proceso que se venía realizando, y nos equivocamos todos. No me parece válido decir ahora que se hicieron disparates; se podrían haber frenado las cosas aquí mismo, en este Cuerpo, y eso no ocurrió. Entonces, tenemos que rescatar la inversión y personalmente creo que eso se puede hacer únicamente a través de la asociación, porque si seguimos el razonamiento de aquellos que dicen que la solución es cerrar la refinería, estaremos presupuestando las pérdidas. Debemos ver si tiene algún valor lo que ocurrió en Argentina, en función de los problemas legales que tenemos allí, sobre todo con la administración pública y el fisco; realmente no sabemos a cuánto asciende la responsabilidad que puede tener la sociedad.

(Ocupa la Presidencia el señor Luis Hierro López)

-Debemos decir que ANCAP ingresó en ese proceso sin ningún otro tipo de cuestionamiento por parte de sectores políticos del Uruguay. Creo que es una buena solución sacarnos los problemas que generó esa inversión de riesgo del Uruguay, de ANCAP, aconsejada y respaldada por todos los Gerentes, con el silencio del sindicato -no puedo decir con la aquiescencia, pero sí por lo menos con el silencio- y con el silencio de aquí dentro, ya que nadie dijo nada ni lo cuestionó.

Por ese motivo, señor Presidente, creo que a esa parte de la historia la tenemos que mencionar. Se dice que hoy es importante que esta sociedad -sobre todo por parte de algunos Legisladores que cuestionaron incluso el proyecto de ley presentado por sus compañeros de Bancada- tenga más garantías de gestión en manos de ANCAP. Obsérvese que la inversión en Argentina fue gestionada por ANCAP, y no por ningún privado; es más, tampoco en contra de la opinión del Directorio se presentaron las Gerencias de ANCAP, sino que esto se realizó con la aquiescencia, el respaldo y a veces hasta con el impulso de esta estructura de servicios que tiene este Ente Autónomo. ¿Qué garantías tenemos nosotros para decir que la gestión de ANCAP es beneficiosa para el Uruguay? Simplemente pregunto. ¿Qué ocurrió en el pasado?

De todos modos, esta situación además lleva a algunos señores Legisladores a buscar siempre los mismos ejemplos, los malos ejemplos de cambios de estructuras en el mundo. Se cita el caso de Argentina; es típico, siempre pasa. No se habla de Chile. ¿Por qué motivo? En ese país hay un Presidente socialista. ¿Ricardo Lagos estatizó?

SEÑOR GARGANO.- El que privatizó fue Pinochet.

SEÑOR HEBER.- Pero no cambian, porque lo que realizó la dictadura militar de Pinochet, a la que todos condenamos, no fue enmendado o cambiado por los Gobiernos progresistas que la sucedieron.

Por otro lado, cuando se habla de Brasil no se dice que hace poco tiempo se hizo una subasta de represas; se vendieron represas enteras. Precisamente, esto era lo que señalaba el señor Senador Gargano. Tampoco se menciona ninguna estructura de los países europeos ni cómo funcionan allí las telecomunicaciones, la energía y el combustible. Los europeos pagan el combustible a precios altos, pero, sin embargo, no he visto que se citen ejemplos de ese tipo. Siempre se pone el caso de Argentina. No vengo a defender ningún proceso argentino porque no creo que allí se hayan hecho bien las cosas, y nada tiene que ver con lo que se intentó y se está haciendo acá. No obstante, hemos escuchado conceptos y manifestaciones del señor Senador Gargano que tratan de inducir y llevar a una discusión que, a mi juicio, no es la real.

Cuando el señor Senador Gargano, públicamente, en esta Sala, dice que ANCAP factura mil millones de dólares por año -no digo que no sea cierto- queda la sensación, en cualquier oyente desprevenido, que nos vamos a perder mil millones de dólares.

SEÑOR PRESIDENTE.- Ha llegado a la Mesa una moción en el sentido de que se prorrogue el término de que dispone el orador.

Se va a votar.

(Se vota:)

-19 en 21. Afirmativa.

Puede continuar el señor Senador Heber.

SEÑOR GARGANO.- ¿Me permite una interrupción, señor Senador?

SEÑOR HEBER.- Si el señor Senador Gargano me permite, preferiría redondear mi exposición y luego, con mucho gusto, dar todas las interrupciones que me han solicitado. De todos modos, y si no diera el tiempo, por vía de las alusiones la Mesa estaría en condiciones de conceder el uso de la palabra.

SEÑOR GARGANO.- Pido la palabra para una cuestión de orden.

SEÑOR PRESIDENTE.- Tiene la palabra el señor Senador.

SEÑOR GARGANO.- Quiero formular moción en el sentido de que se prorrogue la hora hasta que el señor Senador Heber finalice su exposición, porque sólo restan cinco minutos para finalizar la sesión.

SEÑOR PRESIDENTE.- La Mesa recuerda al señor Senador que se trata de una sesión extraordinaria y, por lo tanto, no tiene hora de finalización.

Puede continuar el señor Senador Heber.

SEÑOR HEBER.- Decía, señor Presidente, que cuando se expresa que se facturan mil millones de dólares y, además, esto se publica en la prensa a través de comentarios que ha hecho el señor Senador y otros dirigentes, no se expresa lo que realmente pasa en ANCAP. Es una verdad. Me refiero a cuánto gana ANCAP y cuánto aportó al Fisco como contribución de ganancias, en su calidad de agente de retención de impuestos. Casi U$S 500:000.000 corresponden a lo que ANCAP retiene como agente de retención de impuestos, como ser IMESI, INCOME, aportes patronales, no deducción del IVA, Impuesto al Patrimonio, IRIC. Quiere decir que entre U$S 400:000.000 y U$S 500:000.000 es lo que obtiene este Ente como recaudador de impuestos que corresponden a Rentas Generales.

Entonces, lo que cabe preguntarse, señor Presidente, es cuánto ganó ANCAP en los últimos años. En 1997 aportó a Rentas Generales U$S 37:000.000; en 1998, U$S 27:000.000; en 1999, U$S 13:000.000; y en 2000, aportó cero. ¿Por qué? Porque no puede seguir aumentando los combustibles. Es muy fácil la forma de aportar de ANCAP: sube los combustibles y aporta lo que quiere, porque las ganancias van a ser mayores. Estas son cifras oficiales de ANCAP, son los aportes del Ente por concepto de rentas, es decir, ganancias de la empresa. ¿Cómo puede ganar más? Aumentando los combustibles. ¿Quiénes pagamos? Los uruguayos.

¿Por qué han ido cayendo las cifras? Esta es una de las preguntas que nos tendríamos que hacer. Han ido cayendo porque ha habido un esfuerzo del Gobierno para no aumentar los combustibles, en función de que hemos venido perdiendo competitividad regional. Una y otra vez vimos a ese Directorio de ANCAP discutir el tema, a veces diciendo que esto se había mantenido por más de ocho o nueve meses. Ahora en el Presupuesto tuvimos la oportunidad de cambiar la estructura impositiva para liberarla de las oscilaciones del precio internacional, y eso llevó a que el precio de los combustibles bajara, aunque sea unos pocos pesos, en estos días. Pero, en realidad, es la estructura lo que lo permite, liberando por medio de fictos los impuestos del precio de los combustibles, de modo tal que si mañana hay una gran caída de los precios del combustible a escala internacional pueda haber una manifestación en los precios al consumo. De lo contrario, siempre vamos a estar atados -si esto es un porcentaje del precio- a que se nos caiga la recaudación en función del precio del combustible.

Esto es lo que hay que decir, señor Presidente, porque esta es la verdad de Rentas Generales y no es cierto que factura mil millones de dólares. En este último caso, la población tiene la sensación de que vamos a asociar a una empresa que factura esa cifra; así es, pero aporta cero a Rentas Generales y es agente de retención de impuestos que nosotros y el Gobierno ponemos. Me refiero a tributos como IMESI, INCOME, IVA, IRIC, etcétera, que en realidad no los pone ANCAP, sino que los retiene, tal como sucede a veces en el sistema impositivo al nivel de los frigoríficos privados, que también son agentes de retención de muchos impuestos.

Estas reflexiones que hago sobre lo que se ha venido discutiendo también descansan en la creencia de un llamado que me preocupó en la instancia del Presupuesto, cuando todos mencionan lo que fue la votación de aquella hoja de ruta donde se incluyeron algunos artículos que tienen que ver con las empresas públicas. En aquel momento escuchamos una reflexión del señor Senador Astori que realmente me preocupó, porque dijo que así no se hacían estas cosas, y que se debía tener en cuenta al 40% de la opinión pública de este país, que está representada en el Encuentro Progresista. La verdad es que si bien necesitábamos votar y sancionar una serie de normas, la reflexión del señor Senador Astori me preocupó y, como fuerza política, me llevó a abrir instancias de diálogo, dentro de mi Partido, porque es muy válido que una fuerza política del país que representa el 40% de su electorado, quiera hablar, discutir y participar de estos procesos. Sin embargo, cuando uno los hace participar, discutir, opinar, dialogar y acordar, dicen que no. Ahora no se podrá acusar a los Partidos Nacional y Colorado del "no", porque el "no" no salió de esta parte, sino que se recibió en la instancia presupuestal en que apuramos la votación, cuando estábamos urgidos, porque no teníamos tiempo. Por el contrario, ahora los escuchamos, discutimos y acordamos.

SEÑOR RUBIO.- ¿Me permite una interrupción, señor Senador?

SEÑOR HEBER.- Señor Presidente: varios señores Senadores me han pedido interrupciones, pero preferiría redondear mi idea. No hice alusión a ningún señor Senador en especial; simplemente mencioné que hubo reuniones de varios Legisladores del Encuentro Progresista con el Presidente Ache, lo cual es cierto.

Continuando con mi línea de razonamiento, diré que existe una fuerza política que representa al 40% de la población, que reclamó su participación en la discusión de estos procesos. Por nuestra parte, dimos esa posibilidad. En ese sentido, dispongo de la resolución de la Mesa Política. Si bien no quiero entrar en la discusión interna, aclaro que según los comunicados públicos hubo ciertas decisiones. De acuerdo con un texto que tengo sobre la mesa, se dice que es intención del Frente Amplio mejorar el funcionamiento y la gestión de ANCAP en base a los siguientes objetivos: alinear los precios de nuestros combustibles ex refinería con los precios de paridad de importación. Me pregunto cómo lo podremos hacer frente a este "no", ya que se trata de una resolución que, supongo, tendrá que obedecer a la Mesa Política, que ha dicho varias cosas. ¿Cómo van a alinear los precios de los combustibles ex refinería con los de paridad de importación? Se dice que ello se haría manteniendo la refinación dentro del país con la calidad adecuada, conservando los derechos laborales de sus trabajadores y asegurando su capacidad de generación de los recursos fiscales. Sin duda, no se puede decir "tarea cumplida", porque esta es una resolución de la Mesa que no puede cumplirse luego del "no"; sí se cumplía con el proyecto que se votaba, pero con el "no" se viola la resolución. Aclaro que los integrantes de la Bancada del Encuentro Progresista hicieron entrega de un repartido a la Comisión con relación a este tema y fue leído como una manifestación política. Entre otras cosas, dice así: "En esta dirección cualquier eventual asociación de ANCAP deberá: ser precedida de un marco regulatorio del sector combustibles, que vele por los eslabones más débiles de la cadena productiva, que defienda los intereses de los usuarios y del conjunto de la sociedad y que preserve para la actividad estatal segmentos estratégicos de la operativa y la logística".

Ahora bien, con el "no", ¿cómo se consigue cumplir con la resolución de la Mesa Representativa? En todo caso hay que ver cuál es la alternativa para cumplir con esos objetivos. El texto continúa diciendo: "B) Cumplir con las siguientes condiciones: todo el proceso tiene que darse por ley". Recordemos que hubo un proyecto de ley presentado por el Partido Nacional y luego otro elaborado por los integrantes del Encuentro Progresista. Pero reitero mi pregunta: con el pronunciamiento negativo de la última resolución, ¿cómo se puede cumplir la exigencia de que todo el proceso debe ser por ley? No se cumple.

Con respecto a la asociación, se refiere también a lo que implica la no transferencia de los activos del Ente a la nueva sociedad. Sin embargo, ese punto está incluido en el proyecto, señor Presidente. A continuación se dice que implica no enajenar patrimonio público que deba quedar expresamente preservado y bajo el control de ANCAP. Como vemos, no hace mención al usufructo, sino a no enajenar el patrimonio público, que tampoco se enajena. En Comisión escuché al señor Senador Gargano sostener que el arrendamiento era una venta, y su afirmación figura en la versión taquigráfica. Si se hace por 30 años, es prácticamente lo mismo y, por supuesto, al razonar de esa manera, no hay asociación posible. ¿Cómo se puede formar una asociación si el canon es en función del arrendamiento que paga?

Por lo tanto, esta resolución no fue derogada por otra, sino que recibió un "no" por respuesta de parte de los mismos que querían cumplir con ella. Se menciona también las condiciones del combustible de ANCAP, el sello y el plazo máximo de 20 años; en relación con esto último, tuvieron que aceptar 25.

El problema, señor Presidente, es que ha habido -esto es una consideración netamente política, sin entrar en las cuestiones internas de la discusión de otros Partidos políticos- una manifestación y una amenaza por parte del sindicato a esta fuerza política. Personalmente, respeto mucho a los sindicatos. Por primera vez hace unos días me invitaron a hablar en una reunión en la sede sindical, a la que concurrí con los señores Senadores Gargano, Mujica y Gallinal. Allí fui muy bien atendido, respetado y pude conversar sobre diversos temas. No sé si en la Barra hay integrantes de los sindicatos, pero quisiera decir que en esa oportunidad vivimos una linda jornada de discusión política, en serio, con respeto. Antes nunca me habían invitado, pero por suerte han empezado a hacerlo, lo que quiero agradecer públicamente, porque los escuché y me escucharon. Me importa mucho la opinión del sindicato, señor Presidente, y me gustaría volver, porque además quedé en analizar otros temas más sobre la telefonía. A propósito, una vez participé de un debate en el que nos teníamos que sentar para hablar sobre lo que ocurrió en 1992 y 1993, la posición que adoptamos unos y otros y lo que está ocurriendo ahora. Justamente, como respeto la opinión del sindicato, pienso que no debe condicionar algo que me parece importante y sobre lo que quiero hacer hincapié, que mencionó al final de su intervención el señor Senador Gallinal: una cosa son los Partidos políticos y otra, los sindicatos. Los sindicatos deben ser plurales y participativos, naturalmente, y no deben ser influenciados por ningún Partido político ni influenciar a estos, salvo que las opiniones coincidan. Yo mismo he coincidido varias veces con el sindicato. Pero no se debe aceptar el reto público al Encuentro Progresista que llevó a su Presidente a decir que no aceptaban ningún reto, lo cual me pareció muy bien. Sin embargo, si bien no aceptaron el reto, acotaron la resolución. En ese sentido hemos tenido una prueba de que antes de hablar con los Legisladores de la fuerza política representada en el Encuentro Progresista, debemos hacerlo con la asamblea del sindicato. Parece que primero hay que hablar con la dirigencia sindical y luego con su asamblea, para saber si respaldan a sus representantes, y recién después hablar con los Legisladores porque, de lo contrario, les pueden enmendar la plana y dejarlos "colgados del pincel", como ha sido el caso de algunos Legisladores que han aportado mucho trabajo y esfuerzo en la discusión que hemos mantenido para mejorar este proyecto de ley.

Esto me parece vital porque si mañana existe la posibilidad de que sean gobierno, cabe preguntarse cómo harán si están sujetos a la Dirección de la asamblea o de la dirigencia sindical. No me imagino a un Presidente de la República esperando la resolución del Plenario del PIT - CNT para ver si puede votar o enviar un proyecto de ley. Quiero aclarar que esto no lo digo como crítica a los sindicalistas, porque como decía el señor Senador Gallinal, tienen todo el derecho a defender y a mirar el país en función del lugar de trabajo en el que están. El problema es que el partido político que tiene la obligación de mirar el país, que le debe decir al Uruguay productivo que va a bajar los combustibles y a ayudar para que seamos más competitivos, es rehén de una asamblea de ANCAP. Insisto que no digo esto como una crítica para esa asamblea, porque me parece bien que haga lo que quiera; la crítica es hacia la fuerza política que está hoy aquí representada y que se encuentra maniatada y obligada a atender esa resolución. No es cierto que haya diferencias, porque en los hechos estamos viendo que no las hubo y que sí están mandatados y por ende han perdido esa visión de país que debían tener en estas instancias de decisión política al más alto nivel. En definitiva, estamos comprobando la sovietización del Frente Amplio; el gobierno del sindicato es una opción válida pero que nos marquen el camino, señor Presidente, porque a la hora de tener que plantear algún otro asunto, primero hablaremos con los sindicatos y recién luego con los señores Senadores, a fin de que no sean desairados en aquello que acuerden con nosotros.

Por lo expuesto, señor Presidente, considero que este es uno de los temas fundamentales para el país, en el que comprobamos una vez más que la fuerza política que hace poco tiempo nos reclamaba una participación, no está en condiciones de acceder; no está para gobernar ni para resolver sus problemas, como así tampoco para acordar con otras fuerzas políticas. Cabe preguntarse cómo van a pretender gobernar en el futuro cuando no sabemos cuál va a ser el interlocutor o quién, en definitiva, marca el rumbo en esa fuerza política. Se trata de una discusión que ellos deben tener y en la que yo no me quiero meter; simplemente digo lo que recibimos luego de esa resolución y de cómo han decidido sus diferencias. Repito, no ingreso en la discusión interna del Frente Amplio, sino que sólo digo lo que se traduce de esa fuerza política: un gobierno de las asambleas de sindicato. Debo felicitar a los dirigentes sindicales porque tienen una gran fuerza política que no mira al país en su conjunto, sino que está para defender la visión del sindicato, que no es la global.

Entonces, señor Presidente, en función de estas decisiones de carácter político, en una intervención de ese tipo, con alusiones políticas como las que he hecho, se me han pedido distintas interrupciones que voy a conceder por su orden con muchísimo gusto, para seguir en el debate que creo merecemos.

SEÑOR MICHELINI.- ¿Me permite una interrupción, señor Senador?

SEÑOR HEBER.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE.- Puede interrumpir el señor Senador.

SEÑOR MICHELINI.- Son tantas las cosas insólitas que dijo el señor Senador Heber, que es difícil agruparlas en una sola intervención, por lo que me voy a referir a la más grave. El señor Senador Heber -que ahora habla con el señor Senador Gallinal y no nos escucha, por lo que no sé para qué dice que vamos a debatir- señaló que quien fue Presidente de ANCAP habló con todo el mundo y, entonces, ahora hay que votar este proyecto. Es casi como la Ley de Caducidad: la lógica de los hechos nos obliga. Personalmente, señor Presidente, me parece algo de locos.

No le reprocho al economista Ache que la expansión sea mejor o peor. El planteaba a los partidos políticos -por lo menos al nuestro- cuál era su estrategia, y a nosotros nos parecía sensata, con cierta audacia. Debo aclarar que nunca dijo que estaba comprometiendo el patrimonio de ANCAP y de los uruguayos. Resulta que ahora se dice que nadie lo frenó. ¿Quién sabía que estaba comprometiendo el patrimonio de ANCAP? Yo no lo sabía, señor Presidente. Incluso, se asoció a una empresa que tenía problemas con el fisco argentino. Si él no lo decía con respecto a esas sombras -igual vale la aclaración- y se refería al tema de la expansión, debo manifestar que quiero que los Directores de Entes Autónomos tengan audacia para llevar adelante las empresas, pero el asunto es que no estamos hablando de ANCAP. Ese es el error. Acá se trata de cómo se concibió el proyecto. Debemos ver cómo generamos en el tema de los combustibles una política diferente, donde naturalmente está incluida ANCAP. Además, señor Presidente, el problema en Argentina lo tuvo el socio. Sin embargo, cuando hacemos hincapié en el socio se dice que no es problemático. ¿No aprendemos de esa experiencia? No tropecemos nuevamente con la misma piedra. Todo aquello que podamos prever para evitar tener un socio malo, va por el buen camino; de lo contrario, no asociemos a ANCAP. Insisto, para que pase diez veces más lo que sucedió en Argentina, no la asociemos.

Lo más insólito, señor Presidente -quizás no lo quiso decir, pero cuando lea la versión taquigráfica verá lo que expresó; y si no fue eso precisamente, lo cierto es que se puede malinterpretar- es que el señor Senador Heber dijo que nadie lo frenó. Parecería que acá se trata de aceptar todo o de bloquear todo. Pues bien; empecemos a bloquear todo. Cuando se consideró el Presupuesto Nacional, si algún señor Senador hubiese hecho uso de la palabra no se hubiera podido votar el proyecto. Había normas de esa iniciativa que no me gustaban, pero como no soy un irresponsable no iba a dejar al Gobierno sin las mayorías parlamentarias que quería implementar. Con ese razonamiento, si mañana una de esas disposiciones genera un problema, se nos podría decir: "Ustedes no lo bloquearon". Acaso están llamando a bloquear permanentemente. Adelanto que el Nuevo Espacio no lo va a hacer, como tampoco frenó al economista Ache por cosas hipotéticas que no conocía. Sinceramente, nos encontramos en un nivel de debate que si lo que buscaba era generar polémica, indudablemente lo logró. De todos modos, no encontrará eco de nuestra parte porque hemos presentado una propuesta y estamos apoyando decisiones que son buenas aunque no hayan sido redactadas por nosotros. Concretamente, esa es nuestra respuesta.

SEÑOR PRESIDENTE.- Puede continuar el señor Senador Heber, a quien le restan ocho minutos para hacer uso de la palabra.

SEÑOR HEBER.- El señor Senador Michelini narra situaciones referidas a las inversiones de ANCAP en aquel momento, y pide que no cometamos el mismo error. Y preguntaría qué proyecto de ley se votó para que se llevaran adelante esas inversiones durante la actuación del Directorio anterior. No hubo ninguna; ahora sí está a consideración un proyecto de ley en el que se establecen condiciones estratégicas. He escuchado algunos comentarios que niegan cosas. Incluso, Senadores encuentristas han puesto todas las condiciones sobre las estrategias que debe tener la sociedad, donde se puede establecer las acciones de oro; fueron propuestas por los señores Senadores Astori, Couriel y Rubio. ¿Qué más se quiere establecer? ¿Se quiere evitar que haya sociedad por poner más requisitos? Si estamos de acuerdo en la sociedad fijemos las estrategias que fueron recogidas en el proyecto de ley que ahora tenemos a consideración. Repito, ¿qué proyecto de ley se votó para habilitar las inversiones que se llevaron a cabo en la Administración anterior? Ninguno. Quiere decir que estamos aprendiendo de esas experiencias y por ese motivo redactamos un proyecto de ley. Parece que no han escuchado a sus propios compañeros en el esfuerzo de establecer condiciones que, además, como creemos que son buenas, las hemos recogido.

En distintos medios de prensa del día de hoy, figuran comentarios del señor Senador Gargano diciendo que no habían sido llamados a participar. ¿Cómo que no se los llamó a participar? ¡No, en este caso tengo que enmendar la plana! Ante una propuesta del señor Senador Michelini en Comisión, a fin de formar un grupo de negociación pequeño, se resolvió no negociar en subgrupos. ¡Y el señor Senador Gargano estaba presente! ¡Si no negoció fue porque no quiso! Es más, lo vimos interpelar a sus propios compañeros en las propuestas que estaban haciendo y que fueron respondidas en Comisión. ¡Gracias a Dios que no se formó esa subcomisión que propuso el señor Senador Michelini! Todo lo que se habló en Comisión figura en las versiones taquigráficas correspondientes; todas las posiciones y propuestas constan allí, en forma cristalina y a la luz pública. Insisto en que todos los intentos de negociación fueron recogidos en las versiones taquigráficas. ¡Entonces, el señor Senador Gargano no puede decir que nadie lo llamó! ¿Quiénes no lo llamaron? ¿Acaso sus propios compañeros? Presumo que se estaba refiriendo a ellos porque, en parte de la publicación que mencioné anteriormente, el señor Senador Gargano expresa que esto también lo afectó personalmente porque él es frenteamplista y encuentrista desde hace mucho tiempo. Confieso que no me interesa este tema; en realidad, son problemas internos en los que no deseo inmiscuirme. Reitero que no me parece que el señor Senador Gargano pueda decir que no fue invitado a participar, puesto que lo fueron todos los señores Senadores que quisieran hacerlo. Incluso, el señor Senador Núñez estuvo presente en varias sesiones de la Comisión.

Por otra parte, quiero indicar que a través de la secretaría del señor Senador Mujica, el gremio me ha alcanzado un documento en el que figuran cifras oficiales que, con mucho gusto, voy a estudiar y responder. En uno de los puntos que allí se mencionan, figura una cifra resaltada con un círculo y entre paréntesis -no sé si esto significa una pérdida o no- relativa a los fondos provenientes del financiamiento. A suerte de ser sincero, debo decir que tenemos dos planillas que vamos a estudiar y a corroborar con los señores Directores de ANCAP, a fin de saber si lo que hemos dicho está ajustado a la verdad o no. Por un lado, tenemos el informe oficial y, por otro, una fotocopia de un documento en el que se habla de U$S 49:000.000. Esta es la cifra que figura entre paréntesis, relativa al año 2000 y, como dije, no sé si son pérdidas, ganancias o aportes.

Simplemente, quería dejar constancia de este documento que se me ha hecho llegar y adelantar, desde ya, que lo voy a estudiar.

SEÑOR RUBIO.- ¿Me permite una interrupción, señor Senador?

SEÑOR HEBER.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE.- Puede interrumpir el señor Senador.

SEÑOR RUBIO.- Simplemente, deseo indicar que voy a hacer entrega al señor Senador Heber del memorando que le entregué al señor Presidente de ANCAP el 30 de noviembre de 1998, sobre los ruinosos negocios que hizo y orientó en Argentina. Con el tiempo, decidí publicarlo pero, lamentablemente, no tuve la suerte de que algún medio de comunicación lo hiciera, lo cual me llevó a hondas reflexiones.

Sí comparto con el señor Senador Heber en que quizás debimos ir un poco más lejos. También es cierto que algunos de nosotros pensamos que en esas circunstancias podíamos lesionar profundamente a ANCAP. Esa fue la causa.

Por último, reitero que le voy a entregar este memorando porque, por lo menos, salva lo que fue mi responsabilidad.

Muchas gracias.

SEÑOR PRESIDENTE.- Puede continuar el señor Senador Heber.

SEÑOR HEBER.- Sé que el señor Senador Rubio no era la única persona, puesto que había más. Lo que sí es cierto es que se pudo haber actuado. Si existía una manifestación de discrepancia escrita, se la podía haber traído al Senado y algunos Senadores que no estábamos bien informados como el señor Senador Rubio, podríamos haber compartido esos comentarios.

SEÑOR GALLINAL.- ¿Me permite una interrupción, señor Senador?

SEÑOR HEBER.- Con mucho gusto.

SEÑOR PRESIDENTE.- Puede interrumpir el señor Senador.

SEÑOR GALLINAL.- El señor Senador Heber dijo muy claramente que la opción a la que estábamos enfrentados era o bien cerrar la refinería, o seguir un camino como el que estamos discutiendo. Esto supone bajar el precio de los combustibles en Uruguay, dar instrumentos a ANCAP para que se maneje en el futuro ante el riesgo que va a correr y proteger los derechos de los funcionarios. ¡Así es como se protegen sus derechos! Esto es para corregir ineficiencias.

A propósito de esto, debo decir que el mejor ejemplo de ineficiencia fue el que manejó el señor Senador Gargano durante esta sesión, cuando expresó que hace poco tiempo, en el mes de octubre, ANCAP había exportado al exterior nafta supra a $ 2 el litro, aproximadamente U$S 0,15, porque el precio de los mil litros era de US$ 149. Este es el ejemplo de la gran ineficiencia. El problema de los excedentes -y es por eso que se exportó ese combustible- es que ANCAP produce a través de su refinería un 65% de naftas y un 35% de gasoil. Pero la demanda interna opera al revés. En Uruguay se consume un 65% de gasoil y un 35% de naftas. Como la refinería está produciendo permanentemente, se va dando lugar a un excedente que o bien se vende o se tira al mar; no hay otra alternativa. Cuando se va a vender ese excedente, el precio máximo al que se puede colocar es al que hizo referencia el señor Senador Gargano, o sea, U$S 149. Esto es lo que demuestra nuestra ineficiencia, no solamente porque el precio máximo a la hora de exportar es ese, sino por el precio interno de venta al público, que todos conocemos.

SEÑOR PRESIDENTE.- La Mesa debe informar que ha finalizado el tiempo del señor Senador Heber.

SEÑOR GARGANO.- Pido la palabra para contestar una alusión.

SEÑOR PRESIDENTE.- Tiene la palabra el señor Senador.

SEÑOR GARGANO.- Consulto a la Mesa sobre el tiempo de que dispongo.

SEÑOR PRESIDENTE.- De cinco minutos, señor Senador.

SEÑOR GARGANO.- Con respecto a la última apreciación del señor Senador Gallinal, cabría preguntarse quién ha dirigido a ANCAP en los últimos 70 años; el Partido Colorado y el Partido Nacional, ininterrumpidamente. ¡De modo que ustedes tienen decenas de pecados para expiar!

(Intervención del señor Senador Fau que no se escucha)

-¡Y anduvo muy bien! ¡Fue el mejor tiempo, porque allí se trabajó muy bien!

A todos los temas que planteó el señor Senador Heber, tengo una respuesta política: siento que él tiene una profunda frustración porque fue miembro de un gobierno que intentó privatizar todo y no pudo porque la gente le dijo que no. Después de eso, volvió a la carga; por eso pedí que me alcanzaran un proyecto que el señor Senador Heber presentó junto con el entonces señor Senador de Posadas sobre ANCAP, con el mismo objetivo. No me refiero a la posibilidad de asociarse, sino a la de liquidarla. De todos modos, este tema lo vamos a tratar mañana porque hay que buscar el proyecto y lo tengo que encontrar.

En cuanto a los temas ideológicos, creo que hay mucha gente que tiene una concepción económica cargada de ideología. ¿Quién va a discutir que las tarifas públicas forman parte de los costos de los industriales o de los productores rurales? ¡Pero si yo ejemplifiqué con lo que opinaba el señor Director de UTE! De modo que no hay que distorsionar lo que uno plantea; hay que contestar. Además, hay que tener claro, por ejemplo, que cuando se habla de Ente recaudador, en realidad, también es un Ente pagador de impuestos. ¡El señor Senador Heber confunde entre la recaudación que hace ANCAP del IMESI, que es agente de retención, con el INCOME que el Partido Nacional le impuso a la compra de moneda extranjera! Esto lo tiene que pagar ANCAP de sus rentas.

No se trata de impuestos que recauda para el Estado, sino que son impuestos que paga ella. De modo que, distíngalo, señor Senador, porque es bueno hacerlo cuando se habla de ellos. Creo que, en el fondo, tenemos una profunda discrepancia de concepción. Por supuesto que discuto los problemas internos de mi organización política en ese ámbito, pero leí la propuesta de mi Partido, que se tradujo en eso que el señor Senador leyó. Según nuestra propuesta es necesario ampliar el desarrollo de ANCAP. Créame, señor Senador, que si no interpelé al señor Ministro de Industria, Energía y Minería no fue porque no tuviera ganas, sino porque no tenía elementos y contaba tan sólo con datos generales sobre los que pedí información al Directorio de ANCAP. Eso ocurrió desde la Presidencia del señor Tierno Abreu, que proyectó la remodelación de la refinería en U$S 30:000.000 y le costó U$S 130:000.000, y que todo se desmoronó cuando un pobre obrero hizo un movimiento en falso y cayó sobre una válvula, razón por la cual la refinería estuvo parada durante aproximadamente seis meses. El negocio le costó a ANCAP U$S 30:000.000, además de la presupuestación que se hizo en la que erraron por U$S 100:000.000. Me parece insólito que se nos carguen las culpas a nosotros cuando estuvimos un año y medio esperando la respuesta a un pedido de informes. Daría la impresión de que en la gestión que su Partido y el Partido Colorado realizan en una empresa pública que tiene esa carga de defectos, los de la oposición somos los responsables. Se nos dice que deberíamos haber interpelado y no lo hicimos. Claro, señor Senador, no acostumbro a hacer afirmaciones sobre la base de elementos que no puedo comprobar. Cuando obtuve las respuestas las cosas ya estaban terminadas. Quiero decir que recibí las respuestas porque cambió el Gobierno y el Presidente de ANCAP, economista Ache, se retiraba; precisamente, diez días antes de que ello ocurriera obtuve el material y lo repartí entre mis colegas que lo quisieron ver.

De modo que mañana estaremos en condiciones de seguir debatiendo sobre el futuro de ANCAP, que a mi manera de ver es lo más importante. Soy de los que piensan que, efectivamente, plantear no enajenar la propiedad pero dar un arrendamiento por treinta años es prácticamente lo mismo. El señor Senador me dirá que jurídicamente no lo es y eso lo estudié en primer año de Facultad; me refiero a que es distinto el arrendamiento de la nuda propiedad, el uso y el usufructo. Son figuras jurídicas distintas, pero fíjese señor Senador que acá somos todos "bichos muy corridos" y sabemos de qué manera se pueden hacer trampas y colocar una forma por otra.

Muchas gracias.

SEÑOR HEBER.- Pido la palabra para contestar una alusión.

SEÑOR PRESIDENTE.- Tiene la palabra el señor Senador.

SEÑOR HEBER.- Señor Presidente: simplemente, quisiera decir dos cosas que me parecen importantes.

En el Período pasado, el Herrerismo planteó la posibilidad de pasar a ANCAP del Derecho Público al Privado y no liquidarla. Seguiría estando en manos del Estado y no venderíamos una sola acción, la propiedad ni nada. Solamente queríamos que se actuara en régimen de Derecho Privado y con eso no se puede decir que deseábamos liquidarla. Eso no lo acepto y el señor Senador lo puede leer. Justamente, pedíamos sacarla del Derecho Público y, reitero, pasarla al Privado.

El otro tema que, de alguna manera, me pareció que se desprendía de las reflexiones del señor Senador Gargano, tiene que ver con su opinión sobre el arrendamiento en el sentido de que implica una propiedad; en ese caso, no sé si soy arrendatario o propietario de una cosa. No se trata de un tema de discusión jurídica, sino de conceptos notoriamente diferentes.

Para finalizar mi exposición, que no pude concluir debido a las interrupciones, quiero decir que lamento mucho que en una instancia como ésta no hayamos encontrado el acuerdo general que el país precisaba. Se trata de cosas que, reitero, el país precisa, ya que la empresa Uruguay necesita que el combustible sea barato. Si en el día de mañana pudiéramos bajar los impuestos al combustible, sería mejor; si pudiéramos bajar los gastos para que incidieran en menor medida en la producción, sería mejor para el país, nuestra industria y el trabajador. En ese sentido, lamento mucho que no hayamos aprovechado una gran oportunidad de haber dado una señal muy fuerte y positiva al votar un proyecto de ley que buscara una asociación, sin vender nada, y que contara con el acuerdo unánime de todo el sistema político.

Nada más. Muchas gracias.

12) SE LEVANTA LA SESION

SEÑOR SANABRIA.- Pido la palabra.

SEÑOR PRESIDENTE.- Tiene la palabra el señor Senador.

SEÑOR SANABRIA.- Señor Presidente: formulo moción en el sentido de que el Senado pase a cuarto intermedio hasta mañana a las 15 y 30 horas y se suspenda la respectiva sesión ordinaria.

SEÑOR PRESIDENTE.- Se va a votar la moción formulada.

(Se vota:)

-21 en 23. Afirmativa.

Se levanta la sesión.

(Así se hace, a la hora 20 y 35 minutos, presidiendo el señor Hierro López y estando presentes los señores Senadores Arismendi, Astori, Atchugarry, Brause, Cid, Correa Freitas, Couriel, de Boismenu, Fau, Gallinal, García Costa, Gargano, Heber, Michelini, Mujica, Nin Novoa, Núñez, Pou, Riesgo, Rubio, Sanabria y Scarpa.)

SEÑOR LUIS HIERRO LOPEZ Presidente

Sr. Mario Farachio Secretario - Arq. Hugo Rodríguez Filippini Secretario

Sr. Freddy A. Massimino Director General del Cuerpo de Taquígrafos

Linea del pie de página
Montevideo, Uruguay. Poder Legislativo.